AGLI Recortes de Prensa   Lunes 5 Agosto 2013

Mentirosos y corruptos: ni recuperación económica, ni moral
Roberto Centeno El Confidencial  5 Agosto 2013

No es sobre el festival de mentiras y ocultaciones desplegado por Rajoy el jueves, con una chulería y una prepotencia propia de un presidente de república bananera, a lo que voy a referirme, pero no puedo ignorarlo porque nuestra ruina económica es esencialmente política. Desgraciadamente, la indiferencia de los españoles a su comparecencia ha sido pasmosa, ya que según una encuesta del diario El Mundo sólo uno de cada diez sabía lo que había dicho el presidente, les importaba un pimiento. “Todos son iguales, son una panda de chorizos”, es la opinión generalizada. Y esto es algo que favorece no poco a Rajoy, el mayor inútil, después de Zapatero, que ha gobernado este desgraciado país desde Fernando VII. Un tramposo, un indolente y un cobarde, que no podría gobernar en ningún país democrático. Pero unos hechos que hubieran supuesto la dimisión de cualquier gobierno democrático, aquí dejan indiferente a la mayoría. Sin duda tenemos lo que nos merecemos.

Rajoy mintió con un descaro absoluto, no admitió culpabilidad alguna, no se comprometió a investigación alguna y, menos aún, a que nada de esto vuelva a ocurrir. Mintió escandalosamente sobre los sms y no contestó a ni una sola las veinte certeras y precisas preguntas planteadas por Rosa Díez en un estilo de debate a la americana, en una de sus intervenciones más brillantes. Aparte, hay otra cuestión que nadie mencionó, pero muy representativa de quién es nuestro indigno jefe de Gobierno. Son los papeles de Hacienda entregados al juez Ruz, con las cantidades pagadas, en su mayoría con dinero público, por el PP entre 2006 y 2011 a unas 600 personas en total. Y ¿con qué nos encontramos? Con que, en 2011, de entre los siete mayores perceptores, Rajoy es el segundo, con 200.000 euros. Además, hay tres imputados de la trama Gürtel: Bárcenas, con 251.000 euros, Galeote, con 151.000 y Sepúlveda, con 117.000. Excepto Bárcenas, los otros dos empezaron a cobrar cuando fueron imputados.

Rajoy piensa que lo importante es ganar tiempo, porque se cree sus propias mentiras y da por hecho que la economía se está recuperando y que, cuando eso ocurra, sus pecados les serán perdonados
Y la pregunta es: ¿cómo es posible que Rajoy, financiara a unos presuntos delincuentes? Es lo que hizo, tal vez para comprar su silencio. Es el estilo de la casa, comprar silencios y voluntades. Los papeles de Hacienda tienen mucha información. Y algunos de estos datos son curiosos. Por ejemplo, ¿recuerdan a Rajoy quejándose de lo poco que ganaba? Tan poco que “la pobre Viri tiene que comprarse la ropa en Zara”. ¡Hay que tener cara! Vamos a ver, ¿cuánto ganaba el matrimonio Rajoy en 2011? El presidente recibe unos 90.000 euros como diputado, 200.000 euros del PP y el sueldo de Viri en una filial de Telefónica, esa inmensa ONG de políticos y similares, ascendía a 120.000. Casi 430.000 euros anuales, más que suficientes para que Viri se compre la ropa en Chanel. En todo caso, nada quedó aclarado, el tema está más enconado que nunca, pero Rajoy lo dejó meridianamente claro: el Estado soy yo, puedo mentir y ocultar lo que me venga en gana, y si alguien no me cree, peor para él. Además, de mi puesto no me sacan ni con tenazas, España y el PP me importan un bledo porque después de mí, el diluvio.

Ganar tiempo en espera de una recuperación imposible
Rajoy piensa que lo importante es ganar tiempo, porque se cree sus propias mentiras y da por hecho que la economía se está recuperando y que, cuando eso ocurra, sus pecados les serán perdonados por el electorado más crédulo, desinformado e indolente de Europa. Sin embargo, eso no va a suceder, ni ahora, ni en un futuro, a no ser que se reduzca drásticamente el gasto, se acabe con la sangría del rescate de bancos inviables, se bajen los impuestos y se acabe con los monopolios de todo tipo, especialmente con los energéticos. Y Rajoy está radicalmente en contra de esto.

Cuando oigo a políticos, escucho a indocumentados y mercenarios de tertulias o leo a los analistas que no analizan y que no han entendido ni la última EPA (Encuesta de Población Activa) hablar de los brotes verdes y veo la realidad diaria de más de once millones de españoles viviendo por debajo del umbral de la pobreza, de una clase media antes pujante y hoy en vías de destrucción, de niños desmayándose de hambre en los colegios porque unos canallas les han quitado la comida diaria, mientras roban y despilfarran a mansalva, la indignación me subleva.

Cuando veo a España creciendo muy por debajo de su potencial porque esos mismos canallas han quitado el crédito a la economía productiva, mientras nos endeudan sin límite y dedican esos recursos ingentes a financiar la economía improductiva y tiran decenas de miles millones en mantener abierto un sistema financiero inviable, creo que no tienen perdón. Antes o después deben pagar por ello. El daño que ésta incompetente y corrupta casta política, responsable única de nuestras desgracias, está haciendo a España y a los españoles es único en nuestra historia e inimaginable en su dimensión.

España creciendo muy por debajo de su potencial porque esos mismos canallas han quitado el crédito a la economía productiva, mientras nos endeudan sin límite y dedican esos recursos ingentes a financiar la economía improductiva
Ni España, ni ningún otro país, puede recuperarse de una crisis con un gasto público desmesurado y fuera de control y una corrupción jamás conocida, ni en España ni en Europa. Ningún país puede recuperarse sin crédito a la economía productiva y a las familias, ningún país puede recuperarse endeudándose un 10% anual del PIB y con una deuda pública total –pasivos en circulación- de casi el 120% del PIB oficial, ningún país puede recuperarse con la energía, las telecomunicaciones y los tipos de interés más altos del mundo desarrollado y, por supuesto, ningún país puede desarrollarse con la presión fiscal sobre los trabajadores y la clase media más alta de toda la OCDE.

Los hechos clave sobre la situación económica
Las cifras esenciales están yendo a peor y no a mejor como afirman este gobierno de tramposos y sus mercenarios. Empiezo por lo más reciente, la EPA del segundo trimestre, “demostración clara de que hemos tocado fondo y empieza la recuperación”. Realmente, el grado de frivolidad y de ignorancia de medios y analistas que no analizan resulta pasmoso. Con honradas excepciones, ninguno ha entendido las cifras. O lo que es peor, no se ha molestado en analizarlas.

Para empezar, la situación del mercado laboral se mide por la ocupación, no por el desempleo. Por ejemplo, para que un encuestador califique a una persona de parada, ésta tiene que demostrar haber realizado “búsqueda activa de empleo en la semana anterior a la realización de la encuesta”, con millones de parados de larga duración, es obvio que hay cientos de miles que no lo hacen ya porque han perdido completamente la esperanza. Y ¿qué pasa con los más de 700.000 parados que no han buscado activamente empleo? El encuestador los califica como “inactivos”. Por tanto, la cifra de partida es el empleo neto, 149.000 personas, todos ellos empleados temporales en el sector turístico y de servicios. Pero lo relevante es que se han destruido 50.000 empleos fijos a tiempo completo. El aumento del empleo temporal y la reducción de la población activa por la eliminación de los parados “desencantados”, 110.000 personas, es lo que explica la reducción del paro.

A partir de septiembre subidas de impuestos y recortes de gasto, pero no de los dos millones de enchufados, sino de los pensionistas, de los parados y de los funcionarios
Sin embargo, la verdadera fotografía la componen las cifras de paro desestacionalizadas. Datos que el INE tiene, pero que no da a conocer. Por otra parte, hay problemas mucho más graves que la sustitución de empleo fijo por empleo precario y a tiempo parcial, como el avance del paro de larga duración. En palabras de uno de los pocos analistas que sí analizan, Ángel Laborda: “Al comienzo de la crisis, los parados con más de un año de duración eran el 20% del total, ahora son casi el 60%. Es un problema más grave que el paro juvenil”. Y, si miramos las cifras de julio del INEM, los resultados son desoladores: el paro registrado -corregida la estacionalidad- ha subido en 7.500 personas, no bajado en 63.000 como afirma este gobierno de tramposos y sus mercenarios mediáticos. Y los afiliados a la Seguridad Social, una estadística mucho más fiable, se han reducido en 57.000 personas en términos desestacionalizados y no subido en 33.000. Así que señores analistas de los brotes verdes ¿dónde están tales plantas?

La semana pasada en Washington, algunos amigos del FMI que no se creen ni de lejos las cifras de Contabilidad Nacional, me comentaron que iban a empeorar sus previsiones sobre España, como publicaron el viernes pasado. La previsión que ha hecho pública el organismo es menos mala que la que me comentaron en el hotel Fairmont. Pronostican que el paro no bajará del 26% hasta ¡2018!, que el PIB caerá un 1,6% este año –2,5 % me dijeron en Washington off the record– y tendrá un crecimiento cero en 2014 –perderá un 1,5%, según me dijeron también off the record. Y esto no es lo peor. Al FMI le preocupa extraordinariamente, aunque no lo haya dicho expresamente, el imparable déficit público –pese a que no conocían las cifras de junio- y una deuda que crece exponencialmente, que es ya imposible de devolver y que nos costará en los próximos doce meses más de 40.000 millones de euros. Es por esta razón, y el temor a que antes o después nos quedemos sin financiación, por lo que han la recomendado “mantener abierta la opción de petición de un rescate”.

Las cifras de ejecución presupuestaria del Estado en la primera mitad del año han sido un desastre sin paliativos. Después de haber subido los impuestos a los niveles máximos de nuestra historia y dejarlos prácticamente en el nivel más alto en Europa, los ingresos han caído un 7,1%. Mientras que, tras recortes brutales, los gastos han crecido un 1%. La consecuencia es que el déficit del Estado al cierre de junio fue un 13% superior al del año pasado. Y el déficit del Estado alcanza ya el 3,8%, el total pactado para el conjunto del año con Bruselas. Las Autonomías no van a poder alcanzar el objetivo del 1,3% y la Seguridad Social tampoco rebajará el suyo al 1,4 %.

