AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 16 Octubre 2013

A Aznar se le entiende todo, aunque no hable en catalán
ASÍ ESTÁ EL PATIO www.gaceta.es  16 Octubre 2013

A los sindicalistas andaluces les gusta la bolsa... la de valores. La de caudales, también. Que se lo digan a Lanzas.

No sabemos si José María Aznar seguirá hablando catalán en la intimidad pero cuando utiliza la lengua del imperio se le entiende todo. Hoy encontramos por doquier un amplio resumen de las consideraciones del ex presidente del Gobierno –presidente, según la Constitución– acerca de la loca aventura secesionista de Artur Mas y sus acólitos. Casi todos (nosotros no) lo interpretan como un nuevo tirón de orejas –otro más– por parte de Aznar hacia su ahijado político y actual presidente, Mariano Rajoy. Las declaraciones del ex presidente estuvieron, como siempre, muy puestas en razón cuando, por ejemplo, habló de “no consentir que un poder se ejerza por quien no debe y para lo que no debe” o al instar –suponen algunos que a Rajoy– a “poner fin al desfalco de soberanía nacional que se está llevando a cabo por parte del nacionalismo”. Son palabras que recuperan al mejor Aznar del año 2000, tal vez no tanto al de 1996, cuando se vio obligado a suscribir los pactos del Majestic o a hablar catalán –ya lo hemos dicho– en la intimidad y a desplazar –para contentar a Jordi Pujol– al entonces líder del PP de Cataluña Alejo Vidal-Cuadras. El mismo Aznar que suprimió la mili obligatoria –uno de los escasos elementos de cohesión nacional que nos quedaban– o los gobernadores civiles. Esto no lo vemos destacado en ningún medio y conviene no olvidarlo. Tampoco que la política es a veces, simplemente, el arte de lo posible, dicho sea en beneficio de los herederos políticos del presidente de FAES.

ABC se entretiene en ofrecernos lo último sobre las andanzas de Lanzas. Ya saben, el apandador ugetista que afanó presuntamente –siempre presuntamente– una fortuna detraída según sospecha la juez Alaya de la partida 31l, la del famoso fondo de reptiles. Detalla el decano de la prensa madrileña que al desaliñado sindicalista le gustaba invertir en todo tipo de productos financieros: fondos de inversión, acciones de YPF... instrumentos financieros que, según la terminología oficial de esta gente, son cosa nefanda y diabólica; materia sólo apta para capitalistas y yuppies de maletín y traje caro. Lo cierto es, según parece, que Lanzas y sus andrajos se paseaban con cierta frecuencia por una sucursal del Banco de Santander de Mancha Real, provincia de Jaen, para participar de primera mano en los entresijos de esa economía capitalista que tanto dicen odiar en público. Con razón declararon sus padres a la Guardia Civil que fue a registrar su vivienda en busca de fajos de billetes en efectivo aquello de “aqui hay dinero p`a asar una vacaaa... pero no os amo a desí andé tá”... si es que la bolsa da para mucho... y los sindicalistas sin enterarse.

Aunque para rizar el rizo de las noticias absurdas y surrealistas de hoy anoten lo de Renfe, que “exigirá a sus camareros que hablen fluidamente las lenguas cooficiales” según nos cuenta El Mundo. “Toma nísperos, Mariana, que son para la marrana”, hubiera dicho el gran Jaime Campmany. Resulta que, según queja de un diputado convergente, un pasajero “no pudo dirigirse en catalán al personal de Renfe que prestaba el servicio y encima tuvo que soportar un comportamiento maleducado”. Pues qué tristeza. El caso es que el Gobierno ha procurado dar satisfacción a tan sentida queja y en su respuesta anuncia que a partir de ahora se reclamará a la empresa adjudicataria que su personal “tenga un alto conocimiento y fluidez del castellano, el inglés y las lenguas cooficiales para los servicios ferroviarios nacionales así como del francés y el portugués para los servicios ferroviarios que tengan origen o destino Francia o Portugal. Y si hace falta, el silbo gomero, como dice nuestro gran Carlos Toda. Señor, llévame pronto.

Donde habite el olvido
Kiko Méndez-Monasterio www.gaceta.es 16 Octubre 2013

Los antiguos aznaristas le reprochan hoy los errores que en su día aplaudieron.

Versificaba Borges que el olvido es la única venganza y el único perdón, pero internet lo ha proscrito y ya es imposible la amnesia, así que no hay manera de perdonar o de vengarse, y por eso cuesta tanto dejar atrás las guerras y las novias de otro siglo. Ruge la marabunta progre ante el reconocimiento del martirio católico, siempre tan sensibles ellos al olor del incienso, que puede parecer que ya es lo único que les coloca: suspira Almudena Grandes por sus milicianos sudorosos, omnipresentes en sus fantasías quizá como rechazo de su propio entorno –donde habitaban más las camisas azules de la Primera Línea de Falange–, y así hasta fabricarse una nostalgia pervertida de lo que no vivió. El anticlericalismo español es un caso más para el psicoanálisis –y para el juzgado de lo penal– que para la historia política.

También le han negado el beneficio del olvido al ex presidente Aznar, que irrumpe en el debate con una nueva catilinaria, en el breve hueco que le han dejado sus consejos de administración. Primero en la Fiesta Nacional y luego en San Sebastián, ha clamado en plan rey Lear –siempre tan anglófilo– como si se hubiera equivocado al designar al heredero y hallara ahora la patria comprometida. Los fanáticos del poder temporal –es decir, los antiguos aznaristas– le reprochan hoy los errores que en su día aplaudieron hasta romperse las manos, y recuerdan –o sea, buscan en Google– las cesiones de Aznar ante el nacionalismo. Les salen varias páginas. Cómo olvidarse de que el catalán en la intimidad llegó a convertirse en español prohibido para los padres de Cataluña, que muchos de ellos se quedaron sin poder ayudar a sus hijos con los deberes, porque estaban secuestradas las criaturas por los pederastas del idioma. La TV3 nos mostraba en la Diada a los chavales que se han educado con el pacto del Majestic, y ahora a ver quién les explica que sus libros de texto son, según el discurso de San Sebastián, “grotescas deformaciones históricas”. Quizá Alejo Vidal-Quadras puede por fin mandarle un guasap cariñoso al expresidente, algo así como “bienvenido al club”.

