AGLI Recortes de Prensa   Domingo 14  Julio 2013

El Estado se está convirtiendo en el peor enemigo del ciudadano
Francisco Rubiales Periodista Digital  14 Julio 2013

Tengo un amigo, profesor de universidad, que repite una y otra vez que la mayor tragedia de la España del presente es que el Estado se está convirtiendo, cada día mas, en el peor enemigo del ciudadano. Y, para sustentar su tesis, lanza una serie de interrogantes de gran calado: ¿Quién te exprime con los impuestos mas desproporcionados e injustos de toda Europa? ¿No es el Estado el que ha autorizado o permitido a los banqueros que nos estafen con las preferentes? ¿Quién permite que los ciudadanos, a los que debería servir y proteger, sean desahuciados y expulsados de sus hogares? ¿Quién permanece impasible mientras los más desesperados se suicidan, arrojándose de las ventanas y balcones o quemándose a lo bonzo? ¿No es el Estado que el que te priva del derecho a trabajar y a mantener a tu familia con dignidad? ¿Acaso no han sido los políticos, dueños del Estado, los que han acabado con la prosperidad, han endeudado al país por varias generaciones y han acabado con la esperanza. la confianza y la alegría del pueblo? ¿Ha hecho algo el Estado para impedir que las cajas de ahorro españolas hayan sido saqueadas y que los culpables sigan libres, sin que nadie les exija devolver el dinero? ¿Ha movido un solo dedo el Estado para impedir la corrupción masiva de las instituciones, la degradación moral de la clase política y la sustitución de la democracia por una sucia dictadura de partidos, sin ciudadanos ni controles al poder?

La vieja imagen del "Estado Protector", aquel "papá Estado" que te cuidaba y te protegía del abuso y del mal, se ha desvanecido y ha sido sustituida por un Estado predador, que miente, abusa, avasalla, roba, saquea, aplica la ley de manera interesada y que rige los destinos de la sociedad cuidando los intereses de los políticos y sus amigos poderosos, nunca los del ciudadano. Ese Estado depredador, el que convierte la vida de millones de ciudadanos en un infierno, impide que las víctimas protesten ante sus desgracias y humillaciones y cuando lo hacen les lanza a la policía para que los machaque a palos o les llama "nazis" para desacreditar lo que es mas un lamento de sufrimiento que una protesta política.

Resulta que siempre hay disponible legiones de policías, para guardar y defender a los culpables de la crisis, a los políticos irresponsables, a los poderosos, a la banca, pero nunca hay disponible ni un solo policía o guardia civil cuando los ciudadanos los necesitan, en casos de robos, estafas, crímenes o extorsiones. Esa policía que demuestra una eficacia extraordinaria a la hora de cuidar a los políticos o reprimir a los rebeldes es la misma que exhibió una incompetencia alarmante a la hora de aclarar el peor crimen de nuestra Historia moderna: el de los atentados del 11 M, todavía oscuros y bajo sospecha.

Las encuestas revelan que los españoles ya no consideran a ETA como su peor enemigo y el problema mas grave. El terrorismo ha sido sustituido por la clase política, que, organizada en partidos políticos que funcionan como bandas organizadas para controlar el poder, se ha adueñado del Estado y lo gestiona en provecho propio y en contra de las intereses de los ciudadanos. Algunos denominan Terrorismo de Estado el comportamiento agresivo, dañino y contrario al ciudadano del Estado y de sus amigos y aliados poderosos, sobre todo cuando practica con saña sus grandes vicios, que son el abuso de poder, la corrupción y la arbitrariedad en todos los campos y ámbitos.

Los políticos, dueños ahora de un Estado que antes era "de todos", si tienen claro desde hace tiempo que su principal enemigo es el ciudadano. Ante el temor a que el pueblo se rebele ante las injusticia, rearman y entrenan a sus policías y aprueban leyes cuyo objetivo no es ya el bien común sino el mantenimiento en el poder de las dos clases que dominan y controlan España: los políticos y los millonarios, todos ellos apoyados por la banca, la prensa, el aparato de Justicia y las fuerzas de seguridad represoras.

Hay algunos pensadores que creen que la enemistad profunda entre Estado y ciudadanos, un fenómeno que cada día se parece más a una guerra entre los dos bandos, será el gran signo de los tiempos durante el presente siglo XXI. Esa guerra entre políticos y ciudadanos marginados y oprimidos es la única tesis que explica el terrible resultado de las encuestas en España, donde, a pesar del maquillaje, la corrupción de los políticos y los políticos como grupo son dos de los cuatro grandes problemas del pueblo y de la nación, reflejando así un rechazo ciudadano a la clase dirigente que, en si mismo, deslegitima a los que están gestionando el Estado, muchas veces en contra de la voluntad popular.

Esa "guerra" entre ciudadanos y políticos es la espina dorsal de mi libro "Políticos, los nuevos amos" (Francisco Rubiales, ed. Almuzara 2007), premonitorio del terrible deterioro político actual, del avance de la corrupción y del enfrentamiento entre el poder político y la ciudadanía que hoy ya es el gran fenómeno de nuestro tiempo.

Voto en Blanco

Desde la heterodoxia
El poder corporativo se ha apropiado del Estado
Juan Laborda www.vozpopuli.com 14 Julio 2013

Echando una ojeada a las distintas reformas del sector financiero, energético, o la del mercado laboral, e incluso el intento de creación de un regulador único, al margen del derecho comunitario, cada día queda más claro que nuestra querida España se ha transformado en un ejemplo de libro de Totalitarismo Invertido, término creado por profesor emérito de filosofía política de la Universidad de Princeton, Sheldon Wolin.

