AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 18  Septiembre 2013

España Invertebrada por la Oligarquía de Élites Extractivas
Ángel Fernández  www.juandemariana.org  18 Septiembre 2013

El libro España Invertebrada de José Ortega y Gasset se editó en el año 1922 y recogía los artículos, que publicó desde 1920 en el diario El Sol, intentando indagar sobre la crisis nacional de España.

El prologuista de la vigésima edición entiende que: "quizás su mayor atractivo resida hoy en el original y certero análisis del problema capital de España, derivado de los particularismos políticos y sociales, en especial de aquel que afecta a la unidad final de España: los llamados nacionalismo particularistas".

1. España Invertebrada en la Constitución de 1931.

A continuación, analizaremos cómo, después de una lectura crítica de este ensayo, sólo parecen acertados su título España Invertebrada y algunos conceptos copiados de Robert Michels sobre la ley de hierro de la oligarquía.

Como filósofo, Ortega y Gasset señalaba la carencia de suficientes estadistas con egregia inteligencia en la política española, que fuesen seguidos por los "hombres-masa". Sin embargo, erró en su explicación del problema nacional; en vez de profundizar en los motivos institucionales del inmoral comportamiento de la oligarquía de individuos "selectos", dejó caer la culpa de la desvertebración nacional sobre los hombros de la población, con clichés de carácter como el madrileñismo y el provincianismo. Como político, veremos que, igualmente, erró al aportar una solución territorial que sólo ha acrecentado la invertebración.

En opinión del filósofo Ortega y Gasset, la raíz del problema de España no está en su oligarquía política sino que se encuentra en el "hombre-masa":

Una nación es una masa humana organizada, estructurada por una minoría de individuos selectos... Así, cuando en una nación la masa se niega a ser masa –esto es, a seguir a la minoría directora-, la nación se deshace, la sociedad se desmembra y sobreviene el caos social, la invertebración histórica... El daño no está tanto en la política como en la sociedad misma, en el corazón y en la cabeza de todos los españoles. ¿Y en qué consiste esta enfermedad? Se oye hablar a menudo de la «inmoralidad pública», y se entiende por ella la injusticia en los tribunales, la sinomía en los empleos, el latrocinio en los negocios que dependen del Poder público... La enfermedad española es mucho más grave que esa susodicha «inmoralidad pública»... Pues bien: en España vivimos hoy entregados al imperio de las masas... Yo me refiero a una forma de dominio mucho más radical que la algarada en la plazuela, más profunda, difusa, omnipresente, y no de una sola masa social, sino de todas, y en especie de las masas con mayor poderío: las de la clase media y superior.

Ortega, 2009: pp. 97-99 [1920].

Posteriormente, Ortega y Gasset publicó en el año 1930 su obra La Rebelión de las Masas, en donde repitió la idea acompañada de los tenebrosos acordes de la música hegeliana del momento:

En los capítulos anteriores he intentado filiar un nuevo tipo de hombre que hoy predomina en el mundo: le he llamado hombre-masa, y he hecho notar que su principal característica es que sintiéndose vulgar, proclama el derecho a la vulgaridad y se niega a reconocer instancias superiores a él. Era natural que si ese modo de ser predomina en cada pueblo, el fenómeno se produzca también cuando miramos al conjunto de las naciones. También, hay pueblos-masa resueltos a rebelarse contra los grandes pueblos creadores, minorías de estirpes humanas que han organizado la historia... Europa había creado un sistema de normas cuya eficacia y fertilidad han demostrado los siglos. Esas normas no son, ni mucho menos, las mejores posibles. Pero son, sin embargo, definitivas mientras no existan o se columbren otras. Para superarlas es inexcusable parir otras.

Ortega, 1988: p. 151 [1930].

Con estos mimbres intelectuales, Ortega y Gasset señaló en 1931, en otro recopilatorio de artículos titulado La Redención de las Provincias, que la solución para la vertebración de España no eran ni el municipio ni la provincia y, por tanto, que la unidad política debería vertebrarse entorno a "grandes comarcas o regiones autónomas":

Organicemos España en diez grandes comarcas: Galicia, Asturias, Castilla-La Vieja, País Vasconavarro, Aragón, Cataluña, Levante, Andalucía, Extremadura y Castilla La Nueva... Que cada comarca, cada región se gobierne a sí misma,... que sea autónoma en todo lo que afecta a su vida particular... en todo lo que no sea estrictamente nacional...regidas por una Asamblea comarcal de carácter legislativo y fiscal y por un gobierno de la región emanado de aquella con número bastante de diputados.

Ortega, 2009: pp. 16-17 [1920].

Fue diputado en la Segunda República, por lo que tuvo oportunidad de influir e implementar su teoría de la integración de los "nacionalismos particularistas" en España, por medio de "grandes comarcas o regiones autónomas". Así lo atestiguan sus discursos políticos en las Cortes Constituyentes del 4 de septiembre de 1931 sobre el proyecto de Constitución, y en las Cortes del 13 de mayo de 1932 sobre el Estatuto de Cataluña.

Sin embargo, como vimos en un artículo previo, en sus ansias depredadoras por captar el máximo poder político y económico, la oligarquía de élites extractivas [5] en regiones como Cataluña, adoptó políticas de hechos consumados y generalizó el incumplimiento de la Ley durante la Segunda República, lo que desencadenó la Guerra Civil en España. 

2. España Invertebrada en la Constitución de 1978.

Como ha ocurrido en múltiples ocasiones a lo largo de la historia de la humanidad, los filósofos y pensadores cientistas [4] diseminan ideas en contra de los derechos individuales de cada persona (vida, libertad, propiedad, e igualdad de trato ante la Ley) y, a largo plazo, logran imponer políticas a favor de conceptos utópicos como, entre otros, la clase social, la redistribución de la riqueza, el hombre nuevo, la raza superior, el pueblo elegido, el lenguaje propio, la autonomía territorial,...

Sin duda, los ejemplos más evidentes de cientifismo constructivista o cientismo son Karl Marx (comunismo) y Hegel (nacional-socialismo). Salvando las evidentes distancias intelectuales, y a una escala menor, la estructura territorial autonómica de España es heredera de la arrogancia "cientista" de José Ortega y Gasset; sustentada entorno a conceptos como la ausencia de los "mejores" hombres, la necesidad de una aristocracia de "minorías selectas", la vulgaridad y mediocridad del "imperio de las masas", y la supuesta necesidad de "vertebración" de una nación por medio de "grandes comarcas o regiones autónomas"

Pues bien, a pesar de haber desembocado en la Guerra Civil, la teoría "ortegiana" de la integración nacional con la formación artificial de "grandes comarcas o regiones autónomas" fue la fórmula más utilizada en los debates constituyentes durante el proceso de transición a la democracia; recogiéndose en el Título VIII de la Constitución Española de 1978, y en sus Disposiciones Adicionales y Transitorias que, posteriormente, fueron desarrolladas mediante la LOAPA (Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico) de 31 de julio de 1981, y reforzadas por la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.

Debido a la imposición política de la falacia ortegiana de la integración nacional por medio de las "grandes comarcas o autonomías", el tamaño del Estado en España creció, en sólo tres décadas de democracia, desde un presupuesto público menor al 25% del PIB en el año 1978 hasta sobrepasar el 50% del PIB en 2008, y pasando de tener menos de 675.000 funcionarios hasta pagar el sueldo a más de 3 millones de empleados públicos.

Así, considerando el entramado público empresarial, dentro de la burbuja de incremento del gasto público en los años 2007 y siguientes, España añade hasta un 17% del PIB al gasto público debido a su modelo autonómico. De hecho, sin las autonomías, el tamaño del Estado se podría situar en niveles entre el 30% y el 35% del PIB, con provincias y municipios vertebrando un orden de mercado: 1) con los políticos más sometidos al cumplimiento de la Ley, 2) sin proyectos megalomaníacos promovidos con el dinero público que administran las élites extractivas regionales, 3) sin parlamentos autonómicos que multipliquen la legislación y las barreras comerciales, 4) sin autoridades que discriminen a los ciudadanos no-nacionalistas, 5) con funcionarios menos serviles a las utopías políticas y más cercanos a las necesidades de cada ciudadano y, en definitiva, 6) con mayor igualdad de trato ante la Ley (Art. 14).

3. Referéndum de todos los ciudadanos españoles para aprobar una nueva organización territorial.

Como consecuencia de las Comunidades Autónomas, España tiene una organización territorial sobredimensionada con 17 gobiernos regionales que redistribuyen la riqueza con criterios "sociales" de "hacer país" y en función de las redes clientelares de cada región, con 17 parlamentos autonómicos legislando leyes intervencionistas, y con 17 administraciones públicas regionales que han multiplicado por dos el gasto en sanidad y por seis el gasto en educación desde el año 2001, con una media del 86% de su gasto dedicado a educación, sanidad y personal en el año 2011.

En definitiva, debido a la aplicación de la filosofía ortegiana de las "grandes comarcas o autonomías", España debe afrontar en el año 2014 un desafío secesionista en Cataluña y en el País Vasco.

La casta política española sigue dispuesta a mantener o ampliar su franquicia de negocio regional basada en tres pilares fundamentales: la burbuja estatal en las Comunidades Autónomas, el incumplimiento de la Ley por los políticos y sus redes de contactos, y la impunidad de los delitos de su oligarquía de élites extractivas.

Como prueba de ello, actualmente, tenemos 1661 causas judiciales abiertas por corrupción. Algo inmoral pero hasta cierto punto lógico, si una oligarquía decide seguir extrayendo (robando) recursos privados con incesantes subidas de impuestos año tras año, si decide aumentar el nivel de endeudamiento (impuestos futuros) desde el 35% PIB en 2007 hasta subir por encima del 92% PIB en 2013, si se mantienen las barreras comerciales en contra de la unicidad de mercado, y si adolecemos de desigualdad ante la ley, como consecuencia de un modelo territorial "confederal", que divide a los ciudadanos en primera, segunda y tercera categorías, en función de su grado de proximidad al poder político regional.

Admitámoslo, se requiere de modo urgente una reforma mínima de la Constitución Española de 1978 aplicando el Art. 167 CE. En dicho caso, por favor, afrontemos el problema de la desvertebración territorial, con seriedad y con visión estratégica a largo plazo; sin alimentar y sin expandir la formación de nuevas oligarquías de "élites" extractivas separatistas, que es en lo que consiste el federalismo asimétrico o el confederalismo disgregador de las autonomías.
 

Dado que la soberanía reside en el pueblo español (Art. 1 CE), y dado que la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la nación Española (Art. 2 CE) y fue aprobada mayoritariamente por todos los españoles el 6 de diciembre de 1978, legalmente y con la Constitución en la mano, un Presidente del Gobierno de España no puede seguir dialogando para negociar más concesiones con los separatistas.

Ha llegado el momento de que el Gobierno aproveche la mayoría absoluta de su partido en el Parlamento para impulsar y convocar un referéndum (Art. 92 CE), de forma que todos los ciudadanos españoles decidan una organización territorial más racional [6] [7] de España: fijando (reduciendo y/o eliminando) las competencias autonómicas (Art. 148 CE), y definiendo que, llegado el caso, se aplique la posibilidad de suspensión de un Estatuto de Autonomía ante el incumplimiento de la Ley por las autoridades autonómicas (Art. 155 CE).   

NOTAS BIBLIOGRÁFICAS:

[1] (Ortega, 2009) [1920]. España Invertebrada. Colección Austral. Ed. Espasa-Calpe. Madrid

[2] (Ortega, 1988) [1930]. La Rebelión de las Masas. Alianza Editorial. Madrid.

[3] (Ortega, 1974) [1931]. La Redención de las Provincias. Revista de Occidente.Madrid

[4] (Hayek, 1997) [1988]. La Fatal Arrogancia. Los errores del socialismo. Unión Editorial. Madrid.

[5] Oligarquía de élites extractivas: Una oligarquía se puede denominar de élites extractivas, cuando sus actos ejecutivos y legislativos van más allá de gobernar para garantizar la triple seguridad (exterior, interior y jurídica) de los ciudadanos, y se dedica el Estado-Administración a intervenir la riqueza del territorio a favor del gasto "social", "autonómico",... Normalmente, la oligarquía de élites extractivas sobre un territorio viene acompañada de muchas carencias y/o deterioros institucionales como, entre otros: la ausencia de independencia judicial, múltiples casos de corrupción, prevaricación y malversación de fondos públicos, el incumplimiento de las sentencias judiciales, y la impunidad en los actos delictivos de los políticos (bien con el indulto bien con la inacción o el enfriamiento judicial de procedimientos penales para su prescripción).

[6] Un análisis económico del tamaño del Estado en España recomendaría eliminar el Estado Autonómico y fortalecer los Municipios, porque las Autonomías suponen un gasto "social" del 17% del PIB de España, y aún mayor si se calculase el coste de sus barreras comerciales (*).

[7] Un análisis político de la viabilidad de los cambios institucionales recomendaría, como mínimo, intentar que quedasen 17 gobiernos regionales con competencias ejecutivas reducidas y fijas; y, si fuese posible, sin los 17 parlamentos autonómicos, porque sólo sirven para legislar leyes autonómicas que interponen barreras comerciales, rompen la unicidad de mercado y discriminan ciudadanos, contribuyendo a sumar más de 100.000 normas al año en España (**).

LEER MÁS  http://plataformaconstitucional.blogspot.com/

 

trafalgares y lepantos
Los federales
Kiko Méndez-Monasterio www.gaceta.es 18 Septiembre 2013

El modelo socialista que se implantó en España se está pudriendo a toda velocidad.

