AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 9 Octubre 2013

Condenados al estancamiento
EDITORIAL Libertad Digital 9 Octubre 2013

El Gobierno de Rajoy ya podrá considerar suficientes las reformas llevadas a cabo y mostrarse confiado ante los brotes verdes que ve en el horizonte, pero lo cierto es que el FMI acaba de cuestionar su infundado optimismo con unas previsiones de crecimiento económico y de generación de empleo que resultan, simplemente, demoledoras.

Así, frente al crecimiento del 0,7% del PIB que contemplan los Presupuestos Generales del Estado de 2014, el informe semestral del FMI limita el crecimiento de España el año que viene al 0,2%. Además, también es más pesimista que el Ejecutivo de Rajoy respecto al paro: así, el FMI pronostica unas tasas de desempleo del 26,9% este año y del 26,7 el próximo, frente al 26,6 y 25,9 del Gobierno.

Algunos se consolarán con la obviedad de que el futuro no está escrito y de que habrá que esperar para saber cuál de las dos estimaciones resulta más acertada. Sin embargo, el optimismo de Rajoy está totalmente infundado aun si tomamos de referencia sus propias previsiones de crecimiento. Y es que encarar el último tramo de la legislatura sin haber conseguido que la economía crezca siquiera al 1%, tal y como prevé el propio Ejecutivo, o sin haber logrado que la tasa del desempleo baje del 25%, es un clamoroso fracaso y un incuestionable indicador de que, si ya hemos tocado fondo, vamos a permanecer mucho tiempo en él.

Lejos de protagonizar una recuperación en forma de V, fruto de una política auténticamente reformista y proclive a la rebaja de impuestos para acelerar y fortalecer la recuperación económica, este irreconocible PP nos condena a una recuperación en forma de L como resultado de una política desleal a sus principios y a sus votantes, caracterizada por apuntalar un sobredimensionado sector público, por el que ha incrementado salvajemente tanto la presión fiscal como el nivel de endeudamiento.

Así, no ha de extrañar que España vaya a protagonizar la recuperación más lenta y frágil del mundo desarrollado, tal y como pronostica el FMI; pronóstico que, como ya hemos apuntado, tampoco altera sustancialmente las propias previsiones del Gobierno del PP.

Rajoy podrá dar por finalizado un proyecto supuestamente reformista que escasamente ha practicado y que ahora ya ni siquiera predica, pero lo cierto es que su inmovilismo y su confianza en que los brotes verdes terminen por generar recursos suficientes para llenar las arcas de las administraciones públicas, nos condenan a una ridícula recuperación, a la que más valdría calificar de estancamiento.

Defender España desde el centro-derecha
Ricardo Chamorro www.elsemanaldigital.com 9 Octubre 2013

Asumir los dogmas nacionalistas no es solución

Ante la amenaza de encuadres que pretendan la quiebra de la soberanía nacional tal y como está concebida actualmente, acordando un encaje en clave confederal o de federalismo asimétrico para Cataluña o País Vasco, eliminando conceptos como que la Nación española es la patria común e indivisible, de ciudadanos libres e iguales cuyo conjunto es sujeto de soberanía como pueblo español, es necesario mantener referentes políticos claros para que no se estafe a los ciudadanos.

La izquierda en España está metida en un berenjenal por su ambigüedad ante el derecho a decidir y por su apuesta hacia la consolidación de asimetrías. Su extremo relativismo resumido en que "la nación es discutida y discutible" les ha llevado a asumir, en gran parte, los conceptos de la ideología separatista, de hecho la división de la izquierda española, y particularmente del PSOE, se debe a la pérdida de su identidad jacobina española, estatal, afrancesada e igualitaria que tradicionalmente fue su característica principal frente a los privilegios regionales más propios del Antiguo Régimen. El auge de formaciones como UPyD o Ciudadanos de Cataluña, con un discurso jacobino e igualitario, viene a cubrir un espacio político que el PSOE está abandonando a favor de entelequias como el federalismo asimétrico.

En el centro-derecha, y en mi humilde opinión, deberían tenerse muy presentes tres puntos políticos que resumen el espíritu de nuestra Constitución y que deberían presentarse como fundamentales para la España del Siglo XXI:

-La patria común es España: "La Nación española es la patria común e indivisible de todos los españoles" (Artículo 2 de la Constitución Española).

La Constitución se fundamenta en ella, es decir la nación es previa y tiene una identidad histórica, comunitaria, humana y cultural indisoluble donde la diversidad regional forma parte de su riqueza. España es ante todo y sobre todo una realidad que se ha proyectado en la Historia. El Estado debe fomentar los lazos de unión, las identidades regionales jamás han estado enfrentadas a la identidad de España hasta que una ideología nacionalista y separadora ha pretendido imponer una historia inventada desde finales del siglo XIX. Las Comunidades Autónomas son entes administrativos, que forman parte del Estado, y que existen para garantizar derechos ciudadanos, en ningún caso deben ser utilizadas para crear organismos basados en ideologías que atenten al bien común.

-Soberanía: La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado (artículo 1.2 de la Constitución Española).

La soberanía nacional es un concepto que le da todo el poder a la nación, es decir a los ciudadanos. Hace pertenecer la soberanía a la nación, una entidad abstracta y única, vinculada normalmente a un espacio físico (la "tierra patria"), a la que pertenecen los ciudadanos presentes tanto como los pasados y futuros, y se define como superior a los individuos que la componen.

La formulación que se acuñó en el artículo 3 de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (Revolución Francesa) determinó que "toda soberanía reside esencialmente en la nación". Así la soberanía nacional se concebirá como una, indivisible e inalienable, que no puede confundirse con los individuos que la conforman.


-Reformismo: Para que España sea competitiva en un mundo global es necesario hacer las reformas pertinentes para que seamos una nación adaptada a los tiempos y, a la vez, se mantengan los servicios y derechos de los ciudadanos.

La administración del Estado ha de estar al servicio de la Nación, no los ciudadanos al servicio del Estado. La actual estructura administrativa y autonómica esta en parte anquilosada y todo lo que sea mantener el armatoste por falta de valentía es un lastre. La reforma debe afectar a todas las administraciones del Estado, no se puede recortar en Castilla-La Mancha mientras se permite en Cataluña el despilfarro.