El totalitarismo invertido es el momento político en el que el poder corporativo se despoja finalmente de su identificación como fenómeno puramente económico y se transforma en una coparticipación globalizadora con el Estado. Mientras que las corporaciones se vuelven más políticas, el Estado se orienta cada vez más hacia el mercado, y se olvida de los ciudadanos.

Pero lo peor de todo es que este mismo poder corporativo lanza a sus perros de presas para acabar con todo aquello que, bajo un mínimo de dignidad, sugiera un Estado en defensa de su ciudadanía. Eso no es guay, no es moderno, no es liberal. Si quiebra un banco hay que rescatarlo, en cambio si una familia es desahuciada, que apechugue, no haber tomado riesgos innecesarios. Si existen ciclos de apalancamiento, lo que hay que hacer es controlar ex-ante el crédito, que no se dispare como pasó en nuestro país, y no castigar ex-post a los deudores, como está ocurriendo ahora.

El Estado debe de intervenir y tomar posiciones en la arena privada para evitar que la economía se vea abocada a una inestabilidad demasiado grande y a un enorme despilfarro de recursos. Cuando eso ocurre el poder en la sombra habla de rigideces, de falta de flexibilidad, de lo vagos que son los funcionarios, y un largo etcétera de improperios. El problema es otro, se han apropiado de los distintos poderes del Estado para sus intereses espurios.

Los gobiernos como apéndices de sus negocios
En realidad el papel del poder corporativo de nuestro país, mejor dicho el de ciertos grupos de empresarios que actúan con absoluto desprecio hacia sus conciudadanos, es el origen y fuente de la nauseabunda corrupción política que invade nuestra querida España. Al margen de cualquier control democrático, este auténtico poder en la sombra, además de controlar al Estado, se ha apropiado directamente del mismo. Por lo tanto el papel del Estado se desvirtúa, y hace que en última instancia la propia ciudadanía se sienta desprotegida frente a los abusos de todos aquellos que nos han arrastrado hacia el actual precipicio.

Ejemplos como la ausencia de responsabilidades en las mayores quiebras empresariales de nuestra dilatada historia, la colocación de preferentes, los abusos de las empresas dominantes en los sectores bancarios y los que engloban antiguos monopolios naturales –telecomunicaciones, eléctricas, agua...- son una muestra de cómo aquellos que han generado la mayor crisis sistémica de nuestra historia hace ya tiempo que habían comenzado a considerar al gobierno como un mero apéndice de sus propios negocios.

Como señala el propio Wolin en el totalitarismo invertido, "los elementos clave son un cuerpo legislativo débil, un sistema legal que sea obediente y represivo, un sistema de partidos en el que un partido, esté en el gobierno o en la oposición, se empeña en reconstituir el sistema existente con el objetivo de favorecer de manera permanente a la clase dominante, los más ricos, los intereses corporativos, mientras que dejan a los ciudadanos más pobres con una sensación de impotencia y desesperación política y, al mismo tiempo, mantienen a las clases medias colgando entre el temor al desempleo y las expectativas de una fantástica recompensa una vez que la nueva economía se recupere”. En esto se ha transformado nuestra querida España, con una clase media que en su momento miró a otro lado y ahora experimenta en sus carnes las consecuencias de su pasividad y escasa exigencia crítica a nuestra casta política.

Reconstrucción del poder político
En el fondo, lo que subyace es la incapacidad política de las democracias para liberarse de la soga de las oligarquías occidentales dominantes, que se han consolidado en las últimas tres décadas tras una patológica aplicación de políticas que mejoran las condiciones de los propietarios del capital. Las elites capitalistas occidentales a base de sacrificios de los trabajadores, y de espaldas a las aspiraciones de las poblaciones del resto del mundo, quieren imponer un decrecimiento real de las condiciones de vida. Hoy más que nunca es necesaria una reconstrucción del poder político soberano y democrático. Serán inútiles todos los esfuerzos si no se orientan prioritariamente a conseguir que las grandes corporaciones transnacionales, que depredan sin límites el ecosistema económico y político planetario, sean controladas.

Se necesitan políticas y acciones encaminadas a cambiar la inercia en la que estamos inmersos. En este sentido, el ingrediente más importante para una recuperación económica sostenida es la reforma de los abusos que permitieron una burbuja espectacular, una mala asignación del capital productivo y los efectos negativos de los monopolios y los fraudes financieros en la economía real. Por lo tanto, una auténtica política reformista exige hacer frente a los monopolios empresariales y financieros. En caso contrario, seguiremos inmersos en el lodazal actual.

Escocia y la mirada serena
JUAN JOSÉ SOLOZABAL. EL CORREO  14 Julio 2013

CATEDRÁTICO DE DERECHO CONSTITUCIONAL UAM

En el sistema británico nada impide la celebración de un referéndum de autodeterminación, mientras que ello no es posible en nuestro país

Como era de prever, en la crisis provocada por el secesionismo catalán es inevitable echar una mirada a Escocia, que, sobre la base de un acuerdo entre los Gobiernos escocés y británico, se dispone a celebrar un referéndum sobre la independencia en 2014. En el espejo escocés suelen mirarse los nacionalistas y no suele hacerlo el Gobierno español. Quizás en ambos casos se entiende equivocadamente la referencia.