Curioso, que se está juzgando el caso Faisán mientras Rubalcaba se dedica a contarnos que otras formas de estado son posibles, casi como un Moisés señalando hacia el desierto.Resulta difícil saber si está tratando de distraer la atención sobre el chivatazo policial a ETA cuando él era ministro de Interior, o si de verdad se cree que los problemas de España se arreglan cambiando el nombre de la estructura territorial. Probablemente pretende las dos cosas. El modelo socialista que en este país se implantó el siglo pasado se está pudriendo a toda velocidad, entre otras razones porque uno de los puntales del régimen era el propio PSOE, que hacía las veces de Movimiento Nacional, y que ahora –al igual que le sucedió a su antecesor– es un partido en descomposición, en buena parte sustituido por el poderoso sector progre del PP. Por ejemplo, al lado de Alfonso Alonso o de Celia Villalobos, gentes como Corcuera o Rodríguez Ibarra parecen falangistas de los que irrumpieron en Blanquerna, a bofetadas.

Con el aliento judicial en el pescuezo, diezmados por las luchas fraticidas, apestando a corrupción y percibidos como culpables de la crisis, a los viejos sociatas de Ferraz se les acaban las pancartas con las que engatusar al electorado. La izquierda radical –alimentada por ZP– se inclina por iconos más reconocibles, como Sánchez Gordillo y sus bandoleros serranos; y la progresía se muere de ganas porque la vicepresidenta Soraya les invite a una recepción. Rubalcaba –que ha sobrevivido al Faisán– probablemente sucumbirá a las exigencias del marketing. Pero hasta que los chaconistas encuentren una nueva cara –o se decidan a regresar del exilio– los restos del aparato están ensayando una huida hacia adelante: promover el discurso federal como enésimo intento de vertebración de España, y utilizarlo a la vez como sutura en sus propias filas. Sus estrategas piensan que, en el peor de los casos, al menos el debate servirá para tapar un poco el escándalo de los ERE y el Faisán, los dos asuntos de actualidad que mejor resumen las consecuencias del socialismo en el poder. Y esto también es curioso: los federales quieren hacerse un nuevo hueco en la política promoviendo una solución que es más disolución, proponiendo como modelo nacional la estructura de su propio partido. Algo, en fin, tan vanguardista como lo soviético. No es exagerado sospechar que todos los socialistas españoles han crecido con envidia o añoranza del politburó.

La carta
José Carlos Rodríguez www.gaceta.es 18 Septiembre 2013

Rajoy dice, y piensa, que Cataluña y España pueden separarse. Pero que, si lo hacen, incurrirán en costes.

El autonómico Mas y el nacional Rajoy se han intercambiado sendas cartas. En la primera, el catalán hace revista de tropas del discurso secesionista. “Voluntad de autogobierno del pueblo catalán”, “pueblo de Cataluña”, “encaje de Cataluña en España”, y demás. El despliegue de Mariano Rajoy no ha sido más brillante. Es más, resulta demoledor.

No le recuerda a Artur Mas el título con el que blasona el hombre, el de president(e) de una comunidad autónoma. Es el representante del Estado (español, si les gustan los pleonasmos), en Cataluña. Le ofrece diálogo, pero en su diccionario aparece como sinónimo de dilación: es un “diálogo que no tiene fecha de caducidad”. Mariano Rajoy quiere ganar la partida a los nacionalistas ¡por aburrimiento! No, hombre, no, si a aburrientes no hay quien les venza, ni siquiera usted; si empiezan a hablar de “pueblo”, “autodeterminación” y demás, y a cualquier españolito se le deprimen los humores.

Un diálogo, además, que acepta los objetivos y los términos impuestos por Mas, y que son inadmisibles para un presidente del Gobierno, así Zapatero o Rajoy o cualquiera que jure su cargo. “Pueblo de Cataluña”, “encaje en España” y lo que usted quiera. Diálogo. Sin fecha de caducidad. Es más, puesto que dice que está “convencido de la extraordinaria relevancia que Cataluña tiene para el conjunto de España”, Rajoy, Mariano, tiene claro que una y otra son realidades paralelas, que avanzan en el tiempo, pero que pertenecen a espacios diferentes.

El mensaje disolvente de Mariano Rajoy es aún peor, pues dice: “Pienso asimismo que los vínculos que nos mantienen unidos no pueden desatarse sin enormes costes afectivos, económicos, políticos y sociales”.

Es decir, que piensa lo que dice, lo cual, a la luz de lo firmado en la carta, resulta demoledor. Y dice, y piensa, que Cataluña y España pueden separarse. Pero que, eso sí, si lo hacen incurrirán en costes: afectivos, económicos, y demás. Como si los nacionalistas no hubiesen tenido en cuenta los costes y no los viesen minúsculos en comparación con los beneficios que ellos, desde luego ellos, piensan sacar de este negocio. Como si Mas y sus cuates no viesen algunos de esos costes como fuentes de nuevos beneficios. No hay conflicto posible con el resto de España que ellos no vean como una nueva oportunidad para ahondar la zanja afectiva entre españoles, a la que Mariano Rajoy contribuye con esta carta.

La estrategia del aburrimiento ad infinitum, además de estar condenada al fracaso, oculta que hay algo fundamental que Rajoy no ha dejado en esa carta. Habla del “marco legal” como si fuese una molestia que ambos tienen que asumir, y su cumplimiento como algo que puede postergar indefinidamente.

Rajoy sabe que perderá la mayoría absoluta en 2015, y asume que pactará con los nacionalistas. Ya lo está haciendo.

La quimera separatista se desinfla
Editorial www.gaceta.es 18 Septiembre 2013

Han bastado un par de gotas de realidad para desinflar el globo de la ensoñación de los separatistas catalanes: primero el vicepresidente de la Comisión Europea, el bilbaíno Joaquín Almunia, y después el portavoz del Parlamento Europeo, el barcelonés Jaume Duch, han dejado claro que si una parte de un Estado miembro de la Unión Europea se escinde, deja de pertenecer automáticamente a la Unión, y si quisiera reingresar necesitaría no sólo una negociación, sino además la unanimidad de los Estados miembros. Mientras Almunia contestó a una pregunta sobre el caso catalán con las generales de la ley, Duch entró en otros aspectos ad casum, y añadió que para volver a entrar en la UE, Cataluña habría de ser un país miembro de la ONU; y para eso hace falta el voto favorable de dos tercios del Consejo de Seguridad, Francia incluida.

Esta precisión hizo surgir una pregunta sobre cuál cree que sería la posición de Francia, a lo que contestó con una evasiva: “Los países son lo que son”. A Artur Mas le ha faltado tiempo para intentar salir del embrollo en que se ha metido, y ha desgranado unas tiernas consideraciones sobre cómo los separatistas catalanes se sienten en Europa “como en casa”. Pero es probable que incluso él sepa que una secesión política no es una novelita sentimental, y que con esta salida de pata de banco no puede ir por el mundo sin provocar más que una mezcla de perplejidad y lástima. Lo primero, porque ha de resultar sorprendente que un político de estas características presida Cataluña; lo segundo, porque no es nada difícil imaginar la magnitud y las consecuencias del fracaso de una operación en la que se ha puesto tanta propaganda engañosa.

Los portavoces del Partido Popular y de su grupo parlamentario en el Congreso, crecidos, se han despachado a gusto. No hay nada que oponer a eso que los teóricos militares llaman “la explotación del éxito”, aunque parece que en ese partido vienen olvidando que no hay mejor portavoz que el número uno, al menos para las cosas importantes; y todo indica que a muy buena parte del electorado del PP le parecen de suma importancia los desafíos independentistas de los nacionalismos catalán y vasco, con o sin terrorismo de apoyo, razón por la cual millones de votantes populares se hacen cruces de la propensión del presidente a ponerse de perfil y consentir que se violen las leyes, se incumplan las sentencias y se adoctrine a los niños en las escuelas sin cumplir desde el primer instante el compromiso que contrajo cuando juró cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes, y se preguntan qué hará falta para que Mariano Rajoy aparezca ante la opinión pública visiblemente al timón de la nave.

El problema y la solución
Julio José Elías Baturones www.gaceta.es 18 Septiembre 2013

Tras los últimos acontecimientos lo cierto es que hay una sensación que los franceses definen como déjá vu, es decir, de una especie de sobrecogimiento, de frialdad de ánimo, de apatía subliminal sin explicación aparente, o si lo prefieren, como algo extraño y raro que fluye en el ambiente. Con ello quiero reflexionar sobre la carencia generalizada de ilusión, compartida respecto a un futuro próximo, y lo digo desde mi experiencia profesional en dos esferas públicas, como es en la Administración de justicia y en la universidad, con tantos agentes sociales implicados y que considero es paradigmática del estado general de la ciudadanía. Evidentemente, no puedo desdeñar ni ignorar, que esta sensación, fría y distante, es coherente en un país donde el paro se encuentra estancado en más de cinco millones de parados y la pérdida del poder adquisitivo de las familias ha retrocedido a los umbrales de los años ochenta. Pero, como yo digo siempre ante alguien que me plantea su propia situación, “en todo problema, siempre una solución”. Porque, si lo que hacemos es quedarnos petrificados en la angustia, en la pereza y en eso de “permanecer quieto para que no nos quiten de la foto”, inertes ante el desastre en la esperanza inútil de que la tormenta va a pasar y que lo importante es que no nos toque, pues, ciertamente, no es la mejor de las opciones posibles.

Se dice, “este es el mejor agosto en catorce años”. Muy bien, pero el dato es que el paro registrado solo ha bajado en 31 persona, según los datos de las oficinas de empleo. Hombre, la verdad es que tampoco es para “tirar cohetes” precisamente. Y, es un ejemplo más. Pero, volvamos a la solución. Cuando en una familia no hay un euro en el que gastar y se vive sólo en el día a día, lo lógico es que a ninguno de sus miembros les anime levantarse por la mañana y salir a la calle a buscarse la vida, como se puede comprender. Pues bien, una Nación es un conjunto de ciudadanos englobados en familias, empresas, colectivos, sí, pero a partir de cada individuo como ser autónomo y responsable de sus actos. Es como la corriente sanguínea del organismo, que rula entre nuestras venas, pero, si un trombo la obstruye, malo, muy malo.

Entonces, ¿cuál es el camino para solucionar el problema? Con humildad, pero con sentido común, muy fácil: hay que favorecer el riego sanguíneo, no lo contrario, obstruyendo las venas con colesterol malo. En términos socioeconómicos –y utilizando palabras sencillas– aumentando el poder adquisitivo y de consumo de los ciudadanos, reduciendo la brutal presión fiscal a partir de unas políticas de bajadas de impuestos generalizadas y, de forma muy especial, en el IRPF y en el IVA, que son los dos tributos que más afectan a las economías domésticas y de las pequeñas y medianas empresas que, por cierto, son las únicas que dan empleo estable. Si los ingresos suben, también se consigue mayor capacidad de inversión y, por lo tanto, aumenta el crecimiento en PIB nacional, las empresas contratan más y todo va mejor. Es algo tan sencillo que cualquier estudiante de primero de económicas lo sabe.

Claro, no soy tan ignorante como para desconocer que todo ello tiene una contrapartida inevitable. El Estado, es decir, el conjunto de las Administraciones Públicas, necesita también que se le suministre combustible para subsistir o, dicho en otras palabras, también sencillas, dinero público, y para ello, los ingresos deben de llegar, bien en deuda pública, bien en déficit o de la tributación. Pero, esto es como la pescadilla que se come la cola, si este dinero sólo sale del bolsillo de los ciudadanos, otra vez retomamos el mismo círculo vicioso. Pues, muy fácil de nuevo, reformemos la envergadura de estas Administraciones para ajustarlas al mínimo común múltiplo y, no al contrario, al máximo común divisor, es decir, hay que conseguir menos Estado, a cambio de más y mejor Sociedad. Un lema o paradigma liberal, sí, pero, sobre todo, de sentido común.

Por lo tanto, el problema tiene como solución la de sacrificar, de forma realista y pragmática, una estructura estatal que no es ya sostenible. A partir de esta conclusión, todo será más fácil para el conjunto de los ciudadanos, porque, ellos verán una luz al final de este túnel y se animarán a buscar empleo, a invertir y producir, única forma de recuperar el sendero del crecimiento y de la riqueza desde Adam Smith. Pero, para emprender estas políticas hay que tener coherencia y firmeza en las convicciones, punto de partida de un Gobierno de derechas responsable y sensato, que piensa en el bien común y no en las elecciones de dentro de uno o dos años.

*Julio José Elías Baturones es doctor en Derecho y profesor de Derecho Procesal y Penal de la Universidad de Sevilla.

Lo que no puede ser
José María Carrascal ABC 18 Septiembre 2013

CATALUÑA, o para ser más precisos, la elite que hoy la gobierna, está dispuesta a ignorar no ya la normativa española, como vienen haciendo sistemáticamente desde hace décadas, sino también la europea. Acabamos de tener el mejor ejemplo con su reacción a la advertencia de Bruselas de que, de independizarse, saldrían de la UE. No fue sólo la opinión del Comisario Almunia, que por español podría tomarse como parcial, sino la de la portavoz de la Comisión, Pia Ahrenkilde, que confirmó que, en tal caso, «Cataluña se convertiría en un tercer país». O sea, fuera. Dos declaraciones oficiales. En Bruselas empieza a preocupar el caso catalán.

Pues bueno, tales advertencias han sido acogidas por las autoridades catalanas con la displicencia con que acogen las que le llegan de Madrid. El consejero de Economía y Hacienda de la Generalitat, Mas-Colell, que acababa de escuchar a Almunia, lo despachó con «una lectura jurídica estricta del Tratado de la Unión». ¿Qué quería, una lectura no jurídica y, además, no estricta? Acostumbrados a saltarse a la torera, perdón por el símil, la normativa española, quieren hacer lo mismo con la europea. Pero por más vueltas que le den, «lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible», como decía el torero, para seguir en la tauromaquia. El «además», en este caso, es que para entrar en la Comunidad, una vez salido, se necesita el voto unánime de todos sus miembros, habiendo alguno más que España que se opondría a ese ingreso, para no sentar malos ejemplos que pueden afectarle.

