AGLI Recortes de Prensa   Domingo 20 Octubre 2013

Lo que sucede cuando se desprecia el pensamiento
Carlos Sánchez El Confidencial 20 Octubre 2013

A Ronald Coase -Nobel de Economía en 1991- se le atribuye una frase singular: ‘Los economistas desprecian el pensamiento y la historia económica, y eso es una catástrofe”.

Coase, que falleció hace unas semanas a los 102 años, es autor de un célebre teorema que lleva su nombre que estudia los efectos perjudiciales que tiene para la sociedad la acción de los agentes económicos, ya sean empresas o particulares. El ejemplo más típico es el del tabaco, que perjudica a los fumadores pasivos; o el de la fábrica de coches, que contamina; mientras que cualquier ciudadano puede hacer insoportable la vida de su vecino si saca la basura a destiempo.

Coase, como ha puesto de relieve el economista Gerard Llobet, no basó sus estudios en complejas fórmulas matemáticas, sino que se dejó llevar por la intuición y por el desarrollo lógico del pensamiento. Y entre sus conclusiones se encuentra una obviedad que a menudo se olvida. El Estado es una superempresa con posibilidad real de influir sobre la vida de todos mediante decisiones administrativas. Si lo desea puede anular la actuación del mercado, cosa que la empresa jamás podría hacer. Incluso, su capacidad de persuasión es enorme cuando la maquinaria del Estado se pone en marcha a través de sus satélites para convencer a los agentes económicos sobre una determinada idea.

Tanto poder, sin embargo, no está exento de despropósitos. Y ciertos gobiernos, como sostenía Coase, en realidad son como los malos economistas: desprecian el pensamiento y la historia, lo que les empuja a cometer errores garrafales. Aunque no sólo ellos.

Este monopolio de la verdad explica el raro consenso sobre la salida de la crisis. Una ola de optimismo desmesurado recorre España. Como si los problemas estructurales de una economía escasamente productiva y poco competitiva se esfumaran de un plumazo porque la Bolsa suba con fuerza o el Tesoro coloque sus emisiones con holgura pagando menor rentabilidadNiall Ferguson, un profesor de historia de la Universidad de Harvard, ironizaba hace algunos días sobre Paul Krugman, el héroe de las soluciones liberales en el sentido estadounidense del término.

Krugman, que ha errado como pocos en sus previsiones (ha asesinado al euro varias veces), tiene, sin embargo, una legión de seguidores (más de un millón en Twitter), y por eso Ferguson proponía que se le aplicaran las leyes antimonopolio. Precisamente, para que funcionara realmente el mercado de las ideas. Y en tono jocoso recomendaba al Times, periódico en el que escribe su célebre blog, que por cada palabra que publica Krugman, el Nobel se comprometiera a leer al menos cien palabras de otros autores. Y concluía Ferguson: ‘No puedo garantizar que leer más le enseñe honestidad, humildad y cortesía. Pero al menos reducirá su injustificada desmedida participación en el mercado de las ideas económicas”.

Optimismo desmesurado
Este monopolio de la verdad es lo que puede explicar el raro consenso que se ha instalado en determinados sectores sobre la salida de la crisis. Hasta el punto de que una ola de optimismo desmesurado recorre España. Como si los problemas estructurales de una economía escasamente productiva y poco competitiva (asuntos que vienen de lejos) se esfumaran de un plumazo porque la Bolsa suba con fuerza o el Tesoro coloque sus emisiones con holgura pagando menor rentabilidad.

La causa de este comportamiento tan superfluo probablemente tenga que ver con la idea de que la economía es ‘un estado de ánimo’, que diría Jorge Valdano. Cuando en realidad estamos ante problemas de fondo de los que no será fácil salir. Incluso en el mejor de los casos, con una economía que crezca en los próximos años por encima del 2%, las cuestiones de mayor calado están ahí. Y hasta el propio Gobierno lo reconoce en su última comunicación a Bruselas cuando admite que el potencial de crecimiento de la economía española se situará en 2014 en un increíble -0,4% (exactamente igual que en 2013).

¿Qué quiere decir esto? Pues ni más ni menos que crecimientos superiores a esa tasa generan de manera automática desequilibrios macroeconómicos (inflación o déficit de balanza de pagos). O dicho en otros términos, el nivel de producción compatible con una inflación moderada (la clave de cualquier política económica para crear empleo) se sitúa próximo a cero.

La causa de tan raquítico crecimiento tiene que ver con la destrucción de empleo, que ha sido tan intensa que ha acabado por hundir el potencial, cuya evolución depende de factores como el tamaño de la fuerza laboral, las infraestructuras o el capital humano. Y, por supuesto, de la eficacia de las reformas económicas.

Y pensar que porque suba la Bolsa -sin duda una bendición desde el punto de vista de la renta disponible de las familias y de las empresas-, se solucionarán los problemas, es tan iluso como cuando en medio de la peor crisis desde 1929, Zapatero decía los dirigentes socialistas. ¡Y ahora, a consumir! Como si la economía fuera una cuestión de voluntarismo político.

El propio Ejecutivo admite que el PIB potencial disminuirá en 2013 y 2014 debido, en mayor medida, a la elevada “detracción del factor trabajo por la elevada tasa de paro estructural y la reducción de la población en edad de trabajar por los flujos migratorios”. Como consecuencia de ello, el output gap (la brecha de producción) seguirá siendo negativo. Es decir, que existe un exceso de oferta o capacidad productiva no utilizada debido a una falta de demanda. Y si la demanda no tira -porque el ajuste en salarios y consumo público se prolongará al menos hasta 2015-2016- no es fácil que se cierre esa brecha de producción. O lo que es lo mismo, la distancia entre lo que España podría crecer y lo que finalmente lo hará.

En 2006 (cuando la economía crecía de forma intensa), el paro estructural alcanzaba el 14%, es decir, el doble de la tasa en términos nominales (sin contabilizar los factores coyunturales). ¿Qué quiere decir esto? Pues que los problemas de la economía española no tienen que ver sólo con la crisis. Al contrario. Tanto el déficit público como la tasa de paro serían muy elevados si se eliminan los factores cíclicosUn nuevo escenario

Estos fundamentos económicos -el empleo en Contabilidad Nacional se sitúa en niveles del año 2000- son los que explican que la recuperación vaya a ser lenta (aunque recuperación al fin y al cabo). Y es mejor contar con este escenario que hacerse falsas ilusiones que llevan a la frustración. Sobre todo cuando España tendrá que hacer política económica atada de pies y manos y con la vista puesta en los altísimos niveles de endeudamiento público y privado. O dicho en otros términos, hacer política sin estímulos públicos, como ya se pone de relieve en el proyecto de ley de Presupuestos 2014. Un fenómeno inédito en la reciente historia económica. Al menos, y esto es de extraordinaria importancia, vuelve a tener capacidad de financiación, esencial en un contexto como el actual.

Este informe publicado por el Servicio de Estudios del BBVA estima que el paro estructural español alcanzó en 2012 un increíble 18% de la población activa, lo que da idea del tamaño del problema.

No se trata de una cuestión nueva. Al contrario: según ese estudio, en 2006 (cuando la economía crecía de forma intensa), el paro estructural alcanzaba el 14%, es decir, prácticamente el doble de la tasa en términos nominales (sin contabilizar los factores coyunturales). ¿Qué quiere decir esto? Pues ni más ni menos que los problemas de la economía española no tienen que ver sólo con la crisis. Al contrario. Tanto el déficit público como la tasa de paro serían muy elevados si se eliminan los factores cíclicos.

