AGLI Recortes de Prensa   Domingo 6 Octubre 2013

Contratos
JON JUARISTI ABC 6 Octubre 2013

El mal llamado «derecho a decidir» implica la destrucción de los derechos amparados por las leyes
EL «derecho a decidir», invocado por los nacionalistas como si se tratase de un auténtico derecho natural, es una petición de principio. No es un derecho porque, como muy bien sabían los fundadores de la filosofía política moderna mucho antes de que aparecieran las teorías decisionistas, la decisión es previa al derecho y, por supuesto, a la ley. Hasta el vencido puede (y debe) decidir entre la resistencia, aunque suponga la muerte, o la sumisión. La capacidad de decidir no la otorga ningún derecho, y se ejerce la decisión incluso cuando se renuncia a ejercerla. La propia renuncia es en sí misma una decisión.

Por tanto, habrá que preguntarse qué quieren decir los nacionalistas cuando hablan de «derecho a decidir». Sospecho que algo tiene que ver con la sustitución de la ley por el contrato como fundamento de la democracia posmoderna. Desde Rousseau, el mítico contrato social, expresión de la no menos mítica voluntad general, se ha considerado la esencia misma de la ley, pero nunca hasta hace un par de décadas se pretendió que la promulgación de una ley adoptara la forma de un contrato. Como ejemplo extremo, las normas que en cualquier cuerpo legal prohíben el asesinato o el robo no derivan de contrato social alguno ni de la voluntad general, sino de la evidencia ética de que arrebatar a un semejante la vida o la propiedad es una conducta que debe ser proscrita por la ley. El acto contractual está de sobra, porque sería redundante. El legislador no reúne al pueblo para consultarle si está o no de acuerdo con la prohibición del asesinato o del robo. Análogamente, cuando Renan definía la nación como el resultado de un plebiscito cotidiano, no pretendía que para que existiese la nación hubiera que celebrar diariamente un plebiscito. Sabía que todos sus lectores entenderían que estaba recurriendo a una metáfora.

Sin embargo, la situación actual es muy distinta. Como observa Jean-Claude Milner, «nos hemos criado en la idea de que la democracia es, en cierto modo, el lugar geométrico de la ley. La ley es del orden de lo limitado. Sin embargo, la democracia ya ha entrado en la era de lo ilimitado. Resulta que ahora la democracia es el lugar geométrico del contrato, mejor dicho, de los contratos, puesto que la fuerza de la forma contractual reside en que se puede multiplicar de forma ilimitada».

La política de la expansión de los contratos a costa de la ley se puso en marcha desde finales del siglo XX por la izquierda occidental y se denominó «ampliación de derechos». En la práctica, suponía que toda ley podía ser cuestionada a discreción y sustituida por un contrato explícito del legislador con cualquier sector que demandara un nuevo derecho. Cada nuevo derecho alcanzado por este sistema contractual invalidaba los derechos protegidos por la ley limitada que el nuevo contrato supuestamente ampliaba. En realidad, la política de «ampliación de derechos» institucionalizaba la revolución y, en consecuencia, abolía la ley, a la vez que desataba una nueva forma de totalitarismo, porque la ley permitía todo aquello que no prohibía expresamente, mientras que para la «ampliación de derechos» sólo es tolerable lo que haya sido objeto de un contrato explícito.

El mal llamado «derecho a decidir» pertenece a este orden ilimitado del contrato y, por consiguiente, sólo podría imponerse mediante la destrucción de las leyes que amparan los derechos de todos los ciudadanos, nacionalistas y no nacionalistas. Juega a su favor la superstición básica de la nueva democracia totalitaria: es decir, que nadie debe disfrutar de otros derechos que los que los demás le concedan mediante contratos al margen de las leyes.

La izquierda anarquista, más activa que nunca

Editorial www.gaceta.es 6 Octubre 2013

Que los grupos de izquierda siguen activos es una realidad. La muestra han sido las diferentes revueltas que han surgido en España, algunas de ellas desde el pueblo y con sentimientos reales, pero eran rápidamente tomadas por estos movimientos alternativos, violentos, anticapitalistas, republicanos y anarquistas. Y así sigue siendo hoy. Cada vez que surge alguna iniciativa ciudadana, solo tardan 24 horas en ponerse al frente de la misma. Casos como los ataques a policías, insultos a los jóvenes de la JMJ, los intentos de tomar el Congreso o las manifestaciones ante las sedes del PP confirman lo que publica hoy LA GACETA: existen hasta 120 grupos identificados y dispuestos a entrar en acción y hacerse protagonistas, como ha ocurrido con las revueltas mineras o el 15-M.

La violencia de anarquistas les ha llevado, incluso, a utilizar bombas en la Catedral de la Almudena, el Valle de los Caídos y, más recientemente, en la Basílica de la Almudena. Es por ello que tenemos que exigir, más que nunca, a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que continúen con su vigilancia y control de estos grupos extremadamente violentos, ya que es en este ala, en la izquierda, donde sí que existe un peligro palpable de radicalización y utilización de la violencia para fines sociales y políticos.
Pero la violencia y la presión también se ejercen de manera legal y a cara descubierta.

Sevilla es un ejemplo de esto cuando se tuvo que suspender una conferencia sobre ese gran escritor que fue Agustín de Foxá por la presión ejercida por la dirigente comunista Josefa Medrano. Ahora hemos sabido que la Librería Beta ha suspendido la presentación del libro escrito por el prestigioso catedrático de Historia Francisco Torres, El último José Antonio, tras la presión llevada a cabo por el grupo conocido como Izquierda Capitalista, una escisión de Izquierda Unida. La librería ha preferido coartar la libertad de expresión –de un libro, además, enciclopédico y nada político– de un catedrático y limitar la libertad de empresa del editor, que ya no venderá libros, ante la coacción.

Sin embargo, no tuvo problema en presentar el libro El hombre que mató a Queipo de Llano, de José Luis Castro Lombilla, siendo una novela de marcado cariz político y donde se hace, figuradamente, apología del magnicidio, o más recientemente El fracaso de la Monarquía, donde se critica duramente el sistema constitucional español y a la jefatura del Estado. Aquí no hubo problema porque los grupos de izquierda no se movilizaron. La libertad de expresión está en juego y hemos de defenderla entre todos.

Cuando Cataluña aceptó ser Francia
Mario Conde www.gaceta.es 6 Octubre 2013

En diciembre de 1641 Cataluña decidió someterse a la soberanía del rey Luis XIII de Francia

Unos días atrás preguntaba en mi Twitter (@mariocondeconde), sin que predominara lo retórico en la cuestión ni pretendiera llevar la ironía mas allá de los límites educados, cuál sería la actitud de Francia ante lo que sucede en Cataluña. No me refería a si la Unión Europea aceptaría o no a Cataluña como Estado independiente, debido a que ellos, esto es, los oficiales de esa Unión Europea se han apresurado a sentenciar que en modo alguno sería admitida esa hipotética república catalana dentro del euro, de lo cual yo, en mi humildad y escepticismo respecto de las declaraciones políticas rotundas, no acabo de creérmelo del todo. Seguramente dirían al comienzo que no procede pero finalmente, si a ellos les conviene, harían lo que les interesara.

Ya sé que suena a demasiado cínico, pero la vida me ha enseñado que en determinados centros de poder, lo justo, como dijo Goethe, se confunde con lo conveniente. Pero mi pregunta derivaba de una conversación en la que se abordó la pretendida etapa de una república catalana independiente. Todo arranca con la sublevación catalana del famoso Corpus de Sangre. Era el día 6 de junio de 1640. Los segadores entraron en Barcelona buscando, entre otras cosas, trabajo en la siega. La revuelta sangrienta se dirigía contra la nobleza, la burguesía y las tropas del rey. ¿Sentimiento independentista puro y duro? ¿Reivindicación de la idea de nación? Pues me parece que no.

Andaba en esos días España revuelta con la sublevación de Portugal a la que apoyaban, según dicen los cronistas, Francia e Inglaterra, por motivos obviamente desinteresados y altruistas... Pues bien la revuelta catalana acabó con el intento de crear una “república catalana independiente”. Bueno, eso de independiente no es tan exacto porque de modo inmediato decidieron someterse a... ¡Francia! No es extraño. Al fin y al cabo los condados francos fueron la clave de la historia catalana hasta la integración en la Corona de Aragón. Por ello se entiende que el 16 de diciembre de 1641 Cataluña decidió someterse a la soberanía del rey Luis XIII de Francia. Por cierto, en 1642 ya se recuperan Lérida y comarcas leridanas, que dejaron de ser catalanas, esto es, francesas.

Una vez concluida la guerra de los treinta años con la paz de Westfalia, se retornó al problema catalán-francés. Unos años después, concretamente en 1653, el asunto concluyó, dejando Cataluña de ser Francia para retornar a lo que era: España. Por cierto, se perdieron Rosellón, Conflent y Vallespir, que pasaron a Francia, quien prometió mantener en esos territorios el uso del catalán. Los franceses se olvidaron de la promesa e inmediatamente derogaron los fueros y prohibieron el catalán en esas zonas. En fin, cosas de la Historia.