Nada de ello, sin embargo, hace mella en unos independentistas que niegan no sólo las leyes, sino también la realidad, algo bastante más grave. Pues las leyes pueden violarse, incluso a veces impunemente, pero la realidad, no. La realidad es muy testaruda y como te empeñes en negarla te estrellas contra ella. El gran problema del independentismo catalán no es que se quedaría fuera de la Comunidad Europea. Es que se quedaría fuera de España. Y si es verdad que España necesita a Cataluña, Cataluña, pese a todas las fábulas que se han inventado sus independentistas, necesita aún más a España. Ellos la pintan como un Luxemburgo, un Mónaco, un Gibraltar incluso, ricos, libres, incluidos en la Unión Europea y viviendo a costa del mercado español. Pero eso es una fantasía y una mentira. Las puertas de España se cerrarían. Con todas sus consecuencias, que son muchas y dolorosas.

Llega el momento de hablar claro, de decir a Cataluña cuáles serán las consecuencias del paso que sus líderes le proponen dar, los mismos líderes que la han llevado a la bancarrota e intentan llevarla al ostracismo. Decírselo como se lo ha dicho Bruselas. Rajoy ha sido más suave. Les propone negociar. Insinúa que puede haber más dinero para ellos. Pero ellos no quieren negociar y el dinero lo emplearán en potenciar su apuesta independentista. Lo que ellos quieren es que «España se rinda», como clamaban esos niños catalanes adoctrinados en el independentismo. Cuanto antes se les diga que España no está dispuesta a rendirse, mejor para todos.

La infancia al servicio de la causa separatista
EDITORIAL Libertad Digital 18 Septiembre 2013

Por si fuera poco las doce horas de directo que TV3 dedicó a las reivindicaciones secesionistas de la Diada, la televisión autonómica catalana transmitió apenas 24 horas después un reportaje sobre la "cadena humana por la independencia" para el informativo destinado a niños que emite su canal infantil. Allí se pudo ver cómo niños de entre 12 y 14 años, envueltos en banderas esteladas, abogaban por la independencia de Cataluña con declaraciones tales como "España tendrá que rendirse" o "Cataluña perdió su independencia en 1714".

Está visto que los nacionalistas están dispuestos a recurrir a todo –incluida la utilización de la infancia como medio de propaganda política– en favor de su causa separatista. Lo que, lamentablemente, también ha quedado una vez más de manifiesto es la falta de reacción de los partidos supuestamente constitucionalistas ante este bochornoso espectáculo, propio de un régimen colectivista y totalitario: si el PP –únicamente por boca de Alfonso Alonso– se ha limitado a pedir que programas así "no se repitan", el PSOE no ha hecho declaración alguna. Sólo la reacción de Ciutadans ha estado a la altura de esta "locura de manipulación y propaganda" y ha pedido a la Fiscalía que estudie si con ella se ha vulnerado la Ley del Menor.

Lo que es evidente es que hemos asistido a nueva y bochornosa utilización del dinero público y de la infancia a favor de un proyecto destinado a erradicar de Cataluña todos los lazos históricos, lingüísticos, jurídicos y afectivos que unen a los catalanes con el resto de los españoles. Lo que está también claro es que este espectáculo no es sino lógico reflejo de años de educación en el desconocimiento y en la desafección, cuando no en la mentira y en el odio, hacia España; todo ello con la irresponsable condescendencia de unas autoridades españolas que, con tal de evitar el conflicto con los nacionalistas, han abdicado de sus responsabilidades.

Esta claro que este lamentable perfil bajo que las autoridades españolas están manteniendo ante el desafío secesionista catalán, lejos de ser una solución, está siendo parte decisiva del problema. El nacionalismo ha demostrado de palabra y de obra que prefiere elevar los impuestos a los catalanes, endeudarlos o recortarles servicios como la educación o la sanidad antes que renunciar a su proyecto de construcción nacional, por muy ilegal y caro que sea. Los casi mil millones de euros del contribuyente que la Generalidad ha inyectado en los últimos tres ejercicios a TV3 es sólo una pequeña muestra.

Lo lamentable es que para ello los nacionalistas hayan contado y sigan contando con el auxilio financiero de una Administración central que en ningún momento ha condicionado esa financiación extraordinaria al cese de todo este gasto destinado a respaldar, también entre la infancia, un ilegal y empobrecedor proyecto de sedición y de ruptura. Pero en eso estamos y en eso seguimos.

REACCIONARIOS EN CADENA
Fernando García de Cortázar Ruiz de Aguirre. ABC 18 Septiembre 2013

Alguien dijo que malos son los tiempos en que hay que luchar por lo evidente. Me temo que son mucho peores las épocas en que sólo se lucha por las apariencias. El nacionalismo catalán, despeñado en una tenaz y creciente agresividad ideológica, es el riesgo más grave para la recuperación de una España plural e integradora, dispuesta a creer en sí misma. Y esa amenaza de desintegración ha sido levantada con tanta abundancia de materiales propagandísticos como escasez de recursos argumentales. Se ha volcado en una exhibición de supuestos atropellos, de humillaciones imaginarias, que se han colado sin aduanas en un sector de la sociedad catalana. Porque este es el resultado de cuarenta años de discurso nacionalista: que un número no desdeñable de catalanes, por minoritario que sea, pueda verse como un pueblo sistemáticamente asediado, al borde de un holocausto cultural y de una aniquilación de derechos, siempre a manos de la genocida metrópoli española, no menos imaginaria que la colonia de bisutería en que el nacionalismo ha pretendido convertir Cataluña.

La cadena humana que ha recorrido el paisaje catalán es la última y suprema exhibición de una liturgia de toma de conciencia, mezcla agotadora de irritación y melancolía, que persigue mostrar la ceguera deliberada de quienes no somos nacionalistas. De nada sirve que la puesta en escena de la pretendida voluntad unánime de un pueblo pueda contradecirse con la actitud de millones de catalanes que ni se han molestado en sumarse a la cadena o la han combatido con firmeza. Esa captura y encadenamiento del paisaje catalán a manos de una muchedumbre de independentistas no admite más confusiones que las que quieran aceptarse por el habitual silencio o la timidez enfermiza de nuestros dirigentes políticos. Ahí están los resultados electorales, ahí están los votos no independentistas para confirmar la verdadera representación política en la democracia, lejos de los rituales populistas destinados a compensar las situaciones minoritarias con la opulencia impresionista de su escenificación.

El hecho de que se confundan estos dos niveles, el de la democracia plural y el del populismo nacionalista es ya un signo inequívoco de la corrupción de nuestra cultura constitucional. Contra lo que está proclamando el nacionalismo catalán, la expansión del independentismo no es el resultado natural de la toma de conciencia de un pueblo, ni la llegada jubilosa de una nación oprimida al tiempo de su emancipación. Es el producto de una serie de dejaciones de graves responsabilidades, el resultado de una trama de deslealtades a textos acordados, de renuncia a la palabra dada y de manifiesta mala fe que bastaría para expulsar a sus gestores de cualquier instancia política en la que se controle la calidad democrática de los usuarios.

La procacidad nacionalista no conoce el descanso ni escapa de la temeridad cuando se trata de fabricar no sólo identidades permanentes, sino también circunstancias históricas concretas. Si esa cadena humana quiere trasladar a la opinión pública internacional la imagen de un pueblo oprimido por los feroces ejercicios de una administración extranjera, no imagino insulto mayor, propinado a aquellas naciones que realmente fueron víctimas de tal agresión. En su capacidad de distorsión de la realidad, el nacionalismo es capaz de presentar una Cataluña que dispone de instrumentos de autogobierno difíciles de hallar en cualquier régimen federal del mundo, con la expresión heroica y conmovedora de una especie en extinción. ¿De verdad creen algunos de esos pintorescos parias de la tierra que vamos a tragarnos esa monserga, a la vista de lo que ha sido la historia de España? ¿De verdad creen que van a convertir la cadena de la “vía catalana” en el muro de la vergüenza de la mala conciencia nacional de los españoles?

Hace menos de cuarenta años, y con el concurso indispensable de los diputados nacionalistas catalanes España redactó su Constitución. España tomó posesión de su soberanía y los españoles adquirimos por fin la condición de ciudadanos libres. Sin embargo, el nacionalismo catalán se esfuerza ahora en desmentir su compromiso constitucional, diciéndonos que lo que hizo fue mantenerse a la distancia precisa para convertir el esfuerzo de institucionalización de la diversidad de España en el escenario propicio de la impugnación de la unidad nacional. Con suma deslealtad al espíritu y letra constitucionales, todas y cada una de las competencias obtenidas por la Generalitat, todos y cada uno de los recursos destinados a afirmar nuestra pluralidad, han sido utilizados para convertir una cultura regionalista en una identidad que sólo cree cumplirse separándose de España. Con asombrosa mansedumbre, se ha aceptado que la insolencia nacionalista actuase impunemente en su labor de adoctrinamiento ejercido a través de un sistema educativo entregado sin resistencia y de unos medios de comunicación financiados con generosidad. Ninguna nación civilizada ha hecho algo semejante, ningún Estado de nuestro entorno ha permitido un escenario como el que sufrimos.

En el colmo de los despropósitos, la cadena humana ni siquiera representa a la mayoría de los parlamentarios catalanes. Al identificar el “derecho a decidir” con la independencia, los nacionalistas más radicales y coherentes han dejado claro su carácter minoritario. Como buenos populistas, a los organizadores poco les importa lo que opinen las instituciones representativas, especialmente si su legitimidad reside en la Constitución española. Como buenos reaccionarios, sólo les interesan esos ejercicios de sentimentalismo unánime con los que quieren sustituir a las diversas opiniones que se expresen en las urnas. A todos los demás nos incumbe recordar lo que nos unió en los momentos fundacionales de nuestra democracia, la misma que propició la existencia de las actuales instituciones autonómicas. Y lo que nos unió no fue una combinación de integrismos nacionalistas, sino el respeto de todos a una misma nación democrática. No fue el deseo de liberarnos unos de otros, sino la decisión de construir la libertad, la difícil y merecida libertad que tanto se nos había escatimado.

Desde esa actitud podemos poner España en marcha, negándonos a que todo lo que era nuestro se convierta en nada. Desde la palabra, nunca desde la exhibición del gesto. Desde el argumento, nunca desde la banalidad de la consigna. Desde el duro aprendizaje de la historia, nunca desde la cómoda aberración del mito. Hace casi exactamente doscientos años, un monarca miserable quiso hacer que nuestra primera Constitución se borrara de la memoria de los españoles. Como entonces, nosotros podemos reclamar la vigencia de una Carta fundamental que nos devolvió la condición perpetua de ciudadanos. Que otros vivan su identidad a expensas de la tiránica sumisión a la tierra y los muertos, que otros se finjan la desolada representación de una nación oprimida, que otros pretendan encarnar la soberanía de una comunidad imaginaria. Que otros digan “vivan las cadenas”, al son de las campanas que en otro tiempo sirvieron para convocar el somatén.

"La fe nacional y otros escritos sobre España"
Benito Pérez-Galdós Vía JJ Alfaya.  18 Septiembre 2013

Fragmento del libro de Benito Pérez-Galdós "La fe nacional y otros escritos sobre España" publicado en 1912.

"Los dos partidos que se han concordado para turnarse pacíficamente en el Poder son dos manadas de hombres que no aspiran más que a pastar en el presupuesto. Carecen de ideales, ningún fin elevado los mueve; no mejorarán en lo más mínimo las condiciones de vida de esta infeliz raza, pobrísima y analfabeta. Pasarán unos tras otros dejando todo como hoy se halla, y llevarán a España a un estado de consunción que, de fijo, ha de acabar en muerte. No acometerán ni el problema religioso, ni el económico, ni el educativo; no harán más que burocracia pura, caciquismo, estéril trabajo de recomendaciones, favores a los amigotes, legislar sin ninguna eficacia práctica, y adelante con los farolitos... Si nada se puede esperar de las turbas monárquicas, tampoco debemos tener fe en la grey revolucionaria (...) No creo ni en los revolucionarios de nuevo cuño ni en los antediluvianos (...) La España que aspira a un cambio radical y violento de la política se está quedando, a mi entender, tan anémica como la otra. Han de pasar años, tal vez lustros, antes de que este Régimen, atacado de tuberculosis ética, sea sustituido por otro que traiga nueva sangre y nuevos focos de lumbre mental".

Tendremos que esperar como mínimo 100 años más para que en este tiempo "si hay mucha suerte" nazcan personas más sabias y menos chorizos de los que tenemos actualmente.... ¡Pobres españoles! Lo que nos costara recuperar lo perdido.

PUES YA HAN PASADO 101, D. BENITO. Se quedó Vd. corto...
- See more at: http://juanjulioalfaya.blogspot.com.es/2013/09/la-fe-nacional-y-otros-escritos-sobre.html#sthash.mcJQtLGP.dpuf

La crisis de lo intelectual: la verdadera crisis de España
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 18 Septiembre 2013

Para los políticos la crisis es económica y sus soluciones también. Sólo algunos analistas radicales se atreven a decir lo evidente: es una crisis de mentes, principios y cultura.

Me entristece comprobar cada día cómo nuestros responsables de la cultura y de la educación, ayer como hoy, viven satisfechos de la miseria que presiden y de la que son en gran medida responsables. Nuestra crisis, antes que de economía o de empleo, es de formación y de orientación. Esta comunidad no conoce su identidad ni su rumbo. Por eso me alegra ver cómo una pluma joven como la de Daniel Priego Lacosta rompe moldes.

´A veces recuerdo mi época de estudiante. Reconozco que nunca he sido un estudiante notable. Mis notas eran medias tirando más bien a justas y mis resultados académicos se medían en el interés personal que me suscitaba cada una de las asignaturas. A veces tenía interés, pero no me esforzaba o no captaba la esencia o simplemente no estudiaba. De aquellos años me llevo las clases de griego, latín e historia del arte, pero hay una que ahora hubiera querido haber prestado más atención y nunca lo hice. Fue filosofía. Nunca entendí el valor de esa asignatura que pasa fugazmente en un curso en el que apenas da tiempo a asimilar las cosas. Engulles, engulles y finalmente lo vomitas todo en la selectividad, lo hayas digerido o no. La suspendí y me quedó para septiembre junto con historia de España e historia de Navarra. Recuerdo que lo único que entendía, o quizá me esforzaba por entender, era Platón, Santo Tomás, vagamente Marx y potencialmente Ortega y Gasset. Por aquel entonces ya advertía la ausencia de autores españoles dentro de la materia, pero era algo que no cobraba importancia. Simplemente era un hecho´.

