AGLI Recortes de Prensa   Sábado 15 Junio 2013

La mayor deuda pública del siglo
EDITORIAL Libertad Digital 15 Junio 2013

La deuda pública española roza ya el 90% del PIB, un nivel no visto en España desde principios del siglo XX. En concreto, el conjunto de las Administraciones Públicas acumuló un endeudamiento de 922.828 millones de euros el pasado trimestre, equivalente al 88,2% del PIB. En los últimos doce meses, la deuda ha crecido en 148.000 millones, un 19% interanual, aproximándose así al nivel previsto inicialmente por el Gobierno para todo el ejercicio (91,4% del PIB).

El actual nivel de deuda y, lo que es aún más importante, el brutal ritmo de crecimiento que sigue registrando esta partida ponen de manifiesto, una vez más, que la tan cacareada austeridad sigue siendo un mito que tan sólo reside en la palabrería del Gobierno y en las denodadas críticas de la oposición. El sector público sigue gastando mucho más dinero del que ingresa por vía fiscal, lo cual, unido al coste del rescate bancario, ha terminado disparando la deuda hasta un nivel muy peligroso. No en vano, el creciente coste de los intereses no deriva del aumento de la prima de riesgo y, por tanto, de la presión de los malvados especuladores, sino del ingente volumen de deuda acumulado, consecuencia directa de una clase política irresponsable y manirrota.

De ahí, precisamente, que no tenga ningún sentido que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, insista en llevar a cabo una receta cuyos resultados han sido nefastos. El PP, ahora de la mano del PSOE tras el pacto acordado con Rubalcaba, presionará a Bruselas para que suavice aún más los imprescindibles ajustes que debe llevar a cabo España para conseguir eliminar la brecha presupuestaria. Tras retrasar una vez más el cumplimiento de los objetivos de déficit, Rajoy insiste ahora en la necesidad de que la UE inyecte más dinero público en España para construir nuevas infraestructuras, subvencionar la contratación de jóvenes parados o tratar de reactivar el crédito. Es decir, una especie de Plan E, sólo que esta vez europeo. Por desgracia, el presidente parece no percatarse de que este tipo de fórmulas –más gasto y más deuda– no sólo no solventará los problemas estructurales de la economía nacional sino que, además, en caso de aprobarse, desincentivará la implantación de reformas y recortes que siguen siendo claves para mejorar la competitividad de las empresas y la sostenibilidad de las cuentas públicas. La deuda pública ha crecido en más de 540.000 millones desde 2007, sin que ello haya contribuido a mejorar un ápice la crisis sino todo lo contrario.

Lo mismo sucede a nivel nacional. La deuda de las comunidades autónomas es la que más ha aumentado en el primer trimestre, casi un 30% interanual, hasta rozar los 190.000 millones, señal de que las Administraciones autonómicas aún tienen un largo camino por delante para poner sus cuentas en orden. Sin embargo, en lugar de presionar a los Gobiernos regionales para que culminen de una vez su necesaria reestructuración, Rajoy se dedica a negociar un déficit a la carta, cuyo efecto será desincentivar la aplicación de los ajustes pendientes a nivel autonómico. España sufre desde hace un lustro una grave crisis de deuda y, por tanto, la solución no es más deuda sino menos.

El engañabobos político tiene nombre: Estado del Bienestar
S. McCoy El Confidencial 15 Junio 2013

Por su interés me atrevo a ceder hoy esta columna a Fernando del Pino que está publicando en su blog y en el diario Expansión una serie de artículos absolutamente imprescindibles. Sin pelos en la pluma, su discurso va más allá de lo políticamente incorrecto para entrar en el ámbito de lo revolucionario. Va a las causas describiendo los efectos, revela esa verdad incómoda que las clases extractivas pretenden ocultar y describe sin rodeos la terrible realidad que subyace a muchas convenciones sociales creadas por la partitocracia en el poder.

El post que van a leer a continuación es fiel reflejo de su estilo y sus convicciones, situadas en el ala económica liberal donde el papel del Estado se limita a evitar que el sector privado incurra en riesgos sistémicos y a garantizar derechos fundamentales de supervivencia y seguridad. Así, aterriza sobre la errónea concepción del Estado del bienestar como un bien absoluto a preservar. No sólo es opio que mantiene anestesiado a un pueblo inconsciente de que muchos de los llamados derechos fundamentales son derechos de imposición, que se financian con sus tributos, sino que ha fracasado en su intención de lograr un reparto equitativo de la riqueza en la medida en que confisca al que produce y premia al indolente.

Una pieza para enmarcar que dejo a su deleite, no sin antes sugerirles una experiencia única que un servidor ha tenido ocasión de disfrutar el fin de semana pasado: el hotel Torralbenc de Menorca, al que llegué de casualidad. Un 10 en todos los sentidos: entorno, habitaciones, servicio y la cocina de Paco Morales tras su experiencia en el Hotel Hospes en Madrid y el de Juan Carlos Ferrero en Bocairent, de donde no salió demasiado bien. Aún con ajustes pendientes, apunta maneras. Si además se acercan a Sant Climent, pueblo situado a tan sólo siete quilómetros, y reservan en Es Moli de Foc, no solo disfrutarán de unos arroces a años luz de cualquiera de los que he probado en la capital sino que, si tienen suerte y las hay fuera de carta, podrán disfrutar unas tostas de foie sobre mermelada de tomate y chutney de pera que se convertirán en una de las visiones que tengan a la hora de su muerte. Se lo garantizo. Solo comparables al lacrimógeno solomillo al queso coinga de Mahón del Mesón el Gallo y su locuaz Antonio...

No me enrollo más. Con ustedes FPCS:
'En mayo del 2010, el Presidente sonriente que teníamos en aquel momento anunciaba en pánico (pero, como Joker, sin dejar de sonreír) la congelación de las pensiones, eliminando por un solo año su actualización según el IPC. Líderes extranjeros, al parecer, le habían hecho comprender que sumar y restar tenía su importancia para evitar una inmediata suspensión de pagos. El entonces líder de la oposición, hoy Presidente del Gobierno de las mini-reformitas, aprovechó feliz la oportunidad y desplegó las alas azules del populismo criticando semejante “recorte de derechos sociales”. Asimismo, recriminó al Presidente sonriente que no recortara antes otras partidas de gasto público, incluyendo una “revisión de todas las partidas de subvenciones (…), eliminación de todas aquellas que no estén debidamente justificadas (…) y un plan completo de reestructuración del gasto público que evite duplicidades entre administraciones”.

Tres años más tarde, y año y medio después de obtener mayoría absoluta, el actual Gobierno aún no ha sido capaz de identificar una sola duplicidad entre administraciones, apenas ha rozado con suavidad de terciopelo la partida de subvenciones y se ha negado en redondo a reducir el tamaño del Estado (esto es, su feudo) para ajustar el gasto público a una cifra sostenible. Ello no obstante, ha encargado al proverbial comité de expertos un estudio que proponga cómo lograr la supervivencia del sistema de pensiones, es decir, que justifique con álgebra la necesidad no de congelarlas un año, sino de reducirlas probablemente para siempre. El estudio tiene voluntad de seriedad y pone de manifiesto la obvia insostenibilidad del sistema actual, proponiendo una serie de fórmulas para corregir la cuantía de las pensiones en función de la esperanza de vida y de los ingresos y gastos del sistema a lo largo de un ciclo económico. Sin embargo, el comité, ciñéndose al encargo recibido, no aborda el fondo del asunto.

Y el fondo del asunto es que el sistema de reparto que nos vendió el Estado de Bienestar es un fraude. Ahora los ciudadanos están comenzando a entender que, después de pasarse una vida destinando casi un 40% de su sueldo a cotizar a la Seguridad Social, no tienen ni idea de cuánta pensión van a percibir, ni durante cuánto tiempo. Han descubierto que no tienen ningún control, ningún contrato, ningún derecho legal que poder defender delante de un tribunal. Ni siquiera disponen de un maldito papel que les permita reclamar nada. La realidad es que tan solo cuentan con las vacías promesas de los políticos, bagaje que, convendrán conmigo, tiene escaso valor. Han empezado a comprender demasiado tarde que entregaron el poder sobre su jubilación a otros. A cambio de una promesa de seguridad (recuerden, “Seguridad” Social) cedieron su capacidad de ahorro, su libertad y el control sobre sus propias vidas, cayendo en la misma trampa que les tendiera la tentación socialista-comunista en el s. XX: entrégame tu libertad, que yo te daré seguridad. Igual que entonces, han acabado perdiendo ambas.

El Estado de Bienestar nunca tuvo como objetivo proteger a los más débiles, a aquellos que temporal o permanentemente no pudieran valerse por sí mismos. Su objetivo oculto siempre fue perpetuar en el poder al político de turno. Bajo la coartada de un objetivo altruista (que toda persona de bien apoyaría), dirigió sus tentáculos hacia la totalidad de la población, puesto que los más débiles, por definición, son sólo una minoría de votantes.

Este lobo disfrazado de cordero ha dejado por el camino varias víctimas, de las que mencionaré dos. Su primera víctima ha sido la ciudadanía, a la que se ha querido hacer Estado-dependiente. El famoso historiador francés Alexis de Tocqueville viajó a Estados Unidos a principios del s. XVIII, cuando este país contaba con pocas décadas de vida. Fino estudioso de la revolución americana y gran admirador de la sociedad verdaderamente libre que conoció, entendió pronto la naturaleza de la bestia. Afirmó que la República americana (los Padres Fundadores de los EEUU siempre huyeron de la palabra democracia) subsistiría “hasta que el Congreso descubriera que podía sobornar al pueblo con el dinero público”. El fruto de ese soborno es el Estado de Bienestar. Los políticos nos sobornan ofreciéndonos una vez cada cuatro años bajar los impuestos o aumentar los servicios públicos a cambio de nuestro voto: sanidad “gratuita”, educación “gratuita”, autovías “gratuitas”. Aceptamos el soborno y nos hacemos adictos al dinero público, que en apariencia nunca proviene de nuestro bolsillo, sino del de los demás. El pueblo acaba intelectualmente anestesiado y moralmente corrompido por la adulación y la adicción. Critica que los políticos le mientan, sí, pero a la vez rechaza a quien deje de adularlo. ¿Votaría a quien le dijera que el hombre adulto y sano debe responsabilizarse de su propia vida mediante su esfuerzo personal y no aprovechándose del esfuerzo del vecino? ¿A quien le aclarara que si queremos un bien o un servicio tenemos que pagar por ello porque no hay nada gratis? ¿A quien afirmara sin que le temblara la voz que el reparto de talentos en la Naturaleza es desigual y que, por tanto, sólo puede existir la igualdad ante la ley, pero no la igualdad de oportunidades en sentido estricto ni la igualdad de resultados?

La segunda víctima serán las generaciones venideras, porque el Estado de Bienestar se ha convertido en un verdadero robo generacional. Durante unos años vivió de aumentar los impuestos hasta límites inimaginables. Después, cuando los impuestos, aun confiscatorios, se revelaron insuficientes, vivió de endeudarse masivamente, con una deuda que no va a poder repagarse. Hemos disfrutado hoy con el dinero de nuestros hijos y nuestros nietos.

Un daño colateral más sutil del Estado de Bienestar ha sido la familia. Al sustituirla como red de seguridad del individuo, ha debilitado el papel de los lazos familiares estables. Asimismo, al borrar cualquier atisbo de necesidad de ahorrar para el futuro (tranquilos, el Estado proveerá), ha fomentado comportamientos cortoplacistas e irresponsables y los hijos han dejado de “traer un pan debajo del brazo”, pasando económicamente de ser el apoyo de la vejez a convertirse en una carga que hay que minimizar (o, llegado el caso, eliminar preventivamente y sin escrúpulos antes de su nacimiento). De este modo, el propio Estado de Bienestar ha contribuido sin pretenderlo a aniquilar su única fuente de subsistencia, que no es más que una pirámide demográfica normal. Como todo esquema Ponzi (o fraude piramidal), el sistema dependía de la constante entrada de nuevos clientes.

