AGLI Recortes de Prensa   Sábado 19 Octubre 2013

Las nacientes alternativas al PP
Luis del Pino Libertad Digital 19 Octubre 2013

Como ya saben los oyentes, en este programa hemos denunciado en numerosas ocasiones los incumplimientos electorales del actual gobierno.

Desde que Rajoy llegó a La Moncloa con mayoría absoluta, sus acciones han estado dirigidas a consolidar la labor de ingeniería social puesta en marcha por el PSOE en los ocho años anteriores. Nos acercamos ya al ecuador de la legislatura y ni una sola de las leyes ideológicas aprobadas por Zapatero ha sido derogada. Rajoy no ha tocado ni las leyes de género, ni las de memoria histórica, ni la del aborto. Rajoy ha continuado permitiendo la presencia de terroristas en las instituciones e incluso ha proseguido la política de excarcelaciones de presos, aunque tuvo que ralentizarla ante el escándalo suscitado por la liberación de Bolinaga. Rajoy ha continuado la política de sumisión al nacionalismo y se ha dedicado a esquilmar a los españoles para seguir financiando a quienes solo tienen como objetivo destruir la Nación y la Constitución.

En resumen: Rajoy ha puesto los votos y los escaños del Partido Popular al servicio de una política exactamente contraria a los principios que el Partido Popular venía propugnando.

No es de extrañar, por tanto, que las encuestas arrojen la pérdida de más de 3 millones de votos por parte del PP, la mayor parte de los cuales habría ido a refugiarse en la abstención. Algunas encuestas, como el último barómetro mensual de Celeste-Tel, pronostican una caída aún mayor, que rozaría los 5 millones de votos. Según ese barómetro, un 45% de quienes votaron a Rajoy en noviembre de 2011 habrían vuelto la espalda, a fecha de hoy, a un PP que ya no reconocen como suyo.

También hemos dicho otras veces en el programa que, cuando existe un hueco de mercado, antes o después sale alguien a ocuparlo. Es ley de vida en todos los campos de la actividad humana. Y más de 3 millones de votos huérfanos no es que sea un hueco de mercado, sino que es un auténtico socavón, que alguien tenía que venir a llenar.

Era esperable, por tanto, que el pasado jueves se presentaran en sociedad los embriones de dos nuevas formaciones políticas que se dirigen, desde distintas perspectivas ideológicas, a esos electores que hoy no encuentran a quién votar.

Por la mañana, Albert Rivera presentó, junto al ex-ministro Antonio Asunción y al periodista Juan Carlos Girauta, la plataforma Movimiento Cívico, con la que Ciudadanos aspira a catalizar en toda España ese impulso reformista que ya ha situado a la formación de Rivera como tercera fuerza política en las encuestas catalanas.

Por la tarde, Alejo Vidal Quadras, Santiago Abascal y José Luis González Quirós lograban congregar a un millar de militantes y simpatizantes del PP en un acto dirigido a debatir los incumplimientos electorales del partido, y que fue el preludio de lo que parece que desembocará a muy corto plazo en una escisión del Partido Popular.

Tenemos, entonces, el casi simultáneo nacimiento de dos fuerzas que van intentar captar los millones de votos huérfanos que el PP ha ido dejando, lo cual va a ejercer en el PP dos efectos contrapuestos: uno positivo y otro negativo.

Veamos primero lo positivo. Hoy por hoy, si mañana se celebraran elecciones, el PP no podría obtener de ningún modo mayoría absoluta, ni tampoco podría formar gobierno contando con los escaños que UPyD obtuviera. Sin embargo, si las dos nuevas fuerzas políticas que se presentaron el pasado jueves lograran captar a los electores defraudados del PP, entonces existiría aún la posibilidad de que el PP pudiera repetir gobierno apoyándose en esos partidos de nueva creación.

Así pues, si el Partido Popular actuara de forma inteligente y no estuviera condicionado por los pactos que Rajoy haya alcanzado con Rubalcaba, debería saludar como una buena noticia el que aparezcan nuevas formaciones con las que poder llegar a pactos sensatos.

Eso por lo que respecta a los efectos positivos. Vayamos ahora a los negativos: que el PP haya perdido entre 3 y 5 millones de votos según las encuestas es enormemente grave. Pero resulta todavía más grave si tenemos en cuenta que muchos de los que aún dicen que votarían al PP, lo hacen por la única razón de que no tienen otra alternativa a la que votar.

¿Qué pasará ahora si, de repente, los electores que aún le quedan al PP se encuentran con dos alternativas más a las que dar su confianza? Pues que el PP puede encontrarse con que otra porción significativa de sus electores deserte hacia la formación de Albert Rivera o la de Alejo Vidal Quadras. Con lo cual, de seguir así las cosas, ni siquiera está claro que el PP vaya a conservar su puesto de primera fuerza electoral en el campo liberal-conservador. La posibilidad de que alguna de las dos formaciones nacientes le arrebate ese liderazgo no es nada descabellada.

Pero todo esto no es más que un análisis desde el punto de vista de los intereses electorales del PP. Y yo he de confesarles que esos intereses del PP no me importan ni poco, ni mucho. A mí lo que me importa son los intereses de la Nación, y en ese sentido tanto el PP como cualquier otro partido no son sino meros instrumentos.

Y desde ese punto de vista, desde el punto de vista de la defensa de España y de los españoles, creo que es una excelente noticia, pase lo que pase con el PP, el nacimiento de esos dos nuevos embriones de partido político. Porque eso significa que tendremos tres formaciones (la de Rivera, la de Vidal Quadras y la de Rosa Díez) defendiendo los intereses de España desde distintas perspectivas ideológicas, que van desde la izquierda socialdemócrata a la derecha conservadora.

Si esas tres fuerzas políticas llegan a consolidarse y se reparten un porcentaje mayoritario del voto, España tendrá por fin una democracia homologable a las del resto de países avanzados, donde los intereses nacionales no dependen de si gobierna la izquierda o la derecha.

Yo estoy convencido de que ese es el horizonte hacia el que nos encaminamos, de que vamos a asistir a una segunda transición en la que UPyD y estas dos nuevas formaciones políticas que se empezaron a vislumbrar el pasado jueves, van a asumir la voz cantante en el terreno electoral.

Si los restos del PP y del PSOE quieren subirse al carro de la democracia que viene, estupendo. Y si no, pues tampoco vamos a perder nada con la desaparición de los partidos que nos han llevado a la ruina económica e institucional, qué quieren que les diga.

MICHAEL HARDT, EL teórico de las 'multitudes'
"Los recursos los debe gestionar la sociedad civil, no el estado o la empresa"
El intelectual norteamericano Michael Hardt, uno de los pensadores más influyentes en la esfera de los movimientos sociales. (MACBA)El intelectual norteamericano Michael Hardt, uno de los pensadores más influyentes en la esfera de los movimientos sociales. (MACBA)
Iván Gil El Confidencial 19 Octubre 2013

El teórico literario y filósofo político Michael Hardt no oculta su admiración sobre la sociedad civil española, principalmente por el golpe de efecto que protagonizó el 15-M, “la fuente de inspiración sin la que nunca hubiese existido el movimiento Ocuppy Wall Street”. Un afecto que, sin duda, es recíproco, como ha demostrado la gran acogida de público que ha tenido este intelectual norteamericano en su minigira española (el 'Declaration Tour'), que culminó ayer en un abarrotado museo Reina Sofía.

La expectación que genera Hardt, y no sólo en España, es exponencial al acierto de sus premoniciones, que anticiparon (y teorizaron) el levantamiento de lo que ha conceptualizado, junto al pensador italiano Toni Negri, como “multitudes online”. Ese cuerpo vivo, dinámico y heterogéneo que vigila a los poderes fácticos desde la red, donde también se organiza, para salir a la calle cuando los excesos políticos y económicos perforan los marcos democráticos.

Unas multitudes rupturistas, las del “no nos representan”, que superan las estructuras tradicionales de partidos y sindicatos para construir una democracia desde abajo. “El rechazo de la representación es una de las cualidades más importantes de estos movimientos porque permite construir una verdadera democracia que transforme la sociedad a largo plazo, generando espacios libres que ayudarán a construir las instituciones del común”, sentencia Hardt.

M. Hardt cerró su tour español en el museo Reina Sofía de Madrid. (@matufis)Este último concepto, el de las “instituciones del común” es la parte central de la última obra que ha escrito mano a mano con Negri y que ha servido como punto de partida de los encuentros celebrados en España. Declaración (Akal), como ya se puede intuir en el propio título, es un ensayo en el que pasa de la especulación academicista a las prácticas concretas que abrirán, y que según él ya lo están haciendo, “un nuevo proceso constituyente”. Eso sí, partiendo de la base de sus obras anteriores coescritas con el italiano: Imperio (2000), Multitud (2004) y Commonwealth (2009). La trilogía en la que establecieron el diagnóstico de la situación política actual y dibujaron las posibles resistencias y respuestas transformadoras.

El inicio de un ciclo de luchas internacionales
El rechazo que originalmente pudo levantar el 15-M, una masa deforme pero lo suficientemente contestataria como para provocar el recelo no sólo de la derecha sino también de la izquierda institucional y de los sindicatos tradicionales, se ha transformado ahora en aprobación paternalista. No tanto en las formas sino en el fondo. ¿No se está magnificando el papel del 15-M? ¿Qué queda de aquel movimiento que desde las protestas del 25-S, hace ya más de un año, apenas ha logrado sacar a gente a la calle?

“Está claro que ha habido un bajón en la participación de la ciudadanía, que lógicamente ya no está ocupando las plazas. Sin embargo, existen numerosas resonancias del 15-M, como se refleja en las diferentes mareas ciudadanas, las actividad contra los desahucios y otros muchos proyectos sociales concretos. Para mí, esto es algo de lo más importante. Con ello no quiero decir que fuese un éxito completo, pero hay que reconocer que provocó un cambio de mentalidad en la gente muy importante”, apunta Hardt.