´Al poco decidí estudiar Filología Hispánica y en los dos años que estuve pude descubrir y en algunos casos más bien redescubrir algunos autores españoles que sin duda han dejado una gran huella en la literatura a nivel nacional e internacional. Recuerdo redescubrir a Leopoldo Alas. Había intentado leer La Regenta apenas cuatro años atrás. Me avergüenza reconocer que no llegué a pasar de la tercera página. No entendía el libro y no era capaz de reconocer aquella obra de arte. Cuatro años más tarde en una clase donde el profesor nos hablaba sobre el papel del autor como abstracto y como concreto en la literatura nos puso un fragmento de la obra que no pude digerir en otro tiempo. Una absoluta y genuina obra de arte se abría paso ante mis ojos y explotaba en mi cerebro impregnándolo de aquella majestuosidad que obvié desde el principio, no por ignorancia, sino por falta de recursos. Algo no tan significante, quizá me ocurrió con otros tantos autores. En concreto recuerdo las clases de literatura medieval como un galimatías lingüístico que no estaba a mi alcance. También recuerdo a Antonio Machado, quien ya había descubierto en etapa por la ESO, pero obtuvo otro enfoque´.

´Una de las clases que más cariño tenía y donde más disfrutaba sin duda era una asignatura optativa en la que básicamente hablábamos sobre teoría de la literatura. Descubrí a un grandísimo genio: Buero Vallejo. Su Historia de una Escalera fue sin duda ese pequeño empujón que hizo que amara el teatro en general y concretamente el español, como quien ama incondicionalmente y jura amor eterno a un amante. Aún no advertía las consecuencias de esa obra, pero entendí que el teatro es un arma muy significante y de doble filo que pasa desapercibida si no sabes mirar entre líneas. Seguí descubriendo autores, obras y temas que la literatura nos podría ofrecer: un sinfín de mundos donde la revolución se hacía desde fuera hacia dentro. El libro es la puerta que accede a ese ser rebelde dentro de ti que quiere descubrir´.

´Gracias a la literatura y años más tarde conocía otros artistas pertenecientes a otro tipo de disciplina no necesariamente con la literatura e incluso intelectuales de campos tan extraños y ajenos a mí como la medicina, por ejemplo. Volví a toparme con Ortega y Gasset, pero con otra perspectiva. Encontré a Ramón y Cajal, Dalí, Giner de los Ríos, Unamuno y un puñado generoso de autores, escultores, pintores y en general, rebeldes españoles que habían sacado su rebelde interior para que otros pudieran encontrar el suyo interior´.

´Mucho intelectual español, si duda, pero... ¿qué fue de aquellos intelectuales? ¿Qué nos queda todo aquello que se fue gestando hasta el s. XX? Únicamente nos quedan los recuerdos, la falsa promesa que nos dejan sus libros. Ahora no interesa que haya intelectuales, nadie quiere ser rebelde porque es más cómodo ser abducido por la caja tonta, por aquel esperpento telemático que nos devuelve una imagen reflejada en ese espejo cóncavo que Valle-Inclán nos había descrito decenios antes. Ser inteligente no está de moda, no está de moda pensar ni llevar la contraria. Quizá el lector orgulloso que lea estas líneas se sienta ofendido con estas palabras e incluso imagino cuáles pueden ser las excusas que proclame para intentar salvarse, pero no, querido amigo. La mayoría de nosotros nos encontramos inmersos en una espiral que nos lleva a un único camino´.

´Sí, es posible y de hecho por el bien cultural de este país hay gente que se interesan y promulgan la cultura, pero hay otra muchísima más que promulga la pseudo-cultura o la cultura del pop que se basa en los términos capitalistas: cultura es igual a consumo. La pseudo-cultura es aquella que te venden por los ojos, que compra la masa y que pasa a ser un aspecto común de toda la población. No hay elección, no hay ningún tipo de proceso artístico en la mayoría de los casos, porque hay que vender y hay que crear algo rápido y sencillo para que la sociedad de burros compradores no tenga que pensar demasiado. Todo está mascado y no hay más que hacer. En España lo intelectual murió progresivamente el día que la censura y el miedo se apoderaron del pueblo. Un pueblo inculto, obviamente, es más fácil de manejar y cuanto menos se pregunte más manejable será, y como consecuencia España, pueblo inculto y maleable, es un pueblo con una crisis cultural como no la ha conocido antes. No somos conscientes de ella, porque la memoria es muy frágil, pero por desgracia hasta que no sanemos este mal y lo eliminemos de raíz de este país, nuestra España será una España destinada a lo cochambroso y mísero´.

Daniel Priego Lacosta

Censurar la historia
Fermín Bocos Estrella Digital 18 Septiembre 2013

Hay muchas formas de censura. La más grosera de todas es aquella que no se conforma con ocultar la verdad sino que, además, recurre a la manipulación de los hechos. En ése registro habría que incluir, la línea "pedagógica" seguida en algunos colegios catalanes en los que, a juzgar por lo que dice alguno de los alumnos les explican que Cataluña "perdió su independencia en 1714". Se lo hemos oído decir a un chico de 12 años reclutado por TV3 para un reportaje emitido a lo largo de la programación que éste canal consagró el pasado día 11 a la llamada "Vía Catalana". La manipulación del devenir de la Historia suele ir unida a intereses de naturaleza política. Como paso previo a su posterior liquidación física, Josef Stalin ordenó el borrado de la imagen de León Trotsky de todas las fotografías que reflejaban la presencia de éste revolucionario en algunos de los episodios que jalonaron el triunfo de los soviets en Rusia. Stalin no podía soportar el carisma y el tirón político de quien gozaba de la estima de Lenin y había sido el artífice del Ejército Rojo.

La manipulación del devenir de la Historia suele ir unida a intereses de naturaleza política

La censura también puede presentar el rostro del silencio impuesto por la fuerza de leyes represivas. Durante el franquismo, en España, amén de la censura que gravitaba sobre los periódicos y se reflejaba en la poda o mutilación de muchos de los contenidos que conformaban la actualidad del día a día, había otra que alcanzaba al trabajo de los historiadores, quienes, por ejemplo, no podían publicar nada sobre lo ocurrido en la guerra de Ifni, perdida colonia cuyo rastro-tras ser anexionada por Marruecos-, se borró durante años de periódicos, libros y revistas de Historia.

Ya digo que la censura y la manipulación tienen muchas caras .Un caso reciente lo tenemos en una decisión del Ayuntamiento de Barcelona (alcalde Xavier Trías, CiU) quien ha negado a los productores de la serie "Isabel " -se emite en TVE con gran éxito de audiencia- un permiso para rodar y recrear en la Plaza del Rey el histórico episodio del recibimiento ofrecido en 1493 por los Reyes Católicos a Cristóbal Colón a su regreso del primer viaje a las Indias. Los historiadores no se ponen de acuerdo en si el encuentro tuvo lugar en el Salón del Tinell (ubicado en el Ayuntamiento de Barcelona) o si fue en el monasterio de San Jerónimo de la Murtra , en Badalona. Dónde si hay coincidencia entre los observadores de la política catalana es en señalar que al alcalde Trías, embarcado como Artur Mas, su jefe político, en la deriva separatistas, le resulta insoportable la idea de que en uno de los capítulos de la mencionada serie, los teleespectadores de siglo XXI pudieran ver -y sacar conclusiones políticas- de un hecho acaecido hace más de 500 años. Un hecho en el que los protagonistas -Colón aparte-, eran dos monarcas: Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, quienes al uncir el destino de sus respectivos reinos crearon el primer Estado moderno de Europa Desde entonces, en todo el mundo, a ése Estado se le han venido llamando España. A juzgar por su negativa a dejar rodar a la televisión en la mencionada plaza, eso es lo que estomaga al alcalde Trías. ¡Pobre hombre¡

¿La Cataluña independiente podrá utilizar el Euro?
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 18 Septiembre 2013

Si te gusta el mensaje de Masby, a mi no me lo cuentes, díselo a tus amigos y divúlgalo por las Redes. Gracias

Mucho se está hablando de las repercusiones sociales, económicas y políticas que acarrearía la independencia para los catalanes. Una de ella es la moneda. ¿Podrá Cataluña utilizar el euro como moneda?, Sí, rotundamente sí.

Hay que tener en cuenta que la moneda no es propiedad de un país y Cataluña podría seguir utilizando el Euro como podría optar por usar el dólar americano. De hecho algo parecido hizo Argentina con su paridad con el dólar americano. Fue la gran parida argentina y así le fue. ¿Te acuerdas?, se fueron a la mierda.

Si un país utiliza la moneda de otro país estará indefenso y sin herramientas para corregir el déficit interno, las oscilaciones del PIB y un sinfín de parámetros productivos y competitivos propios. Es decir, estará económicamente desarmado. Sólo pequeños países o principados como Andorra, Mónaco, etc utilizan la moneda de otro país.

Por tanto y llegado el momento, lo inteligente es que los catalanes creen una moneda propia para poderla devaluar y adaptarla progresivamente a la nueva realidad de la pobreza catalana. De hecho La Generalidad ya ha encargado un estudio para encontrar el nombre más adecuado para la futura moneda de la República Catalana. Todo apunta que se llamará el “Catalufo”.

Todas las previsiones señalan que en un principio el valor del Catalufo tendría la paridad del Euro, pero a los pocos años las regulaciones internas situarían al Catalufo como moneda basura debido a su devaluación, es decir, un Euro tendría un valor al cambio de unos 1.000 Catalufos.

Hay muchas cosas que la Generalidad no cuenta a las víctimas paranoicas independentistas, empezando por Erasmus que tan sólo será un efímero recuerdo para los estudiantes catalanes y terminando por la muerte comercial del puerto de Barcelona. Demasiado puerto para una región tan pequeña.

El otro día Hermann Tertsch apuntaba 13TV que Cataluña pretenderá pedir la anexión a Europa igual que… creo que mencionó Kosovo. Pues bien, eso no será posible. No sé si para entonces los traidores que gobiernen España vetarán la entrada de Cataluña a Europa, pero puedo asegurar que Francia no permitirá esa anexión ya que ello legitimaría en un futuro que los catalanes reclamasen, lo que ellos llaman La Cataluña del norte. Siempre he dicho que los franceses son unos guarros y todo lo que tú quieras, pero puedo afirmar que no son gilipollas.

Y ahora un pequeño detalle que parece que nadie ha comentado. Una de los pilares económicos de Cataluña es y será el eje o corredor Mediterráneo, pues bien, hasta eso se irá a la mierda. Estoy convencido –según la ley de probabilidades- que en un momento determinado saldrá algún político decente y español –sé que es mucho pedir- que tome cartas en el asunto y proyecte una súper autopista sin peaje que partiendo de Castellón, pase por Alcañiz y bordeando Cataluña conecte con Toulouse camino del norte de Europa. El eje norte-sur español. ¡¡Bye, bye Cataluña!! y bye, bye corredor Mediterráneo.

Y sobre la puerta del Mediterráneo, sin problemas, ahí está Valencia que ya ha hecho sus deberes con el puerto.

Por fin el sueño catalán hecho realidad, ciudadanos endogámicos sin movilidad laboral por Europa y por fin no necesitarán aprender otras lenguas.

Es cierto que con esta paranoia separatista vamos a perder todos, unos no podremos comer butifarra y ellos no comerán jamón de jabugo, pero no pasa nada, es inimaginable el poder de adaptación que tiene el ser humano a la imbecilidad.

Así lo pienso y así lo digo.
Juan Vte. Santacreu – Periodista Digital –

El Faisán precocinado
Editorial www.gaceta.es 18 Septiembre 2013

El faisán es ave exótica que se resiste a la manipulación, pero el caso Faisán, que en su momento prometía emociones intensas y tormentas políticas de altura, está empezando a convertirse en un caldo de cocina bastante lejano a cualquier plato exquisito. Es lo que ocurre con la Justicia cuando se somete a la conveniencia política, que puede acabar haciendo blanco lo que era extremadamente oscuro. Para nuestra desgracia no será la primera vez, ni la última. Las pruebas de la defensa distan bastante de ser contundentes y los argumentos de las acusaciones parecen bastante más sólidos a cualquier espectador imparcial, pero seguir la senda del buen sentido en este caso puede llevar a donde este Gobierno, que agitó el caso debidamente cuando estaba combatiendo a Zapatero y en época de promesas, probablemente no tenga demasiada intención de ir, de modo que es muy probable que se de por buena la anulación de la principal prueba, el hecho cuya realidad no dejaría lugar a ninguna duda pero que puede pasar al reino de la nada entre togas, reglamentos, prescripciones y otras argucias procesales.

Se trata de dar por probada una verdad judicial y procesal que no tiene un pase, que dos policías se aventuraron a interferir en una operación de altura sin que ningún político, siempre dedicados a su noble misión y con conductas impecables, haya sugerido nunca que tal insólita acción se llevase a cabo. Poco importa que la policía aparezca ante la opinión como una banda caótica de llaneros solitarios dedicados a la improvisación y a la misericordia con los criminales, todo antes que reconocer que los políticos que estaban en el plan de paz metieron mano en un asunto tan feo, que nos traicionaron y echaron por tierra una operación bien montada y eficaz contra los terroristas.

El informe pericial, tal como desvela hoy LA GACETA, no deja lugar a las dudas, pero los peritos no son los encargados de hacer Justicia, menester que queda en manos más sabias, tornadizas y poderosas.