¿Cuánto dinero más van a tener que pagar los contribuyentes por su disparatada política de rescate indiscriminado de bancos absolutamente inviables?
Estos datos implican que en el segundo semestre el déficit del Estado tendría que ser cero, algo metafísicamente imposible, para cumplir los objetivos. Y la consecuencia es que a partir de septiembre subidas de impuestos y recortes de gasto, pero no de los dos millones de enchufados, sino de los pensionistas, de los parados y de los funcionarios. ¿Qué opinan de esto los mercenarios del hemos tocado fondo? Además, la deuda pública, cuyo crecimiento es exponencial, la deuda neta -amortizaciones aparte- se ha incrementado en 50.000 millones de euros. Es decir, un 127% superior a la del mismo periodo del año anterior. Y no se ha destinado ni un solo euro a la economía productiva, ni a las familias.

¿Pueden explicar el presidente y los mercenarios asociados cómo, si en primer trimestre el Valor Añadido Bruto -cuya suma es el PIB- de una muestra del 30% del total de empresas españolas -desde la industria a los servicios, pasando por las exportadoras- ha caído un 5,8 %, el PIB ha caído sólo un 0,2%, o 0,8% en tasa anual, según la Contabilidad Nacional? Eso es un imposible metafísico. O son falsas las declaraciones de las empresas o es falso el PIB. Le pido que nos lo expliquen.

¿Pueden explicar cómo, si en el segundo trimestre el PIB oficial ha caído un 0,1%, los consumos correlacionados casi al 100% con el PIB, como el gasóleo para automoción o el consumo de electricidad, han bajado un 3,5% y un 12% respectivamente?

¿Pueden explicar cómo, después de afirmar el presidente, la vicepresidenta y el ministro de Economía que el rescate de bancos y cajas no iba a costar un euro a los contribuyentes, ahora resulta que ha existe una pérdida superior a 40.000 millones de los casi 250.000 que ha puesto el Estado desde 2007? ¿Cuánto dinero más van a tener que pagar los contribuyentes por su disparatada política de rescate indiscriminado de bancos absolutamente inviables? La conclusión es que nos espera un otoño de paro, empobrecimiento y lágrimas excepto para la casta política y sus dos millones de paniaguados: más impuestos, menores salarios, recorte de pensiones y de prestaciones de todo tipo. Y todo ello aderezado con un presidente antidemocrático al que no se caen los anillos por mentir en el Parlamento y donde sea menester.

El FMI y las reformas
Pilar García de la Granja www.gaceta.es  5 Agosto 2013

El Fondo Monetario Internacional tiene la habilidad de hacer públicos informes que, desde hace unos años, solo implican malas noticias.

Yo no digo que no tengan razón en algunas de las advertencias que hacen, pero es evidente que sus economistas ni siquiera revisan lo que ellos mismos hacen público meses antes. Por ejemplo :“ el FMI bendice los Recortes de Rajoy pese a su Impacto (El Periódico 27/6/2012), “ El FMI pide a Rajoy que modere el ritmo de los recortes y acelere las reformas” (INE.es 19/07/2012) Y así un sin fin de declaraciones, informes y medio informes que se contradicen en algunos de sus puntos.

La posición del FMI sobre España, la que ha mantenido desde el inicio de la crisis – que no adivinaron- ha sido liberalizar el mercado laboral, hacer una reforma consistente y viable de las pensiones, reformar el sistema financiero y redimensionar el sector público recortando el gasto público.

Así, en principio, el diagnóstico es /era el acertado para una economía, la española, con un crecimiento sistemático y anual del déficit público (gasto +deuda) de un 80% del PIB anualizado. Durante el periodo 2010-2012 del 90% del PIB. Esto literalmente significa que nos hemos gastado entre 80.000 y 90.000 millones de euros mas de lo que ingresábamos como país para mantener el sistema de bienestar (inversión pública, educación, sanidad, pensiones, desempleo, gastos provocados por el servicio de la deuda).

En el sector privado, debido al estrangulamiento del crédito, la jibarización lenta pero contínua del sector financiero, las necesidades de dinero público para sanear la mitad del sector, y la lentitud de las reformas en éste aspecto, han supuesto la mayor pérdida de puestos de trabajo y desaparición de empresas de la historia. A ello hay que unir que el gasto público se iba incrementando de forma sustancial, sin ingresos que lo sostuvieran – bien porque se negó la crisis a costa de repartir dinero público en un ejercicio de irresponsabilidad inaudito, bien porque no se quería “alterar la calle”.

El periodo 2009-2012 ha sido un verdadero tsunami en la economía real española. Mas de seis millones de parados, la desaparición de un millón y medio millón de PYMES, la contracción hasta niveles nunca vistos del gasto privado, que al final derivó en una doble recesión.

Durante ese periodo, el sector público solo ha sufrido dos impactos de la crisis: reducción de un 5% en los salarios y congelación de los mismos, y supresión temporal de una paga extraordinaria. Respecto del empleo, unos 300.000 puestos de trabajo del sector público no han sido renovados. Pero no eran sector público (funcionarios), eran “empleados públicos”, es decir una mochila más para el contribuyente.

El contribuyente, que, desde diciembre del 2012 carga en sus espaldas con una de las mayores presiones individuales fiscales del mundo. La subida del IPPF, del IVA, de los impuestos especiales, el surgimiento como hongos de nuevas tasas o revalorización de las previamente existentes se ha unido a una rebaja sustancial y real de los salarios por cuenta ajena y de los autónomos. Una rebaja, que en muchos de los casos ha supuesto desde el 30% al 50% de lo que se ganaba en las mismas condiciones en el 2007.

Conclusión: el esfuerzo de España en el sector privado es un ejemplo de responsabilidad jamás visto en países de nuestro entorno. A ello ha ayudado sin duda la Reforma laboral, que comienza a dar – tras la travesía del desierto- sus primeros frutos. Si, la reforma laboral ha ayudado sin duda a que se destruya menos empleos, a encontrar un suelo a la destrucción masiva de empresas, a fortalecer sus exportaciones y la independencia de la banca, a sanear los balances, a incrementar la productividad, a liquidar prácticamente el absentismo laboral –que en España llegó a ser del 30% en algunos recetores en el 2008).

Pero la Reforma Laboral de Fátima Báñez por si sola no puede levantar España. El FMI puede pedir lo que quiera, pero más esfuerzos al sector privado es, literalmente imposible, salvo que pretendan borrar a España del mapa económico. Donde, a mi juicio y al de muchos analistas en Wall Street hay que insistir es en el sector público. Hay que reducir la Administración y, de forma paralela, hay que terminar de sanear de una bendita vez la banca, que no lo está. Punto.

Hasta que la Sareb no venda todos sus inmuebles al precio que sea, desaparezcan los bancos que tengan que desaparecer, se subasten los que se tengan que subastar, se aprovisionen las pérdidas de las empresas que tengan que aprovisionar, y nos enfrentemos al problema de frente, en España sufriremos una “lánguida recuperación” que acabará con los sueños de millones de personas talentosas, trabajadoras, y responsables que nadie, nunca llegó a pensar, tendrían un sentido de la responsabilidad de Estado como el que están demostrando.

El verdadero debate
Mario Conde www.gaceta.es 5 Agosto 2013

Necesitamos un debate de verdad, ese que los políticos se niegan a abrir porque les afecta

No estoy convencido de que el debate del pasado uno de agosto generara expectación mas allá de los miembros de la clase política, de sus partidos y de quienes directa o indirectamente han edificado sobre ellos sus medios de vida. Al menos, lo confieso con humildad, no me despertó interés alguno. Y no solo porque al haber ocupado posición preeminente en el sistema financiero e industrial español tengo sobrada certeza acerca de cómo y de qué manera se financian los partidos políticos, y por ello un debate destinado a negar las evidencias se convierte en un monumento al cinismo, sino, además y sobre todo, porque no es este el debate que necesita España.

Nunca debió de llegarse a la situación de un presidente de una nación integrada en la UE que acuda a un parlamento a negar haber cobrado sobresueldos en dinero opaco cuando era ministro de otro Gobierno español. Sencillamente algo así no se puede producir. Pues se produjo. Y sus explicaciones no fueron ni atendidas ni creídas. Hasta ese punto hemos llegado. Un aroma de descomposición inevitablemente recorrió el hemiciclo. El presidente habló de economía, pero sus palabras quedaron tapadas por el griterío de la corrupción. Posiblemente no era ni el momento ni en el formato, pero en todo caso de nada sirvieron los datos que aportó que, sobre todo los referidos al sector exterior, eran reales y positivos sin la menor de las dudas. Pero es que tampoco es únicamente la economía el debate que necesita España.

Si algo se evidenció el pasado uno de agosto fue el desmoronamiento definitivo, en el altar de la corrupción, del sistema que diseñaron en 1978. Seguir negándolo es una temeridad. El destrozo institucional es tan evidente, el desprestigio de quienes constituyen la clase política tan importante, el funcionamiento del sistema de partidos tan susceptible de corruptelas como las que hemos vivido, que no se puede seguir así a menos que uno decida caminar con toda urgencia al abismo. Necesitamos debatir sobre el modelo de convivencia del futuro, sobre el verdadero papel y limites de los partidos, sobre los privilegios de clase política, sobre la extracción de los miembros de esa clase sobre la estructura orgánica de la sociedad civil, sobre su control del poder político, sobre su presencia directa en las instituciones del Estado. Se necesita una reestructuración y depuración del sistema judicial, definir con rasgos de dureza los delitos de prevaricación de jueces, magistrados y fiscales para garantizar un orden jurídico mínimamente aceptable. Es decir, necesitamos un debate de verdad, ese que los políticos se niegan a abrir porque les afecta de modo directo. España reclama sin duda una nueva fase constituyente. Cuanto mas tardemos en abrirla, peor.

El Gobierno se va de vacaciones
Editorial www.gaceta.es 5 Agosto 2013

El Gobierno se va de vacaciones. Buena noticia, por partida triple. En primer lugar, porque el descanso es necesario para no perder la forma física ni la cordura psíquica. El organismo humano está diseñado para incluir el descanso si ha de funcionar bien. Se entiende, desde luego, que el descanso sólo es concebible si sucede al cansancio. Y cansado, lo que se dice cansado, este Gobierno tiene buenos motivos para estarlo, sobre todo, algunos de sus miembros, como los titulares de Hacienda, Economía, Educación, Asuntos Exteriores o Industria (en una lista no exhaustiva), amén del presidente, como es natural.

