AGLI Recortes de Prensa   Viernes 27 Septiembre 2013

Sorprendiendo al mundo
Román Cendoya www.gaceta.es 27 Septiembre 2013

No puede haber recuperación y aprobar el copago a los enfermos crónicos y de cáncer.
El jueves pasado Montoro dijo: “España sorprenderá al mundo”. Y añadió: “Muy pronto”. Lo que nadie sabía es que iba a hacerlo al día siguiente. No sé si sorprendió al mundo pero desde luego dejó boquiabiertos y estupefactos a los españoles. A todos. Pero especialmente a los más enfermos y más necesitados. No puede asegurarse que la economía se recupera, que estamos saliendo del abismo, y aprobar el copago a los enfermos crónicos y de cáncer. Es una indecencia propia de políticos mezquinos que han perdido el norte, el sur, el este, el oeste y el oremus. Si tienen que hacer esto, quién se cree que la economía va mejor.

Cobran a los enfermos crónicos y de cáncer pero ellos siguen con los chóferes, los asesores, las prebendas, las memeces y por supuesto con la financiación de los partidos, los sindicatos y la patronal.

Siguen instalados en el boato de los mediocres y en la pompa de los acomplejados, mientras se les llena la boca de servicio público y sacrificio personal. Todo el dinero que hay es para ellos y para pagar un déficit provocado por la negligente, ostentosa, derrochadora y malversadora gestión que de nuestro dinero lleva haciendo, demasiados años, la casta instalada en la política. Menuda mierda de gestores son esos políticos incapaces de dar la asistencia sanitaria debida a las personas que más la necesitan. ¿Para esto nos fríen a impuestos? ¿Cobrar a los enfermos crónicos y de cáncer a la par que aumentar las cotizaciones a la seguridad social? A los autónomos y pymes, que siguen pagando el IVA por adelantado, –vaya con las promesas electorales y los compromisos de Rajoy– pretenden aumentarles la cotización a la Seguridad Social en el momento en que dejan tirados a los enfermos crónicos y de cáncer.

Quieren cobrar más por una Seguridad Social en la que los autónomos, además de no tener ningún derecho, si tienen la desgracia de tener una enfermedad crónica o terminal se la van a tener que pagar gracias a Rajoy, Montoro y la inconsciente Mato.

Soy un defensor del copago por su carácter disuasorio en las urgencias. He defendido el copago como fórmula para garantizar la continuidad y la sostenibilidad de un sistema sanitario del que sólo podemos sentirnos orgullosos. Pero todo no vale. Los únicos pacientes que no pueden engañar, ni abusar del sistema, son los enfermos crónicos y los que padecen cáncer. Con ellos todo es poco.

Nuestra solidaridad es egoísta porque ninguno estamos libres de ser un día uno de ellos. Su correcta atención es un orgullo para todos los que contribuimos a mantener la sanidad pública en España. Es inadmisible que esas personas tengan más preocupación por cuánto les cuesta que por lo que padecen. No, no y no.

Rajoy camina sobre las aguas
PABLO SEBASTIÁN www.republica.com 27 Septiembre 2013

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy pretende llegar al curso electoral, que se abrirá en junio de 2014 con los comicios europeos, presentándose ante los españoles como el vencedor de la crisis económica del país, blandiendo el discurso de ‘España está en el buen camino’, y convencido de que el eslogan le servirá para justificar su negativa a abordar reformas de orden político e institucional, como se negó a la reforma en profundidad de la Administración del Estado y del gasto político. En consecuencia podríamos que Rajoy pretende atravesar el ‘Rio Bravo’ de la crisis económica, política e institucional (la corrupción ahí incluida) de España sin mojarse, en nada fundamental y con solo dos decisiones destacadas en la economía: el recorte del gasto social y la subida de impuestos.

Desde la oposición le piden una reforma de la Constitución y del modelo territorial de España y Rajoy ha dicho ‘no’; también y, a la vista de la mala salud del Rey y los escándalos de La Corona, se le solicita aprobar un estatuto del Príncipe de Asturias y de la Casa Real, y Rajoy responde que ‘no’; se le ha pedido también la reforma de la Ley Electoral y el Presidente responde que ‘no’; y si le exigen más explicaciones sobre el caso Bárcenas el Presidente se escabulle de los medios y del Parlamento; al igual que evita dar la cara a propósito del desafío independentista catalán; como huye de los problemas en el PP, aplazando a 2.014 la Convención del partido; o como retrasa ‘sine die’ la crisis de su Gobierno a pesar del desgaste e ineficacia de varios de sus ministros.

Es decir, Rajoy no se moja y camina como milagrosamente sobre las aguas del turbulento ‘Rio Bravo’ español. Además cree Rajoy -o al menos así justifica su escapismo de los problemas- que el tiempo lo arregla todo y que España está cómoda en el furgón de cola de la UE a la espera de que la maquinista Merkel acelere el convoy. Y desde ese impulso y su nuevo y obligado optimismo -una vez pasado su ataque de pesimismo y sinceridad del mes de abril cuando aplazó la recuperación española hasta 2016- Rajoy ha elaborado su particular ‘cuento de la lechera’ donde viene a decir que si la economía se recupera los españoles se olvidarán de todo lo demás. Y en ese caso, cree Rajoy, que el PP volverá a ganar las elecciones, subido en el caballo de la esperanza de la recuperación económica y de los problemas internos y ausencia de proyecto nacional -por causa del PSC catalán- que sufre el PSOE. Ya dijo Rajoy en el Congreso en una irónica respuesta a Rubalcaba cuando éste le pedía la dimisión por el caso Bárcenas: ‘yo a usted no le voy a pedir la dimisión porque no me conviene’.

En línea con todo esto el presidente Rajoy ha desplegado, en su viaje a Nueva York, en la ONU, ante varios medios americanos y en el Council Foreing Relations (donde Rajoy hizo un buen discurso sobre la política exterior de España), su nuevo optimismo en relación con la salida española de la crisis. ‘España ha vuelto’ sentenció el presidente, el mismo día que se anunciaba la congelación de los sueldos de los funcionarios para 2014, y poco después de saberse que las pensiones solo subirán el 0,25 en próximos años a suba lo que suba el IPC. ¿Dónde están las mejoras? Su mejor dato está en que el PIB subirá el 0,2 % en 2015, por encima del 0,5 % previsto inicialmente (sic).

Lo que nos confirma que lo esencial de las medidas del ajuste del Gobierno en casi dos años al frente del Ejecutivo se ha basado en el recorte del gasto social y la subida de los impuestos, todo ello ayudado de la reforma financiera -con rescate bancario de la UE, incluido- y la reforma laboral, así como una incipiente y escasa reforma de la Administración. Es decir, el Presidente hizo lo más fácil y lo que tenía al alcance de la mano. Convencido además de que el miedo ciudadano al empeoramiento de la situación impide una creciente protesta social. Aunque ese miedo desaparecerá a la hora de la verdad que será la de votar. Y en ese caso veremos si ‘el cántaro de la lechera’ de Rajoy se rompe (a no perder aquí de vista un posible e inesperado tropiezo judicial en el caso Bárcenas), o si llega intacto a la mesa para que él y sus comensales lo puedan disfrutar.

www.pablosebastian.com

Otra tercera vía sobre Cataluña
JOSÉ JAVALOYES www.republica.com 27 Septiembre 2013

Acaban Artur Mas y Oriol Junqueras – reciente descubridor este último del mediterráneo de los afectos intrapeninsulares entre los catalanes y los demás españoles – de decir que la “tercera vía” esbozada por Durán y Lleida, y que el federalismo, para vadear la bipolaridad política cursante entre la Generalidad de Cataluña y el Gobierno nacional que expresa el Estado español (al que Mas representa en el Principado), es algo que no sirve en la propia medida de que es más de lo mismo que en otras ocasiones ya ha fracasado a lo largo de cien años. Posiblemente sea así y no pueda resultar de otra manera dada la condición identitaria del nacionalismo gobernante al calor del Estatuto, ahora mismo como en otras tantas ocasiones.

