AGLI Recortes de Prensa   Miércoles  25 Septiembre 2013

El gran escándalo de España, cubierto hasta ahora con éxito por los políticos, empieza a descubrirse
Francisco Rubiales Periodista Digital 25 Septiembre 2013

El diario alemán Die Welt acaba de afirmar que el nivel de corrupción en algunos países del sur de Europa, entre ellos España, es comparable a una dictadura del Tercer Mundo. Esa corrupción, además de una enfermedad grave de la democracia, es una conducta política que ya ha infectado a muchas instituciones y a millones de ciudadanos. El daño que los políticos han causado a España infectándola con "su" corrupción es irreparable y debería representar su ruina y desaparición como partidos políticos representativos de una democracia.

"La corrupción en España es comparable a una dictadura del Tercer Mundo", según el diario alemán Die Welt.

Es cierto que la corrupción se extiende por las instituciones y por la misma sociedad, pero el origen del mal y la principal fuente de contaminación han sido y son los partidos políticos, cuyo comportamiento inicuo convierte el sistema político español en un vertedero que todavía oculta sus peores despojos y podredumbres.

El que podría convertirse en el mayor escándalo de la mal llamada "democracia" española empieza ya a desvelarse:

"España paga prácticamente el doble que Alemania por construir sus carreteras, según se desprende del informe '¿Se gastan correctamente los fondos de la política de cohesión de la UE destinados a las carreteras?' que ha hecho público el Tribunal de Cuentas Europeo, que precisa que "no existen pruebas" de que estas diferencias se deban a los costes de mano de obra".

¿Alguien se ha preguntado por qué un país como España, no precisamente de los mas ricos de Europa, tiene la mejor red ferroviaria de Alta Velocidad y una envidiable red de autopistas y autovías, además de decenas de nuevos aeropuertos e infraestructuras de todo tipo, algunas de ellas superfluas y escandalosamente infrautilizadas?

La respuesta pronto será descubierta y causará mas vergüenza: Algunos partidos políticos gobernantes han utilizado las obras públicas para financiarse. Los españoles acumularán mas vergüenza y el mundo sentirá mas asco ante los políticos españoles cuando quede al descubierto que parte de los euros gastados en carreteras, ferrocarriles y grandes obras se fue para la "cuota de corrupción".

No existe otra explicación posible, ni siquiera teniendo en cuenta que el territorio español es mas accidentado que el alemán y que los costes de financiación son mas elevados para España. La diferencia es demasiado grande.

Empresas adjudicatarias de los proyectos de ingeniería y de las obras han pagado "comisiones" a los partidos políticos, que las han recompensado adjudicándoles importantes concursos públicos, como ha quedado demostrado en el caso Barcenas. Esos sobrecostes, al final, eran cargados a la obra, que siempre incrementaban sus precios de partida notablemente.

La práctica no ha sido una exclusiva del PP sino que afecta al PSOE, IU, partidos nacionalistas y a todos los que de alguna manera han gobernado la nación o las comunidades autonómicas, que han convertido en una conducta habitual el cobro de compensaciones por obras, concursos, adjudicaciones, concesiones y otras ayudas. La práctica viola las leyes de contratación y el principio de igualdad, garantizado por la Constitución, pero ha servido para que el país se cubra de vergüenza, la corrupción contamine a la nación y los políticos españoles naden en la abundancia, cobren sobresueldos y muchos de ellos se enriquezcan de manera inexplicable.

Voto en Blanco

Españolizar España
Javier Orrico Periodista Digital 25 Septiembre 2013

Hasta ahora habíamos creído que lo que defendía Esperanza Aguirre era españolizar España. Frente al marianismo mudo, el centrismo desleído y los potitos ideológicos, se trataba de reconstruir el Estado para volver a ser iguales, para tener una sanidad de todos, con hospitales abiertos a cualquier español, y una educación en la que se estudiara esencialmente lo mismo en La Coruña, Gerona o Valencia. Más que nada para poder viajar o vivir donde nos diera la gana. Y lo mismo con la Justicia, la Policía o los impuestos. Un país grande para respirar frente a estas patrias jibarizadas de hoy. Un país donde escapar del campanario de la aldea, que es lo que se consideró progresista hasta que los autoprogresistas se convirtieron en mamporreros de los jíbaros nacionalistas. Salvando a Corcuera, bronco, sincero y español, de cuando los socialistas creían en la igualdad y en que el progreso era unir.

Pero ha ido Aguirre a Cataluña a halagar a “una burguesía”, esa de “la pérgola y el tenis” que inmortalizó el gran Jaime Gil de Biedma, su tío; esa de las “Últimas tardes con Teresa”, de Marsé; esa que consiguió colarnos el mito de su civilidad y su europeísmo, cuando en verdad lo único que habían hecho era explotar la cobardía del Régimen de la Restauración (y de todos los que vinieron después), imponiendo un proteccionismo que hemos pagado los demás, no sólo como mercados cautivos, sino como factorías de mano de obra barata. La misma que hoy les molesta tanto si pide que a sus hijos les enseñen también en español.

“Hay que catalanizar España”, ha dicho Aguirre. Puede que haya querido ofrecer puentes, dulcificar el conflicto. Pero con eso, y alguna otra afirmación poco meditada, se anula a sí misma como alternativa y pervierte el conjunto de un discurso que su partido habría debido pronunciar hace mucho tiempo. A los políticos madrileños siempre se los acaba comiendo el hijo pródigo catalán, hasta que un día a los hijos leales se nos hinchen los mismísimos. Sobre todo cuando además ha añadido que hay que acabar con el “café para todos”, recurrente demanda catalanista para aparecer como los únicos que merecen distinción. Sólo ellos son singulares, sólo ellos son necesarios, como el señor alcalde de “Amanece que no es poco”. Los demás, al parecer, somos contingentes y hemos “surgido de la nada”, qué milagro histórico-genético. Si se lo hubieran dicho al general Martínez Campos se habría ahorrado marchar en 1874 con medio ejército español hasta Cartagena, o sea, la nada, y bombardearla para acabar con la revolución cantonal. Tendremos que montar una Diada conmemorativa a ver si nos traen el tren, que seguimos con las mismas vías del siglo XIX. Parece que es el único lenguaje que entiende eso que se conoce por Madrit.

Si lo que quieren es ofrecerles a los catalanes un estatuto de desigualdad, que no se esfuercen, que ya lo tienen. Pero si lo que pretende el triángulo Madrit-Barcelona-Bilbo-ao, que malgobierna y esquilma España desde hace ciento cincuenta años, es proclamar nuestra natural inferioridad, no sólo de hecho, sino legal, que directamente nos declaren siervos de la gleba o casta de intocables a todos los españoles de las regiones “inexistentes”, de la regiones-limbo. Esto es, bien leído, lo que proponen el PSOE-PSC bajo el nombre de reforma federal de la Constitución, una estafa absoluta para consolidar los privilegios catalanes y la supremacía de los territorios sobre los individuos. La envoltura de un racismo que envilece a la izquierda española y va camino de acabar también con la derecha, que así volvería de pleno a su vieja naturaleza caciquil y foralista.

Hace casi veinte años que ya se intentó la catalanización de España. Que al fin no es más que un secular proyecto del nacionalismo catalán de cuando aún no era mayoritariamente separatista, y pensaba, henchido de orgullo industrial, sustituir a una Castilla desaparecida en el combate de darse a España. Pero para fecundar una nación hay que estar dispuesto a diluirse en ella, lo que una Cataluña siempre ensimismada nunca quiso hacer. Por eso, ni siquiera ha conseguido ser aceptada en los territorios que repobló, porque siempre le han visto la patita colonial. Castilla, en efecto, hoy no existe, pero ha dejado tras de sí una civilización universal y quinientos millones de personas.

Aquello, lo de 1986, se llamó “Operación Roca”, y fue una alianza de los pocos liberales españoles, con Garrigues a la cabeza, y un pujolismo que enviaba a su mejor hombre, Roca (y de paso lo desactivaba en Cataluña), para lograr el viejo sueño de la total hegemonía catalana en España. Ya no sólo económica, como aún lo era entonces, sino política, cultural y simbólica.

Pero eso ya pasó. Los españoles, taurinos, intuyeron el engaño. Ya no hay mito. Sólo queda su mentira. Ni culta, ni civilizada, ni universal. Lo que ha quedado al descubierto es la hegemonía de una Cataluña cateta, en su peor sentido, cerrada, de pequeñoburgueses venidos a más, nostálgicos del proteccionismo y las fronteras. Donde llaman curiosamente españoles, a modo de insulto, a los los mejores catalanes, los que se resisten a ser así, los millones que no merecen que los olvidemos y que han sido excluidos de la vida oficial. Bendito insulto. Desde que se autogobiernan, su declive ha sido imparable. Cataluña es hoy la región más corrupta de España, según la Comisión Europea. O sea, que ya estamos bastante catalanizados. Más no, por favor.

«UPyD y la trampa de elefantes de la reforma constitucional»
No es el modelo autonómico lo que ha fallado, sino que quienes han fallado son los actores encargados de aplicarlo. De hecho, la Constitución tiene suficientes mecanismos para corregir la deriva actual, pero no se quieren utilizar.
Luis del Pino Libertad Digital 25 Septiembre 2013

Aunque me parecen muy loables los intentos de UPyD por reformar la administración, hay en ellos una carga de profundidad que me preocupa: la propuesta de sustituir el estado autonómico por un estado federal.

Es verdad que un modelo federal no es incompatible con un estado central fuerte, como demuestran los casos de EE.UU. o Alemania. Pero es que tampoco el estado autonómico era incompatible con un estado central fuerte.

Por tanto, lo que tenemos que preguntarnos es: ¿por qué ha naufragado el estado autonómico? Y la respuesta es que lo ha hecho por dos motivos:

1) Por la existencia de partidos nacionalistas, que someten el estado a una permanente tensión centrífuga y buscan todos los recovecos legales para pervertir el modelo territorial.

2) Por la complacencia de los dos grandes partidos nacionales, PP y PSOE, que no solo no han plantado cara a los nacionalistas, sino que han optado sistemáticamente por aprovechar esas tensiones nacionalistas para levantar sus propios chiringuitos territoriales.

Por tanto, no es el modelo autonómico lo que ha fallado, sino que quien ha fallado son los actores encargados de aplicarlo. De hecho, la Constitución tiene suficientes mecanismos para corregir la deriva actual, pero no se quieren utilizar.

Por tanto, mientras no se corrija al menos uno de los dos problemas existentes (existencia de partidos nacionalistas, claudicación de los partidos nacionales), cualquier intento de reformar el modelo en sentido federal tan solo serviría para dar más poder a los nacionalistas en sus respectivas regiones y fragmentar aún más España.

De hecho, ¿quién pilotaría cualquier reforma constitucional que se acometiera ahora? Pues el PP, el PSOE, CIU y el PNV. Por tanto, el resultado de esa reforma no sería lo que UPyD propone, sino un traje a la medida de Artur Mas e Íñigo Urkullu. Es decir, esa reforma desembocaría en un falso estado federal, en el que en realidad se dejaría manos libres a los nacionalistas en sus respectivas regiones y se consagraría la existencia de españoles de primera y de segunda.

