AGLI Recortes de Prensa   Lunes 26 Agosto 2013

El chiringuito autonómico sigue en pie
EDITORIAL Libertad Digital  26 Agosto 2013

El gasto total de las comunidades autónomas no sólo ha aumentado un 20% en plena crisis, casi 30.000 millones de euros extra entre 2007 y 2012, sino que, además, los gobiernos regionales han mantenido casi intacto el enorme tamaño de su administración paralela, compuesta por empresas, fundaciones y entes públicos de todo tipo. No en vano, los entes autonómicos ascendían a 2.114 el pasado enero frente a los 2.182 a principios de 2007, apenas una reducción del 3% (68 entidades) durante los años de crisis. Y ello, a pesar de la histórica tormenta de deuda pública que ha sufrido España, los planes de austeridad a los que se han comprometido las autonomías y los rescates indiscriminados de regiones aplicados por el Gobierno central. Todo ello demuestra que, por desgracia, la austeridad pública, y especialmente autonómica, sigue siendo la principal tarea pendiente de España para poder salir de la crisis y, de este modo, acometer la recuperación económica sobre bases sólidas.

El Ministerio de Hacienda insiste en que la prometida reordenación del sector público regional marcha por buen camino y, por tanto, se alcanzarán las metas exigidas. Sin embargo, la credibilidad de Cristóbal Montoro en éstas y otras muchas materias deja mucho que desear. Lo cierto es que a fecha de 1 de enero de 2013, las CCAA tan sólo han reducido 248 entidades de las 515 previstas, incumpliendo así su compromiso. El Gobierno matiza que el resto están ya en proceso de extinción, pero lo relevante es que los ajustes prometidos, una vez más, no han sido satisfechos en tiempo y forma. Además, Hacienda destaca que ha ampliado el objetivo inicial a 734 entes, con el fin de reducir el número de entidades regionales hasta un total de 1.628. El problema es que si los gobiernos autonómicos han tardado dos años y medio en liquidar 248 entes, da miedo pensar lo que les costará desprenderse de los 500 restantes que han prometido.

Se trata de una tarea muy complicada si, sobre todo, se tiene en cuenta la política de mano blanda ejercida por Montoro con las autonomías más díscolas y despilfarradoras, Así, lejos de sancionar e incluso intervenir las regiones que han incumplido de forma reiterada los objetivos de déficit, sin atenerse un ápice a los ajustes de gasto requeridos, Hacienda ha optado por mirar hacia otro lado y, lo que es peor, recompensarlas con la fijación de metas diferenciadas de déficit y una constante inyección de dinero estatal para evitar su quiebra, como bien evidencia el sangrante caso de Cataluña. Precisamente, esta comunidad, lejos de reducir sus numerosos entes, ha creado cerca de 30 nuevos organismos entre enero de 2007 y enero de 2013.

Doble moral
La izquierda, UGT y Cifuentes
Pedro de Tena Libertad Digital  26 Agosto 2013

"Ser de la izquierda es, como ser de la derecha, una de las infinitas maneras que el hombre puede elegir para ser imbécil: ambas, en efecto, son formas de la hemipleji­a moral". Lo dijo Ortega como es bien sabido. La clave está en el verbo "ser" porque si se es de izquierda o derecha, es que la política ha logrado habitar en el alma de quien así­ se siente. Las democracias sensatas son aquellas en las que una cualificada parte de la ciudadanía no es ni de izquierdas ni de derechas y altera su voto en uno u otro sentido, en función de su experiencia, de la eficacia de los equipos gobernantes o de la necesidad de compensar algunas medidas con otras. Y por eso, los gobiernos cambian, hay alternancia política y es posible la convivencia. Dicho en clave orteguiana, el futuro de la democracia depende de que una parte decisiva de ciudadanos no caiga en esa forma de la imbecilidad que es ser de izquierdas o derechas.

Pero la actual izquierda española, además de su tradicional hemiplejia, ampara la derivación facciosa que sufre, además, la anestesia moral respecto a los valores sucintamente democráticos, generales y necesarios para una convivencia civil en libertad. Dicho con claridad, si es para beneficiar a la izquierda todo está permitido y todo es todo. Viene esto a cuento porque he podido oir en el programa de Luis del Pino algunos de los mensajes colocados en las redes sociales por quienes se consideran de izquierdas sobre Cristina Cifuentes. No divagaré. En resumen, se le desea la muerte. Bajo la forma de ironí­a, chiste, improperio o insulto, lo que viene a decirse es que para la sociedad española es mejor que Cifuentes esté muerta antes que viva. Pero, ¿qué ha hecho Cifuentes? ¿Cuál es su grave pecado? ¿Cuál su crimen? ¿Acaso ha organizado una banda de asesinos para exterminar al adversario político? No. ¿Acaso ha robado a manos llenas el dinero de los pobres? No. ¿Acaso ha incumplido las leyes vigentes? No. Nada de eso, por Dios. Sencillamente, es una persona perteneciente a la derecha liberal y ha defendido y defiende que ningún ciudadano pueda imponer a otro por la fuerza sus ideas y creencias.