NACIMIENTO DE UNA PATRIA
Una España grande, rehecha a mandobles: todo un proyecto
Pascual Tamburri Bariain www.elsemanaldigital.com  6 Octubre 2013  4??

Castellanos y leoneses, navarros, aragoneses y catalanes, también los portugueses, los habitantes de los reinos medievales se sabían españoles. Mucho antes de las naciones y nacionalidades.

ESPAÑA A CABALLO
José Javier Esparza. ¡Santiago y cierra, España! El nacimiento de una nación. La Esfera de los Libros, Madrid, 2013. 480 pp. 20.90

CUANDO EL GENIO VENDE
Martín Maurel [José Luis Martín Gracia]. Isabel, la conquista del poder. Todos conocen a la reina, pero ninguno a Isabel. RHM Plaza y Janés, Barcelona, 2013. 688 pp. 17,90 €

Entre los ejemplos históricos de narraciones e interpretaciones de España dos de las más influyentes y prestigiosas han sido durante décadas la de don José María Pemán, y la de don Claudio Sánchez Albornoz. Ambos compartieron la idea de que España es el resultado de Roma, la cristiandad, los visigodos, la reconquista y la España imperial; y España tampoco se terminaría de entender sin el Descubrimiento o sin la Hispanidad. Por enemigos que se considerasen el uno del otro, hoy se verían mutuamente comprensibles y admisibles, y muy diferentes a la divulgación políticamente correcta de hoy, y no digamos a los planes de estudios impuestos y los libro de texto siempre zurdos además de cojos, en los que la idea histórica de España no tiene cabida seria mande quien mande.

José Javier Esparza en "¡Santiago y cierra, España!", como antes en La gran aventura del reino de Asturias y en Moros y cristianos, ha llenado un hueco. Uno grande que se hacía sentir. Estábamos dejando que los divulgadores y docentes a los que en realidad la Reconquista no les interesa y hasta les ofende creasen en la conciencia colectiva la memoria de ese pasado. Esparza hace algo distinto: se limita a contar, y contar bien, como se cuentan las cosas cuando se quiere formar y no aburrir, qué pasó en España y a los españoles desde la espléndida victoria sobre los almohades en las Navas de Tolosa hasta que Isabel y Fernando cumplieron una misión de siglos. Y de ahí, del simple relato de las cosas, surge una identidad española única, unida y común. Con las Navas la amenaza musulmana desapareció para siempre de España. Era España la que iba en adelante a proyectarse al mundo.

Decía Fernando García de Cortázar este septiembre en ABC que "nada en la experiencia histórica de las naciones nos permite asegurar que España continúe siéndolo cuando lleguen a resolverse nuestros aprietos contables". Es, desde luego, un error identificar España con una cuenta de resultados o exhibir ésta como bandera. Pero también lo es pensar que España es, sólo, una nación: la nación es un concepto moderno, en más de un sentido liberal, y resulta que como Esparza demuestra y recuerda –era ya hora- España es, existe, mucho antes de hablarse de naciones. Esta lección la debe tener en mente el lector interesado: no podemos, no debemos llevar al pasado nuestras taras conceptuales. Bastante dramático es que lo hagan los políticos, los periodistas y, ay, los historiadores del régimen. Un español del siglo XXI, para ser libre, debe saber cómo y por qué lo fueron sus abuelos del siglo XIII. El siglo de las Navas, de Sevilla, de Valencia, de Mallorca, de las Vísperas Sicilianas. Todo eso que Esparza nos cuenta con alegría, con conocimiento, con desenfreno se diría a veces y, cuando procede, con cierta mala leche.

Aunque para mala, mala, la leche de esa familia que Esparza ve nacer, crecer y triunfar, los Trastámara. Rama marginal de la Casa Real de Castilla y León, los Trastámara pasaron en poco más de un siglo de la bastardía a ser las figuras más poderosas de aquella Europa. Los Trastámara tuvieron en política un programa común desde su origen, el reforzamiento del poder real frente a la nobleza y el cumplimiento del viejo proyecto de restauración goda, recuperando la España perdida en el Guadalete, unida en todos los términos, reforzada y admirada. Es la España que, no por casualidad, construyeron Isabel y Fernando, Trastámaras ambos, y que la serie de televisión con guión de Martín Maurel ha hecho triunfar. No deja de ser sintomático que una España de crisis y autodeterminaciones tenga como personajes de éxito televisivo a … los Reyes Católicos.

Operación en Libia
EEUU captura al líder de Al Qaeda responsable de los atentados de Kenia y Tanzania
Al Libi formó parte de los atentados con bomba de 1998 en Kenia y Tanzania, donde murieron en total 229 personas.
Agencias Libertad Digital 6 Octubre 2013

El Pentágono ha confirmado la detención, en una operación militar de EEUU en Libia, de un importante líder de Al Qaeda, acusado de planificar los ataques en 1998 contra las embajadas estadounidenses en Kenia y Tanzania.

"Como resultado de una operación antiterrorista de EEUU, Abu Anas al Libi se encuentra actualmente detenido de forma legal por militares estadounidenses en un lugar seguro fuera de Libia", indicó el portavoz oficial del Pentágono, George Little, en su cuenta de Twitter. Little también ha confirmado que militares estadounidenses habían participado en una operación "contra un conocido terrorista de Al Shabab" en Somalia, aunque en este caso sin precisar si se produjo alguna detención.

La captura de Al Libi en una operación ayer cerca de la capital libia, Trípoli, había sido anunciada por el diario The New York Times y la cadena CNN de televisión, que citaban a funcionarios estadounidenses.

Al Libi figuraba en la lista de fugitivos más buscados por Estados Unidos al menos desde el 2000, cuando un tribunal de Nueva York le acusó de participar en la planificación de los ataques a las dos embajadas de EEUU en África. El FBI había ofrecido una recompensa de hasta 5 millones de dólares por información que condujera a su captura.
¿Quién es Abu Anas al Libi?

a.Nazih Abd al Hamid al Rughay, nacido en 1964 en la capital libia, Trípoli, es más conocido como Abu Anas al Libi, aunque también posee otros alias: Anas Al Sabai, Nazih Al Raghie y Nazih Abdul Hamed Al Raghie.

Se unió a Al Qaeda a finales de la década de los ochenta o comienzos de los noventa, y formaba parte del consejo que dirige la red ('Shura' o 'Shuira'). Huido de Libia por oponerse al antiguo régimen de Muamar al Gadafi, su primer encuentro con el entonces máximo líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, tuvo lugar en Sudán en 1992.

No obstante, Al Libi tuvo que abandonar ese país tras las presiones del régimen de Gadafi sobre Sudán, y se trasladó primero a Siria, después a Catar y, más tarde al Reino Unido, país en el que obtuvo asilo político. Sus amplios conocimientos de informática le convirtieron en un experto en ordenadores en el seno de Al Qaeda, según testificó en EEUU el antiguo contable de Al Qaeda Jamal Ahmed Al Fadl, que trabajó con Bin Laden entre 1986 y 1996.

Al Liby participó, supuestamente, en un intento de asesinato del derrocado presidente egipcio, Hosni Mubarak, en junio de 1995. Según la justicia estadounidense, Al Libi tomó parte en la organización de los atentados con bombas perpetrados el 7 de agosto de 1998 contra las embajadas de EEUU en Kenia y Tanzania, en los que murieron en total 229 personas.

Al parecer hizo las fotografías de la embajada en Nairobi, que fueron usadas posteriormente por Bin Laden para marcar presuntamente los lugares donde deberían ser colocados los explosivos.

En el 2000, Libi escapó del Reino Unido, después de que EEUU dictara una orden de arresto contra él. En su apartamento en la localidad inglesa de Manchester se halló una copia del denominado "manual del terror", titulado "Estudios militares en la guerra santa contra los tiranos", en el que Al Qaeda daba instrucciones para asesinar civiles, bombardear objetivos y derribar gobiernos laicos para sustituirlos por regímenes islámicos.

Las autoridades estadounidenses le situaban en 2003 en Afganistán, después de que en marzo de 2002 se anunciase erróneamente su detención en Sudán.
Kerry: "No nos detendremos"

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, declaró hoy que Estados Unidos "nunca se detendrá" en su lucha contra el terrorismo tras confirmarse la captura, en una operación militar de EEUU en Libia, de un importante líder de Al Qaeda.

"(Estados Unidos) seguirá tratando de llevar a la gente frente a la justicia de manera adecuada con la esperanza de que este tipo de actividades contra todo el mundo paren", declaró Kerry en Bali durante una rueda de prensa, previa a la cumbre de jefes de Gobierno y Estado del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico.

El secretario de Estado elogió la "calidad y valor" de las Fuerzas Especiales estadounidense que en ayer participaron en dos operaciones en África contra grupos terroristas.

