AGLI Recortes de Prensa   Lunes 1  Julio 2013

Superando lo peor, que ya es difícil
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 1 Julio 2013

Contaba en confianza el excelso e irrepetible profesor Fuentes Quintana que con ocasión de las negociaciones previas a la firma de los Pactos de la Moncloa hubo de recordarle a su homónimo Lasuen, que era el experto económico de la AP de Fraga, el chiste aquel de quien se había equivocado de número de teléfono y su interlocutor, al repetirle los dígitos que había marcado, le informaba de que no había acertado ni uno.

Fuentes era vicepresidente del gobierno de la UCD de Suárez y estaba analizando con los expertos de cada partido, sindicatos y empresarios, los datos básicos de la economía española. Cada cual iba exponiendo los suyos según su leal entender para redactar el papel del consenso que supuso la superación de la terrible realidad económica y social que sufríamos a finales de los setenta. Boyer y Tamames, por el PSOE y PCE respectivamente, eran otros de los significados asistentes.

Pues bien, al Rajoy de nuestros pesares habría que decirle ahora, rememorando al ilustrísimo profesor, que ni acierta ni acaba bien y plenamente ni una sola de las reformas que sucesivamente va amagando con llevar a cabo. La última ha sido la reciente de las AAPP a la que la vice Soraya se refirió con aquello de que “ahora le tocaba sacrificarse a los políticos”. Y es que, en cuanto le han salido respondones en CCAA y ayuntamientos, también los suyos; en lugar de mantenerse firme en su propuesta ha enviado a sus propios a pastelear acuerdos particulares con quienes más teme para tapar bocas. Lo mismo hizo con lo del control de los déficits autonómicos o con la reforma de los ayuntamientos siguiendo su inveterada costumbre de confundir el miedo con la prudencia.

El compañero Arenas en la sombra
Desgraciadamente, nuestro presidente da toda la impresión de ser un hombre superado por las circunstancias que le han tocado en desgracia y de estar en manos de algunos personajes con cuyos afectos próximos no necesita enemigos. Montoro y Arenas serían los prototipos de tales especímenes.

El primero como el ministro más nefasto que haya conocido la hacienda pública española, y el segundo como su padrino y muñidor en la sombra de tantos despropósitos como acumula ya D. Mariano en la resolución de algunos de los asuntos más peliagudos con que se ha enfrentado dentro de su partido en los convulsos años padecidos desde que Aznar, en infausta hora como ya reconoce hasta él mismo, lo nombró ‘dedocráticamente’ heredero político.

El peor error de Aznar
Fue el último de la media docena de errores graves, y quizás el peor para España según vemos ahora, que empañaron en sus últimos dos años los excelentes seis anteriores: recule absurdo en ciertas cuestiones de su decreto laboral que aún estamos sufriendo, como la consagración de los PER sine die; cabezonería y protagonismo excesivo en lo de Irak, con ciertos ridículos lingüísticos personales ribeteados en yanqui; impensable rendición ante PRISA en lo de Antena 3 Radio y la TV digital de Telefónica, a quien ahora culpa de algunos males personales y familiares; anuncio apresurado de renuncia de sus responsabilidades en años cruciales para consolidar lo realizado dedicándose a preparar su aterrizaje en el sector privado; y mala gestión inmediata posterior del atentado del 11-M por intereses electoralistas tan improvisados sobre la marcha como miopes. Le salió al revés.

Preguntas sin respuesta
Y vuelvo a realizar las mismas preguntas de hace unas semanas criticando su nefasta y contra natura política económica y fiscal: ¿es que no habrá nadie en su círculo de confianza que sepa y pueda convencerle de su tremendo error con las continuas subidas de impuestos? ¿Nadie entre ellos hace caso de los concluyentes análisis que señalan que drenar dinero de las economías domésticas y del sector privado en general para mantener el ruinoso tinglado público genera un efecto pernicioso contrario al consumo, a la inversión y como consecuencia a la creación de empleo, que es el único resorte válido para salir de la crisis que padecemos? ¿Nadie tampoco ha reparado en que la bestial subida del IVA en algunos sectores sólo ha propiciado el pase a la economía sumergida de miles de pequeños empresarios y autónomos, a hacer trampas en el caso intermedio y a cerrar sus negocios a otros tantos por resultarle insoportable? ¿Y ya, en el sumun de la estulticia, tampoco se han dado cuenta de que no sólo ocurre todo lo anterior sino que además menguan cada vez más los ingresos del Estado por pura inanición de los machacados contribuyentes que quedan en pie y por la desaparición de tantos otros, al margen de quienes siguen teniendo un sueldo medio más o menos fijo y no tienen escapatoria mientras lo conserven?

Lo último que se le ha ocurrido al infumable Montoro es subir los impuestos al alcohol y al tabaco. Por la inoportuna ley de Zapatero ‘antifumeque’ negando toda libertad a la gente para elegir, dada su natural aversión al ejercicio de ciertas libertades individuales, quedaron maltrechos amplios sectores de la hostelería donde se perdieron miles de puestos de trabajo. Ahora se trata de rematarlos a base de impuestos ahuyentando a los escasos clientes que mantienen algunos abiertos.

Empeorando lo peor
Es el suma y sigue de un gobierno supuestamente conservador y liberal que gobierna siguiendo los postulados de aquellos a los que tanto censuró culpándolos de todos nuestros males en lo que supone la mayor estafa política de nuestra reciente democracia.

Por dar un detalle, ni los comunistas de IU llevaban en su programa una subida del IRPF tan brutal como la que perpetró Montoro con el ‘don tancredismo’ de Rajoy por montera.

Se puede gobernar muy mal, tenemos el ‘zapaterismo’ muy reciente, pero tanto como para hacer pasable a aquél con todo en su mano para lo contrario sólo es capaz de hacerlo alguien mucho peor. Por mala herencia que recibiera, nadie ha tenido tanto tiempo para prepararse, un año largo, ni tanto poder democrático en España.

Liberticidas para la libertad
EDITORIAL Libertad Digital 1 Julio 2013

Qué elocuente, el aquelarre que perpetró el movimiento nacionalista catalán el pasado sábado en el estadio del Fútbol Club Barcelona. "Concierto para la libertad", lo denominaron, en un ejercicio de manipulación del lenguaje que habría asqueado al mismísimo George Orwell, enemigo jurado, por lo demás, de ese patrioterismo del que se hizo gala, tan ridículo como falsario. "Para la libertad", decían estar allí los que más la han maltratado en el Principado en las últimas décadas. Sería de risa si no fuera de vergüenza. Se han retratado y hasta se pavonean; ya llegará el día en que más de uno niegue haber tomado parte de esa mascarada grotesca, compartido fervorines identitarios con eminencias como Ramoncín y Dyango .