Por cierto que Alejo –junto a Santiago Abascal– ha convocado mañana a los militantes y electores del PP en un hotel de Madrid, porque el catalán quiere olvidarse –es decir, vengarse y perdonar– de todos los feos que la dirección del partido hace a los disidentes, que hay quien sospecha que cuando Cospedal firmó aquella declaración de amistad con el partido comunista chino, les pidió también consejo sobre formas eficaces de control del aparato.

El coste de la estupidez
IGNACIO CAMACHO ABC  16 Octubre 2013

El gasto de la banalidad identitaria es un intangible decisivo para la determinación real de las balanzas fiscales

CUANDO el Gobierno publique las balanzas fiscales autonómicas ?inmenso error que parte de aceptar el falaz empeño soberanista en suponer que los impuestos los pagan territorios en vez de las personas o las empresas?, el Ministerio de Hacienda procederá tal vez a cocinarlas con variables ponderativas como se suele hacer con las encuestas. Se trata de presentar estas cuentas parciales ajustadas en función de criterios más o menos homogéneos que ayuden a salvar la particularidad de cada región; esfuerzo inútil, puesto que nadie mirará de sus propios balances otro dato que no sea el que más favorezca sus intereses. Pues bien, cuando Montoro abra, por orden inexplicable del presidente, esa caja de Pandora de los agravios que destruirán el concepto mismo de solidaridad nacional, conviene que tenga en consideración un intangible decisivo en el mecanismo financiero de las autonomías: el coste de la estupidez, el gasto suplementario de la banalidad.

Sin determinar esa suma boba, que devora ingentes partidas públicas en asuntos superfluos o triviales, es imposible entender la desigualitaria contabilidad del Estado autonómico. Se trata de un concepto primordialmente antieconómico ?en el sentido en que el DRAE habla de «economía» como racionalidad en el empleo de bienes escasos? según el cual el orden de las prioridades no lo determinan las necesidades estructurales, ni la planificación ni la disponibilidad de los recursos, sino la voluntad política de construcción de identidades diferenciales. Un dinero, en suma, invertido en hacer que se note que determinada comunidad es ella misma y no otra, por lo general a costa de duplicar burocracia y servicios.

Las dichosas balanzas, absurdas en un Estado cooperativo, estarán incompletas sin esa modulación del principio que provoca que en algunas partes de España sea obligatorio hacer dos veces lo que en el resto sólo se hace una. La diplomacia de las embajaditas, por ejemplo, o las televisiones autonómicas; la cartelería y la papelería en lenguas cooficiales, la plétora de inútiles organismos y consejillos que reproducen a escala regional idénticos artefactos administrativos nacionales. El símbolo prístino de esa redundancia son los pinganillos del Senado; un sistema de traducción simultánea entre españoles capaces de comunicarse en la lengua común. Pero hay todo un estadito de la señorita Pepis incrustado en las administraciones sin otro papel que el de ejecutar en paralelo funciones desdobladas. Y nada de ello es gratis: figura en los presupuestos y por tanto debe ser explicado a los ciudadanos junto con las cifras de recaudación y de inversión que determinan los presuntos balances territoriales. Un país que exige camareros trilingües para servir café en los trenes tiene derecho a conocer cuánto le cuesta el capricho de despreciar, entre otras economías más onerosas, la del lenguaje.

Tenderos del XIX
VICTORIA PREGO EL MUNDO  16 Octubre 2013

Al final resulta que la tan mentada deslealtad del Estado con Cataluña se concreta en 9.000 millones de euros, si aceptamos las cuentas que ha hecho la propia Generalitat, pro domo sua, naturalmente.
Independientemente de que algunos de esos débitos son las inversiones que el Estado tendría que haber hecho en Cataluña de acuerdo con un delirante artículo del nuevo Estatuto que ya el Constitucional dejó en sus justos términos al decir que esas inversiones no eran de obligado cumplimiento para el Estado, independientemente de eso, estos dirigentes nacionalistas olvidan demasiadas cosas.

Por ejemplo, que están en bancarrota y que si no fuera por las inyecciones que el Estado «desleal» le está suministrando en vena a través de FLA, hace mucho que la economía de la comunidad catalana habría colapsado. Y que ese dinero asciende a cerca de 15.000 millones en dos años, que han servido para que ese Gobierno pague a sus funcionarios, a sus pensionistas y a los miles de proveedores porque el Ejecutivo catalán ha hecho la peor gestión económica de toda España en este tiempo de crisis.

Pero al margen de las cifras, de un montante ridículo habida cuenta de los que estamos hablando, este memorándum de «agravios» presentado hoy da una idea de la escasa estatura política de los dirigentes independentistas.

¿De modo que son 9.000 millones y unos cuantos reproches más los que les han llevado a meter a la población en este laberinto sin salida de la independencia? Ahora que sabemos lo que reclaman podemos calibrar el grado de la desmesura, la incompetencia y la irresponsabilidad de estos dirigentes, que se comportan como tenderos del siglo XIX y elaboran con esta lista de naderías cincuenta folios que encabezan nada menos que con el pretencioso pero ofensivo título de «La deslealtad del Estado respecto a Cataluña» .

¿Esto es lo que está detrás de su ofendida dignidad? ¿Esto es la base del «Espanya ens roba»? Acuñar un eslogan tan mal intencionado y agitarlo durante años para conseguir engañar a los catalanes cuando lo que reclaman son esos millones –aparte las cuestiones del déficit fiscal, en el que otras comunidades están muy por delante de Cataluña– es como para que esos mismos catalanes los desalojaran del poder con cajas destempladas.

La pretendida ruptura de una nación que tiene 500 años de historia es un asunto de una trascendencia y de una gravedad infinitas que no se puede poner en cuestión con estas cuentas falseadas, y míseramente pequeñas, que no tienen en cuenta las enormes inversiones que el Estado ha hecho en Cataluña en todos estos años pero apuntan en el debe una factura de anticonceptivos de última generación.

Un mínimo de seriedad le es exigible al Gobierno de la Generalitat. Y lo que ha hecho el señor Homs ayer ha sido mostrar la endeblez de sus argumentos, la suciedad de su juego y lo patético de su estrategia. Mejor le habría valido no explicar nada.