La "tercera vía" ya es mayoritaria
Francesc Moreno www.cronicaglobal.com 6 Octubre 2013

La denominada "tercera vía" es, todavía, una gran desconocida. No conocemos su formulación concreta y apenas hace unas semanas que el concepto genérico está en circulación. No obstante, según la la encuesta de Feedback para La Vanguardia publicada este domingo, ya es la opción preferida por una mayoría relativa de catalanes.

Según la encuesta, más del 41% considera que esa "tercera vía" permitiría cerrar bien el encaje entre Cataluña y España, frente a un 39% que seguiría apostando por la independencia en cualquier caso. Hasta un 30% de los votantes de CiU e incluso un 23% de los de ERC aceptarían esta vía, que lograría el apoyo de más del 44% de los electores del PP y de casi el 78% de los del PSC.

Si la pregunta plantea optar entre el actual statu quo y la independencia, la encuesta da a la secesión un margen a favor de más de diez puntos en un eventual referéndum (49,8% frente al 38,3% de votos negativos).

El resultado sería muy distinto si Cataluña obtuviera un pacto fiscal como el vasco. En ese caso, las cifras se invertirían y sólo un 39,9% respaldaría la secesión, frente a un 49,2% que votaría en contra.

La encuesta prevé un participación del 61% en las elecciones autonómicas y un empate técnico entre ERC y CIU. PSC y PP continuarían a la baja, ICV-EUiA se mantiene, y Ciudadanos y CUP suben.

Teniendo en cuenta que se trata de una encuesta a 1000 personas y, por tanto, con amplio margen de error, realizada por una empresa que últimamente acierta poco -recordemos los sondeos para las elecciones de 2012- y que todas las encuestas sobreponderan el voto nacionalista -voto oculto, miedo a separarse de la opinión dominante-, tenemos un panorama que nos permite hacer algunos análisis.

Hay un estancamiento a la baja del independentismo, que da muestras de cansancio. Han bastado unas semanas en las que se han dejado oír algunas voces alertando de las contraindicaciones de la independencia, especialmente los avisos de portavoces europeos, de que una Cataluña independiente quedaria fuera de la UE, para que la opción independentista pase a ser minoritaria en las encuestas.

Este fenómeno sólo puede ir en aumento, si realmente se hace una campaña explicativa de por qué los catalanes perderíamos con la segregación. Campaña que todavía brilla por su ausencia. Eso sin tener en cuenta que no es lo mismo una encuesta que una votación.

Los estrategas del independentismo tienen prisa. No me extraña. Todavía no son visibles signos de una posible recuperación económica, apenas ha habido campaña explicativa en contra y no conocemos nada de la "tercera vía" y los números ya no les salen.

Abandono de facto del referéndum y vuelta a primer plano de la declaración unilateral
Los resultados de la encuesta también explican que en los últimos días destacados portavoces de CDC parece que suavizan la prioridad de un referéndum, que se convierte en un planteamiento retórico para legitimar unas denominadas "elecciones plebiscitarias", preludio de una declaración unilateral en el Parlamento autonómico.

La evolución es lógica. Abandono de facto del referéndum y vuelta a primer plano de la declaración unilateral. Parece más probable una mayoría soberanista en el Parlamento autonómico que una mayoría independentista en un referéndum.

La encuesta explica con claridad las reticencias soberanistas a una consulta con tres alternativas. De darse el caso, la segregación no sólo no obtendría el 50% de los votos, sino que ni tan siquiera sería la opción más votada.

La "tercera vía" debe buscar un amplio consenso entre los partidos no independentistas. En los últimos días se han multiplicado los contactos entre los partidos no independentistas. UDC-PSC, PSC-PP, UDC-PP. Ciudadanos ha llamado a un frente común. ICV-EUiA mantiene sus ambigüedad. Según la encuesta, la opción de la reforma constitucional es compartida por votantes de todas las formaciones. Ea una alternativa transversal que rompe la división en dos bloques.

Los líderes políticos deberían dejar de lado sus legítimos intereses particulares y centrarse en alcanzar un acuerdo que sea negociado después con el Gobierno Rajoy. Si esta posibilidad no se concretase, soy consciente de las dificultades, al menos deberían unificarse las propuestas socialistas con las de Duran. Lo primero que debería pactarse es si promueve una reforma federal o un estatus singular para Cataluña. El federalismo asimétrico puede ser la vía de encuentro.

En conclusión, la encuesta, más allà de las cifras concretas, siempre discutibles, nos muestra que la "tercera vía" irrumpe con fuerza en el panorama político. El independentismo se frena y bascula a la baja. La encuesta es una señal de alerta para las aspiraciones soberanistas y un camino de esperanza para quienes creemos que la independencia es un paso atrás en el bienestar económico y la libertad individual de los catalanes. Pero, para que la tendencia que muestra la encuesta se consolide, los partidos no independentistas deben tomarse en serio la labor de informar a los ciudadanos sobre el coste de la independencia y ser capaces de articular una propuesta concreta de "tercera vía" que tenga el apoyo más amplio posible.

Senda de hartazgo.
Nota del Editor 6 Octubre 2013

Adios. Lo siento por quienes siguen luchando por España. Mi abandono es fruto del hartazgo de su permanente victimismo, de su pretendido valor por encima de los demás, de su manejo de los miserables políticos que se rinden ante sus piés y les dan lo que nos corresponde a nosotros. De su abuso durante muchos años de proteccionismo que los ha convertido en distribuidores de muchos productos que compramos fabricados en otros países, como si nosotros no tuvieramos capacidad de inventar, fabricar, distribuir y vender.

Y todo ello sin tener en cuenta su mala educación, su falta de respeto, su conculcación permanente de nuestros derechos humanos y constitucionales, su inoculación de la lengua regional a nuestros hijos para conservarla, como si fuera nuestro deseo u obligación. Su permanente muro lingüístico para que no podamos entendernos, entenderles, visitarles, será porque su producción es tan inútil como escaso su audiencia.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

El sonoro bofetón de Susana Díaz
Alejandro Vara www.vozpopuli.com 6 Octubre 2013

Aquella mañana en Madrid había "nacido una estrella", según sentenció Juan Alberto Belloch, aquel biministro de Roldán y el capitán Khan, en tiempos en los que los socialistas españoles ejercían de extras de película de Fumanchú y trincaban hasta de las galeradas del BOE.

Susana Díaz, 38 años, andaluza, socialista y rumbosa, acababa de presentarse ante decenas de periodistas en eso que en la Corte llaman "desayuno informativo", donde, en general, ni se desayuna (la bollería es dramática y el café, harapiento) ni se informa (en especial cuando quienes comparecen son ministros con cartera).

La nueva presidenta de la Junta de Andalucía, en contra de lo establecido, no fatigó la tradicional vía de atizarle estopa al Gobierno y al partido en el poder. Demasiado fácil, quizás, para quien aspira a casi todo. En la meseta madrileña, a Susana Díaz se la tenía por una joven descarada y sandunguera, que se demoró diez años en terminar Derecho, que vive de la política (a la que arrivó vía la militancia paterna) desde que cumplió los veinte, que se ha recostado en más despachos oficiales que Martín Villa, que ha apuñalado a varios de sus valedores y que finalmente no se sabe si es de Chaves, de Griñán, de Zapatero, de Rubalcaba o de ninguno de los cuatro, que es lo más probable.

"Apuñalar" compañeros
La presidenta andaluza optó por sacudirle a los propios, ejercicio muy infrecuente entre nuestros políticos, al menos en actos públicos. En privado es moneda no ya frecuente sino ineludible. Un político que se precie debe haber "apuñalado" a siete u ocho conmilitones antes incluso de tragarse media docena de sapos en el desayuno.

Para todos tuvo la joven presidenta. Para Zapatero y sus promesas sobre el Estatuto, para Pere Navarro y "la trampa del derecho a decidir", para Cándido Méndez y sus alusiones a las facturas manipuladas de la UGT, para aquella Salgado y sus "brotes verdes", para Maragall y su deriva soberanista encapsulado en el tripartito... Nadie escapó a sus reproches, en la misma línea en la que gotea la 'vieja guardia' socialista desde hace semanas, a saber, Bono, Ibarra, Corcuera...

Lo curioso es que haya sido una recién llegada (no a la política, sino al cargo) quien haya rescatado y abrillantado la "E" que el PSOE lleva en sus siglas, tan olvidadas. Será convicción, estrategia, oportunismo, ambición... pero Susana Díaz se ciscó en aquel gran momento fallido de Zapatero y sus adláteres del PSC cuando prometió, con esa solemnidad de los necios, que respetaría el Estatut que viniera de Cataluña. "Nunca debimos consentirlo", reconoció Susana.