No es de extrañar que, a diferencia de lo que sucede cuando el espectáculo es futbolístico, se permitiera el consumo de alcohol: para soportar lo que se coreaba y proclamaba ahí, barruntarían los organizadores ¿y las autoridades?, quizá no alcance con ir colocado de nacionalismo, por muy estupefaciente que sea éste en sus delirios, que lo es y mucho, como por desgracia podemos atestiguar quienes sufrimos sus consecuencias y pagamos sus facturas.

Sea como fuere, ha vuelto a quedar claro que la Cataluña nacionalista mima a los suyos, hace todo lo posible por mantener caldeado el establo. Entre tanto, los catalanes que se sienten y quieren seguir siendo españoles sobreviven a la intemperie, aguantando prácticamente con sus solas fuerzas los embates del rebaño, muy desasistidos por el resto de sus compatriotas y, sobre todo, por los que manejan los poderes del Estado, que ni están ni se les espera en la defensa de sus derechos. Los aquelarres nacionalistas retratan, sí, a sus perpetradores, pero también y en igual medida a quienes han consentido que se haya llegado a este bochornoso estado de cosas.

Aznar vuelve al ataque
Pablo Sebastián www.republica.com 1 Julio 2013

Se imaginan a Mariano Rajoy convocando al nuevo embajador de los Estados Unidos en Madrid para pedirle explicaciones (como lo han hecho la UE, Francia y Alemania) sobre el espionaje USA a las instituciones europeas y a varios países de la Unión, según lo ha revelado por el espía Edward Snowden a Der Spiegel. Pues la verdad sea dicha no nos lo imaginamos, a pesar de que los hechos demuestran que el espionaje americano no está justificado por la seguridad y la lucha contra el terrorismo, una vez que USA espía también a sus aliados de la OTAN. Las orejas de Obama son pues unas inmensas antenas parabólicas.

Y las de Rajoy deben incluir sofisticados tapones para no tener que escuchar los problemas que lo tienen rodeado en la Moncloa y que vienen desde distintos frentes. Los alaridos de Bárcenas en la cárcel de Soto del Real, a donde con toda seguridad lo acaba de enviar el propio Rajoy a través de su fiscal -don Mariano suele ser máss implacable de lo que sus adversarios se imaginan-; las charangas del Nou Camp con los independentistas dando la murga con la autodeterminación; o las últimas diatribas de José María Aznar -en su entrevista de ayer en ABC- donde el que fue expresidente del Gobierno y del PP, le manda una tercera tanda de misiles con los que advierte a Rajoy que está ante ‘la última oportunidad’ -¿se trata de un ultimátum?- para abordar los serios problemas de España, como diciéndole: si tu no lo haces seré yo quien lo haga. No en vano Aznar repite: ‘yo estoy aquí’, para que nadie dude sobre su regreso a la política activa y avisa a ciertos dirigentes del PP que le acusaron de deslealtad: ‘a mi, lecciones de lealtad, cero’.

Siempre se ha dicho que ‘el fuego amigo’, o el enemigo interior es el mas peligroso y dañino. Y Aznar no está para bromas y dice muchas verdades y hace análisis correctos sobre la lucha contra la recesión -pide bajar los impuestos y reformas profundas de la Administración- y sobre el desafío secesionista catalán diciendo que está rompiendo de raíz el pacto constitucional. Algo que es así y para lo que Aznar exige a Rajoy una respuesta política que el presidente del Gobierno se niega a articular, huyendo del ‘lío o la algarabía’ –así le llamó a la Diada del ‘España nos roba- por la puerta trasera de la Moncloa. Y añade Aznar: ‘si no existe un mensaje contrario a eso (secesión) en Cataluña, será porque nadie lo hace. Y si nadie lo hace convendría que se hiciera’. O sea, otra vez, nos conduce al ‘aquí estoy yo’ y al discurso ya mencionado de su responsabilidad con España, el PP y su conciencia.

Lo llamativo de las declaraciones de Aznar sobre Cataluña, o la recesión, ETA, las reformas pendientes o las autonomías y la necesaria cohesión nacional es que, al margen de las ideologías, están llenas de razón y racionalidad. Las podría firmar en una o en gran parte el propio Felipe González, incluso en el apartado en el que Aznar dice que Zapatero –que ayer pidió al PSOE que apoye los ‘impulsos de Rubalcaba’- fue un’ desastre histórico’ para España, y que el PSOE ya no es un partido nacional sino confuso hasta el punto de pedir la autodeterminación en Cataluña y a la vez oponerse al Concierto vasco. Una crisis la del PSOE que, por cierto, no para de crecer con la falsa retirada de Griñán para nombrar él a la que será su sucesora –Susana Díaz- en el cartel electoral andaluz de 2016, pero manteniendo sus cargos de presidente del PSOE, secretario general de socialistas andaluces, y presidente de la Junta de Andalucía.

Naturalmente, a Rajoy lo alaridos de Bárcenas y las advertencias de Aznar parece que no le inquietan, por mas que entre una y otra cosa (y el espionaje USA en la UE) le han estropeado la que se planteaba como una exitosa, para España, cumbre de la UE de los pasados días 27 y 28 de junio. Una cita, adornada con los pactos de los primeros partidos españoles y que no dio mucho de sí, sino alguna ayuda esperada para el paro juvenil y poco más. Aunque Rajoy insistirá en su nuevo discurso de España saliendo del túnel de la crisis con los datos del déficit comercial, la EPA y el PIB, que presentará al inicio del tercer trimestre y le permitirán irse de vacaciones como si no hubiera nada mas que hacer, y a pesar de que, como le dice Aznar, está ante su ‘ultima oportunidad’. Pero él, Rajoy, como si nada, o como quien oye llover. Sin tomar la iniciativa, sin dar la cara -su última espantada ante los medios en Bruselas fue otra vez proverbial-, sin correr riesgos y sin mirar hacia atrás, donde hoy están Aznar y Bárcenas, seguramente para evitar convertirse, como la esposa de Lot, en una estatua de sal.
www.pablosebastian.com

¿Es miedo lo que esconde Aznar detrás del bigote?
S. McCoy El Confidencial 1 Julio 2013

Es José María Aznar López desde su retirada de la política hombre parco en apariciones, no tanto en declaraciones. Hasta hace bien poco se valía para estas últimas de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, mejor conocida como FAES. Sin embargo, anda en las últimas semanas el expresidente inquieto, de televisión en conferencia, de conferencia en entrevista periodística de fin de semana. Como si una particular inquietud no suficientemente revelada le tuviera desvelado. ¿Qué se esconde tras el hierático bigote virtual de quien gobernara España durante ocho años?, ¿qué es eso que le tiene en un sinvivir y le ha obligado a dar un paso al frente?