Si la Transición del franquismo a la democracia se hizo, conforme el lema de Torcuato Fernández Miranda, “de la legalidad a la legalidad”, este síndrome nacionalista actual- lo mismo en Cataluña que en Vascongadas -, ajenos a los presupuestos sobre los que la Transición se hizo, el cambio nacionalista de ahora mismo demanda una legalidad contradictoria y opuesta a la legalidad establecida y cristalizada en la Constitución de 1978.

Contrapone a ello este nacionalismo otra legalidad basada en la supuesta existencia de un “derecho a decidir”, cuyo sujeto no sería otro que el pueblo catalán. Pero la capacidad de decisión sólo está constitucionalmente referida y reconocida al pueblo español. Una categoría histórico-política preexistente a los contenidos de la monologal copla soberanista, con la que objetivamente resulta imposible dialogar. Aunque Rajoy parece que no quiera enterarse.

A la vista de esa irreductible contraposición dialéctica de los respectivos postulados, no basta sólo con atenerse al principio de que no hay más cera que la que arde, en el sentido de que la ley (constitucional) es la ley. Hay que atenerse a otras vías de actuación: las que desde el Estado propicien la correcta percepción de la realidad por parte de todos, especialmente por los incursos en la disidencia respecto de lo constitucionalmente establecido, aprobado, por la mayoría nacional expresada en referéndum. Única legitimada para una función constituyente y frente a la cual no vale la añagaza de las manifestaciones sucedáneas, por septiembre o por febrero…

Estas otras vías de actuación, por sus proyecciones nacionalmente globales, integradoras y vertebradoras, corresponden al Estado desde las competencias gubernamentales, principalmente desde la Administración Central, coordinadas o no con las Administraciones Autonómicas. Y una de ellas, posiblemente la más importante, es la de las infraestructuras. Sí, en la propia medida que permiten modificar, corregir o paliar en lo posible determinantes geográficas que acentúan riesgos y dificultades generados por movimientos separatistas como los que pulsan en Cataluña y el País Vasco.

Sin pudor alguno, y en paralelo a su variable discurso de fractura y escisión respecto de la unidad política nacional, hemos visto como, de una parte, los particularismos más patógenos – crecidos al rebufo del discurso nacionalista en dichos espacios críticos – han bloqueado o interrumpido, cuando han podido, proyectos nacionales de tanta importancia nacional por su virtualidad vertebradora como el Trasvase del Ebro, o entorpecido su funcionamiento cuando han podido en el caso del trasvase Tajo-Segura. Y todo esto se ha hecho – por los nacionalismos – al tiempo que reclamaban del común nacional más y más recursos para medro de sus políticas de disociación. Aunque justo es advertir de qué forma este obstruccionismo nacionalista a la política de trasvases ha dispuesto de la cooperación socialista, resucitando el síndrome de 1934.

Pero no es por el capítulo de la política nacional para la redistribución de los recursos hídricos – de tan grave importancia – los derroteros a que quiero ir con estos apuntes de actualidad política nacional, sino por el de la sombra del separatismo en los portones pirenaicos catalán y vasco, a los que se acaba de referir el general Chicharro, ilustre vecino de columna.

Se insiste desde el catalanismo tecnocrático y en frío, a la hora seguir reclamando recursos del común nacional, en la supuesta preferencia objetiva del “Eje mediterráneo”, que lleva hasta la Junquera desde Murcia y la Andalucía Oriental, para las exportaciones que se generan en el Sureste y el Reino de Valencia; pero se silencia la interrupción del Eje Sagunto-Somport, para el transporte de las exportaciones procedentes de ese mismo espacio amen de las mercancías que llegan por mar al puerto de Valencia desde África, el Mediterráneo y los puertos de Oriente a través del Canal de Suez. El paso de Somport, en el Pirineo Central, es antes que toda otra cosa, una alternativa de seguridad, una póliza contra el riesgo de los dos separatismos; pero casi tanto como ello es la salida natural de las exportaciones españolas por carretera a Francia, Reino Unido, Centro y Norte de Europa.

Más de 200 millones de euros se gastaron para el túnel de Somport hace ya una década, pero los resultados dejan mucho que desear por la angostura y poco desarrollo de los enlaces viarios en el lado francés del Pirineo. Bien podría la UE aportar una inversión congruente con las posibilidades que tiene este enlace, tanto para nuestros vecinos como para nosotros. Y en lo que nos toca, preferencias habríamos de arbitrar para las inversiones acordes con el interés general del conjunto español respecto de las demandas políticas de un catalanismo que pone precios inasumibles para su adhesión el proyecto nacional.

Las relaciones españolas con Francia pasan por un momento dulce y con el nuevo Berlín tampoco son malas. Vías como ésta son las que merecen en respuestas los nacionalismos del chistu y la tenora.

Cuentas viejas
Kiko Méndez-Monasterio www.gaceta.es 27 Septiembre 2013

El Tribunal de Cuentas debiera depender de la facultad de Historia o del Museo Arqueológico.

En su último informe, el Tribunal de Cuentas pide más control para las fundaciones de los partidos políticos. Está muy bien, aunque quizá llega algo tarde, porque puestos a fiscalizar así la actualidad, en el documento también podría avisar de que han detectado algunas irregularidades en el despacho de Juan Guerra; o recomendarnos que no le compremos pisos a la PSV; o mejor, avisar a la guardia civil de que ande con cuidado con un tal Roldán. Sin duda allí tienen una concepción del tiempo un poco laxa. Sucede que el Tribunal de Cuentas emite sus dictámenes referidos al ejercicio de hace un lustro y, siendo así, se convierte en una institución que más bien debiera depender de la facultad de Historia o del Museo Arqueológico, porque como organismo de control de las finanzas públicas sirve igual que un ábaco en manos de un occidental. Para que nos hagamos una idea, en 1940 estaría advirtiendo del riesgo de confrontación civil –que probablemente en las cuentas del Estado también se adivinaba– y en 1941 recomendaría que se vigilase un poco mejor el oro del Banco de España, porque Stalin lo estaba mirando con ojos codiciosos.

