AGLI Recortes de Prensa   Jueves 27 Junio 2013

Desmoche de la hidra administrativa
g.garcía-alcalde La Opinion  27 Junio 2013

Gigantesco, titánico, inédito en la historia democrática...". El gobierno español no se pierde en matices para adjetivar sus hazañas bélicas. La pulsión heroica traicionó a Sáenz de Santamaría al anunciar en rueda de prensa el planteamiento de reforma de las administraciones públicas despachado por el último consejo de ministros. Si hubiera dicho "puede ser", la adjetivación tendría sentido; decir "es" significa tanto como nada, porque una cosa es fabular sobre la hoja en blanco y otra ejecutar. Cuando esto último empiece a sustantivarse, los filtros controversiales y negociadores habrán ejercido su oficio reductor en medida por ahora imprevisible, porque la mayoría absoluta que apoya a Rajoy no le hace fuerte en una crisis que sigue debilitándolo, ni en un atisbo de recuperación cuya cadencia tardará lustros en reabsorber el desempleo, actualizar salarios y pensiones, etc.

Los treinta y siete mil millones de euros que esperan rescatar entre 2012 y 2015 quedarán en lo que queden, pero la desiderata que ahora venden habrá cortado tantas cabezas laborales que será un milagro no ver las calles y plazas del país como vemos las de Río de Janeiro, Estambul o Sao Paulo. Desmochar casi sesenta oficinas y agencias estatales, 80 "observatorios", todos los defensores del pueblo y tribunales de cuentas menos los centrales, adelgazar las bancadas de los parlamentos autonómicos, cerrar organismos territoriales y todo lo que postula el anteproyecto, es mandar a su casa a decenas de miles de funcionarios, interinos y enchufados, mientras siguen minando al país las inacabables exigencias externas de recortes y más recortes. Y menos mal que el Ecofin está por la labor de prorrogarnos el déficit para devorarnos mejor.

Así y todo, ¡bienvenida sea la reforma de las administraciones! Es quimérico pretenderla en fases de bonanza. Solo en tiempos de tribulación resulta viable, por paradójico que parezca, porque incrementar el sufrimiento cuando ya se sufre es aunar las aflicciones en el mismo riesgo. Si sale mal, va de soy el castigo que ya traía causa de lo anterior. Y si se logra, el paso adelante habrá sido histórico. Estas estructuras administrativas nos roban un futuro y es laudable el propósito del gobierno Rajoy de priorizar un hueso tan duro en su agenda reformista. La oposición y las autonomías están obligadas a colaborar en todo lo que no sea suicidario, sin estar seguras de que la sociedad las tiene sometidas a un test permanente que ha dejado de ser silencioso entre elecciones.

El "monstruo" prelegal que nos presentan sería más convincente si no excluyera instituciones tan ociosas como el Senado Español. Estas omisiones cantan demasiado cuando tocan sacrificios. Pero como serán tantos los puntos a pactar, aún hay tiempo de que la segunda parte contratante subsane los clamorosos olvidos de la primera.

Políticos envejecidos
Pedro de Hoyos www.elsemanaldigital.com 27 Junio 2013

Dice Griñán que se va porque está mayor. Y que hay que irse y dejar sitio a los que vienen detrás. Eso de la renovación, ya saben ustedes. Y de paso hacerle un poco la cusqui a Pérez. Por cierto, debe ser el único secretario general de un partido que despierta más simpatías entre los contrarios que entre los suyos.

A Pérez le tienen ganas los de un lado y los del otro pero es verdad que lleva en política desde que le dijo a Noé que las predicciones meteorológicas eran exageradas. Y conviene renovarse. Pero no sé si los que vienen detrás son renovación… Quizá la palabra mágica, la que sacaría al PSOE del atolladero, y a toda España, no sería renovación sino reinvención. Porque los que están envejecidos no son los políticos, que también, sino las ideas, los partidos, eso que han dado en llamar, tan cursimente, el think tank. Ah, y el sistema, en definitiva.

