AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 3  Julio 2013

FAES
Vivir de la gallina pero sin deshuesarla
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 3 Julio 2013

Los impuestos no sólo atracan al contribuyente, sino que distorsionan su comportamiento. Un tipo marginal sobre las rentas del trabajo muy elevado conduce a que, por ejemplo, las personas opten por trabajar menos: si por cada artículo que yo escribiera me quitaran el 60% de su importe, tengan por seguro que escribiría menos (y no es que desee darle ideas a Montoro al respecto); asimismo, si a una empresa le disparan el impuesto de sociedades al 50%, probablemente opte por invertir menos, o por intentar subir los precios, o por tratar de rebajar el salario que perciben sus trabajadores. Todo lo cual, en suma, provoca problemas de eficiencia: los individuos no se especializan en aquello que resulta más valioso para el conjunto de la sociedad, sino en aquello que dictamina el arbitrario sistema tributario.

España jamás ha sido un país amigable con los contribuyentes, pero en los últimos dos años se ha convertido en un territorio tóxico para la propiedad privada. Crear riqueza se ha convertido, primero, en una profesión de alto riesgo, a menos que cuentes con privilegios oligopolísticos del Estado y, segundo, en una actividad bastante poco remunerativa: más del 30% del salario va a financiar un esquema de jubilación que hace aguas por todos lados; el tipo marginal sobre la renta del resto del sueldo puede alcanzar en algunas autonomías el 56% (cuanta más riqueza generes, peor); de la escasa renta disponible que quede tras abonar ese sablazo, la consumida sufrirá una mordida del 21% y la ahorrada verá cómo sus rendimientos acaban siendo gravados al 27% (después de que la empresa que los abone haya pagado un impuesto de sociedades de entre el 25 y el 30%). Mejor no meterse, pues, en el fregado de intentar ganar algo de dinero por encima del mínimo vital que nuestros próceres todavía nos consienten ingresar cuando sus muy intrusivas regulaciones no lo impiden.

El documento presentado hoy por FAES pretende adecentar un poquito el funcionamiento de este esquema de exacción tributaria solventando varias de sus derivadas más aberrantes. Abreviando mucho, sus propuestas podrían resumirse en tres: simplificar y transparentar las figuras tributarias, mejorar la fiscalidad sobre el ahorro y trasladar parte de la financiación de los servicios estatales a precios públicos. Las tres son buenas ideas, pero déjenme hacer una mención especial a la segunda: la necesidad de mejorar la tributación sobre el ahorro.

El nuestro es un país que necesita cantidades ingentes de ahorro a corto y largo plazo (a corto, para pagar nuestra deuda y reconvertir nuestra economía; a largo, para no depender de un sistema público de pensiones que tendrán un carácter exclusivamente asistencial), pero el sistema fiscal castiga especialmente al ahorro desde casi todos los frentes. Ya lo advirtió visionariamente Montoro: el objetivo de nuestras subidas de impuestos es conseguir que el consumo caiga lo menos posible (esto es, que el ahorro de las familias absorba toda la nueva carga tributaria).

El informe de FAES no llega a proponer en este ámbito la reforma que sería realmente sana y ambiciosa: eliminar la tributación sobre el ahorro (al menos, sobre el ahorro a largo plazo). Pero sí contiene dos sugerencias harto interesantes: la primera, eliminar el impuesto de patrimonio; la segunda, permitir que los españoles efectúen aportaciones deducibles a una cuenta de ahorro que ellos mismos puedan gestionar (rompiendo así el monopolio de las deducciones con que hoy cuentan los, en general, pésimos planes de pensiones); y la tercera, restar de las plusvalías tributables la parte que resulte de la revalorización de los activos por inflación.

Esta última propuesta, por insustancial que pudiera parecer, tiene un enorme alcance. Ahora mismo, lo que sucede es lo siguiente: imagine que España atraviesa por un período inflacionario fortísimo –los precios aumentan un 100%– y que yo, por mi cuenta, he tratado de proteger mi patrimonio de la inflación comprando unas acciones que han pasado de 50.000 a 100.000 euros. En realidad, mi patrimonio no ha aumentado (pues toda la revalorización se debe a la inflación), pero el sistema fiscal me obligaría a pagar alrededor de 15.000 euros en concepto de... ¡plusvalías! Lo mismo, por cierto, sucedería si una persona comprara dólares anticipando la salida de España del euro y obtuviese pingües plusvalías como consecuencia de la depreciación de la neopeseta frente al dólar. Con la reforma planteada por Juan José Rubio y Santiago Álvarez, los españoles podríamos tener, al menos, la opción de protegernos contra el robo inflacionista.

En sus líneas maestras, por consiguiente, el informe es sensato y contribuiría a mejorar la situación económica. Ahora bien, por desgracia no deja de estar dentro del consenso socialdemócrata propio de la Europa occidental. Los autores reconocen que su objetivo inmediato no es propiciar una rebaja fuerte de impuestos, sino sólo una redistribución menos distorsionadora de la carga fiscal. Uno podría entender semejante cautela en medio de la actual zozobrante coyuntura de consolidación presupuestaria, pero no como objetivo a largo plazo para España. Y no hay nada en el informe que dé pie a interpretar que FAES ambiciona una auténtica revolución fiscal: acaso porque para ello debería impulsar en paralelo una auténtica revolución del gasto (del mal llamado Estado de Bienestar) que va más allá de la complacencia conservadora a la que termina abocando esa cuasi-mágica curva de Laffer.

Dentro de los parámetros del pensamiento único socialdemócrata en los que, por desgracia, nos movemos, el informe imprime mucha más sensatez al sistema tributario español que las alocadas subidas fiscales de Montoro. Quizá porque sea un informe preocupado por que la gallina siga poniendo huevos –huevos que seguir arrebatándole en grandes cantidades, no nos engañemos– y no tanto, como sucede ahora, por desplumarla y cocinarla, para ver si así conseguimos retrasar un tiempo el inexorable adelgazamiento del superadiposo sector público español. No es, ni mucho menos, el sistema fiscal que defendería un liberal, pero sí es uno que puede aceptar como mejora a lo propuesto por el terrorífico panorama político español; incluyendo especialmente el terrorífico panorama impulsado por el partido político dentro del que se inserta FAES.

Baja el paro y sube la corrupción
Pablo Sebastián www.republica.com 3 Julio 2013

Mejoran las cifras del paro y aumentan los casos de corrupción. Ayer fue el turno de la exministra de Fomento y exconsejera de la Junta de Andalucía por el PSOE, Magdalena Álvarez, la que ha sido imputada por la juez Alaya de los ERE andaluces, solo unas horas después de que el líder de la oposición, Rubalcaba, pidiera a Rajoy en el Parlamento explicaciones por el encarcelamiento del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas. En el horizonte aparece la posible prisión para Jaume Matas (sería el segundo ministro de la transición en la cárcel después de Barrionuevo), pendiente de una decisión del Tribunal Supremo. A la vez que ayer se ha imputado al Alcalde de Granada, Torres Hurtado, que se suma a la larga lista de imputados del PP, PSOE y CiU.

Como contrapunto de todo ello la buena noticia de los datos del paro al término del segundo trimestre del año, que le hacen decir a Rajoy que vamos “por el buen camino”. Datos buenos, por más que no sean los ideales por la cuestión estacional, pero dignos de tener en cuenta y que se suman a otras mejoras paulatinas en las balanzas de pagos y comercial, turismo, prima de riesgo y PIB, que le permiten decir al Gobierno que hay luz a la salida de este largo túnel español, aunque todavía seguimos dentro.

Aunque una luz muy tenue que quizás merecería un fogonazo de mayor cuantía con planes de choque como los que ha propuesto ayer mismo José María Aznar con su proyecto de reformas fiscales. Algo tan llamativo como sorprendente porque supone presentar, desde el mismo PP y desde su fundación FAES, una enmienda a la totalidad de la política económica de Rajoy donde la subida de los impuestos -más de 30 subidas en los últimos 18 meses- se ha convertido en la medida estrella del Gobierno del PP, mientras se resiste a entrar a fondo en el recorte del gasto político.

La mezcla de los escándalos de la corrupción, que va en ascenso, con los problemas económicos y sociales del país, sigue siendo una mezcla explosiva que castiga a la clase política y en especial a los tres grandes partidos PP, PSOE y CiU, que no cesan de caer en las encuestas pre electorales. De la misma manera que el paro y la subida de los impuestos también dañan las expectativas del PP, aunque el partido que más castigo electoral está sufriendo es el PSOE, por su dañado liderazgo y luchas internas de poder.

Naturalmente, sobre la corrupción los líderes políticos no dicen absolutamente nada. Rajoy se negó ayer a hablar de Bárcenas en el Parlamento, y Rubalcaba escurrió el bulto sobre Álvarez. Y ya son dos los exministros de Fomento de Zapatero imputados, si tenemos en cuenta a José Blanco, pendiente de juicio. Con lo que las buenas noticias económicas y la bonita fotos de los pactos políticos sobre Europa, o sobre las ayudas al sector naval, que Almunia quiere retirar en nombre de la UE y la competitividad, se quedan en flor de un día porque los escándalos están llenando sin cesar las portadas de la actualidad.
www.pablosebastian.com

El espejismo estival del desempleo
Editorial www.gaceta.es 3 Julio 2013


La situación sigue siendo de emergencia nacional y la solución pasa por que fluya el crédito, se bajen los impuestos y las cotizaciones sociales a empresas y particulares, y se profundice en la reforma laboral simplificando la contratación laboral.

Los últimos datos de los Servicios Públicos de Empleo han sorprendido a propios y extraños. La campaña turística ha obrado el milagro y al finalizar el mes de junio el paro registrado había descendido en 127.248 personas. Esta bajada no sólo representa el mayor descenso en un mes de junio de la serie histórica, que arranca en 1997, sino que también es el mejor dato mensual en este periodo. Tras este recorte, el número de desempleados se sitúa en 4.763.680.

