AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 31 Julio 2013

Gasto público
La estrategia contra el déficit
Emilio J. González Libertad Digital  31 Julio 2013

El déficit del Estado alcanzó en junio el 3,8%, prácticamente el objetivo para el conjunto del año. ¿Qué va a hacer el Gobierno a partir de ahora para que la evolución de las cuentas públicas no se le vaya de las manos en lo que queda de ejercicio? Me temo que, fundamentalmente, confiar en que las cosas mejoren a partir de ahora. De hecho, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, habló este martes de un cambio de ciclo y una importante inflexión en la evolución de la economía. Es decir, que confía en que las cosas vayan mejor y que eso se traduzca en un incremento de la recaudación tributaria que reduzca el desequilibrio de las cuentas estatales. Por su parte, el Banco de España, en su último boletín mensual, indica que, a partir de ahora, deberían de empezar a surtir efecto, en forma de mayores ingresos fiscales, las medidas impositivas adoptadas por el Ejecutivo. En consecuencia, si al final se cumple todo esto, a partir de ahora el déficit del Estado debería empezar a reducirse o, cuando menos, a quedarse en los niveles alcanzados el mes pasado. Por supuesto, que nadie piense en recortes del gasto público porque Hacienda acaba de decir que apenas queda margen para aplicarlos si no es mediante nuevos recortes de las prestaciones sociales. Por desgracia, esta estrategia para cuadrar las cuentas del Gobierno puede acarrear a medio plazo más problemas que los que se pretenden resolver con ella.

El quid de la cuestión reside en el crecimiento económico. La única forma de empezar a reducir los altísimos niveles de desempleo que padece nuestro país es con una actividad productiva dinámica, que crezca, como mínimo, a tasas del 1,5%. La cuestión es cómo conseguir esos ritmos. El Gobierno confía mucho en el sector exterior y, en efecto, las empresas españolas están haciendo muchos esfuerzos para exportar, fundamentalmente porque si no lo hacen corren el riesgo de desaparecer. Por desgracia, no va a bastar con ello, a causa de dos razones fundamentales: por un lado, la desaceleración de la economía mundial, en especial de los BRIC –Brasil, Rusia, India y China–, es una realidad; por otro, tampoco hay en España tanta empresa que pueda comercializar sus productos y servicios en el exterior. Esta vía, en consecuencia, no parece conducir muy lejos, lo que obliga a posar la vista en el interior y aquí las cosas no van mejor porque no circula el crédito y porque el consumo apenas puede crecer con tanto paro, tanta reducción salarial, tanto endeudamiento y tanta subida de impuestos. En consecuencia, ese cambio de ciclo que pronostica Jiménez Latorre solo será posible si el Gobierno toma nuevas medidas en materia de reforma laboral y de déficit público para poder bajar los impuestos. En lo primero ya está la ministra de Empleo, Fátima Báñez, que ha hablado ya de ‘ajustes técnicos’. Pero queda lo segundo.

Para poder bajar impuestos hay que recortar el gasto. Hacienda dice que no hay margen, pero sí que lo hay, y de sobra, siempre y cuando se empiece a meter mano a tanto organismo y tanta empresa pública que solo sirven para colocar a los amigos, familiares y del partido. En otras palabras, hay que recortar el empleo público por esa vía porque, de lo contrario, la economía no crecerá, no creará empleo y no aumentará la recaudación tributaria.

Dolores autonómicos
Fernando Díaz Villanueva www.gaceta.es  31 Julio 2013

Estamos hartos del provincianismo tuerto y sentimentaloide que se ha adueñado de España.

Pasados los tres días de luto y contrición por las víctimas ha llegado la hora de levantar el dedo y acusar, que eso a un servidor se le da bastante bien; la contrición no tanto, para qué nos vamos a engañar. De todo el show que los medios de comunicación montaron la semana pasada a cuenta y a la salud de la tragedia del Alvia lo peor, lo más sangrante, no fueron los que, con los cadáveres aún calientes, se pusieron como posesos a politizar el tema. Hablo, claro, de los que sacaron de paseo unos inexistentes recortes en materia de seguridad ferroviaria. Había ganas de engendrar odio echando muertos encima de Rajoy y a muchos les faltó el tiempo para hacerlo. La política, la maldita política, la ambición de poder que todo lo encanalla.

Pero lo peor, insisto, no fue eso. De patanerías de esa clase estamos ya vacunados. ¿Se acuerdan de lo del Prestige?, ¿o de la nachojcolarada aquella de las bombas de Irak que estallaban en Madrid? Pues eso. No creo que haga falta dar más referencias. El que está sediento de trinque y poltrona, de BOE y de decir a los demás lo que tienen que hacer no se para en barras, aprovecha cualquier resquicio para sermonear. Esos sermones indignos, además, hay quien se los compra. Mal por ellos, sólo me queda esperar que no gobiernen nunca.