Que la democracia es sólo el menos malo de los sistemas de gobierno se confirmó cuando Obama, el gurú del progresismo, dijo aquello de que una mayor seguridad requería una menor libertad… bueno, un mayor espionaje por parte del Estado, creo que sería más acertado decir. A lo peor Orwell sólo se equivocó de año, tal vez de siglo. La democracia tiene vías de agua y el juego partidario, hoy me opongo más que ayer pero menos de lo que te opondrás tú cuando estés en mi lugar, es despiadadamente cansado e inservible.

La disciplina interna, ésa que te impide manifestar tu opinión contra el líder si quieres salir en la foto (Alfonso Guerra dixit), es la contradicción que acogota a los partidos “democráticos” de un sistema “democrático”… porque todos llevan la palabra “Democracia” tatuada en sus estatutos. Y en la frente. Por eso cuando la ven en el espejo al afeitarse o al maquillarse se encogen de hombros sin saber qué quieren decir esas palabras tan raras. No sé si hay que retirar a Griñán, a Pérez y a todos los que pasen esa espantosa edad, pongamos los 35 ó 40 años, en la que todas las empresas se ponen de acuerdo para decir que eres demasiado mayor para contratarte, pero sí sé que hay que jubilar un sistema que no funciona, que permite lujos a los parlamentarios como jubilarse a lo grande por haber estado dos legislaturas calentando escaños.

El escándalo de la corrupción permanente desde casi los albores de la democracia, ¿alguien se acuerda de Naseiro?, hasta la situación actual -Bárcenas, ERE’s andaluces, caso “Campeón”- es tan doloroso porque no se recuperan los cientos de millones de euros, porque casi nadie acaba con un castigo ejemplarizante y porque está extendido como mancha de aceite. Y encima nos dicen que no hay nada ilegal en los sobresueldos. Las leyes las hacen a medida del hombre, pues hombres son los que dictaminan lo que es legal o no, pero la ética y la moralidad marcan lo que es legítimo. Habrá asuntos legales que serán al mismo tiempo ilegítimos.

Como prueba de lo inservible de un sistema se puede aludir a las numerosas leyes de educación que llevamos sufriendo. Los innumerables cambios legislativos en materia tan importante para el futuro de un pueblo –Educar es manipular en la dirección correcta- quieren determinar el desarrollo de una sociedad en un determinado sentido partidario… por eso nunca son consensuados. ¿Pero hay algo más importante para consensuar que nuestro futuro?

Por eso no se trata de renovar a los políticos, de uno u otro partido, sino de renovar esta casta de imposible solución para que salga del pueblo, píense como el pueblo, viva como el pueblo y... se jubile como el pueblo.

Se irá Griñán y se irán Pérez y Rajoy y con ellos algunos más. Pero sus sucesores son eso… ¡sucesores!, no son renovadores. ¿Renovación? ¡Reinvención!

Camina o revienta
Alfonso Merlos La Razón 27 Junio 2013

A medio caballo entre lo patético y lo circense. Cuesta imaginar a un político ocupando un cargo institucional importantísimo y respetabilísimo convertido, por voluntad propia, en un mono de feria al que los españoles escrutan entre la perplejidad, la risa o la vergüenza ajena; o el cabreo, cuando reparan en que las facturas que se deja sin pagar la morosa Generalidad catalana recaen sobre las espaldas de manchegos, gallegos o madrileños.

Pero ahí esta Artur Mas. No es que se haya embarcado en la nave de ningún misterio sino que más bien se ha subido al tren de la locura. Se ha puesto, cual suicida, a los mandos de una locomotora que no es que lleve a vía muerta: acabará en un precipicio. Y con la irresponsabilidad añadida de que ha estafado con el billete a sus conciudadanos. Pero, ¿qué sería de la causa nacionalista sin el ejercicio sistemático y pertinaz de la mentira? ¿Para qué puede servir mejor el engaño masivo que para ser usado como arma partidista que hace avanzar los más espurios intereses?

