AGLI Recortes de Prensa   Lunes 9  Septiembre 2013

Gasto, déficit y deuda fuera de control
Roberto Centeno El Confidencial 9 Septiembre 2013

“No hay que gastar más de lo que se tiene, es de sentido común”, afirmó solemnemente Mariano Rajoy a finales de 2011. El grado de mendacidad del presidente merecería entrar en el Guinness de los Récords: no ha dicho una sola verdad desde que gobierna. Desde entonces hasta ahora, la deuda pública ha crecido al mayor ritmo de la historia económica de España, para mantener el modelo de Estado más corrupto y clientelar de Occidente y un sistema financiero insolvente, cuyo rescate es ya el más costoso para los contribuyentes de toda la OCDE. Pero si la cifra de deuda total (pasivos en circulación) es ya inasumible -1,23 billones a fin del primer trimestre de 2013- lo peor es su crecimiento vertiginoso -290.000 millones en quince meses- con una estimación a finales del presente año de 1,4 billones de euros, el 134% del PIB oficial.

Ni un solo euro de este gigantesco endeudamiento ha ido a parar a la economía productiva. Todo lo contrario: desde que llegó al poder, la financiación a familias y pymes, que son responsables del 90% del empleo, se ha reducido en cerca de 150.000 millones, un 14% del PIB. Sin financiación, con el gasto, el déficit y la deuda fuera de control y el recorte de renta disponible tras un nuevo aluvión de impuestos (de casi 30.000 millones en 2014) y reducción de prestaciones, desde las pensiones al paro, donde en un solo mes estos miserables que nos gobiernan acaban de dejar fuera de la cobertura a 120.000 personas, arrojadas sin contemplaciones a la miseria y el hambre, pasando por todo lo demás, es como Rajoy afirma que salimos de la recesión. Un nuevo milagro de los panes y los peces.

Montoro le pega un tiro a las exportaciones
Pero no sólo es que estemos gobernados por mentirosos, despilfarradores y corruptos; es que quienes mandan son auténticos dementes. La última de Montoro es para no creérsela. Las exportaciones, el único sector que tira -poco, pero tira- de la economía, es su nuevo gran objetivo en la cruzada emprendida por su indigno jefe para “sacar dinero como sea y a quien sea”. Todo menos recortar gasto político improductivo y acabar con la corrupción… aunque se hunda España, que es lo que va a suceder. Montoro le pega un tiro a la economía en general, y a las exportaciones en particular, con una nueva normativa fiscal que prohíbe los ajuste de cartera, lo que convierte en no deducibles las pérdidas.

Es decir, si un exportador vende en cinco países, gana en dos y pierde en tres, paga impuestos por lo que gana en dos y lo que pierde en tres no es deducible. Y si se trata de alguien que empieza a vender fuera, como al principio lo lógico es tener pérdidas, estas no podrán ser nunca compensadas. El tema es tan alucinante que no entiendo cómo los exportadores y trabajadores de estas empresas no salen en masa a la calle a pedir las cabezas de Montoro y su jefe.

¿La situación económica española es mejor o es peor que en julio de 2012? La deuda pública total (pasivos en circulación) ha subido un 31%; se han destruido 634.000 empleos adicionales; la afiliación a la Seguridad Social corregida de estacionalidad ha caído en 632.000 personas, haciendo imposible la continuidad de las pensiones. Los salarios han caído un 10% de media, y la riqueza de las familias en un 30%. En resumen: estamos mucho peorPorque, además de un torpedo en la línea de flotación de la exportación, este increíble dislate obliga a las empresas a salir de España para poder sobrevivir, ya que si se instalan en otro país los ajustes de cartera se hacen sin problema. Con un sector industrial moribundo, esto representa el golpe de gracia… la deslocalización sufrirá un impulso gigantesco.

Finalmente, y por si esto no fuera suficiente, este Gobierno limita la deducción por gastos financieros al 30 % del ebitda, lo que resulta mortal de necesidad para las empresas fuertemente apalancadas, que son la mayoría. Y en la práctica diaria, como bien saben las empresas y personas que han pasado inspecciones, se están levantando miles de actas a sabiendas de que son injustificadas. En el caso de las grandes empresas, se investigan los últimos cinco años en lugar de sólo uno. Se cree que con este procedimiento Hacienda se ha llevado indebidamente unos 3.000 millones de los 11.500 recaudados (2012) en la lucha contra el fraude. Al final tendrán que ser devueltos, pero después de años de pleitos y daños económicos irreparables.

Mentiras intrínsecamente perversas: los mitos de Rajoy
Y en medio de estos disparates, que aceleran la ruina de la nación y destrozan cualquier atisbo de racionalidad y de seguridad jurídica, Rajoy anunció que “estoy aquí para sacar adelante la economía, no para distraerme con la política”. Una burla sangrante a los españoles, ya que la crisis económica de España es totalmente política, porque son políticas la totalidad de las causas de nuestra ruina. Y aún iría más lejos con la descripción de sus “grandes logros económicos”, los mitos de Rajoy, porque ni solucionan la crisis, ni el presidente y sus secuaces han tenido ni tienen arte ni parte en los mismos.

Pero lo peor, la razón de que todas estas mentiras resulten intrínsecamente perversas, es que tal sarta de embustes aireados por todos los medios hacen creer a muchos que la crisis ha tocado fondo y que pronto se verá la luz, cuando una mayoría de ciudadanos lo que verá en breve no es mejora ni recuperación alguna, sólo cómo disminuyen sus medios de vida y el valor de sus activos, con más impuestos, con nuevos recortes en prestaciones y con subidas generalizadas de los servicios esenciales, como electricidad, gas o gastos bancarios. Eso es lo que nos espera en los próximos meses: una agudización del empobrecimiento, no la recuperación.

El primero de los grandes mitos citados, obtenido además mientras se fumaba un puro, porque Rajoy es más vago que un contador de nubes, ha sido la reducción de la prima de riesgo y su derivada primera, los tipos de interés. ¡Realmente alucinante! A estas alturas de la película resulta que la prima de riesgo no fue debida a la intervención directa de Draghi al anunciar droga ilimitada para los drogadictos, lo que ha llevado a los inversores, particularmente en los bancos españoles, a creer que el BCE nunca nos dejará caer.

¿Alguien en su sano juicio puede sostener, sin que se le caiga la cara de vergüenza, que la caída de la prima de riesgo es mérito de este hatajo de irresponsables que nos gobiernan? Y la pregunta es, ¿la situación económica española es mejor o peor que en julio de 2012? Hagamos matemáticas: la deuda pública total (pasivos en circulación) ha subido un 31%, una salvajada; se han destruido 634.000 empleos adicionales, la afiliación a la Seguridad Social corregida de estacionalidad ha caído en 632.000 personas, haciendo imposible la continuidad de las pensiones. Los salarios han caído un 10% de media, y la riqueza de las familias en un 30%. En resumen: no es que estemos peor, es que estamos mucho peor.

El argumento estrella de Rajoy de que la prima de riesgo va bien no significa en absoluto que la economía vaya bien: es sólo que el BCE ignora deliberadamente que Rajoy está incumpliendo todos los objetivos de contención de gastoEl segundo ya es un mantra habitual: las exportaciones. Y lo primero es cuantificar lo que supone el aumento de las mismas para la economía, cifra que no es su valor total, como erróneamente supone la mayoría, sino del valor añadido (VA). ¿Y qué pasa con el VA de nuestras exportaciones? Pues que es muy reducido. España exporta gran cantidad de commodities como productos petrolíferos o químicos, cuyo VA oscila entre el 10 y el 20% del valor de facturación. En bienes de equipo o automóviles, el VA es del 40%, el más bajo de Europa, pero sobre todo el incremento de las ventas al exterior ha sido consecuencia exclusiva del hundimiento de la demanda, no de una acción del Gobierno.

Pero vayamos a las cifras. En 2011, las exportaciones de bienes alcanzaron la cifra de 214.486 millones de euros, un 15,4% más que en el año anterior. En 2012, primer año mariano, ascenderían a 222.644, un 3,8% más, un crecimiento la cuarta parte del año anterior. En 2013, primer semestre, las exportaciones ascendieron a 124.326 millones, un 5,3% más que el mismo periodo del año anterior. Es decir, un frenazo espectacular en el ritmo de crecimiento. Pero, además, la cifra del primer semestre de 2013 representa sólo el 23% del PIB, muy inferior aún a la media de la Eurozona, que es del 34%.

Extrapolando las cifras del primer semestre, en el segundo año mariano, el VA de las exportaciones habrá crecido en unos 11.000 millones, que es más o menos lo mismo que Rajoy le entregará a Artur Mas en 2013 para que siga financiando sus embajadas, sus medios, sus campañas para fomentar el odio a España y la independencia. Finalmente, el turismo, en un año excelente en lo que Rajoy y sus secuaces no han tenido arte ni parte, sino todo lo contrario: han hecho todo lo posible para arruinar al sector machacándolo a impuestos. La razón es, de nuevo, externa: los problemas en el Norte de África. En resumen, nada, absolutamente nada de lo proclamado por el Gobierno se debe a acción alguna del mismo.

¿Por qué es imposible la recuperación?
Para empezar, que la prima de riesgo vaya bien, su argumento estrella, no significa en absoluto que la economía vaya bien: es sólo que el BCE ignora deliberadamente que Rajoy está incumpliendo todos los objetivos de contención de gasto, entrega más droga a los drogadictos, lo que permite a los irresponsables y corruptos que nos gobiernan mantener el gasto político y clientelar sin problemas. Agosto de 2013, gastos del Estado a julio: lejos de recortarse, subieron otro 5,7% hasta los 105.818 millones de euros, y si eso es el Estado, imaginen lo que debe de estar sucediendo en las CCAA.

Sin financiación a la economía real, con los impuestos sobre la familia media más altos, y con la energía y los tipos de interés más caros de toda la OCDE. En pocos meses veremos cuál es la realidadEl ajuste del gasto público, condición sine qua non para salir de la crisis, ni siquiera ha comenzado. En línea con ello, el déficit del Estado no sólo no se ha corregido después de subir los impuestos al nivel más alto de nuestra historia, es que la diferencia entre ingresos y gastos es de 45.133 millones (un 4,38% del PIB), superando de largo el límite fijado para todo el año, que es del 3,8%. Y eso no es lo peor, lo peor es que las CCAA siguen gastando como si no hubiera crisis y están en plena rebelión: no sólo no están dispuestas a reducir ni un euro del gasto, es que ni siquiera pretenden acabar con las duplicidades, que suponen más de 34.000 millones de euros de despilfarro anual.

Y ahora detengámonos un momento en la deuda. Para empezar, olvidemos la deuda computable, que es la que manejan exclusivamente Gobierno y medios, una ficción contable de los burócratas de Bruselas que sólo recoge una parte de la realidad… centrémonos en lo que debemos de verdad, es decir, lo que tenemos que devolver y por lo que pagamos intereses, los denominados pasivos en circulación. Su estimación a finales de 2013 es de, como expliqué al principio, 1,4 billones; esto significa dos cosas: la primera, que es ya imposible de devolver y, la segunda, que pagaremos cerca de 50.000 en intereses en 2014, una carga imposible de soportar. Hemos superado de largo el límite de lo que nuestra economía es capaz de asumir: España está mucho más cerca de la insolvencia que de la recuperación.