No es España, aunque se le llene la boca con el nombre de nuestra nación. De hecho, interpretamos erróneamente desde estas mismas líneas su primera aparición estelar en Antena 3 bajo la guía de Gloria Lomana, entre la vaselina de Marhuenda y la amabilidad de la Prego. Quisimos ver en su aparición una suerte de globo sonda para agitar las masas liberales y, de este modo, plantear una alternativa dentro o fuera del partido Popular al propio Rajoy. La forma directa y estudiada con la que presentó su ideario programático basado en cinco puntos así lo señalaba. Y, sin embargo, se equivocó la paloma, se equivocaba (V.A., "El berrinche de un acabado Aznar, tragedia política", 27-05-2013).

Porque siendo verdad que hay cabida política en este país para una propuesta como la presentada, especialmente entre la masa ingente de votantes cabreados con la deriva socialdemócrata explícita de Cristóbal Montoro, no se le escapaba a alguien tan informado como Aznar el que venían noticias que, al menos sobre el papel, podrían desmontar de manera rauda su planteamiento, siendo la más relevante, aunque quimérica, el primer intento serio de reforma de las Administraciones Públicas elaborado por uno de sus chicos. Por tanto, si la táctica consolida la estrategia, fallida la segunda, ¿a cuento de qué la primera, esa salida intempestiva a la palestra?

La respuesta tiene apellido propio: Bárcenas.
Aznar está visitando, casi uno por uno, a aquellos que tuvieron a bien encontrarse con el ahora presidiario… hasta el punto de producirse escenas rocambolescas por encuentros inesperados entre acusador, acusado e interlocutor en algún restaurante malacitano¡Cómo un servidor ha podido ser tan torpe! Más claro, imposible. Fue en una visita fuera de Madrid hace ya tres o cuatro meses cuando, con motivo de la presentación a las fuerzas vivas de una localidad de El Confidencial, en el aperitivo previo me comentaron gentes cercanas al extesorero del PP: "¿Sabes con quién se ha visto Luis?". De ahí salió una relación de periodistas, algunos de los cuales se han autorrevelado con sus escritos y declaraciones y otros permanecen en el lado oscuro de las fuentes. Bien, siguieron mis compañeros de mesa, "¿y sabes que va proclamando?". Las iniciales J.M.A. salían a diestro y siniestro, bien por acción –caso de la conexión con los fastos de la boda de su hija en El Escorial-, bien por omisión –cómo Luis 'el Cabrón' había crecido en poder e influencia bajo el paraguas del ahora esposo de la alcaldesa de Madrid-.

He rememorado esa conversación ahora que esos mismos contertulios me comentan cómo Aznar está visitando, casi uno por uno, a aquellos que tuvieron a bien encontrarse con el ahora presidiario… hasta el punto de producirse escenas rocambolescas por encuentros inesperados entre acusador, acusado e interlocutor en algún restaurante malacitano. Es evidente que una coincidencia de ese calibre sólo puede deberse a una legítima preocupación por salvar su buen nombre y el aura de incorruptibilidad de la que siempre ha querido dotar tanto a su acción personal como de gobierno. Informado de la amenaza, qué mejor forma de neutralizarla que pasando al ataque: recordando por una parte sus méritos, recabando el apoyo de sus votantes históricos con un mensaje ad hoc y reventando los esfuerzos particulares por deslegitimarle del extesorero. Ni el mejor director de comunicación habría preparado un plan mejor. "Soy Goliat: no me derribarás, David" es el mensaje subliminal.

¿Estamos diciendo que el expresidente es un corrupto? No. Pero ni a él se le escapa que los aires de grandeza que rodearon su segunda legislatura fueron coto para que algunos se aprovecharan para medrar a sus espaldas o, mejor dicho, en su misma cara. Antes que reconocer tal posibilidad y la responsabilidad inherente a ella, cosas del ego, ha enarbolado la bandera del ataque indirecto como mejor vía de defensa. No dudo de su honradez, pero sí de su dejadez. Ahora trata de paliar sus consecuencias mientras Mariano Rajoy ve, como en tantas otras ocasiones, cómo sus enemigos se cavan solitos su tumba, movidos por un frenesí del que él carece. Su pachorra, en términos de batallas internas, siempre ha sido arma letal para sus rivales. Las muescas se multiplican. Él no está en el punto de mira, lo sabe y solo le queda esperar. Adiós, Josemari, adiós.

Efectivamente. Miedo es lo que esconde Aznar bajo el bigote. Miedo, sí, señores. Sus actos recientes, públicos y privados, le delatan. No es un temor culpable, sino trascendente, de deterioro de su huella en la historia. Falló su grandilocuente intento de poner España en el mapa y perdió la oportunidad de hacer una nueva Transición que corrigiera buena parte de los despropósitos que se materializaron en los años del zapaterismo. El juicio objetivo que permite la distancia temporal empieza a ser severo con los años finales de su mandato. Hasta Rodrigo ha caído estrepitosamente. Sólo le queda su buen nombre y su 'profesionalidad'. Si esta se cae... sólo él sabe la dimensión de la amenaza. Pero cuanto más agite los brazos, más sabremos que se está ahogando. No se equivoquen.

Buena semana a todos.

El Gobierno como moroso y mal pagador
Antonio García Fuente. Periodista Digital 1 Julio 2013

Los gobiernos de España me recuerdan a ese mal pagador que es conocido en cualquier comercio normal y cuyo dueño lo atiende personalmente; y el mismo ha de enfrentarse con la clientela, donde y como es normal… “hay de todo”; y entre ese todo, existe el mal pagador, el cara dura, el que sabe “dorar la píldora” y sin pagar lo que debe, consigue del comerciante nuevos suministros y así, con esa irresponsabilidad que algunos tienen, llegan a acumular deudas que normalmente nunca pagarán a ese “pobre comerciante”, el que ya cansado de “tal vividor”, termina por cerrarle el crédito y echarlo a la calle de la mejor forma que puede, puesto que sabe que denunciarlo “a la autoridad”, es perder el tiempo y el dinero; puesto que para el intento de cobrarle, lo primero que necesitará será un abogado y que éste, lo primero que hará es… “pedirle provisión de fondos” para iniciar el trámite de cobro.

Pues bien; metafóricamente veamos en esta metáfora al pueblo español y “como comerciante suministrador, puesto que es el que trabaja y produce y por tanto mantiene el gasto”; y al mal pagador, al gobierno del Estado y sus múltiples “gobiernillos menores”; que se llevan la mayor parte del que trabaja y produce y además, o no le pagan al suministrador, o cuando lo hacen lo realizan… “tarde, mal y nunca”, como dice el sabio dicho popular de esta tierra donde nací y vivo.

