AGLI Recortes de Prensa   Martes 16 Julio 2013

Ahora resulta que Rajoy va a cumplir el mandato que le dieron los "españoles"
Carlos Ruiz Miguel Periodista Digital 16 Julio 2013

El "escándalo Bárcenas", lleva camino de transformarse en el "escándalo Rajoy". Y la evolución del asunto no hace sino confirmar el paralelismo, continuidad o mimetismo de Mariano Rajoy Brey con José Luis Rodríguez Zapatero. Ambos han mentido tanto que acabarán en el mismo lugar de la historia. Los serviles partidos que se lo han permitido, me temo que también acabarán en el mismo lugar. Pero las mentiras, sistemáticas, terminan volviéndose contra sus autores. Es lo que, me temo, le va a ocurrir a Rajoy en el asunto "Bárcenas-Rajoy".

1. RAJOY VA "A CUMPLIR EL MANDATO" QUE LE DIERON "LOS ESPAÑOLES"... PARA SEGUIR EN EL PODER, PERO NO PARA BAJAR IMPUESTOS
Que Rajoy ha mentido a los españoles en muchos asuntos es algo que, me parece, ningún español discute. Basta evocar frases como éstas:
- “La subida del IVA es el sablazo que el mal gobernante le pega a todos sus compatriotas que ya están muy castigados por la crisis” , “¡El IVA no se subirá!" (14-III-2010)
- “Quiero dejarlo muy claro para que nadie se llame a engaño. Nos vamos a oponer a cualquier subida de impuestos. Subir los impuestos hoy significa más paro y más recesión y darle una vuelta de tuerca más a la maltrecha economía de las familias y las empresas” (septiembre 2011)
- etcétera, etcétera.

Ahora, bien, conviene recordar que el 2 de septiembre de 2012, ante el diario que sigue sus consignas, Rajoy reconoció que había incumplido sus compromisos electorales, pero que "quien me ha impedido cumplir mi programa electoral es la realidad".

Resulta llamativo que la "realidad" le "impidiera" cumplir el mandato que le dieron los españoles para bajar los impuestos... pero considere ahora, en plena vorágine del escándalo Bárcenas-Rajoy que la realidad del escándalo no le "impide" "cumplir el mandato" que le dieron "los españoles"... para seguir en el cargo de Presidente del Gobierno viviendo en el Palacio de la Moncloa.

El cinismo del 2 de septiembre de 2012 empieza a cobrar factura en julio de 2013.

2. RAJOY, "SMS" Y CHANTAJES
Una de las consignas que repiten los partidarios de Rajoy en el Gobierno y en su partido y que divulgan los medios servilmente alineados es que los "SMS" entre Rajoy y Bárcenas... "certifican" que no se "cedió" al "chantaje".

Veamos.
El que ETA no haya vuelto a cometer acciones violentas después de la liberación del preso Bolinaga
¿qué prueba entonces? ¿Que el gobierno cedió o no cedió?

Pasemos de la ETA a Bárcenas
Si Bárcenas ha disparado sus "balas" (más bien misiles) en el diario "El Mundo"
¿fue porque el gobierno "cedió" o "no cedió"?

Es evidente que si Bárcenas ha hablado es porque el Gobierno "no ha cedido"... pero con esa lógica habría que interpretar que el silencio de ETA puede deberse entonces a que el Gobierno sí ha "cedido" (por cierto, ¿no es llamativo que en el conjunto de la oposición Bildu tenga un perfil tan, tan, tan "bajo" en el asunto "Bárcenas-Rajoy"?)

Por lo demás también evidente que parece necesario preguntarse por qué habla AHORA Bárcenas y no habló antes.
Y entonces, la única explicación que no parece resultar un insulto a la inteligencia es que si Bárcenas ANTES no habló es porque había tratos ("chantaje" dicen ahora) que parecían resultar satisfactorios para el silente.

Pero vayamos aún más allá.
Si dice que no cedió al "chantaje": ¿por qué nos enteramos del supuesto "chantaje" gracias al supuesto "chantajista" y no gracias al supuesto "chantajeado"? ¿Por qué no denunció entonces que había un "chantaje" al Estado?

En consecuencia,
- si los "sms" "certifican" que no se ha cedido al "chantaje" .. con esa lógica se podría entender que el Gobierno sí que ha "cedido" al chantaje de ETA al Estado;
- si los "sms" "certifican" que no se "cedió" al chantaje se está reconociendo que durante mucho tiempo el Gobierno o la dirección actual del Partido Popular estuvo permitiendo un chantaje.

3. RAJOY LLEVA AL PP AL DESTINO AL QUE RODRÍGUEZ CONDUJO AL PSOE
Creo que he sido el primero en denunciar, en este blog, que Rajoy estaba llevando a cabo una política continuista respecto a la seguida por Rodríguez.
Los hechos no hacen sino confirmarlo.

Y las perspectivas son muy claras y constituyen un llamamiento a los integrantes del Partido Popular si es que el raciocinio juega en ellos un papel más importante que el servilismo: esta evolución conduce a un punto que no dista del camino al que Rodríguez condujo al PSOE. El PSOE no puede quejarse pues asintió sumisamente a todas las políticas zapateristas que arruinaron España.
El PP tiene, se supone, la palabra.

La mentira y sus cómplices
Javier Benegas www.vozpopuli.com 16 Julio 2013

A cuenta del 'caso Bárcenas' se está trasladando a la opinión pública la idea de que el problema es el presidente, quizá su entorno o, como máximo, sus siglas políticas; es decir, la cuestión se ha reducido a dirimir si Rajoy es honrado o no lo es. De esta forma se polariza a la opinión pública, que es el quid de la cuestión. Y así el odio y la rabia del común se focalizan en un personaje, o a lo sumo en un puñado de nombres propios. Lo cual deja al margen el problema de fondo, que no es otro que un régimen agotado, en el que la degradación corona en estos días sus máximas cotas. Una vez controlado el alcance de los daños, la troupe hace el paripé y se exigen dimisiones. Todo lo más, en un ejercicio de pura retórica, se pide la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones. Cosa que todos saben que no va a suceder. El establishment pende de un hilo. Y no hay margen para más experimentos.

Una vez ha degenerado el escándalo Bárcenas en esperpento, tal y como es costumbre desde tiempo inmemorial en la España política, no es de extrañar que el actual presidente saliera a la palestra como un toro herido que busca refugio en las tablas y se negara en redondo a someterse al descabello. Porque, a su modo de ver, se enfrenta a una conspiración orquestada desde dentro del régimen, en la que participan miembros de su propio partido, incluso ministros del gobierno que él mismo preside.