Atosigamiento fiscal
Antonio España El Confidencial 9 Octubre 2013

Probablemente han visto ustedes, o les suene, una de las primeras películas de Steven Spielberg, El diablo sobre ruedas. Rodada en 1971, fue inicialmente concebida para la TV y, pese a su escaso presupuesto, está considerada como una obra de culto. El argumento de este thriller, como sabrán si la han visto, narra las vicisitudes de David Mann –Dennis Weaver–, representante comercial de productos electrónicos, que conduce su coche por una carretera casi desértica y es atosigado, sin motivo aparente, por el desconocido conductor de un enorme y oxidado camión cisterna. Pues bien, un acoso parecido al que sufre el protagonista es al que nos somete, en plena crisis económica, ese otro enorme Leviatán que es el Estado con su enorme carga impositiva.

La semana pasada, el Gobierno presentó en sociedad el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el año próximo. Una presentación en la que su titular de Hacienda, Cristóbal Taxman Montoro, se ha afanado en vendernos que no habrá subida de impuestos en 2014. Mensaje que, seguramente ante la ausencia de agradecimientos recibidos, ha vuelto a reiterar este mismo martes. Como buen político, el ministro seguramente posee el don de la memoria selectiva, ya que parece haber olvidado que el incremento fiscal con el que inauguró su mandato, el mal llamado “recargo de solidaridad”, era temporal y por dos años. No les quepa duda de que cuando se acerquen las elecciones nos venderá su reducción parcial como un gran éxito. ¿Se acuerdan de aquello de poner la calefacción en verano para notar el alivio al apagarla?

Hasta entonces, y de forma similar al camionero de la citada película, este Gobierno continuará atosigando a los españoles con la insoportable carga fiscal a la que nos tiene sometidos por no atreverse con la reducción del tamaño de un omnipresente Estado. En este sentido, Pablo Rodríguez Suanzes firmaba este fin de semana en el suplemento económico del diario El Mundo un magnífico y muy ilustrativo artículo sobre unos presupuestos en los que “todas las subidas se mantendrán y no habrá bajadas”. Subidas que no sólo afectan al IRPF, sino también a otras figuras impositivas por la vía de la prórroga de medidas de años anteriores.

A buen seguro han escuchado ustedes alguna vez el tema Taxman de The Beatles, incluido en el álbum Revolver de 1966 y escrito por George Harrison. Pues bien, no se extrañen si algún día el equipo de comunicación del partido que gobierna lo escoge como introducción a los mítines del titular de la cartera de Hacienda, ya que resulta altamente premonitoria de los tiempos actuales. Porque escuchando al ministro, parece que aún tengamos que darle las gracias por no subir los impuestos en 2014.

Should five percent appear too small
Be thankful I don’t take it all
‘Cause I’m the taxman
Yeah. I’m the taxman

Y es que quizás no se hayan parado a pensar en la amplitud del ámbito de actuación tributario que tienen los diferentes niveles del Estado. Fíjense que no hay apenas parcela de la acción humana que escape a la creciente voracidad tributaria de un Estado pantagruélico. Voracidad que, como les he comentado en alguna ocasión, se ha visto favorecida por la hipertrofia administrativa en un edificio autonómico mal concebido y peor ejecutado por unos políticos locales que priman sus agendas personales sobre el bienestar de sus votantes. Si hacen un recuento rápido y no exhaustivo pueden identificar alrededor de un centenar de figuras impositivas –la gran mayoría, por cierto, han sido modificadas al alza en los últimos años –. Y sin contar tasas, precios públicos y multas.

Repasando el cuadro que les adjunto, les ruego me disculpen si no me resisto a añadir otra estrofa de la canción de los Beatles, que describe muy gráficamente el entramado tributario de nuestro país.

(If you drive a car, car)
I’ll tax the street
(If you try to sit, sit)
I’ll tax your seat
(If you get too cold, cold)
I’ll tax the heat
(If you take a walk, walk)
I’ll tax your feet
(Taxman)

Recuperando el tono serio, ¿creen ustedes que una sociedad agobiada con más de 100 tributos diferentes puede impulsar una economía sana? ¿De verdad piensan nuestros gobernantes que es posible que pueda florecer algún tipo de actividad económica en estas condiciones? ¿Cómo piensa nuestro Gobierno que haya brotes verdes si los aplasta con su oxidado tráiler de 40 toneladas?

Llamó la atención Mises, seguramente anticipándose a nuestro tiempo, sobre algunos expertos que declaraban que era necesario imponer tributos al pueblo hasta que empezara a doler –y también que discrepaba con esa actitud–. Y también dejó escrito en su Acción Humana que “la metamorfosis de los impuestos en armas de destrucción es marca de la casa de las finanzas públicas actuales”. Pues bien, parece que hace ya tiempo que hemos cruzado el umbral de dolor y que las subidas de impuestos están haciendo estragos en la recuperación económica. Y todo ello, ¿para qué? Para seguir con el déficit disparado, la deuda pública real, –sin los artificios contables del Protocolo de Déficit Excesivo– superando el 100% del PIB y, sobre todo, el drama del paro minando la moral de seis millones de españoles.

No debe sorprendernos, pues, que con el empecinamiento del Gobierno en sacarnos de la crisis a base de muchos impuestos, el FMI nos augure un escenario de estancamiento para el 2014. Pónganse en la piel de un inversor extranjero, ahora que parece que Cristóbal Taxman Montoro y Luis von Guindos casi todo lo fían al sector exterior, y díganme qué pensarían si quisieran invertir en España y se enfrentaran al cuadro mostrado. Así que, por favor, pidan al Gobierno que deje aparcado el camión cisterna con el que nos atosiga a españoles y potenciales inversores, y tome las medidas verdaderamente necesarias para permitir la recuperación económica.

El derecho a decidir de… Madrid
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 9 Octubre 2013

Ruinosa operación política del PP a través de Alicia Sánchez-Camacho. La propuesta –mal presentada y peor explicada– de que Cataluña obtenga una financiación “singular” dentro de la autonómica de régimen común, ha sido una de las pifias más lamentables de las cometidas por los dirigentes populares. Tanto si sabían –y consintieron– la propuesta de Sánchez-Camacho, como (peor aún) si la ignoraban. El resultado es que el PP en Cataluña queda desautorizado, su presidenta –ya muy deteriorada por el caso de las escuchas de Método 3–, vapuleada por sus homólogos territoriales y el Gobierno con menos margen de maniobra para contrarrestar la embestida independentista catalana.

Una iniciativa para contener, primero, y recuperar terreno, después, ante ERC y CDC la debe protagonizar el Gobierno y estar secundada, sin fisuras, por el partido. Pues bien: ni lo uno ni lo otro. Génova no impone respeto –ni discreción– a los barones autonómicos y el silencio del presidente y los lugares comunes a los que acude la vicepresidenta para salir del paso, no ofrecen un criterio, una pauta, un guion para abordar la cuestión catalana. Por eso, si se pretendía algún efecto positivo de la incorporación de Alicia Sánchez-Camacho, excepcionalmente, a los maitines del PP, hay que concluir que el cálculo ha errado por completo.

