AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 19 Junio 2013

De unicornios y estímulos monetarios
Antonio España El Confidencial 19 Junio 2013

Seguramente han oído hablar ustedes de los unicornios, seres mitológicos que llegaron a ser muy conocidos en la Europa de la Edad Media y el Renacimiento y que se asemejaban a un caballo con un único cuerno con forma de espiral naciéndole de la frente y de color típicamente blanco, simbolizando la pureza. Considerado indomable y muy difícil de cazar, se trataba de un animal muy buscado en aquella época, dado que se creía que su asta actuaba como antídoto de cualquier veneno y de medicina contra toda enfermedad. Por ello, no era raro que reyes y nobles les compraran a comerciantes y aventureros polvo de cuerno de unicornio, de la misma forma que hoy vemos a economistas vendiéndoles a nuestros gobernantes las propiedades mágicas del dinero de papel.

Como, por ejemplo, el nobel Joseph Stiglitz, que la semana pasada en su blog en el NY Times alababa a Japón como auténtico role model en la apuesta decisiva por el cuerno de unicornio (NY Times, "Japan Is a Model, Not a Cautionary Tale", 9/6/2013). Como si el Banco de Japón (BoJ) no hubiera ensayado con anterioridad políticas monetarias expansivas con escaso o nulo éxito. Quizás sería interesante recordar que entre junio de 1991 y diciembre del 2000 los tipos de interés en aquel país cayeron de un 6% a un 0,25%, mientras que la tasa de crecimiento interanual del balance del BoJ pasó del 6% en junio del 91 al 46,6% en marzo del 98. ¿Resultado? Un crecimiento medio del PIB del 1,2% y de la producción industrial del 0,1%. Era cuerno de narval.

Y es que, del mismo modo que los vendedores de pócimas mágicas de la Edad Media estaban más interesados en hacer un lucrativo negocio a costa de la ingenuidad de sus víctimas, no cabe esperar de los proponentes de soluciones monetaristas, sean estos Gobiernos, bancos centrales, entidades financieras o economistas profesionales, otra cosa que no sea perseguir su propio interés, aun en perjuicio de los ciudadanos, cuando favorecen la impresión de dinero como si tuviera los mismos efectos que el asta de unicornio.

Cuando hablo de 'imprimir' les ruego lo entiendan como una representación esquemática del proceso de creación de dinero ex nihilo llevado a cabo por bancos centrales e instituciones financieras. Una forma de expresión que quiere transmitir visualmente la idea de la creación de dinero de la nada y que abarca no sólo la fabricación de billetes físicos, sino también la anotación de asientos contables en los libros de la autoridad monetaria –cuando esta crea dinero expandiendo su balance– y de los bancos comerciales –cuando crean dinero concediendo créditos sin el respaldo del ahorro.

Pues bien, el sistema económico actual, basado en el control centralizado de la creación de dinero por el Estado, que fue alumbrado durante el siglo XX a raíz del auge del intervencionismo y la acumulación de poder estatal en detrimento de la libertad de los ciudadanos, no constituye sino la confluencia de los intereses del Estado y de un sector bancario basado en el privilegio de la reserva fraccionaria (Monetae Mutatione, "Acabemos con la reserva fraccionaria", 4/10/2011).

Es evidente que el Estado, liberado desde 1971 del corsé impuesto por el patrón oro, es el primer y mayor beneficiado del sistema monetario vigente. No en vano, gracias a la capacidad de imprimir moneda disfruta de una forma bastante más opaca que los impuestos para financiar su expansión, pudiendo incurrir en déficits que difícilmente serían asumibles en otro tipo de esquema sujeto a las reglas del libre mercado.

Porque la magia del esquema actual permite al Estado crecer y expandirse en cualquier fase del ciclo económico ya que (1) durante la gestación y desarrollo de la burbuja aumentan los ingresos fiscales, por más que el crecimiento sea insostenible y dado que (2) con su estallido los bancos centrales reducen los tipos de interés y canalizan dinero de nueva creación a través de las entidades financieras que compran, ¿adivinan qué? Exacto, deuda pública. Estas son, por ejemplo, algunas de las “medidas no convencionales” a que se ha referido Draghi recientemente.

Pero, además, como segunda derivada, el actual sistema ofrece una ventaja adicional a los Gobiernos, especialmente en tiempos de tribulación como estos. Y es que la acumulación de poder en el Estado en materia económica y, especialmente, financiera, resulta muy atractiva a amplias capas de la sociedad, que ven a los bancos como los villanos de la película y a los gobernantes como los superhéroes que van a salvar el planeta Tierra de sus garras. De creer en los unicornios a creer en Superman sólo hay un paso.

En relación con los bancos, estarán de acuerdo conmigo en que no hay negocio más lucrativo, más incluso que la comercialización de cuerno de unicornio 'auténtico', que el de la banca con reserva fraccionaria. Pues nadie más, aparte de las autoridades monetarias, tiene el privilegio de poder crear dinero de la nada sin coste alguno y prestarlo a terceros cobrando un interés. Se trata de beneficio puro que cuenta, además, con la ventaja adicional de tener a un Estado presto a socializar los riesgos cuando las cosas van mal, tal y como venimos comprobando en los últimos años.

La sustitución de un dinero sólido, físicamente limitado y, por tanto, poco manipulable y, hasta podríamos decir, apolítico, por un dinero de pega, junto con (i) las leyes de curso forzoso –que obliga a los ciudadanos a utilizar el dinero estatal–, (ii) la función de los bancos centrales como prestamistas de última instancia, (iii) el fondo de garantía de depósitos y (iv) una regulación favorable, han permitido que el sistema financiero haya alcanzado el tamaño y la relevancia que tiene hoy en día en la sociedad, aun estando edificado sobre cimientos de barro.

Pero, es más, como estamos viendo también en estos años de crisis, la banca juega un papel indispensable en las políticas de estímulo monetario de los diferentes Gobiernos. La impresión de billetes es una parte muy pequeña de la creación de dinero. Nadie, que se sepa, ha visto en realidad al helicóptero de Ben Bernanke sobrevolando nuestras ciudades, como tampoco consta que nadie haya visto un unicornio auténtico. ¿Cómo se inocula en el sistema el nuevo dinero entonces? Pues, en la práctica, cualquier inyección monetaria es canalizada al resto de la economía a través del sistema financiero, que son los primeros que reciben los fondos del banco central de turno y, por tanto, los primeros y mayores beneficiados. ¿Recuerdan el famoso carry trade? Pues eso.

Pero es que hay un beneficio extra, a modo de bonus, que favorece a los bancos y, en cierta medida, también a los estados. Y es que la pérdida constante de poder adquisitivo del dinero –a un ritmo objetivo del 2% anual– fuerza incluso a los aversos al riesgo más recalcitrantes a poner sus ahorros en manos de los bancos o bien comprar deuda pública si no quieren que su dinero pierda valor debajo del colchón.

No es de extrañar, por lo tanto, que entre los políticos, los burócratas de los bancos centrales, los banqueros y los economistas profesionales que se ganan el pan ofreciendo el sustento intelectual a los anteriores, nos encontremos con los más fervientes defensores de las medidas de estímulo monetario. Estén atentos porque, en los próximos dos días, la Fed debatirá en su convención de vendedores de polvo de cuerno de unicornio el futuro de los Quantitative Easings, algo que a los ciudadanos de a pie debería olernos precisamente a 'cuerno quemado'.

Varios son los motivos por lo que las políticas expansivas no favorecen, sino que perjudican, al común de los mortales. Primero, porque cuando el nuevo dinero llega a los ciudadanos ya ha perdido su efecto 'mágico', es decir, ya se han hecho notar los efectos distorsionadores tanto en la pérdida de poder adquisitivo como en la alteración de los precios relativos. Segundo, porque perpetúan la propensión del Estado a seguir expandiéndose y continuar incurriendo en déficit y contrayendo deudas. Tercero, porque cortocircuitan el necesario ajuste de una estructura productiva absolutamente desequilibrada, fruto de las malas inversiones de la burbuja.

Por todo ello, cuando les vendan como necesarias las políticas de relajación monetaria, les sugiero que recuerden que los unicornios no existen.

La "Inseguridad Nacional" en España
Francisco Rubiales Periodista Digital 19 Junio 2013

España tiene un grave problema de Seguridad Nacional, pero sus políticos no lo ven. Dicen que e Rey rey está preocupado porque los españoles ya no confían en sus instituciones y que se reunirá con el Consejo de Seguridad Nacional para afrontar los grandes problemas de la nación, pero nosotros dudamos que el rey conozca esos problemas y, sobre todo, que él, Rajoy y los gobernantes de este país tengan voluntad alguna de solucionarlos.

El Rey presidirá el próximo mes de julio la primera reunión del nuevo Consejo de Seguridad Nacional, órgano creado dentro de la Estrategia de Defensa Nacional que ha impulsado Presidencia y que aprobó el Consejo de Ministros a finales de mayo. El primer objetivo del Rey era, hasta ahora, promocionar la "marca España", un objetivo fallido porque, salvo en los temas deportivos, nuestra marca nunca estuvo como ahora, tan llena de rasgos corruptos y de fracaso, pero hoy esa prioridad, según fuentes de la propia Zarzuela, ha cambiado y ahora será la de "devolver a los ciudadanos la confianza perdida en las instituciones".