Es no sólo inaudito, sino también absolutamente delirante, que alguien pueda pensar que España puede recuperarse sin acabar de raíz con un gasto fuera de control mientras una deuda gigantesca sigue creciendo sin freno. Hay que estar ciego o ser un tramposo para creer que la recuperación es posible con un modelo de Estado que despilfarra anualmente el equivalente al 10% del PIB, con la Seguridad Social quebrada, con casi la mitad de bancos inviables, sin financiación a la economía real, con los impuestos sobre la familia media más altos, y con la energía y los tipos de interés más caros de toda la OCDE. En pocos meses veremos cuál es la realidad.

P.D.: La inepta y patética alcaldesa de Madrid, que el jueves nos avergonzó a todos, afirmó que la capital tiene ya realizadas el 90% de las infraestructuras, algo insólito en la historia de los Juegos, ya que las obras se realizan siempre después. ¿Quién fue el listo que decidió un despilfarro de varios miles de millones, que puede haber movido comisiones gigantescas? La Fiscalía Anticorrupción debería investigar a fondo.

Las verdaderas 9 razones por las que el COI dijo 'no'
S. McCoy El Confidencial 9 Septiembre 2013

No es de recibo. El resultado de la votación en Buenos Aires pone de manifiesto que Madrid nunca fue una alternativa real a Tokio -tal y como reflejaban las casas de apuestas- y que tan sólo en el imaginario de nuestros políticos y de un enfervorizado Alejandro Blanco la candidatura española contaba con algunas -en caso del Presidente del COE, muchas- posibilidades. No se puede jugar así con el sentimiento ciudadano. Una cosa es generar ilusión; otra bien distinta manipular al pueblo en el rush final de la competición como única esperanza para arrancar algún apoyo. Que es lo que ha ocurrido gracias, en parte, a una fanfarria mediática provinciana.

Hay muchas razones por las que nos hemos quedado fuera, por tercera vez consecutiva, de esta carrera. Probablemente las otras dos ciudades, Estambul y la finalmente ganadora, tenían sus particulares listas de agravios a los ojos de los miembros del COI, ese nido de corruptos que han hecho del fair play su bandera en un ejemplo deleznable de hipocresía; no están libres de pecado, no. Pero nos interesa la nuestra, las causas objetivas por las que en ningún momento Madrid se consolidó como una opción. Echar balones fuera de poco sirve sin un ejercicio previo de autocrítica.

Supongamos que fuera Gurb, el mítico extraterrestre de la novela de Eduardo Mendoza, el que estuviera sentado en uno de los asientos que daba derecho al voto. Recién llegado de su planeta, este sería el panorama patrio con el que se encontraría a la hora de decidir:

Crisis en la Jefatura del Estado. Por más que el Príncipe haya puesto en valor sus años de preparación en la presentación del viernes -faltaría más, ¿no?-, el Rey está en el candelero por conductas que han hecho abdicar a otros monarcas, como el belga. La doble moral, institucional y personal, se tolera mal ahí fuera. Por no hablar del papelón con el yerno y el miedo a por dónde puede salir la nuera. La estabilidad de la Monarquía se antoja precaria.

Crisis en el partido gobernante. El caso Bárcenas encierra una presunta doble trama de financiación ilegal y cobro irregular de sobresueldos que afecta a toda la estructura del PP, empezando por su cabeza, y cuya resolución, dadas las siete vidas de los discos duros del extesorero, no es predecible a día de hoy. Puede reventar abruptamente en cualquier momento. A más.

Crisis en el principal partido de la oposición. Descabezado y afectado igualmente por el entramado de corruptelas institucionales que supone el escándalo de los ERE; amenazado por la potencial ruptura con un PSC, a su vez, salpicado por el affaire Método3, considerar actualmente al PSOE como alternativa sólida es incurrir en la ficción política, novela fantástica con Rubalcaba de víctima o ¿verdugo? A más, a más.

Crisis parlamentaria. El desapego de los ciudadanos hacia el bipartidismo imperante por las razones antes citadas, pese a haberse manifestado de momento torpemente a través de movimientos como el del 15-M, puede conducir a una fragmentación del arco parlamentario tal, que convierta el desarrollo de cualquier iniciativa -Madrid 2020 incluida- en un ejercicio de equilibrismo democrático agotador. Es lo que se conoce como italianización de la política. A más, a más, a más.

Crisis de liderazgo. Que viene no sólo del descrédito de las instituciones y organizaciones antes citadas, sino de la perversión de los mecanismos de elección para los cargos públicos. Allí estaban, sobre la tribuna de Buenos Aires, una alcaldesa y un presidente de comunidad autónoma no votados por los ciudadanos. Por si fuera poco, en Andalucía subía simultáneamente a lo más alto de la Administración local el más vivo ejemplo del político profesional: no en vano, la cualificación académica de Susana Díaz es más que cuestionable. No hay tipos con predicamento y legitimidad para tirar del carro y liderar un proyecto como este. Y los que se apuntan, restan más que suman, q.e.d. en el propio Buenos Aires.

Crisis pública de credibilidad. Va a ser que por esos mundos de Dios, la palabra de un gobernante importa. Las sucesivas revisiones de la cifra de déficit público y el previsible incumplimiento del objetivo para el agujero de este mismo año, unido a una deuda disparada y cerca del punto de no retorno -por no hablar de las divergencias entre programa de gobierno y ejercicio del poder- podrían hacen creer a terceros informados que la palabra de los políticos españoles se la lleva el viento, incluso si de la planificación de unos Juegos o de luchar contra el dopaje se trata. No te fíes de lo que dicen, mira lo que hacen. Esa ha sido una de nuestras cruces.

Crisis territorial. Pese a la retirada táctica, qué casualidad, del referéndum independentista catalán coincidiendo con la votación, la posibilidad de que el territorio español se termine fragmentando en el periodo hasta 2020 -primero por el noreste y luego por el norte- seguro ha sido incorporada a su decisión por los miembros del COI. España hace tiempo que dejó de ser, en todos los sentidos, una ‘unidad de destino en lo universal’. Riesgo mayúsculo para un evento de esta magnitud que habría que evitar a ojos del organismo internacional.

Crisis económica. Por más que el optimismo imperante se empeñe en lanzar las campanas al vuelo, estamos ante una normalización estadística más que ante una verdadera recuperación. No hay consumo interno ni inversión sólida, y dependemos de unas exportaciones que aún pesan poco en el conjunto del PIB y cuyo despegue se ha producido por una devaluación interna que afecta al bolsillo ciudadano. Puede que nos encontremos viendo la luz al final del túnel pero aún quedan muuuuchos quilómetros hasta la salida. Somos un país rescatado, bancariamente hablando, y el panorama futuro dista de estar resuelto. Preocupante para el que decide: ¿no serán otras las prioridades, no deberían serlo?

Crisis social que se deriva no sólo de la alarmante cifra de paro, sino también del paulatino desmantelamiento de esa clase media que verdaderamente construyó España en el tardofranquismo y la Transición. Más impuestos y menos Estado del bienestar están produciendo una polarización social de consecuencias igualmente imprevisibles en términos de cohesión ciudadana como ponía de manifiesto el suplemento económico de este fin de semana de La Vanguardia. Estamos ante una bomba de relojería que, si la cosa se prolonga, puede terminar por estallar. Algo que, por definición, suele ocurrir siempre en el peor momento.

Se podrían añadir más motivos -como la merma de peso diplomático o la falta de preparación de una parte de nuestros oradores- aunque estos nueve son, en mi modesta opinión, los más evidentes por afectar a la estabilidad institucional, a la fiabilidad administrativa y a la capacidad financiera de España. Con ese panorama, ¿qué argumentos más allá del entusiasmo popular y el poder de su deporte había para votar a España? ¿Austeridad? Dios mío, eso sí que es desconocer a un COI para el que los Juegos son un negocio y al espíritu olímpico... que le den. Poniéndonos, por tanto, en el pellejo de sus ‘oropelados’ miembros, cuesta encontrar tales razones, la verdad.

Me da pena que a Madrid no le hayan dado los Juegos. Participo de la manipulada desilusión popular. Se trata de una cuestión sentimental, no justificada racionalmente. Casi por mis hijos, más que por mí. Sin embargo, pensar que quien siembra los vientos de la duda va a recoger la calma de la recompensa y no la tempestad de la indiferencia es quimérico. Nos han puesto en nuestro sitio, por méritos propios. España está patas arriba y, cuanto antes nos demos cuenta de las consecuencias que tiene en el plano nacional e internacional, mejor que mejor. Por soñar que no quede, vale. Pero no despiertos, por favor.

Buena semana a todos.

Madrid 2020 y la devaluación de España
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 9 Septiembre 2013

El fracaso de Madrid 2020 en Buenos Aires no ha sido consecuencia de un error de cálculo, sino de diagnóstico técnico y político. En el que, de una forma o de otra, han incurrido -hemos incurrido- muchos de los que pusimos expectativas e ilusión en la candidatura olímpica.

Los yerros técnicos parecen ahora evidentes:
1) El COI evaluó Madrid el pasado junio muy positivamente, por encima de Tokio y de Estambul.

2) El COE y las autoridades deportivas y políticas extremaron la verosimilitud de que Madrid resultase vencedora, hasta el punto de que el presidente del Gobierno publicó el mismo sábado un artículo en la tercera página de ABC titulado "Madrid 2020, un proyecto nacional", dando la sensación de que casi se descontaba la designación madrileña por el COI.

3) Un periódico -el diario El Mundo- abrió edición el martes pasado anunciando que Madrid tenía ya 50 de los 98 votos del COI, lo que fue desmentido por la agencia alemana DPA; y, por otra parte, se creó una burbuja informativa de enormes proporciones en la que han participado desde RTVE hasta la última cadena de radio, de televisión o periódico local, suponiendo que a la tercera iba la vencida, todo ello a favor de corriente porque las encuestas daban un apoyo popular a la candidatura de más del 90%.

4) Por último, se confiaba ciegamente en que el planteamiento de Madrid era el adecuado: Juegos austeros, infraestructuras ejecutadas en un 80%, financiación asegurada, seguridad pública; en definitiva, el COE propugnaba un “nuevo modelo” para las Olimpiadas.

Todos estos datos -y algunos otros- crearon un espejismo. Porque la realidad es que el COI -más allá de desahogos como esos de suponer que ha habido 'tongo' o que los miembros del Comité son unos 'facinerosos'- actúa con criterios opacos pero claramente influidos por los intereses económicos y por los políticos. El COI es una organización plutocrática que forma parte de las entidades planetarias que dan y quitan en función de variables que superan los criterios domésticos, honrados y aseadamente presentados por la delegación española en Buenos Aires. Ni siquiera le resulta relevante que España haya aportado en estos años éxitos sin precedentes en disciplinas deportivas como el tenis, el fútbol o el baloncesto, entre otras de amplísima repercusión.