Hoy cuando escribo leo en prensa cuanto sigue… “La vicepresidenta del Gobierno dio a conocer las medidas de racionalización de las administraciones públicas, con las que se pretende ahorrar 37.700 millones, incidiendo en el esfuerzo del Ejecutivo por sacar adelante un "trabajo hecho desde casa".

Tras estas declaraciones, que ya llevan tiempo anunciándolas por boca del presidente Rajoy; nos quedamos más o menos, como si “un dignatario oriental nos dijera que va a bajar la electricidad, el arroz y la gasolina”; puesto que estamos ya tan acostumbrados a mentiras y falacias, que ya y aunque nos lo juren en arameo, no nos creemos nada de los políticos hasta tanto no veamos realidades que lo confirmen; y estas realidades que nos anuncia la vicepresidenta, parece ser que son otra falacia más ya que las mismas y en su mayor parte son… “a título de la buena voluntad de los que han de tomarlas”, o sea… “los virreyes de las autonosuyas”, que no autonomías.

De hecho ya han salido algunos, “con las armas de la independencia legislativa en la mano” y le han hecho “un gran corte de mangas”, a los ruegos del Gobierno Nacional; el que por lo que estamos viendo, tiene poca o nula autoridad para estos virreyes; cosa no explicable y por cuanto aparte de lo que le pueda respaldar la Constitución Española (que como estamos hartos de ver es como el chicle o la plastilina, puesto que se estiraza o encoje a capricho de los usuarios) tiene una mayoría absoluta, nunca obtenida por ningún partido de esta nueva y ruinosa época y con lo que suponemos, sería más que suficiente para legislar con “un ordeno y mando justo y constitucional y para ser cumplido a rajatabla”; pero no; este gobierno dirigido por un “gallego puro”, como tal, nunca sabemos si baja o sube las escaleras; la verdad es que en ambos casos, se arremanga bien los perniles de los pantalones y no se moja jamás.

Iniciado este artículo y ya “harto de decir lo mismo pero de múltiples formas”, me he ido a la calle, a hacer “mis sondeos ciudadanos”; he visitado varios amigos y conocidos con establecimiento comercial, todos pequeños comerciantes o industriales y que en mayoría son negocios familiares.

Todos me hablan “pestes” de la situación actual… como detalle de todo ello, mi amigo Miguel, que tiene un establecimiento de “afilador” y vende algo de cuchillería; se lamenta y resume todo diciendo… ¡¡Si es que ya apenas si vienen a afilar cuchillos, tijeras y otras herramientas de uso diario!! Y éste, aún hoy, por afilarte unas tijeras o un cuchillo de cocina, te cobra un euro… “y te devuelve la herramienta perfectamente afilada; y para que no te pinches o cortes, te la da envuelta en papel de periódico”.

Curiosamente esta buena persona (que lo es) sigue el negocio de su padre, que en tiempos “lejanos” vino como afilador ambulante y se estableció aquí y aquí prosperaron lo suficiente como para vivir sin problemas y decentemente, en un establecimiento de su propiedad y situado muy céntricamente en una de las vías que llevan al mercado central, o sea una de las vías más concurridas de mi ciudad.
Si pasamos de este pequeño industrial que como Juan Palomo (“el se lo guisa y él se lo come, pues no tiene empleado alguno”) imaginemos como estarán esos otros que con dos, tres, o más empleados; están a punto de que hay que “pagar la paga extraordinaria que en la época de Franco se denominó del 18 de Julio”… y que además, les coincide con la liquidación de la renta (IRPF) y el pago trimestral del IVA y… “están todos la mar de contentos viendo las ventas bajar alarmantemente”. Hasta un agente de viajes que es también al estilo de “Juan Palomo”, me dice que las ventas van peor que el pasado año… ¡¡Pero si el turismo está creciendo dice la prensa!! (le digo) y sonriendo amargamente me responde… “será hacia abajo y estará echando raíces”.
****
MI NUEVO LIBRO: Acabo de editar: “Viajando por España y Portugal”; (352 páginas y abundantes fotografías) un libro ameno y distendido, relatando casi una veintena de viajes dentro de la Península Ibérica: como lo edito y vendo yo mismo; su precio son 20 euros más gastos de envío contra reembolso; si a alguno de mis lectores le interesa que me escriba a elinga.jaenes@gmail.com Muchas gracias.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

Los piratas alemanes
Luis del Pino Libertad Digital 1 Julio 2013

Uno de los episodios más curiosos y desconocidos de la Segunda Guerra Mundial es la historia de los denominados corsarios alemanes.

Entre 1939 y 1945, la Marina alemana preparó y operó nueve barcos para ejercer de corsarios contra las flotas mercantes aliadas. Los propios corsarios no eran barcos de guerra, sino barcos normales y corrientes modificados, a los que se había dotado de artillería, de un motor más potente y de una tripulación militar excelentemente entrenada.

Su misión consistía en disfrazarse de barcos mercantes aliados o de algún país neutral, para poder acercarse así a los cargueros británicos o americanos sin despertar sospechas. Una vez situado a la suficiente distancia, el corsario descubría la artillería y abordaba el carguero enemigo, capturando su carga y a la tripulación. Si la carga era aprovechable, se llevaba a Alemania el mercante capturado. Si no lo era, o no merecía la pena arriesgarse, se hundía el buque directamente.

La historia de aquellos corsarios está muy bien documentada, y las peripecias de alguno de ellos darían para hacer, no una película, sino una serie completa. Los nombres de esos piratas del mar (el Thor, el Atlantis, el Kormoran, el Komet, el Orion, el Pinguin, el Michel, el Stier y el Widder) llegaron a ser bien conocidos por las autoridades navales aliadas, porque causaron un considerable daño a las flotas de aprovisionamiento en el Atlántico e incluso en el Pacífico: hundieron 110 barcos aliados y capturaron otros 31, arrojando un total de 870.000 toneladas perdidas por británicos y americanos. Las mercancías capturadas por aquellos corsarios contribuyeron significativamente a paliar la escasez de alimentos en la Alemania nazi.

Por supuesto, los tripulantes de aquellos corsarios eran conscientes de lo que arriesgaban: cuando te disfrazas de civil o de soldado enemigo para llevar a cabo una acción de guerra y te capturan, no tienes la consideración de combatiente, sino de espía. Y a los espías no se les aplican las protecciones que la Convención de Ginebra reconoce a los soldados prisioneros. Si lo piensan ustedes, resulta lógico que la Convención de Ginebra no amparara a piratas como éstos: quien disfraza su condición de soldado para poder hacer más daño al enemigo, está renunciando voluntariamente a la protección que esa condición de soldado otorga. Está voluntariamente transformándose en otra cosa.