Nacionalismos y franquismo
El mal ya está hecho y, como se advierte ante el esquivo y delirante respaldo de Rubalcaba a las tesis del PSC, no se adivina mucha marcha atrás. Cierto que desde siempre la izquierda española ha tonteado con los nacionalismos periféricos y ha simpatizado con sus causas. Al cabo, España, la patria y la bandera eran cosas de Franco y del franquismo. Y los nacionalistas eran una minoría perseguida por la dictadura a la que había que defender.

Por eso el mensaje nacional/patriota/español de Susana Díaz, en las antípodas de la nación "discutida y discutible" de Zapatero, resonó con estruendo entre las tacitas de café humeante de la actual dirigencia socialista. Este PSOE, sumido en un clamoroso galimatías, carece de proyecto territorial para España porque ni siquiera lo tiene para él mismo como partido. No sabe si es federal, confederal asimétrico, 'tercera vía' o cuarto menguante. Más bien esto último.

Quizás no haya nacido una estrella, en el sentido bellochiano de la expresión. Pero sí ha surgido un aspirante más a la dirección del PSOE. Hagan cola. Cierto que se expresa como una Evita con castañuelas, que parece la telonera de los Morancos y que su formación ideológica se adivina entre ramplona y escueta. Pero nada de eso importa ya donde todo es epidérmico, vano e insustancial. Mujer, joven y con desparpajo, "una política para el siglo XXI", según la definió Elena Valenciano, fiel pretoriana del secretario general del partido, días antes de ciscarse en su sombra. Susana Díaz no es Carme Chacón, y eso que sale ganando.
---------------------
EL VARÓMETRO.- El pulso entre Ignacio González y Cristóbal Montoro se torna, día a día, irascible y peliagudo. ¿Habrá paz? // Victoria Prego, merecido premio a la Tolerancia. // Rita Barberá me desmiente que no vaya a presentarse de nuevo. Al tiempo. // Las suaves condenas por el 'caso Malaya' evidencian lo que Gallardón conoce: tenemos un serio problema con la casta judicial.

Poli bueno y poli malo, el eterno juego del PSOE
Nota del Editor  6 Octubre 2013

Sin intención de molestar a la policía, simplemente por el juego de poli bueno y malo que pretender utilizar para que pensemos que hay dos PSOE, uno bueno y otro malo, cuando en realidad solo hay uno que ha demostrado que su única salida es la desaparición, previa devolución de todo lo robado y confesión de todas sus fechorías.

Hay por ahí algunos creyentes críticos del PSOE, que antes fueron grandes figuras en su partido, pero que no hicieron nada por cambiar, por mejorar, por servir a España y a los españoles, que ahora que no detentan poder alguno, que se ven enfangados en la corrupción, pretenden hacernos creer que han cambiado, pero que quieren que todo siga igual.

Esto, desgraciadamente, tambien es aplicable al PP. Estamos perdidos. Los profesionales de la política nos han hundido y pretenden seguir empujándonos a las profundidades.

La internacionalización catalana
Quebec y las negociaciones con ETA y el IRA, credenciales de la asesoría internacional de Mas

El Parlamento catalán busca asesores internacionales ya utilizados por nacionalistas vascos, terroristas irlandeses y separatistas de Quebec.
Mariano Alonso y Luis F. Quintero  Libertad Digital  6 Octubre 2013

Durante años, la internacionalizacion ha sido uno de los mantras más repetidos por el nacionalismo vasco, tanto el del PNV como el de Batasuna-Bildu. Una estrategia que ahora parece adoptar el nacionalismo catalán, e incluso escogiendo los mismos nombres extranjeros. De los 16 comparecientes elegidos por la Comisión para el derecho a decidir, cinco de ellos no son españoles: Jonathan Powell; Eduard Kukan; Daniel Turp; Adam Price y Joze Mencinger. Entre los que comparecerán por escrito figura Arnaldo Otegi, el líder batasuno actualmente en prisión, algo avalado por el PSC que, a diferencia del PP y Ciutadans, sí participa en la Comisión.
Un mediador con ETA

De entre los asesores foráneos, destaca el nombre de Jonathan Powell, un hombre estrechamente vinculado al ex primer ministro británico Tony Blair, del que fue jefe de gabinete. Durante los primeros años del líder laborista en Downing Street, a finales de los noventa, Powell tuvo un destacado papel en los acuerdos de Viernes Santo con el IRA. Un pedigrí que le ha servido para mediar entre el Gobierno de España y ETA durante la negociación que emprendió José Luis Rodríguez Zapatero poco después de llegar a La Moncloa. De hecho, a su influencia siempre ha atribuido el ex presidente (aunque cuidándose mucho de no citarle por su nombre) la última parte de esa negociación, en la que los emisarios de su Ejecutivo se sentaron con la ETA que lideraba Tierry y con la Batasuna de Otegi en Ginebra, unos meses después de que la banda terrorista asesinase a dos ciudadanos ecuatorianos en la Terminal 4 de Barajas. Unos emisarios que pidieron perdón a los terroristas por "el accidente" de la detención en Francia del etarra Juan Carlos Yurrebaso, otro de los negociadores. Las negociaciones tuvieron lugar entre el 14 y el 16 de mayo de 2007 y contaron con la asistencia de Powell.

Este diplomático británico tiene una vieja relación con los procesos de independencia y ha reflexionado sobre los problemas aparejados que pueden llevar, como ocurriría en el caso de Cataluña:

"La autodeterminación es un proceso muy difícil porque ¿cómo puedes definir la unidad que se autodeterminación? Ésa fue siempre la falla lógica en la posición del IRA, que decía que solo la isla de Irlanda tenía el derecho de autodeterminación. ¿Por qué? ¿Por qué no Escocia o Gales? ¿Por qué no un pueblo o una calle? No hay una manera sencilla de definir la unidad. Por tanto, llegas a la conclusión de que el asunto no es la autodeterminación sino el consenso de la población. Si vas a gobernar esa población durante un periodo largo de tiempo, tienes que obtener su consenso".

Un galés nacionalista y de izquierdas
Además de un estrecho colaborador de Tony Blair, el Parlamento de Cataluña escuchará las opiniones de un estrecho enemigo del ex primer ministro británico. Se trata de Adam Price, un extravagante diputado galés que hace una década firmó junto a otros 22 diputados de los Comunes una petición para que se destituyese a Blair por el apoyo de Reino Unido a la guerra de Irak. La iniciativa contó con el respaldo de personajes de la sociedad civil como un miembro del grupo humorístico Monty Python, Terry Jones, el novelista Frederick Forsyth, el dramaturgo Harold Pinter o el cantante Brian Eno. En el grupo también estaba un diputado al que los laboristas expulsaron tras ser acusado de recibir dinero de Sadam Husein.

Exdiputado galés del Playd Cymru en el parlamento británico, Adam Price se define como un político de izquierdas. Considerado del ala más izquierdista de su partido, ha dicho de sí mismo en varias ocasiones que antes de ser nacionalista "fui socialista". En su etapa como diputado (posición que abandonó en 2010) capitaneó otra campaña contra el primer ministro Tony Blair acusándolo de tráfico de influencias ayudando al magnate del acero Lakshmi Mittal a hacerse con la empresa siderúrgica estatal de Rumanía. Según denunció Price, Blair intermedió con el gobierno Rumano a cambio de 125.000 libras que Mittal habría dondado al partido laborista. Fue conocido como el escándalo "cash for influence" o "garbagegate".

Abiertamente homosexual, Price evolucionó hacia posturas nacionalistas y tras abandonar el parlamento, se dedicó a escribir columnas independentistas de opinión en lengua galesa. También escribió sobre energía nuclear, educación o los medios de comunicación en gales.

Un quebequés frustrado
Recientemente, preguntado por Libertad Digital por el caso de Quebec o el caso de Escocia, el catedrático Santiago Muñoz Molina destacaba que "Escocia y Reino Unido siempre han sido reinos separados con su propio parlamento… Lo mismo pasa en el caso de Quebéc, que se parece a Cataluña como un huevo a una castaña. Fue una colonia francesa que perdieron en guerra con los indios y que a finales del XVIII se incorporó al norte de América bajo dominio inglés. Es un territorio colonial incorporado bajo un pacto y, de nuevo, con una Constitución que impide este tipo de consulta. No hay parangón histórico ni legal posible".

Quizá, una de las personas que más conocen esta realidad, y que más la hayan combatido es el quebequés Daniel Turp, que llegó a ser presidente del Comité de Asuntos Políticos del Bloque Quebequés. No fue hasta 1997 que se convirtió en un miembro de la Cámara de los Comunes canadiense. En 2003 y después de haber sido derrotado por el liberal Sere Marcil, se trasladó a la política provincial formando parte activa del Partido Quebequés y asumiendo la portavocía de dicha formación en relaciones internacionales. En 2005 propuso un proyecto de constitución de Quebec y firmó el "manifiesto por la solidaridad de Quebec". Como Price, ha terminado escribiendo numerosos artículos sobre la soberanía de Quebec y sus implicaciones constitucionales.