Lo peor del accidente –aparte, lógicamente, de las víctimas mortales y del vacío irreparable que esas 79 vidas han dejado en sus más allegados–, ha sido la regionalización del drama. “Fuerza Galicia” (o Galiza, según gustos), se leía por doquier en las redes sociales. Banderitas gallegas con crespones negros en los perfiles de Twitter, apelaciones a la galleguidad de un abuelo olvidado, pésames en perfecto gallego de la TVG, muñeiras tristes y paridas resobadas como que el cielo de Santiago lloraba de pena. El cielo en Santiago llora siempre, aunque caiga El Gordo de la Lotería. Galicia de luto, la mayor tragedia de Galicia en no sé cuántos siglos, Galicia se arma de coraje y un larguísimo etcétera eran titulares que podían leerse aquí y allá para estupor de los que, además de no ser tontos, estamos bastante hartos del provincianismo tuerto y sentimentaloide que se ha adueñado de España desde que a los poetas pelmas de la Transición les dio con eso de la identidad.

Se diría que en aquel tren sólo viajaban gallegos y que el convoy hacía la ruta Santiago-Santiago con parada intermedia en Santiago. Pues no, el tren salió de Madrid cargadito de gente de todas partes del país y, de haber llegado, lo hubiese hecho al Ferrol después de atravesar media España. ¿Fue realmente una tragedia gallega? ¿Qué habría pasado de producirse el accidente en la frontera entre Zamora y Orense? ¿Hablaríamos entonces de tragedia castellano-leonesa-galaica? Cuando se cayó aquel avión de Spanair en Barajas no hablamos de tragedia madrileña, vamos, ni se nos pasó por la cabeza. Provincianos todos, aquí somos gente seria. Ya que nos copian en todo, cópiennos también en eso.

Miquel Roca dice que no le merece respeto el TC.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  31 Julio 2013

Muy desesperados tenían que estar en Zarzuela para elegir a este abogado y su bufete para representar la defensa de la Infanta Dª Cristina. Las declaraciones de Miquel Roca i Junyent sobre su nulo respeto por el Tribunal Constitucional, ponen en evidencia la inoportunidad de la elección en aras de la credibilidad. Nadie puede extrañarse del envalentonamiento de estos secesionistas catalanes, principalmente debido a la dejación de responsabilidades por parte de los diferentes Gobiernos de España. Lo peor es que este abogado fue uno de los llamados "padres de la Constitución", un título que va a terminar siendo una losa de indignidad y no un honorable blasón .

Y es que el aquelarre secesionista está llevando a la pérdida del mínimo pudor intelectual y a la caida de todas las máscaras que han mantenido cobardemente los que ahora se proclaman abiertamente independentistas. La perspectiva de lograr la ansiada independencia, lleva a estos ultra nacionalistas catalanes a desbarrar contra todo lo que se oponga a su delirante pretensión. Para estos iluminados, es normal no tener respeto a las Instituciones, ni a las leyes del Estado, las mismas que les han otorgado su propia legitimidad. Ahora, parece que no la precisan y son capaces de concedersela tan solo por portar la bandera secesionista estelada.

CiU está desbocada y eleva cada día el tono de sus arengas y sus soflamas independentistas, amenazando al Estado de Derecho con una trasgresión de la Ley y la declaración unilateral de independencia si no se le permite hacer el referéndum secesionista. El llamado comité de sabios que creó Artur Mas, es lo que le ha recomendado, incluso a sabiendas de la ilegalidad de tal propuesta. Su confianza radica en que el Gobierno de España no se atreverá a actuar contra el President de la Generalitat, ni a disolver el Parlamento catalán. Así que sus bravuconadas van "in crescendo" ante la callada como respuesta por parte de Rajoy y su equipo.

Personalmente, lo que manifiesto es mi total falta de respeto por las declaraciones de este desenmascarado secesionista. Eso sí, declaro mi profundo respeto personal por él. Igualmente manifiesto mi total falta de rspeto por un Estatuto que condena a los españoles residentes en Cataluña a la imposición del catalán como única lengua "vehicular", en contra del mandato Constitucional y de la sentencia del TC. Condeno la hipocresía de una casta dirigente independentista que margina a la mitad de la población de Cataluña y que además se hacen las víctimas, cuando son los opresores. Como español, exijo la defensa de la ley en todo el territorio nacional y la puesta a disposición judicial de quienes trasgreden la Ley a diario en la Comunidad Autónoma de Cataluña.