En segundo lugar, porque el descanso de los gobernantes significa también el de los gobernados. La inmensa superchería del llamado Estado del Bienestar encubre, en realidad, la intervención del Gobierno hasta en los últimos recovecos de la vida de los ciudadanos, con el principal objetivo de detraerles cuanto más dinero, mejor, y hacer creer a los expoliados que les regala subvenciones, educación, sanidad, carreteras, vacaciones, pensiones y demás, cuando todo eso lo hace con el dinero que primero les quitó y, además, se quedó con una cantidad ingente para mantener la enorme máquina de la burocracia. Que el Gobierno descanse de su actividad es una de las pocas noticias que dan algún respiro a los gobernados y paganos de la fiesta. Es ya clásica la reflexión según la cual el bandido generoso y el Gobierno se parecen en que ambos dicen que quitan a los ricos para dar a los pobres, pero luego ambos quitan lo que pueden al que tiene algo para quedárselo ellos; y se diferencian en que mientras el bandido generoso lleva a la policía detrás, el Gobierno la lleva por delante.

Por último, las vacaciones del Gobierno son, o más bien sería deseable que fueran, una buena noticia en el sentido de que durante estas semanas los gobernantes gozarán del sosiego necesario para reflexionar sobre lo que les queda por hacer para salir de la crisis. Ya ha subido los impuestos hasta la extenuación del contribuyente; ya ha efectuado algunos tímidos retoques a la legislación que regula el mercado laboral, eso sí, procurando no tocar los privilegios sindicales, pero siempre es mejor algo que nada. Sólo le queda el largo capítulo de medidas encaminadas a rediseñar el mapa municipal español, a liquidar la miríada de empresas públicas inútiles y carísimas, a cortar de un tajo los cables que se conectan con millares de enchufados al Presupuesto. En suma, a dar al menos la impresión de que han comprendido que el déficit público también se combate reduciendo los gastos innecesarios o escandalosos.

El Gobierno se va de vacaciones. A ver si eso sirve de algo.

Rajoy al límite: la regeneración tendrá que esperar
Jesús Cacho www.vozpopuli.com  5 Agosto 2013

“Además del saqueo de fondos públicos y privados, aquéllos fueron años de amenazas, extorsiones y chantajes”. La frase pertenece a las Memorias (Ed. Planeta, página 115) de José María Aznar. “Quien más, quien menos, se jactaba de manejar informaciones comprometedoras para tal o cual persona o institución. Los constantes rumores, las intimidaciones más o menos veladas, los anuncios de que alguien iba a tirar de la manta convertían la vida pública en un terreno tóxico, realmente irrespirable, en un patio de monipodio, con golfos trajeados y pillos de aspecto impecable. El Gobierno socialista proyectaba una imagen de creciente descomposición. Su reacción fue intentar transformar sus problemas en un problema estructural del país; intentar diluir su responsabilidad particular en una suerte de disfunción generalizada (…) Esta descomposición dio pie a uno de los debates más ásperos de la legislatura y probablemente de mi trayectoria política: el debate sobre el estado de la nación celebrado el 19 y 20 de abril de 1994. Fue entonces cuando desde la tribuna pronuncié una frase que ha quedado como eslogan de aquel fin de ciclo socialista: ¡Váyase, señor González!”.

“Hay quienes han interpretado esa frase como una exigencia de elecciones anticipadas. No lo era. El ¡Váyase! pretendía reflejar la gravedad de una situación en la que no bastaba con decir “dimita” o “renuncie”. Era el colofón argumental a los motivos por los que yo consideraba que González debía presentar su renuncia y proponer a otro miembro de su partido que le sustituyera. Yo no negaba la legitimidad al PSOE para gobernar. De hecho, hacía menos de un año que los socialistas habían ganado las elecciones. Lo que negaba era que González tuviera la autoridad política y moral necesaria para seguir siendo presidente del Gobierno después de lo que estábamos viendo y viviendo. En pocos meses, había dilapidado la confianza recibida en las urnas, la credibilidad para gobernar y la legitimidad moral para pedir nada al país”.

“Textualmente, lo que dije fue: 'En las actuales circunstancias, no le queda más que una salida honorable: presentar su renuncia al Rey y aconsejarle respecto a qué miembro de su partido reúne las mejores condiciones para sustituirle. Váyase, señor González. No le queda ninguna otra salida honorable. Porque usted es el principal y primer responsable de la situación económica. Porque usted es el principal y primer responsable de los casos de corrupción y el clima general de corrupción en España. Porque usted es el principal responsable de la degradación de la vida pública española. Porque usted es el principal y primer responsable de un Gobierno incapaz'. González me contestó: 'No voy a dimitir, señor Aznar'. Y aseguró que asumiría su responsabilidad”.

El “váyase, señor González” ha sido sustituido por el “dimita, señor Rajoy”
Mutatis mutandis, la situación que vivía España aquel año de 1994 y en aquel debate se parece como dos gotas de agua a la que hoy, 19 años y tres meses después, vive el país a la sombra de la bronca sesión parlamentaria celebrada el jueves 1 de agosto. Han cambiado los protagonistas: ahora el cuestionado es Mariano Rajoy, presidente de un Gobierno del Partido Popular, mientras el jefe de la oposición es un tal Pérez Rubalcaba, ya por aquel entonces figura prominente (ministro de la Presidencia) del último Gobierno González. El “váyase, señor González” ha sido sustituido por el “dimita, señor Rajoy”. La misma retórica; los mismos escándalos; la misma insoportable corrupción; el mismo encanallamiento de la vida pública. Idéntico hedor a sistema en descomposición. Diecinueve años y tres meses como testigo de cargo de la incapacidad de nuestras elites para convertir el Régimen salido de la Transición en una democracia sigan de tal nombre. Precioso tiempo perdido, pena de país que se niega a desprenderse de sus viejos atavismos, a enterrar de una vez sus demonios familiares históricos.

Políticos metamorfoseados con el Régimen
La crisis económica del 92/93, aquellos 18 meses en los que un millón largo de españoles perdió su empleo, crisis que también era política en tanto en cuanto la semilla de la corrupción estaba dando sus primeros perversos frutos, debió de servir de advertencia sobre la necesidad de proceder, sin la amenaza de golpe militar que tanto condicionó en 1978 la redacción de la Carta Magna, a un alicatado hasta el techo de nuestra Constitución, para adecuarla a las demandas de tantos sectores que ya reclamaban una democracia de mayor calidad. Lo pudo hacer Aznar al frente de una derecha democrática condenada a abanderar las reformas si quiere mantenerse en el poder. Lo pudo hacer con la mayoría absoluta de la que dispuso en su segunda legislatura. Dilapidó lastimosamente ese caudal, porque creyó que el crecimiento, el dinerito en la calle, iba a tapar las miserias de esta democracia sin demócratas construida a la muerte de Franco. González, Aznar, Rajoy, Rubalcaba, por no hablar de los Rato, Cascos, Arenas y demás familia, son políticos adosados, metamorfoseados con el Régimen en el que prosperaron, condenados a morir con él, a desaparecer con él, si los españoles quieren dar vida a algo mejor. Cuando las aguas de los 12 años de burbuja inmobiliaria iniciaron su bajamar, sobre el cauce de la ría aparecieron los cadáveres que la crecida del dinero fácil había arrastrado de entre el desolado vecindario. Paisaje decrépito y sin futuro, sin alma, sin ilusión.

Estos partidos no van a propiciar la regeneración que el país necesita
De eso va el debate al que asistimos este 1 de agosto; en ese marco hay que encuadrarlo: en la imposibilidad del Régimen para regenerarse a sí mismo. Ese es el desafío. La antigua Filesa del PSOE ha devenido en el 'caso Bárcenas' del PP. O en el 'caso Gürtel'. O en ambos dos. Canto del cisne de un Régimen fundido por la mayor crisis económica y político/institucional de nuestra historia reciente. De la crisis económica se puede salir, porque una sociedad desarrollada es capaz de plegarse sobre sí misma y sufrir y ajustar y cambiar a mejor al margen del Gobierno de turno. La salida de la crisis política, que se halla aguas arriba de la económica, se antoja mucho más difícil, por no decir imposible, con el actual panorama de partidos, porque estos partidos no van a propiciar la regeneración que el país necesita.

En lo más álgido del escándalo Bárcenas, cuando la publicación de los famosos sms puso de manifiesto que el presidente se había mensajeado con su presunto delincuente incluso después de descubierta la cuenta en Suiza, cuando desde Bruselas llamaron alarmados preguntando si el Gobierno de España estaba a punto de caer, en aquel momento, el más dramático, la iniciativa clave de Rajoy consistió en reunir en los jardines de Moncloa a lo más granado del empresariado del Ibex para hacer piña y dar sensación de unidad, de bloque, de permanencia. Ninguno de los ilustres empresarios allí presentes le reprende; ninguno le dice que esas prácticas –pedir pasta a las empresas a cambio de contratos o favores legislativos, pasta con la que financiamos el partido, pagamos sobresueldos y hacemos rico al tesorero- no son de recibo, no son admisibles en una economía moderna y competitiva, y menos en una democracia digna de tal nombre.

Mariano tiene el camino despejado hacia el otoño de 2015
¿Qué va a pasar a partir de ahora? Seguramente nada. Mariano Rajoy se ha ido a Galicia más contento que unas pascuas, después de haber salvado con solvencia un match ball que le tenía contra las cuerdas. Con un discurso efectista y bien construido, un texto recitado desde la azotea del PP, porque al despacho de los horrores donde se cuentan los dineros no podía entrar, derrotó a un candidato socialista que lleva demasiado plomo, demasiados años, demasiado barro, en las alas, obligado por mor de las circunstancias a actuar de parapeto al frente de un PSOE cuya ala izquierda reclama la ruptura del statu quo. Rubalcaba se comporta muy razonablemente como lo que es: un hombre del establecimiento, encargado ahora de vigilar, hasta nueva orden, el encuadre del PSOE en las filas del Régimen.