Nacionalismo y deshumanización
Redacción http://www.analisisdigital.org/  16 Octubre 2013

Vida Nueva. Fernando García de Cortázar. 11.X.2013.- Con gran preocupación, con tanta preocupación como la que en otros tiempos manifestó la Iglesia en sus encíclicas, puede observarse la simpatía e incluso la adhesión al nacionalismo de sectores significativos de la comunidad católica. Esta actitud, aunque obedezca al deseo honesto de defender el derecho de los ciudadanos y protegerlos de cualquier forma de humillación, acaba por otorgar al nacionalismo la condición de legítima defensa de la integridad de las personas y de convertirlo en la forma exclusiva y excluyente de comprender la relación entre el individuo y la comunidad. Sabrán quienes la defienden que esta doctrina nunca ha respetado la pluralidad de opciones existentes en una sociedad, sino que siempre se ha entendido a sí misma como expresión única de la existencia y la voluntad de una nación.

El aliento que se da a las movilizaciones catalanistas, viéndolas como auténtica y venerable expresión de una comunidad de ciudadanos deseosa de liberarse de la explotación, no sólo resulta objetable a la vista de las condiciones de libertad política, plenitud cultural y cohesión social en que se encuentra Cataluña, sino que contradice las amargas afirmaciones hechas por la Iglesia a lo largo del siglo XX para denunciar el carácter del nacionalismo. Ásperas manifestaciones que, más allá de una versión histórica concreta del nacionalismo, ahondan en la esencia misma de su ideología.

Del anhelo de absoluto, de la nostalgia de una entrega personal a la comunidad, de la esperanza de una protección totalitaria obtiene su prestigio el nacionalismo en momentos de extrema soledad del hombre, acentuada por la injusticia social, las dificultades económicas y la quiebra de los recursos espirituales que habrían de ofrecer sustento moral al individuo. En momentos de descreimiento el nacionalismo ofrece la sacralización de la tierra, la liturgia de las conmemoraciones, los rituales de una comunidad en la que el individuo cree hallar su significado, el éxtasis que ciega su razón y encadena su voluntad.

En su encíclica Deus caritas es, Benedicto XVI nos recordó el camino a través del cual el cristiano resuelve la contradicción entre su existencia individual y su conciencia de ser parte de un proyecto universal: “la unión con Cristo es al mismo tiempo unión con todos los demás a los que él se entrega.” El Hijo del Hombre convierte la promesa de redención en realidad permanente a través de la Ultima Cena y la Crucifixión. El cristianismo establece, de una vez para siempre, la dignidad de nuestra existencia personal y la trascendencia de nuestra vida en una historia de todos los seres humanos. El cristianismo nos humaniza al proporcionarnos, al mismo tiempo, la plenitud de nuestro ser individual y la proyección universal de nuestra existencia.

Por el contrario, el nacionalismo no hace de la nación el acuerdo entre ciudadanos, sino la naturaleza irrevocable de quienes la habitan. No comprende a un pueblo como voluntad de ser, sino como determinación última de la existencia colectiva. La ideología nacionalista es una propuesta de deshumanización, que arrebata a la persona la libertad de su realización, sustituyéndola por la sumisión a un destino comunitario, a una fatalidad que usurpa al hombre no sólo el sentido de su vida individual, sino también el significado universal de su existencia. El amor, la caridad, la fraternidad que nos constituye como hombres en el gran diseño de la Creación no puede reconocerse en esas formas de religiosidad fanática que siempre ha salido al encuentro del hombre desesperado en los momentos de incertidumbre. Los católicos podemos decir con San Juan que “Dios es amor”, y que Cristo fue uno de nosotros para que esa forma de caridad que devuelve al individuo su libertad, su conciencia universal y su aspiración a la eternidad, no se confunda con el estéril sacrificio del hombre en el altar del nacionalismo.

El auténtico problema de Estados Unidos
Fernando Méndez Ibisate www.eleconomista.es 16 Octubre 2013

Más allá de lecturas político-partidistas sobre querer sacar contrapartidas en una u otra dirección -por otra parte, algo normal y frecuente en el juego político-, lo principal que ha puesto de manifiesto la reciente disputa sobre el techo de gasto en Estados Unidos es el verdadero problema, hasta el momento subyacente o no tan evidente, que genera una política continuada de expansiones en el gasto, con los consiguientes aumentos de déficit y deuda (evitando golpear aún más vía impuestos), y todo ello financiado con una política monetaria a todas luces excesiva e inconveniente, pese a los parabienes y virtudes que muchos economistas, defensores de los estímulos -dicen- en la economía por parte del poder político, loan y celebran del actual Gobierno de Obama.

No viene el problema, sin embargo, tan sólo de este presidente, ni de la situación provocada por la resistencia republicana o del Tea Party. Se trata de un problema que se enquista a partir de mediados de los años ochenta, siendo presidente ni más ni menos que Ronald Reagan quien, aunque tachado de "ultraliberal", elevó el gasto público de manera descomunal, para la época y la trayectoria previa, con los consiguientes incrementos de déficit -ello a pesar de subir mucho los impuestos- y deuda. Bien es cierto que, entonces, se adujo el gasto extraordinario, de guerra al fin y al cabo aunque no fuese convencional, del programa de Iniciativa Estratégica de Defensa o sistema de escudo antimisiles que, junto con otras iniciativas mundiales, permitieron cerrar la etapa de la Guerra Fría y acabar con el Muro de Berlín.

Pero le siguió aquél otro presidente, neocon para más señas, del famoso "read my lips" (lean mis labios) que, contrariando la promesa, elevó enormemente el gasto, los impuestos, el déficit y la deuda. Y al que, tras dos mandatos del demócrata Clinton, sucedió su hijo George W. Bush, un dechado de despilfarro presupuestario, discrecionalidad de gasto, oscilación de política fiscal y endeudamiento a la hora de atender sus excesos y los problemas que se le venían encima.