Vivimos el ocaso de este fraude. Las cartas ya están echadas. Como le ocurre a la mayoría de sus pares occidentales, nuestro Gobierno es incapaz de entender que la bestia está sentenciada, y persiste en el error de querer mantenerla artificialmente viva un poco más a costa de subir los impuestos hasta el límite de la explosión social. Lo que necesitamos es un cambio total de sistema, pero eso es un reto que probablemente le venga demasiado grande a este Gobierno. O a su alternativa. (¿Qué alternativa?)'.

Buen fin de semana a todos.

Crisis nacional
Corrupción
Luis I. Gómez Libertad Digital 15 Junio 2013

El sistema político español se basa en el robo, el engaño, la corrupción y la idiotización de los ciudadanos.

La clase política española ha conseguido legalizar el hurto, institucionalizando y legitimando un sistema fiscal profundamente injusto y absurdamente ineficiente. El único fin de todo el cuerpo legal en que se apoya el sistema fiscal español es la financiación del estado como órgano monopolista de poder, del que –sin rubor alguno y en clara connivencia pactada/consensuada entre todos ellos– se sirven los partidos políticos para alternarse en el fomento del clientelismo ciego, herramienta indispensable para secularizar el paripé pseudodemocrático en el que vivimos los hombres felices. Cada vez más pobres, cada vez menos libres, pero satisfechos de nuestros logros sociales.

¿Satisfechos? Ningún servicio del estado satisface las necesidades de nadie. El receptor de una ayuda social apenas puede vivir de ella, no digamos ya crecer y desarrollarse como individuo. El receptor de asistencia sanitaria sabe en muchos casos que otra medicina/cirujía es posible/mejor. El escolar no sólo ve cómo se coarta su individualidad, apenas recibe más infomación de la necesaria para mejor integrarse en un sistema social de mediocridad obediente. Y todo ello a un precio fantástico e impagable, cuyas consecuencias trasladamos irresponsablemente a las futuras generaciones vía deuda pública.

La clase política española ha conseguido diseñar mediante lo que llama transición democrática y constitucionalismo un sistema de estado en el que mentir en campaña electoral para obtener votos jamás tiene consecuencias. La prevaricación, el nepotismo y el abuso de poder no son constitutivos de delito si se hacen desde las instancias democráticamente legitimadas. ¿Cómo es esto posible? Una de las obras maestras de nuestra clase política es la integración del poder legislativo/ejecutivo en el poder judicial. Lo que en cualquier sociedad civilizada recibiría el nombre de "secuestro de la justicia" –bananerismo, totalitarismo, fascismo…–, aquí es "control parlamentario del poder judicial". Los jueces, que no son sólo víctimas de este juego, son elegidos no en función de cómo aplican la ley, sino de cómo la interpretan. La jurispruidencia está llena de juicios de valor y huérfana de valor en los juicios. Secuestrados por los intereses de los partidos, incapaces de medrar profesionalmente fuera del ámbito de influencia de éste o aquel partido político, los jueces pasan a formar parte indisoluble del propio sistema: el ciudadano queda indefenso ante la arbitrariedad de la acción política. Nos engañan, lo sabemos, pero no podemos hacer nada.

La clase política española ha sabido dotarse de un sistema en el que no se dan casos de corrupción: el sistema es corrupto en sí mismo. Las sucesivas leyes de financiación de los partidos políticos y sus enmiendas, las disposiciones referidas a la subvención de sindicatos, patronales, a los sueldos de concejales, alcaldes, diputados, secretarios de estado, asesores… conforman un sistema legal exclusivamente diseñado para desviar de nuestros monederos los medios económicos necesarios para la subsistencia de la casta política. Los favores, el amiguismo, el derroche, la prevaricación son inmanentes a todo sistema público o privado basado en la coacción o el monopolio. Los ciudadanos somos parte del sistema, ya que:

– sin preguntarnos nos convierten en ciudadanos de "estepais" bajo un contrato constitucional que ni hemos leído ni firmado;

– cuando hay sitio (se muere alguien, se necesitan nuevos clientes) nos permiten acceder vía oposición al aparato estatal, convirtiéndonos en parte interesada de su mantenimiento;

– nos convierten en clientes obligatorios de sus servicios: energía pedórrica, bombillas startreck, escuelas ciudadanas…

Y quien crea que puede hacerlo de otra manera o paga dos veces o termina sabiendo cómo se siente uno en comisaría, más allá de lo adivinado viendo Criminal Minds.

Y ahora díganme: ¿qué piensan hacer para salir de este embrollo?

Luis I. Gómez, editor de Desde el Exilio y miembro del Instituto Juan de Mariana.

El Congreso se divierte… pero no da risa
Fernando Glez. Urbaneja www.republica.com 15 Junio 2013

La proposición no de ley que han pactado los dos grandes partidos para reforzar la posición de Rajoy en la próxima cumbre europea produce una mezcla de risa, asombro y finalmente llanto. ¿De qué va esta gente? El documento son 1640 palabras enlazadas con párrafos que se pueden permutar, suprimir, simplificar no son nada, bla-bla-bla, que en los debates de los jefes de gobierno europeo pasará desapercibido.

Desde luego que esto no tiene nada de Pacto de Estado, no hay sustancia, alguien ha querido ver en el documento algún toque socialdemócrata o liberal, pero nada serio, no llega ni siquiera a sucedáneo. El documento es irrelevante y el pacto más aun. El espectáculo de ayer en el Congreso con reuniones citadas que se desconvocan unos minutos antes de celebrarse y declaraciones de portavoces molestos porque “no son formas”, solo pueden provocar en los ciudadanos decepción, indiferencia y ganas de emigrar. El documento es notable por sus ausencias, por las carencias que acredita; está redactado por burócratas que andan todo el día metidos en naderías y carece de sustancia. Ni tiene fondo ni tiene concreciones.

Luis Atienza, que fue ministro de Agricultura en uno de los últimos gobiernos de Felipe González y presidente de Red Eléctrica durante varios años, escribió ayer un artículo (“Luz entre tinieblas”) atinado, denunciando la ausencia de política energética, la improvisación de las medidas y la ausencia de debate por falta de libreto y de guion. Acababa con una frase elocuente. “para quien no sabe adónde va, ningún viento es favorable”.

Ese es el problema de la política española y de los dos grandes partidos, no saben dónde van. Carecen de estrategia y de programa. ¿Cuál es la estrategia fiscal del gobierno? Confusión, ni ellos lo saben. ¿Y cuál la de la oposición? Pues ninguna. Y otro tanto para las pensiones, para la reforma constitucional y para la política europea.

José María Fidalgo, anterior secretario general de CCOO, le echó una bronca mayúscula en Onda Cero al portavoz económico del PSOE Valeriano Gómez a cuenta de las pensiones. Tras señalar que Valeriano sabe del asunto, le reprochó la posición socialista ante el informe de los expertos con el rigor de un profesor al alumno aventajado que le está fallando.

El simulacro de pacto que escenifican los dos partidos y los desplantes a los demás grupos son propios de colegiales mal educados y torpes; impropios de gente con tanta experiencia. Lo que está ocurriendo indica que está fuera de la realidad, embarullados en sus confusiones y enredos e incapaces de gobernar.

fgu@apmadrid.es

La plaga de la casta política.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 15 Junio 2013

Es un hecho que España está padeciendo las siete plagas bíblicas como castigo a la pasividad y aborregamiento masivo de sus ciudadanos. Y la mayor de ellas es la de la casta política, que cual plaga de langosta se ha posado sobre todo el territorio y sigue devorando todo lo que encuentra a su paso, dejando a España convertida en un yermo esteril y arruinado. Los números son solo el exponente frío de una situación inasumible y que requiere una respuesta ciudadana inmediata. No es admisible que las Administraciones hayan incrementado su gasto en casi un 20% en este año, comparado con el mismo periodo del año pasado, que ya fue malo.

¿Dónde está el ejemplo de austeridad y de control del gasto?¿Cual es la autoridad moral de un Gobierno incapaz de poner orden a las cuentas y seguir gastando sin control?¿Cual va a ser el próximo récord de incompetencia de gestión que debamos presenciar?¿Cuándo vamos a poder exigir las responsabilidades a estos manirrotos insensibles que solo saben exprimir a los ciudadanos a base de impuestos y de recortes en servicios esenciales?¿Qué clase de Justicia podemos esperar de quienes son solo mano de obra adocenada al servicio de la ideología sectaria?

No voy a extenderme más en exponer todas y cada una de las razones que existen para exigir la inmediata dimisión de un Gobierno ineficaz e incompetente. España no puede seguir por el camino del endeudamiento sin límite y batir todos los records de fracaso. El tiempo ha demostrado que las recetas aplicadas por este Gobierno , impuestas o no por la UE, han sido un total fiasco, y como en Grecia, tan solo ha servido para empobrecer a las clases medias y más desfavorecidas. Y mientras, hemos de asistir estupefactos e indignados al derroche constante y al lujo inaceptable de esta casta que deberá responder ante la Justicia de sus múltiples fechorías.

Vuelvo a hacer un llamamiento a mis conciudadanos para expresar nuestro profundo rechazo a esta insoportable situación. Las calles están para caminar en libertad y en defensa de la libertad y de la Justicia. Recuperemos nuestro espacio y manifestemos nuestra oposición a seguir por este camino hacia el matadero. Reclamemos la renovación del sistema y una nueva Constitución, en la que los ciudadanos decidamos sin hipotecas previas, ni concesiones de prebendas insolidarias, ni las presiones de vigilantes salva patrias. Seamos esta vez dueños de nuestro futuro y ayudemos a construirlo.

¿Hasta cuándo permaneceremos impasibles ante el"trágala" de esta oligarquía de parásitos y dictadorzuelos de opereta?¿Hasta cuando vamos a tolerar a quien antepone los intereses de su estirpe al mensaje de la igualdad de Justicia para todos? ¿Hemos de seguir aceptando la farsa de su interpretación en la cínica empatía por la situación de la ciudadanía? Cuando te lo han quitado todo, aún queda la mayor de las fuerzas, la que llega desde la desesperación, desde la rebeldía y alimenta el sentimiento de luchar contra la injusticia. Quien no lucha es porque ya está anímicamente muerto y derrotado.

Justicia infinita
Alfonso Merlos La Razón 15 Junio 2013

Nosotros, a lo nuestro. Pero no basta con predicarlo, hay que hacerlo. O pecan de ingenuos o están a por uvas los que entienden que a ETA hay que archivarla en los libros de Historia. Ahí está la amenaza, latente, presente, en forma de pistolas que no se devuelven, de explosivos que se siguen manipulando, de coches que se continúan robando, de matrículas que aún se doblan. Eso de entrada.

Y, claro que sí, es amenazante la presencia de verdugos –a uno u otro lado de los Pirineos– que se sienten liberados y reconfortados por ver cómo sus horribles delitos han prescrito, por sentir que nada ya les pasará a pesar de haberse manchado las manos de sangre para acabar con vidas humanas una y otra vez. Y que en un acto de exaltación, de humillación, de esa soberbia que sólo se gastan los mal nacidos, pretendan adornarse y recrearse en el recuerdo del dolor, la destrucción, la muerte y el sufrimiento que han generado a miles y miles de inocentes.

No hay mayor error, como ha señalado el ministro del Interior, que el de un Estado de Derecho que baja los brazos dando la batalla por acabada antes de tiempo, cuando hay tantas cosas por decidir. Ni el gobierno, ni el legislador ni los tribunales pueden perder un segundo en la persecución, procesamiento y condena del demasiado numeroso puñado de alimañas que están sueltas, escondidas, dispuestas en cualquier momento y lugar para el ataque; y, desde luego, indispuestas para pedir perdón a sus víctimas y colaborar con la Justicia.

Y esa justicia sólo puede tender al infinito, porque ése es el punto al que se acercan los estragos que ha conducido y consumado una partida de miserables. El ajuste de cuentas ni puede ni debe quedar incompleto. Ni va a quedar. Ahí estamos.

En el “Virreinato Andaluz”
Antonio García Fuentes Periodista Digital 15 Junio 2013

Si bien los abusos, la corrupción, el “tirar” el dinero público (que según afirmara una ministra socialista (Carmen Calvo Poyato) la que dijo que… “Estamos manejando dinero público y el dinero público no es de nadie”)… es cosa muy extendida en esta insólita “españa de siempre”; por ello, lo que digo a continuación no es nada nuevo; pero sí y como decimos aquí… “esto ya es limpiarse en los cortinones”; puesto que mientras nos “han asado a impuestos”; Andalucía es precisamente “la autonosuya o nuevo virreinato”; donde el desastre nacional aquí es extremo y lo demuestra ese casi cuarenta por ciento de paro obrero y el extremo de que ya hay abundancia de gente (incluidos niños) que pasan hambre y no tienen ni para comer; salvo los que tienen acceso a los comedores de caridad que mantenidos por la iglesia católica u otras agrupaciones de personas y que hacen lo que pueden, con los medios con que cuentan y que oficiales o dinero público… “brillan por su ausencia”.