El presidente ha superado la que seguramente sea la mayor crisis política de la legislatura, regalando al PP el balón de oxígeno que necesitaba. A partir de septiembre le tocará rodar por la cuesta debajo de dos trimestres con crecimiento del PIB positivo, con señales alentadoras sobre la paro y con un 2014 en el que la economía –atrapada en la red de una atroz política fiscal que comprime su potencial de crecimiento- irá mejor lo de que el propio Gobierno pronostica. El camino hacia el otoño de 2015 parece despejado. Rajoy, sempiternamente perseguido por esa imagen de tipo delicuescente y lánguido, ha vuelto a demostrar que solo reacciona con vigor cuando se halla al pie del abismo, a lomos de ese instinto de supervivencia que le permitió ganar las gallegas o el congreso de Valencia. Parodiando los escritos de Aznar sobre González, está por ver, sin embargo, si va a disponer de la autoridad política necesaria para seguir siendo presidente del Gobierno, si va a contar con “la legitimidad moral para pedir nada al país”. El escándalo Bárcenas se ha cerrado en falso. Y sangrando sigue España por las costuras de un Estado de Corrupción al que nadie quiere poner coto. La regeneración democrática tendrá que esperar. Feliz verano a todos.

Inútil pólvora del Rey
aurelia lombao La Opinion   5 Agosto 2013

Cada arcabucero de los Tercios españoles debía de pagar su propia pólvora. Esto los hacía moderados y cuidadosos a la hora de gastarla. Por ello, en el momento del combate o del asalto se abrían los polvorines y los arcabuceros disparaban entonces con pólvora del rey, sin cuidados ni restricciones. No tenían que pagarla. Esto es lo que pasa aquí con el dinero, esencialmente público, que derrochan los paridos, con relajo y alegría, en campañas electorales, sobresueldos legales e ilegales, dietas, otros emolumentos y prebendas principalmente de sus jefes. Es el despilfarro alocado y sin restricciones de la pólvora del rey.

El señor Rajoy, en su comparecencia del día uno, decidió que su mejor defensa era un buen ataque y también decidió disparar con pólvora, esta vez, del Rey: "Me he equivocado. Lo siento mucho", vino a decir. Como si la corrupción de los políticos, las irregularidades en la financiación del partido y la responsabilidad en el nombramiento, apoyo y amparo de corruptores y corruptos fuese lo mismo que abatir elefantes en Botsuana. Pero la pólvora del Rey salía gratis y se ahorraba la propia pólvora de dar explicaciones, de responder preguntas molestamente concretas y de asumir costosas responsabilidades. Pólvora del Rey y no toda. Le faltó decir aquello de "no volverá a suceder", porque es evidente que si uno fue engañado durante años y años, en asuntos cardinales y delicados de la administración y gestión del partido que dirige, difícilmente puede asegurar que esta será la última vez, dada la propensión demostrada a no enterarse de nada.

Pólvora del rey fueron también las incontables citas en que apoyó su argumentación, pero pólvora mojada y fallida, porque lo único que vino a demostrar es que la gente tiene razón cuando piensa y dice que "todos son iguales", dado que todos hacen y dicen lo mismo cuando están en el gobierno y cuando están en la oposición. Posiblemente haya sido este el mejor discurso para poner de manifiesto las lacras y peligros del bipartidismo y la alternancia al uso. Pero este no tiene por qué ser "el sistema", digo yo.

Esta vez la pólvora del rey fue un despilfarro inútil porque nada se ganó y se perdió una oportunidad.

Los catalanes y el Ejército español
Editorial  www.gaceta.es 5 Agosto 2013

El análisis de las demandas de integración en las Fuerzas Armadas muestran bien claramente que en Cataluña no escasean los ciudadanos que quieren servir al Ejército de su patria, esto es, a los Ejércitos de España. Por mucha que haya sido la propaganda secesionista, abundan los jóvenes que se sienten tan españoles que no dudan en intentar integrarse en nuestras Fuerzas Armadas, lo que es perfectamente coherente con una enorme multitud de indicadores que se resisten a la persistente acción de la propaganda soberanista, como el hecho de que las calles se llenen de gente entusiasmada por los éxitos deportivos españoles, de los que son parte importantísima deportistas catalanes de gran calidad, por mucho que se empeñen los soberanistas en pitar a nuestro himno y a la bandera de todos: ya se cansarán, porque, además de tratar de empeñarse con una causa inviable por miles de razones, es mentira que sean más; son menos y su causa no crece. La historia, el puro buen sentido, los lazos familiares, comerciales, culturales, deportivos, de lengua, y mil más, pueden bastante más que ese quimérico esfuerzo al que se apuntan los políticos separatistas, eso sí, con el dinero de todos los demás, no únicamente con el suyo, como se les debiera exigir.

El problema separatista catalán está artificialmente hinchado por los intereses de minorías políticas muy activas que se han especializado en obtener rentas de unos sentimientos equívocamente administrados y de la confusión que acarrean, pero nada de eso hace mella en un estrato mucho más profundo y al abrigo de los embates de una politización tan interesada como hipócrita. Los datos de demanda de integración en las Fuerzas Armadas que hoy revela este periódico son particularmente elocuentes y muestran una afinidad y una fidelidad a España completamente inmunes al incremento propagandístico del soberanismo desorejado. En 2013, las demandas de ciudadanos catalanes para integrarse en nuestros Ejércitos habrían sido suficientes, por sí solas, para cubrir las demandas de efectivos, lo que constituye un dato enormemente revelador. Del total de aspirantes a plazas militares presentados en 2013 más del 3,5% son catalanes, lo que muestra que abundan los jóvenes catalanes que no hacen demasiado caso de los chantajes sentimentales a los que les someten las fuerzas soberanistas que abusan de sus posiciones políticas en Cataluña sin importarles ni poco ni mucho los sentimientos de una amplia mayoría de la población que, en ningún caso, quiere acompañarles en su viaje a ninguna parte.

Esta situación se repite, igualmente, en lo que se refiere a los Reservistas Voluntarios, ciudadanos que se ponen a disposición de la Defensa para servir en asuntos en que son especialistas, cuyo número en Cataluña es esencialmente similar al característico de cualquier otra región española.

La razón de Estado
Aquilino Duque www.gaceta.es  5 Agosto 2013

Los separatistas son una de las especies protegidas de nuestra democracia

Al caer fusilado en el foso del castillo de Vincennes, el duque d’Enghien, después de un juicio sumarísimo, por orden de Napoleón, un adicto al Primer Cónsul, el diputado por La Meurthe Antoine Boulay, dijo que todo aquel atropello con nocturnidad y alevosía había sido “más que un crimen, un error”. Lo mismo debió de pensar más de uno y la frase, desde luego, se ha atribuido también a Fouché y a Talleyrand, instigador éste, según Chateaubriand, del desafuero. La frase francesa es plus qu’un crime, une faute. Faute se traduce también por falta, que en derecho penal es una infracción menos grave que el crimen o delito, pero en la acepción empleada por Boulay o por quien fuera es error, equivocación, uno de los dos grandes errores a los que Chateaubriand atribuye la perdición de Bonaparte.

El otro fue la guerra de España. Y es que, en ambos, el Primer Cónsul atropelló sin miramientos toda “ley moral”. La fechoría tuvo tal calibre que todos los responsables tratarían muy luego de eludir su responsabilidad o de descargar su conciencia: Hulin, Talleyrand, Savary… El propio Napoleón, ya en Santa Elena, pretendió justificarse estableciendo una sutil distinción entre la justice établie y le droit naturel. Lo cierto es que todo el que desdeña el derecho natural acaba vulnerando el derecho positivo. Al pobre duque d’Enghien no es que se le negaran las debidas garantías procesales, sino que en el acta del tribunal que lo condenaba a muerte se dejó en blanco la fecha de la ley, el número del artículo y la letra de éste, espacios en blanco que nadie se preocuparía luego de rellenar.

Rara es la nación en cuya Historia no se den casos parecidos, justificados muchos de ellos por lo que se llama “razón de Estado”. Lo que no es tan frecuente es que esa misma “razón de Estado” se esgrima en perjuicio del Estado mismo. La razón de Estado suele ser un arcano, tanto más invisible cuanto más “transparente”, y de eso saben mucho las altas magistraturas que condonan o pasan por alto las violaciones continuas de que es objeto la sacrosanta Ley de Leyes.

En el comentario que dediqué hace unos años a un libro de Jon Juaristi hablé de “la transición pendiente”, en el sentido de que para los separatistas la Transición sólo puede culminar cuando España acabe de balcanizarse del todo. Los separatistas constituyen una de las especies protegidas de nuestra democracia, por lo que todos sus desplantes y sus insultos y sus exigencias, que en un Estado de Derecho serían constitutivos de alta traición, se justifican a cencerros tapados en nombre de la “razón de Estado”.

Esta amenaza a la propia existencia histórica de España se eclipsa en los medios de confusión ante algo tan endémico en la vida política como es la corrupción. La corrupción es el lubricante de la política en general, pero en el caso de la democracia es su combustible. En el país que pasa por ser la primera democracia del mundo moderno, los partidos se mantienen con donativos millonarios a cambio de lo cual los donantes reciben beneficios directos o indirectos. Conozco a más de un cortacupones en ese país que no sabe lo que hacer con su dinero y apoya al candidato de turno a cambio de que por lo menos le den una embajada. Por Madrid ha pasado más de uno y ha habido incluso alguno que hasta lo ha hecho bien, como John Davis Lodge, aunque sólo fuera porque le dio la réplica a Marlene Dietrich en Capricho imperial y a mí el premio Washington Irving.

Lo que pasa en España es que, como somos tan dados a exagerar, no tenemos una democracia, sino diecisiete democracias, en las que hacen su agosto esos personajes tan populares y tradicionales que son los bandidos generosos, cifras de un casticismo del que no se apartan ni las autonomías, fieles todas a la tradición de la faca en la faja y la navaja en la liga. En esta hora postmoderna, el virtuoso más tradicional es el presunto Bárcenas. Bárcenas, a lo que parece, está en la línea del bandido generoso que sólo roba a los ricos, aunque la generosidad la entienda como la caridad, que empieza por uno mismo. En cambio, la figura de los “presuntos” del “partido de los pobres” es nueva, ya que por lo visto sus víctimas son aquellos en cuyo presunto beneficio ejercen ellos su arriesgada profesión.

*Aquilino Duque es escritor.

Si bajas el salario, no creces
Alejandro Inurrieta www.vozpopuli.com  5 Agosto 2013

El maltrecho estado del mercado laboral español ha seguido recibiendo malas noticias, incluso en verano cuando se supone que, como dijo la actual vicepresidenta del Gobierno, el sol sale en verano y se crea empleo.