Para profundizar la democracia y confrontar las injusticias económicas provocadas por el neoliberalismo es necesaria una constestación a nivel mundialPor otra parte, para el intelectual norteamericano el movimiento de los indignados “inició un ciclo de luchas internacionales que se han replicado en muchos países”, como son los casos recientes de Turquía o Brasil. Según su opinión, estas protestas “tienen prácticas y aspiraciones compartidas”. Un punto importante, dice, porque para profundizar la democracia, y “confrontar las injusticias económicas provocadas por el neoliberalismo”, es necesario un movimiento a nivel mundial.

Ni siquiera es suficiente con una alianza, por ejemplo, entre los países más azotados por la crisis, como pueden ser los del sur de Europa, sino que debe superar las fronteras estatales. “Esta unión no debe entenderse como una acción solidaria de Alemania u otros países del norte con los del sur porque todos estamos en la misma crisis”, explica.

El nuevo proyecto político contemporáneo
Para el intelectual norteamericano, los cambios sociales deben producirse tanto desde dentro de las instituciones y las organizaciones políticas, “no sin ejercer presión para que evolucionen”, como desde fuera de ellas. Interpelado por si él es de los que piensa que los movimientos sociales españoles como la PAH o las mareas ciudadanas deben reclamar su cuota de poder en las urnas, esquiva decorosamente la respuesta diciendo que un extranjero no es el más apropiado para opinar sobre ello. Además, “este tipo de decisiones se toman en colectivo”.

A pesar de su distanciamiento en esta cuestión menciona al Partido X como "una alternativa intermedia que es interesante", lo que vuelve a sorprender por su buen conocimiento de la actualidad y política española. Sin embargo, Hardt confiesa en consonancia con sus teorías académicas, que se inclina “más por los movimientos sociales democráticos que por las opciones electorales, aunque se puede trabajar al mismo tiempo en ambos frentes”.

Los cambios sociales deben producirse tanto desde dentro de las instituciones y las organizaciones políticas, presionándolas para que evolucionen, como desde fuera de ellasUna cosa es el corto plazo, con la consecuente y difícil búsqueda de consensos, y otra es el largo plazo, entendido ya como el horizonte ideal al que caminar. Una meta, en la que tanto el estado (“lo público”) y los poderes económicos (“lo privado”), tengan la menor cabida posible en pro de las instituciones del común. Estas últimas son la salvaguarda, dice, de los derechos sociales como la educación o la sanidad, así como del acceso a los recursos que “debe gestionar la sociedad civil, en lugar del Estado o de las empresas”.

Un discurso que no hay que confundir con el de la economía de bien común de Michael Felber en el que necesariamente tienen que participar las organizaciones empresariales. Sí coinciden en que plantean un modelo abierto que debe construirse entre todos los miembros de la sociedad, buscando nuevos canales de participación, con horizontalidad e igualdad.

Ambos modelos rehúyen también de los –ismos: “El común no debe ser ni capitalismo ni socialismo, sino una gestión democrática de los recursos vitales. Un ejemplo de ello, que ya se está llevando a cabo en España, es el de la plataforma antidesahucios, mediante las ocupaciones de viviendas con una gestión colectiva”, como explicaba recientemente a El Confidencial la portavoz de la PAH, Ada Colau.

¿Y el día después?
Todas las teorías políticas totalizadoras y de transformación radical del estado de las cosas tienen el pecado original del día después a la caída del modelo imperante, una traba que el marxismo resolvió apresuradamente con la trágica ocurrencia de la dictadura del proletariado. Para iniciar un “proceso constituyente”, como el que pregona Hardt, es preciso que antes se produzca un “proceso destituyente”. Si se acelera la coyuntura actual hasta el punto de provocar un derrumbe del actual sistema, ¿la sociedad está preparada como para asumir el poder y organizarse o existe el riesgo de que triunfen los populismos de corte reaccionario o incluso gobiernos tecnócratas más antidemocráticos?

Una cosa es tomar las plazas durante cuatro o cinco semanas y otra es que seamos capaces de transformar la sociedad a largo plazo“Se trataría de un desafío considerable a día de hoy porque creo que los movimientos sociales aún son muy efímeros y no cuentan con la potencialidad suficiente como para tomar las riendas de un proceso constituyente después de la caída de actual régimen. Una cosa es tomar las plazas durante cuatro o cinco semanas y otra es que seamos capaces de transformar la sociedad a largo plazo”. Una problemática que según Hardt hay que resolver mediante la práctica diaria, “construyendo continuamente nuevos espacios democráticos, y no sólo plazas donde se debata, extendiéndolos a toda la sociedad y logrando que se prolonguen en el tiempo. Quizá los movimientos sociales españoles tienen una mejor proyección que los de otros países, pero este es un desafío común en todas partes”.

En sus conversaciones con Negri, dice el intelectual norteamericano, siempre hablan de este futurible. La conclusión a la que llegan y que ambos comparten es que “las luchas diarias de resistencia a los procesos neoliberales, la liberación de espacios urbanos que permitan una gestión del común y fuera del domino de las decisiones del Estado, etc., pueden servir como base para el futuro, e irse mejorando poco a poco para cuando llegue el momento”.

Algunas reflexiones sobre la responsabilidad
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com 19 Octubre 2013

Los deberes que en dirigentes del pasado reclamaban una inquebrantable responsabilidad son, para el dirigente de hoy, de poco alcance, pobres, sin ir mucho más allá de ellos mismos.

La visión de las cosas que expone Llamazares es tan crudamente ideológica, que cabe concluir que es responsable solo ante a la ideología que profesa.
Me pregunto si en todo esto que acontece existe alguien con una cierta idea de lo que significa la palabra "responsabilidad". Más aún: si es que alguien sabe de que va este asunto, ¿ante quién se siente responsable? ¿Conoce acaso el calado que implica una responsabilidad verdadera?

He escuchado, no se en qué radio, una entrevista con Gaspar Llamazares. Por supuesto, ha arremetido contra el PP por el "caso Bárcenas". Tiene razón en muchas cosas. Ahora su partido se ha querellado por que entiende que el borrado de los discos duros del partido no equivalía a una mera re-estructuración de recursos informáticos, sino más bien a una auténtica destrucción de pruebas.

Preguntado por el asunto de los EREs el tono cambia. Hace afirmaciones genéricas y dice que la postura de su partido es "la misma" que en el "caso Bárcenas": literalmente, "investigar todo caiga quién caiga". Luego emprende una defensa numantina -que nadie le ha pedido- del papel de los sindicatos, ya que frente a "Botín", la relación de los trabajadores con el "poder económico" es "asimétrica".

La cháchara oculta la falsedad: hace sangre con el asunto Bárcenas pero su partido no se persona en la acusación de los EREs. Y es que es a un gobierno "progresista", implicado en el mayor escándalo económico de la democracia, al que está sosteniendo IU en aquella comunidad. Para Llamazares el "poder económico" es "Botín". Sin duda.

Pero los sindicatos libran la batalla no solo contra el poder de Botín sino que, como sindicatos "de clase", equiparan a cualquier empresario con "el poder económico". La visión de las cosas que expone Llamazares es tan crudamente ideológica, tan distorsionada respecto de los datos, que cabe concluir que Llamazares es responsable solamente ante a la ideología que profesa. Y nada más. Se trata de un peligroso juego. Por supuesto, realizó otras afirmaciones típicas del clásico fanático de guante de seda pero no vienen aquí al caso.

Lo que importa es que aquello que recaba la responsabilidad del célebre diputado por Asturias es más bien pobre... y falso. Pero él es solo un ejemplo más. Dice en antena que a la afirmación de que "todos los políticos son iguales" él responde diciendo que es lo mismo que decir que "todos los hombres son iguales". La diferencia es que no es lo mismo ser "hombre" -una categoría natural y biológica- que "político" -una categoría artificial, hoy vinculada a estructuras de poder y dominio, no solo económico, sino también de opresión ideológica, como sucede con la izquierda. Por eso el político tiende a parecerse más a los otros miembros del grupo, toda vez que puede compartir intereses tendentes a sostener lo que no es si no un artificio, una componenda humana. Esos intereses comunes son los que la gente de la calle percibe como un deber de poco alcance, a lo sumo con el partido, con ideas a veces ni siquiera suficientemente fundadas, o con el mero afán de prestigio social y riqueza, y por eso hablan despectivamente de "la casta". No sin razón.

En Cataluña, Artur Mas no ha pensado un solo minuto en las consecuencias de la locura en la que está metido. No ha reflexionado sobre el deber que le ata a la Cataluña de siempre, a la que conocieron nuestros abuelos y los abuelos de nuestros abuelos, como parte de la gesta común española. Él, por supuesto, no es custodio del patrimonio legado, sino que se limita a ejercer de dueño del cortijo, un cortijo con el que se puede hacer lo que a uno le de la gana. En feliz analogía del ahora "papa emérito" Benedicto XVI, Mas, como la inmensa mayoría de la casta política, no es "jardinero" que cuida el jardín y lo mejora, sino que es equiparable a un fabricante de autos, que tira lo recibido y construye lo que le parece. Solo es responsable frente al aquí y el ahora, algo que sospechosamente corresponde con su vida política, con lo que coloquial y mediáticamente se llama "la carrera".

¿Qué a donde quiero llegar con ésto? Pues a mostrar cómo por prejuicio ideológico o por afán de prestigio, de reconocimiento o de ambición, el hombre cae casi siempre en la mentira y en la defensa de fines mezquinos. Los deberes que en dirigentes del pasado reclamaban una inquebrantable responsabilidad son, para el dirigente de hoy, de poco alcance, pobres, sin ir mucho más allá de ellos mismos.

Pero, paradójicamente, es la salida de los estrechos límites que restringen el propio interés lo que hace verdaderamente grande al hombre. A veces uno se siente hastiado de tanta estrechez de miras, de tanta grandielocuencia para ocultar la propia miseria y la pequeñez humana. Cuando todo parece fracasar, cuando ni siquiera en el horizonte se aprecia un atisbo de mejora, la responsabilidad de altos vuelos, comprometida con cosas que realmente valen la pena, son la única garantía de que aún existe alguna razón para la esperanza.