Los ciudadanos pueden asistir nuevamente impotentes al espectáculo de una Justicia complaciente con el poder y severa con los razonamientos comunes. Nada es lo que parece, sino lo que establezca el Juez en su sentencia, pero lo que no se podrá evitar es la penosa sensación de que nos podíamos ahorrar todo este circo judicial si la Justicia fuese realmente independiente, si los partidos, el uno y el otro, no la acorralasen para que nunca les haga ni sombra ni molestia. Es una pena que no haya la energía moral suficiente como para mantener la verdad que las pruebas y el buen sentido indican y que se nos quiera hacer tragar un faisán cocinado e insípido, cuando se alardeó de que el caso era una prueba de fuego de la incoherencia y chapucería de una política antiterrorista que ahora es homologada por el Gobierno y bendecida por los Tribunales.

La encerrona a unos alumnos baleares muestra el adoctrinamiento
Ely de Valle www.elsemanaldigital.com 18 Septiembre 2013

Colegios que admiten "manifestación" como animal de compañía. El chocolate viene del cacao que sale de un árbol. Eso lo convierte en una planta, por tanto el chocolate cuenta como ensalada.

Colegios que admiten "manifestación" como animal de compañía. Este estupendo argumento capturado en esa inmensa despensa de frases geniales que son las redes sociales, es idéntico al que han utilizado algunos colegios en Baleares: para ir a una manifestación en horario lectivo hay que salir del colegio. Del colegio sólo se sale para realizar tareas lúdicas y/o culturales, así que admitimos manifestación como actividad extraescolar.

Es con lo que se han encontrado algunos padres que firmaron una autorización para que sus niños salieran de excursión con sus profesores sin saber que el plan era ir a manifestarse a la sede del Govern. Increíble pero cierto. Y lo más increíble de todo es que seguramente la cosa se quedará en una anécdota sin más trascendencia, aunque la tiene y mucha, porque refleja con absoluta nitidez cómo estamos siendo colonizados por una epidemia de falta de respeto - esa palabra casi en desuso- generalizada.

No son pocos los historiadores que mantienen que los imperios más florecientes deben su muerte a un exceso de civilización que les obligaba a acatar ciertas normas y, al mismo tiempo, a ser condescendientes con quienes las infringían. Lo que ahora conocemos como buenismo. Si esto es así, estamos en la rampa de descenso.

Más allá de lo que supone utilizar políticamente a niños, que ya es muy gordo, el hecho de querer engañar con la burda triquiñuela de disfrazar al lobo de oveja, denota una falta de respeto supino de esos maestros hacia su oficio de educadores, hacia su responsabilidad de velar por la seguridad de los menores e incluso, hacia la causa por la que se manifestaban, que si es justa no debería necesitar de una clac absolutamente falta de criterio.

Desde luego hay padres encantados con la iniciativa, porque de todo hay en la viña del señor, y no me extrañaría tampoco que los que han protestado sean relegados a la última fila en las reuniones de la APA. La consideración hacia los demás se ha sustituido por la ley del más fuerte, del que más grita, del que no tiene miedo a las normas porque sabe que incumplirlas sale gratis. Hoy ha sido una manifestación camuflada de excursión campestre, pero mañana esos mismos padres pueden encontrarse con que los trabajos manuales consisten en aprender a hacer la higa. Avisados estamos.

La cuestión de Gibraltar (I)
José Luis Manzanares www.republica.com 18 Septiembre 2013

Gibraltar es una colonia del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, o más exactamente de Inglaterra, en territorio español. Sobre ello están de acuerdo Londres y Madrid. Y las Naciones Unidas se han pronunciado sin reservas por su descolonización en aras de la integridad territorial de España. Otra cosa es que ese pronunciamiento carezca de fuerza ejecutiva. Sólo se invita a ambos países para abrir un diálogo que ponga fin a tan anacrónica situación. Unas conversaciones difíciles cuando una de las partes no quiere escuchar. El pretexto es en este caso que la población gibraltareña prefiere seguir siendo colonia británica antes que parte de España.

Según el artículo X del Tratado de Utrecht, de Paz y Amistad, firmado el año del señor de 1713 entre España e Inglaterra, la primera cede a la segunda “la plena y entera propiedad de la ciudad y castillo de Gibraltar, juntamente con su puerto, defensas y fortalezas que le pertenecen, dando la dicha propiedad absolutamente para que la tenga y goce con entero derecho y para siempre, sin excepción ni impedimento alguno”, pero “sin jurisdicción alguna territorial y sin comunicación alguna abierta con el país circunvecino por parte de tierra”. También se prohíbe el establecimiento allí de moros y judíos, a la vez que se garantiza la libre profesión de la religión católica. Además, y esto es lo que ahora particularmente interesa, se acuerda que España tendrá preferencia (una especie de derecho de tanteo) si un día se arriase la bandera inglesa. Nada, pues, de una futura independencia de la colonia o de su entrega a una tercera potencia contra nuestra voluntad. Londres asegura que la Roca volverá a España tan pronto como su población lo desee.

Gibraltar no fue conquistada por un enemigo en guerra con España, sino que se perdió durante nuestra Guerra de Sucesión para decidir si al trono español, tras el fallecimiento de Carlos II, subiría un Borbón francés o un Habsburgo austriaco. Es lo que entonces se llevaba conforme a un Viejo Régimen que se prolongó hasta la Revolución Francesa. Los protagonistas de la historia no eran tanto las naciones o los pueblos como las familias reinantes. Se trataba de una herencia polémica en la que se llegó a un acuerdo a cambio de que el vencedor apechara con algunos de los gastos del proceso.

El nuevo Rey Felipe V recompensó a Inglaterra, partidaria de su rival, con la entrega de Gibraltar y Menorca, poca cosa en relación con el montante de la herencia. Todo muy de acuerdo con los tiempos, pues entonces, y no sólo en España, no se moría por la patria sino por un rey, emperador o sultán como señor absoluto de tierras y gentes por la gracia de Dios. Después, al compás de los muchos intentos fallidos para reconquistar la colonia por las armas, aquella fue perfilándose más y más como un inaceptable atentado contra la dignidad nacional.

Mientras tanto los ingleses han consolidado su soberanía por tierra mar y aire, se han apoderado de la franja sur de la zona neutral, han disfrutado, al menos de “facto”, de aguas territoriales, han ganado espacio al mar y han sobrevolado las aguas y las tierras españolas. Y Gibraltar ha sumado a los beneficios del habitual contrabando de tabaco los mucho mayores de un paraíso fiscal que se proyecta especialmente sobre su entorno más próximo. ¿Y ahora qué?

De ello se hablará en próximos artículos para terminar con algunas consideraciones sobre los inconvenientes que tiene marear la perdiz de la soberanía con otros temas de índole comparativamente menor como la evasión de impuestos, las sociedades dedicadas a la especulación y las prácticas poco respetuosas con la ecología, desde el bunkering hasta el lanzamiento de bloques de hormigón en aguas de discutida titularidad.

Multas de hasta 90.000 euros
El reportaje con niños de TV3 vulnera la propia ley del menor catalana
La ley catalana prohíbe la participación de niños en contenidos contrarios a la Constitución y el Estatuto de Autonomía.
Pablo Molina Seguir a @pablomolinald Libertad Digital 18 Septiembre 2013

El polémico reportaje emitido por la televisión pública de la Generalidad sobre la cadena por la independencia, en el que aparecían niños de corta edad reclamando la secesión de Cataluña, vulnera lo dispuesto en la propia ley catalana de protección al menor.

En ese programa, emitido por el canal infantil de TV3 "Super3", aparecían niños profiriendo consignas independentistas tales como "si lo queremos tantos catalanes, al final España se rendirá y podremos tener la independencia", en un contexto favorable a las aspiraciones secesionistas de los partidos organizadores del acto.

Pues bien, la Ley 14/2010, de 27 de mayo, de los derechos y las oportunidades en la infancia y la adolescencia, prohíbe expresamente la utilización de menores para la emisión de mensajes contrarios a la Constitución y al Estatuto de Cataluña, como los que se pudieron escuchar en la pieza emitida por el canal infantil de TV3.

En concreto, el artículo 157 de la ley califica de infracción "ofrecer, vender, alquilar, difundir por cualquier medio a los niños o adolescentes, o hacer exposición pública (...) de contenidos que les sean perjudiciales, o que inciten a tener actitudes o conductas que vulneren los derechos y los principios reconocidos en la Constitución o en el Estatuto de Autonomía. El mismo artículo sanciona a continuación la proyección de "material audiovisual de cualquier tipo en lugares públicos o en espectáculos accesibles a los niños o adolescente con los contenidos descritos en el apartado anterior".

La norma señala como "infracción leve" la realización de este tipo de acciones y de grave en el caso de llevarlas a cabo de forma reiterada. En el primer caso la Generalidad está obligada a castigar con multa administrativa de 3.000 euros al infractor y de hasta 90.000 euros en caso de reincidencia.

Y pide revisar los servicios mínimos
Círculo Balear denuncia la utilización de menores por los docentes huelguistas
La denuncia ha sido presentada ante la Fiscalía de Menores, el Defensor del Pueblo y la Oficina de Defensa de Derechos del Menor.
Libertad Digital  18 Septiembre 2013

La Fundación Círculo Balear -FNCB- ha denunciado ante la Fiscalía de Menores, Defensor del Pueblo y Oficina de Defensa de Derechos del Menor la utilización de menores de edad en actos políticos organizados por los docentes huelguistas de Baleares.

La entidad inicia estas acciones judiciales al haber acreditado los padres la utilización de menores sin autorización alguna: "La mayoría de menores no contaban con autorización. Algunos padres sólo tenían constancia de la petición realizada para que sus hijos participaran en una actividad extraescolar. La indignación de los padres se ha producido cuando han comprobado a través de los medios de comunicación que los menores estaban participando en manifestaciones y actos organizados por los docentes nacionalistas. Incluso habiendo desplazado a sus hijos a protestar frente a la sede del gobierno balear".

El presidente de la FNCB, Jorge Campos, ha declarado que: "La denuncia la presentamos ante la Fiscalía de Menores, el Defensor del Pueblo y la Oficina de Defensa de Derechos del Menor del Gobierno Balear para que investiguen los hechos. Creemos que se están vulnerando los derechos de los menores recogidos en la Ley de Protección del Menor de 1996. Hemos puesto en conocimiento de la Fiscalía que los docentes de varios centros educativos de Mallorca han trasladado a menores sin consentimiento paterno a participar en manifestaciones con reivindicaciones políticas convocadas por la Assemblea de Docents y los sindicatos de enseñanza ANPE, UGT, CCOO y STEI".

Además, considera que "la indignación ciudadana crece contra los docentes nacionalistas que quieren continuar con una huelga claramente política. Es lógico que el seguimiento de la misma sea menor cada día ya que no cuenta con el apoyo de los padres ni de la mayoría de la sociedad".

Revisión de Servicios Mínimos
Al respecto, la FNCB también ha comunicado que han solicitado a la consejería de educación del gobierno balear que revise los servicios mínimos pactados.

La entidad ha recibido las quejas de padres de varios centros que no pueden dejar a sus hijos en las aulas porque los servicios mínimos no dan abasto: "No se pueden tolerar las tensiones que se están produciendo en algunos centros, como el CEIP Blanquerna de Marratxi (Mallorca), donde la directora ha impedido a varios padres que pudieran dejar sus hijos en el colegio porque no pueden hacer frente a la gran cantidad de alumnos que acuden. La mayoría quiere hacer sus clases con normalidad". La entidad recuerda que, "en todo caso prevalece el derecho a la educación"

En el programa Info K
El canal infantil de TV3 también explica a los niños cómo 'Cataluña perdió su libertad'
"Felipe V no tuvo nada de compasión de los catalanes", se asegura en el reportaje
 www.lavozlibre.com 18 Septiembre 2013

Barcelona.- El reportaje de Info K -el informativo del canal infantil de TV3- en el que se utiliza a niños que participaron en la cadena humana independentista de la Diada para fomentar el nacionalismo no es ni mucho menos la única muestra del adoctrinamiento que practica la televisión pública catalana.

Esa pieza en la que menores de 12 ó 13 años dicen cosas como “España se rendirá y podremos tener la independencia” o “quiero que Cataluña sea un país libre” ha saltado a las portadas de varios diarios, pero este mismo programa infantil, días después de la Diada, emitió otro reportaje en el que se ofrecía a los niños su particular versión de la historia de Cataluña.

Tal y como publica e-noticies, la voz en off del reportaje comienza diciendo que “seguramente esta historia no es la más alegre que has oído nunca, ni la más triste, ni la más aburrida, pero pon la oreja porque es bien real”. El programa recuerda la Guerra de Sucesión y la lucha entre Castilla, partidaria de los Borbones, y Cataluña, partidaria de Carlos III. Igualmente, señala que a Carlos III le cayó “una herencia” tras la muerte de su hermano. “Heredó un imperio y era tan poderoso que ya no le importaba lo más mínimo ser rey de los catalanes. Y se marchó como si nada”, apunta.

“Lo más grave fue que los ingleses y el resto de aliados de los catalanes también nos dejaron plantados. La guerra estaba bien perdida”, señala, además de denunciar que “el nuevo rey, Felipe V, no tuvo nada de compasión de los catalanes y castigó al pueblo catalán con uno de esos castigos que no se olvidan: el decreto de Nueva Planta”.

“Era un conjunto de leyes que entre otras cosas eliminaban la Generalitat, es decir, el Gobierno. Cataluña perdía así su libertad”, se concluye. El Info K, finalmente, recomienda a los niños tres libros sobre 1714: 'La història que en Roc Pons no coneixia' de Jaume Cabré, '1714' de Jordi Sierra i Fabra y 'Aquell dia de 1714' d'A. Munné-Jordà.