Únicamente las burbujas creadas a partir, primero, del inmenso cambio tecnológico y aumento de la productividad total de los factores y, poco después, con los dañinos estímulos monetarios por parte de las autoridades, tras una burbuja tecnológica también inflada por los gobiernos (¿se acuerdan de las famosas y lucrativas subastas en todo el mundo de líneas y sistemas de segunda y tercera generación?), los pufos empresariales en el año 2000 y la incertidumbre generada por el ataque a las Torres Gemelas (2001), permitieron a buena parte de las economías experimentar, con diferencias temporales, llamativos crecimientos artificialmente sustentados que proporcionaban extraordinarios ingresos fiscales y, a su vez, corregían los déficit y hasta permitían algún superávit entre 1998 y 2001, junto con el mantenimiento de los niveles de deuda (en España el superávit se alcanzó entre 2005 y 2007, con los gastos disparándose).

En este sentido, la era Obama ha sido una catástrofe para la economía de EEUU produciendo un déficit de 1,4 billones de dólares en 2009 (el que dejó Bush en 2008 fue de 459.000 millones); de 1,3 billones de dólares, en 2010 y en 2011 y, de 1,1 billones de dólares, en 2012, aunque en su descargo es cierto que puede aducir haber gobernado con una de las crisis económicas más duras e impactantes desde la Gran Depresión del 29 (véanse estos dos gráficos: http://research.stlouisfed.org/fred2/series/FYFSD/ y http://research.stlouisfed.org/fred2/series/GFDEBTN/).

El grave problema generado y acumulado durante todo ese tiempo, agravado en los últimos años, como respuesta a la crisis de 2007, por cierta condescendencia o minimización de los inconvenientes, dificultades o daños derivados del descontrol de gastos y déficit públicos y del creciente endeudamiento, se ha velado con inyecciones descomunales de liquidez, muy anteriores a dicha crisis pero que alcanzan el culmen a partir de 2008/2009.

Desde diciembre de 2012, el programa de relajación monetaria o Quantitative Easing de la Fed supone una inyección mensual de 85.000 millones de dólares. Ese gran magma de liquidez ha servido, fundamentalmente, para financiar los desequilibrios presupuestarios y mantener muy bajos los tipos de interés, incluidos los de la deuda pública. Así como para mantener el dólar algo más débil y hacer más atractivos los productos y servicios estadounidenses, también los financieros, a los inversores y compradores extranjeros y más caros los productos de fuera para los estadounidenses.

De momento, el método elegido para inyectar liquidez, la remuneración otorgada a los excedentes de reservas, los mayores requerimientos oficiales de capital y activo para los bancos tras los shocks de 2008 y posteriores y la enorme incertidumbre, gran inestabilidad y ausencia de crédito (en el sentido de solvencia, seguridad, confianza, reputación...) han hecho que, de forma cuantiosa e importante, las reservas del sistema financiero en el banco central (Fed) hayan aumentado muchísimo (hasta los 2 billones de dólares) y no se haya traducido en problemas de inflación, elevación de tipos de interés, riesgos para el dólar y movimientos internacionales en la tenencia de deuda estadounidense.

Hasta cuándo, es lo que los mercados dilucidan mientras Obama añade presión a la peligrosa situación pidiendo romper una vez más el tope de una deuda que ya es de 16,8 billones de dólares y un déficit que no logra embridar y que tiene malas perspectivas.

Fernando Méndez Ibisate, Universidad Complutense de Madrid.

LA GACETA desmonta la Ley de Memoria Histórica
¿Qué fue la II República?
PÍO MOA www.gaceta.es 16 Octubre 2013

Durante años se ha idealizado sin tasa y harto infantilmente al régimen nacido el 14 de abril, en libros, cine y medios de masas. Los hechos son, sin embargo, muy diferentes.

El franquismo no se entiende sin referirse a la situación histórica de la que surgió, esto es, la crisis de la II República y el Frente Popular. La realidad es que aquellos comicios no implicaban un cambio de régimen; que dieron amplia mayoría a las candidaturas monárquicas, excepto en las grandes ciudades; y que fueron utilizadas por los republicanos para crear una presión de masas golpista (meses antes habían intentado un golpe militar) para derribar la monarquía.

Aun así, fueron los monárquicos en plena quiebra moral quienes dieron realmente el golpe, contra sí mismos, al despreciar a sus propios votantes y entregar el poder sin resistencia. Por consiguiente, la legitimidad de la república debemos estimarla real, pero no porque hubieran ganado unas elecciones en principio secundarias, sino porque la monarquía accedió a traspasarle el poder pacíficamente.
Quienes habían unido los dispersos grupos republicanos en el Pacto de San Sebastián y después de las elecciones los impulsaron a derrocar la monarquía, fueron dos políticos derechistas, Alcalá-Zamora y Miguel Maura. Estos querían una democracia liberal, pero enseguida los desbordó la izquierda quemando más de cien iglesias, bibliotecas y centros de enseñanza. Hoy nadie algo informado duda de que entonces empezó a hacer agua el régimen.

La “quema de conventos” dividió a la sociedad, según reconoció Alcalá-Zamora, creando gran desilusión y conatos, si bien mínimos, de conspiración antirrepublicana en algunos ámbitos militares. Siguió una Constitución no laica sino anticatólica, impuesta sin consenso, una Ley de Defensa de la República que mutilaba las libertades, tres sangrientas insurrecciones anarquistas, el intento golpista de Sanjurjo (quien había contribuido a traer la república) y el fracaso de las reformas izquierdistas. Fracaso atribuido por el propio Azaña al sectarismo e ineptitud de las izquierdas.

A resultas del desastroso bienio izquierdista, la derecha ganó por gran mayoría las elecciones de noviembre de 1933. A la voz de las urnas respondió Azaña con intentos golpistas hoy bien documentados; la Esquerra catalana poniéndose “en pie de guerra”; y el PSOE preparando un asalto insurreccional para implantar la llamada “dictadura del proletariado”, o sea del propio PSOE.
El intento, elaborado textualmente como guerra civil, tuvo lugar en octubre de 1934; participó en él, en mayor o menor grado, toda la izquierda, causó 1.300 muertos y destrucciones incalculables en la industria y el tesoro artístico y cultural. Estos hechos cruciales están hoy completamente documentados

La derrota de la insurrección izquierdista pudo estabilizar al régimen, pues la derecha, lejos de ser fascista como la acusaban con deliberada falsedad las izquierdas, defendió la república, y el año 1935 pasa por ser el mejor de aquel régimen. Pero los vencidos solo cambiaron de táctica, aplazaron momentáneamente sus designios y lanzaron una masiva campaña acusando a las derechas de terribles atrocidades en Asturias. Campaña calumniosa que envenenó de odio a la sociedad. Mientras, divisiones suicidas en las derecha esterilizaron los frutos de la victoria. Se creó una situación en la que, consignaba el diario El Sol, nada era común a los españoles. Y así, las elecciones de febrero de 1936 marcaron el fin real de la legalidad republicana, como veremos.