Esperanza Aguirre, por el PP, y Alfredo Pérez Rubalcaba, por el PSOE, lo acaban de dejar meridianamente claro: ambos abogan por reconocer la especificidad de Cataluña y País Vasco, consagrando así la desigualdad entre españoles.

Por tanto, creo que UPyD haría bien en aplazar las propuestas de reforma constitucional (que serían inmediatamente pervertidas por los dos grandes partidos nacionales) y centrarse en exigir que el gobierno aplique los muchos mecanismos correctores que la Constitución pone en sus manos: alta inspección, leyes de armonización, artículo 155...

Una vez que hayamos convertido a los partidos nacionalistas en residuales, o una vez que los dos grandes partidos nacionales (PP y PSOE) hayan sido sustituidos por otros que sí estén dispuestos a defender a España y a los españoles, podremos dedicarnos a hacer experimentos constitucionales.

Pero dedicarnos a experimentar con el modelo sin antes resolver los problemas de fondo que impiden que ningún modelo funcione, sería un suicidio.

Rajoy ‘huye’ de España
Pablo Sebastián www.republica.com 25 Septiembre 2013

Como alma que lleva el diablo el presidente Mariano Rajoy se nos ha ido o ‘fugado’ a Nueva York para lucirse en la Asamblea General de la ONU, hacerse unas fotos con Obama y fumarse un puro por las avenidas de la ‘gran manzana’. Detrás ha quedado el rey Juan Carlos en el quirófano de la clínica Quirón de donde salió anoche operado ‘con éxito’, por el doctor Cabanela, pero solo de la primera parte del procedimiento, porque el monarca deberá volver a ser intervenido dentro de dos meses para la implantación de una prótesis definitiva. Por lo que la ausencia del Rey de la vida pública se acercará a los seis meses, lo que deja abierto los debate sobre la regencia del Príncipe o la abdicación del monarca. Cuestiones todas estas que a Rajoy le producen pavor. Como los desafíos de los catalanes que siguen por ahí bramando por la independencia, o los casos de la corrupción que continua dando botes por los juzgados, e incluso los medios de comunicación o el Parlamento, ahora amordazado por el PP, que está batiendo récords de rigidez reglamentaria y de autoritarismo de la presidencia que le impiden ejercer su labor del control al Gobierno.

Eso sí, antes de marcharse Rajoy ha echado las campanas al vuelo en el Senado porque en esa Cámara declaró ayer que la economía española crecerá en 2014 ¡dos décimas más! de lo que se había previsto, pasando del 0,5 % al 0,7 %. Todo un regalo por pobre que parezca, que confirma el estancamiento español.

Pero Rajoy nos lo presenta como una palanca para subir el ánimo a los ciudadanos e intentar que nos olvidemos de asuntos de cuantía como la crisis institucional que genera la operación del Rey, el desafío de los catalanes y la corrupción, donde los fiscales y los jueces que están en la órbita del PP se están empleando a fondo para tapar y aplazar todo lo que se puede, desmintiendo las palabras del fiscal general, Eduardo Torres Dulce, en las que afirmó que no habrá ‘penumbras’ en los procesos de corrupción.

Pues bien, no solo penumbra sino la mayor oscuridad y puede que incluso sombras de sospechas. Porque la oposición del fiscal a que declaren Rajoy y Rato en el caso Bárcenas, o en contra que se investigue la destrucción de sus ordenadores prueban lo que está pasando. Y a lo que hay que añadir la negativa del Tribunal Superior de Valencia que se ha negado a procesar a Francisco Camps y Rita Barberá, por el delito de la malversación de 3,5 millones de euros en favor de los fraudulentos negocios de Urdangarin y sin concurso público. Dice el tribunal que hay indicios de delitos, pero que no se aprecia la implicación directa de los citados dirigentes políticos, como si de esas cantidades pudiera disponer cualquiera en el Gobierno y el Ayuntamiento valencianos. Máxime después de conocerse las reuniones que ambos políticos del PP, Camps y Barberá, habían mantenido con Urdangarin, y una de ellas en el mismísimo palacio de La Zarzuela de Madrid.

Si el Tribunal Superior de Valencia no ve indicios directos, que a la vista están, y si ve indicios suficientes de malversación, lo que cabe sospechar es que hay indicios de instrucciones o toda clase de influencias del Poder Judicial, que controla Gallardón, y de la Fiscalía de Torres Dulce, que viene a ser la misma cosa. Y lo de los ERE andaluces, tal para cual, y de mal en peor.

En esto de la corrupción vamos de escándalo en escándalo, mientras Rajoy hace ‘mutis, el PP bloquea el Parlamento (donde la inefable Villalobos ha roto la imparcialidad de la Presidencia), la oposición se encrespa, los catalanes siguen con la matraca y todo sigue más o menos igual de mal que estaba, salvo el Rey que sigue enfermo y pendiente de una segunda operación, y la economía que parece que ¡dentro de un año! subirá un ¡0,2 %! por encima de lo previsto, que era esa nimiedad del 0,5 %. ¿Quién da más? Ahí queda eso, habrá dicho Rajoy mientras despegaba su avión presidencial con rumbo a Nueva York.
www.pablosebastian.com

Imposición lingüística en las aulas
La 'Ley Wert' dirá que 'el castellano es lengua vehicular en todo el Estado'
El PP acepta una enmienda de UPyD que explicita el derecho a recibir enseñanza en español
 www.lavozlibre.com 25 Septiembre 2013

Madrid.- "El castellano es la lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado y las lenguas cooficiales lo serán también en las respectivas comunidades autónomas, de acuerdo con sus estatutos". Éste será el nuevo texto que recogerá la LOMCE, conocida como 'Ley Wert'. Así lo cuenta este miércoles el diario 'El Mundo' que cuenta que el PP ha aceptado una enmienda de UPyD la reforma educativa que explicita el derecho a recibir enseñanza en castellano en todo el Estado. El silencio administrativo va a permitir a los padres recurrir a la enseñanza privada.

Así se clarificaría la cuestión lingüística en la ley, con una redacción más concreta que las anteriores. Por otro lado, el PP también incluye una nueva enmienda que hará posible que el silencio administrativo sobre esta cuestión active el mecanismo por el que los padres podrán recurrir a la enseñanza privada en castellano costeada por las comunidades autónomas, si no se les ofrece un colegio público o concertado donde se enseñe en español.

De momento, izquierda y nacionalistas (PSOE, PNV, CIU e IU) se han opuesto a esta norma porque, dicen, es una "transgresión de las competencias autonómicas y una clara alteración del sistema lingüístico".

Precisamente, el año pasado, durante la redacción de la LOMCE, el ministro Wert anunció, aseguró y garantizó que los padres que así lo deseasen podrían escolarizar a sus hijos en español en territorios como Cataluña y País Vasco. Una promesa que tuvo que romper tras ceder a las presiones nacionalistas para dejar la redacción de su disposición adicional 38º de la siguiente manera: "Las administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos a recibir las enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios".

Al modificar la disposición adicional con dicha redacción, se dejaba a interpretación de cada administración qué se entendía por "recibir enseñanzas en castellano", ya que ofrecer una asignatura de lengua española en un programa académico en catalán ya cumpliría dicha disposición adicional.

Ahora, al aceptar la enmienda de UPyD, la redacción queda como sigue: "El castellano es la lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado y las lenguas cooficiales lo serán también en las respectivas comunidades autónomas, de acuerdo con sus estatutos. Las administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos a recibir las enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios".

El diputado del PP Eugenio Nasarre advirtió de que "hasta ahora, el uso de las lenguas se ha guiado por normas autonómicas que no sólo no garantizan suficientemente que el castellano sea lengua vehicular, sino que incluso lo impiden". Así pues, "la LOMCE es legítima constitucionalmente y es pertinente, aunque sea tardía", dijo.

EL DEBATE DE LA LEY
La reforma educativa centró este martes buena parte de la sesión parlamentaria y, mientras el ministro José Ignacio Wert insistía en la necesidad de cambiar un modelo que provoca una tasa de abandono temprano del 24%, la oposición le ha achacado falta de consenso y centralismo con su proyecto.

"Estamos dispuestos a un diálogo constructivo" respecto al proyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), pero querer mantener la actual Ley Orgánica de Educación (LOE) es para el PP, el Gobierno y para cualquiera que haya reflexionado sobre los resultados académicos en España "la única opción que no es viable", ha dicho el ministro. Así de contundente se ha mostrado Wert durante la interpelación urgente de CiU en el Senado sobre el diálogo y los márgenes de negociación que va a admitir el Gobierno en el debate sobre la LOMCE.

Para el senador catalán Ramón Alturo es "doloroso" observar cómo la reforma busca, a su juicio, "erosionar la riqueza lingüística" de Cataluña y un modelo de inmersión lingüística que "sí funciona". Alturo le ha indicado a Wert que este curso, del millón y medio de estudiantes escolarizados, sólo 23 familias han pedido el castellano como lengua vehicular en la enseñanza.

La jornada parlamentaria se inició por la mañana en el Congreso, con la reunión de la Comisión de Educación para estudiar el dictamen a las enmiendas parciales a la LOMCE, y PSOE, IU, CiU y PNV han renovado su compromiso -acordado el pasado julio-, de derogar la reforma en una próxima legislatura.

¡Qué listos son los diputados autonómicos gallegos!
Roberto L. Blanco Valdés La Voz 25 Septiembre 2013

Lo que gana un asalariado depende no solo de lo que le paga su empleador (público o privado), sino de la presión fiscal que debe soportar sobre su renta según el principio constitucional de que tal presión fiscal se incrementa a medida que el salario va aumentando, como es normal es cualquier sistema tributario progresivo y, dicho sea de paso, en cualquier sociedad civilizada. Ello significa, a fin de cuentas, que lo que ganamos las personas sujetas a un salario es lo que nos pagan salvo la parte que se lleva Hacienda para hacer efectivo el principio de solidaridad interpersonal sin el que no habría Estado de bienestar que pudiera funcionar.

Pues bien, ese sistema, que rige para la práctica totalidad de los asalariados gallegos, no se aplica, sin embargo, a nuestros representantes parlamentarios autonómicos, que, con una desvergüenza inadmisible, han ideado una compleja forma de pago, formada por conceptos diferentes, que tiene un resultado final sencillamente escandaloso: que, en igualdad de sueldo bruto, un diputado paga a Hacienda mucho menos que los restantes asalariados. O, por decirlo de otro modo, que en igualdad de sueldo bruto, el salario neto de los diputados en sustancialmente más alto que el de los restantes asalariados de Galicia. ¡Chúpate esa!

¿Tiene alguna justificación tal diferencia? De ningún modo. Muy lejos de ello, se trata de una simple canonjía de la que los diputados, que, en virtud de la autonomía parlamentaria, deciden ellos mismos sus sistemas de remuneración, disfrutan tan tranquilos, mientras a los demás, que pagamos religiosamente los impuestos (con una presión fiscal de las más altas de Europa en IRPF) se nos queda cara de idiotas.

De idiotas, sí, porque hay que serlo, y mucho, para seguir aguantando una discriminación que beneficia precisamente a aquellos que por su cargo están obligados, como nadie, a dar ejemplo. Los diputados gallegos lo dan, sin duda, a este respecto: pero dan precisamente el ejemplo contrario del que de ellos todos esperamos.