El caso es que Turp ha encabezado el movimiento independentista de Quebec pese a que sabe perfectamente que en 1980 y en 1995 ya se celebraron dos consultas independentistas en la región de Quebec, ambas con resultado negativo para los secesionistas. Pese a todo, a estos precedentes se remiten siempre los nacionalistas catalanes. Así, el asesoramiento de Turp podría estar más bien indicado para trasladar a los separatistas catalanes la frustración por una independencia no deseada por las urnas.
Kukan y Mencinger

Desde 1998 hasta 2006 Eduard Kukan fue el ministro de Relaciones Exteriores de Eslovaquia, llegando a ser candidato a la elección presidencial en 2004, aunque no pasó el primer corte. En 2009 fue elegido miembro del Paralmento Europeo.

En 1999 el propio Kukan declaraba a medios españoles que la separación de Checoslovaquia había sido algo tan positivo que, hoy en día, las relaciones entre la República Checa y Eslovaquia "son inmejorables". Además, dijo que "la separación fue una decisión justa. Si hubiéramos permanecido juntos, todavía estaríamos buscando un equilibrio de convivencia", añadía Kukan. Tras la independencia de Eslovaquia, Eduard Kukan encabezó las negociaciones para la integración del país en la Unión Europea. No fue hasta diciembre de 1999 cuando se aceptó que Eslovaquia iniciara el proceso de negociaciones para la adhesión.

Este eslovaco podría dar fe de las dificultades económicas de Eslovaquia tras la separación. Él mismo dijo que "Eslovaquia todavía tendrá que consolidar su estabilidad económica mediante reformas en el sistema bancario, privatizaciones de algunas empresas y atrayendo inversiones extranjeras". También reconocía la necesidad de dar estabilidad y credibilidad política al sistema: "En el anterior régimen a todo el mundo le decían lo que tenía que hacer. El libre mercado significa que usted tiene que tomar sus propias decisiones. A veces gana y a veces pierde. Después de 40 años de régimen comunista es muy difícil cambiar la mentalidad de la gente. Esto llevará un largo periodo".

En aquel momento, el vicepresidente económico del Gobierno secesionista eslovaco era el profesor Joze Mencinger (que abandonó el cargo semanas antes de la independencia). Mencinger, definía así la independencia:

"Yo diría que somos una región de Europa. Tenemos menos poder y somos menos independientes que en Yougoslavia. En Yugoslavia éramos relativamente fuertes, pero no en Europa. Económicamente, está claro que perdimos todos los atributos que hacen de un país una entidad económica: no tenemos dinero, casi no tenemos política fiscal, no tenemos nuestro propio sistema económico y tampoco tenemos fronteras".

De Banca Catalana a Catalunya Banc, el caso Narcís Serra
Jesús Cacho www.vozpopuli.com 6 Octubre 2013

Fue un episodio que marcó la vida de Jordi Pujol i Soley. En mayo de 1984, la Fiscalía General del Estado se querelló contra 25 miembros del Consejo de Administración de Banca Catalana, la entidad creada en marzo de 1959 por Florenci Pujol, su hijo Jordi y Francesc Cabana, que en noviembre de 1982 había sido intervenida por el Banco de España tras una gestión que la Audiencia de Barcelona calificó de “desastrosa”. Entre los acusados por presuntos delitos de apropiación indebida, falsedad en documento público y maquinación para alterar el precio de las cosas, se encontraba el entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, 83, que acusó a Narcís Serra, entonces ministro de Defensa del Gobierno de Felipe González, de ser el "inspirador" político de la querella. De aquel episodio que removió los cimientos de la burguesía catalana de derechas e izquierdas han pasado 29 años. Pero hete aquí que el pasado 5 de septiembre la Fiscalía Anticorrupción presentó denuncia contra la antigua cúpula de CatalunyaCaixa, ahora Catalunya Bank, por haber aprobado incrementos salariales para sus altos cargos pese a la “situación crítica” que atravesaba la entidad. El fiscal pide que se llame a declarar como imputados por un delito de administración desleal al expresidente Serra, al exdirector general Adolf Todó y a otros 52 miembros del Consejo. Termina la peripecia vital, se cierra el bucle sobre Narcís Serra Serra, 70 años, exministro y ex vicepresidente del Gobierno de España. El cazador cazado.

He aquí un personaje que podría ser exhibido en la pasarela del Gran Teatro del Mundo como ejemplo del fracaso de la Transición española, de las escasas virtudes y múltiples vicios de su clase política y financiera, y del fiasco de un modelo que nunca supo, porque nunca quiso, separar lo público de lo privado. Ejemplo de niño bien de familia mejor de la burguesía barcelonesa que, exquisito currículo académico, eligió el PSC, ese peculiar partido socialista donde el mando lo ejercían los señoritos de Barcelona y los votos los ponía la mano de obra llegada de Murcia y Andalucía, para hacer carrera política. Tras la mayoría absoluta de Felipe en 1982, Serra se convirtió en modelo de lo que iba a ser una clase política escasamente democrática a la anglosajona manera, siempre dispuesta a utilizar el aparato del Estado en beneficio propio. Caído en desgracia para la política, el señorito de izquierdas se consideró con avales suficientes –como en la derecha ha ocurrido con Rodrigo Rato y tantos otros- para reclamar la oportunidad –porque sí, por derecho de cuna, porque el país se lo debe- de hacer dinero, de forrarse, lisa y llanamente, desde el sillón de mando de una caja de ahorros, como contraprestación a los servicios prestados.

Ejemplo de niño bien de familia mejor de la burguesía barcelonesa que eligió el PSC
Serra pertenece por derecho propio a esa burguesía culta barcelonesa que hoy comanda el proceso secesionista catalán, aunque, de acuerdo con el profesor Álvarez Junco, “más que burguesía, lo que encontramos tras estos procesos son élites político-intelectuales”, entendido ello no el sentido de grandes creadores de arte o pensamiento, sino de personas que manejan y difunden conceptos y/o productos culturales y que con ello se ganan la vida como profesionales liberales, enseñantes y funcionarios. Alto funcionariado y clase política, elites acostumbradas a operar desde centros urbanos, Barcelona en este caso, para irradiar desde allí su weltanschauung nacionalista.

Alumno de primaria del Colegio de la Inmaculada Concepción y de bachillerato del Colegio Balmes de las Escuelas Pías, la infancia y juventud del joven Narciso transcurrió en un entorno eclesial que forjó su carácter “tranquilo y bondadoso”, propicio para aficiones exquisitas como el piano, instrumento que llegó a dominar con soltura. Licenciado en Económicas, realizó estudios de postgrado en la London School of Economics, que culminó en 1974 con el doctorado en la Universidad Autónoma de Barcelona. En la universidad trabó amistad con Pasqual Maragall y Miquel Roca, con quien, en pleno franquismo, montó un gabinete de estudios (Roca & Serra & Solé) de inmediato éxito profesional y económico, en razón a los padrinos con que contó de partida: nada menos que Andrés Ribera Rovira, Luis Carulla y Pedro Durán Farell, además de su tío Narciso de Carreras, casado con una hermana de su madre, que inyectó en su sobrino los ideales de la Lliga Regionalista (en su juventud, De Carreras fue secretario personal de Francesc Cambó), partido considerado precursor de una CiU que hoy ha arrumbado por completo el espíritu de Cambó.

En la universidad trabó amistad con Miquel Roca, con quien montó un gabinete de estudios
En 1978 se afilió al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), tras dar cristiana sepultura a sus coqueteos universitarios con el Front Obrer de Catalunya (FOC). Su cuate, Miquel Roca, estaba ya en las filas de CDC, el partido de la dinastía Pujol. Con Tarradellas de vuelta en la plaza Sant Jaume, Serra pasó a desempeñarse como conceller de Obras Públicas. Tras las primeras elecciones municipales democráticas, el chico piadoso a quien su tía Mercedes, monja, quiso hacer cura resultó elegido alcalde de Barcelona, cargo que ocupó hasta 1982. Porque, tras la arrolladora victoria del PSOE de octubre de 1982, fue designado ministro de Defensa, nombramiento que vino avalado por la buena relación que como alcalde había alcanzado con los capitanes generales de Cataluña.

Amable por fuera, oscuro por dentro, sibilino, miedoso
Su paso por la alta política no hizo sino poner de manifiesto las lagunas éticas de una generación a quien le sorprendió la democracia, porque no la ganaron: se la entregaron las Cortes franquistas con un lazo rosa, después de que el dictador hubiera muerto en la cama. Los hagiógrafos de Serra insisten en adularle como responsable de modernizar y democratizar las Fuerzas Armadas, reconduciendo el golpismo militar hacia un modelo de Defensa integrado en un Estado democrático. Nada más lejos de la realidad, entre otras cosas porque a los golpistas del 23-F les juzgó y condenó el Gobierno de la UCD, con Calvo Sotelo al frente. En realidad su paso por Defensa estuvo rodeado de las mil polémicas que acompañaron sus iniciativas tan arbitrarias como injustas, cuando no simplemente egocéntricas, que le enfrentaron con todos los grados de la jerarquía militar. Cual burro en cacharrería. De reparar los desperfectos causados –con la ayuda de Eduardo Serra como su 'número dos'- por el curita en el estamento militar se encargaron militares de la altura de Díez-Alegría, Gutiérrez Mellado, Fernández Campo, Alonso Manglano, González del Yerro, Cano Hevia o Sáenz de Tejada, gente que a pesar de su origen supieron comportarse como auténticos defensores de la democracia.