La relación de la Casa Real con Cataluña viene de antiguo. De hecho, ha sido una de sus Instituciones más emblemáticas, La Caixa, la que mantiene contratada a la Infanta Dª Cristina en una de sus fundaciones. El Rey tiene el título de Conde de Barcelona, lo cual no evita que los secesionistas catalanes quemen la bandera de España, hagan sonoras pitadas al himno de España, eliminen el español de las escuelas y la Administracióne Pública, reclamen la independencia y estén dispuestos a realizar un referéndum ilegal. Así que mucho título y nulo reconocimiento.

No sé si Zarzuela seguirá manteniendo a este bufete del que es titular el Sr. Roca i Junyent. Lo cierto es que, hasta ahora, ha logrado mantener a la Infanta lejos de los juzgados. Ha cumplido con su cometido. Lo malo es que declaraciones como las realizadas no son muy oportunas en estos momentos de bajón popular que sufre la Institución monárquica. Ya se sabe aquello de a perro flaco, todo son pulgas.

Crecen dudas alemanas acerca de la gobernabilidad de España
Aurora Mínguez El Confidencial  31 Julio 2013

La canciller alemana, Angela Merkel (d), y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. (EFE)La estrella de Mariano Rajoy en el cielo alemán brilla bastante menos que antes. Las noticias esperanzadoras acerca de un aumento de las exportaciones españolas, del ligero descenso del paro y de la llegada masiva de turistas este verano no logran compensar la sombra de corrupción que afecta al PP y a su presidente. Empieza a haber dudas acerca de si el Gobierno actual va a sobrevivir a este lance. “España, que antes de la crisis llegó a llamar a las puertas del G8 y que ahora ha caído hasta el puesto trece, lo que menos necesita en estos momentos es que haya dudas acerca de su estabilidad política y su gobernabilidad”, escribía este lunes Leo Wieland, el corresponsal del Frankfurter Allgemeine Zeitung en Madrid .

Se sabe en Alemania que el Partido Popular dispone de una mayoría confortable en el Parlamento, y que los socialistas españoles atraviesan horas muy bajas, pero el escándalo Bárcenas crece y ha encontrado un eco más que notable estos últimos días en los medios de comunicación germanos. Se hacen los inevitables paralelismos con la financiación irregular de la CDU alemana a finales de la década de los noventa y los donantes anónimos al partido cuyos nombres se negó a facilitar el excanciller Helmut Kohl.

Lo que menos se comprende es la resistencia de Rajoy a haber dado explicaciones detalladas hasta ahora, lo cual crea un clima de desconfianza que, para muchos, va más allá de la batalla política y que afecta también a la élite empresarial tan maridada con el poder
”Con relación al actual escándalo de corrupción en España lo del dinero negro de la CDU hace trece años es un chiste”, se ha podido leer en el semanario Die Zeit, un medio de referencia para los intelectuales de este país. Fue Angela Merkel, entonces secretaria general del partido, quien pidió a Kohl que dejara su puesto de presidente de honor para evitar dañar más a su formación política. El pasado mes de febrero, en una cumbre bilateral, Merkel lanzaba un mensaje público de respaldo a su colega alemán. Hoy medios próximos a la canciller prefieren guardar silencio y se limitan a decir que “se trata de un asunto interno”.

Lo que menos se comprende es la resistencia de Mariano Rajoy a haber dado explicaciones detalladas hasta ahora, lo cual crea un clima de desconfianza que, para muchos, va más allá de la batalla política y que afecta también a la élite empresarial tan maridada con el poder. Los ritmos a la hora de dar detalles y de someterse al fuego cruzado de la oposición y el Parlamento son en en la República Federal muy rápidos y no se tiene ninguna contemplación hacia los remoloneos o maniobras de distracción de ministros o altos cargos. El escándalo Bárcenas, según la edición de esta semana de Der Spiegel, “recuerda a los españoles cómo la casta dirigente de políticos y empresarios ha conducido al país a la ruina (..) fue en ese clima donde creció la burbuja (…) los comentaristas políticos en Madrid se preguntan cuán fuerte es Rajoy todavía. Esta semana él va a dar explicaciones”.

Para una Angela Merkel que intenta desconectar en estos días, la posibilidad de una crisis política y, por ende, económica en España es una pesadilla que prefiere ignorar. Ya tiene bastantes preocupaciones con la crisis de liderazgo de François Hollande y con las interrogaciones abiertas sobre el ritmo de las reformas en Francia. Pero es evidente que Berlín va a prestar una atención muy especial a la intervención del presidente del Gobierno español mañana ante el Parlamento. La confianza en el país, pero también en Europa, hay que ganársela a pulso. Y las élites alemanas tienen también sus elevadas exigencias a la hora de demandar y respetar un liderazgo. Sin ir más lejos, al hasta ahora presidente de Siemens, Peter Löscher, le ponen hoy en la calle -a pesar de que tiene un contrato hasta el año 2017- por errores graves en la gestión de la multinacional.