Los economistas Rafael Domenech y Javier Andrés, autores del estudio del BBVA, sacan una conclusión dramática: “La mayor parte de la caída en la actividad económica en España durante los últimos años ha supuesto en realidad una caída del PIB potencial o, lo que es lo mismo, que prácticamente todo el desempleo observado en la actualidad es de carácter estructural”. La alta tasa de paro no es, por lo tanto, meramente coyuntural vinculada a un ciclo económico adverso.

Robert Schiller, que acaba de ser galardonado con el Nobel de Economía, recordaba en un reciente artículo las enormes ineficiencias que tiene el sistema económico. Y ponía como ejemplo el caso de un señor feudal que instala una cadena a lo ancho de un río que pasa por su tierra. Posteriormente, contrata a un siervo para que les cobre a las embarcaciones que pasan por allí un arancel a cambio de bajar la cadena. No hay nada productivo en la operación. El señor feudal no ha hecho ninguna mejora al río y no ayuda a nadie, ni directa ni indirectamente, excepto a sí mismo. Y lo único que hace es encontrar una manera de ganar dinero a partir de algo que era gratis. Algo parecido le sucede a la economía, pensamos que hay recuperación porque hay más actividad en los mercados gracias a los manguerazos de liquidez, de los bancos centrales, pero las cadenas que atan el crecimiento siguen ahí.

El dilema de Rajoy: los impuestos y la popularidad
Editorial www.gaceta.es 20 Octubre 2013

Nuestro periódico publica este domingo una entrevista con Carlos Lodares, que acaba de publicar un libro contra el intervencionismo que analiza la influencia del Estado en la actividad económica, y muy en especial el caso de la economía española, a partir de los efectos de la política económica del gobierno del PP. No es ningún secreto que cuando el PSOE perdió las elecciones, los electores esperaban una bajada significativa de los impuestos conforme a lo que el PP había defendido en los años de Zapatero y de acuerdo con el programa electoral. Tampoco nadie ignora que no ha sido así, que el PP ha aprobado varias decenas de subidas de impuestos, yendo bastante más allá de lo que la izquierda se había atrevido a proponer. Lodares critica esta política porque parte de la base de que siempre es malo subir impuestos, mientras que el Gobierno de Rajoy ha defendido esas subidas como el único camino para salir de la recesión, y como algo a lo que se ha visto obligado porque las cifras reales de la economía española no se correspondían con las informaciones oficiales que suministraba el gobierno anterior. Aún concediendo al Gobierno de Rajoy el beneficio de la duda, la pregunta que se hace Carlos Lodares, la pregunta decisiva, es sí las subidas de impuestos pueden ayudar a salir de la recesión y, si en particular, las subidas que ha impuesto el Gobierno en estos 24 meses han supuesto alguna mejora de la economía española. Lodares cree que no y argumenta con brillantez su respuesta.

El intríngulis político del caso está en las diferencias que existen entre el puro análisis económico y el centrado en la conveniencia electoral. El error del PP ha estado en que no se ha atrevido a romper el consenso ideológico dominante, aunque haya prometido hacerlo, y no se ha comprometido seriamente con el recorte del gasto, porque ha interpretado que esa política le enajenaría el apoyo de sus electores y provocaría una resistencia insoportable en la calle. El PP ha hecho como que iba a hacer, ha recortado algunas cosas puramente simbólicas, pero sin tocar a fondo las líneas de gasto.

A cambio, ha administrado una dolorosa subida de impuestos a todos los españoles, pero ha calculado, tal vez equivocadamente, que los electores sabrían perdonarle que les haya metido la mano en el bolsillo al suponer que lo hacía sin querer, contra su voluntad, como consecuencia de los tremendos errores del gobierno anterior. El sacrificio pedido a los ciudadanos no ha servido de manera eficaz para sanear la economía, la situación de las familias es igual o peor que la de hace dos años, y es posible que se haya superado la recesión, asunto en el que han intervenido otros muchos factores, y señaladamente la ayuda del BCE, pero sin que podamos decir, como lo ha reconocido el propio Rajoy que hemos dejado atrás la crisis.

el rompeolas, España vista desde cataluña
Los husmeadores infalibles
juan carlos girauta ABC Cataluña  20 Octubre 2013

Tomen a Artur Más y verán hoy un personaje evitado por los infalibles husmeadores de poder que conocemos como empresarios

La fractura catalana alcanza a la coalición gobernante, donde los herederos de Carrasco i Formiguera convivían en triunfante joint venture (unión temporal de empresas) con el partido que parió Pujol, banquero fracasado, activista encarcelado, ilustrado doctor de lecturas anti ilustradas, padre del nacionalismo catalán contemporáneo y, si me apuran, de la Cataluña contemporánea. Más exactamente: médium cuyo ectoplasma conocemos hoy como «Cataluña».

La pervivencia del ectoplasma es indudable y asombrosa. Sigue reproduciendo fielmente el país imaginario que perdió su independencia al enfrentarse con el primer Borbón y lleva trescientos años sojuzgado por una tal España. Un hito en la triste historia del nacionalismo, una salpicadura tardía y lejana de la tormenta y el ímpetu (Sturm und Drang), una vez desprovista la explosión de cualquier arte e ingenio, una vez arrojados a los cerdos los restos del festejo y la pasión. Todas esas cosas que el lector instruido conoce perfectamente, no hay por qué seguir.

Lo curioso es el vigor de esta enésima encarnación de una ideología que es madre de la exclusión, de la búsqueda de enemigos y del regodeo en el agravio antiguo o moderno, real o imaginado, pasado, presente o futuro. Lo notable es que del médium local ya no quede nada, que el apellido Pujol haya pasado, de provocar actitudes reverenciales (incluso dentro del hogar medio catalán, en familia, en pijama, dormidos), a resultar terriblemente incómodo. Lo pasmoso es que los hijos políticos de don Jordi, la pintoresca gentecilla del derecho a decidir, haga como si Pujol y los Pujol nunca hubieran existido: «¿Jordi qué? Connais pas!» Hasta ayer seguían sometidos a la dinastía, con Oriol como secretario general, más talibán que nadie y más separatista que todos. Pero Pujol. Y los Pujol ya no molan.

Yo asisto estupefacto a estos vaivenes del destino, al desigual favor que se otorgan durante esta etapa de aceleración de la historia. Mezcla circense de la Guerra de Sucesión con las cuentas suizas, del expolio con el fervor patriótico del que roba por Cataluña. Y la soltura con que el Palau -ahora en manos de una gallina blanca-, trata de salvar de la quema y del castigo a la misma Convergència que les levantó mil millones de pesetas.

Nada entenderá el espectador si no conoce la premisa principal. Sólo una cosa merece respeto en esa Cataluña: el poder. Tomen a Artur Mas, por ejemplo, que es un economista con experiencia en el hundimiento de empresas: Diplomat, Tipel, La Seda, Cataluña misma. ¿Cómo va a asustarse él con la suspensión de pagos de la Generalidad, con la de veces que se ha visto en tal tesitura? Ahora puede contar con el asesoramiento de su hermano, que está hundiendo Panrico. Pero a lo que iba: tomen a Artur Más y verán hoy un personaje evitado por los infalibles husmeadores de poder que conocemos como empresarios, no sin cierto abuso del término. Llamémosles conseguidores, o comisionistas de peso, o herederos, terceras generaciones que revientan el negocio del abuelo, gentes de patronal.

Todos ellos se apartan hoy de Artur Mas porque huele a muerto. Otros, más íntegros, empresarios de verdad, cantan las cuarenta al president delante de un micrófono, y luego lo sientan a su mesa, a la vista de todos. Y lo cortés no quita lo valiente. Pero son dos: un editor y un champañero. Son sus palabras, y es la huida del resto, el mejor indicador: caída la dinastía Pujol, ahora caerán sus epígonos. ¡Con qué respeto miraban en Fomento a Soraya S. de S.! Es el poder. Mas no la plantó por el protocolo sino por el insoportable contraste.