Inquietos que braman
TEO URIARTE FUNDACIÓN PARA LA LIBERTAD  19 Octubre 2013

La crisis política se adivinaba mucho antes que la económica. Desde que el PSOE obviara la lealtad constitucional apoyando el inconstitucional nuevo Estatuto catalán se levantó el telón de la tragedia. Hoy aquella crisis continúa su progresión animada por la enorme brecha que el abandono socialista provoca en la necesaria referencia de unidad constitucional. Garantía imprescindible de estabilidad en toda sociedad política.

Cuando Ibarretxe presentó sus planes secesionistas, siendo el problema vasco de menor dimensión que el catalán, tuvo una respuesta adecuada y similar por el PSOE y el PP en el Congreso de los diputados, empezando desde entonces a diluirse el problema vasco hasta incluso alcanzar la liquidación de ETA. Ahora es diferente ante el problema catalán. Primero, porque el Gobierno apenas dice nada, segundo, y más grave, porque el PSOE sostiene una ambigua postura filonacionalista. Es decir, no sólo porque no haya un mensaje común ante el secesionismo desde las dos grandes fuerzas, sino porque la izquierda se manifiesta proclive a él.

Hoy la actitud del socialismo, además de huir de una respuesta al nacionalismo coincidente con la del PP, como ocurriera en tiempos de Ibarretxe, se sumerge en la incoherencia al aceptar la propuesta confederal del PSC, pues el federalismo que asume a la vez el “derecho a decidir” es confederalismo, y al inculpar al Gobierno y al PP de ser parte fundamental de la crisis secesionista al acusarle de incapacidad de negociar, disminuyendo así la responsabilidad de los nacionalistas, engrandece el problema.

Resulta un insulto a la historia que sean precisamente los socialistas los que en España apuesten por el confederalismo, demostrando una de dos, que en su seno existe una gran admiración por la aristocracia sureña americana, u otra aristocracia como la catalana, o, lo que es más probable, el anarquismo ha penetrado en sus entrañas de una forma tan inconsciente como espantosa. Y resulta sorprendente que no atisben que en el desorden centrífugo de las autonomías el federalismo signifique propuesta de unión. Como se le llama al gobierno nacional en USA: La Unión. Federalismo, que de ser sincero, sería más rechazado que lo que hay en la actualidad por los nacionalistas periféricos.

La brecha que la deserción socialista provocó en el edificio constitucional anima a cualquiera, y no digamos a un nacionalismo con solera como el catalán, a salirse del juego pactado con anterioridad y a lanzarse, en estos tiempos de zozobra e inseguridad ante los problemas económicos, a una huida hacia delante, mediante comportamientos nacionalistas de manual. Parece casi increíble que el PSOE no tenga conciencia de la carga de profundidad que ha hecho estallar con su contradictorio comportamiento respecto a los tiempos en los que su papel fue garantizar desde la izquierda la estabilidad política del sistema. Probablemente este giro se explique por el hecho de que con el paso del tiempo el afán de servicio público que animó a los partidos en los momentos heroicos de la Transición se haya transformado, tras mucha gestión de la cosa pública y el uso rutinario del coche oficial, en parasitar el sistema hasta el punto de debilitarlo acercándolo a su más que posible quiebra. Problema, el parasitismo político del Estado y del sistema, que afecta más o menos a todos los partidos en la actualidad. De esta forma hemos traspasado la calificación más limitada que Max Weber atribuyera a los partidos, como expoliadores del Estado, a otra aquí más fatal de parásitos del sistema, sabiendo que el parasitismo puede llegar a no tener límite y acabar eliminando a la víctima de la que se nutre.

Ese comportamiento parasitario del estado seguido por los partidos, vivir de él, provoca su anquilosamiento político, el abandono de la política, convirtiéndose los partidos en instrumentos inservibles a la sociedad, e incluso perjudiciales. Fenómeno apreciable en el PSOE pero que se atisba en un PP exclusivamente centrado, aunque sea muy importante, en la crisis financiera del país, y cuya falta de iniciativa en otras facetas políticas, denominado por el vulgo como “tancredismo”, pueden ser el resultado de su inicial anquilosamiento político. Aunque en el caso del PSOE sea más evidente que el abandono de la política le ha llevado a los disparates actuales, tras enmendar la plana a la teoría política despreciando conceptos imprescindibles como el de nación.

El rumbo del PSOE se ha visto contestado por algún inquieto viejo militante como Jesús Leguina, que en una entrevista reciente llegaba muy lejos –bramaba- en la respuesta que se debía de dar al secesionismo y en reclamar el abandono que su partido necesita de todo lo que ha significado el “zapaterismo”. Pero también la inquietud es mostrada explícitamente por Aznar –bramando también- hasta llegar a acusar de falta de iniciativa a su partido, pues un partido con mayoría absoluta con iniciativa política, marcando el paso ligero que exige enfrentarse a toda crisis, no facilitaría tanto al PSOE tirarse hacia monte con el resto de la izquierda y abandonar el mínimo imprescindible de consenso constitucional. El comportamiento pasivo del presidente del Gobierno, apoyado por una mayoría absoluta, recuerda al de aquel que confesó que iban cinco mil gallegos y les rodeó la pareja de la guardia civil. Las mayorías absolutas sirven para realizar profundas reformas políticas, y en momentos de crisis éstas incluso se tienen que hacer con mayoría simple. Sería una pena que desaprovechara tal apoyo electoral y se conformara tan sólo con remendar la economía que heredó de sus antecesores.

Sin embargo, a pesar de las críticas de Leguina, en el caso del PSOE, si hacemos caso a la entrevista que Ramón Jáuregui daba a El País, responsable de la conferencia política del socialismo en la que tantas esperanzas ha puesto, hay que temerse que las incoherencias actuales sean refrendadas, eso si en un tono amable, con apariencia teórica hasta la cursilería, al gusto de un discurso catalán, con unas conclusiones más incoherentes aún. Pues en el momento de presentar dicha conferencia, tras una frase digna de ser impresas en oro en las solapas de la documentación a entregar a los asistentes, buscando argumentos filosóficos para hacer frente las diferentes facetas de la crisis, llama al socialismo a “recuperar lo que Norberto Bobbio llamaba la estrella polar de la izquierda: la igualdad”. Igualdad que sólo sirve para dar altura retórica al inicio, contradiciéndolo inmediatamente de una manera frontal, digamos que soez, al proponer como elemento asilar de la política socialista una reforma constitucional que reafirme la singularidad de Cataluña.

Sólo en el socialismo actual, que se pierde en la bondad de las palabras a la búsqueda de frases para titulares, se podría plantear así tan fragante contradicción en tan poco espacio. Igualdad y singularidad de parte son concepciones antagónicas, y creo, que va siendo hora, pues la crisis nos ha dejado sin dinero para engrasar, aliviar, o endulzar las contradicciones, aplicar una cierta lógica, si es posible cartesiana, a nuestros discursos políticos. Si hiciéramos caso los socialistas a Marx recordaríamos que “las viejas libertades temen la libertad y el privilegio entraña más privilegio”. Por disparatado que fuere, por la singularidad catalana en la Constitución no pasa hoy la solución de los secesionistas, como no pasó para la vasca la disposición final primera de la Constitución, sino que la acrecentaría, pues el nacionalismo catalán no acepta hoy ni siquiera la vía confederal. Como dice Artur Mas, “la cuestión está en otro estadio”.

Ante ello, o se asume la autodeterminación controlada civilizadamente por el Estado (Ley de la Claridad), o se rechaza la pretensión secesionista desde una legalidad que el nacionalismo catalán también votó. Lo que propone Jáuregui (como el Roto) es la igualdad en la desigualdad para todos, lo que agravaría el problema. Quizás la reforma debiera venir en sentido contrario, hacia el unionismo, en reordenar la dispersión territorial y facultar al gobierno central de control sobre las autonomías. Es decir, en auténtico sentido federal.

La tercera vía
xavier pericay ABC Cataluña 19 Octubre 2013

A nadie se le escapa que el propósito de Movimiento Ciudadano tiene, a priori, un escollo considerable que vencer: UPyD

Esta semana se ha presentado en Madrid la tercera vía española. Se llama Movimiento Ciudadano y la impulsa el partido parónimo que preside Albert Rivera. Esa tercera vía lo es, por supuesto, en relación con las dos ya existentes, encarnadas en PP y PSOE, respectivamente.

En la España de hoy, los principios que la informan son tan necesarios como elementales: el respeto a la ley; la profundización en la democracia, concretada en una mayor transparencia de los partidos e instituciones y una mayor participación ciudadana; una división real de poderes, y la superación de los enfrentamientos seculares entre españoles, ya sean territoriales o ideológicos.

Como es natural, un movimiento basado en un programa de este tipo persigue convencer y congregar a un gran número de ciudadanos. Se trata, si el empeño no se tuerce, de constituir, a medio o largo plazo, una verdadera alternativa de poder.

Aun así, a nadie se le escapa que el propósito tiene, a priori, un escollo considerable que vencer: UPyD. Nada hay en los principios mencionados más arriba que no pueda ser suscrito igualmente por el partido de Rosa Díez, que cuenta además con la ventaja de estar ya implantado en la geografía española y al que los sondeos auguran un crecimiento considerable en próximos comicios.

Las discrepancias, si acaso, son de otro orden. Pero si no hay acuerdo entre unos y otros —lo que, vistos los precedentes, parece la hipótesis más probable—, la disgregación del voto, por absurda que parezca, será un hecho. Y, aunque a estas alturas resulta difícil pronosticar cuál de los dos proyectos hermanos se llevará el gato al agua —lo único aventurable, por desgracia, son las pérdidas en caso de desunión—, mucho me temo que no será el Movimiento el más perjudicado.