El dispendio del Senado: gastará 350.000 euros en el uso de pinganillos para las sesiones de 2014
La Mesa de la Cámara Alta aprobará el anteproyecto de sus cuentas la próxima semana y mantendrá la polémica partida para traducciones. Ni PP ni PSOE son partidarios de prescindir de este servicio. El presupuesto total del órgano de representación territorial ascenderá a 50 millones, apenas un 0,31% menos que el año pasado.
Nacional www.vozpopuli.com 18 Septiembre 2013

Por segundo año consecutivo desde que el Gobierno del PP llegara a La Moncloa, el Senado mantendrá el uso de los pinganillos durante sus sesiones plenarias y las reuniones de la Comisión General de Comunidades Autónomas, que apenas se ha convocado en esta legislatura. Según fuentes de la Cámara Alta consultadas por Vozpópuli, esta polémica partida, que rondó el año pasado los 350.000 euros, permanecerá "congelada" en las cuentas generales de 2014, cuya memoria acaba de ser remitida a la Mesa. Este órgano aprobará su Presupuesto la próxima semana una vez se celebre la reunión conjunta con el mismo órgano del Congreso para dar el visto bueno a dichas cuentas.

Si bien desde el PP se opusieron en 2010 a la modificación del reglamento que propuso una treintena de senadores de PSC, ERC, ICV, PNV y BNG para traducir al castellano las intervenciones en las lenguas cooficiales, ahora, cuando disponen de mayoría absoluta en el hemiciclo, no se plantean prescindir de este servicio, al entender que el desembolso no es elevado ni supone derroche alguno.

El líder del PSOE extremeño, Guillermo Fernández Vara, confesó en 2011 que sintió "vergüenza" cuando tuvo que usar la traducción simultánea en la Comisión General de Comunidades Autónomas de la Cámara Alta

Desde el PSOE, que apoyó la reivindicación impulsada por los nacionalistas, tampoco hay intención de volver a revisar el reglamento. Y ello pese a que en su seno han aparecido voces críticas al respecto como la del ex presidente de Extremadura y actual líder de los socialistas en esta región, Guillermo Fernández Vara. Al poco tiempo después de su intervención en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado que dio el visto bueno a la propuesta de reforma del Estatuto de Autonomía de Extremadura, Fernández Vara confesó en 2011 que sintió "vergüenza" cuando tuvo que usar los pinganillos. Así, dijo que "se hubiese bajado del escaño" (no era senador) para que no le vieran el día del estreno de este sistema. También señaló que los ciudadanos "no entienden" que los políticos de un mismo país tengan que "hablar a través de traducción simultánea”.

Las fuentes antes citadas explicaron a este diario que el principal coste de seguir utilizando estos pinganillos no lo supone la adquisición de auriculares (en 2011 se emplearon 4.500 euros en la compra de tales dispositivos), sino en el sueldo de los siete intérpretes que traducen las intervenciones orales y las trascriben para incluirlas en el diario de sesiones. Dos ellos se ocupan de los discursos en vasco, dos del gallego y tres del catalán y el valenciano.

Los sueldos de funcionarios y senadores, congelados
Al igual que ocurre con los funcionarios que trabajan en la Cámara Alta, cuyo salario se verá congelado por cuarto año consecutivo, las remuneraciones de estos traductores no experimentarán cambios sustanciales al alza. Igual ocurre, lógicamente, con el sueldo de los senadores y las aportaciones al plan de pensiones. En el apartado de gastos de personal, apenas se observa un incremento de un 0,51% con respecto a 2013, debido, sobre todo, a la subida de las cotizaciones a la Seguridad Social.

No obstante, no es ésta la única subida que experimenta el Presupuesto global del Senado para 2014, cuyo importe ascenderá a los 50 millones de euros, un 0,31% menos que en el ejercicio anterior. También contempla un mayor gasto en reparaciones del edificio (con un incremento del 10,95%) al existir obras ya proyectadas y hará frente (con otra partida que crece un 16,53%) al “envejecimiento del parque móvil” de la Cámara Alta.

Por el contrario, los gastos de "reparación, mantenimiento y conservación, mobiliario y enseres" disminuyen un 6,62% gracias, entre otros ajustes, dice la memoria, "al mejor importe del nuevo contrato de depósito y mantenimiento de las alfombras". También baja el recibo de la luz (un 9,94%) en base a medidas de eficiencia energética; el consumo de agua (21,05%), la telefonía móvil (31,7%) y el servicio de prensa, revistas y libros (16,44%).

Irlanda quiere cargarse su Senado para ahorrar 20M. al año: "No es necesario para la democracia"
El primer ministro Enda Kenny recordó que en Irlanda, con 4,5 millones de habitantes, hay "demasiados políticos" que suponen un gasto innecesario para un país inmerso en un rescate de 85.000 millones.
Internacional www.vozpopuli.com 18 Septiembre 2013

El primer ministro irlandés, el conservador Enda Kenny, abogó hoy por la abolición del Senado, al afirmar que este foro "no es necesario" para mantener el sistema democrático, al tiempo que se ahorraría hasta 20 millones de euros anuales a las arcas del Estado. Kenny efectuó esas declaraciones ante la Cámara baja (Dáil) del Parlamento de Dublín, al comienzo del debate de la propuesta de reforma de la Constitución diseñada por el Gobierno para prescindir de un órgano que considera "elitista" y "anticuado".

El "taoiseach" (primer ministro) recordó de nuevo que en Irlanda, con apenas 4,5 millones de habitantes, "hay demasiados políticos", un gasto innecesario para un país inmerso desde 2010 en un programa de ayuda de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuantificado en 85.000 millones de euros. El dirigente democristiano, que cuenta con el apoyo de sus socios laboristas en el Ejecutivo de coalición, aseguró que la eliminación de la Cámara alta -compuesta por 60 senadores no electos- es una de las demandas planteadas por la ciudadanía, que quiere un sistema democrático "más efectivo y ágil, más en consonancia con la política del siglo XXI".

El pueblo pide la eliminación
"Cuesta encontrar argumentos que justifiquen su existencia después de 75 años y es necesario recordar que la existencia de dos cámaras no es esencial para el funcionamiento de una democracia parlamentaria", argumentó Kenny. Además del ahorro que la medida generará, el "taoiseach" destacó que "todos los países escandinavos" han abolido el Senado y, al mismo tiempo, disfrutan de "los sistemas políticos más responsables y efectivos del mundo". La lista se extiende, dijo, a "otros países pequeños exitosos" similares a Irlanda, como Nueva Zelanda o la mayoría de las nuevas naciones del centro y este de Europa, donde se ha demostrado que es "perfectamente posible" tener "mecanismos de control y equilibrio" en un Parlamento con una sola cámara.

Por su parte, los principales partidos de la oposición reconocen que el Senado necesita hacer frente a una profunda reforma, pero sostienen que no es necesario eliminarlo completamente. El líder de la tercera fuerza política irlandesa, Micheál Martin, del Fianna Fail (FF), lamentó este jueves que el Gobierno no haya consultado con las otras formaciones la abolición del Senado, una "parte importante de nuestra Constitución". Para el dirigente centrista, nunca un Gobierno de este país había propuesto "tanto cambio y tan poca reforma a la vez", pues su único propósito, aseguró, es "acumular más poder del que ya tiene".

Los nacionalistas liderados por Gerry Adams (Sinn Fein) se han limitado a decir que no es la primera vez que se hace una propuesta similar

"La presentación de esta propuesta marca el momento en el que un Gobierno que fue elegido para acometer profundas reformas simplemente decide enterrar cualquier posibilidad de efectuar auténticas reformas", señaló Martin. También el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, recordó que ninguno de los anteriores Ejecutivos se ha atrevido a modificar el funcionamiento del Senado, a pesar de que esta cuestión se ha propuesto hasta en doce ocasiones desde hace 75 años.

La nueva ley será analizada por los diputados durante dos semanas y después pasará a la propia Cámara alta, que tiene poderes para incluir recomendaciones en el texto, pero no para bloquearla, aunque su mayoría no está de acuerdo con el documento. La supresión del Senado iría acompañada de la eliminación de ocho de los 166 escaños del Dáil, cuya nueva composición entraría en vigor después de las próximas elecciones generales, previstas para 2018.

Aunque los sectores contrarios a la desaparición de la Cámara alta advierten de que el Gobierno podrá tomar decisiones sin el freno que imponen los mecanismos de "control y equilibrio", Kenny ha asegurado que se reforzará el papel de los comités multipartitos parlamentarios.

25 pruebas del mayor fraude piramidal del mundo
El Confidencial 18 Septiembre 2013

El próximo martes 24 de septiembre, tengo la oportunidad de moderar el que promete ser un debate apasionante sobre "El papel de los Bancos Centrales en el siglo XXI" entre el exmiembro del Comité Ejecutivo del BCE, José Manuel González-Páramo, y el libérrimo, económicamente hablando se entiende, Daniel Lacalle. Si alguno está interesado en inscribirse, lo puede hacer aquí. La cosa promete.

No se me ocurre mejor manera de azuzar la discusión previa que con una provocación. La que me brinda en bandeja el irreverente ZeroHedge haciéndose eco ayer de un post del no menos out, out, out of the box, Michael Snyder, titular de The Economic Collapse. Como se pueden imaginar, ante tal denominación, sobran los comentarios. Optimista, lo que se dice optimista, como que no parece el pollo.

Pues bien, coincidiendo con el centenario de la creación de la FED se despacha con una entrada salvaje que, en su opinión, acreditaría cómo la Reserva Federal, y por analogía el resto de los bancos centrales (BBCC), no son sino una creación de la banca para proteger sus intereses -así lo probaría la forma en que fue creada, por políticos y miembros señeros de Wall Street- en una suerte de planificación central que poco o nada tiene que ver con la libertad de mercado y la democracia parlamentaria (Zerohedge, "25 fast facts about the Federal Reserve", 16-09-2013).

El sistema de dinero fiduciario montado alrededor de los BBCC no sería para el autor sino ‘un gigantesco fraude piramidal’ (una idea que desarrolla separadamente aquí). Afirma vehementemente que, si el ciudadano de a pie entendiera su funcionamiento, saldría en masa a la calle a voz en grito exigiendo ‘su inmediata abolición’.

La pieza está trufada de referencias históricas. Así, arranca señalando que, mientras no existía esta figura, en Estados Unidos había crecimiento, la inflación no era un problema, la moneda conservaba su valor, no existían los bancos too big to fail y la deuda pública era dos diezmilésimas partes de la actual (en esta última aseveración hay un mucho de demagogia, lo admito, ya que la proporción al menos debiera haberse mantenido en relación al crecimiento del PIB).

Sigue afirmando que fue con la aparición de la FED cuando se inician los problemas que concluyeron en la Gran Depresión -y en las 10 recesiones que ha habido con posterioridad a 1950 en Estados Unidos- y se activan los mecanismos para extraer el dinero "del bolsillo ciudadano y transferirlo al Gobierno central que, a su vez, lo utiliza para auxiliar a la banca". Prueba de ello serían los 16 billones de dólares -11 Españas enteras- que las grandes entidades financieras estadounidenses habrían recibido del Estado durante la última crisis (esto suena a conspiranoico pero cuenta con respaldo documental, página 131).

Por si fuera poco, la Reserva Federal se ha dedicado a darle a la maquinita de imprimir billetes -algo inicialmente reservado al Congreso, por cierto- como si no hubiera un mañana, con la misma finalidad: beneficiar a la economía financiera y a las élites extractivas.

Por una parte, remunera -en una muestra más de la impunidad con la que actúan los BBCC, el discurso es de Snyder- hasta 1,8 billones de dólares acaparados por las grandes instituciones y depositados en su balance, liquidez que no llega a la actividad productiva. Y no es el único, ¿eh, Draghi? Mientras la burbuja de deuda pública, que le cuesta 400.000 millones de dólares a los estadounidenses al año sólo en intereses, y la de los derivados que, como Kike Vázquez advertía en su post de este lunes, es hiperbólica, siguen su inflado curso, indiferente el ademán del supervisor.

Por otra, basta con mirar quiénes se han llevado el gato al agua de la mejora en la sociedad estadounidense a resultas de la acción de la Reserva Federal: el 1% más rico ha absorbido el 95% de la creación de riqueza financiera; el 99% restante, apenas el 5%. El ciudadano de a pie ve cómo su dependencia de los subsidios del Estado para cubrir sus necesidades básicas está en máximos históricos. La diferencia en la primera potencia del mundo entre ricos y pobres es la mayor en 90 años. En la mayoría de las economías desarrolladas ocurre lo mismo. Los mercados son la consecuencia, ¿los BBCC la causa?

Una vez que esta rueda se ha puesto en funcionamiento, viene a ser la conclusión no explicitada de este provocador post, no puede parar. Todo el entramado se sustenta sobre una promesa de valor fiduciario de imposible cumplimiento a la que hay que dar apariencia de solidez. Se alimentan los rescoldos con más y mayores maderos y los círculos viciosos se hacen cada vez difíciles de romper, aumentando el número de sus damnificados. Lo coyuntural se convierte en estructural, el contrafuerte en pilar imposible de retirar sin que se desmorone todo el edificio. The show must go on.

No se engañen, la realidad es compleja porque nos la quieren vender así. Miren su bolsillo y verán quién se está beneficiando de todo esto, Snyder dixit. ¿Exageración o se queda corto? 

Su turno. 


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Acerca del Caso Faisán

Ignacio Camacho ABC 18 Septiembre 2013

De tanto ir y venir por la cocina de los juzgados, el plato del faisán ha llegado frío y duro a la mesa del tribunal encargado de juzgarlo. En primer lugar por causa de los golletazos que la Sala del juez Gómez Bermúdez le propinó a la instrucción del juez Ruz, limitando su alcance al podarla de implicaciones políticas. En segundo término porque el terrorismo ha desaparecido de las preocupaciones de la opinión pública y la lucha contra ETA, tan sufrida y tan cercana, se percibe ahora como un remoto vestigio del pasado. Y por último, last but notleast, porque el Partido Popular ha perdido al llegar al poder todo el airado interés que durante los años de oposición puso en el caso.

