AGLI Recortes de Prensa   Martes 2  Julio 2013

Gobierno y autonomías: la amenaza fantasma
María Blanco www.vozpopuli.com  2 Julio 2013

El ministerio de Montoro explicó la semana pasada que las autonomías podrán ser intervenidas también si incumplen el pago a proveedores. Hacienda suma esta advertencia a otras en las que se autoriza a la intervención del Gobierno si las CCAA no cumplen el objetivo de déficit. Pero se trata de un gesto sin contenido, como tantos, que pretende transmitir una sensación de control que la realidad se empeña en contradecir.

El orgullo de mamá
Cantaba David Summers en una canción de los 90: "aquí viene ya, el orgullo de mamá, con la paga en el bolsillo, quiere colarse para entrar...". Esa es la imagen que año tras año, déficit a déficit, exigencia a exigencia ofrecen al mundo las autonomías españolas. Tratar de explicar cómo funcionan, cuál es su presupuesto y para qué lo utilizan a una persona sensata de fuera de España es una ardua tarea: todo suena a ciencia ficción.

Instituciones repetidas que dan un aire solemne pero son, en realidad, un agujero negro presupuestario y una fuente de ineficiencia más para el ciudadano; aeropuertos, universidades, obras públicas que hinchan el pecho de políticos locales y vacían los bolsillos de la gente... Todo huele a las películas de los geniales Martínez Soria o Alfredo Landa, en las que si un pueblo construía una fuente, el pueblo vecino construía dos y con luces de colores. Es decir, la manifestación de un complejo no asumido.

Y en estos tiempos que corren, algunos de estos 17 "orgullos de mamá" están ofreciendo un panorama particularmente penoso. Se trata de los escándalos de corrupción. Los principales partidos políticos autonómicos han hecho lo que les ha venido en gana sin que la dirección nacional se enterara. Para el ciudadano de la calle no versado en temas jurídicos, como yo, que lee la prensa sin pretender más que informarse, la trama Gürtel, los EREs andaluces, las corruptelas regionales suponen tal laberinto que resulta muy complicado seguirles la pista en condiciones.

En una situación así, debería ser un motivo de esperanza y regocijo que el gobierno central haga frente a los caciques regionales.

El partido del gobierno, el gobierno del partido
Sin embargo, el director de orquesta de las autonomías no está por la labor y cada una de ellas va a lo suyo.

No es solamente que en materia educativa la situación sea caótica. No es cuestión nada más de que las incompatibilidades sanitarias te obliguen a mirar en qué comunidad autónoma te pones enfermo. Ciñámonos a los dineros. Por simplificar, no porque todo lo demás no sea importante.

Los gobiernos regionales juegan al mismo juego que los países de la Unión Europea en su entorno. La regla máxima es la misma: ingresos centrales (más los impuestos autonómicos), gastos independientes. Es decir, el "orgullo de mamá" con la paga en el bolsillo se gasta el dinero, que es de todos los españoles, en lo que cree oportuno. Y lo que cree oportuno muchas veces es de carácter partidista y sirve para asegurarse la reelección.

Desde un punto de vista exclusivamente político, como estrategia de partido no está mal. Tenemos esta comunidad autónoma, para evitar que el partido de enfrente nos la quite vamos a llenar las panzas locales y a presentar unas cuentas chapuceras pero "vendibles", y que el poder central trague con ello. Y si no, transferimos competencias a ayuntamientos pero no disminuimos nuestro presupuesto y así tenemos más margen de gasto.

En este tipo de situaciones, lo lógico sería cerrar el grifo del dinero (de todos los ciudadanos) a las comunidades ineficientes, gastosas, chapuceras y/o corruptas. Pues no. No se hace. Eso sí, se amaga y no se da. ¿Qué razón puede haber para esa falta de rigor presupuestario y de respeto al sudor de la frente de los españoles? La razón de los votos. De manera que una ya no sabe si el Gobierno pertenece a un partido o es un partido que está en el Gobierno.

La gravedad de amagar y no dar
Pero en esta ocasión, el tema no es presupuestario. Se trata del cumplimiento en el pago a proveedores, esos empresarios que decidieron firmar un contrato con la administración y pensaron que un contrato es un contrato y se cumple siempre. Cuando un gobierno tiene que presentar un anteproyecto de ley de Control de la Deuda Comercial y amenaza con recuperar los tributos transferidos a las CCAA en el caso de que sigan sin cumplir los contratos con sus proveedores es que la cosa es muy grave.

Pero no es que sea grave, es que el tema es peor, va mucho más allá. No solamente se está quitando el pan de la boca a quien firmó un contrato con la administración. Es que la exigencia del cumplimiento es de un timorato insultante. Exactamente igual que las amenazas fantasma de los incumplimientos de déficit. La comunidad autónoma será advertida, dispondrá de 7 meses y entonces si no depone su actitud será sancionada. ¿Qué ha sido del proveedor para entonces? Otra empresa cerrada, familias en el paro, drama social.

Pero recuerden... los culpables son los hedge funds, los mercados, Merkel y el chachachá.

Esperando a la sociedad civil
Javier Benegas www.vozpopuli.com  2 Julio 2013

Escribía John Müller al final de su estupenda reseña sobre Catarsis. Se vislumbra el final del Régimen que el libro flaqueaba en aquellas partes en las que los autores depositábamos “cualquier posibilidad de regeneración en un actor que ni está ni se le espera: los ciudadanos y la sociedad civil”.

Müller, con este apunte final, abría un debate muy pertinente. Y para dilucidar si está en lo cierto o no es necesario sumergirse en ese magma que es la masa social y separar el grano de la paja. Porque a fin de cuentas las transformaciones sociales son procesos extremadamente complejos y lentos, muy difíciles de apreciar a simple vista, y no espectaculares sucesos sancionados a la postre por una multitud responsable e ilustrada surgida súbitamente de la nada.

La decadencia de los “creadores de opinión”
Lo primero es discriminar entre la sociedad civil y las organizaciones informales emboscadas en ella, ya que uno de los múltiples males de los Sistemas de Acceso Restringido, tal y como es el nuestro, es la suplantación de roles mediante grupos organizados que operan como correa de transmisión de las diferentes facciones del poder político, generando una falsa cultura sociopolítica.

Si bien uno de los ejemplos más evidentes de esta suplantación son los mal llamados Agentes Sociales, que lejos de defender el interés general son artilugios con los que la clase política legitima sus latrocinios, hay que hacer especial hincapié en los múltiples grupos ideologizados que cooperan, aún cuando lo ignoren, con el sostenimiento del actual modelo político, por ejemplo, abonándose al Reparto de Rentas y saboteando las iniciativas espontáneas tomándolas desde dentro. Ejemplo palmario es lo sucedido con el movimiento 15-M, que en muy poco tiempo pasó de reclamar reformas del modelo político a indicar cómo se debía repartir el presupuesto, lo que terminó en el habitual callejón sin salida del hooliganismo ideológico; ese sectarismo que tanto conviene a la clase política para enfrentar a las masas, dividirlas y desactivarlas.