Azaña a los suyos: 'Botarates'Si queremos encontrar la causa mayor del derrumbe de la República, la encontraremos los odios desatados de la época, que hicieron imposible una convivencia en paz y libertad. Odios sembrados especialmente por las izquierdas como virtud revolucionaria, y que terminó generando un odio recíproco. Y odio también entre las mismas izquierdas, expresado en forma de asesinatos y persecuciones entre ellas mismas.

La mitificación de la República por los autores de la Ley de Memoria Histórica colisiona con los hechos conocidos, y no menos con las opiniones de muchos republicanos de la época. Azaña califica a los suyos de “botarates”, “gente de poca chaveta”, “zafios y politiqueros”, los acusa de torpes, mezquinos, de practicar una “política tabernaria e incompetente, de amigachos, de codicia y botín sin ninguna idea alta”: “No se ha visto más notable encarnación de la necedad”.

Lerroux, el dirigente histórico republicano más votado, caracteriza así a las izquierdas: "No traían saber, ni experiencia, ni fe, ni prestigio. Nada más que esa audacia tan semejante a la impudicia, que suele paralizar a los candorosos y de buena fe cuando la ven avanzar desenfadadamente". Alcalá-Zamora habla de “un manicomio no ya suelto, sino judicial, porque entre su ceguera y la carencia de escrúpulos sobre los medios para mandar, están en la zona mixta de la locura y la delincuencia”. Y así tantos otros.

Los autores de la LMH conocen necesariamente estos hechos. Por tanto, su ley solo puede responder a intereses muy distintos de los proclamados de concordia y verdad histórica, y sin duda merecerían hoy bastantes de los calificativos de Azaña.

Andalucía
¿Para qué y a quién sirven los jueces?
José Luis Roldán Libertad Digital 16 Octubre 2013

En palabras de Dickens, los jueces se han reunido, ¡qué terrible espectáculo! Hace unos días el Tribunal Supremo (TS) dictó su tercera sentencia legitimando lo que vulgarmente se conoce como ley del enchufismo; es decir, la operación mediante la cual el gobierno socialista andaluz convirtió (blindó) en empleados públicos a más de 25.000 enchufados, en su mayoría correligionarios, simpatizantes, sindicalistas o amigos y familiares de los dirigentes del régimen. Operación desvergonzada y sin precedentes en España -ni siquiera en Cataluña-, y mucho menos en cualquiera de las democracias europeas. (El lector que desee conocer con más detalle en qué consistió la, oficialmente, "reordenación del sector público andaluz" puede consultar en la hemeroteca de LD un documento explicativo publicado el día 9 de noviembre de 2010).

Espectáculo terrible y bochornoso. La infame Sección Séptima de la Sala de lo Contencioso del TS ha vuelto a escarnecer la Constitución, a infamar el Derecho y a humillar el sentido común y la decencia. Esta sentencia es prácticamente una reproducción de las anteriores, sobre todo de la primera de ellas. Igual que en las anteriores, su fundamentación jurídica es la mentira. El único fundamento jurídico de la sentencia consiste en afirmar que a los enchufados no se les ha convertido por la cara en empleados públicos porque ya lo eran conforme a los artículos 2 y 8.1 c) y la disposición adicional primera del Estatuto Básico del Empleado Público (EBEP). El pequeño problema -además de ignorar la diferencia conceptual entre empleado público y empleado del sector público, citando como concordantes dos preceptos que son precisamente antinómicos (artículo 2 y D.A. primera)- consiste en que no existe ningún artículo 8.1 c). El hecho no es ninguna tontería, sino que, además, viene a demostrar que la ponente de la sentencia -Sra. Celsa Pico- ha fusilado los argumentos -las mentiras- de la primera sentencia, incluidas las invenciones del primer ponente, sin siquiera molestarse en leer los artículos que citaba; del mismo modo que el resto de magistrados firmantes. Es decir, han dictado una sentencia de multicopista, jurídicamente inaceptable.

Por cierto, en las dos primeras sentencias el ponente fue don Pablo Lucas Murillo, que -como el lector avispado habrá intuido- no es magistrado de carrera, sino que fue promovido a la magistratura por el Partido Socialista, en cuyos gobiernos prestó servicios con anterioridad como alto cargo. (Quien desee conocer más detalles sobre el asunto puede consultar un análisis, en tres entregas, sobre el ponente y su sentencia en la revista digital www.porandalucialibre.es).

¿Es casualidad que entre las decenas de magistrados de la Sala de lo Contencioso fuese designado ponente, en las dos ocasiones necesarias para fijar doctrina, un magistrado que -dejando aparte sus presuntos méritos- debe precisamente al partido socialista andaluz -parte interesada en el pleito que se enjuicia- su promoción a la más alta magistratura? Yo no creo en las casualidades de esta naturaleza; yo, como Borges, me pregunto, ¿quién mueve las piezas?, ¿quién mueve al jugador?, ¿qué Dios detrás de Dios la trama empieza?

Y es que, aun aceptando la mentira como argumento, la conclusión de la Sala sería en todo caso inaceptable. Dejando a un lado si los enchufados tenían o no la condición de empleados públicos antes de la ley del enchufismo, los hechos -que ni siquiera un juez con pedigrí del puede cambiar- son los siguientes: más de 25.000 personas fueron contratadas en diversas fundaciones, consorcios, asociaciones, empresas y otras entidades del sector público andaluz, es decir, creadas por la Junta de Andalucía, sin más requisitos que la voluntad de quien los contrató. Estas personas no superaron ninguna oposición ni ningún concurso para acceder a esos puestos de trabajo. En ningún boletín oficial se publicó la oferta para cubrir esas plazas, privándose a la ciudadanía en general del derecho constitucional de postularse. Ningún boletín oficial publicó los requisitos y méritos a tener en cuenta para la selección de los aspirantes. Ningún tribunal se constituyó para realizar la selección. Ninguna lista de seleccionados fue publicada en ningún sitio. Eso son hechos.