Este verano Rivera estuvo en Palma de Mallorca, donde pronunció una conferencia en la que ya se dibujaba lo presentado el jueves en Madrid. Acudió un montón de gente, que se mostró encantada con lo que oyó. Entre el público había, como es lógico, muchos votantes, presentes o futuros, de UPyD. ¿Qué harán esos ciudadanos, en adelante, si lo del Movimiento cuaja? Menudo marrón.

Educación y progreso
Vicente Benedito www.vozpopuli.com 19 Octubre 2013

Una de las más graves y preocupantes carencias de la democracia española es la ausencia de un modelo educativo estable en lo ideológico y en su propio horizonte temporal. No es un problema nuevo, al contrario, ya es casi eterno. A finales del siglo XIX, las “cabezas pensantes” de entonces señalaban los problemas educativos como la más grave de las limitaciones de la sociedad de la época. Luego, durante el primer tercio del siglo XX, la discusión social sobre el tema se volvió mas agria: qué modelo educativo, cómo implementarlo, con qué medios, si debía ser una educación laica o religiosa, quiénes estaban capacitados... fueron cuestiones que provocaron enfrentamientos, crisis de gobierno e incluso crisis constitucionales.

El tema, todos los sabemos, quedó sin resolver, y solo se hizo, manu militari, tras la Guerra Civil. Durante más de treinta años tuvimos una educación monolítica, de verdades absolutas, negada completamente a la discusión. Pero la educación que recibimos en aquellos años dependía tanto de lo que nos transmitían a cada uno en su casa como de lo que aprendíamos en el colegio o la escuela. Y lo que sucedía en la escuela giraba en torno a la figura y la personalidad, al carácter y el 'talante' (como se dice ahora) del maestro o profesor que se tratara. Luego, con muchas lagunas y tópicos, pero también con mucha curiosidad, fuimos completando nuestra formación a medida de que la sociedad se fue abriendo.

Es lógico que, tras tanto tiempo de enseñanza encorsetada, en los años 70 y 80 se produjera una explosión de libertad. De estar todo prohibido pasamos a permitirlo todo; de no aplicar ninguna novedad, a querer aplicarlas todas de golpe; de ser los padres y los maestros intocables, se ha pasado al compadreo, a ser compañeros y compañeras abandonando la siempre necesaria relación de respeto y autoridad entre maestro y alumno. Durante las últimas tres décadas, se han sucedido diversos, demasiados, planes de estudio que pretendían dar respuesta a la creciente demanda de educación. Es evidente que quizá el mayor éxito de nuestra democracia haya sido el facilitar el acceso a la enseñanza a cada vez mas jóvenes. Pero, a cambio de eso, a mi juicio, los sucesivos planes de estudio han tenido, y tienen, dos problemas: que siempre el último ha tenido un nivel educativo inferior al anterior y que están dirigidos, casi exclusivamente, a facilitar la búsqueda de trabajo y no a la formación como personas de los jóvenes.

Durante más de treinta años tuvimos una educación monolítica, de verdades absolutas
España se encuentra en los primeros lugares, muy lamentablemente, en fracaso escolar de los países de nuestro entorno. Una cuarta parte de los jóvenes españoles de entre 18 y 24 años no cursaban ningún tipo de ciclo educativo ni de formación en 2012. Ello es un verdadero cáncer para el futuro de esos jóvenes, que tendrán que aspirar a encontrar un empleo en unos mercados mucho más competitivos y que demandarán cualificaciones más altas.

Algunos, autocomplacientes, dicen que la actual generación de jóvenes es la que tiene mejor educación de la historia de nuestro país. Yo, sintiéndolo mucho, no estoy de acuerdo. Los datos que nos facilitan los organismos internacionales son demoledores. Probablemente sea la generación que más títulos tiene, pero no la que tiene mejor formación. Y esa formación, como personas, cada vez será mas deficiente si se empeñan en convertir el 'laicismo' en una nueva religión, como no, de obligado cumplimiento. Porque, como leía el otro día, todo, absolutamente todo, incluida la política y la economía, tan de moda ahora, no existen por sí mismas, sino que existen en un mundo de significaciones culturales. Podrán existir estados laicos, pero no existen sociedades laicas, y educar bien, educar en casa, en una escuela, laica o no, educar “como Dios manda”, es educar en valores; es que los jóvenes comprendan, asimilen y asuman lo que es bueno y lo que es malo en la sociedad en la que viven.

La gran tragedia de nuestra democracia -siempre pendiente de la maduración definitiva- no es otra que la politización del la enseñanza y, sobre todo, del modelo educativo. En los últimos 30 años, los diferentes gobiernos han querido dejar su impronta en la definición del modelo de enseñanza, produciendo enormes fallas en el sistema y, lo que es más grave, en la estructuración de la sociedad. No es explicable que en dicho periodo se hayan producido hasta siete textos legales de implantación nacional y se hayan consumado las transferencias en la materia a las comunidades autónomas, dejando que la presión de los partidos nacionalistas, de los sindicatos y de los colectivos sociales hayan aventurado una efímera supervivencia a cada nueva ley aprobada. La demagogia, el populismo mediocre y las veleidades de los políticos se han encargado de hacer fracasar pronto cada iniciativa. El Partido Socialista ya ha anunciado a bombo y platillo, y antes de que la nueva Ley (la LOMCE) saliera definitivamente de las cámaras legislativas, que si llega al Gobierno la derogará de manera inmediata.

Probablemente la actual sea la generación que más títulos tiene, pero no la que tiene mejor formación
La educación, un buen modelo educativo, es determinante para el progreso de una sociedad. El discurso político es casi siempre demagógico. Los políticos prefieren invertir a corto plazo en infraestructuras, que son tangibles, tras cada periodo electoral que a largo plazo en educación, cuyos frutos se apreciarán en un horizonte de tiempo en el que lo más probable es que quien promovió la Ley ya no esté en el poder.

España debe promover una seria y profunda revolución de su modelo educativo y lo ha de hacer desde el inequívoco consenso de los dos grandes partidos nacionales. Apostando por un sistema de garantías que posibilite que los estudiantes, desde los primeros años de su formación, se vean incardinados en un modelo no cuestionado por los agentes que intervienen en el mismo: gobiernos, profesores, sindicatos, padres y los propios alumnos.

Los informes de todo tipo y autoría que tratan de los problemas de la educación en el mundo, y muy particularmente en España, vienen a mostrar que el gasto no está en relación directa con la calidad de la educación recibida. De igual forma, parece ser constatable que tampoco la ratio número de alumnos por aula o profesor esté en relación directa con El Progreso en educación. Quizá el secreto pueda estar más directamente vinculado con la calidad y muy especialmente con la formación y cualificación del profesorado y con la inversión en los niveles de educación infantil, cuya capacidad de absorción y asimilación de conocimiento es enormemente mayor.

Proponía un periodista argentino especializado en educación la idea de crear una especie de PIB educativo que midiera la calidad y los resultados del sistema educativo de un país frente a los parámetros de medición cuantitativa como la producción o la renta. Andrés Opennheimer razonaba que "mientras todos seguimos pendientes de lo que dicen los ministros de Economía, los que tienen en sus manos el futuro de nuestros países son los ministros de Educación"

El oasis mediático
Fernando de Páramo Gómez www.cronicaglobal.com 19 Octubre 2013

Cuando estudié periodismo se me quedó marcada a fuego una frase del gran Hans Christian Andersen: "La prensa es la artillería de la libertad". Cita que ahora yo procuro inculcar a mis alumnos de comunicación con la esperanza de que no se cansen de disparar preguntas y provocaciones contra aquellos que tienen la obligación de rendir cuentas a los que les pagamos el sueldo.

Sin embargo, el otro día vivimos un hecho insólito, por primera vez vi a un periodista recriminar a un político por atender a los medios de comunicación. El escenario de este desaguisado periodístico fue RAC1 y los actores Jordi Basté y Albert Rivera. El primero se quejaba del exceso de repercusión mediática del político más allá del Ebro, y el segundo se defendía apelando al éxodo que algunos han tenido que hacer ante el hermetismo mediático catalán. Ojalá, pienso yo, todos nuestros representantes tuviesen la misma predisposición para someterse semanalmente a debates, preguntas y pullazos.

¿No será que lo que escuece es que haya fugas en el oasis y los mensajes atraviesen los muros? Imagino que en los planes cloaquistas por controlar cualquier voz que pudiera desentonar el concierto nacionalista no estaba contemplada la posibilidad de que ese afán por cerrar puertas, precisamente, produjese el efecto contrario abriendo otras, más grandes y efectivas, por cierto.

En Cataluña hace tiempo que los medios de la cuerda han dado la espalda a la realidad y han erigido mitos humanos nombrándoles como los padres de la comunicación

Supongo que debe ser duro esforzarse por silenciar un discurso en Cataluña y ver como después es aplaudido desde los medios con cobertura nacional. ¿Están locos en La Sexta, Telecinco, Intereconomía, TVE o Antena 3? No lo creo. El asunto es que muchos de los veladores del jardín del edén nacionalista no creían que hubiese vida más allá de TV3 y compañía.

¿Y el plan b? Fácil. Quejarse por la elevada cuota de pantalla de la que goza el que encabeza la esperanza de muchos en Cataluña. Y digo yo: ¡Bendita cuota! Ojalá nuestro presidente de Gobierno no se ocultase tras una pantalla de plasma, o los altos responsables del Gobierno autonómico de Cataluña se atreviesen a pisar un plató distinto de los de casa.

Porque, no sólo creo que es parte del sueldo de los representantes públicos comparecer en medios de comunicación o gestionar su Twitter, sino que, aquellos que no lo hacen, despiertan en la ciudadanía todo tipo de incertidumbres y desconfianza. Debe ser que la paradoja está de moda viendo estos días como CiU, los padres de la corrupción catalana, y su séquito de periodistas paniaguados dan lecciones de transparencia ocultando en sus oscuras intenciones los temores de una debacle electoral sin precedentes. Estoy convencido de que muchos ciudadanos agradeceríamos la misma diligencia a la hora de investigar fundaciones, sobre todo las de aquellos que las tienen con los sumarios abiertos.