El problema del Monarca es que intentará alcanzar ese objetivo sin tocar la verdadera causa del problema, que es la baja calidad ética y democrática de la casta política española.

La reunión que celebrará en julio el Consejo de Seguridad Nacional será, en consecuencia, una nueva pantomima en la que los máximos dirigentes del país discutirán sobre pamplinas y estupideces de segundo orden y dirán después a los ciudadanos nuevas falsedades en forma de conclusiones o filtraciones, sin afrontar las verdaderas demandas de los ciudadanos y el verdadero gran drama de España, que es la baja calidad de su clase política, cada día mas rechazada y hasta despreciada por la ciudadanía.

¿Se atreverá el Rey a pedirle a Rajoy que elimine la financiación de los partidos políticos, sindicatos y patronal con dinero público, procedente de los impuestos de los ciudadanos, como demanda el pueblo? ¿Exigirá en Rey, en aras de la "Seguridad Nacional", que sean perseguidos los políticos corruptos que se han enriquecido ilícitamente y que devuelvan lo robado, incluyendo a la "chusma" que ha saqueado las cajas de ahorros? ¿Será capaz el Monarca de exigir al gobierno que obligue a la banca a devolver el dinero que han robado a los españoles mediante las participaciones preferentes y subordinadas? ¿Les exigirá, para salvar a España de la catástrofe, que el Estado adelgace de manera urgente y drástica para que el país pueda resurgir, una vez liberado del enorme lastre que representan las administraciones duplicadas, las empresas públicas inútiles y las instituciones inservibles, llenas de políticos enchufados sin otro mérito que lucir el carné de partido? ¿Tendrá "bemoles" el Rey para exigir a los inhumanos y poco democráticos gobernantes de España a que bajen los impuestos y dejen de asfixiar a ciudadanos, autónomos y pequeñas empresas, 700.000 de las cuales han tenido que cerrar agobiadas por el dinero que les quita el Estado y la burocracia que les imponen los estúpidos e injustos políticos de este país? ¿Será capaz el Rey de exigir a sus compañeros de mesa que retiren sus sucias manos de la Justicia y la dejen funcionar con libertad e independencia, como es preceptivo en democracia?

Sinceramente, creemos que el Rey no solo no se atreverá a plantear estos asuntos, que son realmente los vitales para la Seguridad Nacional, sino que ni siquiera los conoce porque él, al igual que Rajoy, Rubalcaba, sus ministros y la inmensa mayoría de los diputados, senadores y altos cargos políticos de la nación son una turba de privilegiados alienados, desconocedores profundos de la terrible realidad de una España que, por culpa de su pésima clase dirigente, se asfixia en la injusticia, la pobreza y la arbitrariedad corrupta de sus gobernantes.

La experiencia frustrante de España demuestra que el Rey se comportará en esa reunión sobre Seguridad Nacional como un activo ineficiente, al igual que los políticos que le acompañarán en la mesa, que exhibirán su condición de alienados adictos al privilegio y ajenos a la democracia y al interés general de España. Hablarán "por encima" del peligro del nacionalismo vasco y catalán, de los obstáculos que tienen los bancos y las grandes empresas españolas para ganar dinero y del descontento del pueblo, un mal que considerarán como "coyuntural" y que achacarán "a la crisis", constatando que la policía está lo suficientemente armada y adiestrada para defenderles a ellos de un potencial revuelta de españoles indignados y hambrientos. Terminará la reunión, con toda seguridad, sin que reconozcan la gran verdad: que los males que amenazan realmente a la Seguridad Nacional de España son ellos mismos, su incapacidad para reconocer la enfermedad del país, para asumir que los políticos y sus partidos son los grandes problemas de la nación y que la única salida es llenar las salas de los tribunales y las cárceles de sinvergüenzas, ladrones y canallas que se han infiltrado en el poder y atrincherado en esas instituciones en las que el pueblo ya no cree, con toda la razón del mundo.

Voto en Blanco

Cataluña, a la deriva
Editorial www.gaceta.es 19 Junio 2013

Durán i Lleida ha expuesto en privado el grave malestar existente en CiU criticando a Mas y dejando la puerta abierta a una ruptura.

Desde que el pueblo alemán encumbró al poder a Adolf Hitler en unas elecciones libres, ya nadie puede decir en serio que los pueblos no se equivocan nunca en las urnas. Los pueblos, cuando votan libremente, manifiestan sus intereses, sin duda; pero eso no significa que no se equivoquen en la identificación de esos intereses. La razón es que el acto de votar tiene un importante componente emocional y sentimental, y sin acudir al trágico ejemplo alemán de entreguerras basta con recordar cómo el color de una corbata o la transpiración de un candidato en un debate por televisión pueden tener efectos electorales acaso decisivos.

A la luz de esta experiencia inobjetable se explica que cuando Artur Mas, transfigurado por la manifestación separatista del 11 de septiembre a la que no asistió, convocó elecciones anticipadas y pidió una gran mayoría absoluta, el electorado catalán diese un gran crecimiento a Esquerra Republicana, la formación más independentista del abanico electoral, e infligiera a CiU un severo castigo. En buena lógica política Mas debería haberse ido a su casa, pero prefirió enrocarse en su sillón presidencial y ponerse en manos de los republicanos. Éstos, a su vez, lo presionan ahora para que convoque un referéndum de secesión imposible, con objeto de crear un Estado catalán imaginario: tienen más capacidad de presión, y la aprovechan.

Todos saben que esta deriva separatista no puede traer a Cataluña más que desastres. Incluso en el seno de la coalición gobernante es patente un grave malestar, como se ha puesto de manifiesto con los duros comentarios de Duran i Lleida criticando a Mas y dejando la puerta abierta a una ruptura, según informa hoy en exclusiva LA GACETA. Pero el nacionalismo embota las mentes, ciega las entendederas y hace perder el sentido de la realidad; y además, parece que en CiU o no hay quien pueda sustituir al presidente autonómico, o no hay nadie con autoridad para hacerle entrar en razón.

El Gobierno de Rajoy se enfrenta a una situación muy fácil de comprender en sus términos reales, pero de cierta complejidad para resolverla sin dejarse algunos pelos en la gatera, porque no sólo hace falta una energía de la que nadie pueda dudar, sino también un talento político considerable para que el remedio no sea peor que la enfermedad. Pues bien, no hay garantías ni de lo uno ni de lo otro, al menos si nos guiamos por la política seguida hasta ahora en relación con la banda terrorista ETA, de la que se nos dice que “ha sido derrotada”, cuando la realidad es que los terroristas no han entregado las armas, ni han mostrado contrición, ni colaboran con la Justicia en el esclarecimiento de casos pendientes, y además ya están ocupando las instituciones locales y autonómicas: asesinar les ha valido la pena.

Las tres «S»
Alfonso Merlos La Razón 19 Junio 2013

La decisión es clave. Inevitable. Atinada. Lo de menos es que la reforma de la administración hubiera podido llegar hace unos meses. Lo de más es su carácter decidido, profundo, recto y, naturalmente, que los frutos que vaya a rendir sean los esperados por los ciudadanos, a cuyo servicio están –como en toda democracia moderna que se precie–, los organismos oficiales, cualesquiera que sea su naturaleza. Y lo que el español de infantería reclama es inconfundible.

Lo primero, la simplificación. Porque hay un hartazgo generalizado vinculado a los papeleos interminables, las zancadillas, los meandros y toda suerte de situaciones que hay que resolver y ventanillas alas que hay que llamar para efectuar el más insignificante trámite. O acabamos con la burocracia estéril, gris y elefantiásica o la burocracia acabará con nosotros.

Lo segundo, la sostenibilidad. No estamos ante una cuestión de tamaño, sino de músculo y de grasa. O fundimos por las buenas los michelines y acabamos con los más innecesarios y caros armatostes creados con dudosos fines y cuya utilidad es más que cuestionable, o a este país le resultará harto complicado ponerse en pie y caminar con fuerza.

Lo tercero, la solución. El Estado está para solventar, para servir al pueblo y, por consiguiente, bajo ningún concepto para achatarrarlo, aplastarlo, hacerle la vida imposible, introducirlo en interminables laberintos o callejones sin salida. O se conduce por nuevas vías la gestión de los asuntos más básicos o nos ahogaremos en el injusto mar de problemas que con demasiada frecuencia se agita desde las administraciones.

¿Interesa en este marco la cooperación del PSOE para sellar un pacto de Estado? Sí. Siempre que la izquierda entienda que en pleno siglo XXI, el sector público debe ser especialmente ágil, eficiente, servicial, flexible. Incluso rentable. No hay otra.

El edén del enchufado
José Antonio Álvarez Gundín La Razón 19 Junio 2013

En España no sobran funcionarios. Lo que sobran son enchufados. No menos de 600.000 empleados públicos han sido contratados en los últimos siete años, buena parte de ellos sin más mérito que pertenecer al partido o al sindicato, ser pariente del gobernante de turno o por intercambio de favores.