Es simplemente una tomadura de pelo, más que un ultraje descarnado o una traición abierta, la idea de comunicarle a Rajoy que va a abrir las urnas en una región de España para ver si dinamita –¡por fin!– la unidad nacional. ¿Cuánto tiempo más piensa perder esta partida de frívolos en el durísimo sendero de la salida de la crisis? ¿No podrían dedicarle esas horas y fanfarrias y comisiones y reuniones a pensar cómo quitar de Cataluña un millón de desempleados y subempleados?

Como «El Lute», Mas parece entender que la alternativa a caminar es reventar. Ignora que es lo primero lo que conducirá indefectiblemente a lo segundo. Por su orden. Al tiempo.

La renuncia de Griñán y los falsos ERE
Editorial www.gaceta.es 27 Junio 2013

El anuncio de Griñán pone de relieve el escaso banquillo de la primera fuerza de la izquierda española.

El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, ha anunciado su renuncia a la reelección. No volverá a ser candidato. Griñán tiene 67 años. No son muchos, pero es que lleva en primera línea de la política desde 1982. Ha sido dos veces ministro –con Felipe González– y en 2009 tomó el relevo de Manuel Chaves en la dirección del socialismo andaluz. Actualmente es, además de presidente de la Junta de Andalucía, presidente del PSOE y secretario general de los socialistas andaluces. Vale la pena subrayarlo para dejar patente el agujero institucional que va a dejar Griñán en el PSOE. Justamente por eso ha sido tan relevante su anuncio.

Griñán ha aducido como motivo de su decisión la necesidad de un relevo generacional en el Partido. Es una necesidad evidente, pero, en su caso, parecen pesar más criterios de otro género. En particular, es imposible separar esta decisión del camino judicial de los falsos ERE de Andalucía, escándalo mayúsculo de corrupción en el que Griñán, alto cargo de los gobiernos andaluces durante muchos años, por fuerza ha de verse salpicado. El PP se ha apresurado a subrayar esta circunstancia, como es natural. Y lo menos que puede decirse es que la trayectoria del presidente andaluz, si aún no está manchada desde el punto de vista judicial, sí se halla irremediablemente deteriorada por este caso. Su renuncia no debería ser óbice para que la Justicia llegue hasta el fondo.

En términos más generales, y en lo que afecta al PSOE como partido nacional, el anuncio de Griñán pone de relieve el escaso banquillo de la primera fuerza de la izquierda española. El pobre nivel de nuestra clase política es una evidencia en todos los partidos, pero en el caso del PSOE se ve agravado por la sectaria política interna del zapaterismo, que ahuyentó a un buen número de profesionales que perfectamente podían haber encontrado sitio en esas siglas, y en su lugar privilegió a los apparatchiks de ciega fidelidad. La persona que al parecer va a suceder a Griñán es Susana Díaz, una mujer que en toda su vida no ha hecho otra cosa que dedicarse a la política: su primer trabajo fue como concejal en Sevilla –a los 25 años– y desde entonces nunca ha salido del Partido.

Para calibrar hasta qué extremo ha descendido el nivel de nuestros políticos, y en especial del PSOE, basta mencionar las palabras del número dos de los socialistas andaluces, Mario Jiménez, que ante la renuncia de Griñán ha proclamado que su decisión “convertirá a Andalucía de nuevo en la vanguardia en la consecución de nuevos hitos dentro de la democracia más allá de nuestras fronteras, en vanguardia en España”. Sin comentarios.