La mirada a Escocia de los soberanistas catalanes es una mirada sesgada, lo que no puede extrañarnos demasiado si reparamos en el carácter emotivo que acostumbran a tener los planteamientos nacionalistas, descuidando el peso de los argumentos desfavorables aunque puedan ser razonables. Hay, en efecto, algo que diferencia la situación en Escocia y en España. Esto es, que en el sistema británico nada impide la celebración de un referéndum de autodeterminación, mientras que ello no es posible en nuestro país. Lo reconoció en su reciente visita a España Stéphane Dion, que señaló que en el Reino Unido, como en Canadá, no hay obstáculo constitucional a la celebración de un referéndum, pues en tales ordenamientos no se declara la indivisibilidad de la nación ni se residencia la soberanía en un pueblo homogéneo. Hay que decir que los límites jurídicos a la autodeterminación en el caso de España no empeoran necesariamente las posibilidades de nuestro autogobierno en relación con los sistemas con los cuales se establece la comparación. Así, ciertamente la consulta es posible en Escocia, como resultado del origen del Reino Unido en un tratado o la inexistencia de garantía constitucional de la unidad del Estado británico, pero no olvidemos que la autonomía escocesa puede ser suspendida (como lo fue la irlandesa) y que la ‘Scotland Act’ de 1998, como Estatuto de Escocia, no ha acabado con la supremacía del Parlamento británico en última instancia. Por lo demás las vicisitudes de la autodeterminación, que sólo pueden resolverse en términos procedimentales reformando la Constitución, no alteran el fondo del problema, que es la posibilidad de la independencia de Cataluña y aun de su inevitabilidad si tal fuese la voluntad de los catalanes. Pero ahora no se trata de discutir esta cuestión, que a mi juicio no tiene vuelta de hoja.

Además, la mirada al caso escocés tiene interés para la consideración de la crisis de Cataluña desde la óptica del Gobierno español, pues el Gobierno británico ha decidido implicarse en el debate sobre la independencia de Escocia, por lo que considera esencial que los ciudadanos dispongan de la información y los puntos de vista necesarios para adoptar su posición. Al respecto, el Ejecutivo británico ha publicado tres informes o papeles referidos, respectivamente, a la situación constitucional de Escocia tras la independencia y a la posición en ese hipotético escenario del Banco de Inglaterra y la divisa escocesa. El objetivo del primer informe (El ‘Scotland analysis’, de 108 páginas), es, sobre todo, mostrar la falta de justificación de la independencia, pues Escocia tiene en el sistema británico de la devolución un orden político muy ventajoso que conjuga la integración con el autogobierno. La integración en el Reino Unido les asegura a los escoceses «una voz en el mundo», dada la fortaleza del Estado británico; pero con la ‘devolution’ el Gobierno o el Parlamento de Escocia pueden tomar decisiones en un amplio espectro de áreas de política doméstica como la salud, la educación y la administración (‘policing’), de manera que se atienda las específicas necesidades de sus ciudadanos. El propósito del segundo y tercer informe es mostrar lo arriesgado de la apuesta de la independencia sin la garantía del Banco de Inglaterra, que no tendría motivos en la independencia para sostener al sistema financiero escocés si ello no conviniera al resto del Reino Unido, o en una situación en la que habrían de compartirse los problemas del euro o arriesgarse con una moneda propia o totalmente dependiente de la libra.

Visto desde la situación española, llama la atención la seriedad, bien democrática, con la que el Gobierno del Reino Unido se ha tomado el debate sobre la independencia, en el que interviene con una opinión sólida y argumentada. De manera que la estrategia del Gobierno no se cifra en aprovechar los puntos débiles de los secesionistas, o las querellas o contradicciones en las que estos incurran. No se teme tampoco que la defensa de la Unión pueda entenderse como una provocación desestabilizadora o como una injerencia en los asuntos de Escocia, pues obviamente la independencia de una parte del territorio del Estado británico afecta a todo él.

El Gobierno británico está muy seguro de su principal baza argumental. Consiste en la denuncia de la banalización de la independencia tal como la plantea el Gobierno escocés de Salmon, para quien tras la secesión nada trascendental ocurriría, pues continuaría la libra, la reina e incluso mejoraría la cordialidad de las relaciones entre las poblaciones de todo el Estado. Por el contrario, hablando en términos legales y constitucionales, se insiste en los informes aportados por el Gobierno de Cameron: la independencia es algo aparte y distinto de la devolución y el Estado independiente no puede presentarse como continuador del Estado actual, como su sucesor en términos jurídicos. La verdad es, más bien –según argumenta el Gobierno británico como aviso a los navegantes– que una Escocia independiente no podrá colocarse cómodamente en las instituciones internacionales y la Unión Europea, compartiendo plaza con el otro sucesor del antiguo Reino Unido, esto es, lo que quede del mismo tras la independencia de Escocia. Entonces el acceso a la tierra prometida se presenta incierto y de costosa consecución.

España: de la charanga al hacha vengadora
Roberto Blanco Valdés La Voz 14 Julio 2013

A unque esté de moda en España hablar pestes de Alemania, permítanme recordar que el país que hoy gobierna Angela Merkel no estaba en 1945 mejor, sino peor, que España en esas fechas. Arrasado por la guerra, avergonzado tras tolerar el mayor crimen de la historia hasta que vino Stalin a igualarlo, partido en dos, arruinado hasta el punto de que nadie pagaba con marcos, sino con joyas, sexo o cigarrillos, el país que Hitler había hundido fue, pese a todo, capaz de levantase -el milagro económico alemán- por una combinación de ayuda exterior (Plan Marshall) y esfuerzo interno, que se tradujo en trabajo, solidaridad y sacrificios.

Quien haya seguido estos días la locura de los San Fermines, donde miles de personas se juegan la vida de la forma más estúpida, y donde toda una ciudad se convierte, jubilosa, en una taberna de borrachos, no entenderá que el mismo país donde TVE cubre a diario los delirante encierros pamplonicas como si se tratara de un acontecimiento nacional, esté en medio de una crisis de formidables proporciones.