El dato es bueno, pero sólo en apariencia. En primer lugar, por la alta relación existente entre los datos de junio con la puesta en marcha de la temporada turística. Esto es así porque si se desestacionalizan los datos y se limpian de las oscilaciones vinculadas a la época del año, el paro registrado sube en 996 personas respecto a mayo. Además, desde el lado del empleo, las noticias no son tan buenas. En junio, el avance en el número de trabajadores que pagan sus cotizaciones a la Seguridad Social fue de apenas 26.853 afiliados más. Tras este incremento, el número total de inscritos sigue por debajo de los 17 millones y es un 3,72 % inferior al del mismo mes de 2012.

La razón del desfase entre paro registrado y afiliación reside en buena medida a que mientras las estadísticas del paro registrado arrojan el balance a cierre de mes, el dato de la Seguridad Social hace referencia a una media mensual. De hecho, las afiliaciones netas a finales de junio ascendieron a 58.685. A ello hay que añadir a los inmigrantes que se van del país, a los que se jubilan y a aquellos que por un motivo u otro –el principal es haber agotado la prestación por desempleo– se han desapuntado del paro. Para confirmar este extremo, sin embargo, habrá que esperar a la próxima EPA que, de hecho, está considerada como un análisis más fiable de la evolución del mercado laboral y que, en el primer trimestre del año arrojaba un total de 6,2 millones de desempleados, equivalente al 27% de la población activa.

El comportamiento de la afiliación en los meses de junio de los dos últimos años marca distancias con los ejercicios anteriores en los que la crisis enseñó su cara más amarga con una fuerte destrucción de empleo. Pero ello no debe invitar a ver brotes verdes donde no los hay. El círculo de frustración generado por nuestra clase política se mantiene prácticamente intacto y los planes para impulsar el empleo aprobados en la última cumbre europea no invitan al optimismo. La situación sigue siendo de emergencia nacional y la solución pasa por que fluya el crédito, se bajen los impuestos y las cotizaciones sociales a empresas y particulares, y se profundice en la reforma laboral simplificando la contratación laboral. Este es el camino, y si no se recorre sólo lograremos los espejismos estivales que proporciona cada año el turismo.

La guinda del pastel
Alfonso Merlos La Razón 3 Julio 2013

Lo veía cualquiera. Cualquiera que confiase en que la juez Alaya no iba a cambiar la valentía, la diligencia y la proactividad por la cobardía, el retraimiento y la dejadez. No estamos ante lo más de lo más en el escándalo de los ERE falsos porque, en buena lid, tanto Chaves como Griñán, y no digamos Zarrías, deberían estar cantando «La Traviata». Pero, como se subraya en el auto, éste es con todas las de la ley un salto cualitativo.

Una década partiendo el bacalao en la Junta de Andalucía, un lustro manejando mastodónticos presupuestos con Zapatero, Magdalena Álvarez tendrá que probar algo nada fácil: que lo suyo eran chapuzas, irregularidades, meteduras de pata, locuras y no –por acción u omisión– delitos. Y la Justicia deberá poner de relieve ante el conjunto de los ciudadanos que lo del PSOE y los sindicatos al sur de España era una maquinaria perfectamente engrasada para que los más listos –léase golfos– se lo llevasen calentito sin dar un palo al agua.

Ahora se entiende todo. España no se fue al garete en siete años y medio de desgobierno de casualidad. Los tataranietos de Pablo Iglesias nos metieron en el hoyo porque eligieron, para el desempeño de las más altas responsabilidades, a personajes como la conocida cariñosamente como «Maleni».

Pero hay una regla con sus excepciones que dice que los errores se pagan. Así que mientras los ciudadanos luchamos cada día como gato panza arriba para sacudirnos la lacra del paro masivo, es gratificante y esperanzador certificar que a los causantes de tanto destrozo público y de tanto estrago colectivo se les puede hacer pagar. Aunque la factura sea barata. Aunque algunos se hayan forrado lo suficiente en poco tiempo como para poder pagarla. Ministra Álvarez, es su turno.

Los partidos grandes despanzurrados
Fernando Glez. Urbaneja www.republica.com 3 Julio 2013

La imputación de la exministra Magdalena Álvarez en el caso de los EREs andaluces ha merecido la respuesta habitual en estos casos por parte del tinglado partidista. Que la presunción de inocencia, que una imputación no supone nada, que son personas honorables y escrupulosas con el dinero público… Pero se trata de un nuevo escalón en el escándalo que supone una gestión arbitraria, abusiva, desastrosa de mucho dinero durante demasiados años.

Los consejeros de hacienda de la Junta de Andalucía, y el interventor y varios más, no pueden pretender que tanto dinero distraído y mal gestionado no pudo ser detectado a tiempo. Son altos cargos que no es probable que participaran en el festín pero carecieron de diligencia, de carácter, de sentido de la responsabilidad y de buen hacer para evitar semejante desmán. Malos administradores, lo cual afecta a la exministra Álvarez (que es inspectora de hacienda de profesión) y al exministro y actual Presidente de Andalucía, el señor Griñán, que es inspector de Trabajo. De manera que ambos saben de los procedimientos en el sector público y que, delante de sus narices se produjera tanto desmán es llamativo, como para asumir responsabilidades, pedir disculpas y retirarse de escena. Nada de eso va a ocurrir, se defenderán y arrastrarán a su partido al descrédito hasta despanzurrarlo.

Y otro tanto sirve para el otro partido grande, el Partido Popular, abrasado por el caso Gürrtel y el avatar de su tesorero Bárcenas. Ni una disculpa, ni una explicación, todo lo contrario, enredo, manipulación, excusas, encubrimiento. En resumen incapacidad para reconocer errores, para sajar el pus, para tranquilizar a la ciudadanía.

Los militantes y dirigentes del PP que no han estado en la pomada están abochornados. No es para menos. Pero aun, mucho sospechan que hay fuego amigo, que detrás del caso se libran batallas internas que pueden ser suicidas. La estrategia dominante es negar y encubrir, escurrirse por lo procesal.

Lo cierto es que cuando España necesita gobierno estable y con ideas, lo que tiene es dos partidos despanzurrados por sus propias miserias y sobre todo por una manifiesta incapacidad para rectificar y corregir comportamientos irregulares. El problema de España no es la crisis económica, lo peor es la descomposición política, la incapacidad de unos dirigentes poco competentes y muy descarados. Como dijo un político argentino “una dirigencia de mierda”.

fgu@apmadrid.es

Ocupan libertad
Mario Conde www.gaceta.es 3 Julio 2013

La defensa de la sociedad civil reclama el renacimiento de esos centros asociativos libres.

Entiendo que la aglomeración de miembros de un sindicato obrero portando banderas del Che Guevara, pidiendo prisión para los banqueros como solución única a los problemas nacionales e invadiendo a la fuerza propiedades privadas, es muy llamativa. Esperpéntica, sin duda, y por eso llamativa. Se trata de la violación, de la negación de un derecho capital como es la propiedad privada, sobre el que se estructura un modo de relación de los hombres con las cosas. Entendamos que el modelo social se define en base al modo de definir dos relaciones: la del hombre con las cosas y la del hombre con otros hombres. Pues en este segundo modo, en el que afecta a la relación hombre/hombre, debería primar la libertad pero sobre ella se ejercen también ocupaciones, menos llamativas, incluso menos comprendidas, pero no por ello menos reales y dañinas.

Ante todo el propio concepto de Estado, asumiendo funciones que no le son propias y que deberían dejarse a la iniciativa privada. Por eso desde hace años venimos pidiendo una agenda clara del Estado, una definición no sólo de tamaño en efectivos humanos de calidad, sino en funciones que debe dejar en manos de la sociedad civil.

Además, el monopolio de lo público por la clase política. Los centros de debate civil, tales como los Ateneos, las Academias han sido ocupados y fagocitados. ¿Qué queda de su viejo esplendor? Visitar el Ateneo de Madrid y sentir nostalgia es inevitable. Han ocupado nuestra estructura asociativa y nos dejan como individuos solos frente al Estado, frente al Sistema. Batalla perdida de antemano. Si no somos capaces de entender que la defensa de la sociedad civil reclama el renacimiento de esos centros asociativos libres, productores de pensamientos e iniciativas, con capacidad de expresión y comunicación, seguiremos inertes consintiendo que se ocupe nuestro derecho a debatir con eficacia sobre los asuntos que nos conciernen
La partitocracia ha ocupado nuestro derecho a que el Parlamento represente la voluntad del pueblo. Se compone solo de activos de partido obedientes sin remisión por el funcionamiento perverso de las listas cerradas. El parlamento hoy es solo una entelequia mental que firma decisiones que se toman fuera de él.

Y el dominio de la judicatura, su politización evidente les permite utilizar expedientes formales de ocupación abusiva de nuestra libertad, dignidad y hacienda. Y con el control de los medios ocupan nuestro legitimo derecho a una información veraz. Me encantaría poder decirme a mi mismo que lo escrito contiene altas dosis de exageración, pero en mi experiencia solo contienen fondos de verdad. Seamos también conscientes de estas ocupaciones de nuestras vidas y tratemos de cambiar.

El atraso de la inflación
Antonio España El Confidencial 3 Julio 2013

Imaginen que la Comisión Europea, asesorada por sus economistas de cabecera, decidiera intervenir en la medición estándar del tiempo para estimular la economía y conseguir el ansiado crecimiento. Para ello, emplearían el siguiente razonamiento: si se retrasaran, en promedio, todos los relojes 1,2 segundos por cada minuto transcurrido, se podría lograr 'gratis' un incremento de productividad del 2%. Pues si antes se fabricaba un determinado producto en 100 días, tras la medida adoptada, se tardaría únicamente 98 jornadas 'de reloj', con la consiguiente mejora de la competitividad. ¿Creen que tendría sentido una medida así? Estoy convencido de que opinan que no. Y, sin embargo, es lo que pretenden quienes reclaman una tasa de inflación moderada para salir de la crisis. Entre ellos bancos centrales, políticos y académicos.

