AGLI Recortes de Prensa   Lunes 15 Julio 2013

La inaudita falsedad de las cifras de Rajoy
Roberto Centeno El Confidencial 15 Julio 2013

Acabo de regresar de un viaje a EEUU, desde donde el futuro económico de España y de su sistema financiero se ven con creciente preocupación. El común denominador de las opiniones es la inquietud por el crecimiento incontrolado de la deuda pública, un 85% superior al del primer semestre 2012, lo que demuestra más allá de toda duda razonable el nulo compromiso del Gobierno de Rajoy con el recorte del gasto improductivo y clientelar; seguido por la creciente preocupación por la salud del sistema financiero, cuyos problemas distan mucho de haber terminado, y su incredulidad sobre las principales cifras de Contabilidad Nacional y balances bancarios, que son manifiestamente falsos.

En conjunto, estiman un final de año muy difícil para la economía en general y para el sector financiero en particular. Como señala Juan Laborda, uno de los pocos analistas de este país que analizan, “2012 fue peor que 2011, 2013 será peor que 2012 y ya veremos qué ocurrirá en 2014”. “La razón es muy sencilla, las causas que nos han llevado hasta la situación actual no solo no se han corregido, sino que han empeorado”, todo lo demás es un engaño y una pura farsa.

La escandalosa manipulación de las cifras de Contabilidad Nacional
Para la totalidad de las personas con las que hablé, la relación entre variación del desempleo y variación del PIB hace absolutamente imposible que el PIB sea el oficial. Cogiendo por ejemplo el año 2012, el PIB oficial cayó un 1,5% mientras que el desempleo subió un 3,9%. Esta relación es un imposible económico. Según la conocida Ley de Okun, “por cada 2% que desciende el PIB la tasa de paro aumenta un punto porcentual”, lo que significa que si el desempleo aumentó un 3,9% el PIB tuvo que caer en teoría un 7,8% y no un 1,5 %. Sin embargo, esta ley, que se cumple perfectamente para tasas de paro entre el 3 y el 7%, para tasas del 26% hay que extrapolar los modelos econométricos más recientes y la relación pasa a ser de 1,2 o 1,3 a 1, lo que significa que la caída del PIB en 2012 necesariamente tuvo que situarse ente el 4,6 y el 5%. La cifra oficial es un puro disparate.

Para la mayoría de los banqueros 2013 iba a ser el año de la recuperación de sus beneficios y la vuelta a la normalidad, tras los gigantescos saneamientos con el dinero de todos los españoles. Y llegamos a julio y resulta ser todo lo contrario

Si en vez del año 2012 consideramos los cinco años de crisis desde 2008 a 2012, la cifra es un auténtico insulto a la inteligencia. ¿Se pueden creer ustedes que, según estos tramposos, el PIB de 2012 es, en términos reales, exactamente el mismo que en 2007? 1,049 billones de euros en 2012 frente a 1,050 billones en 2007. Resulta que tenía razón Zapatero: ¡no ha habido ninguna crisis! Mis amigos americanos se partían de risa con estas cifras. Ahora vayamos al desempleo: hemos pasado de una tasa del 8,6% en 2007 a otra del 26% en 2012, un aumento de 17,4 puntos. Eso quiere decir que el PIB no ha podido permanecer constante, sino que ha caído entre un 20,8% y un 22,6%, una media del 21,7% menos u 832.000 millones de euros, no 1,049 billones. Exactamente a la misma cifra llegó en este medio Juan Carlos Barba utilizando la evolución de los principales componentes del PIB estimados por indicadores independientes y no manipulables.

Otra manera de comprobar la flagrante manipulación de la cifra de PIB es su correlación con los ingresos impositivos, incluidos los de comunidades autónomas y Administraciones locales. En 2007 estos ascendieron a 212.000 millones para un PIB de 1,05 billones. En 2012, después de las mayores subidas de tipos impositivos de la historia que, si incluimos el impuesto de patrimonio, son no de los más altos, sino los más altos del mundo desarrollado. Los ingresos impositivos cayeron un 22% hasta los 168.000 millones para un PIB oficial supuestamente análogo al de 2007 en términos reales. La burla es tan inaudita que debería acarrear responsabilidades penales, ya que están engañando a millones, llevándolos a tomar decisiones disparatadas de compra o de inversión que les arruinarán o les ocasionarán grandes pérdidas.

El martes pasado el Sr. Linde, otro indigno gobernador del BdE de la talla de Mafo, engañó una vez más a los españoles diciendo que la economía ha tocado fondo y empieza la recuperación. ¿Cómo explica este señor las discrepancias abisales entre la actividad económica medida por la Central de Balances de su propio banco, que recoge una muestra de toda la actividad productiva (más de 10.000 empresas no financieras de todos los sectores: de la industria a los servicios, de la hostelería a la exportación), una muestra de nada menos que el 30% de la actividad productiva, lo que la convierte en la cifra más exacta posible sobre la evolución del PIB? Con las cifras oficiales del propio Banco de España, su diferencia es de diez a uno.

“Durante el primer trimestre de 2013 el VAB de las empresas colaboradoras con la Central de Balances se redujo un 5,8%, frente a un retroceso del 3,6% de un año antes. Las operaciones con el exterior crecieron un 3%, frente a un ascenso del 9,5% en el primer trimestre del pasado ejercicio. El peso de la actividad exportadora supone un 16,8% del total de ventas”. “En el desglose sectorial la energía registró la mayor caída -un indicador inequívoco del desplome económico en el trimestre - 7,8% frente al 1% un año antes. Los descensos en los sectores de comercio y hostelería y de información y comunicaciones fueron también elevados (6% y 4,9%). “La caída del empleo medio fue el doble de la del año anterior”. Es decir, según la Central de Balances, el PIB de España se redujo un 5,8% en el primer trimestre de 2013; según la Contabilidad Nacional, el 0,5%. Es simplemente de escándalo.

En la misma línea oficial de engaño y ocultación masivos se pronuncian los servicios de estudios del BBVA y La Caixa. Una vez más han mentido. ¿Y van cuántas desde 2006, cuando negaban por activa y por pasiva que existiera una burbuja inmobiliaria? ¿Cuántas desde 2008, cuando de la mano de Zapatero, “el mejor presidente de la Historia de España” según el mayor banquero del país, negaban que hubiera ninguna crisis? ¿Cuántas desde 2009 y siguientes cuando, pillados hasta el cuello en el agujero que ellos mismos habían excavado con su incompetencia y su inaudita falta de previsión, manipularon masivamente la realidad de sus balances con la ayuda del gobernador del BdE? Decía el miércoles D. José María Nim, CEO de Caixabank, que la clave de cualquier análisis económico son los “hechos y los números”, y que son ellos los que llevan a pensar a Caixabank que España se encuentra ya en una zona de inflexión. El Sr. Nim, como antes Zapatero y ahora Rajoy, sigue tratando a los españoles como imbéciles.

Otra cifra manipulada hasta la náusea es el paro registrado, tanto que para todos los analistas no atados al pesebre es un dato que debería dejar de publicarse ya que no significa nada, y en todo caso siempre corregido de estacionalidad. Como señala Ángel Laborda, otro de los pocos analistas que sí analizan, “no se entiende que haya una diferencia de más de un millón entre el paro registrado y el estimado por la EPA, o que en junio el paro registrado bajara 127.000 personas cuando los afiliados a la Seguridad Social sólo aumentaron en 27.000”.