Y es que la actual inquina hacia Alemania, extendida como reguero de pólvora, bien podría ser la expresión freudiana de la envidia hacia un país que ha desarrollado más la investigación que las celebraciones gastronómicas, la industria que las fiestas con toros, la cultura que los paseos marítimos y las Universidades que los conciertos de rock pagados por los ayuntamientos.

Machado, gran conocedor del alma hispana -que es también la de Cataluña, Galicia, Navarra o País Vasco- hablaba de la España de charanga y pandereta en un poema que terminaba con versos menos conocido: «Una España implacable y redentora/ España que alborea/con un hacha en la mano vengadora/ España de la rabia y de la idea».

Y en eso estamos: entre la nueva picaresca de los ERES y los Bárcenas, que han convertido a Lázaro de Tormes en un mero aficionado, y los auditorios sin público y los aeropuertos sin viajeros; entre los toreros matando toros y los toros corneando corredores; entre los que defraudan a hacienda y los que pagan a lo bestia para cubrir un fraude espeluznante; entre millones de parados y un despilfarro que no cesa. En una palabra: entre la España de charanga y pandereta y la del hacha en la mano vengadora, que no es capaz de unir fuerzas para sacar al país de esta crisis del demonio que nos dejará exhaustos y, con razón, avergonzados.

En España, ¡y eso sí que es un escándalo!, hay varios miles de niños a quienes sus familias no pueden dar de comer como Dios manda. Al acabar la guerra en Alemania, los niños que el Estado mantenía superaban el millón. Ese hecho vergonzoso, entre otros muchos, debería indicarnos hacía donde tenemos que mirar para salir del hoyo en el que nos hemos metido todos, con la imprescindible ayuda de unos pocos.

Lo entiendo. Sé fuerte. Mañana te llamo.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 14 Julio 2013

Esas son su presuntas palabras. Las mismas que lleva diciendo a la sociedad española desde que comenzó su carrera de incumplimientos electorales. No quería hacerlo, pero no tengo más remedio. Quitaré el aumento del IVA en cuanto pueda.Tenemos que ser fuertes para seguir pagando a esta casta de corruptos y corruptores. ¿Hasta cuando? Eso dependerá de las tragaderas de esta sociedad que parece anestesiada por la ola de calor que arrasa la península.

Parece que Rubalcaba, resucitado por este asunto de la Gürtel con Bárcenas, tiene la excusa perfecta para hacer olvidar el desfalco multimillonario de los ERE's falsos y la más que segura participación de destacados miembros de la Junta de Andalucía, incluído su actual Presidente Griñán. Pero es que el PP y Mariano Rajoy se lo ha puesto en bandeja y no puede dejar pasar esta magnífica oportunidad. La candidez de Rajoy al menospreciar la respuesta de Bárcenas al verse acosado y abandonado, no deja de sorprender y poner en mál lugar a sus asesores personales e ideólogos.

Pero en algo tiene razón Rubalcaba. El PP ha actuado muy torpemente al seguir el juego de este presunto delincuente que ha logrado amasar y esconder en paraísos fiscales una fortuna. Durante años ha colaborado en las mentiras y ahora se ve envuelto en la misma falta de credibilidad que su ex Gerente y ex Tesorero. Y es que las mentiras tienen las patas muy cortas. Han sido patéticos los episodios de mantenimiento del despacho oficial, la fuga de documentos comprometidos del partido y el tema del despido y la indemnización.

Nadie puede estar bajo el chantaje y menos un Presidente del Gobierno. Lo peor es haber querido negar tozudamente una evidencia que mañana puede que Bárcenas ratifique auto inculpándose. Pero igual es solo un episodio más de esta guerra de comunicados, en la que el juez Ruz no debería entrar. Nadie, y menos un presunto delincuente, puede condicionar ni la investigación ni la agenda del Gobierno de España. Es claro que Mariano Rajoy no puede continuar bajo la sospecha y que debe dimitir. La disolución del Gobierno y la convocatoria de elecciones generales serían las consecuencias lógicas en aras de la "transparencia" y la responsablidad política.

Desgraciadamente, para lo único que el PP está usando la mayoría parlamentaria obtenida bajo el engaño en las últimas elecciones generales, es para bloquear en el Congreso y Senado cualquier comparecencia o discusión. Un uso bastardo al que estamos desgraciadamente acostumbrados por todos los Gobiernos que se llaman a sí mismos demócráticos. Así que no espero nada de este Gobierno, ni que la oposición liderada por un desacreditado y nada creíble Rubalcaba lleve a cabo alguna acción efectiva que vuelva a dejar en manos de los ciudadanos su futuro.

No más chantajes ni mentiras. Elecciones generales ya.

Robando en nombre de Cataluña
Pedro de Hoyos Periodista Digital 14 Julio 2013

Un país es muy canalla cuando deja que lo malo pase sin tomar medidas, un país muy canalla cuando deja que el mal gane sin que pase nada. Y se convierte en un lugar espeluznante si valora a los rateros no en función de sus fechorías, sino en función de su poder, tenga este la forma de dinero o de amigos. Lamentablemente que un ratero entre en la cárcel depende de si entra en el juzgado con corbata o con camisa a cuadros.

Si los malos son rateros de tres al cuarto, sin padrinos poderosos que los apoyen, suelen llevar su libertad hasta el cuartelillo más próximo, donde entran esposados. Poco después ocupan unas líneas en la sección de sucesos, entre la señora que da a luz en un taxi y el cartero mordido por un perro y sanseacabó.

Si el ratero es importante suele tener apoyos importantes o bazas trascendentes con las que puede amenazar al gobierno o facilitar el terreno a la oposición, ...aunque sea una oposición que arrastra a otros rateros, "faisán", "campeón" y "ERE's", a las espaldas.