Los nacionalistas y la hipócrita campaña contra Pérez de los Cobos
EDITORIAL Libertad Digital  31 Julio 2013

Por mucho que la Constitución, la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, la jurisprudencia y un expreso, taxativo y reciente comunicado de este mismo tribunal "no establecen para sus magistrados incompatibilidad alguna con el hecho de pertenecer o haber pertenecido a partidos políticos, asociaciones, fundaciones y colegios profesionales", la campaña impulsada por El País y secundada por la izquierda y los nacionalistas contra el presidente del Tribunal Constitucional y antiguo afiliado del PP, Francisco Pérez de los Cobos, no ha hecho más que empezar.

Si hace unos días personajes como Rafael Vera o Baltasar Garzón comunicaban su intención de recusar a Pérez de los Cobos por su afiliación al PP, este martes son los gobiernos nacionalistas de Cataluña y el País Vasco los que nos anuncian su intención de apartar al magistrado con el que lógicamente no tienen afinidad ideológica alguna.

Aunque Josu Erkoreka ha asegurado que el Gobierno vasco todavía está estudiando los pleitos que ha tenido en el Tribunal Constitucional en los que ha intervenido Pérez de los Cobos, el portavoz del Ejecutivo autonómico catalán, Frances Homs, ya ha concretado la recusación del presidente del Constitucional en 24 procedimientos de recursos de constitucionalidad y de conflicto de competencias en los que es parte la Generalidad.

Es evidente que Pérez de los Cobos podrá y deberá abstenerse o, en su caso, ser recusado en algunos litigios, no por haber sido militante de ningún partido, sino, al igual que cualquier otro miembro del Tribunal Constitucional, si incurre en alguna o varias de las causas de abstención y, en su caso, recusación que señala el artículo 219 de la Ley Orgánica del Poder Judicial a la que, en este punto, sí deriva la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

Esta es la razón, de hecho, por la que Pérez de los Cobos y otros magistrados ya se han debido abstener en algunas en algunas votaciones en el pasado; o la razón por la que hace años fue recusado el magistrado Pérez Tremps de las deliberaciones respecto a la constitucionalidad del "estatuto" soberanista catalán. Pérez Tremps pudo ser recusado de esta causa porque tres meses antes de acceder al Constitucional había firmado con la Generalidad un contrato de asesoramiento en la redacción del texto estatutario por el que había cobrado 6.000 euros.

De igual forma, si llegado el momento de deliberar sobre la constitucionalidad de la última reforma laboral, se llegase a la conclusión de que el actual presidente del Tribunal Constitucional, no en razón a su pasada militancia de base en el PP, sino en base a su condición de miembro de la Comisión de Expertos en Aplicaciones de Convenios y Recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo, ha participado de manera directa o indirecta en el asunto objeto del pleito, también podría ser recusado del mismo.

Ahora bien: No parece ser la reforma laboral el asunto que preocupa a los nacionalistas tal y como se deriva de los pleitos en los que quieren apartar a Pérez de los Cobos tales como son los concernientes a la ley catalana de Educación, del Cine, el Código de consumo de Cataluña o los decretos de la Generalidad referidos a horarios comerciales o a impuestos sobre depósitos bancarios.

Entiéndasenos bien: A diferencia de los hipócritas enterradores de Montesquieu que ahora se rasgan las vestiduras, la denuncia de la politización de la Justicia ha sido una constante de Libertad Digital desde el mismo momento de su fundación. Pero esa nefasta politización no radica en que los magistrados del Tribunal Constitucional puedan ser o haber sido militantes de un partido político, sino al hecho de que son los partidos políticos los que nombran y cesan a los miembros de nuestros más altos Tribunales. Si hay una mano política que puso en el cargo a Pérez de los Cobos, no menos política es la mano que quiere apartarlo.

Ese tal
Alfonso Ussía La Razón  31 Julio 2013

Cuando se ha vivido –y se vive diariamente–, una amistad tan profunda y sin grietas con un genio y un hombre bueno como lo fue y es Antonio Mingote, causa repelús dedicar un artículo a ese tal que publica sus dibujos en el «Punt Avui» que es el «Avui» con el «punt» delante. No me interesa nada. Es como intimar con Mozart o Beethoven y terminar haciendo la cola para asistir a una gala veraniega de Ramoncín. Un contrasentido. Mingote no era un viñetista, sino un editorialista del trazo. El «Picasso de los periódicos» según Francisco Umbral. En sus calendas más «progres», Umbral escribió que lo que más le gustaba del ABC eran la grapa y el dibujo de Antonio Mingote. «Querido Paco, muchas gracias en nombre de la grapa», le agradeció Antonio. Me avergüenza descender de las nubes de la genialidad pasmosa a las cloacas del odio local, de la vulgaridad de una aldea supuestamente sentimental y tan deleznablemente habitada. Me refiero a la aldea del nacionalismo, que no a Cataluña.