Dentro de esta dinámica de la impostura, un agente clave para el sostenimiento del régimen político son los medios de información. Y precisamente a costa de estos se ha producido el primer movimiento tectónico. Su progresiva pérdida de audiencia, que se ha agudizado en el año en curso (hay que acotar este descenso a la información pura y dura, separándola del entretenimiento de masas), pone de relieve un significativo cambio de tendencia. La bunkerización del régimen, que cuenta con los grandes medios de información como principales aliados, les está pasando factura.

Hace tan solo unos años esta bunkerización no habría tenido mayores consecuencias, habida cuenta de tres factores entonces vigentes. El primero, la creencia generalizada de que el modelo político podría seguir funcionando indefinidamente mediante la simple alternancia. El segundo, el hooliganismo ideológico (el sectarismo). Y el tercero, la falta de herramientas que hicieran visibles de forma masiva otras noticias, opiniones y debates contrarios a los intereses de la dictadura de los partidos. Sin embargo, hoy los dos primeros están en franco retroceso, a pesar de los enormes esfuerzos del sistema por mantenerlos vigentes. Y respecto al tercero, la eclosión de los entornos de libre acceso basados en las nuevas tecnologías, pese a todas sus contraindicaciones y defectos, está cambiando y mucho las cosas. Los grandes grupos de comunicación ya no influyen tanto en la opinión pública. Y, en consecuencia, la clase política está perdiendo el control de los debates.

¿Qué está sucediendo?
Según Pew Research Center, si bien en 2005 solo el 11% de internautas accedía diariamente a las redes sociales, este porcentaje se había elevado al 65% en 2011. Y en 2012, según AIMC (Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación), alcanzaba en España el 70%; es decir, 12 millones de españoles acceden a diario a estas redes donde la información se selecciona y comparte libremente.

Verdaderas autopistas para la difusión, con una audiencia potencial formidable y un ejército de voluntarios dispuestos a compartir información y desmenuzarla, las redes sociales se han convertido en los nuevos motores de la opinión pública y han arrebatando a los tradicionales “creadores de opinión” gran parte de su influencia. Ahora muchas consignas se difunden de abajo arriba y no de arriba abajo. Lo que indica que el flujo se está invirtiendo. Y cualquier persona medianamente solvente puede entender que el primer paso de una transformación social es el cambio de la opinión mayoritaria. Y, sobre todo, la liquidación de determinadas creencias.

Sociedad civil, ¿inteligente o tonta?
En efecto, creer que la sociedad civil es por definición virtuosa es de una ingenuidad superlativa. No lo discuto. Sin embargo, las sociedades no son inteligentes o tontas, simplemente dependen del contexto. De ahí que al disminuir la centralización, la exclusión, y la polarización impuestos por los grandes agentes mediáticos, el estado de opinión mayoritario se vuelva más inteligente. Y eso es lo que está sucediendo. De hecho, hasta hace muy poco habría sido impensable que en España afloraran determinados debates, como la pertinencia de la monarquía, la bajísima calidad de nuestra democracia, la crisis política que subyace en la crisis económica o, incluso, la necesidad de un proceso constituyente con el que instaurar una democracia completa, entre otras minucias. Pero lo crucial es que estos debates no han sido propuestos o amplificados por los grandes medios de información, y tampoco por el poder político, sino por las redes sociales, detrás de las cuales asoma la tan denostada sociedad civil. En consecuencia, la cuestión no es preguntarse qué cabe esperar de la sociedad civil, sino qué estamos dispuestos a hacer nosotros por ella.

El uso bastardo de las instituciones
Javier Caraballo EC  2 Julio 2013

Todo está dispuesto ya; todos los requisitos formales, todos los avales políticos. Vía libre para que Griñán pueda llevar adelante una de las operaciones políticas más extravagantes e irresponsables que se han realizado en la España autonómica, y eso que la concurrencia disparatada en ese terreno es abundante. Tras la aceptación del Comité Federal del PSOE, hoy mismo hará lo propio el comité director de los socialistas andaluces, el máximo órgano entre congresos. Y, en menos de un mes, Andalucía se instalará, por la voluntad de su presidente, en el escenario político más inestable que se pudiera imaginar hace poco más de un año, en marzo del año pasado, cuando se celebraron las elecciones autonómicas: un Gobierno de coalición formado por dos partidos en el que uno de ellos, el PSOE, aporta a un presidente dimitido de facto mientras que el otro partido, Izquierda Unida, incluye a un vicepresidente que ya no controla a la federación de izquierdas en la que milita porque en la última asamblea ha perdido el liderazgo. Y entre los dos, una consejera, la de Presidencia, volcada en su promoción personal por la región para preparar las próximas elecciones. Todo eso en plena crisis, en la región con más paro de Europa. Espectacular.

¿Y qué pretende Griñán con esta jugada; cuál es su objetivo? Eso es lo más curioso de todo, que nada más conocerse sus planes dimisionarios, esa es, precisamente, la pregunta que se hace todo el mundo y a la que todos le damos respuestas, como si lo fundamental de lo que está ocurriendo en Andalucía se limitara a las ambiciones privadas de Griñán y a sus apetencias políticas. Que si pretende zarandear a Rubalcaba, que si quiere marcarle la agenda a la ejecutiva federal con la celebración de las primarias, que si busca colocar a su protegida al frente del Gobierno autonómico y descolocar a todos los adversarios políticos…

Lo primero hubiera sido cuestionarnos si Griñán está legitimado para utilizar así las instituciones con el único objetivo de satisfacer meras ambiciones personales y políticasEs muy probable, ciertamente, que todo eso esté en el guion que se ha planteado el presidente andaluz y que, con seguridad, esas sean las consecuencias inmediatas de su decisión: Rubalcaba no podrá aguantar más la presión de las primarias a partir de la conferencia política de octubre próximo y en Andalucía el ambiente electoral irá creciendo y desembocará en unas elecciones adelantadas quizá a finales de 2014; antes de que la economía pueda dar señales más evidentes de mejora y que el Partido Popular pueda remontar en las encuestas. Esa es, sí, la pregunta, y esas son las cábalas, pero lo más grave de todo es que al hacernos esa pregunta y plantearnos esas respuestas estamos, de alguna forma, dando por buena la estrategia de Griñán, sin reparar en que lo primero hubiera sido cuestionarnos, cuestionarle, si un presidente de gobierno está legitimado para utilizar así las instituciones con el único objetivo de satisfacer meras ambiciones personales y políticas (en las cuestiones personales, claro, no se incluye lo de la edad, porque es de chiste: nadie sensato se presenta a unas elecciones con 66 años y a los 67 descubre que ya es muy mayor para continuar en política y que es necesario un relevo generacional).