Casi nunca el ratero con corbata y buenos contactos es juzgado; si es juzgado frecuentemente es encontrado inocente, pues entre los apoyos políticos y su dinero (propio o expoliado) puede fácilmente hacerse con los servicios de un carísimo y muy efectivo bufete de abogados. En cualquier caso el ratero de corbata nunca devuelve el dinero.

Sólo en casos muy excepcionales el ratero poderoso e influyente es condenado y llega pisar la cárcel unos cuantos días, para esos casos excepcionales Artur Mas tiene una solución facilita: éstos son rateros patriotas, roban pero lo hacen en nombre de Cataluña, lo hacen en nombre de la libertad de un pueblo. Y los cuatro años y medio de cárcel se convierten en cincuenta y ocho diítas mediante un indulto. Patriótico, claro, el indulto.

Y todo esto pasa desapercibido, sucede con la oposición mirando a la luna, sin que nadie arme un escándalo, sin que nadie se altere, todos parecen encontrarlo lógico, quizá porque es muy nacionalista.

¿Dónde están las voces de los que deberían controlar al gobierno catalán? Ah, seguramente andan negociando con El PSOE si votan o no votan o no votan con el PSOE. Señor, qué trajín. ¿Escándalo? Pero si eran rateros nacionalistas.

Un país es muy canalla cuando deja que lo malo pase sin tomar medidas, un país muy canalla cuando deja que el mal gane sin que pase nada.

La batalla por Cataluña
Eduardo Arroyo El Semanal Digital 14 Julio 2013

Hace falta ser memo para creer a pie juntillas la ideología nacionalista catalana, que es tan delirante, subvertida y contrafáctica como la vasca. Lo último: la conmemoración de 1714.

Los "hermanos musulmanes" egipcios están algo enfadados: juegan las reglas de la democracia y ganan las elecciones. Ahora resulta que con las bendiciones de los EEUU, el ejército da un golpe de Estado y encarcela a sus líderes. La historia no es nueva: cuando en 2006 Hamás obtuvo la mayoría absoluta en las elecciones palestinas, los EEUU se negaron a aceptar la mera idea de una victoria democrática y, bajo presión del "lobby" sionista de Washington, promovieron por todos los medios, primero, la escisión de los palestinos, luego el derrocamiento de un gobierno salido de las urnas. Se trataba de un grupo "terrorista" que carecía de legitimidad democrática pero el caso es que una inmensa mayoría apoyaba el gobierno islamista de Hamás. Guaste o no, era así. Por entonces, la situación política en Palestina no era un tecnicismo teórico; era un problema político que los EEUU e Israel afrontaron con medios políticos extremos, pese a que, de cara a la galería, se apostara por lo puramente formal.

Salvando muchas muchas distancias -no vaya a ser que algún botarate de la "izquierda abertzale" se confunda- algo así sucede en Cataluña con su "desafío soberanista". El Tribunal Constitucional ha suspendido la "declaración" del Parlamento catalán y los populares se felicitan por eso. No es de extrañar porque eso es lo que ha de suceder si el Tribunal Constitucional cumple con su deber, y no se somete a obedicencias extrañas, tal y como ha venido sucediendo bajo la presidencia de Pascual Sala, del que ha trascendido su filiación masónica. Sería bueno preguntarse cual es la vinculación de Pascual Sala con tan egregio club, qué es lo que le debe y cual es su grado de compromiso con algo que, se diga lo que se diga, es una secta secreta. A mí, por lo menos, como español, me interesa saberlo porque el hecho explica muchas sentencias aberrantes en un Tribunal que se supone que sirve al pueblo.

Pero sigamos con lo que estábamos. El problema catalán no es, como creen los populares, un problema técnico jurídico; es un problema político. Por eso el portavoz parlamentario de CiU, Jordi Turull, asegura que la suspensión de la declaración de soberanía no altera su "hoja de ruta" porque "no se puede suspender ni anular la voluntad de un pueblo". Turull ha añadido que el pueblo catalán "se mantiene tercamente comprometido para ser consultado sobre el futuro político del país". Hace falta ser memo para creer a pie juntillas la ideología nacionalista catalana, que es tan delirante, subvertida y contrafáctica como la vasca -si bien esta última es más pedrestre-, pero lo que no se negará es que tiene razón en responder políticamente a la medida técnica del Tribunal Constitucional.

Lo preocupante es que nadie da la batalla en esos mismos términos políticos, curiosamente en los que el nacionalismo es más débil. Varias cuestiones son especialmente importantes en este asunto, el cual promete ser especialmente decisivo para 2014, un año en que la "trouppe" nacionalista pretende reivindicar para sí y conmemorar 1714 como fecha de referencia. En primer lugar, nadie hasta ahora ha planteado la posibilidad de efectuar una contra-reivindicación, en términos nacionales españoles, la fecha totémica de 1714 para exponerla en sus verdaderos términos; esto es, una lucha de unos españoles frente a otros, con ambos bandos pugnando por exaltar el patriotismo español. En los actos que se prevén son una conmemoración histórica, sería relativamente fácil aguarles la fiesta.

En segundo lugar, hay que exponer la majadería elefantiástica que supone proponer la "independencia" como remedio a la crisis que padecemos. Mentes como Mintegi en el País Vasco han asumido este discurso de la misma manera que sucede con políticos a lo Joan Tardá. Es fácil demostrar que no entienden nada, pero hay que realizar una profunda tarea pedagógica al respecto.

En tercer lugar, es necesario exponer que la clase política no varía demasiado de un lugar a otro. Los casos de corrupcción, tapados en Cataluña con el seguidismo paniaguado de la prensa local, son sumamente propicios para hacer sangre y demostrar que la casta política alcanza cotas de repulsividad especialmente llamativas en la "marca hispánica".

