AGLI Recortes de Prensa   Martes 24 Septiembre 2013

Alemania
Merkel consolida su liderazgo
Florentino Portero Libertad Digital 24 Septiembre 2013

La política alemana se fundamenta en acuerdos estables forjados a lo largo de las últimas décadas. Tras un siglo XX tan complejo como difícil de asumir, la clase política ha sido capaz de establecer unos parámetros que la sociedad ha hecho suyos, dotando a su vida pública de una estabilidad que roza con un inmisericorde aburrimiento.

Alemania es un estado socialista, en el sentido que a esta palabra se le daba a principios del siglo XX: una sociedad intervenida por un estado que se responsabiliza de gestionar un significativo número de servicios sociales. La sociedad de bienestar es la vía para resolver la paz social, de la que Alemania careció durante mucho tiempo. A diferencia de los políticos españoles, sus iguales alemanes tienen claro que ese modelo exige una estricta devoción al control del gasto, porque de otra manera todo el edificio se vendría abajo. Un estado intervencionista exige una clase política aún más capaz y responsable que la propia de un clásico estado liberal. La Historia cuenta y la hiperinflación característica de los años de la República de Weimar, que estuvo en el origen de la tensión social y del auge del nazismo, empuja a economistas y políticos alemanes hacia una ortodoxia fiscal lejana de las posiciones neokeynesianas características de la Europa meridional.

El nacionalismo está en la base de lo peor de la Historia alemana, afirmación que podemos extender al conjunto de la Historia europea. El suicidio de Europa, la espléndida decadencia que hoy disfrutamos, tiene su origen en el abandono de la razón en pos de un nacionalismo inevitablemente irracional. El europeísmo fue la fórmula elegida en la postguerra mundial para tratar de superar las derivas nacionalistas. Alemania es muy consciente de ello, de ahí que se empeñe en sacar adelante el proyecto, a pesar de que sus socios hayan demostrado hasta qué punto no se debe confiar en ellos.

Merkel ha ganado por tercera vez las elecciones legislativas, demostrando que si se sabe gobernar es posible ganar, incluso aumentar el número de votos, en la peor crisis sufrida desde la II Guerra Mundial. ¿Hay algún secreto, misterio o arcano para lograrlo? Sí, una equilibrada combinación de sentido común, sentido de estado, voluntad política y capacidad de comunicación, un cocktail que resume la personalidad política de la siempre tranquila Frau Merkel.

Merkel ha sido fiel a la sociedad alemana, ha trabajado para preservar la sociedad de bienestar en perfecta sintonía con sus rivales socialdemócratas. Los alemanes han sabido en todo momento cuál era la situación, los riesgos y las terapias. No ha habido mentiras, sino claridad. La sociedad del bienestar alemana depende de su economía, caracterizada por la exportación de bienes de alta ingeniería. La Zona Euro es su coto, aunque su posición en otros mercados es relevante. Todos sabían que el euro era un producto a medio hacer y que sólo su uso en períodos de crisis acabaría forzando a acuerdos que le proporcionaran la necesaria estabilidad. La crisis llegó y Merkel emergió como la figura capaz de hacer valer tanto los intereses como la visión alemanes. En otras palabras, como la garante de que las políticas monetaria y fiscal de la Eurozona no supondrían ningún riesgo para el mantenimiento de su bienestar. No lo tenía fácil, los déficits llevaron a situaciones de quiebra e intervención, forzando la aprobación de quitas y ayudas que dañaron severamente las finanzas alemanas.

Durante estos años el debate en Alemania ha sido tan intenso como interesante, en contraste con el habido entre nosotros. El resultado ha sido un acuerdo de fondo entre cristianodemócratas y socialdemócratas sobre la política a seguir, hasta el punto de que ganara quien ganase estaba descontado que la política se mantendría. Alemania no puede asumir, por razones históricas y económicas, la voladura de la Eurozona, pero debe arrogarse la responsabilidad de salvar Europa de su adicción al déficit mediante el ejercicio de un despotismo ilustrado de inevitable regusto prusiano. Como canciller, Merkel ha capitalizado esa política, aun no siendo sólo suya.

Los socialdemócratas sienten que la derrota ha sido injusta, pero no es verdad. Su problema no reside en la lealtad al sistema político. Su prestigio social es grande. Pero mientras no consigan integrar a verdes y excomunistas, esa compartimentación pesará como una losa sobre sus cabezas. Mientras la canciller lo haga bien, tendrán difícil llegar al poder, porque un electorado maduro sabe premiar a quien se lo merece. Recordemos los casos de Thatcher o Reagan. Deben concentrar su política en la unificación de la izquierda para estar en condiciones de gobernar.

Los liberales no entrarán en el Parlamento, algo de lo que Merkel es menos responsable de lo que se ha dado a entender. Sus problemas vienen desde la formación del anterior Gobierno, jalonando una legislatura con escándalos, declaraciones impropias de altos cargos y muestras de no estar a la altura de los acontecimientos. Su crisis estaba anunciada y se confirmó con la ayuda de una nueva formación, Alternativa para Alemania, la gran incógnita del futuro inmediato de la política alemana.

Alternativa es una escisión del Partido Cristiano-Demócrata, la CDU de Merkel, que recoge el sentir de muchos sobre la viabilidad de la Zona Euro y los problemas derivados de la integración de los inmigrantes. Un partido nacido en entornos académicos que considera que empeñarse en salvar el euro es un error, porque no estamos ante un problema de voluntad o de estrategia, sino de viabilidad. Para ellos, el euro es un error, cargado de buena voluntad y superiores ideales, pero abocado a un final desastroso que arrastrará tras de sí el estado de bienestar alemán. Alternativa ha robado votos a cristianodemócratas y a liberales, haciendo aún más meritorio el triunfo de los primeros y ayudando a entender el desastre de los últimos.

Cuando escribo estas palabras no sé si Alternativa logrará entrar en el Bundestag o no, de lo que no dudo es de que sus argumentos van a seguir sobre la mesa, y no sólo en el debate interno alemán. La viabilidad de la Eurozona como espacio de crecimiento económico y bienestar social está por demostrar. Si sale adelante, será tras continuar con reformas de difícil digestión, dando forma a una Europa distinta. Una política personalizada en la figura de Angela Merkel, la más destacada e influyente de la Europa actual.

Elecciones en Alemania
Lo que va de Rajoy a Merkel
Guillermo Dupuy Libertad Digital 24 Septiembre 2013

Una cosa es que Merkel haya sido diplomática y, en ocasiones, haya mostrado su "respeto" hacia algunas reformas llevadas a cabo por el Gobierno de Rajoy y otra, muy distinta, que la política de la canciller alemana sea equiparable a la que nos ha sometido este irreconocible Partido Popular.

Está visto, sin embargo, que a Rajoy no le faltan aduladores mediáticos que traten de hacerle partícipe de la histórica victoria obtenida este domingo por la cristianodemócrata. Tal es el caso del diario que dirige Francisco Marhuenda, para el que

no sería exagerado afirmar que el refrendo cosechado por Merkel supone de algún modo un espaldarazo a las políticas de ajuste y de control del gasto que ha llevado a cabo Mariano Rajoy.