Fíjense que la convención utilizada para medir el tiempo no altera nuestra capacidad para producir bienes económicos. Si un carpintero tarda dos días en montar una cocina, aunque hagamos que su reloj transcurra más lentamente, ello no comporta que necesite menos esfuerzo para terminar el montaje de los muebles. Pues bien, con el dinero, como medio de intercambio que facilita las transacciones comerciales, ocurre algo parecido que ya hemos comentado en otras ocasiones. Que la autoridad monetaria o el sistema bancario creen dinero adicional para ponerlo en circulación no implica que pasemos a tener automáticamente más equipamiento industrial ni una fuerza laboral más cualificada que nos permita producir más bienes de consumo con el mismo trabajo.

Seguramente todos ustedes disponen de un reloj, bien sea en su muñeca, en la pantalla del móvil o colgado en la pared de su casa u oficina. Y si no lo tienen, siempre pueden consultar la hora en el teletexto, en uno de los relojes-termómetros exteriores que hay en la calle o, en última instancia, preguntársela a otra persona. En todo caso, y con un margen de desviación más o menos estrecho –y, milagrosamente, sin la intervención del Estado–, la inmensa mayoría de los relojes están sincronizados, permitiendo la coordinación de las actividades en nuestra compleja sociedad actual, coordinación que es esencial para la productividad de cualquier proceso de fabricación. Recuerden aquellas películas de espías en las que los agentes sincronizaban sus relojes antes de comenzar su misión.

Del mismo modo, tal y como nos enseñó Hayek(*), los precios y, en especial, los cambios que estos experimentan en el mercado libre, forman un mecanismo de señales que nos permiten a todos los que participamos en el sistema económico coordinar nuestras actividades de forma extremadamente simple, sin necesidad de conocer todas y cada una de las transacciones que se llevan a cabo, ni las cantidades ofertadas de todos los bienes en cada momento ni su demanda. Son, como si dijéramos, el mecanismo de relojería que nos permite tomar decisiones en nuestras relaciones económicas.

Si por orden legislativa se implantara la política comentada en el primer párrafo y fuera posible hacerlo de forma simultánea y conocida por todos, aunque con algo de incomodidad al inicio, todos nos adaptaríamos a la nueva situación y enseguida la incorporaríamos a nuestros hábitos de comportamiento. Como cuando se realiza el cambio al horario de verano para ahorrar energía. Ahora, imaginen que la modificación se realiza sin publicidad y los relojes se atrasan no todos a la vez y en la misma medida, sino de forma heterogénea y en diferente proporción. ¿Qué creen que ocurriría si cada uno de los relojes existentes no sólo no marcara la misma hora, sino que, además, cada uno de ellos tuviera minutos de diferentes números de segundos? ¿No sería un caos?

Pues bien, exactamente eso es lo que hacen las autoridades monetarias cuando inyectan nuevo dinero en el sistema económico, con escasa publicidad, eligiendo selectivamente dónde introducir el dinero de nueva creación y repartiéndolo de forma no homogénea. Es lo que hace la Fed en sus programas de Quantitative Easing, inventándose un apunte contable en el pasivo de su balance –imprimiendo dinero, en términos figurados– con el que adquiere bonos directamente del Tesoro americano. Y, poco más o menos, es lo que hace el BCE con su programa LTRO, inventándose en su pasivo una cantidad que tiene la contrapartida en su activo en forma de crédito a la banca que, a su vez, utiliza los nuevos fondos en adquirir deuda soberana de la Eurozona.

Es evidente que este proceso crea ganadores y perdedores. Los ganadores serán aquellos afortunados que sean los primeros en recibir el dinero creado de la nada –Gobiernos y bancos– y disfrutarán de la ventaja de poder gastarlo cuando aún no se ha resentido el poder adquisitivo de la moneda, es decir, cuando todavía no se han alterado los precios. Ellos obtienen el máximo beneficio. Pero a medida que el nuevo dinero se va diluyendo por la economía y alterando las relaciones de oferta y demanda, los precios se van ajustando al alza, absorbiendo el incremento monetario. Así, los perdedores serán los últimos en recibir el dinero creado, pues habrán sufrido los efectos de la inflación sin disfrutar de sus beneficios. No por casualidad, estos serán aquellos que no vivan del Estado. Mayoritariamente, las clases medias.

Sin embargo, si ustedes siguen el debate acerca de las políticas monetarias, parece que nos venden que todos nos beneficiamos a la vez de un mayor crecimiento nominal de la economía y, a la vez, todos compartimos la 'leve' carga de un mayor nivel general de los precios, siendo además positivo el balance coste-beneficio. Esto es lo que tiene manejarnos con magnitudes agregadas como el PIB o el IPC, que perdemos mucha información esencial en el análisis. Porque si observamos los efectos a nivel micro, ya hemos visto que es más que evidente que la impresión de dinero, es decir, la generación de inflación –aunque sea sólo oficialmente de un 2%–, no es ni mucho menos neutral.

Las políticas inflacionistas generan crecimiento del PIB, sí. Pero es un crecimiento artificial y no permanente que, sobre todo, no nos conduce a una mejor utilización de los recursos limitados y escasos. No nos permite una mejor y más productiva cooperación ni tampoco nos hace más innovadores, creativos, ni emprendedores. Antes bien, originan una gran descoordinación en la economía, distorsionando las 'señales horarias' y retrasando la recuperación económica. Por eso, les ruego tengan cuidado, no les vendan un reloj averiado.

(*) Friedrich A. Hayek, El uso del conocimiento en la sociedad.

Andalucía y la corrupción institucionalizada
EDITORIAL Libertad Digital 3 Julio 2013

No sabemos lo que tardará la exministra de Fomento y exconsejera de Economía y Hacienda, Magdalena Álvarez, en presentar su dimisión como vicepresidenta del Banco Europeo, una vez que ha sido imputada por la juez Alaya, junto a una veintena de cargos y excargos de la Junta de Andalucía, en el caso de los ERE. Lo que, a la vista del auto de la juez, no deja lugar a dudas es que la reciente decisión de José Antonio Griñán de no volver a presentarse a la presidencia del Gobierno andaluz estaba –por mucho que se haya negado– directamente relacionada con este monumental escándalo de corrupción, por el que él también terminará, muy probablemente, imputado.

El auto considera que Álvarez, en el tiempo en que fue consejera de Economía y Hacienda en el Gobierno de Manuel Chaves –de 1994 al 2004– fue la "persona que dictó las normas" que facilitaron el "uso indebido" de las llamadas transferencias de financiación como subvenciones sociolaborales. Pero no hay que olvidar que cuando Griñán la relevó en el cargo no hizo nada por cambiar esa normativa fuente de corrupción sino que la mantuvo, al tiempo que ignoraba los informes de la Intervención General del Estado de 2005, 2006 y 2007 que le advirtieron del irregular y absolutamente descontrolado procedimiento administrativo escogido para tramitar los polémicos ERE y las ayudas a empresas en crisis.

Tal y como argumenta Pedro de Tena en nuestro periódico, sólo la voluntad de la juez Alaya de tener atado y bien atado el sumario antes de imputar a un aforado, lo que haría que el caso pasara a instancias superiores, explica el que Griñan todavía no haya sido llamado a declarar en tal condición.

A este respecto, el PSOE podrá acusar a la juez de hacer una "causa general" contra el Gobierno andaluz, con la misma desfachatez con la que Griñán decidió en su día que la Junta se personara en la causa como acusación particular; pero el hecho cierto es que este monumental caso de corrupción, el más grave de nuestra democracia y por el que se han desviado más de 1.000 millones de euros, no es obra de unos pocos garbanzos negros que actuaran por su cuenta, sino que es una trama institucionalizada de corrupción que no hubiera sido posible sin la condescendencia, cuando no la complicidad, de las más altas instancias de la Junta. Prueba de ello son el centenar de imputaciones que lleva la causa o la "connivencia de los sindicatos", que también denunciaba Alaya en uno de sus últimos autos.

Es este ambiente generalizado e institucionalizado de corrupción que Andalucía vive desde hace décadas lo que ha hecho posible un escándalo de esta envergadura. En cualquier país de nuestro entorno, una persona con tan baja capacidad y preparación como la que evidencia Magdalena Álvarez nunca habría llegado a los puestos de responsabilidad que ella ha alcanzado. Y sujetos como Griñán o Chaves hace tiempo habrían tenido que abandonar la vida política. Aquí parece que no puedan tener otra.

Andalucía
Maleni y los ERE de m...
Pablo Molina Libertad Digital 3 Julio 2013

Aunque haya a quien le cueste creerlo, Magdalena Álvarez es doctora en Ciencias Económicas y Empresariales, profesora universitaria de Economía y miembra del Cuerpo de Inspectores de Finanzas del Estado por oposición. En la actualidad es vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones, puesto sin duda relevante, aunque su salto a la fama tuvo lugar cuando ocupó la cartera de Fomento en el primer Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero. Al frente de tan importante ministerio Magdalena Álvarez protagonizó episodios brillantísimos en materia comunicación política, como su adjetivación escatológica del Plan Galicia de inversiones ferroviarias, la gestión del caos aeroportuario a causa de una nevada que a ella le pareció "preciosa" y especialmente su contribución al éxito del canal televisivo en abierto del grupo Prisa, en cuya inauguración actuó como corresponsal en directo de Iñaki Gabilondo, famoso comunicador y aguerrido feminista.

Pues bien, gracias a la juez Mercedes Alaya, ahora sabemos que Magdalena Álvarez fue también la responsable de las finanzas andaluzas bajo cuyo mandato la Junta decidió sustraer de los cauces reglamentarios el trámite de las ayudas a las empresas problemáticas, mecanismo a cuyo amparo ha surgido el escándalo monumental de los ERE, cuantitativamente el más importante de la historia de España –incluidos los 14 años del felipismo–, lo que no está precisamente al alcance de meros aficionados.