Ello por no hablar de las cuentas del Ministerio bajo su mandato, sometidas a todas las sospechas de despilfarro, descontrol y comisioneo al por mayor. El Tribunal de Cuentas habló en su día de un “agujero” de 162.000 millones de pesetas sin justificar entre los años 1982 y 1987. La compra de armamento para modernizar las FFAA se convertiría en uno de los escándalos más graves ocurridos tras la muerte de Franco, escándalo que descansa en paz bajo siete toneladas de tierra. Personaje sibilino que elevó el “secretismo” de su política ministerial a cotas paradigmáticas, su labor en el ámbito normativo resultó devastadora -caso de la creación del Instituto para la Vivienda de las Fuerzas Armadas (INVIFAS), una operación inmobiliaria tan indecente como oscura-. Amable por fuera, oscuro por dentro, sibilino y miedoso. Una anécdota, muy celebrada en los cuartos de banderas, define su mandato: a finales de septiembre de 1985, el CESID le informó un buen día con gran susto de que el alto mando del Ejército de Tierra, con todos sus tenientes generales al frente, se hallaba “concentrado” en el Palacio de Buenavista (Cibeles), sede de su Cuartel General. Literalmente descompuesto, Serra activó todas las alarmas “contragolpistas”, hasta que el propio JEME le recordó telefónicamente que le estaban esperando para celebrar su habitual almuerzo mensual, que como era norma se encargaba de servir el restaurante 'Jockey'.

Por no hablar de las cuentas de Defensa, sometidas a todas las sospechas de despilfarro
En parecido orden de irresponsabilidad y dejación política habría que situar el control, o más bien el descontrol, de los Servicios de Inteligencia (CESID), que bajo su directa autoridad pasaron a ser servicios de partido, que no de Estado. La ruptura entre Alfonso Guerra y Felipe González, con la salida de aquél del Gobierno, permitió a Serra abandonar en 1991 el polvorín de Defensa para instalarse como vicepresidente multiusos del Gobierno, con serias posibilidades de relevar a Felipe González en su momento como candidato-líder del PSOE. En ello estaba, hasta que los “secreteos” y las potentes minas que había sembrado en el CESID acabaron estallando con efecto retardado, desalojándole de la vicepresidencia del Gobierno y hundiendo cualquier aspiración política de futuro. Entre esas “minas”, el escándalo Crillón, o el espionaje a Mario Conde encargado a la Agencia Kroll. Operación llevada a cabo por Julián Sancristóbal por encargo de Serra, que pagó Luis Roldán, entonces director general de la Guardia Civil, con dinero de los fondos reservados. Utilización de dinero público con fines privados. Todos han pasado por la cárcel, menos el pianista.

Su finiquito político se produjo el 2 de julio de 1995, dentro de un paquete que incluyó también a su sucesor en Defensa, Julián García Vargas, y al jefe del CESID, el teniente general Alonso Manglano. Oficialmente, los tres dimitieron como consecuencia del “escándalo de las escuchas ilegales” realizadas por los Servicios, aunque detrás aleteaba la resaca de la eventual colaboración prestada por el CESID a la lucha irregular contra ETA a través de los GAL. A su casa de Sant Cugat del Vallès, el antaño niño “tranquilo y bondadoso” se llevó un buen montón de cintas con conversaciones grabadas por el CESID de sus enemigos, privados y públicos, a los que hizo saber que disponía de “material” sobrado para vivir tranquilo el resto de sus días.

A forrarse tocan en Caixa Catalunya
Tras un tiempo al frente de la secretaría general del PSC –y en el Congreso como diputado por Barcelona-, en marzo de 2005 fue obsequiado con la presidencia de la Caixa d'Estalvis Catalunya, Caja de la Diputación de Barcelona donde mandaba el PSC. Había llegado el momento de hacerse rico con cargo al dinero de todos, que no es de nadie, como dijo en celebre momento la singular señora. A su llegada se declaró “presidente representativo sin sueldo”, pero pronto se supo que cobraba 200.000 euros al año como “gastos de representación”. Cansado de tanto sacrificio, en un momento determinado, año 2008, anunció que su presidencia pasaba a ser ejecutiva. Se trataba de ocupar un puesto en el consejo de Gas Natural en representación del paquete de CX, que estaba pagado con 200.000 euretes año, y otro tanto ocurrió con la compra del 7,5% del capital de Applus (Grupo Agbar), que hizo endeudar a la caja en 140 millones, en cuyo Consejo también se sentó. Cargos que simultaneaba con su presencia ocasional, pero muy bien remunerada, en otros consejos de administración, caso de Telefónica Internacional en Chile y Brasil, entre otros.

El fiscal Maldonado le reprocha que, a medida que la situación de CX se agravaba, su presidente se incrementaba su sueldo. El resultado es que el chico piadoso que solía amenizar las reuniones del Colegio de la Inmaculada con sus conciertos de piano no ha salido por menos de un millón de euros año en los últimos tiempos. La crisis llama a la puerta de CX en 2007, y estalla con la salida de José María Loza de la Dirección General, que huye en desacuerdo con la política de inversiones industriales y, sobre todo, por el desembarco, tan tardío como irresponsable, en un mercado inmobiliario ya más que recalentado. Muchas de las operaciones que patrocina Serra son “entre amigos o para quedar bien”, en palabras de un conocedor de sus habilidades, favores que tales amigos no han podido devolver y que la caja ha tenido que traspasar a la Sareb o “banco malo”. En marzo 2009 encabezó una curiosa operación pidiendo personalmente la capitalización global de las cajas, propuesta que rechaza tanto la AEB como el propio Pedro Solbes. Don Narciso estaba ya buscando su paraguas, después de que la agencia de calificación Fitch rebajara la clasificación de CX a bono basura, y de que gente notable, caso del presidente de J.P. Morgan, avisara de que la situación de CX era insostenible.

Se declaró “presidente representativo sin sueldo”, pero se supo que cobraba 200.000 € al año
En 2008 contrató a Adolf Todó (con Jaume Massana como número dos) para sustituir a Loza, en la esperanza de que hagan el milagro de evitar el hundimiento. Y les retribuye generosamente, y sus sueldos no dejan de crecer en 2009, 2010 y 2011. Todó cobró de la entidad un total de 4 millones y se aseguró derechos económicos por 8,2 más. Pese al “enorme desfase patrimonial”, los sueldos de los dos ex altos cargos “no dejaron de subir” entre 2008 y 2011, en plena crisis. El fiscal, que habla de la “irresponsable política de retribuciones”, reprocha a Serra y a Todó —los “principales beneficiarios” de la trama— que hicieran un “reprochable y espurio manejo de los fondos” de una entidad cuyo fin es destinar sus beneficios “a obra social” y evitar “un despilfarro de los fondos en beneficio de los altos directivos”. Mientras los citados se lo llevaban, el FROB inyectaba 1.250 millones de euros en 2010; 1.718 millones en 2011, y 9.084 en 2012, hasta un total de 12.052 millones como capital. Ello por no hablar de las pérdidas, cuantiosas, causadas a preferentistas y bonistas de CX, y de los daños, no menos importantes, infligidos a la plantilla de la entidad.

El agujero del grupo Banca Catalana se cuantificó en 139.000 millones de pesetas y requirió unas ayudas públicas de 275.713 millones antes de pasar a manos del Banco Vizcaya. El agujero de Catalunya Banc, de momento, supera ya los 2 billones de las antiguas pesetas. Tal es el abismo al que el chico que tocaba el piano con gran maestría ha llevado a la segunda caja catalana. El anciano Jordi Pujol debe de haber esbozado más de una sonrisa burlona estos días, al reparar en los vaivenes del destino. Si en su caso su partido, CDC, sacó a sus bases a la calle para que se manifestaran contra el procesamiento del presidente de la Generalitat, nadie, más allá de su abogado, parece haber movido un dedo en defensa de Narcís Serra. El exalcalde y exministro socialista es hoy un apestado. Conviene, con todo, no fiarse de las apariencias. El niño que tocaba el piano ha demostrado ser un desastre como gestor, pero sigue siendo uno de los nuestros, un miembro de esa cofradía barcelonesa de la buena y culta y noble gent, razón de más para que no lo abandonemos. Así se explica que la querella de Anticorrupción contra él haya ido a caer “por sorteo”, ya es casualidad, en el juzgado del juez Josep Maria Pijuan, el mismo del “caso Palau” de Felix Millet y compañía…

Tontos útiles
José Antonio Zarzalejos. La Vanguardia  6 Octubre 2013

Esperanza Aguirre nos ilustra desde ABC (30/IX/2013) sobre el origen de la expresión “tonto útil”. Según la expresidenta madrileña, se denominaba así a “aquellos ciudadanos occidentales, sobre todo intelectuales, que, por buena voluntad o por ignorancia, defendían o justificaban las tropelías que perpetraban en la URSS o en los países que sojuzgaban”. Y, tras la explicación paliativa, la descalificación política: “Pues bien, ahora hay que reconocer que, efectivamente, los socialistas catalanes de hoy se han convertido en los mejores tontos útiles del nacionalismo”. Tesis esta de la lideresa popular de la que podría participar un histórico socialista como Joaquín Leguina que en el diario El País del mismo día sostenía lo siguiente: “Mucho más razonable sería olvidarse de las cuitas del PSC, dentro y fuera de Catalunya, para colocar ante los partidos separatistas el letrero que Dante imaginó en la entrada del Averno: fuera de la ley, perded toda esperanza”.