Es cierto, tal y como afirma La Razón, que algunos de los rasgos que caracterizan la política económica llevada a cabo por Merkel son "una férrea defensa de la austeridad y su negativa rotunda a subir los impuestos porque va contra la creación de empleo y el crecimiento económico". Sin embargo, no sería "exagerado" sino rotundamente falso afirmar que estos sean también los rasgos que caracterizan a un Gobierno como el de Rajoy, que ha subido los impuestos y, al mismo tiempo, incrementado la deuda pública como ningún otro Gobierno de nuestra reciente historia.

Mientras que Merkel ha reducido a mínimos, cuando no suprimido totalmente, el déficit público y estabilizado el nivel de deuda pública, Rajoy ha incumplido clamorosamente sus objetivos de reducción del déficit y va camino de batir en 2013 el récord de incremento de la deuda experimentado en 2012, el mayor que se haya experimentado nunca, mayor incluso al del 2009, el peor de la era Zapatero.

Mientras que Merkel ha bajado y piensa seguir bajando los impuestos, el Ejecutivo de Rajoy los ha subido más que nunca en menos tiempo, y aun se mofa, por boca de Montoro, de quienes, como el presidente de la comunidad de Madrid, se plantea bajarlos.

Incluso la única reforma propiamente dicha y bien encaminada de Rajoy, la llevada a cabo en el mercado laboral, es claramente insuficiente y dista mucho de haber dado a nuestras empresas la flexibilidad que tienen las alemanas.

Lo que está claro es que una cosa es que la izquierda, los aduladores de Rajoy y el propio Gobierno del PP califiquen su política de "austera" y otra muy distinta que lo sea. Y precisamente contra la auténtica austeridad de Merkel y a favor de la mutualización de la deuda tardarán poco en volver a aliarse todos estos adictos al endeudamiento y a la presión fiscal que ahora pretenden compartir laureles con la canciller alemana.

Cataluña, la geografía y la irracionalidad
Juan Chicharro www.republica.com 24 Septiembre 2013

Robert Kaplan es un reconocido analista y escritor norteamericano. Sus tratados sobre estrategia y situación mundial son una referencia actual del por qué de muchos de los acontecimientos contemporáneos. Hago esta introducción tomándole como referencia toda vez que como consecuencia de su último libro “la venganza de la Geografía” ha sido objeto de entrevistas en diversos medios; llama la atención el que, según la tendencia de cada uno de ellos, en Madrid se extraiga de sus aseveraciones la improbabilidad de la secesión de Cataluña mientras que en los de Barcelona se concluye lo contrario.

Dice Kaplan que la historia, es decir el devenir de las relaciones humanas, es producto o resultado de lo que marca la Geografía. No anda equivocado el analista norteamericano quien no estableciendo nada nuevo en sus tesis lo que sí hace es el adecuarlas a nuestro mundo de hoy.

La relación entre Geografía e Historia es algo que ya Estrabón materializó hace más de 2.000 años en 47 libros advirtiendo que ésta era la ciencia de los Príncipes y Jefes Militares por excelencia; Geografía General, no estudiada sólo en su aspecto físico sino también en el humano y en el económico. Fue Napoleón también quien afirmó que ” la política de los Estados es consecuencia de su Geografía”.

Hoy cuando del problema que se plantea sobre la posible independencia de Cataluña observamos la mayoría de los análisis basados las más de las veces en aspectos legales o en las posibles consecuencias económicas para una hipotética Cataluña independiente, se echa en falta una consideración basada en los aspectos geográficos que afectan el problema en cuestión.

Analicemos entonces todo esto desde la perspectiva que nos da una visión conjunta del problema teniendo en cuenta la Geografía General y su influencia en la Historia.

Sabemos que una península es un trozo de tierra rodeado de agua por todas partes menos por una. La Península Ibérica es un territorio, rodeado, como sabemos, por el Mar Cantábrico, el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo a la par que unida al continente europeo por un istmo; nada menos que por los Pirineos.

Esta situación geográfica ocasiona que España desde el punto de vista estratégico acuse la existencia de una influencia atlántica en su parte occidental, una influencia africana en su parte meridional, una influencia mediterránea en su parte oriental que se abre ampliamente hacia ese mar y una influencia centroeuropea en su parte septentrional abierto, singularmente en el litoral cantábrico, a esa relación y contacto. Influencias que tienen su camino a través de los mares lo que le da a nuestro país un carácter marítimo esencial no siempre aprovechado acertadamente en nuestro devenir histórico. Pero su unión y relación terrestre con el continente europeo de forma directa es a través del istmo, es decir a través de los Pirineos. Sucede que esta formación supone en casi toda su extensión una barrera infranqueable salvo en sus extremos occidental y oriental; es decir a través del País Vasco y de Cataluña. Cualquiera situación hipotética que propiciara una separación política de estas dos regiones españolas supondría de facto el aislamiento del resto de España por vía terrestre de Europa. Supondría someter el comercio y relaciones de nuestro país con el continente europeo al arbitrio y control de esos dos hipotéticos países nuevos. Una situación claramente catastrófica para los intereses generales de los españoles en su conjunto. Dice acertadamente el Presidente Rajoy que juntos ganamos todos pero que separados perdemos todos; de aquí la irracionalidad de todo cuanto está sucediendo en estos momentos. Y ello porque siendo cierto que una hipotética secesión de Cataluña – y en su caso la del País Vasco – sería inicialmente desastroso para esos dos nuevos ilusorios países no lo sería menos para el conjunto de España.

¿Se imaginan Vds. todas las vías de comunicación – ferrocarril y carreteras – que unen el centro y sur peninsular con Europa controladas por Gobiernos nacionalistas educados en el odio a España controlando esta situación?

La Geografía manda y afecta a las relaciones humanas, sociales y económicas.
España no puede permitir ni tolerar que algo semejante pueda suceder.

Sería un suicidio colectivo de todos. Y sin embargo se está planteando en base a no sé qué oscuros intereses de no sé quien. Hay quien dice que finalmente, y después de muchos rifirrafes, se impondrá el denominado “seny” catalán, algo que no sé si alguna vez existió pero que hoy brilla por su ausencia. Tal vez porque ya apenas quedan catalanes nacidos y criados en ese “seny”. Me explico. Según los datos de la Generalidad de Cataluña – no míos – de los 7.500.000 catalanes que hoy pueblan ese territorio sólo un 60% ha nacido en Cataluña, un 20% ha nacido en el resto de España y un 15% proviene de la inmigración; si añadimos a esto que del citado 60% un elevado número son ciudadanos catalanes de segunda generación se comprenderá la intensa labor que se está llevando a cabo de adoctrinamiento y manipulación; única vía para lograr el deseado independentismo. No sé si alguna vez existió ese cacareado hecho diferencial del que tanto se habla pero desde luego hoy no es más que una burda invención. Una gran mayoría de la población de Cataluña no se diferencia en nada del resto de España toda vez que el número de catalanes “autóctonos” – por decirlo de alguna manera – no alcanza siquiera al 40% de la población; porcentaje en el que hay que incluir en gran medida a una burguesía lanzada hacia el soberanismo con la misma intensidad y entusiasmo con el que recibía en Barcelona al General Franco. Si alguien lo duda que acuda a las hemerotecas y lo podrá comprobar. ¡Vaya tropa! que diría Romanones.