Además de haberse hinchado alegremente las plantillas de Sanidad y Educación cuando de las fuentes manaban leche y miel, la metástasis burocrática más letal se ha dado en las empresas públicas que en número de seis mil crearon autonomías y ayuntamientos para zafarse del control fiscal del Gobierno.

Es verdad que en estos cinco años de crisis se han registrado recortes, pero todavía hay 300.000 contratados más que en 2006, lo que contribuye a que el gasto estructural sea 28.000 millones de euros superior al de entonces.

Para mayor sorpresa, Hacienda acaba de detectar que los gobiernos autonómicos están repescando a los interinos salientes para concederles la condición de funcionarios, lo que explica que en los últimos doce meses las autonomías hayan pasado de tener 912.893 funcionarios a 921.109, es decir, 8.216 más. Con la que está cayendo. ¿Cómo resolverá el Gobierno de Rajoy este despropósito imposible de costear a pesar de los elevados impuestos que pagamos?

Hoy presenta una de las leyes posiblemente más importantes de esta legislatura, la de las Administraciones Públicas. Son muchas las teclas que tocará, la mayoría muy molestas para barones, virreyes y caciques, pero ninguna es tan necesaria como la de extirpar el clientelismo y el enchufe. Sería deseable que Rubalcaba, una vez convertido a la fe en el pacto, apoyara esta reforma crucial. Pero tal vez sea pedirle demasiado a un partido que ha hecho de Andalucía el ejemplo exacto de todo lo contrario: una tupida red de reparto de favores que se debería erradicar por simple higiene democrática.

Rubalcaba
'Freddy el Químico' no sabe de laboratorios
Carmelo Jordá Libertad Digital 19 Junio 2013

Alguien con tanto tino como mala intención le sacó a Rubalcaba el mote de Freddy el Químico, un apodo que a mí me suena a lugarteniente de Al Qaeda, a tipo siniestro que pasa la vida preparando compuestos explosivos en una covachuela.

Sin embargo, resulta que la cosa no venía de que, efectivamente, el del PSOE tiene no poco de siniestro ni de que pase sus días en las covachuelas de Ferraz –ciudad sin ley- sino de su propio nombre un tanto horterizado y de sus estudios de Química, noble ciencia que lo es más todavía desde que Freddy se dedica a otra cosa.

Sin embargo, el exministro-de-todo y actualmente líder de casi nada quiso el pasado fin de semana reverdecer laureles –o recalentar probetas– y nos dejó una metáfora que, como todo últimamente, le salió rana: "Madrid es el laboratorio de todas las derechas", decía ufano junto a Tomás Gómez.

Analizando la frase, lo primero que nos llama la atención es lo de "todas las derechas", como si hubiera media docena, cuando en realidad en este país cada día es más difícil encontrar algo a lo que llamar derecha, entre tanto socialdemócrata camuflado de centroreformistamoderado, cuando no de "partido de los trabajadores".

Pero lo mejor de todo es el hecho de que, sin darse cuenta, Freddy se tendía a sí mismo una trampa conceptual: puede que Madrid sea el laboratorio de la derecha, sin plural, o de al menos cierto tipo de derecha más o menos liberal, pero la verdad es que el experimento es un rotundo éxito, y si yo fuera un químico de izquierdas mejor me callaba.

Sí, en Madrid las derechas o incluso la derechona han hecho cosas que nadie se ha atrevido a hacer en otros lugares: dar libertad, creer más en el ciudadano que en papá Estado, cobrar menos impuestos, abrir sectores hasta ahora sacrosantos a la saludable competencia de la empresa privada…

Y gracias a todo eso los madrileños disfrutamos de un nivel de vida más alto, de una mejor Sanidad, de tasas de paro más bajas, de un espacio, en suma, en el que vivir y prosperar… Gracias a lo que Rubalcaba nos dice que es el mal absoluto, "las derechas", resulta que tenemos no poco bien.

Para laboratorio, Freddy, el de ese experimento siniestro que es la izquierda en general y el socialismo en particular. Esos químicos de la cosa social sí que nos tratan como ratas en un ensayo controlado, forzándonos a hacer lo que por naturaleza no haríamos, decidiendo lo que debemos ser y cómo y, a la que nos descuidamos, matándonos de hambre o, más prosaico pero bien incómodo, dejándonos sin papel con el que limpiarnos el trasero.

Si Madrid es un laboratorio y el experimento tiene tanto éxito… mejor dejemos que siga durante muchos años. Mientras tanto, Freddy, tú puedes dedicarte a otra cosa, por ejemplo la química.

“Vivir de” o “vivir para” la política
Vicente Benedito www.vozpopuli.com 19 Junio 2013

Decía Ortega y Gasset que "las culturas son sistemas de ideas, que se tienen, y de creencias, en las que se está". Pienso que es cierto. Todas las personas, a lo largo de nuestra vida, vamos adquiriendo un conjunto de certezas, de creencias, que suelen permanecer inamovibles a lo largo del tiempo, que son más o menos racionales, y que, a partir de ellas, desarrollamos nuestra propia filosofía de vida, nuestra visión de la sociedad, nuestra ideología, a fin de cuentas. No obstante, es normal que dos personas que coinciden en sus certezas, en sus creencias, puedan evolucionar con ideologías diferentes, con distintas visiones de la sociedad, dependiendo en la mayoría de los casos, de su educación y de las circunstancias en las que les ha tocado vivir. Esas ideologías distintas serán tanto más convergentes en cuanto más se acerquen al origen común, a las certezas comunes, por lo que el diálogo, e incluso el acuerdo, siempre será posible entre ellas. Surgen así, en las sociedades avanzadas, los partidos políticos, que no son más que grupos de personas que se agrupan en torno a una determinada concepción ideológica, aceptando la pluralidad de maneras de buscar ese bien común que toda sociedad desea. Hasta aquí todo parece normal, pero el problema surge cuando quienes forman parte de los partidos políticos hacen de la política su profesión y con ella su 'modus vivendi' per in secula seculorum.

La política es servir al bien común
La política es el arte del buen gobierno, y los políticos deben ser vocacionales y estar al servicio del bien común. Esto es lo que no está sucediendo hoy en nuestro país. La política se ha tomado como una profesión en la que se ingresa cuando se acaba la enseñanza secundaria y, en el mejor de los casos, cuando se termina la Universidad. La matrícula se produce en las llamadas nuevas generaciones de los partidos y de allí se va ascendiendo en la vida política, casi siempre por la dedocracia y no por la meritocracia. Así, se nace, se vive y se muere dentro de una organización política con escaso contacto con la vida real tanto económica como empresarial.

Decía Arnold Joseph Toynbee que “el mayor castigo para quienes no se interesan en la política es ser gobernados por quienes si se interesan”. Y es que efectivamente cuando los políticos anteponen el interés personal y de sus partidos por encima de la voluntad de sus electores y del bien común se produce entonces una desafección del ciudadano de la política. O lo que es lo mismo, cuando para estos profesionales conversos, la política está por encima de la sociedad civil se corrompe el arte del buen gobierno.

A la política no se llega para enriquecerse
Max Weber, en su obra La política como profesión, escrita en 1919, ya diferenciaba entre “vivir de…” y “vivir para…”. Con notable convicción sostenía que “de” la política vive quien aspira a hacer de ella una fuente constante de ingresos; y “para” la política vive quien no aspira a ello. Y concluía que quien quisiera dedicarse al ejercicio de la política tendría que ser económicamente independiente de los ingresos que la política pudiera ofrecerle.

No tardará mucho alguien en calificarme de excluyente y dogmático por compartir esas ideas de los grandes pensadores de no hace mucho tiempo. Nada más alejado de mi intención que excluir a nadie del ejercicio de su libre albedrío a la hora de postularse para servir a la sociedad y contribuir a su máximo desarrollo y progreso. No. No es esa la cuestión. El problema es saber interpretar, en sus justos términos, los problemas derivados de quienes pueden desembarcar en la política “para vivir de...”. Se trataría de analizar y ponderar los efectos de la reflexión de Weber al propugnar que la política haya de ser ejercida por quienes realmente sean económicamente independientes de lo que aquella pueda ofrecerles.

¿Creen ustedes que nuestra actual clase política aceptaría espontáneamente tal postulado? Apuesto a que de manera inmediata se echarían a la calle miles y miles de candidatos a cualquier cargo público decididos a defender su propia legitimidad frente a quien por su eventual y saneada posición económica puede ser considerado un privilegiado y que en función de dicho privilegio aspira a gobernar la sociedad. No defiendo eso, obviamente, pero si me resisto a aceptar, como vemos, con estupor, a diario, cómo muchos llegan a la política con un patrimonio inexistente, o cuanto menos irrelevante, y la abandonan con considerable fortuna. Volveríamos a la época de los 'príncipes' de la Italia de las ciudades-estado y sus 'políticos profesionales' como los define Weber que a la sombra de a quien servían, y con el beneplácito de aquél, amasaban su riqueza.