El presidente de la Xunta acaba de prometer públicamente que acabará con los privilegios fiscales de los diputados y, ante tal promesa, solo cabe responder con un refrán: que nunca es tarde si la dicha es buena, aunque la dicha -la justicia fiscal- vaya a llegar en este caso con muchos años de retraso.

Pero sea bienvenida, en buena hora, en un país en el que millones de personas han de hacer un gran esfuerzo para prescindir de la parte de su salario que se va a las arcas públicas mientras contemplan atónitas a los diputados regionales hacer fantásticas economías con un sistema retributivo que resulta absolutamente ofensivo para todos. ¿O es que se creen los diputados que a los demás no nos gustaría también ganar más por el sencillo procedimiento de pagar menos impuestos?

¿NOS INVENTAMOS EL PASADO?
Amor de tontos, odio de políticos, arma de nacionalistas: la Historia
Pascual Tamburri Bariain www.elsemanaldigital.com 25 Septiembre 2013

La memoria se impone por ley. La escuela adoctrina y convence a generaciones de una interpretación oficial del pasado, aunque sea falaz. La historia en España necesita claridad de ideas.

John Vincent. Introducción a la Historia para gente inteligente. Prólogo de Alfonso Bullón de Mendoza, "La parcialidad de los historiadores españoles". Traducción de María del Carmen de Prado. Actas, Madrid, 2013. 224 pp. 20,00 €.

DEL MITO A LA HISTORIA
"Ley forzosa del entendimiento humano en estado de salud es la intolerancia. Impónese la verdad con fuerza apodíctica a la inteligencia, y todo el que posee o cree poseer la verdad, trata de derramarla, de imponerla a los demás hombres y de apartar las nieblas del error que les ofuscan. Y sucede, por la oculta relación y armonía que Dios puso entre nuestras facultades, que a esta intolerancia fatal del entendimiento sigue la intolerancia de la voluntad, y cuando ésta es firme y entera y no se ha extinguido o marchitado el aliento viril en los pueblos, éstos combaten por una idea, a la vez que con las armas del razonamiento y de la lógica, con la espada y con la hoguera".
Marcelino Menéndez Pelayo
GRAN LANZADA…

Miguel-Anxo Murado. La invención del pasado. Verdad y ficción en la historia de España. RH Mondadori - Debate, Barcelona, 2013. 232 pp. 16,90 €.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Media España está indignada estos días por la utilización de los niños para la propaganda del catalanismo separatista en TV3. La otra media está satisfecha o por lo menos no siente especial preocupación por lo evidente: no se trata ya de que la ley autorice o no la participación de menores en la vida pública, sino de que han aparecido en pantalla las pruebas de un adoctrinamiento ideológico en la escuela, a través de la enseñanza de la historia y sin considerar en absoluto la objetividad de ésta. Algo que hace 35 años ya se advirtió que podía suceder si se entregaba a las regiones autónomas el control de la educación, algo que los prebostes del momento y de la UCD en particular negaron como absurdo, algo que se ha demostrado más que hecho. ¿Y ahora qué?

No es un problema nuevo para los historiadores, ni entre historiadores, docentes de la historia y políticos. Sólo desde una percepción muy limitada de las cosa podemos creernos capaces de conocer y enseñar con objetividad absoluta el pasado. Lo que sucede es que nuestro sistema político, social, cultural y hasta económico está fundado sobre esa percepción infantil, unida al liberalismo, nacionalismo y socialismo decimonónicos. En clase, por lo demás, a menos que uno se enfrente a un grupo exquisito, lúcido, formado e interesado de personas inteligentes, es necesario simplificar y a la vez dejar puertas abiertas. Lo fácil, y lo habitual en nuestros días y en esta Península de pesimistas, es dar por buenas las verdades oficiales y oficiosas, utilizar conceptos, ideas y palabras políticamente correctas… y por ende renunciar a saber, renunciar a enseñar, renunciar a pensar. Un sórdido círculo vicioso, hasta que alguien lo rompa.

De ahí el interés, aquí y ahora, de lo que John Vincent escribió para Oxford y edita Luis Valiente con Actas y con prólogo de Alfonso Bullón de Mendoza. Lo que llamamos fuentes históricas no nacieron para serlo, y sólo una gestión cuidadosa de las mismas –justo la que no se proporciona hoy en las Facultades, y mucho menos a los que acceden a la crucial docencia secundaria- permite acercarse a algo no ridículamente lejano de la objetividad que sea humana mente posible. Todo esto con una cierta ironía sobre el trabajo del investigador y del divulgador, por definición nunca perfectos pero con seguridad absolutamente imperfectos justo si y cuando se consideren poseedores de la piedra filosofal. Las denostadas ciencias auxiliares y la olvidada filosofía de la historia merecen toda la atención de Vincent, que se dirige al público interesado en la Historia pero consciente de la naturaleza humana y de la del pasado, y que por eso mismo está dispuesto a asumir con naturalidad y sensatez las limitaciones del saber histórico.

Un camino que es, desde luego, el mejor para que las limitaciones sean las menos posibles, y que es exactamente el contrario al emprendido en España en las dos últimas generaciones de apesebramiento ideológico recubierto de supuesta objetividad, ora en nombre de una democracia eterna e imperecedera, ora de un igualitarismo socializante extemporáneo, ora de nacionalismo asesino y/o secesionista, ora (y no con menos culpa) de regionalismos supuestamente benévolos pero en definitiva igualmente mitómanos, mentirosos y peligrosos. La mala fama y la culpa se la ha llevado la necia ´memoria´ de Zapatero, pero la culpa se reparte en mucha direcciones, empezando por quienes han organizado y conservado el saber histórico entre nosotros así.

El profesor Vincent, quizá por inglés quizá por irónico, escribe como un provocador descreído… lo que convierte su libro en una lectura interesante para cualquier interesado en la historia, de los 15 años en adelante. Y si no lo llevo a clase en bachillerato será por lo escaldar conciencias ni crear escándalos sin ni siquiera haber empezado el otoño. Leeré para mí, y con otra utilidad, el libro de Miguel-Anxo Murado, que también con una gran amenidad narrativa hace en La invención del pasado un retrato de la aparición de los mitos historiográficos españoles. Lo que sucede es algo que Vincent sí señala, y es que Murado se fija con detalle y precisión en la aparición romántica y neorromántica de las ´verdades oficiales´ españolas, en los siglos XIX y XX, señalando sus falsedades, sus errores y hasta sus ridículos. Buena y santa cosa, pero conviene recordar que la dicotomía entre verdad y ficción en la ´memoria´ no es sólo española, sino que está presente en todas las historias nacionales de raíz ilustrada, que viven en la eterna contradicción entre la mejora de la metodología y de la precisión en la investigación y la asunción de verdades oficiales y explicaciones oficiosas. Lo que pasa en España y en la popularización de sus mitos históricos sucede en todas las naciones de Europa en el XVIII y el XIX y llega en el XX y el XXI a las nuevas naciones del mundo. Más aún a los movimientos políticos aspirantes a tales, porque si puede parecer simpática la acción divulgativa de Menéndez Pidal qué diremos de las originalidades de Federico Krutwig, de Sabino Arana, de Pompeu Fabra y de tantos otros sacerdotes (a menudo literalmente) de las nuevas ´verdades´ regionales. Si la crítica inteligente es buena, y más si nos hace sonreír y aprender, la crítica unidireccional tiene el riesgo de dar valor a mentiras y absurdos aún mayores.

´Siempre´ hay un relato mítico detrás de la divulgación histórica… quizá sí sea así hoy, pero no hay que rendirse a la falacia, o en todo caso hay que elegir el mal menor si lo hay. Yo, que no soy Theodor Mommsen ni tengo especiales ganas de parecerlo, y que reconozco mi ya largo, constante e impenitente enamoramiento de Ernst Kantorowitz y de su modo de investigar, de entender y de comunicar –algo que debo por igual a don Ángel Martín Duque y a don Giovanni Tamburri-, creo que hay que poner freno al mito y al menos identificarlo con claridad. No porque seamos capaces de conocer el pasado, sino por lo que éste y lo que de él sepamos nos da hoy.

Quizá sí sea hora de rescatar a don Marcelino Menéndez Pelayo, no ya como oficial polígrafo, ni como miembro de las cuatro Academias, ni como historiador y humanista precoz y hombre público polémico y atrevido en su tiempo, sino por su tarea como historiador de las ideas (el cimiento de la historia) y por su campaña vital contra el pesimismo nacional español, algo que no sólo necesitamos para acercarnos mejor a nuestra propia historia, sino para planear mejor nuestro futuro, incluso si no es de vida en común. César Alonso de los Ríos, Aquilino Duque e Ignacio Gracia Noriega nos acaban de dar en Encuentro una lección de cómo puede servir en la España y en la Historia de 2013 ese rescate… que parecerá polémico justo a los que más mitómanos son.

Cataluña 2013-09-24
El pacto de la Bernarda
Pablo Molina Libertad Digital

El asunto del independentismo en Cataluña ha adquirido unas dimensiones que no se corresponden con su entidad real. Es lo que tiene tomarse en serio los delirios nacionalistas, como si fueran una cuestión de Estado a cuya resolución habría que supeditar el funcionamiento normal de las instituciones y la aplicación del ordenamiento jurídico. Pero como la clase política en su conjunto está encelada en el llamado debate soberanista y se ha tomado en serio el farol clamoroso de la independencia, ahora nos va a brindar un episodio grotesco de pactos y acuerdos, en el que el PP parece dispuesto a llevar la voz cantante. Todo para vulnerar la Constitución en alegre camaradería en lugar de hacerla cumplir a rajatabla, primera obligación del gobierno de España. Su estricta observancia habría cortado de raíz todo el follón montado por Mas, el presidente regional más mediocre de toda la historia del Estado Autonómico.

Salvo Ciudadanos, única formación con representación en el parlamento regional catalán que defiende la igualdad de todos los españoles, el resto de partidos oscila entre la ruptura abierta del orden constitucional o su transgresión vergonzante a través de acuerdos bilaterales para socavar aún más los principios de unidad y solidaridad fijados en la Carta Magna.

Mención aparte merece el PSC, supuesta filial del socialismo patrio, cuya traición a los votantes encuentra difícil parangón en cualquier democracia medianamente formada. Por otra parte lo más normal cuando la matriz sigue pregonando las bondades del Estado federal para remediar los males independentistas, con la única condición de que sea "asimétrico", aspecto éste que se cuidan mucho de no mencionar de manera expresa, aunque por los argumentos con que tratan de justificar este imposible metafísico resulta evidente que es la clave de bóveda de su programa para acabar con el problema de Cataluña.

Empeñado en eludir sus responsabilidades de gobierno y ajeno a razonamientos tan elementales, el Partido Popular se confiesa dispuesto a buscar un pacto con el PSOE, el PSC y la Unión Democrática de José Antonio Durán y Lérida, que ya es tener humor. Lo peor de todo es que, bajo el liderazgo de Alicia Sánchez Camacho, en el improbable caso de alcanzarse ni siquiera parecería un acuerdo contranatura.