Y quienes también sabían a lo que se arriesgaban, y no de modo voluntario, eran los pobres prisioneros que iban siendo capturados por aquellos corsarios. Cada vez que se abordaba un nuevo mercante, los tripulantes eran llevados como prisioneros al buque pirata. Y tanto éxito tuvo la campaña de abordaje de mercantes, que alguno de esos corsarios llegó a alojar más de mil prisioneros simultáneamente en sus bodegas. Y aunque a esos marineros capturados se les trataba con corrección, imagínense ustedes lo que debe de ser vivir desde la bodega de un buque, como prisionero, cada sucesivo enfrentamiento naval que el corsario mantenía, sabiendo que, si el corsario pierde, te vas al fondo del mar sin remisión, junto con tus captores.

Como de hecho sucedió, por ejemplo, en el caso del Pinguin. Cuando la marina británica consiguió hundirlo el 8 de mayo de 1941, los 200 prisioneros que albergaban sus bodegas se fueron a pique con el buque.

Si los corsarios alemanes pudieron hundir un número tan grande de buques aliados no es, evidentemente, porque fueran excelentes buques de guerra (que no lo eran), ni porque los alemanes tuvieran una superioridad naval (que no la tenían), sino porque actuaban disfrazados de lo que no eran, para pillar desprevenidas a sus víctimas.

En ese sentido, no hay mucha diferencia entre aquellos corsarios y los principales partidos políticos españoles. Uno de los problemas más graves que tiene nuestro país es que está dirigido por formaciones que simulan ser lo que no son, para capturar segmentos complementarios del electorado y repartirse el pastel del poder. Contamos con un Partido Socialista que juega a disfrazarse de protector de los trabajadores mientras indulta a banqueros y reparte a sus amiguetes multimillonarios el dinero que se le quita a esos trabajadores vía impuestos. Tenemos un Partido Popular que simula ser liberal y conservador, para luego respetar sin ruborizarse toda la ingeniería social del Partido Socialista y practicar una política impositiva que hace parecer a Izquierda Unida un paladín del libre mercado. Tenemos una Convergencia y Unión que juega al independentismo y a gritar que España roba a Cataluña, mientras se dedican a llenar sus bolsillos con el dinero que tanto trabajo les cuesta ganar a los pobres catalanes, y al resto de españoles. Y así sucesivamente.

Y los pobres electores se hacinan en las bodegas de esos partidos, sabiendo que les han engañado, sabiendo que los piratas se han quedado con todo lo que llevaban, pero encima deseando que tus piratas captores venzan en cada sucesiva contienda electoral, porque temes, si son derrotados, hundirte tú con el buque, o caer en manos de otros piratas peores.

Y así estamos.

Pero ni las ficciones pueden mantenerse eternamente, ni los partidos cuentan con bodegas herméticas que impidan a sus electores ver lo que pasa fuera. Así que la crisis y la consiguiente caída de las máscaras están haciendo huir a borbotones a los electores desencantados, que salen de las bodegas a trompicones.

De ahí los míseros resultados que las encuestas le dan al PSOE, al PP o a CIU, partidos todos ellos que aparentan ser lo que no son, con lo que cada vez más gente vuelve sus ojos a otros partidos que sí son lo que dicen ser, para bien o para mal. Los partidos tradicionales han perdido ya en torno al 40% de los votos que consiguieron en las últimas elecciones generales.

Antes o después, los piratas tendrán que dar cuenta de sus actos, sometiéndose al consejo de guerra de las urnas. Pero no lloren ustedes por ellos, porque nos han engañado a todos de manera consciente, para poder desplumarnos mejor. Y sabían a lo que se arriesgaban cuando decidieron hacerlo.

Así que antes o después, todos esos que se han dedicado, a uno y otro lado del espectro político, a mentir a sus electores, tendrán que enfrentarse al destino que las leyes de la batalla reservan a quienes cambian su uniforme por el de otro.

Patetismo y paletismo
Alfonso Merlos La Razón 1 Julio 2013

No es exactamente «el más difícil todavía». En el circo del nacionalismo se impone el «más patético todavía». Siempre hay ocasión para un número distinto, más osado, más extravagante, más bufonesco. Evidentemente subvencionado, porque el pesebre es el pesebre. Esta última ocurrencia, anunciada con la pompa y las alharacas que se gastan habitualmente los espadachines del separatismo, no se entiende sin el clamor de un público embobado con la idea de partir España en dos; y, desde luego, sin un poder político soberanista replegado sobre sí mismo, despegado enteramente del servicio al interés general, y concentrado en financiar toda suerte de experimentos y juegos folclóricos que ayuden sembrar y regar la semilla de la discordia y la cizaña.

Pero no es sólo lo patético exhibido sin pudor lo que se vuelve a poner de manifiesto con esta cadena pancatalanista. Es lo paleto. Es esa mentalidad simplona, falta de sofisticación, ayuna de sustancia gris, escasa de miras. Porque es de auténtica traca que los organizadores del cotarro, a fecha verano de 2013, piensen que Cataluña llega hasta Torrevieja, o que Menorca es simplemente una isla satelital del glorioso imperio con el que sueñan los vástagos de Pujol.

Pero no nos engañemos. Los partidarios del cacareado «derecho a decidir» (ignorantes por completo de un concepto catalogado con absoluta precisión en el Derecho Internacional Público) están ante una coreografía con el clásico reparto de papeles. Politicuchos que desgobiernan y jalean, medios de comunicación que se tapan los oídos y los ojos ante los atropellos y los abusos. Y titiriteros drogados de ideología que ponen en práctica lo primero que se les pasa por la cabeza para mantener entretenido al graderío. Incluso sin ser independiente, ¡Cataluña va bien! ¿Alguien lo duda?

Como contrapartida, los gobiernos regionales han recibido una inyección de liquidez superior a 50.000 millones
Hacienda concluye la ‘intervención’ de las comunidades autónomas impidiéndolas cualquier trampa contable
Economía www.vozpopuli.com 1 Julio 2013

El ministro Cristóbal Montoro se ha tomado en serio que las comunidades autónomas dejen de ser motivo de sospecha para los inversores internacionales. Con las medidas aprobadas el viernes por el Gobierno, se cierra cualquier posibilidad de que los gobiernos regionales hagan trampas contables para enmascarar el déficit.