Botín y el porqué la banca necesita más deuda pública
Juan Laborda www.vozpopuli.com 20 Octubre 2013

La falta de honestidad, las verdades a medias o, porque no decirlo, la mentira continuada, se ha convertido en la moneda de uso común por parte de las autoridades políticas y económicas patrias. Lo último han sido las declaraciones del señor Botín: “es un momento fantástico, llega dinero de todas partes”. Si vamos a los últimos datos disponibles, publicados por Banco de España, las inversiones de cartera –acciones, bonos y obligaciones-, que son a las que se refiere el señor Botín, de enero a julio de 2013 han descendido en algo más de 15.000 millones de euros.

Entonces, por qué realiza esas aseveraciones. Desde mi modesto punto de vista, y, por lo tanto, es una opinión, por la situación de la banca española. Con el fin de recapitalizarse han adquirido en los últimos años una cartera de deuda pública soberana descomunal, de manera que si los mercados de deuda entran en una fase bajista y además aumenta la aversión al riesgo se retroalimentará de nuevo el circulo vicioso crisis bancaria-deuda pública. Pero el problema real es de carácter global, mucho más profundo todavía.

La deuda como nueva moneda reserva
Desde que se cedió al chantaje de los grandes lobbies bancarios, acabando con la Ley Glass-Steagall, la nueva moneda reserva mundial la emiten los mercados y los bancos privados: la deuda. Se trata de una moneda de reserva mundial que hace tiempo reemplazó al dólar. Los gobiernos y los bancos centrales pueden tratar de influir en la creación de la deuda, utilizando los tipos de interés, exigiendo más capital regulatorio,... Sin embargo, los mercados y bancos a su libre albedrio se ríen y sortean estas medidas, y si hace falta crean una crisis de deuda para obligar a los políticos reacios a hacer lo que "tienen que hacer".

Lo que nuestros políticos parecen reacios a entender es que en el momento actual ni la Reserva Federal ni el BCE, ni ninguna otra autoridad central, puede limitar la cantidad de deuda emitida en los mercados globales. Los bancos y los mercados emiten la deuda, no los gobiernos. Pero esa deuda hace que en períodos de incertidumbre el mercado exija que esté respaldada por moneda nacional. Y esto crea la presión sobre los bancos centrales para que compren los títulos de deuda soberana emitidos por los respectivos Tesoros para respaldar la deuda ya creada. Por lo tanto, una vez que se crea deuda privada, los bancos centrales y los Tesoros están bajo la presión de crear la deuda pública con que respaldarla.

Pero están atrapados en un dilema. Saben que no tienen el poder para decir a los mercados cuánta deuda es suficiente porque en realidad son los mercados y no los bancos centrales quienes deciden la cantidad de deuda que es buena para ellos. Aunque nominalmente los Bancos Centrales trabajan para el gobierno, la lógica que los controla se encuentra en los mercados y las palancas están en los bancos privados. Se imaginan ustedes qué pasaría si los bancos centrales fueron a confesar y decirle al gobierno y al público quien está realmente al frente de los mismos.

La emisión de deuda pública continuará debido a que el sistema económico actual, alimentado por la deuda, requiere de un crecimiento por encima de los tipos de interés que se están cobrando entre sí. En tiempos de auge económico, el crecimiento garantiza la sostenibilidad de esta parodia. En períodos de crisis como la actual el estímulo lo “debe” proporcionar la deuda pública. Así que la deuda pública crecerá y mucho más de lo que los patanes de la austeridad presuponen.

Por eso exigen desmantelar el Estado del Bienestar
Pero mientras crece la deuda pública, otras partes del sistema económico y sus amigos políticos se quejarán del tamaño de la misma. Así que seguirá habiendo una presión para detener una deuda "fuera de control". Pero la respuesta de los mercados y de la banca privada es muy clara: la deuda pública creada para respaldar deudas privadas será necesaria para crecer. Eso sí, la deuda pública para otras cosas, como el bienestar de los ciudadanos, se verá sometida a fuertes presiones por parte de estos grupos para que se recorte. Y es aquí donde nos encontramos de lleno con el drama actual.

Las sumas de dinero ahorradas vía "austeridad" son insuficientes para contentar a este monstruo, que no duden ustedes exigirá nuevos sacrificios y ahorros. Irán a degüello a por lo poco que queda del menguante Estado del Bienestar, exigirán que el Estado no financie ni la salud ni las pensiones. Entonces estas partidas que forman parte del pasivo del Estado como futuras deudas al privatizarlas se convierten en beneficios futuros en lugar de deudas futuras.

No importa que la gente no pueda ser capaz de pagarlos. La idea es seguir liberando deuda pública para bombearla al sector financiero privado. La deuda pública siempre es vista por el mundo financiero como un drenaje, una obligación. Por lo tanto vamos a asistir en los próximos años a un ataque total sobre todos los aspectos de la prestación del servicio público. ¡Paremos esta dinámica!

En definitiva, el Estado del bienestar está siendo desmantelado en beneficio de un Estado corporativo más grande y más represivo. De ello ya hemos hablado en distintos blogs, estamos inmersos en un Totalitarismo Invertido. Por eso, hoy más que nunca, es necesario una fuerte intervención del gobierno para proteger el individualismo y la propiedad privada contra el poder económico concentrado.

El gobierno tiene que asumir la responsabilidad final de la economía mediante el uso de sus poderes para equilibrar la oferta y la demanda. También tendría que exigir a los directivos de las grandes corporaciones que sus actuaciones sean de conformidad con normas de codificación de los derechos colectivos de los grupos de interés y las responsabilidades sociales más amplias de las empresas.

Hoy más que nunca es necesaria una fuerte supervisión pública de los mercados financieros y del sistema bancario, barriendo esa creencia de que éstos pueden autorregularse. Ojalá estemos en el comienzo de una época donde de nuevo la democracia pueda volver a gobernar a las grandes corporaciones. En caso contrario el dolor y la miseria se propagarán como una plaga.

Tercerismo
IGNACIO CAMACHO ABC 20 Octubre 2013

La demanda tercerista se está creando sola. Juntos, UPyD y Ciudadanos podrían llegar a decidir el Gobierno de España

CON el bipartidismo en decadencia por hartazgo de corrupción, con la política convencional en declive por su incapacidad de encontrar respuestas a una crisis de modelo, el tercerismo se halla ante una oportunidad única. Millones de ciudadanos desencantados anhelan una vía de participación distinta a la alternancia tradicional que no comprometa la estabilidad del Estado. Aunque los dos grandes partidos españoles han acaparado hasta ahora el espacio de centro, esa bolsa basculante de votos de clase media urbana que viene resolviendo la dialéctica del poder, parece llegado un momento en que la decepción popular se ha estancado en una presa de desafecto que necesita encontrar una válvula de desembalse. A lo largo de tres décadas de democracia las intentonas centristas han quedado absorbidas, con la fugaz excepción del CDS de Suárez en los 80, por la tendencia pragmática de nuestros all catch parties, las fuerzas atrapalotodo que han acabado imponiendo su hegemonía pendular; pero tal vez ese tiempo bipolar esté caducando.

Si UPyD y Ciudadanos uniesen sus fuerzas podrían llegar a decidir el Gobierno de España. Ambos acogen, con matices poco perceptibles, la simpatía de un electorado al que el dogmatismo partidista ha llevado a los límites de la fatiga. Un segmento moderado que reclama un proyecto reformista con una idea sólida de nación, un programa regeneracionista sin hipotecas de episodios corruptos ni sectarismos ideológicos. Esa demanda existe y de algún modo se ha creado sola, por hastío, por aburrimiento, por desengaño; está al alcance de quien sepa abanderar con cierta cohesión y sin oportunismos una oferta responsable.