En definitiva, analizando el “problema catalán” desde la perspectiva de la Geografía General podemos concluir que:

La Geografía Física nos dice que Cataluña es parte integral de la Península Ibérica que, aún siendo un territorio de gran variedad geográfica, forma una unidad en su conjunto.

La Geografía humana nos muestra claramente que la población que habita el territorio catalán apenas se diferencia de sus compatriotas del resto de España y que no existen bolsones étnicos de ninguna clase como, por ejemplo, los que si se daban en la antigua Yugoslavia. Aquí no.

La Geografía económica nos muestra como siendo Cataluña una de las zonas más prósperas de España lo es, entre otras razones, por su interrelación económica con el resto de las regiones españolas y que una ruptura política ocasionaría una auténtica catástrofe para todos pero más aún para lo que quedara de España.

En conclusión, todo cuanto está acaeciendo raya en el sinsentido. O sea, en la irracionalidad.

Detengámonos ahora siquiera someramente a analizar un aspecto que políticos contrarios a la secesión apuntan a propósito de que una Cataluña independiente – el argumento sirve lo mismo para el País Vasco – saldría de la Unión Europea y de la zona Euro. Supongamos que así fuera. Sucedería en cualquier caso que España quedaría – ya lo dije antes- desconectada físicamente de Europa por líneas terrestres lo que supondría un quebranto para nuestro país de enormes proporciones. Hasta tal punto sería esto desastroso que con el tiempo sería la misma economía española (lo que quede) la que rogaría la solución de esta hipotética situación pidiendo la incorporación a la UE de los ilusorios País Vasco y Cataluña.

Me explicaré.
Imagínese Vd. que es propietario de una fábrica de lo que quiera y que tradicionalmente exporta por vía terrestre sus productos a Alemania o a Francia. Imagínese Vd. que se ha producido la ilusoria secesión y que ahora sus productos están sometidos por vía de paso a lo que dispongan líderes nacionalistas de dos países que no son de la UE que, o bien no lo permiten, o lo cargan con aranceles. Inicialmente, Vd., que era contrario a la secesión lo soporta con estoicismo pero a la larga y dado que su vida y la de los que dependen de Vd. se basan en esa exportación acabaría sin duda claudicando pidiendo volver a la situación previa a la secesión.

Sólo quedarían entonces dos soluciones: o guerra – en el pasado se han dado muchos casos similares – o bajar la cerviz y apoyar el ingreso en la UE de esos dos utópicos países que sería lo más probable; y que es lo que marcaría la UE.

¡Qué listos estos nacionalistas catalanes! No sólo conseguirían lo que quieren sino que además controlarían parte importante del destino de España.

Saben que la Geografía manda. Lo saben y por eso no les asustan para nada estas amenazas y los que las hacen son cuando menos unos ingenuos no atentos a la Geografía y la Historia.

La irracionalidad solo se combate con firmeza y la solución es sencilla. No hay que darle muchas vueltas: la aplicación urgente de la Ley, en este caso la que marca la Constitución Española.

O esto o el desastre para todos pero especialmente para lo que quedara de España después de la hipotética e ilusoria secesión.

Muchos profesores, muchos políticos, mucho de todo…
Javier Caraballo EC 24 Septiembre 2013

Que la abundancia aquí está mal repartida, que sí; que no son los recursos los que faltan, sino la distribución de esos recursos. Como en política no existe una Ley de la Proporcionalidad que se imponga a todas las decisiones que se toman, como una norma superior que se imponga a las demás, hemos llegado a este punto en el que, nos miremos por donde nos miremos, existe una desproporción en el origen que lo contamina todo, que lo atrofia todo. En la política, en las Administraciones, en la escuela, en los hospitales, en las empresas… En la vida española, vida con mayúsculas, no en su vida o en la mía, en la sociedad española, en su estructura política, social y económica, tenemos un vicio original que nos conduce a un eterno vuelva usted mañana y, de ahí, al anquilosamiento.

El otro día, por ejemplo, cuando se pasó por aquí Andreas Schleicher, el director del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos, el famoso informe PISA que vapulea la educación española año tras año, y se ganó todos los titulares cuando le dio por decir que “en España hay muchos profesores en relación al número de alumnos”. ¿Cómo? ¿Qué dice usted? Nadie nunca ha podido oír en España que el problema pueda ser ese, y eso que el debate educativo es una constante en este país: cada Gobierno que llega enmienda al anterior y aprueba su propia ley, a sabiendas de que será derogada en el plazo máximo de ocho o diez años y que, a fin de cuentas, luego cada comunidad autónoma se reservará el derecho a interpretarla y ejecutarla libremente.

En la vida española, vida con mayúsculas, no en su vida o en la mía, en la sociedad española, en su estructura política, social y económica, tenemos un vicio original que nos conduce a un eterno vuelva usted mañana y, de ahí, al anquilosamiento

Pero no sólo dijo eso; también afirmó que el problema de la educación en España no es de inversión, porque en términos generales la inversión de acuerdo al PIB es similar a la de otros países que obtienen mejores resultados educativos, sino de una mejor organización del modelo educativo. Un modelo más racional, más efectivo. Que haya, a su juicio, muchos profesores no supone, en absoluto, un ataque al profesorado, sino todo lo contrario. Lo que este hombre solicita es lo que se le oye pedir a tantísimos docentes, que se prestigie la profesión, que se reconozca y se recompense el talento de los profesores porque “no puede haber mejor sistema educativo que sus docentes”. Pero la realidad es la contraria: muchos educadores que naufragan en un sistema educativo imposible, muchas veces porque se les destina a tareas, a funciones, perfectamente prescindibles, insustanciales, y muchas otras porque, simplemente, se estrellan diariamente contra un muro de incomprensión y acaban quemados, achicharrados.

Esto de los debates eternos, que en España tenemos tan asimilados, es algo que sorprende extraordinariamente a quienes nos visitan desde fuera. Juergen Donges, catedrático emérito de Ciencias Económicas de la Universidad de Colonia, sevillano de nacimiento, no deja de asombrarse: “Hace por lo menos quince años que se habla aquí de los problemas de productividad y competitividad; se habla siempre de lo mismo, se debate y se debate, pero no se empieza nunca a solucionarlo”, ha dicho en una de las muchas entrevistas que ha concedido en su visita de estos días. En su caso, Donges fija la desproporción estructural en el mundo de la empresa. El trabajo, por ejemplo. “España todavía muestra unos déficits significativos. Se trabaja mucho, incluso más horas que en Alemania, pero el rendimiento se queda corto. En la gran empresa, la productividad es comparable a la alemana, pero en el amplio espectro de las pymes, no. Y de la Administración pública no hablemos: el exceso de plantillas, la duplicidad de trabajos y el absentismo laboral están muy extendidos”.