Pues bien; les copio algo de lo que acabo de leer:
“A uno de los diputados del Parlamento andaluz le hicieron el otro día una sencilla suma de ingresos y el hombre se revolvió molesto, como si lo hubieran ofendido gravemente. La operación matemática consistía en algo tan sencillo como sumar los ingresos que recibe su familia en concepto de alquiler, que les paga la Junta de Andalucía a él como diputado y exconsejero del Gobierno andaluz y a ella en su condición de alto cargo, en concreto como directora de la Agencia de la Competencia, que debe de ser una más de la incontable lista de agencias, observatorios y milongas de las que se adorna el Ejecutivo autonómico. La cuestión es que, por ser los dos de Almería, la provincia más lejana de Sevilla, donde se encuentra la sede del Parlamento andaluz, reciben, además de su sueldo, una indemnización de 1.500 euros para el alquiler de un piso. Son marido y mujer, socialistas ambos, y obviamente viven en el mismo inmueble, pero la Junta de Andalucía les paga dos alquileres. En total, en el caso del exconsejero, algo más de 5.000 mil euros mensuales porque se suma el sueldo de diputado, las dietas de transporte por tener la residencia oficial en Almería (aunque no la habite), y la mencionada ayuda por alquiler. A esa cantidad, habría que sumarle los ingresos de la directora, que deben ser similares. Él es Manuel Recio, que fue el consejero al que le estalló el caso de los ERE (más de mil millones de euros “derivados” y al suma sigue) y que apañaron sus antecesores, y ella es María Victoria Román, que trabajaba en la Universidad de Almería hasta que a su marido lo nombraron para el Gobierno y a ella también le abrieron hueco con otro cargo en Sevilla. Silvia Moreno, que fue la periodista que hizo las cuentas, le preguntó al diputado por qué les pagaban por dos alquileres si sólo tenían alquilado un piso y él se revolvió contrariado: “Cobramos lo legalmente establecido y todo está declarado”.

El defensor del pueblo andaluz, José Chamizo, que presentaba un informe anual al que nadie le prestaba atención porque la disputa política iba por los senderos acostumbrados, cogió el micrófono en un arrebato para dirigirse a todos, diputados del PSOE, de Izquierda Unida o del Partido Popular. Y dijo: “La gente está muy cabreada con ustedes, no sé si lo saben. Está muy enfadada porque los ven todo el día en la “peleíta”. La gente está hasta el gorro de todos ustedes. No sé si puedo decirlo con todo el cariño del mundo. Por favor, por favor… Un ejercicio de buena voluntad y avanzar para resolver los problemas del personal. Y nada más. Perdónenme el exabrupto pero es que tenía ganas de decirlo. Muchas gracias”.

Que se sepa, “el matrimonio arriba citado no ha devuelto ni un euro por que como ya fue afirmado, “el dinero público no es de nadie” y sobre lo que ocurrió al “cura Chamizo”; ha sido consensuado por todos los partidos y todos los políticos parlamentarios, para que lo echen cuanto antes; pues “un defensor del pueblo y para el pueblo”; no interesa que hable más de la cuenta; o sea que este hecho, marca un acontecimiento histórico en “el parlamento virreinal”; todos consensuaron que había que echarlo y cuanto antes mejor.

Y tras todo esto, que vengan ahora… “el político que sea”, a decirnos lo que les de la gana; ya hace mucho tiempo que perdieron la credibilidad y ello debido a la infinidad de casos que como este… “claman al cielo y… al infierno”.
UN EJEMPLO DE CÓMO SE DILAPIDA EL DINERO EN ANDALUCÍA Y EN ESPAÑA Y SE ENVÍA AL EXTRANJERO: http://www.wikiblues.net/que-caiga-ya-el-meteorito-capítulo-i

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

Diferencias e igualdades
JOSEBA ARREGI. EL CORREO  15 Junio 2013

Hay bastantes evidencias históricas que ponen de manifiesto que la defensa de una diferencia termina en la defensa de un privilegio

Todos los nacionalismos surgen de la necesidad y de la voluntad de defender una diferencia hacia fuera, aunque también todos tienden a negar diferencia alguna en el interior de sus propios espacios. Pero el derecho a la diferencia es algo connatural al nacionalismo: sin diferencia a la que referirse, en la que orientarse, la que defender, el nacionalismo pierde su razón de ser.

Esa referencia permanente a la diferencia se convierte en un elemento estructural de la cultura definida por el nacionalismo. Somos diferentes, dice el nacionalismo, y ello se ve… cada cual puede aquí añadir todo lo que se le ocurra, desde la filosofía en los clubes de fútbol, en la alimentación, en la lengua, en las costumbres, en los valores culturales, todo vale.

Por otro lado, no se puede negar que la cultura moderna se sustenta sobre un valor que contradice lo anterior: es la fuerza del valor de la igualdad. Todos los hombres son iguales ante la ley, todos los hombres comparten los mismos derechos por naturaleza, no hay nada que pueda llevar a establecer diferencias entre los hombres: todos tienen los mismos derechos. Incluso el nacionalismo que se basa en el derecho a la diferencia recurre al principio de igualdad: queremos tener el mismo estatus político que aquellos de los que nos diferenciamos, queremos ser iguales a ellos en el estatus político. Por eso dice algún antropólogo –René Girard– que cuando deseamos algo no lo deseamos por el valor de ese algo en sí mismo, sino porque está en posesión de otro. Y por eso son los nacionalismos miméticos: el nuevo se mira en el nacionalismo que niega.

Uno de los ámbitos en los que se aprecia el apego a la diferencia en Euskadi es el que se refiere a las encuestas de todo tipo: en la valoración de los políticos, en la valoración de la política antiterrorista, en la apreciación de determinadas sentencias de los tribunales, por poner algunos ejemplos. Eso ha sucedido con la decisión del Tribunal Constitucional de no dar cauce a la salida de Arnaldo Otegi de la cárcel hasta que se vea el fondo de la cuestión por la que debe ser juzgado todavía. Más de un comentarista de medios ha indicado, como no podía faltar, la diferencia que dicha decisión provoca entre los españoles, sin los vascos, por una parte, y entre los vascos solos por otra. Unos la aplauden mientras los otros se manifiestan en contra.

Es lo normal. Pero lo curioso está en la valoración que hacen algunos de esta diferencia. Cuando alguien pone en entredicho el valor de la diferencia porque puede estar en contraposición con el principio de igualdad, normalmente recibe como respuesta que es una afirmación neutra de la diferencia, sin que ello presuponga privilegio para un lado, o menosprecio para el otro lado. Hay bastantes evidencias históricas que ponen de manifiesto que la defensa de una diferencia termina en la defensa de un privilegio y en el menosprecio de aquel con respecto al que se reclama la diferencia.

En el caso de la decisión del Tribunal Constitucional ha quedado del todo patente. Un analista de medios de comunicación ha escrito que en esa diferencia los vascos ponen de manifiesto su amplitud de miras, con lo que los españoles no están en posesión de la misma amplitud de miras, son de mente estrecha. Como la cuestión es de relevancia, pues se trata de amplitud o de estrechez de mente en relación a la historia de ETA, a la memoria, a la paz y a lo que es preciso para consolidarla, en relación a las víctimas y su dignidad, uno se pregunta qué significa la diferencia de valoración de los vascos en relación a los españoles respecto de la decisión del tribunal Constitucional negando la salida de la cárcel de Otegi.

Uno se pregunta si realmente esa diferencia se debe a una amplitud de miras o se debe a que el corazón, si no la mente, la tienen la mayoría de vascos todavía más cerca de los victimarios que de las víctimas. Uno se pregunta si esa amplitud de miras es tal, o más bien un querer cerrar el libro para no tener que pensar más en la historia de terror de ETA, para no dejarse incomodar por ese recuerdo. Uno se pregunta si la amplitud de miras es realmente amplitud de mente o esfuerzo por cerrar la historia y no tener que preguntarse qué ha hecho cada uno a lo largo de esta dramática historia de terror, dónde ha estado cada uno, qué ha defendido y qué no, si ha pasado, si ha cerrado los ojos, si ha mirado a otra parte.

Es normal que estemos satisfechos con lo nuestro, que nuestra tierra nos parezca la mejor del mundo, nuestra gastronomía inigualable, nuestras escuelas las mejores, nuestra universidad sin par, nuestro esfuerzo en investigación sobresaliente, nuestra filosofía en fútbol sin parangón. Pero ¿quién se hace cargo de la historia de terror de ETA? ¿Quién asume la responsabilidad de haber jaleado durante tanto tiempo su ejercicio de la violencia terrorista, de haber justificado su terror, de haber mirado a otra parte, de haber pensado y dicho que algo habrían hecho las víctimas, de haber ocultado a éstas, de haberles negado la visibilidad, de haber criticado todas las medidas que han conducido a la derrota del terrorismo?

Ahora que tantos parabienes ha recibido Gesto por la Paz, ¿no nos vamos a acordar de que en muchas de sus acciones apenas se reunía gente suficiente para sostener la pancarta? ¿Acaso vamos a olvidar que cuando hemos salido en masa a la calle casi nunca ha sido para pedir la disolución de ETA como tal, sino para mostrar nuestra adhesión al partido convocante, a la institución convocante? ¿Dónde estaba la masa cuando la convocante era Gesto por la Paz?

Pero esa es nuestra historia. No es de nadie más. ETA nace en el seno de la sociedad vasca. Es la sociedad vasca la que le ofrece durante demasiado tiempo la campana de oxígeno de la legitimidad para seguir con su terror. Y la que ahora, me parece, quiere cerrar la historia cuanto antes, para no tener que preguntarse nada. Y además lo quiere vender como amplitud de miras, diferenciándose de los otros, los españoles tan mezquinos y estrechos ellos.

La deuda total roza el 90% del PIB
La deuda de las CCAA se multiplica por tres durante la crisis
La deuda pública total alcanzó los 922.828 millones hasta marzo. En términos absolutos, Cataluña encabeza el ránking de las CCAA más endeudadas
La deuda pública llega al 88,2% del PIB
Libertad Digital 15 Junio 2013

La deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó los 922.828 millones de euros en el primer trimestre del año, según ha publicado este viernes el Banco de España. Esta cifra equivale al 88,2% del PIB en términos de Protocolo de Déficit Excesivo (PDE) -la metodología que emplea Eurostat-, tal y como avanzó Libre Mercado. Se trata del mayor nivel de deuda pública que registra España desde 1910, cuando alcanzó el 88,3% del PIB, según las cifras históricas recopiladas por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Además, la deuda se acerca ya a la previsión realizada por el Gobierno, puesto que estimó para el conjunto de 2013 un endeudamiento tal del 91,4% del PIB.

Esto significa que, hoy por hoy, cada hombre, mujer y niño residente en el país soporta una carga extra de 19.700 euros derivada de la deuda pública. Asimismo, la factura acumulada asciende ya a unos 53.000 euros por familia, cerca de 55.520 euros por trabajador y casi 67.000 euros por cada empleado del sector privado, tomando como referencia la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al primer trimestre de 2013.

Sin embargo, más allá del récord registrado, resulta igualmente inédito el sustancial incremento que ha registrado esta partida desde el estallido de la crisis. Así, la deuda de las administraciones públicas ha crecido en casi 148.000 millones en los últimos doce meses, un aumento del 19% interanual, pero la cifra es más llamativa si se compara con la de 2007. En concreto, la deuda pública se ha disparado en 540.521 durante la crisis, un 141,4% en poco más de cinco años.

Por niveles de administración, la mayor parte de la deuda pública corresponde a la Administración General del Estado (Gobierno central), ya que alcanzó los 796.817 millones de euros, el 76,2% del PIB. La deuda del Gobierno ha aumentado en casi 141.500 millones en el último año, un 21,6% más respecto al mismo periodo de 2012. Mientras, desde que estalló la crisis, el Ejecutivo ha disparado su deuda en 479.382 millones de euros, un 151% más.