Precisamente, en la adolescencia política internacional española y en la ausencia de autoanálisis sobre la imagen y percepción exterior de España, se encuentran las causas del error en el diagnóstico político. El propio presidente del Gobierno puso de manifiesto en su discurso ante el COI que España está en un proceso de devaluación brutal al describir mejoras económicas que son el resultado de un ajuste fortísimo. Como recuerda con frecuencia acertada Carlos Sánchez en este diario, España saldrá de la crisis -a falta de devaluación monetaria- mediante un ajuste de rentas salariales y de capital que nos retrotraen al inicio del siglo. Y proponerle esta receta al COI para los Juegos no ha sido un acierto.

El fracaso del sábado tendrá consecuencias. En el PP, desde luego; en el presidente y su Gobierno, sin duda. Pero acaso haya servido para demostrarnos que es precisa una convulsión depurativa de un sistema anquilosado. Del fracaso se aprende mucho más que del éxito y hacerlo depende de la inteligencia colectiva. Y de esa dirigencia española de la que Otto von Bismarck dijo lo siguiente: “Lo increíble de España es que con una clase política tan inepta, todavía exista el país”Porque, además, a la devaluación económica se añade la institucional y política que arranca de la gestión de José Luis Rodríguez Zapatero y que Rajoy no ha enmendado. El sistema constitucional español está en crisis paralela a la económica, desde su modelo de partidos y territorial hasta la jefatura del Estado, a lo que se añade la corrupción (según el informe de Transparencia Internacional 2013 del mes de julio, en España ha aumentado la percepción de corrupción política de manera considerable). A mayor abundamiento, la falta de modelo de política exterior -que siempre es una red de intereses recíprocos- también nos ha devaluado.

Con el bloque latinoamericano tenemos problemas serios en varios países (Ecuador, Argentina, Venezuela, Bolivia); con la Unión Europea no se ha trabajado la candidatura de Madrid, de modo que difícilmente los países de su núcleo duro consideraron “conveniente” que, con un rescate financiero a cuestas, nos adentrásemos en la aventura olímpica; con la región árabe hemos resignado cualquier protagonismo y en los países anglosajones (desde EEUU al Reino Unido) hemos aparecido como un país en el que los sin techo escarban en los contenedores de basura.

Hace ahora un año, el New York Times publicó un demoledor reportaje sobre "La austeridad y el hambre en España" con fotografías de Samuel Aranda verdaderamente impactantes. La visita del Rey y su reunión con la dirección del periódico no mejoró las cosas (las empeoró, porque el diario especuló con la fortuna del monarca).

La troika -y si la troika lo sabe lo sabe también el COI- ha calculado que España tendrá en 2018 un paro por encima del 22%, y un déficit por encima del 5% y, conoce también que la estabilidad actual que ofrece la mayoría absoluta del PP se trocará en una italianización de nuestro sistema. Las encuestas que ayer publicaron tanto La Vanguardia (33 diputados menos el PP, 12 menos el PSOE, 26 más IU y 20 más UPyD) y El País (virtual empate al 30% en intención de voto entre los dos grandes partidos y un desplome del bipartidismo del 14% en beneficio de IU y UPyD) avanzan ese complicadísimo escenario político-parlamentario en el que se descuenta que Mariano Rajoy emprenderá las reformas que se le indiquen de orden económico, pero no las políticas e institucionales porque carece de entidad para abordarlas por más que los sondeos le reclamen que lo haga tanto en su partido como en el entramado público.

Necesitábamos las Olimpiadas; el proyecto era correcto y razonable. Pero fallaba su soporte -la red de intereses y de políticas de alianzas- y su gran circunstancia histórica que en el momento presente es la devaluación de España en lo económico y en lo político. Crisis, corrupción y fragilidad jurídico-constitucional es el segundo diagnóstico que creímos no iba a pesar lo que ha pesado.

Por eso, el fracaso del sábado tendrá consecuencias. En el PP, desde luego; en el presidente y su Gobierno, sin duda; en el devenir anímico de los españoles, con seguridad. Pero acaso haya servido para algo: demostrarnos que es precisa una convulsión depurativa de un sistema anquilosado y de un discurso, en casi todos los ámbitos, ramplón y miedoso. Del fracaso se aprende mucho más que del éxito y hacerlo depende de la inteligencia colectiva. Y de esa dirigencia española de la que Otto von Bismarck dijo lo siguiente: “Lo increíble de España es que, con una clase política tan inepta, todavía exista el país”.

Madrid y Andalucía
Sonrisas y lágrimas
Pedro de Tena Libertad Digital 9 Septiembre 2013

"Somos ya la capital del dolor que hubiera cantado Eluard", dijo el gran madrileño Umbral revolviéndose en su tumba contra la "horterada" necesaria de unos juegos, al parecer, prohibidos para la capital de España. Vengan lágrimas. El río Manzanares son lágrimas corrientes y el estanque del Retiro, un llanto varado. Pero recuérdese el epitafio de Cela en Iria Flavia: "El que resiste, gana". Madrid ya gana: ha ganado el corazón de la mayoría de los españoles por sus abiertas avenidas, por ser la primera comunidad de España en competencia y progreso, por practicar la tolerancia y la cultura. Llórese hoy, que toca, pero a seguir trabajando, a resistir, a ser la capital real de la España real. Madrid no es la ciudad donde muerden el polvo millones de cadáveres del COI. ¿Olimpismo verdadero? Tras las lágrimas. Como decía Bretón, "¡qué horror, a Madrid me vuelvo!".

No sólo lloró Madrid. También sollozó Griñán, José Antonio, el sucesor sucedido en un alarde insólito de democracia sin votos. Era difícil dejar Andalucía peor de lo que la dejó Manuel Chaves, pero lo consiguió. No sólo espesó la tela de araña socialista sobre el cuello andaluz, la de la pobreza y la de la corruptela, sino que quedó atrapado por ella. ¿Por qué lloraba Griñán? ¿Por no haber sabido defender el Sur como Boabdil no defendió Granada? ¿Por pasar a la historia como un pingajo político? ¿Por haber dejado Andalucía con más de un millón de parados, la tasa de paro más alta de la historia, y unas redes de corrupción inaceptables? ¿Por haber tenido que dejar el machito? ¿Por el gozo de entregar Andalucía y su partido a una Susana, chaconista, que ya es de nota, zapateril, que es de matrícula, y aversa a las urnas, que es el colmo? Lágrimas en este régimen de las malicias en que se ha convertido el Sur porque nos falta libertad, perla de los días, oh, Cernuda.

Pero siempre hay sonrisas. La del hondo Madrid, capital por libertades y amplitudes, acto espiritual orteguiano que constituye la capital de una nación que se resiste a ser eliminada de la Historia. La del regurgitado Zapatero, que Dios guarde con siete llaves, sonrisa ya canosa que vio cómo el PSOE andaluz, por mano de su Bellido Dolfos Griñán, pasaba de un plumazo al servicio de su causa dejando a Rubalcaba al borde del ataque y no sólo de nervios. Sonrisa obscena la de algunos idiotas de la independencia pueblerina. Y para toda España, la sonrisa de Rafael Nadal, que ahora, tras haber lucido a su Madrid de elección en los altos de Flashing Meadows, se dispone a pelear por el número 1 del tenis mundial con esa naturalidad y sencillez de los grandes. Esa es la sonrisa ejemplar, la del que se empeña en ser bueno y no pierde el tiempo en criticar a los malos. Pues a ello, España.

Andalucía
La memoria democrática andaluza
José Luis Roldán Libertad Digital 9 Septiembre 2013

"Según el barómetro del CIS correspondiente al mes de julio, los dos asuntos que más preocupan a los españoles son el paro y la corrupción. Como en Andalucía no hay paro ni corrupción, los sátrapas del régimen andaluz tienen como prioridades la ley andaluza de transparencia y la ley de la memoria democrática.

Probablemente esta magnífica armonía entre la casta de holgazanes y la ciudadanía es la causa de que el cuarto problema, según dicho barómetro, sea, precisamente, ese: la clase política; es decir, los políticos y los partidos políticos.

La Junta de Andalucía hace leyes como churros; es decir, sin arte ni esmero. Sus disposiciones suelen provocar grima en las personas con sensibilidad lingüística y jurídica. Una de las ofensas más comunes a la técnica legislativa en las que suele incurrir –y que le ha valido el reproche de los tribunales– es la de la lex repetita; o sea, reproducir las leyes estatales, haciéndolas pasar por propias. Eso sí, con el toque chungo, con el tiznajo autóctono.

El fenómeno no es nuevo, pero ahora se ha agravado, desde que Valderas –el vicepresidente ful de la Junta– se pusiera el sombrero de escribir en el BOJA. Se comprende, y hay que ser tolerantes, pues carece de lo más elemental que debe exigirse a un legislador. No tienen formación, ni experiencia, ni habilidad, ni sentido común, ni sensatez ni prudencia.

Siendo ello así, a mí, desde luego, no me ha sorprendido demasiado la proposición de ley para la recuperación de la memoria democrática en Andalucía. En efecto, se trata de una proposición de ley. Exactamente la misma que fue rechazada en el año 2011, por abrumadora mayoría de 100 votos contra 5; ni siquiera todos los diputados de IU la votaron.

Tampoco me ha sorprendido que Valderas –y su director general de Memoria Democrática (no es coña, eso existe aquí)– confunda los intereses de su partido con los del Gobierno; cosa, por demás, propia y natural en los regímenes totalitarios. Así, con membrete oficial de la consejería y de la dirección general, puede verse en la web del Gobierno andaluz –no en la de IU, o en la de su grupo parlamentario; sino en la del Gobierno– la proposición de ley. Es decir, puede constatarse que se usan los recursos públicos para satisfacer intereses partidistas; porque, insisto, se trata no de un proyecto de ley (que sería asunto del Gobierno, por tanto), sino de una proposición de ley (asunto del grupo parlamentario de un partido político, IU en este caso). Confusión partido/Gobierno, y malversación partidista de los dineros públicos, natural y propia tratándose de quienes se trata. Ya le ocurrió a Chaves, que dijo en el Parlamento aquello de "Yo defiendo el interés general de mi partido".

Esta ley es absolutamente inoportuna por varias razones. La primera de ellas es su innecesariedad, dado que existe ya una ley por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura y que tiene por objeto promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre españoles. Además, el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha ido promulgando diferentes decretos procurando la reparación debida a las personas que sufrieron privación de libertad, persecución o vejación por motivos ideológicos. El Consejo de Gobierno ha abordado en los últimos años, prácticamente, todas las propuestas contenidas en el articulado de la proposición de ley. Se han adoptado todas las medidas de reparación posibles, se creó la figura del Comisariado de la Memoria Histórica, se dispone de un protocolo de actuación en exhumaciones de víctimas, se ha elaborado un mapa de fosas. En resumen, todas las propuestas contenidas en la proposición de ley han sido abordadas por el Gobierno andaluz, por lo que no es necesaria la promulgación de una ley como la propuesta.