Pues si parece algo absurdo en ese tiempo de papel y pluma, ahora con más razón, que las memorias de cinco años atrás ya no tienen cabida ni en el disco duro. Hacer recomendaciones para el futuro manejando datos tan caducados, es como darle al sastre las medidas de cuando hicimos la mili. Y extrañarnos si no nos cierra. Para hacernos una idea, en 2008 –que es el año del que trata el informe– estaba llegando a nuestras manos el primer iPhone, el 3G, así que sólo hay que imaginar la cantidad de mensajitos que habrá mandado Bárcenas desde entonces. Mensajes que ahora le robarán el sueño, imagino también, a los destinatarios, que deben rezan todas las noches para que se hayan borrado. Aunque ellos se consolarán pensando que, cuando tribunal llegue hasta sus cuentas, lo más probable es que ellos ya hayan fallecido, porque a este paso de quelonio nos avisará que hay que estar atento a las tesorerías de los partidos el mismo año que a Luis Bárcenas le concedan el tercer grado.

Más allá de este viaje estilo HG Wells que nos proporcionan los magistrados de tan alta y prestigiosa institución, cuesta trabajo entender su utilidad. Pero eso no les inhabilita, por supuesto, que ahí está el Senado, que sirve para mucho menos. El año que viene, si les da tiempo, nos avisarán de que hay que tener cuidado porque la ligera desaceleración se convierte en crisis.

DESAFÍO SECESIONISTA
No en nombre de Cataluña
Antonio Robles Libertad Digital 27 Septiembre 2013

Ayer Pepe García Domínguez escribió sobre la estafa intelectual de Duran i Lleida. El líder de UDC había reclamado el día anterior en La Vanguardia "una España plurinacional, pluricultural y plurilingüística con un modelo confederal". Como si nos ofreciera la solución a la voladura de España que su socio está dispuesto a llevar a cabo, pretendía lograr con la confederación todos los privilegios que pretenden conseguir con la independencia, pero ahorrándose todos sus costes. Con una confederación donde fueran soberanos en fiscalidad, cultura y lengua habrían logrado de golpe excluir los derechos culturales, lingüísticos y nacionales de los españoles castellanohablantes en Cataluña y, de paso, se habrían quedado con la fiscalidad para negociar desde una posición de Estado su contribución a los costosos gastos de defensa y mantenimiento de las estructuras internacionales comunes, necesarios para mantenerse en el concierto internacional.

Hoy y ayer, Artur Mas exigía en el Parlamento de Cataluña el derecho a decidir si o sí para 2014. La única diferencia entre uno y otro socio consistía en que el primero recogía las nueces que el segundo había logrado sacudir del árbol hace meses. Por lo demás, la estafa del primero (la confederación es un imposible jurídico en España) se sumaba a la del segundo (el derecho a decidir es un eufemismo para lograr un atajo a la independencia con una consulta que nuestra Constitución no permite). Uno y otro estafan a la sociedad porque el fin es obsceno, los medios son tramposos y el cisco que están montando podría convertirse en un crimen.

Artur Mas ha dicho muchos disparates en el debate parlamentario de ayer, pero ningún ciudadano de Cataluña le puede permitir que siga hablando en nombre de Cataluña: "Cataluña tiene afecto por España, ¡la quiere!, pero ya no confía en el Estado". Por favor, no sea cínico y, sobre todo, no hable en nombre de Cataluña; hable usted en su nombre, en el de su partido o, si se lo permiten, en el de todos los nacionalistas, pero no en nombre de Cataluña. Cataluña no es suya, pero sobre todo Cataluña no es un ser vivo, ni tiene conciencia: la tenemos los ciudadanos que vivimos en ella, y sólo nosotros sentimos y sufrimos, lloramos y reímos, deseamos y votamos. Que yo sepa, nunca le he dado mi voto ni mi consentimiento para hablar en mi nombre.

Ese biologismo que otorga a un concepto territorial se acerca peligrosamente a la concepción biologista de regímenes totalitarios de infausta memoria. No juegue con eso.

Ayer Albert Rivera le sacó de sus casillas exigiéndole que no nos lleve al precipicio por salvar su carrera política. En su turno de réplica, el presidente le replicó dolido:

Usted me puede decir muchas cosas, pero no salvar mi carrera política, porque mi carrera política la tengo hecha.

Ahora lo entendemos todo: "Pa lo que me queda dentro, me cago en el convento".

Por lo demás, con sus exabruptos de ayer y hoy ha dejado claras dos cosas, a pesar de la chulería de las elecciones plebiscitarias: ladra cada vez más fuerte y ya no se atreve a saltarse la legalidad. El abismo impone incluso a los necios.

La relación real de intercambio
Juan Velarde Libertad Digital 27 Septiembre 2013

En el debate sobre la cuestión catalana, se ha tenido que plantear la cuestión de la relación real de intercambio. A lo largo de la historia económica contemporánea, con el juego del proteccionismo conseguido, que garantizaba su control del mercado español, hasta que comenzó la apertura de nuestra economía –año 1959–, los precios de los artículos fabricados en Cataluña crecían más que los de la mayoría de las regiones españolas, fueran estos productos de exportación –los hortofrutícolas, por ejemplo, o los minerales– o para el mercado interior; pero, como sucedía con el trigo, con crecimientos débiles debido, en mil ocasiones, a la Ley de King. Eso significaba un trasvase de rentas hacia Cataluña, que fue sistemáticamente buscado desde mediados del siglo XIX. Así se originó una opulencia en esta región española a costa de muchas otras.

Se ha dicho recientemente –artículo de Enric Gonzalez en El Mundo el pasado día 20– que esa denuncia se vinculaba algo así como a un pensamiento derechista. Se ignoraba, por ejemplo, que la izquierda se precipitó sobre otro estudio de relaciones reales de intercambio, generado al observar Raul Prebisch que los precios de los artículos industriales crecían más rápidamente que los de las materias primas y artículos vegetales, alimenticios y no alimenticios. De esa investigación procedió todo un planteamiento izquierdista, derivado de la doctrina del llamado estructuralismo económico latinoamericano, que se vinculó con planteamientos marxistas para generar movimientos políticos de izquierdas, incluso en el seno de la Iglesia católica, con la Teología de la Liberación.

El desconocimiento de ese juego de la relación real de intercambio es lo que explica el asombro de quienes sí recuerdan multitud de situaciones valencianas y mallorquinas, que pagaron con fuerza el proteccionismo catalán, y que sin embargo parece que aceptan unirse a sus actitudes políticas actuales. Eso indica ignorancia popular, y también explica que se intente deslizar la especie de que eso de la relación real de intercambio y del peso de Cataluña sobre otras economías es una actitud de la derecha.

Cataluña ha hecho granar muy bien, con un excelente espíritu empresarial, esas rentas que le llegaron de otras regiones, y quizás en éstas no hubieran crecido del mismo modo. El caso de la simultánea decadencia industrial de Andalucía parece probado. Pero si prescindimos de ese planteamiento básico de que Cataluña siempre ha sido una carga para la economía española, gracias al proteccionismo y a sus frutos posteriores, nada se entiende.

Qué suerte tienen
JUAN CARLOS GIRAUTA ABC Cataluña 27 Septiembre 2013

No mienten porque sean mentirosos, oh, no, los actos no les definen, están exentos; mienten en pos de algo grande, pues es su identidad la que está en juego
SE perdonan a sí mismos las muchas mentiras acumuladas y, mirando al futuro de Cataluña (que es el suyo profesional, y también la fórmula que les redime de cualquier pasado y de cualquier presente) se conceden bula para el bulo. No mienten porque sean mentirosos, oh, no, los actos no les definen, están exentos; mienten en pos de algo grande, pues es su identidad la que está en juego. Una vez definida la identidad, claro está, por el colectivo. En su mundo el individuo no es el centro.