Se ha transparentado, además, que el radicalismo secesionista catalán y la banalización de los agravios –un agit-prop verdaderamente grotesco– que ventean convergentes y republicanos no están creando precisamente un caldo de cultivo comprensivo y permeable a reivindicaciones que pudieran resultar razonables; tampoco facilitan –al contrario– soluciones que resultarían asimilables por el sistema constitucional. El desafío independentista catalán está siendo respondido sin inhibición alguna por parte de los barones del PP –y Susana Díaz no se queda atrás en Andalucía, esa tierra donde a cuenta de los ERE el socialismo y el sindicalismo de muchos ha descendido hasta lo ínfimo– y las opiniones públicas de las diversas autonomías se muestran airadas.

Madrid ha comenzado a manejar una cierta identidad territorial que, además, se está alimentando de sus particulares agravios, sean estos Eurovegas o las insuficiencias presupuestarias para inversiones, todo ello acompañado de la presión gubernamental para que el Ejecutivo madrileño suba impuestosEl caso más claro y terminante es el de Madrid. Una comunidad que no recibe un euro del Fondo de Liquidez Autonómico, que en su territorio recauda el 41% del total del IRPF, que ha cumplido con los objetivos del déficit, que hace aportación neta a la caja única de la Seguridad Social, que con un presupuesto de 17.000 millones (Cataluña 30.000) recauda 66.000 frente a los 27.000 de Cataluña y que aporta al fondo de solidaridad más que ninguna otra comunidad… ha pegado un brinco a través de su presidente, Ignacio González, que ha reclamado para los madrileños una consulta sobre el sistema de financiación.

Algunos han interpretado el gesto del presidente como una boutade. Y sin embargo, no lo es. Porque, capitalidad al margen (una aportación extra de entre 8.000 y 10.000 millones de euros), Madrid ha comenzado a manejar una cierta identidad territorial que, además, se está alimentando de sus particulares agravios, sean estos Eurovegas, el proyecto Canalejas, la infrautilización de Barajas o las insuficiencias presupuestarias para inversiones –este año, nuevo recorte de Montoro–, todo ello acompañado de la presión gubernamental para que el Ejecutivo madrileño suba impuestos y, especialmente, suspenda la bonificación que mantiene sobre el de patrimonio. Así, mientras Andalucía gasta un 187% más de lo que recauda, González ha sacado a relucir el derecho a decidir de los ciudadanos de esta comunidad que, además de funcionarios, políticos y aristócratas, comienza a tener una burguesía que va cincelando un espíritu de pertenencia a la ciudad y a su comunidad.

En este contexto, la improvisación de Sánchez-Camacho, con o sin la complicidad del Gobierno, ha provocado una fricción de la que han saltado chispas. Una fricción indiciaria de que la cuestión catalana, planteada como está, tiene un muy mal arreglo porque la clase dirigente autonómica del PP (el PSOE sólo tiene Andalucía y Asturias) le ha perdido el miedo a determinadas retóricas y va a por todas cuando suena ya la obertura de las elecciones de mayo de 2015. Cataluña –en donde el secesionismo está cayendo en el histrionismo– se va a convertir en un aglutinante electoral de primera magnitud. No se entiende demasiado bien que los dirigentes convergentes –ayer mismo, el inevitable Homs– se solacen y complazcan con la contemplación de la riña entre populares cuando resulta un auténtico hito que un dirigente como González haya lanzado un aviso tan rotundo como es el de que también Madrid puede reclamar su consulta como expresión de su particular derecho a decidir.

En Cataluña el secesionismo tensa internamente, entre catalanes; pero está siendo tan tosco y contradictorio que está creando una especie de unanimidad en el resto de España, que atrapa al Gobierno restándole margen de maniobra. Lo peor es que hay ya una disposición a encarar el conflicto con Cataluña elevando los decibelios tanto como puedan hacerlo CDC o ERC. La palabra consulta en boca de Ignacio González –mucho más aplaudida que abucheada– marca un antes y un después. Y bueno es que así lo midan en Barcelona y en Moncloa. Sí, efectivamente: la situación está tomando dinámica propia y se les escapa de las manos a los aprendices de brujos.

Los culpables de la enésima bofetada del informe Pisa
Eli de Valle www.elsemanaldigital.com 9 Octubre 2013

La OCDE nos ha vuelto a sacar los colores colocándonos en el pelotón de los torpes en matemáticas y en comprensión de lectura.

También es mala baba la del Informe Pisa: preguntar por "El Quijote" en lugar de por "Cincuenta sombras de Grey".
En nuestro descargo hay que decir que los señores que elaboran el informe Pisa han ido a pillarnos. Elegir como elementos de evaluación el recibo de la luz, incomprensible para todo el que no esté doctorado en criptografía, y El Quijote en vez de Cincuenta Sombras de Grey, es de tener muy mala baba

Dicho esto, no es la primera vez que el informe de marras nos deja con el culo al aire. De hecho, lo hace cada final de año con el nivel y la calidad de nuestra enseñanza, demostrando que la costumbre de modificar las leyes educativas cada vez que cambiamos de gobierno tiene su precio.

Repasemos: en menos de treinta años, en este país hemos tenido cinco distintas -LODE, LOGSE, LOCE, LOE y LOMCE-, cada una de las cuales ha aportado su granito de arena para que ahora seamos los más indocumentados de nuestro entorno. La que no se ha cargado asignaturas como el latín, ha permitido a los potenciales repetidores ir avanzando hacia la incomprensión absoluta de un curso superior; y la que (no) ha permitido a las comunidades autónomas hacer del adoctrinamiento una constante, ha introducido asignaturas tan peregrinas como la polémica Educación para la Ciudadanía. Todo un despropósito difícil de explicar.

Eso sí, ninguna de ellas se ha preocupado de modificar la redacción de unos libros de texto que parecen escritos para que los alumnos enloquezcan entre bostezos, ni de que los exámenes evalúen otra cosa que la capacidad de memorizar como papagayos, ni de fomentar la capacidad de deducción, la curiosidad por la lectura o el gusto por aprender de los alumnos.

El problema está ahora en que los propios profesores se han formado en este galimatías que durante años ha obviado el mérito y el esfuerzo, primando la máxima maquiavélica de que el fin justifica los medios. Lo importante no es saber sino aprobar, y si se aprueba sin saber, da exactamente lo mismo.