Pues bien, pongan ustedes entre comillas el largo párrafo precedente, porque no lo he escrito yo. Es un extracto literal de la certificación del acuerdo del Consejo de Gobierno, de 29 de marzo de 2011, que puede leerse en el diario de sesiones del Parlamento de Andalucía del 13 de abril.

Doña Susanita –la de las tetas gordas, ¿o esa era otra sr. Valderas?–: ¿va a tragarse ahora esta inmensa rueda de molino? ¿Va a tomar el pelo a la ciudadanía, aprobando ahora lo que hace dos años era inaceptable y superfluo? ¿Qué cuento va a contarnos? ¿De ahora en adelante, habremos de creerla cuando diga algo en el Parlamento y además lo certifique?

Evidenciado que la ley es absolutamente superflua respecto a los fines y objetivos que dice perseguir, queda, entonces, al descubierto su verdadera finalidad: la ideológica. Entendiendo ideología en el sentido que le atribuye Jean-François Revel; es decir, como

una triple dispensa: dispensa intelectual, dispensa práctica y dispensa moral. La primera consiste en retener sólo los hechos favorables a la tesis que se sostiene, incluso en inventarlos totalmente, y en negar los otros, omitirlos, olvidarlos, impedir que sean conocidos.

Así, "la memoria democrática" omite y manipula la realidad de los hechos, presentando la Guerra Civil como un conflicto entre buenos (la izquierda) y malos (la derecha). Lo mismo que hizo el franquismo, sólo que al revés. Olvida los horrores de la guerra y que los crímenes se cometieron por igual en ambos bandos. Lo reconocieron hasta los propios correligionarios de los promotores de esta ley. Rosenberg, embajador de los sóviets en el Madrid de la guerra, lo dijo: "Nosotros hicimos en Rusia algo muy duro, pero con un plan y una finalidad. Esto no. Esto es un capricho cruel y estúpido. Es el furor del crimen por el crimen mismo". Lo cuenta Pío Baroja en Miserias de la guerra.

La dispensa práctica suprime el criterio de la eficacia, quita todo valor de refutación a los fracasos.

Por ejemplo, que Andalucía, después de más de 30 años de Gobierno socialista, tiene la mayor tasa de paro de Europa, la menor renta per cápita, los peores índices educativos, los mayores escándalos de corrupción, etc. Y ahora, con la colaboración comunista, vamos aún a peor. Que el comunismo, además de haber sido la ideología más nefasta y mortífera que ha conocido la historia (sólo en la cuenta de Stalin pueden anotarse más de veinte millones de víctimas sacrificadas en nombre del comunismo), ha demostrado ser un absoluto fracaso. Prueba de ello es el hecho de que los propios comunistas ocultan y enmascaran su adscripción; se ve que no están muy orgullosos de ello. IU, que es lo mismo que el Partido Comunista, se esconde tras otras siglas, consciente del rechazo que dicha ideología provoca en la inmensa mayoría del electorado. Hay, pues, que engañar a los ingenuos.

La dispensa moral abole toda noción de bien y de mal (…). Lo que es vicio o crimen para el hombre común no lo es para ellos, (…) la ideología santifica la malversación, el nepotismo, la corrupción.

Nada que añadir a lo dicho por Revel; parece que lo escribió pensando en la izquierda española.

Los comunistas –que reniegan de su propio nombre– no sobrevivirían (como no han sobrevivido en ninguna nación del mundo civilizado) si no fuesen capaces de engañar a la ciudadanía con la quimera atroz de una sociedad como la que describen en la exposición de motivos de la ley: una sociedad esclavista, de señoritos terratenientes, de caciques despóticos, de aristócratas sin escrúpulos, de curas comeniños; frente a la cual se levanta el estandarte de la justicia bajo la forma de la hoz y el martillo, símbolo del Partido.

El comunismo necesita la barbarie social y el fascismo político para sobrevivir. Por consiguiente, hay que convencer a la sociedad de la existencia de esa amenaza.

Así pues, la ideología al servicio de la propia supervivencia del régimen socialcomunista. De eso se trata, y no de otra cosa.

Los nacionalistas, contra Cataluña
EDITORIAL Libertad Digital 9 Septiembre 2013

El nacionalismo catalán se prepara para un nuevo aquelarre antiespañol con motivo de la Diada del próximo miércoles. Esta vez el acto fundamental será una cadena humana por la independencia cuyos muñidores pretenden se extienda a lo largo de los 400 kilómetros que separan las localidades de Alcanar (Tarragona) y La Junquera (Gerona).

Es imperdonable lo que está haciendo el nacionalismo con Cataluña. Cómo la está empobreciendo en todos los órdenes, empezando por el cultural y terminando por el económico. Y envileciendo, con sus despliegues de fanatismo tan insentato como afrentoso y ridículo. El nacionalismo es una lacra para Cataluña, un enemigo formidable del Principado, al que quiere amputado y desconectado de la realidad, la de ayer, la de hoy y la de hace tres siglos, ese 1714 convertido en paradigma de manipulación infame y falsaria.

Una cadena humana y actos multitudinarios diseñados para la excitación del hombre masa: el nacionalismo cada vez tiene menos vergüenza en mostrarse como lo que es, una ideología liberticida que vive de generar sentimientos de odio y agravio y que revela un profundo desprecio por la Cataluña real. Se merece la más rotunda condena, no contemporizaciones ni –mucho menos– premios, y que se le haga frente en todos los ámbitos, sobre todo en el simbólico y en el discursivo y, en los casos en que se tercie, en el judicial: ningún quebrantamiento de la legalidad ha de quedar impune, por razones de estricta justicia y ejemplaridad.

No son más, y desde luego no son mejores: ya es hora de que se les deje meridianamente claro, y de que los catalanes no sometidos a sus dictados reciban más apoyo y reconocimiento tanto de los demás españoles como del propio Estado, que tiene una tremenda responsabilidad en el hecho de que aquellos se hayan convertido poco menos que en apestados en su propia tierra.

MÁS DE 80 MILLONES EN PROMOCIÓN OLÍMPICA
Madrid entierra 8.000 millones de euros en su empeño por albergar los Juegos
María BenitoTwitter de María Benito El Confidencial 9 Septiembre 2013

Las derrotas no salen gratis. Ni moral ni económicamente. La que asestó en la noche del sábado en Buenos Aires el Comité Olímpico Internacional (COI) a la candidatura de Madrid 2020 ha costado a los madrileños, y por extensión a toda España, la nada despreciable cifra de 8.000 millones de euros. Para entender mejor el disparate de la cantidad enterrada en el sueño de los cinco aros de colores, los 8.000 millones equivalen a lo que quería recaudar Hacienda con la subida del IVA del año pasado y lo que se quiere ahorrar gracias a la reforma local. También es la cifra que ha invertido España en América Latina en materia de cooperación al desarrollo entre 2000 y 2010.

Las tres apuestas de la capital de España para ser sede olímpica, en 2012, 2016 y 2020, han supuesto una catarata de inversiones económicas y gastos, muchos de los cuales se han transformado en infraestructuras -instalaciones deportivas, edificaciones...- pero que hoy, con Madrid descabalgada por Tokio y también por Estambul -ciudad en la que los miembros del COI vieron más solidez que en la que encabezó el príncipe Felipe, Mariano Rajoy, Alejandro Blanco y Ana Botella-, son 'ladrillo mojado'.

De la triste noche del sábado se recordarán, en mayor o menor medida, los desafortunados discursos de la alcaldesa de Madrid y el presidente del Gobierno, la seguridad y soltura del príncipe Felipe, las preguntas o las respuestas a destiempo... Pero lo que quedará, a buen seguro, serán las cifras. Los ya mencionados 8.000 millones de euros irrecuperables y, también, y puede que más importantes aún, los 3.500 millones con los que PriceWaterhouseCoopers calcula que Madrid 2020 habría engordado el PIB español. Una fortuna en tiempos de crisis.

El empeño, el sueño y la tozudez por competir en tres ocasiones seguidas han salido muy caros para la ciudad más endeudada de España, con una deuda de 7.500 millones. El gasto en los dos primeros intentos -2012 y 2016- superó los 6.500 millones en infraestructuras de transporte e instalaciones deportivas, según las cifras oficiales. Gracias a ello, en esta última ocasión la capital pudo presumir de ser una elección más barata que Tokio y Estambul, al tener el 80% de las instalaciones en marcha. La de 2016 implicó un gasto de 2.500 millones, pese a que en aquel entonces ya estaban cubiertas el 70% de las infraestructuras.

Estas son las cifras oficiales, las que ha facilitado el Ayuntamiento, que tiene su sede en el Palacio de Cibeles. Sin embargo, la plataforma ‘No queremos Madrid 2020’ eleva la suma de 2012 y 2016 a 10.000 millones. En esta última convocatoria, la de 2020, el gasto presupuestado era de 1.500 millones, que con toda probabilidad se habría elevado de haber sido la capital la elegida. Otras fuentes consultadas explican que estas diferencias en el cómputo de lo que ha gastado Madrid se deben a “problemas conceptuales y a la poca voluntad de transparencia de los organizadores” y señalan que determinados gastos ‘se pierden’ en el “entramado” de organismos y organizaciones.

La contribución de Madrid 2020 al PIB español hubiera sido de unos 3.500 millones de euros, de los cuales 2.500 se generarían en la ComunidadLa cantidad que tenía prevista gastar el Comité Organizador de los Juegos Olímpicos (COJO) era de 2.400 millones, una cifra que esperaba amortizar con la venta de entradas y gracias a los patrocinios. A estos 2.400 millones habría que sumar los 2.500 del presupuesto no COJO -que engloba el gasto que hacen las Administraciones y no se destina a las infraestructuras-, según los datos presentados por la propia candidatura. Además de las instalaciones deportivas, este presupuesto se habría destinado a eventos culturales y de promoción, a seguridad, etc. En el caso de Londres, por ejemplo, sólo la seguridad se llevó casi 664 millones de euros al cambio.

En lo que se refiere exclusivamente a la candidatura -personal contratado, actividades y viajes de promoción, etc.- el cálculo más optimista, el del Ayuntamiento de Madrid, sitúa el gasto del consistorio hasta la ceremonia de Buenos Aires por encima de los 84 millones de euros.

Adiós a 3.500 millones para el PIB español
Cuando el sueño de Madrid aún no se había apagado, la candidatura olímpica pidió a PriceWaterhouseCoopers que elaborase un informe sobre los beneficios que se obtendrían si se lograsen los Juegos. Según este documento, la contribución de Madrid 2020 al PIB español habría sido de unos 3.500 millones de euros, de los cuales 2.500 se generarían en la Comunidad.

La mayor parte de los ingresos hubieran procedido del turismo: la cita olímpica podría haber atraído 800.000 visitantes extras (casi la mitad extranjeros), que gastarían unos 600 millones de euros. Este dinero no entrará en las cajas de las economías nacionales.