Y algo de razón lleva este gallego obcecado y sin chispa. Porque con su dimisión cambiarían las caras, pero nunca las costumbres. Y para un viaje como este no hacen falta alforjas. Y aún menos convicciones elevadas. Dicho de otra forma, que la clase política exija la dimisión a Rajoy, que hoy por hoy es su miembro más vehemente, es un clamoroso ejercicio de cinismo, porque en este “Régimen de Corrupción” no hay quien no tenga un cadáver escondido en el armario.

Sin embargo, el verdadero delito del presidente no es haber tratado de enterrar inútilmente el 'caso Bárcenas', quizá haber recibido sobres con dinero negro o incluso haber mentido a cuenta de ello. No, su delito es ser el más vehemente defensor de este “Régimen de Corrupción”. Lo cual es, a mi juicio, más grave y de consecuencias mucho más desastrosas. Porque al negarse en su día en redondo a reformar las instituciones, Mariano Rajoy condenó a España a seguir siendo por tiempo indefinido el paraíso de los tesoreros; es decir, santificó la corrupción. Y amigo, donde las dan las toman.

Ahora estamos abocados a una interminable peregrinación por el desierto o, en su defecto, a dejaros tentar por soluciones intempestivas y peligrosas. Así pues, quizá el de Compostela esté convencido de que es víctima de las luchas de poder que en tiempos de penurias siempre se desencadenan dentro de los Estados en los que la democracia brilla por su ausencia. Pero, en cierta forma, esta conjura de un personaje con prominentes patillas y de aspecto decimonónico –tiene guasa la cosa– le hace justicia. Lo dijo Epicteto: "La verdad triunfa por sí misma, mientras que la mentira necesita siempre complicidad". Y de una forma u otra Mariano Rajoy es cómplice de la segunda. Y eso tiene su precio.

El Estado de Derecho no se somete al chantaje.

Vicente A. C. M. Periodista Digital 16 Julio 2013

Qué facilidad tienen algunos políticos, por no decir todos, de envolverse en las banderas y declarar que si se les critica, se ataca a la Nación o en este caso como dice Rajoy, al "Estado de Derecho". ¿Me diga?. No sabía yo que ese Estado de Derecho fuera como la "ciencia infusa" del Espíritu Santo que se apodera del cuerpo de los elegidos y les rodea de un áura pura y protectora. Pues no, Sr. Rajoy. Usted no representa al Estado de Derecho, sino al actual Presidente del Gobierno de España, cargo que alcanzó gracias a los votos de millones de ciudadanos en las elecciones generales de noviembre del 2011. Pero el chantaje que menciona, se lo hace a usted como Presidente del PP y a otros cargos del partido, el Sr. Bárcenas, su antiguo y querido compañero ahora tachado de delincuente.

Al Estado de Derecho se llega por la voluntad de las sociedades de la defensa de los derechos de los ciudadanos por la Ley y se basa en que el Estado esté subordinado al orden jurídico. La famosa independecnia de los poderes públicos, Ejecutivo, Legislativo y Judicial, inexistente de facto en la actual "partitocracia" que padecemos en España. Así que es falsa la premisa de la existencia de ese Estado de Derecho y mucho menos que sea usted quien lo represente. Porque si de algo ha dado muestra su Gobierno es del total desprecio por la independencia de los poderes públicos.

Lo correcto, Sr. Rajoy, hubiera sido que usted hubiera declarado que "El Presidente del Gobierno de España no va nunca a dejarse influenciar por las declaraciones y acusaciones de alguien que está inmerso en una causa judicial". ¿De dónde saca usted lo del chantaje? Porque si alguien se considera capaz de chantajear es porque conoce datos de la persona chantajeada que considera relevantes y lesivos para su "honorabilidad" si se hicieran públicos, exigiendo una contra prestación a cambio de su silencio. ¿Es este el caso? Sigo sin entender la alusión al Estado de Derecho.

Creo Sr. Rajoy que la publicación de datos relevantes, conversaciones privadas y las declaraciones del imputado en caso Gürtel ante el juez Ruz, le han puesto a usted, siempre tan flemático e hierático, al borde de un ataque de nervios. Usar a un medio de comunicación afín a usted y defensor a ultranza de su gestión como interlocutor en una rueda de prensa rutinaria con un magnatario extranjero, le deja a usted en muy mal lugar. Su huida de los medios de comunicación críticos, sigue siendo patética y reafirma la hipótesis de que tiene mucho que callar y ninguna respuesta convincente que dar.

No es que me alegre del desesperado intento de Rubalcaba de obligarle a comparecer en el Congreso de los Diputados con la amenaza de una falsa moción de censura. Al contrario, creo que nunca deberíamos haber llegado a esta situación por respeto a ese Estado de Derecho al que usted alude y en el que se quiere envolver. Su cargo le obliga a dar cuentas en sede parlamentaria de cualquier atisbo de duda de su honorabilidad, puesta ahora en cuestión por un presunto delincuente que ha amasado una fortuna considerable, ocultada a Hacienda y alejada en paraísos fiscales, cuya procedencia deberá justificar cuando sea enjuiciado.

Usted, Sr. Rajoy, tiene responsabilidades políticas ineludibles y no puede enrocarse en actitudes poco ejemplares respaldadas por unas mayorías que no se dieron con la intención de blindar de todo a los representantes. Quien ostenta la representación pública está obligado a tener ejemplaridad en todas sus acciones. Deje usted de ocultarse ante la opinión pública. Si persiste en su actitud, deberemos exigirle que abandone su cargo y convoque elecciones generales.

Cuestión de confianza
EDITORIAL Libertad Digital 16 Julio 2013

Por mucho que Rajoy se empeñe en lo contrario, un asunto de la envergadura y la gravedad que está adquiriendo el caso Bárcenas no puede despacharse en una rueda de prensa de sólo dos preguntas en la que, además, apareces acompañado de un mandatario extranjero que debe haberse visto, por cierto, en una estrambótica e incomodísima situación.

Estamos dispuestos a conceder que un presidente del Gobierno no deba comparecer cada día para "salir al paso de insinuaciones y rumores" como él mismo ha dicho; pero siendo eso cierto, también lo es que el máximo mandatario de una democracia sí debe dar las oportunas explicaciones políticas cuando un caso de corrupción que le implica a él mismo y a su partido está, no sólo en las páginas de los periódicos, sino también en manos de la Justicia.

Por otro lado, ni siquiera dentro del pacato formato que ha elegido Rajoy, el presidente logra ser demasiado convincente. Si desde que el caso empezó a salpicarle hubiese sido capaz de mantener el tono contundente y directo que ha tenido en su comparecencia ante los medios María Dolores de Cospedal quizá, sólo quizá, este lunes estaríamos ante otro escenario.