De cómo se aprenden las lenguas
Manuel I. Cabezas González www.vozbcn.com 27 Junio 2013

En la última entrega, se abordaron las implicaciones mutuas entre el éxito o el fracaso escolar y la competencia lingüística de los alumnos en catalán, la única lengua vehicular en la enseñanza de Cataluña, pero no la lengua propia ni tampoco la lengua materna de la mayoría de los escolares. Por otro lado, en una entrega anterior, presentamos la normalización radical por inmersión precoz, total y obligatoria, implantada en el sistema educativo de Cataluña. Y nos preguntábamos en qué medida esta normalización radical por inmersión contribuía o no a dotar a los escolares catalanes de los medios necesarios que les permitieran adquirir una competencia lingüística funcional y operativa en español, que coadyuvase al éxito escolar, profesional y social del alumnado.

Hoy, daremos una primera respuesta a esta pregunta. Y para ello, reflexionaremos sobre cómo se desarrolla la facultad del lenguaje y sobre cómo se aprenden las lenguas naturales. ¿Qué nos dice sobre esto la psicolingüística? Los psicolingüistas han ideado y elaborado una serie de modelos explicativos, para tratar de desentrañar el misterio de un aprendizaje lingüístico eficaz, desde la más tierna edad. Uno de los últimos modelos es el cognivista. Éste nos permitirá responder a la pregunta: ¿De qué depende y cómo se favorece el desarrollo de la facultad del lenguaje y la adquisición-aprendizaje de una lengua y, en concreto, del español en Cataluña?

Para desarrollar la facultad del lenguaje y para aprender una o varias lengua(s) natural(es) son absolutamente necesarios dos soportes. El primero es un soporte somático sano: sin él (pensemos en el niño sordo de nacimiento), la adquisición o el aprendizaje de las lenguas naturales será imposible; y un niño sordo será un niño sordo-mudo. El otro es un soporte social (pensemos en la película de François Triffaut, L’enfant sauvage): si, durante los primeros años de vida, al recién nacido se le aísla y se le priva del comercio lingüístico con los miembros de la comunidad de la que forma parte, será imposible que aprenda, después, la lengua en cuestión o cualquier otra.

Ahora bien, en este aislamiento y en esta privación de los contactos con los miembros de la comunidad lingüística puede haber grados. Y además, la calidad lingüística de estos contactos puede ser diversa. Una cosa es el aislamiento total y la privación absoluta de comercio lingüístico (cf. la historia de L’enfant sauvage, caso excepcional), que hace imposible el aprendizaje o la adquisición posteriores de las lenguas naturales. Pero, hay otros grados de aislamiento o privación o pobreza lingüísticos, que hacen que la facultad del lenguaje no se desarrolle completamente o que se desarrolle mal. Y aquí es donde es pertinente traer a colación la teoría cognitivista, tanto para explicar cómo se aprenden las lenguas naturales como para denunciar una nueva mentira sobre la política lingüística en Cataluña. Según los defensores de la política de inmersión, los niños y jóvenes de Cataluña llegan a tener un dominio del español igual o superior al de los niños y jóvenes de las regiones hispanohablantes.

La ‘teoría de los dos códigos’ (Basil Bernstein) así como las deducciones y consecuencias que se derivan de ella, son congruentes con el approche cognitivista del aprendizaje lingüístico. Según esta teoría, el desarrollo de la facultad del lenguaje y el nivel de competencia lingüística alcanzado en una lengua determinada (cf. la dicotomía código restringido vs. código elaborado) dependen, por un lado, de la cantidad, de la variedad, de la intensidad y de la calidad de los inputs (mensajes lingüísticos) que recibe el niño o el alumno en el contexto familiar, social y escolar; y, por el otro, de la gestión y del tratamiento de estos inputs por el SAL (sistema de adquisición del lenguaje), esa especie de boîte noire, alojada en el cerebro de cada discente.