En realidad, no es necesario que venga un alemán a cantarnos estas verdades porque es probable que en España todo el mundo sabe señalar con precisión dónde están los problemas. La impuntualidad por sistema, el absentismo laboral elevado o la falta de seriedad en el cumplimiento de los plazos, ya sea la obra de reforma de una vivienda o de una gran autovía. Cualquiera señalaría esos problemas, y otros muchos, con los que convivimos con naturalidad sin reparar nunca ni en el coste que suponen para la economía diaria ni, más allá, en lo que limitan el crecimiento del país. Como la burocracia excesiva, que es como la madre de todos los vicios nacionales. También eso irrita a Juergen: “Hay muchas partidas de gasto nacional, autonómico y local que se tienen que mirar para decir fuera esto, fuera aquello. Hay mucho gasto que no contribuye nada de nada, es gasto por gasto, despilfarro puro, y aquí entran transferencias de renta, subsidios y demás. A veces me pregunto por qué los españoles tienen que financiar a los sindicatos y la patronal. ¡Que se financien con sus cuotas! Hay mucho margen para recortar”.

¡Ay, si existiera una Ley de Proporcionalidad en España, cuántos castillos de naipes se desmoronarían al instante!

¡Ay, si existiera una Ley de Proporcionalidad en España, cuántos castillos de naipes se desmoronarían al instante! En eso, otro tipo, Jesús Fernández Villaverde, catedrático de Economía en la Universidad de Pensilvania, va incluso más allá y sostiene que esa hipertrofia de tantas cosas que existe en España arranca en la estructura institucional (“tenemos una estructura institucional que no funciona”, dice) y la desplaza después, como una cascada, a los demás órdenes de la vida diaria. Hace justo un año, en una conferencia en Madrid, Fernández Villaverde se mostró desolado por la realidad española: “Es una consecuencia del proceso de selección de las élites políticas y sociales que es horrendo, que hay que cambiar. Es un proceso de selección en el cual tenemos unos partidos políticos muy cerrados, en los que lo que importa es la lealtad a los jefes y no el haber demostrado en algún momento una capacidad intelectual o profesional. Tenemos una Alta Administración del Estado (y lo siento por aquellos de ustedes que sean funcionarios) que tiene un sistema de selección de personas que no es el que España necesita en el 2012. Y tenemos una estructura en la vida social y económica que ha sido capturada por los partidos políticos y que ha destrozado por completo nuestra capacidad de reaccionar ante nuestros problemas”.

Andreas Schleicher, Juergen Donges y Jesús Fernández Villaverde. Dentro de un año, o de dos, podrían venir de nuevo y repetir, otra vez, la misma conferencia, las mismas críticas, porque a buen seguro todo seguirá igual. España irá mejor o peor, porque la economía se desperece o se deprima, pero abajo, en la base, todo seguirá más o menos igual. Mucho de todo para producir menos que otros. Desproporción estructural, vicios que se remontan varios siglos atrás. “Vuelva usted mañana”, la eterna canción. “¿Volver? Vuelva usted y calle usted. ¿Es posible que nadie sepa aquí ocupar su puesto? ¿Entre qué gente estamos?” El Pobrecito Hablador se indignaba y un francés a su lado, no entendía nada: “C'est drole”, decía. Es gracioso, sí, tantos años dándole vueltas a lo mismo. El país de los debates eternos mientras todo sigue creciendo. Muchos profesores, muchos políticos, mucho de todo…

Revueltas tribales, algún tarzán y otros chamanes
adolfo gil La Opinion 24 Septiembre 2013

Vuelve a sobresalir el problema de las identidades y sus añadidos colaterales por toda la geografía; pero aparece acompañado de los aspectos económicos, siempre estuvieron latentes, y ahora emergen sin rubor entre la ciudadanía presuntamente afectada. Sé que se ha hablado mucho de la cadena humana en Cataluña, pero de ese acto cívico me he quedado con las declaraciones de lugareños de a pie participantes que, preguntados por las razones de su presencia en el acto, respondían que querían vivir mejor, que con la separación y la independencia estaban seguros de que su nivel de vida, su renta per cápita sería más alta; es decir, parafraseando al maestro Gila "aquí hay alguien que roba a alguien" , sin duda el mensaje más extendido por los líderes es que al otro lado del Ebro estamos comiendo la sopa boba a costa de los impuestos pagados por los nacionalistas catalanes. Prefiero no hacer más comentarios, pero tengo la seguridad de que sigue sin haber intenciones secesionistas, sino solamente un reparto del pastel en el que a los nacionalistas tribales de aquella esquina les toque más ración.

Como no podía ser menos en el norte inexpugnable de los vascos el jefe de la tribu se suma al carro y, cual un Montoro cualquiera, se apunta a vender repuntes económicos y derechos a decidir de manera pactada, parece que es menos radical que Mas, pero es que acaba de suscribir un pacto de apoyo con los socialistas, por lo que no puede salirse mucho de la cazuela y, la verdad, más tarta no puede pedir porque ya la tiene toda, deja unas migajas para el extrarradio y ya está contento.

Pero, para euros en juego, los que se juega la lideresa Aguirre y su valido González en el foro. Tienen varios problemas tribales; ya desde Gallardón estiraron el brazo más que la manga y les quedó un pufo épico, mucho reírnos del aeropuerto de Castellón, pero el fiasco de las autopistas radiales de peaje nos lo comeremos con patatas, acompañado del 80% de las obras olímpicas. Menos mal que aparece el mago Adelson para convertirse en el tarzán de la tribu central con sus casinos y negocios adyacentes, dispuesto a que le regalemos tierras, financiación, cambios legislativos a la carta para fumar lo que sea y para no tributar al fisco. De lo que quede de sus beneficios, estas lumbreras que gobiernan Madrid piensan sacar parné para tapar todos sus agujeros.

Por la tribu de por aquí hay quien sigue diciendo que quiere decidir ser soberano; la verdad es que no sé sobre quién se quiere ejercer el derecho de pernada, si nos cortan el grifo de fuera volvemos a repoblar el castro de Baroña o echamos el cierre en Pedrafita para cobrar alcabala en el parque temático en el que tendríamos que convertirnos. Claro que siempre ayuda a engañabobos sacar a paseo conflictos lingüísticos, ya nos habíamos olvidado de la chapuza de Feijóo recién llegado y su reforma -cada uno seguía haciendo lo que le venía en gana- y el TSJG le recuerda que hay que cumplir las sentencias, eso sí, tarde mal y arrastro, con el curso ya empezado, para que nos olvidemos de recortes, libros, comedores?

Como ven, nos divertimos mucho, sobre todo cuando el viejo druida del nacionalismo intenta ilustrarnos con el argumento de que las bombas que ponen los retoños terroristas aún no han matado a nadie. Vale.