La banca, después de recibir 275.000 millones, sigue al borde del abismo
Después de recibir más de 275.000 millones de dinero público -entre inyecciones de liquidez, garantías contra pérdidas, Sareb, avales y otros-, de nuestro dinero y del dinero de nuestros hijos y nietos, la banca española afronta riesgos “potencialmente destructivos”, según la Comisión Europea. Todos los análisis sobre la situación de la banca empiezan por afirmar que el saneamiento está encauzado -¡estaría bueno que después de recibir el 27% del PIB no fuera a estar encauzado!–, pero a continuación todos explican que la situación dista de haberse arreglado y, sobre todo, que los riesgos son muy altos y algunos letales.

El entorno macroeconómico hará que la morosidad continúe subiendo, se generan muchas menos hipotecas que hace un año, muchos menos préstamos, el volumen de las tarjetas de crédito sigue bajando y los depósitos están cayendo un 1% mensual, signos inequívocos de que la economía empeora

Para la troika, la banca española está inmersa en un círculo vicioso autodestructivo: “Como consecuencia de sus propios problemas la banca cada vez reduce más el crédito a la economía productiva y a las familias, lo que hace imposible la recuperación, la morosidad aumenta y el valor de los activos disminuye, los bancos prestan menos ante las necesidades de capital y vuelta a empezar”. La cifras de reducción de crédito a la economía productiva y a las familias son aterradoras. Partiendo de una sequía brutal de crédito en 2012, este se redujo 175.000 millones de euros: ¡el 17% del PIB! Y en 2013, extrapolando lo ocurrido en su primera mitad, la reducción será de 100.000 millones adicionales. ¡Cómo va a salir de la recesión un país con un grifo ya seco a cuya economía productiva le reducen crédito en el equivalente al 27% del PIB!

Para la mayoría de los banqueros, 2013 iba a ser el año de la recuperación de sus beneficios y la vuelta a la normalidad, tras los gigantescos saneamientos con el dinero de todos los españoles. Y llegamos a julio y resulta ser todo lo contrario: la banca se encuentra ante una segunda mitad de año francamente preocupante, con las nuevas provisiones por los refinanciados comprometidas con la troika, el canje de las preferentes de los bancos nacionalizados y la eliminación de los suelos de las hipotecas, y luego la bomba: la morosidad, esa que había tocado techo gracias a las compras de Sareb al doble de su valor de mercado con nuestro dinero. La morosidad se encontraba en el 10,9% en abril, nada menos que en 167.000 millones de euros, pero como señala el último informe de Merrill Lynch del pasado día 8 de julio, “si añadimos los activos dudosos transferidos a Sareb, la cifra asciende a 211.000 millones”.

“Adicionalmente -continúa Merrill en su análisis- el dato oficial de 167.000 millones no incluye los 131.000 millones de préstamos reestructurados o refinanciados, considerados no morosos (67%) o subestándar (33%). El sistema bancario tiene más de 60.000 millones en activos inmobiliarios no incluidos además de los transferidos a Sareb. Si ajustamos el ratio de morosidad con estos nuevos activos inmobiliarios (Sareb más sistema bancario) y los préstamos reestructurados subestándar, el ratio de morosidad real asciende a más del 20%, 313.000 millones. “Y si bajo un análisis más severo también incluimos los préstamos refinanciados presuntamente no morosos, el ratio de morosidad de la banca española sería de más del 24%”, o 368.000 millones de euros.

Y lo más importante, el entorno macroeconómico hará que la morosidad continúe subiendo, se generan muchas menos hipotecas que hace un año, muchos menos préstamos, el volumen de las tarjetas de crédito sigue bajando y los depósitos están cayendo un 1% mensual, signos inequívocos de que la economía empeora, a lo que se une la creciente preocupación por la enorme acumulación de deuda pública, algo que podría ser potencialmente letal. Hechos y números, Sr. Nim, estos son los hechos y los números de verdad, no la sarta de mentiras que nos cuentan usted y sus colegas para congraciarse con un Gobierno de tramposos que, como señala la prensa alemana esta semana, “si solo una parte de lo publicado -papeles de Bárcenas- fuera cierto, no estaríamos ante un Gobierno, sino ante una mafia”.

El FMI nos pone en nuestro sitio
Alejandro Inurrieta www.vozpopuli.com 15 Julio 2013

Después del estallido primaveral, flor de invernadero, brotes verdes, o la recesión es agua pasada, las cifras reales de la economía española contradicen completamente la visión frívola del Gobierno Rajoy.

Los principales indicadores de consumo, inversión y empleo son tozudos y revelan que los agentes económicos, lejos de anticipar una recuperación, siguen sufriendo el rigor del ajuste fiscal, la pérdida de poder adquisitivo y el cierre de empresas. Estas cifras, si imitásemos el NBER americano en la definición de recesión, mostrarían que no se ha producido todavía el ansiado punto de giro, es decir estaríamos todavía en la fase recesiva del ciclo.

Según la metodología del NBER americano, España está todavía en recesión y no se prevé que salga de ella en 2014.

En consecuencia, y para ser coherentes, las últimas previsiones anunciadas por el FMI han sorprendido solo al Gobierno, pero no así a agentes económicos y sociales, ni tampoco a analistas independientes que no viven de los medios de comunicación, ni mantienen expectativas de asesorar a este Gobierno o a la oposición. El organismo multilateral ha pronosticado que en 2014 tampoco habrá crecimiento, rebajando la previsión de crecimiento en siete décimas, simplemente haciendo un sencillo ejercicio de traslación de expectativas de ralentización económica en países emergentes y China al comercio mundial, y por ende a las exportaciones españolas.

El FMI contradice al Gobierno y pronostica estancamiento en 2014
Este es el gran fallo, que denota un gran desconocimiento por parte de las autoridades económicas españolas, en el que incurre sistemáticamente el Ministro de Economía español y es considerar a España de forma aislada en el concierto internacional. La economía es dinámica y no cerrada, por lo que cualquier desviación de crecimiento a la baja, como estamos viendo en Brasil, China o incluso Alemania, a España le va a afectar de forma significativa, especialmente cuando la demanda interna está completamente parada.

Los países emergentes y China están comenzando a aflojar el ritmo de crecimiento, por lo que nuestras exportaciones sufrirán

Si el sector exterior se deteriora, como así va a suceder, sólo nos quedará la situación de la demanda interna para intentar crecer y crear empleo, algo que no parece preocupar mucho el ejecutivo actual. Pero los sectores instituciones españoles están, todavía en una fase lo suficientemente deteriorados, como para que únicamente podamos esperar más destrucción de empleo, menor consumo e inversión.

Los datos del primer trimestre publicados por el INE son concluyentes.
Las familias confirman la extrema debilidad del consumo, causada por la reducción anual de la renta disponible nominal del 2,6%, que llega al 5% en términos reales. Aquí, los esfuerzos de las empresas y el ejecutivo han logrado su objetivo para incrementar la competitividad precio de la economía española. Un país que sólo puede competir en salarios demuestra que sus sectores productivos son de ínfimo valor añadido, cuyo éxito en los mercados internacionales solo nos hará ser más pobres en los terrenos de la innovación y creatividad. Con estas cifras, y las de ahorro, se confirma que el problema del consumo no recae en las expectativas, sino en la fuerte caída de rentas. Esta caída se sigue produciendo, prácticamente cada viernes, con las subidas de impuestos recientes o el fuerte incremento del precio de la luz. Con todo, la tasa de ahorro se situó en mínimos históricos, aunque en el primer trimestre alcanzó el 8,5% de la renta disponible. Esto, junto al desplome de la inversión en vivienda, permitió a los hogares aumentar su posición superavitaria.