Claro que el mérito de semejante demérito no está sólo en las escuelas, ni en ese afán de los políticos de toquetear la educación para que parezca que han hecho algo. Mucha culpa de que una parte significativa -no en número, pero sí en ruido- de nuestros jóvenes tengan como única duda existencial decidir si se convierten en tronistas o en tróspidos la tiene una televisión empeñada en convertir al chulo poligonero en ídolo de masas. Nos guste o no, hay programas y series que han hecho más por aborregar a toda una generación que Mandela por la supresión del apartheid.

Ahora el palo ha sido para la población adulta, la que estuvo aunque ya no está dentro del engranaje educativo, pero en diciembre, cuando el informe Pisa 2013 dé a conocer el nivel del alumnado, el bochorno se volverá a repetir. Y es que el hecho de que cada año obtengamos los mismos pésimos resultados y no seamos capaces de mejorarlos, ya dice mucho de nosotros como país.

A grandes males, grandes remedios
Editorial www.gaceta.es 9 Octubre 2013

Doscientas cuarenta y dos páginas demoledoras para concluir que en educación somos unos “rezagados”. La OCDE acaba de publicar el PIAAC, 2013, Programa Internacional Para La Evaluación De Las Competencias De La Población Adulta, el llamado informe PISA de los adultos y, la verdad, llueve sobre mojado: siempre nos sitúan colistas. Desde hace ya bastantes años no hay informe ni estudio, ya sea nacional o internacional, en el ámbito educativo que no saque las vergüenzas a la enseñanza española. No estamos hablando de un estudio cualquiera sino de un informe que analiza, entre otras cuestiones, las competencias cognitivas de la población adulta, básicas para participar con éxito en el mundo del trabajo hoy en día. En concreto, se analizan la comprensión lectora y la competencia matemática, lo que vulgarmente podríamos denominar en román paladino: leer y sumar. En ambas habilidades los adultos españoles, entre 16 y 65 años, están significativamente muy por debajo de la media de la OCDE y de la UE y conformamos, junto con Italia, el pelotón de los torpes a considerable distancia de los demás, es decir estamos fatal.

Es evidente que las edades del estudio hacen que no se pueda achacar nuestro desastre educativo enteramente a la LOGSE, pero no hay duda que pese a una leve mejora en el espectro de edad más joven sobre el cercano a la jubilación, el informe no mejora sustancialmente el juicio que nuestros adultos merecen. El reiterado suspenso de cualquier evaluación educativa pone en evidencia que el sistema educativo español es lisa y llanamente nefasto. No resulta nada comprensible que cuando el actual ministro de Educación propone cambios en el modelo, el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, padre parcial de las leyes educativas que nos han llevado y nos mantienen en este foso educativo, amenace con revocar la nueva. Probablemente se hace necesario recordar que toda la legislación educativa española se debe al PSOE y que este mantra de que en España todo Gobierno cambia la educación es del todo falso en nuestro país.

Urge imperiosamente dar la vuelta a las leyes de la enseñanza española y primar, en vez de la igualdad en la mediocridad, el esfuerzo en dar lo mejor de uno mismo. El propio PIAAC invita a la reflexión cuando pone de manifiesto que nuestros universitarios están peor que bachilleres y estudiantes de formación profesional de varios países y que los empleados españoles están por debajo de los desempleados de más de la mitad de los países analizados. O modificamos nuestro sistema educativo y aprendemos a leer y sumar, o combatir el paro será un objetivo imposible.

Federalismo
José Carlos Rodríguez www.gaceta.es 9 Octubre 2013

Luchar contra el nacionalismo a base de concederles todo lo que piden debe de ser obra de genios.

Alicia Sánchez-Camacho ha cumplido con el ideal de un político: ha dicho una cosa y la contraria con horas de diferencia para tener algo que ofrecer a cualquier audiencia. En catalán se presentará como la valiente que defendió los bolsillos de los catalanes, y en Madrit ha explicado que no, que esto es una propuesta para todo el mundo, y con el único objetivo de parar a los nacionalistas. Hay políticos a los que la máscara del Barón Ashler, con un rostro por la izquierda y otro por la derecha, les va muy bien. Y otros en los que la máscara no cuela. A Camacho, Sánchez, Alicia, se le ha visto la jugada antes incluso de que la iniciase.

Esto de luchar contra el nacionalismo a base de concederles todo lo que piden debe de ser obra de genios. A las inteligencias más de andar por casa nos parece que, por poner un ejemplo, si la camorra te amenaza y tú te pliegas al chantaje, los camorristas no entenderán que su método ¡de hacer política! no funciona y que por tanto tienen que abandonarlo. Au contraire, mon fraire.

Sánchez-Camacho podría haber ido con otra idea. Iba a fracasar igual, nadie piense lo contrario. Pero al menos iba a darse otro aire más... sí, más de andar por casa. Menos de genia. Una idea, además, que parece (pero sólo parece) que es una concesión a los nacionalistas. Que cada palo aguante su vela, en plan fiscal. Federalismo digno de ese nombre.

Fundimos el IRPF y el Impuesto de sociedades en un tipo marginal único, sin deducciones de ningún tipo, y con un mínimo exento. Seguiría el modelo propuesto por Hall-Rabushka, que grava la diferencia entre los ingresos y las inversiones, de modo que recaería, en última instancia, sobre el consumo. Es el mismo formulario para una empresa y una multinacional, y con una página basta. Los asesores fiscales se tendrían que buscar un empleo.

Habría un tipo para el Gobierno central. Dado que el impuesto tiene un mínimo exento, el Gobierno, que cobra los primeros tramos, cobraría menos impuestos a las regiones más pobres y más a las regiones más ricas. Vaya eso por la solidaridad. Sobre ello, cada región pondría su tipo autonómico, del que deriva sus ingresos. Es la llamada corresponsabilidad fiscal, pero sin el co, es decir, responsabilidad: que cada Administración recabe sus propios ingresos.

Los efectos políticos puede que no sean evidentes en un primer vistazo, pero son muy claros. Ya no vale decir que Madrid te roba. ¡Sólo puedes robar a tus propios ciudadanos! Las regiones que más gasten, y el nacionalismo puede llegar a ser muy caro, se verán obligadas a poner impuestos más altos. Pero la competencia entre distintas regiones para albergar más inversiones y más trabajadores les aconsejará ser prudentes en el gasto, para no ahuyentar a todo el mundo con los impuestos. Entonces se verá, más claramente, que el nacionalismo es malo para la salud, sin necesidad de que lo adviertan las autoridades, que no la hay más severa que la del propio bolsillo. Un regalo, sí, pero envenenado.

Corruptos, marca España
Pedro de Hoyos Periodista Digital 9 Octubre 2013

Vivimos en un sin vivir. Levantarse cada mañana y enfrentarse a los titulares de los periódicos o a las entradillas de las radios es exponerse a un síncope mortal. Normalmente “Cada día tiene su afán”, dice la sabiduría popular, pero habremos de sustituirlo por cada día tiene su corrupción. Sus corrupciones.