España
Los diputados gastarán más de siete millones en aviones, trenes y kilometraje
Esther L. Palomera. Madrid. La Razón 24 Septiembre 2013

Hay cosas que, pese a la crisis, no cambian, y una es lo que cuestan al erario público los diputados y ex diputados. No hablamos de sus sueldos, que llevan congelados desde hace seis años igual, que las aportaciones al fondo de pensiones privado que la Cámara Baja tiene suscrito en favor de sus señorías. Pero sí de las llamadas «indemnizaciones por razón del servicio de la función de diputados», de los viajes en avión y tren, del kilometraje, de los cursos de inglés, de las dietas, de los complementos y de un largo etcétera de partidas que vuelven a recoger los Presupuestos de la Cámara para 2014, a los que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Y todo en unas cuentas que por empeño personal del presidente del Congreso, Jesús Posada, se reducirán de nuevo el próximo año, a pesar de las múltiples obras de reforma y mantenimiento que acomete cada ejercicio la sede de la soberanía nacional. La merma en los Presupuestos esta vez es sólo de 177.792 euros hasta situarlos en un total de 83,9 millones. Dicho de otro modo: que la Cámara Baja gastará, pese a todo, un 0,21 por ciento menos que en el presente ejercicio y por debajo de las cifras que manejaba el Parlamento español en 2006, antes de la crisis económica.

La cifra global desciende por sexto año consecutivo. De hecho, desde el 2009, la Cámara ha rebajado su presupuesto en un 18,24 por ciento. Pero, lean, lean... La nómina de ex parlamentarios nos costará el próximo año 8.483.000 euros, un 0,59 por ciento menos que en este ejercicio porque, como consecuencia de la presión social y mediática, el Parlamento decidió hace un par de años suprimir el llamado «finiquito» o indemnización por cese, una retribución mensual que el diputado cesante recibía durante un número determinado de meses en función de los mandatos que hubiera ocupado un escaño.

Pero ésta es tan sólo la nómina de inactivos. La de parlamentarios activos ascenderá a 13.512.000 euros. Claro que esta cifra es sólo la llamada «asignación constitucional» (2.810 euros mensuales en concepto de salario base), a la que hay que sumar complementos para alojamiento (870,56 euros para los diputados de Madrid y 1.823,86 euros para los de fuera) y complementos en función de la tarea que desempeñen en la Cámara, como presidir una comisión, ser portavoz o portavoz adjunto, etc. Esta última es una partida que ascenderá a otros 5.188.000 euros en 2014, un 1,95 por ciento más que este año debido a una reciente reestructuración de cargos parlamentarios. A todo ello hay que añadir otros 9.313.000 euros –idéntica cantidad que en 2013– que el Parlamento tiene presupuestado para subvencionar el funcionamiento de los grupos parlamentarios.

¿Han sumado? Pues sigan porque hay más. En los Presupuestos a los que ha tenido acceso este diario, aparece también una partida para el transporte de los miembros de la Mesa y las tarjetas de aparcamiento de AENA a la que tienen derecho los diputados de otros 180.000 euros, cantidad, eso sí, que se reduce en un 69,43 por ciento respecto a este año a la vista de lo ejecutado. Y otros 6.750.000 euros en vuelos, billetes de tren y gastos de aparcamiento en las estaciones de AVE, más otros 500.000 euros en kilometraje (un 16,67 por ciento menos). Los viajes por carretera, avión o ferrocarril de sus señorías costarán al erario público 7.250.000 euros.

Y además de todo ello, la Cámara dispone de una partida de 55.850 euros para las clases de idiomas gratis que pueden recibir sus señorías en sus ratos libres en la mismísima sede del Parlamento.

Sin fondo de pensiones
Al menos, y como ocurre desde 2012, las Cortes Generales mantienen suspendida la aportación al fondo privado de pensiones del que disfrutaban los diputados y los senadores, lo que supone un ahorro de cerca de un millón de euros al año. La Mesa del Congreso ya aprobó también hace un año hacer incompatible el sueldo de parlamentario con la pensión indemnizatoria por haber ocupado cargos público. Además, se congelan los sueldos de los funcionarios, aunque en su caso no figura en el presupuesto del Congreso sino en el de las Cortes Generales, que agrupa los gastos comunes de las dos Cámaras.

50.000 para los escoltas de Bono
P. D. La Cámara dispone de una partida específica para atender los gastos originados no ya por el servicio de escolta del presidente de la Cámara, que es lo que corresponde, sino para atender los del servicio de seguridad que mantiene el ex presidente José Bono, quien renunció a la pensión indemnizatoria a la que tenía derecho por tener otros ingresos privados. En total, hay presupuestados 50.000 euros para este capítulo.

España
El Gobierno anuncia un ahorro de 1.500 millones con la supresión de 708 empresas
Efe. Madrid. La Razón 24 Septiembre 2013

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado hoy que el número de empresas públicas autonómicas que se extinguirán pasará de las 515 -que estaban previstas- a 708, lo que supondrá un ahorro de 1.500 millones de euros.

En la inauguración de unas jornadas organizadas por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y Deloitte sobre las "Reformas y eficiencias del sector público", la vicepresidenta ha señalado que una vez que se ha cumplido el objetivo de suprimir 515 sociedades mercantiles creadas por las comunidades autónomas, "en una siguiente fase se amplía este número a 708", lo que permitirá un "ahorro de 1.500 millones de euros".

Sáenz de Santamaría ha destacado la necesidad de que en tiempos de bonanza no se vuelva a repetir la situación vivida y por eso ha anunciado que se va a poner en marcha "una nueva ley de régimen jurídico de las administraciones públicas", de manera que se establezca un "sistema muy riguroso para la creación de organismos públicos por cualquier administración".

Ha añadido que a la hora de la creación de estos organismos se deberá justificar la suficiencia de los ingresos y periódicamente tendrán que tener la sostenibilidad financiera necesaria para llevar a cabo sus funciones, al tiempo que ha explicado que hasta este momento "no había manera legal de disolver" determinados consorcios.

Saénz de Santamaría ha recordado el anuncio del pasado viernes tras el Consejo de Ministros de que la intervención en 67 organismos de la Administración General del Estado, mediante su disolución y liquidación o fusión o conversión en otro superior, ha permitido "en términos netos" la desaparición de 53 de ellos.

En su intervención, la vicepresidenta ha reconocido que el Gobierno ha "copiado" el funcionamiento de las empresas privadas, de sus estructuras, su funcionamiento, gestión de medios y servicios comunes, y en este sentido se ha referido a la administración electrónica.

Al respecto, ha comentado que se ha tomado la medida de crear un equipo informático para el conjunto de la administración que dependerá del Ministerio de Presidencia y Hacienda.

También se ha referido a las "compras centralizadas", que no sólo se llevarán a cabo con las vacunas, sino que se ampliarán a servicios como la luz o la limpieza, que hasta ahora eran contratados por cada ministerio y "nos lo cobraban más caro", ha subrayado.

Se trata, ha precisado, de "lograr una centralización general" y ha puesto como ejemplo que en la gestión del servicio de mantenimiento de ascensores, Presidencia se va a ahorrar el 65 por ciento, mientras que el Ministerio de Interior ha logrado un ahorro en Energía Eléctrica de 7 millones de euros en un presupuesto de 40 millones.