Cuando infringen leyes y sentencias, anuncian su compromiso con la infracción y animan a que se les imite, su acción no es reprobable ni merece castigo. Entiéndanlo: ellos son la medida de lo democrático, categoría anterior y superior a cualquier ley, y, por ende, el problema lo tienen las leyes y sentencias que no coinciden con su comportamiento.

Al ofrecer educación e información, explican su modelo de país como si fuera ya el país real, en busca del auto cumplimiento de la profecía. A quienes quedan fuera de su esquema se les considera, o bien inexistentes, o bien una minoría que no puede obstaculizar lo que la mayoría desea, o bien indignos. Los peores. No forman parte, en efecto, de la Cataluña digna, que es la gente de la Diada de 2013, ni están entre lo mejor de Cataluña, que era la gente de la Diada de 2012. Ninguna de estas exclusiones convierte a los nacionalistas catalanes en sectarios, pues es gracias a estos estímulos que Cataluña se irá realizando mediante la adaptación de los ciudadanos de segunda a las conductas y opiniones del buen catalán.

Tienen la tremenda suerte de que nunca verán su sueño cumplido. Porque, si lo vieran, desaparecerían las infinitas excusas, las bulas, la democracia por encima de la ley y la ingeniería social. Y aparecerían, desnudos, como lo que son: un hatajo de embusteros sectarios dedicados a la violación sistemática de la ley.

LA LOMCE SALE SÓLO CON EL VOTO DEL PP
El PSOE vota 'no' a que el castellano sea lengua vehicular en la enseñanza
El PP sólo ha conseguido pactar enmiendas parciales con UPyD, Foro, CC, UPN, BNG y ERC. No ha llegado a ningún acuerdo con el resto de partidos.
 Libertad Digital 27 Septiembre 2013

La Lomce ha pasado este jueves su primer trámite parlamentario: la Comisión de Educación del Congreso de los Diputados dio luz verde a la reforma educativa, que será sometida a votación en el Pleno el próximo 10 de octubre, al tratarse de una ley orgánica. Eso sí, con los únicos votos a favor de los diputados del PP. Todos los grupos han votado en contra y Foro Asturias se ha abstenido.

El PP hizo así valer su mayoría absoluta: de las más de 700 enmiendas presentadas por los distintos grupos parlamentarios, los populares han aceptado incluir un total de 33, ninguna de ellas del PSOE, CiU, la Izquierda Plural o Amaiur.

Eso no quita para que no se haya podido llegar a acuerdos puntuales con algún partido sobre cuestiones concretas. Fundamentalmente con UPyD. "Se puede estar en contra pero nuestra responsabilidad como parlamentarios es contribuir a su mejora o disminuir daños", explicó su diputado, Carlos Martínez Gorriarán, en el debate previo a la votación en respuesta a las críticas que habían suscitado estos acuerdos por parte de otros grupos.

En las enmiendas pactadas, hay cambios de fondo. Más allá del asunto lingüístico, se abordan cambios en la figura de los profesores y directores de los centros.

El castellano, "lengua vehicular de la enseñanza"
Sobre el primero de ellos (el bilingüismo) se ha aceptado la propuesta de la formación magenta que dice así: "Las Administraciones educativas garantizarán el derecho de los alumnos a recibir las enseñanzas en castellano, lengua oficial del Estado, y en las demás lenguas cooficiales en sus respectivos territorios. El castellano es lengua vehicular de la enseñanza en todo el Estado y las lenguas cooficiales lo son también en las respectivas Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus estatutos y normativa aplicable".

Como era de esperar, todos los grupos, a excepción del PP, Foro Asturias, y obviamente UPyD, rechazaron aprobar esta enmienda. El PSOE hizo también lo previsible y en bloque dijo no a que el castellano sea también lengua vehicular en las comunidades con lenguas cooficiales.

Los directores de los centros, a 'examen'
Otro de los puntos propuestos por UPyD y que ha sido aceptado por el PP es el que concierne a los directores de los centros educativos y su nombramiento, incidiendo sobre uno de los pilares de la Lomce, aquél que pretende dotar a los centros y a los directores de una mayor autonomía, exgiéndoles, por contra, una mayor rendición de cuentas y una mayor transparencia.

Textualmente reza así: "El nombramiento de los directores podrá renovarse por períodos de igual duración, previa evaluación positiva del trabajo desarrollado al final de los mismos. Los criterios y procedimientos de esta evaluación serán públicos y objetivos e incluirán los resultados de las evaluaciones individualizadas, (...), realizadas durante su mandato, que, en todo caso, considerarán los factores socioeconómicos y socioculturales del contexto y el seguimiento de la evolución en el tiempo. Las Administraciones educativas podrán fijar un límite máximo para la renovación de los mandatos".

La selección de los aspirantes a directores "se basará en los méritos académicos y profesionales acreditados por los aspirantes, la valoración del proyecto de dirección y la experiencia y valoración positiva del trabajo previo desarrollador como cargo directivo y de la labor docente realizada como profesor (...)".

"Autoridad pública"
Asimismo, el equipo directivo y los maestros serán considerados "autoridad pública", por lo que "en los procedimientos de adopción de medidas correctoras, los hechos constatados por profesores y miembros del equipo directivo de los centros docentes tendrán valor probatorio y disfrutarán de presunción de veracidad 'iuris tantum', sin perjuicio de las pruebas que en defensa de los respectivos derechos o intereses puedan señalar o aportar los propios alumnos".

El resultado de la votación en ambos casos fue exactamente el mismo que el que obtuvo la enmienda relacionada con el castellano.

Foro es el segundo partido, después de UPyD, que más consenso ha suscitado con el PP, que ha aceptado ocho de sus enmiendas. De hecho es el único partido que se ha abstenido en la votación del dictamen (todos los demás han votado en contra). Del BNG se han incorporado tres enmiendas; de UPN, cuatro; y de ERC otras tres, relacionadas con los alumnos con dificultades, a propuesta de Joan Tardá. Con Coalición Canaria, el PP ha llegado a acuerdos en dos de sus propuestas.

La próxima y última cita en el Congreso, pues, el día 10 de octubre. "Se confirmará definitivamente con el desastre", auguraron fuentes socialistas tras la votación.

El Consejo Catalán del Deporte concedió 40 millones en subvenciones 'a dedo' en 2010
La Sindicatura de Cuentas denuncia que el organismo autonómico, entonces dependiente de Carod-Rovira, "no ha cumplido adecuadamente la legalidad en la concesión y en la gestión de las subvenciones". La lista de irregularidades detectadas es innumerable.
Redacción www.cronicaglobal.com 27 Septiembre 2013

El Consejo Catalán del Deporte concedió "todas las subvenciones" correspondientes al año 2010 -39.455.009 euros- "de forma directa, sin ninguna convocatoria pública y sin acreditar las razones de interés público, social, económico o humanitario" que exige la ley para estos casos.

Esta es la principal ilegalidad detectada por la Sindicatura de Cuentas de Cataluña en un informe hecho público este jueves que analiza el ejercicio 2010. Entonces, el Consejo Catalán del Deporte dependía de la Vicepresidencia de la Generalidad, en manos de Josep-Lluís Carod-Rovira (ERC).