De alguna forma, el juego de los partidos políticos actuales que acogen en su seno a estos políticos profesionales favorece que bajo el paraguas de una más que aparente coincidencia ideológica, en una preocupante mayoría, aquellos lleguen a la política para “vivir de ella”.

John Fitzgerald Kennedy dijo en una ocasión: "en la política es como en las matemáticas: todo lo que no es totalmente correcto, está mal".

El Gobierno la anuncia hoy
La reforma para recortar la Administración depende de las CC AA
EFE. GACETA.es  19 Junio 2013

El Gobierno espera colaboración por parte de las Comunidades Autónomas, que son las que tienen las competencias para hacer en sus respectivas legislaciones.

"Una competencia, una administración" para evitar duplicidades. Esta la máxima que ha tenido en cuenta para poder hacer una Administración Pública más efectiva y eficiente. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dará a conocer este miércoles los ejes de esta reforma "ambiciosa" y que provocará una "revolución" tanto a nivel estructural como cultural dentro de los entes públicos.

No obstante, el Ejecutivo no podrá actuar sólo haciendo uso de la mayoría en el Congreso. Las competencias autonómicas se lo impiden. Por ello, espera que todas las CC AA modifiquen leyes para poder llevarla a cabo. Las llamadas duplicidades, en algunos casos llegan incluso a seis niveles, como es el caso de Cataluña. En este sentido, el Gobierno tendrá que dialogar y rechaza de forma tajante que haya chantaje a las CC AA que han tenido que pedir el rescate.

El escenario para dar un repaso al texto, cuyos detalles se irán conociendo en los próximos días, es el Palacio de la Moncloa. Asimismo, el Consejo de Ministros de este viernes tendrá encima de la mesa la "auditoría", según afirman fuentes del Gobierno a Efe, que ha realizado la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas a todos los niveles públicos. Con ello se pretende eliminar duplicidades.

Además, se modificarán varias leyes y reglamentos así como un ingente trabajo durante lo que resta de legislatura, con calendario incluido, para la puesta en práctica de las modificaciones planteadas.

También señala que el PSOE "va a tener una extraordinaria ocasión" para demostrar con hechos sus propuestas de pacto más allá del existente en torno a la próxima cumbre de la UE.

El Gobierno se había comprometido a que el informe sobre la reforma de las administraciones se presentara antes del 30 de junio, y ha decidido que se haga público esta semana debido a que en el Consejo de ministros de la próxima (día 28) no estará presente Rajoy debido a que asistirá en Bruselas a ese trascendental Consejo Europeo.

Además, el presidente del Gobierno podrá trasladar en esa cita en la capital belga que ya está en marcha una de las reformas que la Comisión Europea había pedido expresamente a España.

Rajoy presenta su "auditoría" de la administración pública
El Gobierno lleva meses trabajando en esta reforma, que demanda Bruselas y que persigue mejorar la gestión y rebajar burocracia
EP Estrella Digital. 19 Junio 2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentará este miércoles en el Palacio de la Moncloa la "auditoría" de las administraciones públicas en la que el Ejecutivo lleva trabajando más de seis meses y que persigue simplificar la administración, adelgazar su estructura y evitar duplicidades.

Al acto de presentación de este amplio informe --más de 200 páginas y 2.000 fichas-- asistirán la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que ha pilotado el proyecto, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, los miembros de la Comisión para la Reforma de la Administración (CORA) que preside el subsecretario de Presidencia, Jaime Pérez Renovales, el consejo asesor creado para ayudar en esa reforma, y representantes de las autonomías.

La reforma que detallará el jefe del Ejecutivo se basa en cuatro ejes básicos: evitar duplicidades; simplificar los trámites administrativos y rebajar burocracia; mejorar la gestión de servicios y de medios comunes; y analizar la estructura completa de la administración española.

Uno de los principales objetivos es evitar que varias administraciones hagan lo mismo. La propia vicepresidenta puso como ejemplo hace unos meses el de los boletines oficiales, que se editan en cada autonomía y el Estado, pero señaló que se podría compartir imprenta, distribución y coordinarse mejor.

El Gobierno ya ha adelantado algunas medidas de su reforma, como la creación de un sistema central de compras único de suministros para toda la administración, o el plan de gestión de patrimonio inmobiliario del Estado renegociando alquileres, apostando por la reubicación que ha permitido ahorrar más de 17 millones.

También ha dado a conocer algunos datos sobre la reestructuración y racionalización del sector público empresarial, con la desaparición de 80 empresas y fundaciones públicas a nivel estatal; la extinción de 154 consejeros con un ahorro de más de un millón de euros; la limitación de las retribuciones de los directivos; o la reducción del número de empleados públicos en más de 370.000 personas.

Aznar y Aguirre hacen hincapié en esta reforma
Bruselas incluye la reforma de la administración entre las medidas que debe acometer el Gobierno de Mariano Rajoy. En el calendario dado a conocer hace dos semanas por la Comisión Europea para España se recomienda finalizar la reforma de la administración local y elaborar antes de octubre un plan para la eficacia de todas las administraciones.

En las últimas semanas destacadas voces del PP han apelado a la necesidad de acometer una profunda reforma de las administraciones públicas en España. Así, el pasado mes de mayo la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, pidió públicamente a Rajoy una "reforma radical" de la Administración.

El último en pronunciarse sobre este tema ha sido el expresidente José María Aznar que la pasada semana, en presencia de Sáenz de Santamaría, dijo que "hoy parece indispensable" reducir "el tamaño de las administraciones, restablecer la estabilidad y el control presupuestario de todas ellas, garantizar la unidad de mercado y su correcto funcionamiento, y ordenar eficientemente el reparto de competencias".

El viernes irá al Consejo de Ministros
El Ejecutivo ha programado varios actos para dar a conocer las principales medidas que recoge el informe de la CORA. Así, aparte del acto de Rajoy, se presentarán las líneas generales a los medios de comunicación.

Además, el jueves se celebrará un foro-análisis que contará con dos mesas de trabajo: en la primera intervendrán el ministro de Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y la subsecretaria de Hacienda y Administraciones Públicas, Pilar Platero. En la segunda mesa participarán el ministro de Industria, José Manuel Soria, (informará de la administración electrónica) y el subsecretario de Presidencia.

El informe sobre la reforma de las Administraciones Públicas será analizado este viernes en el Consejo de Ministros y después será la vicepresidenta la encargada de explicar con más detalle las medidas ofreciendo una rueda de prensa. El propio Gobierno se había fijado el 30 de junio como fecha tope para dar a conocer sus propuestas en esta materia.

Rajoy, que en su discurso de investidura ya presentó la reforma de las administraciones públicas como una de las medidas más importantes de su Gobierno en esta legislatura, está encima de los trabajos que está realizando la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas. De hecho, el pasado 30 de mayo presidió una de sus reuniones para conocer de primera mano la marcha de los trabajos.

Dentro de esta gran reforma de la administración se incluye la reforma local, cuyo proyecto de ley aprobará en breve el Consejo de Ministros y enviará al Congreso de los Diputados. El Ejecutivo calcula que ahorrará más de siete mil millones de euros al reducir el sector municipal, limitar el número de concejales con sueldo y reforzar las diputaciones como centrales de servicios locales.

UGT Andalucía
Los trinques sindicales que nunca existieron
Pablo Molina Libertad Digital 19 Junio 2013

Cándido Méndez ha desvelado la existencia de una vasta conspiración para desprestigiar a la UGT, una de las pocas instituciones que amenaza con superar a la Selección Nacional de Fútbol y a la Guardia Civil en cariño y respeto de todos los españoles. En realidad, la operación montada por los medios de la derechona trata de difamar al sindicalismo de clase (alta) en su conjunto, única manera de manchar a unas entidades cuya imagen tremola en la cúspide de las organizaciones más solventes de la democracia patria.

Aunque la operación para desacreditar a las corporaciones de liberados sindicales viene de lejos, el detonante para que el propio secretario general de la Unión General de Trabajadores salte a la palestra denuncia en ristre ha sido el descubrimiento realizado por nuestro compañero, Pedro de Tena, de un presunto trinque sindical en forma de sobresueldo por parte de los compañeros de franquicia andaluza del sindicato. No es un trinque monumental como el de los ERE, a ver si nos entendemos, que eso más que un trinque es una trincación a la altura de los grandes hitos del socialismo español en la materia. Es más bien una cosita ligera para redondear el salario mensual a cambio de los desvelos de los dirigentes del sindicato, angustiosos en una tierra tan fecunda para la acción sindical como esa Andalucía socialista que a base de progresar ya ni siquiera aparece en los listados de regiones desarrolladas del Viejo Continente.

A la luz de la información ofrecida en exclusiva por Libertad Digital, todos interpretamos que los compañeros de la junta directiva del Sindicato (con mayúscula) se apañaban un sobresueldo de quinientos euros a través unas dietas ficticias. Pues bien, Cándido Méndez asegura que son indemnizaciones reales "por kilometraje y por dietas, como en cualquier entidad o cualquier actividad". Así pues, el hecho de que todos los integrantes de la junta directiva de UGT-Andalucía recorrieran 924 kilómetros y 740 metros cada mes con su coche o se vieran obligados a comer 22 días (ni 21 ni 23: 22 días) fuera de casa por compromisos sindicales no es más que una coincidencia, y cualquiera que sospeche lo contrario es un agente conspirador de la derechona intentando manchar unas siglas impolutas.

