AGLI Recortes de Prensa   Jueves 31 Octubre 2013

No guardo rencor pero tengo memoria
pilar vidal lópez La Opinion 31 Octubre 2013

La sentencia de Tribunal de Estrasburgo fue un mazazo, sobre todo para las víctimas del terrorismo y sus familias. Es comprensible. Se habla de que se infringe el derecho a la libertad y a la seguridad de reos con múltiples delitos de sangre, porque no se puede aplicar la doctrina Parot a los hechos cometidos antes de 1995. Considera que se aplica retroactivamente la Ley y por lo tanto vulnera derechos fundamentales de los presos. La pregunta es ¿sus víctimas no tenían derechos también? Ellos no tendrán otra oportunidad.

No seremos nosotros quienes valoremos si es o no muy dura la vida en la cárcel y por tanto si ya han pagado o no suficientemente por sus delitos. Si hemos de ponernos en lugar de alguien, por supuesto, siempre estaremos de parte de las muchas personas que han visto truncada su vida, por culpa de esos delincuentes que tanto reivindican sus derechos. Aunque nos duela, los condenados, también los tienen y son amparados por las leyes.

La doctrina Parot es el nombre que recibe o por la que se conoce la jurisprudencia que se establece a partir de la sentencia del Tribunal Supremo español del 26 de febrero de 2006, en la que resolvía el recurso de casación presentado por el terrorista Henry Parot. La reducción de penas por beneficios penitenciarios se aplica respecto de cada una de ellas individualmente y no sobre el máximo legal permitido de permanencia en la prisión, 30 años. Esta doctrina fue modificada parcialmente por el Tribunal Constitucional en el año 2008.

Esta sentencia del Tribunal de Estrasburgo supone una victoria para quienes, durante años, han coartado nuestras vidas. Ahora saldrán en libertad delincuentes que deberían seguir en prisión. No somos juristas, por lo que no nos pronunciaremos sobre ello. Tenemos un máximo respeto por las sentencias judiciales, las compartamos o no. De todos modos algún día tendríamos que afrontar la salida de la cárcel de esa gente. No obstante nuestros políticos han tenido muchos años para implantar la cadena perpetua revisable para ciertos delitos. A veces hemos tenido la sensación de que los políticos han estado dando palos de ciego y han sido, en ocasiones, un tanto ingenuos con los temas de terrorismo. De aquellos vientos estos huracanes.

"No guardo rencor pero tengo memoria", así dice el proverbio. El odio, resentimiento o rencor, llámesele como quiera, no conduce a nada. Hace más daño el odio, que la causa que lo genera, porque nos amarga, nos encarcela en nosotros mismos, no nos deja vivir. Olvidar ¿cómo no recordar? Es imposible.

"El ojo por ojo, diente por diente" de la Ley del Talión, fue la forma primitiva de establecer un castigo equivalente al daño infringido. La venganza, en cierta forma, se asemeja al concepto de justicia. Causa placer a quién, por odio, la lleva a cabo, pero no la alegría de quien está en paz consigo mismo.

La venganza no elimina el rencor o la sensación de malestar por el daño sufrido. No se puede olvidar, ni perdonar más de 40 años de atentados. Demasiadas víctimas. Las heridas siempre dejan cicatrices. De las malas experiencias también se aprende, pero hay que seguir viviendo.

La resaca del terror
Manuel Muela www.vozpopuli.com 31 Octubre 2013

La decisión del Tribunal de Estrasburgo ha añadido agitación a la complicada política española y sumado agravios a la lista de los que viene cosechando el Gobierno desde su llegada, pronto hará dos años. Las realidades, tozudas y atormentadas, van explotando las burbujas de la propaganda oficial para demostrar que los problemas requieren atención y proyectos para resolverlos, y que ni el transcurso del tiempo ni la apelación a decisiones o compromisos de otros son eficaces. Algo así ha ocurrido con la controvertida sentencia sobre un asunto tan sensible y tan utilizado como arma arrojadiza en la contienda política por parte de quienes tienen ahora la responsabilidad del gobierno de la nación. Con independencia de los contenidos del procedimiento y de la validez de las tesis de los tribunales y autoridades españoles, parece traslucirse de lo sucedido un esfuerzo perfectamente descriptible en pro de la causa. Las razones de ello son un arcano, más allá de ilustrarnos, una vez más, sobre la fragilidad del guión de la política española y ese ir a salto de mata que caracteriza su proceder. En cualquier caso, nos encontramos ante la resaca del terror, muy dolorosa para las víctimas del mismo y muy comprometida para los responsables públicos que han llegado a alardear de sus éxitos en la materia. No digamos, para los que han cabalgado de forma impúdica sobre las víctimas. Hagámonos a la idea de que a esta resaca le queda recorrido en la medida en que los causantes del terror vayan obteniendo sus objetivos.