En Cataluña hace tiempo que los medios de la cuerda han dado la espalda a la realidad y han erigido mitos humanos nombrándoles como los padres de la comunicación. De Josep Pla y Manuel Vázquez Montalbán a Pilar Rahola, Mikimoto y Toni Soler, con sus respectivos cargos en el Consejo Asesor para la Transición Nacional, sus eternas colaboraciones en medios y producciones millonarias disfrazadas de televisión pública. Me imagino que debe ser muy fácil, sobre todo para los más jóvenes como es mi caso, ceder tu pluma a las voluntades del poder. Los más mayores saben de qué hablo, la historia está llena de estos casos. En cambio, algo más difícil es para aquellos que preferimos el pensamiento propio al único. Para aquellos que no recibimos ni favores ni órdenes de nadie sobre lo que debemos opinar.

Pero la resignación es el primer paso para el fracaso y yo no estoy dispuesto. Por suerte, hoy en día existen alternativas para adelantar por la derecha a los que obstruyen voluntariamente los carriles de la libertad informativa. Estoy convencido de que muchos movimientos sociales y plataformas ciudadanas en Cataluña no habrían tenido ninguna posibilidad sin las redes sociales en internet y los apoyos de los medios ajenos al establishment. Porque tanto las redes como la prensa independiente no entienden de cotos privados, de amiguismos ni de fronteras. Y aunque todavía intentan inventar, acortar e, incluso, omitir aquellas informaciones que les chirrían, cada vez les quedan menos ladrillos para tapiar a una buena parte de la opinión pública que ha llegado a su madurez, ha salido del armario y ha dejado dentro los complejos.

Internacional
Alemania también despilfarra miles de millones de dinero público
josé-pablo jofré / corresponsal en berlín ABC 19 Octubre 2013

El «libro negro» de los consumidores incluye los casos de presupuestos que se duplican, puentes para murciélagos y hospitales que no se utilizan

El aeropuerto de Berlín —se inaugurará con casi diez años de retraso y 2.500 millones de euros extra— no es el único ejemplo de la ineficiencia alemana: la historia de este país está llena de proyectos inconclusos «Made in Germany», ideas que han devenido en fiasco y escandalosas pérdidas de millones de euros.

Así lo pone de relieve un informe publicado por la Federación del Contribuyente alemán (BdSt, por sus siglas en alemán), una especie de libro negro del contribuyente alemán o tal y como reza su título. de «El despilfarro público».

La mayoría de los casos tiene que ver con una ambición desmedida, la errónea confianza en una logística que a todas luces no siempre funciona y una falta de visión a la hora de anular un proyecto en su fase inicial. Ya sea el Estado alemán o empresas privadas alemanas han participado en la desmitificación de una cultura empresarial heredera de la ideología protestante del trabajo duro.

Cada otoño, la BdSt muestra cómo miles de millones de euros provenientes del contribuyente caen en saco roto tal y como se muestra con 100 ejemplos de despilfarro. La BdSt ha llamado con su libro negro a concienciar a los ciudadanos y a los políticos sobre «un uso mejor y más eficiente de los recursos» pùblicos.

Además de los clásicos —el aeropuerto de Berlín y la filarmónica de Hamburgo—, la lista del libro negro es larga y a veces discutible. Una iniciativa como dos puentes para murciélagos, que busca mantener el ecosistema de un bosque atravesado por la carretera, puede parecer un derroche –o no–. Están levantados en Biberach (Baden-Wurtemberg, suroeste de Alemania) y no pueden ser utilizados por viandantes a pesar que su coste supera los 435.000 euros.
Unos ceros más

Los proyectos que más urticaria causan son claramente aquellos que aumentan su presupuesto, como la nueva sede de los servicios de inteligencia alemanes en Berlín, que está en construcción desde 2006 y que sin haber concluido las obras, vio crecer su presupuesto desde los 720 millones iniciales a 1.457 millones que se prevé que cueste finalmente.

Otro de los gastos destacados del libro negro ha sido una fiesta de la CDU en el Estado federado del Sarre para celebrar los cincuenta años de la ministra presidenta de este Land, Annegret Kramp-Karrenbauer.

El libro negro ha recordado el caso de los drones del ministro alemán de Defensa, el democristiano Thomas de Maizière. Por su fracasado proyecto «Euro Hawk», el ministro ha debido responder a las preguntas pendientes incluso frente al Parlamento. Se trata de una compra de drones —aeronaves sin tripulación humana— a Estados Unidos, que quedó interrumpido en mayo tras revelarse que no obtendrían licencia para sobrevolar espacio europeo. Esto cuando ya se habían invertido 500 millones de euros.

La oposición ha pedido su cabeza, pero una Angela Merkel en campaña para una tercera reelección no lo consintió. El portavoz socialdemócrata de defensa, Rainer Arnold, ha dicho que «el ministro debe explicar las contradicciones ante la comisión. Pero estoy firmemente convencido de que estas contradicciones ya no se pueden aclarar». De Maizière ha argumentado que no fue debidamente informado por sus asesores de los problemas aparecidos en el proyecto de adquisición de drones.
Aeropuerto de Berlín

El nuevo aeropuerto de Berlín es una de las obras de infraestructura más ambiciosas de Alemania –una terminal estilo Bauhaus de seis plantas y una fachada acristalada de 33.000 metros cuadrados, diez mil plazas de aparcamiento, 150 tiendas, restaurantes y servicios en una superficie de más de 20.000 metros cuadrados—. Sin embargo, la ineficiencia alemana ha hecho que este inconcluso aeropuerto consuma el doble de lo presupuestado, hasta 5.000 millones de euros.

Este proyecto con síndrome de Peter Pan se llama oficialmente Flughafen Berlin-Brandenburg «Willy Brandt» («Aeropuerto Berlín-Brandeburgo Willy Brandt») en honor al socialdemócrata Premio Nobel de la Paz. Las encuestas auguran que el alcalde, Wowereit, no será reelegido.

SEGÚN 'THE WALL STREET JOURNAL'
JP Morgan pagará multa de 4.000 millones de dólares por las hipotecas "basura"
Agencias El Confidencial 19 Octubre 2013

JPMorgan Chase & Co. ha acordado el pago de cerca de 4.000 millones de dólares a las autoridades de Estados Unidos. por haber desinformado a los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac sobre la calidad los activos que les vendió antes del estallido de la burbuja hipotecaria, según fuentes próximas a las conversaciones entre JP Morgan y la Agencia Federal Financiera de la Vivienda (FHFA, por su sigla en inglés), citadas por el diario The Wall Street Journal, que cita fuentes , el acuerdo preliminar rondaría los 4.000 millones de dólares.

De concretarse, la cifra sería notablemente inferior a los 6.000 millones de dólares que se habían anticipado previamente. El banco neoyorquino lleva meses en conversaciones con el Departamento de Justicia de EE.UU. para tratar de cerrar otras investigaciones pendientes por supuesto fraude financiero a la hora de vender activos respaldados por hipotecas y cuyo alto riesgo acabaron detonando el estallido de la burbuja inmobiliaria y la consiguiente crisis financiera de finales de 2008.

Con este pacto integral, JP Morgan busca evitar potenciales cargos civiles y criminales por su rol en el caso de las hipotecas basura. La Agencia Federal Financiera de la Vivienda denunció en 2011 a JP Morgan y otras 17 entidades financieras por haber mentido acerca del riesgo de estos activos respaldados por hipotecas. En 2008 esta agencia federal absorbió a Fannie Mae y Freddie Mac para evitar su colapso como consecuencia de las pérdidas derivadas de la explosión de la burbuja inmobiliaria.

Multa por mala conducta
Este no es el único acuerdo alcanzado por JP Morgan, el mayor banco de EE.UU., con las autoridades para solventar los cargos en su contra en las últimas semana. A comienzos de semana, anunció el pago de una multa de 100 millones de dólares al reconocer su mala conducta ante la Comisión de Negociación de Futuros (CFTC) de EE.UU. por el caso conocido como la "ballena de Londres".

Las operaciones fallidas de la oficina de inversiones (CIO) de Londres de JP Morgan, y de uno de sus operadores conocido como la "ballena de Londres", provocaron en 2012 unas pérdidas de 6.000 millones de dólares que los directivos trataron de ocultar.

Aleix Vidal-Quadras, en 'El Gato'
'El PP ya se ha escindido. La cúpula me desprecia y me margina'
A. R. www.gaceta.es 19 Octubre 2013

El eurodiputado popular acusa de "prepotencia" y "autoritarismo" a la dirección de su partido, que "no contesta" a sus cartas ni a sus llamadas. Vidal-Quadras prevé una "reconfiguración del mapa político".

Aleix Vidal-Quadras acudió este jueves a El Gato al Agua para dar más detalles sobre el acto organizado horas antes en un hotel madrileño, donde, junto con el presidente de Denaes, Santiago Abascal, y el miembro de FAES José Luis González Quirós, convocó a casi "un millar" de afiliados, votantes, simpatizantes y ex votantes del Partido Popular que se encuentran descontentos con la gestión del actual Gobierno de Mariano Rajoy, y con los que habló "sin cortapisas".

El eurodiputado contó que la sala se quedó "pequeña", por lo que considera "evidente que en términos cuantitativos existe una inquietud". "Todas las intervenciones de la gente iban en la misma línea: el PP es de centro-derecha y tiene unos valores con un programa electoral concordante con esos valores, pero ahora se ha apartado de ellos de manera significativa, y eso ha generado insatisfacción", declaró.

Asimismo, Vidal-Quadras criticó que "la dirección del PP no cuenta" con él ni contesta a sus cartas o llamadas, lo que demuestra el "ostracismo, el desprecio total, la marginación, la prepotencia y el estilo intolerablemente autoritario" que él sufre. "No puede ser. La democracia no es así", se lamentó el popular.