El informe destaca también que con los Juegos de 2020 se habrían creado más de 75.000 empleos a tiempo completo, 51.400 de ellos en la Comunidad. Esta creación de puestos de trabajo habría generado, además, unos ingresos al Estado vía impuestos de más de 1.100 millones.

Sin embargo, pese a la batería de cifras sobre el beneficioso impacto que unos Juegos Olímpicos habrían tenido para Madrid -o tendrán para Tokio, tras el veredicto del COI-, no todos coinciden en esa valoración. Tal y como destacaba el reconocido columnista del Financial Times Simon Kuper, que ha criticado con dureza en sus artículos a Londres 2016 -que gastó más del doble de lo presupuestado y no ha recuperado la inversión-, “la felicidad es el único legado de los Juegos”. El de un sueño olímpico fallido, sólo gastos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Rajoy juega con Mas
Pablo Sebastián www.republica.com 9 Septiembre 2013

Mariano Rajoy no tiene vocación de valiente sino más bien de superviviente. Hace honor al dicho italiano de ‘soldado que huye sirve para otra guerra’ y con esa reservona actitud ha llagado a donde está. Así eliminó a Mayor y Rato de la sucesión de Aznar, y así, y sin liderazgo de oposición, llegó al Gobierno gracias a los errores y disparates de Zapatero. Ahora con la crisis en la espalda y serios problemas en el seno del PP Rajoy busca tiempo hasta las elecciones generales de 2015 e intenta aparcar y controlar los desafíos independentistas de Cataluña con un pacto de intereses mutuos y de supervivencia conjunta en compañía de Artur Mas.

Un político el catalán que se ha pasado de frenada y que suele ser carne de cañón, un pardillo, cada vez que viene a la Moncloa a desafiar o a pactar, como ya le ocurrió con Zapatero, a propósito de la reforma del Estatut a cambio de su presidencia catalana que Montilla no le dio. Y como puede que también le haya ocurrido en Cataluña con su pacto temerario con ERC, partido que se está comiendo a Convergencia, mientras los de Unió y Duran i Lleida amenazan con romper. Y ahora todo apunta a que Mas empieza a caer en las redes de Rajoy que ha empezado a pactar y a jugar con él. A cambio de ciertas concesiones, claro está, como dinero para la Generalitat y otros regalos pero aplazando el referéndum de la autodeterminación que es lo fundamental.

Ahora y a pocos días de la Díada y de la ‘cadena humana’, con la que pretenden celebrar el festejo, Mas ha sorprendido a todos con la noticia de que si Rajoy no le autoriza la consulta independentista prevista para 2014 no la convocará, y dejará todo para 2016, año en el que convocaría unas elecciones autonómicas ‘plebiscitarias’ (sic). Y Mas ha querido anunciar esta marcha atrás en sus planes de 2014 antes de la Díada porque su esperado éxito no le habría permitido recular. Luego y ante la indignación de ERC, Mas dice sí pero no a la consulta, pero ya ha puesto los cimientos de su imparable rectificación.

¿Por qué, ha regresado Mas al españolismo o lo han convencido de ese retroceso los poderes económicos catalanes? Nada de eso, Mas ha llegado a la conclusión, en compañía de Rajoy, de que tanto CiU como el PP viajan a lomos de una crisis económica destructiva, para España y para Cataluña, que no se va a arreglar en poco tiempo y lleva a ambos partidos el desastre electoral. Y a ellos dos personalmente hacia un fracaso estrepitoso, y por eso han pactado y decidido ganar tiempo para hacer frente a los que son sus adversarios mas directos de aquí a las elecciones que se aproximan: las europeas de 2014; las municipales y autonómicas (salvo en Cataluña, País Vasco, Galicia y Andalucía) en junio de 2015; y las generales en noviembre de 2015.

El PP tiene que hacer frente a un PSOE de Rubalcaba que no levanta cabeza y hoy parece mejorar porque el PP baja por culpa de Bárcenas -pero se puede rehacer si mejora la economía-, pero a Rajoy le preocupa mucho más el ascenso de UPyD por el centro político. Como al PSOE le preocupa el ascenso por la izquierda de IU, y a ambos dos el principio del fin del bipartidismo y de su alternancia en el poder. Como a CiU le preocupan ERC, el PSC y Unió, y por ello y ante las pésimas perspectivas electorales de CiU y Mas en comicios catalanes y nacionales el presidente de la Generalitat ha aceptado los pactos secretos con el presidente del Gobierno español.

Y por ahí van los dos juntos pero no revueltos y hacia nadie sabe donde, ganando tiempo y buscando una cierta confusión y tras la estela y el modelo de comportamiento habitual de Rajoy: es decir sin luces ni taquígrafos del Parlamento, o de los medios y menos aún de la ciudadanía. Lo que se llama ‘la transparencia opaca’ de este autócrata de ocasión que piensa tomar el pelo al nacionalista catalán. Y como dicen los croupier ‘los juegos están hechos, y ya no va más’.
www.pablosebastian.com

El esperpento nacionalista aldeano
José Luis Ortín www.vozpopuli.com 9 Septiembre 2013

Lamentablemente no aprendemos. No leemos historia, ni tenemos memoria reciente y menos aún sabemos leer en los labios de quienes una y otra vez engañan enarbolando banderas nacionalistas que aparentan ser benefactoras cuando sólo buscan su interés personal. Y lo hacen echando por delante a cuantos incautos convencen, normalmente los paganos de la película con mucho más que perder que ganar, hasta su propia integridad física y la vida, como estamos hartos de ver todos los días y se puede comprobar también en las páginas de los libros de historia.

El despertar de los demonios históricos
La huida desesperada del nacionalismo catalán hacia adelante, más los que esperan ávidos con sus dagas en la boca, en un intento más de justificación de la propia existencia que como posibilidad cierta de conseguir la desgastada independencia, aparte de cansar al respetable contribuyente español no consigue otra cosa que exacerbar los ánimos de los ciudadanos a ambos lados de esa frontera virtual que promueven. Y los radicalismos extremos en estas cuestiones suelen acabar muy mal.

La engañifla catalana
Por mucho folklorismo estelado que nos quieran vender, si a esta altura de la política, con más de treinta años de zapa ininterrumpida y ampliada legislatura a legislatura en pos del catalanismo y de la marginación oficial de cuanto huela a español, resulta que aún no está clara la mayoría catalana que desee claramente la independencia de España, según los estudios sociológicos serios incluso de la propia Generalitat, algo pasa y no minino.

El alma nacional de un pueblo no se construye llenando de banderitas el Nou Camp, ni haciendo cadenas humanas por muy largas que sean; ni mintiendo descaradamente como el secretario de organización de Convergencia diciendo que Cataluña sería una potencia económica europea si se dieran las circunstancias de tener doble nacionalidad, conservando la española, con todas las ventajas personales y comerciales que tal eventualidad les reportaría y permaneciendo en el euro contra todo tipo de tratados de la Unión, y sin tener en cuenta tampoco que antes deberían hacerse los cálculos de lo que deberían pagar al Estado español por cuantas infraestructuras y servicios públicos básicos heredarían – la Barcelona Olímpica, por ejemplo - o de dónde sacarían el dinero para sus pensiones. Por decir dos cosas sencillas de entender. Y no digamos nada de su futuro con aranceles de todo tipo para seguir comerciando con la España que tanto detestan algunos y que supone un porcentaje vital de su PIB, y también con Europa.

No, tal cosa debería hacerse con los datos históricos en una mano, sin mentir acerca del supuesto patriota catalán Casanova, por ejemplo – una chufla en toda regla - y con los numéricos en la otra, demostrando suficientemente que en la suma y resta de sus aportaciones al Estado salen tan perjudicados como denuncian. Y no sólo sumando impuestos y restando inversiones y gastos estatales, sino contando también con su balanza comercial con el resto del Estado. También explicando argumentada y convincentemente cómo se salvaguardarían los intereses de todo tipo de los cientos de miles de catalanes o miles de empresas radicadas allí, por no exagerar, que no estuvieran por la labor llegado el caso de que una mayoría muy cualificada sí lo estuviera. Y, por último, exponiendo el escenario inmediato de Cataluña en una más que probable salida del euro siguiendo los acuerdos firmados en la constitución de la Europa comunitaria.

Muy difícil, ¿verdad? Pues eso lo saben mejor que nadie los irresponsables que soslayan estas cuestiones y se quedan sólo en la superficie nominal de sus reivindicaciones independentistas para engaño de nacionalistas de ocasión, descabellados irredentos, ingenuos de corazón o buenas gentes deseosas de que alguien les solucione de verdad los problemas que les acucian, engañadas por la demagogia y el verbo fácil de los trincones políticos que les pastorean.

El nacionalismo pueblerino español
Otro cantar es el nacionalismo extremo español no menos aldeano y esperpéntico que el anterior.

Cuando conviven en una misma nación quienes niegan el agua de unas regiones que la tiran al mar a otras que la necesitan y harían enormemente productiva; casos de la Castilla León del luego trasvasista Aznar oponiéndose a Borrell, que quería hacer tres trasvases de norte a sur aprovechando el Duero, el Tajo y el Ebro; o del Gobierno de España de Zapatero posteriormente derogando por imposición del oportunista socio Carod-Rovira el ya aprobado del Ebro abanderado por el PP – aprobado hasta por Pujol - ; o de quienes torpedean que el corredor ferroviario europeo siga por el Mediterráneo para dar salida a los productos de las regiones españoles ribereñas prioritariamente, que son las de mayor incidencia en el PIB nacional, con quienes sufren tales carencias y claman contra tan ciega política nacional, ya me dirán de que nación podemos estar hablando.

Y ello, sin hablar de la existencia de amplias regiones subvencionadas permitiéndose hablar de rebajas de sus impuestos ante las barbas de los que más contribuyen: caso de Cataluña, por ejemplo, y aquí hay que darle toda la razón. Sin hablar de corrupciones generalizadas, derroches públicos autonómicos y la subsiguiente requisa fiscal para sostenerlos.

Por todo ello produce ternura, cuando no desesperanza indignante, contemplar a tantos ciudadanos de regiones ninguneadas y machacadas siempre por la España irredenta hacer olas de españolismo agudo.

La España de Machado
Es la España de Pérez Galdós que Machado denominara de charanga y pandereta.

Como liberal, le daría a cualquier parte del territorio la posibilidad de separarse, con todas las consecuencias ¡todas!, naturalmente, y, sin alardear de pistolas ni cañones, tampoco me siento cómodo en ese nacionalismo español de opereta bufa en el que no existe la solidaridad inteligente para aprovechar todas nuestras oportunidades conjuntas con la máxima seriedad.

Una nación debería ser una unidad igualitaria de territorios, enriquecida por sus diferencias, y de personas, sentimientos, culturas, intereses y solidaridades humanas, pero sin descuidar ninguna de ellas. Lo demás son cuentos para provecho de unos cuantos vampirizando a los manejables, que desgraciadamente son demasiados.