Y como son indemnizaciones reales por gastos efectivamente realizados, es perfectamente admisible que esas cantidades que ingresan mensualmente junto al salario permanezcan fuera del alcance del fisco. Precisamente por eso, cuando vean en televisión a un sindicalista profesional decir que si no hubiera fraude fiscal no serían necesarios los recortes de Rajoy, escúchenle con atención. Si es de la UGT, desde luego sabe de lo que está hablando.

Una institución, tres sedes
Pedro G. Poyatos. La Razón 19 Junio 2013

Una de las críticas esgrimidas más repetidamente por los euroescépticos es que la actividad del Parlamento Europeo se reparte entre Bruselas, donde se celebran las reuniones políticas de los partidos y las comisiones parlamentarias, y Estrasburgo, que acoge los plenos. Esta circunstancia obliga a eurodiputados, asistentes y funcionarios a trasladarse una semana al mes a la capital de Alsacia, que el resto del año permanece vacía. El eurodiputado checo Edvard Kozusnik ha presentado a los líderes europeos una propuesta para eliminar un sistema "ineficiente y costoso" que supone "mover el trabajo parlamentario entre Bruselas y Estrasburgo". Según Kozusnik, este cambio supondría un ahorro de 180 millones de euros a las arcas comunitarias. Su iniciativa ha recibido la calurosa acogida del británico David Cameron y el esperado rechazo del francés François Hollande.

Y es que esta propuesta quedará en papel mojado mientras Francia mantenga su negativa a renunciar a una sede que simboliza la reconciliación franco-alemana y supone una importante fuente de ingresos para la ciudad de Estrasburgo. Muchos apuntan la posibilidad de compensar a cambio a París con la instalación del Tribunal de Justicia, cuya sede se halla en Luxemburgo. Precisamente, en el Gran Ducado también se encuentra la tercera y menos conocida sede del Europarlamento, que acoge la biblioteca y a los intérpretes de la institución.

Pero Kozusnik no está solo, pues muchos de sus compañeros abogan por modificar los tratados. El secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, admite que "la existencia de una sola sede es un debate que de debe abrirse", mientras que el socialista Juan Fernando López Aguilar considera "inaceptable que aún no haya una sede común". En noviembre de 2011, se votó una enmienda en tal sentido que fue respaldada por el 88% de los eurodiputados.

pgarcia@larazon.es

Eurodiputados instan a aprender la lengua minoritaria desde edad temprana
La Comisión de Cultura del Parlamento Europeo aprobó por unanimidad un informe para instar a los Gobiernos a que protejan las lenguas en riesgo de desaparición
santiago / la voz 19 Junio 2013

La Comisión de Cultura del Parlamento Europeo aprobó por unanimidad un informe para instar a los Gobiernos a que protejan las lenguas en riesgo de desaparición y promuevan su aprendizaje en la escuela desde la edad más temprana. El informe recoge de modo explícito la importancia de que los idiomas minoritarios se enseñen en la etapa preescolar. El acuerdo por unanimidad incluyó varias enmiendas de compromiso, una de ellas la de instar a los Estados miembros a que establezcan políticas lingüísticas que permitan a los niños aprender la lengua en peligro como lengua materna desde la más temprana edad.

El BNG ha secundado la propuesta y valora esta enmienda como uno de los aspectos más relevantes.

Comisión de idiotas del Parlamento Europeo
Nota del Editor 19 Junio 2013

Como poco se les puede clasificar en la zona de idiotas, aunque con la cantidad de dinero y otros beneficios que se embolsan o ensobran, es probable que deban ser clasificados como traidores a la mayoría de los ciudadanos que deberían estar representando.

Índice Global de la Paz
Los países islámicos están entre los más violentos
J.C. RODRÍGUEZ www.gaceta.es 19 Junio 2013

Los seis últimos países en el Índice Global de Paz, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz, son islámicos

El Instituto para la Economía y la Paz, IEP, ha publicado el Índice Global de la Paz del año 2013. Este informe intenta apreciar el nivel de conflictividad en los distintos países, de modo que se puedan comparar entre ellos en lo cerca o lejos que estén de una situación pacífica. La principal conclusión es que en los últimos seis años (el primer informe es de 2008), el índice de paz ha caído en 110 países, mientras que ha mejorado en 48. Los países en los que más se ha deteriorado la paz en este período son Siria y Libia, afectadas por una cruenta guerra civil, y Ruanda. Mientras que los tres países que más han avanzado son el Chad, Georgia y Haití.

Los diez países con un mejor índice de paz (GPI) son “relativamente pequeños, con democracias estables, con una representación particularmente buena de los países nórdicos y alpinos”. La región más pacífica es Europa, ya que pocos países europeos están envueltos en conflictos externos, y cuentan son sociedades “en conjunto armoniosas”. Sin embargo, la incidencia de la crisis económica ha llevado a que aumente la conflictividad en países como Grecia, Francia, Portugal o España. Uruguay y Chile son los países de sudamérica con una mejor situación, ya que se caracterizan por “unas instituciones relativamente fuertes y el imperio de la ley”. Costa Rica descuella en centroamérica.

El país con un mejor índice GPI es Islandia, seguida por Dinamarca, Nueva Zelanda, Austria, Suiza y Japón. En el séptimo puesto está Finlandia, y le siguen Canadá, Suecia, Bélgica, Noruega e Irlanda. Es notable el caso de este último país, porque también ha sufrido duramente tanto la crisis como los recortes necesarios para el ajuste, y sin embargo sigue estando entre los países con una mayor paz del mundo, con el puesto 12. El 18 es para Portugal y el 27 es para España. Nuestro país es el primero de los que el IEP considera que tienen un “alto” nivel de paz, y ya no “muy alto”, como los anteriores.

En los últimos diez puestos encontramos a regiones que sufren graves conflictos. Las seis últimas, son islámicas. Contando desde el país que tiene un peor GPI, Afganistán (162 del mundo) está acompañada por Somalia, Siria, Irak, Sudán y Pakistán.

En el caso de Somalia, Pakistán y Afganistán, esos países son muy violentos en gran parte a causa de los conflictos asociados a la imposición de la ley islámica, la Sharía. El caso de Sudán es distinto, pero no mejor: nos encontramos con una política de violencia sistemática contra los ciudadanos que no se acomodan al Islam, o que no lo han asumido de forma inquebrantable. El informe sobre la paz en el mundo elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP) ha tenido en cuenta en este informe a Sudán del sur de forma separada. Y así como el vecino del norte es el quinto país más violento en el mundo, Sudán del Sur está en una mejor posición (143 del mundo), pese a encontrarse en pleno conflicto por la división del país.

Por lo que se refiere a Irak y a Siria, hay una guerra civil que está asociada a los enfrentamientos entre las dos grandes ramas del Islam: los chiíes y los sunítas. En el caso de Siria, el país se está convirtiendo en el teatro de un enfrentamiento de mayor escala en toda la región, con una participación creciente de los países de la zona, y la creciente implicación, asimismo, de Europa y los Estados Unidos. Completan la lista de los diez países más conflictivos la República Democrática del Congo, Rusia, Corea del Norte y la República Central Africana.

Si ampliamos la mirada en los últimos puestos, entre los considerados con un “bajo” nivel de paz, hay muchos países islámicos. Es el caso del Yemen (número 152 del mundo), Etiopía (146), Libia (145) o el Líbano (142), entre otros. También hay otros países en los que el Islam no es la religión ampliamente mayoritaria, pero tiene una presencia importante, y se producen enfrentamientos violentos. Es el caso de Costa de Marfil, Nigeria, Sudán del Sur o la India, entre otros.

Los dos países con una presencia islámica importante y que están en una mejor situación son Singapur e Isla Mauricio. En ambos casos, el Islam tiene una presencia minoritaria. Y en estos dos países se observa un rasgo común: están entre los países con mayor libertad económica del mundo, según los dos informes dedicados a ello: el de la Heritage Foundation y el del Cato Institute. La libertad económica está muy relacionada con el Índice Global de Paz.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Noruegos
Alfonso Ussía La Razón 19 Junio 2013

Los nórdicos son buenistas. Aquel Olof Palme con la hucha en las calles de Estocolmo es todavía el dibujo de la doble moral escandinava. Tienen motivos suficientes para la extrañeza vital. Un largo invierno donde todo es noche y un corto verano donde todo es día. Buenos marinos. Los islandeses afirman que sólo ellos son los auténticos viquingos, y que los suecos, noruegos y daneses se han apropiado de los cuernos. Finlandia queda a trasmano, en el olvido, porque consideran que es más rusa que escandinava.