Crisis nacional 2013-09-24
Diatriba contra todos
José Luis Roldán Libertad Digital

Está entre las debilidades de la humana condición el anhelo de ver y oír sólo aquello que nos agrada, y de olvidar lo que la conciencia no aprueba. Mas, ahora, de nada sirve ya el disimulo y el autoengaño. España está perdida. La podredumbre alcanza tal nivel que, siguiendo las leyes de la dialéctica, lo mejor que nos puede pasar es que las cosas vayan a peor. Como suele decirse, mientras peor, mejor. Que todo salte por los aires, que estalle la pústula hedionda; o, como dice un ocurrente bloguero andaluz, "que caiga el meteorito".

Vivimos una gran mentira. Metidos en una burbuja de fantasía, creemos una existencia en democracia, en libertad, en un estado social y de derecho. Y, sin embargo, es todo ficción. No hay democracia (o la hay en el sentido que le daba Aristóteles: es decir, como desviación o corrupción del gobierno de la mayoría para el bien común; que él llamaba politeía o república), sino oligarquía partidista, partitocracia, que sólo mira por sus intereses de casta; no hay libertad, sino en aquello que no empece los intereses sectarios (el consejero andaluz de Justicia ha criticado recientemente la libertad de prensa, por airear la corrupción); no hay estado de derecho, sino desigualdad, arbitrariedad y privilegios; ni estado social, sino un vil limosneo impúdico y corruptor. Plutarco lo denunció:

Parece que tenía toda la razón el que dijo que el primero que arruinó la soberanía del pueblo fue el primero que le obsequió con banquetes y reparticiones de dinero.

Se han corrompido los fundamentos del estado liberal: libertad a cambio de seguridad de vida y hacienda. Claro, que era de esperar; Tocqueville lo anunció:

Las instituciones humanas son por su naturaleza tan imperfectas que basta casi siempre para destruirlas sacar todas las consecuencias de sus principios.

Hoy, aquí, si quieres proteger tu propiedad, te ves obligado a contratar seguridad privada (hasta en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía, la seguridad la garantiza una empresa privada) o un seguro contra robos. Si quieres atención médica (en un plazo razonable), has de contratar un seguro privado (por ejemplo, Rubalcaba, que critica al Rey por lo que él mismo hace, es usuario de la sanidad privada). Si cobrar una pensión que te permita en tu vejez una vida digna, un plan de pensiones (recomendado por el gobierno; que, por cierto, pretende, con el apoyo de UGT y CCOO, aumentar las cotizaciones sin aumentar parejamente las pensiones. Báñez nos roba). Si una enseñanza de calidad, libre de adoctrinamientos estúpidos, los centros privados o irte al extranjero. Si justicia, será más fácil obtenerla de don Vito Corleone; con él sabes cuáles son las reglas, es más accesible y, además, te saldrá más barato.

Así pues, ¿para qué sirve todo este tinglado? ¿Qué utilidad reporta al ciudadano que lo sostiene con su esfuerzo y dinero? ¿Dónde va a parar el dinero de los numerosos, variopintos y, sobre todo, voraces y desmesurados impuestos? Las apariencias apuntan hacia la cleptocracia. Ahí vivimos.

Alguno pensará que exagero. Bien, ¿y qué cambiaría si las cosas fuesen sólo la mitad de lo dicho? Verdaderamente, en nada. Precisamente ese es el quid. Que aquí, como en el tango, es todo a media luz. Todo difuso, entre tinieblas, la realidad desdibujada, bulto y apariencia. Todo a medias; vivimos una verdad a medias. O sea, la peor de las mentiras. Y, hablando de tangos, la cuestión es parecida a la que contaba el genial argentino Juan José Saer, por medio de dos personajes de una de sus novelas: Horacio Barco le dice al diputado Peyretti -tal vez más real de lo que pensamos-: "Siempre hay un grupo de hombres que sirven para que las cosas se hagan a medias. Ustedes son esos hombres…no tienen más que media conciencia". Aquí, en esta triste realidad española, como en la novela.

Pero no toda la culpa es de la casta política. Nos toca nuestra parte. ¿Quién, si no, tolera este estado de cosas? Todo este tinglado está montado sobre una sociedad adormecida, de media conciencia, cohechada y, en buena parte, ignorante ("En la ignorancia del pueblo está seguro el dominio de los príncipes; vasallos doctos… saben juzgar si merece reinar el que reina…", lo advirtió Quevedo). Y sobre una justicia sometida, gustosamente sometida, indigna de tal nombre. Jueces y fiscales son colaboradores necesarios del sistema; en cierto modo, forman parte de esa casta oligárquica, aun en calidad de lacayos.

Un árbol tiene esperanza, pero el hombre... se gastarán los cielos y no despertará de su sueño…; escrito está, en el libro de Job. O abrimos los sentidos a la realidad, y espabilamos la conciencia, o nos hundiremos más aún en el fango… y la desesperanza.

El trilingüismo
Rafael Torres Estrella Digital 25 Septiembre 2013

La comunidad educativa de Baleares afronta su segunda semana de huelga y movilizaciones contra la absurda ocurrencia del PP de las islas según la cual los niños habrán de estudiar y dar clase en tres idiomas distintos. No es, ciertamente, la única ocurrencia absurda del PP, ni la única que gracias a sus mayorías absolutas se transubstancia en ley de obligado cumplimiento, pero ésta que ha incendiado los ánimos de los profesores, de los alumnos, de las familias y de la gente sensata en general, riza, como si dijéramos, el rizo de la absurdidad, pues instaura en las aulas una Babel de lenguas que sólo puede derivar en confusión y en germanía.

Mete el bisturí del inglés para sajar los tejidos que cree infectados
Se ve que para que los niños baleares no aprendan debidamente el catalán, una de sus dos lenguas naturales, el ejecutivo de Bauzá ha decidido meter el inglés por medio, a todo pasto, llevándose por delante también al castellano, que sale tan mal parado como su idioma fraterno, gemelo, el catalán. ¿Para qué otra cosa podría servir esa tontuna de dar la clase de ciencias en un idioma, la de matemáticas en otro y la de geografía en otro más? Para aprender idiomas, que es la coartada de Bauzá para instaurar el dislate, lo que se necesita es, sobre todo, aprender uno muy bien, el de uno, y a ello ha de tender la educación primaria y secundaria. Sin esa palanca, doble para quienes tienen la fortuna del bilingüismo espontáneo, es imposible no sólo aprender bien ningún otro idioma, sino maldita la cosa.

¿Para qué quiere Bauzá meter el inglés a presión, de carabina, entre el castellano y el catalán? ¿Porque sólo augura para los niños baleares, dadas sus políticas y las de su partido, un futuro de camareros y de recepcionistas?

Es tan absurda la pretensión del trilingüismo manu militari, que la ley que lo promulga se llama TIL, una voz que ningún idioma del mundo querría. ¿TIL? Pero el desarrollo de esas iniciales es aún más escalofriante: Tratamiento Integral de Lenguas. Oh, Dios, no parece sino que el PP no ve en las lenguas sino glositis o estomatodinias, síndrome éste último, como se sabe, de la lengua ardiente. Y como ve eso, mete el bisturí del inglés para sajar los tejidos que cree infectados. La patria del hombre es su infancia, y, por consiguiente, su lengua. Una, perfecto. Dos, maravilloso. Pero tres, en ésto y en todo, son multitud.

Rubalcaba, Esperanza Aguirre y el síndrome catalán
joserl, http://www.catalunareal.com  25 Septiembre 2013

…que el Secretario General de un partido supuestamente progresista esté preocupado por los derechos “nacionales” de Cataluña…y que no repare –o no le importe- en la conculcación de los derechos y libertades de los ciudadanos catalanes…

Algunos políticos nacionales, cuando hablan de la política catalana o viajan a Cataluña, parecen sufrir una especie de síndrome que provoca una enajenación mental que les lleva a aceptar sin rubor alguna las tesis más excluyentes del nacionalismo catalán, o bien se sienten empujados a una empatización irracional con esa concepción univoca de la catalanidad que con tanto esfuerzo y perseverancia ha inculcado el nacionalismo en el subconsciente colectivo de los catalanes, y por lo que parece, de muchos ciudadanos del resto de España.

De este tipo de enajenación ha hecho gala Alfredo Pérez Rubalcaba cuando propone para resolver el problema territorial (eufemismo del chantaje que el nacionalismo está sometiendo al Estado con la sociedad civil catalana como rehén) se reforme la Constitución, pero no solo ello sino que suyos argumentos muñidos por la intelectualidad orgánica nacionalista como “Cataluña tiene unos derechos que no están en la Constitución…”.

espe…hacerse el simpático asumiendo como propios supuestos símbolos catalanes y esa visión sesgada y unívoca del sentir y el ser catalán…

Resulta como mínimo sorprendente que el Secretario General de un partido supuestamente progresista esté preocupado por los derechos “nacionales” de Cataluña (concepto-trampa que esconde una concepción organicista y excluyente de la sociedad y de la comunidad política), asumiendo como propios los cánones del dogma nacionalista, y que no repare –o no le importe- en la conculcación de los derechos y libertades de los ciudadanos catalanes, que no entren en su agenda política la negación y persecución de la diversidad cultural e identitaria, el adoctrinamiento ideológico en nuestras escuelas y medios de comunicación, o la imposición de una diglosia social, institucional y moral que trata de arrinconar todo lo que suene diferente, especialmente todo lo que suene a cultura española…

Futuro Glorioso 001…Esperanza Aguirre ha propuesto “Catalanizar España”…¿o estaría pensando en esta Cataluña oficialista actual ensimismada, narcisista, manipulada y miedosa a lo diferente dónde se pretenden crear listas de ciudadanos adeptos al poder?…

El segundo de los casos es el que ocurre cuando algún político visita nuestra comunidad, parece que tenga que hacerse el simpático asumiendo como propios supuestos símbolos catalanes y esa visión sesgada y unívoca del sentir y el ser catalán, en este caso hemos visto y oído a Esperanza Aguirre que, aparte de recalcar sus vínculos con Cataluña (¿es que no se puede criticar lo que ocurre por estos lares sin pedir una especie de plácet o perdón implícito?) ha realizado unas enigmáticas declaraciones.

Esperanza Aguirre ha propuesto “Catalanizar España”, ¿qué querrá decir con estas misteriosas palabras?, ¿se referirá a la Cataluña que despertó del largo letargo franquista dando a luz una pluralidad cultural e intelectual envidiable?, ¿se referirá a esa Cataluña mestiza, abierta al mundo, cosmopolita y charnega (sí, charnega) que supo entender que las fronteras mentales eran un freno al desarrollo humano?, ¿o estaría pensando en esta Cataluña oficialista actual ensimismada, narcisista, manipulada y miedosa a lo diferente dónde se pretenden crear listas de ciudadanos adeptos al poder?, ¿o, quizás, fue un lapsus intelectual y estaría pensando en la Cataluña como paradigma de la corrupción oculta, de los contubernios fuera de cámara, del ahogo de la libertad informativa?

Esta forma de actuar de la Gran Política nacional podría tener alguna explicación sociológica, una izquierda acomplejada respecto al discurso nacionalista (la pamema anacrónica de la autodeterminación de los pueblos) o una derecha temerosa de ser tildada de filo-franquista…o como un mero cálculo de rédito electoral ya que Cataluña aporta un buen número de diputados al Congreso y por ello modulan su discurso para adecuarse a los cánones inculcados en el electorado catalán.