Entre Rosa Díez y Albert Rivera, que esta semana ha empezado a sondear una ampliación de su mercado, hay, sin embargo, visibles recelos de liderazgo. La primera ha constituido una marca que atisba resultados de facturación electoral rentable. El segundo encabeza un interesante movimiento que hasta ahora ha logrado constituirse en el último dique contra el delirio de la secesión catalana. Los dos tienen problemas de personalismo y de percepción de identidad más allá de sus rasgos antinacionalistas y aún han de superar si lo desean, que tampoco está claro la tentación del populismo demagógico. Juntos pueden construir, con sus limitaciones, el cauce de esa tercera España que no se resigna al abandono abstencionista; por separado tendrán que conformarse con una cierta relevancia emergente que tal vez resulte poco decisoria.

El asunto es importante porque esa fuerza de interposición podría evitar la tentación frentepopulista que se perfila como alternativa de un PP a la baja. La crisis de régimen va a aventar las mayorías y amenaza con una inestable atomización parlamentaria. Sería muy triste que se atascara la puerta oscilante del poder sin que tampoco lograse funcionar el mecanismo de la bisagra.

El sentimiento, la política y el velo de la manipulación
José Rosiñol Lorenzo Periodista Digital 20 Octubre 2013

…de esa ansiedad en busca de referentes exógenos que expliquen quién eres, de dónde vienes y a dónde vas, es de lo que se nutre el movimiento política nacionalista, de ese vértigo a la individualidad, de ese terror a la soledad del inevitable desencantamiento identitario beben los muñidores del argumetario soberanista…

En el debate sincero, aquel que la cercanía y el aprecio de los interlocutores te puede llevar al borde de la discusión, es cuando brotan las auténticas motivaciones, las verdaderas circunstancias que rodean a cualquier convicción.

Esta cercanía sirve para llegar a la profundidad del pensamiento propio y ajeno, profundidad que despeja artificios instrumentales, que aleja juegos del lenguaje adornados de ropajes de una más que cuestionable racionalidad.

…una gran masa de ciudadanos bien formados, magníficamente tecnificada pero escasamente ilustrada, profundamente acrítica y peligrosamente acrítica…

Quizás el problema parta de ese gran logro de la modernidad, un sistema educativo pensado para formar cuadros y piezas que mantengan en funcionamiento la gran maquinaria posindustrial en la que se ha convertido las sociedades occidentales, una formación de concepción claramente weberiana.

Esta educación ha derivado en una gran masa de ciudadanos bien formados, magníficamente tecnificada pero escasamente ilustrada, profundamente acrítica y peligrosamente acrítica, me refiero a aquella Ilustración que desencantó al mundo con mayor o menor acierto y, sobre todo, cuestionó todo lo establecido, refutando cientos de años de tozudez dogmática.

…la auténtica naturaleza irracional de una ideología tan desfasada en el tiempo como floreciente en épocas de zozobra…

Esta masa formada pero desilustrada, marginalmente dogmática, es la que muestra sin rubor el auténtico sentimiento que subyace bajo la parafernalia del relato nacionalista, de ella puede llegar a brotar con fuerza la auténtica naturaleza irracional de una ideología tan desfasada en el tiempo como floreciente en épocas de zozobra, que medra en los vacíos existenciales y en los temores más atávicos de las personas.

Agradezco a quién, después de la repetición mántrica de las soflamas nacionalistas y ante la contra argumentación racional, me reconoce -y se justifica- aduciendo que en sentido último el independentismo es un sentimiento, pero ¿qué no es un sentir si no algo tan importante para el individuo pero tan irracionalmente peligroso para lo colectivo?

Estas diatribas me han hecho recordar a un profesor de religión de mis años de instituto con el que me gustaba discutir acerca de cuestiones existenciales y religiosas, siempre intentaba atraerlo a mi terreno racionalista -la racionalidad ingenua de un púber y la paciencia infinita de un maestro-, hasta que un día, para finalizar el debate respecto a las creencias religiosas me espeto: “la religión de basa en la fe, y la fe es algo irracional, por lo que no te lo puedo razonar“.

…de ese terror a la soledad del inevitable desencantamiento identitario beben los muñidores del argumetario soberanista…

Entonces no lo sabía, pero dicho profesor había condensado en una frase todo el recorrido de histórico y vital de cientos de años de cristianismo, esa sinceridad intelectual es la que echo de menos entre la intelectualidad orgánica al servicio de la Causa nacionalista.

De ese sentimiento de pertenencia, de esa ansiedad en busca de referentes exógenos que expliquen quién eres, de dónde vienes y a dónde vas, es de lo que se nutre el movimiento política nacionalista, de ese vértigo a la individualidad, de ese terror a la soledad del inevitable desencantamiento identitario beben los muñidores del argumetario soberanista.

…¿por qué aceptan pasar a través del velo de la manipulación a sabiendas de que están siendo conscientemente utilizados, conscientemente engañados?…

De ese sentir se ha servido y se sirve el poder político catalán para tejer un velo de manipulación situado en la antípodas del de la ignorancia ideado por Rawls, sin embargo, ¿de quién es la responsabilidad de esta elefantiasis manipuladora nacionalista?, ¿únicamente esos partidos nacionalistas obsesionados con concebir la realidad como un devenir histórico y al individuo como parte de un sistema holístico superior?

Pero ¿qué decir de toda esa ciudadanía sumisamente desinformada y serenada por unos argumentos que solo tratan de consolidar una conformada cosmovisión nacionalista?, ¿por qué hay gran masa ciudadanos –formada o no- que renuncia a practicar la más mínima crítica a lo establecido?, ¿por qué aceptan pasar a través del velo de la manipulación a sabiendas de que están siendo conscientemente utilizados, conscientemente engañados?

Nuestro país suspende en eficiencia del mercado laboral
Foro Económico Mundial: "España no es capaz de retener ni de atraer talentos"
El instituto asegura que España "no funciona bien" y la coloca en el puesto 115 de una total de 148 países
Periodista Digital 20 Octubre 2013

España suspende en eficiencia del mercado laboral y ocupa uno de los peores lugares entre los países de la Unión Europea -el puesto 115 de una total de 148 países-, según el Foro Económico Mundial.

Según el Instituto de Estudios Económicos (IEE) el país "no funciona bien".

En el informe titulado "Competitividad Global 2013-2014" sostiene que España no funciona bien y duda de la eficiencia de la cooperación entre empresarios y trabajadores, la flexibilidad en la fijación de salarios o la relación entre paga y productividad.

Además, dice el IEE, el informe, que sitúa en los primeros lugares a Singapur, Suiza, Hong Kong y Estados Unidos, subraya que España "no es capaz de retener a los talentos, ni tampoco de atraerlos".

"El hecho de que por detrás de España figure Portugal, Grecia o Italia no sirve de consuelo en un país con un nivel tan alto de paro", añade el IEE.

Entre los veinte primeros puestos figuran países europeos como Reino Unido, Estonia, Dinamarca, Irlanda, Suecia y Finlandia mientras que los Países Bajos, Luxemburgo y Letonia se quedan entre los treinta mejor clasificados.

El informe del Fondo Mundial parte de que el buen funcionamiento del mercado de trabajo es un pilar esencial a la hora de determinar la competitividad de una economía.

Un sistema laboral flexible debe facilitar, entre otros, el cambio de los trabajadores de una actividad económica a otra rápidamente y a un coste bajo, algo muy necesario en tiempos de crisis, dice el IEE en una nota de prensa.

Este sistema laboral flexible debe también permitir que los salarios fluctúen.

El Fondo Económico Mundial estima además que un mercado de trabajo eficiente tiene que ofrecer incentivos para que los empleados desarrollen todas sus capacidades, y puedan ascender en sus carreras profesionales y velar por retener a las personas con talento.