El poder de las armas y del dinero en la historia
Siempre he creído que la violencia que ha azotado a los españoles durante cuatro décadas ha sido un fenómeno que prueba la afirmación de la importancia de las armas y del dinero, en éste caso de las primeras, bien para conseguir determinados objetivos políticos o bien para llegar al poder. El caso de la España de finales del siglo XX y principios del siglo XXI será sin duda objeto de estudio de politólogos e historiadores para confirmar cómo determinadas formas de violencia, amparadas doctrinal y políticamente, pueden influir en la evolución de un Estado moderno, especialmente si se trata de un Estado débil e incapaz de suscitar la adhesión de los que proclaman tener un proyecto estatal distinto, caso de las minorías nacionalistas entre las que se incluyen las de los partidarios de la violencia. En ese contexto de debilidad y de dejación, todas esas minorías han avanzado ostensiblemente en sus propósitos. A cuenta de lo que comentamos hoy, sólo un repaso al mapa político vasco actual, comparado con el de años atrás, es suficiente para confirmarlo. Hablar, pues, de victorias no deja de ser una licencia más de las que abundan en la política patria. Que no tendría mayor importancia, si no fuera por el escarnio que supone para las víctimas como acabamos de comprobar.

Toda la trayectoria del fenómeno del terror ha estado jalonada de hitos terribles que parecían conducir a un final más o menos pactado que es el que finalmente se ha impuesto. Una suerte de determinismo histórico, nutrido por el devenir de las políticas gubernamentales. Cada gobierno lo intentó a su manera y al gobierno precedente al actual le cupo el logro del acuerdo que, se supone, no lo fraguó en solitario. De hecho, las piezas del tal acuerdo van encajando sin que realmente exista interés en alterar sustancialmente los fundamentos del mismo, teniendo en cuenta que la desaparición del terror actúa como bálsamo en el conjunto de la sociedad, acuciada ahora por problemas duros e inesperados, productos de la crisis española. Pero la obstinación en no querer reconocer la realidad y la insistencia en manejar mensajes taimados provocan la indignación de los que más han perdido y que comprueban hasta qué punto han sido utilizados en contiendas ajenas a su dolor y a sus intereses.

La dignidad de las víctimas y la tristeza de la nación
La libertad de los asesinos supone para las víctimas revivir lo que llama el escritor Maurice Druon “la peor especie de muertos: los que se han inhumado en el fondo de uno mismo”. Por eso no deja de causar admiración su contención y su prudencia para con aquellos que las han utilizado. Es la enseñanza positiva que los restantes españoles debemos extraer de su comportamiento para completar el mosaico del juicio de las décadas del terror.

Estamos ante una historia inacabada, pero cuyo final se va conformando en una dirección determinada que se deduce de los acontecimientos de los años recientes. Lo que comentamos hoy es un eslabón más. Desconozco cuáles serán los siguientes. Ante ello, quedará la incógnita sobre qué hubiera sucedido con otras políticas nacionales. Los analistas e historiadores dirán, pero creo que sí se puede afirmar que con las que se han practicado parecían inevitables éste u otro cuadro análogo: el Estado gravemente amenazado en su integridad y la democracia con las alas cortadas para fortalecerlo. Unos españoles y sus familias, víctimas humanas de la violencia, y toda la nación obligada a asumir las consecuencias de los errores de quienes no se cansan de repetir que han ganado para todos nosotros el trofeo de la victoria.

Recuperar la dignidad de España
José Juan del Solar Ordóñez www.gaceta.es 31 Octubre 2013

Debemos reaccionar con firmeza antes de perdernos en una trágica laxitud

Rocinante, derrengado; Don Quijote, sobre ese rocín exhausto, llevándose la mano a su quijada para sostener los pocos dientes que aún mantenía tras el incidente de la venta, y Sancho, molido por el manteo que le habían propiciado y quejoso por el infortunio y la pérdida de las alforjas, rezongaba en su interior volver a casa y abandonar a su amo: más predicador que caballero andante, como así le espetó en aquella nueva andadura. Fue en el devenir de esas penosas circunstancias cuando, con su siempre animoso talante, el caballero de la triste figura auguró un venturoso futuro: “Todas estas borrascas que nos suceden son señales de que presto ha de serenar el tiempo y han de sucedernos bien las cosas, porque no es posible que el mal ni el bien sean durables, y de aquí se sigue que, habiendo durado mucho el mal, el bien ya está cerca”.

Escrita sobre rústico pendón y como divisa frente a las asechanzas de la vida mantengo en mi despacho esa esperanzadora frase quijotesca; no habiendo mañana en el diario quehacer que no la lea un par de veces, sirviéndome de consuelo e inmunizándome ante los sinsabores que la jornada me depare. Y junto a esa insignia en el mural improvisado, sobre la mesa, presidiéndolo todo, reposan un crucifijo y un banderín rojo y gualda que me recuerda quién soy, de dónde vengo y qué debo amar y proteger; esto es: Dios y España, en una irrenunciable unión, porque en cada palmo de esta tierra, existe un rústica campana que nos recuerda la grandeza de nuestro origen, nos avisa del fuego que nos destruye y nos marca el camino a seguir; aunque este último, no pocas veces, sea tortuoso y precise tomar la espada e, incluso, inmolarse.