En efecto, a partir de nuestro vécu y de la experiencia empírica, podemos constatar y sabemos que todo recién nacido (sano y criado en el seno de una comunidad lingüística) consigue, en un espacio muy breve de tiempo (entre los 2/3 y los 4/5 años), comunicar (comprender y expresarse oralmente) en la lengua de su ecosistema lingüístico. No se sabe muy bien lo que sucede en esa boîte noire que es el cerebro. Pero, sea cual sea la o las lengua(s) utilizada(s) por los que le rodean, el recién nacido consigue comunicar con ellos en una o en varias lenguas, y esto no le supone ningún esfuerzo especial (es lo que se denomina adquisición, en oposición al aprendizaje, que tiene lugar en la escuela y que exige sangre, sudor y lágrimas para intentar llegar -en general, sin conseguirlo- al mismo resultado).

Ahora bien, la adquisición del lenguaje no termina a los 4/5 años, ni termina nunca: podemos y debemos mejorar nuestras competencias lingüísticas a lo largo de toda nuestra vida. Así, con la entrada en la institución escolar, el niño combina y completa la adquisición natural de la(s) lengua(s) con la enseñanza-aprendizaje de la(s) misma(s) (o adquisición artificial). En efecto, la escuela permite al niño, por un lado, completar o complementar el código restringido con el código elaborado (cf. B. Berstein). Pero, por otro lado, hace que el niño transite del estado de analfabeto al de alfabeto (i.e. del no saber leer y escribir al saber leer y escribir).

En este aprendizaje lingüístico continuo, para llegar a dominar el código elaborado e instalarse en el mundo de los alfabetos, juega un papel fundamental la escuela. Y, en ésta, el tiempo dedicado al estudio de las lenguas es fundamental; y, sobre todo, el estatus (lengua vehicular o no) de las mismas. Los contextos familiar y social juegan un papel en la adquisición del código restringido. Ahora bien, de la escuela depende que los alumnos alcancen una competencia lingüística superior, funcional y operativa, para desenvolverse en cualquier situación de comunicación. Por eso, si una lengua (es el caso del español en Cataluña) no es utilizada como lengua vehicular (lengua de enseñanza-aprendizaje en el sistema educativo catalán), los inputs de los alumnos hispanohablantes no tendrán la cantidad, la variedad, la intensidad y, sobre todo, la calidad necesarias para asegurar su aprendizaje eficaz y para que se pueda desarrollar un bilingüismo integral, integrador y equilibrado.

Privar al español del estatus de lengua vehicular es privarlo del papel (en cantidad, variedad, intensidad y calidad), absolutamente necesario, para que los alumnos catalanohablantes e hispanohablantes lleguen a dominar el código elaborado, base y fundamento del éxito escolar, social y profesional. Ante estas verdades de Perogrullo, llaman poderosamente la atención las memeces proferidas por la casta política, de las que nos ocuparemos en una próxima entrega, cuando parlotean sobre política lingüística y afirman, sin ton ni son, que los resultados escolares obtenidos en Cataluña son satisfactorios e incluso mejores que en las CCAA sin dos lenguas oficiales.

Coda: “Je ne demande pas à être approuvé, mais à être examiné et, si l’on me condamne, qu’on m’éclaire”, (Charles Nodier).

Manuel I. Cabezas González es profesor titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Aligerar la estructura autonómica sin renunciar a las competencias
fernando gonzález macías La Opinion 27 Junio 2013

Adelgazar organismos autonómicos sí, extirparlos, de entrada, no. Tal es la respuesta de Feijóo al plan de reformas de las administraciones públicas aprobado por el Gobierno Rajoy en el último consejo de ministros. En esos términos, más o menos, se la trasladó el presidente de la Xunta al grupo parlamentario popular en O Hórreo, con un mensaje claro: ante todo, mucha calma. Lo que haya que hacer, dicen en San Caetano, se irá viendo caso por caso, porque Moncloa está formulando recomendaciones que no se han de tomar al pie de la letra. Por mucho que se empeñe, Madrid no puede ir más allá, dado que no tiene capacidad competencial para imponer casi ninguna de las medidas de ahorro que propone.