La institución fiscalizadora concluye de forma contundente: "El Consejo Catalán del Deporte no ha cumplido adecuadamente la legalidad en la concesión y en la gestión de las subvenciones en el ejercicio 2010". Y advierte de que las subvenciones directas solo pueden otorgarse en "casos excepcionales".

Innumerables irregularidades
Sin embargo, la lista de irregularidades es larga y variada: la contabilidad financiera "no expresa de forma razonable la imagen fiel" y "no contiene la información necesaria y suficiente para su adecuada comprensión e interpretación"; el organismo autonómico "no dispone de un inventario de su inmovilizado completo y adecuadamente valorado, ni de un registro contable de los bienes que tiene cedidos o adscritos de diferentes administraciones"; y "no ha habilitado los medios personales y materiales adecuados para cumplir la función inspectora, contrariamente a lo que dispone la normativa", entre otras cuestiones.

La Sindicatura autonómica también denuncia que la entonces presidenta del Consejo Catalán del Deporte, Anna Pruna, firmó subvenciones directas por menos de 300.000 euros cada una hasta un montante total de 21.543.863 euros, cuando, por ley, debería haberlo hecho el consejero responsable, esto es, Carod-Rovira.

El informe detecta la concesión de subvenciones por 1,5 millones que ni siquiera habían sido solicitadas por los beneficiarios, tal y como exige la norma. Y se entregaron subvenciones para realizar actividades que, en realidad, no son competencia del Consejo Catalán del Deporte.

La Sindicatura también ha detectado múltiples casos en que los beneficiarios no justificaron las actividades subvencionadas. E, incluso, se pagaron facturas justificativas de subvenciones procedentes de empresas que no eran los titulares de la subvención.

Competir internacionalmente bajo la bandera de Andorra
La independencia de Cataluña en el ámbito deportivo fue uno de los principales objetivos del tripartito, un propósito que mantiene el actual Ejecutivo autonómico, en manos de CiU.

Para lograrlo, la Generalidad lleva años destinando a ello ingentes cantidades de dinero público. La Plataforma Pro Seleccions Esportives ha sido una de las entidades más beneficiadas.

Con Artur Mas al frente de la Generalidad, la estrategia se ha centrado en subvencionar a las federaciones de deportes minoritarios aceptados en federaciones internacionales.

De hecho, Mas nunca ha escondido sus intenciones. Basta recordar que, durante la precampaña de las elecciones autonómicas de 2003, cuando ejercía como consejero Jefe de la Generalidad, no descartó negociar con el Gobierno de Andorra para que los deportistas catalanes pudieran participar en las competiciones internacionales bajo la bandera del país vecino. El Ejecutivo andorrano mostró su perplejidad ante tal ocurrencia.

CHIVATAZO A ETA
Gómez Benítez y el vuelo del faisán

Guillermo Dupuy Libertad Digital 27 Septiembre 2013

No voy a esperar a que la Audiencia Nacional dicte sentencia para denunciar el paripé en que se ha convertido el supuesto juicio del llamado caso Faisán. Algunos ya lo han hecho parcialmente al denunciar la incoherencia de un fiscal que, al mismo tiempo que se muestra convencido de que Pamies y Ballesteros actuaron cumpliendo ordenes de sus superiores, sólo ha pedido para ellos una leve condena por "revelación de secretos" que difícilmente les llevará a tirar de la manta, tal y como sí hizo "Amedo en los GAL".

Ahora bien, para mí, la mayor incoherencia del fiscal, y lo que más desacredita al tribunal y al simulacro de juicio al que hemos asistido, es que nadie haya pedido la comparecencia de Manuel Gómez Benítez, actual vocal del CGPJ. Fue este emisario del Gobierno de Zapatero ante la ETA quien, según actas incautadas a los terroristas y en manos de la juez Levert, puso en valor la comisión de este chivatazo como prueba de la voluntad del Gobierno de Zapatero de proseguir las negociaciones con la banda terrorista.

Si la Fiscalía –y en ella incluyo al fiscal general del Estado– hubiera estado realmente interesada en no cerrar el caso en falso, no sólo habría solicitado una condena por colaboración con banda armada –algo que Bautista sólo ha hecho, finalmente, de manera subsidiaria–, sino que habría exigido el esclarecimiento de este asunto, decisivo para determinar si Pamies y Ballesteros actuaron o no por cuenta propia.

El problema está en que el caso Faisán no deja de ser sólo un capítulo de un proceso de paz que fue, todo él, un inmenso y prolongado proceso de colaboración con banda armada y de omisión del deber de perseguir delitos y delincuentes, del que tampoco fueron ajenos el encubrimiento, la prevaricación o, en cierto sentido, incluso, la financiación ilegal. Y para juzgar todo esto, tal y como advertí en su día, no hay tribunales en España.

Ese escepticismo aun fue a más al oír a Fernández Díaz, en el momento de asumir su cartera, decir:

Para que lo sepa todo el mundo, que me consta que el Ministerio del Interior en ningún momento ha dejado en suspenso el Estado de Derecho.

Ojalá me equivoque, pero dudo mucho de que la inminente sentencia de la Audiencia Nacional me haga recuperar la confianza en la justicia.

DEFENSA DE LA LENGUA
Eurodiputados vascos y catalanes denuncian la condena a un conductor por hablar en catalán
Los firmantes del documento sostienen que la sentencia de la Audiencia de Valencia vulnera varios artículos de la carta de derechos fundamentales de la UE
E. C. | SAN SEBASTIÁN. El Correo 27 Septiembre 2013

Un grupo de eurodiputados vascos y catalanes entre los que se encuentran Izaskun Bilbao, Iñaki Irazabalbeitia, Ramón Tremosa, Salvador Xedó y Raúl Romeva han denunciado ante la Comisión Europea la pena de seis meses de prisión a un conductor por «defender su derecho a hablar en catalán durante un control rutinario de carretera practicado por la Guardia Civil en Castellón de la Plana». Según detallaron ayer desde el PNV, C.M.B. ganó la causa en primera instancia, pero ha sido condenado por la Audiencia de esa provincia valenciana a medio año de cárcel por desobediencia y ha visto revocada por un año su licencia de conducción.

Los parlamentarios europeos han planteado esta situación a las autoridades de la UE a través de una pregunta en la que recuerdan que el afectado fue «retenido y humillado» en el control de carretera en el que le exigieron la documentación. Según indicaron, «defendió entonces su derecho» a hablar con los agentes en catalán, lo que provocó que las diligencias iniciadas in situ por la Guardia Civil se prolongasen durante más de tres horas.

Los firmantes señalan que estas actuaciones -tanto del instituto armado, como especialmente de las autoridades judiciales que han firmado la condena-, vulneran varios artículos de la carta de derechos fundamentales de la UE, que es de obligado cumplimiento para los estados miembros que al estar integrada en el tratado de Lisboa. Dicha carta precisa en su artículo 11 que «toda persona tiene derecho a la libertad de expresión». Igualmente, en el artículo 21 se prohíbe «toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual». Por todo ello, los eurodiputados preguntan a la Comisión «si es conocedora de estos hechos y qué medidas va a adoptar para salvaguardar los derechos fundamentales vulnerados por estas actuaciones».