En cualquier caso, cuando la preocupación de la opinión pública alcanza cierto nivel y cuando la oposición pide ya prácticamente en bloque su dimisión –por muy poco legitimados que estén para ello partidos como el PSOE, IU o CiU que tienen en su seno escándalos de corrupción no menores que el caso Bárcenas– Rajoy debe asumir que es su obligación ofrecer, más allá del desarrollo que el asunto tenga en los tribunales, unas explicaciones políticas completas y creíbles. Y que debe hacerlo en el lugar apropiado: el Parlamento, la sede de la soberanía nacional.

El propio Rajoy señala, y con razón, la importancia que en la actual situación económica tiene la estabilidad política, prácticamente el único dato positivo que ofrece España a inversores y organismos internacionales. Pero un Gobierno zarandeado por un escándalo de este calibre no es el mejor garante de esa estabilidad.

Así las cosas, Rajoy y el PP deberían al menos intentar retomar la iniciativa política, y el mejor instrumento para ello sería una herramienta que le permitiría, al mismo tiempo, ofrecer esas explicaciones debidas y afianzar esa estabilidad demostrando, recordando, la amplia mayoría con la que cuenta en las cámaras: la cuestión de confianza.

Rajoy debe plantear lo antes posible esa cuestión, demostrar que tiene la confianza de su partido y de una amplia mayoría en el Parlamento y desactivar las maniobras de una oposición que, en muchos casos, bien haría en atender a sus propias responsabilidades por la corrupción antes de exigir otras.

No sabemos todavía si las responsabilidades, legales, pero sobre todo políticas, que se deriven de este caso exigirán de Rajoy que abandone la Gobierno, pero mientras tanto el presidente debe romper el estado de parálisis en el que ha entrado la política española, más pendiente de Bárcenas que de las necesidades, en muchos casos acuciantes, de los ciudadanos y la economía.

Rajoy debe explicarse y debe gobernar, y la cuestión de confianza le dará la oportunidad y el tiempo para hacer ambas cosas.

Moción de censura
Bárcenas 'for President'; y si no, Rubalcaba
Pablo Molina Libertad Digital 16 Julio 2013

Rajoy dijo este lunes en rueda de prensa con su colega polaco que España es un país serio y resulta difícil estar más en desacuerdo. Este país no es serio. Especialmente cuando aprieta el calor y el córtex cerebral del votante medio se transforma en una sopa gelatinosa capaz de admitir cualquier disparate. De las muchas declaraciones desafortunadas de Rajoy desde que es presidente esa es seguramente la más inoportuna, al menos mientras personajes como Bárcenas dicten la actualidad política con su macarreo constante en los juzgados y los medios de comunicación y el PP siga manifestándose incapaz de mostrar algo de respeto por sí mismo.

Pero si el gobierno y su partido llevan ya meses en modo "zascandil", qué decir de una oposición incapacitada por sus propios méritos para exigir ninguna responsabilidad a poco que se tenga en cuenta su reciente trayectoria, con la corrupción económica y la traición política como principales divisas de su actividad cotidiana. El premio se lo lleva, naturalmente, Rubalcaba. Por más graves que lleguen a ser las imputaciones de Rajoy y su muchachada en el trinque del que les acusa el presunto corrupto que les llevaba las cuentas, es difícil aceptar que el encargado de ejercer la censura pública sea el portavoz de un gobierno que tuvo en la cárcel un ministro, un secretario de Estado, un director general, el gobernador del Banco de España, el director de la Guardia Civil, la responsable del BOE y los encargados de las finanzas de su propio partido por haber montado una trama estilo Gürtel pero a niveles industriales, sólo superada por la de los ERE en Andalucía, plusmarca mundial del trinque organizado. Rubalcaba ejerciendo de tribuno justiciero es tan creíble como el Dioni haciendo campaña a favor de la declaración del IRPF, pero en estos momentos es el personaje que ha decidido regenerar la vida política de la nación, Bárcenas mediante.

El todavía secretario general del PSOE amenaza ahora con organizar la fantasmada de la década bajo la apariencia de una moción de censura, condenada al más estrepitoso de los fracasos, en caso de que el presidente del gobierno se niegue a acudir al Parlamento como le ha exigido de manera perentoria. El propio Rubalcaba ya ha dejado claro cuál es el objetivo que persigue con esta comparecencia, al afirmar que no va a ir a esa sesión del Congreso a debatir, que es lo propio de los foros democráticos, sino simplemente a pedir la dimisión de Rajoy muchas veces seguidas, que eso da luego mucho juego en los vídeos electorales de Youtube.

La cuestión peliaguda que se suscita en estos momentos es a quién proponer de candidato alternativo en esa eventual moción de censura. Descartado el propio Rubalcaba para evitar la carcajada mundial nos quedan los comunistas, sumidos en sus delirios antisistema y en seguir sosteniendo al gobierno regional más corrupto de Europa, los nacionalistas catalanes, paradigma de la corrupción y la deslealtad institucional, y de ahí hacia abajo los mindundis más disparatados hasta llegar a Rosa Díez, a la que todos desprecian por igual.

Con la oposición en pleno incapacitada para proponer un presidente, mejor que se unan todos para pedir elecciones anticipadas y que se presente Bárcenas, que al menos sabe cómo manejar la economía. Con lo serio que es este país hasta es posible que consiga grupo parlamentario propio.

Spanish party funding
Mariano in a muddle
G.T. | MADRID http://www.economist.com 16 Julio 2013

MARIANO RAJOY, the Spanish prime minister (pictured), played host to his Polish counterpart, Donald Tusk, today, but nobody was watching. Instead all eyes were on Madrid's National Court, where the former treasurer of Mr Rajoy's Popular Party (PP), Luis Bárcenas, was revealing details of the party's long-term illicit funding schemes.

According to documents published in El País and El Mundo, two high-circulation daily newspapers, the party accepted illicit cash gifts from construction companies that worked for the government over almost two decades though the system was junked three years ago. Contributions routinely exceeded legal limits. Money was also regularly handed out in cash by the party to its leaders, Mr Bárcenas told El Mundo last week, including deliveries in a cigar box to Mr Rajoy. Today Mr Bárcenas reportedly told the judge that Mr Rajoy received cash payments as recently as 2010.

Until very recently both Mr Bárcenas and the Popular Party denied there had been any wrongdoing. Now only the Popular Party does so. Having doggedly protected Mr Bárcenas during the first five years of an interminable investigation (and spending hundreds of thousands of euros on his defence lawyers), it now calls him a “liar” and “crook”.