…los dos grandes partidos se atacan sin cesar y uno/s más pequeño (imagino que no habrá duda: los nacionalistas) aprovechan los periodos de debilidad para sacar tajada de uno u otro rival indistintamente…

Sin embargo, desde mi punto de vista, el ejemplo de estos dos incombustibles políticos es paradigmático, básicamente porque repiten los gestos y políticas de los últimos 25 años, periodo en el cual la política española parece comportarse como esos peces asiáticos conocidos como “luchador de Siam”, que cuando juntas tres individuos en una pecera (dos de gran tamaño y uno más pequeño) ocurre que los dos más fuertes se enzarzan en una pelea a muerte, cuando uno de los dos contrincantes ha perecido, el vencedor, exhausto por la contienda es a su vez atacado por el más pequeño que aprovecha la debilidad del superviviente para sacar partido y quedarse con la pecera.

Esta podría ser la metáfora de nuestro sistema democrático, con una ley electoral –el agua que permite subsistir a los peces y que tan bien les va a PSOE y PP- en la que los dos grandes partidos se atacan sin cesar y uno/s más pequeños (imagino que no habrá duda: los nacionalistas) aprovechan los periodos de debilidad para sacar tajada de uno u otro rival indistintamente, y es ahora , en el momento en que esos dos grandes partidos parecen postrados por la lucha política, la crisis económica y la desafección ciudadana, el pez pequeño se ve con fuerzas para dar el golpe final, para romper las reglas del juego y destrozar la pecera que tantos años de esfuerzos y sufrimientos nos ha costado construir…

José Rosiñol Lorenzo

QE-n: la madre de todas las burbujas
Antonio España El Confidencial
 25 Septiembre 2013

Si fueron ustedes a la EGB, quizás recuerden aquel programa de televisión presentado por Paco Costas llamado La segunda oportunidad. Orientado a instruir a los telespectadores en cuestiones de seguridad vial, este espacio televisivo emitido a finales de los años 70 y principios de los 80 contaba con una inolvidable cabecera –que los más jóvenes y los nostálgicos pueden recordar gracias a YouTube– en la que un Jaguar se estrella contra una roca que yace en mitad de la carretera, mientras la voz en off del presentador nos recuerda que "el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra". Pues bien, cuando las políticas de impresión indiscriminada de dinero de la Fed, ratificadas el pasado jueves por el Federal Open Market Committee (FOMC), nos conducen directos al pinchazo de una nueva burbuja, aquella frase cobra sentido.

Como ustedes saben, el banco central norteamericano tiene actualmente en marcha un programa de estímulo monetario o 'relajación cuantitativa', que no dejan de ser dos eufemismos para evitar declarar abiertamente que están imprimiendo dinero de la nada. Este plan de suministro de metadona al heroinómano, conlleva crear 85.000 millones de dólares cada mes –unos 63.000 millones de euros– para comprar deuda pública y activos hipotecarios -mortgage based securities (MBS)-. Para que se hagan una idea, es como si mensualmente la Reserva Federal 'imprimiera' los billetes necesarios para cubrir, más o menos, todo el déficit de 2013 del Estado español. Es decir, una monetización salvaje de la deuda que las autoridades monetarias de EE.UU. no se atreven a detener, a juzgar por sus recientes comunicados.

Naturalmente, los adoradores del PIB, ese indicador tan idolatrado por el mainstream como inútil para analizar en profundidad la naturaleza de los ciclos, han saludado la decisión de la institución presidida por Ben Helicopter Bernanke de continuar expandiendo la burbuja. Para ellos, el crecimiento, siquiera sea nominal y agregado, siempre es buena noticia. Aunque sea insostenible e implique la creación de burbujas, tal y como Krugman le recomendó a Greenspan en el 2002, sugiriendo crear una burbuja inmobiliaria para solucionar el estallido de la burbuja dotcom. A fin de cuentas, en el frontispicio del templo keynesiano figura la frase “après moi, le déluge”. Ya saben, "a largo plazo, todos estaremos muertos". Y sus hijos y nietos, que se busquen la vida.

Una ilustración de la enorme burbuja que se está gestando puede verse en el gráfico sobre la evolución del S&P 500 que la semana pasada Graham Summers –jefe de Estrategia de Mercados de Phoenix Capital– publicó en su boletín diario. En él puede comprobarse cómo el índice se situaba un 30% por encima de la media móvil de las últimas doscientas semanas. Diferencia que era incluso superior a la existente cuando nos encontrábamos en lo más alto de la euforia inmobiliaria y crediticia en 2007. Como mínimo, es para reflexionar si no estamos, de nuevo, encaminándonos hacia la misma roca con la que nos estrellamos entonces

Y es que los ciclos económicos de auge y depresión siempre son de naturaleza monetaria. Los periodos de boom económico que se apoyan no en el crecimiento sano de la productividad gracias al ahorro y la inversión, sino en la creación de burbujas, siempre están relacionados con la laxitud monetaria. Es decir, con la creación de dinero de la nada, sea a través de la expansión artificial del crédito por el sistema financiero vía reserva fraccionaria, sea por medio de la 'impresión' –en sentido figurado– de dinero por los bancos centrales, como ocurre con los QE. Y los periodos de crisis profunda que le siguen, proporcionales en intensidad a la burbuja creada, siempre tienen que ver con la ralentización de esa misma expansión crediticia o monetaria, que provoca la caída del castillo de naipes.

Para medir el grado en el que esta expansión se produce, los agregados monetarios clásicos (M1, M2, etc.) tienden a mezclar churras con merinas por partir de una definición inexacta del dinero, y, por tanto, resultan de escasa utilidad. Una alternativa que, con mayor o menor fortuna, persigue suplir estas carencias es la que ha desarrollado Michael Pollaro, autor del blog The Contrarian Take. Bautizado como True Money Supply (TMS2), este indicador se construye a partir de la definición 'austriaca' del dinero y de sus sustitutos monetarios. Los detalles técnicos pueden consultarlos aquí si tienen interés y curiosidad por conocer una aproximación diferente a la corriente dominante de economistas.

Pues bien, resulta interesante –a la par que preocupante– observar a dónde nos pueden conducir las políticas expansivas de una Reserva Federal que se resiste a retirar la distorsión que provoca en la vida económica con sus planes de estímulo. No hay más que fijarse en la similitud en la evolución reciente de la oferta monetaria, con los crecimientos acumulados y los tempos del mismo indicador durante la fase de gestación y posterior pinchazo de la burbuja inmobiliaria. La economía americana, medida en términos de PIB, puede que esté cogiendo velocidad, sí. Pero, como el Jaguar de Paco Costas, lo hace para estrellarse contra una roca. Como comentaban en el blog ZeroHedge ayer, el QE también funcionó durante un tiempo en la República de Weimar.

Ayer mismo, el que fuera miembro del Banco Central Europeo, José Manuel González-Páramo, coincidía en el encuentro organizado por El Confidencial con Daniel Lacalle que "cuanto más se tarde en retirar los estímulos más riesgo de futuras crisis". Parece mentira que esto lo diga precisamente un banquero central, aunque es justo reconocer que el modelo Draghi-Merkel es, siquiera marginalmente, más contenido que el del expansivo dueto Bernanke-Obama. La cuestión es cómo retirar los estímulos cuando el mero anuncio de que el FOMC se lo estaba planteado ha convulsionado los mercados de todo el mundo. Como a buen seguro nos recomendaría Paco Costas, cuando se lleva exceso de velocidad, casi tan peligroso como el choque con el obstáculo es dar un volantazo brusco y salirse de la calzada dando vueltas de campana.

Pero lo que es evidente es que no se puede continuar eternamente con el programa de Quantitative Easing. Como escribió Mises en su Acción Humana –y también cita Pollaro–, no hay forma de evitar el pinchazo de la burbuja originada por las políticas expansivas. Las únicas alternativas posibles son el abandono del QE de forma controlada y gradual –pero siendo consciente de las consecuencias recesivas– o estirar la situación hasta el extremo, con el desenlace del colapso total del sistema monetario vigente. Más nos vale, pues, que se vayan dando los pasos adecuados, porque la vida real no es un programa de TV en el que hay moviolas y segundas oportunidades.

Critica la lentitud de las reformas
Bruselas alerta de que las trabas burocráticas lastran la industria española
Aunque aplaude que España haya "reaccionado positivamente a la crisis", pide al Gobierno que "complete las reformas".
Macarena Lora Seguir a @Macbruselas Libertad Digital 25 Septiembre 2013

El Ejecutivo Europeo ha lamentado las trabas administrativas que todavía lastran el sector manufacturero en España y ha señalado al Gobierno por el retraso en las reformas para impulsarlo. Lo ha hecho en un informe que evidencia una mejora en la productividad, en la que sitúa a España por delante de Italia. Con todo, a pesar del aviso para que el Gobierno agilice sus reformas, el comisario de Industria, Antonio Tajani, ha aplaudido al Ejecutivo de Rajoy por haber "reaccionado de forma positiva ante la crisis".

Pese a haber sacado la cabeza y haber aumentado su competitividad en los últimos años –de hecho, el comisario Tajani, sitúa a Espala en el pelotón de los países "a los que le va mejor que a la media",- lo hecho a costa de la caída de los costes laborales y, además, con una escasa capacidad de innovación. "Se han cerrado muchas empresas", recordaba en rueda de prensa el comisario, que lamentaba también las altas tasas de desempleo.

Con todo, el verdadero enemigo de la industria española (cuyo valor añadido al total de la economía representa 13,3% frente a la media del 15,3% en la UE) es, según denuncia el informe de la Comisión, la falta de financiación que sufren las PYMES. Dicho estudio apunta a más altos costes de los créditos y mayor a dificultad de acceso que en otros Estados miembros. Y es que la crisis se ha notado en el tejido industrial español, y ni siquiera el rescate bancario de hasta 100.000 millones ha logrado mitigar la situación. "Las empresas siguen teniendo problemas con el impacto de la recesión y el deterioro de las condiciones de crédito", alerta Bruselas.

Otro de los talones de Aquiles de la industria española es, a ojos de la Comisión Europea, las dificultades burocráticas o "marco jurídico muy complejo". "Resulta difícil poner en marcha un negocio", denuncia Bruselas, como ya hiciera el año pasado, en un informe que sitúa en España "el sistema de concesión de una licencia de explotación más largo de la UE" (116 días). El tiempo necesario para poner en marcha una empresa, que tanto alarmó en el último informe, se ha reducido de 47 a 28 días, pero sigue estando por encima de la europea.

En su estudio comparativo, Bruselas señala, además, que las empresas españolas están especializadas en la fabricación de baja tecnología (alimentos, bebida, ropa, etc) y en servicios de baja intensidad de conocimientos (comercio, alojamiento, cafeterías y restaurantes, agencias de viajes, etc). Las empresas de alta tecnología están "infrarrepresentadas", alerta Bruselas. Así pues, Bruselas ha dibujado un panorama industrial deficiente en un informe que recuerda al Gobierno que "algunas reformas emblemáticas siguen pendientes", algo que ha lastrado el sector en estos años.