La Constitución y las leyes que la desarrollan -el EBEP, la Ley de la Función Pública de Andalucía, la Ley de Medidas para la Reforma de la Función Pública, etc.- establecen que el acceso a las funciones públicas se realizará conforme a los principios de igualdad, mérito, capacidad, con publicidad y transparencia. Eso son hechos.

El fantasioso ponente creador de la doctrina, su plagiaria colega y todos los demás magistrados/cómplices que han firmado las sentencias sin cuestionarlas y, probablemente, sin siquiera leerlas deben saber -si sostienen que los enchufados tenían en origen la condición de empleados públicos- que los actos en virtud de los cuales se les otorgó dicha condición carecen de validez jurídica, pues no sólo adolecen de nulidad radical por haber sido dictados en contra de lo dispuesto en la Constitución y prescindiendo total y absolutamente del procedimiento establecido, sino que incluso pueden ser constitutivos de delito -que se lo pregunten si no a Pedro Pacheco.

La cuestión nos lleva, entonces, a la pregunta del título. El objeto de los tribunales no consiste en administrar justicia, sino en el apoyo a los intereses creados, la defensa del orden existente de las cosas, ventajoso para la casta dominante. No lo digo yo, son palabras de Tolstoi, que esta sentencia forzada, estólida y mendaz viene a confirmar.

El séptimo de caballería de la infamia ha venido en socorro de un régimen cleptocrático -que nos ha robado hasta la esperanza- y clientelar. El TS ha preferido servir los intereses de la casta dominante antes que a la Constitución y a la ciudadanía, ¡allá ellos! Lo lamento por los ingenuos, a los que hace años advertimos de que aquí quien desee justicia no debe pedírsela a un juez. Tal vez esto sirva para desengañar a algunos pocos; si es así, bienvenidos al escepticismo cínico, o al cinismo escéptico, al que nos han llevado la edad provecta, la amarga experiencia -propia y ajena- y algunos sabios consejos -oídos con los ojos- de difuntos, como este de don Ramón María:

Si con ley buena hay sentencia mala, puede haber con ley mala sentencia buena, y así no está la virtud en la ley, sino en el hombre que la aplica. Por eso yo fío tan poco en las leyes, y todavía menos en los jueces, porque siempre he visto su justicia más pequeña que la mía.

'Balanzas fiscales'
Cataluña debe a Murcia 16.126 millones de euros
Pablo Molina Libertad Digital  16 Octubre 2013

La Generalidad de Cataluña ha cuantificado lo que España le lleva robado a Cataluña, que según sus cálculos asciende a casi diez mil millones de euros. El dato está referido a día de hoy, así que a poco que se retrase la declaración de independencia habrá que actualizar los números en la parte proporcional correspondiente. Urge por tanto solventar con premura este asunto, no sea que al final nos llevemos un susto cuando veamos la cuenta definitiva.

Esto de hacer balanzas fiscales como si fueran los territorios los que pagan impuestos en lugar de los ciudadanos es una melonada tramposa para justificar la depredación del bolsillo ajeno, pero puesto que esa es la perspectiva adoptada por los nacionalistas para amenazar con separarse de España (aterrorizados estamos), voy a hacer mi modesta contribución a esta peculiar contabilidad para obtener el saldo definitivo interregional, al menos en lo que respecta a la región de Murcia.

La principal decisión política con efectos económicos impulsada por la clase política catalana sin excepción fue, como es bien sabido, la derogación del trasvase del Ebro, una petición que Zapatero aceptó de mil amores firmando el decreto correspondiente en su primer día de mandato, allá por 2004. Esta decisión que a los políticos catalanes llenó de felicidad impidió la creación de 550.000 puestos de trabajo, según estudios académicos interdisciplinares, principalmente en Alicante, Murcia y Almería, que iban a ser las tres provincias más beneficiadas. Apliquemos una reducción del 30% en virtud de las cifras de paro actuales, aunque en la agricultura es bastante menor, pero hoy estoy generoso. Esto nos da 385.000 puestos de trabajo, que a trece mil euros de salario anual, multiplicado por los nueve años transcurridos desde la supresión del trasvase, da un total de 45.045 millones de euros que esas tres provincias han dejado de ingresar gracias a la política discriminadora de Cataluña hacia el resto de España.

Descontemos de esa cantidad los 9.375,7 millones que los nacionalistas catalanes dicen que les ha robado el resto de España y que, en un arrebato de generosidad tan propio de tierras levantinas, asumimos en exclusiva. Resulta entonces que Cataluña debe a esas tres provincias 45.044.990.624 euros con treinta céntimos. A partir de aquí sólo hay que hacer un reparto proporcional entre el número actual de alicantinos, murcianos y almerienses, con el resultado final de que, siguiendo el régimen contable ideado por los nacionalistas, Cataluña debe a Murcia los 16.126 millones de euros reflejados en el título de esta columna.

Cada murciano toca por tanto a 10.969 euros con cincuenta céntimos. Como en casa somos cuatro, la Generalidad me debe 43.878 euros. En cuanto el señor Mas me los abone (acepto transferencias desde el extranjero), puede declarar la independencia, que yo votaré a favor.

CONVOCADOS POR VIDAL-QUADRAS
El ala díscola del PP se monta su propia asamblea tras el portazo de Cospedal
Daniel Forcada El Confidencial  16 Octubre 2013

El ala díscola del Partido Popular, los disidentes oficiales y oficiosos de la actual línea política estructurada por Génova 13, tendrán ocasión de desahogarse en una “reunión abierta” convocada por el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras para el próximo jueves en un céntrico hotel de Madrid. El vicepresidente del Parlamento europeo, convertido en los últimos meses en el principal ariete del PP más beligerante contra el liderazgo de Mariano Rajoy y de María Dolores de Cospedal, continúa adelante con su particular guerra abierta contra la dirección del partido apelando directamente a los militantes y simpatizantes para participar en el análisis de la “difícil situación que atraviesa el partido”.