The change is dramatic. On Sunday El Mundo published the contents of Janaury text message conversations between the prime minister and Mr Bárcenas, after details of the estimated €40m ($52m) he had hidden in Swiss bank accounts had been made public and allegations about the payments had been published in newspapers. “Be strong. I'll call you tomorrow,” promised Mr Rajoy.

But Mr Bárcenas has since been remanded in jail, as the judge tries to work out how a mere party treasurer could have amassed €40m. Mr Bárcenas says the money comes from private business deals, some involving paintings.

But who now believes him or Mr Rajoy? In February the latter stated: “I have never, repeat never, received money in black.” If he declared the money received to the taxman that would be technically correct even if the source itself was black. But, as president of the party since 2004, why did he not immediately stop the alleged illicit funding? And what did those who handed over money illicitly get in return? Jointly, their companies are reported to have received some €15 billion in contracts from PP administrations.

Spaniards demand answers. Yet this case has been rumbling on since 2009. The only person to have been tried and found guilty so far is the first investigating magistrate, Baltasar Garzón, who was struck out for overeaching his powers. As ordinary Spaniards cope with falling salaries and government cuts, they deserve a clearer idea of what happened to the money donated by companies who are, in part, responsible for the current economic mess (largely created by a building bubble).

The shame is that corruption overshadows what may be the start of a timid recovery of Spain's economy. The country looks set to emerge from double-dip recession with 27% unemployment. Mr Rajoy wants to sell confidence. Instead he is harvesting cynicism and dismay. Opposition parties demand his resignation.

Corruption is Mr Rajoy's millstone. Will it sink him? The combination of an absolute parliamentary majority, an inexplicable tolerance for corruption among Spanish voters, similar scandals hitting the opposition socialists and a sluggish judicial system mean it probably will not. Today he pledged to stay on to the end, meaning until 2015. “Life is about resisting,” he said in another text message published by El Mundo. But the current scandal damages Spain's reputation, encouraging outsiders, in particular investors, to bundle it together with southern European countries like Italy and Greece as nations of graft.

Cataluña
Antes en inglés que en español
Redacción www.vozbcn.com 16 Julio 2013

La Generalidad anuncia un plan para que entre el 12% y el 18% de todo el currículo escolar se imparta en inglés en cinco años. La Consejería de Enseñanza mantendrá la exclusión del español como lengua vehicular a pesar de que los tribunales ordenan restablecer el bilingüismo en castellano y catalán.


La consejera de Enseñanza de la Generalidad, Irene Rigau (CiU), ha anunciado este martes la puesta en marcha de un plan para extender el uso del inglés como lengua vehicular en las escuelas públicas de Cataluña junto al catalán.

El objetivo es conseguir que en 2018 se imparta en inglés un 12% del currículo en Primaria, un 15% en Secundaria y en Formación Profesional, y un 18% en Bachillerato.

De esta forma, en cinco años todos los centros públicos de Cataluña utilizarán el inglés como lengua vehicular, pero seguirán marginando el uso del español para impartir clases, a pesar de que así lo han ordenado múltiples sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo.

Rigau ha tratado de justificar esta situación paradójica asegurando que en 459 de los 3.525 centros escolares de Cataluña “una parte del currículo, o una parte de una materia, lo imparten en castellano”, pero, a diferencia de lo indicado con el inglés, no ha querido valorar qué porcentaje del currículo suponen esos casos:

“Si un niño de Cataluña habla con un niño de otro territorio [del resto de España] y tienen una conversación fluida, y no está todo el rato tensionado buscando la palabra -como haces cuando hablas una lengua que no dominas mucho-, es que tienes el nivel B2 [un nivel medio alto]. Y este nivel se consigue con lo que aprendes en la escuela, con el tiempo que estás expuesto a esta lengua, con tu entorno familiar y con los medios sociales. [...] Si una escuela ve que le conviene hacer una parte de un contenido porque le falta, por ejemplo, lenguaje técnico en castellano, pues muy bien. [...] Nunca la literatura castellana la haremos en inglés, es una materia que va muy bien para hacerla en castellano. Y son de aquellas materias que dan la presencia del castellano en el centro y que, en aquella área, aquella materia es vehicular [en castellano]“

1.247 centros ya tienen una parte del currículo en inglés
El denominado Marco para el plurilingüismo pretende conseguir que en 2018 todos los alumnos terminen la enseñanza obligatoria (ESO) con un nivel A2 de comprensión oral, de lectura, de habla y de escritura de una primera lengua extranjera (preferentemente el inglés), y que el 50% de los alumnos alcancen el B1 (el nivel A corresponde al de un usuario ‘básico’; el B, ‘independiente’; y el C, ‘experimentado’; según la terminología comunitaria). Además, el objetivo también incluye que el 75% de los estudiantes finalice la ESO con conocimientos de una segunda lengua extranjera.

El plan se iniciará el próximo curso en 50 centros pilotos que actualmente no imparten ningún contenido en inglés. Este curso, 1.247 escuelas tienen una parte del currículo en inglés, otras 25 en francés y cinco en alemán.

El principal hándicap con al que se enfrentará esta iniciativa es la falta de profesorado capacitado para impartir clases en inglés, por lo que la consejera no ha descartado echar mano de la bolsa de profesores sustitutos e interinos. El coste económico de los materiales que se están preparando para implementar el plan será asumido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

El español, peor tratado que una lengua extranjera
Con la aplicación de la inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán por parte de la Generalidad, que se acabó de implantar a principios de los años 90, el español pasó a ser tratado de forma similar a una lengua extranjera en el sistema escolar autonómico. La puesta en marcha del plan anunciado este martes supondrá que incluso las lenguas extranjeras tendrán un mayor reconocimiento que el castellano.

Esta situación ya venía ocurriendo en el caso del francés. Desde hace tres cursos, la Generalidad ofrece a los alumnos de Bachillerato que lo deseen la posibilidad de estudiar en Cataluña, al menos, un 30% de las asignaturas en francés y el resto en catalán, permitiendo obtener a los que se acogen a dicho programa -conocido como Batxibac- la doble titulación de bachillerato español y francés (baccalauréat).

Hasta una quincena de centros de toda la Comunidad ofrecen esta opción. Sin embargo, y al contrario de lo argumentado para rechazar el bilingüismo en catalán y castellano, desde la Generalidad siempre han defendido que este sistema no supone la segregación de los alumnos por razón de lengua y no pone en peligro la cohesión social.