El auto de la jueza explica el operativo clásico de los socialistas para mangonear el presupuesto público, consistente en establecer un régimen administrativamente opaco para la gestión de ciertas partidas que de esta forma se convierten en lo que se conoce como fondos de reptiles. En este caso concreto, lo que deberían haber sido unas subvenciones a entidades privadas, sometidas a los requisitos legales de publicidad y libre concurrencia, se gestionaron como transferencias de financiación, fórmula reservada exclusivamente para los trasvases de fondos entre organismos públicos que, por su propia naturaleza, quedan fuera del alcance fiscalizador de los órganos interventores. Gracias a esa decisión política, adoptada según el auto cuando Álvarez era la responsable de Economía, los herpetólogos de la Junta de Andalucía han estado manejando centenares de millones de euros de procedencia reptiliana con el resultado ya conocido de un desfalco sin precedentes.

El auto de la jueza Alaya es demoledor porque implica la existencia de una maquinación para pervertir el uso de esos fondos, de tal forma que aunque el dinero se hubiera aplicado correctamente estaríamos ante un caso evidente de malversación de caudales públicos. Como, además, resulta que una parte muy importante de ese dinero ha sido empleado de forma ilegal, el panorama que se presenta a los nuevos imputados es cualquier cosa menos tranquilizador. Si Magdalena y sus subordinados aducen ignorancia, malo, y si tratan de echarse las culpas unos a otros, todavía peor (aunque mucho más divertido). Y eso contando con que Maleni no le suelte un exabrupto choni a la jueza cuando comparezca ante ella junto a su abogado, que también podría ocurrir. ¡A ella le van a explicar ahora lo que es un ERE de m...!


Finlandia, en riesgo de burbuja
El círculo vicioso de los tipos bajos
NEGOCIOS.COM  3 Julio 2013

Los tipos bajos de interés han provocado que los precios de la vivienda en Finlandia se dispare, esbozando lo que amenaza con convertirse en una burbuja inmobiliaria nórdica.

El Banco Central Europeo (BCE) trata de resucitar la economía de los 17 miembros con unas tasas de interés históricamente bajas que están propiciando un boom del endeudamiento en sus países más solventes y mostrando cada vez mayor desconexión entre las políticas monetarias.

En Helsinki, a unos 1.500 kilómetros al noroeste de la oficinas del BCE en Frankfurt, la deuda de los hogares ha aumentado a medida que los finlandeses aprovechan las hipotecas baratas por las bajas tasas de interés para comprar una casa. En los países azotados por la crisis, desde Grecia a Portugal, todavía es imposible conseguir un préstamo y, si lo hacen, tienen que pagar altas tasas.

“El BCE ha reducido las tasas casi al cero, y ahora ven que esto alimenta a ciertas partes de la Eurozona- como Finlandia, Alemania, Austria o Francia- pero no a todas”, indica Holger Sandre, analista jefe de Nordea Bank AB, el mayor banco nórdico, en declaraciones para Bloomberg. “La interpretación del BCE es que el mecanismo de transmisión no funciona correctamente”, matiza.

El segundo año de recesión en Europa está presionando al BCE para que siga revisando una tasa de interés, que ya se encuentra en un mínimo histórico, para estimular una economía de 7,3 billones, con 311 millones de habitantes. Amenazados por un posible desequilibrio de combustibles, y burbujas inmobiliarias en potencia, en los países que ya cuentan con tasas bajas, mientras que la liquidez no llega a los consumidores y pequeñas empresas, que son quienes más la necesitan.

La “caja de herramientas” del BCE “está en gran parte vacía”, asegura Sandte. Podría rebajar más las tasas o poner en marcha un programa de préstamos con el Banco Europeo de Inversión para las pequeñas empresas, aventura, “pero si me preguntas si se trata de instrumentos poderosos, lamentablemente tendré que decir que no”:

Tasas que se abaratan
La crisis de deuda europea ya ha dañado la economía de exportación finlandesa como reacción ante cómo la crisis ha afectado al resto de miembros. En 2009, la economía se desaceleró un 8,5% y solo creció un 0,3% en 2012 mientras la Eurozona presentaba un retroceso del 0.4%.

Al mismo tiempo, el precio de las hipotecas para 5,4 millones de finlandeses ha descendido una media del 1,5% según datos del BCE. Las nuevas hipotecas a tasas variables se encuentran en un 1,97%, las más bajas de la zona euro, en comparación al 5,14% de Chipre- la tasa más alta- o a la media europea del 2,87%.

Así, los precios de los inmuebles en Finlandia han aumentado. Han crecido el 1,4% interanual en mayo y cerca de un 35% desde el 2000. Las hipotecas han crecido un 130% desde la década pasada. En España, donde el precio de los pisos ha descendido un 39% desde su auge en 2007 después del estallido de la burbuja inmobiliaria. En el primer trimestre del año, los bancos concedieron 65.914 hipotecas, el 73% menos que hace cinco años.

La corrección española
“El endeudamiento de los hogares españoles todavía es relativamente alto, los precios de los inmuebles siguen corrigiéndose, el desempleo todavía es alto... así que el número de hipotecas ha descendido”, explica a Bloomberg la analista de Nomura International en Madrid, Daragh Quinn.

En cualquier caso, el nivel de efectividad de los esfuerzos del BCE preocupa a los políticos.

“Una política monetaria acomodativa alimenta de manera lenta y desigual las condiciones de financiación del sector privado en los distintos países europeos”, indicó el miembro del Consejo Europeo Erkki Kiikanen. Señaló que los intereses para una hipoteca son menores que para los préstamos a las empresas.

En Finlandia, las hipotecas suponen de media el 75% del valor de la vivienda y los bancos están dando préstamos del 100%. Para esos préstamos, el valor subyacente de la propiedad se calcula en un 70% y el resto se respalda mediante seguros o terceros que avalen.

Demanda disparada
“Las bajas tasas han propulsado la demanda y la mantienen fuerte incluso a través de los cambiantes ciclos de negocio” indica Kari Kauniskangas, CEO de YIT Oyj, la mayor constructora de viviendas en Finlandia. “Ha sido un factor importante para la buena evolución del mercado de viviendas finlandés”.

La agente inmobiliaria para ReMax Kotikorttelit Oy, Nona Burchet, asegura que “la idea general es que las tasas de interés bajas significan un flujo constante de compradores buscando una casa”.

Discrepancias en el precio
El precio más bajo al que se podía encontrar una casa de dos dormitorios de entre 70 y 90 metros cuadrados en la zona costera de Ullanlinna valía 346.000 euros hace doce meses, mientras la más cara era de 892.000 euros.

En Leppaevaara, una zona de edificios constuída en su mayoría después de 1990 y que está a 12 minutos en tren del centro de Helsinki, los apartamentos del tamaño mencionado anteriormente se pusieron a la venta por unos 268.0200 euros. Otros similares, junto al mar en el distrito de Kalasatama, un área porturaria reurbanizada cerca del centro, alcanzan los 420.000 euros.

“Los finlandeses no son mirones, compran una casa para satisfacer una necesidad”, asegura Kauniskangas en una entrevista el pasado 18 de junio. Esa necesidad, combinada con intereses bajos, han provocado un alza del 49% en los precios respecto al 2000 en el área de la capital con mayor crecimiento. También ha hecho que el endeudamiento de los hogares en el único estado europeo estable en AAA a un récord del 119% de la renta disponible, superando el promedio regional del 99%.

La tasa aumentará al 122% este año, según vaticinios del Ministro de Finanzas.

El desplome de la propiedad
Analistas del Commerzbank AG indicaron el mes paso que Finlandia, y su vecina Suecia, son los lugares con más posibilidades de que se produzca un crack en la propiedad. “Deberíamos de ver pronto una corrección de los precios”, asegura el banco.

Las autoridades finlandesas estudian formas de coartar burbujas potenciales, incluyendo una propuesta de obligar a los bancos a dar préstamos adaptados al 80% del valor del inmueble.

Más de un tercio de la hipotecas fian más del 90% del valor del inmueble recomendado el pasado año por las autoridades finlandesas, según indican fuentes oficiales. El Banco Central de Finlandia se hizo eco de las llamadas, indicando que un supervisor debería tener el poder de rehusar la concesión de hipotecas en base a un proceso de caso por caso.

El reto de la deuda finlandesa no son solo las políticas de Draghi. Los precios de la vivienda en Estocolmo han crecido un 35% desde 2009 a medida que se popularizan las hipotecas. Los daneses son ahora los más endeudados del mundo, pues deben un 267% de su renta disponible en comparación, por ejemplo, al 94% de EEUU.

Mitigando los daños
Los intereses históricamente bajos tambien ayudan a limitar el daño que la crisis ha hecho a países como España, donde los intereses variables de las hipotecas ya existentes han ayudado a ahorrar y prevenir un aumento de la delincuencia. La tasa media para estas hipotecas es del 2.41%.

Las diferentes tasas de interés en los nuevos préstamos están haciendo que crezcan las suspicacias entre los políticos. “El reto en la Eurozona es romper la espiral de economía debilitada y bajas cotas de financiación, enfrentadas especialmente por los pequeños y medianos emprendedores”, sentencia Liikanen. “La economía de la zona euro ganará fuerza gradualmente a medida que la salud de la banca se restaure, bajen los precios de las viviendas en los países más afectados por la crisis y el nivel de deuda privada se reduzca”, añadió.

Oriente Medio
La España incoherente contra Israel
Jacob Israel Sananes Libertad Digital 3 Julio 2013

Históricamente la posición española en el conflicto árabe-israelí ha sido desproporcionadamente favorable al lado palestino. La última muestra la encontramos en el apoyo de España a la creación de un Estado palestino, el pasado 29 de noviembre, en las Naciones Unidas. El Gobierno de Mariano Rajoy anunció su voto favorable alegando que lo hacía "por coherencia con nuestra historia".