WSJ la cifra en 'sólo' 4.000 millones
JP Morgan pagará una multa de 13.000 millones por vender hipotecas basura
El banco neoyorkino ha anunciado este mismo mes que destinará 23.000 millones de dólares para pagar posibles acuerdos legales.
Libertad Digital  20 Octubre 2013

Según informa el diario británico, The Guardian, el banco JP Morgan Chase habría llegado a un acuerdo con el gobierno de EEUU, por el cual pagará una multa de 13.000 millones de dólares por haber vendido hipotecas basura a inversores antes del estallido de la burbuja financiera.

El rotativo inglés asegura que el acuerdo fue cerrado el viernes en una reunión entre el consejero delegado del banco, Jamie Dimon, y el fiscal general estadounidense, Eric Holder. En caso de hacerse oficial, este acuerdo entrará en la historia como la multa más grande impuesta a una sola empresa por parte del gobierno estadounidense. No obstante, este acuerdo no afectará la solidez del banco neyorquino, que este mes ha anunciado que destinará 23.000 millones de dólares para pagar posibles acuerdos legales.

Por otro lado, The Wall Street Journal sólo confirma que JP Morgan pagará cerca de 4.000 millones de dólares al gobierno de EEUU por haber desinformado a los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac sobre la calidad los activos que les vendió antes del estallido de la crisis.

El banco neoyorquino lleva meses en conversaciones con el Departamento de Justicia de EEUU para tratar de cerrar otras investigaciones pendientes por supuesto fraude financiero a la hora de vender activos respaldados por hipotecas, cuyo alto riesgo acabó detonando el estallido de la crisis financiera de finales de 2008.

Además, a comienzos de semana, JP Morgan anunció el pago de una multa de 100 millones de dólares al reconocer su mala conducta ante la Comisión de Negociación de Futuros (CFTC) de EEUU por el caso conocido como la "ballena de Londres". Las operaciones fallidas de la oficina de inversiones (CIO) de Londres de JP Morgan, y de uno de sus operadores conocido como la "ballena de Londres", provocaron en 2012 unas pérdidas de 6.000 millones de dólares que los directivos trataron de ocultar, operación en la que está acusado el español Javier Martín-Artajo.


España
La AVT acusa a Amnistía Internacional de «ser más de ETA que de las víctimas del terrorismo»
o.bellot/RC@ABC_es / madrid ABC  20 Octubre 2013

La asociación presidida por Ángeles Pedraza acusa a la ONG de estar más con ETA que con las víctimas del terrorismo

En vísperas del fallo que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) de Estrasburgo emitirá mañana sobre la 'doctrina Parot', la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) ha calentado los ánimos en Twitter acusando a Amnistía Internacional de prestar más respaldo a ETA que a las víctimas de la banda terrorista.

"Las puertas de la AVT están abiertas para Amnistía Internacional si quieren conocer la realidad de las víctimas. Pero ellos son más de ETA", reza el 'tuit' que ha encendido la red social.

En otro mensaje, la asociación presidida por Ángeles Pedraza subraya que la ONG no emplea el calificativo de "grupo terrorista" cuando se refiere a la banda y argumenta que esta "solo se preocupa por los presos de ETA" y nunca ha hablado con las víctimas de sus acciones.

Se pregunta además cuándo piensa Amnistía Internacional expresar su apoyo a la campaña #DoctrinaParotSí lanzada a través de la plataforma Change.org y cuyo correspondiente 'hashtag' en Twitter ha servido para recabar la opinión de cientos de ciudadanos partidarios del mantenimiento de la norma que establece que las redenciones de condena se apliquen sobre cada una de las penas que pesan sobre la persona detenida y no sobre los 30 años de cumplimiento máximo efectivo de cárcel previsto por la ley.

Los comentarios de la AVT sobre Amnistía Internacional han provocado una cascada de reacciones que recuerdan el compromiso de la ONG con las causas más justas, algo que no ha servido para que la asociación se retracte de sus comentarios. "Ojalá nos hayamos equivocado en ese tuit y mañana recibamos la llamada de @amnistiaespana para conocer la realidad de las víctimas", se limita a señalar en un mensaje de respuesta a las airadas críticas recibidas.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La doctrina Parot no se toca

Luis del Pino Libertad Digital 20 Octubre 2013

El alemán Jens Söring, hijo de un diplomático, llegó con una beca de estudiante a la Universidad de Virginia en 1984. Allí conoció a, Elizabeth Haysom, compañera de estudios, con quien entabló una relación.

El 30 de marzo de 1985, los padres de Elizabeth fueron asesinados en su casa y un año más tarde, Jens y Elizabeth eran detenidos en Londres, acusados del crimen.

El gobierno de los Estados Unidos solicitó la extradición de la pareja, a lo que los británicos accedieron a condición de que no se impusiera la pena de muerte. Pero Jens Söring recurrió su extradición en sucesivas instancias, llegando hasta el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo.

El 7 de julio de 1989, el TEDH emitió su veredicto, concluyendo que la extradición de Jens Söring contravendría el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, habida cuenta de la existencia de pena de muerte en Estados Unidos y del modo en que los condenados a muerte pasan varios años en condiciones de tensión extrema y de trauma psicológico a la espera de ser ejecutados.

¿Qué es lo que sucedió? Pues que el Reino Unido, pese a la sentencia del TEDH, extraditó a Jens Söring unos meses después, en enero de 1990. En la actualidad, el alemán y su novia cumplen cadena perpetua en cárceles americanas.

Este es solo un caso entre muchos, que ilustra un principio fundamental: las sentencias del TEDH no son inmediatamente ejecutivas, sino que dependen del sistema judicial y de la arquitectura constitucional de cada país concreto. En algunos países, como Suecia, Dinamarca o el Reino Unido, las sentencias del TEDH carecen directamente de eficacia interna. En otros, como Alemania, sí tienen eficacia interna, pero aún así el Tribunal Constitucional Alemán dictaminó en su día que las sentencias del TEDH no invalidan automáticamente las de los tribunales alemanes.

¿Y qué sucede en España? Pues que en España el TEDH no tiene preeminencia sobre el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo, porque España no ha renunciado nunca a su soberanía en el terreno judicial. Para que el TEDH tuviera preeminencia haría falta una reforma constitucional. Por tanto, los pronunciamientos de nuestro Tribunal Constitucional y nuestro Tribunal Supremo no tienen por qué ajustarse automáticamente a lo que el TEDH determine.

El Tribunal Constitucional español dejó claro ese tema en su pronunciamiento de 1994 sobre el caso Ruiz Mateos. José María Ruiz Mateos, a quien el TEDH de Estrasburgo había dado parcialmente la razón en sus recursos, acudió al Tribunal Constitucional esgrimiendo esa sentencia. Y el Tribunal Constitucional rechazó las pretensiones de Ruiz Mateos afirmando textualmente que "del artículo 53 y concordantes del Convenio de Roma de 1950 no se desprende en modo alguno que este Tribunal sea una instancia jerárquicamente subordinada al TEDH y obligada, por tanto, a dar cumplimiento a sus sentencias en el orden interno".

Es decir, el TEDH no está por encima del Tribunal Constitucional español.
Es más, en ese pronunciamiento relativo a Ruiz Mateos, el Tribunal Constitucional llegaba a afirmar que el Constitucional "carece de jurisdicción para revisar sus propias sentencias... contra las que no cabe recurso alguno". Es decir: puede usted recurrir al TEDH, pero el TEDH no está por encima del Tribunal Constitucional y las sentencias de éste van a misa.

Viene todo esto a cuento, como ya habrán podido imaginar, del asunto de la doctrina Parot. Desde distintas instancias políticas y mediáticas se viene insistiendo en que si el TEDH da la razón a la etarra Inés del Río, la doctrina Parot quedaría derogada y habría que empezar a poner en la calle a sanguinarios asesinos: no solo a etarras, sino también a violadores múltiples e incluso a uno de los asesinos de las niñas de Alcasser.