Con una caída de las rentas reales del 5%, el consumo de las familias se mantendrá deprimido
La renta de las empresas no financieras también evolucionó de forma negativa, cerca de un 2% de caída interanual, pero se beneficiaron de una mayor caída de los salarios, por lo que el excedente bruto de explotación mejoró algo, punto esencial en el modelo neoclásico. Este fenómeno lo ha posibilitado de forma nítida la reforma laboral, que ha dejado prácticamente sin efecto la negociación colectiva, y por ende el poder de negociación de los trabajadores. Pero el mayor ahorro empresarial no va a aumentar la inversión en capital fijo, que apunta un descenso del 6% anual en 2013, sino que va a elevar el ahorro y la autofinanciación, que suple la ausencia de crédito.

Las empresas no financieras dedican al ahorro todo el aumento del excedente empresarial que surge de la caída de salarios

La pregunta que surge es, ¿por qué no invierten las empresas? Pues es sencilla la respuesta. Mientras la cruzada sobre salarios se cebe en las clases bajas y medias, las que sostienen el consumo, y mientras el ejecutivo se empeñe en hacer pagar la crisis de ingresos públicos a los mismos percentiles de renta, la economía seguirá en recesión.

Las empresas no invertirán hasta que la sangría de rentas de clases medias y bajas no se supere
En resumen, el FMI ha hecho suyo un discurso lógico e intuitivo. Si el ajuste fiscal necesario en los próximos años es de casi cuatro puntos porcentuales y las rentas de los hogares siguen descendiendo al ritmo actual, aplicando los nuevos multiplicadores descubiertos, la demanda interna podría declinar todavía casi un 4% nominal en los dos próximos años. Solo un descenso del deflator del PIB, como en Japón, o un fuerte avance de las exportaciones, podrán hacer que crezcamos en los dos próximos ejercicios. Por supuesto, de creación de empleo ni hablamos.

Listos de papeles
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 15 Julio 2013

Así deberían estar los que meten la mano donde no deben en un país decente. Y más liquidados aún quienes promueven y sostienen tal estado de cosas. En la corta historia de nuestra democracia hemos tenido ejemplos de tan lamentable situación en demasiados partidos políticos, y contra lo que la decencia, la vergüenza y el sentido común dictan, nunca ha ocurrido lo que debería. Es decir, que tanto los pringados directamente como quienes han convivido con ellos siendo responsables de tales organizaciones políticas ni han dimitido, mal menor, ni han ido a contar días a donde deberían haber ido, que no es otro sitio que un encierro digno y de duración suficiente para que reflexionen y sirvan de escarmiento ejemplar. Y así ha sido y sigue siéndolo con escasísimas excepciones a pesar del tremendo daño que hacen al país al que dicen servir y a los ciudadanos que los mantienen con sus impuestos.

Un suponer
Ustedes imaginen que nos enteramos de que cualquier jefe de gobierno de cualquier país de nuestro entorno ha estado cobrando dinero negro de su partido en una etapa anterior a ocupar el puesto que ahora ostenta. Pensaríamos, sin duda, que ese sujeto es un sinvergüenza, su partido una cueva de chorizos y el país que aguanta tal cosa sin que dimita y el partido haga una profunda remodelación de estructuras y de principios, además de pedir los perdones correspondientes y devolver el dinero sustraído a la hacienda pública, una nación sin convicciones morales de ningún tipo y sus ciudadanos una manada de borregos.

Pues eso mismo es lo que puede pasar con España por el camino que vamos. Ojalá no demos lugar a que individuos de la catadura del presidente actual de Venezuela, un espécimen que atiende por Maduro, se permitan seguir diciendo a los cuatro vientos que pueden detener el avión en que viaje Rajoy para ver si lleva a bordo el dinero que roba a los españoles. La clave de todo ello va estar en el resultado final que arroje el asunto de los papeles del extesorero del PP; que tengamos suerte y todo sea falso.

Deducción lógica
Sin prejuzgar que sean reales o no las acusaciones del tal Bárcenas y la autenticidad de sus manoseados papeles, hay sin embargo una reflexión lógica que aclara bastante la verosimilitud de este nuevo escándalo económico político.

Veamos, si tan limpios de toda iniquidad están Rajoy y compañía no se entiende que sólo cuando el antiguo tesorero del PP ha dado con sus huesos en la cárcel y empieza a soltar lastre mal oliente amenazando con más porquería, sea cuando empiezan a llamarle delincuente y otras maldades. Lo natural hubiera sido que desde el principio, hace ya unos cuantos meses, le hubieran puesto una querella por calumnias, al menos, cuando no por otras cosas mayores. ¿O es que no les chocaba lo de que este individuo tuviera tantos millones de euros fuera de España sabiendo a lo que se había dedicado durante los últimos veinte años? Porque no creo que los altos cargos del partido puedan amasar trabajando honestamente las docenas de millones del elemento en cuestión.

Lo que nos dicta el sentido común es que durante todo este tiempo han estado pasteleando con él, con el compañero Arenas como pastelero mayor del reino de por medio junto con otros compinches haciendo de hombres buenos para evitar males mayores para toda la banda. ¿O no? Y este pequeño detalle producto de un razonamiento de lo más corriente nos lleva a la triste conclusión del refranero: “cuando el río suena, agua lleva”.

Nadie en su juicio normal puede creerse que en España se puede amenazar al presidente del Gobierno y al partido que lo sustenta con temas tan criminales sin recibir a cambio una querella como una catedral, cuando no fuera también acompañada de otras acciones más tajantes en lo inmediato. Y el individuo que ahora les tiene en jaque lleva haciéndolo demasiado tiempo sin que ninguno de los aludidos haya tomado las medidas drásticas que cualquier persona normal hubiese acometido. Conclusión, siguiendo la lógica: en lo que muestran los dichosos papeles hay más de verdad que de mentira. Por eso, como dice la canción, hay muchos y muy notables trincones entonando eso de ¡’Mieeedo, teeengo mieeedo’!

Capados de futuro
De todos modos, en el pecado llevan la penitencia. Porque dudo mucho que en el futuro inmediato sepamos la verdad de toda la inmundicia que ahora tira por tierra la imagen de España y de sus soportes políticos, y mucho más que alguien pague las obligadas consecuencias que debería, pero lo que sí tengo claro es que toda esa gente que aparecen señalados en los papeles de marras están también listos de papeles del mañana. Esta gente tiene el futuro político más negro que una noche sin luna.

Y claro, ahora se trata de repartir estopa para todos lados. Que si Aznar en la sombra, que si Aguirre azuzando, que si Gallardón a la espera, que si raras conspiraciones de no se sabe muy bien quién para cargarse a Rajoy, etc.; los movimientos deslavazados y nerviosos del que huele su propia chamusquina o quiere hacer méritos ante los jefes y no tiene otros argumentos para defender la posición.

Un disparate indignante
Lo más indignante, sin embargo, no son las excusas baratas de los anteriores, sino que un dirigente como González Pons tenga la impiedad y desvergüenza, por no usar palabras mayores, de decir que el PP es Miguel Ángel Blanco (qepd) y no Bárcenas. ¿Cabe mayor indignidad? Deje usted con Dios a los que a fin de cuentas pagaron con la vida su honesta militancia, vilmente asesinados por criminales sin perdón humano posible, y no los mezcle con personajes de larga y siniestra mano que ustedes mismos, sin que nadie les obligara, han mantenido en el partido en puestos de la máxima confianza y muy bien pagados por cierto hasta hace cuatro días. Se ha cubierto usted de miseria, D. Esteban. ¿Tanto tiene que tapar?