No solo la EPA ha arrojado un enorme jarro de agua fría al ejecutivo, sino que los datos del SEPE, que suele ser el escape para todos los gobiernos en verano, resulta que sigue reflejando que el empleo, ajustado por estacionalidad, sigue cayendo. En julio, los datos de afiliación a la Seguridad Social mostraron un descenso de más de 57.000 afiliados, mientras que los trabajadores inscritos aumentaron en 7.591, algo que se ha mantenido durante todo el verano. Desde el mes de abril, los afiliados a la Seguridad Social se han reducido en casi 85.000 cuando ajustamos la serie por la estacionalidad. Es decir, lejos de mejorar, el empleo sigue acelerando su destrucción durante el periodo estival, respecto al mismo periodo del año anterior.

España sigue destruyendo empleo y la tímida reducción del desempleo, ajustado por estacionalidad, se debe a la caída de la actividad

Si observamos la contratación, únicamente 6 de cada 100 contratos que se han firmado son indefinidos, ampliándose la brecha entre los trabajadores estables y precarios, lo cual dice muy poco de las bondades de la reforma laboral que buscaba consagrar la estabilidad en el empleo y fomentar la contratación indefinida. El éxito, como se puede ver, es notable. Con estas cifras, la ministra de Empleo se atrevió a informar en el Consejo de Ministros del pasado viernes que la reforma laboral ha sido un éxito y que ha evitado la destrucción de más de 225.000 empleos, sin aportar ninguna metodología o fuentes de información. Esta falta de rigor denota un gran desconocimiento de conceptos estadísticos, económicos y econométricos y sólo se entiende por un deseo irrefrenable de transmitir noticias positivas, aunque sean falsas, inventadas o falten a la verdad estadística.

La reforma laboral únicamente ha logrado destruir los derechos de muchos trabajadores, reducir salarios y ajustar las plantillas

La realidad de la reforma laboral es que ha expulsado del mercado laboral más de 3,8 millones de empleos, ha cercenado el derecho a la negociación colectiva a más de 6 millones de trabajadores, ha reducido el salario mediano de la economía española un 12% y ha inclinado el poder de negociación completamente del lado del empleador. Esta dinámica ha empeorado significativamente las condiciones de trabajo más intangibles, más allá de salario, de la jornada laboral o de la movilidad, aquellas que tienen que ver con el respeto por el ser humano, con su situación familiar y personal, lo que sin duda terminará por afectar a la productividad no aparente y al rendimiento laboral. Esta sima afectará, de forma estructural, a las estructuras del mercado laboral, a la dinámica empresarial y al abismo entre empresa y trabajador, lo que nos retrotraerá al clima empresarial de los peores años de la dictadura, reabriéndose sin duda la lucha de clases.

Otra consecuencia de la reforma laboral es que la cobertura del subsidio de desempleo sigue descendiendo y se encuentra en el umbral del 60%, consiguiendo para el Estado un ahorro que podría llevar a un gran número de familias a la exclusión social, sin que un gran número de desempleados puedan volver al mercado laboral.

Esta dicotomía de reducción de salarios y prestaciones por desempleo explica gran parte del desplome del consumo interno y de la inversión privada, que en ningún caso podrá ser sustituido por las exportaciones, las que apenas pesan un 33% del PIB. Pero este mantra se mantiene entre la academia y, por extensión, entre los que siguen gobernando el FMI. Es precisamente el último informe de esta institución sobre España lo que ha devuelto el debate de cómo se podría volver a la senda de creación de empleo en España.

La teoría de la deflación salarial como palanca para el crecimiento no puede ser más negativa para la realidad española

El informe es demoledor y rompe todos los esquemas de falso optimismo insuflado por los agentes que más han contribuido a esta situación, los distintos gobiernos, el sistema financiero y las grandes corporaciones que han logrado desfiscalizar completamente sus cuentas de resultados. Si el FMI supiese que la demanda efectiva, y no los costes relativos, es lo que mantiene a la economía en recesión y que, si no trunca esta inercia, se cumplirán las peores expectativas del FMI y de algunos economistas entre los que me encuentro.

La recomendación de reducción adicional de salario del 10% solo podría acrecentar la depresión del consumo interno, aumentar la brecha salarial entre percentiles de renta, consumar el liderazgo de inequidad y abocar a la pobreza a millones de hogares. El argumento es que el empleo no se recupera porque el nivel salarial excede al salario de equilibrio, por lo que si lo redujéremos, ceteris paribus, las empresas comenzarían a contratar, independientemente de la demanda interna o externa. Adicionalmente, las cotizaciones a la Seguridad Social habría que reducirlas drásticamente, lo que agudizaría el déficit del ente y pondría en serio peligro las pensiones públicas del futuro. Este mecanismo de deflación salarial que, supuestamente, estaría detrás de la recuperación de las exportaciones, curiosamente lideradas por grandes multinacionales que se consagran por la concesión de obra civil fuera de nuestras fronteras.

La recomendación de la rebaja salarial por parte del FMI reducirá, aún más el crecimiento en los próximos años

En un contexto de recesión de balances, con exceso de endeudamiento privado y público, reducir aún más la masa salarial, junto al ajuste fiscal, es la única política posible para permitir la quiebra de las economías afectadas. Es muy recomendable la lectura de Richard Koo para entender este mecanismo perverso en el que hemos entrado, gracias, sin duda, al buen trabajo del FMI y sus socios europeos. Solo los que han violado este principio dogmático están creciendo y saliendo de la crisis.

Información
De la imposibilidad para el ciudadano corriente de saber la verdad
Pedro de Tena Libertad Digital  5 Agosto 2013

No la verdad de Pilatos, trascendente, salvífica, religiosa, teológica. Tratamos de la verdad con minúscula, de la verdad civil. Una vez quise creer que era posible que los ciudadanos consiguiéramos conocer la verdad civil. No la verdad metafísica, esto es, el conocimiento de ser en tanto que ser y real. No la verdad matemática o lógica, esto es, el conocimiento del ser en cuanto es medible o reglable. No la verdad científica, esto es, la afirmación sometible a falsación y experimentación. No, nada de eso. La verdad civil, algo bien simple, la verdad de los hechos políticos y sociales sin más aditamentos. De forma bien sencilla: "¿Estuvo el presidente en la reunión que concedió una ayuda a fondo perdido a la empresa donde trabajaba su hija?". O formúlese así: "¿Han tenido los partidos políticos españoles, desde PSOE y PP a CiU, PNV, IU, UPyD, Ciudadanos, Partido Andalucista, etcétera, financiación no ajustada a la ley?".

Pues sí, señores, la verdad, civil incluso, parece imposible de conseguir por el ciudadano corriente y moliente. Primero, porque los ciudadanos del montón estamos ocupados, tenemos cosas que hacer, bienes que salvar y que defender, desde dar de comer a los hijos y educarlos, que no es poco, a pagar los impuestos para el sostenimiento de un edificio del que apenas nos beneficiamos, léase una Administración Pública politizada, multiplicada por dos y escasamente eficiente, la policía, las carreteras, la educación, la sanidad, los trenes, la formación para el empleo y demás. Segundo, porque conocer los hechos no es nada sencillo, mediados como estamos por la falta de tiempo, la ausencia de memoria y unas estructuras de comunicación ligadas a los partidos políticos y las instituciones del Estado.

¿Qué hacer, entonces, nos preguntamos aún algunos con una ramita de ingenuidad en el pico? ¿Se nos escapa el pájaro de la democracia de las manos? ¿Estamos matando al ruiseñor? Los jueces pueden exigir información complementaria, bancaria incluso. No así los ciudadanos de a pie, a los que se nos condena al prejuicio, a la doxa, a la opinión, esto es, a un juicio sin fundamento o al sentimentalismo visceral de creer lo que nos hace sentirnos más seguros de nuestras creencias. Ah, sí, esta semana ha habido un debate descomunal en las instituciones patrias. ¿Y qué? Los ciudadanos no podemos saber la verdad de lo que se ha cocido en esos escaños bien pagados porque no hay manera de saber si un golfo ha mentido una vez más, si un partido o más han hecho caso al golfo por interés, si un partido ha ocultado que el golfo ha dicho algo de verdad o si un periódico o dos han atendido al golfo por razones confesables o no. Tampoco si el golfo es golfo o no lo es. Dicho de otro modo, los ciudadanos no podemos estar informados de la veracidad de las cosas serias para decidir con racionalidad y eticidad. Y así, señoras y señores, ¿será posible la democracia? Meditación para este agosto de muerte.

Cospedal y Soraya
Marcello www.republica.com 5 Agosto 2013

Se llevan a matar y el día menos pensado las encontramos a las dos tirándose de los pelos en el ascensor de Génova 13. Hablo, claro está, de Soraya y Cospedal las dos responsables de la mas que desvergonzada política de comunicación del PP, la una desde la Moncloa y la otra desde la secretaría general del PP y ambas con las manos metidas en RTVE donde han hundido la audiencia y donde han derivado los telediarios hacia las crónicas marcianas de sucesos y de efemérides, y los debates a personajes de cuarto nivel, que es la talla y el currículum que ostenta la secretaria de Estado de Comunicación, Carmen Martínez Castro. A la que aún estamos esperando para que desmienta la denuncia del director del diario El Mundo, Pedro J. Ramírez, de que ha sido seguido y acosado por fuerzas de seguridad del Estado (¿las que controla Soraya?). Callan luego otorgan.

Y solo falta por saber que han sido los servicios de información que controla la Soraya los que han pedido el indulto del pederasta marroquí que el Rey Juan Carlos le solicitó a Mohamed VI, y que le fue concedido en el reciente viaje del monarca español a Marruecos, lo que ha levantado en el país vecino una oleada de protestas, y con toda la razón, y lo que ha empañado el viaje del Rey de España a Rabat, cuando parecía que la cosa había ido muy bien, y que incluso el monarca alauita había sido muy generoso con España. Puede que demasiado en lo que al caso del pederasta se refiere porque ahora el Rey marroquí tiene que rectificar, pero al pájaro que le echen un galgo porque en la jaula ya no está. El pájaro podría haber sido un agente secreto español, y si no que nos lo cuente Soraya, que en las playas de Portugal estará huida de España y después del ridículo que todos hicieron en el debate de Bárcenas por culpa de los SMS de Mariano, por la boca muere el pez.

¿Y Cospedal? Pues la Cospe andaba vestida de blanco y sentada en la tribuna del Congreso donde mas de uno la mentó, y ahora estará por las playas de Marbella preparando su declaración, bajo juramento, ante el juez Ruz, que la ha citado para el día 14 a ver que cuenta de Bárcenas, como puede que su marido, López del Hierro –que también aparece como donante en los papeles del ex tesorero del PP-, también esté preparando su declaración sobre el caso de su sueldo, a través de su sociedad Hilo de Inversiones, que recibía del banco Liberbank como consejero inmobiliario, algo que es mas que sospechoso por varias razones.