Asimismo, ha considerado esencial una "nueva cultura de la cooperación entre las administraciones públicas", ya que ha recordado que "muchas administraciones tienen competencias sobre la misma materia", por lo que es necesario "tratar de poner fin a las competencias impropias".

Por ello, ha destacado que a lo largo del informe elaborado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA) se aprecia la necesidad de una planificación conjunta porque hay que "ser conscientes de que muchas de las reformas que necesita el país se legislan en las cortes pero se ejecutan por las comunidades o por las corporaciones locales".

De esta manera, "el Estado necesita mecanismos que permitan una mayor implicación de todos" y "son muchas las facetas en las que hay que trabajar para eliminar duplicidades", ha reseñado.

La reforma de la Administración Pública se verá también en una mejora de la gestión de los ciudadanos en procesos que tienen que ver con la administración, ha subrayado, y ha comentado que desde el pasado mes de junio -como ella misma ha podido comprobar-, se puede solicitar en las oficinas de empleo cita previa, aunque ha reconocido que es necesario mejorar el procedimiento de anularla si no se puede acudir.

Otra de las novedades que ha citado, es el del Boletín Oficial del Estado "a la carta", que será "muy agradecido por los opositores".

Sobre la reforma de la Administración ha dicho que "se trata de un proyecto muy ambicioso", aunque ha reconocido que "no es sencillo" porque exigirá ir cumpliendo pasos e ir levantando muchas trabas.

En este sentido, ha recordado que de las 218 medidas que propuso la CORA, 15 están finalizadas, 82 en fase inicial, 90 en fase media de ejecución y 22 en fase final.

La vicepresidenta ha considerado que la crisis económica "ha servido para algunas cosas" como para "ser más auténticos en todos los niveles" y acometer la reforma de la Administración que "era necesaria" pero que nunca se acometía.

El 93% de las reformas de la Administración siguen sin ejecutarse tras casi dos años de Gobierno Rajoy

La velocidad con que llegaron los recortes a la ciudadanía contrasta con la que afecta a las Administraciones Públicas. Casi dos años después de acceder al Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy tiene pendientes el 93% de los ajustes públicos comprometidos. Sólo 15 recortes se han aprobado ya frente a los 209 pendientes. Según los datos de Moncloa, el 88,99% de la “racionalización” está todavía “en proceso de ejecución” y otro 4,13% ni siquiera se ha iniciado.
www.vozpopuli.com

Los recortes que tan rápido llegaron a la ciudadanía no terminan de llegar a las Administraciones Públicas. Casi dos años después de acceder al gobierno, el gabinete de Mariano Rajoy mantiene más del 93% de los ajustes públicos sin ejecutar: en total, el 88,99% de la “racionalización” está todavía “en proceso de ejecución” y otro 4,13% de los planes ni siquiera se ha iniciado.

Los datos de la Oficina Para la Ejecución de la Reforma de la Administración (OPERA) revelan que sólo 15 medidas han sido ya finalizadas frente a las 203 que siguen pendientes, es decir, que apenas el 6,88% de los recortes previstos para las Administraciones Públicas se han ejecutado y que de las 209 que siguen pendientes de ejecución 82 se encuentran todavía en lo que el Ejecutivo denomina una “fase inicial”.

El Ejecutivo justifica el ritmo de aplicación en que el plan se presentó en junio y en que ha sido necesario aprobar un “paquete normativo habilitador para la puesta en marcha de esas medidas”. Sin embargo, del total de medidas previstas, sólo 17 requieren --según las cifras del Ejecutivo-- "modificaciones normativas". De hecho, el mismo día en que Mariano Rajoy presentó las 2.000 páginas del plan de ajustes y racionalización de la Administración Pública se aprobaron ya 5 medidas de recorte que arrancaron con la supresión de las unidades de apoyo ante desastres naturales. Desde entonces, sólo se ha detectado y añadido una fórmula de racionalización del gasto más: en septiembre se ha aprobado unificar los diferentes gabinetes telegráficos de los distintos ministerios que servían para localizar a los ministros ante situaciones de urgencia o crisis.

Moncloa promete acelerar los ritmos
El Gobierno confía en acelerar las reformas a partir de ahora. Los ritmos de ejecución presentados por Moncloa, sin embargo, indican que 172 de las 218 medidas propuestas ni siquiera han alcanzado la mitad de su ejecución. Dicho de otra forma, ocho de cada diez ajustes en el sector público ni siquiera han llegado a medio camino.

El Gobierno prometió hace unos meses inaugurar "una nueva cultura de la gestión pública" y recortes en la estructura política del Estado central y autonómico. Antes de hacerlo, el propio Presidente del Gobierno reconocía haber aplicado "decisiones difíciles y muy dolorosas" que sumaban 22.000 millones en recortes y la reducción de hasta 375.000 interinos y empleados públicos por los recortes aplicados en sanidad, educación y servicios públicos.

 

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña y País Vasco
Los dos agujeros negros del PP
Cayetano González Libertad Digital 24 Septiembre 2013

El partido que gobierna en España con una holgada mayoría absoluta en el Congreso, en el Senado, en once de las diecisiete comunidades autónomas y en los principales ayuntamientos del País tiene sin embargo un problema político de primer orden, traducido en una falta de presencia e influencia en las dos comunidades –Cataluña y el País Vasco- gobernadas por los nacionalistas, que además son las que, con diferente ritmo, buscan separarse de España.

En ambas, el PP es la cuarta fuerza política. En Cataluña, en las elecciones autonómicas celebradas hace menos de un año, en noviembre de 2012, los populares tuvieron el 12,99% de los votos y 19 escaños (de 135). Quedó por detrás de CIU (30,68% y 50 escaños), ERC (13,68 y 21) y PSC (14,43 y 20). En el País Vasco no le fueron mejor las cosas a los populares en las elecciones autonómicas de octubre de 201 ya que el partido que entonce lideraba Antonio Basagoiti sacó el 11,73% de los votos y 10 escaños en un Parlamento de 75, por detrás del PNV (34,64% y 27 escaños), EH-Bildu (25% y 21 escaños) y PSE (19,13% y 16 escaños).

Las previsiones electorales para el PP en ambas comunidades no son nada halagüeñas. En Cataluña hay encuestas que ya colocan a Ciudadanos por encima de los populares. En el País Vasco no se ve que a corto plazo pueda mejorar esa cuarta posición, y, lo que es peor, lo más probable es que pierda sus dos bastiones –la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria– en las elecciones municipales y forales que tendrán lugar en la primavera del 2015.
Complejo ante el nacionalismo

¿Por qué el PP tiene esta posición política de debilidad en Cataluña y el País Vasco? No hace falta ser un gran politólogo para responder esta pregunta: porque en ambas CCAA no es percibido como una alternativa política e ideológica seria, consistente, madura, que quiera y pueda hacer frente al nacionalismo. Es más, en algunos momentos el PP ha buscado, fundamentalmente para no ser mal visto por el establishment de dichas comunidades, asimilarse al paisaje nacionalista, tonteando con CIU o con el PNV o con ambos a la vez; y ya se sabe lo que el electorado hace en esas ocasiones: quedarse con el original y rechazar la fotocopia.