Hubo un tiempo en que la izquierda española era angelical y la derecha demoníaca. Como se nos había informado previamente, la derecha robaba y esquilmaba a los pobres y la izquierda era ese Robin Hood que ponía las cosas en su orden correcto. Mientras la derecha se llenaba los bolsillos ayudada por el capital y la Iglesia la beatífica izquierda repartía progreso cultural, económico y social de manera altruista, deshaciendo las perturbaciones de la sociedad, empecinadamente dirigidas contra las clases sociales más desfavorecidas.

Y luego llegó Roldán, claro. Sí, antes hubo otros, pero Roldán significó la caída del guindo de media España, significó la desaparición de la venda de los ojos de los ciudadanos y la izquierda no pudo seguir exhibiendo sin desfachatez su bonhomía. A cada uno lo suyo.

La derecha, si me permiten seguir haciendo caso a los estereotipos, sigue a lo suyo, a llenarse los bolsillos de bárcenas, sin recibos ni justificantes, pero todo ello de manera… de manera… de esa manera que nos dicen que no es ilegal, vaya, aunque de la ética y de la honradez no nos quieran hablar. Por si acaso, evidentemente. En definitiva de la derecha española, ya sabemos lo que podemos esperar, sigue montada en el estereotipo.

A la izquierda, tan dada a la demagogia, la que quisiera refrescarnos aquella añeja idea de los cien años de honradez socialista (¡ja!), le gustaría colgar de nuestro cabecero una imagen permanente de Bárcenas y Rajoy, dándose la mano ante el logotipo del PP para que no se nos olvidase jamás la idea de corrupción asociada a la “derechona”. Lamentablemente la izquierda que se compra y se vende por unos jamones de bodega, qué miseria moral, se ha quedado sin margen de maniobra pues a la vez que critica las leyes de despido las utiliza en beneficio propio. ¡Qué claridad de mente!

A la robinjudiana izquierda el poder le sienta tan mal como a la derecha, quizá la honradez no sea cuestión de ideologías sino de de personas. Que tras décadas de poder absoluto en Andalucía se descubran ahora sinvergonzadas del tamaño del agujero de ozono nos permite asomar la mirada a lo que puede haber detrás, a poco que se vaya descorriendo el telón de tantos años sin control. Que quienes ponen la razón de su ser en defender a los obreros se gasten el dinero destinado a ellos en pancartas, comidas o maletas (¿para vendérselas o prestárselas al PP?) es de una gravedad tal que no se puede despachar con leve tuit como está haciendo UGT.

Quizá estamos acostumbrados, demasiado acostumbrados a la impunidad de los políticos y a que se apoyen y disculpen unos a otros, quizá pensamos en la ineficacia de la justica española (Ay, si le hicieran un informe PISA como a las escuelas) con los poderosos, pero ¿se atreverían los lectores a apostar cuántas condenas va a haber tanto en al caso Bárcenas (¡coño, uno en la cárcel!) como en los diferentes casos abiertos en Andalucía? Ah, disculpas, antes habría que apostar sobre la hipotética fecha de un hipotético juicio… ¿Lo habrá?

Vivimos en un sin vivir. Levantarse cada mañana y enfrentarse a los titulares de los periódicos o a las entradillas de las radios es exponerse a un síncope mortal.

La última traición del PP.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 9 Octubre 2013

El Gobierno de Rajoy se ha descubierto en su cesión al nacionalismo catalán secesionista. Ahora resulta que ve muy normal la propuesta insolidaria y abusiva realizada por la Presidenta del PPC Alicia Sánchez Camacho. Se habla de que no perjudica "la igualdad" de trato fiscal entre los españoles el que Cataluña obtenga gracias al chantaje de CiU y ERC con el apoyo del PSC y ahora del PPC, un estatus similar al que gozan desde la Transición El Páis Vasco y Navarra con su Cupo y los Fueros respectivamente. Y el resto de españoles y regiones a seguir viendo como existen de hecho ciudadanos de primera, de segunda y de tercera categoría, como en el fútbol.

Lo tremendo del caso es que se quiera engañar, una vez más, a los españoles y se dé validez a las tesis secesionistas del eslogan de que "España nos roba". Una mentira que los balances entre aportaciones e ingresos de las CCAA demuestran que es absolutamente falso. Pero el Gobierno de Rajoy y del PP, lejos de desenmascarar esas mentiras repetidas por los dirigentes catalanes secesionistas, lo que hace es darles la razón y promover de una forma mezquina el establecimiento de las dos Españas, en las que la parte beneficiada por un estatus inaceptable, aspira a la independencia y la consiguiente ruptura de España. A eso solo se le puede llamar traición y el Gobierno del PP y el partido que le apoya son los máximos responsables.

La única salida a esta situación de indignidad y de ataque al pueblo español solo puede estar en la deslegitimización y expulsión de un Gobierno que pretende traicionar a todos los españoles. Hay que pedir la inmediata disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones generales. No solo está en peligro la Unidad de España, sino también el futuro de los españoles a los que se pretende diferenciar y estigmatizar en función de sus sitio de residencia. Rajoy y a otros cómplices de esta traición deberán ser juzgados por este delito por jueces independientes, que seguro que aún quedan.

No permitamos que estos traidores a España vendan el futuro de los españoles a quienes solo quieren la destrucción de nuestra Patria. Paremos esto antes de que sea demasiado tarde y haya que tomar otras medidas más contundentes. Demostremos que merecemos la herencia que nos dieron nuestros antepasados y no dejemos que nuestra pasividad acabe con siglos de historia y con el futuro de nuestros hijos. Como dijo el Rey que nunca reinó:"¡Por España. Siempre por España!

El idioma español… discutido en España
Antonio García Fuentes Periodista Digital 9 Octubre 2013

ESPAÑOL... Y NO CASTELLANO

España no es sólo la primera nación, que como tal se conforma en Europa y la mayor parte del resto del mundo, sino que igualmente es la primera que codifica un idioma “vulgar” para establecer uno nacional; todo ello gracias a unos reyes inteligentes (Isabel y Fernando – “más Isabel que Fernando en este caso”) y que para “unir” más a sus muchos reinos, deciden la imprescindible obra de dotarlos de un idioma común; nada nuevo en la historia de Europa, puesto que el Imperio Romano, lo fue principalmente por cuanto impuso idioma y leyes emanadas de Roma; lo que permitió la muy larga duración de aquel imperio, de cuyas fuentes… “aún nos nutrimos”.