Les anima a hablar como "en los GAL" una vez sean condenados
Agencias Libertad Digital 25 Septiembre 2013

El fiscal explicó en su informe al tribunal que, a pesar de los indicios "que dan a entender que había más personas", la Fiscalía no tiene datos suficientes "para ir más arriba" de Pamies y Ballesteros y para haber sentado a más gente en el banquillo de los acusados. Bautista enmarcó estas sospechas en el "proceso de negociación" que se encontraba abierto en el año 2006 entre el Gobierno y ETA.

El representante del Ministerio Público negó además que se haya utilizado a Pamies y Ballesteros como "chivos expiatorios" del 'chivatazo' que tuvo lugar en la mañana del 4 de mayo de 2006 en el bar 'Faisán' de Irún, y con el que se alertó a ETA de la operación que se iba a llevar a cabo contra su aparato de extorsión.

"No es verdad que nosotros hayamos buscado un chivo expiatorio y después hayamos apañado las horas", señaló Bautista al inicio de su informe final al tribunal.

La Fiscalía sostiene que el inspector Ballesteros fue la persona que entregó a las 11.23 horas del 4 de mayo de 2006 a Joseba Elosua, dueño del bar ' Faisán ' y presunto enlace del aparato de extorsión de ETA, un móvil. A través de ese teléfono, Pamies habría alertado a Elosua de la operación contra el aparato de extorsión de ETA que se iba a llevar a cabo en pleno proceso de negociación entre el Gobierno y la banda terrorista.

Colaboración con ETA
Bautista ha decidido mantener el delito de colaboración con organización terrorista en su acusación contra Pamies y Ballesteros, para los que pide cinco años de cárcel por la colaboración con organización terrorista y, alternativamente, dos años de cárcel para el comisario y un año y medio para el inspector por un delito de revelación de secretos y, alternativamente.

El fiscal hizo especial hincapié en el hecho de que es el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, el que le ha obligado a mantener el delito de colaboración con ETA contra los dos procesados.

Explicó en este sentido que ha seguido "al pie de la letra las instrucciones recibidas" y señaló que "el Ministerio Fiscal es un organismo jerárquico". Aún así, subrayó que la jurisprudencia establece que para ser condenado por colaboración con organización terrorista tiene que haber "una voluntad de ayudar a los fines de la organización o una comunión con la patógena ideología de la banda".

El fiscal recordó que la propia Fiscalía General del Estado, a pesar de haberle obligado a acusar de colaboración a Pamies y Ballesteros, emitió en el año 2012 una circular en la que se recoge esta misma jurisprudencia.

Señaló además que ni Elosua ni el presunto miembro del aparato de extorsión de ETA José Antonio Cau Aldanur han sido todavía condenados como miembros de ETA, por lo que la colaboración con ellos no sería terrorista.

Agujeros negros del 11-M
Bautista trató en su informe de apuntalar los indicios acumulados contra Pamies y Ballesteros y acusó a las defensas de buscar "agujeros negros" en la investigación, algo que le recuerda "al 11-M". Criticó en este sentido el "cierto tugo de conspiración" que a su entender ha estado presente tanto en la instrucción de la causa como en el juicio.

El fiscal tildó de "absurda" la coartada de Pamies, quien asegura que no tuvo nada que ver con el chivatazo y que ese día, el 4 de mayo, se iba a reunir en el sur de Francia con un miembro de ETA apodado 'Romano' que era confidente suyo. Según esta versión, el jefe superior de Policía en el País Vasco envió a Ballesteros a la zona del 'Faisán' para que comprobase si era seguro cruzar la frontera con Francia para poder reunirse con su confidente.

"Es una falacia, envuelta en una burla, envuelta en una mentira, no había ninguna cita con el confidente", aseguró Bautista, quien restó credibilidad a los testigos de descargo aportados por las defensas.

El fiscal destacó en este sentido el testimonio del propio Elosua. "Tiene muchas horas de vuelo, ha sido investigado muchas veces y ha estado dos años en prisión, por más que parezca atolondrado sabe lo que es una sala de vista", dijo.

La guerra de Gila
Señaló en este sentido que, debido a la especial retórica de Elosua, Pamies "tenía que sentirse en la guerra de Gila" cuando le dio el 'chivatazo' al dueño del bar 'Faisán'.

El representante del Ministerio Público indicó por último que la forma en la que se fraguó la delación a ETA fue una "chapucería nacional" y advirtió de que "cuando alguien juega a ser 'Harry el Sucio' acaba convirtiéndose en Torrente". "Ha sido un inmenso honor representar a la Fiscalía en este juicio", dijo Bautista para cerrar su exposición.

El presidente del tribunal, el magistrado Alfonso Guevara, decidió entonces suspender la sesión hasta el próximo lunes, cuando las acusaciones populares y las defensas podrán presentar sus propias conclusiones al tribunal. Se espera que ese mismo día el caso quede visto para sentencia.

Las acusaciones populares también han elevado a definitivas sus peticiones iniciales, con lo que han mantenido el delito de colaboración con organización terrorista contra los dos acusados. La acusación ejercida por Dignidad y Justicia pide nueve años de prisión para Ballesteros y diez para Pamies, mientras que la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) solicita ocho años para el inspector y ocho años y medio para el comisario. La representación procesal del PP, por su parte, pide ocho años y medio de cárcel para Pamies y siete años y medio de cárcel para Ballesteros.
******************* Sección "bilingüe" ***********************
Doble nacionalidad catalana

Pedro de Hoyos Periodista Digital 25 Septiembre 2013

Hace ya muchos, muchísimos años, escribí que de no ser por Arzallus de qué íbamos a escribir los columnistas. Pasados los años tenemos que seguir agradecidísimos a los nacionalistas, en este caso a los nacionalistas catalanes, a algunos nacionalistas catalanes.

Manda cataplines que después de tantas ofensas, tanto cachondeo a cuenta de la opresión de España (perdón, del “Estado”), de tanto tomarnos el pelo con “Espanya ens roba” y de tanto dilapidar el dinero de los impuestos en gilipolleces partidistas y sectarias Oriol Junqueras nos pida por favor que les dejemos seguir siendo españoles ¡…por los vínculos afectivos! A uno se le derretirían las mandíbulas de tanto reír si no fuera una cosa tan seria, si no hubiese tanto dolor detrás, tanto engaño, tanto maltrato a la lengua castellana, tantos despedidos en la sanidad catalana para pagar decenas de miles de euros a la directora de TV3, tantos insultos a… a… a la inteligencia media del español.

Conseguirán esa independencia, seguro, pero encima pretenden que se la paguemos los demás y les indemnicemos por haber permitido a nuestros emigrantes instalarse en Cataluña, enriqueciéndola con su sudor y sus impuestos… sudor e impuestos que de no haber sido por Franco y los sucesivos gobiernos democráticos, estarían regando de riqueza otras tierras.

¿Doble nacionalidad? ¿Lazos afectivos? Joé, qué bueno, ¡ni Groucho!

Hacia un pacto nacional por Cataluña
Editorial www.gaceta.es 25 Septiembre 2013

Aunque tarde, finalmente ha surgido algo que a nuestros políticos se les tenía que haber ocurrido desde hace mucho tiempo: que los partidos con vocación española y presencia en Cataluña lleven a cabo un gran pacto nacional encaminado a poner sentido de Estado y, sobre todo, sentido común frente a los delirios de soberanía de los nacionalistas. El objetivo de este gran pacto está claro, y el trabajo de los partidos sería llegar a iniciativas concretas de todo tipo dirigidas a neutralizar las fantasías con que los separatistas pueden conducir a los ciudadanos de Cataluña a un callejón sin salida primero, y a un pesimismo decepcionado después; o, lo que sería aún peor, a una actitud antiespañola si creyesen que su fracaso colectivo es culpa del resto de España y no de los que les embarcaron en esta locura sin sentido.

Lamentablemente, las primeras tomas de posición de los partidos nacionales no auguran que ese pacto vaya a ser fácil. Por lo pronto, el Partido Popular se ha apresurado a reclamar el mérito de la iniciativa en cuanto apareció en los medios el llamamiento del máximo dirigente de Ciutadans. Mala forma de empezar, indicativa de que ni siquiera en una situación delicada como la que vivimos se deja de pensar con mentalidad electoralista a corto plazo. Hay que esperar, sin embargo, que finalmente se llegue a buen puerto: mucho de eso hubo también durante la Transición que el mundo aceptó como modélica, y eso fue así porque se produjo la venturosa circunstancia de que el interés general coincidió con los intereses de los partidos que protagonizaron el establecimiento de la democracia; ahora hay que desear que ocurra otro tanto.

Ya tenemos, pues, a Ciutadans y al Partido Popular dispuestos a trabajar conjuntamente por el bien común. Los portavoces de los dos partidos socialistas (PSOE y PSC), sin embargo, se resisten a sumarse alegando que la convocatoria no tiene contenido, y defendiendo un cambio de la Constitución que conduzca a una futura España federal, por cierto aún más vacía de contenido: en efecto, nuestros socialistas o no saben lo que significa un Estado federal, o se callan que otorgarían mucha menos autonomía política a lo que hoy son las Comunidades autónomas de la Constitución de 1978. En cuanto a Unió Democràtica de Catalunya, también convocado a ese pacto, lo ha rechazado con un argumento incontestable: es un partido nacionalista, y firme partidario del “derecho a decidir”, lo que significa en román paladino que su adhesión a formar parte de España es meramente circunstancial, y vale sólo mientras Cataluña se beneficie. Al menos, Duran Lleida esta vez ha sido transparente. Pero todo esto no ha hecho más que empezar, y hay que dar tiempo al tiempo.

Domingo 30 feb 2014, 17.14h. Fecha imaginaria para una consulta imaginaria
Álvaro Robles Cartes El Confidencial 25 Septiembre 2013

Los promotores del supuesto derecho a decidir desgajarse de España continúan alentando a seguidores, alborotadores e incautos inflando las posibilidades de una consulta pacífica y legal en 2014 a la que seguiría la constitución de un próspero Estado dentro de Europa. Rajoy podría haberle dicho al emperador-president que lleva junto a buena parte de su corte una larga temporada en cueros. Pero resultaría violento. En su lugar, ha decidido explorar con el beneplácito del mundo financiero y empresarial catalán, su sociedad civil y los creadores de opinión subvencionada el diálogo bilateral sobre las posibilidades resultantes de multiplicar cero por cero.

La indolencia de Rajoy, conocida en su entorno como sabio manejo de los tiempos, alcanza cotas propias de los personajes caricaturizados por el escritor egipcio Albert Cossery, maestro en el elogio de la pereza. Ha tardado dos meses en responder a Mas que no ve conveniente que separe a Cataluña de España. Una reacción tan diligente como la de García-Margallo, quien, pese a retorcer heroicamente el brazo a los embajadores de las potencias Letonia y Lituania obligándoles a matizar sus palabras comprensivas con la separación, no ha sido capaz de conseguir una declaración de Merkel o de Hollande que completen las manifestaciones del comisario Almunia. A saber: un territorio escindido de un estado europeo no pertenece a Europa. A lo mejor consigue ser reconocido como estado… "pero no será un Estado miembro de la UE porque mi país, junto a otros, votará en contra en caso de que solicite su ingreso¨. La partida terminaría justo ahí. En lugar de ello, Margallo ha hecho feliz al entorno independentista erigiéndose desde la cartera de Exteriores en su interlocutor y ensalzando su estrategia, organización y eficacia, superior a la española en este asunto, podría haber añadido.

