AGLI Recortes de Prensa   Domingo 25 Agosto 2013

La fuga empresarial de Cataluña a Madrid
Editorial www.gaceta.es 25 Agosto 2013

Según Enrique Ossorio, consejero de Economía y Hacienda de la Comunidad Autónoma de Madrid, se registra desde 2010 la inscripción en Madrid de un número creciente de empresas procedentes de otros lugares de España, mayoritariamente de Cataluña. Son varios los factores que contribuyen a este fenómeno, entre los que cabe destacar el mejor tratamiento fiscal que reciben –siempre dentro de los márgenes que la legislación general española lo permite– y las mayores facilidades para su instalación y desarrollo de sus actividades. Además, destaca Cataluña entre las comunidades autónomas de origen en este flujo.

Pero nos alejaríamos de la realidad si ignorásemos que, además de esos factores de naturaleza fiscal y legislativa, influyen motivos políticos que causan una desconfianza creciente entre los empresarios, entre los cuales no son los menores una política lingüística que se impone al margen de consideraciones propiamente relacionadas con la eficiencia y una inestabilidad institucional generadora de lo peor para el normal discurrir económico: la inseguridad jurídica. Y si a todo eso añadimos las tensiones políticas producidas por los pujos independentistas de quienes hoy gobiernan Cataluña, no tiene nada de extraño que cada vez más empresas decidan ir a otros territorios españoles en los que se les haga la vida más llevadera.

Es seguro que la interpretación que las actuales autoridades catalanas den a este fenómeno de empobrecimiento empresarial atribuirá al poder central –eso que llaman genéricamente “Madrid”– la principal responsabilidad, y que en su propaganda asegurarán que, si Cataluña fuera un Estado independiente y soberano, se invertirían las tornas y Cataluña sería un país próspero, acogedor y suscitador de una admirativa envidia en sus vecinos.

Nada, sin embargo, más ajeno a lo que puede deducirse no sólo de los datos que actualmente hay sobre la mesa, sino también de las experiencias históricas recientes, y no tan recientes. En efecto, uno de los principales elementos de la prosperidad económica catalana no es, ni ha sido nunca, una ventaja competitiva en términos de libertad económica y buen trato fiscal, sino el resultado de una política española fuertemente proteccionista de los principales sectores productivos de Cataluña.

Y de la proverbial laboriosidad de los catalanes y su tendencia al emprendimiento apenas queda un recuerdo más bien romántico: hoy, la mayoría de jóvenes aspira a una cómoda situación funcionarial o a dedicarse a actividades subvencionadas por el sector público. Nuestros compatriotas catalanes deberían reflexionar seriamente sobre todas estas cosas, aunque sólo fuese por su propio interés.

Unidad de cuenta de los crímenes del socialismo: 10 millones de muertos
J.C.R. www.gaceta.es 25 Agosto 2013

Ayer se celebró el día europeo de las víctimas del estalinismo y del nazismo. Bajo los dos grandes totalitarismos perecieron millones de personas.

El 23 de agosto de 1939, la Unión Soviética y la Alemania de Hitler firmaron el Pacto Molotov Ribbentrop. Siete décadas después de este entente entre los dos grandes totalitarismos, el Parlamento Europeo designó este día para conmemorar a los millones de víctimas de ambos. El texto de la declaración hace referencia a “las deportaciones en masa, los asesinatos y la esclavitud cometidos en el contexto de los actos de agresión por parte del estalinismo y del nazismo, caen dentro de la categoría de crímenes de guerra y de crímenes contra la humanidad”. Y apunta que bajo el derecho internacional, la persecución de este tipo de actos no tiene las limitaciones que amparan a otros.

Asimismo, la declaración reconoce que la violación de los derechos del individuo va más allá del período en el que ambos totalitarismos llegaron a un acuerdo estratégico, ya que la declaración reconoce que “la influencia y significación del orden soviético” es poco conocida en Europa.

Pero varios activistas quieren llevar su significación más allá del período concreto del socialismo en la URSS. La Fundación Václav Havel quiere extender esta conmemoración a América Latina, “teniendo en cuenta que, luego de medio siglo, todavía permanece una dictadura comunista en uno de sus países, ante la complacencia y simpatía de un sector significativo de sus sociedades que incluye a gobernantes elegidos democráticamente”. Canadá ha adoptado también el 23 de agosto para conmemorar a quienes sufrieron el comunismo y el nacional socialismo.