Sin embargo, esta misma facción de la izquierda es la que guarda silencio absoluto, pasmoso, escandaloso y vil sobre el saqueo organizado por UGT de Andalucí­a -y ya salta alguna otra liebre en Baleares -, de los fondos públicos andaluces, españoles y europeos que tienen como objetivo principal ayudar a los parados. No es un hecho, ni dos, ni tres, ni diez. Es una tupida tela de araña tejida en torno a una oligarquía sindical la que aporta indicios y pruebas contundentes de que los gastos habituales y corrientes, desde comidas a la organización de congresos, de la organización sindical UGT han sido pagados por los fondos sociales y subvenciones destinados al desempleo y a la formación previo falseamiento sistemático de muchas facturas.

¿Acaso Cristina Cifuentes ha cargado comidas liberales a las subvenciones destinadas a los parados madrileños o españoles? ¿Acaso ha falseado facturas para que sus gastos personales o polí­ticos hayan sido cargados a subvenciones sociales? No, en absoluto. Pero ha sido una lástima para esta izquierda anestesiada y deforme que el accidente de moto no se haya llevado por delante a Cifuentes. La hemiplejia moral de derecha o izquierda es una forma de ser imbécil. Pero la anestesia moral de esta facción de lzquierda supera la tontería para alcanzar la maldad.

La Retaguardia.
Vicente A. C. M. Periodista Digital  26 Agosto 2013

Es imposible que un periódico que convivió y defendió al más sectario franquismo de la dictadura, se plantee ahora la españolidad de los recuerdos o "souvenirs" característicos de los tópicos de España como son los toros,el flamenco o las banderillas y capotes. Ya sé que todo lo que sea español es algo que remueve las vísceras de los nuevos nacionalistas y ultras que ahora salen como hongos a reclamar la independencia de Cataluña. Ya sé que este ultranacionalismo quiere asfixiar todo lo que parezca o suene a español.Ya sé que su odio solo viene desde la posición del más abyecto victimismo y un cobarde posicionamiento desde el radicalismo sectario que les domina.

Nadie puede forzar por decreto lo que lleva décadas y quizás siglos en la mente subconsciente de los millones de europeos y resto de habitantes del mundo mundial. Porque está tan arraigada la idea del espectáculo cruento de los toros, como el de la fiesta, los encierros de Pamplona, la siesta, la juerga y el flamenco,como la idiosincrasia del pueblo español. Como que los alemanes beben cerveza a kilolitros, o los rusos vodka, y los británicos té caliente sin azucar. Son prejuicios indisolubles de la conciencia colectiva de quienes nos valoran como pueblo.Y por mucho que les fastidie y les pese a estos ultranacionalistas catalanes, es algo muy difícil de eliminar.

Podrán decir que en Cataluña la fiesta de los toros está prohibida, mientras mantienen incongruentemente los toros entorchados. Podrán decir que la Sardana es el baile típico y exponente de la cultura catalana, pero el flamenco seguirá siendo el alma más efusiva, representativa y viva del pueblo español. Porque la cultura es un bien muy preciado y que debe defenderse del olvido, pero no imponerse por decreto. Los castillets y los bous a la mà, son igualmente respetables y dignos de preservarse como cultura ancestral, pero del mismo modo que la fiesta ancestral de la muerte del toro bravo en la plaza.

Más parece una pataleta infantil que una reflexión imparcial y sesuda sobre una cuestión que nadie puede imponer. Las preferencias emocionales de un turista son inexcrutables como los caminos del Señor. Nadie puede predecir por qué un visitante escoge un toro de peluche para ponerlo en su casa como recuerdo de su paso por nuestras tierras, por España. Porque Cataluña, sigue por ahora siendo España y puerto del Mediterráneo, abierto a todas las culturas y civilizaciones, como ha sucedido a lo largo de los siglos de historia.