La pretensión de crear humor no sobrevuela todo ni a todos. La defensa recurre siempre al «animus jocandi». La viñeta de ese tal publicada por el ruinoso «Avui» la mañana siguiente del accidente de Santiago de Compostela es una síntesis de la perversidad humana, o mejor escrito, inhumana. Nadie en el resto de España ofendería con tanta simpleza intelectual a una tragedia en Cataluña. No tengo motivos para conocer la identidad del director del «Avui» con el «Punt» previo, pero intuyo que no puede ser una persona normal. No me refiero a la censura. Si el director de ese medio se divierte con las viñetas de ese tal, está en su derecho y en su deber de publicarlas. Lo preocupante es que le diviertan, y que después de reír a carcajadas sobre las tumbas de ochenta muertos, llegue a su casa, abrace a sus hijos, haga el amor con su mujer y le proponga posteriormente un crucero de vacaciones con toda la familia. Como no lo conozco, es posible que no tenga mujer ni hijos, pero esto no busca la descripción, sino la imagen. Alguien habrá por ahí a quien quiera y le corresponda, aunque también esa figuración me importe menos que poco, es decir, nada de nada.

No escribo el apellido del pobre y paleto forajido porque conozco a otras personas con el mismo patronímico y no merecen malas confusiones. Son gentes decentes, algunas de ellas sesgadas hacia el nacionalismo sentimental, pero absolutamente respetables. En el funeral de Estado de Santiago estaba Urkullu, pero a Mas le dio pereza volar hacia el Campo de las Estrellas, el núcleo religioso y cultural que principió la unidad de Europa. Todo lo que piensan, solicitan y resuelven resulta profundamente antipático. No obstante, ellos son las víctimas, los agraviados, los conquistados, los desfavorecidos. Esta mandanga permanente es quizá la que ha llevado a ese tal a dibujar y publicar su infame viñeta. La viñeta de su vileza y de su popularidad, porque muchos no se han resistido a felicitarlo, empezando por su director.

Porque esa viñeta insultante, odiosa y amoral no es sólo el dibujo y la gracia de un imbécil que en su soledad es capaz de idear semejante porquería. Es el resumen y la exposición de una degradación colectiva que ha devorado el sentido común, cívico, cultural y humano de una considerable proporción de ciudadanos en Cataluña. No se trata de criticar a un necio. El necio nada importa ni afecta ni influye. Pasan de ahí a preguntar si van a mandar los de «Madrit» los tanques. Fue siempre la ilusión de la ETA. Que el Ejército actuara, como hizo el británico en Irlanda del Norte. Pero con decenas de militares, guardias civiles, representantes del pueblo, buenas gentes de la calle y niños asesinados, «Madrit» combatió el terrorismo con las Fuerzas de Seguridad del Estado, y lo mismo hará con el separatismo violento que algunos sueñan. «Madrit» para el separatismo catalán es el resto de España, que nadie se confunda.

Pero el odio autosembrado ha florecido y está en el ambiente. De otra manera no sería concebible un dibujo como el que ese tal, regodeándose de sangre, ha publicado en un diario que vive gracias a las subvenciones.

CON O SIN PRIVILEGIOS
No sólo Navarra tiene fueros (y privilegiados profesionales)
Pascual Tamburri El Semanal Digital  31 Julio 2013

¿Una región es España sólo porque lo digan una ley o una mayoría, del siglo que sean? Los abertzales quieren Navarra. Intenciones aparte, el regionalismo es un arma de dos filos.

Hace muy pocas semanas el consejero de economía de la Comunidad de Madrid reanimó una polémica que parece eterna, al declarar en público que Navarra –entre otras regiones- disfruta de privilegios. Se armó buena, y de hecho sigue ahí armada: tirios y troyanos se han apresurado a certificar su "navarridad" proclamando que la Comunidad Foral no tiene "privilegios" sino "derechos" históricos bajo el nombre de fueros.

Sea pues. Algo tendrán estos nuestros fueros cuando personas tan diferentes –todos, todos, de PP a la ETA y de UPN al PSOE, si es que el presidente Sanz dejó diferencias entre los dos- coinciden en arroparse en ellos para calzar sus carreras políticas. Ya no se estudia así, y menos los aspirantes a políticos profesionales, pero un fuero era en la Edad Media y ha seguido siendo después un derecho privativo de alguien. O sea, un ius proprium, es decir, y sin ánimo de ofender salvo al que no entienda, un privilegio.