Unos homenajes indignos e intolerables
Editorial www.gaceta.es 9 Septiembre 2013

La reciente aprobación del reglamento de la Ley de Víctimas del Terrorismo debiera permitir que se revisen los procedimientos que toleran que en demasiadas ocasiones se homenajee a los criminales con las más peregrinas excusas, intentando siempre el escarnio y el olvido de las víctimas y la conversión de un pasado sangriento y vergonzoso en una historia digerible y más o menos romántica. A día de hoy, este es el más injusto y desagradable episodio que las víctimas y sus herederos tienen que soportar cuando, aún tratándose de impedirlo, ha habido cualquier fallo de procedimiento o un juez no se ha mostrado suficientemente diligente y valeroso. El respeto a la memoria, la dignidad y la justicia debida a las víctimas se pisotea de manera bastante impune todavía en diversos lugares, más o menos apartados, del País Vasco. Quienes participan y consienten esta clase de aquelarres debieran sentir vergüenza por su cobardía, por su indignidad y por su falta absoluta de humanidad. No porque una historia se cuente al revés, la verdad deja de ser lo que es, el crimen lo que ha sido, los asesinos culpables y las víctimas inocentes.

Las asociaciones que defienden los derechos de las víctimas han presentado durante este verano varios escritos ante la Justicia para que se impida la iniciativa que, al amparo de las fiestas populares, pretende colar de matute un homenaje a los criminales, pero estas iniciativas ciudadanas no siempre han conseguido su propósito. Es incomprensible que haya jueces que autoricen la celebración de estos actos y habrá que clarificar las disposiciones legales oportunas para que no haya el más mínimo resquicio interpretativo y los jueces se vean obligados a cumplir con la obligación de proteger la memoria de las víctimas, y habrá que establecer castigos severos para que los ayuntamientos no se atrevan a saltarse a la torera los autos judiciales, como hizo el de Bilbao en el famoso caso de la txupinera. Cuando un Estado tolera de manera impune el incumplimiento de la ley por aquellos cuya primera obligación es acatarla, se está legitimando la insurrección y glorificando el crimen.

Puede considerarse casi un milagro el que la paciencia de las víctimas y su sentido de la justicia a la ley no haya encendido la mecha de la venganza, pero es evidente que no debiéramos consentir que su ejemplar actitud pueda seguir siendo burlada por los criminales y sus secuaces, por mucho que hayan ganado unas elecciones en las que se debiera haber impedido que participasen. Por encima de la voluntad de los ayuntamientos filoetarras está la ley y el respeto a la memoria de quienes han padecido sus crímenes. Tenemos el deber de impedir que esta clase de escarnios puedan seguir ocurriendo al amparo de la dejadez y la cobardía.

PRESIDENT ENCADENADO
El mesías catalán no era más que un predicador de tres al cuarto
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com  6 Septiembre 2013

Mariano Rajoy tiende puentes al catalanismo más prudente, mientras que Artur Mas está en manos de ERC y de todos los independentistas. Él mismo ha creado su propia pesadilla.

Artur Mas es hoy más que nunca un hombre aislado. Llegó a la presidencia de la Generalitat catalana sin mayoría parlamentaria, a pesar de que el desastre socialista le ponía las cosas muy fáciles. Y pretendió consolidarse como heredero lejano de Jordi Pujol sirviéndose a la vez del victimismo nacionalista contra "Madrit", de la crisis económica y de los votos independentistas. El resultado es que ha dado su palabra a unos de que no violará la Ley y a otros de que convocará un plebiscito secesionista de imposible legalidad. Vamos a ver en breve cuánto vale la palabra de Mas.

Los independentistas catalanes son, según las encuestas, cada vez más numerosos sin ser mayoría en el viejo Principado. Esquerra Republicana de Catalunya y grupos aún más radicales y antisistema plantean la creación inmediata de un Estado catalán independiente, con aspiraciones expansionistas sobre Aragón, Valencia, Baleares y, cómo no, Andorra, Francia y hasta la Cerdeña italiana. La fuerza electoral y parlamentaria de esos grupos se debe a décadas de gobiernos regionales, indistintamente de CiU y el PSC, que han educado ya a más de una generación de catalanes en la idea –pura ideología- de que España es para Cataluña una realidad lejana y opresora. Todo el nacionalismo, por suaves que en otros tiempos hayan sido sus formas, es responsable de que una cadena fanática se esté forjando alrededor de la Cataluña real.

Artur Mas no puede quejarse de Mariano Rajoy, que siempre ha tendido puentes al diálogo con la Generalitat dejando claro que no hay espacio legal posible para romper la nación española ni para cancelar la igualad entre los españoles. La reciente y discreta entrevista entre los dos líderes no podía abrir la puerta a un referéndum por la independencia en 2014 por la sencilla razón de que su simple convocatoria, sin tener en cuentas sus posibles resultados, su aplicación y su validez, es una ofensa directa a España y sus leyes, sin concesión posible. Atado por sus palabras y sus alianzas, Artur Mas tiene ahora que elegir entre entregarse por entero a los secesionistas, y convertirse en uno de ellos, o ganar tiempo a la espera de que su propia coalición, dividida e investigada, recupere el aliento.

En 2014, aunque todos los que creyeron en Artur Mas se unan para pedirlo encadenados en la Diada, no habrá ningún referéndum legal y no podrá haber ninguna vía legal para la autodeterminación o la negación de la españolidad de Cataluña. Ya las elecciones regionales de 2012 tuvieron el tono plebiscitario con el que Mas amenaza para 2016, y el resultado no favoreció por cierto a CiU, y mucho menos a la Cataluña del seny y la prudencia. Incluso el expresidente de la Generalitat José Montilla, uno de los responsables de la conversión de los socialistas al nacionalismo y de los nacionalistas al separatismo, reconoce hoy que la región pasa por "el periodo de mayor exaltación nacionalista y, a la vez, los momentos de mayor pérdida de autogobierno".

El fracaso de Artur Mas y el avance de sus aliados extremistas no se compensa con una cadena humana envuelta en banderas antiespañolas. Es el momento de negociar, visto el fracaso político, social, económico y cultural del Estatut socialista y nacionalista, un marco razonable para que la región catalana retome su papel histórico en la vanguardia de España. El único papel posible que no lleve a todos a la catástrofe y a Rajoy a la necesidad de recordar todas las leyes y todas las partes de la Constitución.

Diada
La fiesta nacional de Cataluña
Juan Carlos Girauta Libertad Digital 9 Septiembre 2013

Mi Diada fue la de 1976, en Sant Boi de Llobregat. Vivíamos en dictadura; las reivindicaciones no respondían a ninguna hipnosis colectiva. Eran las de la Asamblea de Cataluña de verdad, no confundir con esa Assamblea Nacional Catalana que ahora se arroga la representación de un pueblo que ya tiene Parlamento y que ya vive en democracia. Queríamos las libertades políticas plenas, queríamos una amnistía que hoy creo un error, queríamos un estatuto de autonomía. La banderas estelades eran una excentricidad, una curiosidad risible.

Mi Diada fue la de 1977 en el Paseo de Gracia de Barcelona, porque la homologación con las democracias todavía había que pelearla. Pronto llegaron las libertades, tuvo amnistía quien la merecía y quien no la merecía, hubo Generalidad y luego Estatuto. Pero, sobre todo, un año después de aquella manifestación masiva se aprobó la Constitución. Y ahí se acabaron mis Diadas.

Los tontitos de entonces, los que nunca se enteran de nada, no pensaban exactamente en la libertad. Estaban ocupados con el despliegue de una estética (y por tanto una ética) que no resulta fácil de compartir con quien no se haya criado en un entorno de esplais, montañismo jesuítico y pedagogía relativista. Llámenle kumbayá, se aproxima bastante. Añádanle pinceladas panteístas al montañismo, con sublimación de la tierra catalana. Sumen el fatal asentamiento del nacionalismo en la pedagogía, con olvido de cualquier otra consideración. Empezando por la verdad y por la coherencia. Tras décadas de exigir enseñanza en lengua materna, el mundillo docente catalán se desdijo. Hoy, la presidenta de Òmnium Cultural (dos palabras, dos mentiras) compara a los castellanoparlantes que reivindican aquel modelo con los maltratadores infantiles.

En la Diada que se prepara ya no queda nada de lo que valió la pena. Es una explosión de juegos en torno al fuego, una orgía de veneración de la tierra, una exaltación del pancatalanismo en línea con las más nefastas ideologías del siglo pasado, y la constatación de que Cataluña es un aula de párvulos en manos de dos maestras desaprensivas.

La nueva simbología fálica del Born
maría jesús cañizares ABC Cataluña 9 Septiembre 2013

Los servidores de la independencia, estimulados por el azote histórico, ya disponen de un kilómetro cero

Llevamos un año celebrando la Diada, tal es el grado de fervor soberanista en que nos ha tocado vivir, pero la festividad cae oficialmente este miércoles. Los servidores de la independencia, convenientemente estimulados por el azote histórico, cultural e identitario para encadenarse a la Vía catalana, disponen incluso de un kilómetro cero, de un punto neurálgico, de un santuario donde rendir culto a ese 1714 que da sentido al 11 de septiembre. Se trata del Born Centre Cultural que hoy se inaugura, epicentro de los fastos del tricentenario de esa guerra de sucesión que ha dado lugar a una especie de revisionismo histriónico, más que histórico. Cómo si no calificar que, en un solo día, hayan llegado a nuestra redacción tres libros con estos sugerentes títulos: «Como Àustria o Dinamarca. La Catalunya possible», «Claves sobre la independencia de Cataluña» y «Ser o no ser catalans, aquesta és la qüestió», obrita ésta última firmada por el actor cómico Toni Albà, conocido por arremeter contra todo aquel compañero de profesión que no está de acuerdo con sus planteamientos secesionistas. Albà se inspira en Shakespeare y ya tardan sus acólitos historicistas en plantear la posibilidad, por pequeña que sea, de que el autor de Hamlet fuera catalán. Como Cervantes. Como Cristóbal Colón... Lo dicho, revisionismo histriónico.

El citado centro cultural está instalado en un barrio paradigma de lo que los ingleses denominan «gentifrication», es decir, el proceso que convierte una zona depauperada en enclave aburguesado o «hippy-progre». Y es que el recinto que hoy alberga ese homenaje a los patriotas de 1714 fue en su momento un mercado al que las mujeres acudían masivamente a finales del siglo XIX, atraídas por la escultura de un ángel muy bien dotado y que, tras pasar por el cedazo (textual) de la censura religiosa y varias restauraciones posteriores, todavía puede contemplarse en el Pla de Palau. Igualmente fálico resulta el macromástil instalado ante el nuevo centro del Born, que mide 17,14 metros (un guiño a la icónica fecha soberanista) y en el que ondea una gran bandera catalana. Para que luego hablen de aquella bandera española gigante colocada en la plaza Colón de Madrid en 2001 en los tiempos de Álvarez del Manzano... Puede que la poderosa asta erigida en el Born excite los ánimos soberanistas. E incluso los vecinales, que rechazan el plan de usos urbanístico y/o la utilización independentista del recinto. Pero no los turísticos, pues dudo que un proyecto tan anodino tenga alguna repercusión internacional.