La herencia que recibió el PP del anterior Gobierno, con la mayor parte de las comunidades autónomas guardando facturas en los cajones y dificultades crecientes para acceder a la financiación, ha marcado desde el principio las pautas de actuación del actual equipo de Hacienda, consciente de que las sospechas de los inversores internacionales sobre las cuentas de los gobiernos regionales supusieron un capítulo importante en el trayecto que colocó a España al borde del rescate.

Los subcontratistas podrán saber si las comunidades y los ayuntamientos han pagado las facturas a los que han requerido sus servicios

El pasado viernes, el Consejo de Ministros aprobó un sistema de facturación electrónica que, a partir de enero, impedirá a las comunidades retrasar los pagos a los proveedores más allá de treinta días y controlará en tiempo real el proceso que va desde que se rellena la factura hasta que es abonada. Para ello, se crearán registros centrales en las tres administraciones y se facilitará que cobren también los subcontratistas, pues éstos conocerán si las empresas que han requerido sus servicios han cobrado o no de las comunidades y los ayuntamientos.

La transparencia contable a la que obliga a estas administraciones la ley de Estabilidad, sumada a las condiciones que impone el plan de pago a proveedores, a la condicionalidad del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y a la orden ministerial por la que los gobiernos regionales y locales tienen la obligación de transmitir al Gobierno cualquier cambio que realicen en sus plantillas y en la masa salarial, conducen a fuentes ministeriales a concluir que en un año se ha procedido a un ‘rescate’ muy diplomático de las comunidades autónomas, mediante el que van a tener que olvidarse de las trampas contables con las que, ejercicio tras ejercicio, intentaban enmascarar el déficit.

"Un striptease financiero sin precedentes a cambio de un rescate que hubiera sido mucho más duro si se hubiera hecho desde Europa", resumen en el Gobierno

La principal contrapartida obtenida por los gobiernos regionales y locales a cambio de esta pérdida de autonomía contable fue la obtención, el año pasado, de una inyección de liquidez que superó los 50.000 millones de euros, en una fase de la recesión en la que encontraban el grifo cerrado para financiarse en los mercados. Solo a través del plan de pago a proveedores y de las líneas de crédito del ICO, obtuvieron casi 33.000 millones de euros, a los que se añadieron otros 13.000 provenientes del Fondo de Liquidez. “Un striptease financiero sin precedentes desde que existe el Estado autonómico, a cambio de un rescate que hubiera sido mucho más duro si se hubiera hecho desde Bruselas”, resumen en el Gobierno.

Aznar vuelve a la carga contra Rajoy: Le acusa de pasividad frente a Cataluña, ETA y la recesión
El expresidente confirma su regreso: ‘estoy aquí’; acusa a Zapatero de ser una ‘catástrofe histórica’ y dice que los desafíos secesionistas rompen el pacto constitucional
Rafael Halcón | Madrid. ABC 1 Julio 2013

El ex presidente del Gobierno y del PP, José María Aznar, ha vuelto a la carga contra Rajoy y lo ha hecho en una entrevista publicada por el diario ABC, periódico que ninguneó a Aznar el día de sus primeras declaraciones de Antena 3 TVE y que ahora ha rectificado su posición ultra ‘marianista’ dando cancha y la portada a un Aznar que, sin rodeos, acusa a Rajoy de huir de la política, o de incapacidad política, para hacer frente al desafío secesionista de Cataluña –‘se ha roto de raíz nuestro pacto constitucional’-, de no actuar para impedir que ETA convierta su derrota en victoria, y de no acertar en la lucha contra la recesión, bajando los impuestos y haciendo una auténtica reducción de la Administración y del gasto público. Aznar insiste en la necesidad de redefinir el modelo autonómico y califica a Zapatero de ser ‘una catástrofe histórica para España’, a la vez que afirma que ‘el PSOE como partido nacional no existe’.

Este tercer asalto de Aznar contra Rajoy (el primero fueron sus declaraciones en Antena 3 TV y el segundo su discurso en el Club Siglo XXI) es mas duro, preciso y concreto, con lo que deja claro que la presencia de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría en su conferencia no ha cambiado nada. Y para que también les quede claro a los que desde el PP y en los medios –‘El País’ entre ellos- lo acusaron de ‘deslealtad’ a Rajoy, el ex presidente afirma ‘a mi, lecciones de lealtad, cero’ y añade sobre su comentado regreso al primer plano de la política nacional: ‘Estoy aquí, cumpliendo con mi responsabilidad’. Y para no perder la oportunidad recuerda los tres ejes de su programa político de urgencia: freno al desafío secesionistas de España; modelo viable del Estado autonómico; y reforma a fondo y simplificación de la Administración’.

Aznar insiste con una crítica dura, descarnada y certera en contra de Rajoy a quien sobre todo le acusa de incapacidad o pasividad política frente a los graves problemas de España y dice: ‘estamos ante la última oportunidad que no se puede desaprovechar’. Y lo dice tras reconocer que no ha hablado con Rajoy después de las que fueron sus primeras declaraciones en Antena 3 TV, y que sólo mantuvo con él una larga conversación hace tiempo desde que su sucesor llegó a la Moncloa. Aznar en estas declaraciones sube el tono, convencido, como parece, de la ‘última oportunidad’ y por ello acusa a Rajoy de pasividad y de fallar estrepitosamente en la política, argumento que repite a lo largo de toda la entrevista.

En relación con la crisis económica y la recesión Aznar insiste en que hay que bajar los impuestos ya, y anuncia que FAES va a presentar esta semana un proyecto de profunda reforma fiscal. Y explica que, para compensar la bajada de los impuestos, el Estado debe reducir el gasto público con la reforma de la Administración, con lo que deja en ridículo la reforma propuesta recientemente por Rajoy. ‘Hay capítulos de gasto que se refieren a la reforma del Estado que están prácticamente sin tocar’, señala. Y añade: ‘hay que afrontar una acción política en profundidad sobre la reforma del Estado’, en pos de la cohesión nacional.

Y aunque reconoce que en las últimas semanas el Gobierno parece haber cambiando algo su actitud abandonista frente a la recesión, recuerda el mensaje abandonista que lanzó Rajoy el 26 de abril cuando ‘el Consejo de Ministros, arrojó la toalla sobre el futuro de España’. Aunque, en realidad, lo único que ha corregido Rajoy desde esa fecha ha sido su discurso pesimista cambiándolo por el de la llegada de los brotes verdes.