El que en la cuestión catalana esté libre de responsabilidad por acción u omisión que levante la mano. Como nadie podría hacerlo, importa mucho más el futuro que el pasado. Y mirando al futuro los “tontos útiles” hacen honor a su utilidad porque suelen amortiguar las hostilidades y evitar –al menos lo intentan– que la política se convierta en un campo de Agramante. Es difícil no suscribir en lo esencial la tesis de Ramón Jáuregui en La Vanguardia del pasado lunes. Propone algo tan sensato como reformar la Constitución, actualizarla en lo que se ha quedado añosa y afrontar en ella, de nuevo y mejor, la singularidad de Catalunya. Es una opción aunque no sea la de los independentistas, ni la de un sector importante de la derecha (Rajoy no está por la labor pese al consenso académico e intelectual) y parece la menos traumática y la más sensata si se embridan los sentimientos y se aterrizan en un cierto pragmatismo. Aunque el PSC ha cometido muchos errores y aún falta nitidez a sus planteamientos, su posición actual – tan incómoda– podría ser muy útil si los acontecimientos derivan hacia una rectificación. Proponer una España federal o la federalización autonómica está en razón y dispone de sentido político e histórico.

La Constitución –no votada por más del 60% de los españoles, aquellos que tienen ahora menos de 53 años– necesita urgentemente una reforma. No sé si el catedrático Santiago Muñoz Machado (autor de Informe sobre España) es o no un tonto útil pero el pasado 5 de enero (diario El Mundo) demandaba una “reforma profunda y sin dramatismos del Título VIII” y estimaba que “no modificar la Constitución sería una actitud suicida” y concluía que su desarrollo autonómico fue un “proceso imitativo” del catalán. Otro tonto útil sería Miguel Herrero de Miñón, que habría diseñado “un Estado autonómico asimétrico y se quiera o no, nos encaminamos a ello”, asumiendo que “fue un error no pactar con Pujol el reconocimiento de la singularidad de Catalunya” ( El Mundo, 9/VI/2013). Un tonto útil Josep Piqué acaba de publicar Cambio de Era y si se leen las páginas 200 y siguientes del ensayo se verá que sintoniza con los planteamientos más reformistas. Sin olvidar a Rubio Llorente que estuvo en Barcelona el jueves con tesis prácticas e igualmente sensatas. Basten estas citas de personalidades que no militan en el PSC ni en el PSOE para demostrar que Aguirre encontrará, a poco que se esfuerce, muchos tontos útiles.

Es cierto que los socialistas catalanes amasan internamente un debate sobre su identidad catalanista, los límites de ese sentimiento de pertenencia y cómo ha de traducirse en términos de izquierda ideológica. Es cierto también que están divididos. Y es cierto que la estrategia de Pere Navarro es a veces voluntarista y a veces contradictoria, aunque no deba ser la andaluza Susana Díaz quien se lo deba reprochar en público. Pero él ha declarado que la independencia de Catalunya no está en el acervo del PSC. Y semejante afirmación de principios debiera ser bastante para evitar la descalificación de un actor sobre un escenario que no es amigable a las terceras vías, a las soluciones ponderadas, a las que propugnan cambiar sin quiebras. Acaso el PSC esté purgando responsabilidades de especial entidad como la de haber puesto en marcha el Estatut del 2006 y liderado dos tripartitos con resultados muy negativos. Las urnas ya le han cobrado la factura y ahora intenta un reposicionamiento que debiera ser respetado porque siendo reformista elude la ruptura. Estamos ante una cuestión estadista. Comportarse ahora con la rutina del sectarismo habitual no lo merece ni Catalunya ni el conjunto de España.

Montoro
Si la elaboración de los presupuestos no tuviese una inspiración política, no haría falta un ministro de Hacienda. Bastaría con un contable cualificado. Montoro es el titular de Hacienda y Administraciones Públicas con menor capacidad política de las últimas décadas. Lo prueba el tratamiento a Catalunya, por unas razones, y de Madrid, por otras. En el primer caso, ha desbaratado el buen enlace entre Vila y Pastor y ha dejado a los empresarios catalanes que militan en la templanza con el tafanario al aire. En el caso de Madrid, cuyo Gobierno no quiere subir impuestos sino bajarlos y no se acoge al FLA, Montoro le aplica un correctivo de mucho monto. ¿Dónde está el presidente para aportar “gestos” de grandeza? ¿Por qué se desaprovechan oportunidades?

Otegi
Que se considere a Arnaldo Otegi una personalidad con méritos bastantes para ilustrar al Parlament sobre el derecho a decidir es un disparate. Basta remitirse a su historial –el delictivo y el fantasmal académico– para comprender que los que aceptaron su concurso, aunque fuera por escrito, han cometido un grave error de juicio y han agraviado no pocas sensibilidades. Otegi fue un miembro activo de la banda terrorista ETA y está cumpliendo en prisión una sentencia judicial. Como la rectificación es posible, cabe esperar del buen sentido de la mayoría que se revoque la petición. La cuestión catalana irá por donde deba ir, pero la cercanía de Otegi a ese proceso –y de otros como él– es tóxica. No será por falta de vascos de pro, nacionalistas o no.

España / El desafío independentista
Campaña soberanista contra la Fiesta Nacional
Los impulsores del 12-0 sólo quieren resaltar que se sienten españoles y catalanes
Rodrigo Pinedo. La Razón 6 Octubre 2013

«El día 12 de Octubre tenemos una nueva ocasión para expresar con total normalidad y civismo que somos y queremos continuar siendo españoles, mostrar nuestra apuesta por una Cataluña de todos dentro de España y celebrar todos juntos una fiesta grande para todos los catalanes y el conjunto de españoles, el DÍA DE LA HISPANIDAD». Así arranca el manifiesto del Movimiento cívico de España y Catalanes de cara a la próxima Fiesta Nacional, cuando ha convocado un acto pacífico y «en positivo» en la plaza de Cataluña de Barcelona. A pesar de que la organización apuesta por mensajes constructivos y ajenos a partidismos y subraya el civismo de la convocatoria, numerosos colectivos independentistas insisten en indentificarla con el radicalismo.

El pasado 20 de septiembre, sin ir más lejos, la asociación Cataluña Acción (del catalán «Catalunya Acció») –famosa por llamar al boicot a productos fabricados fuera de Cataluña y denunciar a los empresarios que no rotulan en catalán– y otras nueve asociaciones independentistas hicieron público un comunicado en el que solicitan al Departamento del Interior de la Generalitat que impida «cualquier manifestación del españolismo catalanófobo». Aseguran que los mismos que perpetraron «el atentado contra la delegación de la Generalitat en Madrid el pasado 11 de septiembre» han anunciado que estarán en Barcelona el día 12 para «manifestar y ejercer su odio contra los catalanes, con la firme voluntad de agredir y provocar desórdenes en nombre de España». «Esperamos que el consejero del Interior esté a la altura de las circunstancias y no olvide que estos energúmenos que quieren desfilar en Barcelona, como si estuviéramos en 1939, son exactamente iguales que aquellos que fusilaron a uno de los fundadores de su partido: Manuel Carrasco Formiguera», añaden.

En la misma línea, el diario digital «Vilaweb», cuyos editores recibieron 71.629,73 euros para la web y 53.000 euros para una aplicación de «smart TV» en 2012 del Departamento de Presidencia, recalca en un editorial del pasado jueves que «ya no es posible ignorar las amenazas del fascismo españolista». «Ya actuaron, en Madrid, en el acto de la Blanquerna. Y todos sabemos que el 12 de octubre vendrán a Barcelona para hacer daño. Nadie puede ignorarlo y, en consecuencia, tenemos el derecho de preguntar a las autoridades qué piensan hacer para evitarlo», asevera, sin hacer mención alguna al carácter pacífico de la convocatoria del Movimiento cívico de España y Catalanes.