¿Poesía? No. Una Reconquista de ocho siglos, la sin par singladura durante quinientos años en el Nuevo Mundo y una cruenta guerra, henchida de mártires, frente a su ruptura y contra el marxismo, avalan mi ultima reflexión. Es esa fusión de la cruz y toda esta tierra bañada por los mares Cantábrico, Atlántico y Mediterráneo, la que es, y no puede ser de otra manera, la Patria española. “Para mi el patriotismo es más que fidelidad a un lugar en el mapa. Es el respeto a unos valores, a una forma de pensar”, señala el actual Presidente de Estados Unidos. Algo muy diferente a lo que mantenía Santiago Carrillo para el que el vocablo patriota expresa intolerancia, intransigencia y cerrazón mental. Un curiosa opinión de un sujeto perteneciente a una ideología como es la comunista, que tiene en su haber un Gulag, una Hungría 1956, y desde luego un Paracuellos y un Aravaca, lugar, este ultimo, donde fue asesinado un hombre bueno, Ramiro de Maeztu, acaso porque mantenía que “la Patria es espíritu... una acumulación de valores con los que se enlaza a los hijos de un territorio en el suelo que habitan.”

Y llegados aquí cabe preguntarse: ¿qué hacer cuando las borrascas que asolan nuestra Patria están llevándose esos principios que siempre han sido su sustento y su grandeza? ¿Esperamos, sin más, que el tiempo transcurra a la espera de un nuevo amanecer, aunque ello suponga la quiebra del suelo que habitamos y el espíritu que nos une? ¿Hemos de dejar que nuestra bandera se empolve porque nos gusta perdernos en fatuas reflexiones?

No. Don Quijote no dejó el yelmo sobre el suelo, ni permitió que Sancho se solazase mientras que rocín y pollino pastaban en un prado cercano, sino que, recompuesta su figura, de inmediato, lanza en ristre, fue en busca de nuevas aventuras en defensa de su ideal, a pesar de su quijada maltrecha y de su orgullo burlado.

De aquí se sigue que, frente al relativismo que ahoga nuestros principios y conductas, debemos reaccionar con firmeza antes de perdernos en una trágica laxitud; de aquí se sigue que, ante a la traidora ruptura de nuestro suelo, sepamos levantar la voz de un “ya basta de contemplaciones”; de aquí se sigue que, contra la corrupción que invade nuestra política, hemos de sajar hasta donde sea necesario y volver a la dignidad que España se merece. Y les aseguro que no se está hablando de molinos de viento.

La vida de España transcurre desde hace ya varios años entre lo grotesco y el escarnio, y es hora de reconquistar nuestro orgullo y grandeza.

*José Juan del Solar Ordóñez es abogado y escritor.

PSOE
Rubalcaba y la momia de Franco
José García Domínguez Libertad Digital 31 Octubre 2013

Si Artur Mas tiene un problema que se llama 3%, el PSOE tiene otro que se llama España. Cuánta no sería la tensión en el grupo parlamentario antes de votar la proposición de UPyD sobre la soberanía nacional que Rubalcaba tuvo que sacar del armario la momia del Caudillo, un espantajo de urgencia para que entrase al trapo la derecha tonta y desviar la atención. A última hora, y tras mucho tira y afloja, se evitó el bochorno de ver al segundo partido de la nación negándose a ratificar que la soberanía recae en esa misma nación. Aunque el hecho mismo, que cuestión tal suscitase un encendido debate interno, indica a las claras el grado de descomposición intelectual que ha alcanzado el PSOE. Así las cosas, lo de menos es la abstención del PSC. Al cabo, el PSC ha procedido como siempre. Nada nuevo bajo el sol.

Recuérdese al respecto que hace apenas unos meses volvió a romper la disciplina del grupo tras presentar CiU una moción sobre el derecho a decidir, ese eufemismo balsámico. Y he escrito "volvió" porque, aunque ya nadie guarde memoria del asunto, cuando se redactó la Constitución los diputados del PSC ya se ausentaron del Hemiciclo para no tener que votar contra una enmienda similar promovida por el representante de Herri Batasuna Francisco Letamendía. A fin de cuentas, Navarro y su gente, esa orquesta del Bajo Llobregat que, como la del Titanic, sigue tocando impertérrita mientras el barco se hunde, no dejan de encarnar la deformación más o menos grotesca del socialismo hispano todo.

Paradojas de la Historia, el mayor éxito político del franquismo, su único legado ideológico llamado a perdurar tras la desaparición física del dictador, es esa interiorización de su relato nacional por parte de la izquierda. El franquismo trató obsesivamente de identificar el nacionalismo español consigo mismo. Por lo demás, una usurpación flagrante de la realidad. Pero impostura que iba a funcionar donde menos cabría esperarlo: en la cosmovisión del progresismo oficial y sus satélites. Ahora, con la pensión de diputado vitalicio por fin en el bolsillo, anda clamando Alfonso Guerra que el PSOE debiera romper con el PSC. Quizás no fuese mala idea. No obstante, mientras los socialistas españoles no rompan con sus propios fantasmas nacionales, poco se habrá avanzado. Aunque vistoso y estridente, el PSC no es más que un síntoma. La verdadera enfermedad la sufre el PSOE.