De todas las naciones nórdicas, la más rica y próspera es Noruega. Milagros del subsuelo. Hace años, los farsantes de todo el mundo le daban sablazos a los suecos, y Noruega ha tomado el relevo. La riqueza de Noruega no es consecuencia de la superior inteligencia de sus gentes, sino del petróleo. Hagan una prueba. El Nobel de la Paz, que es el único que se concede en Noruega y se entrega en Oslo. Han acertado en pocas ocasiones y entre los galardonados figuran toda suerte de farsantes, engañabobos y hasta genocidas. Por ahí se mueven Esquivel, y Rigoberta Menchú, y Yasser Arafat, y no aparece el nombre de Osama Ben Laden porque, al menos en una ocasión, los miembros del Jurado se reunieron en un ambiente de sana sobriedad.

Ahora se ocupan de la ETA, Batasuna y todos los disfraces del terrorismo. Acaban de concederles un millón y medio de euros para que mantengan su pulso con un Estado de Derecho y más de mil asesinados. No proviene el dinero de un noruego millonario con deseos de hacer el indio, sino de una agencia dependiente del Ministerio de Educación e Investigación del Gobierno de aquel civilizado y sorprendente país, por otra parte, de una belleza natural asombrosa.

En un viaje a Sudáfrica pude comprobarlo. En Ciudad del Cabo, en una urbanización que en nada envidia a la de Puerta de Hierro de Madrid, habita monseñor Tutú, amadísimo por los nórdicos europeos. Su casa está rodeada de más de veinte mil metros cuadrados de preciosos jardines, que cuidan con esmero decenas de jardineros que lucen un distintivo amarillo. Los pagan los escandinavos. Pero los nórdicos ignoran el hecho. Los representantes de Tutú – puede ser Tutu–, no reciben a los donantes bienpensantes provenientes de la fría Europa en Ciudad del Cabo. Lo hacen en Soweto –South West Town–, uno de los barrios más miserables y conflictivos de Johanesburgo. Y allí, en una chabola, sin jardineros ni lujos floridos, engañan a los buenistas haciéndolos creer que ahí pasa las noches el inefable monseñor. Son extraordinariamente generosos, y bastante fáciles de engatusar.

Pero los terroristas de la ETA carecen de las señas de identidad y la estética de los luchadores contra el «apartheid» impuesto por los descendientes de los holandeses y británicos que colonizaron África del Sur. Estos individuos tienen una historia muy corta, muy poco sufrida ,y han sido orgullosos españoles hasta que un tonto de la Anteiglesia de Bilbao se inventara una milonga. Y llevan años asesinando, secuestrando y extorsionando, y más de 250.000 vascos han abandonado sus raíces por otros lugares de España porque de no hacerlo, muchos de ellos serían hoy huesos bajo un sepulcro. Y no parece decente, ni amistoso, ni aceptable, que el Gobierno de una nación supuestamente amiga, financie proyectos de los colaboradores del terrorismo en España.

Lo malo es que lo hacen de buena fe porque no se han enterado de nada.

Cómplices
Libertad indignante
Almudena Negro www.gaceta.es 19 Junio 2013

Bolinaga pasea libremente haciendo corte de mangas a la Justicia

Las víctimas del terrorismo están indignadas. No sólo por la campaña en su contra que comenzó el año del advenimiento al Gobierno de esa inutilidad nihilista llamada Rodríguez Zapatero; año en que se puso de moda faltar al respeto e incluso vejar a las familias de quienes dieron su vida por España. Tienen que ver cómo Bolinaga pasea libremente, haciendo corte de mangas a esa señora de los ojos vendados, que hace tiempo huyó de España, llamada Justicia. La resolución judicial que concedió el tercer grado a Bolinaga –imposible sin haber mediado previamente una decisión política– podría no haber sido ajustada a Derecho, dado que uno de los requisitos legales exigidos es el arrepentimiento, que no se da.

Decían que el criminal iba a morir en prisión si no era puesto en libertad, lo que no era digno para el etarra . Eso lloriqueaban buenistas, caraduras y amigos de los batasunos, pese a que todos los años reos condenados por otros delitos fallecen en la cárcel. Como coartada, los inevitables derechos humanos. Los de sus víctimas no preocupan, que éstas ya no protestan. El movimiento cívico ha sido dividido y desarmado.

Ahora, transcurrido el tiempo, que pese a lo que se dice no acaba poniendo a todo el mundo en su sitio, resulta que la forense de la Audiencia Nacional tenía razón: el cáncer podía ser tratado en prisión. En procedimiento judicial abierto contra ella –que ya se sabe que los malos utilizan los recursos del sistema que quieren destruir para amedrentar a los buenos–, el Colegio de Médicos ha ratificado su opinión.

El ministro del Interior dice que Bolinaga no puede volver a prisión porque ha mediado decisión judicial. Hay que ser cínico. O haber asumido el proceso de paz de Zapatero para integrar a ETA en el consenso, aun sin saber cómo hacerlo.

Carta de Francisco José Alcaraz
Cristina Falkenberg Periodista Digital 19 Junio 2013

Querido amigo/a,

Estoy muy preocupado. Llevo varias semanas inquieto y apesadumbrado.

En su momento advertí que ETA volvería a las instituciones con una nueva marca blanca e intensificaría su campaña para exigir acercamientos y excarcelaciones de los presos etarras. Y no me equivoqué. El Gobierno sigue cediendo terreno ante las exigencias de la banda terrorista. Permiten que estén presentes en las instituciones, que gobiernen ayuntamientos y que exijan la excarcelación de presos, ultrajando así la dignidad y memoria de las víctimas del terrorismo.

Ahora vuelvo a advertir que, desgraciadamente, es muy probable que ETA vuelva a atentar pronto. Tenemos que ser fuertes y no bajar la guardia.

En Voces Contra el Terrorismo (VCT) perseguimos el fin definitivo de ETA y de cualquier grupo terrorista que amenace la paz y la convivencia de los españoles. Siempre estamos atentos para denunciar cualquier amenaza o humillación a las víctimas del terrorismo y a los españoles. Nuestra actividad tiene una doble vertiente. Por un lado, recordando a la sociedad civil que el terrorismo es una amenaza real y por otro exigiendo a nuestras autoridades contundencia ante el problema.

Pero esto no lo podemos hacer sin tu ayuda.

Nuestro presupuesto ha sido siempre muy limitado. No recibimos ninguna subvención y en este momento nuestras cuentas están bajo mínimos. ¿Podrías donar 5€ al equipo de VCT para que podamos seguir luchando contra ETA y por la dignidad y la memoria de las víctimas del terrorismo?

Sí, quiero apoyar a las víctimas del terrorismo con un donativo de 5€
http://vocescontraelterrorismo.us6.list-manage.com/track/click?u=ee046302ea1a49b835009821c&id=5ec149fec6&e=f27935947b

En VCT queremos impulsar actividades que promuevan la lucha contra el terrorismo desde la sociedad civil: conferencias de especialistas en terrorismo; concentraciones de protesta; mesas redondas sobre testimonios y vivencias ante atentados de ETA. En definitiva, actividades y eventos que mantengan viva la memoria, la conciencia de la sociedad y la necesidad de solidarizarnos con quienes han sufrido el horror y la barbarie.

Pero todo esto no es gratuito.

Cualquier iniciativa tiene un coste bastante altoque, en nuestras circunstancias actuales, no podemos asumir. Por eso te necesito. Por eso recurro a tí para que me ayudes a sacar adelante los proyectos que tenemos entre manos.

Pincha aquí para ayudarnos a impulsar nuestras iniciativas
http://vocescontraelterrorismo.us6.list-manage.com/track/click?u=ee046302ea1a49b835009821c&id=51c6ce52f2&e=f27935947b

¿Podemos contar contigo? ¿Podrías ayudarnos con un donativo puntual o haciéndote amigo de VCT con una cuota periódica?

Puedes enviarnos un donativo a la cuenta corriente 2038 1146 91 6000668094

Realizar un donativo a través de paypalpinchando aquí.

http://vocescontraelterrorismo.us6.list-manage1.com/track/click?u=ee046302ea1a49b835009821c&id=7f4678a19b&e=f27935947b

O hacerte amigo de VCT pinchando aquí.
http://vocescontraelterrorismo.us6.list-manage.com/track/click?u=ee046302ea1a49b835009821c&id=042ca287b6&e=f27935947b


Sin tí no podremos dar respuesta a esta situación de desamparo de la que intentamos salir. Cualquier donación, por pequeña que sea, ayudará adefender el honor y la dignidad de las víctimas del terrorismo y de sus familias. Muchísimas gracias por recordar a tantos inocentes asesinados.Muchísimas gracias por no ceder al chantaje terrorista.

Sí, quiero unirme a VCT y contribuir al final de ETA
http://vocescontraelterrorismo.us6.list-manage1.com/track/click?u=ee046302ea1a49b835009821c&id=765448e96f&e=f27935947b

Un afectuoso saludo,
Francisco José Alcaraz y todo el equipo de VCT

Nacionalismos miméticos
Joseba Arregi. El Mundo.  19 Junio 2013

Desde que a partir de mediados del siglo XIX se puso de moda el nacionalismo de los pueblos que no habían alcanzado la situación política de Estado, el carácter mimético del nacionalismo ha quedado de manifiesto: los pueblos o naciones sin estado quieren alcanzar el nivel político estatal de los pueblos que sí lo han conseguido. Si Cánovas impulsa la configuración de España como estado nacional sobre la base de una única y exclusiva lealtad, Sabino Arana le replica proclamando la lealtad exclusiva de los vascos a la nación vasca.