Por último, es necesaria la reivindicación de España en Cataluña. Pero, atención, no al estilo liberal, pretendiendo que es España la matriz en la que se disuelven todas las identidades "tribales" para ceder su lugar al patriotismo constitucional de los ciudadanos cosmopolitas. Más bien, debe reivindicarse la herencia española, que los catalanes sellaron con su sangre a lo largo de las generaciones, en episodios relativamente recientes como las guerras carlistas, los sitios de Zaragoza o de Gerona en la guerra de la independencia, o la guerra de Marruecos. Las lucha por Cataluña ha de ser forzosamente una lucha identitaria por devolver al pueblo catalán su verdadero ser, que permanece profundamente alienado por culpa de los políticos locales.

Entender todo esto como una cuestión de procedimiento jurídico solo cabe en la cabeza de traidores o de estúpidos. Mientras tanto el tiempo corre y el desastre en el que el nacionalismo de CiU y demás ralea puede sumir a Cataluña escapa a la imaginación de nuestros pacatos dirigentes.

Rememorando el inmortal bando de Rafael Casanova a los barceloneses, podríamos decir que aquellos que hoy creen en el futuro de Cataluña, y entre los que nos contamos, hacen saber "que siendo la esclavitud cierta y forzosa, en obligación de sus cargos, explican, declaran y protestan los presentes, y dan testimonio a las generaciones venideras, de que han ejecutado las últimas exhortaciones y esfuerzos, quejándose de todos los males, ruinas y desolaciones que sobrevengan a nuestra común y afligida Patria, y extermine todos los honores y privilegios, quedando esclavos con los demás españoles engañados y todos en esclavitud del dominio francés; pero así y todo se confía, que todos como verdaderos hijos de la Patria, amantes de la libertad, acudirán a los lugares señalados, a fin de derramar gloriosamente su sangre y su vida por su Rey, por su honor, por la Patria y por la libertad de toda España".

Sobra lo del "dominio francés", aunque quizás menos de lo que muchos creen. Sobra también el entusiasmo por una corona que está dando últimamente un espectáculo indigno para quien debería llevar sobre sí la dignidad toda de España. No sobra en absoluto el fervor patriótico de un español inmortal, como Rafael Casanova. Él cumplió con su deber. No se limitó a interponer un recurso contencioso ante la corte francesa. Hagamos nosotros lo propio.

Miguel Ángel Blanco #OrgullosoPP
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 14 Julio 2013

Si te gusta, divúlgalo porque esto es memoria histórica

Hola Miguel Ángel, no quería dejar escapar este 13 de julio de 2013 sin enviarte mis últimos pensamientos sobre tu Partido, el PP y sobre tu España, la que abandonaste forzosamente hace 16 años.

Exceptuando a María San Gil y pocos más, tu sacrificio no provocó un abandono masivo de tus compañeros del PP, pero no te preocupes, la sociedad civil y en Masby nos ocupamos para que tu martirio y el sufrimiento de tu familia no quede en aguas de borrajas. Estamos contigo, con tu familia, con la AVT y con el millar de víctimas más que han dejado los asesinos mafiosos de ETA. (*)

Desde que te fuiste, ser español en España sigue siendo una aventura de alto riesgo. Lo que te voy a contar es una primicia y aunque no va a servir de consuelo a tu familia ni se puede comparar con tu sacrificio, posiblemente sirva para alertar de la metástasis que recorre el tejido nacional. Esta noticia no la he querido divulgar porque me da vergüenza ajena y posiblemente porque estoy hasta los “cojones” –permíteme la franqueza- del PP, de los políticos y de la Justicia en España. Todo el Sistema está manipulado por los mismos hilos.

Miguel Ángel, ¿te acuerdas del Caso Natalia?, sí, mi hija la suspendieron sucesivamente por utilizar el español en España, en la Valencia gobernada por tu Partido; el PP. Pues bien, muchos piensan que es una historia caduca pero lo que nadie sabe es que este mayo de 2013, después de 4 años de juicios, fui imputado por lo penal y he sido condenado a una multa de 450 € más las costas. Todo por decir en un artículo “la profesora es una persona sin vergüenza”. –Obsérvese que “sin vergüenza” va separado-. Por cierto, el abogado de la profesora lo pagó el PP, es decir, paradójicamente lo he pagado yo con mis impuestos. ¿Sabes como decimos esto por mi tierra?, encima de cabrón, apaleado.

“Sin el Instituto de Estudios Catalanes la secesión de Cataluña no se podría llevar a cabo. [...]
El catalán en nuestro territorio ha de ser hegemónico”
Redacción wwww.vozbcn.com 14 Julio 2013

Salvador Giner, presidente del Instituto de Estudios Catalanes (IEC) y miembro de la Comisión de Conmemoraciones de la Generalidad, en una entrevista para ACN, este sábado:

“Creo que sin el Instituto [la secesión de Cataluña] no se podría llevar a cabo. Sencillamente, no podríamos tener la independencia. Imaginémoslo al revés, que nuestra comunidad científica e intelectual no se comprometiera. No quiero decir que sea [independentista] toda [esta comunidad], estoy seguro de que hay intelectuales y científicos que no estarían de acuerdo con esto, pero en el Instituto, dentro, o yo me equivoco, y llevo más de diez años en la Presidencia del Instituto, tanto como presidente como vicepresidente, no he visto a nadie que discrepe… quizás un 1% o un 2%, no lo sé, porque no he hecho ningún sondeo sociológico, pese a que soy del gremio. Creo que la actitud predominante en el Instituto es esta [a favor de la secesión]. [...]