Cataluña y País Vasco
Mas duro parece Aznar ante la fuga y el desistimiento de Rajoy frente a la demencial escala secesionista de Cataluña, liderada por Artur Más. Asunto del que culpa a Zapatero del de dice que ha sido ‘una catástrofe histórica para España’, añadiendo que en las últimas reformas estatutarias –sobre todo el Estatuto catalán- se pasaron las líneas rojas, lo que en su opinión ha conducido a que el actuar gobierno catalán haya sobrepasado la legalidad, pide la autodeterminación, insulta a España y exige financiación. ‘Los desafíos secesionistas rompen de raíz el pacto constitucional’, dice Aznar. Y acto seguido señala que ‘el PSOE como partido nacional no existe’, se está disgregando y vive en la confusión porque no se entiende que pueda pedir la autodeterminación en Cataluña y a la vez el fin del concierto vasco.

Y finalmente señala ausencia total o la incapacidad de Rajoy ante e problema catalán: ‘Esto es uno de los mayores disparates que he visto, la respuesta a eso requiere una política, y una articulación’. Y concluye: ‘si no existe un mensaje contrario a eso en Cataluña, será porque nadie lo hace, y si nadie lo hace sería conveniente que se hiciera’. Mas claro el agua helada que Aznar derrama sobre la cabeza de Rajoy.

Algo parecido dice Aznar en relación con el País Vasco donde dice que la derrota de ETA no se pueden convertir en victoria de los terroristas a base de hacer concesiones a la banda, sus presos y sus partidos políticos. E insinúa que el Gobierno ha bajado la guardia y que debe aplicar con contundencia la ley de partidos.

Dice Aznar en su entrevista a propósito de Rajoy y del PP que su misión es alentar que el PP cumpla su programa electoral y alertar por lo que no cumple, que es mucho por lo que se ve y se escucha de boca del ex presidente del Gobierno y del PP.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ramoncín nos quiere liberar
José García Domínguez Libertad Digital 1 Julio 2013

Si Ramoncín da el cante por la libertad de Cataluña, quizá yo debería componer una ópera por los arribistas ignaros de Vallecas. ¿No escribió Bertolt Brecht la de tres reales? Pues emulémoslo. Aunque tratándose del rey del pollo frito, lo suyo más bien sería una zarzuela; la de los robaperas cesantes de la SGAE, por ejemplo. Y es que, al parecer, esa dama, Cataluña, anda muy oprimida la pobre. Sometimiento que, por lo visto, carece de parangón en el mundo mundial. Vaya por Dios, el señor Llach, el del país petit y la cuenta corriente grande, resulta que no tiene libertad. Mira tú por dónde, el taciturno Lluís ha vivido cautivo y amordazado todos estos años.

En verdad cruel la persecución de que ha sido objeto el Nelson Mandela del Ampurdán. Acaso de ahí que cuando los contribuyentes de Barcelona le pusimos un piso a todo tren en la Plaza Real con cargo al Ayuntamiento, el lánguido Lluís llorase por dentro. ¡No era libre! Por eso, cuando la televisión pública enterraba sumas incontables de dinero no menos público en promocionar sus discos, un abatido Lluís repetía para sus desgarrados adentros: "Qué duro es vivir bajo la bota del opresor colonial". Lo que lleva sufrido nuestro Lluís. Nacha Guevara recitaba aquello de "Libertad, escribo tu nombre en las paredes de mi ciudad". Sin embargo, éstos, el Lluís, la María del Mar, el muy patético Paco & Cía, prefieren escribirlo en el dorso de los talones al portador que les extiende la Generalitat. Ya se sabe, el hecho diferencial.

Por lo visto, la única libertad que hay en Cataluña es la que ampara el inalienable derecho al silencio y la invisibilidad de esa mitad larga del censo que no quiere que nos separemos de España. La libertad de cuantos no comulguen con la fe nacionalista para hacer las maletas y cruzar el Ebro. Libertad que en su día fueron llamados a ejercer los firmantes de un manifiesto por el libre albedrío lingüístico tras ser informados a tiros de pistola de lo inoportuno de su iniciativa. Por cierto, plomo que el melifluo Llach y sus fans de la Crida celebraron con otro guateque multitudinario en el mismo campo del Barça. Pobrecitos míos, no son libres.

Liturgia en el Camp Nou
Antonio Robles Libertad Digital 1 Julio 2013

Si Hannah Arendt señaló la banalización del mal por haber convertido el mal absoluto en un espectáculo y reducirlo a personajes corrientes sin más inclinación al mal que un mediocre funcionario que obedece por instinto, podríamos decir que ayer en el Camp Nou, en el "Concert per la Llibertat", tomó cuerpo la banalización del bien, porque se convirtió a aquélla en un simulacro. Nunca la reivindicación de la libertad fue tan falsificada. Ver a tanto rebelde de salón exquisitamente desarreglado, simulando sufrir opresión y clamando por la libertad, era grotesco. En medio de un escenario alegórico bordeado de escaleras verticales que se perdían en los sueños, fingían coraje para liberarse del dominio de una España cuartelera, carcelera y expoliadora: boti, boti, boti, espanyol el que no boti, Freedom Catalunya 2014, Catalunya is not Spain, In, in, independenciààà! Una puesta en escena del mayor martirologio llevado a cabo hasta la fecha por el victimismo catalanista.

Estas son sus armas, sentirse oprimidos, cargarse de razón moral mediante la reivindicación de instrumentos políticos como la libertad y la democracia de la que viven. Han pasado 38 años desde que murió Franco, pero siguen empeñados en mantenerlo vivo para sentirse mártires de la historia y culpabilizar al resto de españoles de su incapacidad para gobernarse a sí mismos y responsabilizarse de sus actos.

Es grotesco que exijan libertad capas sociales que viven de ella. Es grotesco que quienes nos gobiernan desde hace tres décadas y viven del poder y el control de todos los presupuestos de la Generalidad nos llamen colonos. Es grotesco que exijan derecho a decidir quienes niegan desde hace 32 años ese mismo derecho a nuestros hijos en las escuelas. Es grotesco que exijan libertad, democracia y derecho a decidir y los nieguen al resto de españoles como pueblo soberano.

Ayer, en el aquelarre del Camp Nou se ofició una liturgia sentimental donde la melancolía por una historia virtual y la reivindicación de un sueño separatista se llevaron a cabo con todas las armas lacrimógenas, sobando hasta la náusea los sentimientos. No hay peor droga para el cultivo de la libertad que una sobredosis sentimental a costa del aval crítico de la razón. En esa liturgia concelebrada con artistas enamorados de la mística nacional, se recorrieron todos los pasos del calvario: "Tot està per fer i tot és posible", versos de Martí i Pol. Adolescencia mística.