No, la cuestión, la primera cuestión, es esta otra que se plantea: si Griñán está legitimado para organizar este revuelo, sin calcular las consecuencias directas en la región que gobierna, justo en medio de una grave crisis económica. No podemos perder de vista, en este sentido, que José Antonio Griñán no fue quien ganó las autonómicas andaluzas en marzo de 2012 sino que, por el contrario, en aquellas elecciones el PSOE de Andalucía confirmó bajo su mando un declive hasta entonces nunca visto con tres derrotas electorales consecutivas. ¿Podía interpretarse que el pueblo andaluz ambicionaba un cambio político, tras 30 años de gobierno socialista, con la victoria del Partido Popular, aunque no alcanzara la mayoría absoluta? Es evidente que sí, aunque las reglas incuestionables de la democracia hicieran posible que no fuera el Partido Popular el que acabara gobernando esta región, sino las otras dos fuerzas políticas de izquierda, PSOE e IU-CA, gracias al acuerdo que alcanzaron.

Sin embargo, la legitimidad de ese acuerdo se desmorona cuando, transcurrido un año, se descubre que el deseo del presidente de la Junta de Andalucía no era el de gobernar la región con un pacto de izquierda, sino que el pacto aquel con Izquierda Unida no era más que una parte de su estrategia personal y política para llegar al punto en el que se encuentra en este momento. Para poder disponer, como le ocurre ahora, de poder suficiente en el PSOE para marcarle la agenda a Rubalcaba, para imponer a su sucesora al frente de los socialistas andaluces y para convocar elecciones anticipadas cuando más daño le pueda hacer a sus rivales electorales, Griñán necesitaba sentarse en el sillón de la Presidencia de la Junta. Y a la vista de sus actos de ahora, y del desparpajo con el que ya se pronuncia abiertamente sobre la posible ruptura del pacto de gobierno con Izquierda Unida, parece muy claro que eso es, sencillamente, lo que ha ocurrido. Sin el menor reparo, Griñán ha utilizado el Gobierno de coalición y la propia Junta de Andalucía para garantizar el éxito de sus objetivos personales y políticos. ¿Legítimo? No, lo contrario. Se llama uso bastardo de las instituciones.

Una vez más… “nos la meten doblada”
Antonio García Fuentes Periodista Digital  2 Julio 2013

Sí, es evidente puesto que una vez más, sale al escenario público “D. Rajoy” y nos cuenta “sus cuentas y cuentos”, asegurándonos que va ahorrar o mejor dicho, “ahorrarnos” al ya muy cabreado súbdito español, la friolera de 37.700 millones de euros; y se queda tan pancho, además con el aplauso estruendoso “de los suyos”; que diga lo que diga y haga lo que quiera, para eso “son suyos” y de él depende, el sueldazo que cada mes se llevan los aplaudidores, amén de lo que puedan apañar de añadidos presentes o futuros, pues ya sabemos que “lo ataron todo y bien atado”; no como dijera Franco en sus hipotéticas ataduras, que muerto el viejo dictador… “todo fue desatado y bien desatado, para lo que ya se habían preparado “sus herederos legítimos”; los que fueron desmontando todos los bienes que con la buena administración “del viejo” fueron acumulados en España y que hoy han desaparecido.

Recuerden que hace muy poco esas promesas de ahorro de casi cuarenta mil millones de euros, nos las ofrecieron como una solución o panacea, pero ha sido “una bengala más”, puesto que consumida la misma, todo va a quedar en nada o casi nada; y por cuanto y suponiendo fuesen verdad, “las coordenadas gubernamentales difundidas por el premier español”; ya se encargaron los actuales virreyes de las nuevas y grandes taifas en que han dividido España, de decirle al “asociado” (que no jefe nacional) que ellos en sus lares y como vienen haciendo… “harían lo que mejor les viniese en gana”. Pues para eso les dieron un poder temerario que usan a capricho.

Pero aparte de esas humillantes manifestaciones de los que suponíamos los incautos, eran subordinados del gobierno central; de nuevo es el erudito D. Roberto Centeno, el que en sus ya numerosísimos “disparates económicos”, nos dice con todo detalle, que eso fue mentira desde antes de ser pronunciado; puesto que en el mejor de los casos y saliendo todo bien… el ahorro serían de unos escasos dos mil millones, que poco o nada arreglarían.

Tan es así, que el día anterior al que escribo esto; se difunde el que y de nuevo, suben más impuestos; esta vez es al alcohol (menos vino y cerveza: para que el proletariado se beneficie), el tabaco y los gases fluorados y no se si algo más que se me olvida… “son tantas ya las continuas subidas que esto es un no acabar nunca”.

Demuestra ello el que no paran de buscar nuevos impuestos; sin haber eliminado nada o apenas nada, de la enorme carga de parásitos y organismos inútiles que nos hacen mantener pese a que ya se ha archidemostrado, que esa es la mayor carga y la que antes o después tendrán que limpiar; si es que de verdad les interesa que la economía española despegue; puesto que aún así, la recuperación va para largo… muy largo, así es que no se haga nadie muchas ilusiones, el tiempo lo demostrará; puesto que es muy sencillo… “destruir es rápido, construir es lento”.

Les copio unos párrafos del “nuevo disparate económico” y les dejo la dirección para que puedan leer el resto, si es que pueden soportarlo; puesto que hay que tener valor y ganas de enterarse de tanto desastre acumulado: veamos.

“El grado de mendacidad de Mariano Rajoy y su Gobierno supera, con mucho, todo lo imaginable y, aunque las mentiras y falsas promesas del presidente son el pan nuestro de cada día, hay que reconocer que esta vez se ha superado a sí mismo. Rajoy ha afirmado que el ahorro de la 'no reforma' de las Administraciones Públicas más incompetentes y más hipertrofiadas de Europa será de 37.700 millones de euros, cuando, en realidad, será de 2.100 millones anuales o menos. Esta es la mayor operación de engaño y maquillaje de toda la legislatura, ¡y la que califican como una de sus reformas centrales! La afirmación de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, de que “ahora les toca a los políticos apretarse el cinturón”, después de habernos expoliado con los mayores impuestos de la historia, llevado a la miseria a millones y al hambre a cientos de miles es un insulto inaceptable”.

Lo copiado es sólo el preámbulo; hay muchísimo más y lo pueden leer íntegro aquí: http://blogs.elconfidencial.com/economia/disparate-economico/2013/06/24/tramposos-el-recorte-del-gasto-de-las-aapp-son-solo-2100-millones-no-37700-8589 Y a la vista de todo ello, pues… “ustedes juzguen”, puesto que seguimos indefensos y… “nos la seguirán metiendo doblada” tantas veces les de la gana; puesto que a la vista está… “el aguante español y su paciencia, que ríanse ustedes de la que dicen, de los chinos”.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más)

Recurperar España
HISPANIA NOVA ABC   2 Julio 2013

Salvo en momentos de conflictos, invasiones o recomposiciones, en los más de veinte siglos de existencia de la Nación española, nunca sus regiones tuvieron un poder de autogobierno que se acercara siquiera al que disfrutan en estas últimas décadas. Pese a ello, o quizá por ello, el independentismo crece mucho, según el CIS (Primavera 2013) está en el 9,1% de la población; y aún consigue darnos la impresión de ser predominante.

En la orilla opuesta, también según los últimos sondeos, prescindiendo del 15% de españoles que quiere sustanciales recortes a las Comunidades Autónomas, hay un 23,6%, casi un español de cada cuatro, que quiere que se eliminen las estructuras políticas regionales; se ignora su presencia porque todavía no se han decidido a dotarse de organización política. Ya hemos conseguido resucitar las dos Españas que creíamos haber superado con la generosidad de 1978.