Sin embargo, el mayor incremento corresponde a las comunidades autónomas. La deuda regional se situó en 189.589 millones de euros hasta el pasado marzo, equivalente al 18,1% del PIB. Ha crecido en casi 43.200 millones con respecto al primer trimestre de 2012, un 29,5% más. Pero lo más relevante es que ha aumentado en 128.550 millones desde el cierre de 2007, un 211% más. Es decir, las CCAA han más que triplicado su endeudamiento durante la crisis económica.

En términos absolutos, Cataluña encabeza el ránking de las CCAA más endeudadas al sumar 50.945 millones de euros hasta marzo, seguida por la Comunidad Valenciana (29.037 millones) y Madrid, con 21.960 millones. En este sentido, Andalucía que cerró 2012 siendo la tercera autonomía con mayor deuda, ha pasado a ocupar la cuarta posición, con un endeudamiento de 20.608 millones de euros y ha cedido el tercer puesto a la comunidad madrileña.

Mientras, en términos relativos, la región más endeudada sigue siendo la Comunidad Valenciana, con el 29,1% del PIB de la región, seguida de Castilla-La Mancha (28,1%) y Cataluña (25,7%).

Por otro lado, la Comunidad Valenciana ha sido donde más ha subido la deuda en el primer trimestre a nivel interanual, tras aumentar un 35,9% en comparación con el mismo período de 2012, seguida de Madrid, con un alza del 32,39%, y de Cataluña, con un ascenso del 19,98%. Sin embargo, entre las grandes CCAA, destaca la evolución registrada por Cataluña, ya que su deuda ha aumentado en 35.169 millones desde finales de 2007, lo que supone un 223% más en el último lustro, multiplicándose por 3,2 veces. En Madrid, la deuda también ha crecido, pero mucho menos: 11.857 millones desde 2007, un 117%; mientras que en la Comunidad Valenciana ha subido en 17.188 millones, un 145% más.

Por último, la deuda de las corporaciones locales alcanzó los 42.795 millones de euros en el primer trimestre, el 4,1% del PIB. Esto supone un 16,1% más que hace un año (5.935 millones extra), y 13.410 más que en 2007, acumulando así un aumento del 45,6% durante la crisis.

Sin embargo, destaca el hecho de que los ayuntamientos han sido los que mejor comportamiento han tenido en cuanto a la disminución de su deuda en los últimos meses, ya que a partir del segundo trimestre de 2012 iniciaron una senda descendente, si bien su endeudamiento ha vuelto a repuntar en los tres primeros meses de 2013: entre enero y marzo sumaron una deuda 42.795 millones de euros, frente a los 41.939 millones que registraron entre octubre y diciembre.

Al desglosar este endeudamiento entre las seis capitales más importantes, aquellas con más de 500.000 habitantes, los datos sitúan a Madrid como la ciudad más endeudada, con 7.455 millones de euros, seguida muy de lejos de Barcelona, con 1.140 millones de euros, y de Valencia, con 968 millones. Zaragoza registró una deuda hasta marzo de 904 millones de euros, Málaga de 729 millones de euros y Sevilla de 478 millones.

En el último año, la deuda del ayuntamiento de Madrid ha crecido en 722 millones de euros, un 10,7% más, pero esta cuantía asciende a un total de 1.416 millones si se compara con 2007. De este modo, Madrid ha incrementado su deuda un 23,4% durante la crisis, un nivel similar al de Barcelona en términos relativos (22,8%), pero muy superior al de la Ciudad Condal en términos absolutos, ya que su deuda pública apenas ha crecido en 212 millones desde 2007.

La deuda de la Seguridad Social alcanzó los 17.188 millones de euros, el 1,6% del PIB, por lo que se mantuvo prácticamente estable en el último año y casi invariable desde que estalló la crisis (acumulaba 17.169 millones de deuda a acierre de 2007).

El pacto del diablo
Daniel Lacalle
  El Confidencial
15 Junio 2013

“Consensus is the process of abandoning all beliefs, principles, values, and policies in search of something in which no one believes, but to which no one objects” Margaret Thatcher

Las soluciones mágicas no existen. Y, como todos los trucos de magia, la ilusión se convierte en decepción cuando se ven los cables que sostienen al que levita sobre el escenario. La ilusión, por ejemplo, de pensar que los tipos de interés se van a mantener bajos eternamente. O los pactos de consenso, como el coro de Nabucco, para mantener el chiringuito.

Descontar tipos bajos eternamente es un peligro
Nos hemos lanzado a endeudarnos más, mientras bajaban los tipos. Hoy los incentivos perversos de la política económica LOGSE, donde todos pasan de curso suspendiendo, nos llevan a encontrarnos un escenario complicado… sin los deberes hechos.

La Reserva Federal de Estados Unidos lleva una semana intentando calmar a los inversores para que no "reaccionen exageradamente" ante una reducción de la compra masiva de bonos y activos de riesgo que lleva a cabo. Sin éxito. Esperar que el mercado no vaya a reaccionar tras una manipulación tan agresiva es, cuando menos, voluntarista.

Lo comento en mi libro 'Nosotros, los mercados'. No podemos ignorar los riesgos de una subida de tipos de interés. Jim O’Neill, de Goldman Sachs, lo ha dicho esta semana. "Prepárense para ver los bonos del Tesoro americano (10 años) al 4%". Mientras tanto, el "consenso" repetía una y otra vez "no se preocupen".

El mercado de bonos está globalizado. Si el tipo de EEUU sube, también lo hace Alemania y…
Vasos comunicantes de deuda. Si la rentabilidad del bono americano subiese a niveles fundamentales, acorde con la deuda del país y su déficit.… ¿dónde creen que irían las primas de riesgo de los países europeos endeudados en una carrera sin frenos a ver quién gasta más y reforma menos? Ya saben que la primas de riesgo es el diferencial sobre el activo que se percibe de menor riesgo. La española cotiza respecto al bono alemán. Pues bien, dicho bono alemán sufriría también –aunque menos- si se dispara el americano. El problema está en los que no hemos aprovechado las barras libres de liquidez y tipos bajos para preparar el invierno. Y el invierno llega.

El impacto de una subida del 2% al 4% en el bonos a 10 años de Estados Unidos, según mis calculos, puede superar un 1% del PIB de la eurozona en costes adicionales de deuda. Un impacto que no puede cubrir el BCE, como repitió Draghi en la televisión ZDF esta semana.

El problema es que el endeudamiento público de los países de la eurozona no baja, solo sube. En 2012 la deuda aumentó en casi todos los países, mientras el gasto público sobre PIB crecía del 49% al 49,4%. A esto hay quien lo llama "austericidio" y "neoliberalismo".

 

Exportamos muy bien… pero los mercados emergentes ya descuentan tipos superiores
El enfriamiento de los principales mercados emergentes, liderados por China, en las últimas semanas, no es una casualidad. La expansión de crédito en China, un 58%, solo genera 23 puntos básicos de PIB cuando la cifra rondaba 80 puntos básicos hace tres años. ¿Qué significa? Que expandir balances –endeudar- cada vez genera un efecto menos relevante en la economía.

España ha visto aumentar sus exportaciones de manera ejemplar a máximos historicos. Es importante monitorizar que el efecto gasto-deuda de nuestros socios no haga pinza con la ralentizacion de los países emergentes y afecte a nuestras exportaciones.

España, a día de hoy, se beneficia más de la austeridad en la UE que del gasto, al contrario de lo que predican ciertos partidos y medios. Si la Unión Europea deja de endeudarse para pagar gasto político y baja impuestos, mejora la actividad y el consumo, y con ellas nuestras exportaciones.

Nuestro sector exportador funciona gracias a la capacidad de competir interna y a la renta disponible de nuestros socios. Si nos dedicamos todos a alimentar el gasto público, la deuda, y restamos renta disponible subiendo impuestos, las inversiones y comercio de todos se desploman. Y no, no se puede sustituir con "planes de crecimiento" –deuda- estatal, enormes planes E de multiplicador cero –por no decir negativo-.

 

Y es que no hay que olvidar que la expansión masiva de crédito estatal no genera una mejora relevante dela actividad comercial, como muestra el gráfico inferior en un mundo que expande su base monetaria casi un 4% anual. Si algo demuestra la fortaleza de nuestro sector exportador es que crece en un entorno de desaceleración del comercio global, a pesar de los que critican la fortaleza del euro. Prueba de que “devaluar” y “expandir” eternamente no sea la solución.

 

El pacto compacto
Todo esto nos lleva a las noticias que leo en El Confidencial sobre el pacto entre Gobierno y oposición para crear un "frente común" en la UE. ¿Suena bien, no? Un pacto para fortalecer a esos exportadores que nos sacan del hoyo, bajar impuestos y aumentar la renta disponible de las familias para reactivar el ahorro y el consumo… Ah, ¿no? Pues no, un pacto de salvaguardia y protección de la burbuja estatal que no queremos pinchar.

No es un pacto para cercenar el gasto político de la España 'Enron' que esconde deuda en miles de pequeñas entidades, que siempre son el 'chocolate del loro' pero suman cada vez más.

La deuda pública ha marcado otro récord a marzo al llegar al 88,2% del PIB. La deuda de las CCAA se ha incrementado un 29,51%, hasta 189.589 millones, el 18,1% del PIB, con los gastos aumentando. “Austericidio”.

"No se puede hacer todo de una vez"; "hace falta tiempo";  "no es el momento";  "no hay margen".
España se lanza a un gasto público –fundamentalmente gasto corriente- de unos 500.000 millones en 2013. Sin embargo, jamás ha recaudado más de 410.000 millones. Añádale los gastos que quieren pactar "para crecer" y ¿qué déficit vamos a acumular? ¿Un 8% eterno? Supongan –y es mucho suponer- un multiplicador positivo de 2x de ese gasto en tres años. ¿Qué soluciona? Nada. Y luego vienen los costes de esos "planes de crecimiento". No les tengo que contar el "efecto divisor" del despilfarro.

Por eso, inversores como PIMCO, temen que algunos países europeos se lancen sin red hacia un impago que el BCE no puede contener, porque el peso de la deuda acumulada y los países en dificultades aumenta. Y en cualquier caso, el balance del BCE lo paga usted también, no lo dude. Tenemos que evitarlo. Es imperativo.

Leo los ocho puntos del supuesto pacto, y cinco suponen más deuda, más gasto y rescates bancarios con el dinero de otros, por supuesto. Otros 60.000 millones de "crecimiento" para invertir en…. Ah, ya se verá, usted deme el cheque, que tengo más de 3.000 empresas públicas y cuarenta y tantos entes regionales y diputaciones a los que alimentar. Cuando uno va a invertir, presenta un plan de negocio. Aquí se pide primero y luego se piensa en qué farolas vamos a reemplazar. Uno, solo uno de los puntos, es "libre comercio". Bien. Supongo que el punto del pacto en el que exigen que no se extorsione a ciudadanos con más impuestos lo están redactando.

Tengan en cuenta el riesgo de las subidas de tipos de interés y de la ralentización del comercio global, y cuiden los sectores que nos están sacando de la crisis como si fueran oro. Recuerden que mirar hacia otro lado y los planes de "crecimiento" –deuda- han extendido la crisis, no la han solucionado. Luchen por aumentar la renta disponible de todos, no el gasto de burbuja de unos. No hace falta un pacto para tomar las decisiones duras que todos sabíamos y sabemos que deben tomarse. Para cortar costes superfluos como exige el BCE, la UE, los españoles, o los inversores. Para defender a los ciudadanos de nuevas subidas de impuestos o para bajarlos, que es lo que necesitan las empresas y familias para reactivar la economía y el consumo.