Esta coherencia histórica del Gobierno ha podido acabar con la única posibilidad que tenía España de ser un interlocutor válido para ambas partes. No precisamente porque haya gustado o no la decisión en Jerusalem. Más bien porque tanto este Gobierno como los anteriores continúan marcando una línea de seguidismo político hacia posiciones, siendo generosos, respetables pero sin fundamentación alguna. La "coherencia con nuestra historia" no es un motivo, más bien es un historial de errores que los sucesivos Gobiernos se empeñan en ampliar.

La posición de los socialistas ya la conocemos. La kefía del presidente Zapatero en el año 2006, las manifestaciones convocadas por el PSOE, encabezadas por los amigos de la ceja y por pancartas que recordaban los años 30, o la benevolencia con los palestinos, en forma de millones de euros para ONG que mantienen posiciones activamente propalestinas, destrozaron cualquier atisbo de buena relación en el futuro.

Esto último es un buen barómetro para medir el grado de coherencia histórica. El reciente informe publicado por la prestigiosa fundación NGO Monitor muestra cómo desde el año 2009 hasta el 2011 el Gobierno socialista concedió 15 millones de euros a organizaciones que apoyan la causa palestina. Sin duda una muestra más de irresponsabilidad, derroche y servilismo hacía una causa que no conocen ni desean conocer.

Precisamente los informes divulgados por la fundación NGO Monitor tienen como objetivo poner fin a la manida práctica de ciertas ONG que se autodeclaran portadoras de los "valores universales y derechos humanos" como disfraz para promover agendas políticas marcadas por una ideología determinada.

Un buen ejemplo del fomento de ideología radical financiada con dinero público son los cerca de 107.000 euros que el Comité de Coordinación de la Lucha Popular recibió del Gobierno de Zapatero en el año 2011. "Tenemos que encontrar la forma de revivir el espíritu de resistencia palestina y movilizar a más personas involucradas que incluso lideren el movimiento". Así se expresaba hace escasos días Abir Kopty, portavoz del comité beneficiado con el dinero de todos los españoles. El Gobierno actual ha reducido estas subvenciones por razones económicas, y por manifestarse en contra del boicot contra Israel que muchas de estas organizaciones promueven.

Salvo honrosas excepciones, España carece de líderes que sean capaces de desmarcarse de esa "coherencia histórica", que hace que continúe siendo el país más propalestino de Europa. La bancada socialista está fuertemente contaminada con ese multiculturalismo irracional que no le permite diferenciar entre un terrorista de un defensor de la libertad. No ocurre lo mismo en la bancada popular. Estos tienen más o menos claro, muy a pesar de sus constantes distracciones e incoherencias, cuáles son los enemigos de Occidente y qué país, Israel, es actualmente la primera trinchera de Europa. La cuestión pendiente es renunciar a esa "coherencia histórica" que hace que vivamos en una luna de miel constante con los palestinos, con la consecuente pérdida electoral, para pasar a la coherencia con los únicos valores que históricamente sí se han demostrado ciertos: la libertad y la defensa de la legalidad. Esa coherencia, y no la otra, es la que pondrá a España al frente de una política exterior al servicio de los principios y los valores que guían a las democracias liberales.

Hasta entonces continuaremos siendo un cero a la izquierda en la agenda internacional.

España / AUDIENCIA NACIONAL
Seis años de cárcel por ayudar a una organización terrorista a captar yihadistas
juan fernández-miranda@juanfmiranda / MADRID ABC 3 Julio 2013

El condenado superviso foros de captación de personas dispuestas a recibir formación y entrenamiento para inmolarse en lugares de conflicto

La Audiencia Nacional ha tipificado como un delito de colaboración terrorista las contribuciones «esporádicas» que prestó el islamista Faiçal Errai a una red que, a través de Internet, se dedicaba a reclutar muyahidines, a difundir la Yihad y que llegó a convertirse en «una guía clave para los lobos solitarios» y uno de los foros más importantes en número de seguidores.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal considera que Errai colaboró con la Red Ansar Al Mujahideen (RAAM) y acuerda imponerle los seis años de cárcel a los que se conformó con la Fiscalía y con la acusación popular que ejercía el Grupo independiente de víctimas del terrorismo. Sin embargo, las partes pedían que fuera castigado por pertenencia a integración terrorista.

La sentencia es importante porque indaga en la diferencia existente entre se integrante de una organización terrorista o simplemente colaborar con ella. Cuando se habla de organizaciones que captan terroristas a través de Internet, esa línea es muy fina.

En este presente caso, se trata de una persona que ayuda a una organización terrorista con sus conocimientos informáticos, adquiere para ellos dominios virtuales y supervisa espacios de encuentro y diálogo en los que se capta a personas dispuestas a recibir formación y entrenamiento para intervenir como militantes armados en alguno de los conflictos existentes. Esa misma persona, sin embargo, nunca conoce físicamente a los jefes de la red criminal.

Para la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional esta ayuda, que califica de «esporádica», a una organización terrorista supone la comisión de un delito de «colaboración» y no de «integración» en banda armada.

El condenado es Faiçal Errai, ciudadano marroquí de 19 años. Desde su domicilio en Denia (Alicante) estuvo relacionado con la red Ansar Al Mujahideen, que utilizando los métodos de Al Qaeda se dedica a reclutar a personas que estén dispuestas a inmolarse en atentados suicidas en el norte de África o en el suroeste de Asia.

Aunque Errai nunca tuvo contacto físico ni conoció a ninguno de los responsables de la red, cedió a la organización hasta 35 dominios (direcciones de Internet) que había adquirido previamente y les ofreció sus servicios informáticos, «llegando a reparar problemas que surgían».

En 2010, uno de esos dominios se convirtió en uno de los foros yihadistas «más importante» de seguimiento de acciones violentas y de recluta de militantes. «Desde el foro, se seleccionó a algunas personas y se les facilitó la salida desde sus países de residencia a lugares de conflicto como Afganistán, Chechenia y Somalia, para que intervinieran en la comisión de atentados mortales», explican los magistrados Fernando Grande-Marlaska, Manuela Fernández Prado y Ramón Sáez Valcárcel.

Estos jueces consideran que los hechos relatados son constitutivos de un delito de colaboración y no de integración en organización terrorista, porque este último «ha de ser un pacto con vocación de permanencia» y con el proyecto de cometer delitos como finalidad. Sin embargo, en este caso se está hablando de un fenómeno «efímero o episódico». Por ello, y aunque el tribunal reconoce que «no es fácil determinar quién está dentro y quién fuera» de este tipo de organizaciones terroristas, sí concluye que en este caso el condenado es sólo colaborador.

En el juicio, el acusado, Faiçal Errai, llegó a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía y, tras reconocer los hechos, aceptó ser condenado a seis años de prisión, aunque como autor de un delito de integración en la red terrorista Ansar Al Mujahaideen (RAAM) con la atenuante analógica muy cualificada de colaboración con la Justicia.

España
La Justicia «no debe ser ciega» contra el terrorismo
europa press / madrid ABC 3 Julio 2013

El teniente fiscal Alonso habla contra la impunidad en el fin de ETA y califica de «débil» nuestro derecho penitenciario

El teniente fiscal de la Audiencia Nacional, Jesús Alonso Cristóbal, ha afirmado este martes que la Justicia «no debe ser ciega» contra el terrorismo para evitar que el final de ETA llegue «con impunidad».

«Lo que no hay que permitir es que lo que no han conseguido con las armas, lo consigan a través de un pseudo estado de paz», ha declarado Alonso, reclamando además que la «solución» en el «tramo final» del terrorismo no pase por «la salida indiscriminada» de presos.

«Tenemos que ganar tiempo frente al terrorismo y frente a este final, porque no puede llegar con impunidad», según el teniente fiscal de la Audiencia Nacional. «La justicia no debe ser ciega. Debe ser lúcida y tiene que ver. Sólo viendo es como podemos impartir justicia, cuando nos ponemos una venda legalista es cuando nos equivocamos», ha proclamado el fiscal.
Derecho penitenciario «débil»

Alonso ha declarado esto durante su participación en el curso «Memoria y Justicia ante el relato final del terrorismo»(vea aquí el programa del curso). El curso, dirigido por la periodista Pilar Cernuda y patrocinado por la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT), se celebra esta semana en el campus de verano de la Universidad Complutense en la localidad madrileña de San Lorenzo de El Escorial. Alonso también ha calificado el derecho penitenciario como «el gran coladero del derecho penal», al considerarlo «débil» y por permitir unas posibilidades «inmensas» a los condenados por terrorismo.

En opinión del fiscal, la legislación es «muy benigna» contra los terroristas y ha provocado que «la víctima haya sido olvidada» durante años. «Nos encontramos con grandes dificultades al encarar este tramo final del terrorismo porque partimos con unas armas bastante antiguas», ha sentenciado el fiscal.

Cataluña
El PSOE se une a los nacionalistas en contra del bilingüismo escolar y a favor de la inmersión lingüística obligatoria
Rubalcaba presenta una enmienda a la LOMCE para defender la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán. Pacta un texto con el PSC y los nacionalistas para mantener el veto al español en la escuela.
Alejandro Tercero www.vozbcn.com 3 Julio 2013

El PSOE rechaza rotundamente el bilingüismo en la educación y defiende la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que se aplica en Cataluña, a pesar de que el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo han dictaminado en múltiples ocasiones que se trata de un sistema ilegal.

Así lo recoge la enmienda a la totalidad de devolución del Proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) que ha presentado este martes en el Congreso.

Por si había alguna duda, el texto de la enmienda lo deja muy claro: el partido liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba asume, sin fisuras, la posición del PSC en este asunto y descarta que el español sea lengua vehicular en las escuelas de Cataluña junto al catalán, algo que, tímidamente, pretende garantizar la LOMCE.