Obcecados federalistas
JESÚS LAÍNZ.  EL DIARIO MONTAÑÉS 16 Julio 2013

Para impedir la secesión del PSC, que imposibilitaría el regreso socialista a la Moncloa durante muchos años, quizá décadas, el PSOE sigue intentando trasladar su fallida estructura federal a toda la nación. Exnación, más bien, pues uno de los escollos todavía pendientes es la insistencia de los socialistas catalanes en conseguir la declaración constitucional de la categoría de nación para Cataluña. Vanos esfuerzos por ofrecer parches provisionales para quedarse en España a quienes han dejado bien claro que lo que quieren es irse: varios portavoces nacionalistas, e incluso algún dirigente socialista catalán, no han tardado ni un día en menospreciar las propuestas de Ferraz por anacrónicas y superadas. Además, mal se resuelve un problema aplicando más dosis del mismo problema. ¿No ha quedado claro que cada paso dado para calmar a los separatistas, desde el título VIII a los estatutos, sólo ha servido para estimularlos?

Si el proyecto socialista consistiese en debatir sobre si a la nación española le conviene organizarse en varios estados, como a la alemana o la estadounidense, podría ser tomado en serio. Pero lo que se estudia es el encaje organizativo de las naciones que componen el Estado español. Es decir, el enfoque opuesto a un proyecto federal.

Aunque esquizofrénico, el motivo de todo ello es que la izquierda española siente una profunda antipatía por la nación que aspira a gobernar. La clave la dio Trotsky hace casi un siglo: "En la fase actual, a causa de las combinaciones presentes de las fuerzas de clase, el nacionalismo catalán es un factor revolucionario progresista. El nacionalismo español es un factor imperialista reaccionario. El comunista español que no comprenda esta distinción corre el riesgo de convertirse en un agente inconsciente de la burguesía española y de perderse para siempre para la causa de la revolución proletaria".

Y ahí sigue el muy progresista socialismo español, impasible el ademán, encantado de continuar chapoteando en el putrefacto marxismo de hace un siglo.

Retrato de una izquierda adolescente
 Fernando García de Cortázar. ABC 16 Julio 2013

Vía http://www.analisisdigital.org/

“Se educó entre hombres para quienes las ideas eran a menudo más reales que los hechos.” En su celebrada biografía de Marx, Isaiah Berlin caracterizaba de este modo el ambiente en que se formaron los revolucionarios socialistas de mediados del siglo XIX. No se trataba sólo de personas con la apreciable voluntad de mejorar el mundo, sino de individuos empeñados en convertir la existencia humana en el campo de pruebas de una utopía. La historia nos ha señalado cuál fue el precio pagado por aquel esfuerzo. Y es justo aceptar que incluso los errores cometidos brotaban de las esperanzas que los ambiciosos afanes de la Ilustración pusieron en los corazones de los hombres y que su intolerancia pudo ser el fruto de una virtud exagerada que les llevó a renunciar muchas veces al realismo y hasta a la compasión.

Pero el carácter de nuestra actual izquierda poco tiene que ver con una rectitud desordenada o con una firmeza abusiva. No estamos ante honrados apóstoles con el gesto marcado por la severidad de una doctrina, sino ante insolentes profesionales que se ganan el sueldo amedrentando a quienes ponen en duda la calidad de su producto. Nuestra izquierda no ha madurado hacia un pacífico pragmatismo, sino que ha envejecido hacia un colérico descreimiento. No ha ganado flexibilidad en la defensa de sus principios, sino intransigencia en la justificación de su conducta. No es leal a unas ideas cuya discusión pueda enriquecer a todos, sino fiel a unas consignas indiscutibles.

Nada ha hecho tanto daño a nuestra normalización democrática como la impunidad con la que la izquierda se ha movido, segura de que sus ideas tenían un valor moral añadido, una mayor envergadura cívica y una inexpugnable solidez teórica. La falta de resistencia cultural a sus dictados es responsable de la ausencia de un necesario debate sobre algunas cuestiones que en cualquier país avanzado nunca podrían plantearse con la mezcla de acritud e ignorancia con que se exponen en el nuestro. Esa inexplicable ventaja que concedemos a la izquierda no ha servido, sin embargo, para que esta preste oídos a las ideas ajenas, sino para que eleve el tono de hartazgo e irritación con el que se digna mencionarlas. Si en anteriores reflexiones me he referido a asuntos de una agenda más habitual, como el derecho a la educación, la defensa del sector público, la tutela de la igualdad de género o la vigencia del carácter de clase de las opciones políticas, hay dos cuestiones que sólo en España parecen haberse constituido en la línea divisoria que separa a los ciudadanos modernos de los cavernícolas que impiden nuestra conversión colectiva en una nación democrática normalizada.

La primera es esa vehemente defensa de una sociedad laica que siempre se afirma sobre el sombrío y estéril terreno del anticlericalismo. A nuestra izquierda le faltan toneladas de sutileza y cultura para distinguir entre ambos conceptos y, en cambio, le sobran océanos de confusión intelectual, prejuicios históricos y vulgaridad argumentativa para aceptar que hablamos de cosas distintas. Resulta patético observar cómo sólo en función de su propia inseguridad y de su deseo de afirmar un perfil ideológico que nadie en su sano juicio plantea en el mundo occidental, la izquierda española trata de presentar los valores del catolicismo como un asunto que se refiere, exclusivamente, a los privilegios de la Iglesia. Una lógica exigencia del respeto a la libertad religiosa y una pasmosa deferencia, cuando no sorprendente fascinación, por confesiones ajenas a la católica, se acompañan de una recelosa actitud ante lo que son además de creencias metafísicas, valores morales, normas de conducta y criterios de organización social de los cristianos españoles.

De ningún modo se trata de que los católicos impongan esos valores a quienes no lo son, sino de que puedan disponer de ellos sin sentirse insultados o ridiculizados, ni acusados de un inicuo sectarismo. Mientras en España basta con que alguna persona declare profesar una fe distinta al catolicismo para que la izquierda exija la custodia de los derechos de una minoría, cualquier opinión emitida por un católico en nombre de sus principios es considerada un vuelo hacia el pasado más fanático y una insufrible agresión a la libertad de todos en nombre de la conciencia de unos pocos. El catolicismo es sistemáticamente arrojado del espacio público, como si una creencia personal compartida por buena parte de los españoles fuera un asunto íntimo, que en nada tuviera que plasmarse en la vida colectiva. Mientras se considera legítimo que se defiendan concepciones sociales antagónicas del catolicismo, se niega que ese mismo derecho pueda ser ejercido por quienes comparten además de una creencia religiosa, un modo de existencia. Creer que los católicos deben mostrarse indiferentes a los criterios con los que se trama el tejido moral de una comunidad es confundir dos ámbitos perfectamente distinguibles en la articulación de nuestra sociedad: la defensa pública de unos valores y la imposición del privilegio de una institución.