El político catalán también subrayó que el Ejecutivo y la cúpula del PP "no se enteran de nada y se creen que el centro-derecha es un remanso de paz", algo que, en su opinión, no es así, debido a que se avecina "una reconfiguración del mapa político". Como prueba de ello, Vidal-Quadras afirmó que "ya se ha producido la escisión en el PP" porque el "ministro de Hacienda ha puesto el tipo máximo del impuesto sobre la renta al 52%".

"Ha llegado el momento de la acción"
El entrevistado aprovechó para enviar un petición a José María Aznar, en relación a los mensajes que el ex presidente del Gobierno dirige periódicamente al actual Ejecutivo: "Después de la palabra ha de venir la acción. Ha llegado el momento de la acción. De la misma forma que en la izquierda se están produciendo movimientos -UPyD, Movimiento Ciudadano...- que van a acabar con la hegemonía del PSOE, en el centro-derecha pasará lo mismo", a pesar de que "no quieran hablar con nadie" y digan que "todo va muy bien".

Vidal-Quadras añadió que, como pronostican las encuestas actuales, "perder entre 35 y 45 escaños" es una señal de alarma y luz roja. Por lo tanto, que eso no se pueda tratar en el seno del partido "es algo que no entiende nadie", dijo, en referencia a la "imposibilidad de debatir en la Junta Directiva Nacional".

"El Gobierno no ha entendido una serie de cosas: la crisis es muy profunda y múltiple: de instituciones, moral, económica... El país va desbocado", expresó, para luego aclarar que, a pesar del tratamiento que recibe por parte de la cúpula popular, disfruta de una "relación excelente" con las "personas que votan al PP", lo que pudo comprobar en el "test" que convocó este jueves.

Antes de finalizar la entrevista, el contertulio Pablo Iglesias calificó a Vidal-Quadras de "hombre brillante", y definió como "magnífica" su descripción de la "crisis de régimen que hay en este país".

Internacional
El islamismo impone su ley en las cárceles británicas
Londres. La Razón 19 Octubre 2013

Reino Unido sabe de primera mano lo que supone ser cuna de terroristas. Pero los seguidores de Alá ya no son sólo aquellos que vienen de fuera. Los nacidos en el país, educados en sus colegios y formados en sus universidades son los que luego se convierten al islam.

El caso más reciente que ha salido a la luz ha sido el de Michael Adebolajo y Michael Adebowale, los dos británicos que en mayo asesinaron a sangre fría a machetazos a un soldado a plena luz del día. El primero, artífice del crimen, era un estudiante normal y corriente. Nacido en Lambeth en 1984, creció en Romford, iba a la escuela en autobús, jugaba al fútbol, tenía un montón de amigos y le gustaba vestir con ropa deportiva de marcas americanas. Sus padres, de origen nigeriano y cristianos, confesaron que cuando llegó a la adolescencia, se «les fue de las manos» y empezó a relacionarse con «malas amistades» del barrio de Hackney. Se convirtió al islam en 2003. Tenía 19 años.

Pero condenar a estos asesinos a prisión, en muchos casos, no es la mejor opción. Las autoridades penitenciarias vigilan para que los recién llegados tengan el menor contacto posible con los fanáticos, pero el perfil de algunos reos no lo pone nada fácil. Hasta hace poco, en las celdas se encontraba Abu Qatada, uno de los ideólogos yihadistas más influyentes del mundo y considerado mano derecha de Bin Laden.

Según la Fundación Quilliam, estos imanes han llegado a utilizar las tuberías para difundir su mensaje. «En el último lustro se ha encarcelado a alrededor de 150 musulmanes con condenas relacionadas con terrorismo. Las autoridades piensan que así se termina el problema, pero no hace más que empezar», asegura James Brandon, portavoz del «think tank» musulmán, contrario a cualquier doctrina extremista. «Empiezan enseñándoles cómo sobrevivir en prisión para ganarse su confianza y luego les comen la cabeza», matiza. Es más, convertirse al islam es ya en algunas cárceles británicas una medida de supervivencia.

Por ejemplo, los presos no musulmanes de la cárcel de alta seguridad de Long Lartin se han visto obligados por los grupos radicales a dejar de escuchar música «occidental» o a quitar los pósteres de chicas desnudas. Algunos funcionarios señalan que sobre todo los jóvenes son obligados a orar e incluso a dejarse crecer la barba. En 2010, un recluso católico que se negó a convertirse resultó gravemente herido tras ser agredido. Según el último censo de 2011, el número total de personas en Inglaterra y Gales que se describieron a sí mismas como cristianas se redujo en 4,1 millones, una disminución del 10%, mientras que el número de musulmanes aumentó en un 75%. La mayoría vive en Londres. El 12,4% de los habitantes de la capital son seguidores del islam.

Objetivo de al Shabab
Los musulmanes británicos que hablan en contra del extremismo fueron advertidos ayer de que son objetivo del grupo militante somalí Al Shabab. La amenaza viene después de que el grupo terrorista emitiera un vídeo contra los «hermanos» que han criticado a los yihadistas. Scotland Yard confirmó que estaba investigando las imágenes y que algunos musulmanes que han criticado los atentados públicamente han sido puestos bajo protección policial para evitar represalias.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La lengua como instrumento de poder
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco.com   19 Octubre 2013

Resulta sorprendente que los torpes y cegatos representantes de los partidos políticos no nacionalistas hayan colaborado de forma sumisa, borreguil y estúpida en el proceso de socialización nacionalista a través de la escuela, vulnerando cualquier principio lógico de respeto a la individualidad de nuestros niños y jóvenes, provocando un fracaso escolar inducido en amplias capas de la población –maquillado-; rebajando hasta la hilaridad los aprendizajes –no lo digo yo, lo afirman los examinadores internacionales-, y repercutiendo en una caída de los índices de comprensión verbal hasta el punto de dejarlos más debajo de diez centiles por debajo de la mediana estadística general.

Desde Montesquieu, dicen que el poder dimana del pueblo. Y puede ser verdad en su germen. pero no en su ejercicio.

Es cierto, también, en puridad, que el poder tiene como destinatario al pueblo. Y sería verdad si tanto en el fondo como en la finalidad y los métodos tuviera como destinatario único el bien común, el interés general, el bienestar colectivo, el respeto a los ciudadanos como seres individuales sujetos a protección por detentar la fuente de los derechos. Pero todo aquel que no sea un ingenuo o un bisoño angelical sabe que no es así.

La regla de medida de la calidad de una democracia es el respeto a los derechos individuales, la aceptación del pluralismo político, cultural y social de una colectividad y la protección a cada ciudadano como sujeto único de derechos. Cuando se pone en valor la prevalencia de supuestos derechos colectivos y se manipulan de forma torticera conceptos del derecho natural para atribuir el reconocimiento de derechos a entelequias como “pueblo” “lengua” o “nación”, haciéndolos prevalecer sobre las personas, nos acercamos peligrosamente a las ideas totalitarias, maquilladas con formas democráticas.

Victor Klemperer, víctima del régimen nazi y analista de los mecanismos de dominio que empleó el sistema, dice “en la carne y en la sangre de las masas a través de palabras aisladas, de expresiones, de formas sintácticas que imponía repitiéndolas millones de veces y que eran adoptadas de forma mecánica e inconsciente”. George L. Mosse en su libro “La nacionalización de las masas” analiza el fenómeno sorprendente de los fascismos en el siglo XX de las siguiente forma “[…] desde comienzos del siglo XIX, a través de la utilización de mitos y símbolos nacionales, y del desarrollo de una liturgia que permitiría participar al propio pueblo en dicho culto. El concepto de voluntad general se prestaría a la creación de unos mitos y a la de sus símbolos que dieran expresión concreta a la voluntad general. La caótica multitud que constituía el ‘pueblo’ se convirtió en un movimiento de masas que compartía la creencia en la unidad popular a través de una mística nacional”.

El problema radica cuando en nombre de esa nacionalización y como método para lograrla se saltan todas las normas de respeto al individuo para lograr esa cosmovisión colectiva y como término del proceso el salto a la independencia de una comunidad creada “ex novo” mediante la tergiversación de la historia, la creación de mitos y la reconfiguración de las percepciones de realidades creadas al efecto en una imagen que ni el mismo Orwell hubiera intuido.

En mi libro “Educación y Nacionalismo, Historia de un modelo” disecciono la utilización que hace el nacionalismo de la escuela para la formación del espíritu nacional, perpetuando lo que Franco, en consonancia con los fascismos coetáneos, configuró para la formación de otra conciencia nacional, que en el fondo responde a los mismos parámetros. Franco fracasó porque iba a contracorriente en un contexto internacional postbélico donde las sociedades liberales iban ganando terreno. Pero no está claro que en el actual contexto de globalización no triunfen procesos de descomposición que ya se han comprobado como exitosos en los Balcanes, Kosovo y otros lugares satélites de la antigua Unión Soviética. Solamente hay que introducir ciertas imágenes colectivas de enemigos exteriores, agravios y victimismos, unos cuantos símbolos, banderas y mitologías, modificar determinados episodios históricos para ahondar más en la artificiosa pero efectiva victimización; romper los lazos culturales y lingüísticos de comunicación, y, sobre todo, controlar férreamente la escuela, lo que en ella se imparte y los instrumentos de aculturación como son los profesores. Los grandes dictadores como Stalin, Mussolini, y el mismo Franco consideraron en su momento que controlando la escuela se controlaba la sociedad. Y, aunque fracasaron en el intento, no se equivocaban.

Estamos en un momento en el que se está analizando el nuevo “currículo vasco” para el sistema educativo, que es una extensión de los programas que se imparten en las ikastolas al resto del sistema, y que es un nuevo giro de tuerca en el proceso de elaboración de esos contenidos que lleven a lo que la Confederación de Ikastolas proponía como finalidad de su trabajo: “La ikastola tiene como sustancia educativa específica que se refleja en sus símbolos, mitos y ritos, en sus costumbres, tradiciones e historia, en sus fábulas, canciones y danzas y en su forma de relacionarse con Edmundo natural, de comunicarse y organizarse, de interpretar la vida, es decir, que se refleje en su genio y el espíritu del Pueblo Vasco” “El signo de identidad que ha de caracterizar a la Escuela Vasca, -pública o privada- es su condición de euskaldun”.