Nosotros, sin críticas personales o partidistas, constatamos que el Estado, desde hace más de veinticinco años, en un diálogo ficticio porque solo se valora la pretensión de los otros, viene cediendo sistemáticamente, más o menos, la mitad de lo que en cada momento reivindica la periferia, abandonando total o parcialmente competencias que son exclusivas suyas según la Constitución, y resultando incapaz de gestionar, como le corresponde, el interés nacional, siempre que alguna Comunidad se opone.

Y ahora, cuando hay regiones que desprecian el camino confederal que se venía siguiendo desde la última década del XX, cuando ya postulan sin veladuras un último paso a la independencia, observamos que los dos grandes partidos nacionales, que por supuesto rechazan la secesión, no obstante buscan y ofrecen fórmulas que nuevamente pretenden dar satisfacción parcial a las demandas, situando así en una banda superior la siguiente reivindicación, como noblemente advierten los «nacionalistas».

Pensamos que con las cesiones cuya negociación ya se anuncia, alcanzaremos una relativa tranquilidad. Pero cuando en dos, tres o cuatro años nos sometan a la siguiente ofensiva, no tendremos espacio a recorrer; aunque entonces concedamos a una región algo similar al régimen de «Estado Libre Asociado», que es lo que muchos biempensantes aconsejan, el derrumbe de la Constitución será tan evidente que, por sí solo, generará la Caída del Sistema Político de 1978; máxime cuando ello se extenderá a muchas regiones y hará estallar los mil problemas que sabemos nos aquejan (económico, europeo, corrupción, degradación de la autoridad…). Y esa Caída del Sistema, es razonable pensar que arrastrará la Corona, lo cual añadirá un problema más para el pueblo español, porque el dilema Monarquía/República, que para algunos españoles es puramente técnico, para otros tiene una profunda carga ideológica; y seguramente por eso nuestras dos experiencias republicanas concluyeron en tragedias.

Nosotros habíamos comenzado pidiendo un pacto de respeto a la Constitución; pero tras sus muchas violaciones y la segunda oleada de Estatutos, esa petición supone un voluntarismo ingenuo. Ya en 2008, con fundamentos y directrices, propusimos a los partidos una reforma constitucional, único modo pacífico y legal de reconducir la situación. Pero los partidos, integrados por personas que en muchísimos casos piensan como nosotros, por sus circunstancias y entorno no pueden acometer esa reforma. Aunque cerremos los ojos al futuro, salvo que se produzca un quiebro hoy imprevisible, ello nos conduce hacia la ruptura del sistema. Ruptura que queremos evitar, por respeto a la ley, por su posible violencia, pero también porque las revoluciones, sean o no traumáticas, tienen desarrollos y finales frecuentemente distintos y aun contrarios a los de sus comienzos.

Pese a que hoy los partidos sean incapaces de hacer frente a esta deriva, nosotros mantenemos nuestra esperanza y propuestas de solución legal. Porque recordamos que los grandes cambios políticos, no solo se producen por guerras y golpes, sino también por agotamiento, por implosión, por suicidio político de las clases dirigentes, inmediatamente antes impredecible; tenemos presentes varios de estos cambios que han ocurrido en España en el siglo XX, como asimismo en Francia y en otros países.

Para ello es imprescindible que exista elaborado un proyecto de cambio, con grupos de personas dispuestas a apoyarlo, de modo que cuando el fallo multiorgánico sea inminente, quien efectivamente ejerza el poder moderador, contando con el patriotismo que no dudamos sienten los líderes de hoy, pueda poner en marcha la solución.

Y esta es la razón por la que en el libro que lleva el mismo título que este artículo, «Recuperar España. Una propuesta desde la Constitución», ofrecemos textos articulados de reforma constitucional, que puedan ser inmediatamente aplicables el día de la crisis, sugiriendo modos y pasos inspirados en experiencias similares que han tenido éxito en otras ocasiones.

Nuestras propuestas: 1) mantienen estructuras políticas regionales, pero dotando al Estado de las facultades necesarias para que pueda volver a gestionar el interés del conjunto de la nación; 2) prescinden de todo aquello que exigiría una reforma «agravada» de la Constitución, ya que ésta, por sus largos y delicados trámites, en tiempos de crisis, no solo no frena sino que incita la revolución; 3) cierran definitivamente el proceso de organización del Estado, que nos equivocamos al dejar abierto en 1978.

Casi nadie discute que vamos encaminados a un descarrilamiento del tren «España». ¿Es ilógico preparar un kilómetro de vía alternativa para impedirlo?

HISPANIA NOVA ES LA FIRMA DEL AULA POLÍTICA DEL INSTITUTO DE ESTUDIOS DE LA DEMOCRACIA DE LA UNIVERSIDAD CEU SAN PABLO

Arturo Más acusa a Rajoy, con razón, de no reformar la gruesa y grasienta administración central
Francisco Rubiales Periodista Digital  2 Julio 2013

Tiene toda la razón Artur Mas cuando afirma que "El Gobierno español da lecciones, pero no hace los deberes". Se refiere el político catalán a que mientras Rajoy exige a los gobiernos autonómicos suprimir instituciones y administraciones que duplican y hasta triplican el trabajo, no tiene el valor de suprimir ministerios y departamentos enteros de la Administración General que no tienen prácticamente trabajo porque sus funciones y servicios fueron transferidos a las autonomías.

La principal asignatura pendiente del gobierno Rajoy, además de cumplir de una vez lo que prometió durante la campaña electoral, es adelgazar un Estado obeso y enfermo, tan gigantesco que no es posible financiarlo y que es un auténtico monumento a la obscenidad y a la desvergüenza de los políticos, que lo han creado solo para colocar a sus familiares y amigos con carné.

El PP se niega a suprimir todo lo que los ciudadanos quieren que se suprima, lo que demuestra que los deseos del pueblo tienen para el PP el mismo valor que una mosca volando. Se niega a suprimir la diputaciones, a pesar de que son innecesarias, quizás porque la mayoría están ahora en su poder y representan un magnífico estacionamiento para políticos de segundo nivel. Se niegan a suprimir los miles de empresas e instituciones que han creado los ayuntamientos, los gobiernos autonómicos y el mismo gobierno central para burlar los controles al gasto y para colocar a cientos de miles de políticos y amigos del poder dotados de carné de partido. Entre las instituciones y entidades a suprimir figuran, como afirma Artur Mas, un político que conoce bien las entrañas injustas y corruptas de un Estado del que la Cataluña que el preside es parte destacada, ministerios y departamentos enteros de la Administración General que no tienen prácticamente trabajo porque sus funciones y servicios han sido transferidos ya a las autonomías.

Pero en esta España sucia y mal gestionada por sus pésimos políticos nadie quiere perder poder y fueros y los políticos prefieren aplastar al pueblo con impuestos y recortes antes que cerrar observatorios, empresas publicas y televisiones autonómicas que solo sirven para defender a sus amos con poder en la región o antes de dejar de financiar a sindicatos y partidos políticos, patronales corruptas y que no aportan nada al bien común.