Eso no es así. En primer lugar, el pronunciamiento del TEDH sobre el caso Inés del Río solo afectaría a la etarra Inés del Río. Esa sentencia no afectaría para nada al resto de los etarras que cumplen condena, ni tampoco a la legalidad o ilegalidad de la doctrina Parot. Pero es que, además, por mucho que diga el TEDH, ni siquiera en el caso de la etarra Inés del Río estarían obligados los tribunales españoles a anular sus decisiones previas sobre la etarra. Por la sencilla razón, como ya hemos visto, de que nuestro propio Tribunal Constitucional no está sometido a lo que el TEDH dictamine.

Por tanto, nuestra clase política no puede escudarse, jurídicamente hablando, en el TEDH para empezar a excarcelar presos. ¡Solo faltaría que se haga caso omiso del TEDH para repetir un juicio a Ruiz Mateos, pero se hiciera caso del TEDH para excarcelar terroristas!

Si la clase política quiere seguir con la hoja de ruta de rendición del Estado ante una banda de asesinos, tendrá que buscarse otra excusa. La doctrina Parot fue declarada constitucional en 2008 por el Tribunal Constitucional español, y eso no lo puede cambiar ningún pronunciamiento del TEDH.

Lo único que podría acabar con la doctrina Parot es la propia voluntad política del gobierno español. Pero no creo que el gobierno de Rajoy tenga ganas, a estas alturas, de asumir el correspondiente coste de opinión pública.

Porque a ver cómo le explicaría Rajoy a los españoles que tengamos que poner en la calle al "violador del ascensor" o al asesino de las niñas de Alcasser para poder seguir con las excarcelaciones de presos acordadas con ETA.

El victimismo catalán, un agravio a Madrid

Editorial www.gaceta.es 20 Octubre 2013

La estrategia del llanto debe tocar a su fin. El nacionalismo e independentismo catalán son literalmente insaciables, no pararán hasta conseguirlo todo y no es un tema baladí que viene de unos años atrás hasta ahora sino que son más de treinta y cinco funcionando como lo hace un martillo pilón, dejando un solar por donde pasa. El lloriqueo a los Mas, Junqueras y compañía les ha funcionado muy bien cuando el partido del Gobierno cedía ante cualquier exigencia para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. El sistema de financiación debe tener fin para que realmente haya una solidaridad entre Comunidades Autónomas y sin que se produzcan agravios comparativos, deslealtades para Madrid y prebendas para Cataluña.

Los datos así lo reflejan, las cifras son las que son y tan sólo es opinable su lectura. La maltratada no es Cataluña, por mucho que los independentistas y la propia Generalitat se empeñen en propagarlo a los cuatro vientos. Es Madrid y además con creces. En la última década, la inversión del Estado se ha reducido en un 71,73%, un estacazo. Mas y Duran i Lleida amenazan al Gobierno con elecciones plebiscitarias o incluso con una declaración unilateral de independencia por una disminución del 65,53%. En millones de euros contantes y sonantes, Madrid ha dejado de ingresar desde 2004 cerca de 2.300 frente a los 1.795 de la Generalitat. ¿Quién asfixia? ¿Quién roba?

Pero hay más, la Generalitat hace frente a sus gastos, incluidas sus embajaditas, con 36.000 millones de euros frente a los 17.000 millones que cuenta Madrid. Si tan agraviados se sienten los catalanes, cambiemos las tornas en los presupuestos donde ponga Cataluña pongamos Madrid. A buen seguro que ayer se hubiera convocado un pleno extraordinario en el Parlament para proclamar hoy la independencia.

Y es que las cifras muestran la realidad y no el humo, por denso que sea, quieren vender los catalanes. Los castillos en el aire y el victimismo se los dejamos a Mas y Junqueras, que no sólo ven el referéndum separatista en 2014 sino que además lo consideran ganado. Frente a este órdago sólo hay una respuesta posible, la Constitución y las leyes.

Estos políticos olvidan de forma consciente que son los ciudadanos y familias quienes pagan impuestos, y que es en Madrid donde escogen pagarlos, de ahí que haya fundaciones catalanas, como la Lluís Llach, empresas y ciudadanos, como el hijo de Jordi Pujol i Solei, se empadronen en la capital para huir del infierno fiscal de Cataluña, la tercera región con la tasa impositiva más alta del mundo, que alcanza al 56%, y se vayan preparando los ahorradores. Los depósitos bancarios supondrán un zarpazo de 500 millones anuales.

C. Valenciana / POLÍTICA
El soberanismo «valenciano» de Artur Mas
A. CAPARRÓS ABC 20 Octubre 2013

El Gobierno catalán extiende sus tesis a la comunidad vecina con subvenciones a entidades de sesgo catalanista

Los problemas financieros y la declaración soberanista para iniciar un proceso de secesión de España no han impedido que el presidente del Gobierno catalán, Artur Mas, mantenga un trato preferente a nivel presupuestario con entidades que ejercen su actividad fuera de los límites geográficos de Cataluña.

El caso más evidente es el de Acció Cultural del País Valencià (ACPV). Esta entidad con sede en Valencia asumió las tareas organizativas para la celebración de la cadena por la independencia en la localidad castellonense de Castellón con motivo de la celebración de la Diada del 11 de septiembre. El Gobierno catalán ha pagado este año los 715.411,43 euros correspondientes a la cuota anual del préstamo del lujoso edificio que alberga la sede de ACPV en pleno centro de Valencia, según consta en una resolución firmada el pasado 15 de febrero publicada en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña (DOGC). ACPV es la organización propietaria de los repetidores mediante los cuales llegaba la señal de la televisión pública catalana TV3 a la Comunidad Valenciana. Una resolución judicial permitirá el retorno de las emisiones de la cadena catalana en las tres provincias valencianas.

En la misma tanda de subvenciones, el Ejecutivo catalán otorgó una subvención adicional de 382.923,57 euros para financiar «actividades culturales diversas», basadas fundamentalmente en la promoción de la lengua y la cultura catalana en la Comunidad Valenciana.

Ambas ayudas forman parte del paquete de subvenciones otorgadas por el Departamento de Presidencia de la Generalitat de Cataluña durante el segundo semestre de 2012 entre la que figuran 15.000 euros para la entidad ACV Tirant Lo Blanc para sufragar «el programa de actividades». Este viernes, la entidad con sede en Valencia albergó una conferencia del secretario de organización de Convergencia Democrática de Cataluña (CDC), Josep Rull, bajo el título «Derecho a decidir: el proceso soberanista en Cataluña».

A pesar de que en la Comunidad Valenciana el electorado independentista apenas suman el 0,48 por ciento de los apoyos, según los resultados de las últimas elecciones autonómicas, el Ejecutivo catalán no ha cejado en su empeño en los últimos años por extender sus tesis hacia la región vecina.

Una situación que se ha producido de forma mimética en el Parlamento y que afecta a otras autonomías. De hecho, los grupos populares de la Comunidad Valenciana, Aragón y Baleares han anunciado la presentación de mociones conjuntas contra las «injerencias» de las Cortes catalanas, que el pasado 27 de septiembre validaron un pronunciamiento, con el voto en contra del PP y Ciudadanos, que hacía alusión a los «Países Catalanes».

España
ETA, dos años sin entregar las armas
efe / madrid ABC 20 Octubre 2013

La banda terrorista no ha desmantelado sus estructuras ni entregado sus armas pese a declarar el alto el fuego definitivo

Hoy domingo se cumplen dos años de la declaración de cese de la violencia de ETA, un hito de que inauguró un proceso de cierre definitivo de décadas de terrorismo que, pese al tiempo transcurrido, se sitúa en un «punto muerto» por la ausencia de avances significativos.