La segunda cuestión quizás se refiera a esa nostalgia de lo absoluto en la que, según George Steiner, desembocó la secularización de las sociedades europeas hace dos siglos. Porque no es casual que el anticlericalismo infantil que quiere presentarse como laicidad se haya acompañado de una actitud reverencial ante la mística silvestre del nacionalismo mientras se frivoliza con los derechos más esenciales de los ciudadanos. En este caso, el derecho a ser español, garantizado por la Constitución de 1978 y corroborado en las diez elecciones a Cortes realizadas desde su aprobación por no hablar de algo que quizás a otros les parecerá secundario, pero no a mí: la tradición verificable de quinientos años de Estado común y los doscientos de nación constitucional que llevamos en eso que en todos los países civilizados suele llamarse historia.

Si sufrimos hoy la impugnación más grave que ha soportado España, no es atribuible sólo a la tarea minuciosa y tramposa de los nacionalistas, probada en esa doblez que les permite afirmar identidades irrevocables y firmar acuerdos olvidadizos. Debemos ponerlo también en el saldo de esa izquierda que ha traicionado a sus propios fundadores para entregar esta nación, que un día dijo querer defender, a quienes ansían destruirla. Curiosamente, no en nombre de la lucha de clases o en busca del paraíso proletario, sino empujada por su patológico despiste al servicio de los egoístas horizontes de una oligarquía regional.

No debería sorprendernos este cambio de actitud, que separa a nuestra izquierda actual de quienes empezaron a construirla en España, armados por ideas que podemos considerar equivocadas, pero no carentes de dignidad. A esta izquierda inmadura, a esta izquierda adolescente, se le pueden aplicar las palabras con las que el propio Marx se refería a quienes repiten la historia, primero como tragedia, luego como farsa: no son más que parodia de aquellos principios, no son más que anacronismo frente al progreso, no son más que un espectro que quiere hacerse pasar por espíritu.

Fernando García de Cortázar
Director de la Fundación Dos de Mayo, Nación y Libertad

******************* Sección "bilingüe" ***********************


Que dice ETA que ya dirá
FLORENCIO DOMÍNGUEZ EL CORREO  16 Julio 2013

Vía http://paralalibertad.org

Han pasado cuatro meses desde que se celebró el Foro Social y casi dos desde que se presentaron una serie de recomendaciones como supuestas conclusiones del foro. Al cabo de ese tiempo, la banda sale diciendo que dentro de unas semanas expresará su «opinión concreta» sobre esas recomendaciones. Es decir, saca un comunicado para decir que ya nos lo explicará en la próxima declaración. O en la siguiente.

El comunicado conocido ayer sólo expresa generalidades como que las recomendaciones, elaboradas ex profeso para ETA y sus presos, no se olvide, pueden ser «el punto de partida para acordar una hoja de ruta», al tiempo que reconoce la existencia de «desacuerdos concretos» que no enumera ni explica. Como la banda no entra en detalles, no se sabe el alcance de los desacuerdos.

El Foro Social y sus recomendaciones fueron iniciativas desarrolladas por la izquierda abertzale en un contexto de confusión de ETA y los suyos tras venirse abajo la hoja de ruta de Aiete después de que el Gobierno de Noruega expulsara de Oslo a los representantes de la banda terrorista y de que el inmovilismo etarra provocara el enfado de los verificadores. Con el Foro se trataba de ayudarle a ETA a buscar una nueva estrategia vestida con el aval de supuestos expertos internacionales. Cinco meses han pasado desde la expulsión de Noruega, pero ETA y los suyos siguen tan desorientados como entonces.

No les está resultando fácil reubicarse. No atienden los llamamientos que les hacen los partidos vascos para proceder al desarme unilateral y a su disolución, pero tampoco tienen una opción alternativa, porque consideran que negociar con los Gobiernos sobre el armamento es la única esperanza de conseguir como contrapartida la excarcelación de los presos. En las filas de ETA han aparecido algunas voces que, por vías internas, han reclamado que se busque una fórmula para el desarme apoyándose en personalidades internacionales y en la sociedad vasca. No hay constancia, sin embargo, de que la opinión de estas voces se haya convertido en la opinión de la organización terrorista.

El contenido del comunicado de ayer es sólo una forma de ganar tiempo, de prolongar la indefinición, mientras ETA sigue soñando con una negociación con España y Francia que no se va a producir. La falta de concreción en la declaración de ETA no va a servir de mucha ayuda en el debate que han puesto en marcha entre los presos sobre las recomendaciones del Foro, un debate cuyas conclusiones no se conocerán hasta octubre o noviembre.

Cataluña
El juez concluye la instrucción del ‘caso Palacio’ e imputa a Convergència como partícipe a título lucrativo del desfalco
Daniel Tercero www.vozbcn.com 16 Julio 2013

Ferrovial-Agroman ‘abonaba, por regla general, una comisión del 4% del importe de la obra pública adjudicada, y de ese 4% un 2,5% se asignaba a Convergència y el 1,5% restante para Millet y Montull por su intermediación’, el 80% para el primero y el 20% para su lugarteniente. En total, el juez instructor considera probado que el partido que lidera Artur Mas recibió 5.180.202,37 euros a través de comisiones ilícitas. Entre Millet y Montull desviaron para su beneficio otros 18.017.001,88 euros.

El juez del caso Palacio ha dado por concluida la instrucción y ha imputado a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) como responsable civil como partícipe a título lucrativo del desfalco del Palacio de la Música llevado a cabo por Fèlix Millet y Jordi Montull.

En el auto de conclusión de la instrucción e incoación de procedimiento abreviado dado a conocer este martes, pero firmado el pasado 12 de julio, el Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona da un paso adelante e inicia el proceso para que tanto el Ministerio Fiscal como las partes personadas, en un plazo de 30 días, ‘formulen escrito de acusación solicitando la apertura de juicio oral, o bien el sobreseimiento de la causa’.

Josep Maria Pijuan cierra de esta manera la instrucción, prácticamente cuatro años después (23 de julio de 2009), imputando a Fèlix Millet y Jordi Montull, que han confesado el desfalco del Palacio de la Música, Gemma Montull, Rosa Garicano, Pedro Buenaventura, Juan Elizaga, Jaume Camps (CDC), Daniel Osàcar (CDC), Miguel Jiménez-Salinas, Juan Manuel Parra, Pedro Luis Rodríguez, Vicente Muñoz, Juan Antonio Menchén, Ramón Marc Martí, Raimon Bergós, Santiago Llopart y Edmundo Quintana, como responsables criminalmente y civilmente.