'Memoria histórica'
El PSOE quiere seguir desenterrando a Franco
Cristina Losada Libertad Digital 31 Octubre 2013

Leo que el PSOE quiere desenterrar a Franco. Pero ¿no lo había desenterrado ya? Sí, esta vez está en la parte práctica de mandar grúas y especialistas, que los habrá, supongo, para levantar losas, abrir ataúdes y sacar restos. Ahora bien, en otro sentido, en un sentido político, aunque también muy práctico y muy real, el Partido Socialista lleva más de ocho años desenterrando al dictador. Ocho o nueve años largos, por ponernos de forma aproximada en el año uno de Zapatero, que todavía le parecen insuficientes. Debe seguir más vigente que nunca la vieja máxima: "Contra Franco vivíamos mejor".

A finales de los noventa o incluso antes, que las sociedades olvidan pronto y muchas veces con gran beneficio para ellas, Franco estaba enterrado y bien enterrado. Para la juventud, divino tesoro, el Franco aquel de los libros de historia, si es que se llegaba a esa parte del programa, y de las ocasionales menciones, era un personaje tan lejano como lo podían ser Fernando VII, Chindasvinto y Don Pelayo. La Guerra Civil era un acontecimiento al que se prestaba poco más o menos la misma atención que a la Guerra de la Independencia. Y, en fin, se supiera lo que se supiera de la dictadura, de Franco o de la Guerra Civil, nada de eso contaba en el presente. Eran hechos y personajes históricos. Era asunto cerrado, emocionalmente muerto.

Tan así era que, por entonces, los que participaron de alguna manera activa en la oposición a la dictadura, como aquellos que corrieron delante de los grises, luego tan sorprendentemente numerosos, ya no se esforzaban en contar sus experiencias. No porque no les gustara rememorar sus aventuras en los campus y en la clandestinidad y sus aciagos encontronazos con la policía y la justicia del franquismo. A ver a quién no le gusta relatar sus movidas. Era, y lo digo por alguna experiencia, que no se hallaban oídos prestos a escuchar tales historias. Era que La guerra est fini, por decirlo con la película de Resnais, guión de Jorge Semprún. Insistir en el recuerdo le ponía a uno en el deslucido papel del pesado abuelo cebolleta que habla sin parar de la Guerra de Cuba.

Ocho años de desentierro de Franco han servido para varias cosas y ninguna buena. Han servido, y esto es lo más visible, para que el dictador esté más presente –¡presente!– que nunca en la prensa, la tele, la política y quizá la opinión pública. Más presente que nunca salvo, claro está, cuando estaba en vida. Y esta vuelta al presente de Franco ha tenido un efecto, yo diría que imprevisto por sus promotores, y es que haya gente que no conoció la dictadura que no la mira con malos ojos y piensa que si la izquierda odia tanto a Franco, tal vez no fue tan terrible. Son consecuencias lógicas de tratar de imponer una memoria histórica instrumentalizada políticamente, bajo el supuesto de ajustar cuentas con el pasado. Sobre todo, cuando ya están ajustadas. Cuando el pasado, felizmente, es el pasado.

La fuerza de los mitos.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 31 Octubre 2013

Si hay algo con lo que no se puede luchar es contra los fantasmas del pasado. Esta es una auténtica pesadilla para un PSOE empeñado en tergiversar y anular la Historia a base de arrinconar y destruir esos fantasmas que le llevan persiguiendo desde que perdieron la guerra civil y se implantó la dictadura de Franco. Su empeño en cerrar el monumento del Valle de los Caídos, ha terminado por no prosperar y que sus argumentos se les hayan vuelto en su contra. Nadie puede demostrar otra cosa de modo oficial que no sea que el monumento basílica representa la "reconciliación" entre los combatientes de ambos bandos de la contienda civil.

Lo malo para el PSOE y otros partidos de izquierdas es la presencia allí de los restos del dictador D. Francisco Franco y del Presidente de Falange,D. José Antonio Primo de Rivera detenido y fusilado en Alicante por la República. Y es que su sola presencia ha provocado el que durante muchas décadas el Valle de los Caídos se convirtiera en un lugar de "culto" y emblemático de los ya escasos seguidores del régimen franquista y los no tan escasos militantes y simpatizantes de Falange y otras formaciones ultra derechistas del extranjero. No es casualidad que el PSOE pida en estas fechas que se exhumen los citados restos de José Antonio Primo de Rivera y de Francisco Franco, ya que el próximo 20N es el aniversario de la muerte de ambos personajes y es muy factible que vuelvan a producirse escenas de homenaje en la basílica.