El consenso es la mediocridad. Este país de relativismo enganchado a supuestas soluciones mágicas no necesita pactos, y luego decir que "no se hizo suficiente", "hubiera sido peor" o "hay que repetir". Necesita liderazgo, firmeza y decisión para cortar un sistema caro y rentista. Así salimos, seguro. Buen fin de semana

PD: Firmo libros en la Feria del Libro de Madrid: - Sábado 15 de junio de 12 a 13 horas en la Caseta Planeta (nº 150) y domingo 16 de junio de 18 a 19 horas en la Caseta Nebli (nº 278). Nos vemos.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Ofensa calculada a las víctimas

Editorial La Razón 15 Junio 2013

La historia de la infamia tiene desde ayer un nuevo capítulo. El informe elaborado a instancias del Gobierno autónomo vasco sobre la vulneración de los derechos humanos en el marco del terrorismo etarra entre 1960 y 2013 incurre, una vez más, en la equidistancia entre las víctimas y los verdugos; entre quienes defendieron el orden constitucional, el Estado de Derecho, el sistema democrático, las libertades ciudadanas y la unidad de España, y quienes pretendieron cambiar por la violencia asesina el resultado de las urnas.

No hay más casuística que ésta: la banda etarra –marxista, leninista y autogestionaria– intentó cumplir sus fines con el desprecio más absoluto a los derechos humanos. Todo valía para los terroristas: desde el tiro en la nuca al coche bomba, desde el secuestro a la extorsión, desde la mentira hasta la estigmatización de la víctima que se desangraba en el suelo. El acoso a las familias de los muertos, los insultos, los alborotos callejeros, el exilio de los amenazados.

Una violencia ejecutada con sistema y método, científica en su estrategia, inmisericorde ante el dolor de los demás. Fanatismo y terror. Éstos son los hechos que nunca deberían ser olvidados y que ninguna manipulación de cifras, fechas y circunstancias podrán cambiar.

Ayer, al presentar el informe, el lendakari Íñigo Urkullu pidió «enfrentarse con valentía a la verdad». Esa exhortación, procediendo como procede de un responsable del PNV, el partido hegemónico del País Vasco durante los peores años del terror, provoca la náusea de aquellas víctimas que saben exactamente cuál fue el comportamiento de los dirigentes del nacionalismo vasco frente al terror y sus víctimas y aún tienen presentes las muestras de servidumbre ante los violentos. Pide también Urkullu que se analice el contenido del informe con «una mirada limpia y serena», sarcasmo supremo para unas víctimas que en su inmensa mayoría han demostrado limpieza de corazón, serenidad frente a la muerte de los seres queridos, confianza en la Justicia y en la democracia y ausencia de ánimo de venganza.

Lo recordó ayer muy oportunamente y con acierto el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al explicar los factores que llevaron a la derrota de la banda. La ética de las víctimas, su compromiso con la Justicia fueron tan determinantes como la acción de los hombres y mujeres de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, asesinados a centenares, que cumplieron su labor dentro de las más exigentes normas del Estado de Derecho. ETA está derrotada en lo fundamental, en el plano operativo, pero también moralmente. Falta hacerlo en el plano político, manteniendo la guardia alta frente a los intentos de blanquear su historia y legitimar a sus cómplices. Frente a informes infames como el del lendakari Urkullu.

Un elemental ejercicio de sentido común

¿La expresión desafiante en un enfermo terminal?
Inma Castilla de Cortázar, Presidenta del Foro Ermua 15 Junio 2013

Catedrático de Fisiología de la Facultad de Medicina de la USP-CEU

El Colegio de Médicos de Madrid al respaldar a la médico forense, Carmen Baena, ha realizado un elemental ejercicio de sentido común, desestimando la denuncia de Jaiki Hadi, asociación que representa más a los sindicatos de ETA que a los médicos del País Vasco. Define su finalidad como “prestar asistencia a cualquier persona que haya sufrido la violencia política en Euskal Herria por parte de los Estados Español y Francés". “Está integrada –explican - por profesionales de la salud (…) y también por otras personas que conocen por experiencia propia las consecuencias que la prolongada estancia en prisión trae consigo (…)”. Le preguntaremos a Ortega Lara si le han llamado - al menos- como asesor. Jaiki Hadi responde a esa estrategia tan habitual del nacionalismo de parasitar hasta los últimos linfáticos del tejido social, para apropiarse de su representación y coaccionar uno a uno, cuerpo a cuerpo a los ciudadanos de todos los gremios. Es evidente que el sentido y la dignidad de ciudadanos se atrofia, al amedrentarse una y otra vez.

Cuando en agosto de 2012 el Ministro de Interior- al asumir los compromisos de los Gobiernos de Zapatero con ETA- permitió que Bolinaga abandonara la cárcel, justificó su decisión por “razones humanitarias”. Es decir, las mismas por las que Pérez Rubalcaba dejó marchar a Irlanda a de Juana Chaos tras aquella inefable “huelga de hambre” (marzo 2007). Desde la más estricta mentalidad médica, la mirada de Bolinaga se parecía a la de De Juana: esa mirada intimidadora del jugador de póker; la mirada del terrorista que exige impunidad porque pretende que sus fines políticos justifiquen sus asesinatos, secuestros o extorsiones. Esa expresión desafiante que, en modo alguno simula, la del enfermo consumido por el cáncer o la desnutrición que se acoge confiadamente a los cuidados de los que han dedicado su vida a proteger con desvelo - sin discriminación alguna - la fragilidad: es decir, los médicos.

El COMEM defiende que el informe de Baena "se ajusta adecuadamente a la práctica médica" que no es decidir ni opinar sobre si el paciente debe o no salir de la cárcel, "sino informar sobre su situación médica". A la cuidadosa precisión de la forense sugiriendo que el tratamiento sería factible recibirlo “en un centro penitenciario con traslados eventuales al hospital, de la misma manera que si el paciente estuviera en su domicilio", arremeten los tentáculos de ETA porque ha dicho lo que no les convenía. Para poco sirvió el criterio médico, que el propio ministro de Interior contravino (“requería ingreso hospitalario”), como las sucesivas instancias (el juez Castro que concedió la libertad condicional y la Audiencia Nacional que la ratificó en septiembre de 2012) que consumaron la excarcelación de Bolinaga, secundando una decisión previamente acordada con ETA. Estaba fuera de toda duda que la enfermedad de Bolinaga fuera irreversible: todas las enfermedades crónicas lo son. Pero “terminal” no es sinónimo de irreversible: ésta fue la falacia que se nos impuso.

Hemos asistido a otro episodio de ese lamentable “Circo del supuesto fin de ETA”: esta vez contra la médico forense, que cumplió con su deber de decir la verdad y es denunciada de haber “violado el secreto profesional” o de haber aplicado a la baja el “índice Karnofsky” al etarra que hemos visto pasearse por Mondragón tomando vinos. El COMEM, lógicamente, desestima todas las acusaciones y archiva el expediente. Pero Bolinaga sigue burlado la ley mientras Ortega Lara sufre las irreversibles secuelas de un secuestro de 532 días con sus respectivas noches.

ETA
El caso 'Boñinaga'
Daniel Portero Libertad Digital 15 Junio 2013

Al final la justicia da la razón a las víctimas del terrorismo y el caso Bolinaga se está convirtiendo en el caso Boñinaga, de lo mal que huele, cada día más. Esta boñiga va a ser la espada de Damocles de aquellos responsables que prefirieron dejar en la calle a un secuestrador de ETA que tenía la posibilidad de tratarse un cáncer en prisión y no fuera de la misma. De hecho, el tratamiento del cáncer fue el detonante de la puesta en libertad de un miembro de la organización terrorista ETA que ni se ha arrepentido de sus crímenes, ni ha pagado un céntimo de responsabilidad civil, ni ha abandonado ETA ni pedido perdón a sus víctimas. Sin embargo, el informe médico de la forense ha demostrado que el tal Boñinaga podía tratar su cáncer en la cárcel sin necesidad de salir de la misma.

El artículo 92 del Código Penal establece que, para obtener la libertad condicional independientemente de su grado penitenciario, los presos, ya sean comunes o terroristas, deben ser "enfermos muy graves con padecimientos incurables". Y el artículo 196 del Reglamento Penitenciario dice textualmente: "Se elevará al Juez de Vigilancia el expediente de libertad condicional de los penados que, según informe médico, se trate de enfermos muy graves con padecimientos incurables. Cuando los servicios médicos del Centro consideren que concurren las condiciones para la concesión de la libertad condicional por esta causa, lo pondrán en conocimiento de la Junta de Tratamiento, mediante la elaboración del oportuno informe médico". Pero la pregunta es: ¿quién elevó al juez de Vigilancia Penitenciaria el caso Boñinaga? La respuesta la encontrarán en la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, dirigida por D. Ángel Yuste y que depende del Ministerio del Interior. Ahora no vale decir que la decisión la toma un juez, sino que fue un órgano gubernamental quien se lo puso en bandeja de plata al juez para que se le excarcelara.

Es importante saber que para que se considere que un preso padece una enfermedad muy grave debe concurrir uno de los requisitos de la orden circular 1/2000 de 11 de enero, que estableció, por ejemplo, que se considera padecimiento incurable un riesgo de muerte estimado superior al 10% en el plazo de un año a pesar del tratamiento. Con el terrorista Boñinaga hubo diferentes criterios médicos, ya que había distintas opiniones, y, lógicamente, el tiempo ha dado la razón a la que la forense Carmen Baena: "Bolinaga podía ser tratado en la cárcel de su cáncer", ya que no se cumplen los requisitos de la circular 1/2000. Bolinaga pasea por las calles de Mondragón, entra en bares, visita a amigos, casi un año después de su excarcelación; ha roto las estadísticas de los médicos buenistas, que le daban menos de un año de vida, entre 9 y 12 meses.

Ahora, el Gobierno está atado de manos y pies con este caso que tan mal huele, ya que sólo el juez de Vigilancia tiene potestad para retirar la libertad condicional al etarra, siempre que pidiera nuevos informes médicos que avalaran que no se cumple ninguno de los requisitos de la orden 1/2000. Sin embargo, el Gobierno sí que puede hacer algo. Podría iniciar los trámites y procedimientos legales oportunos para modificar la 1/2000 y, ya de paso, matizar una nueva redacción de los artículos 90 y 92 del Código Penal y 76 de la Ley General Penitenciaria para la concesión de la libertad condicional y terceros grados. Ningún terrorista de ETA ha delatado a otro para beneficiarse de terceros grados o libertades condicionales y, por tanto, no ha colaborado con las autoridades para esclarecer uno sólo de los más de 300 casos sin resolver de ETA. A este paso, dentro de 50 años, si verdaderamente ETA ha desaparecido, de la historia del terrorismo etarra sólo quedarán los más de 300 casos sin resolver, porque ningún Gobierno se quiere mojar modificando unas leyes o reglamentos que no especifican claramente que para obtener un tercer grado o la libertad condicional se tiene que colaborar para esclarecer estos casos sin resolver.

Cataluña
'De te fabula narratur'
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 15 Junio 2013

Pilar Rahola interrumpió sus tareas de panfletista en ese simulacro de organismo oficial que es el Consell Assessor per a la Transició Nacional y se fue a dar un garbeo por el Cono Sur. Durante su estancia en Argentina recogió suficiente información para pintar un cuadro tan veraz como desolador de lo que ocurre en ese país, donde el totalitarismo avanza a pasos agigantados obedeciendo a los caprichos de una megalómana y su séquito de aduladores. La versión de Rahola es impecable. Lo que pasó inadvertido a la testigo de este desquicio es que a ella, militante del secesionismo catalán, se le podría reprochar: de te fabula narratur, estás contando tu propia historia.
La patita del poder

En mi artículo "Artur y Cristina" me ocupé de las similitudes entre los procesos de involución totalitaria que se están desarrollando en Argentina y Cataluña, pero quien destaca ahora, sin quererlo, las similitudes es una protagonista y apologista de dicho proceso en el segundo escenario. En sus "Crónicas de K", que aparecieron en La Vanguardia entre el 5 y el 9 de junio, Rahola alude reiteradamente al miedo que pesa sobre la sociedad argentina y que ensombrece la vida política, económica, cultural, social e incluso familiar. Escribe el 5/6:

A pesar de relacionarme con periodistas, empresarios, intelectuales, cuyas voces siempre consideré sensatas y fuertes, esta vez los pensamientos se formulan con sordina y mirando por los costados, no sea caso que alguien escuchara más de lo debido. "¿Qué está ocurriendo?", pregunto con desazón, y la respuesta es la misma en cualquiera de las conversaciones: "K lo controla todo". Y del control a la represalia, cada día hay menos distancia en la Argentina de la Presidenta.