De los casi 450.000 políticos enchufados en el Estado sin que sean necesarios, mas que los que existen en Francia, Alemania y Gran Bretaña juntos, España`podría prescindir de 300.000 sin causar daño alguno a la administración y a los servicios, lo que representaría un ahorro tan enorme que solucionaría, de golpe, mas de la mitad de los problemas de déficit y desequilibrio existentes.

Pero los políticos, auténticos sátrapas dañinos para el ciudadano y la patria, se niegan a hacerlo, en contra de la voluntad popular y lejos de la decencia democrática.

Voto en Blanco

El voto de la diáspora vasca
Rajoy aparca otra promesa del PP
Guillermo Dupuy Libertad Digital  2 Julio 2013

Es innegable que el Gobierno de Rajoy no ha movido un dedo para hacer realidad aquella promesa de muchos de sus dirigentes de hacer efectiva la Ley de Partidos y expulsar de las instituciones a los testaferros de ETA. Sin embargo, los votantes de este partido se podían, al menos, consolar con otro compromiso del PP que el Ejecutivo de Rajoy sí parecía estar dispuesto a sacar adelante: elaborar un proyecto de ley para que pudieran votar en las elecciones autonómicas aquellos miles de vascos que fueron obligados a abandonar su tierra por la presión del terrorismo nacionalista.

Así lo propusieron a bombo y platillo en su día el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, Leopoldo Barreda, quien en enero parecía poner fin al retraso de esta reforma de la Ley Electoral anunciando que se llevaría a la Cámara durante la primera mitad de este año.

Pues bien. A la luz de lo publicado este lunes por Fernando Lázaro en El Mundo, parece ser que Rajoy también está dispuesto a aparcar indefinidamente este compromiso, y no precisamente por razones de encaje legal, tal y como algunos podrían sospechar: de hecho, la propuesta ha tenido el aval jurídico de expertos constitucionalistas dirigido por Benigno Pendás, hasta el punto de que fueron ellos quienes elaboraron el informe de conclusiones que sirvió de guía para que el Grupo Popular comenzase a cocinar la proposición de ley.

La surrealista razón que ahora han dado para "retrasar" todavía más esta medida, que por pura dignidad democrática y respecto a las víctimas debió haber sido aprobada en los primeros seis meses de gobierno, no es de índole jurídica, sino política. Y no es otra que la ya conocida oposición del PNV y la supuesta falta de apoyo del PSOE.

Rajoy ya nos tiene acostumbrado a apelar al consenso como excusa perfecta para no cumplir las promesas del partido al que una amplia mayoría de españoles otorgó su confianza en las últimas elecciones generales. Pero esta nueva invocación al consenso es aún más cínica, si tenemos en cuenta que este acto de reparación hacia el exilio vasco cuenta, tal y como sucede también con la Ley de Partidos, con un respaldo social que no se limita a los que han votado al PP. Hasta tal punto esto es así que dudo muchísimo de que la dirección de los socialistas se atreviera a votar en contra de esta reforma si el Gobierno del PP les forzara a tomar partido con una votación en el Congreso.

Aun resulta más insultante que el Gobierno se excuse en la falta de apoyo del PNV, formación abiertamente nacionalista que, por razones obvias, siempre se ha opuesto a que se acabe con la adulteración que el terror ha logrado imponer al cuerpo electoral del País Vasco y Navarra, para beneficio tanto de los que sacuden el árbol como de los que recogen las nueces.

En lugar de forzar el acuerdo con el PSOE y de buscarlo con formaciones que fácilmente le brindarían su apoyo, como UPyD, el Gobierno de Rajoy prefiere seguir y reforzar la senda de envilecimiento de las élites socialistas y escudarse en la negativa de los nacionalistas para no sacar adelante una reforma para la que el PP ya tiene, por si sólo, una mayoría más que suficiente.

Se dirá, finalmente, que el Gobierno no renuncia definitivamente a hacer realidad esta promesa electoral, y que hasta las siguientes elecciones autonómicas hay tiempo más que suficiente para sacarla adelante. Sin embargo, si el PP sigue utilizando las mismas excusas para retrasar el cumplimiento de esta promesa electoral, la podremos seguir esperando eternamente.

Andalucía
El apretón de Griñán
Pedro de Tena Libertad Digital  2 Julio 2013

Como no está la cosa en el PSOE para apretones de manos, digamos ya de entrada que utilizaremos el vocablo apretón para significar la "necesidad repentina y violenta de hacer de vientre". Este estrujón, a menudo embarazoso, provoca una prisa nerviosa por llegar cuanto antes al sanitario donde se alivia la angustia intestinal. Y, desde luego, nadie puede negar que las últimas horas de José Antonio Griñán al frente del PSOE, de la Junta y del PSOE andaluz tienen todos los síntomas de ser testigos de un apretujón acontecido al todopoderoso sátrapa del régimen andaluz por alguna contingencia externa no explícita. Hasta el más bodoque de los ciudadanos sabe, por experiencia, que las prisas no son buenas, si tienes prisa vístete despacio, si bien es sabido, asimismo, que el que da primero da dos veces y que no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. Pero el apretón existe, es intenso y ha convertido en urgente lo que podría haberse resuelto durante los tres años que faltan para el agotamiento de la legislatura. ¿Qué extraño suceso puede haber provocado esta apretura de tripas corazón que le ha llevado a abdicar en la figura de Susanita, la timonela malquerida que no tiene un ratón porque lo es, oh parto de los montes, en comparación con los viejos dinosaurios socialistas de Suresnes?

Tres grandes retortijones previos e hipotéticos explican la prisa. Uno primero, potente pero suave, es el producido por la ingestión de una sobredosis de Izquierda Unida, consecuencia funesta de la derrota electoral ante Javier Arenas en marzo de 2012. Lo que empezó siendo una estrafalaria puesta en escena con asaltos a supermercados o decretos expropiatorios escandalosos en Europa puede convertirse en una melena caudalosa de sinsentidos que conduzca a la convocatoria de nuevas elecciones en Andalucía. A la vuelta de la esquina, mayo de 2014, se sitúan las elecciones europeas, muy apreciadas por IU. Desde ahora a entonces, podría hacer sufrir a Griñán tanto escrache de pandorga que, a lo mejor, no se podría llegar a tiempo al trono. Véase por ejemplo una exigencia de más consejerías, más poder real o negarse a aceptar el déficit impuesto por el Gobierno Rajoy. Lo de separarse de los aliados en vísperas de unos comicios ya es una tradición de la hipocresía política nacional.

Otro torcijón, este en barriga ajena, es provocado por el caso Bárcenas. Ya nadie sabe lo que puede pasar. Hundido y encarcelado el atlético tesorero del PP, hay muchos que esperan en el tabanco nacional un cante por soleares o por bulerías que ponga patas arriba la letrina española y obligue a Mariano Rajoy a convocar elecciones generales anticipadas, aprovechándose ese momento para intentar volver a ganar en Andalucía sin la muleta de los comunistas de IU con los espontáneos de Sánchez Gordillo. Si por nada y menos UGT, CCOO e IU han pedido un referéndum pasándose el resultado de las urnas por el arco del triunfo, ¿qué pasará si Bárcenas encuentra ocasión, compás y pena y se arranca por carceleras tras unos tientos de dinero que dan vértigo?