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña
Artur Mas nos quiere plebiscitar
Cristina Losada Libertad Digital 27 Septiembre 2013

Subido al toro mecánico que él mismo puso en marcha, Artur Mas insiste en que si no hay consulta convocará elecciones plebiscitarias. El término ha hecho cierta fortuna, como si guardara algo imponente en su hueca solemnidad, por lo que no es mal momento para preguntarse, al modo de Corcuera, qué diablos es eso de las elecciones plebiscitarias. Un concejal del PSC en el Ayuntamiento de Barcelona, Gabriel Colomé, que además es politólogo, sostuvo allí hace unos meses que elecciones plebiscitarias eran "las que se hacían en la Alemania de los años 30", cosa que indignó mucho a los de Esquerra.

Bien, indígnense cuanto quieran, pero en las democracias liberales, en las que llamamos simplemente democracias, no se celebran elecciones plebiscitarias. Si buscan un ejemplo actual de la transformación de elecciones en plebiscitos, lo encontrarán en la Venezuela de Chávez y en la post-Chávez. Esa trapacera clase de elecciones son un simulacro, un sucedáneo de los procesos electorales propios de una democracia, y sirven, típicamente, para legitimar liderazgos carismáticos o estabilizar regímenes autoritarios. Estos son los antecedentes.

Cuando convoque las próximas elecciones, Artur Mas podrá repetir hasta desgañitarse que en las urnas sólo se dirime la secesión de Cataluña. Igual que dijo respecto de las últimas, por él anticipadas, que se decidía la celebración de una consulta… y perdió doce escaños. Pero ese acotamiento de las elecciones a un solo asunto, esa mutación subrepticia de las elecciones en referéndum, sólo le obliga a él. Partidos como el PP, Ciudadanos y PSC se presentarán a unas elecciones normales, no a un fantasmal plebiscito. Mas no puede reducir el campo de elección de los votantes a la disyuntiva que plantea, ni podrá interpretarse el voto únicamente en función de ella. Mal que le pese, lo que convocará son unas elecciones, no un referéndum.

Adjetive como adjetive esa convocatoria, lo que tendrá al día siguiente, en el caso para él más ventajoso, es lo que ya tiene ahora: una mayoría partidaria de la secesión en el parlamento autonómico. Estará entonces ante el mismo dilema que trata de sortear con el subterfugio plebiscitario. Es decir, entre saltarse la ley, que es saltarse la democracia, o no saltársela. Entre salir al balcón a anunciar el Estat catalá o subirse al AVE a Madrid a ver qué le ofrecen. Aunque quizá haya una diferencia importante entre las dos situaciones, y es que Mas puede verse degradado al papel de actor secundario. Porque el presidente catalán nos quiere plebiscitar, pero ante todo será él quien se plebiscite. Si hay algún plebiscito en danza, es el plebiscito entre CiU y Esquerra. Y ya se vislumbra cuál de los dos va a perderlo.

Cataluña: un debate sin sorpresas
Editorial www.gaceta.es 27 Septiembre 2013

El debate de política general desarrollado los dos últimos días en el Parlamento autonómico de Cataluña no ha ofrecido sorpresas de fondo. Tampoco las esperaba nadie. De política general se ha hablado para cubrir el expediente, pero la cuestión estrella ha sido la tensión separatista impulsada por el tándem CiU-Esquerra Republicana, como no podía ser de otra manera. El presidente de la Generalidad, Artur Mas, se ha reafirmado en su conocida tesis de la consulta para el derecho a decidir, fórmula que no disimula el referéndum ilegal de secesión y que por eso mismo no será posible que se celebre con el acuerdo del Gobierno, y, en caso de que no se pueda celebrar legalmente, sustituirla por unas elecciones anticipadas que califica de “plebiscitarias”.

Las reacciones de los grupos parlamentarios han sido también las esperadas, pero ha habido una novedad: el tono de la intervención de Albert Rivera, portavoz de Ciutadans, ha sido inesperadamente dialogante aun manteniendo las diferencias de fondo insalvables entre su formación y el nacionalismo. Dio en la diana al señalar la causa de que un debate de política general no tiene sentido cuando por no haber, no hay siquiera presupuestos que sirvan de referencia desde 2011; así que se centró en la cuestión, y reafirmó el criterio bien conocido de su formación, ofreciendo colaboración en todo lo que sirva para unir a los catalanes y no dividirlos, para fortalecer a España en lugar de debilitarla.

Mas no esperaba ese tono, y hubo de improvisar en una intervención que no descubrió nada: el abismo entre los nacionalistas y los no nacionalistas es insalvable, como también se demostró en el debate con Alicia Sánchez-Camacho, portavoz del Partido Popular, quien, con su habitual tono apasionado, protagonizó un diálogo de sordos desde el momento en que Mas la catalogó como portavoz del Gobierno de España. Nihil novum.

La situación, pues, es peor después del debate que antes de celebrarse, pero no como consecuencia de esas sesiones parlamentarias, sino porque cada día que pasa se pudre más la convivencia entre catalanes, de un lado, y entre separatistas y el resto de españoles, de otro. Mas no es el único responsable de un proceso que empezó con la deslealtad de fondo de los nacionalistas catalanes en la elaboración de la Constitución de 1978; sólo es el último, el que ha cometido el último error, consistente en imaginar que podría ser practicable el desmembramiento de España. Y llegados a este punto tras el “sí o sí”, este proceso sólo puede acabar de dos maneras: o mal, o muy mal, porque la falsa ilusión en un segmento significativo de ciudadanos de Cataluña dará paso a un rencor largo y sordo, o generará reacciones menos pacíficas.

Artur, el nacionalista que cantaba canciones de amor
Así está el patio www.gaceta.es 27 Septiembre 2013

Con Mas, la actualidad nacional es un bolero, o un tango cargado de amores traicionados y amadas desdeñosas.

“Si yo te quiero, tonta, no es eso. No eres tú, soy yo. Sólo creo que nos convendría darnos un tiempo, ver a otra gente...”.

Vale, no es literal, estoy parafraseando. La cosa es que, en esa denterosa sentimentalización de la política que es una de las claves de nuestro tiempo, el nacionalismo catalán alcanza cotas de parodia. Cualquiera diría que el guión de la actualidad nacional lo escribe Corín Tellado

Nos lo traía ayer La Vanguardia a portada sobre una foto del galán de este extraño culebrón: “Mas: “Catalunya siente afecto por España, pero no confía en el Estado”. ¡Caramba, Cataluña es, por no salirme del edificio, como mi colega Fernando Díaz Villanueva, que antes confiará en una cobra cabreada que en el Estado, o como José Carlos Rodríguez, que no le va a la zaga, o como... yo mismo.

Pero, como se suele comentar en este tipo de telenovelas, Artur ha dicho muchas cosas, y cada cual elige para abrir la que más le gusta. Así, El Periódico señala: “La solución: votar”. Es decir, que la solución a un problema que ellos mismos han creado es montar una votación ilegal e inconstitucional que sería inútil si sale el no y una pesadilla si sale el sí.

El País no cree que sea la solución o, al menos, pinta a un Mas mucho más prudente en su primera: “Mas condiciona la consulta a que sea legal o tolerada por el Gobierno”. Un verdadero anticlímax; ¿seguro que han visto los dos la misma película?