Esta proclama de intenciones casa perfectamente con el ideario del PNV, que se condensa, en cierta forma, en esta definición: “El mantenimiento y consolidación de nuestra cultura e identidad como nación pasa por una Escuela Vasca que potencie nuestra lengua a través de la euskaldunizción; pero, además de la lengua, la cultura vasca se plasma en una historia y una geografía propias, así como en los logros y manifestaciones de toda índole que los vascos han producido a través del devenir histórico”. En definitiva, se trata de aplicar a machamartillo, a paso de buey pero con paso seguro, el plan de configuración de esa cosmovisión colectiva. Ello encaja, como anillo en el dedo, con la estrategia que en 1910 estableció un importante ideólogo del nacionalismo, Eleizalde, que anunció lo que hemos visto ya aplicado de forma sistemática, sin oposición alguna de quien debiera haber ejercido sus funciones de Estado, es decir de quienes han pasado por los sucesivos gobiernos en España. Decía, de forma resumida, “Las etapas que debe recorrer todo nacionalismo normal, y, por tanto, el nuestro, son estas tres, y por este orden cronológico: primeramente la etapa social y cultural, en la que se va despertando y arraigando la conciencia de nacionalidad, y se va elaborando el programa socio-político que contiene las aspiraciones de la nacionalidad renaciente. Esta es la etapa fundamental, la etapa de las escuelas, de las academias y ateneos, de las publicaciones científicas.

Viene a continuación, aunque sin cerrar la primera que sigue subsistiendo, la etapa política, durante la cual el nacionalismo, por medio de sus representaciones parlamentarias y administrativas, trata de incorporar a la vida pública el conjunto de soluciones estudiadas y elaboradas durante la etapa anterior.

Finalmente y subsistiendo las dos primeras etapas se llega a la final, la del triunfo completo y pleno dominio, el cual será más estable y sólido cuandto más la conciencia se haya trabajado en las etapas anteriores. (El subrayado es mío).

LA INMERSIÓN LINGÜÍSTICA
Resulta sorprendente que los torpes y cegatos representantes de los partidos políticos no nacionalistas hayan colaborado de forma sumisa, borreguil y estúpida en el proceso de socialización nacionalista a través de la escuela, vulnerando cualquier principio lógico de respeto a la individualidad de nuestros niños y jóvenes, provocando un fracaso escolar inducido en amplias capas de la población –maquillado-; rebajando hasta la hilaridad los aprendizajes –no lo digo yo, lo afirman los examinadores internacionales-, y repercutiendo en una caída de los índices de comprensión verbal hasta el punto de dejarlos más debajo de diez centiles por debajo de la mediana estadística general. Y todo ello sin que nadie levante un dedo ni diga una sola palabra de crítica política. Con el aval y complicidad de sindicatos no nacionalistas –los nacionalistas se entiende que están para ello- y con el parabién del PP y del PSOE. Es inexplicable el fenómeno desde una visión de política comparada internacional.

En ello ha tenido mucho que ver la generalización de un modelo de inmersión lingüística fraudulenta que se ha basado en incumplir sistemáticamente lo establecido en la Ley de Normalización del Uso del Euskera, que establecía que se crearían modelos lingüísticos para adaptar la implantación del euskera a la realidad sociolingüística de cada zona, y para ello se creaban el modelo A (castellano como vehículo), D (euskera como vehículo) y B (mixto) según fueran zonas castellanohablantes, euskaldunes, o de transición. Tramposamente se fue expandiendo por la vía de los hechos –con la excusa de una falsa demanda de padres, inducida y coaccionada- la implantación generalizada del modelo de inmersión puro, contraviniendo el necesario ajuste entre entorno y escuela, e impidiendo el aprendizaje en lengua materna según recomiendan instancias internacionales, entre ellas la UNESCO, que en su boletín de 2003 afirmaba “Años de investigación han demostrado que los niños que inician su educación en la lengua materna tienen un mejor comienzo y exhiben un mejor desempeño que aquellos que son expuestos a un idioma nuevo al ingresar a la escuela”, recomendando a todas las naciones que respeten la lengua materna de los escolares como vehículo de aprendizaje principal.

Curiosamente lo mismo afirma el informe PILRS (de las evaluaciones internacionales de los resultados escolares en los niveles de instrucción primaria), colgado en la propia página web del Ministerio de Educación del Gobierno Español. Veamos: el Informe PIRLS, análisis PISA de la OCDE, en sus páginas 29 y 30 dice lo siguiente: “Lenguas habladas en casa. Debido a que el aprendizaje de la lectura depende en gran medida de la experiencia temprana de los niños con el lenguaje, la lengua o lenguas habladas en casa y la manera de utilizarlas son factores importantes en el desarrollo de la competencia lectora. Los niños cuyo conocimiento de la lengua empleada en la enseñanza formal de la lectura se sitúa sustancialmente por debajo de lo que es de esperar en los niños de esa edad, con mucha probabilidad se encontrarán en desventaja desde un primer momento. Además, el empleo de lenguas o dialectos diferentes en casa y en la escuela puede causar problemas a los alumnos a la hora de aprender a leer.”

Es evidente, cuando menos, que alumnos (no hay que decir que también alumnas) con dificultades congénitas o adquiridas de carácter verbal, o funcional en el área de la lectoescritura, alumnos inmigrantes con lengua nativa extranjera, transeúntes, minorías étnicas, etc, encuentran una barrera si no insalvable sí que les va a provocar un retraso escolar abocado a un fracaso y abandono escolar, con lo que ello implica en la formación de su personalidad. Pero a nivel general ello también va a suponer en los niños cuya primera lengua no sea la de la escuela, o cuya lengua dominante de contexto no sea la de aprendizaje, un retraso significativo a nivel instructivo y en la adquisición de la aptitud mental primaria de la comprensión verbal que va a ser instrumento fundamental de aprendizaje a lo largo de su vida.

Resulta curioso que los nacionalistas en otras épocas de la historia abogaran por esta tesis, cambiando al punto contrapuesto cuando les ha convenido. Veamos lo que decía Landeta, un importante representante nacionalista en el III Congreso de Estudios Vascos de 1920: “[…] si la lengua maternal del niño es la vasca en euskera debe recibir la educación y si la lengua materna es castellana en castellano” “[…] El medio, el instrumento necesario, preciso, para efectuar ese desarrollo, para llevar a cabo esa formación, es, y no puede ser otro, que la lengua. Y por eso la posesión perfecta de la lengua materna, sea cual fuere ésta, constituye la base y la esencia misma de la pedagogía” “Al maestro más inteligente y abnegado, pero que ignora la lengua de los niños, no le es posible disipar la atmósfera de aburrimiento e indiferencia que le rodea[…]” Quizás por eso mismo, en 1931, con ocasión de la elaboración del Estatuto de Estella la Sociedad de Estudios Vascos formulaba su propuesta en los siguientes términos: “Deben las escuelas rurales vascas clasificarse en dos grupos : a) Aquellos en donde toda la enseñanza ha de darse en idioma vasco y, b) Aquellas en donde procede usar el castellano como idioma general de enseñanza. Fundados en la realidad del problema, podemos asegurar que no existe ningún caso que justifique la existencia de un tercer grupo bilingüe. En el grupo (a) debe constituir el estudio de la lengua castellana materia obligatoria en todos los grados o cursos. En el grupo (b) debe constituir el estudio de la lengua vasca materia también obligatoria en todos los gados […]”.

Es obvio que estos principios que venían de fuentes directas del nacionalismo han sido trastocados y subvertidos. ¿Por qué?

1.- Para segregar al profesorado y crear una vía cribada de acceso a agentes muy activos de socialización cultural nacionalista, formados en unos centros con un fuerte ingrediente nacionalista a su vez. No hay más que comprobar la evolución del voto sindical para comprobarlo. Es una evidencia rotunda y drástica. La absoluta mayoría del profesorado vasco respira nacionalista, y una parte de él ha orbitado en torno a movimientos proetarras, lo cual es la antítesis del buen educador –adoctrinar es otra cosas-. Y se ha provocado una diáspora masiva del profesorado no “asimilable”. Eso es también claramente detectable en Cataluña.

2.- Con ello se facilita el curriculum oculto que es el que permite adoctrinar al alumnado por vías no oficiales.

3.- Para eliminar las resistencias a la implantación de un currículo vasco que impida la aplicación de los programas estatales, imposibilitando así la existencia de un sistema nacional de educación (español) imprescindible para que exista un Estado en su más genuino sentido y naturaleza, y unos planes homologables que permitan que los títulos académicos y profesionales lo sean al mismo tiempo. Es decir, vulnerando de forma explícita las normas constitucionales.

4.- Para, a través de la lengua, introducir una nueva visión política, etnocéntrica y antropológica en la población vasca, por muy artificiosa que sea ésta.

Quien controla la escuela controla la sociedad.
La responsabilidad última es de quienes tienen la responsabilidad de Estado en España.

¿Es tarde para corregirlo?
Bajo mi punto de vista si, pero que cada palo aguante su vela y de cuentas de su responsabilidad. Denunciando, yo me eximo de esa responsabilidad. Y llevo haciéndolo más de treinta años.

Por razones de espacio no desgloso los efectos y resultados que esta política está teniendo sobre la población escolar.

Si la redacción de este periódico digital me lo permite, lo haré en un próximo artículo.


Ernesto Ladrón de Guevara López de Arbina. Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y autor del libro “Educación y Nacionalismo. Historia de un modelo” y “Educando. Alternativas a la farsa pedagógica”.