Primero porque Ignacio López del Hierro fue consejero del Grupo Industrial de la Caja de Castilla-La Mancha (CCM) que acabó en la quiebra e intervenida, cuando Cospedal era jefa de la oposición manchega (asunto que no parece tener controlado el muy astuto Carlos Segovia). Por ese motivo resulta de todo punto indecente que un consejero de la CCM –aunque sea del grupo industrial- que se fue a la quiebra sea luego contratado, por un banco como Liberbank que fue el que se quedó con la Caja manchega, después de su salvación por el Banco de España. López del Hierro estaba con los que hundieron la Caja y con los que se la quedaron tras las ayudas pertinentes del Estado, mientras su señora Cospedad tiene que ver con la fundación de la Caja Manchega, y su marido –por el que ella pone la mano en el fuego- Cobra a través de la famosa sociedad Hilo de Inversiones, donde tienen a pachas El Cigarral.

Y siguiendo el hilo y facturas y la pretendida asesoría del sector inmobiliario podría aparecer una incompatibilidad manifiesta, una vez que López del Hierro a la vez que a Liberbank también era consejero de Renta Corporación, nombrado por el inefable Blas Herrero, el del cheque de los 200 millones, del que ya le quedan menos, y que lleva escondido en el bolso la falsa Margarita Seis Dedos cuando van a cenar los Herrero en El Paraguas con López del Hierro y Cospedal. El mismo López Del Hierro que se fue huyendo de la Renta Corporación cuando se decretó concurso de acreedores, dejando al lechero Blas en la estacada, después del beso de judas que Cospedal le dio al amo de Kiss FM- la que tampoco va muy allá-, también conocido como el pelmazo de La Finca.

Y a no olvidar en todo esto el intento fallido de Cospedal de colocar a su marido –coleccionista de consejos de administración a la sombra de la parienta- en la Red Eléctrica nacional, asunto que paró Soraya con la peor intención, aunque la de Valladolid no tampoco está para tirar cohetes porque no ha tenido empacho en colocar a sus amigas en empresas del Estado con una manifiesta incompatibilidad, como pronto en el Congreso de los Diputados se sabrá.

Cospedal ha salido muy tocada del caso Bárcenas –y eso que fue ella, según se cuenta, la que le contó a Pedro J. lo de sobresueldos a granel, presumiendo que ella acabó con esas prácticas-, porque además tiene sobre sus espaldas lo de la comisión toledana de los 200.000 euros que el ex tesorero relató al juez entregando papeles sobre el caso. Mientras que Soraya está encantada porque sale en las encuestas bien situada, por encima de Aguirre, Gallardón y Cospedal, como posible sucesora de Rajoy. Aunque nos tememos que si cae Mariano su vicepresidenta no tendrá en el PP la menor oportunidad, porque está ligada en cuerpo y alma a su jefe. Que es lo mismo que le pasa Cospedal. ¿Y Rajoy? Pues por lo visto el presidente se ha recluido en un espantoso torreón de Pontevedra desde donde envia SMS a sus pupilas –no escarmienta después de lo de Bárcenas- que un día de estos veremos publicados. En todo caso, la portada de El Mundo sobre López del Hierro ha gustado mucho en la Moncloa y en Soto del Real. Además esto anuncia que ese culebrón continuará.

Cataluña
Mas gastará 513.040 euros en 2014 en producir y realizar actos institucionales
Esta partida es solo para los actos de protocolo del departamento de Artur Mas. Entre las obligaciones a la empresa que obtenga el contrato público figuran la de estar operativo las 24 horas los 365 días del año y la obligación de emitir las facturas, manuales y documentación en catalán.
Andreu Caballero www.vozbcn.com  5 Agosto 2013

El Gabinete de Relaciones Externas y Protocolo del departamento de la Presidencia de la Generalidad gastará en 2014 un total 513.040 euros (424.000 euros más IVA) en la producción y realización de actos institucionales. Este año el gasto ha sido de 500.320 euros, la misma cantidad que en el año 2012. En 2011, la Generalidad gastó 600.000 euros. Y en 2010, 500.000 euros.

El pasado 31 de julio finalizó el plazo para la presentación de las ofertas de las empresas que aspiran a obtener la licitación pública que se encargará de producir y realizar los actos institucionales solo de la Presidencia de la Generalidad durante 2014, con la posibilidad de que se prorrogue el contrato un año más (lo que supondría un coste de 1.017.600 más IVA).

La oferta, manuales y facturas obligatoriamente en catalán
La empresa que obtenga el contrato deberá diseñar la escenografía, adecuar y ambientar los espacios y el seguimiento de los actos, siempre dentro de la imagen corporativa de la Generalidad, tal y como figura en el pliego de características técnicas de la licitación. Además, la empresa deberá aportar el personal necesario para coordinar todo el montaje y desmontaje.

En el contrato de la licitación pública queda excluido el servicio de catering, el diseño del acto y la actividad a realizar, que estará en manos directas del Gabinete de Relaciones Externas y Protocolo autonómico. Eso sí, el servicio deberá estar disponible las 24 horas y los 365 días del año.

Tal y como figura en el cuadro de características del contrato de servicio, tanto en las cláusulas administrativas como en el pliego técnico, las empresas que hayan optado a la obtención del contrato han tenido que entregar la documentación de la oferta obligatoriamente en catalán, así como los manuales, y también están obligadas -en contra de lo que ha establecido el Tribunal Constitucional- a emitir las facturas e informes que se realicen durante el tiempo de la licitación en catalán.

¿Recuperación o estancamiento?
Las luces y sombras de la economía española
El sector privado está haciendo los deberes y el fin de la recesión está cerca, pero la burbuja del sector público amenaza con ahogar la recuperación.
  El Confidencial
  5 Agosto 2013

En las últimas semanas, el Gobierno no para de insistir en que lo peor de la crisis ha quedado atrás y, por tanto, el inicio de la recuperación está ya muy cerca. Para ello, alude a diversos indicadores que, efectivamente, reflejan que se está produciendo un significativo frenazo en el ritmo de contracción económica.

No en vano, el PIB tan sólo descendió un 0,1% en el segundo trimestre y los indicadores adelantados que elabora el Ministerio de Economía avanzan tasas positivas para la segunda mitad del año, con lo que España saldría técnicamente de la recesión tras dos largos años de caída. Además, el número de parados bajó en más de 225.000 personas en el segundo trimestre, situándose nuevamente por debajo de los 6 millones, la mayor reducción desde que estalló la crisis en 2007, según la última Encuesta de Población Activa (EPA).

El Ejecutivo se agarra a estos dos datos positivos para anunciar el inicio de la recuperación, pero su diagnóstico contradice diametralmente las negras perspectivas que acaba de la lanzar el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el futuro de la economía española, ya que prevé un bajo crecimiento y una elevada tasa de paro hasta finales de la presente década en caso de que no se adopten nuevos ajustes y reformas estructurales. Es decir, frente a la inminente recuperación que augura el Gobierno, el FMI estima que España se enfrenta a una larga depresión económica.

¿Quién acierta?

Independientemente de quién tenga la razón, lo cual se verificará con el tiempo, lo cierto es que España presenta una serie de datos objetivos que son positivos -concentrados en el sector privado- y otros tantos muy negativos -derivados del público-, en los que coinciden la inmensa mayoría de los expertos. Empezando por lo bueno, es preciso señalar que la crisis española deriva de una inmensa burbuja crediticia que generó importantes errores de inversión, cuya corrección se ha traducido en recesión, paro, quiebras y contracción crediticia. Este doloroso, pero necesario, proceso de ajuste ha consistido en corregir buena parte de los desequilibrios acumulados durante la anterior etapa de irreal boom económico. La buena noticia es que existen indicadores que apuntan a que dicho proceso ya ha culminado o está muy próximo a hacerlo.

Luces en el sector privado

El primer dato relevante a tener en cuenta es el desapalancamiento que está llevando a cabo el sector privado. Familias y empresas han reducido su deuda en cerca de 325.000 millones de euros desde finales de 2008, cuando ésta rozó su máximo histórico (más de 2,2 billones), hasta situarse en un total de 1,9 billones el pasado junio, según las últimas cifras del Banco de España. Por primera vez, la deuda privada retrocede a niveles precrisis.

Además, el saneamiento de cuentas llevado a cabo por familias y empresas también se ha traducido en el cierre de la enorme brecha exterior acumulada durante la burbuja, que llegó a alcanzar el 10% del PIB anual. El sector privado se ha apretado tanto el cinturón que, hoy por hoy, España no sólo ya no depende del crédito foráneo sino que incluso presenta capacidad de financiación con el exterior por primera vez desde 1997. Dicho superávit exterior, consecuencia directa de la austeridad privada y del sustancial aumento de las exportaciones -un 25% desde 2007- que se deriva de la mejora de la competitividad, está permitiendo amortizar la elevada deuda externa.

Por último, otro elemento destacable es la fuerte corrección de precios que ha registrado el sobredimensionado sector inmobiliario, cuya burbuja concentraba buena parte de los problemas económicos de España. El precio de la vivienda se ha desplomado casi un 37% desde los máximos alcanzados a finales de 2007, según los últimos datos de la tasadora Tinsa. Un ajuste muy lento en comparación con EEUU, Reino Unido o Irlanda, que también padecieron burbujas similares, pero al menos significativo, si bien todavía no ha concluido.

Variación interanual del precio de la vivienda. Fuente: Tinsa

La aceleración de dicho ajuste en los últimos trimestres se debe, en buena medida, al saneamiento que está experimentando el sistema financiero español, cuya recapitalización asciende a unos 120.000 millones de euros desde la quiebra de Lehman Brothers a finales de 2008, excluyendo el volumen de ayudas públicas.

Sombras en el sector público

Sin embargo, el intenso ajuste del sector privado contrasta con los excesos que aún presenta el sector público. La burbuja estatal todavía no ha estallado en España, de hecho, se ha disparado en plena crisis, convirtiéndose así en una amenaza creciente para la recuperación económica y la sostenibilidad de la deuda.

El déficit público cerró por encima del 10% del PIB en 2012 -un 7% excluyendo el rescate bancario-, mientras que la deuda supera ya el 90%, un umbral a partir del cual resta potencial de crecimiento a la economía española.