Como de lo que se trata es de reivindicar el auténtico derecho a perder el tiempo y el dinero, podríamos acordar una consulta demoscópica y legal a través del mando a distancia de TV3 en los hogares, o una encuesta a cargo del Instituto Catalán de Estadística con la muestra ampliada a millones de votantes o un solemne referéndum, a las 17 horas y 14 minutos en punto del próximo 30 febrero de 2014, que de existir caería en domingo. Realizar una pregunta imaginaria en un día imaginario tal vez sea legal y desde luego resolvería algunos problemas a Rajoy y a Mas. ¿Para qué crear un Estado si hemos parido ya un universo paralelo? Por tan prometedora vía parece avanzar el Pacte Nacional pel Dret a Decidir, que basa su aspiración en la legitimidad de Cataluña como nación, argucia descriptiva que, pese a ir de tapadillo en el preámbulo del Estatut, ya fue neutralizada por el TC. Si queríamos que la consulta fuera legal, empezamos bien.

El Ayuntamiento de Tarragona (entre otros) ya ha votado dos veces en contra de sendas mociones promovidas por CiU por tal supuesto derecho. ¿Tiene legitimidad democrática Tarragona? ¿Tienen o no los tarraconenses derecho a decidir?

La consulta no va a celebrarse por más que sus partidarios digan que es inaplazable. Tal vez por eso Rajoy no se ha empleado a fondo y ha dejado pasar la enésima provocación realizada desde la flotilla de Audis, cuyo asiento trasero ocupa, como gang rebelde con acné, el alto funcionariado catalán. Los problemas que ocasionaría a ambos lados del Ebro no han sido ni previstos ni estudiados, ni forman parte de ninguna cartografía política, ni por supuesto alteran al despreocupado clon del president, el portavoz Homs, que ya ha explicado que irán viendo los problemas según se presenten, pues carecen de manual. Problemas que no tienen que ver con que se exporte longaniza o no se beba cava. Antes de llegar a la realidad de un país deficitario y endeudado, gobernado por irresponsables y sin crédito (hoy sólo presta dinero España), a un país y a un sistema financiero fuera de la UE y por tanto con sus depósitos bancarios no garantizados (que tardarían segundos en emigrar), nos enfrentaríamos a una fractura social interna que ridiculizaría la tensión actual.

Nuevas voces ante el supuesto derecho a decidir
Fraccionar la soberanía nacional tendría repercusiones. Y no sólo en el País Vasco, que se apuntaría a su propia vía, o en Madrid, que vería engordada su factura impositiva. CiU siempre ha estado cómoda -como el socialista del chiste, "lo mío es mío y lo tuyo de los dos" - aprovechándose del extraño sistema parlamentario español que le permite influir en España fijando, pongamos por caso, el sueldo a los guardias civiles cuidándose mucho de que el Parlamento español no opine sobre el salario de los mossos.

El nuevo statu quo de Cataluña como depositaria de soberanía para decidir conferiría -supongo- la misma condición al conjunto de españoles no catalanes, que pasarían a tener, también, personalidad jurídica o derecho a decidir sobre España, aun cuando Cataluña decidiera no separarse. Los Españoles Por la Independencia de Cataluña de Camuñas abundan en esta vía desde una plataforma cuyos esfuerzos de divulgación aparentemente son saboteados por manos negras. Sabemos lo que haría Cataluña si una mayoría de españoles quisiera recortar competencias autonómicas, pero ¿y si pidiera su independencia? Hay quien puede pensar que sería la única manera de que Madrid ganara los JJOO de 2024 como capital de un estado que nunca los ha albergado… Blanco y (en) Botella, admitirían esta vez los resabiados miembros del COI, con el inefable jeque Cigala en cabeza.

La vía ensayada desde Tarragona por Alejandro Fernández (PP) reivindica el derecho a quedarse en España, nutriendo el discurso intelectual contra el supuesto derecho a decidir. Fernández ha apurado la lógica tramposa que sustenta el derecho democrático a decidir para demostrar por reducción al absurdo en una carta a Artur Mas que Cataluña no es un solo pueblo, premisa desde la que el president erige su castillo de naipes. El Ayuntamiento de Tarragona (entre otros) ya ha votado dos veces en contra de sendas mociones promovidas por CiU por tal supuesto derecho. ¿Tiene legitimidad democrática Tarragona? ¿Tienen o no los tarraconenses derecho a decidir? ¿Por qué no escucharlos? ¿Admitiría Artur Mas una consulta en la provincia de Tarragona para saber si sus ciudadanos desean apearse de su proyecto secesionista?

Cuando el president acuse recibo, sería también interesante conocer su visión sobre el derecho a decidir de los Países Catalanes, incluyendo a las islas Baleares y a Valencia y que son los auténticos depositarios -en la lógica nacionalista- de cualquier legitimidad como pueblo en función de su historia, su cultura y su lengua. Obviamente, a Mas le interesa invocar sólo un trozo de la Constitución para aprovecharse de la estructura administrativa que controla. El resultado de la votación en la Cataluña histórica oscilaría entre la indiferencia de la alta abstención y tal desprecio a las tesis secesionistas que sería a Rajoy a quien interesaría promoverlo. Completando el razonamiento de Fernández, y respetando el subidón constitucionalista del president, la legitimidad democrática de una provincia como parte de Cataluña no es menor que la de esta comunidad autónoma como parte de los Países Catalanes.

No habrá consulta, pero sí que hay un problema, provocado y creciente, cuya solución tiene que ver poco con la democracia. Una comunidad no puede votar para no pagar impuestos, para conducir a 200 kilómetros por hora por sus carreteras, para realizar una guerra química con el vecino, o para irse. Ya que Rajoy no sabe o no puede explicarlo, haría bien en empezar a trabajar por contener la hemorragia pidiendo un favor a quien manda en Europa para que lo expliquen bien clarito por él.

LAS VÍCTIMAS YA NO IMPORTAN
Fachadas limpias, conciencias sucias, cárceles vacías
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 23

Los políticos se alejan de las víctimas. Los etarras siguen acosándoles. Entre treguas, negociaciones y miedos han pasado a ser testigos molestos. Pero los Ulayar no se rinden.

Iñaki Oyarzábal, ahora responsable de Justicia y Libertades del PP, ha dicho en público y no una vez algo que muchos han pensado antes que él: que una parte de las víctimas del terrorismo abertzale y marxista de ETA son "ultras". Como no es nuevo tampoco es especialmente hiriente. Les queda, a él y a quienes opinen así, la tarea algo más difícil de definir qué es un ultra, o al menos quién lo es en su elegante opinión de entre los muertos, los heridos, los mutilados, los torturados, los extorsionados, los exiliados, los acosados y los silenciados por ETA y por quienes han tolerado ETA. ¿Son "ultras" las víctimas que no se someten a la conveniencia política de cada momento? Además, ¿una víctima "ultra" es menos víctima, tiene menos derechos, merece peor trato?

Puede que a Oyarzábal y a muchas personalidades políticamente correctas les parezca que los hijos y nietos de Jesús Ulayar, alcalde de Echarri Aranaz asesinado por ETA el 27 de enero de 1979, son "ultras" puesto que no han aplaudido las medidas de gracia y acercamiento a los criminales de ETA. Peor aún, han seguido deseando lo que hace muy pocos años parecía no sólo cercano sino deseado por todos, en el PP y hasta en el PSOE: la derrota completa de ETA, la destrucción de la banda y el fin del terrorismo, y la imposición y cumplimiento de las penas correspondientes a todos los etarras y todos sus colaboradores de todo tipo.

Pienso lo contrario. Los Ulayar Mundiñano como familia y Salvador en particular han demostrado ser ejemplares; como víctimas de ETA han buscado siempre –conservando los valores heredados de su padre- lo mejor para las víctimas y para España, sin cambiar de actitud con el viento o con el precio. Ahora, en pleno 2013, partidarios de ETA han vuelto a pintar su casa –ante la que ETA mató a Ulayar- en el pueblo con insultos a ellos y vivas a la banda; el Ayuntamiento de Bildu ni lo ha limpiado ni ha buscado a los autores; palabras aparte, el Gobierno de Navarra con sus caras competencias policiales no ha hecho nada eficaz al respecto; y palabras aparte, la delegada del Gobierno, de quien dependen entre otras cosas Policía Nacional y Guardia Civil, nada ha conseguido. Parece que los terroristas, sus amigos, aliados y partidarios todos, merecen mejor trato hoy que las víctimas que no se rinden.

Mejor trato, sí. Jesús Ulayar fue asesinado y si no fuese por los suyos no sería recordado, pero el asesino condenado Valentín Lasarte, y no solo él, se pasea libremente por la España de 2013. Josu Ternera no cumple sus penas, pero el asesino de Jesús Ulayar no sólo es libre sino que se gana la vida como compañero de bufete del líder de Aralar Patxi Zabaleta (qué intercambió afables visitas con los anteriores líderes del PP vasco y que reedita una nueva versión del ´batasuno bueno´). Parece que se dan más derechos a algunas víctimas, como al ambiguo concejal Tomás Caballero, y menos a otras quizás más molestas, como al general Juan Atarés (y hablo sólo de muertos en Pamplona). ¿Nos atreveremos a comparar cuántos y cuáles son los políticos profesionales asistentes al aniversario del cabo Juan Carlos Beiro en Leiza, este martes 24 de septiembre? El tiempo, la conveniencia o el cálculo pueden hacer que según quién se avergüence hoy de amistades y poses que ayer ostentaba. Alguno habrá que piense que lo que en 1979 era un mal menor, en 1998 pudo convertirse en un mal absoluto y haya vuelto a ser algo de menor importancia en 2013. Nosotros no somos de esos.

Limitándonos a la plena dimensión política de la cosa, si el partido político batasuno con todos sus instrumentos es hoy legal y gobierna Echarri Aranaz es porque el PSOE así lo pactó y lo quiso. Ningún dirigente socialista ha dado la cara por y con la familia Ulayar. Porque ha usado el poder para enchufar parientes y amigos y para enriquecerse. Sí, el mismo PSOE de Zapatero que mientras negociaba con la ETA pactaba con la UPN de Sanz y Barcina. Si esos ayuntamientos son como son y tienen las subvenciones que tienen es porque así lo quiso UPN, que en muchos años gobernando Navarra no ha usado el poder contra el nacionalismo y sus instrumentos de poder, de propaganda, de financiación y de adoctrinamiento (facta, non verba). Eso sólo ha hecho que el nacionalismo avance a largo plazo, nunca retroceda en serio salvo por sus luchas internas; y si a eso le sumamos negociaciones, diálogos, faisanes, indultos, salidas de la cárcel, y de más facilidades sólo nos queda preguntarnos por qué el Faisán no canta en las Cortes tan alto y claro como antes de noviembre de 2011.

Unos tienen la fachada sucia con las pintadas de los asesinos. Otros tienen la conciencia sucia con la sangre y el dolor de sus víctimas. Otros, en fin, tienen las bocas llenas de palabras a la vez que planean tener las cárceles vacías de asesinos. Hay una cosa más dolorosa que ver lo que está sucediendo y se está fraguando en estos meses: compararlo con lo sucedía hace unos años, y comparar lo que entonces se decía y se hacía con lo que hoy se dice, se hace y se trama. Por supuesto que quien no tenga por sí mismo vergüenza de sí y de los suyos puede descubrir que sí tiene fachada para que se le recuerde la vergüenza ajena que da, y que no faltan amigos a Ulayar ni a los amigos de Beiro en Leiza.