Ayer mismo, la plataforma Unidad contra el fascismo y el racismo (del catalán «Unitat contre el feixisme y el racisme») reveló un comunicado en el que no sólo hace suyos estos argumentos, sino que también señala que el 12 de octubre «no hay nada que celebrar» porque ese día se conmemora el inicio de «la colonización de América Latina, con la brutal explotación de los pueblos indígenas y el genocidio de gran parte de ellos» y, además, fue establecido como Fiesta Nacional «bajo el régimen franquista». Según valoran, durante años ha habido reuniones de «grupos nostálgicos franquistas» en Barcelona por ello. «El año pasado, además del acto fascista residual, se celebró en la Plaza de Cataluña una concentración mucho más numerosa contra la independencia catalana. Es evidente que este acto dio alas a la extrema derecha», valoran, antes de advertir de que «este año será aún peor».

Concentración anti fascista
De esta forma, la plataforma, a la que se han adherido, entre otros, Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), la Candidatura de Unidad Popular (CUP), Comisiones Obreras (CC OO) o el Partido Socialista de Cataluña (PSC), obvia las peticiones de civismo constantes de los organizadores de la concentración. Aferrada a su idea de vincularla con el radicalismo, critica «la colaboración con los fascistas de los partidos implicados en el acto de la Plaza Cataluña» y ha convocado ese mismo día por la tarde un acto contra el fascismo y el racismo en la plaza de San Jaime –situada a 850 metros–.

Junto a estas falsas acusaciones y reproches «a cara descubierta», el Movimiento cívico de España y Catalanes tiene que soportar ataques diarios anónimos en internet. Por ejemplo, en su página de Facebook, todos los días tienen que borrar 20 o 30 mensajes de mal gusto. Además, en esta red social existen varias páginas que llaman a boicotear la concentración del 12 de octubre. Es el caso del evento «El 12-O, defendemos la Plaza de Cataluña de los colonos españolistas», en el que se dice que «Cataluña será catalana o no será».

Actividades de la ANC y ERC
Aparte de atacar a aquellos catalanes que quieren recordar que son españoles, los independentistas también preparan distintos actos para el próximo sábado. Así, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y la Plataforma pro Selecciones Catalanas (del catalán «Plataforma pro Seleccions Catalanes») han elegido el día de la Hispanidad para celebrar en Lérida la última carrera del circuito «Corre por la independencia», una competición compuesta por cinco carreras populares que arrancó el pasado mes de mayo. Eso sí, en el encuentro no se verá a la presidenta de la ANC, Carmen Forcadell, que esa mañana pronunciará unas palabras en el municipio de Lladó (Gerona), justo antes de que empiece una marcha «por el Estado propio».

Asimismo, ERC organiza una izada de «estelada» el día de la Fiesta Nacional y los diarios «ARA», «El Periódico», «El Punt-Avui» y «La Vanguardia» venderán la «película» de la Vía Catalana durante el fin de semana, tal y como publicó LA RAZÓN ayer.

Policía y Mossos, en alerta
La Generalitat de Cataluña ha anunciado un «dispositivo especial» para el día de la Hispanidad. De acuerdo con el Departamento del Interior hay un «alto índice de riesgo» si hay manifestación y las medidas excepcionales están justificadas por el ataque a la librería Blanquerna. Por su parte, la Policía tiene constancia de que los radicales se están movilizando y teme que puedan producirse altercados. Más allá de estos temores, ya ha habido una reunión entre los Mossos y los organizadores de la concentración de la plaza de Cataluña para hablar del dispositivo. Según ha podido saber LA RAZÓN, los impulsores del acto pusieron sobre la mesa que ya cuentan con 250 voluntarios para garantizar que todo transcurra sin problemas.

Nacionalismos, o cuando la liebre se echa al monte
Roberto L. Blanco Valdés La Voz  6 Octubre 2013

De manejo aún muy frecuente, la idea despectiva del «café para todos» fue, en esencia, una invención con la que el nacionalismo vasco y catalán pretendió desprestigiar el hecho de que todas las regiones españolas aspirasen en su día a lo que CiU y el PNV creían que solo tenían derecho el País Vasco y Cataluña: una autonomía de verdad.

Ahora, cuando el Estado autonómico está en su punto más bajo de prestigio desde que comenzara en 1979 su andadura, es fácil tratar de argumentar que más nos hubiera valido hacerle caso a los nacionalistas y respetar lo que ellos por unas razones (su obsesión con la singularidad) y UCD por otras muy distintas (el temor a que la generalización autonómica acabase por desmandarse y resultar incontrolable) llegaron a acordar: otorgar una autonomía de verdad al País Vasco y Cataluña, una muy degradada a Galicia (la del célebre Estatuto do aldraxe) y una descentralización administrativa más o menos amplia a todos los restantes territorios.

Discutir a estas alturas si hubiera sido mejor esa solución, que privilegiaba a los nacionalistas catalanes y vascos al favorecer, sin razones objetivas, a sus respectivos territorios, solo puede ya conducir a la melancolía. Pues, aun admitiendo la supuesta bondad de ese modelo territorial heterogéneo y asimétrico -lo que es altamente discutible y yo personalmente no comparto-, lo cierto es que resultó, de hecho, imposible de implantar. Ni Galicia admitió su Estatuto rebajado ni las demás regiones la pretensión de preterirlas para que CiU y el PNV se mostrasen más felices. Por eso, el Estado de las Autonomías que hoy tenemos fue el fruto de lo que quisieron los españoles, por más que muchos renieguen hoy de él.

Una vez establecido tal Estado, nacionalistas catalanes y vascos comenzaron una enloquecida carrera de la liebre y la tortuga, por virtud de la cual cada vez que las comunidades no nacionalistas (todas las demás) se acercaban a las suyas, trataban de dar un salto sustantivo para ser diferentes y gozar de más poder. El punto de culminación de esa huida hacia adelante fue en el País Vasco el Plan Ibarretxe (de infausta memoria) y es en Cataluña la no menos infausta exigencia de secesión que hoy enarbolan Convergencia y ERC.

¿Hubieran sido las cosas diferentes si los restantes españoles no tuviéramos autonomía regional? Yo no lo creo. Muy por el contrario, lo que hubiera ocurrido es que la gran ventaja de la generalización autonómica (la superación de muchas de las desigualdades de renta y de riqueza entre los territorios españoles) no se hubiera producido, pero ello no hubiera impedido a la liebre vasca echarse al monte, como ya lo hizo hace unos años, y a la liebre catalana hacer lo mismo en la actualidad. Pues echarse al monte está, como sabe todo el mundo, en la naturaleza de las liebres.

en apoyo de los terroristas
Ezker Batuak y CC.OO participan en la manifestación en Bilbao a favor de los asesinos de ETA
REDACCIÓN MADRID Minuto Digital 6 Octubre 2013

La movilización cuenta, además, con el apoyo de Lokarri y de CC.OO. de Euskadi, y en ella no participan ausentes otros partidos que han rechazado la operación de la Guardia Civil, como PNV, Ezker Anitza-IU o Equo. Tampoco están presentes el PSE-EE ni UGT-Euskadi, que también han cuestionado la actuación ordenada por la Audiencia Nacional.

Miles de personas se manifiestan en Bilbao en protesta por la operación desarrollada el pasado lunes contra la asociación de apoyo a los presos de ETA, Herrira, y en reivindicación “de los derechos” de los reclusos de la banda armada. Entre ellos, se encuentran los 18 detenidos en el operativo que han sido posteriormente puestos en libertad.

Al inicio de la movilización, el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, ha abrazado a cada uno de los 18 miembros de Herrira que habían sido arrestados y que van vestidos todos ellos de azul. Acompañan a Garitano los representantes de Sortu, Amaia Izko y Pernando Barrena; el secretario general de EA, Pello Urizar; el coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta; el portavoz de Alternatiba, Oskar Matute y representantes de EB-Berdeak, como José Navas y Javier Madrazo, entre otros.

La marcha, encabezada por una pancarta con el lema “Tantaz tanta, Euskal preso eta iheslariak eskubideen alde-Una marea por los derechos de los presos y exiliados vascos”, ha partido a las 17.40 horas del pabellón de La Casilla –convocada por más de 50 organizaciones políticas, sociales y culturales, entre ellos los partidos integrantes de EH Bildu (Sortu, EA, Aralar y Alternatiba), los sindicatos ELA y LAB, Etxerat y 15-M Bizkaia, además de Ezker Batua–, para finalizar en el Ayuntamiento de la capital vizcaína.

La movilización cuenta, además, con el apoyo de Lokarri y de CC.OO. de Euskadi, y en ella no participan ausentes otros partidos que han rechazado la operación de la Guardia Civil, como PNV, Ezker Anitza-IU o Equo. Tampoco están presentes el PSE-EE ni UGT-Euskadi, que también han cuestionado la actuación ordenada por la Audiencia Nacional.


Recortes de Prensa   Página Inicial