Son maestros refinados en lo suyo, ejercen de víctimas mientras hacen de verdugos. Por eso, cuando a mitad del concierto salió la sacerdotisa de Òmnium cultural, Muriel Casals, para orientar al rebaño, repartió consignas para que el resto del mundo apreciase la bondad intrínseca de los objetivos del independentismo. Pura hipocresía: "Queremos construir unas relaciones fraternales con las mujeres y los hombres de España y con los ciudadanos del resto de Europa". ¡Lástima que no empiece por respetar a los propios catalanes que no comparten sus ideas, y con los que convive cada día! Y sigue cínica: "No queremos imponer nada". Es una lástima, podría empezar por no imponer el monolingüismo en nuestras escuelas, en nuestras instituciones, en nuestro callejero, en los rótulos. ¡Qué caradura!, la misma señora que solo hace unas semanas consideraba que en una Cataluña independiente no abogaría por que el castellano fuera lengua oficial nos viene con esa milonga para vender al resto del mundo y a los incautos del cinturón industrial de Barcelona las buenas intenciones del independentismo. Mucha piel de cordero para lograr la superioridad moral que les permite el abuso posterior.

La guinda la puso Titot, de Brams: "Tenemos un ejército y se llama cultura. Nuestros soldados son maestros, actores, médicos, científicos, y están desplegados por todos los Países Catalanes". Menos mal que ya lo dicen ellos; cuando sostuve por primera vez que el ejército de Cataluña eran sus maestros simularon una tremenda indignación. Nos vamos aclarando. Y el Estado malgastando armamento militar en lugar de contraatacar con estudios intelectuales serios, y difusión cultural ilustrada… en todos los ámbitos.

Nos han acusado de querer romper la cohesión social por denunciar la inmersión, la propaganda de TV3 o la exclusión de la Constitución de las instituciones catalanas. Ayer se demostró y se palpó que los únicos que rompen la cohesión social son los separatistas, con Artur Mas a la cabeza. Ya es un hecho que los separatistas son muchos, o cuanto menos se mueven mucho. Ayer, 90.000. No eran millones porque el Campo Nou tiene un aforo contrastado, las calles no. Y no están dispuestos a renunciar a imponer un modelo de sociedad al resto. A partir de ahora, no será tan importante cuántos son, sino cuántos quedaremos excluidos. Ese número es el que les tendría que preocupar. Sólo C’s llenó 3 campos como el de anoche en las últimas elecciones. Van a tener que construir muchos estadios para controlar a tanto empecinado en seguir siendo España.

La misma asignatura de lengua, pero distinto nombre: en vez de catalán, aragonés
R. PÉREZ / ZARAGOZA ABC Aragón 1 Julio 2013

Una veintena de colegios públicos aragoneses cuentan con profesores de catalán, pero oficialmente ha dejado de llamarse así la asignatura: desde esta semana, es lengua propia del Aragón oriental

Este lunes se cumple la primera semana en vigor de la nueva Ley de Lenguas de Aragón, que ha dejado de considerar al catalán como lengua propia de esta región y ha pasado a incidir en que se trata de aragonés, de una modalidad lingüística propia, pese a que tenga evidentes —muchas— similitudes con el catalán. Se ha hecho, sobre todo, por frenar el expansionismo del nacionalismo vecino y por remarcar las peculiaridades de las hablas propias de esta parte de Aragón, aunque en la práctica eso no haya traído grandes cambios: las gentes siguen hablando lo mismo en su vida cotidiana. Y en los colegios se sigue enseñando lo mismo, pero en este caso, oficialmente, con otro nombre. Hace décadas que colegios públicos de la zona oriental de Aragón imparten clases de catalán. Era algo normal. Como habitual era que, a pie de calle, las gentes de estos municipios hablaran lo que popular e históricamente se ha venido en llamar «chapurreau»: un catalán con «denominación de origen» aragonesa.

Nunca hizo falta una ley para regular lo que durante siglos era algo normal y cotidiano. Pero, hace casi cuatro años, el Gobierno regional presidido por el socialista Marcelino Iglesias —declarado catalano-parlante— se embarcó en aprobar una Ley de Lenguas que consideraba al catalán como «lengua propia de Aragón», e incluso por crear una Academia Aragonesa del Catalán. Y ahí surgió la controversia.

Tres años después de aquello, ha entrado en vigor la nueva Ley que sustituye a la que vio la luz entonces. La de ahora, aprobada ahora por el PP y el PAR. Y de nuevo controversia entre quienes insisten —PSOE, CHA e IU— en que debe llamársele «catalán» a las modalidades lingüísticas propias de la zona oriental de Aragón. Al final, una ley que abrió la caja de los truenos, y otra para desactivarla. Pero, a pie de calle, sin consecuencias.

Por no tenerlas, ni la tendrá en esa veintena de colegios públicos en los que desde hace años hay profesores encargados de enseñar esta lengua. Lo único que cambia es su denominación oficial: hasta hace una semana enseñaban catalán; ahora -en la práctica a partir de septiembre, porque las clases están de vacaciones-, «lengua propia del Aragón oriental», según la nueva ley. Pero, en la práctica, se seguirá enseñando a hablar en las mismas palabras, la misma sintaxis... Por lo menos, de momento, porque el Gobierno aragonés PP-PAR pretende regular a medio plazo la enseñanza de esta lengua y, en vez de dar clases de catalán sin más —el oficial de la Generalitat—, se incida en las peculiaridades propias de estas hablas aragonesas. Vamos, más «chapurreau» y menos catalán de Barcelona.
Cuarenta y dos profesores

Los colegios públicos que cuentan con profesores de catalán pagados por el Gobierno aragonés son una veintena situados en los municipios de Peñarroya de Tastavins, Beceite, Valderrobres y Catellote, en la provincia de Teruel; los de Fabara, Fraga, Tamarite de Litera, Monzón, Torrente de Cinca y Altorricón, en la de Huesca; y en los zaragozanos de Fabara, Maella, Fayón y Mequinenza. También en una escuela de Idiomas de Zaragoza capital. En total, 42 docentes a sueldo de la Consejería aragonesa de Educación, algunos contratados a jornada completa y otros a tiempo parcial. En algunos de esos centros se ofrecen clases de esta lengua como asignatura optativa; en otros, que son bilingües en catalán, se imparte como asignatura obligatoria.
Habrá nueva normativa

La consejera aragonesa de Educación, Dolores Serrat, ha asegurado que «no está previsto hacer modificaciones sustanciales respecto de las actividades de enseñanza de las modalidades lingüísticas propias del área oriental de Aragón que hasta el momento se venían efectuando bajo la denominación de catalán». Pero sí está previsto aprobar nuevas normas al respecto, porque «resulta especialmente conveniente» que lo que hasta ahora se consideraba «clase de catalán» profundice «en el conocimiento y respeto de las peculiaridades» de las hablas propias de esta tierra de Aragón, no del catalán oficial de la Generalitat.



Recortes de Prensa   Página Inicial