En el caso español, el mimetismo ha corrido a cargo de los nacionalismos periféricos. La Constitución de 1978 trató de encontrarles acomodo en el sistema constitucional, pero la historia posterior está poniendo de manifiesto que éstos no renuncian a conseguir lo mismo que la nación española, un estado propio. El problema de esta dinámica radica en que lo que proclaman los nacionalismos periféricos de España, su plurinacionalidad, es una realidad mucho más propia de sus sociedades que de España en su conjunto.

Pero las reclamaciones de los nacionalismos periféricos han terminado cansando a la sociedad española, máxime en estos momentos de profunda crisis económico financiera que exige, por encima de todo, solidaridad y trabajo en pos del bien común: no se entiende el recurso permanente al agravio comparativo, la búsqueda del beneficio particular sin tener en cuenta al conjunto. Hay un gran hastío.

Aquí aparece también el problema del mimetismo de los nacionalismos, pero a la inversa: puede surgir la tentación de defender un nacionalismo español para hacer frente a los nacionalismos periféricos que no cejan en su empeño, aunque sean incapaces de dar cuenta del pluralismo intrínseco de sus sociedades. Empieza a haber señales que, directa o indirectamente, apuntan a un nacionalismo español de respuesta. Las propuestas de recentralización de competencias, la puesta en cuestión, abierta o solapada, del Estado de las autonomías, bajo la capa de la necesidad de recortar el aparato administrativo, el recurso a la necesidad de reforzar el Estado, confundiendo en general al Estado con la Administración central, la necesidad de un marco único para la actuación económica: todo ello puede ser razonable y discutible. Lo que es peligroso es querer superar el cansancio y el hastío, comprensibles, con los nacionalismos periféricos acudiendo a un nacionalismo de respuesta. Para evitarlo es necesario clarificar el significado de dos términos políticos que empiezan a ser usados prolíficamente: nación y liberal.

Ambos términos aparecen en la historia de la mano: es el liberalismo político el que inventa la nación política. E inventa la nación política antes de que el romanticismo invente la nación etnocultural y de que Fichte reclame un estado para cada nación etnocultural. La nación política es la constituida por ciudadanos. Los ciudadanos son sujetos políticos constituidos por sus derechos individuales, por su derecho a la libertad de conciencia sobre todo, y a partir de ese derecho a la libertad de conciencia, su derecho al resto de libertades políticas. La nación del liberalismo es primero y sobre todo una nación política, y sólo de forma secundaria y circunstancial una nación lingüística o cultural. Es más: las primeras naciones proclamadas por la revolución liberal no se ajustaban a los límites geográficos de las naciones etnoculturales. Por eso eran sobre todo políticas: asociaciones voluntarias de individuos soberanos.

El liberalismo es, pues, revolucionario, porque en el esfuerzo por superar el antiguo régimen y la monarquía absoluta instituye la figura del ciudadano que, asociándose voluntariamente a otros ciudadanos soberanos, confor- man la nación política. Ésta ya no está constituida por los estamentos, ni por la religión obligatoria, ni encarnada en la figura del monarca absoluto. Desde esta perspectiva la nación política es sinónimo de Estado de derecho, porque es el imperio del derecho el eje en el que se constituye el ciudadano sujeto de derechos y libertades, y con él la nación política.

Cuando en el contexto de la crisis económico financiera que nos afecta tan seriamente se afirma que se trata también de una crisis política que afecta al Estado como conjunto, que afecta a la nación, es preciso preguntar siempre a qué nación se refieren, a qué estado se refieren quienes así hablan. No es cuestión de negar que las comunidades autónomas han producido un exceso de institucionalización, de burocracia y de complejidad. Pero también han contribuido a una mayor libertad de los ciudadanos. También el Gobierno central ha sufrido un crecimiento desmesurado mientras se desarrollaban las autonomías. También estados totalmente centralizados tienen problemas de exceso de burocracia, de exceso de institucionalización, de elefantiasis organizativa.

El liberalismo clásico es, sobre todo, una doctrina política antes que una doctrina económica. El llamado neoliberalismo poco tiene que ver con el liberalismo revolucionario que creó la nación política. Y como escribe Tony Judt fue Beveridge, un liberal británico, quien redactó las propuestas reformistas que los laboristas llevaron a cabo, y el Estado del bienestar, el modelo europeo, fue creado sobre todo, en opinión del mismo historiador, por la cristianodemoracia, y no por el socialismo. Y lo dice alguien que se afirma socialdemócrata.

Hay quien cree que hemos llegado a donde estamos sólo en los últimos años, pero no es verdad. La situación actual es, en el aspecto político, fruto de lo que tanto se ha alabado de la Constitución española: no haber definido desde el inicio el modelo final. Esa apertura, con todo el valor positivo que posee, ha sido nuestra desgracia, pues no ha habido dirigentes políticos con altura de miras suficiente para saber que había que ir cerrándolo. Los nacionalismos periféricos tienen una buena pare de responsabilidad. Pero casi todos los gobiernos centrales han sido condescendientes con los nacionalismos periféricos cuando les han interesado sus votos para fortalecer su posición en el Parlamento español. Y todos han cometido graves errores en este aspecto.

Hoy podemos encontrar muchas referencias a las clases medias, a las que les están saliendo muchos salvadores. Es cierto que sin clases medias es difícil el desarrollo de una cultura democrática. Pero alguien debiera estudiar la historia para ver qué ha sucedido cuando se ha manipulado la referencia a las clases medias, en especial en épocas en las que éstas estaban debilitadas.

Joseba Arregi fue consejero del Gobierno vasco y es ensayista y presidente de Aldaketa.

El terror que no existió
ANTONIO ELORZA.EL CORREO  19 Junio 2013

En Euskadi hubo terrorismo, violaciones de derechos humanos ligadas al antiterrorismo y otras por causa de la dictadura. Fundir todo en una amalgama determina una lectura falseadora.

Los conceptos políticos tienen por objeto dar cuenta de una realidad, cuya percepción resultaría deformada en el caso de ser descrita mediante términos inadecuados. Un caso particularmente grave, y frecuente, de esa deformación consiste en el recurso a eufemismos o a conceptos sustitutivos que responden a una opción previa orientada a impedir el conocimiento, o a dirigirlo hacia fines políticos particulares. El pensamiento clásico chino supo expresar muy bien los efectos sociales de tal desviación: «Lo esencial es que las designaciones sean correctas –explicaba Confucio–; si no son correctas, las palabras no son adecuadas, los asuntos (de Estado) fracasan y las sanciones y los castigos no pueden ser justos; y si no son justos, el pueblo no sabe cómo actuar».

La advertencia resulta del todo pertinente a la hora de valorar el llamado Plan de Paz y Convivencia impulsado desde el Gobierno Urkullu, y a la vista de su primer producto, el que llamaríamos ‘Informe Uriarte’ por su presentador. Para empezar, la dimensión teleológica, la ‘reconciliación’ tal como es vista desde el nacionalismo, es puesta por encima del conocimiento de la realidad; dicho de otro modo, la carreta por delante de los bueyes. A la vista de la colocación en puestos clave de personalidades bien definidas en su equidistancia, como Jonan Fernández o el obispo Uriarte, todo cuanto va sucediendo era de esperar. La sociedad vasca ansía cerrar el capítulo del terrorismo. ¿Qué solución mejor que diluir su presencia histórica?

Las palabras clave para el encubrimiento son ‘paz’, ‘violencia’ y ‘derechos humanos’. ‘Paz’ suena bien, nadie la rechaza como objetivo. Solo que en Euskadi no había guerra, salvo que aceptemos que lo de ETA fue ‘lucha armada’. Hubo terrorismo, y hubo contraterrorismo. No se trata de firmar ‘la paz’, sino de que el terror desaparezca por siempre y la reconciliación sea el fruto de ese final. ‘Paz’ supone hoy equidistancia entre terrorismo y Estado de derecho. Y de esos polvos salen los siguientes lodos.

‘Violencia’. Claro que el terrorismo es una forma específica de violencia, pero no es reductible a otras. Un abertzale quería partirme la cara: eso es violencia. Si quería matarme, por orden de ETA, eso es terrorismo. No cabe confundir ambas cosas. El terrorismo es una táctica consistente en la ejecución de una serie de acciones puntuales de violencia, con un grado de intensidad capaz de provocar muertes y/o importantes destrucciones, desde una organización críptica –aunque su base sea el Estado– y con la finalidad de alcanzar un objetivo, ejerciendo un efecto de intimidación sobre el adversario. ETA y los GAL son organizaciones terroristas, no solo violentas, y la matriz de la espiral de ‘violencia’ de Euskadi en todas sus formas tiene un único origen: ETA. Represión franquista hubo en toda España. Solo en Euskadi asumió la dimensión trágica de destruir sistemáticamente vidas humanas en función de una religión política del odio.