Personalmente creo que la forma de acabar con esta utilización sectaria es, coincidiendo con el PSOE, proponer a sus familias el traslado de los restos al lugar que designen. Dicho traslado sería por cuenta del Estado y se realizaría en la más estricta intimidad y sin difusión mediática para evitar su manipulación y uso sectario por parte de ningún grupo ni partido. Con esto quedaría cerrado el debate y se acabaría con la mayor parte de los fantasmas que persiguen al PSOE, IU y demás formaciones que ni olvidan, ni quieren pasar página de una etapa dramática de la Historia de España en la que hubo millones de víctimas en una guerra fraticida de tres años.

Dejemos de una vez descansar a los muertos en paz y no permitamos que constantemente sigan usándose como excusa para reivindicaciones extemporáneas inaceptables tras la auténtica reconciliación que supuso la Constitución, con todos sus defectos y taras. Pasemos página y miremos hacia el futuro sin resucitar todos los fantasmas del pasado. España debe cicatrizar sus heridas.

OPINIÓN
Guerra desafía al PSC y Soraya ‘B’ desvaría
Marcello www.republica.com 31 Octubre 2013

Buena la ha liado Rosa Díez en el PSOE y el PSC obligando a los socialistas a votar sobre el derecho a decidir como El Cid obligó al Rey Alfonso VI a jurar en Santa Gadea no haber participado en la muerte de su hermano Sancho. Alfonso Guerra solicitó ayer la ruptura del PSOE con el PSC acusando a sus colegas catalanes de ser más nacionalistas que socialistas y dijo que el PSOE debería presentarse con sus siglas Cataluña, a lo que ha añadido Pepe Bono que de ocurrir eso los socialistas sacarían mas votos que el PSC en Cataluña, al que le ha robado ‘la merienda’ Ciudadanos.

En respuesta a las palabras de Alfonso Guerra el líder del PSC -si se le puede llamar así-, Pere Navarro, dijo que no habrá ruptura con el PSOE y que esta ‘discrepancia era conocida’ y que por ello no tiene más importancia la ruptura de la votación en el Congreso sobre el derecho. Pues sí que la tiene, y mucho, porque o el PSC retira su apoyo a la autodeterminación o contaminará, como ya ocurre, a todo el PSOE como partido contrario a la Constitución y la unidad de España. Así de sencillo.

Pero la cosa no ha quedado ahí porque Soraya Rodríguez -o la Soraya ‘B’-, la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista del Congreso de los Diputados-, en lugar de poner orden en su Grupo y denunciar los disparates del PSC decidió ayer culpar a UPyD y a Rosa Díez de los problemas de su partido, acusándola de llevar al Congreso mociones y debates que según ella son inaceptables, lo que es el colmo de la indecencia política y de falta de respeto a otros grupos y diputados, negándoles su derecho democrático a actuar en la Cámara, como representantes legítimos que son de la soberanía popular. Y todo porque UPyD los ha obligado a votar en contra del derecho de autodeterminación y a clarificar cuál es la verdadera posición del PSOE en su conjunto sobre el desafío de Cataluña.

Pero ¿quién es Soraya Rodríguez para reñir o decir a otro grupo parlamentario o a otros diputados lo que pueden hacer o no en el Parlamento? Las declaraciones de Soraya ‘B’ son lamentables y debería pedir disculpas a Rosa Díez, o abandonar el cargo de portavoz del Grupo Socialista que a la vista está que no controla.

¿A que no se atreve con Guerra? Bastante tiene esta Soraya ‘B’ con tener de presidente del PSOE al responsable político de los ERE de Andalucía que es Griñán, para luego tener que tragar el anti constitucionalismo del PSC y encima ‘ponerse de rodillas’ y votar a favor de lo que ‘manda y ordena’ UPyD, que ha llevado la voz cantante en el debate catalán del Congreso de los Diputados.

Menuda se presenta la Convención del PSOE de noviembre. Si no hay debate a fondo sobre la cuestión catalana y la ruptura del PSC, o sobre las primarias del PSOE que se deben celebrar ya, o sobre los ERE de Andalucía, entonces se habrá cerrado en falso esa convocatoria con la que pretendían relanzar el PSOE ante la ciudadanía y sacarlo de su pozo electoral. Guerra, claro está, ha puesto el dedo en la llaga, y vamos a ver qué dicen otros de los barones del PSOE y Felipe González, tan callado. En cuanto a Soraya ‘B’, debería pedir disculpas a Díez y rectificar.

Cataluña
Inmaculados
José María Albert de Paco Libertad Digital 31 Octubre 2013

El auge del soberanismo en Cataluña parece haber despertado del letargo a una serie de autores que, en los últimos veinte años, apenas habían opuesto reparos al nacionalismo. Uno intuía que, dada la naturaleza de algunas de sus propuestas intelectuales, el pensamiento pujolista les debía de parecer un incordio, pero era imposible saberlo, porque lo cierto es que sólo afilaban el verbo con el Partido Popular. Cuando se les inquiría acerca de esa condescendencia, argüían que el conflicto identitario les resultaba ajeno, y que, en cualquier caso, quienes se mostraban críticos con el nacionalismo eran en verdad nacionalistas de otro signo. Y así, entre vapores, seguían a lo suyo, excretando estupendísimas novelas sobre los confines de la amistad o indagando en las claves del descrédito de la política.