Vidal-Quadras, acompañado de Santiago Abascal y José Luis González Quiros, han decidido dar este paso ante la negativa o el silencio que han recibido de parte de Cospedal a su petición formulada por carta el pasado 20 de septiembre para que se convocase una Junta Directiva Nacional del PP en la que poder consultar a la militancia sobre la deriva del partido. Órgano que, según los estatutos, es preceptivo celebrar cada cuatro meses pero que en los dós últimos años solo se ha convocado en dos ocasiones. “A lo mejor a los militantes y simpatizantes les gustaría hablar, pero como no se convoca la Junta Directiva no hay un debate amplio”, explica a El Confidencial el propio eurodiputado, muy enfrentando con la dirección del partido. “Si vamos tres personas será que no hay ganas de debate entre los militantes, pero si vamos 300 igual es que no somos los únicos que pensamos así”.

Los tres promotores de la asamblea de disidentes quieren que el partido afronte algunas cuestiones incómodas como el “grave incumplimento del programa” electoral, el “recrudecimiento de la ofensiva separatista y la débil respuesta del Gobierno”, el “deterioro de la imagen del partido” a raíz del ‘caso Bárcenas’ y el debate sobre las primarias para la elección de los candidatos del partido. “Transcurridas dos semanas (de su carta a Cospedal) no hemos recibido ninguna respuesta, lo que revela una desconsideración que no creemos merecer en nuestra condición de militantes de larga trayectoria y densa hoja de servicios”, añaden en su convocatoria.

“No hemos hecho ninguna invitación personal a nadie, es una convocatoria abierta a todos lo militantes y simpatizantes que quieran participar”, explica Vidal-Quadras para negar que estén trantando de movilizar a gente de FAES para su causa o a dirigientes críticos con Génova. “Queremos debatir sobre la situación del partido, la alarmante pérdida de votos, sobre la renuncia a disminuir el gasto del estado, sobre la política de comunicación, de la debilidad de la respuesta ante los independenstistas catalanes”.

Un programa, en definitiva, que supone toda una enmienda a la política del PP y del Gobierno que llega en un momento en el que el debate interno dentro del partido conservador está más abierto que nunca. Por la financiación autonómica, que ha empezado a mostrar las primeras grietas de calado entre los barones del PP, o por la última aparición estruendosa de José María Aznar reclamando, de nuevo, más liderazgo a Rajoy ante los nacionalistas catalanes y el “desfalco de la soberanía nacional”.

“Las aguas del partido no discurren plácidamente y, en esta tesitura, lo normal es debatir”, concluye Vidal-Quadras, el único cargo relevante del PP que, de momento, ha ido más allá de las críticas veladas a la dirección con actos públicos de protesta. La convocatoria, de momento, está fijada para el próximo jueves 17 a las 19.30 en el Hotel Husa Princesa de Madrid.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cataluña
Aznar no es el Cid Campeador
José García Domínguez Libertad Digital  16 Octubre 2013

Decía Ortega que el intervalo cronológico que abarca una generación es exactamente de quince años. O sea, justo dos menos de los transcurridos desde que, mediada la novena década del siglo pasado, José María Aznar López accediera a la Presidencia del Gobierno. Así pues, si Ortega anduviese en lo cierto, ya corretea por ahí una generación y pico de españoles que ha llegado a la edad de la razón sin tener más que muy vagas noticias de tal acontecimiento. Jóvenes a los que acaso haya sorprendido el tono algo airado con que Aznar se entrega al empeño de realizar la autocrítica a sus herederos. Escasa memoria personal, decía, podrían conservar esos veinteañeros a propósito del estadista emérito. Lo extraño es que tampoco sus mayores parecen retener sobre el particular algo más que brumosos clichés visuales, esto es, falsos recuerdos.

Porque, igual que Zapatero ya resulta indisociable de la cursi estampa almibarada de Bambi, Aznar ha desplazado a Charlton Heston como encarnación del Cid Campeador en la memoria popular. Sin embargo, tan falso es que el Aznar presidente hubiera plantado cara a los nacionalistas en su día como el famoso juramento de Santa Gadea, esa otra leyenda inventada. Bien al contrario, aquel Aznar que hablaba lenguas vernáculas en la intimidad resultó el mejor amigo del Movimiento de Liberación Nacional Catalán. Y no solo del catalán, por cierto. Exhúmense, si no, los inopinados piropos del siempre montaraz Arzallus: "Hemos avanzado más con Aznar en quince días que con Felipe González en quince años". No mentía el de los árboles y las nueces. Él sacó en limpio la Ley del Cupo, que no era moco de pavo.

Por su parte, la Generalitat dejó por aquel entonces de representar poco más que una diputación pluriprovincial con aires de grandeza. Fue Aznar, recuérdese, quien entregó la Educación toda y la Sanidad a Pujol. Como Aznar permitió que la Policía y la Guardia Civil españolas fuesen repatriadas a la otra orilla del Ebro, suplantadas ambas en sus funciones por los llamados Mossos d'Esquadra. El mismo Aznar que también consintió suprimir los Gobiernos Civiles en cuatro demarcaciones donde la aplicación de las leyes del Reino se considera de antiguo obligación discutida y discutible. El que, en fin, rehusaría interponer recurso alguno ante el Tribunal Constitucional para evitar que tenderos y comerciantes fueran perseguidos de oficio por colocar rótulos en español. He ahí nuestro Rodrigo Díaz de Vivar, que ahora deplora "el silencio" ante el "desfalco de la soberanía nacional". A buenas horas, mangas verdes.

Váyase señora Cataluña, pero antes de que nos pase un nuevo recibo
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital  16 Octubre 2013

Ya está bien de chulerías de los voceros de la señora Cataluña.

Los catalanes (y los aragoneses) catalanistas ya han hecho insoportable la convivencia entre todos los españoles. Quizás era eso lo que buscaban o quizás sólo pretendían pasarnos un nuevo recibo para que la señora Cataluña nos hiciera el favor de quedarse dentro de España, de sólo 9.375 millones de euros. Pero ya es tarde. Con sus modales de niño mimado borracho han conseguido que cada vez sea mayor el sentimiento entre los demás españoles favorable a que se vayan.

El aragonés catalanista José Antonio Durán y Lérida ha espetado estas palabras a Mariano Rajoy en el Congreso:

"Si usted no es capaz de encabezar una respuesta de Estado, del Gobierno, pero también de los partidos, de las instituciones para dar respuesta a Cataluña se va a encontrar una declaración unilateral que no es buena para Cataluña pero tampoco Para España"

Esto ha respondido Mariaaaaaano:
"Mi agenda es intentar que haya crecimiento económico en Catalunya, que no haya las cifras de desempleo. Y creo que para eso es muy importante que haya estabilidad institucional y política para remar juntos."