Finalmente, Griñán sufre un eretismo en el mondongo que procede, por si no lo han captado, del atracón inmisericorde de escándalos y corrompimientos que tienen que ver con los ERE, con Invercaria, con Bahía Competitiva, con los fondos de formación, con los sindicatos de esa clase, que no es la trabajadora, y con lo que se olvida o lo que ha de venir. Se diga lo que diga, el que fuera consejero de Economía y Hacienda cebó, por decirlo al modo interventor, las partidas que posibilitaron toda esta mojonera. En el PP se analiza ya el escenario de la posible imputación de Griñán en uno o varios de estos sumarios, con las graves consecuencias nacionales que sobrevendrían: la dimisión de Griñán o su enquistamiento en el Gobierno. Si hace lo de Francisco Camps, tendría que ser con el permiso de una IU ya convertida en compañera con gananciales. Y con el de Rubalcaba. Si optase por la dimisión, provocaría un empacho tal en el PSOE –Griñán preside la Junta, pero también el PSOE nacional– que no habría papel suficiente para contener la diarrea.

Hay otras retorceduras menores, incapaces de provocar un apretón final, pero que sirven de ayuda. Desde provocar el hundimiento de Rubalcaba y forzar su retirada al jubilado de 70 años que será cuando acabe la presente legislatura, pasando por los problemas familiares inesperados que atoran su vida cotidiana o su cansancio ante las disputas internas de un partido que nunca entendió porque esperó saber sobrevolar, qué cuco, sobre el nido de sus cucos sin tener que pisar sus cagarrutas.

Si Griñán es Pepe el beato facedor de renovaciones generosas, o si es José Antonio Maquiavelo tratando de escapar de su destino final, el tiempo lo dirá. Pero la prisa que le ha entrado al que fuera un día un tal Griñán y ahora es excelentísimo indica un apretón de los gordos. Dios aprieta no ahoga, pero si aprieta un hombre en estas circunstancias puede ser que no llegue al excusado.

Cataluña
El guateque catalán de los oprimiditos
Cristina Losada Libertad Digital  2 Julio 2013

Si el nacionalismo catalán quiere tener sus hitos de la transición nacional, y por mí que los tenga, habrá de esforzarse un poco. Yo me permito aconsejarle que pase a la clandestinidad. Por lo menos, que deje el poder que viene detentando, sin práctica interrupción, desde hace décadas. Es imposible, lo sé, pero no se puede tener todo. No se puede estar a la vez en el furgón de los oprimidos y en la limusina de los opresores, en la calle del pueblo y en los despachos del Gobierno. Las disonancias chirrían entonces como en ese concierto del Camp Nou, donde un ejército de disciplinados espectadores formaba una escenografía de masas del estilo de las que tanto gustan a las dictaduras. Tal demostración de poderío para reclamar libertad, en perfecto despliegue de cartulinas, trasciende la incongruencia para llegar al ridículo.

Para empezar a hablar, malamente puedes ir de víctima cuando te gastas 2 millones de euro en organizar un hito. No hay épica ni lírica que resistan ese peso de dinero. Poco importa que el pagano responda por el nombre de Òmnium Cultural, una pieza de la sociedad civil Potemkin que el nacionalismo mantiene bien engrasada de donaciones. A todos los efectos, es un acto de masas montado por el poder, publicitado por los medios que controla el poder y concelebrado por artistas que lo saben. Que saben qué supone decir que no y cuánto supone decir que sí. Que saben, en fin, quién manda. Y por si no fuera suficiente ahí llega la claque, en trasiego de autobús y bocadillo, como en cualquier caudillismo a ambos lados del Atlántico.

Tanto se ha acostumbrado el nacionalista a formar manada que, me temo, no entenderá el problema. Rechazará agriamente esa asociación, pero todo, hasta la plástica, tiende a converger con las demostraciones de regímenes que suelen situarse en otros tiempos. O en Corea del Norte. Así no. Así no va a tener el nacionalismo catalán su concierto de Raimon, ausente, por cierto, del guateque para jubilados del Camp Nou. Y qué diferencia con aquellos dos conciertos de Raimon en Madrid, tan recordados que hasta los recuerdan quienes no estuvieron. Modestos, pobremente organizados y, por supuesto, nada de masas entrenadas. Allí el grito de libertad desafiaba al poder. En el estadio del Barça lo legitimaba. De esta manera, insisto, no sacarán ningún hito emocionante. A menos, claro, que ver al rey del pollo frito se considere un acto heroico.

El musical independentista

Fernando de Páramo www.lavozlibre.com  2 Julio 2013

Periodista y abogado

El Camp Nou hace tiempo que se convirtió en algo más que en un estadio para practicar el fútbol. Desde altavoz independentista en el que colgar pancartas y entonar cánticos a favor de una ideología, hasta un mitin musical disfrazado de acto cívico. Así es el particular Broadway del independentismo, donde a diferencia de la versión neoyorkina, en vez de Orson Welles, James Dean o Marlon Brando, aquí desfilan elefantes del espectáculo venidos a menos, demostrando una vez más el carácter romántico de un nacionalismo atrapado en el pasado.

Y es que los independentistas tienen una extraña aversión a llamar a las cosas por su nombre y utilizan términos como ‘libertad’ estirando su significado hasta el ridículo. Con el título 'Concierto por la libertad' se añade a la lista un nuevo término plagado de siglas y palabras entrelazadas -como los ya conocidos “Derecho a decidir” o “Consejo Asesor para la Transición”- que componen expresiones vacías y eufemismos políticos que aspiran a formar parte de un lenguaje democrático. Resulta de locos que el otro día en el Camp Nou se hablase de libertad cuando son ellos los que están convirtiendo a Cataluña en un territorio unánime donde pensar distinto te convierte en un apestado. Precisamente para hablar de libertad lo primero que hay que hacer es respetarla y predicar con el ejemplo.

Fíjense cómo corría la ‘libertad’ a borbotones que hasta al propio Ramoncín se le abucheó cuando se dirigió a las masas en castellano. Sinceramente, todavía no entiendo que hacía ‘el rey del pollo frito’ siendo profeta en tierra ajena. Lo considero un tipo válido cuando hemos coincidido, pero los artistas deberían entender que hay otras formas de aumentar sus agendas de conciertos y que hay otros modos de volver a sentirse estrellas de la música sin recurrir a las comparsas políticas. Me imagino que para Peret -que participó en Eurovisión representando a España- o para el propio Dyango -que empezó a ser conocido tras su debut en el Festival de Benidorm- tocar en un estadio lleno donde hace unos meses lo hizo U2 es un buen caramelo. Ya saben aquello de tengo unos principios pero si usted quiere…

En Cataluña cuando se produce un evento de estas características algunos nos preguntamos de dónde sale toda esa financiación. Llámenos desconfiados, pero los que nos hemos jugado nuestros ahorros en crear una empresa, a diferencia de los depredadores de subvenciones, sabemos que jugar a ser a funambulista con red es más fácil. Aunque la presidenta de la asociación organizadora (Òmnium Cultural) se está esmerando estos días en manifestar que nadie le ha prestado un centavo, pregunto yo: ¿Se pondrían las mismas facilidades en celebrar un concierto por la unión? Y si viniese, por ejemplo, la selección española, ¿habría el mismo despliegue mediático? No lo creo. Y es que TV3 una vez más le dedicó al concierto un despliegue digno de unos Juegos Olímpicos. Ni si quiera los Rolling Stone cuando vinieron a Barcelona soñaron con un montaje mediático tan escrupuloso. Sin embargo, me sorprende no ver a ningún periodista afectado por el reciente ERE de TV3 que le reproche públicamente a la cadena esta utilización de sus recursos para hacer propaganda y no para cumplir las obligaciones laborales con sus trabajadores. Supongo que el que tuvo retuvo.