Pasados dos años desde que ETA declarase el alto el fuego definitivo, la organización terrorista no ha desmantelado sus estructuras ni entregado sus armas, como le demanda todo el espectro político excepto la izquierda abertzale que, no obstante, también vería con buenos ojos un gesto de la banda en ese sentido.

El Gobierno, firme en su posición de no dialogar con ETA, ha obviado los requerimientos de la banda para negociar los aspectos «técnicos» del desarme, que la organización terrorista desea tratar directamente con el Ejecutivo.

La falta de avances en este terreno hizo que en marzo de este año los miembros de ETA Josu Ternera, David Pla e Iratxe Sorzabal se vieran obligados abandonar Noruega, país que había permitido su presencia en espera de que pudieran darse nuevos pasos en el proceso de abandono del terrorismo, que sin embargo no llegaron.

En el ámbito de la política penitenciaria tampoco se han producido novedades en los últimos meses, en los que el Gobierno mantiene la fórmula que presentó en abril de 2012, consistente en facilitar la reinserción individual de los presos de ETA, bajo la condición de que se separen de la banda y se arrepientan, unas premisas que no acepta el colectivo de presos de ETA (EPPK).

Cerco a la izquierda abertzale
Pendiente de la resolución definitiva del recurso contra la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra la llamada «doctrina Parot», que podría derivar en la liberación de un buen número de importantes presos de ETA, la Justicia no ha levantado la presión sobre las estructuras próximas a los reclusos, como demuestra la operación contra la plataforma Herrira del pasado 30 de septiembre.

Esta operación ha sido considerada por la mayoría de partidos vascos y por el Ejecutivo autonómico como «un paso atrás» en una situación en la que la izquierda abertzale ha vuelto a la legalidad a través de la creación de Sortu, partido cuya inscripción fue avalada por el Tribunal Constitucional, aunque el Gobierno vigile sus pasos.

De hecho, esta formación ha nacido condicionada por las actuaciones judiciales contra la izquierda abertzale, ya que su secretario general, Arnaldo Otegi, sigue encarcelado y muchos de sus dirigentes actuales están siendo juzgados desde el jueves acusados de un delito de pertenencia a banda armada por la financiación de ETA a través de las «herriko tabernas».

Ante esta situación de aparente «bloqueo» el 27 de mayo de este año el llamado Foro Social para Impulsar el Proceso de Paz, en el que intervinieron entidades y partidos como Sortu y el PNV, estableció un itinerario para intentar propiciar nuevos pasos tanto por parte de ETA como del Gobierno.

Para ello, emplazó a la organización terrorista a acometer un proceso de desarme y desmantelamiento de sus estructuras militares, sin intervención del Estado, y abogó por la «reintegración» en la sociedad de los reclusos etarras de forma individual, tras renunciar a la violencia y reconocer el daño causado.

La izquierda abertzale acogió estas recomendaciones con reticencias, mientras que el colectivo de presos aún no ha respondido al emplazamiento del Foro, algo que se espera para las próximas semanas.

Establecida en 2006
¿Qué es la doctrina Parot?
La doctrina del Supremo evitó la excarcelación del etarra Henri Parot. Modificó la redención de penas por trabajo o estudio.
J. Arias Borque. Libertad Digital  20 Octubre 2013

¿Es justo que una persona que ha asesinado a 20 personas pase los mismos años en prisión que un individuo que sólo ha asesinado tan sólo a una? Eso es lo que estaba pasando en España hasta 2006, cuanto el Tribunal Supremo evitó la puesta en libertad del terrorista de ETA Henri Parot, uno de los autores materiales del atentado contra la casa cuartel de Zaragoza.

En esa ocasión, que constituyó una doctrina jurídica que desde entonces se ha conocido popularmente como doctrina Parot, el Alto Tribunal evitó que este etarra pudiese abandonar el centro penitenciario en el que cumplía condena después de haber pasado únicamente 11 años entre rejas, pese a que había participado de forma directa en el asesinato de al menos 16 personas. Hubiera cumplido menos de un año de prisión por cada asesinato.

Hasta ese momento, los terroristas, violadores o asesinos en serie que habían sido condenados por el Código Penal de 1973 –hasta la reforma de 1995– tenían un día de redención por cada dos días de trabajo –también por estudios en la cárcel– y estos días eran descontados del máximo legal que una persona podía estar en prisión en España, es decir, 30 años.

A partir de ese momento, el Tribunal Supremo estableció que estas redenciones no fueran descontadas del máximo de 30 años que un preso podía estar en la cárcel, sino del total de la condena que le había impuesto el tribunal que lo juzgó. De este modo, se aseguraba que los asesinos más peligrosos estuviesen al menos tres décadas en prisión.

Esta doctrina fue avalada por el Tribunal Constitucional en marzo de 2012, cuando resolvió el recurso interpuesto por una treintena de terrorista de ETA que solicitaban al máximo tribunal la inconstitucionalidad de la doctrina y su puesta inmediata en libertad.

La sentencia del TC decía que la aplicación de la doctrina no supone un obstáculo para que los penados puedan cumplir su condena con arreglo a las previsiones de la legislación penitenciaria y recordaba que la regulación penitenciaria tiene instrumentos para favorecer la reinserción de los presos.

Se estudiará caso por caso
No habrá excarcelaciones masivas aunque se tumbe la doctrina Parot
La AN y el TC analizarán cada recurso de forma individual. Los jueces esperan que la resolución deje margen de maniobra a los tribunales españoles.
ÁNGELA MARTIALAY Libertad Digital 20 Octubre 2013

El inminente fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) sobre la doctrina Parot mantiene en vilo en estos momentos al Gobierno, a las víctimas del terrorismo y también a los jueces encargados de enjuiciar este tipo de crímenes.

Si finalmente el Tribunal de Estrasburgo tumba sin vuelta atrás la doctrina Parot por no ajustarse al Convenio Europeo de Derechos Humanos y Libertades, también conocido como el Convenio de Roma, las peticiones de libertad de los etarras más sanguinarios serán estudiadas una a una.

Fuentes jurídicas consultadas Libertad Digital, aseguran que tanto la Audiencia Nacional como el Tribunal Constitucional serán cautos a la hora de seguir las directrices del TEDH y que sus magistrados estudiarán en profundidad y con detenimiento el fallo europeo. En ningún caso habrá excarcelaciones masivas ya que se analizará cada recurso de forma individual.

La posible puesta en libertad de los delincuentes más crueles de nuestro país- sanguinarios etarras, miembros del GRAPO, pederastas y violadores reincidentes- supone un quebradero de cabeza para aquellos togados que tendrían que aplicar una sentencia que se presume desfavorable para la doctrina aplicada por primera vez por el Tribunal Supremo al miembro de ETA, Henry Parot, en el año 2006.

Algunos jueces se muestran esperanzados en que la resolución de la Gran Sala de Estrasburgo deje un margen de maniobra a los tribunales españoles para poder seguir aplicando la citada doctrina en caso de declararla alejada del Convenio de Roma. O en el peor de los casos para que no suponga la puesta en libertad a corto plazo de los más de 120 presos afectados por la Parot en nuestro país.

Aunque el fallo de Estrasburgo se desconoce todo apunta a que el TEDH dará la razón a la etarra Inés del Río- condenada a 3.828 años de prisión por un total de 24 asesinatos- ya que las correcciones que la Gran Sala hace sobre los asuntos ya sentenciados por el tribunal son mínimas en la mayoría de los casos.