El núcleo duro que rodea a Don Alberto se ha repartido los papeles a la hora de valorar la polémica iniciativa del Ejecutivo central. El superconselleiro Agustín Hernández está autorizado para ser contundente en la defensa de la posición institucional de Galicia, contraria a la desaparición del Valedor do Pobo, el Consello de Contas, el Inega o MeteoGalicia. Al vicepresidente Rueda le corresponde ser más comedido y templar las gaitas como interlocutor directo con el Gobierno, si bien ha dejado claro que la comunidad gallega tiene su propia estrategia para adelgazar el aparato político y la estructura administrativa del autogobierno y que en ese sentido va muy por delante de casi todas las demás autonomías.

Feijóo anunciaba en marzo la tercera fase del plan de racionalización de la administración instrumental o paralela, los llamados chiriguintos, y la redacción de una ley que reordene esa zona gris del poder autonómico e impida que pueda volver a hipertrofiarse. Por lo que se refiere a las instituciones estatutarias, como el Consello de Contas o el Valedor, el presidente es firme partidario de mantenerlas, aunque aligerando su estructura orgánica y los costes que entrañan. Lo mismo se pretende con el Consello Consultivo (donde se acomodan los expresidentes) y en otros casos como el Consello Económico e Social, el Consello de Relacións Laborais, el Instituto Galego de Consumo y el de la Competencias, la idea es ir a fusiones, integraciones y sinergias para generar ahorros significativos, otra forma de poner en práctica aquello de hacer lo mismo o más con menos.

En el Pepedegá tienen la tranquilidad de que están haciendo los deberes en cuanto a eliminar déficit y equilibrar las cuentas. De hecho, Galicia ha sido el laboratorio donde se ensayaron algunas de las medidas que ahora Moncloa quiere generalizar al resto de España. No se nos puede pedir mucho más. Por eso, Feijóo, a diferencia de otros presidentes autonómicos, incluso de su mismo partido, no mostrará un rechazo frontal al plan de Soraya Sáenz de Santamaría, aunque jugará a marcar distancias con la filosofía que lo inspira y de rebote ofrecerá, desde la lealtad institucional, una alternativa a través de un modelo propio, ya en aplicación.

Una cosa está clara: Galicia no devolverá al Estado ninguna de las competencias que ejerce. El PP gallego es contrario al concepto de recentralización defendido por determinados sectores en la calle Génova y en los cenáculos del conservadurismo matritense. Aquí se siguen agarrando a la teoría de la administración única formulada por Manuel Fraga en los años 90 para escándalo de muchos en su propio partido. Hay que evitar duplicidades, lo suyo es repartir ámbitos competenciales entre el poder central, las autonomías, diputaciones y ayuntamientos, pero primando en ese reparto el criterio de proximidad, junto a la racionalidad y la eficiencia. En el círculo más próximo a Feijóo hay partidarios de defender abiertamente que el Estado se ponga de una vez a dieta en lugar de obstinarse en mantener un peso burocrático que no le corresponde. Hay ministerios, como Sanidad o Cultura, que ya no deberían existir cuando hace tiempo que la plena capacidad de legislar y gestionar en esas materias está en manos de las autonomías. Tampoco estaría de más recordarle a Rajoy que hay medidas que, por muy razonables que parezcan, en una España cuasi federal no se pueden imponer desde el poder central, y menos como un trágala. Hay que negociar tanto con rivales como con afines, la confrontación es de intereses políticos, incluso más territorial que ideológica.

Ponencia a la deriva
Editorial EL CORREO.  27 Junio 2013

La falta de un suelo ético que enjuicie la violencia de ETA no puede llevar a iniciativas que acaben legitimando el terrorismo.