¿Cuántas personas han perecido bajo ambos regímenes? Este asunto no sólo ha causado una viva polémica histórica, sino que se filtra por las preferencias políticas de grupos y partidos, especialmente por parte de quienes quieren minimizar los crímenes del totalitarismo que consideren más cercano.

Por lo que se refiere al nacional socialismo, en la seminal obra Atlas del Holocausto de Martin Gilbert se acotó la cifra de judíos víctimas de la Shoah a 5.750.000, tres millones de los cuales perecieron en Polonia. Según el museo Yad Vashem, el número de gitanos que entraron en la máquina nazi de exterminio ronda los 90.000 a 100.000 personas. Homosexuales, católicos o discapacitados, entran dentro de las víctimas.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿CÓMO NO VAN A SER ESPAÑOLES?
Chapuzas en el Oasis
José Vicente Pascual www.gaceta.es 25 Agosto 2013

Cataluña es contumaz en la chapuza y el error recurrente.

Nuestros conciudadanos catalanes que se sienten eso y solamente eso, catalanes, y no quieren saberse españoles ni en el carné de identidad, están en su derecho y hay que respetar esa opción, tan legítima como cualquier otra del mismo estilo. Aunque la realidad es más terca que las buenas intenciones. No pueden evitarlo ni ir en contra de su propia naturaleza: son españoles, posiblemente los más irreductibles, contumaces en dos defectos netamente patrios: la chapuza como método y el error recurrente como modelo de análisis.

¿Cómo no van a ser españoles esos nacionalistas que por sí mismos montan su utopía llamada independencia, la organizan, se lo guisan y se lo meriendan, la lían, se pelean entre ellos y quiebran la cohesión entre sus filas para quedarse igual que antes aunque, por supuesto, reñidos todos con todos? Españoles de cepa tradicional.

Unió Democrática, socio de Convergència para lo bueno y lo malo desde 1977, se plantea romper con el partido de Mas y acudir en solitario a las próximas elecciones. Reprochan a Convergència haber insuflado una desmesurada potencia electoral a ERC, a costa de una devoción catalanista hasta el presente capitalizada y rentabilizada por la coalición conservadora. Tampoco es de extrañar que a los votantes y simpatizantes de UDC no les apetezca una Cataluña independiente y batasunizada, con las bases radicales de ERC en permanente movilización y toda la épica soberanista en el cesto de ese partido. Duran i Lleida sueña con una Suiza ibérica y un cantón en el noreste regido por mayorías de orden, no con una Cuba mediterránea, objetivo de los separatistas más chillones de Esquerra.

La famosa “estelada”, por cuya popularización tanto ha hecho últimamente Boadella, no es la bandera de UDC, ni de Mas siquiera. No es la bandera de Cataluña, alegan los convergentes y sus hasta ahora aliados, sino la de cierto proyecto de nación defendido por el sector ultra del separatismo.
O sea, a ver, hablando en serio: ¿habrá cosa más española que pelearse por las banderas, antes incluso de que representen oficialmente algo en concreto? Estamos en la misma paradoja del viejo proetarra Telesforo Monzón, quien tenía la costumbre algo maniática de proclamar 10 o 12 veces al día que él no era español… Hasta que alguien se lo tuvo que aclarar por lo evidente: “¿Cómo no va a ser usted español, llamándose Telesforo?”.

La izquierda en Cataluña viaja más o menos en el mismo camarote de los líos. El PSOE sin ubicación, alelados tras comprobar cómo sus antiguos consorciados de ERC en el gobierno tripartito (en minoría), se llevaron entonces la pasta y ahora se llevan el prestigio y la mayoría. La cara de portero goleado que les ha quedado a los socialistas catalanes es la misma que pusieron muchos nacionalistas cuando, allá por 2006, se les informó de que el presidente de la Generalitat iba a ser un señor de Iznájar, precioso pueblo cordobés. Y claro, se echan las culpas unos a otros y se dividen en tres banderías: los secesionistas puros, los “templando gaitas” y los ortodoxos del socialismo federal. Los gritos se escuchan hasta en la calle Ballester del barrio de Gracia.