E insiste el 7/6:
Todo está "tocado", periodistas, intelectuales, entidades no oficialistas, empresarios, y nada escapa a la patita del poder, cuya tendencia a subir en decibelios la retórica populista camina pareja al enriquecimiento desorbitado de su casta de poder.

¿Y cómo funciona "la patita del poder" en Cataluña? Desde el simulacro de organismo oficial del que forma parte la panfletista Rahola hasta los medios de comunicación de la Generalitat, pasando por la prensa subvencionada y el teratológico aparato de propaganda secesionista igualmente subvencionado (Òmnium Cultural, Assemblea Nacional Catalana, Plataforma Pro Seleccions Esportives Catalanes, actos y exposiciones de desinformación histórica para mitificar e instrumentar el tercer centenario de la guerra dinástica de 1714, legiones de asesores y embajadores, etcétera), todo ello configura "la patita del poder" que exprime las menguadas arcas locales y, con ellas, el bolsillo de los ciudadanos. Sin olvidar "el enriquecimiento desorbitado de la casta de poder". Mientras, aquí también, los empresarios que asisten con espanto a la ruptura con España y con Europa, y los intelectuales y periodistas que comparten este sentimiento, optan por “formularlo con sordina y mirando por los costados” para salvaguardar sus intereses, los unos, y sus puestos de trabajo, los otros. La maquinaria secesionista es arrolladora y sube hasta límites insoportables los decibelios de su retórica.
Bunkers y trincheras

Al clima de crispación y desconfianza que tan bien describe Rahola se le aplica, una vez más, el de te fabula narratur. Y no me remito a la opinión de los hostiles Albert Boadella o Alejo Vidal-Quadras, sino a la del complaciente Antoni Puigverd (LV, 7/6):

Cada vez es más difícil cenar en paz con amigos de ideas políticas diferentes a las tuyas. En Catalunya, en los últimos tiempos, se está imponiendo una nueva ley no escrita: mejor no hablar de política. "¡Pero si todo el mundo habla de política!", me dirán. Sí, pero sólo cuando están seguros de contar con el clima favorable. Se habla de política sólo en los bunkers y trincheras.

El miedo tiene nombre en Argentina. Se llama Guillermo Moreno y no es ministro, como repite tres veces Rahola (7/6), sino todopoderoso secretario de Comercio Interior. Este energúmeno recibe a los empresarios con un revólver sobre la mesa y no vacila en proferir obscenidades contra estos y sus esposas. No hay nada parecido en Cataluña, pero… Moreno es un enemigo acérrimo de la libertad de comercio que aprobaría a pies juntillas las impugnaciones de la Generalitat contra la unidad de mercado. Y no conforme con adulterar las estadísticas del coste de la vida, que él controla, moviliza a los matones del clan kirchnerista La Cámpora para que vigilen los precios e intimiden a los comerciantes. Sus clones catalanes los intimidan aplicando multas ilegales a las tiendas que rotulan en castellano.
Adueñarse del Barça

Se asombra Rahola del uso político que hace el kirchnerismo del fútbol (7/6), sin darse cuenta de que estamos en pleno auge de la campaña de Artur Mas y Sandro Rosell para adueñarse del Barça y convertirlo en instrumento del movimiento secesionista. No sólo lo segregan irresponsablemente del resto de la afición deportiva española y mundial, embanderándolo en un proceso sectario y endogámico, sino que además le endilgan una nueva camiseta donde el símbolo nacional catalán está polucionado por la propaganda de un emirato tribal adscripto al fundamentalismo islámico.

Rahola se escandaliza, con razón, porque el régimen kirchnerista está negociando un acuerdo exculpatorio con los jomeinistas que provocaron una masacre en Buenos Aires al atentar contra una institución judía (6/6). Se escandaliza sin pensar que de te fabula narratur, es tu propia historia. No sólo porque los secesionistas entran en componendas ostentosas con ese emirato cuya versión del islamismo es la que fomenta la yihad contra nuestra civilización, sino también, y sobre todo, porque el brazo fuerte del secesionismo, esa ERC que lleva la batuta, es la misma que urde alianzas electorales con Amaiur, una de las franquicias del entramado proetarra. Y la sigla ETA es inseparable del recuerdo de la masacre de Hipercor en Barcelona y la de la casa cuartel de la Guardia Civil en Vic, como el nombre de Irán lo es del recuerdo de la masacre de la AMIA en Buenos Aires.

En fin, Rahola describe con precisión implacable la deriva totalitaria del régimen kirchnerista (5/6):
El discurso de K es simple como el de todos los K: "Yo soy el pueblo; quien está contra mí está contra el pueblo; y la democracia me sirve a mí, porque soy el pueblo". Y es así como K va desmontando los pilares de la democracia, mete su pataza en los distintos poderes, desde el judicial, el empresarial, el social o el periodístico, hasta contaminarlos y confundirlos, y por el camino de intentar dominar autárquicamente a una sociedad plural y compleja, está consiguiendo paralizarla. (…) Una Mesías que se vende como salvadora de la patria; un miedo que recorre la espina dorsal del pensamiento libre; un gobierno que totaliza su poder hasta la asfixia, y un país roto en canal, dividido a lado y lado del maniqueo discurso del poder.

Quien lea esta imputación punto por punto, cambiando el género donde corresponda, entenderá el porqué del de te fabula narratur: "Soy el pueblo", "quien está contra mí está contra el pueblo", "mete su pataza en los distintos poderes, desde el judicial, el empresarial o el periodístico", “dominar autárquicamente a una sociedad plural y compleja”, “Mesías”, “salvadora de la patria”, “un país roto en canal, dividido a lado y lado del maniqueo discurso del poder”. Allá, por ejemplo, el proyecto de elegir mediante votación bajo siglas de partidos políticos a los miembros del Consejo de la Magistratura que elige, asciende y destituye a los jueces. Acá, terminar con los fallos adversos del Tribunal Constitucional, la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña mediante la creación de un Poder Judicial endogámico y bien predispuesto con las jerarquías locales.
Catecúmenos dóciles

Rahola olvida mencionar que en Argentina existe un movimiento de catecúmenos dóciles, dispuestos a avalar los peores desafueros del kirchnerismo. Se llama Carta Abierta. Escriben, rindiendo pleitesía a Cristina, con la misma sumisión ciega con que Rahola ensalza la última voltereta táctica de su Mesías salvapatrias (LV, 12/6):

Aunque está claro que el discurso de Mas presenta muchas incógnitas, la mayoría de ellas vinculadas a la estrategia que seguir, también es un hecho que no se mueve del guión. Y el guión ya no es cómo gobernar la autonomía, sino cómo convertirse en una soberanía completa. Ergo, ya no se trata del posibilismo servil, sino del salto hacia delante del compromiso nacional, más allá de las enormes dificultades que se plantean. De aquí que Mas tenga mirada de estadista y no de gestor de Diputación maquillada. Y de aquí también que sea visto, por los defensores del statu quo español o del panzacontentismo catalán, como un iluminado.

A quienes piensan por sí mismos, apartándose del rebaño, los kirchneristas los tildan de vendepatrias y oligarcas, y los secesionistas de botiflers y españolistas. Rahola suma a estas acusaciones, y a la de autoodio, la de panzacontentismo. Para los totalitarismos no hay alternativas: o eres un hombre-masa mimético, según la definición de Ortega y Gasset, o eres un traidor.

Monserga catalana
Carlos Herrera ABC 15 Junio 2013

Todo es posible en esa mediocre Cataluña preñada de oportunistas y vocingleros baratos

SER catalán es estupendo, pero trabajosísimo. Has de pasar el día sorteando obstáculos: los propios de la vida cotidiana y los que te ofrece el inquieto sino de la catalanidad. Qué somos, de dónde venimos, adónde vamos. El nacionalismo omnipresente ha ido diseñando día a día el perfil del catalán correcto, el decálogo ineludible de todo buen ciudadano, y ha establecido, asimismo, las penalidades que supone apartarse de la verdad establecida. Así, el buen catalán debe tener un criterio unitario acerca de cuestiones históricas de dudosa interpretación y debe aprenderse al dedillo el rosario de afrentas históricas que han condicionado su devenir. Educados convenientemente en las escuelas, las nuevas generaciones de catalanes no dudan de que 1714 fue un año de rebeliones sofocadas por el poder represor español y de que el resto de años hasta nuestros días no ha sido más que una permanente afrenta en la que la perversa centralidad peninsular ha ahogado y reprimido –mediante la fuerza y la sangre– la libertad de los ciudadanos del principado. Así todos los días. Qué cansancio.

Tras no pocas extravagancias políticas y sociales, tras no pocos millones de euros malgastados en chiquilladas, el inmaduro presidente de la Generalitat ha salido a los medios con el gesto contrito a manifestar una impotencia: lo de la consulta independentista no es tan urgente ni tan imprescindible. Después de consumir meses enteros de la vida política catalana hablando sólo y exclusivamente del derecho de los catalanes a transformarse en Pueblo Elegido, el inconsistente de Artur Mas ha reaparecido asegurándole a su electorado que lo principal no es votar sobre lo que no se puede ser, sino administrar de la mejor manera los bienes comunes al objeto de garantizar una vida mejor a los ciudadanos que viven bajo su amparo. Ya no es imprescindible votar a lo largo de esta legislatura. Ya no es taxativo lo que diga la mayoría, por exigua que sea. Ya no es prioritario conocer el estado de opinión de los seis o siete millones de criaturas que viven en Cataluña. Hasta los medios informativos catalanes, tan dados a la entrega ciega por la causa, se lo están pensando. Seguramente mienten todos, pero los mismos que han llenado páginas y páginas de periódicos y horas y horas de radio a pontificar sobre la tierra prometida, a asegurar que el paraíso estaba a la vuelta de la esquina, a denostar a aquellos que desconfiaban de tanta felicidad programada en virtud de la soberanía futura, están recogiendo las velas y dando a entender que la cosa no está tan clara, que no se puede establecer relación directa entre independencia y felicidad y que la libertad no suele coincidir con aquellos lugares donde se encuentran los patriotas exaltados.

Mas ha aparecido vestido de esa impotencia que muestran los ilusos que se aperciben que el sol no es escalable. Lo único que ha conseguido es alimentar a sus temporales socios de ERC, esos primates ideológicos que se frotan las manos gracias a la habitual tontuna de la derecha catalana: las encuestas señalan –con toda la prevención que exige una encuesta hecha en Cataluña– que el «sorpaso» se produciría de mediar elecciones en este momento. Demasiado para las familias del poder, ese acopio de incompetentes que ha alimentado editoriales conjuntas de periódicos subvencionados y manifestaciones organizadas por ellos mismos que han acabado por condicionar al mismo poder y llevarlo a su rotundo fracaso. Todo es posible en esa mediocre Cataluña preñada de oportunistas y vocingleros baratos, repleta de publicistas de la ira y de corruptos gestores del despilfarro.

Todo el esfuerzo de estos meses baldíos se queda en poco. En un «ya veremos». En un «vamos a ocuparnos de seguir comiendo». Todos aquellos a los que han linchado por mantener lo absurdo del devenir de tanta monserga deben estar perplejos. Ni siquiera ellos podían haber calculado tan repentino encogimiento.

ETA Y LOS FALSOS RELATOS
IÑAKI EZKERRA ABC  15 Junio 2013

«Es muy loable y hermoso que hayan cambiado tanto quienes cometieron aquella infamia. Pero sería más hermoso y loable aún que pidieran perdón. A las víctimas y a la ciudadanía. En nombre de la Justicia, la dignidad, la verdad, la memoria... En nombre del relato democrático»

DESDE hace un tiempo hay quienes hablan mucho de «el relato de ETA», del «peligro de que ETA imponga su relato». Quizá porque uno tiene un concepto demasiado alto del arte de narrar, le choca que se use, para referirse a una banda armada, un término que apela a dicho arte y que es un obvio eufemismo. ¿De dónde ha salido esto del relato? Quienes hemos estado toda la vida en la resistencia vasca frente el terrorismo hemos hablado siempre de «la mentira, la patraña, la matraca, las tonterías de ETA». Invocar un género literario para denominar el rollo macabeo que se está contando a sí mismo un grupo de matones es atribuirles a éstos una dignidad intelectual de la que carecen. Y presentar hoy ese hecho como inédito es ignorar el carácter genuinamente fantasioso de esa organización o sobreactuar la reacción ante ella para magnificar su capacidad de imponer nada, ni el relato ni el poema ni la comedia. Aclarado esto, y salvando las reservas expuestas, aceptaré el vocablo «relato» aunque sólo sea para entendernos y convenir en lo que ciertamente tienen de falseamiento de la realidad los pinitos retóricos que amaga la galaxia Bildu o las conclusiones que hizo públicas el 27 de mayo el llamado «Foro Social para impulsar el Proceso de Paz» y que afortunadamente no han encontrado eco fuera del ámbito de lo que llaman «la izquierda abertzale». Que el socialismo vasco no participara en ellas las condena a un puro ejercicio de solipsismo aunque el hecho de que, al descalificarlas, Patxi López puntualizara que «una cuestión aparte es la de los presos» deje abierta una puerta inquietante.