Un texto pactado con los partidos nacionalistas
Entre otros motivos, el PSOE justifica su petición de retirada de la LOMCE en que, a su juicio, ‘el proyecto atenta contra la realidad plurilingüe de nuestro país y contra la existencia de diferentes modelos lingüísticos educativos que han venido funcionando correctamente como factor de cohesión y convivencia, asegurando el conocimiento del castellano y de las lenguas propias de las CCAA’.

La enmienda a la totalidad del PSOE también incluye dos párrafos textuales que han sido consensuados con PSC, CiU, ICV-EUiA y ERC (todos ellos los llevan en sus respectivas enmiendas):

‘La LOMCE niega la diversidad lingüística de las CCAA con lengua propia y supone un ataque al modelo de inmersión lingüística, que garantiza el conocimiento del catalán y el castellano al finalizar la formación obligatoria y que ha sido fundamental para la cohesión social y la convivencia lingüística en Cataluña. Un modelo que ha contado históricamente con un amplísimo consenso social y político.

Por otro lado, el carácter recentralizador, segregador y elitista de la contrarreforma que plantea el Gobierno del PP también supone una amenaza para el conjunto del sistema educativo catalán. Un sistema que se fundamenta, entre otros principios, en la universalidad y la equidad, como garantía de la igualdad de oportunidades, y en la inclusión escolar y la calidad de la enseñanza, de acuerdo con lo establecido en el Estatuto de Autonomía de Cataluña y en la Ley de Educación de Cataluña’.

Rubalcaba y Chacón, adalides de la inmersión en catalán
En realidad, el rechazo del PSOE al bilingüismo escolar no es nuevo. Rubalcaba ha defendido la inmersión obligatoria en múltiples ocasiones. En septiembre de 2011, durante la Fiesta de la Rosa del PSC, llegó a considerar que la prohibición del español como lengua vehicular escolar “es una riqueza para Cataluña y para España”, e incluso ha llegado a presumir de que la inmersión es un sistema que él mismo pactó con el ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol.

La ex ministra de Defensa y ex candidata a la Secretaría General del partido, Carme Chacón, una de las posibles sucesoras de Rubalcaba al frente del PSOE, también se ha posicionado siempre en defensa del modelo de inmersión obligatoria.

Sin embargo, en las pasadas elecciones generales, celebradas el 20 de noviembre de 2011, el PSOE no se atrevió a apoyar nítidamente la inmersión, y presentó un programa electoral con una calculada ambigüedad en esta cuestión. Algo, por otra parte, lógico, habida cuenta que el PSOE defiende la inmersión obligatoria en una lengua distinta del español en Cataluña, en las Islas Baleares y en Galicia, pero la rechaza rotundamente en el País Vasco y en la Comunidad Valenciana.

El hombre clave del PSOE en la batalla contra la LOMCE es Rafael Simancas, ex secretario general de la federación del PSOE de la Comunidad de Madrid y responsable de Formación del partido. Rubalcaba le encargó esa responsabilidad en diciembre pasado. Desde entonces, no se ha pronunciado sobre la inmersión. Hasta este martes.

Diferencias de opinión en el seno del PSOE
Las discrepancias en este tema son más que evidentes entre algunos pesos pesados del partido. El ex presidente autonómico de la Comunidad de Madrid Joaquín Leguina ha sido uno de los más críticos con la inmersión, y el ex alcalde de La Coruña y ex embajador ante la Santa Sede, Francisco Vázquez, no le ha ido a la zaga. En cambio, el ex presidente del Gobierno Felipe González ha defendido que la prohibición del castellano como lengua vehicular en las escuelas es “muy bueno para Cataluña” y tiene un funcionamiento “satisfactorio”, especialmente “por razones de convivencia”.

El caso más desconcertante es el de José Luis Rodríguez Zapatero. Durante su mandato al frente del Gobierno y del partido, avaló sin dudarlo el modelo de inmersión obligatoria exclusivamente en catalán, llegando incluso a desoír las sentencias de los tribunales que ordenan restablecer un modelo de conjunción lingüística o de bilingüismo integral. Sin embargo, en mayo pasado, año y medio después de abandonar su cargo, se desmarcó con unas declaraciones sorprendentes:

“Desde los partidos y las instituciones catalanas siempre se me decía: no hay ningún problema, la inmersión lingüística ha funcionado muy bien, y quien quiere tiene derecho al castellano; y sin embargo, yo era consciente de que había algunas quejas con probable fundamento de que eso no era así“.

El PSC, nexo de unión entre el PSOE y los nacionalistas
Por otra parte, este mismo martes, representantes de PSC, CiU, ERC e ICV-EUiA han dado una rueda de prensa conjunta en el Congreso para escenificar su unidad en defensa de la inmersión, tal y como habían pactado en una reunión celebrada hace un mes, en la que se conjuraron contra el bilingüismo escolar.

El el coordinador de los congresistas y senadores del PSC, Francesc Vallès, ha asegurado que restablecer el castellano como lengua vehicular en las escuelas junto al catalán supone “atacar las estructuras de convivencia de un país [por Cataluña]“. Y ha advertido al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, de que, “si no rectifica, se encontrará enfrente a todo un pueblo que luchará para garantizar la pervivencia de un sistema educativo que ha sido un éxito y que lo continuará siendo”.

En el mismo acto, el congresista de ERC Joan Tardà ha apostillado a Vallès y ha señalado que, si la LOMCE finalmente se aprueba tal y como está redactada, exigirán a la Generalidad “que no acate la ley”, una posición que ya ha apuntado el Gobierno autonómico en más de una ocasión.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
España
La AVT pide cuentas al embajador noruego por un estudio sobre el entorno de ETA
servimedia / f. delgado-iribarren / madrid ABC 3 Julio 2013

El país nórdico pretende destinar 1,1 millones de euros a financiar un proyecto sobre «Soberanías imaginadas»

La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) se reunirá este miércoles con el embajador de Noruega en España, Johan Christopher Vibe, para pedirle explicaciones por el hecho de que Noruega financie un proyecto que estudiará al entorno de ETA.

Según informaron a Servimedia fuentes de la AVT, su presidenta, Ángeles Pedraza, pidió esta entrevista con el embajador noruego tras conocerse que un organismo oficial del país nórdico planea destinar 1,1 millones de euros a un proyecto denominado «Soberanías imaginadas: Fronteras de los Estados y Globalización».

En el marco de este proyecto se estudiará «el movimiento vasco de autodeterminación», concepto con el que tradicionalmente se ha aludido en el País Vasco al entorno político de ETA, que en el pasado encarnaba Batasuna y que, en la actualidad, representan las formaciones Amaiur, Bildu y Sortu.

Por este motivo, Pedraza, según las fuentes de la AVT consultadas, trasladará al embajador noruego «qué es ETA», al tiempo que le entregará un ejemplar del libro «Vidas rotas», de Rogelio Alonso, Florencio Domínguez y Marcos García Rey, que recoge semblanzas de todas las víctimas de la organización terrorista.

El daño causado por ETA
A este respecto, el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez Vázquez, manifestó en junio que Noruega podría invertir su dinero en algo «mucho mejor» que estudiar a Batasuna y su entorno. Asimismo, el «número dos» de Interior destacó que este episodio con Noruega pone de manifiesto que la lucha contra ETA no se libra sólo en el «terreno policial», sino también comprende «defender un relato impecable de lo que es, de lo que ha sido» la banda terrorista y «del daño que ha causado».

Martínez aseguró que «en el ámbito interno es más fácil, pero en el ámbito internacional debemos hacer un enorme esfuerzo coordinado por que no se imponga ningún adulterado, manipulado» sobre lo que ha supuesto la violencia etarra. El secretario de Estado añadió que Interior ya traslada a muchos países «con total objetividad» el mensaje «de lo que ETA ha sido para España». Insistió en que cuando se conocen iniciativas como la de Noruega, el Gobierno insiste «en trasladar nuestro mensaje».

Òmnium Cultural, de todos excluyente
Editorial www.gaceta.es 3 Julio 2013

Se ha dicho que el concierto no ha costado nada a los ciudadanos, pero se trata de una mentira más, porque el secesionismo cree a pies juntillas en el dogma de que pagar, lo que se dice pagar, es cosa que siempre han de hacer otros.

El concierto recientemente organizado en el Camp Nou para exaltar los ánimos independentistas, o lo que convenga, ha sido un éxito al decir de sus organizadores, aunque nadie pueda esperar que digan nada distinto de sí mismos, puesto que toda la mitología y la retórica secesionista se basa, esencialmente, en la tergiversación, en la eliminación sistemática del menor atisbo de discrepancia o sentido autocrítico. La historia del proceso político de deslegitimación que está organizando Mas, ahora mismo bajo la batuta de ERC, no se caracteriza precisamente por su rigor intelectual, ni por su coherencia política, ni por la seriedad y solvencia de las piezas que pretende enhebrar, sino por un sistemático menudeo de manifestaciones de equívoca factura y muy difícil valoración que se pretende hacer pasar como pruebas inequívocas de la voluntad política de los catalanes que cuentan, esto es, de los mismos que organizan el proceso de simulación y escamoteo.

Al frente de buena parte de estos happenings secesionistas aparece Òmnium Cultural, una entidad que solo fue cultural en sus orígenes, y a la que el pujolismo ha convertido en catalizador de toda clase de iniciativas secesionistas y contrarias al uso libre y pacífico de la lengua española. Pues bien, en el mismo nombre de esa entidad, ahora profundamente sectaria, resplandece el sofisma típico del secesionismo, porque lo que significa su nombre, el ser “de todos”, es la primera mentira, puesto que siempre de los mismos con exclusión de todos los demás. Òmnium es una mera fachada organizativa del agit-prop del secesionismo, una pseudo entidad social y cultural que, lejos de vivir por sí misma, ha vivido siempre de la subvención generosamente otorgada por las manos amigas, es decir del dinero de todos, aunque nunca vayamos a ir a ninguno de sus conciertos, ni a participar en ninguna de sus ceremonias de la confusión y el disimulo.