Y vamos a los más beligerantes contra el desafío secesionista. Para El Mundo, la noticia es que “Mas lleva a Cataluña a un callejón sin salida”, que es lo que concluiría cualquiera que hubiera leído, juntos, los tres titulares previos. Porque si “la solución es la consulta” y la consulta sólo se va a producir si el Gobierno lo tolera, que va a ser que no, ustedes me dirán si podemos salvar la relación, afecto o no afecto. Y es que hay amores que matan...

ABC sale de lo más patriótico, aunque no es nueva esta costumbre suya de envolverse en la bandera, algo que les acerca inopinadamente a los catalanistas. Hasta los colores son los mismos. El caso es que el decano prefiere abrir con Rajoy y Gibraltar, matando así dos pájaros de un tiro: mandarle al líder inmarcesible líder un mensaje en clave (“¿qué tiene esa lagarta de La Razón que no tenga yo, luz de mis ojos?”) y aglutinar a sus fieles en torno al irredentismo español por excelencia: el Peñón. “Gibraltar es la única colonia que queda en Europa en el siglo XXI”.

Mas queda para postre, contradiciendo aparentemente a El País (aunque, en descargo del decano madrileño, vemos probable que sea el propio Mas quien se contradiga): “Mas, acorralado, amenaza con elecciones en 2014”. No pocos catalanistas han echado algunas risas a costa del diario de Rubido y su curiosa idea de que unas elecciones no se anuncian, sino que se amenazan. En democracia la idea es, cuanto menos, confusa.

Y dejamos, como es costumbre en las bodas judías del siglo I, el vino bueno para el final. Inciden los de Marhuenda en la misma idea que su padre editorial, pero aclarando: “Mas hará elecciones plebiscitarias si no puede convocar la consulta en 2014”. Sin que sirva de precedente, La Razón parece, en este caso, cerrar los hilos sueltos de la trama que dejan abierta los titulares de sus rivales: en el suyo está la cesión de que habla El País, el callejón sin salida de El Mundo, las elecciones a las que se refiere ABC, la solución que apunta El Periódico. Sólo falta, ay, esa cosa que llaman amor.

CATALUÑA
La última parida de la monja Forcades
Pablo Planas Libertad Digital 27 Septiembre 2013

La observación pormenorizada de la colmena política catalana permite apreciar una riqueza de matices y contradicciones cuya comprensión sólo está al alcance de los más pacientes entomólogos. En el frente amplio a favor del derecho a decidir, por ejemplo, la Iglesia catalana dispone de cualificados representantes que parecen compaginar, sin aparente perjuicio de sus funciones propiamente pastorales, la agitación política y la predicación del Evangelio. Es más, el independentismo montaraz es una inveterada tradición en el clero catalán, desde antes de Cristo seguramente. En tiempos más cercanos, la hoja parroquial del Obispado de Vic ha llegado a ser más rotunda y aguerrida en sus soflamas y arengas que un editorial conjunto. En Cataluña, los únicos prelados sospechosos de una cierta equidistancia son los curas latinos de extrarradio. Y también el párroco del Español, pero ese es otro capítulo. Los demás, como ha podido constatar el obispo de Solsona, han de comulgar con lo que sea, ruedas de molino o palos de pajar, lo que explica que el bisbe Novell tuviera que pedir perdón en la radio oficial catalana por haber sugerido que tal vez no hacía falta tañer las campanas a las 17 horas y 14 minutos del pasado 11 de septiembre. El escándalo fue de tal magnitud que el pastor, de acreditada catalanidad, ha tenido que insistir en su probada fe nacionalista y en su personal esperanza de que los catalanes puedan ejercer el derecho a decidir.

En este contexto, es fácil imaginar que el de los sacerdotes es uno de los sectores más animosos y corajudos del independentismo de cadena y cuneta. Se suele explicar por el influjo de la abadía de Montserrat, contrapeso de una iglesia catalana que también paseaba a Franco bajo palio y que, además, habría purgado anticipadamente sus pecados con los martirios de la Guerra Civil. En definitiva, que no hay curas independentistas sino independentistas que se han hecho curas, y monjas también.

La benedictina Teresa Forcades es el ejemplo más popular. A nadie le extraña que sea independentista y a la vez bolivariana, contraria a las farmacéuticas y favorable a las orcas, además de monja, claro está. Es un fenómeno el suyo tan mediático que hasta se especula en los periódicos catalanes sobre el sentido de sus idas y venidas y sus retiros espirituales.

Teresa Forcades figura ahora como promotora de un partido político denominado Procés Constituent, que significa exactamente lo que parece. Forcades es la líder carismática encargada de hacer las presentaciones de este proyecto para el día después de la independencia por los pueblos y ciudades de toda Cataluña. Entre las singularidades de la formación destaca el hecho de que formó su propia cadena humana en la Diada para rodear la sede de La Caixa.

En el lapso de unos pocos meses, Forcades ha conseguido reunir la militancia suficiente como para disponer en su partido de una sectorial feminista que, sobre la base del derecho a decidir, ha rescatado el eslogan "Nosotras parimos, nosotras decidimos", para dejar muy clara su posición a favor del aborto, naturalmente. Las componentes de este grupo han elaborado un manifiesto, que titulan "Declaración de la Asamblea Sectorial de Feminismos del Proceso Constituyente", en el que instan a participar en los actos del día 28 de septiembre, que es el "Día Internacional por la despenalización del aborto", aseguran. Y acaban su proclama con el citado grito: "Nosaltres parim, nosaltres decidim!". Nadie interpelará a Forcades sobre este tema, que está claramente fuera de la agenda catalana, y no es previsible que ella se vea obligada a dar explicaciones. Esto no es la Inquisición y, al margen de disquisiciones doctrinales, tal posición sobre el aborto estaría en coherencia con el supuesto derecho a decidir. Además, hasta el papa habría dicho que el tema no interesa.

En realidad, lo que ha ocurrido es que la noticia, publicada en un diario digital catalán, contenía una errata en la fecha de la convocatoria. Allí donde debía decir 28 de septiembre escribieron 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes. Y eso ya sí que parecería demasiado bizarro para ser cierto. Pero no, ha sido una falsa alarma, sólo una errata. El acto proabortista del Procés Constituent de la monja Forcades será el día 28, pero de este mes. Salvo ese error, todo lo demás es tal cual.

Las 15 mentiras de la huelga educativa en Baleares
JORGE CAMPOS www.lavozlibre.com 27 Septiembre 2013

Comparemos los principales argumentos y reivindicaciones de los docentes huelguistas, y sus palmeros, con la realidad que hemos podido comprobar durante estos días.

Estos empleados públicos dicen que:

1.- El seguimiento de la huelga ha sido un éxito… Pero han coaccionado a compañeros para que no acudieran a su puesto de trabajo, a padres para que no dejaran a sus hijos en el colegio, han utilizado a los niños en sus reivindicaciones, e incluso han intentado defraudar a la administración pública para seguir cobrando el sueldo que les pagamos todos, según se desprende de los datos oficiales del gobierno balear.

2.- El TIL se ha impuesto porque el gobierno y el Parlamento debe consensuar con ellos la creación de la nueva normativa… Pero los empleados públicos, en democracia, no legislan, sino que cumplen las normas dictadas por los legítimos gobiernos.