LV-IU ahí anda, juntando siglas, cuantas más mejor, recortando diferencias como siempre, tenaz en una progresión que dura 40 años y que, en el mejor de los casos, les posibilitará justo lo mismo que han conseguido siempre: estar de convidados en cualquier Gobierno “progresista”, con derecho a trinque y a movilizar a sus juventudes para que quemen banderas españolas el 11 de septiembre. ¿Habrá algo más español que una buena canonjía y una buena quema de lo que haya que quemar?

No desesperemos. A los marxistas-leninistas de manual de las CUP les va mucho mejor. Han conseguido, nada menos, que el Ayuntamiento de Sitges prohíba el nombre de España en cualquier localización o vía pública del municipio. Ahora buscan alternativa para renombrar a las conocidas y muy transitadas plaza y calle de España. Por coherencia, en atención a la leyenda forjada durante los últimos tiempos sobre esta población costera, y por amor a la chapuza tras el chapucero referéndum (3,4% de participación) mediante el que se justifican estas transformaciones revolucionarias de la realidad, deberían llamar a las citadas vías “Plaza del Orgullo Gay” y “Calle del Sexo Seguro”, por ejemplo. O algo así. Una salida de tono bien estentórea es lo que acomoda en estos casos de disputas por los nombres de las calles, costumbre tan española...

Y así va el Oasis. Cuando sea país independiente, por las trazas y forja del proceso nacional, lamentablemente habrá que dejar de llamarlo Oasis para rebautizarlo con más precisión: La Gran Chapuza.
*José Vicente Pascual es escritor y profesor de historia.

Diario de Verano: La Tata de Messi nos sale politóloga

Federico Jiménez Losantos Libertad Digital 25 Agosto 2013

Hace mucho que el fútbol ocupa en España el lugar de los toros como "escuela de costumbres", que decía Ortega, o de muchedumbres, que es lo mismo. Permítanme, pues, los compasivos lectores de este blog agosteño que nos acerquemos a la última cogitación politicofláutica que, con el PP y el PSOE aún de vacaciones, enfrenta al Real Madrid y al FC Barcelona a cuenta del último fichaje madridista, el del ídolo británico Bale, el más caro de la historia... hasta el próximo, naturalmente.

El presunto politólogo, en rigor perito en borceguíes, que ha apelado a la opinión pública y fingido escándalo por los casi 100 millones de euros pagados legalmente por Bale es ni más ni menos que el "Tata" Martino, nombrado entrenador azulgrana por la familia Messi y que ha roto una de las viejas costumbres del Barça, la de tirar la piedra y esconder la mano. La otra es la de disfrazarse de FC Senyerona y exhibir los colores pontificios de la Corona de Aragón como cosa exclusivamente suya. El último catedrático de heráldica futbolera que ha dictado una lección magistral al respecto es Gérard López, prometedor mediocentro de la cantera del Barça, rechazado por su club, fichado por el Valencia y recomprado a un precio disparatado por el Barça donde fracasó definitivamente. López, de los catalanísimos López de la Lopecera, es, ya digo, catedrático de gnoseología y fenomenología esferopunterable, o sea, comentarista de fútbol, y ha dicho, refiriéndose al partido de la Supercopa de España, que el que no quiera ver la senyera que no vaya al fútbol. Nos saldría mejor a todos que los lerdos antiespañoles no jugaran en España. Pero, claro, viendo al mediocentro obtuso en plan hegeliano, Martino el Tata, popularmente conocido como "la tata de Messi" por la casa en que sirve, se nos ha puesto vaticanoperonista, eticofáustico y presupuestólogo y va y dice que pagar la millonada que el Madrid, regio club con superávit, abonará por Gareth Bale es "un desprecio al mundo actual".