Así, si bien en 2008, el 82% de la deuda total de España -excluyendo sector financiero- se concentraba en el sector privado y el 18% en el público, tras cinco años de crisis el panorama es muy diferente, ya que el peso de la deuda pública se ha duplicado hasta representar el 35% del total, tal y como refleja Juan Ramón Rallo. La deuda pública ha crecido en más de medio billón durante este período. ¿Problema? A pesar del ajuste del sector privado, la deuda total de España ha aumentado en casi 380.000 millones desde 2007, hasta rozar los 2,85 billones el pasado mayo.

Deuda por sectores. Fuente: blog de Juan Ramón Rallo

El sobredimensionado coste de las Administraciones Públicas exige destinar un mayor volumen de recursos (impuestos) procedentes del sector privado, muy castigado por la crisis, para mantener su funcionamiento. España sufre una de las fiscalidades más elevadas del mundo y ha retrocedido casi 20 puestos en el Índice de Libertad Económica desde 2007, hasta el 46 a nivel mundial, debido a este problema, lo cual lastra de forma muy sustancial la capacidad del sector privado para generar nuevamente riqueza (PIB) a un ritmo elevado, capaz de absorber a corto y medio plazo el ingente volumen de desempleados que presenta hoy España.

Negras previsiones del FMI

Estos riesgos son los que, en parte, reflejan el último informe del FMI. El organismo concluye que, en ausencia de nuevas reformas liberalizadoras y nuevos ajustes para contener el gasto público, el déficit no bajará del 3% del PIB hasta 2018, la deuda pública superará el 100% en 2015, la economía no logrará crecer por encima del 1% anual hasta 2018 y, como consecuencia, la tasa de paro no bajará del 25%. Es decir, España, en lugar de una intensa recuperación, sufriría un prolongado estancamiento económico.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
¿Qué traman los ayatolás?
Irán en América

Pedro Fernández Barbadillo www.lavozlibre.com 5 Agosto 2013

En julio de 1994 Argentina quedó conmovida por un ataque terrorista con furgoneta bomba –conducida por un suicida– que destrozó la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en Buenos Aires. Murieron 85 personas y 300 resultaron heridas. Doce años después, en 2006, los fiscales Alberto Nisman y Marcelo Martínez Burgos acusaron al Gobierno iraní de planificar el atentado y al grupo terrorista Hezbolá de ejecutarlo; y pidieron la captura internacional de ocho exfuncionarios iraníes, entre ellos un expresidente –Alí Akbar Hashemi Rafsanyaní–, dos exministros –integrantes del Hezbolá– y dos exdiplomáticos que estuvieron destinados en la embajada argentina.

A partir de estos hechos y de la miríada de acuerdos firmados por los miembros del ALBA (Alianza Bolivariana de las Américas) con Irán, o el descubrimiento de atentados frustrados como el intento de asesinato del embajador de Arabia Saudí en EEUU y el proyecto de voladura de los depósitos de combustibles del aeropuerto Kennedy de Nueva York, se constata que Teherán ha puesto un pie en América. Su objetivo es construir una red de activistas capaz de cometer atentados y de colaborar con otros fines, como el debilitamiento de las sanciones internacionales contra la República Islámica y la obtención de información para su programa nuclear.

Este asunto empieza a ser motivo de preocupación en Estados Unidos. El pasado 9 de julio cuatro expertos prestaron testimonio ante el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes sobre la influencia de Irán en el hemisferio occidental. Se trataba de Joseph M. Humire, director ejecutivo del Center for a Secure Free Society; Ilan Bergman, del American Foreign Policy Council; Douglas Farah, presidente de IBI Consultants LLC, y Blaise Misztal, ejecutivo del Bipartisan Policy Center.

Sorprendentemente, el Gobierno argentino negó permiso al fiscal Alberto Nisman para participar en la sesión. A mediados de mes, Nisman pudo exponer su investigación en el Congreso Judío Latinoamericano.

Qué busca Teherán en Iberoamérica
Pese a sus problemas internos (empobrecimiento, disensiones, aislamiento…), el régimen iraní mantiene una política exterior imperialista, islamista chiita y antinorteamericana y ha sido capaz de encontrar aliados en el continente americano, como los Gobiernos venezolano, argentino, boliviano y ecuatoriano. Entre los planes de Teherán están la formación de un bloque internacional en la ONU opuesto a las sanciones que pesan en su contra, el acceso al programa nuclear argentino, puesto en marcha en los años 50 y el blanqueo de fondos gracias al sistema bancario de Ecuador.

Pero lo anterior no implica que se supriman los ataques terroristas. En los últimos años se han descubierto algunos cuyo rastro conduce a Irán, como los ya citados contra el embajador de Arabia Saudí en EEUU y el aeropuerto Kennedy.

El régimen islámico chiita de Irán ha venido practicando la guerra asimétrica contra sus enemigos, en especial contra Estados Unidos, sobre todo durante la presidencia de Mahmud Ahmadineyad (2005-2013). Uno de los ideólogos de este tipo de guerra es el español Jorge Verstrynge, invitado a Venezuela por las autoridades chavistas a dar conferencias. Irán ha conseguido forjar alianzas con otros países con los que en apariencia poco tiene en común, como los iberoamericanos que están gobernados por socialistas ateos y laicos, en concreto los miembros del ALBA, que son Venezuela, Cuba, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y otros de menor importancia. En el ALBA Irán –y Canadá– tiene el rango de observador. La organización tiene una unidad de cuenta común, denominada sucre, cuya finalidad es reemplazar al dólar de EEUU en el comercio entre sus miembros.

Irán ha abierto nuevas embajadas en toda América, desde México a Chile, mezquitas chiitas, centros culturales; lanzado al aire un canal de televisión (Hispán TV) y firmado acuerdos bilaterales de colaboración económica y política con numerosas repúblicas, por ejemplo con Argentina, a principios de este año, para investigar el atentado de la AMIA. También ha contactado con organizaciones criminales como el Cártel de Sinaloa y terroristas como las FARC colombianas. Igualmente, ha tratado de asentarse –junto con Hezbolá– en zonas francas como la famosa Triple Frontera (entre Paraguay, Brasil y Argentina), Isla Margarita (Venezuela), El Alto (Bolivia) y los puertos de Iquique (Chile), Tacna (Perú) y Colón (Panamá).

A quienes les parezcan imposibles estas alianzas y estos movimientos entre rojos latinoamericanos e islamistas iraníes conviene recordarles la incredulidad con que se recibieron en España a principios de los años 90 las noticias de que ETA estaba asesorando a los terroristas de las FARC. ¿Qué podía aportar ETA, grupo terrorista de carácter urbano, a los guerrilleros en las selvas colombianas, decían los creadores de opinión? Hoy es asunto tratado en libros y sumarios judiciales en tribunales españoles. Ha habido etarras desplazados a Colombia para enseñar a los terroristas de las FARC y a los sicarios del Cártel de Cali el empleo de coches bomba. Las FARC, por cierto, disponen de un aparato de propaganda y reclutamiento en Europa y América; una de sus víctimas es la holandesa Tanja Nijmeijer, que viajó a Colombia para realizar unas prácticas universitarias, elaboró su tesis de grado sobre la guerrilla, se graduó en Holanda y regresó a Colombia, donde se unió a los terroristas y ahora participa en las negociaciones con el Gobierno de Bogotá.

La globalización ha borrado las fronteras no sólo para el capital y los productos, sino para losEstados que quieren desestabilizar a sus enemigos. Pero también permite la colaboración internacional y el uso de la tecnología más poderosa. Así, el Gobierno de Perú ha anunciado la compra de un satélite a Francia para reforzar su luchar contra el terrorismo, que está resurgiendo, el narcotráfico y la minería ilegal.

Es cierto que la alianza entre países tan diversos y distantes muestra precisamente su debilidad. Cualquier obstáculo de consideración (presión internacional) o cambio de Gobierno por obra de unas elecciones puede romperla. Para los países hispanoamericanos, semejante colaboración con Irán implica un doble riesgo. El primero, el enfrentamiento con Estados Unidos y, como consecuencia, un posible aislamiento internacional como el que sufre Irán y sufrió la Libia de Gadafi. El segundo, el debilitamiento interno derivado de haber permitido que un poder extranjero monte una red de propaganda, agentes y financiación en el territorio propio, y se relacione con cárteles de la droga y funcionarios corruptos. Esta situación la está padeciendo Venezuela, donde los grupos terroristas cobijados por Caracas, como las FARC, han erigido su mini Estado y los narcos se están apoderando de pedazos del Estado. Si cambiase el Gobierno de uno de estos países y terminase con la alianza con Irán, este último podría dedicar sus medios a desestabilizar al aliado desobediente. No tendría la potencia de la subversión marxista impulsada por Cuba en los años 60 y 70, ya que el único factor común con Teherán sería el sentimiento antinorteamericano, pero se podría crear un foco de terrorismo de baja intensidad que condujese a que la población y la economía viviesen en estado de alerta permanente, como en Estados Unidos, con la tensión social y el gasto económico que ya conocemos.
Las medidas de protección

Teherán tiene el impulso de las grandes potencias: un pensamiento geopolítico para décadas. Por el contrario, los gobernantes democráticos, tanto en Estados Unidos como, en Iberoamérica, Perú, Colombia y Chile, elaboran sus objetivos para el tiempo de su mandato, que como mucho alcanza ocho años. No se puede estar pendiente de que un líder como Mahmud Ahmadineyad concluya su presidencia, o de que en Venezuela la oposición consiga vencer en unas elecciones trucadas por el Estado.

Aunque hay quienes aseguran que el nuevo equilibrio de poder creado por dos acontecimientos ocurridos en menos de un año, el fallecimiento de Hugo Chávez y la salida de Ahmadineyad de la Presidencia de la República Islámica, favorecen a Estados Unidos, el optimismo tiene que matizarse. El sustituto de Chávez, su ministro de Asuntos Exteriores, Nicolás Maduro, es un veterano comunista formado en Cuba; y el creciente déficit energético de Argentina, debido a la defectuosa planificación del Gobierno peronista, hace a éste más dependiente de suministradores de gas y petróleo como Bolivia y Venezuela. Ilan Berman destaca que las relaciones económicas entre el ALBA e Irán no pasan del intercambio de materias primas, pero eso no significa que Gobiernos como los de Caracas, La Habana y Teherán detengan sus planes de subversión. En regímenes totalitarios y autoritarios, la economía se supedita a la política, como ya probaron en los años 80 la invasión de Afganistán por la URSS y en los años 90 la supervivencia de la Cuba comunista luego de la desaparición del bloque soviético.