Claro que tenemos que soportar el que la historia la escriban aquellos que quieren falsearla y tergiversarla para que los hechos históricos se acomoden a sus reivindicaciones nacionalistas separatistas e independentistas. Claro que debemos dar por buena esa falsedad y manipulación histórica y además pedir perdón por los supuestos años de opresión y asfixia del pueblo catalán, según proclaman y reivindican. Pues no, señores. Nadie en España les va a pedir perdón ni a permitir que sigan manipulando a su antojo y vaciando las arcas de España para lograr una independencia desleal, egoísta e impuesta por la fuerza de los hechos consumados. No se lo vamos a permitir.

La Vanguardia podrá quejarse de la realidad de que los turistas prefieran una imagen de España diferente de la que ellos sueñan para su delirante Cataluña. Pero es que la realidad se impone a un sueño, a una forzada utopía de engaño, de manipulación y de fomento del odio por lo español. La Vanguardia, otrora alineada con otras ideas de España, debería aclararse en su paranoia ideológica y definirse de una vez. Las hemerotecas están ahí para ser consultadas y desgraciadamente o felizmente no pueden obviarse y son pruebas de cargo de la veleidad de los posicionamientos políticos de un medio de comunicación y opinión.

Para lanzar un ataque no hay que tener una potente Vanguardia, sino que también hay que haber previsto una eficaz Retaguardia que garantice el avance de la operación y el éxito de la misión. Ya se sabe el fracaso de Napoleón o de Hitler en Rusia por no haber previsto una eficiente retaguardia. La Historia nos enseña los errores del pasado y que no deberían cometerse en el futuro.

Cataluña
La Generalidad ultima el Plan Nacional de Valores para ‘fortalecer la nación’ y ‘conservar la identidad’ de Cataluña
El Gobierno autonómico apela a la convivencia, al civismo y a la cohesión social para poner en marcha una nueva ofensiva de adoctrinamiento nacionalista.
Redacción www.vozbcn.com  26 Agosto 2013

La Generalidad ya tiene “en fase avanzada” el ‘Plan nacional para la promoción de los valores en Cataluña para una nueva cultura cívica’ -más conocido como Plan Nacional de Valores-, según anunció la semana pasada la consejera de Bienestar Social y Familia, Neus Munté (CiU).

El primer borrador del proyecto, puesto en marcha en octubre de 2011 de la mano del anterior titular de la Consejería, Josep Lluís Cleries, estará listo a finales de este año o principios de 2014.

El Plan Nacional de Valores ‘nace de la necesidad de repensar cuáles son los valores esenciales que contribuyen a la convivencia, el fortalecimiento de la nación [por Cataluña] y la pervivencia de una sociedad que quiere conservar su identidad, en un momento en que la globalización y sus consecuencias se hacen evidentes en la cotidianidad’, según rezan sus directrices.

Y añaden que el plan ‘definirá cómo hay que entender el civismo hoy, con el objetivo de convertirse en una herramienta que promueva una nueva cultura cívica que vele por la cohesión social, la convivencia, el bienestar y la pervivencia de la identidad del pueblo catalán‘.

Dos años de trabajo
En estos últimos dos años, más de 300 personalidades de los ámbitos académico, cultural, deportivo, económico, medioambiental, cívico y social, entre otros, han trabajado discretamente para preparar las bases del plan en colaboración con la Dirección General de Acción Cívica y Comunitaria de la Generalidad, dependiente de la Consejería de Bienestar Social y Familia, y con representantes del resto de consejerías.

El consejero de la Presidencia y portavoz autonómico, Francesc Homs, aseguró en el momento de su aprobación que el objetivo era el de “identificar los valores transversales que son claramente compartidos por el conjunto de la sociedad catalana”, y aseguró que no se iba a “imponer valores a nadie”.

Cleries, por su parte, puso como ejemplo de esos valores el esfuerzo, el trabajo, la lucha, la superación, el respeto interreligioso e intercultural, el voluntariado, la convivencia, el civismo, la generosidad, el espíritu de servicio, la democracia y la familia, entre otros, e insistió en que, en ningún caso, el proyecto pretende “adoctrinar”.

Ahora, Munté ha explicado que se trata de que intentar que la crisis “no nos haga perder de vista que hay valores que son permanentes y más necesarios que nunca”. “No se trata de imponer valores, sino de impulsar la convivencia y el fortalecimiento de una nación [por Cataluña] que quiere conservar su identidad“, ha añadido.

Aplicación peculiar de ‘los valores’
Algunos de estos valores son de máxima actualidad en la política catalana. Mantener la ‘cohesión social’, por ejemplo, es uno de los argumentos a los que reiteradamente apelan los defensores de la inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán para desobedecer las múltiples sentencias de los tribunales que ordenan restablecer el bilingüismo en los colegios públicos catalanes.