Hasta que el PP no se quite esos complejos y no plantee la batalla política al nacionalismo secesionista -y al socialismo federalista en Cataluña-, y defienda los valores constitucionales, entre los que ocupa un lugar muy destacado la unidad de la Nación y la igualdad de los ciudadanos, independientemente del territorio donde vivan o residan, no tendrá nada que hacer. Seguirá siendo un partido irrelevante en Cataluña y el País Vasco, porque no será referente de nada ni de nadie.
La oferta de Cospedal

No sé si fruto de ese estado casi comatoso, electoralmente hablando, en el que se encuentra el PP en Cataluña, la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, ha hecho este lunes una oferta para lograr un pacto constitucionalista en dicha comunidad. Un pacto que, siendo serios, sólo puede ir dirigido a Ciudadanos, porque no esperará la número dos del PP que el PSC se caiga ahora del caballo o que la Unió de Duran Lleida esté dispuesta a dejar la federación con Convergència, gracias a la cual él es diputado en el Congreso y su partido puede mantener las siglas.

No sé qué posibilidades y en qué términos concretos se podría producir el acuerdo entre el PP y Ciudadanos. En el plano teórico, y como el propio líder de esta formación, Albert Rivera, ha destacado, es la hora de sumar, no de restar, y de dejar de lado los intereses de cada formación. Eso se dice muy fácilmente, aunque luego unos y otros lo tienen que plasmar en la realidad, lo que no suele ser tan sencillo. Pero, sobre todo, ese hipotético pacto lo que debería conseguir es que los ciudadanos de Cataluña que no quieren sumarse a las aventuras independentistas de CIU y ERC, o al federalismo sin sentido del PSC, tengan un sitio donde ir y sentirse cómodos. Y eso implica hacer un pacto muy constitucionalista y muy español, por entendernos, lejos de veleidades nacionalistas que a nada conducen.
El último error de Arantza Quiroga

En el País Vasco, el PP sigue cometiendo errores graves. Así, por ejemplo, la misma semana en que, de forma torpe, la sucesora de Basagoiti al frente del partido, Arantza Quiroga, imploraba al PNV y al PSE sumarse al acuerdo firmado por ambos en los ámbitos fiscal y económico, el lehendakari Urkullu anunciaba en el Parlamento vasco su intención de pactar un nuevo estatus político para Euskadi en el 2015 que contemple el derecho a decidir. Con lo cual la estrategia política de los Quiroga, Oyarzabal, Semper y Cía. quedaba en el más absoluto de los ridículos, y se ofrecía una imagen de debilidad y falta de criterio.

El PP en el País Vasco tiene que volver a recuperar los valores y los principios que en un pasado reciente hicieron de él un referente para muchos miles de vascos no nacionalistas. Eso lleva aparejado trabajar por ser una alternativa al nacionalismo... y creérselo. El problema, que también lo tiene el PP en Cataluña, es si con los actuales líderes y responsables regionales eso es posible. En vista de la falta de rectificación del discurso y del quehacer político del que han hecho gala tras la debacle electoral de hace un año en una y otra comunidad autónoma, parece evidente que no.

Galicia: el tercer agujero negro del PP,  y quedan mas.
Nota del Editor 24 Septiembre 2013

Hay mucha gente que parece creyente del PP que obstinadamente se olvida de nombrar Galicia cuando se refieren a zonas donde el español está proscrito y es obligatorio estudiar en y la lengua regional.

Pero aquí estamos para recordarles que Galicia es otro lugar donde los ciudadanos español hablantes somos de cuarta clase, por obra y gracia del PP desde Fernández Albor, pasando por Fraga y terminando por Núñez que se "olvidó" de sus promesas cuando consiguió el poder y no deja de hablar en la lengua regional incluso cuando deba estar dirigiéndose a toda España y al mundo, pero el tipo es así de miserable y mentiroso.

Pacto sí, bromas no
EDITORIAL Libertad Digital 24 Septiembre 2013

El PP ha dado este lunes su respuesta a la propuesta que lanzaba el domingo Albert Rivera de crear una especie de frente que agrupe a todos los partidos contrarios a la secesión de Cataluña.

La propuesta del de Ciutadans es interesante y cabría decir que necesaria: sólo una unión seria y sincera de PP, PSOE y partidos minoritarios pero de gran vitalidad política como UPyD o la formación liderada por el propio Rivera tendría alguna posibilidad de frenar una marea nacionalista que, alimentada desde la Generalidad y sus medios subvencionados, no se está encontrando enfrente ninguna barrera digna de tal nombre.

La respuesta popular, anunciada por la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, ha sido en cambio más que decepcionante: decir sí a un pacto contra el separatismo y pretender que en el mismo se integre la Uniò de Duran i Lleida sólo puede ser tomado como una broma. De mal gusto.

El PP transmite con esta charlotada política varios mensajes, a cuál más preocupante. El primero, que es incapaz de tener una visión política que vaya más allá de un patético cortoplacismo electoralista: difícil es no percibir en los populares mayor preocupación por las espléndidas perspectivas electorales de Rivera, según algunas encuestas ya por encima de PP y PSC, que por el gravísimo reto separatista al que se enfrenta España, y que el Gobierno y el partido que lo apoya parecen empeñados en minimizar.

El segundo, que los populares siguen sin ser capaces de desprenderse de una absurda fascinación por Duran, un político al que no se le conoce una iniciativa a favor de la unidad de España o la Constitución, pero que ha seducido a los dirigentes del PP hasta convencerlos de que es algo así como un imprescindible baluarte de la patria.

Y el tercero, muy relacionado con el anterior, que los populares siguen presos de esa retórica que divide a los nacionalistas en buenos y malos, y que cree posible usar a los primeros como ariete contra los segundos. Un ensoñación que lleva casi cuatro décadas encandilando a los diferentes Gobiernos de España con el desastroso resultado, en todos los sentidos, que actualmente podemos contemplar.

El PP debe tener claro que, por mucho que desde algunos medios intenten convencerla de lo contrario, buena parte de la opinión pública no podrá creer en la sinceridad de un Gobierno que negocia en secreto con Artur Mas y en público con Albert Rivera. Y le hará pagar cara esa impostura.

O se está con los que quieren destruir España o con los que quieren defenderla, lo demás son bromas… y la situación no está para hacerlas ni para soportarlas.