Lo que más me gusta de esta salida grotesca de la Tata de Messi es que rompe una recia tradición de doblez e hipocresía que era de rigor entre los entrenadores azulgranas, al menos antes de ser señerillos. Con Guardiola, la pomposa palabrería menottiana alcanzó cotas nepalíes. Nadie como él, pero antes que él casi todos, para exhibir una humildad quejumbrosa, falsa como sus agravios, achacados al Madrid, a Franco, a España o a Isabel la Católica, a la que ahora combaten ataviados con la enseña aragonesa y española de Fernando. No siempre fue así el Barça. No siempre dio tanto asco su prosodia tribal. Ser un hipocritón de tomo y lomo no era necesario para prosperar en aquel club de Cruyff y Rexach del que se decía: "Més que un club, un puticlub". Pero eran aquellos tiempos aún muy españoles, cuando dicen que Charly, o sea, Rexach se encontraba con la murciana Bárbara Rey en el Hotel Corona de Aragón de Zaragoza. Hoy el Barça es "Més que un club, un patrioclub". Y todo vale para el convento, hasta lo que del claustro barra Fray Escoba.

Cabe objetar a la lección de Tatamessi -el Papafrancisco de la Bota- que ofende más al mundo actual el sueldazo que el riquísimo FC Barcelona le paga a él, mero fámulo de los Messi, como sucesorcito de Guardiola. O que sabemos lo que el Madrid paga legalmente por Bale, pero no sabemos lo que el Barça ha desembolsado realmente por Neymar, ora al padre, ora al hijo, ora a la banca suiza. Ni siquiera ha pedido nadie cuentas al presidente del FC Senyerona, Sandro Rosell, qué hay de esas comisiones fraudulentas de la selección de Brasil que, según denuncian la prensa y varios jugadores cariocas, han ido a parar a las cuentas de Rosell con destino final incierto. ¿Ha sido ese el mecanismo de pago de Neymar? ¿Y no ofende más al mundo de las favelas la millonada en negro y turbio por el astro brasileño que al mundo de los adosados con jardín la millonada legal por el galés?

Concluyamos. Dijo la tatasartén al cazo: "apartáte, que me tiznás".
Apuntes veraniegos (3)
xaveir pericay ABC Cataluña 25 Agosto 2013

La Universitat Catalana d’Estiu cinstituye la prueba palmaria de que la Cataluña oficial continúa viviendo bajo el franquismo1

1. Crisis. Esas crisis de UPyD -ahora en Cantabria y País Vasco- son mucho más que una crisis de verano. Ni siquiera pueden considerarse ya crisis de crecimiento; por más que el partido siga creciendo en intención de voto y en implantación territorial, a estas alturas tiene ya seis años de vida -y cinco de ellos con representación parlamentaria y municipal-. Se trata, pues, de un partido hecho y derecho. Y, aun así, los conflictos de los dirigentes territoriales con la dirección nacional y las rupturas consiguientes no cesan. Como no cesa el empecinamiento de esa misma dirección en su negativa a alcanzar un acuerdo con Ciutadans en Cataluña y en el resto de España. ¿Un problema de personalismo? Tal vez. Pero también de centralismo democrático. O sea, de leninismo redivivo.

2. Franquismo. La Universitat Catalana d’Estiu constituye la prueba palmaria de que la Cataluña oficial continúa viviendo bajo el franquismo. Que en 2013 se celebre todavía esa universidad de verano fundada en 1969, en plena dictadura, y se celebre todavía en el exilio de Prades (Francia); que reciba una subvención de la Generalitat de 350.000 euros -llegó a ser del doble en 2007-; que no tenga contenido académico alguno o, lo que es lo mismo, que siga desprendiendo, del primero al último día, el tufo resistencial de los viejos tiempos; todo esto, en definitiva, no demuestra sino el grado de enajenación de la Autonomía.

Y, en consonancia con ello, la actual edición del certamen ha girado en torno a asunto tan trascendental como la presencia o no de los miembros del Gobierno catalán en la cadena humana del 11 de septiembre. Por allí han pasado consejeros y exconsejeros, amén de otros altos cargos.

El consejero Gordó, que sí irá. El consejero Mascarell, que casi seguro asistirá también y que, fiel a su papel de «traditore», ha animado a sus excorreligionarios socialistas a sumarse a la fiesta. Aunque ninguno como el exconsejero Huguet, que ha pedido a Mas que vaya, pero a título personal. ¿Que cómo puede ir Mas a título personal? Huguet no lo ha aclarado. ¿Para qué? En materia de doblez, no hay quien les gane.


Recortes de Prensa   Página Inicial