España / El desafío independentista
Rajoy garantiza a Mas ayuda económica y política si abandona el soberanismo
Carmen Morodo. La Razón 9 Septiembre 2013

¿Se ha dado realmente cuenta CiU de que va a la deriva y de que tiene que buscar una salida? Ésta es la pregunta clave en el debate catalán y en Moncloa no tienen una respuesta clara al respecto. Allí se remiten al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, «y si acaso». Rajoy lleva prácticamente en solitario la negociación con el presidente de la Generalitat, Artur Mas. Tanto que ni siquiera en su entorno más cercano están al corriente de cada uno de sus movimientos y hasta se enteran a posteriori de sus conversaciones con el líder convergente. Así ha ocurrido en las dos últimas entrevistas privadas, la última, de finales de agosto. Rajoy tiene esta forma de trabajar y los suyos están acostumbrados a su reserva.

Aunque en Moncloa no tienen respuesta cerrada al interrogante sobre si Mas se ha convencido de que tiene que cambiar de rumbo, ellos sí están seguros de que si no lo hace, se suicida políticamente. Al margen del daño que siga causando a sus ciudadanos. Dicen que CiU siempre va a salir perdiendo de sus «coqueteos» con ERC, y que si llegaran a forzar unas elecciones plebiscitarias, aparte de lo difícil de que se concreten, éstas llevarían en volandas a los de Esquerra, «que acabarían de comerles el pastel a los de CiU».

Ya sólo esta visión pragmática es razón para que en Moncloa confíen en que CiU intente seguir virando y apure los tiempos para agotar en la medida de lo posible la Legislatura. Sería, a su juicio, su única salida, «muy complicada», dentro de una situación imposible en la que tienen que seguir poniendo una «vela a Dios y otra al diablo». Y en este escenario lleno de minas Rajoy está dispuesto a facilitar a CiU que cambie de posición. La citada reserva en la que está enmarcando la negociación con el presidente de la Generalitat le complica su explicación pública, ante sus propios presidentes autonómicos y también ante los ciudadanos. Pero sostienen en su entorno que es la única manera de poder avanzar. Garantizan, asimismo, que en ningún caso en las conversaciones se está hablando de ninguna cuestión que afecte al modelo territorial. «No va a haber ninguna componenda en relación al modelo de Estado ni decisiones que perjudiquen a terceros», proclaman en Moncloa, dentro de un discurso de complicados equilibrios.

Sí hay terreno para hablar y buscar acuerdos en el área financiera y económica, y ahí es donde está poniendo el acento el presidente del Gobierno. Para Mas todo lo que suponga cubrirle agujeros es un respiro que le da más margen para intentar seguir sobreviviendo, y en Moncloa entienden que esto es una obligación no con Mas sino con los catalanes. Encima de la mesa está, por supuesto, el modelo de financiación, y la exigencia de que se avance hacia un modelo menos redistributivo por parte de las comunidades más productivas. El presidente de la Generalitat lleva a su extremo esta exigencia, pero hay otros «barones» que se sienten aún más discriminados que Cataluña, como es el caso de Madrid, y que también comparten algunas de estas quejas. Por tanto, por debajo de la asistencia por parte del Fondo de Liquidez Autonómico, esa especie de disfrazado «rescate» autonómico articulado en esta Legislatura, la carpeta de materias de índole económico en la relación entre Madrid y la Generalitat es muy variada y amplia. Que el Estado cubra inversiones catalanas, por ejemplo, es otra fórmula que da oxígeno al líder nacionalista.

Pero, además, es que Rajoy está incluso dispuesto a facilitarle una salida política. Los votos del PP catalán no son suficientes para garantizarle la estabilidad parlamentaria, pero en lo que esté en su mano el presidente del Gobierno no boicoteará ni pondrá piedras en el camino de un acuerdo entre CiU y el PSC. En medios próximos al Ejecutivo se cree que ésta sería una salida con sentido común, difícil, por supuesto, y que necesitaría su tiempo para llegar a cuajar. Pero Rajoy la dejará andar si ve que empieza a forjarse.

La clave, muy afín con el modo de trabajo del jefe del Ejecutivo, es seguir ganando tiempo para intentar que CiU pueda dar marcha atrás bajo la presión las élites catalanas, de empresarios y de un importante sector interno. Creen que la balanza se acabará inclinando en este sentido y que su obligación es hacer todo lo que esté en su mano para conseguirlo. En la negociación con la Generalitat también media la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en lo que afecta especialmente al grupo parlamentario; el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y también tiene contactos el ministro de Economía, Luis de Guindos. Pero el «pastel» sólo lo cuece Rajoy. «A fuego lento», precisa uno de sus asesores.

Con un presupuesto de 250 millones al año
TV3 continúa su servicio a la independencia a tres días de la Diada
GACETA.es  9 Septiembre 2013

La televisión pública continúa siendo una estructura de Estado para la Generalitat. Ayer, 30 minutos para la estelada, hoy prosigue con una polémica pregunta.

TV3, la televisión pública catalana, vuelve a mostrar su verdadera cara: A favor de la independencia de Cataluña. Tras sus polémicos reportajes, como Hola Europa, durante el cual sólo dieron voz a independentistas dando la espalda a la supuesta pluralidad que venden y respaldado por su objetividad por el CAC, 'Adéu, Espanya?', 'Això no funciona, o potser sí?', 'Si un solo alumno lo pide', 'La independencia, paso a paso', 'Cataluña-Espanya', o 'La Crida, història d’una resposta', se suma 'La estelada, una bandera provisional'.

En éste último, se ha asegurado: "Justo hace un año, la estelada, la bandera que representa a quien reclama la independencia de Cataluña va a tener una gran eclosión". Asimismo, el periodista Eduard Sanjuán ha afirmado que muchos sectores que no comulgaban con el indepentismo se han sumado a esta causa. "Han acabado abranzado la idea de un Estado propio", ha asegurado.

Según TV3, la estelada ha comido terreno a la señera, la bandera oficial de Cataluña, en el espacio público. Tras hacer un repaso de la bandera separatista, cuyo origen es el símbolo de Cuba, ha puesto de manifiesto el negocio que se realiza con esta bandera: Zapatillas, llaveros, ropa interior, camisetas, chanclas, tazas, utensilios de cocina...

Una vez más la televisión pública catalana, pagada por todos, vuelve a estar al servicio de lo que ellos llaman la mayoría. Desde que Artur Mas está al frente de la Generalitat esta televisión autonómica, la más costosa de todas, trata de dar la versión independentista de las noticias o sobredimensionar eventos soberanistas, como las minúsculas cadenas humanas que se han registrado alrededor del mundo.

Por otro lado, en un claro guiño a la Diada separatista convocada por la Asamblea Nacional Catalana, entidad presidida por Carme Forcadell, Cataluña Radio ha preguntado: "Puede ser Láctea, férrea, augusta o catalana".

14 ENTIDADES TRABAJAN CONTRA RELOJ
La Generalitat riega con subvenciones a los creadores de la cadena independentista
Antonio Fernández. Barcelona El Confidencial 9 Septiembre 2013

La gran movilización del próximo 11 de septiembre para reclamar la independencia de Cataluña no es cosa de una sola organización que va por libre. Aunque es la Asamblea Nacional Catalana (ANC) la que da la cara, hay otras 13 entidades que prestan su ayuda y las infraestructuras de que disponen para que la jornada sea todo un éxito. Todo ello, bajo la atenta mirada del Gobierno catalán, que conoce todos los entresijos de la estructura que se está utilizando. De hecho, la ANC ha sido la encargada de figurar al frente de la organización debido al rotundo éxito que tuvo el año pasado con la gran movilización de la Diada, en la que consiguió un récord histórico de asistencia, a pesar de que había trabajado el tema sólo desde el mes de abril anterior, cuando se había constituido oficialmente.

Pero detrás de esta organización existe un verdadero entramado de organizaciones independentistas que han recibido millones de euros en subvenciones durante los últimos años. Estas entidades son Òmnium Cultural, el Cercle Català de Negocis, la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), el Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i les Nacions (Ciemen), la Fundació Catalunya Estat, la Plataforma per la Llengua, la Asociación Catalana de Profesionales (ACP), la Plataforma pro Seleccions Esportives Catalanes, el Ens de l’Associacionisme Cultural Català, la plataforma Sobirania i Justícia, la plataforma Sobirania i Progrés, la plataforma La Fábrica y el Col.lectiu Emma.

Estas catorce entidades (a las 13 anteriores hay que sumar la ANC) han formado al mismo tiempo una plataforma denominada El Clauer (El Llavero), registrada el pasado 28 de diciembre a nombre de Òmnium Cultural y con la sede en la misma dirección de esta. Esta organización tiene como objetivo aportar “argumentos a través de la razón” y se define como un “proyecto común de la sociedad civil catalana. Aquí nos hemos encontrado muchos, los que hace más tiempo que batallan por la libertad del país y los que se han sumado hace poco”.

Ellas son las que posibilitan que las acciones decididas por la ANC puedan llevarse a cabo. De entre todas, la más importante, sin duda, es Òmnium Cultural, cuyos dirigentes afirman que tienen 25.000 socios. Òmnium ha sido la entidad más mimada por todos los Gobiernos. El exvicepresidente del Gobierno catalán Josep Lluís Carod-Rovira llegó a pagarle su nueva sede con dinero público: 600.000 euros puestos uno encima del otro para que gozase de un vistoso espacio en el centro de Barcelona.

Los recortes a Òmnium
A finales del 2011, Artur Mas firmó un convenio con esta organización por el que le concedía una subvención de 1.434.763 euros dividida en tres anualidades: 497.191 euros eran para el 2011; 468.786 para el 2012 y 468.786 en 2013. A pesar de la crisis y de los recortes sociales en sectores sensibles como la sanidad y la educación, las dos primeras anualidades fueron pagadas íntegramente. El año pasado, sin embargo, renegociaron la última anualidad y esta fue rebajada a 421.907.40 euros. En el primer semestre de este año, no obstante, y ante las arcas vacías del Gobierno autonómico, Òmnium y la Generalitat acordaron rescindir el convenio y anular el plazo del 2013, por lo que la subvención recibida fue de ‘sólo’ de 965.977 euros.

Pero este no es el único dinero público que recibe Òmnium. En el 2011, la Institución de las Letras Catalanas le pagó 46.819 euros para la realización del Premio Sambori Òmnium 2011. Y el Departamento de Presidencia le regaló otros 27.000 para “la enseñanza del catalán y la promoción literaria en la Cataluña Norte”. Es decir, en el sur de Francia.