“No han querido cobrar subvención y eso no lo hace mucha gente, es para quitarse el sombrero”, concluyó el conseller de Presidencia, Francesc Homs. En caso de que sea cierto, pregunto: ¿Debemos aplaudirles por no haber subvencionado el concierto? ¿Y si ÒmniumCultural la hubiesen solicitado? ¿Nos “quitamos el sombrero” porque se haya actuado como lo hacen muchas otras asociaciones que no son de la cuerda del nacionalismo? Por cierto, la suculenta subvención era de 500.000 euros para un concierto que finalmente ha costado 2 millones. La organización dice que se subsanarán con lo recaudado y que todo el mundo pagó su entrada ¿Políticos incluidos? Debe ser que cuando se trata de independentismo salen las cuentas e incluso sobra algo, en cambio para los problemas reales que tenemos los catalanes siempre falta. Ya lo dijo Benjamin Franklin: “Si quieres conocer el valor del dinero, trata de pedirlo prestado”.

PRESIDENTA DE LA AVT
'Si les hubieran matado un hijo, no negociarían con ETA'
JUAN E. PFLÜGER www.gaceta.es  2 Julio 2013

En 2010 Ángeles Pedraza sucedió a Juan Antonio García Casquero al frente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Ahora libra otra batalla contra el cáncer.

Es pura fortaleza bajo su apariencia amable y cortés. Perdió a su hija Myriam, de 25 años, en los atentados del 11-M. Esta es, por cierto, la primera víctima que tiene dedicada una plaza en un pueblo de España: en La Carlota (Córdoba). En 2010 Ángeles Pedraza sucedió a Juan Antonio García Casquero al frente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT). Ahora libra otra batalla contra el cáncer. Pero es de las que no tiran la toalla.

¿Cree que ETA puede volver a matar, como adelantó LA GACETA?
Sí, estoy de acuerdo. Siempre lo he dicho. ETA mata porque es lo único para lo que se ha preparado.

Ahora se preparan también para dar mítines o regir consistorios.
La clave es el terror. A través del terror han pretendido conseguir sus fines.

¿Y los han conseguido?
Ya han conseguido estar en las instituciones, luego pedirán la independencia y si no la consiguen, volverán a matar.

Entonces, ¿quién ha ganado en este proceso, ETA o el Estado?
A día de hoy la batalla la va ganando ETA y quienes les apoyan social y políticamente.

Desalentador panorama.
Pero yo tengo fuerzas y lucharé para evitar que ganen la guerra.

Acaba de conseguirse que no prescriba el atentado de ETA de López de Hoyos. ¿Cómo valora que hayan tenido que ser las víctimas las que lo han logrado?
Es una pena que tengan que ser las víctimas y los abogados de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, que lleva personada desde el principio en la causa, quienes tengan que dar vueltas a los casos para evitar su archivo. Se ha conseguido gracias a que Bolinaga mencionó el apodo del terrorista Iñaki de Rentería (Gorosti). Y al final se ha logrado que aquel atentado, en el que murieron siete personas, no prescriba.

"Hay cosas con el Gobierno del PP que nos hubuiera gustado que no se produjeran"
¿Qué tiene que ocurrir en el País Vasco para que haya paz?
No debemos usar la palabra paz, porque esto no es una guerra,

De acuerdo. Entonces ¿qué tiene que ocurrir para que haya paz... con justicia?
Para que haya justicia el camino sólo es uno: la derrota total de la banda terrorista ETA.

¿Hasta dónde se llegará en la investigación del caso Faisán?
La AVT está personada en el proceso y vamos a luchar hasta el final, caiga quien caiga.

¿Se irán de rositas los responsables políticos?
Lo que queremos es que se depuren responsabilidades porque los culpables tienen que pagar por ello. No es lógico que la culpa recaiga siempre sobre los agentes, ellos obedecían órdenes y debe saberse y juzgarse al que dio la orden.

A veces uno escucha a políticos y queda la sensación de que las víctimas son los culpables de que no prospere el “proceso de paz”.
Sí, muchos políticos lo consideran. Muchos nos ven como los culpables de que no haya paz, su paz, en la comunidad autónoma vasca.

'Caso Faisán': "No es lógico que la culpa recaiga siempre sobre los agentes"
¿Les ven ustedes como una especie de aguafiestas?
Las víctimas no quisimos esta condición, nos la impusieron, por eso estaremos hasta el último día para que se haga justicia.

¿Podemos decir que hay lucha antiterrorista en España?
Sí, claro que la hay.

¿Y el ‘bolinagazo’ del ministro Fernández?
El problema es que se ha cedido demasiado. Nos encontramos en un punto en el que los amigos de la banda están en las instituciones y en el Congreso. Por eso es difícil que se desarrolle una verdadera política eficaz contra el terrorismo, porque parte de los que la deciden son esos amigos suyos que están en las instituciones.

Entonces, ¿hay diferencias entre el PP y el PSOE?
Las diferencias más que de partido son de personas. La política antiterrorista de Zapatero fue la peor posible.

O sea, mucho peor Zapatero
Sí, pero también tengo que decir que hay cosas que han ocurrido en esa materia en el actual Gobierno del PP que nos hubiera gustado que no se produjeran.

¿Qué vías políticas les quedan para combatir la política penitenciaria que excarcela o da permisos a sanguinarios terroristas?
De momento no podemos contar con ninguna vía, tenemos pendiente reunirnos con el ministro de Justicia para poder buscar vías para personarnos. Es fundamental tener acceso a los informes para poder actuar. Pero para eso tenemos que estar dentro del proceso.

¿Doctrina Parot sí?
Sí, siempre, y que no se derogue.

"Hay lucha antiterrorista, pero me temo que se ha cedido demasiado"
¿Qué sienten desde la AVT cuando ven que se justifica la negociación con ETA?
Sé que no es políticamente correcto decirlo, pero si a los que defienden eso les hubieran matado a un hijo, no hablarían con ellos. No son capaces de ponerse en la piel de las víctimas.

¿Quiere decir que...?
Una persona normal no se sienta con terroristas. Siempre me he preguntado ¿por qué negocian con terroristas y no con violadores o pederastas?