Al mando de la Policía está ahora, puesto de perfil, el senador que con más énfasis impugnaba el chivatazo. El entusiasta y combativo diputado que hostigaba sin tregua al Gobierno zapaterista y ponía de los nervios a Rubalcaba ha topado con la manifiesta apatía de su propio grupo parlamentario, bruscamente desentendido de las prioridades del caso. Los nuevos mandos de las fuerzas del orden contemplan el asunto con evidente incomodidad, como agua pasada que remueve un molino averiado.

La acusación ha sido rebajada e incluso uno de los imputados iniciales ha fallecido. Y los dos principales acusados no parecen dispuestos a señalar instrucciones jerárquicas por encima de su rango; han trazado un cortafuegos de silencio y llegado el caso tal vez asuman la condena sin un pestañeo. No habrá más responsabilidades que las que conciernen a un sumario previamente desmochado. Quizá nunca se sepa quién dio la orden, de dónde partió el infame mandato de abortar la detención de unos etarras mediante la filtración a los sospechosos de los planes operativos. Una ignominia en cualquier contexto que se agranda por su sospechosa coincidencia en el tiempo con las negociaciones entre la ETA y el Gobierno.

La justicia llega tarde y mal, desprovista de eficacia investigadora, estrellada contra muros de sombra que protegen una supuesta razón de Estado. La exigua respuesta judicial no alcanza la mínima escala comparativa con la dimensión moral del caso, uno de los episodios más viscosos y denigrantes de la larga batalla antiterrorista. Una bochornosa y desleal connivencia con una banda de criminales. Una traición a las víctimas y una apostasía del deber más elemental de unos servidores públicos. Lo más triste, que no lo más sorprendente, es la abdicación del partido que convirtió los hechos en una bandera política arriada por pragmatismo de poder. Los principios han quedado arrumbados en el desván de la conveniencia política.

Las palabras, sin embargo, permanecen como testigos de la enojosa memoria. Está escrito en las actas del Congreso, cuando el anterior Gobierno hurtaba explicaciones y dilataba procedimientos: «La dignidad democrática no puede irse de vacaciones».

Terroristas, no presuntos
Ignacio Bermúdez de Castro La Voz 18 Septiembre 2013

La Audiencia Nacional ha condenado a penas de entre 10 y 18 años de prisión a varios miembros de Resistencia Galega, por lo que ya podemos llamarlos terroristas, sin miedo a obviar el sacrosanto derecho a la presunción de inocencia. Recursos aparte, todo indica que los ya oficialmente terroristas se pasarán una buena temporada a la sombra. Jugaron con fuego y se quemaron. Suele pasar. Los que ahora tendrán que tener cuidado son los Beiras y compañía, pues una vez dictada esta sentencia, de seguir manifestando su apoyo a estos terroristas, pueden vulnerar, y a criterio de este columnista vulnerarán, lo recogido en el artículo 578 del Código Penal relativo a la pena de prisión de uno a dos años para aquellos que enaltecieran o justificasen por cualquier medio de expresión pública o difusión las trastadas de estos niñatos ociosos.

Nada más lejos de mi intención que criticar a los que desean la independencia. Tan libres son ellos de pretenderla como yo de considerarla una barbaridad que hundiría a Galicia en parámetros tercermundistas. Lo que ningún gallego de bien puede dejar de hacer, sea o no independentista, es criticar a los miembros de Resistencia Galega, que, todo sea dicho de paso, si no asesinaron a nadie fue de pura chiripa. Tal cual. De pura chiripa.

Terror parlamentario
Laureano López La Voz 18 Septiembre 2013

Da miedo escuchar a parlamentarios como Xosé Manuel Beiras justificar y compadecerse de quienes han sido detenidos con las manos en la masa y condenados por la Audiencia Nacional a penas de cárcel por pertenecer a una organización terrorista. Es triste ver cómo algunos políticos quitan hierro al hierro de unas bombas que solo se fabrican con ánimo de que exploten, pues todas las bombas son iguales, hablen el idioma que hablen y persigan el objetivo que persigan. Da pena, mucha pena, ver cómo quienes han sido elegidos democráticamente dan su visto bueno a la dictadura del terror.

Cataluña: Por qué no es posible como Estado europeo
José Oneto www.republica.com 18 Septiembre 2013

La preocupación, la alarma y el nerviosismo parecen haber invadido a las autoridades de la Generalitat, y a los independentistas catalanes, tras el eco internacional que han tenido las declaraciones de portavoces de la Unión Europea y del propio vicepresidente de la Comisión, el español Joaquín Almunia, negando la posibilidad de que una Cataluña independiente pueda convertirse en el estado numero 48 de la Unión Europea.

“La amenaza de los funcionarios de la Unión Europea irrita a los secesionistas catalanes”, titula el periódico norteamericano The Wall Street Journal, además pone de manifiesto, que los economistas mantienen que el mero hecho de que la Cataluña industrial hable de secesión mina la confianza del inversor en España. Por eso, las declaraciones de Almunia insistiendo en que la rica región catalana de España tendría que abandonar la UE si se declaraba independiente, han decepcionado a muchos del movimiento secesionista catalán, un movimiento que, según el periódico norteamericano, va en aumento de día en día.

Los comentarios de los portavoces europeos supusieron un importante obstáculo para los activistas a favor de la independencia de Cataluña, en un momento en que los funcionarios europeos se resisten a que surja un nuevo tema que pueda desestabilizar aún más las economías de la región afectada por la crisis, en unos momentos además en que parece que la Eurozona comienza a salir de la recesión económica.

Los comentarios que se han producido en torno a lo manifestado por Almunia y por la portavoz de la Comisión Pía Ahrenkilde, van en general en línea con las observaciones hechas el año pasado por el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso sobre que Escocia tendría que volver a solicitar la entrada si su anunciado referéndum sobre la independencia de Inglaterra sale triunfante. Los economistas dicen que el mero hecho de que Cataluña hable de secesión, una región industrial conocida desde hace tiempo como “la fábrica de España”, mina la confianza del inversor en España que está luchando por salir de una recesión.

Los secesionistas catalanes, dicen que su región ha estado sufriendo desde hace mucho la discriminación económica y cultural del resto de España. Su movimiento está marcado por un fuerte sentimiento pro Europa; muchos dicen que les gustaría ver a una Cataluña independiente dentro de la UE.

Para complicar más el panorama, y a pesar de que no terminan de aceptarlo los que han vendido a los catalanes que es posible la independencia y la conversión, sin más, en un nuevo Estado de la Unión, después de un referéndum, el portavoz del Parlamento Europeo, Jaume Duch, ha confirmado este martes que la independencia de parte de un Estado de la UE comporta “automáticamente” su salida de la Unión, en la que es difícil reingresar ya que requiere la unanimidad de los miembros.

“La UE – se ha atrevido a decir en la radio catalana – es de momento una unión de Estados; por tanto, si usted se va de un Estado automáticamente se va de la UE”. Y para volver a ingresar en la Unión necesita ser un Estado de las Naciones Unidas y conseguir el apoyo de dos terceras partes de su Consejo de Seguridad sin el veto de ningún país. Además de lograr previamente 28 acuerdos de los 28 gobiernos de los miembros de la UE en una conferencia intergubernamental de todos los países, las ratificaciones de sendos parlamentos y la posterior ratificación del europeo. Todo un proceso que es imposible que se cumpla, y cuya primera condición es la aceptación por parte del Gobierno central del referéndum de independencia.

A menos que se acepte la pintoresca tesis del presidente de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Oriol Junquera, el Presidente de la Generalitat en la sombra, de que Cataluña se integrará en Europa como lo hizo la antigua República Democrática Alemana cuando se produjo la Unificación con la República Federal, ya que según él, es imposible que Europa rechace a un país por ejercer un derecho democrático como es el derecho a decidir.

El independentismo en las escuelas
Mercè Vilarrubias www.cronicaglobal.com 18 Septiembre 2013

El pasado 12 de septiembre comenzó el nuevo curso escolar. ¿Qué pasará este año en las escuelas respecto al proyecto independentista? La explosiva situación política que vivimos hace pensar que muy probablemente se incrementen las acciones pro independencia en las aulas. En este artículo describiré dos formas en que el independentismo entró en las escuelas públicas el curso pasado y explicaré los problemas que estas actuaciones tienen para los alumnos.

El primer evento tuvo lugar el pasado octubre cuando la escuela pública de primaria San Miguel, en Deltebre (Tarragona), participó en el programa Petits Artistes de la televisión local Canal 21Ebre. Este programa consiste en pedir a alumnos de Primaria de entre 10 y 12 años de diversas escuelas que hagan un dibujo en torno a un tema propuesto. El pasado 11 de octubre el tema a dibujar era el independentismo.

En el programa vimos que todos los niños y niñas mostraban dibujos con banderas y respondían a preguntas absolutamente parciales sobre la independencia. Todos ellos contaban, a instancias de la entrevistadora, que eran independentistas y que querían la independencia "para dejar de pagar a Madrid" o "para salir de la crisis" o "porque somos diferentes de los españoles" . Todos ellos hablaron ante las cámaras sabiendo lo que tenían que decir: la independencia es lo mejor y España es mala. Además, algunos, a partir de comentarios de la entrevistadora, alabaron a Mas y criticaron a Rajoy.

Las escuelas dan las consignas previamente para que los niños puedan repetirlas ante las cámaras

Esta escena de grabar una clase de Primaria alabando la independencia se repitió en varias escuelas de Cataluña durante los dos meses previos a las elecciones del 25 de noviembre. Es poco probable que unos niños de entre 10 y 12 años puedan tener una opinión propia y reflexionada sobre la independencia de Cataluña. Todos los reportajes hacen ver que son los niños los que opinan libremente; las preguntas van en la línea de "y a ti , ¿qué te parece la independencia?" o "¿por qué estás a favor?". Pero está claro para todo el mundo que no es así . Las escuelas dan las consignas previamente para que los niños puedan repetirlas ante las cámaras. La prueba de que se ha inculcado bien, que los niños han entendido lo que hay que decir, es la participación en el programa. Allí se expresa en público que se ha aprendido bien la lección.

Esta acción implica utilizar a los niños en beneficio propio. Es decir, estas escuelas entran en lo que se llama una relación de posesión con los alumnos donde éstos son puestos al servicio de la ideología e intereses de las escuelas. Claramente, ésta no debería ser la función de las escuelas sino la contraria: son las escuelas las que deberían estar al servicio de los alumnos y de sus necesidades educativas.

El segundo evento tuvo lugar cuando varias escuelas públicas colgaron esteladas en los patios. Entre ellas, el CEIP Las Escuelas de Gurb (Barcelona) y el IES Guillem de Berguedà de Berga (Barcelona). ¿Qué implicaciones tiene esta acción en un contexto educativo? Colgar una bandera en el patio implica que la escuela se pone del lado del proyecto independentista.

En el tema de la independencia, las escuelas deberían ser neutrales y concentrarse en dar herramientas a los alumnos para que puedan reflexionar y discutir de manera informada y crítica

En las escuelas de Cataluña hay muchos chicos y chicas que viven en familias que no comparten este proyecto. ¿En qué posición quedan estos chicos? ¿Pueden atreverse a decir que ellos y sus padres no querrían separarse de España? ¿Se dividirán los niños entre los que quieren la independencia y los que no la quieren?

Colgar una bandera en el patio de la escuela sitúa a los alumnos que no comparten este proyecto en ajenos a la escuela. Deja de ser la escuela de todos, la que necesariamente tiene unos valores comunes compartidos por todos sus miembros, como la democracia y la equidad, pero también la que tiene una pluralidad en cuanto a opciones ideológicas, políticas o religiosas. Pasa de ser esta escuela plural y al servicio de todos para pasar a ser la escuela al servicio de unos pocos, los que comparten el proyecto independentista.

Las escuelas que optan por llevar a cabo estas dos acciones renuncian necesariamente a su autonomía como instituciones educadoras, con unos objetivos propios y diferentes de la política. Pierden esta autonomía para ponerse al servicio de un proyecto político.

Esto no quiere decir que la escuela deba soslayar los debates políticos y sociales que se están dando en su entorno. Al contrario; se debe intentar acercar a los alumnos, a partir de cierta edad, a lo que la sociedad discute. Pero la escuela no debería perder de vista su función educadora primordial: la transmisión de conocimientos y el desarrollo de una actitud crítica hacia el mundo.

En el tema de la independencia de Cataluña, las escuelas deberían ser neutrales y concentrarse en dar herramientas a los alumnos para que ellos puedan reflexionar y discutir sobre este tema de manera informada y crítica. Esto, sin embargo, es una utopía: hace muchos años que se utilizan las escuelas para impartir ideología y que, en consecuencia, su función educadora ha quedado relegada a un segundo plano.

Pronto veremos qué sucede este curso que acaba de empezar y si estas acciones se repetirán. Lamentablemente, el ambiente general hace pensar que es muy probable que así sea.

12 de Octubre en Barcelona
Santiago Fontenla Minuto Digital 18 Septiembre 2013

Se acerca un 12 de Octubre muy especial, impregnado del empuje separatista que pretende romper España. Hemos asistido en las últimas fechas a un pulso protagonizado, de un lado, por el nacionalismo catalán que ha tomado cuerpo en la llamada Vía Catalana, donde unas 400.000 personas pidieron la independencia de Catalunya bajo el amparo económico y mediático de la Generalitat; y de otro, un Gobierno liderado por un Partido Popular incapaz de responder, por el momento, al desafío que llega de tierras catalanas.

Son los ciudadanos, otra vez, los que van a tener que tomar democráticamente las calles para demostrar que la mayoría de catalanes no están en absoluto de acuerdo con la deriva nacionalista que se vive en varias regiones de España.

Frente al concepto decimonónico de “nación” manejado por los nacionalismos/separatismos españoles actuales, basados en reivindicaciones irredentoristas o la idea de “Volksgeist”, en España, ya en los albores de los años 30 se abría paso una idea de patriotismo ajeno al nacionalismo basado en el territorio, la bandera o el idioma, para construir la idea de patria sobre la persona, que hace suyo un “…proyecto sugestivo de vida en común…” y participa en esa empresa colectiva de proyección universal.