Con la denominación de “ESPAÑOL” fue conocido y aceptado desde un principio y los propios reyes católicos, dejaron testimonio de ello, como así sus continuadores dinásticos; llegando a ser tan importante en el mundo, que por el peso “del imperio español” (obsérvese que aquí no hay discusión, puesto que se acepta imperio español y nunca se dijo que era “castellano”) al igual que hoy se estudia el inglés; entonces en todos los círculos de cierta relevancia, tenían la necesidad de aprender español.

Como una muestra de ello analicemos los textos siguientes:
En el libro CARLOS V: de Manuel Fernández Álvarez: Planeta DeAgostini 2007; en las páginas 183, 235, 359, 419 dice textualmente: “Consta asimismo que cuando los representantes de la ciudad de Ulm, acudieron en 1546 al campamento imperial en signo de sumisión, le hicieron el discurso en español: La causa de hablalle en español -comenta el cronista Ávila y Zúñiga, testigo de aquellos sucesos- dicen que fue parecelles que era más acatamiento hablalle en lengua que más natural es suya (de Carlos V) y más tratable, que no en la propia dellos… (pág 183)” - “entrevista con el papa Paulo III en Roma, en 1536, con la solemne declaración de Carlos V (¡en español!) de que su mayor deseo es la paz en la Cristiandad…” (pág. 235) - …por donde a Su Majestad por la sangre y a sus súbditos y a España principalmente parece este negocio pertenecer…(Discurso del ministro de Carlos V: Gattinara, ante el emperador y en su nombre, dirige a las Cortes celebradas en Valladolid en 1527 (Pág. 359) –“Ungido por el óleo consagrado, Carlos fue recibiendo después, de manos del Papa, los símbolos de su poder: la espada, el globo, el cetro y, finalmente, la corona imperial. Una consagración que fue seguida desde el exterior por el pueblo, mientras sonaban trompetas y hacían su salva los cañones.

Y el pueblo gritaba, en honor del Emperador. ¡Imperio, Imperio! Y los e españoles replicaban. ¡España, España!” (En ese acto están presentes lo más relevante de la nobleza y casas reinantes de Castilla, Aragón y resto de España; igualmente de Alemania, Italia, Flandes y “otros”; igualmente gran cantidad de estudiantes y otros muchos españoles, militares (alguno de los famosos “Tercios Viejos” escolta a su Emperador) o no, que allí se encuentran, puesto que hay que recordar que el hecho se celebra en Bolonia y que allí, también hay gran cantidad de estudiantes en el Colegio Español: el paréntesis es mío). En el mismo libro hay bastantes hechos como los que arriba reflejo, pero citaré uno más, por lo que puede resultar de insólito; ya que se produce en la corte del “Turco” y en momentos en que es posible el enfrentamiento de los dos ejércitos más poderosos de aquella época y en tierras de Austria o Hungría; el cronista dice así (Pág. 455): “No quería que se dijera que la dejaba por miedo a Carlos de España”; respuesta de Solimán el Magnífico a la embajada de Rincón (Cit. Por Rambaud, “El Imperio otomano”, en Historia Universal)… Observe el lector que aquel emperador turco, no dice Carlos el emperador de Europa, sino “Carlos de España”; ello demuestra una vez más, que España y lo español, era ya de uso normal en cualquier lugar del mundo de entonces… ¡Y han transcurrido quinientos años!

En cuanto al idioma “castellano”; es discutible todo ello, puesto que la codificación del idioma español, la hace un muy culto andaluz (Elio Antonio de Nebrija) y el que por lógica aplastante, recogería muchísimas palabras de Andalucía y Extremadura, donde vivió largo tiempo y por cuanto, “la cultura intelectual de las castillas y demás”; parte en gran medida desde el Sur y por nacer aquí culturas florecientes, que luego van a enriquecer los sucesivos invasores posteriores (fenicios, griegos, cartagineses, romanos, musulmanes, bizantinos…?). Además y para más datos, es Cristóbal Colón el que nos trae tres palabras del Caribe, que son las primeras que vienen a enriquecer nuestro idioma español; fueron las siguientes: “canoa, cacique y hamaca”… ¿Y cuántas más vinieron después de la inmensa América y de otras partes de los territorios que controlara España o de otros no controlados?

Reciente está la investigación que cito: “DIEZ MIL PALABRAS ÁRABES EN EL IDIOMA ESPAÑOL: El director del Instituto Cervantes, Víctor García de la Concha, ha destacado que la lengua española contiene cerca de 10.000 palabras árabes, recogidas en el diccionario de la Real Academia de la Lengua (RAE). Así lo ha destacado durante la celebración en el Congreso de los Diputados del Foro Interparlamentario Hispano-Marroquí que ha abordado las 'Relaciones culturales en el marco de una herencia común”. (Vozpópuli 25-09-2013)

Por todo ello, ¿cómo hay quién aún defiende la denominación de “castellano”?; cuando en todo el ámbito mundial se conoce como ESPAÑOL y lengua española a toda la que se habla en un par de docenas de países, incluido Estados Unidos, donde ya se dice que cincuenta millones de sus habitantes “son de habla española”; y tan es así, que ya todos los políticos estadounidenses, han de aprender español si quieren optar al voto hispano, tan decisivo ya en esos gobiernos. Recordemos que allí el idioma español, es mayoritario en California, Florida y no sé si en alguno otro.

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más

¿Todo es interpretable?
Francesc de Carreras.  La Vanguardia 9 Octubre 2013

Con frecuencia se dice, como algo evidente, que todas las leyes son interpretables y, por consiguiente, siempre se les puede dar el sentido que más convenga al intérprete. A ello se suele añadir que lo importante es la voluntad política: mediante ella cualquier interpretación es posible.

La mezcla de ambos factores –libertad interpretativa y voluntad política ilimitadas– resulta explosiva porque convierte a la ley en papel mojado. En una concepción de este tipo, la ley no es el presupuesto que regula la actuación de los poderes públicos –y limita su actuación– sino que, al tener un contenido indeterminado, su significado depende de la voluntad del intérprete. Por tanto, la ley es una regla superflua, vacía y contraria al principio de igualdad: se utiliza cuando le conviene al poder, se desecha cuando no.

Si esto fuera así, no estaríamos en un Estado de derecho, en un Estado donde gobiernan las leyes y no los hombres, sino en un Estado donde gobiernan los hombres, en concreto aquellos que detentan los poderes públicos, los cuales, mediante su función interpretativa, otorgan a la ley el contenido que se les antoja. De esta manera, la ley pasaría a ser la mera voluntad de quienes mandan, sin consentimiento de nadie y sin control alguno.