Se ha dicho que el concierto no ha costado nada a los ciudadanos, pero se trata de una mentira más, porque el secesionismo cree a pies juntillas en el dogma de que pagar, lo que se dice pagar, es cosa que siempre han de hacer otros, lo que seguramente considerarán como una justa compensación legitimada por el sutil argumento del robo a Cataluña.

A juicio de los asistentes, el concierto fue un bodrio desde el punto de vista musical, lo que no tiene nada de extraño, porque la utilización política de la cultura, aunque sea ya sin ningún disimulo, como en este caso, siempre produce los mismos adefesios, pero ha vuelto a servir estupendamente para lo que realmente les importa, para mostrar una vez más una imagen distorsionada, irreal y muy parcial de la sociedad catalana y de sus deseos, que es lo único que les importa y lo que mejor saben hacer.

Censura nacionalista
Cataluña: La lista de libros prohibidos
ÁLVARO J. MEDINA www.gaceta.es 3 Julio 2013

La TV3, ente que pagan todos los catalanes, condena al silencio a autores críticos con el nacionalismo. La Generalitat le dio más de 2.700 millones de euros entre 2007 y 2012.

Los Muros de Cataluña; La raza catalana (1 y 2); La pasta nostra, La cuestión catalana hoy; La decadencia de Cataluña: contada por un charnego; Artur Mas, ¿dónde está mi dinero? o En nombre de Franco. Estos son algunos de los libros escritos por catalanes que no tienen espacio en la televisión pública catalana, la misma que costó a todos los catalanes 260 millones de euros este pasado 2012. Esta autocensura que se hace en los medios públicos no se produce con otros textos, como el de Victus, Barcelona 1714, de Albert Sánchez Piñol, novela que argumenta a favor del secesionismo. Son los llamados libros proscritos, los libros de la disidencia.

Pero la tele autonómica condena a la omertá a cualquier ensayo que critique o investigue las corruptelas internas de Cataluña. Libros que explican que los verdaderos expolios que sufren los catalanes no vienen desde Madrid sino desde sus propios políticos, que hacen y deshacen a su antojo, o cómo se explican las fuentes doctrinales, manuscritos para desentrañar el componente más racista del separatismo en la figura de Jordi Pujol.

“La lengua mayoritaria en el patio de las escuelas sigue siendo, lamentablemente, el castellano” (Josep Antoni Duran Lleida, presidente de Unió). Esta frase esta recogida en Los muros de Cataluña, escrito por Javier Montilla, y que pese a ir por su segunda edición no ha encontrado aún un espacio en TV3 o emisoras autonómicas públicas. Ni siquiera ha sido nombrado para el día de Sant Jordi, fiesta de la rosa y el libro, donde los narradores afines o cómodos para el nacionalismo firman gustosos. El resto se tuvo que buscar la vida. Montilla, de hecho, encontró su rincón en una cafetería cercana a la barcelonesa Plaza Cataluña. Allí sus lectores pasaron con cuenta gotas.

En vez de lapiz rojo, silencio
Y es que lo escribe Montilla escuece en los círculos políticos y mediáticos del nacionalismo convergente. Si existiera la vieja censura, el famoso lápiz rojo pendería sobre párrafos como éste: “Para dotar de alma a Cataluña había que amaestrar los cerebros de los alumnos, fomentarles la enseñanza de la historia y de la geografía de Cataluña y obviar, en gran medida, la historia y geografía de España. Así se aseguraba el conocimiento de las tradiciones, de las fiestas populares, de los gigantes, de los flabiolaires y, evidentemente, el Barça, la nueva religión laica. Para Pujol esto ‘era tan importante como saber escribir en catalán y sin faltas de ortografía’”. Ahora lo que existe es otro tipo de censura; el silencio.

El periodista de Intereconomía Xavier Horcajo, autor de La pasta Nostra, muestra que el oasis catalán era sólo para unos pocos elegidos. Desgrana los 33 años de poder convergente, desde Pascual Estevill, Millet, De la Rosa y Pallerols hasta los actuales y multimillonarios hijos de Pujol. Entra en profundidad en cada uno de los casos de corrupción, como el expolio del Palau o el de las ITV, donde el juez señala que Oriol Pujol es ‘colaborador necesario’ en las adjudicaciones.

“La catalana es una sociedad peculiar. Hablamos de una sociedad con poco sentido crítico. Poco contestataria, donde el disidente era acorralado, silenciado y civilmente muerto, pero en vida”, señala en la página 218. Ni una mención ha recibido del canal oficial catalán TV3, quien pone de manifiesto su falta de pluralidad a la hora de encumbrar a unos e ignorar a otros.

Una muestra de que el periodismo de investigación es casi misión imposible en Cataluña es la odisea de Albano Dante Fachin y Marta Sibina con su libro Artur Mas, ¿dónde está mi dinero?. Lograron sacarlo a las librerías, gracias una campaña de financiación colectiva que tuvo el apoyo de alrededor de un millar de personas y entidades, que aportaron algo de su capital para que la obra pudiera ser impresa y distribuida.

Para dar publicidad al libro recurrieron al ingenio. Fachin y Sibina escogieron los Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), que dieron el visto bueno en un principio. Pero posteriormente se echaron atrás. TMB prohibió y vetó el anuncio en los autobuses de la ciudad. Todo, porque el libro crearía polémica por denunciar la pésima gestión de Artur Mas al frente de la Generalitat y en concreto con la sanidad pública autonómica.

Los periodistas Fachin y Sibina desvelan los agujeros negros de la sanidad catalana, con el dispendio económico que supone y la deficiente atención al ciudadano. Los dos periodistas narran como tiraron de la manta y barrieron debajo de las alfombras del establishment nacionalista, logrando eco entre los lectores. “No podíamos imaginar –explican– que, casi sin quererlo, acabaríamos trayendo un negocio irregular de los hombres más ricos, ni descubriríamos un documento que explica cómo un miembro de CiU había participado en un complot que desaparecer millones de euros de dos hospitales públicos, ni que acabaríamos poniendo en tela de juicio tanto del sistema sanitario catalán”-

Secesión, poco rentable
La economía es uno de los talones de Aquiles del nacionalismo catalán. La obra colectiva, La cuestión catalana, hoy, estudia las consecuencias negativas sobre el nivel de renta de Cataluña que provocaría la desviación de comercio e inversión extranjera en caso de independencia. Sus autores no son unos diletantes precisamente, sino ocho expertos, catedráticos y economistas: Oriol Amat, José Luis Feito, Donato Fernández, Valentín Pich, Clemente Polo, Almudena Semur, Joaquín Trigo y Juan Tugores.
Ni que decir tiene que el libro no recibió cobertura en TV3, que se ha erigido como el altavoz con reportajes a favor de la separación de España, el último de ellos, el polémico Hola, Europa!, donde se dio voz única y exclusivamente a defensores de la independencia en distintos ámbitos, como la cultura, economía o sociedad civil. Ni una posición en contra del Estado propio que tratan de vender Artur Mas y los suyos.

También está en la lista negra la segunda parte de La raza catalana, de Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana. Caja ha investigado la inmersión lingüística o lo que es lo mismo, la imposición del catalán en la escuela; y denuncia el racialismo. La obra se centra en la figura de Jordi Pujol, en sus fuentes doctrinales y en sus propios textos manuscritos para desentrañar el “componente más racista del separatismo”.

Caja indica que el pensamiento del ex presidente de la Generalitat es una amalgama de principios varios de los que se impregnó Pujol durante su etapa de estudiante en el Colegio Alemán de Barcelona y del integrismo católico.

Esa síntesis, para nada dialéctica, acabó alumbrando, ante el peligro de una ‘ocupación’ de Cataluña que desnaturalizara su esencia, una visión de los inmigrantes del resto de España como “seres poseedores de cuerpo, pero en el fondo carentes de alma”. Caja pone esta idea de manifiesto en el subtítulo del libro La invasión de los ultracuerpos.

El autor viene a decir que absorbiendo la mente de los invasores se frena la amenaza de ocupación. Como ejemplo de ‘disidente’ en su propia tierra, el también profesor de filosofía, aseguró en la presentación de su libro: “Si llego a celebrar la presentación en la Universidad, me corren a palos”.

Hasta aquí la lista de los libros prohibidos de los Torquemadas nacionalistas. Nada que ver con los ensayos proclives a la tesis del secesionismo, que son jaleados por los medios de comunicación del establishment. El caso más paradigmático es de Victus, de Albert Sánchez Piñol, la novela sobre la Guerra de Sucesión del siglo XVIII, una abierta loa al independentismo. Su récord de ventas en Cataluña no es ajeno al marketing político.

La televisión pública catalana elaboró un vídeo de casi dos minutos de duración ensalzando la obra, escrita en español, que se centra en Els Fets de 1714, año en el que cayó Barcelona a manos de las tropas de Felipe V. La obra narra con detalle la resistencia de los barceloneses.

“El 11 de septiembre de 1714 es una fecha sagrada y la gracia es tratar las fechas sagradas con un tono irreverente, eso es lo que refuerza el relato. La defensa de Barcelona estuvo en las clases populares y hablaban en un tono irreverente, en esa época y en todas”, decía el autor en una entrevista a LA GACETA.

Lógica de la subvención
Los que, desde luego, no trataron a Victus de forma irreverente sino todo lo contrario fueron las cámaras de TV3. Se supone que el ente televisivo es plural. Pero olvida la teórica pluralidad cuando se trata de vetar a quienes critican el establishment o, por el contrario, de ensalzar a los secesionistas.