Fui de los ingenuos que creyeron que, con la aparición de Ciutadans, y dado que entre los autores del manifiesto seminal había tipos tan encantadoramente marcianos como Félix de Azúa o Ferran Toutain, se produciría una suerte de eclosión intelectual por la que, al fin, el nacionalismo se situaría en el punto de mira de las plumas más finas, sagaces y elegantes del país. Un ingenuo, ya digo, porque lo que sucedió fue que los ausentes tomaron Ciutadans como unidad de medida para calibrar lo que jamás habrían de decir. Y así, por ejemplo, Elvira Lindo rehusó firmar el Manifiesto por la lengua común después de haber sido boicoteada en su pregón de las fiestas de la Mercè por emplear el castellano.

Pero en los últimos tiempos, repito, y como consecuencia de la amenaza de secesión propagada por Artur Mas, proliferan los artículos de gentes que, ahora sí, creen llegado el momento de decir esta boca es mía, quién sabe ya si a beneficio de inventario. Pienso, digámoslo ya, en hombres como Andrés Trapiello, Jordi Soler, Manuel Cruz, Enrique de Hériz o Miguel González. No, no se apuren; las más de las veces logran salir del empeño sin un solo rasguño y, por supuesto, habiéndose ciscado lo suficiente en España como para no los confundan con gentuza. Bien pensado, sería una lástima que, después de tantos años mirando para otro lado, ahora, justo en la zona cesarini, fueran a tildarles de anticatalanes. A ellos.

(Ah, los nombres. Verán, creo que en estos casos es más nocivo ocultarlos, como hizo el ministro Montoro cuando acusó a (algunos) actores españoles de evadir impuestos. ¡No, si yo al Partido Popular también sé criticarlo!).

Terrorismo
Europa y Hezbolá
Pablo Molina Libertad Digital 31 Octubre 2013

El pasado 22 de julio la Unión Europea tomó la decisión de incluir al brazo armado de la organización chií Hezbolá en su listado de grupos terroristas. Después de tres décadas de actividad delictiva en suelo europeo, la UE adoptó así la primera medida conjunta contra la franquicia libanesa del régimen iraní.

El proceso que ha llevado finalmente a la ilegalización de una parte de Hezbolá comenzó exactamente un año antes, en julio de 2012, con la acusación formal planteada por Jerusalén y Washington de ser el grupo responsable del atentado contra un autobús de turistas israelíes en la localidad búlgara de Burqas, con el resultado de seis muertos y 32 heridos.

Un mes después del atentado, Erato Kozarou-Marcoullis, ministro de Exteriores de Chipre, que en esos momentos ostentaba la Presidencia rotatoria de la Unión, manifestó a su homólogo israelí en una reunión convocada al efecto: "La libanesa Hezbolá es una organización que comprende un partido político y una red de servicios sociales", por lo que tan sólo en el caso de que hubiera pruebas tangibles de que esté involucrada en actos terroristas se consideraría la posibilidad de incluirla en el listado de este tipo de organizaciones.

La casualidad quiso que la primera prueba de la actividad terrorista de Hezbolá surgiera precisamente en el país de Kozakou-Marcoullis. Muy poco después de esas declaraciones los tribunales chipriotas mandaban a la cárcel a Hasán Taleb Yacub, ciudadano con doble nacionalidad sueca y libanesa, por planear la comisión de actos terroristas contra israelíes en la isla. El terrorista declararía más tarde, ya en prisión, que su labor de recopilar información sobre objetivos israelíes es lo que su organización hace en "todas las partes del mundo".

Al atentado de Bulgaria y los intentos de cometer acciones terroristas en Chipre se sumó más tarde la participación de Hezbolá en la guerra de Siria al lado del dictador Bashar al Asad. La suma de estos tres factores llevó finalmente a la UE a tomar la decisión de ilegalizar Hezbolá, pero sólo a su brazo armado.

Al margen de esta discreta condena conjunta de los socios europeos, otros países han adoptado sus propias medidas contra la organización chií libanesa… de forma tan dispar como acreditan los casos de Holanda y Francia, tal vez los dos extremos de la política europea contra el terrorismo sectario de origen chií.

Holanda es, hasta el momento, el único país de la UE que ha situado fuera de la ley a Hezbolá en su conjunto, sin distinguir entre sus diferentes ramas. Lo hizo en 2004, cuando sus servicios de inteligencia demostraron que el brazo armado del Partido de Dios, la Organización de Seguridad Externa, era responsable de la comisión de numerosos actos terroristas y, lo que resulta crucial, que las alas política y terrorista estaban controladas por un mismo "consejo de coordinación", lo que demostraba que no había distinción posible. Francia, por su parte, ha sido el país más reacio a tomar medidas contra el grupo chií por sus estrechos lazos con el Líbano, que podrían verse afectados en caso de que actuara contra una organización que, en última instancia, forma parte del Gobierno del país del Cedro.