Crisis política
Rajoy: el fin de una era
José Bastida Libertad Digital 15 Julio 2013

Tenía que suceder algún día: el régimen partitocrático del juancarlismo se enfrenta al juicio de la historia, o lo que es lo mismo (y sin tanta retórica) se da de bruces contra la tozuda realidad jurídica y la justa ira de la ciudadanía. Un presidente del Gobierno sin salidas tras la explosión incontrolada de su partido a causa del contumaz estraperlismo ejercido por la cúpula durante decenios; un jefe de la oposición sin autoridad moral ni política de un partido que ha sido y es una máquina de crear voto cautivo a cargo de los presupuestos generales, además de tener un amplio currículo de corrupciones, festoneado ahora con la madre de todas ellas: los ERE de Andalucía; y una jefatura de Estado lastrada por escándalos familiares y comportamientos muy poco edificantes conforman la radiografía de un Estado en plena descomposición. Obviando las fuerzas negativas de los nacionalismos arrogantes y aprovechados, la situación exige una respuesta a la altura del desafío.

Rajoy ya puede irse porque, aunque no haya proceso penal en el caso de los papeles, la suerte ya está echada por los ciudadanos. Tantos años de bipartidismo asociado al vampirismo nacionalista han acabado en una crisis social y económica tan brutal como la de 1898. El tinglado se ha corrompido tanto que las herrumbrosas lanzas no están ya para dar ninguna batalla con el fin de conquistar mayor prosperidad y libertades civiles. Se precisa un harakiri que dé lugar a la creación de un nuevo Estado salido de la voluntad política de regeneración, transparencia, igualdad real de los ciudadanos y unidad democrática para garantizar las libertades individuales, la economía de libre mercado y los derechos sociales, armonizando la estructura administrativa para que el verdadero protagonista del devenir histórico sea la sociedad civil y no las castas salidas de un macroestado derivado en taifas autonómicas.

España es un escenario en donde la obra que se representa tiene un reparto deplorable. Es hora de que aparezcan renovadores y experimentados actores (E. Aguirre, R. Díez, A. Rivera, A. Vidal-Quadras, por ejemplo). Se acaba una era y Rajoy es el encargado de finiquitarla: él no se da cuenta de la trascendencia del momento porque presume de manejar los tiempos pero ahora son los tiempos quienes le manejan a él, a Rubalcaba, al jefe del Estado...

Nacionalistas
Alguien más corrupto que Rajoy
Guillermo Dupuy Libertad Digital 15 Julio 2013

El tiempo y los tribunales determinarán si las acusaciones que hace Bárcenas sobre el PP, en general, y Mariano Rajoy, en particular, son ciertas. Sin embargo, una de las cosas que este asunto ya ha dejado en evidencia es hasta qué punto están corrompidas las mociones de censura o peticiones de dimisión que varios partidos de la oposición han planteado o quieren plantear al presidente del Gobierno.

Tanto PSOE como IU, para empezar, han dejado en evidencia que su noción de ética no es aplicable a sí mismos sino sólo a los adversarios políticos. Así, ambos partidos han tenido la desfachatez de reclamar la comparecencia de Rajoy en el Congreso el mismo día que denegaban la de Griñán en el parlamento andaluz por el caso de los ERE. Si el criterio que, más recientemente, ha llevado a socialistas y comunistas a pedir directamente el cese de Rajoy no fuera tan corruptamente maniqueo, a esta hora ya habrían pedido el cese tanto de Griñán como el de Chaves.

Sin embargo, las formaciones que más han dejado en evidencia su degradación moral a la hora de plantear el cese de Rajoy han sido, sin duda, los nacionalistas catalanes. Atentos al argumento que ha dado la portavoz de ERC Anna Simó: "ERC no quiere arreglar España, pero mientras seamos españoles, aquí se tiene que ser absolutamente beligerante en contra de la corrupción". Vamos, que la presunta beligerancia de ERC contra la corrupción es tan corrupta como para darla por acabada el día que Cataluña deje de ser España; algo que, ciertamente, ya podíamos intuir y presagiar a la vista de la nula beligerancia –por no hablar de condescendencia- que ERC ha dedicado siempre a los escandalazos de corrupción que han afectado a los pasados y presentes gobiernos autonómicos de Cataluña.

Pero quien se ha llevado la palma a la hora de mostrar el envilecimiento ético en el que vive ha sido el secretario general adjunto de CiU: Xabier Trias ha asegurado que su formación sólo apoyará una eventual moción de censura contra el presidente del Gobierno por el caso Bárcenas si el programa alternativo que se presente da amparo legal a la ilegal consulta secesionista que los nacionalistas quieren perpetrar en Cataluña.

Por lo visto, a los nacionalistas de CiU no les preocupa la sombra de la duda que se cierne sobre la honradez del presidente del Gobierno, sino que ese presidente no esté lo suficientemente corrompido desde un punto de vista ideológico y político como para dar amparo legal al cúmulo de delitos que entraña la consulta soberanista de marras. Por lo visto, a los nacionalistas no les parece suficiente la "corrupción ideológica" de un presidente de Gobierno que ya ha financiado, aunque sea de forma indirecta, ese carísimo proceso identitario, todo el radicalmente ilegal, ni el horizonte de impunidad que Rajoy también parece estar dispuesto a otorgarles frente a la desobediencia, prevaricación, usurpación de atribuciones y malversación de fondos públicos que entraña ese proyecto ya iniciado de ruptura.

No. Los nacionalistas quieren, además, que ese ilegal proceso de ruptura no sea ni siquiera considerado ilegal sino, en el colmo de los colmos, compromiso de gobierno del eventual sustituto de Rajoy al frente del Gobierno de la nación española.

Personalmente creo, tal y como ya señalé hace meses, que la "corrupción ideológica" que Rajoy ya ha dejado de manifiesto es, sin llegar a esos extremos, más que suficiente como para que el presidente del Gobierno abandonase la política y se fuera a ganar dinero de verdad con el ejercicio de su lucrativa profesión. Al final no se irá y los nacionalistas se arreglarán con lo deriva ideológica que ya tienen en Moncloa, que, para suerte suya y desgracia nuestra, no es poca.

INFORME
Europa, un obstáculo para salir de la crisis
Foro Europa Ciudadana advierte de que la UE retrasa la recuperación económica y dilapida un 1,5% de su PIB por el exceso de normas
M. E. ALONSO | MADRID El Correo 15 Julio 2013

El exceso de regulación procedente de la Unión Europea retrasa la salida de la crisis y la llegada de la recuperación económica, según advierte el Foro Europa Ciudadana en un informe publicado esta semana. En él, se confirma que la reducción de cargas en la UE “podría generar un aumento del 1,5% en el PIB comunitario, lo que supondría más de 150.000 millones de euros”.

El trabajo sobre la ‘Hiperregulación en la Unión Europea’, elaborado por el presidente del foro, el doctor José Carlos Cano Montejano, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad Complutense de Madrid, denuncia que actualmente las empresas están obligadas a afrontar unas exigencias administrativas que implican altos costes económicos, cargas y tasas que perjudican su productividad.