Este es el concepto moderno de patriotismo que se ha de transmitir, frente al nacionalismo que nos acosa. Y nada mejor que el 12 de octubre para recordar el legítimo orgullo de ser español, porque España no ha sido una decepción colectiva. Podemos hacer balance y comprobar que los logros son más que los fracasos. Nuestro esfuerzo común ha llevado a España a tener una presencia relevante en Europa, un progreso continuado desde los años 60 en el plano económico, una rica cultura milenaria con posibilidades infinitas, una lengua maravillosa, en pleno auge y expansión, un patrimonio histórico y artístico excepcional.

No, España no es un fracaso ni una frustración colectiva, y lo vamos a demostrar el próximo 12 de Octubre en Barcelona. Desde MinutoDigital.com hacemos un llamamiento a la ciudadanía, a los miles y miles de lectores que tenemos en Catalunya, para que salgan a la calle… en paz, con alegría y también con firmeza.

El racismo cultural del nacionalismo catalán (etnicismo)
"Regal, la assegurança especialitzada en  Catalunya que fa les coses com ens agrada aquí"
Meteko Vía JJ Alfaya  18 Septiembre 2013

Desgraciadamente hoy día en Catalunya ya no es que sea habitual, sino cotidiano, utilizar la "cultura" de la misma forma que el racista utilizaba el concepto de "raza". Tanto, que es imposible oír una tertulia radiofónica catalana en la que de forma reiterada no se acuda a algún tipo de tópico que separa los "catalanes" buenos o "lo catalán" bueno, de los "españoles" malos o "lo español" malo.

Esto, considerar que hay unas diferencias esenciales e irreductibles entre unos grupos y otros es lo que se conoce como "etnicismo". Es decir "racismo de culturas". El nacionalismo nunca habla, por supuesto del término "raza", eso es un término tabú, por la carga histórica que tiene, ni del término "etnia", al que le sucede tres cuartos de lo mismo. Pero se utiliza en su lugar, y sustituyéndolo, el término "cultura".

Y así es muy habitual decir que los españoles tienen una cultura antidemocrática, que tienen la cultura de la subvención, que tienen una cultura del "inventen ellos", que están atrasados y su atraso es "cultural", que no son "europeos", que son intolerantes, que son vagos, que tienen una cultura de la picaresca y el fraude, que su cultura es la de la imposición y la dictadura, etc., etc... e incluso (menos prudentemente) se está repitiendo últimamente que estas cosas son cosas que se "llevan en el ADN".

El nacionalismo con ello, aparte de fomentar una "hispanofobia" que es perfecta para sus objetivos, intenta mostrar "científicamente" que cualquier acuerdo con "los españoles" nos llevará al fracaso. Porque llevan el fracaso en el "ADN cultural" y por lo tanto solo nos queda o separarnos o hundirnos con ellos ("Mejor hundidos" frivolizan ahora caricaturizando el "Mejor unidos").

Al punto este uso "racista" del término cultura es ya un tópico que incluso se ha introducido en la publicidad y hay anuncios como el que emite la compañía de seguros Regal en el que se asegura, después de hacer una parodia de una chapuza, que "Catalunya compleix, Regal també" para acabar diciendo "Regal, la assegurança especialitzada en Catalunya que fa les coses com ens agrada aquí" vamos como si al resto les gustase que se las hiciesen mal: http://www.youtube.com/watch?v=dazvaXShXA4

El vídeo pertenece a una serie en la que hay diversos tipos de "chapuzas", no he encontrado otros en internet más que el siguiente, añado el enlace también de la web a través de la que he encontrado el anuncio, con agradecimiento: http://mujer-pez.blogspot.com.es/2013/05/seguros-regal-solo-para-catalanes.html

Como curiosidad añadir que Regal no es una empresa "catalana" sino una filial de Liberty Seguros, aseguradora con sede en Madrid, perteneciente a la multinacional Liberty Mutuals.
- See more at: http://juanjulioalfaya.blogspot.com.es/2013/09/el-racismo-cultural-del-nacionalismo.html#sthash.1nWmZgxK.dpuf

Diputaciones provinciales: historia vs. utilidad actual
Andrés Esteban  www.lavozlibre.com 18 Septiembre 2013

Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas y de la Administración

"En cada Provincia habrá Diputación, llamada provincial, para promover su prosperidad...", establecía la Constitución de Cádiz en su artículo 325. Tal fue la importancia de este artículo que hoy día siguen existiendo las llamadas Diputaciones Provinciales. Pero la instauración constitucional de las Comunidades Autónomas dejó a las Diputaciones como un ente intermedio entre el municipio y las Comunidades Autónomas, de tal forma que actualmente las Diputaciones Provinciales llegan a ejercer competencias solapadas, o similares, que los Servicios Territoriales o Provinciales de las Comunidades Autónomas.

Por tanto, las Diputaciones tienen escasa justificación política. Además, paradójicamente, tienen menos competencias, muchos funcionarios, más gastos y más personal de libre designación; de tal forma que se convierten en refugio de los liberados de los partidos políticos.

¿Qué sentido tiene mantener 38 “parlamentos”, con 1031 diputados con sus correspondientes cargos y asesores? Y es que las diputaciones comunes que hay en España (sin contar con los cerca de diez gobiernos insulares de las Baleares y las Canarias y las diputaciones forales) nos cuesta al año unos 20 millones de euros, es decir, casi 3 BILLONES Y MEDIO de las antiguas pesetas.

En definitiva, 38 diputaciones de régimen común, manejan mucho dinero, la mitad de lo que manejan todos los municipios juntos, no teniendo estos dinero para sus proyectos. Pero, más de la mitad de ese presupuesto tan elevado va a personal político. Ocurriendo casos como que el presidente de la diputación de Barcelona, que cobra casi el doble que el presidente del Gobierno. Incluso cuando allí hay un pacto entre los partidos para actuar como si no existiera la diputación y quede solo para dinamizar la comarca y las mancomunidades transfiriendo los fondos restantes tras pagar los sueldos a esas comarcas, a esas mancomunidades.

Por todo lo expuesto, creo que esta tradición no hay que mantenerla. Sirvió en su momento pero ahora es básicamente el lugar de colocación de la clase política. Así, pienso que hay que actualizar la diputación a los tiempos que corren o suprimirlas.

Bauzá: 'Cada milímetro de concesión a un nacionalista es un milímetro de no retorno'
Critica la "deslealtad" que representan los planes independentistas "sobre todo en este momento en el que España empieza a tener indicadores positivos"
Europa Press  www.lavozlibre.com 18 Septiembre 2013

Palma de Mallorca.- El presidente del Gobierno balear, José Ramón Bauzá, ha advertido que "cada milímetro de concesión que se da al nacionalismo, que es igual que el independentismo, es un milímetro de no retorno, es un derecho adquirido y es un hecho consumado" y, ante ello, ha añadido que "lo que está pasando es muy serio".

Así lo ha manifestado en su intervención en el 'Foro Cinco Días', que se ha celebrado este miércoles en Palma, en el que se ha referido a la campaña a favor del indenpendentismo en Cataluña y la intención de promover una consulta en 2014.

En este sentido, el jefe del Ejecutivo autonómico ha criticado la "deslealtad" que representan los planes independentista de Cataluña "sobre todo en este momento" en el que, según ha dicho, "España empieza a tener indicadores positivos, y donde se ha dejado de hablar de rescate y donde la prima de riesgo está cercana a los 250 puntos, inferior a la de Italia".

"En este marco de confianza que se está empezando a generar, que haya una Comunidad Autónoma que sea desleal para los intereses de España, es perjudicial para ellos, y para todos", ha afirmado Bauzá, al tiempo que ha insistido en que "no entiende a España sin Cataluña, ni a Cataluña sin España".

Con todo, ha apuntado que en Baleares "hay grupos nacionalistas, independentistas y extremistas", algo que según ha dicho, "no es desconocido por nadie, y es demostrativo en el día a día".

De hecho, ha agregado, que "muchos personas y determinadas formaciones políticas radicales y de izquierdas fueron a formar parte de esta campaña en favor de la independencia de Cataluña". "Es respetable, aunque no lo compartimos", ha recalacado Bauzá.

Con todo, el presidente del Gobierno balear isleño ha opinado que "todos los nacionalismos, esconden detrás un independentismo, sin excepción", a lo que ha apuntado que "lo que ocurre es que ahora los nacionalistas se han quitado la careta y les vemos como independentistas".

Un socio del Barça planta cara al nacionalismo
Fernando de Páramo  www.lavozlibre.com 18 Septiembre 2013

Periodista y abogado

Hace tiempo que en Cataluña la normalidad se convierte en noticia y aunque el vergel mediático emplea sus esfuerzos en poner grapas a la realidad, todavía hay algunos que se atreven a plantarse, aunque muchas veces esas hazañas no salgan en las portadas de ningún diario.

El último escándalo silencioso se produjo el pasado 10 de septiembre durante la final de la Supercopa de España de futbol sala que enfrentaba al FC Barcelona Alusport y aEl Pozo de Murcia. Una competición imprescindible para los que nos apasiona, el que siempre he dicho que es el génesis del fútbol, porque del sala han salido los más grandes futbolistas y a los que nos gusta jugar, desde nuestras humildes tribunas, sabemos diferenciar entre quiénes han crecido jugando en el cemento y los que no. Precisamente, en pleno partidazo y alrededor del minuto 13, la atención de la pista se desvió a la grada. Y es que últimamente en Barcelona parece ser más importante lo que ocurre en la tribuna que en el propio terreno de juego. “¿Qué pasa?” ¿Qué pasa?”, preguntaban algunos. Entre el desconcierto y el bullicio, resulta que a unos aficionados del FC Barcelona se les ocurrió la ‘fechoría inmoral’ de animar a su equipo ondeando una bandera de España. En ese momento el partido pasó a un segundo plano e insultos como “Fuera españoles” junto con recuerdos a sus progenitoras, se extendieron por la grada como los eslabones de una cadena. Finalmente el personal de seguridad acudió al ‘lugar del crimen’ e invitó a los ‘alteradores delestablishment’ a abandonar el estadio.

Parece increíble, pero cierto, que en una capital mundial como Barcelona permitamos enaltecer las banderas anticonstitucionales y prohibamos aquellas que representan a todos los demócratas de este país. Recuerdo en mis primeros años en Barcelona que la bandera española, cuando era ondeada por las aficiones rivales, recibía algún que otro pito, más por el equipo al que representaba su portador, que por los colores de la tela. En cambio ahora, el nacionalismo no entiende de sentimientos, de colores y ni siquiera de deporte y es capaz de arremeter contra sus propios compañeros de grada, contra los propios socios, en definitiva, contra los aficionados de un mismo bando.

Precisamente uno de esos socios presentes en el Palau se quedó perplejo ante la escena vivida. Jordi Obón, catalán de 25 años, aficionado al FC Barcelona y socio del mismo, se encontraba aquel día disfrutando del partido cuando le sorprendió aquella repugnante escena. Mientras otros se unían a los insultos o simplemente miraban para otro lado, Jordi no pudo soportar aquel espectáculo y decidió también marcharse. Esa misma noche el exitoso programa futbolero ‘Punto Pelota’ se puso en contacto con él. En su intervención el joven catalán manifestó la tristeza que sentía de que el club de sus amores no fuese capaz de respetar los sentimientos de sus propios aficionados. Tanto fue así, que a la mañana siguiente, Jordi decidió darse de baja como socio del FC Barcelona y enviar, junto con el recibo de devolución de la tasa de socio, una carta dirigida al Presidente Rosell con las siguientes palabras:

“Sr Rosell:
Me dirijo a usted para explicarle mis motivos por los cuales me doy de baja del carnet de Amics de futbol sala.

El pasado día 10 de setiembre de 2013 durante la celebración de la final de la Supercopa de España en la que se enfrentaban el FCB Alusport y el Pozo Murcia, alrededor del minuto 13 de partido, unos aficionados del Barça que portaban una bandera española comenzaron a recibir, por parte de los propios aficionados culés, todo tipo de insultos e increpaciones, a lo que se sumó la reacción inmediata del personal de seguridad expulsándolos del Palau.

Permítame decirle que desde el FCB están ustedes alimentando que los que somos del Barça y nos sentimos catalanes y españoles, no podamos disfrutar tranquilos de los eventos deportivos de nuestro equipo y que tengamos que exponernos a insultos y marginación. Insisto en que el FC Barcelona con su decisión de involucrarse en temas políticos, como por ejemplo, dejar pasar la cadena humana por el estadio, está perjudicando a aquellos que nos gusta ir al campo a disfrutar del fútbol con libertad. Creo que un club de la entidad e historia del FC Barcelona debería estar por encima de todas estas cosas y mantenerse al margen.

Con escenas tan lamentables y contrarias a la democracia como la vivida el pasado martes y con mucha pena, dejo de colaborar con ustedes económicamente y de formar parte de la familia de socios del Barça. Espero que algún día este club vuelva a ser aquel en el que todos teníamos cabida.

Sin más dilación aprovecho para mandarle un abrazo. Força Barça.

PD: Adjunto mi carnet de abonado”.

No creo que esta carta llegue a las manos de Sandro Rosell y en caso de hacerlo servirá de poco, pero la actitud de Jordi debería ser un ejemplo para todos aquellos que entendemos que la libertad de las personas y el ejercicio de sus derechos están siempre por encima de cualquier cosa. Porque son iguales de antidemócratas los que insultan, como los que ante una actitud así se ponen una venda en los ojos, lo borran de sus conciencias y no lo denuncian. Mientras que el Fair Play se ha esforzado con éxito en otros temas, como el racismo o la agresividad en el juego, también deberíamos tener en cuenta que los que permiten que este deporte especulador de fortunas continúe a flote son los aficionados que abarrotan los estadios y encienden sus televisores. “Utilicemos el deporte como un factor de unión y reconciliación”. Pero parece ser que hay algunos empeñados en contradecir esta bonita cita de Mandela y fomentar su particular apartheid nacionalista.


Recortes de Prensa   Página Inicial