Cataluña
La Esquerra se debate entre Andorra y Singapur
Pablo Planas Libertad Digital 24 Septiembre 2013

En la fase de alistamiento para la causa soberanista, ni ERC ni Convergència miran el carné. Ofrecen barra libre de identidad, idioma y sentimientos, hasta el punto de que la república catalana es perfectamente compatible con la más rancia españolidad. "Tengo amigos que están contentos cuando gana la Roja", ha dicho Oriol Junqueras, el líder de la Esquerra. Para sumarse a la corriente central del pueblo catalán, el mínimo común es el derecho a decidir, eslogan que se ha revelado como un eficaz banderín de enganche, pese a la notoria ausencia de indicios jurídicos, históricos o políticos que avalen la existencia de tal derecho. La eficacia de la idea, en la que aún suenan las reminiscencias de aquel "Nosotras parimos, nosotras decidimos" proabortista, ha desactivado las reticencias de Unió y del PSC y es la sintonía de fondo de las campañas de captación de clientes entre la población no asimilada. Es a ellos, los que se abstienen en las autonómicas y votan en las generales, a quienes se dirige Junqueras cuando promete que en la Cataluña independiente se podrá mantener el pasaporte español y el idioma castellano será oficial. El hecho de que esta audiencia sea propensa a la abstención en las autonómicas es la causa del prejuicio sobre su inteligencia. Pero este discurso de tono apaciguador de Junqueras -en contraste, por ejemplo, con la exhuberancia latina de Tardà- ya ha sido probado con éxito en las pasadas elecciones, en las que superó en número de diputados al PSC pese a tener menos votos que la formación de Pere Navarro.

De esta forma rentabiliza ERC las tres décadas de adoctrinamiento y propaganda de la Generalitat y la paulatina y pactada retirada de Cataluña del Estado. Si la agitación no hubiera sido suficiente para llegar a este estadio, el absentismo estatal ha consolidado las posibilidades, más reales que nunca, de una ruptura territorial. De hecho, los líderes nacionalistas son los primeros en mostrar en privado su sorpresa ante la velocidad de una hoja de ruta impensable hace sólo un año, cuando Mas cambió de registro, desistió del pacto fiscal y se inmoló en las últimas elecciones autonómicas. También se avizoran grandes oportunidades en la inestabilidad funcional de la Corona.

Ante el silencio administrativo, los laboratorios de CiU y ERC trabajan ya en las hipótesis del día después. De primeras, sus cálculos arrojan un desequilibrio fiscal con Bruselas. Ahora mismo Cataluña sería un contribuyente neto de la Unión Europea, paso previo a la sentencia de que Europa, como España, se aprovecha de los catalanes. En ERC, más osados conceptualmente, van un paso más allá que Convergència en la defensa de la viabilidad económica del Estado catalán y preparan un documento en el que se vislumbran opciones tan sugerentes que hasta prodían hacer cambiar de opinión a Adelson respecto a la ubicación de Eurovegas. Cataluña podría ser, afirman, un Estado zona franca, fórmula inédita cuyos referentes más propios estarían entre el paraíso fiscal gibraltareño, Singapur y un Estado gamberro. En el infierno fiscal en el que supuestamente viven los catalanes, las bondades de Andorra se venden solas, consideran los teóricos del soberanismo alojados en la red de comités y colectivos que preparan informes para la Generalitat. Si lo sabrán ellos.

Fundación Círculo Balear
Las entidades de padres de Cataluña apoyan tratamiento integrado de lenguas en Baleares
Convivencia Cívica o Asociación por la Tolerancia se unen al cambio para un sistema real de inmersión lingüística
Redacción www.lavozlibre.com 24 Septiembre 2013

Madrid.- Las entidades y asambleas de padres de Cataluña se une al apoyo al nuevo decreto TIL (tratamiento integrado de lenguas) en Baleares. En defensa de la libertad, el bilingüismo y la no politización de los colegios, entidades como Convivencia Cívica o Asociación por la Tolerancia han mostrado su apoyo a Fundación Círculo Balear.

Impulso Ciudadano y las Asambleas por una Escuela Bilingüe también han solicitado a Círculo Balear, como las dos anteriores, que traslade su apoyo al gobierno balear por hacer posible el cambio de un sistema de inmersión en catalán a un sistema que respeta la libertad y mejora la calidad educativa. Estas organizaciones aglutinan a miles de familias que en Cataluña solicitan disponer de un sistema como el que recientemente se ha aprobado en Baleares, donde sólo este año han gestionado la petición de más de 1.000 familias por el bilingüismo escolar frente al monolingüismo en catalán.

"Damos nuestro apoyo a la nueva normativa lingüística de Baleares, que supone un mayor equilibrio a nivel educativo entre las lenguas oficiales de la comunidad balear, frente a situaciones previas de exclusión del español, que aún se sigue practicando sistemáticamente en la comunidad autónoma catalana, a pesar de las sentencias en contra del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo", han subrayado las entidades catalanas.

Precisamente ante el incumplimiento de estas sentencias por parte de la Generalitat de Cataluña se están creando en los municipios catalanes las Asambleas por una Escuela Bilingue (AEB) integrada por padres quienes también apoyan la nueva normativa balear al considerar que "el sistema escolar bilingüe o trilingüe es el idóneo para garantizar un mejor cocimiento de los alumnos de las dos lenguas oficiales y de la lengua extranjera, y una formación más completa y abierta".

"Al igual que ha sucedido hasta el momento en Baleares, en Cataluña la práctica totalidad de los proyectos lingüísticos de los centros educativos públicos y concertados tienen un modelo de lengua vehicular única. No prevén modelos bilingües o trilingües. Nos parece un grave error porque consideramos que sería muy positivo que los centros sostenidos con fondos públicos ampliasen su oferta educativa y aprobasen una programación escolar adecuada que incluya el catalán, el castellano y la lengua extranjera (preferentemente inglés) en una proporción equivalente, como recoge el nuevo decreto TIL de Baleares", dicen desde estas entidades.

El presidente de la fundación Círculo Balear, Jorge Campos, ha agradecido el apoyo considerándolo "muy importante y significativo al llegar de las entidades que en Cataluña trabajan por la libertad y por los derechos de los hablantes de ambas lenguas oficiales bajo un régimen político al margen de la legalidad en el que su gobierno impone el sistema de inmersión en catalán, que es lo que pretenden los docentes huelguistas en Baleares." Para Jorge Campos "la huelga política en la educación balear persigue los mismos objetivos que los nacionalistas en Cataluña. De hecho es de donde reciben los apoyos."

Libertad y bilingüismo
Nota del Editor 24 Septiembre 2013

Hablar de libertad y tener al lado bilingüismo, es un imposible porque el bilingüismo que defienden algunos consiste en obligar a otros a aprender en y la lengua regional y por tanto no pueden hablar de libertad.

Parece que sufren el síndrome de Stockholm, tanto tiempo sometidos a la inmersión en lenguas regionales que ahora se conforman con tener una migajas en lengua española, olvidándose de la irracional, anticonstitucional e inhumana obligatoriedad de aprender en y la lengua regional.

Ahora parece que quieren alumnos trilingües, lengua regional, lengua extranjera y lengua española, en este orden, lo que puede resultar mientras en los países competidores del turismo español sigan guerreando, pero dado que el inglés está perdiendo fuelle en la compra turística, deberían formar alumnos plurilingües en chino, ruso, árabe, y en todos esos idiomas de los petrodólares.

Si quisieran una sociedad educada, no una sociedad de camareros o de indoctrinados (causada por y con la lengua regional), se olvidarían de estos disparates de las lenguas regionales, que nadie tiene obligación constitucional de conocer.


Recortes de Prensa   Página Inicial