Un privilegio no es nada malo, o no tiene por qué serlo. Navarra, como casi reliquia de su turbulento final de la Edad Media, conserva en vigor una serie de normas y de leyes fiscales diferentes a las de otros españoles. Restos de lo que en el XVIII nuestros vecinos ilustrados llamaron ´Antiguo Régimen´ y los inspiradores de tantos nuestros intelectuales de hoy llamaban ´modo de producción feudal´. Fueros, es decir privilegios, garantizados a través de los siglos por líderes hoy tan malfamados como Fernando el Católico y Francisco Franco. No hay que enfadarse, señores políticos de 2013, incluso si son privilegios y según la Constitución vigente nada tienen que ver con la igualdad legal de los españoles.

Estoy seguro de que Enrique Ossorio no ha querido ofender a nadie al hablar, sí, de privilegios. Y de que está de acuerdo con el parlamentario regionalista Sergio Sayas cuando dignamente anuncia que "el Fuero es nuestra peculiar e histórica forma de ser España". Menos mal. Pero la verdad exacta, populismo aparte, es que Navarra es España antes de que hubiese ningún fuero escrito, me temo, y seguirá siéndolo incluso cuando por el camino de la igualdad lleguemos a la uniformidad, una meta posible aunque no segura, enteramente lógica en una democracia que se pretende moderna.

Navarra es España con fueros, lo fue también cuando todas las Españas tenían fueros, y puede serlo sin fueros. También fue España sin existir el Estado español, y sin existir ni el nombre de Navarra – al fin y al cabo un reino frágil, pequeño, tardío y con pocas glorias si nos ponemos a comparar, a falta de una película romántica sobre la amistad entre el rey Sancho el Fuerte y el rey Ricardo Corazón de León o de una tragicómica sobre las peripecias políticas del príncipe Carlos de Viana. Pero lo que no puede haber sin un trauma colectivo inimaginable es una Navarra que no sea España. Espero que nadie por miopía localista o por egoísmo sectario quiera ir a eso. Tampoco sería la primera vez que estos valles han padecido y superado cosas así.

Once de marzo
¿Qué fue del foco de explosión de Santa Eugenia?
Gabriel Moris Libertad Digital  31 Julio 2013

Durante el mes en curso se han publicado en algunos medios de comunicación dos noticias relacionadas con el crimen de lesa humanidad cometido en marzo de 2004 en los Trenes de Cercanías de Madrid.

Se trata de dos asuntos que habían sido archivados judicialmente. Uno, relacionado con Jamal Zougan, el único condenado como autor material de los atentados. El otro, con el exjefe de los Tedax y su jefa de Laboratorio. En el primer caso, la Audiencia Provincial de Madrid, en la persona de la juez Belén Sánchez, ha admitido a trámite la declaración, como imputadas, de las testigos protegidas C-65 y G-70. En el caso de los Tedax, se archivaron las diligencias practicadas por la juez Coro Cillán, sin juzgar, por considerar que las acusaciones de que eran objeto habían sido ya abordadas en una causa distinta y previamente archivada sin investigar. Este asunto, partiendo del trabajo de la juez Cillán, podría ser objeto de investigación ahora por el juez Ramiro de Dios de la misma Audiencia.

Permítanme transcribir la demanda de un firmante de mi petición en Change.org al Gobierno, al Congreso y a la Audiencia Nacional:

"Al juez Ramiro de Dios, decirle que tenemos esperanzas en él, para poder hacer justicia. Pregúntese señor juez: ¿por qué destruyeron los trenes 48 horas después del atentado? ¿Por qué aportaron pruebas falsas como la mochila de Vallecas, al juicio del 11-M? ¿Por qué hay un hombre inocente en la cárcel, como es efectivamente Jamal Zougam? ¿Por qué no hay ni una sola imagen de los terroristas en las estaciones de tren? ¿Por qué no hay ni una sola imagen de los suicidados de Leganés asomándose por las ventanas o realizando disparos tal como aseguran algunos informes de algunos que se hacen llamar policías? ¿Por qué PP y PSOE siguen poniendo trabas a la justicia para las víctimas? ¿Por qué tal como asegura la verdad molecular, nunca pudo ser Goma 2 Eco lo que estalló en los trenes? ¿Por qué la inmensa mayoría de medios de comunicación no hablan del 11-M? Las víctimas no quieren homenajes, quieren justicia, quieren justicia, quieren justicia. Sr. juez Ramiro de Dios, usted como yo somos ciudadanos de este país, hay algo por encima de nuestra posición laboral y por encima incluso de nuestras familias. Sr. juez, nuestra dignidad como personas está por encima de todo, incluso por encima de nuestras vidas. Estoy convencido que usted, no será uno más de todo este entramado que nos avergüenza como personas y como españoles. Confiamos en usted, justicia para las víctimas".

Hasta aquí la cita del firmante en dicha petición (Change.org Gabriel Moris).