Entre 2003 y 2009, Millet, ’aprovechándose de la situación de poder absoluto que le otorgaban sus distintos cargos’ en el Palacio de la Música, y contando ‘con la colaboración’ de Montull, su hija y Garicano, ‘y gracias a las facilidades derivadas de la dejación de sus funciones de efectivo control por parte de los órganos colegiados rectores’, se dedicó a ‘un verdadero expolio de los fondos’ de las entidades que forma la institución cultural. Se benefició personalmente y financió ilegalmente a CDC.

Más de 5,1 millones de euros en comisiones ilícitas
Convergència Democràtica de Catalunya habría estado recibiendo un ‘flujo de fondos’ de Ferrovial-Agroman, a través del Palacio de la Música, ‘como pago de comisiones por adjudicaciones de obra pública por parte del Gobierno de la Generalidad de Cataluña u otros organismos públicos’, entre los años 2000 y 2009. El juez instructor fija el ‘acuerdo’ entre los dirigentes de CDC y la empresa constructora en 1999 y sitúa a Daniel Osàcar, tesorero de CDC, y a Jaume Camps como intermediarios de la formación nacionalista con Ferrovial-Agroman, así como a Carles Torrent, fallecido en 2005, tesorero de CDC hasta su muerte.

El modo de operar era sencillo. La empresa constructora ingresaba una donación por ‘el concepto de patrocinio’ a la Fundació Privada Orfeó Català-Palau de la Música (una de las tres entidades que forman el entramado del Palacio de la Música y que controlaba totalmente Millet) y esta los transfería a CDC. La finalidad del dinero no tenía nada que ver con la institución cultural.

El magistrado deja constancia de las obras que habrían llevado mordida y ha podido demostrar en la fase de instrucción: obras de revestimiento de la acequia Bellet (2000) por 2.638.496,35 euros; construcción del nuevo pabellón municipal de San Cugat del Vallés (Barcelona) (año 2002) por 4.176.019,06 euros; construcción de la Línea 9 del Metro de Barcelona (entre 2001 y 2010) por 890 millones de euros (Ferrovial-Agroman formaba parte de una UTE); y construcción de la Ciudad de la Justicia de Barcelona y Hospitalet (2003) por 263.035.900 euros.

De estas obras Ferrovial-Agroman ‘abonaba, por regla general, una comisión del 4% del importe de la obra pública adjudicada, y de ese 4% un 2,5% se asignaba a Convergència y el 1,5% restante para Millet y Montull por su intermediación’, el 80% para el primero y el 20% para su lugarteniente. El dirigente de CDC Jaume Camps también ‘recibió alguna remuneración por su intermediación’, al menos una vez en 2003.

¿Cómo se hacían los pagos? ‘Mediante entregas en efectivo a los tesoreros del partido, mediante facturación mendaz por entidades mercantiles que se prestaron a ello y mediante convenios de colaboración aparente suscritos por la l’Associació Orfeó Català y la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música Catalana con la Fundació Trias Fargas, directamente vinculada al partido Convergència Democràtica de Catalunya’.

Así, en efectivo, entre 2000 y 2007, los tesoreros de CDC recibieron 2.314.495,21 euros; a través de la ‘facturación falsa’ mediante empresas interpuestas, entre 2004 y 2009, otros 2.235.052,16 euros; y mediante convenios de colaboración con la Trias Fargas, hoy CatDem, entre 1999 y 2008, otros 630.655 euros. En total: el partido que lidera Artur Mas recibió 5.180.202,37 euros a través de comisiones ilícitas. Esta cifra es inferior a la que defiende el Ministerio Fiscal.

Entre Millet y Montull desviaron para su beneficio 18.017.001,88 euros
Al margen de la relación de CDC con el Palacio de la Música, el magistrado instructor del caso ha acreditado que entre 2005 y 2009, Millet y los Montull (Jordi, y su hija Gemma) desviaron dinero de la institución cultural para obras de sus viviendas, a través de facturas a empresas que pagaba el Palacio de la Música, por un total de 3.175.175,45 euros; emitieron facturas falsas para enriquecerse con servicios inexistentes (los años 2008 y 2009) por 1.027.189 euros (sin IVA); se pagaron las bodas de las hijas de Millet (en 2000 y 2002) por 164.269,93 euros, la publicación de un libro de Jordi Montull por 19.026,80 euros; ‘viajes de placer’ por todo el mundo (México, Cerdeña, la Polinesia, Tailandia, Kenia, las islas Maldivas y Dubai) por 651.456,59 euros; a lo que hay que sumar otros desvíos de fondos entre 2002 y 2009.

En total, según figura en el auto del juez Pijuan, Millet y Montull desviaron 18.017.001,88 euros de los fondos de las entidades del Palacio de la Música ‘para aplicarlos al lucro particular directo o a otras finalidades desconocidas pero nunca relacionadas’ con la institución cultural. Queda acreditado que Millet habría hechos suyos como mínimo 7.021.245,52 euros y Montull, como mínimo 1.318.443,09 euros. El juez instructor ‘desconoce el destino de los restantes 9.677.313,27 euros’.

Además, la trama organizada por la cúpula del Palacio de la Música incluiría la confección de documentación falsa, operaciones inmobiliarias (entre 2004 y 2009) a través de empresas controladas por Millet y Montull elevando el precio del coste en el mercado libre, ‘enriqueciéndose con el sobreprecio’ y un fraude a la hacienda pública por el impago del IVA del año 2007 (549.749,31 euros).

El juez sobresee la causa contra Àngel Colom
Además, el juez instructor también imputa como responsables civiles subsidiarias a las empresas, todas sociedades limitadas: Bonoima, Aysen Producciones 46, Aurea Rusula, Febrero Marzo, Belfort Baix, New Letter Market Directo, Letter Graphic, Mail Rent, Altraforma Hispart y Publiciutat.

A Marta Vallés Guarro y Mercedes Mir Recio, al igual que CDC, se les imputa como responsables civiles como partícipes a título lucrativo. Y a la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música, también, como responsable civil subsidiaria.

Según figura en el auto de conclusión de la instrucción del caso Palacio, Àngel Colom y Esteve Escuer i Deu quedan apartados del inicio de la causa oral ya que el juez instructor sobresee provisional y parcialmente las actuaciones contra estos dos dirigentes políticos como responsables civiles como partícipes a título lucrativo, pese a que queda ‘acreditado’ que recibieron dinero del Palacio de la Música (75.126,51 euros, el primero; y 13.000 euros, el segundo, que ha devuelto).