De igual forma, el ejercicio de la democracia es otro de los valores a los que recurren los partidos y entidades nacionalistas para abogar por la celebración de un referendo secesionista en Cataluña, enfrentándolo al principio de legalidad vigente y a la soberanía nacional.

Todo apunta a que el Plan Nacional de Valores será una más de las medidas que forman parte de la ofensiva independentista impulsada por CiU y ERC, tales como el Pacto Nacional por el Derecho a Decidir, el Consejo Asesor para la Transición Nacional, la Comisión parlamentaria del Derecho a Decidir, la Ley de Consultas Populares no Refrendarias, las declaraciones secesionistas o el registro de adhesiones a propuestas impulsadas por la Generalidad.

El Bundesbank critica la lentitud de España en aplicar las reformas y la prórroga para reducir el déficit
El presidente del banco central alemán cree que la Comisión Europea está siendo demasiado benevolente por permitir al Gobierno de Rajoy ampliaciones de los plazos para cumplir con sus compromisos
EP | BERLÍN www.republica.com  26 Agosto 2013

El presidente del Bundesbank y miembro del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), Jens Weidmann, ha criticado los riesgos de llevar al límite la interpretación de las nuevas reglas de disciplina fiscal y el impacto negativo de ser demasiado benevolente con países como España, Francia o Eslovenia, que han incumplido los objetivos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento. "Se otorgaron periodos más largos de ajuste a países como España, Francia y Eslovenia respecto a lo contemplado en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, cuando tal deferencia sólo debería hacerse en circunstancias excepcionales, ya que las exigencias estructurales de consolidación se ven debilitadas cuando se aplazan", indicó el banquero alemán en un discurso pronunciado en Berlín.

El presidente del Bundesbank, considerado como el principal representante de los ‘halcones’ del BCE, criticó que estas excepciones en el cumplimiento de los objetivos de déficit hayan sido aplicadas “de forma simultanea, lo que menoscaba el efecto disciplinante de las reglas fiscales”. Asimismo, Weidmann subrayó que la mera existencia de nuevas y más exigentes reglas “no es suficiente”, puesto que estas reglas deben ser aplicadas, algo en lo que la Comisión Europea tiene una responsabilidad capital, ya que es a quien corresponde su interpretación. “No pienso que sea apropiado empezar estirando al máximo la flexibilidad de las nuevas reglas”, señaló el presidente del Bundesbank, quien recordó a los gobiernos que el Consejo del BCE “no puede resolver la crisis, sólo ganar algo de tiempo”.

La Comisión Europea concedió el pasado mes de mayo a España una prórroga de dos años para cumplir el objetivo de reducir el déficit por debajo del umbral del 3% que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, al considerar que el Gobierno de Mariano Rajoy había cumplido los ajustes estructurales exigidos en 2012 y que la situación económica había empeorado. Con esta relajación del déficit, los nuevos objetivos para España son del 6,5% para este año, el 5,8% en 2014, el 4,2% en 2015 y el 2,8% en 2016. Asimismo, Bruselas decidió relajar los objetivos de consolidación fiscal para otros países de la eurozona como Francia, Países Bajos, Eslovenia o Portugal.

Limitar la deuda soberana en poder de los bancos
“No es ningún secreto que soy muy crítico con el programa de compra de deuda soberana. Si los bancos centrales compran deuda soberana de algunos países con poca solvencia, esos riesgos se reparten y se extienden desde una política presupuestaria poco sólida de uno de los gobiernos del euro a todos los países de la zona del euro”, ha advertido Weidmann.

El presidente del Bundesbank ha subrayado la necesidad de romper el estrecho vínculo existente entre banca y gobiernos mediante la imposición de límites a las cantidades de deuda soberana que las entidades pueden acumular en sus balances. “Un importante principio para los inversores es el de diversificar el riesgo, pero cuando hablamos de bonos soberanos, los bancos europeos a menudo ignoran esta regla (…) a menudo sólo cuentan con la deuda de un país en sus balances, normalmente la de su propio país”, indicó.

“Así, la dependencia entre bancos y países se intensifica aún más y es por eso que necesitamos límites de crédito para emisores soberanos individuales como complemento a una adecuada valoración del riesgo”, añadió. En este sentido, Weidmann sugiere la necesidad de aplicar a la deuda soberana en el balance de los bancos europeos los mismos criterios que a otros préstamos, lo que supondría un incremento de los rendimientos en el caso de Estados con finanzas poco sólidas, resultados más caros y encareciendo su refinanciación. “Los propios mecanismos del mercado se encargarían de imponer mayor disciplina fiscal a estos Estados”, aseguró.

******************* Sección "bilingüe" ***********************



Recortes de Prensa   Página Inicial