Som Catalunya. Somos España
Vicente Serrano www.cronicaglobal.com 19 Octubre 2013

El pasado 10 de septiembre escribí un pequeño artículo en mi blog titulado "Eslabón perdido" en el que justificaba mi inasistencia, mi repulsa a participar en la cadena/condena por la secesión de Cataluña que se convocaba al día siguiente. Fue un éxito para sus organizadores, lo que no cambió mis planteamientos respecto a lo insolidario y antidemocrático de sus pretensiones.

El pasado sábado 12 de octubre se manifestaron miles de catalanes con el lema que encabeza este artículo y llenaron la plaza de Cataluña de Barcelona. No asistí aunque coincida básicamente con el mensaje. Las causas de mi inasistencia no son una excusa, ni siquiera una exquisita equidistancia con ambas manifestaciones, como algún comentarista se ha referido al artículo de Francesc Moreno sobre esta última manifestación.

Hay algunas diferencias entre ambas manifestaciones que es preciso remarcar. En la manifestación/cadena del pasado 11-S, y en la de cada año, la participación cubre todo el arco ideológico y entre sus convocantes encontramos desde la ultraderecha más étnica (Estat Catalá) hasta la izquierda más radical (Anticapitalistes), pasando por la izquierda formal con ICV-EUiA y PSC vacilantes y liantes. Considerar de izquierdas a ERC me parece un sarcasmo y lo de la CUP o Procés Constituent una estafa al intelecto.

Faltaba algo en la convocatoria del sábado, la presencia de la izquierda

El 12-O hubo una clara separación de los demócratas y de los grupos fascistas, aunque los medios catalanes intenten mezclarlo y algunos medios de ámbito estatal jueguen también al equívoco. No hubo mezcla de manifestaciones ni de objetivos. Los franquistas enarbolaron sus banderas inconstitucionales del aguilucho, al igual que los manifestantes del 11-S enarbolaron la inconstitucional estelada. En la manifestación de la Plaza de Cataluña solo hubo banderas constitucionales: la española, con o sin el escudo real, y la catalana. Soy poco amigo de banderas y ya lo he dejado reflejado en algunas ocasiones, y puesto a llevar alguna hubiera llevado la republicana, si es que me hubiera planteado asistir. Pero ese no es el tema de este artículo.

Faltaba algo en la convocatoria del sábado, la presencia de la izquierda. Me refiero a la presencia de la izquierda formal y alternativa, ya que sé que muchos amigos de izquierda estuvieron presentes. Y no es baladí el tema. El PSC e ICV-EUiA siguen jugando al despiste, siguen perdidos en el limbo del derecho a la autodeterminación, siguen prisioneros del dogma y del complejo ante el nacionalismo desde la Transición. Incluyo en esto a sus referentes estatales PSOE e IU.

Está claro que si las direcciones de estos partidos dejasen de marear la perdiz ideológica entorno a la autodeterminación y se desembarazaran de ese discurso melifluo, hace tiempo que no tendríamos el problema que los nacionalismos generan en la sociedad española y ahora estaríamos debatiendo más seriamente, y posiblemente con otro gobierno, sobre la crisis que nos asola. De aquellos polvos estos lodos.

Además, hay un elemento, para mi, clave en mi no asistencia y este tiene que ver con la fecha elegida. Y aclaremos que es no porque considere el 12-O una fecha nefasta, no; sino por contraponer como respuesta al nacionalismo otro elemento identitario. Este hecho es caer en el juego de los secesionistas convirtiendo, como bien dice Moreno, en una lucha patria contra patria.

El patriotismo constitucional no tiene elementos de adhesión inquebrantable como el nacionalismo que siempre es tendente a la exaltación de elementos étnicos y diferenciadores

Finalmente, estoy seguro de que la mayoría de los catalanes no somos secesionistas y que si se realizase un referéndum con todas las garantías democráticas (cosa que no tiene que ver con ese constructo del derecho a decidir) el resultado seria favorable a la continuidad en España. Otra cosa es sacar, con esa fe y visceralidad que tienen los nacionalistas, a todos los ciudadanos no secesionistas a la calle. El patriotismo constitucional no tiene elementos de adhesión inquebrantable como el nacionalismo que siempre es tendente a la exaltación de elementos étnicos y diferenciadores. Mientras el nacionalismo genera odios, busca enemigos internos y externos y exige privilegios y deferencias, el patriotismo constitucional huye de identidades y busca la igualdad entre ciudadanos libres.

Y cuando hablo de constitución (El Contrato Social) no estoy diciendo que la Constitución española sea inamovible, es más, creo imprescindible un cambio que nos asegure más igualdad y bienestar a los ciudadanos, más participación democrática en la toma de decisiones que a todos nos afectan (de nuevo nada que ver con el restringido e insolidario derecho a decidir de si nos vamos o nos quedamos), con un cambio del sistema electoral para que el valor del voto sea idéntico independiente de donde estés empadronado, una profundización en los derechos sociales y una economía al servicio de la sociedad.

Es necesario imponer el debate racional frente al sentimental. Y también es necesario que toda esa izquierda huérfana política, que no se siente representada ni por el PSC ni por ICV-EUiA (por su sesgo nacionalista) ni por Ciudadanos ni por UPyD (por su sesgo liberal), encuentre o sea capaz de crear ese referente. Esto seguramente equilibraría más el debate sobre los problemas que tiene nuestra sociedad.

práctica habitual en la enseñanza pública
Profesores al borde de la jubilación evitan acudir a trabajar al ser liberados para aprender euskera
El Gobierno vasco gana la batalla judicial para impedir en el futuro que haya docentes de hasta 64 años, como ocurre ahora, que acuden a euskaltegis
MARTA FDEZ. VALLEJO El Correo

Muchos cursillos son para docentes que tienen ya perfil, entre ellos uno sobre la cultura vasca

Ha sido una práctica habitual en las plantillas de la enseñanza pública, a pesar de que la ley exime a los funcionarios mayores de 55 años de acreditar un perfil de euskera para conservar su plaza. El anterior Gobierno socialista decidió atajar la picaresca en 2011 y aprobó una normativa en el que fijaba el tope de edad para tener derecho a liberaciones con el fin de estudiar la lengua vasca en los 56 años, aunque una profesora presentó un recurso y ganó. Ahora, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dado la razón a Lakua y ha admitido limitar a esa edad la posibilidad de liberarse de las clases para acudir al euskaltegi en horario laboral. Sin embargo, la convocatoria de este año ya estaba en marcha y no le ha afectado esa resolución, explicaron la semana pasada desde la consejería de Educación.

Por ello, un año más, se ha admitido a docentes al borde de la jubilación en el programa Irale, evitando de esta manera tener que ir a trabajar. La consejería de Cristina Uriarte no detalló el número concreto de los que superan los 56 años y que se les ha concedido la liberación total. Lo que sí pudieron confirmar es que había mayores de 60 e, incluso, el caso de una persona de 64 años que cuando acabe con el euskera se jubilará directamente sin volver a pasar por las aulas.

Hasta la irrupción de la crisis económica y los recortes, los profesores de la enseñanza vasca tenían oportunidad de jubilarse a los 60 años y el Ejecutivo les abonaba una indemnización para compensar la reducción en sus ingresos hasta los 65 años -60.000 euros de gratificación en algunos casos-. Una vez suprimido ese privilegio, si se van antes de los 65 pierden dinero.

Por ese motivo, estos cursos de Irale atraen a profesores de edad avanzada, algunos incluso al borde de la jubilación. Una práctica que suscita ya recelos por parte de sus compañeros, en un momento en que las cargas de trabajo son mayores por los ajustes presupuestarios. Las primeras voces críticas con la concesión de plazas para estudiar euskara a docentes mayores se han dejado escuchar en la comunidad educativa porque se ha convertido en todo un privilegio -son cinco horas de clase en el euskaltegi por la mañana con un calendario ajustado a las vacaciones escolares-. «También a mí me faltan pocos años para la jubilación, tengo perfil lingüístico y vengo todos los días al instituto a dar clase a mis alumnos. No es justo. No puedo soportar que se despilfarre el dinero público. Son profesores con sueldos de 45.000 euros o más a los que hay que sustituir. ¿Para qué quieren liberarse a esa edad, si algunos ya no va a volver a clase?», comenta indignada una docente de un instituto vizcaíno que ultima su queja al Gobierno vasco y al Ararteko.

Peores condiciones laborales

Esta práctica en todo caso es legal, según defienden las centrales sindicales. El argumento que esgrimen para justificar esta práctica es que a los 60 años es muy duro batallar en el aula con estudiantes. Destacan también la supresión de la indemnización por jubilarse antes de los 65, que ha supuesto un duro golpe a sus condiciones labores, y la nueva normativa por la que durante las bajas prolongadas no se cobra el cien por cien del sueldo. Además, en tiempos de vacas gordas y holgura de plantilla se dedicaba a los profesores de más edad a tareas más livianas como el cuidado de bibliotecas, gestión de comedores o programas que reducían sus horas de docencia directa en las aulas. Ahora, el número de enseñantes está más ajustado y es difícil lograr algún privilegio por peinar canas.

Tanto los funcionarios como los interinos -sustitutos que logran una plaza vacante de año- tienen derecho a apuntarse a cursos de euskera durante el horario de trabajo. En todo caso, las liberaciones a profesores se han reducido de forma importante en los últimos años ya que el 80% de la plantilla tiene perfil lingüístico. Este periódico trató el miércoles, 9 de octubre, sin éxito de conseguir en Educación los datos concretos de las edades de las personas liberadas -cerca de ochenta en total en esta última convocatoria- este curso y en anteriores años. Hay que tener en cuenta que estos programas de euskaldunización llevan en marcha más de tres décadas.

La página del Gobierno vasco sí detalla el tipo de cursillos de Irale que se imparten actualmente, «adaptados a las nuevas necesidades». De hecho, una buena parte de ellos están destinados a docentes que ya tienen acreditado el perfil de euskera y se dirigen a mejorar «las habilidades orales» o a «afianzar el idioma». Hay incluso uno sobre 'La dimensión vasca del currículo: curso de cultura vasca'


Recortes de Prensa   Página Inicial