Más preocupante que el Foro Social es la reciente entrega del Premio Guernica, que recogieron las hijas del presidente del PSE-EE y de Otegi. Aquella pantomima debe alertarnos por dos razones: porque fue un alegato a favor de la excarcelación de «los que trabajan por la paz», y porque los socialistas vascos estuvieron metidos en ella hasta las orejas. El partido de Patxi López estuvo allí representado no ya sólo por sus mullidores, el matrimonio Egiguren, sino por una jugosa representación encabezada por José Antonio Pastor e Idoia Mendia. Aquel acto no sólo fue una operación de falsificación del relato del terrorismo, sino la escenificación de que ésta cuenta con la bendición oficial socialista. Nada allí fue inocente. El propio repaso que la niña hizo de la reciente historia vasca con voz de alumno del colegio San Ildefonso cantando el Gordo de la Navidad fue algo más que un relato. Fue un cuento chino. Agradecer, como hizo la teledirigida criatura, «el trabajo por la paz de todos los lehendakaris porque todos han hecho lo que han podido» es no sólo un chiste macabro sino una hiriente lección de desmemoria. Y añadir el «pero sólo uno lo ha conseguido; gracias, Patxi» es sacar matrícula de honor en un curso intensivo de deshonor, sectarismo, tergiversación de la verdad y obscena publicidad política.

No, guapa, tus mayores te han enseñado mal la lección. No es verdad que todos los lehendakaris lo han hecho bien. No lo ha hecho bien ninguno de ellos. Por eso ha durado tanto esta pesadilla. No lo hizo bien aquel Garaikoetxea que atribuía la supervivencia del terrorismo en democracia a la frustración estatutaria, y que ponía un cadáver sobre la mesa del Gobierno para arrancar cada transferencia. No lo hizo bien aquel Ardanza de los años de plomo que se ponía la chaqueta cruzada del dontacredismo institucional para decir aquello de «señores de ETA, dejen de matar», mientras permitía que naciera y creciera la llamada «kale borroca». No lo hizo bien ese Ibarretxe que pactó con el mundo totalitario el chantaje de Lizarra. No lo ha hecho bien Patxi López, que aplaudió la legalización de una ETA que ni se ha disuelto ni ha recorrido el camino hacia la democracia. Atribuirle a él la desaparición de los atentados, o sea, un logro de la política antiterrorista y de la ilegalización de Batasuna, es una falsificación histórica que, puesta en labios de una cría, redobla la bajeza moral de quien la urdió. No, hija, tu corta edad no va a servir para que tus padres nos cuelen una trola. Aquel día en Guernica no sólo se falsificó el relato de ETA sino el de la Guerra Civil y la propia asignatura de ética. Utilizar el drama de las bombas que se cobraron 126 vidas en un tiempo lejano de guerra para desdramatizar las bombas que se han cobrado 857 vidas en un presente tiempo de paz es una vileza. Y en ella ha estado el Partido Socialista de Euskadi. Aquel premio que invoca a las víctimas las negó. Aquel día Guernica negó a Guernica. Y el matrimonio Egiguren nos obsequió con esas lágrimas de cocodrilo a las que se ha aficionado alarmantemente en los últimos tiempos mientras miraba a su hija invocar a Dios de memorieta y reducir medio siglo de tragedia terrorista a un numerito de función colegial: «Pido a los vascos y españoles que recen por la víctimas?»

Hay una breve y famosa película que hoy puede hallarse en Internet en la que Franco y su esposa le hacen a su pequeña hija enviar un mensaje de paz planetario en la misma clave de oración usada por María Egiguren y que es un similar ejercicio de ventriloquía paternofilial. En ella, el general le dice a Carmencita: «Oye nena, ¿quieres decir algo a los niños del mundo?» La cría hace como que duda ?«Bueno, ¿pero qué les digo?»? a lo que Franco responde: «Lo que quieras». En ese instante la niña entorna los ojos y dice, en efecto, lo que quiere, lo que diría espontáneamente cualquier chavala de su edad: «Pido a Dios que todos los niños del mundo no conozcan los sufrimientos y las tristezas que tienen los niños que aún están en poder de los enemigos de mi patria a los que yo envío un beso fraternal». La cinta acaba con el brazo en alto de la menor y un «viva España». ¡Pura espontaneidad!

Es una elocuente ironía del destino que los Egiguren acabaran imitando esa iniciativa del matrimonio Franco en un acto que pretendía condenar la guerra del 36 y cantar a esta paz de ETA, que tiene en común con aquella el sello cementerial. Y es gratamente significativa en este contexto la iniciativa de Carlos Urquijo, miembro del PP vasco y delegado del Gobierno en esa comunidad, de pedir al alcalde de Guernica las actas del jurado de ese premio por si fueran constitutivas de delito. Como también es significativa la presencia del PSE-EE en aquella farsa, pues supone su expresa renuncia a presentar un honesto relato de lo ocurrido que enlaza con los errores cometidos en los gobiernos bicolores de Ardanza. No. Todo esto no es nuevo aunque cierto relato nos lo quiera presentar como tal. Aquí no sólo ETA hace falsos relatos. Hace poco la reaparición escénica de Jonan Fernández sirvió para que UPyD, partido muy volcado en la tarea de impedir que el relato de ETA se imponga, nos recordara todo de este personaje: su pasado de edil batasuno, su plataforma Elkarri, la lotería que le concedió Ibarretxe a ésta... Todo excepto un dato que compromete a la propia Rosa Díez y a buena parte de su entorno postsocialista: quien declaró a Elkarri «de utilidad pública» el 27 de enero de 1998 no fue Ibarretxe, sino el Gobierno Ardanza del que formaba parte el PSE-EE y la misma Rosa Díez. Es muy loable y hermoso que hayan cambiado tanto quienes cometieron aquella infamia. Pero sería más hermoso y loable aún que pidieran perdón. A las víctimas y a la ciudadanía. En nombre de la Justicia, la dignidad, la verdad, la memoria... En nombre del relato democrático.

Mascarada en Biarritz (Bolinaga y el olvido)
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 15 Junio 2013

Mientras la sociedad vasca se va deshaciendo precipitadamente de los contrafuertes colectivos de la época de la resistencia al terrorismo de ETA (la disolución de Gesto por la Paz, por ejemplo) y la del resto de España prefiere no oír hablar ni leer nada de asunto tan trágico como manido, la muchachada delincuente se apresta a seguir marcando el ritmo del final de su trayectoria sanguinaria con un blanqueo histórico que transforme para la posteridad a los pistoleros en épicos luchadores por la patria.

La mascarada de este sábado en la ciudad vasco-francesa de Biarritz en la que una veintena de supuestos “exiliados” vinculados a ETA por delitos de sangre, ya prescritos, por complicidad o por simpatía, reclamarán el regreso al otro lado de la muga y el derecho a ser interlocutores en no se sabe qué negociación con los gobiernos de París y Madrid, forma parte de los particulares coros y danzas del folklore, entre desaliñado y funerario, con que la banda se hace notar para advertirnos de que, aunque no mata, está lejos de haber renunciado a seguir sombreando la realidad vasca y de España entera y, sobre todo, que sigue decidida a que el storytelling de su carpetazo terrorista lo escriban sus mercenarios amanuenses y en ningún caso los historiadores honrados.

En definitiva, se trata de una “escenificación” del retorno de sus “exiliados” dando por sentado que ellos lo son y que la democracia española es una patraña por más que centenares de sus cómplices intelectuales -los cargos públicos de Bildu y sus variantes- sienten sus posaderas en el Parlamento nacional y en el vasco, en las Juntas Generales, en las Diputaciones y en los Ayuntamientos de Euskadi y de Navarra. Ellos ya saben que tanto en Bilbao con los nacionalistas y como en Madrid con algunos populares, se entona el mantra de que “por la paz un avemaría”. El lendakari Urkullu ya tiene preparado un plan de reinserción a modo de pisto a la bilbaína: mete en el mismo saco a los terroristas y a sus supuestos “torturadores” para que así todos tengan una cuota de culpabilidad de modo tal que al final todo haya sido una funesta consecuencia del “conflicto” entre Euskadi y España.

El tal plan del PNV -que acaso llegue a aprobar el imprevisible PP vasco- incluye la creación del Instituto de la Memoria que se ubicará exactamente donde están pensando muchos de ustedes: en Guernica. El mejor de los lugares, porque -en el permanente e inmoral juego de ambigüedad que se traen los nacionalistas desde hace décadas- siempre quedará la duda de si allí lo que se recuerda es el bombardeo de los nazis y fascistas aliados con Franco, perpetrado el 26 de abril de 1937, o la tragedia de las centenares de víctimas de la banda terrorista, de sus miles y miles de parientes y amigos y de los centenares de miles de vascos huidos, coaccionados y arruinados.

El aldabonazo de advertencia lo dio el pasado lunes en El Periódico de Catalunya el filósofo Reyes Mate (imprescindible su ensayo La herencia del olvido, Premio Nacional de Ensayo 2009) que, glosando la disolución de Gesto por la Paz, subrayaba que “en aquella sociedad vasca había cómplices como el mundo abertzale, había calculadas distancias, como la de la Iglesia vasca, había silencios vergonzantes, porque la palabra crítica costaba cara y pocos tienen maderas de héroes”. Pero, como bien advertía Mate, “ha llegado la hora de las cuestiones pendientes”. Todas son de orden moral según el filósofo que reconoce, como muchos intuimos, que el entorno etarra “tiene medios institucionales para imponer relatos y memorias a su antojo, pero si no se enfrenta críticamente a su pasado impedirá un nuevo comienzo de la sociedad vasca” porque “si la respuesta a tanta violencia, ejercida o amparada es el olvido, ¿qué impedirá volver a ella, aunque sea bajo otras formas, si al final todo se olvida?”.

“Escenificación” del retorno de sus “exiliados” dando por sentado que ellos lo son y que la democracia española es una patraña

Reyes Mate tiene razón: la maquinaria del olvido selectivo se ha puesto en marcha como un artefacto infernal. La descomposición de las agrupaciones de víctimas está marcada por el error del Gobierno, el error más lacerante, incomprensible y ultrajante de todos los posibles, al propiciarla libertad de Josu Uribetxebarria Bolinaga, carcelero de Ortega Lara quien, según el Ministerio de Interior, estaba tan enfermo terminal que no probaría el turrón navideño de 2012 y sin embargo chiquitea en la temporada primavera-verano de 2013 en su Mondragón natal para escarnio de las víctimas que, desquiciadas por las contradicciones de unos y de otros,necesitarían ser rescatadas del desconcierto en que están sumidas.

Por eso, en el aquelarre de hoy en Biarritz todos quieren ser Bolinaga: libres, en casa, orgullosos de sus crímenes y amparados por la desmemoria colectiva y legatarios de la herencia del olvido. Pasa lo que, de nuevo, Reyes Mate escribe: “Estamos perdiendo un tiempo precioso y vemos que no ocurre nada nuevo (…) aunque se vaciaran mañana todas las cárceles, aunque Sortu ganase todas las elecciones, aunque el pueblo vasco se entregase a una vida feliz sin sombra de mala conciencia, aunque un manto de silencio cubriese la superficie del territorio vasco, estarían las victimas pidiendo justicia.

Esa demanda ya es imborrable porque no hay manera de saldarla, por eso siempre estará ahí". Algunas -muchas víctimas- han desistido moralmente desarboladas ante la insultante libertad del carcelero atroz de Mondragón y la mascarada impune de la muchachada delincuente en Biarritz.