Otro tanto sucede con los ‘derechos humanos’, si como la ‘violencia’ son utilizados a modo de cajón de sastre donde esconder la realidad. En Euskadi hubo terrorismo, hubo violaciones de derechos humanos ligadas al antiterrorismo y otras por causa de la dictadura. Fundir todo en una amalgama determina una lectura inevitablemente falseadora, como es el caso del informe sobre ‘vulneraciones de derechos humanos’ del viernes. Imaginemos que en un informe cuantitativo sobre violaciones de derechos en la Francia ocupada formamos dos tablas simétricas, una para ‘vulneraciones’ del ocupante nazi y otra similar de la Resistencia. ‘A ciascuno il suo’, diría en cambio Pirandello. No se trata de ignorar el segundo apartado, sino de ponderar los respectivos significados.

Además, en la medida que los cuatro ‘expertos’ dan las cifras sin explicación alguna, evitando así toda crítica, hay que creerles por acto de fe, sin las garantías que ofrecen Rogelio Alonso y Florencio Domínguez en ‘Vidas rotas’. Una deficiencia condenable por consciente, lo mismo que el olvido de las víctimas anunciadas, realmente existentes y cuantificables, sometidas durante años a la amenaza de muerte por ETA. Cuestión más importante que las penalidades de las familias de presos, por cierto equiparadas en el informe a las de las víctimas de atentados mortales. Son dolores cuya identificación es impresentable. Someter todo a un marcador tipo partido de baloncesto entre ‘violaciones de derechos’ por ETA y por las FSE, o muertes contra torturas, supone una consciente malformación de la memoria histórica. No es cosa nueva. Ahí están las declaraciones de la entonces consejera Idoia Mendia, cuando puso en práctica la máxima de que «aun cuando el origen sea diferente, el final del sufrimiento es el mismo», por lo cual Txiki y Otaegi, en vez de una lógica rehabilitación, habiendo sufrido la inhumana pena de muerte, lo fueron como ‘víctimas de la violencia política’. Confusión total.
No se trata de eludir el examen de todas las violaciones de derechos humanos, sino de evitar con ello el encubrimiento del terror. Es una tarea necesaria, pero si queremos la verdad, y no un sucedáneo de memoria histórica A.M.D.G. (a mayor gloria de Dios), que incluso celebren quienes siguen glorificando a ETA, resulta imprescindible analizar lo que fue la tela de araña extendida por ETA sobre la sociedad vasca, así como las responsabilidades por acción y por inhibición de los gobiernos PSOE y PNV en los peores años de plomo.

Volvamos al principio. En el ‘Informe Uriarte’, ETA nunca es llamada organización terrorista. Solo en la periodización, se dice que desarrolló «actividad terrorista» o «violencia terrorista». Luego todo se hace invisible en la niebla de la ‘violencia’ de ambos signos. Los muertos fueron víctimas de «ETA y otros grupos que han empleado la violencia». En suma, amalgama y ocultación so capa de objetividad.

Las autonomías mantienen una red de más de cien 'embajadas' y oficinas comerciales en el exterior

Más de un centenar de delegaciones autonómicas funcionan aún en distintas capitales de mundo. Las estimaciones cifran estas entidades en más de 150. Cataluña mantiene del orden de 40, de las que cinco son eminentemente políticas.
Jose A. Vara www.vozpopuli.com 19 Junio 2013

No son sólo Cataluña y el País Vasco. Distintas comunidades autonómicas mantienen abiertas oficinas políticas y comerciales en el exterior pese a las presiones del Gobierno central para que se integren en la red diplomática del Estado. Esta semana, la Generalitat catalana ha puesto en marcha la convocatoria de becas para formar a sus futuros 'embajadores' en el extranjero. En total, cien mil euros que 'educarán' a activistas para que propaguen el credo soberanista catalán en los centros internacionales.

Más de un centenar de delegaciones autonómicas funcionan aún en distintas capitales de mundo. Las estimaciones efectuadas por algunos medios cifran estas entidades en más de 150. Cataluña mantiene del orden de 40, de las que cinco son eminentemente "políticas": París, Berlín, Londres, Buenos Aires y Nueva York. El País Vasco tiene abiertas en la actualidad en torno a 15. Ni el gobierno del PNV ni el de CiU tienen previsto por el momento echarles el cierre. Artur Mas ha comentado incluso que se trata de potenciarlas en el futuro.

Pero hay otras regiones que incurren en la misma política de representación en el extranjero. Por ejemplo Andalucía, que ha mostrado su disposición a revisar su extrategia en el exterior, o Extremadura. Galicia, con sedes en Uruguay y Argentina, donde hay un importante voto emigrante, las ha trasladado a dependencias de los centros gallegos en esos países para abaratar costes.

En la nueva Ley de Acción Exterior que acaba de presentar el ministerio de Asuntos Exteriores, no se refleja la posibilidad de que el Gobierno proyecte forzar el cierre de estas embajadas regionales, en contra de lo que en un primer momento había circulado. Exteriores no quiere fomentar el victimismo, pero sí aplicar una estrategia de eficacia y de ahorro de costes. Por este motivo, el gobierno autonómico que no acepte la integración de sus oficinas en la red del Estado verá publicada la recomendación del Ministerio así como los argumentos que ofrezcan los aludidos para rechazarla, según comentó el ministro tras la rueda de Prensa del Consejo de Ministros. Estrategia de la disuasión.

La deuda galopante
Como es sabido, la deuda de las CC.AA. ha aumentado este trimestre en casi cincuenta mil millones de euros. Lo que significa que el gasto no se está conteniendo. De ahí que el presupuesto invertido en las representaciones en el extranjero sea visto como un despilfarro. En el Plan Nacional de Reformas que el Gobierno español envió a Bruselas se menciona explícitamente este asunto y se señala que casi el 80 por ciento de los gobiernos autonómicos con legaciones en el exterior han aceptado integrarlas en las embajadas españolas respectivas. El Gobierno admitió el mes pasado, en respuesta a una interpelación parlamentaria, que desconoce el coste real de ese despliegue diplomático autonómico. Nada de transparencia, como se ve.

No hay que olvidar que todas las autonomías han llegado a tener embajadas en Bruselas con el objeto de defender sus respectivos intereses económicos o comerciales en el ámbito comunitario. Muchas de ellas funcionaban en coordinación con la representación oficial española y ahora continuarán haciéndolo pero ya formalmente adscritos al ámbito de Exteriores.

Aunar esfuerzos
El ministro García Margallo insiste siempre ante sus interlocutores autonómicos que resulta mucho más eficaz aunar esfuerzos bajo el paraguas de la representación oficial del Reino de España que disparar cada uno por su lado. "Es mejor una orquesta compacta y homogénea que una banda de solistas", viene a ser la versión oficial expresada por el ministro.

Dada la recalcitrante actitud de algunas comunidades, en especial catalanes y vascos, refractarios a estudiar la supresión o fusión de sus entidades diplomáticas o comerciales, Exteriores les recuerda que al menos deben supeditar su actuación a lo que marca la línea de política exterior española, en especial en lo referido a las relaciones internacionales.

España
Las víctimas, a Urkullu: «No somos cifras, sino personas inocentes»
Covite exige al lendakari que matice, con nombres y apellidos, quiénes son los «muertos» por vulneraciones de derechos humanos
Maribel Casado. Madrid. La Razón 19 Junio 2013

«Son cifras, clasificaciones, sin nombres de víctimas ni de sus asesinos, porque los datos veraces informan, no pueden hacer daño». Así, con estas palabras, el lendakari, Iñigo Urkullu, justificaba y daba veracidad a un informe sobre vulneraciones de derechos humanos en el «caso vasco». Documento que hablaba, entre otras cosas de que la «violencia de intencionalidad política» ha generado 1.004 muertes. De éstos, 837 a manos de ETA, 94 atribuidos a las Fuerzas de Seguridad y 73, a grupos parapoliciales y de extrema derecha.

El objetivo de este informe era, según explicó el lendakari, garantizar la «verdad, justicia y reparación» de las víctimas sin «equiparar ni discriminar». Pero lejos de eso, lo que ha provocado el documento y las palabras de Urkullu es malestar. Y así se lo ha hecho saber el Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco (Covite) hoy, a través de una carta al jefe del Ejecutivo vasco, rubricada por la presidenta de este colectivo, Consuelo Ordóñez.

En la misiva, el colectivo dice estar interesado en conocer «de modo completo, con nombres y apellidos» a cada uno de los que figuran en el informe como «muertos» por vulneraciones de derechos humanos. Aducen que sólo han tenido acceso a las cifras y que para hacer un relato concreto de décadas de terrorismo en el País Vasco es imprescindible «matizar quiénes forman parte de ese informe y por qué». Así, «en aras de la transparencia», Covite insiste en que de nada sirven cifras aisladas.

Más aún, se muestran tajantes con el lendakari: «Las víctimas no somos cifras, sino personas inocentes con historias que en unos casos los terroristas alteraron de forma brutal». De ahí que exijan tener acceso al informe completo, con nombres, apellidos y una descripción de por qué se integra a cada damnificado en cada uno de los grupos de los que habla el documento



Recortes de Prensa   Página Inicial