Cuesta creer que el nuevo presidente iraní, Hasán Ruhaní, vaya a desmantelar completamente esta obra de arquitectura diplomática levantada en América, tanto más cuanto sectores del Estado como la Guardia Revolucionaria funcionan al margen de todo control por los moderados.

La ampliación del Canal de Panamá –cuya conclusión está prevista para finales de 2014–, con el enorme aumento del tráfico de buques que ello implicará, la formación de células durmientes de activistas, la concesión de pasaportes de Estados del ALBA a ciudadanos iraníes y el aprovechamiento fraudulento del programa de asilo a refugiados vigente en Canadá son carreteras por las que pueden penetrar terroristas y armamento en EEUU. Pero antes de llegar a EEUU los terroristas habrán convulsionado otros países del hemisferio.

Las medidas, tácticas y actitudes más eficaces frente a esta amenaza pueden ser las siguientes:

• Intercambio de información entre las diferentes agencias de inteligencia de EEUU, y entre éstas y las de Canadá y otros países de confianza del continente.

• Colaboración con la Alianza del Pacífico, acuerdo económico y político firmado por México, Chile, Colombia y Perú y en el que tienen el rango de observadores EEUU, España y varios países centroamericanos y caribeños.

• Promoción de legislaciones antiterroristas en las repúblicas donde no están desarrolladas o modernizadas.

• Vigilancia del paso de buques por el Canal de Panamá, vía de transporte de armas entre los países del Eje del Mal, como ha demostrado la interceptación de un mercante de Corea del Norte cargado con armamento cubano.

• Supervisión de las transferencias de información científica y militar entre Irán, Venezuela y Argentina para asegurar la integridad del programa nuclear argentino.

• Elaboración de una estrategia que no dependa de cambios de Gobierno.

• Comprensión por parte de los Gobiernos de América de las consecuencias que para su estabilidad puede acarrear la alianza con un país como Irán o la indiferencia ante su accionar.

• Compromiso continental de protección a y colaboración con los Gobiernos que rompan o rechacen las relaciones perversas con Irán.

© elmed.io

Derecho a decidir
Luis del Pino Libertad Digital  5 Agosto 2013

Editorial del programa Sin Complejos del domingo 4/8/2013

Como saben ustedes, Escocia celebrará el año próximo un referéndum para decidir si se independiza del Reino Unido o no.

Si uno quiere buscar justificaciones históricas, los escoceses tienen argumentos suficientes para respaldar su derecho a decidir. No en vano, Escocia fue reino independiente durante casi 900 años, entre el 843 y el 1707, fecha en la que los dos parlamentos, el escocés y el inglés, deciden la unión entre los dos reinos.

Pero el hecho de que existan justificaciones históricas remotas para realizar un referéndum no quiere decir nada, por supuesto, acerca del resultado de ese referéndum, como ponen de manifiesto todas las encuestas, que auguran un claro fracaso de los independentistas. Hasta tal punto es así, que Esquerra Republicana de Catalunya está presionando a CIU para que convoque un referéndum de secesión antes de que se conozca el resultado del referéndum escocés, por el temor a la influencia que un "no" de los escoceses a la independencia pudiera tener en la opinión pública catalana.

Aunque si les traigo a colación el caso escocés es por otro tema más curioso: ayer conocimos la noticia de que las islas Shetland, Orcadas y Hébridas, es decir, los archipiélagos escoceses situados al norte y noroeste, se están planteando independizarse de Escocia, en caso de que Escocia se independice del Reino Unido.

La cuestión es muy simple: si en Escocia se empezó a plantear el asunto de la independencia fue a raíz del descubrimiento de petróleo y gas en las costas escocesas. Pero claro, esos yacimientos de petróleo y gas están situados, principalmente, en dos de los tres archipiélagos mencionados. Con lo que, al proponerse el referéndum escocés, los habitantes de esas islas se han preguntado: si los escoceses no quieren compartir el petróleo y el gas con el resto de los británicos, ¿por qué narices tendríamos nosotros que compartir nuestro petróleo y nuestro gas con el resto de los escoceses?

El asunto no es ninguna tontería y plantea en toda su crudeza el problema fundamental en este tipo de cuestiones: el ámbito de soberanía.

Imaginen, por ejemplo, que mañana se descubriera petróleo en la sierra de Madrid. A algún listo se le podría ocurrir entonces la pregunta: ¿por qué los madrileños tenemos que compartir nuestro petróleo con el resto de españoles? Tras lo cual, por supuesto, el ayuntamiento en el que estuvieran localizados los pozos podría preguntarse lo mismo: ¿y por qué nuestro ayuntamiento tendría que compartir el petróleo con el resto de madrileños? Y, por la misma regla de tres, el dueño de la finca donde los pozos estuvieran situados podría terminar por preguntarse: ¿y por qué razón tendría yo que compartir mi petróleo con el resto de habitantes de este ayuntamiento?

Por supuesto, toda esta catarata de presuntos derechos a decidir no es más que una sandez. El derecho a decidir corresponde, única y exclusivamente, al sujeto de soberanía establecido por las leyes. Y ese sujeto de soberanía solo puede modificarse recurriendo a los procedimientos legalmente establecidos.

¿Que hay algún independentista al que le moleste que no se pueda convocar un referéndum solo en una región española? Bueno, pues no tiene más que instar la reforma de la Constitución. Y será el sujeto de soberanía, es decir, el conjunto del pueblo español, quien tendrá que decidir si acepta esa reforma constitucional o no.

Lo contrario sería no solo ilegal, sino además absurdo. Porque vamos a suponer que el sujeto de soberanía no fuera el conjunto del pueblo español. ¿Quién lo sería entonces? ¿El conjunto de ciudadanos de cada autonomía? ¿El conjunto de ciudadanos de cada provincia? ¿El conjunto de ciudadanos de cada ayuntamiento?

Yendo al caso catalán, vamos a imaginar que se celebrara un referéndum de independencia y que el sí ganara en todas las provincias, menos en Tarragona. ¿Por qué el conjunto de los catalanes tendría derecho a imponer a los tarraconenses que se separaran de España? O vamos a suponer que el sí gana en todas partes de la provincia de Barcelona, menos en el cinturón industrial. ¿Por qué el conjunto de los barceloneses tendría derecho a imponer a los habitantes de Hospitalet que se separaran de España?

Al final, de lo que se trata es, precisamente, de respetar el derecho a decidir: los catalanes ya decidieron en su día aprobar, de forma abrumadoramente mayoritaria, la actual Constitución, que dice que el sujeto de soberanía es el pueblo español. Y esa decisión de los catalanes hay que respetarla. Y los catalanes no nacionalistas tienen todo el derecho, porque la Constitución les ampara, a que se respete su decisión de seguir siendo ciudadanos de España. Nadie tiene derecho a imponerles lo contrario violentando la ley.

Galicia La Xunta gasta al día en personal de confianza más de 13.000 euros
El desembolso del Ejecutivo en asesores cae un 10 %, hasta el nivel del 2004
M. Cheda. Santiago / La Voz   5 Agosto 2013

El Gobierno gallego gastará en personal eventual de gabinete 4,78 millones a lo largo del presente ejercicio, según datos contenidos en la Lei de Orzamentos 2013, que entró en vigor el 1 de marzo. Dicho de otro modo, planea destinar un promedio diario de 13.111 euros a pagar a profesionales de prensa, asesores y similares al servicio de Alberto Núñez Feijoo, de su vicepresidente, Alfonso Rueda, y de los otros siete conselleiros. Con todo, se trata de la suma más baja consignada para estos fines desde el 2004, en el ocaso de la era Fraga.

Las cuentas del Ejecutivo no cifran el número de personas cuyas nóminas se mantendrán con ese dinero, algo que, instada a ello, tampoco precisa la Consellería de Facenda. Sí aclara este departamento, en cambio, que el acuerdo alcanzado semanas atrás por PP y PSOE para «limitar» legalmente el fichaje de asesores, a la hora de la verdad, no tendrá efecto alguno sobre el presupuesto. «[O pacto] aprobado recolle unha práctica que xa se viña desenvolvendo», explica un portavoz oficial.

Respecto al año pasado, el desembolso del Gobierno autónomo en este tipo de trabajadores, que se contratan a dedo y cesan automáticamente cuando sus jefes lo hacen, caerá en el actual un 9,8 %, pues pasará de 5.305.822 a 4.785.540 euros, como muestra el gráfico que complementa esta información. Después de sucesivos recortes, quedan muy lejos de aquel récord de 7.080.905 registrado hacia el final del período del bipartito, pero también bastante por encima de los 4.015.825 contabilizados un decenio atrás.

Sube en la vicepresidencia
Por departamentos, en términos absolutos, será la propia jefatura de la Xunta, de la cual depende la Secretaría Xeral de Medios, la que mayores recursos reserve a empleados de confianza, con 1,66 millones. En el ránking, siguen al anterior el negociado de Rueda (Presidencia, Administracións Públicas e Xustiza) y, ya a mayor distancia, los de Jesús Vázquez (Cultura, Educación e Ordenación Universitaria) y Agustín Hernández (Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas). La clasificación la cierran Facenda, Economía e Industria y Sanidade, que dirigen, respectivamente, Elena Muñoz, Francisco Conde y Rocío Mosquera. Entremedias se sitúan los de Rosa Quintana, Medio Rural e do Mar, y Beatriz Mato: Traballo e Benestar. El gasto mengua en todos ellos, excepto en el del vicepresidente, donde aumenta un 3,8 %, debido a la reciente absorción de competencias que antes pendían de otras ramas del árbol burocrático: igualdad, asesoría jurídica...

Redondeando, el desembolso en miembros de gabinete desciende cuatro veces más de lo que lo hace el global del presupuesto de la Xunta (2,5 %) y el triple de lo que disminuye el capítulo de personal (3,4 %). Retrocede de esa manera, básicamente, porque las cuentas autonómicas de este ejercicio, tras la crisis de gobierno de principios del 2012, son las primeras que se elaboran con solo ocho consellerías en el organigrama, no diez, como existían desde el 2009 hasta entonces, ni 14, como llegaron a conformar anteriormente la coalición PSOE-BNG. Asimismo, se perciben los efectos del progreso del programa de supresión de chiringuitos de la Administración paralela, los de la reciente reducción de direccións xerais y los de la mengua salarial general del 2 al 6 %.


Recortes de Prensa   Página Inicial