Pagado por Batasuna-Sortu
El recurso de Inés del Río o cómo hemos llegado hasta aquí
Se presentó en plena negociación entre el Gobierno Zapatero y ETA. El juez español del TEDH, favorable a la derogación de la doctrina.
J. Arias Borque Libertad Digital 20 Octubre 2013

La etarra Inés del Río Prada fue miembro de uno de los grupos más sanguinarios de la sangrienta historia de ETA. Formó parte del grupo Madrid junto a terroristas como José Ignacio de Juana Chaos, Antonio Troitiño, José Manuel Soares Gamboa o Belén González Peñalba durante los años ochenta.

Condenada a más de 3.000 años de cárcel, por atentados como el de la madrileña plaza de República Dominicana contra un convoy de la Guardia Civil en 1986, en el que fallecieron 14 agentes, las redenciones por estudios y trabajo marcaban su fecha de excarcelación para 2008, aunque la justicia la retrasó aplicándole la Doctrina Parot hasta 2017.

Fue entonces cuando la etarra presentó su recurso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, cuyos abogados fueron pagados por el ilegalizado brazo político de ETA. DE hecho, hace sólo unos meses, el actual presidente de Sortu, Asier Arraiz, reconoció públicamente que el nuevo partido estaba pagando los abogados de la etarra durante el recurso.

Inés del Río presentó el recurso en pleno proceso de negociación entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la organización terrorista ETA y poco después de que el Ejecutivo español hubiese designado al ex secretario de Estado de Justicia (2004-2007), José Luis López Guerra, como juez español del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH).

Este juez, que antes de ser elegido para este puesto se había mostrado favorable a la derogación de la Doctrina Parot, fue uno de los encargados de valorar el recurso de la sanguinaria terrorista y, como no podía ser de otro modo, votó junto al resto de jueces a favor del recurso interpuesto por Del Río.

Los jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) hicieron pública su sentencia a favor de la derogación de la Doctrina Parot en julio de 2012. Durante el juicio, los enviados del Gobierno no defendieron en ningún momento la doctrina judicial que había sido avalada por el Tribunal Supremo español en 2006.

Las víctimas sospechan que, durante las deliberaciones, Guerra trasmitió al resto de jueces del tribunal europeo que el Gobierno Zapatero era favorable de una sentencia a favor de la derogación de la doctrina porque su intención era derogarla, y viniendo la sentencia desde Estrasburgo no tendría coste político para La Moncloa.

Tras hacerse pública la sentencia, ya con el PSOE fuera del Gobierno, el Ejecutivo de Mariano Rajoy pisó el acelerador para intentar defender la doctrina en un recurso que fue admitido por el TEDH. Para ello mandó un equipo de especialistas jurídicos hasta Estrasburgo, al que también acompañaron representantes de las principales asociaciones de víctimas del terrorismo.

Pese a esto, el Gobierno español cuenta con una sentencia inicial en contra y, como hace un año y medio, con la presencia en el tribunal de un juez español como López Guerra contraria a la Doctrina Parot.

La banda no ha desmantelado sus estructuras ni entregado sus armas
El fin de ETA, en punto muerto dos años después de silenciar las armas
El Gobierno rechaza dialogar con ETA y negociar aspectos 'técnicos'
Rafel Herrero (EFE). Periodista Digital 20 Octubre 2013

Hoy domingo 20 octubre 2013 se cumplen dos años de la declaración de cese de la violencia de ETA, una fecha que marcó el inicio de un proceso de cierre definitivo de décadas de terrorismo pero que, pese al tiempo transcurrido se sitúa en un "punto muerto" por la ausencia de avances significativos.

Pasados dos años desde que ETA declarase el alto el fuego definitivo, la organización terrorista no ha desmantelado sus estructuras ni entregado sus armas, como le demanda todo el espectro político excepto la izquierda abertzale que, no obstante, también vería con buenos ojos un gesto de la banda en ese sentido.

El Gobierno, firme en su posición de no dialogar con ETA, ha obviado los requerimientos de la banda para negociar los aspectos "técnicos" del desarme, que la organización terrorista desea tratar directamente con el Ejecutivo.

La falta de avances en este terreno hizo que en marzo de este año los miembros de ETA Josu Ternera, David Pla e Iratxe Sorzabal se vieran obligados abandonar Noruega, país que había permitido su presencia en espera de que pudieran darse nuevos pasos en el proceso de abandono del terrorismo, que sin embargo no llegaron.

En el ámbito de la política penitenciaria tampoco se han producido novedades en los últimos meses, en los que el Gobierno mantiene la fórmula que presentó en abril de 2012, consistente en facilitar la reinserción individual de los presos de ETA, bajo la condición de que se separen de la banda y se arrepientan, unas premisas que no acepta el colectivo de presos de ETA (EPPK).

Pendiente de la resolución definitiva del recurso contra la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos contra la llamada doctrina Parot, que podría derivar en la liberación de un buen número de importantes presos de ETA, la Justicia no ha levantado la presión sobre las estructuras próximas a los reclusos, como demuestra la operación contra la plataforma Herrira del pasado 30 de septiembre.

Esta operación ha sido considerada por la mayoría de partidos vascos y por el Ejecutivo autonómico como "un paso atrás" en una situación en la que la izquierda abertzale ha vuelto a la legalidad a través de la creación de Sortu, partido cuya inscripción fue avalada por el Tribunal Constitucional, aunque el Gobierno vigile sus pasos.

De hecho, esta formación ha nacido condicionada por las actuaciones judiciales contra la izquierda abertzale, ya que su secretario general, Arnaldo Otegi, sigue encarcelado y muchos de sus dirigentes actuales están siendo juzgados desde el jueves acusados de un delito de pertenencia a banda armada por la financiación de ETA a través de las "herriko tabernas".

Ante esta situación de aparente "bloqueo" el 27 de mayo de este año el llamado Foro Social para Impulsar el Proceso de Paz, en el que intervinieron entidades y partidos como Sortu y el PNV, estableció un itinerario para intentar propiciar nuevos pasos tanto por parte de ETA como del Gobierno.

Para ello, emplazó a la organización terrorista a acometer un proceso de desarme y desmantelamiento de sus estructuras militares, sin intervención del Estado, y abogó por la "reintegración" en la sociedad de los reclusos etarras de forma individual, tras renunciar a la violencia y reconocer el daño causado.

Rechazo sin condena
La izquierda abertzale acogió estas recomendaciones con reticencias, mientras que el colectivo de presos aún no ha respondido al emplazamiento del Foro, algo que se espera para las próximas semanas.

Mientras los pasos para el fin definitivo del terrorismo parecen detenidos, los partidos vascos han intentado avanzar en acuerdos que construyan las bases de la convivencia futura, un afán que también ha quedado en suspenso.

La Ponencia de Paz y Convivencia del Parlamento vasco ha quedado aparcada después de que se descolgaran el PP y UPyD, primero, y el PSE-EE después, debido a que la izquierda abertzale no ha aceptado de manera expresa los principios pactados por los partidos en la legislatura anterior, plasmados en el llamado "suelo ético": reconocer la injusticia de la violencia, el daño causado, la dignidad de las víctimas y que el futuro sólo será posible con la desaparición de ETA.

Aunque la ponencia se ha estancado, el Gobierno vasco ha elaborado su propio plan de convivencia que espera poder aplicar con el máximo consenso posible. Cuando la sociedad va asumiendo el final de la violencia y la gran mayoría de amenazados han recuperado su libertad, el centro del debate se sitúa en el relato de lo sucedido, lo que enfrenta miradas divergentes de difícil o imposible conciliación, entre otras cosas porque la izquierda abertzale rechaza ahora la violencia como instrumento político, pero no ha dado el paso de admitir su ilegitimidad en el pasado.

ETA lo ha dicho bien claro en su último comunicado: "No podemos aceptar que tengamos que renegar de nuestra trayectoria de lucha y asumir el relato de los opresores".


Recortes de Prensa   Página Inicial