Cataluña
“Solo queremos lo mejor para nuestros hijos, por eso reclamamos bilingüismo”
Un grupo de padres de alumnos de San Cugat crea la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) para exigir a la administración que el catalán y el castellano (y, si es posible, también el inglés) sean lenguas vehiculares de forma equilibrada en la enseñanza pública o concertada. Los promotores confían en que la iniciativa se extienda a otras localidades de Cataluña.
Alejandro Tercero www.vozbcn.com 15 Junio 2013

“Somos un grupo de padres que queremos lo mejor para nuestros hijos, por eso reclamamos una educación bilingüe o trilingüe”. Este es el principal argumento que han esgrimido los impulsores de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) en San Cugat, que se ha presentado este viernes en un acto público ante más de un centenar de personas que han llenado una sala municipal de la localidad barcelonesa, superando la expectativas de los promotores.

Los padres han explicado que su proyecto pretende conseguir que uno o varios colegios públicos o concertados en San Cugat ofrezcan la enseñanza con el catalán y el castellano (y si es posible, también el inglés) como lenguas vehiculares “en una proporción equivalente”, tal y como establecen los tribunales “y el sentido común”.

Los promotores de la AEB han subrayado que en San Cugat (Barcelona) hay tres centros educativos privados que ofrecen ese modelo, pero con unos precios que alcanzan hasta los 1.000 euros mensuales, lo que hace que sea una opción solo al alcance de unos privilegiados. Sin embargo, han subrayado que, a pesar del elevado coste, esos colegios están llenos -con cerca de 2.000 alumnos-, lo que demostraría que sí existe demanda del modelo trilingüe.

“Somos más de los que a veces nos creemos”
Uno de los padres, Pere Sobrevía, que ha ejercido de maestro de ceremonias, ha declarado a LA VOZ DE BARCELONA que la idea del proyecto surge de la “inquietud” de varias personas con hijos en edades escolares que coinciden en considerar esta situación como “una problemática” frente a la que han considerado que “hay que movilizarse”. Sobrevía ha insistido en que la iniciativa nace “a nivel particular”, al margen de partidos políticos y organizaciones, y que el objetivo es sumar el mayor número de padres posible.

En su caso particular, ha señalado que se ve obligado a desplazar a sus dos hijos a un centro concertado de Barcelona que ofrece educación en catalán, castellano e inglés porque no hay ninguno sostenido con fondos públicos que ofrezca ese modelo en San Cugat. Según Sobrevía, el bilingüismo escolar “no solo creemos que es lo mejor para nuestros hijos, sino una forma de hacer país“.

Juan Ramón Brustenga, que además de tener hijos en edad escolar es profesor, ha explicado que “somos gente que nos conocíamos y que pensábamos lo mismo”, por lo que decidieron dar un paso más para conseguir que la situación de las aulas refleje la normalidad de la sociedad. “Somos más de los que a veces nos creemos”, ha indicado.

En su intervención ha detallado la situación educativa de la ciudad, que cuenta con once escuelas públicas de Primaria, cuatro institutos públicos de Secundaria, siete escuelas concertadas y tres colegios privados. El proyecto lingüístico de todos los centros públicos es exclusivamente en catalán; alguna de las concertadas da alguna asignatura en castellano; mientras que solo los colegios privados ofrecen un modelo trilingüe equilibrado, pero a unos precios inalcanzables para la mayoría de la población.

“Queremos lo mismo que nuestra alcaldesa”
Otro de los padres que colabora en la iniciativa, y que también actúa como asesor de la plataforma, es el presiente de Impulso Ciudadano y ex diputado autonómico de Ciudadanos, José Domingo, quien ha señalado que el proyecto ha surgido en las últimas semanas y tiene la vocación de que se extienda a otras localidades catalanas. “Si al final de año conseguimos que haya 50 asambleas similares en 50 municipios sería trascendental”, ha señalado.

Domingo ha sido especialmente crítico con la “hipocresía” de algunos políticos nacionalistas:
“Los hijos de la alcaldesa de San Cugat [Mercè Conesa, de CiU] van a una escuela trilingüe. Nosotros queremos lo mismo que nuestra alcaldesa, queremos lo mejor para nuestros hijos, queremos el modelo trilingüe, pero gratis, o al menos, sin tener que pagar 1.000 euros al mes. Lo que no es de recibo es que, luego, cuando llega la hora de las votaciones en el pleno del Ayuntamiento aprueben una moción que dice que el modelo de éxito, el que favorece la cohesión social y a la igualdad de oportunidades, es el de inmersión lingüística obligatoria en catalán, que es curiosamente al que no lleva sus hijos la alcaldesa. Oiga, ¿el modelo que dice que es el mejor no lo aplica a su familia? Es una contradicción, un cinismo, una hipocresía social o una verdadera desigualdad fomentada desde el poder. ¿Por qué no se somete ese modelo al derecho a decidir? Curiosamente, jamás se hace una pregunta en ese sentido en las encuestas oficiales. Los políticos dicen que la inmersión lingüística es el modelo que quieren los catalanes: pues resulta que la alcaldesa del partido que dice eso no lo quiere para su familia. Aquí hay mucha demagogia”.

Padres de varias localidades se interesan por la iniciativa
Entre el público se encontraban algunos representantes locales y autonómicos del PP, de Ciudadanos y de UPyD, que han escuchado atentamente las propuestas de los padres, quienes les han instado a apoyar institucionalmente sus peticiones -también ha dado apoyo a esta iniciativa Convivencia Cívica Catalana-. “De hecho, la alcaldesa está de acuerdo con nosotros”, han ironizado en referencia a la opción que ha elegido para sus hijos.

En las próximas semanas está previsto que se constituya oficialmente la asamblea en San Cugat, si bien el acto ha servido para contactar con personas interesadas en poner en marcha otras asambleas similares en Sabadell, Rubí y Hospitalet, localidades de la provincia de Barcelona.

Durante el turno de preguntas se ha comprobado la buena aceptación que la iniciativa ha tenido entre los asistentes, alguno de los cuales ha advertido de lo ambicioso del proyecto. Como si fuese una metáfora de las dificultades que estos padres deberán superar, a la entrada del centro municipal un gran cartel anunciaba unas charlas patrocinadas por el Ayuntamiento y protagonizadas por Màrius Serra, Muriel Casals y Xavier Bru de Sala, todos ellos conocidos por su activismo en contra del bilingüismo escolar.

Covite urge a España y Francia a promover la detención "inmediata" de etarras en Biarritz?
Foro Ermua 15 Junio 2013

El Foro Ermua secunda la denuncia de COVITE

“Terroristas en busca y captura se presentaron ante los medios de comunicación con total impunidad”

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, urge al Ministerio del Interior del Gobierno de España a recurrir a la colaboración en materia antiterrorista con Francia para promover, de inmediato, la detención de los terroristas huidos con causas pendientes que ayer dieron una rueda de prensa en Bayona y que mañana podrían personarse en Biarritz para volver a comparecer ante los medios de comunicación.

Las víctimas del terrorismo que integran Covite denuncian que ayer asistieron a un hecho insólito, en el que terroristas en busca y captura se presentaron ante los medios de comunicación con total impunidad. El Colectivo añade además que de no impulsarse la inmediata detención estos criminales, este país asistirá a la quiebra total del Estado de derecho en materia antiterrorista. Entre los terroristas que ayer estuvieron en la localidad francesa de Bayona se encuentran etarras como Jokin Aranalde Olaondo, en paradero desconocido desde 2004. Se fugó en 2002 después de ser procesado por un delito de integración en ETA y su delito aún no ha prescrito.

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo también ha enviado esta mañana una comunicación urgente al ministro del Interior del Ejecutivo francés, Manuel Valls. En ella, Covite pone en conocimiento del jefe de la Policía gala que mañana tendrá lugar un acto en la Sala Irati de Biarritz en el que podrían participar terroristas de ETA buscados por la Justicia española y contra quienes se han podido dictar órdenes internacionales de búsqueda y captura. Por todo ello, Covite ha instado a las autoridades francesas a identificar a las personas que participen en el acto y a arrestar a quienes tengan causas pendientes con la Justicia.

EL INFORME REVELA DECENAS DE SUPUESTOS CASOS DE DISCRIMINACIÓN LINGÜÍSTICA
"¡Háblame en castellano, imbécil!": un estudio financiado por CiU denuncia acoso al catalán
José Luis Lobo El Confidencial 15 Junio 2013

Ocho de abril de 2013. Dos agentes del Cuerpo Nacional de Policía entran en un vagón del tren regional que cubre el trayecto entre Barcelona y Figueres, dejando a su paso la puerta abierta. Un pasajero se dirige a ellos y, amablemente, les dice en catalán si pueden cerrarla. "En español o nada", le responde uno de los policías, que exige al joven su documentación e insiste: "Aquí se habla en mi idioma". El viajero protesta, de nuevo en catalán, y el agente le suelta un exabrupto: "¡Usted es un imbécil!".

Este episodio está incluido en un reciente y exhaustivo informe sobre la supuesta discriminación lingüística que sufren algunos catalanoparlantes en Cataluña por parte de funcionarios de la Administración del Estado destinados en aquella comunidad autónoma. El estudio, que recoge hasta 40 "casos graves" similares al ya descrito, ha sido elaborado por la Plataforma per la Llengua, una entidad de defensa del catalán financiada y apadrinada por el Gobierno autonómico de Artur Mas. El año pasado recibió una subvención oficial de más de 550.000 euros.

Aeropuerto de Palma de Mallorca. Dos guardias civiles piden la documentación a Iván Cortés y su novia, que se disponen a embarcar rumbo a Londres. El joven se dirige a ellos en catalán y les entrega su pasaporte y el de su pareja. Uno de los agentes, en tono agresivo, le exige que se exprese en castellano. Un tercer guardia aparece en escena, sujeta al pasajero y, con la ayuda de sus dos compañeros, lo conduce a una pequeña oficina, donde es golpeado en la cabeza y el estómago. Al entrar otros dos agentes y preguntar qué sucedía, uno de ellos responde: "Que el chaval le ha hablado en catalán y al cabo se le ha ido la mano".

Cortés denunció las agresiones, y dos años más tarde la Audiencia de Palma condenó a uno de los guardias civiles al pago de una multa de 1.200 euros como autor de una falta de lesiones. Pero, como sostiene el informe de Plataforma per la Llengua, "una parte muy importante de este tipo de casos de discriminación y vejación por motivos lingüísticos no queda registrada, porque los ciudadanos no lo denuncian a entidades, instituciones públicas o medios de comunicación".

"Porque lo digo yo"
Paso fronterizo de Andorra. Una pareja de la Guardia Civil da el alto a una mujer y su amiga, que se dirigen a Barcelona. La conductora pregunta a uno de los agentes, en catalán, cuál es el motivo de la retención, y éste le replica: "Yo no tengo por qué entenderla. Esto es España y le exijo que me hable en la lengua del país". La joven argumenta entonces que tiene derecho a expresarse en catalán porque es una lengua cooficial en esa comunidad autónoma, pero el guardia civil la corta en seco: "Aquí se habla en español porque esto es España; y porque lo digo yo, y punto pelota. Y al próximo comentario les pongo los grilletes".

La Plataforma per la Llengua recuerda que el Estatuto de Autonomía garantiza el derecho de los ciudadanos catalanes a expresarse en esa lengua ante todas las instituciones públicas, incluidas las de ámbito estatal radicadas en Cataluña. La misma norma también avala el derecho a dirigirse por escrito en catalán a los organismos constitucionales y jurídicos que se encuentran fuera del territorio catalán. El estudio admite que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, de junio de 2010, señala que ese derecho se ha de regular mediante una ley estatal, pero advierte que aún no se ha aprobado.

Estos casos de supuesta discriminación, según el informe financiado por la Generalitat, "muestran los déficits democráticos del Estado español con relación a los derechos lingüísticos de los ciudadanos residentes en los territorios de habla catalana", en alusión a Cataluña, Baleares y la Comunidad Valenciana. La Plataforma per la Llengua argumenta que no sólo los estatutos de autonomía de esas tres comunidades garantizan esos derechos, sino también "la Carta Europea de las lenguas regionales y minoritarias, firmada y ratificada por el Estado español y, por tanto, de obligado cumplimiento".
Recortes de Prensa   Página Inicial