El resto de los miembros de la UE se mueve en un terreno intermedio. Todos ellos están dispuestos a actuar contra Hezbolá, pero sólo en caso de que se verifique su participación en actividades delictivas en suelo europeo; y, aun así, con reticencias palpables a la hora de considerar a Hezbolá como un todo. La decisión del pasado 22 de julio fue adoptada bajo ese prisma, pues la UE se sigue negando a aceptar que Hezbolá es una organización monolítica y que la existencia de un ala dedicada a actividades políticas y sociales y otra convertida en una milicia terrorista no es más que un reparto de funciones para la consecución de un objetivo común.

Los propios líderes de Hezbolá se han encargado de negar esta presunta separación. Así, Mohamed Fanish, miembro del comité político y exministro libanés de Energía, ha llegado a afirmar: "Puedo decir que no hay separación entre las ramas política y militar de Hezbolá", y Naím Qasem, segunda autoridad del grupo, en declaraciones al diario norteamericano Los Ángeles Times aclaró: "El mismo liderazgo que dirige las tareas parlamentarias y de gobierno dirige también las actividades de la yihad contra Israel". El mismo personaje insistía en octubre de 2012: "No tenemos una rama militar y otra política. No está de un lado Hezbolá y de otro el partido de la resistencia. Cada elemento, desde los comandantes a los miembros de base, pasando por nuestras instalaciones y medios militares, están al servicio de la resistencia armada y no tenemos otra prioridad".

Hay docenas de declaraciones similares por parte de dirigentes cualificados de Hezbolá, acreditando que la separación es una falacia para justificar la inacción de Europa, continente donde Hezbolá mantiene aún hoy redes operativas, aprovechándose de esta falsa dicotomía. Es lo que ocurre con sus operaciones para captar fondos con destino a la milicia terrorista, desarrolladas sobre todo en Alemania, que la organización camufla como ayuda para actividades sociales, haciendo prácticamente imposible a las autoridades dar cumplimiento al mandato europeo del 22 de julio, en virtud del cual los fondos y bienes de Hezbolá han de ser congelados… pero sólo los que estén probadamente vinculados con su brazo armado.

A pesar de todo, sigue habiendo posibilidades de que la UE ilegalice completamente a Hezbolá. Lo hizo con Hamás en 2003, eliminando la supuesta distinción entre el trabajo político y la actividad terrorista. Previamente había puesto fuera de la ley la rama militar; pero la campaña de atentados terroristas suicidas contra israelíes para boicotear el proceso de paz llevó a la UE a extender la sanción también a la rama política.

La presencia de Hezbolá en el avispero sirio y su capacidad para desestabilizar toda la zona en nombre de Irán podría precipitar que se haga algo parecido a lo que se hizo con Hamás. No porque los elementos de prueba –a día de hoy, ya más que suficientes– hayan variado, sino por mero cálculo político, en previsión de que ocurra un mal mayor. El desenlace de la crisis siria será la clave para que la Unión Europea modifique el estatus de Hezbolá y la considere como lo que realmente es y sus dirigentes no se cansan de proclamar: un todo individible.

PS: Quien quiera saber más sobre la "falsa distinción" entre la Hezbolá política y la militar, que lea este sustancioso documento (en inglés) que ha preparado Benjamin Weinthal para la Friends of Israel Initiative.

© elmed.io

Y China se cansó del dólar
Juan Laborda www.vozpopuli.com 31 Octubre 2013

A lo largo de los últimos meses se han ido poniendo las bases de lo que supondrá la ruptura de una de las grandes tendencias globales de largo plazo. Nos referimos al final del dólar como moneda reserva global. Dicha ruptura vendrá precedida, sin embargo, por la terminación de otra tendencia relativa a los últimos 15 años, y, por lo tanto de medio plazo. Las compras masivas de deuda gubernamental estadounidense por parte de China, el principal país acreedor del mundo, se acercan a su fin.

Los catalizadores de la ruptura de estas tendencias de medio y largo plazo son dos. En primer lugar la propia dinámica de las economías estadounidense y china. En segundo lugar la profunda crisis política que en estos momentos se vive en Washington.

China ha tomado la decisión estratégica, a través de su decimosegundo Plan Quinquenal, de buscar un crecimiento más equilibrado. Por el contrario, Estados Unidos ha seguido utilizando lo que en su momento el otrora presidente de la república francesa Giscard d'Estaing denominó como el privilegio exorbitante conferido por la posición del dólar como principal moneda reserva del mundo. A través de dicho privilegio especial, Estados Unidos se ha permitido el lujo de seguir implementando políticas fiscales y monetarias expansivas, manteniendo un tremendo déficit de ahorro interno, es decir, déficits crónicos persistentes en su cuenta corriente, dependiendo en última instancia de los inversores extranjeros para su financiación.