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Mientras preguntan, bebe
Alfonso Ussía La Razón  2 Julio 2013

De cuando en cuando las normas y los formalismos obligan a formular excesivas preguntas cuyas respuestas, muy lánguidas en su reacción, casi nunca se producen. Tengo sabido que la Audiencia Nacional y la Fiscalía han preguntado a los médicos que examinaron a Bolinaga y abrieron el camino de su libertad regalada, por el estado de salud del enfermo terminal. Lógicamente, si hace un año el enfermo se encontraba en situación terminal y al día de hoy sigue vivo y coleando, cabe preguntar quién se ha equivocado. Si los médicos, si los jueces o si los responsables de Interior y Justicia. No son necesarias tantas preguntas cuando la respuesta está en la calle. Acudan a Mondragón a la hora del aperitivo o de los tibios vinos del atardecer, y comprobarán que Bolinaga se encuentra perfectamente. Fuerte, sonriente, paseante, dicharachero, muy dado al chacolí y con el apetito decididamente norteño. Ha engordado, acaricia las cabezas de los niños que pasan junto a él, lee la prensa, sigue los programas de «Euskal Telebista» con asiduidad, duerme plácidamente y amanece con el suficiente tiempo por delante para acicalarse y vestirse como establecen las costumbres sociales.

O hay que conceder a los médicos que se ocupan de Bolinaga el Premio Nobel de Medicina, o son unos mentirosos que exageraron por simpatías políticas el límite negativo de su estado de salud cuando fue puesto en libertad. Los que van a morir por un devastador episodio oncológico en «pocas semanas», no pasean todos los días por las calles y tabernas de Mondragón y se ponen morados a «chiquitos» y delicias chacoliteras. Alejandro Casona, el notable dramaturgo, estrenó con gran éxito una comedia titulada «Los árboles mueren de pie», algo cursi y pretenciosa. Como Bolinaga, aunque la mayoría de los enfermos terminales lo hagan en las camas de sus hogares o de los hospitales. A Bolinaga no le ha engordado la cortisona, sino las cocochas de merluza, los chipirones en su tinta, las pochas, el changurro y las tartas de manzana de manzano vasco, por supuesto. Su aspecto es saludable y prometedor, y muchos se preguntan qué hace en libertad semejante asesino con tan exhibida chulería. Sin padecer de una enfermedad terminal aguda, puedo asegurar que su secuestrado, su torturado, su enterrado en vida José Antonio Ortega Lara, tiene peor aspecto que él. Más de quinientos días en un agujero húmedo son muchos días. Ni en Treblinka, ni en Dachau ni en Aushwitz, ni en los campos de concentración de Stalin en Siberia, ni en las cárceles correctoras de Castro, Pinochet o Videla, se torturó a un ser humano como hizo Bolinaga con Ortega Lara. Previamente había asesinado a unos cuantos que no pensaban como él, que es el delito más condenable por los terroristas. Y ahí está, vino va y vino viene, chacolí va y chacolí viene, paseíto va y paseíto viene, mientras las peticiones y reivindicaciones de las víctimas del terrorismo aterrizan, un día sí y el otro también, en las holgadas papeleras del nacionalismo vasco.

Bolinaga está fuerte y recuperado. Su lugar no se ubica en la libertad, sino en la cárcel. Ahí se le trató muy bien. Como condenado en un Estado de Derecho tuvo todo lo que el negó a José Antonio Ortega Lara. Comunicaciones con su familia y amigos, visitas, comida, tratamiento médico, derechos y deberes. Cada vaso de vino que se toma Bolinaga en libertad con sus amigos y admiradores –que los tiene–, en las tabernas de Mondragon, es más que un insulto al Estado de Derecho. Es un mazazo en la cresta, una humillación constante.

Menos preguntas y más decisión. Bolinaga, a la trena. Y si se muere, que lo entierren, como a sus víctimas inocentes.

La Xunta inicia la consulta a los padres del idioma de escolarización
La encuesta será puramente informativa, ya que el Tribunal Superior de Xustiza impide que sus resultados tengan carácter vinculante - La consulta solo afecta a Infantil
x. a. taboada La Opinion  2 Julio 2013

La CIG exige el cumplimiento de la sentencia sobre el decreto de la lengua en la enseñanza

La Consellería de Educación ha comenzado a enviar a los centros un modelo de encuesta para preguntar a los padres en qué idioma prefieren escolarizar a sus hijos en la etapa de Infantil el próximo curso. Esta consulta se produce después de que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia declarara ilegal que la consulta a los padres tuviera carácter vinculante para decidir el idioma en el que estudiar. Así que lo hace la Xunta ahora es sondear su opinión sin ninguna obligación legal, aunque posteriormente la Consellería de Educación elegirá el idioma de acuerdo con la opinión mayoritaria expresada en la encuesta.

Por tanto, a efectos prácticos, las diferencias entre uno y otro modelo serán prácticamente inexistentes. La única distinción es que antes el resultado de la consulta tenía que respetarse forzosamente y ahora la Xunta toma la decisión de adecuarse a sus resultados por decisión política y voluntaria.

La polémica arranca con el decreto del plurilingüismo de la Xunta del PP. La norma fue recurrida y el TSXG anuló dos de sus disposiciones. Una de ellas es el artículo 5.2, que establecía que la lengua materna en Infantil se determinaría anualmente mediante una consulta a las familias. La sentencia no prohíbe en sí estas encuestas, sino el hecho de que de su resultado se derive directamente la elección de la lengua en las aulas, ya que esta decisión es de exclusiva competencia de la administración.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ya había advertido en marzo que se iba a respetar la sentencia, pero que las consultas se realizarían igualmente, pero solo con carácter informativo. Lo que se requerirá de los padres, en relación al curso próximo, es que señalen la lengua materna de sus hijos.

Ante esta decisión, el sindicato CIG denuncia que la Xunta no cumple con la sentencia del TSXG "dando muestras de su gallegofobia y de una actitud de persecución de nuestro idioma". Por ello, ante esta "desobediencia", la CIG solicita ante el Tribunal Superior de Xustiza la "ejecución de la sentencia que declara de pleno derecho la nulidad de esta actuación administrativa". "El conselleiro no conoce límites para atentar contra nuestra lengua. Por eso, exigimos que retire la encuesta o cese fulminantemente", asegura el secretario nacional de CIG Ensino, Anxo Louzao.

La Consellería de Educación calificó de "antidemocrática" la actitud del sindicato por entender que trata de impedir que la Xunta reúna información sobre la lengua materna, "cuestión fundamental para garantizar los derechos del alumnado", señala en un comunicado.

Educación considera que la pregunta que realiza a las familias es "legal, necesaria y tiene como fin conocer cual es la lengua de la que parten los niños de infantil", que está amparada por la Lei de Normalización y que las sentencias solo impedirían la consulta en el caso de que esta fuera vinculante.

La postura del sindicato es, para Educación, "otra muestra de la intención de la CIG de imponer su opinión por encima de cualquier otro criterio, legal e incluso pedagógico, intentando apartar a las familias del proceso educativo, un principio este último firmemente defendido por las citadas sentencias".


Recortes de Prensa   Página Inicial