El estudio recuerda que, según datos de la propia UE, “las instituciones europeas aprueban 3.076 normas jurídicas al año, entre reglamentos, directivas y dictámenes”, lo que supone una media de 280 normas al mes y 18 al día.

Asimismo, el Foro Europa Ciudadana valora positivamente que la Comisión Europea introduzca las ‘Smart Regulation’(legislación inteligente) en los diferentes procesos legislativos que están en proceso, ya que puede ayudar a contar con una necesaria regulación pero sin perjudicar al empleo y al desarrollo social y económico provocando “beneficios amplios a costes mínimos y bajo la perspectiva del respeto de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad”.

El informe, que analiza con detalle el fenómeno de la hiperregulación en la UE en cuatro sectores de gran peso económico y sometidos a una fuerte regulación (farmacéutico, tabaco, bancario y aéreo), concluye que en algunos ámbitos el exceso de normativa procedente de Bruselas “resulta inadmisible e intolerable”.

El Foro Europa Ciudadana pretende generar ideas y propuestas para los retos a los que se enfrenta la Unión Europea a través de la investigación, la reflexión y el debate.

Otra puerta a la esperanza en el 11-M
Luis del Pino Libertad Digital 15 Julio 2013

El pasado viernes, el abogado José María de Pablo anunciaba en Twitter que próximamente habría una noticia esperanzadora para las víctimas del 11-M.

Hoy, publica Joaquín Manso en el periódico El Mundo que acaba de entreabrirse una puerta que parecía haber quedado definitivamente cerrada hace meses: la de la querella que la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M presentó contra mandos policiales por manipulación de pruebas y falso testimonio.

Aquella querella quedó archivada en febrero de 2012 gracias a una sospechosísima jugada judicial, que en su día describí: "Ingeniería judicial con olor a cloaca". Ahora, sin embargo, se ha permitido a esa asociación de víctimas recurrir aquel injusto archivo, lo que quiere decir que el juez del caso al menos tomará en consideración los argumentos que las víctimas esgrimen para acusar de manipulación de pruebas a quienes tenían la obligación de aclararnos la autoría del 11-M.

El hecho de que se haya autorizado la presentación del recurso no quiere decir que ese recurso se vaya a ganar. Pero al menos vuelve a estar ahí la posibilidad de que se sigan investigando las falsificaciones de pruebas y de que se juzgue a los responsables de las mismas.

P.D. ¿Habéis firmado ya la Petición Pública de D. Gabriel Moris al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional para que se reabran las investigaciones del 11-M?

Evolución lingüística en la Península (I)
Manuel I. Cabezas González www.vozbcn.com 15 Julio 2013

Entre los comentarios a mis textos sobre la política lingüística en Cataluña hay uno que aparece muy frecuentemente: el español ha sido impuesto a los habitantes de Cataluña y su implantación coercitiva ha provocado no sólo la marginación del catalán sino también su sustitución por la lengua de Cervantes. Teresa Vilardell, una de mis asiduas lectoras críticas, insistía en este argumento en su comentario sobre mi último texto, de cómo se aprenden las lenguas. Y para fundamentar su aseveración, me adjuntaba el link de un documento. Con él, pretende demostrar que el español fue impuesto autoritariamente por la legislación de los sucesivos poderes políticos de lo que hoy es España.

Es cierto, como ilustra el documento aportado por Vilardell, que los poderes públicos han producido una legislación que prohibía o limitaba, sobre el papel, el uso o la enseñanza del catalán. En el documento precitado se recogen una serie de citas de textos legales que intentan corroborarlo. Ahora bien, una cosa son las leyes y otra muy distinta la aplicación de las mismas. Para analizar esta dicotomía, no quiero hacer uso del refrán, que reza así: quien hizo la ley hizo la trampa; ni tampoco quiero traer a colación ese rasgo de la cultura política española tradicional y actual, según el cual las leyes han sido hechas para no ser cumplidas.

Sin embargo, quiero poner el acento en otro aspecto de la aplicación de las leyes. Para que éstas, en general, sean aplicadas y rijan nuestros destinos son necesarias dos cosas: voluntad política de aplicarlas y disponer de los medios para que sean aplicadas. Diacrónicamente, estos dos medios han estado ausentes en la aplicación de la precitada legislación lingüística. Por lo tanto, esta constatación permite explicar, de una manera más objetiva, la marginación del catalán y el ascenso, la generalización y la utilización del español en cada vez más territorios y en cada vez más funciones y situaciones de comunicación, y de más prestigio. Para abordar esta cuestión y desfacer muchos entuertos, hoy haremos una somera descripción diacrónica de la evolución lingüística de la Península Ibérica.

El Reino de España actual es una realidad plurilingüe, que hunde sus raíces en la larga y procelosa historia de la Península Ibérica. Antes de la llegada de los romanos, Iberia era un mosaico de pueblos y lenguas diferentes. Su conquista por Roma (siglos III y II a. de C.) provocó la desaparición de estas peculiaridades lingüísticas (con la excepción del vascuence), propiciando al mismo tiempo una cierta unidad lingüística, más o menos sólida, según la fecha, la intensidad y la efectividad de la romanización de los distintos territorios.

La llegada de los árabes-bereberes a la Península, en 711, y su estancia a lo largo de ocho siglos acabaron con la unidad lingüística, producto de la romanización, y fueron una de las causas de la fragmentación lingüística posterior y actual. En efecto, enseguida, a partir de 722, los cristianos, que se habían refugiado en las montañas de Asturias y de los Pirineos, organizaron la resistencia contra los invasores árabes y comenzaron la Reconquista a partir de cuatro centros diferentes e independientes: Covadonga (Asturias), Pamplona (Navarra), Jaca (situada en los altos valles aragoneses) y la Marca Hispánica (Norte de la Cataluña actual). Esta pluri-resistencia dio lugar, a medida que avanzaba la Reconquista, a reinos diferentes e independientes, orientados de norte a sur. Ahora bien, la Reconquista propició, al mismo tiempo, el desarrollo y la implantación de cinco tipos lingüísticos o dialectos, que fueron, de este a oeste: el catalán, el navarro-aragonés, el castellano, el leonés y el gallego-portugués (Díez y alii, 1977). Por eso, Menéndez Pidal (1960) escribió que ‘la fragmentación lingüística actual de la Península Ibérica es, en lo fundamental y decisivo, resultado de la Reconquista’.

Al final de la Edad Media, con la conquista del reino musulmán de Granada en 1492, los Reyes Católicos consolidaron la unidad espiritual de la Península. Por otro lado, gracias al matrimonio de Isabel y Fernando (los Reyes Católicos), la unión de los reinos de Castilla y de Aragón estaba asegurada. Sin embargo, cada uno de estos reinos era, en realidad, una federación de estados que conservaron celosamente sus fueros (leyes), sus cortes (parlamentos), sus aduanas, sus monedas, sus impuestos, sus pesos y medidas… y también sus lenguas (Valdeón, 1981; Villar, 1979). Así, un nuevo mosaico lingüístico, fruto de la romanización y de la posterior Reconquista, alicató el mapa de la Península Ibérica.

Desde la Edad Media y hasta el reinado de Felipe IV (1621-1665), todos los reyes respetaron las particularidades regionales; entre ellas, las lingüísticas. No obstante, Felipe IV, aconsejado por el Conde-Duque de Olivares, quiso imponer las leyes de Castilla a todos los reinos de España, provocando la separación de Portugal, la guerra de Cataluña y el paso de las tierras catalanas de allende el Pirineo a la soberanía francesa. Sin embargo, y a pesar de haber ganado la guerra de Cataluña, Felipe IV respetó las libertades catalanas (Meliá, 1970). Pero esto no duró mucho tiempo.