El catalán en nuestro territorio ha de ser hegemónico. Ha de ser la lengua hegemónica. El francés en la Cataluña Norte, el italiano y el sardo en el Alguer y en nuestra casa el castellano, y otros idiomas si se quieren, han de tener estatus oficial. Puedes tener una lengua hegemónica y las otras son cooficiales. ¿Me explico? Una es hegemónica y la otra, oficial. La gente, observadores o políticos, se piensa que solo existe la idea del bilingüismo a la belga, con predominio territorial en unas zonas y luego tienen el problema de Bruselas, espantoso, que no resuelven nunca, y que es muy violento porque reproduce tensiones muy fuertes, o la cooficialidad, que es la actual [en Cataluña]. No. Hay una solución que es dar una ventaja y una discriminación positiva, histórica, democrática y culturalmente clara y justificable a la lengua propia de los catalanes. Y a las otras, respetarlas activamente’.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

De Santillana a Granada, la década «separatista» del socialismo
m.calleja / madrid ABC 14 Julio 2013

Entre las declaraciones de Santillana del Mar y de Granada, hay 10 años de iniciativas que acentúan la diferencia entre autonomías

El 30 de agosto de 2003, a pocos meses de las trascendentales elecciones generales de marzo de 2004, el Consejo Territorial del PSOE se reunió en la localidad cántabra de Santillana del Mar. José Luis Rodríguez Zapatero y los barones socialistas aprobaron la resolución «La España plural: La España constitucional, La España unida, La España en positivo», que abriría la puerta al mayor proceso de desagregación territorial y autonómica de toda la democracia.

Ahora que ha pasado casi una década, puede sostenerse con perspectiva que marcó un punto de inflexión en la política territorial del PSOE, alejado desde entonces del espíritu que marcó la Transición, y cuyas medidas aprobadas en sus años de Gobierno han llevado una misma dirección con: remarcar las diferencias de eso que llamó desde Santillana del Mar «la España plural» (concepto que Zapatero tomó prestado de Pascual Maragall y lo acabó haciendo suyo), el trato preferencial a Cataluña con un acercamiento a las tesis nacionalistas y la búsqueda del aislamiento del PP.

De Santillana del Mar a Granada han pasado diez años, casi ocho de Gobierno socialista, y el PSOE acaba de dar el salto desde el concepto de España plural a la defensa de la España federal como única viable, una idea que, por cierto, ni siquiera se mencionaba en el primer documento. Entre medias ha habido un nuevo Estatuto de Autonomía de Cataluña que rompía el consenso constitucional, decenas de iniciativas que buscaban aislar al PP y flirteos con tesis que ponían en cuestión la existencia misma de España como nación («Es un concepto discutido y discutible», aseguró Zapatero en una inolvidable sesión del Senado en noviembre de 2004).

Desde entonces es muy difícil encontrar una iniciativa del PSOE encaminada a remarcar las señas de identidad y unidad españolas. Al contrario, sus grandes propuestas han ido encaminadas a sobrevalorar la diferencia y a coquetear con los nacionalismos. Estas son 10 medidas auspiciadas por los socialistas que llevan esa dirección:

1. Estatuto de Autonomía de Cataluña
Estuvo bendecido desde el primer momento por Zapatero («Aceptaré el Estatuto que apruebe el Parlamento de Cataluña»). Los nacionalistas se tomaron al pie de la letra las palabras del presidente del Gobierno y enviaron al Congreso un texto que sobrepasaba los límites constitucionales. El Estatuto se basa en una relación bilateral privilegiada entre la Generalitat y el Gobierno de España, como dos organismos análogos. Con su aprobación el PSOE logró uno de sus grandes objetivos, que era aislar al PP. El problema se enconó cuando el texto, ya refrendado por los catalanes, fue corregido por el Tribunal Constitucional, lo que originó una crisis institucional sin precedentes.

2. Sistema de financiación autonómica
El nuevo modelo que pactó el PSOE con los nacionalistas se selló en 2009, como derivada del Estatuto de Cataluña. El objetivo número uno, que quedó plasmado en el papel, fue satisfacer las exigencias del Gobierno autonómico catalán, lo que se tradujo en un voto favorable del PSC, ERC e ICV, los socios del Ejecutivo. El entonces consejero de Economía catalán calificó el nuevo sistema de «bueno» para Cataluña, y para el conjunto del Estado, y admitió que cumplía «estrictamente» el nuevo Estatuto de Autonomía. El sistema se aprobó definitivamente en febrero de 2010, con el voto en contra del PP (más de un 40 por ciento del Congreso entonces) y el favorable de CiU (supuestamente por error).
3. Memoria histórica

Fue una de las iniciativas preferidas del Gobierno de Zapatero, que volcó en aquella ley toda su energía, y también toda su ideología. Partió en Parlamento en dos, retrotrajo a tiempos pretéritos con debates alejados de la España del siglo XXI, y sirvió al PSOE para marcar un terreno en el que siente una superioridad moral frente a la «derecha». La ley se aprobó en diciembre de 2007, sin el apoyo del PP y ERC. El PSOE sostuvo que con esta ley se promovía la reparación moral de las víctimas de la Guerra Civil y del franquismo, mientras que el PP denunciaba que el Gobierno socialista quisiera utilizarla como arma arrojadiza con «efectos negativos» para toda la sociedad. La crisis hizo decaer esta ley hasta quedar casi en el olvido. En 2013, el Gobierno del PP eliminó la partida presupuestaria. En 2011, último año de la legislatura de Zapatero, el presupuesto había sido de 6,2 millones de euros.