¿Es esto así? Obviamente no, al menos no debería serlo. El Estado de derecho, una de las más admirables construcciones de la cultura occidental, es todo lo contrario: es el gobierno de las leyes y no el gobierno de los hombres, siempre que estas leyes, iguales para todos, sean elaboradas y aprobadas por las instituciones representativas de acuerdo con una Constitución democrática y tengan como objetivo la defensa de la libertad de las personas al otorgarles unos derechos cuya garantía última radica en unos jueces imparciales e independientes.

Partiendo de esta base, se han establecido las previsiones necesarias para que las leyes sólo puedan ser interpretadas a través de unos métodos expresamente limitados. En otro caso, si cualquier método de interpretación fuera posible y legítimo, la ley ya no sería la expresión de la voluntad popular sino la expresión de la voluntad de su último intérprete, convertido en soberano. Además, se vulneraría otro principio esencial del Estado de derecho: la seguridad jurídica.

En efecto, el principio de seguridad jurídica permite que el ciudadano sepa con certeza cuáles son las normas existentes en el ordenamiento para poder organizar libremente su vida conforme a lo que establecen dichas normas. Dado que la libertad de cada uno no es el derecho a hacer todo aquello que se desea sino sólo aquello que las leyes –democráticas, por supuesto– no impiden, conocer la ley es conocer nuestro propio ámbito de libertad. Este principio encierra otros que permiten encontrar la norma válida y aplicable al caso dentro del ordenamiento (principios de temporalidad, jerarquía, especialidad y competencia) o exigen a la ley determinadas condiciones (principios de publicidad, claridad, irretroactividad y estabilidad).

Pero el principio de seguridad jurídica, además de en la ley y en el ordenamiento, también se proyecta en la aplicación de la ley, lo cual presupone su interpretación, es decir, poder encontrar el significado preciso de las palabras que componen cada uno de sus preceptos. Como ya hemos dicho, si cualquier método de interpretación fuera posible, la seguridad jurídica sería inexistente ya que el significado de la ley se dejaría a la libre voluntad de quienes aplican el derecho.

La interpretación de un objeto artístico –pintura, texto literario, película– es libre, los métodos pueden ser infinitos, cada intérprete puede escoger el que prefiera. En derecho, esta cantidad indeterminada de enfoques no es posible, entre otras razones, porque afectaría a la seguridad jurídica de las personas: si el método de interpretación no es previsible, nadie podría saber el significado de una ley y, por tanto, tampoco el ámbito de su propia libertad. El intérprete puede optar entre varios métodos –ahí existe un notable grado de discrecionalidad interpretativa– pero esos métodos no son infinitos.

Es por ello que el artículo 3.1 del Código Civil establece los principales métodos de interpretación general de las normas. Allí se enumeran expresamente los métodos gramatical, sistemático, histórico, finalista y sociológico. No son todos, ciertamente; en otras leyes sectoriales se establecen otros, incluso cada rama del derecho tiene sus específicos métodos de interpretación. Además, innovar métodos es también posible, siempre y cuando sean aceptados por la comunidad jurídica, especialmente por los jueces, encargados de controlar en última instancia la aplicación de las leyes.

Por tanto, en respuesta a la pregunta del título, todo precepto legal es interpretable pero utilizando sólo determinados métodos, no mediante cualesquiera otros. En un Estado de derecho la voluntad política sólo puede ejercerse dentro del marco legal. Si no fuera así, estaríamos bajo un sistema despótico, en el que el poder abusaría del derecho, y en un sistema autocrático, donde la soberanía no radicaría en el pueblo sino en el poder.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
Hablar en español

José María Espejo-Saavedra www.lavozlibre.com 9 Octubre 2013

Abogado y diputado de Ciudadanos

El pasado día 30 de septiembre se celebró en el Parlament de Catalunya el denominado 'Ple de l'experiència' o 'Pleno de la experiencia', en español.

La iniciativa, que se celebra cada año desde hace ya bastantes coincidiendo con la celebración del Día Internacional de las Personas Mayores, tiene como loable objetivo abrir el Parlament a las reivindicaciones del colectivo de personas mayores de la sociedad catalana, y acuden a ella multitud de ciudadanos de edad avanzada que ocupan los escaños durante el acto. Algunos de los representantes de los asistentes intervienen desde la tribuna exponiendo sus consideraciones sobre los temas que entienden de trascendencia para tal colectivo.

El acto estuvo presidido por la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, y acudió también la consellera de Bienestar y Familia de la Generalitat, Neus Munté, quienes posteriormente dirigirían unas palabras a las personas allí reunidas tras las distintas intervenciones de asistentes y diputados.

Con posterioridad a los parlamentos de los asistentes, cada uno de los representantes de los grupos parlamentarios pasó a exponer su visión al respecto de las intervenciones y sus consideraciones sobre las políticas en relación a las personas mayores.

El que les escribe fue el representante en dicho acto del Grupo Parlamentario de Ciudadanos Partido de la Ciudadanía (C’s) y me tocó intervenir en último lugar.

Hasta aquí nada reseñable, dirán Uds. Y así es.

Pues bien, todos los intervinientes que me precedieron -público y diputados- realizaron legítimamente su exposición en catalán; pero un servidor, que sin desconocer la de Espriu se maneja mejor en la lengua de Cervantes, decidió hacerlo en castellano.

"Gracias Presidenta, y gracias también a todos los presentes...", fueron las únicas palabras que alcancé a pronunciar antes de comenzar a oír los silbidos que algunas personas del público -quiero pensar que una minoría- me dirigían por tal 'osadía': la de utilizar mi lengua materna y una de las dos oficiales en la institución de la que formo parte por deseo de casi 300.000 catalanes a los que me debo.

La Presidenta reprendió a los silbadores, indicándoles que no estaba permitido hacer muestras de aprobación o desaprobación (no dijo, sin embargo, que cada cual tiene el derecho a hablar en la lengua oficial que prefiera...), y pude continuar mi intervención sin problema hasta el final de la misma, que fue recibido con aplausos de la mayoría como el resto de las intervenciones.

Les cuento esta 'anécdota' porque la entiendo como un síntoma más de la división y fractura social que las políticas independentistas del gobierno de CiU y ERC están causando, que llevan a algunas personas a reprender con silbidos, en el mismísimo Parlamento, a un diputado por expresarse en la lengua que es normalmente usada por más de la mitad de la población de la sociedad que representa dicho Parlamento. Y esas personas que me silbaron eran, además, personas mayores. Aquéllas a las que yo les profeso sumo respeto por su edad y experiencia de la vida, aspectos ambos en los que me superan ampliamente, pero que con su actitud demostraron que no siempre la edad es sinónimo de buen juicio.