Con la llegada al trono, en 1713, del primer Borbón, Felipe V, la centralización progresa y la prohibición formal y explícita de cualquier lengua que no sea el castellano es una decisión reiterada por los sucesivos monarcas. Así, Valencia, Aragón y Cataluña, que habían apoyado, en la Guerra de Sucesión (1701-1713), al otro pretendiente al trono de España (el Archiduque Carlos de Habsburgo), perdieron sus instituciones propias y la mayor parte de sus libertades, entre las cuales la de utilizar la lengua catalana (primero, en los tribunales; y luego, en las escuelas de primeras letras), en el caso de Valencia y Cataluña (Decreto de Nueva Planta de 1716). Con Carlos III, una Real Cédula de 1768 hace explícita la orden de enseñar en castellano en la Corona de Aragón. Otra Real Cédula de 1780 extiende esta orden a todo el Reino de España. Y la Ley de Instrucción Pública de 1857 (o Ley Moyano, que dotó al sistema educativo español de un marco legal, que perduró sin grandes cambios hasta la Ley General de Educación de 1970) vuelve a reiterar la misma orden (Díez y alii, 1977).

Ahora bien, este intervencionismo lingüístico se inició cuando el castellano gozaba ya de una hegemonía casi absoluta sobre las otras lenguas peninsulares. Por otro lado, estas órdenes, que postulaban una explícita política lingüística de castellanización, fueron más simbólicas o formales que efectivas, ya que sólo podían dirigirse a las elites regionales -la tasa de analfabetismo rondaba aún el 70% en 1875, más de un siglo y medio después (Lerena, 1976)-; y, además, no se previeron los medios necesarios para que fueran aplicadas (Milhou, 1989).

El castellano, más bien, se fue imponiendo sobre las otras lenguas o dialectos peninsulares, ya desde la época de la Reconquista, gracias a los continuos avances de Castilla en la recuperación de los territorios bajo dominio musulmán, a su creciente poder político, económico y demográfico, así como al prestigio y peso del castellano como lengua común de los distintos reinos y como lengua de cultura y de comunicación internacional. En efecto, en tiempos de Alfonso X (1221-1284), el castellano era ya la lingua franca que permitió traducir y dar a conocer en Occidente las grandes obras históricas, jurídicas, literarias y científicas de la cultura de Oriente; y en esto jugó un papel importante la labor de la Escuela de Traductores de Toledo. Además, el castellano fue la primera lengua peninsular que fue objeto de normativización, gracias a la primera Gramática de la Lengua Castellana (1492) y a las Reglas de ortografía castellana (1517) de Elio Antonio de Nebrija (García Martín, 2003).

Por estos motivos, el castellano adquirió una gran relevancia como medio de comunicación en el campo jurídico y administrativo, como lengua vehicular de la enseñanza, de la creación literaria y científica y de la comunicación internacional. Por estas razones, las elites de las regiones con lengua diferente lo habían adoptado voluntariamente, sin ser obligadas a ello con métodos autoritarios ni coercitivos (González Ollé, 1995). Y por eso, se puede afirmar que, desde la Edad Media y hasta bien entrado el siglo XIX, la cuestión lingüística no planteó ningún problema y el español o castellano fue adquiriendo cada vez más importancia y fue conquistando nuevos espacios de comunicación, no por la imposición autoritaria de los poderes del Estado, sino por su prestigio, su pujanza y su peso específico, largamente arraigados (Madariaga, 1978).

Coda: “Je ne demande pas à être approuvé, mais à être examiné et, si l’on me condamne, qu’on m’éclaire”, (Charles Nodier).

Manuel I. Cabezas González es profesor titular de Lingüística y de Lingüística Aplicada en la Universidad Autónoma de Barcelona

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Intervención de Raúl González Zorrilla, en el Campus Faes 2013
http://www.paisvasco-informacion.com  15 Julio 2013

http://blogs.periodistadigital.com

"Yo quisiera reflexionar, más que sobre la preservación de la memoria, sobre la idea de la derrota del terrorismo, ya que pienso que el terrorismo de ETA-Batasuna no solamente no ha sido derrotado, sino que, en muchos aspectos, nos ha vencido.

El fenómeno terrorista es un poliedro que tiene muchas caras, y todas ellas despreciables. En este sentido, podemos considerar que la banda terrorista ETA, gracias a la actividad ejemplar de las fuerzas de seguridad, está prácticamente derrotada en lo que hace referencia a su actividad violenta y criminal.

Pero, por el contrario, yo creo que el dúo ETA-Batasuna ha triunfado, o está en camino de hacerlo, en la batalla ideológica, en diferentes ámbitos políticos, en el establecimiento de referentes culturales y en la hegemonía social. Y también, y sobre todo, en la implantación de una lectura y una interpretación de lo sucedido en las últimas décadas en el País Vasco que no tiene nada que ver con la realidad y que solamente responde a las necesidades y a las exigencias del ideario totalitario sobre el que se construye el movimiento nacionalterrorista.

Un ejemplo de esta victoria parcial, pero histórica, del dúo ETA-Batasuna es el territorio de Guipúzcoa, donde, actualmente, Bildu, un proyecto político cuyo nacimiento fue alentado y tutelado directamente por la banda terrorista ETA, controla la Diputación Foral, el Ayuntamiento de San Sebastián y algunas de las principales localidades de la provincia. Por esto, en Guipúzcoa es imposible reflexionar sobre el pasado terrorista, porque bastante ocupados estamos con sobrevivir a un presente dictado y gestionado por un puñado de etarras con mando en plaza.

Guipúzcoa es hoy el ejemplo más significativo de que el terrorismo de ETA-Batasuna no ha sido derrotado y de que, en determinadas zonas del País Vasco, tras cinco décadas de actividad criminal, se ha impuesto un “estilo Bildu” de convivencia que es el que impone una gran masa de la población que desprecia a la autoridad democrática, que se apunta a todo tipo de posturas radicales y que nos impone los más absurdos disparates socioeconómicos.

Podemos hablar del pasado, de la memoria o sobre cómo construir un Relato digno de lo sucedido, pero, mientras tanto, ETA-Batasuna, a través de Bildu, se dedica a descuartizar el futuro de nuestros hijos alimentándose de una extraña bazofia moral que mezcla proterrorismo militante, ecofascismo, totalitarismo identitario, integrismo ideológico, fanatismo político y maquinismo, y que, en el fondo, lo único que demuestra es un odio visceral a nuestro sistema de libertades y a los valores éticos que conforman las sociedades occidentales.

De verdad que, desde Guipúzcoa, y desde no pocas zonas del País Vasco, resulta muy complicado saber de qué hablamos cuando hablamos de la “derrota del terrorismo”.
Porque lo que en cualquier democracia consolidada resulta obvio, en estas zonas no lo es tanto.