Lo que, al fInal, impera es la lógica del dinero. O de la subvención. TV3 sabe que el paga manda. Sobre todo en tiempos de crisis. Entre 2007 y 2012, la Generalitat ha destinado 2.771,16 millones de euros del dinero de todos los catalanes para la supervivencia de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales.

La mastodóntica plataforma propagandística en la que se ha convertido este ente público le ha costado a la Generalitat 239,73 millones de euros en el año 2007; 271,01 millones, en 2008; 320,70 millones, en 2009; 329 millones de euros, en 2010; 301,5 millones, en 2011; y 262,5 millones, en 2012. Además, el Gobierno autonómico asumió entre 2007 y 2008 una deuda acumulada de 1.046,72 millones de euros.

En definitiva, la pluralidad del ente autonómico más visto y escuchado en Cataluña brilla por su ausencia. Ir en contra del régimen y además hacerlo público es una ofensa que se paga con el silencio, la muerte civil en vida. Una circunstancia que debe cambiar ya que el dinero no sólo procede del independentismo sino también del resto de catalanes que se sienten también españoles.

Ramoncín, pitado en el 'akelarre' separatista del Nou Camp
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 3 Julio 2013

Jo, jo, jo. A las viejas glorias que tratan de ser miembros de la SGAE catalana les ha salido mal el invento.

¡Qué cruz tenemos los españoles con una izquierda más africana y peronista que europea! Cuando la izquierda española no gobierna, recurre a todo con tal de echar del Gobierno a quienes, según ella, no tienen derecho a estar en él. Lo estamos viendo con la campaña brutal contra el ministro Wert, en la que participan desde el abuelete Izquierdo a Pilar Rahola. Da igual que la enseñanza en España sea un fracaso; es un coto de la izquierda y ésta no va a consentir que nadie la toque, aunque el precio del adoctrinamiento sea la estupidización de los niños.

El sector de la izquierda dedicado a los coros y danzas, los llamados titiriteros, son capaces de buscar la destrucción de España con tal de restar poder a la deresha. Les da igual que esa deresha les subvencione o mantenga las leyes del PSOE. Para ello admiten incluso la destrucción de la nación, lo que habría indignado a François Mitterrand o Mario Soares.

Uno de estos titiriteros, Ramoncín, acudió, junto a otras viejas glorias como Dyango, María del Mar Bonet y Lluis Llach, a cantar por la independencia de Cataluña. Lo bueno es que el rey del pollo frito recibió una gran silbada al hablar en castellano, al pedir la república española y al comparar a Cataluña con Palestina. (¿Es que la Costa Brava es la Franja de Gaza?)

Ramoncín, entérate de que la señora Cataluña ya tiene suficientes criados y que tú no tienes modales.

¡Es el único consuelo que nos queda cuando el Gobierno del Reino de España y el mismo rey no hacen nada ante la chulería separatista! Sintiéndolo mucho tenemos que independizarnos de Cataluña cuanto antes, y que los andaluces de Hospitalet y los señoritos de Pedralbes se las entiendan con los locos de Esquerra y los aprendices de terroristas.

CODA: Sugiero leer los artículos de Antonio Robles, de Juan Carlos Girauta y de Salvador Sostres sobre el concierto, al que no asistieron ni Artur Mas ni Durán y Lérida. De Sostres.

"En un concierto en favor de la libertad y del derecho a decidir, los participantes no pudieron decidir lo que querían cantar, ni cómo ni con quién. El España nos roba tuvo también su réplica en el espectáculo, pues de un lado los artistas no tuvieron más remedio que actuar gratis y del otro, Lluís Llach, el más comunista de todos, se llevó una pasta en derechos de autor, puesto que la segunda parte del espectáculo consistió, absurdamente, en que diferentes artistas versionaran sus canciones. Los cantantes y grupos catalanes más significativos del momento declinaron participar en semejante patochada."

Cataluña
El camp era un clam, Ramonet
Carmelo Jordá Libertad Digital 3 Julio 2013

Lo peor del concierto independentista de este fin de semana no eran las consignas, ni el odio bobo, ni la autosatisfacción de unos oprimidos de tres al cuarto que disfrutan mucho de ser los buenos de una película en la que hay que inventarse los malos.

No, lo peor, sin duda, fue el nivel artístico del evento, por otra parte muy acorde con el nivel político de la protesta: Peret, un Llach venido de entre los muertos, un Paco Ibáñez que ya hace mucho que no mora entre los vivos –artísticamente hablando, claro– y el mejor de todos, Ramoncín o, a partir de ahora, Ramonet –pronúnciese Remunet–.

Pero lo sustancial del asunto es que, aun con ese plantel de muertos vivientes sobre el escenario, se llenó el mayor estadio de España y el camp era un clam, tal y como dice el himno del Barça, excepto cuando cantaba Ramonet, que ya podría el tío haber aprendido catalán para tan señalada ocasión.

Sí, ya sabemos que están espoleados por los medios oficiales y los oficiosos, que están lubricados con el dinero oficial, que están de-formados por no menos de tres décadas de des-educación en la mentira y el odio… pero ahí estaban, y eran 90.000, para ver a Peret y Dyango.

A mí sí me parece una demostración de fuerza, por cutre y patético que pueda ser el acto, que lo era, pero nos habla de una sociedad en la que hay, al menos, una minoría importante capaz de movilizarse con cualquier motivo, con cualquier consigna.

Desde Madrid, una ciudad de carácter eminentemente pragmático, se tiende a minusvalorar la fuerza del independentismo catalán analizando la cuestión en unos términos –lógica, historia, economía…– que no tienen nada que ver con el sentimentalismo rancio con el que está moldeado hoy en día el pensamiento de ERC o CiU.

Ni desde Madrid ni desde el resto de España somos capaces de entender lo gratificante que puede ser sentirse superior, pero a la vez oprimido, pero a la vez orgulloso, pero a la vez opresor… Pensar que no se tiene culpa de nada y que el futuro, una vez liberados de las cadenas que nos atan a la miseria, está en las estrellas, porque somos los mejores.

Nos conformamos pensando que en alguna parte se esconde una mayoría silenciosa, racional y alejada de veleidades independentistas, un poco suya quizás, pero que piensa que "la pela es la pela" y que nunca dará el salto mortal.

Puede que exista, puede que no, pero mientras esa presunta mayoría sigue callada el camp era un clam tan fuerte que hasta Ramonet se nos ha vuelto independentista, con lo bien que hemos tratado a este chico en Madrit.

España
La Generalitat quiere imponer una tasa para pagar el cine catalán
El cine se ha convertido en una de las principales herramientas estratégicas del Gobierno catalán
C. Sala. La Razón 3 Julio 2013

El cine se confirma como la principal herramienta estratégica de la Generalitat. La productora Isona Passola, actual presidenta de la Academia del Cine Catalán, aseguró ayer que el Govern estudia la posibilidad de instaurar una tasa anual para poder ver la televisión autonómica. La razón, poder financiar el cine catalán y dotarlo de mayor musculatura. Así, cada familia tendría que pagar entre 6 y 10 euros anuales para poder ver los contenidos de TV3.

La medida, en proceso de estudio, contemplaría otras opciones para imponer la tasa, desde gravar por acceder a una conexión a internet o por aparato televisivo. Los ciudadanos tendrían así un impuesto más en tiempo de crisis, todo para financiar la industria catalana y así combatir la imposibilidad de mayores ayudas por la falta de liquidez de las arcas públicas. «La Generalitat tiene muy avanzado el proyecto», aseguró Passola, productora de «Pa Negre».

Esta tasa querría contrarrestar tanto el descenso de subvenciones públicas para financiar películas como el descenso de las partidas que las televisiones dedicaban a apoyar el cine. Por ejemplo, TV3, que ya ha anunciado un ERE que afectará a 312 personas, no está muy por la labor de incrementar su partida en financiar «TV movies».

El tripartito aprobó en 2010, con el beneplácito de CiU, la obligación a doblar el 50 por ciento de las copias de las películas en catalán, bajo la amenaza de sanción de hasta 75.000 euros. Con Mas en el poder, se llegó a un acuerdo con las «majors» y los exhibidores, contrarios a la medida, para limitar esta obligación a un número deteminado de películas (25 en el primer año), que iría creciendo paulatinamente con el compromiso de la Generalitat de pagar por el doblaje. La intención era conseguir aumentar poco a poco la demanda y hacer crecer la cuota de pantalla. Este año, con los recortes presupuestarios ahogando a todos los sectores, se incrementó un 70 por ciento el dinero destinado para el doblaje, llegando a los 1,6 millones de euros.

El anuncio de una tasa para apoyar el cine en catalán vuelve a demostrar la obstinación del Govern por el cine, al que considera un vehículo de masas estratégico para promover con rapidez y eficacia tanto el uso del catalán como la promoción de la cultura del país.

La industria cinematográfica catalana, como ocurre de forma generalizada, no pasa por su mejor momento. Su cuota de pantalla no aumenta y sigue sin superar el 9 por ciento. Los rodajes han bajado respecto al año anterior y el presupuesto por película no llega al millón de euros en el 80 por ciento de los casos. En 2013 se rodarán 34 películas y 13 documentales. De éstos, sólo 6 tienen un presupuesto superior al millón de euros. Mientras tanto, las salas catalanas han perdido este año un 20 por ciento de espectadores. «Por esto, la tasa no se aplicará a la taquilla de los cines, que con el aumento del IVA viven un momento de recesión», confesó Passola, que preside la Academia del Cine Catalán desde el pasado mes de abril, en sustitución del actor Joel Joan.

La Consejería no quiso confirmar ayer la medida. Ferran Mascarell, conseller de Cultura, aseguró hace unas semanas, en la inauguración del primer cine en Cataluña que exhibe sus películas exclusivamente en versión original con subtítulos en catalán, que a finales de julio se presentaría la nueva Ley del Cine de la Generalitat. En ese momento podría concretarse la medida para imponer una tasa que financie las películas catalanas.



Recortes de Prensa   Página Inicial