En febrero de 2012 se dio a conocer el hallazgo por Libertad Digital del foco del único vagón explosionado en 2004 en la estación de Santa Eugenia. El resto de dicho vagón estaba en los talleres de Tafesa en Villaverde. Hasta ese momento, ni en medios judiciales ni en los medios de comunicación, se había informado sobre la existencia de este valioso hallazgo. No creo necesario recordar que, hasta el año 2007, terminada la fase de juicio oral, se ocultó el desguace de todos los vagones explosionados, pocos días después del once de marzo. Con ello se incumplían tanto la Ley de Enjuiciamiento Criminal, como los protocolos de actuación policial. Ni en la instrucción, ni en el juicio de la Casa de Campo, se hizo alusión expresa a los escenarios de un crimen masivo e indiscriminado, el más grave cometido en Europa en el siglo XXI. Estas circunstancias deberían haber provocado cierto revuelo, incluso alegría, en el ámbito judicial y en los medios informativos. Pues no fue así. Sólo se hicieron eco dos o tres medios. La Fiscalía General del Estado, no sin tibieza, pidió sendos informes sobre el foco aparecido, a la Audiencia Nacional y a la Audiencia Provincial de Madrid.

Alguna asociación de víctimas o afectados, contra todo pronóstico, reaccionó oponiéndose a cualquier acción de la Fiscalía para investigar el foco "perdido y hallado". Creo que en la Comisión de Interior del Congreso, el sr. Llamazares, de Izquierda Unida, también se opuso a toda acción de la Fiscalía a hurgar en un caso como el 11-M que, por consenso, calificaron de "juzgado y sentenciado". Sólo olvidaron un pequeño detalle: si no hay autores, ni pruebas, ni relato de los hechos, no puede calificarse como tal.

Ni la Fiscalía General ni las de ambas Audiencias han difundido, pasado casi año y medio de su aparición, las acciones a tomar sobre el único vestigio probatorio del 11-M. Antes de que desaparezca como ocurrió con los otros nueve, propongo que se utilice como la primera pieza de un Museo del 11-M y así contribuir a perpetuar el recuerdo del mayor crimen político de nuestra historia reciente. La Historia nos lo agradecerá.

En el cuartel de Bruc de Barcelona
Los catalanes hacen cola para alistarse al Ejército español
Los españoles solicitantes en Cataluña cuadriplican las plazas disponibles, aunque tan sólo 1.550 personas cuentan con los requisitos exigidos
Javier Sánchez www.lavozlibre.com  31 Julio 2013

Madrid.- Las puertas del Área de Reclutamiento del cuartel del Bruc de Barcelona vive estos días una oleada de candidatos que esperan alistarse al Ejército español. Con esta situación, hasta un total de 1.550 personas se han presentado en Cataluña a los exámenes que les permitirá, en su caso, constituirse como militar.

Tras finalizar el primer plazo de acceso al Ejército, que estaba destinado para las clases de tropa y marinería, se han llegado incluso a superar el número de 42.000 solicitudes para tan sólo las 1.500 plazas que están disponibles en las Fuerzas Armadas: 1.200 repartidas en el Ejército de Tierra, donde 36 estaban abiertas a extranjeros, 125 para el Ejército del Aire y 175 para la Armada.

Los datos de españoles presentados hasta ahora en Cataluña han desbordado todas las previsiones. De hecho, las solicitudes de información han cuadruplicado las plazas que estaban disponibles, aunque tan sólo 1.550 personas cuentan con los requisitos exigidos para acceder al examen.

De esta forma, Cataluña se convierte en una gran fuente de aspirantes que desean pertenecer a las Fuerzas Armadas, no solamente como soldados u oficiales, sino también como Reservistas Voluntarios, donde sus profesionales, que pertenecen a diversas especialidades, trabajan en la vida civil y son activados de forma temporal por el Ministerio de Defensa.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
La paciencia del resto de España
José Manuel Otero Lastres La Voz  31 Julio 2013

Como es sabido, Job es el paradigma de la paciencia porque fue sometido por el diablo a numerosas adversidades (enfermedades, arruinarse, repudio de su mujer y fallecimiento de sus hijos), a pesar de lo cual no dejó de alabar al Señor. Espero no faltar al debido respeto a las Sagradas Escrituras si digo que no estoy muy seguro de que Job pudiera soportar la calamidad de la actuación política de los partidos que gobiernan hoy en Cataluña.