La superioridad de nuestro sistema democrático de convivencia se asienta sobre el hecho de que los ciudadanos, cuando salimos todos los días de casa, sabemos que nuestro quehacer cotidiano va a estar amparado por un puñado de certezas elementales. Por ejemplo, que los delincuentes van a ser detenidos y puestos a disposición de las fuerzas de seguridad; que la violencia no se legitima como un método de participación social; que un mismo idioma nos ha de servir para comunicarse en el territorio común del Estado; que el derecho a una educación pública en condiciones no puede depender de los caprichos legislativos de cada autonomía; o que la construcción de las grandes infraestructuras no puede estar sujeta al albur de las decisiones de un puñado indecente de grupúsculos extremistas. Que, en definitiva, un diputado general no puede lanzar vítores a los etarras, que no es posible que el máximo representante de un territorio actúe como un obsceno piquetero de las instituciones que representa y que no se puede pretender gobernar nada cuestionando grosera y permanentemente todo aquello que permite que los ciudadanos se desarrollen, civilizadamente, como tales.

¿Cómo vamos a hablar de la “derrota del terrorismo”? ¿Quién va a decir a las víctimas vascas del terrorismo que se “ha vencido a ETA”? Porque lo que estamos viendo en muchas zonas de Euskadi es algo que está superando nuestros temores más pesimistas.

Bildu, al plegar su agenda de gobierno a las demandas incongruentes de los terroristas, de los amigos de los terroristas, de los independentistas más ariscos, de los ecotalibanes más absurdos y de los sectores sociales más radicales y populistas, rompe indecentemente con todos los principios sobre los que se asienta la modernidad y el progreso occidental. Y, de este modo, nos está abocando a padecer una realidad hedionda en la que los terroristas son alabados como líderes del futuro, en la que demócratas como los aquí presentes son expulsados al gueto misterioso de la extrema derecha y en la que, en el colmo de las vilezas, las víctimas del terrorismo son consideradas como peligrosos elementos de intolerancia y crispación.

En este marco, pienso, sinceramente, que de ninguna manera es posible hablar de una “derrota del terrorismo” y que, consecuentemente, resulta muy difícil hablar de “la preservación de la memoria”. Un elemento que identifica a todo tipo de totalitarismos es que éstos, permanentemente, hablan de pasado, para idealizarlo, y del futuro, para moldearlo en base a sus ensoñaciones fanáticas. Y mientras el péndulo atroz construido por ETA-Batasuna se mueve entre el pasado y el futuro, va dibujando un presente cruel…

Un presente en el que en la sociedad vasca, sobre todo, pero también en una parte importante del resto de la sociedad española, se está alentando un claro empeño por pasar página, por olvidar nuestra más reciente historia, por recibir con palmas a los asesinos descarriados que presuntamente regresan a la civilidad y por hacer surgir un nuevo escenario en el que las permanentes reclamaciones de memoria, verdad y justicia lideradas por las víctimas del terrorismo se transmutan en peticiones vacuas y éticamente indecentes que hablan de perdonar a los asesinos, que apelan a “sumar esfuerzos” entre quienes matan y quienes mueren y que exigen “olvidar” a quienes más han padecido la lacra terrorista.

Actualmente, nuestro presente es una geografía volteada en la que la desmemoria, la mentira como herramienta de construcción de los consensos colectivos y la más ramplona equidistancia, tratan de convertir el pasado reciente del País Vasco en un escenario irreal en el que "ha habido sufrimiento por ambas partes”, en el que “todos tenemos que ceder” y en el que hay que ofrecer espacios para “la reconciliación”.

Por todo esto, debemos ser conscientes de que nos enfrentamos a un reto enorme en un entorno social, cuando menos, esquivo.

Nuestro desafío, y yo diría que nuestra obligación, consiste en seguir manteniendo vivas las reclamaciones de firmeza policial y aislamiento social contra los muchos terroristas que aún son y frente a quienes se empeñan en considerar a éstos como un colectivo de personas erradas a los que hay que acoger de nuevo en sociedad como si nada hubiera pasado en estos últimos cincuenta años.
Nuestra tarea más urgente consiste ahora en recordar una y otra vez que nuestro sistema de libertades siempre es infinitamente superior a los planteamientos totalitarios, integristas y fanatizados de los terroristas, de los cómplices de éstos o de los que siempre han justificado a los primeros y abrazado a los segundos.

Y, sobre todo, debemos insistir en que jamás podremos hablar de de derrota del terrorismo en el País Vasco si, previamente, los terroristas no han cumplido íntegramente sus penas; si las instituciones no se ponen manos a la obra para poner fin a los casi 400 crímenes terroristas que aún siguen sin resolverse; si nadie reconoce que la democracia ha salido victoriosa y que el terror y sus representantes han sido derrotados; y si, por encima de todo, no se asume colectivamente que quienes fueron víctimas y perseguidos del totalitarismo nacionalterrorista tienen todo el derecho del mundo a intentar impedir que sus hijos vayan a ser mañana las futuras víctimas de una paz tan falsa como moralmente indecente.
Muchas gracias"

La dictadura, y la mentira, del método
JOSEBA ARREGI EL CORREO  15 Julio 2013

La paz consiste en poder vivir en libertad y la libertad la garantiza el Estado de derecho

El punto de partida de la cultura y de la mentalidad modernas se encuentra en el ‘Discurso del método’ de Descartes. La función del discurso es evitar los escollos que impiden un conocimiento verdadero y abrir las puertas al camino que con certeza y seguridad pueda conducir a él. El método está, pues, en función del conocimiento y, por lo tanto, de la verdad.

Esta preocupación por el método ha producido resultados sorprendentes. En la Universidad, en la escuela en general, se ha impuesto una visión didactista de la enseñanza que ha encontrado un filón en la aplicación tergiversada del plan de Bolonia: lo que importa no es aprender conocimientos, sino aprender a aprender, al estilo de una peonza que gira en torno a sí misma.

Si para Descartes el método estaba en función de la certeza del conocimiento, hoy parece que el método está en función del propio método, que no transciende de sí mismo, que no apunta a algo que pueda encontrarse fuera de él, sino que se agota en ese movimiento de peonza: los contenidos, los saberes, la búsqueda de la verdad no hacen más que entorpecer la mejora continua del aprendizaje mismo, un esfuerzo cuya meta es aprender a aprender, y no la adquisición de contenidos o de saberes, ni por supuesto la búsqueda de la verdad. Esta dictadura del método está arrasando la universidad y está produciendo unos resultados que destacan, sobre todo, por su esterilidad.

Algo parecido está sucediendo en la valoración de la figura del nuevo Papa. El esfuerzo que los periodistas y analistas de medios han invertido en interpretar su elección y todos sus gestos posteriores desde una perspectiva de progresismo y de izquierda no obtiene rentabilidad en el ámbito doctrinal, y por eso caen también en la dictadura del método: lo que importa no es la impronta que Francisco pueda dejar en el campo de la verdad de la fe, en la forma de entender e interpretar la verdad de los evangelios, sino que lo que importa es su estilo, la novedad de ese estilo, porque, nos dicen, lo importante del cristianismo es la forma de vida, es el estilo, y no la verdad.

Donde se dice estilo, póngase método, y, apurando, póngase moda. Y es cierto que a la verdad de la fe, a la verdad del cristianismo le pertenece, consustancialmente, una práctica de vida. Pero también pertenece a la verdad de la fe cristiana que esa práctica de vida no es posible sin una fundamentación en la gracia de la fe. Podrá sonar a antigualla, pero la lucha de siglos contra el pelagianismo –la posibilidad de que uno se salve gracias a sus propias obras–, traducido a finales de la Edad Media en lucha por limpiar la práctica eclesial de adquirir la salvación vía pago dinerario, a la afirmación de que la salvación sólo es posible gracias a la fe, al don y a la gracia de la fe, es decir a la aceptación de que el ser humano está fundamentado en Dios y en su gracia, no se puede zanjar sin más con la apelación a un estilo de vida, y menos a la aplicación al papado de la limitación de legislaturas en el poder.