Además, Marta Vallés Guarro, Mercedes Mir Recio, Enrique Álvarez Vila, Joan Segura Pons, Elisabeth Barberá Blasco, Emilio Vidal Puig, José maría Gregori Valls y Marc Puig Guardia no tendrán que responder como responsables criminalmente. También han quedado fuera de la causa -tal y como pidió el Ministerio Público- las hijas de Fèlix Millet, Clara y Laila Millet Vallés.

España
Emotivo homenaje a Miguel Ángel Blanco 16 años después de su muerte *
epbc_es / ermua ABC 16 Julio 2013

Representantes del PP y la hermana del concejal asesinado, Mari Mar Blanco, le recuerdan con un tributo en su localidad, Ermua

En un acto celebrado en Ermua con motivo del 16º aniversario del asesinato del concejal del PP en el municipio vizcaíno Miguel Ángel Blanco, la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, ha considerado que, «por muchas ponencia de paz y enjuagues que se inventen», nadie podrá olvidar «la verdad» y refugiarse en la «amnesia interesada» de lo que sucedió en Euskadi en las últimas décadas. Asimismo, ha advertido de que «la exigencia debe volcarse sobre quienes no reconocen su responsabilidad en lo sucedido», en referencia a ETA y la izquierda abertzale.

En la cita han estado presentes el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, junto a representantes de la formación, el delegado del Gobierno, Carlos Urquijo, y la hermana del edil asesinado, Mari Mar Blanco, quien ha hecho un llamamiento a trabajar por la «unidad con un final con vencedores y vencidos». La presidenta del PP vasco ha recordado en su intervención lo sucedido hace 16 años cuando cientos de miles de personas «inundaban los espacios públicos» en lo que ha calificado de «estallido de dignidad y rabia». Por ello, ha subrayado que «nada ni nadie podrá evitar que recordemos aquel espanto», ni mentir y refugiarse en la «amnesia interesada para ocultar que ocurrió aquellos días y quiénes fueron responsables de aquel horror». «Ni siquiera el interés indigno de quienes pretenden tergiversar nuestra historia podrá borrar el secuestro y asesinato de Miguel Ángel», ha indicado, para añadir que «nunca podrán borrar la historia real».
Contra la «la ambigüedad y el olvido»

La presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo y hermana del edil asesinado, Mari Mar Blanco, ha destacado por su parte que el PP es «un gran partido» que trabaja para «acabar con la lacra de ETA». En este sentido, ha considerado que a la «derrota» de la banda terrorista ha ayudado «muchísimo» el asesinato de su hermano y de más de 800 víctimas. «La última página del relato final de ETA la tenemos que escribir con tinta en la que no tenga cabida la equidistancia, la ambigüedad y el olvido», ha destacado.

Asimismo, ha advertido que «no pueden dar lecciones» quienes durante años han arrebatado la vida y libertad de los ciudadanos. «No nos pueden pedir que no miremos por el espejo retrovisor... yo no me quiero dejar en el tintero ninguna víctima del terrorismo como legado de dignidad, verdad, memoria y justicia», ha añadido. Por último, Mari Mar Blanco ha realizado un llamamiento a la unidad y fortaleza, así como a trabajar por «un final de vencedores y vencidos».
«Ser vasco, español y luchar por la libertad»

Por su parte, el presidente del PP de Vizcaya, Antón Damborenea, ha recordado que ahora ETA no mata, aunque «algunos intentan vender» que en Euskadi ha habido «un conflicto y bandos, por lo que todo es excusable». «Estamos en un país en el que todo el mundo está indignado por que el señor Bretón ha matado dos niños. ETA mató a casi 40 y dejó inválidos a muchos», ha señalado, para añadir que es necesario hacer «justicia». En este contexto, ha remarcado que su formación no va a permitir que se equiparen a víctimas para «diluir la responsabilidad de un terrorismo nacionalista que ha intentado acabar con la democracia».

«A Blanco no lo mataron por pertenecer a un grupo que asesinara gente o extorsionase, sino porque tuvo la osadía de representar a sus vecinos en este pueblo», ha expresado. Además, ha remarcado que no cabe legitimar, «de ninguna forma», que el asesinato de Blanco sea equiparable a las «víctimas del Franquismo, del Carlismo o de Don Pelayo».

Por su parte, el concejal del PP en el municipio Fernando Lecumberri ha subrayado que a Blanco lo mataron por «ser vasco, español, por luchar por la libertad y por ser del PP». Asimismo, ha incidido en que el Partido Popular es el «partido de Miguel Ángel Blanco, no el partido de Bárcenas». «No es el partido del trinque y la comisión, sino de los principios y valores que defendía Blanco», ha añadido.

«Enemigos de Euskadi»
Arantza Quiroga también consideró que «por muchas ponencias de paz, intentos políticos tratando de difuminar responsabilidades o enjuagues que se quieran inventar, nunca podrán esconder la cruda realidad». En este contexto, ha advertido que no hay mayorías políticas que puedan condicionar la realidad de lo vivido. Además, ha recordado el papel jugado en el pasado por la izquierda abertzale y ha denunciado que fue un concejal de Herri Batasuna en Eibar quien proporcionó «a los terroristas todos los datos de los movimientos de Blanco, además de alojar a los asesinos en su casa». «Ahora pretenden diluir responsabilidades y repartir culpas como si esta idea del conflicto tuviera dos bandos y unos y otros tuviéramos distintas responsabilidades. Ni yo ni mis compañeros hicimos nada para que mataran a nadie», ha recordado. Además, ha reconocido que le «revienta» que algunas formaciones políticas «no entiendan que el horror vivido no tiene equidistancias posibles» y no responden a ningún conflicto político.

Por ello, ha defendido que son necesarios «acuerdos comunes entre demócratas, para asentar lo obvio y olvidar el pasado desde el recuerdo». Quiroga ha remarcado que la exigencia debe volcarse hacia quienes «se niegan a sumir su responsabilidad, reconocer el estado de derecho, la democracia y la libertad». Además, ha exigido que los «verdaderos enemigos de Euskadi, ETA y sus cómplices, rompan amarras».

«No se trata de imponer el relato del PP, del PNV, del PSE o de la izquierda abertzale. Lo que se tiene que imponer es el relato de la verdad de lo ocurrido», ha indicado, para añadir que sólo se podrá mirar al futuro cuando «se asuma la verdad sin tacticismos ni intereses políticos». Por último, ha lamentado que un pasado marcado por «la intransigencia» de unos pocos manchara «el nombre de los vascos" y ha subrayado que ETA no «nos ha representado».

Recortes de Prensa   Página Inicial