En efecto, por citar solo lo más reciente, el portavoz de Esquerra Republicana en el Congreso de los Diputados, refiriéndose a una carta enviada por Artur Mas al presidente del Gobierno, afirmó: «Es la puesta de largo de Cataluña, una entrega de credenciales ante España y el mundo», y añadía: «Estamos maduros para decidir nuestro destino». Después de hablar de plantear una consulta de autodeterminación, el Gobierno de la Generalitat, de acuerdo con su estrategia política habitual, pide inmediatamente más ayuda económica: solicita al Fondo de Liquidez Autonómica 325 millones de euros más, con lo que esa comunidad autónoma pasaría a recibir 9.398 millones, más del 40 % del total del fondo.

No tengo duda alguna de que Artur Mas conoce la Constitución y de que, por tanto, sabe perfectamente que la soberanía nacional reside en el pueblo español. No ignora tampoco que Cataluña, siendo una nacionalidad histórica, no es más que una comunidad autónoma que junto con las dieciséis restantes constituyen los entes territoriales que conforman nuestro Estado. Y es consciente asimismo de que si puede hacer cualquier planteamiento político y hasta peticiones de ayuda económica en nombre de Cataluña no es porque tenga otra legitimidad que la que le viene de la Constitución. Artur Mas habla en nombre de Cataluña porque es el presidente de esta comunidad autónoma, elegido de acuerdo con el procedimiento electoral que hunde sus raíces en nuestra Carta Magna.

Si lo que antecede es así, ¿por qué este ciudadano español -sin que importe lo que se sienta, porque es, aunque no lo desee, un español- nos da tanto la vara al resto de los sufridos españoles? ¿Hay alguna razón, como no sea un extraordinario ejercicio de paciencia, para que los demás tengamos que aguantar una y otra vez sus planteamientos ilusorios y sus amagos táctico-económicos de secesionismo? ¿Cómo es posible que un ciudadano en pleno uso de sus facultades mentales no sienta vergüenza al decir que la carta de Artur Mas supone «una entrega de credenciales ante España y el mundo»?

Los secesionistas catalanes saben que mientras no se reforme la Constitución la secesión solo es posible con el voto favorable de la mayoría del pueblo español. Y eso se me antoja imposible en este momento. ¿Por qué el Gobierno de Cataluña no se dedica entonces a gestionar con eficacia su patrimonio en beneficio de los catalanes y se dejan de despilfarros en sueños independentistas imposibles? ¿No será que solo valen para eso?

Dislate absoluto
bernardo fernández ABC CAtaluña  31 Julio 2013

Con este paisaje de fondo, parece mucho más razonable dedicar esfuerzos a paliar la angustia de cientos de miles de ciudadanos que no a quemar energías tras quimeras inalcanzables

EL pasado jueves, el Consejo de Transición Nacional hizo entrega al Govern de su informe titulado La consulta sobre el futuro político de Cataluña. En él se detallan los medios legales para celebrar un referéndum sobre el futuro de Cataluña. El comité de expertos, recomienda la negociación entre Generalitat y el Gobierno para hallar la vía que permita celebrar la consulta. Los expertos ponen de manifiesto los múltiples riesgos jurídicos que conllevaría llevar adelante el proceso soberanista sin acuerdo con el Gobierno central. Sostienen que, si Artur Mas convocara unas elecciones plebiscitarias para comprobar el apoyo del independentismo, el Estado podría abortar la operación con el argumento de que las elecciones atentan contra la unidad de España.

También se podría utilizar el artículo 155 de la Constitución que prevé la suspensión de la autonomía. Precisamente -señalan los expertos-, su indefinición permite su aplicación ya sea para suprimir la autonomía o para vaciarla de contenido con medidas como la disolución del parlamento autónomo. Los autores del documento opinan que, si Artur Mas convoca una consulta sin el consentimiento del Gobierno, podría dar con sus huesos en la cárcel.

Por otra parte, en enero la Generalidad solicitó su adhesión al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) de 2013, haciendo una petición de 9.073 millones, 3.703 millones más que los recibidos el año anterior. Pero ahora, y de forma simultánea a la presentación del informe sobre le futuro político de Cataluña, la Generalitat ha aumentado su petición en 325 millones más. Mientras tanto, en la Cataluña real tenemos casi 900.000 parados, el 57% de los jóvenes de entre 16 y 25 años sin ocupación, los servicios sanitarios bajo mínimos, los funcionarios con los sueldos congelados, casi un millar de barracones diseminados por toda la geografía para que los niños vayan a escuela, los servicios sociales en coma inducido y un larguísima retahíla de corruptelas como el caso Palau (muy similar al caso Bárcenas, con la diferencia de que aquí no se ha tirado de la manta, quizá porque nadie ha ido a la cárcel).

Con este paisaje de fondo, parece mucho más razonable dedicar esfuerzos a paliar la angustia de cientos de miles de ciudadanos que no a quemar energías tras quimeras inalcanzables. Si todo esto no es el dislate más absoluto que alguien me lo explique.



Recortes de Prensa   Página Inicial