Sin embargo, culpo con mayor intensidad que a ellos, a los gobernantes que tenemos la desgracia de padecer en Cataluña y que, mientras por un lado declaran falsamente ‘amar’ y ‘respetar’ a España y lo español, con sus campañas políticas provocan actitudes como la que les cuento.

En cualquier caso, una alternativa a esos gobernantes es posible. Otras mayorías son posibles. Sucedió en el País Vasco y estoy seguro de que sucederá en Cataluña. Sólo hace falta que los que defendemos la unión y la convivencia nos pongamos de acuerdo aunque sólo sea en eso. Y entonces los ciudadanos que hoy no saben en quien confiar podrán contar con un proyecto de convivencia por encima de colores y matices políticos que podremos seguir defendiendo cada uno según nuestras convicciones. C’s estará ahí, no lo duden.

El ejemplo catalán
Florencio Domínguez. La Vanguardia  9 Octubre 2013

El proceso soberanista catalán se ha convertido en el modelo admirado por el nacionalismo vasco radical. Mientras el PNV observa con cautela y distancia lo que ocurre en Catalunya, la antigua Batasuna lo sigue entusiasmada y con envidia no disimulada. Apenas celebrada la cadena humana del Onze de Setembre bautizada como Via Catalana, la izquierda abertzale ha introducido en su lenguaje el concepto de la “vía vasca” por puro mimetismo.

En otra época, eran los nacionalistas radicales de Catalunya los que buscaban su inspiración en el País Vasco, en Batasuna y en sus organizaciones afines, y les ofrecían su solidaridad, su apoyo político y hasta respaldo electoral. Ahora se ha invertido el modelo. Los que antes iban de profesores de independentismo son ahora alumnos. Hasta ETA dirige su atención hacia lo que esta ocurriendo en Catalunya. En un boletín enviado a sus presos el pasado mes de julio, la banda terrorista escribía: “Los pasos que se prevén para llevar a cabo un referéndum por el soberanismo en una parte de los territorios catalanes han agitado de forma importante la situación en los últimos meses. El debate que se ha generado, además del escándalo que ha provocado en España, tiene también influencia directa en Europa y en Euskal Herria”. Este documento etarra establecía como una línea de trabajo de la izquierda abertzale dar prioridad a las alianzas en Escocia, Flandes y Catalunya.

Tres son los factores que resultan particularmente atractivos para ETA y los partidos de la izquierda abertzale. En primer lugar, la actitud de desafío del nacionalismo catalán frente al Estado, la amenaza de actuar por las bravas, sin ajustarse al marco constitucional. El segundo factor que les interesa es la actuación conjunta del nacionalismo, tanto del que representa al centro derecha, como el que aglutina a la izquierda. En tercer lugar, el conflicto catalán supone para ETA, Sortu y demás siglas la existencia de un problema que debilita al Estado, lo que ofrece posibilidades de abrir otro conflicto en el País Vasco aprovechando la debilidad de las instituciones constitucionales. Si el Gobierno central tiene problemas para atajar un desafío soberanista, peor lo tendrá si tiene que afrontar dos conflictos similares a un tiempo. La idea de abrir el segundo frente tienta a los dirigentes de la izquierda abertzale, aunque ahora estén inmovilizados por el problema de los presos y de la organización terrorista.

El ejemplo catalán, sin embargo, ha tenido un curioso efecto en las bases de la izquierda abertzale. Muchos de sus militantes miran admirados las movilizaciones catalanas y comparan ese activismo independentista con la relativa tranquilidad de la situación en Euskadi. De esa comparación salen abundantes críticas contra los dirigentes de la izquierda abertzale a los que se acusa, sottovoce, de no estar a la altura de los catalanes.

POR LAS BRAVAS
TV3 amordaza a Iniesta para que su españolismo no se contagie el 12-O
A.I. Martín www.elsemanaldigital.com 9 Octubre 2013

La manifestación "Som Catalunya, somos España" que secundan el PP, C´s y UPyD iba a contar con un ejemplo de excepción. Hasta que la prensa catalana dio la voz de alarma.

La Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) -que engloba a los medios de la Generalitat, y por tanto públicos- se puso al servicio del independentismo en la Diada con una gigantesca cobertura de la Vía Catalana y ahora vuelve a asomar la patita.

Los promotores de la manifestación que el 12 de octubre se celebrará en la Plaza de Catalunya bajo el lema Som Catalunya, somos España, secundada por el PP, Ciutadans y UPyD, habían puesto en circulación en las últimas horas un vídeo de Andrés Iniesta para animar a la participación. "Si Iniesta se siente catalán y español, ¿por qué no puedes sentirlo tú?", se leía en el encabezado.

El vídeo contenía un extracto de una entrevista que el jugador del Barça y de la Selección concedió recientemente al programa de TV3 El convidat en la que afirmaba: "Me siento de Fuentealbilla, me siento español y me siento catalán porque llevo 17 años allí, mi mujer es de allí, vivimos allí, mi familia está allí y Cataluña nos ha dado prácticamente todo (...). Por lo tanto yo creo que no es incompatible sentirte de un sitio y del otro".

El martes por la noche La Vanguardia y Ara se hicieron eco de que los promotores estaban usando un vídeo de la televisión pública catalana para "convocar a la movilización españolista" -que así la definía el segundo diario en el titular- y el resultado fue fulminante: censura. Así, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales ha hecho retirar el vídeo a Youtube amparándose en los derechos de autor. "Este vídeo incluye contenidos de CCMA, que lo han bloqueado por motivos de derechos de copyright", se lee al intentar entrar.

Aun así, Artur Mas niega estar poniendo palos en las ruedas del #12Ocat, como han bautizado a la concentración en Twitter. De hecho, este miércoles Alicia Sánchez Camacho le recriminó en el Parlament que no haya recibido a sus promotores como sí lo hizo con los de la cadena humana de la Diada y el president respondió: "Si me quieren ver, que me lo pidan, porque no me consta que lo hayan hecho. No tengo inconveniente en recibir a los que me piden audiencia", informa EP.

Quien no tuvo el más mínimo inconveniente en recibirlos este miércoles fue el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, en compañía de la vicepresidenta tercera del Congreso y diputada catalana Dolors Montserrat. Desde la organización, José Domingo remachó que #12Ocat está "en las antípodas" de las manifestaciones convocadas ese mismo día por toda Cataluña por grupos ultras.

La Consejería de Interior catalana ha decidido prohibir parte del recorrido por el que pensaba transcurrir una de ellas, organizada por partidos como Democracia Nacional y Falange. No podrán transitar entre la Plaza de Sants y la de España, aunque sí entre esta última y Montjuïc.


Recortes de Prensa   Página Inicial