Por qué no soy nacionalista
Periodista Digital www.paisvasco-informacion.com

Interesante y emocionante artículo de una joven vasca que, a pesar de haberse criado en un entorno nacionalista, ve la realidad a contracorriente. (...) "Mi familia pertenece a esa gran masa de la sociedad vasca que no estando de acuerdo con la violencia, jamás alzaron la voz por si acaso les pasaba algo, por miedo, por vergüenza, por comodidad. Ese silencio cómplice que daba alas a los terroristas para creerse dueños y señores de una tierra que es de todos, no suya" (...) Leer artículo íntegro

Lexuri Olabarriaga Díaz

Ser nacionalista en territorios donde se ha constituido en ideología ambientalmente dominante tiene indudables ventajas. Permite sentirte asimilado e integrado, apaciguar la inseguridad ancestral de la persona solitaria, que encuentra alivio cuando por fin se siente acogido en la tribu. El nacionalismo, además, como cierto tipo de plantas, no permite que crezcan sentimientos identitarios diferentes a su alrededor. Todo ha de ser asimilado y normalizado, y lo que sobreviva ha de hacerlo de forma subterránea, en la clandestinidad.La integración en la tribu nacionalista tiene además ventajas adicionales.

Los pecados del nacionalista lo son menos ante sus conmilitones. Una buena bandera permite tapar muchas vergüenzas, como vemos en el caso de CiU y Artur Más.
Con tantos incentivos se puede comprender la dificultad de apartarse de esa corriente tan avasalladora. Especialmente para las personas que han crecido en ese ambiente como los jóvenes en Cataluña y País Vasco. Sin embargo es posible. Yo soy la prueba.

Muchos me preguntan por qué, habiendo nacido yo en Bilbao y proviniendo de una familia euskaldún y nacionalista vasca, decidí no seguir esa moda. Que cómo es posible que habiendo sido criada y educada en ese ambiente abertzale donde sólo hay una única verdad y todo lo demás es intolerable e inaceptable, hoy el nacionalismo vasco esté en las antípodas de mi ideología.

Para empezar debo explicar que nací en los últimos años de la década de los 80. Cuando ETA perpetraba sus más sangrientos asesinatos y la mayoría de la sociedad vasca seguía anestesiada y miraba hacia otro lado. Todavía tenían que pasar muchos años hasta que el asesinato de Miguel Ángel Blanco despertara a la sociedad de su cruel y aletargado silencio. Recuerdo que desde pequeña me invadía una curiosidad casi enfermiza que me hacía preguntarlo todo, también sobre ETA y recuerdo que mis padres trataban siempre de cambiar de tema, no darle importancia; quizás no fuera fácil explicarle a una niña pequeña que en su propia tierra, entre sus vecinos, se encontraban terroristas sanguinarios que asesinaban indiscriminadamente a todo aquel que no pensara como dictaba su doctrina, que en parte se compartía. Pero es esa curiosidad, ese afán de comprender, lo que me hizo libre y, por tanto, me desvió.

Siendo ya más mayor y siendo consciente de qué clase de individuos eran aquellos que se hacían llamar gudaris (soldados vascos) y que afirmaban luchar por la libertad de la patria vasca, sentí un asco y una decepción terribles. Pero peor fue saber que tanta y tanta gente los apoyaba con su silencio cómplice. Mi familia nunca estuvo de acuerdo con la violencia para conseguir la independencia; la mayoría de ellos son de derechas, del PNV, lo que los abertzales llaman despectivamente ‘el nacionalismo burgués’; otra parte de mi familia, en cambio, es abertzale, de izquierdas. Mi familia pertenece a esa gran masa de la sociedad vasca que no estando de acuerdo con la violencia, jamás alzaron la voz por si acaso les pasaba algo, por miedo, por vergüenza, por comodidad. Ese silencio cómplice que daba alas a los terroristas para creerse dueños y señores de una tierra que es de todos, no suya.

En el colegio la situación era parecida. Un colegio católico, nacionalista vasco, donde nos enseñaban a amar al País Vasco, perdón, Euskal Herria, y a mirar con ojos recelosos hacia España, ese país cercano y lejano al mismo tiempo, que un buen día, con todo su poderío militar, ocupó nuestra tierra y aquí seguimos después de los siglos. Eso nos venían a contar en resumidas cuentas. Todavía recuerdo las clases de Geografía. Esos mapas del País Vasco, el mapa político, el de los montes, el litográfico, todos ellos con sus siete provincias, no tres. Hasta que llegué a la adolescencia estaba convencida de que el País Vasco estaba formado por las provincias de Vizcaya, Guipúzcoa, Álava, Navarra, y las tres provincias del sur de Francia. Así me habían enseñado en el colegio y así me lo habían confirmado en casa.

En el instituto las cosas no eran diferentes. La Guerra Civil española era explicada en las clases de Historia desde una perspectiva tan deformada que nos daba la sensación de que fue una guerra entre españoles y vascos; realmente parecía que más allá de las fronteras vascas no hubo bombas, ni fusilamientos, ni nada. Todo se lo llevó nuestra pobre Euskal Herria.

A Geografía e Historia habría que sumarle las clases de literatura, que eran más de lo mismo. El folklore vasco, las canciones vascas, los cuentos tradicionales vascos y las danzas vascas estaban bien presentes en cualquier fiesta de colegio, barrio o ciudad; de las tradiciones españolas nunca había ni rastro.

Cuando un niño se cría en ese ambiente, termina por amar con un tipo de amor patológico su tierra y a aborrecer lo demás, especialmente si ‘lo demás’, como le han contado, ha intentado destruir aquélla patria.

Sólo la cultura, los libros, los viajes, pueden ayudar a ese niño a ver más allá de sí mismo, a comprobar que no todo es como le contaron, que no todo es blanco y negro y que lo demás, lo que tanto le enseñaron a odiar, en realidad no es así.

Los hay que se quedaron atrás, que no quisieron despertar de ese sueño utópico de la Euskal Herria herida que algún día se levantará y será un país bello de color verde, con sus prados llenos de aizkolaris y harrijasotzailes, donde la gente será más feliz, vivirá más años y los niños ya no estarán oprimidos.

Seguir los dictados del nacionalismo vasco es lo más cómodo, apoyarlos activa o pasivamente, y no llevarles la contraria para ser aceptado en la sociedad vasca como uno más. Eso es lo fácil.

Lo difícil es decir NO, no querer ser engañado, no asumir su verdad como la única de las posibles, no querer pertenecer al rebaño que ciegamente sigue al pastor. Muchos nacionalistas por eso reaccionan con tanta hostilidad ante la famosa frase de Pío Baroja “el nacionalismo se cura viajando”. Reaccionan así porque saben que es cierto. Porque saben que viajar, leer, preguntar, conocer otras culturas, otras gentes y otras ideologías, tener altura de miras y no dejarse influir, ayuda a no caer en las garras del nacionalismo, a no aceptar una sola idea como una verdad única y absoluta, a ser más libre. En toda persona existe una semilla de libertad y un afán de comprender la realidad sin delegar en otros guías, en los brujos de la tribu, toda explicación. Lo honesto, aunque no sea lo más cómodo, es dejar que esa semilla y ese afán crezcan. Y por eso mismo yo no soy nacionalista.

Artículo publicado inicialmente en el blog “¿Hay derecho?”

Discriminación lingüística
Los alumnos de instituto en Alemania estudian la imposición del catalán en España
Un manual recoge el reportaje de ‘La Voz Libre’ en el que se denunciaba que la obligación de hablar catalán se extendía incluso a los patios de recreo
Redacción  www.lavozlibre.com 25 Septiembre 2013

Madrid.- Los alumnos de institutos alemanes estudiarán a partir de este año cómo el idioma español es marginado y prohibido en los colegios catalanes. El libro escolar ‘Spanisch Oberstufe’ (‘Español nivel superior’), de la editorial Stark, el principal manual de castellano para estudiantes pre-universitarios, incluye un capítulo titulado ‘Colegios de Cataluña imponen el catalán’ y plantea el conflicto lingüístico en este región española, donde el castellano no es lengua vehicular y los alumnos son catalanizados sin ‘derecho a decidir’.

En concreto, el libro de enseñanza oficial reproduce un reportaje de ‘La Voz Libre' titulado ‘Colegios de Cataluña imponen el catalán incluso en los patios’, en el que se denunciaba que las monjas del centro Betània de Cornellá (Barcelona) habían instalado un gran cartel con la leyenda ‘Al pati parlem en català’ (‘En el patio hablemos en catalán’), coincidiendo con las directrices de la Ley de Enseñanza de Cataluña, que establece que no sólo las actividades en el aula, sino también las que se producen en todas las instalaciones y dependencia del colegio (comedor, salón de actos, pasillos, tablones de anuncios y patio de recreo), deben realizarse en catalán en detrimento del español, idioma coficial en Cataluña. El castellano no cuenta con ninguna presencia o apoyo en las instituciones de la Generalitat y en los ámbitos de servicios públicos que la misma financia o gestiona. Esta lengua –mayoritaria en Cataluña- sólo es impartida durante dos horas a la semana en los colegios e institutos, con el mismo trato que una lengua extranjera. Incluso en muchos centros el profesor explica en catalán la asignatura, denominada ‘Lengua y Literatura Castellana’. La Generalitat de Cataluña se niega a acatar las sentencias judiciales a favor de los padres que han exigido enseñanza bilingüe.

El libro escolar puesto en circulación desde este año en los institutos alemanes recoge esta situación a través del artículo de ‘La Voz Libre’, en el que se describe las exigencias en el Colegio Betània y sobre el que Elvira Fuentes, de la Asociación por la Tolerancia –plataforma a favor del bilingüismo- denunciaba que determinar el uso de una u otra lengua en los patios de recreo “atenta contra la privacidad de las conversaciones”.

El manual de Stark plantea a los alumnos numerosos ejercicios de práctica del español a partir de la situación de discriminación del castellano y favoritismo del catalán. Las actividades incluyen desde redactar una carta de protesta a la directora del colegio Betània –y pone como ejemplo el de una madre procedente de otra parte de España que llega a Cataluña y se sorprende de que en su propio país el español, idioma común, no sea lengua vehicular en la enseñanza en Cataluña-, o elaboración de textos argumentativos, según los cuales la persecución del catalán en pasado no puede justificar la persecución del castellano en el presente.

No es la primera vez que se denuncia desde el exterior el sistema discriminatorio lingüístico en la enseñanza en Cataluña. Al finalizar curso 2011-12, la prueba de selectividad de español en Francia también incluyó un texto para su análisis escrito y publicado en 'La Voz Libre'. En esa ocasión se trataba de la situación familiar que vivió el jugador de fútbol Leo Messi, cuando no pudo encontrar en toda Cataluña un centro escolar en español para su hermana Marisol, que acabó regresando a Argentina por no poder intergrar se en el sistema de enseñanza.
Recortes de Prensa   Página Inicial