Un tercer ejemplo de la dictadura y de la mentira del método lo encontramos en las cuestiones ligadas a lo que se llama pacificación, a lo que alguien debe hacer para que el anuncio de ETA de dejar de matar, al que se ha visto abocada, se transforme en convivencia, en reconciliación, en reconocimiento del daño causado, en perdón, en consolidación de la paz. El término que califica las acciones pertinentes es el de proceso, término que ya indica que lo importante es el método. Para conseguir esa convivencia en la que estén representadas las cuatro sensibilidades –sin preguntarse si todas ellas son capaces, por el contenido de su proyecto, de convivir con las demás garantizando su libertad– hay que hacer planes, establecer tácticas, desarrollar estrategias, diseñar hojas de ruta, forzar el significado de las palabras, recurrir a gestos, olvidar el meollo de la cuestión y avanzar en microacuerdos, apostar por el movimiento. Pero el problema radica en el contenido, en la verdad de la historia, no en el método. La paz consiste en poder vivir en libertad. La libertad la garantiza el Estado de derecho. La garantía consiste en respetar no simplemente el derecho básico a la vida, sino el derecho a la libertad de conciencia, a la libertad de identidad, a la libertad de sentimiento de pertenencia. La vida siempre está en riesgo, el derecho humano a la vida puede ser negado por un error médico, por una exposición contaminante a largo plazo, por un conductor ebrio.

Pero en Euskadi el derecho a la vida ha sido conculcado por un proyecto político que negaba la libertad de conciencia. Ésa es la pregunta que hay que mantener viva: si todas las sensibilidades que deben convivir son sensibilidades que han interiorizado la necesidad de garantizar la libertad de conciencia, de identidad y de sentimiento de pertenencia.

Algunos creímos –una demostración más de que la ingenuidad nunca desaparece– que el fin de ETA iba a ser el momento en el que esta pregunta iba a ser formulada con toda claridad y con toda la fuerza. Pero ha sido engullida por el método: la táctica a seguir para que la izquierda nacionalista radical encuentre las palabras que parezca que digan lo que probablemente no dicen, la táctica para que el Gobierno central se mueva en la cuestión de los presos –equiparación muy significativa en sí misma–. Por eso a la alegría por la derrota de ETA se ha unido la tristeza por la dictadura y la mentira del método, y algunos seguimos siendo recalcitrantes porque creemos que sin búsqueda de verdad no hay ciencia, que sin la verdad del don y de la gracia de la fe no hay estilo de vida cristiana que se sostenga, y sin la reclamación de garantías para la libertad de conciencia y de identidad no hay libertad como fundamento de la paz.

El 'pepino' pierde la batalla lingüística en Cataluña
ALICIA VERÓS http://www.dialogolibre.com/  15 Julio 2013

Una de las conclusiones que se han extraído este lunes de la conmemoración del trigésimo aniversario de la aprobación de la Ley de Normalización Lingüística de Cataluña (6 de abril de 1983) en el Parlamento catalán ha sido que el 'pepino' ha perdido la guerra al 'cogombre' que es como se dice en catalán, ya que en los años 80 los catalanohablantes todavía decían 'pepino' en vez de 'cogombre', y ya no.

Es la anécdota que ha explicado el presidente de la Asociación Municipal de Mercados de Cataluña, Tino Mora, uno de la decena de intervinientes en el acto que han explicado su experiencia con el catalán desde que se aprobó la ley. Mora, no obstante, ha lamentado que, con la llegada de nuevas gastronomías a Cataluña, la gente diga 'albahaca' en vez de 'alfábrega' y 'cilantro' en vez de 'cilantre', por lo cual ha instando a las autoridades presentes a seguir luchando por el catalán.

Otra de las invitadas, Ruth Baqués, vicepresidenta de Omnium Cultural en Hospitalet de Llobregat (territorio castellanohablante) ha lamentado que su hijo viniese decepcionado tras un encuentro con un jugador del FC Barcelona, nacido en Hospitalet, por no haberse "atrevido a hablarle en catalán", ya que el futbolita -Jordi Alba, se entiende- le habló en castellano.

Ferran Mascarell, consejero de Cultura de la Generalidad, ha ensalzado el catalán como "una lengua de primera, de prestigio, asociada a una cultura de prestigio" que "ha resistido al bilingüismo asimétrico (con el español) y a la discriminación durante los últimos 300 años" y ha atacado a los defensores de la libertad lingüística porque "quieren dividir a la sociedad catalana a través de la lengua y aislar a los catalanohablantes".

Finalmente, la presidenta del Parlamento catalán, Núria de Gispert, ha concluído el acto felicitando a "todos los responsables del éxito conseguido" con la normalización del catalán. Gispert ha advertido de que el catalán ha estado en peligro en los últimos 12 años con la masiva llegada de inmigrantes y se ha felicitado de que los medios públicos "han ayudado mucho en la normalización lingüística". La presidenta del 'Parlament' también ha cargado contra los que abogan por la educación bilingüe porque "ven fantasmas de exclusión y división".
.
Crecen las amenazas, insultos y agresiones contra los «españolistas» en Cataluña

maría jesús cañizares / barcelona ABC Cataluña 15 Julio 2013

Se agrava la presión de sectores radicales sobre los detractores del soberanismo «oficial»

Nunca fue fácil discrepar del soberanismo oficial en Cataluña, arropado por un aparato mediático en el que no abunda la diversidad ideológica. Pero en los últimos meses, la polarizada división entre independentismo y unionismo, pues el actual discurso político no admite matices, se ha traducido socialmente en una evidente división que algunos definen ya como ruptura social.

El tiempo dirá si las recientes agresiones cometidas por radicales independentistas contra personas que han denunciado su caso a ABC, son un síntoma o un hecho aislado. La agresividad que se detecta en las redes sociales, así como las amenazas sufridas en persona inducen a las víctimas a pensar que esa crispación puede ir a más y que «esto no ha hecho más que empezar». Hay quien culpa a CiU y ERC de fomentar ese ambiente de crispación. De hecho, hace tiempo que ambas formaciones, socias en el proceso de transición hacia la independencia de Cataluña, no condenan determinados ataques, como el que el pasado viernes sufrió la sede de Ciudadanos en Barcelona, o los que han ido dirigidos, ya desde hace bastantes años, contra el PP.

Ambos partidos han denunciado con contundencia la pretensión del Ejecutivo catalán de crear un fichero de adhesiones a su acción de gobierno -ahora reformulado por la Generalitat ante las críticas recibidas-, lo que a su juicio, divide a los catalanes entre «buenos y malos». Una iniciativa que ambas formaciones relacionan con las millonarias subvenciones públicas a entidades que apoyan el «derecho a decidir» y con la web que la Generalitat ha abierto para que, a título particular, los catalanes puedan sumarse.
Motivos de seguridad

La celebración del tricentenario de 1714, fecha icónica del soberanismo catalán, hace prever un posible incremento de esos ataques contra detractores del discurso oficial el año próximo. De hecho, el traslado de la delegada del Gobierno, Llanos de Luna, de su domicilio particular a un palacete que la mayoría de sus predecesores ocuparon, se debe a un informe de la Policía Nacional que aconseja ese mudanza por motivos de seguridad; es decir, para evitar incidentes en un futuro.

Recortes de Prensa   Página Inicial