3.- El gobierno ha roto el consenso entorno a la lengua… Pero se olvidan de que la mayoría de los ciudadanos votaron para cambiar la normativa que imponía el catalán. Son profundamente antidemocráticos. No entienden que una parte de un colectivo no puede usurpar la voluntad de la mayoría de la sociedad.

4.- No estaba en el programa del PP… Pero su compromiso electoral dice textualmente: “Es necesario que los padres tengan libertad para elegir la lengua vehicular en la que educar a sus hijos”. “Garantizaremos a las familias que sus hijos puedan estudiar en castellano en todas las etapas educativas.”. “Implantaremos un modelo lingüístico de manera que al final de la etapa obligatoria los alumnos sean capaces de dominar las dos lenguas así como un idioma extranjero”.

5.- Exigen que se retiren los expedientes abiertos a los directores de Mahón… Pero, en democracia, a los que infringen la normativa se les sanciona.

6.- No hay docentes preparados para impartir clases en inglés… Pero el decreto prevé un calendario de aplicación gradual, de más de 5 años, sin precipitación alguna, y ya se dispone del número de docentes titulados para cada nivel según establece la Unión Europea.

7.- Es muy perjudicial para el alumno recibir materias en inglés si no conoce la lengua… Pero, en cambio, no ha habido, ni hay, problema alguno en impartirlas en catalán aunque no sea la lengua materna del alumno, o acabe de llegar de la Peninsula, o de EEUU. Para estos docentes, y sus palmeros, todo eran beneficios y ventajas cuando se impuso el catalán en todos los niveles.

8.- Inglés sí. TIL no… Pero sólo han convocado la huelga cuando ha entrado en vigor un decreto que acaba con la inmersión obligatoria en catalán. El problema no lo tienen con el inglés sino con el español, que les molesta para continuar con la inmersión en catalán. Utilizan la lengua como arma política para adoctrinar en el nacionalismo catalanista.

9.- También han convocado la huelga por los recortes, los salarios y sus complementos… Pero un profesor de primaria cobra 2.300 euros al mes y uno de secundaria 2.700, para trabajar 176 días lectivos al año. Olvidando que los mayores recortes en profesorado se produjeron entre los años 2010 y 2011, sin convocarse huelga alguna.

10.- Defienden libertad de expresión frente el decreto de convivencia en los centros y el proyecto de ley de símbolos… Pero empapelan los centros educativos con carteles políticos y banderas separatistas, además de abuchear e insultar a los padres que se quejan de la discriminación y politización en las escuelas.

11.- Aumentará el fracaso escolar… Pero mientras se ha ido incrementando durante los últimos años hasta llegar al 39% actual no hubo protesta alguna ni solicitud de cambio de sistema. Obviando la incidencia de la inmersión en catalán en este fracaso tal como demuestra el informe de 2011, del Consell de Treball, Econòmic i Social de la Generalitat de Catalunya, (nada sospechosa de manipulación españolista), que afirma que el fracaso escolar se incrementa 10 puntos en el alumno cuya lengua materna es la española en un sistema de inmersión en catalán.

12.- El TIL es antipedagógico… Pero el TIL garantiza la elección de lengua en la primera enseñanza y después introduce el trilingüismo siguiendo las recomendaciones pedagógicas de la UNESCO que recomienda la escolarización en lengua materna y la introducción posterior y paulatina de otras lenguas. Antipedagógica es la imposición del catalán, a todos, desde la primera enseñanza.

13.- Defienden “nuestra lengua propia”… Pero cuando se hace un esfuerzo presupuestario para editar libros de texto en mallorquín, menorquín e ibicenco, boicotean y amenazan a las editoriales para que no los editen. Sólo quieren el catalán estándar. El de Cataluña.

14.- No es una huelga política… Pero todas sus reuniones, concentraciones y protestas están coordinadas con los partidos de la izquierda nacionalista, además de financiarse a través de una cuenta bancaria de la pancatalanista Obra Cultural Balear donde ingresan el dinero diferentes formaciones políticas, entre ellos, la CUP: “Los homólogos de Bildu en Cataluña”.

15.- Después de todo esto, insisten en que no es una huelga política, pero su cartel promocional es el que ilustra este artículo.

Lamentablemente la irresponsabilidad y manipulación de estos docentes sólo ha perjudicado a aquellos a los que deberían dedicar todos sus esfuerzos: Los niños.

* Jorge Campos es presidente de la Fundación Nacional Círculo Balear.

DEFENSA DE LA LENGUA. Todos con el euskera
Personajes de la cultura vasca, políticos y deportistas animan a apuntarse a los euskaltegis
M. F. VALLEJO | BILBAO. El Correo 27 Septiembre 2013

La cita de ayer en la sede de Eukaltzaindia en Bilbao tenía como fin hacer un llamamiento a la ciudadanía para que se anime a aprender euskera, a apuntarse a los eukaltegis. «La crisis económica en la que estamos no nos debe hacer olvidar que el euskera y la cultura vasca no son algo superfluo sino algo necesario en nuestra sociedad, un elemeento significativo de nuestra convivencia en el que todos participamos», resaltó Andrés Urrutia, presidente de Euskaltzaindia.

Urrutia hablaba rodeado de representantes de los euskaltegis, de partidos políticos, de Kontseilua, Topagunea y de personajes del mundo de la cultura, músicos o deportistas, entre otros, como la escritora Toti Martínez de Lezea o el exportero del Athletic José Angel Iribar. El responsable de Euskaltzaindia quiso resaltar la parte más sentimental del aprendizaje de una lengua. «Es abrir una nueva ventana al mundo. Llorar o reir, divertirse o sufrir, son sentimientos del ser humano que una nueva lengua, el euskera de tu entorno, de tu cuadrilla, de tu trabajo, te van a proporcionar. Los euskaltegis son nuestros acompañantes en este camino personal y colectivo del euskera», dijo.

De hecho, el acto pretendía también reconocer el papel de estos centros de enseñanza del idioma para adultos, que «nos invitan a ser partícipes del euskera y la cultura vasca». «Seamos conscientes de su labor para la difusión de la lengua y su proyección social», alabó el responsable de Euskaltzaindia en una intervención que acabó con una invitación: «¡zatoz euskaltegira! (Ven al euskaltegi)», coreada por todos los participantes.

La incultura vasca
Nota del Editor 27 Septiembre 2013

Si la cultura vasca es la que se comunica con la lengua regional, en este caso el vascuence (sintético, antinatural), según algunos será incultura la que se comunica con el idioma español.

Y siguiendo (alguos) la misma tónica, la convivencia se basa en la comunicación en lengua regional, vascuence de laboratorio, y el aislamiento se produce cuando se utiliza el idioma común español.

Está claro que pretenden que ser de una región es una propiedad que únicamente se puede tener si se utiliza la lengua regional correspondiente, en otro caso, no se posee tal propiedad.

Por estas mismos disparaters, los niños, cuando nacen, al no tener idioma alguno, salvo las muecas y los lloros, no son de la region maravillosa y utópica que dispone de una fenomenal lengua regional, y hasta que no sean sometidos a ella, mediante la inmersión en las aguas sagradas de los sacerdotes intoxicadores lingüísticos, son seres apátridas.


Recortes de Prensa   Página Inicial