REUNIÓN DEL GOBIERNO DE LA GENERALITATEn el 2012, el Departamento de Cultura le obsequió con 18.000 euros por la campaña 'Voluntariado por la Lengua', con 6.669 euros por un “calendario de tradiciones y costumbres 2013” y con otros 8.100 “por la edición de un calendario”. Paralelamente, el Departamento de Bienestar y Familia le concedió 10.000 euros para “actividades que realizan las asociaciones juveniles y entidades que ofrecen servicios a la juventud”. Anualmente, Òmnium ha estado recibiendo también algo más de 3.000 euros para la edición de la revista Escola Catalana. Y anualmente convoca los premios Sant Jordi. En este apartado, una de las categorías es la creación de la “Bolsa de estudios Ramon d’Alós-Moner para realizar un trabajo bibliográfico de tema catalán”. Esta beca está dotada con 3.000 euros, que son sufragados por el Instituto de Estudios Catalanes, una entidad pública. Òmnium también convoca un premio de 6.000 euros para un trabajo de investigación sobre sociolingüística, pero el dinero lo pone un mecenas particular.

El ascendiente que Òmnium tiene sobre el mundo nacionalista es enorme. Baste decir que su presidenta, Muriel Casals, fue incorporada por Artur Mas como vocal de la Comisión de Conmemoraciones (una comisión asesora del president que le dice qué actos se deben conmemorar) dentro del cupo de expertos en la materia. Y desde que Artur Mas recuperó la Generalitat, fue Òmnium la que iba marcando la estrategia soberanista planteando propuestas ante la sociedad que CiU no se atrevía a hacer desde la Generalitat, como la necesidad de un referéndum independentista. En el 2010, Carod le pagó 75.000 euros para que organizase en Madrid un acto de apoyo al Estatuto catalán. Y un informe del Gobierno sobre subvenciones a la lengua de ese año señala que la Dirección de Políticas Sectoriales de la Generalitat firmó un convenio particular con la citada entidad a través del cual le embolsó otros 710.273 euros.

Más dinero para las selecciones
Muriel casals con guardiola. (efe)La Plataforma Pro Seleccions es otra de las entidades que recibe suculentas subvenciones. En el 2011, percibió 130.200 euros para “actividades deportivas y actos de impacto significativo o relevancia social e histórica para el año 2011”. Y en el 2012, a pesar de la crisis y los recortes, el Gobierno le entregó 200.000 euros más para “la proyección internacional del deporte catalán y el pleno alcance de las selecciones deportivas catalanas”. Su trayectoria es, pues, inversamente proporcional a la de Òmnium, ya que en vez de recortarle las asignaciones, se le aumentaron pese a la crisis galopante. Ambas son, por otra parte, de las entidades cívicas que reciben más subvenciones públicas de la Generalitat de Cataluña: entre 2005 y 2010, Òmnium Cultural ingresó, al menos, 10,5 millones de euros de dinero público, mientras que la Plataforma Pro Seleccions fue obsequiada, como mínimo, con 4,8 millones entre 2006 y 2009.

Aunque con menos ayudas, el Ciemen es otra de las organizaciones que se nutre en buena parte de fondos públicos, si bien nadie sabe ni los proyectos en que está inmersa ni la gente que trabaja para ella. En el 2011, recibió del Departamento de Bienestar y Familia 5.000 euros para la “integración social de personas inmigradas” y 32.000 más de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) para “promoción de la diversidad cultural y reconocimiento de los derechos culturales en los proyectos de cooperación al desarrollo”. El año pasado, Bienestar y Familia la volvió a premiar con 60.000 euros para “acciones cívico-comunitarias” y con 5.000 más para “la integración social de personas inmigradas”. Desde hace una década, el Ciemen ha recibido más de 1,6 millones de euros en ayudas, algunas muy suculentas: cuando ERC gobernaba, le financiaba cursos de kurdo a razón de 65.000 euros por cada uno. Carod también le sufragó su diario digital, Nationalia, con 30.000 euros, y le adjudicó suculentas subvenciones de 50.000 euros para promocionar el catalán y 172.000 para la “ampliación de la base de datos Mercator: derecho y legislación lingüística de 1008 a 2010”.

España
Al menos diez municipios y comarcas pagan cuotas independentistas con dinero público
maría jesús cañizares / barcelona ABC Cataluña 9 Septiembre 2013

El gobierno impugnará ante el juez la aprobación de esos gastos municipales

La Delegación del Gobierno en Cataluña llevará ante el juez a diez organismos municipales que pagan con fondo públicos su cuota como afiliados a la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI). Se trata de ocho municipios y dos consejos comarcales que, al formar parte de esa plataforma, cuya finalidad es promover la secesión catalana, están obligados a pagar una determinada cantidad anualmente en función del número de habitantes. Un total de 672 municipios (Cataluña tiene 946) y 36 consejos comarcales (existen 41) forman parte de la AMI, por lo que esas acciones judiciales de la Delegación del Gobierno podrían hacerse extensivas a otros muchos entes municipales.

De momento, la Abogacía del Estado considera probado que los diez entes acordaron hacer efectivos esos pagos en sus respectivas juntas de gobierno. Así lo hace constar en un informe que justifica la decisión del Gobierno de presentar un recurso contencioso-administrativo contra esos acuerdos.

La impugnación afecta a los consistorios de Vic (que paga una cuota de 3.599 euros), Begues (745), Caldes de Montbuí (1.487 euros), Olesa de Bonesvalls (262 euros), Vilanova del Vallès (373 euros), Gósol (75,50 euros); Llobera (75,50 euros) y Poal (75,50 euros), así como los consejos comarcales de Urgell (1.487 euros) y de la Ribera d’Ebre (745,50 euros). ABC ya avanzó que Vic y Begues habían efectuado esos pagos y que la Delegación del Gobierno, cuya titular es Llanos de Luna, estudiaba interponer un recurso ante el juez.

El pasado mes de abril, la ejecutiva de la AMI instó a sus afiliados a pagar las cuotas pendientes de 2012 porque «difícilmente se podrá avanzar sin un presupuesto consolidado».
Activismo

Además del pago de esas cuotas, ser miembro de la AMI obliga a participar en las iniciativas secesionistas de esta entidad, como pueden ser la insumisión fiscal, la negativa a colocar la bandera española en la fachada consistorial, la declaración de territorio «libre y soberano» o la aprobación de mociones en favor del derecho a decidir y de una consulta sobre el Estado propio en 2014. El Gobierno ha impugnado algunas de esas acciones soberanistas secundadas por los ayuntamientos suscritos. La AMI se define como una asociación «formada por instituciones que representan el mundo local y tiene como principal objetivo sumar esfuerzos para conseguir, en un futuro cercano, la creación de un Estado propio para Cataluña, en el marco de la Unión Europea».

Por ejemplo, el Ayuntamiento de Vic (Barcelona) hace tiempo que solo exhibe una bandera independentista en su sede. Se da la circunstancia de que el alcalde de esta población, el ex dirigente de UDC Josep Maria Vila d’Abadal, preside la AMI, entidad creada en diciembre de 2011 precisamente en esta localidad situada en el corazón de la Cataluña más soberanista. Vila d’Abadal y la alcaldesa de Begues, Mercè Esteve (CiU) defendieron en su día la legalidad de las cuotas y acusaron a Llanos de Luna de atacar a sus respectivos consistorios por una «cuestión política».

Dos sentencias del Tribunal Supremo establecen que no es legal gastar dinero público en fines que no tienen que ver con el interés general, como establece la Constitución, o que solo pretenden promocionar ideologías políticas o que no entran dentro de las competencias municipales.

Ambas resoluciones anularon la decisión de los ayuntamientos vascos de Barrundia y Alegria-Dulantzi de entregar en su día 300.000 y 522.000 pesetas, respectivamente, a Udalbitzia, por entender que un ente local no puede destinar fondos públicos a intereses políticos, pues en este caso, se trataba de dar apoyo a una organización dedicada a defender «Euskal Erria como nación propia y diferenciada en el ámbito internacional».

Según estas resoluciones, «los entes municipales no pueden, al margen de sus competencias legales, poner sus potestades al servicio de ideas o proyectos políticos determinados que promuevan la autodeterminación, cuya promoción o defensa les corresponde a otro tipo de instituciones, resultando además dichas actuaciones contrarias al principio de objetividad que ha de regir la actuación de los mismos como poderes públicos al servicio de su comunidad vecinal».

El Estado tiene potestad para controlar el dinero público gestionado por las entidades locales. Así lo hizo, por ejemplo, en el caso de los trenes fletados por los Consistorios de Figueres y Gerona para acudir a la manifestación independentista de la Diada del 11 de septiembre del año pasado.

terrorismo
El PSOE llama soldados a los terroristas etarras: Mientras ETA tenga “sus soldados en la cárcel” no se disolverá
REDACCIÓN BILBAO Minuto Digital 9 Septiembre 2013

El presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, ha advertido de que para ETA mientras tenga “sus soldados en la cárcel disolverse es un contrasentido” y ha defendido que Euskadi es “un modelo de paz y convivencia dentro de España”, que, a su juicio, se encuentra “en plena decadencia”.

En una entrevista a Deia el dirigente socialista ha considerado que la actitud ante la izquierda abertzale debe ser la de “tenderles la mano” porque “a todos nos interesa que sea un partido fuerte, consolidado, que pueda funcionar”.

Asimismo, ha subrayado que “si no es Rubalcaba, la solución para España es Patxi López” y ve a Eduardo Madina “apoyando” a éste. Además, ha considerado que la dependencia del PSE-EE con el PSOE es “malísima” porque “somos unas nación y una nación implica muchas cosas”.

A su juicio, en Euskadi hay “paz y convivencia”, aunque hay que abordar el cierre de ETA, algo que es “decisión de la propia ETA”. “Para una organización armada, mientras tenga sus soldados en la cárcel, disolverse es un contrasentido. ETA no se disolverá, aunque por otra parte su disolución sería lo que más ayudaría a los presos”, ha indicado.

Tras considerar Euskadi un “modelo de paz y convivencia dentro de España”, ha advertido de que ésta se encuentra “en plena decadencia”, ya que “la política está totalmente desprestigiada, los políticos casi no pueden salir a la calle y hay mucho malestar por la crisis”, mientras en el País Vasco “no se oye un insulto contra nadie, un político puede salir a la calle y la convivencia es ejemplar”.

En este contexto, ha indicado que las víctimas son “los hijos de los que han sufrido atentados o han sido amenazados” y para eso España “ha sido una madrastra” al no haberse preocupado de ellos.

Por lo que se refiere a los presos de ETA, ha incidido en que se está tratando la situación “casi peor que cuando existía ETA” y ha considerado que “hoy todo el mundo sabe” que la dispersión “no tiene una finalidad política”.

Además, ha remarcado que a la izquierda abertzale “no se le quiere dejar funcionar ni que se constituya en un partido normal”. “Se mete en la cárcel a su líder, Arnaldo Otegi, que si hubiera estado apoyando a ETA no le hubieran metido en la cárcel, seguramente”, ha criticado.

A su juicio, la actitud ante la izquierda abertzale debería ser la de “tenderles la mano porque a todos nos interesa que sea un partido fuerte, consolidado, que pueda funcionar”.

 


Recortes de Prensa   Página Inicial