La reunión que ayer mantuvo la ponencia parlamentaria de Paz y Convivencia fue el reflejo de las profundas diferencias éticas y de las enfrentadas concepciones partidarias que acaban transmitiendo la engañosa sensación de que Euskadi se encuentra atrapada en un ‘proceso bloqueado’. La mencionada ponencia –integrada por PNV, EH Bildu y PSE-EE en ausencia de PP y UPyD– ha pasado de presentarse como el núcleo decisivo para poner punto final a la existencia de ETA a convertirse en mera pantalla de la confusión. La profusión de iniciativas para la consolidación de la paz sigue proyectando la idea de que el desistimiento de ETA no será irreversible mientras la residual banda terrorista no se vea reconocida mediante la aceptación de ‘su parte de verdad’ en el conflicto.

Si la ponencia no avanza es porque la izquierda abertzale considera que la renuncia a la violencia constituye un paso esforzado y suficiente como para que los demás eviten enjuiciar el terrorismo pretérito y las complicidades que lo hicieron posible. La carencia de un suelo ético compartido lleva a EH Bildu a proponer que se pase página para abordar otros asuntos, como el de la política penitenciaria. Es la trampa perfecta en la que los demás partidos no pueden caer sin hacer el juego al propósito último de la izquierda abertzale: legitimar bajo censura lo peor del pasado en aras del mejor futuro posible.

La Historia es siempre resultado de un sinfín de actuaciones más o menos deliberadas. Pero siendo absurdo que se solape un número indeterminado de ‘iniciativas de paz’, más inexplicable es que el Gobierno vasco trate de impulsar su propio plan mientras el PNV alienta una ponencia parlamentaria a la deriva. Es indudable que el tema concita intereses partidarios encontrados. Pero estos comportan una carga moral ineludible. Una vez constatada la carencia de un suelo ético compartido las formaciones representadas en el Parlamento vasco deben decidirse entre seguir voluntariosamente hacia adelante para ‘consolidar la paz’ para facilitar a ETA el anuncio de su final definitivo u optar por plantarse frente a EH Bildu.

El emplazamiento formulado por Jonan Fernández para que se retraten quienes apuesten por un acuerdo a tres y no a cuatro –soslayando a la izquierda abertzale– yerra en términos democráticos, porque es EH Bildu la que ha de ser interpelada para que se avenga a mucho más que las «concesiones en el lenguaje» a las que dice haber accedido.

Guardiola, la 'lengua propia' de Baviera es el bávaro
Pedro Fernández Barbadillo www.elsemanaldigital.com 27 Junio 2013

Josep Guardiola se olvida de que la lengua propia de Baviera no es el alemán. Aprender alemán en vez de bávaro es contribuir al aplastamiento de la cultura bávara, etc, etc, etc.

Una de las estupideces de la transición, aceptada por el inculto Adolfo Suárez y el trilero Felipe González, fue el concepto de lengua propia aplicado a las comunicades autónomas, como si los territorios hablasen idiomas en vez de las personas. Ello ha implicado una supremacía cultural y legal para el catalán, el euskera, el gallego, el valenciano, el bable... por encima de la lengua común de los españoles, y de la mayoría de los vascos, catalanes, gallegos, valencianos, asturianos...

El pensador Josep Guardiola, que se adhirió a la manifestación separatista de la Diada pasada desde Nueva York, ha sido contratado como entrenador por el Bayern de Munich. Gustó mucho a todos, alemanes y españoles catalanes, que apareciese hablando en alemán.

¡Pues menuda contradiccón! Guardiola se ha pasado al banco centralista, unionista, mesetario y probablemente nazi al aprender alemán en vez de bávaro, la lengua propia de Baviera. ¡Que lo hablan doce millones de personas en Baviera y Austria, el doble que el catalán!

Para este verano, a Guardiola hay que regalarle una gramática de bávaro.

¡Cómo se ve que España es diferente! El único país de Europa occidental donde las instituciones persiguen la lengua nacional. Tenemos lo que nos merecemos.



Recortes de Prensa   Página Inicial