4. Poder Judicial
El PSOE fue proclive a crear un poder judicial propio para Cataluña, como se ve en el texto original del Estatuto. Pero la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto fue especialmente contundente en lo que se refería a ese punto. El TC cree que el Estatuto cae en un «exceso evidente» al crear un Consejo de Justicia de Cataluña como órgano de gobierno del poder judicial catalán, lo que rompía por completo la Constitución en lo que se refiere al órgano de gobierno de los jueces para toda España. El TC aclaró que el Consejo catalán solo podía tener funciones administrativas.

5. Ley de Eduación
Una de las primeras decisiones de Zapatero cuando llegó a La Moncloa en 2004 fue derogar la Ley de Calidad o LOCE (2002), la única ley de Educación aprobada por el PP, cuya entrada en vigor fue interrumpida abruptamente. El PSOE aprobó en 2006 la Ley Orgánica de Educación. La Educación siempre ha sido motivo de disputa, pero hasta ahora todas las leyes han sido aprobadas por el PSOE, marcadas por una descentralización aguda a favor de las comunidades autónomas. De esta manera, algunos sistemas educativos autonómicos (sobre todo los nacionalistas) han utilizado esa competencia máxima dejada por el Estado para subrayar una historia y una enseñanza a su medida.
6. Cordón sanitario contra el PP

Ha sido una práctica habitual contra los populares sobre todo en Cataluña, con CiU y el PSC como protagonistas, aunque el Gobierno de Zapatero ejecutó la idea hasta sus últimas consecuencias en la política nacional. El objetivo era aislar al PP, buscar la iniciativa que dejara solos a los populares, tanto política como socialmente, para que no pudieran volver al poder en muchos años. En Cataluña su exponente máximo fue el Estatuto de Autonomía, mientras que en el Congreso se buscaron aquellas iniciativas sociales que dividieran el Parlamento en dos: matrimonio homosexual, memoria histórica, ley del aborto más adelante…

7. Ley del Aborto
En septiembre de 2009, el Gobierno de Zapatero aprobó una de sus leyes más controvertidas, con la que trató de hacer un guiño al electorado de izquierda, en plena explosión de la crisis económica. La ley no estaba incluida en su programa electoral ni obedecía a una demanda ciudadana, y acabó provocando una convulsión social al permitir a las menores de 16 años abortar sin permiso ni conocimiento paterno. Fue otra iniciativa que partió en dos el Parlamento y desató una tormenta social.

8. Modelo federal
Rubalcaba ya venía cortejando el modelo de España federal desde que CiU se echó al monte, con el PSC muy cerquita. El «salto federal» se produjo de manera formal con la Declaración de Granada, el 6 de julio, y rompe de hecho con el pacto constitucional. Su propuesta, que supone una revisión del modelo territorial de España, encontró el rechazo del resto de partidos, por exceso o por defecto.

9. Principio de ordinalidad
De ser implantado, supondría que cada Comunidad recibiría del Estado en función de lo que aporta. Es un concepto que choca con el concepto de Estado federal (el Estado recibe aportaciones y redistribuye) y con el principio de solidaridad, básico en la Constitución y supuestamente también en un partido socialdemócrata. Se trata de una cesión clara del PSOE al PSC, que ha encontrado el rechazo frontal del PP

10. Reforma de la Constitución
.Para modificar la Carta Magna es necesario un amplio consenso político que se corresponda con las tres quintas partes del Congreso de los Diputados. Pero eso no es óbice para que el PSOE haya propuesto una reforma de calado del texto constitucional, que responde a sus necesidades electorales y políticas en este momento, y que pondrá el acento en la diferenciación de las comunidades autónomas, sobre todo las «históricas», con un mayor protagonismo. Su iniciativa se aleja del concepto de la unidad de la nación española, consagrado en la Constitución de 1978 y rompe uno de los consensos básicos. Incluso, más allá de las diferencias internas que el PSOE padece respecto a su propio modelo federal del Estado, el PP tiene cerrada a día de hoy la puerta de esa reforma.

Manuel Fuentes se va de 'Catalunya Ràdio' por su deriva separatista

REDACCIÓN http://www.dialogolibre.com/  14 Julio 2013

El periodista Manuel Fuentes ha asegurado que ha abandonado la emisora pública catalana Catalunya Ràdio porque "no me podía permitir hacer El matí de la 'estelada', en referencia al matinal radiofónico El matí de Catalunya Ràdio. Fuentes considera, en una entrevista este domingo en La Razón que "la radio pública debe ser de todos, no patrimonio de unos cuantos".

"Siempre hay presiones y no has caer en ellas. Me voy contento porque hemos hecho una radio plural, no excluyente", ha confesado, el periodista que ha explicado que "el otro día me decían: 'En otra emisora hacen una apuesta claramente independentista. ¿Tú por qué no?' Porque no" contestaba Fuentes, que ha añadido que "el único patrimonio de un periodista es su credibilidad. Si la vendes por una presión, estás perdido. Cuando te acogen como los suyos, quiere decir que eres el transmisor de los intereses de unos pocos".

Sobre las diferencias entre su programa y el magazine matinal de TV3, en el que las tendencias independentistas son mucho más claras, Manuel Fuentes ha manifestado que "no podía hacer eso.Tenía claro que no podía ser así. La frase que escogí como cierre para mi editorial, 'bienvenidos a casa', debía ser verdad".

Manuel Fuentes ha dicho que no se lleva mal con Félix Riera, director de Catalunya Ràdio, y que siente agradecimiento por la emisora pública porque le dieron la oportunidad de encargarse del programa "más importante de esta radio. Y lo levantamos porque era un reto faraónico. Hacer periodismo no te pone en una situación cómoda con el poder, sea el que sea. Esto habrá gente que le guste más o menos, pero mi compromiso era con los oyentes".
Recortes de Prensa   Página Inicial