Ante las amenazas de Durán sólo caben dos acciones: o se manda la Guardia Civil a detener a los miembros de la Generalitat por vulnerar la Constitución (aprobada por los catalanes en un porcentaje mayor que el actual estatuto), que no creo que haga el lector del Marca, o se desahucia a la señora Cataluña.

Mi amigo Pablo Molina quiere que la señora Cataluña primero indemnice a los murcianos por los gastos que les ha ocasionado. Por mi parte estoy tan harto de este asunto que soy partidario de echar a doña Cataluña... eso sí, antes de que nos pase un nuevo recibo.

¿Y si son las Cortes Generales las que echan a Cataluña de España? En noviembre de 1975, las Cortes franquistas aprobaron el abandono de una provincia española, el Sáhara, para tener la transición en paz. El precedente existe.

ALGUNAS LECTURAS
-¿Quién pagará las pensiones de los catalanes y la deuda pública, cuando se hayan separado de los españoles

-Fomento mete 818 millones a Renfe, un 70% más, para pagar los Cercanías que gestiona Cataluña: ¡Qué engendro es el Estado autonómico! Hay servicios que gestionan unos y pagan otros. ¿Quién lo entiende?

-Jordi Pujol Jr. pagó los silbatos de la pitada al Rey y al himno de España
-El declive económico de Cataluña en 10 indicadores: PIB, empleo, comercio, consumo, inversión...

-Cataluña es la comunidad que más recibe del sistema de financiación, frente a Madrid que es contribuyente neta
-La Generalitat les saca a los centros comerciales 31,7 M. en impuestos hasta julio

Creen que el órgano judicial ha favorecido a ETA
Diez decisiones de la Audiencia que agravian a las víctimas del terrorismo
41 comentarios JUAN E. PFLÜGER www.gaceta.es  16 Octubre 2013

La Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo hace público un decálogo de los agravios sufridos por decisiones de la Audiencia Nacional.

La Asociación Plataforma de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo (APAVT) ha hecho público un documento en el que critica diez decisiones que la Audiencia Nacional (AN) ha tomado en las últimas fechas. Unas decisiones que consideran que están beneficiando a los terroristas y no a las víctimas ni a la sociedad en su conjunto.

En concreto, la enumeración de las medidas que critica APAVT empieza con la no aplicación de la doctrina Parot en el juicio de Kepa Miren Vázquez, adelantándose a la posible decisión del tribunal de Estrasburgo; la no toma en consideración, por primera vez en la historia de la AN, del informe de su forense en la liberación del etarra Bolinaga; la exclusión del líder batasuno Arnaldo Otegi en el juicio de las herriko tabernas; la generosidad en la entrega de permisos a terroristas condenados, como Valentín Lasarte y Urrusolo Sistiaga; la permisividad con los permisos a la celebración de actos de enaltecimiento del terrorismo y homenajes a los terroristas presos; la impunidad consentida con los dirigentes de Bildu, Sortu y Amaiur, pese a su apoyo a los terroristas; la inacción frente a asesinos huidos, como Josu Ternera o de Juana Chaos; su falta de contundencia en procedimientos como el del bar Faisán, en el que APAVT señala que no se han sentado los auténticos culpables en el banquillo; y la dejadez en la actuación de oficio para evitar la prescripción de determinados delitos y procedimientos.

LA GACETA se ha puesto en contacto con el presidente de APAVT, Miguel Folguera, para pedir su impresión sobre la forma en la que se viene comportando la Audiencia Nacional. En este sentido, no ha dudado en señalar que hay que pedir tres actuaciones irrenunciables a las personas a las que competen: “En primer lugar debemos pedir a los jueces que trabajen con los principios y valores con los que se creó la Audiencia Nacional, no con el criterio que han demostrado en sus últimas decisiones”.

En segundo lugar, dirigiéndose al Gobierno, ha demandado que “no se acepte la supresión de la doctrina Parot, como ya han hecho otros países, como Inglaterra, en los que se ha evitado alegando que generaría una gran alarma social, sin contar con el dolor que provocaría en las víctimas en caso de anular esa normativa en España”.

Finalmente se ha dirigido a la sociedad española, a la que ha agradecido que haya estado siempre mayoritariamente del lado de las víctimas. A todos los españoles se ha dirigido Folguera para solictitarles que “sigan apoyando nuestra lucha para intentar conseguir una Justicia que haga justicia de verdad, y que no se deja viciar por los intereses políticos”.

Igualmente ha anunciado que seguirán presentándose en cuantos procedimientos afecten a las víctimas.

Navarra
Dos niñas, excluidas de un programa de tiempo libre por no estudiar en euskera
Begoña López / Pamplona ABC  16 Octubre 2013

UPN denuncia la actitud «segregadora, excluyente y sectaria» de Bildu

Dos niñas de Olazagutía (Navarra) han sido excluidas de un programa de tiempo libre, organizado por la Mancomunidad de la Sakana, al no estudiar íntegramente en euskera. Así lo ha denunciado UPN, formación que se ha señalado que este hecho «no es algo que ocurra por casualidad, es un acto premeditado que demuestra la actitud excluyente y segregadora y la manera sectaria que tiene Bildu de actuar allí donde tiene responsabilidad».

Los regionalistas, que consideran lo ocurrido «inadmisible y completamente rechazable», se han preguntado «qué habría pasado si hubiese ocurrido lo contrario, si se lo hubiese negado a un niño que estudia en modelo D participar en una actividad». «Nos gustaría conocer la opinión de Bildu al respecto, qué hubiese dicho», han indicado.

UPN ha manifestado que «no se puede negar el derecho a disfrutar de un programa de ocio en función de si un niño estudia en euskera varias asignaturas o todas» y ha subrayado que «ésta es lamentablemente la manera de gobernar que tiene Bildu, que fija criterios a su antojo».

Los regionalistas, que han exigido que estas niñas sean admitidas en dicho programa, han señalado que el Ayuntamiento de Olazagutía, en el que gobierna Bildu, «tendrá que tomar cartas en el asunto, ya que los cursos se prestan en un local municipal».
 


Recortes de Prensa   Página Inicial