Pero dichas políticas, que pueden o no ser buenas para los Estados Unidos, han sido nefastas para el resto del planeta. La política monetaria laxa seguida por la Reserva Federal desde que comenzó la crisis ha provocado burbujas de activos en otras partes del mundo.

Cambio de paradigma y crisis política en Washington
En los últimos meses hemos asistido a una serie de datos que confirman que el mundo está siendo testigo de un cambio de paradigma. China ha sobrepasado a Estados Unidos como principal país del mundo importador de petróleo. Previamente el gigante asiático ya había desbancado al país norteamericano como la principal potencia comercial del mundo. El volumen de exportaciones e importaciones chinas en 2012 superó por primera vez a las estadounidenses. Es cuestión de tiempo que la moneda china, el renminbi, reemplace al dólar como moneda básica en el comercio de materias primas. Coherente con esta idea, China está acumulando físicamente oro. El país asiático ya es el principal país productor y consumidor de oro del mundo. Con ello pretende respaldar al renminbi con el objetivo final de convertirla en la principal moneda reserva mundial.

Sin embargo, el gigante asiático no solo acumula físicamente oro, sino que además está llegando a acuerdos de convertibilidad de divisas con los principales Bancos Centrales del mundo. Recientemente firmó un gran acuerdo de swap de divisas con la zona euro, en junio con el Reino Unido, previamente con Nueva Zelanda, Australia o Brasil. Se trata de pasos necesarios para la internacionalización del yuan y su posicionamiento como moneda internacional.

Pero sin duda alguna el catalizador inmediato que va a acelerar la ruptura de las tendencias de medio y largo plazo ha sido la profunda crisis política que en estos momentos se vive en Washington. Nos referimos al espectáculo bochornoso sobre la elaboración del presupuesto para el año fiscal 2014 y, sobretodo, la falta de un acuerdo definitivo que solucione de manera permanente el problema del techo de la deuda, y aleje definitivamente el fantasma de impago de la misma. En este sentido, China ha enviado un mensaje nítido y claro al resto del mundo, la inevitabilidad de un mundo “desamericanizado”.

En realidad, las últimas travesuras en el Capitolio han supuesto un impulso renovado en la búsqueda de alternativas al dólar como moneda de reserva mundial. Estados Unidos de manera imprudente está desperdiciando su futuro.

Fin a las compras masivas de deuda soberana estadounidense
Las compras de deuda gubernamental estadounidense por parte de China se encuentran en el corazón de una red de codependencia que vinculaba hasta ahora a ambas economías. Sin embargo, esta situación ya ha cambiado. El futuro no es ningún prólogo del pasado. Estamos ante un desplazamiento sísmico de grandes proporciones donde las insensateces fiscales y monetarias estadounidenses han supuesto un punto de inflexión.

En 2000, China poseía solamente unos 60 mil millones de dólares en activos del Tesoro estadunidense, aproximadamente el 2% de los 3,3 billones de deuda soberana estadounidense en manos del público. Pero entonces ambos países decidieron subir la apuesta al calor de la expansión fiscal estadounidense. La deuda de Estados Unidos se ha disparado a casi 17 billones de dólares y la participación china en la deuda soberana estadounidense en manos del público aumentó a más del quíntuple, hasta casi el 11%, 1,3 billones de dólares, en julio de 2013. Junto con aproximadamente 700 mil millones de dólares en manos chinas de deuda de agencias estadounidenses (Fannie Mae y Freddie Mac), la exposición total china en activos gubernamentales y cuasigubernamentales estadounidenses es gigantesca, alrededor de los 2 billones de dólares -casi dos veces nuestro PIB-.

China compraba esos activos porque se ajustaban a su política cambiaria y al crecimiento impulsado por las exportaciones del que ha dependido durante los últimos 35 años. Deseaba limitar la apreciación del yuan respecto de la moneda de referencia mundial. Si China hubiese comprado menos dólares, el tipo de cambio del yuan se hubiese fortalecido todavía más allá del 35% de revalorización que ha experimentado respecto al billete verde desde 2005. Ello hubiese puesto en riesgo su competitividad y su crecimiento impulsado por las exportaciones.

La situación, a su vez, era beneficiosa para los Estados Unidos. Dado su extraordinario déficit de ahorro interno, sufre déficits crónicos en su balanza por cuenta corriente y depende de inversores extranjeros para cubrir sus necesidades de financiación. Solo el privilegio especial conferido por la posición del dólar como principal moneda de reserva del mundo le permite financiar sin excesivos problemas dichos déficits.

Pero además las compras de deuda soberana por parte de China ayudaba a mantener bajos los tipos de interés estadounidenses, hasta en un punto porcentual, facilitando la expansión cuantitativa de la FED que ha incentivado la generación de burbujas en los distintos activos de riesgo.

Finalmente, los consumidores norteamericanos disfrutaban de unas importaciones chinas de bajo coste que les permitía satisfacer sus necesidades en un período complicado para el factor trabajo, con descensos en los ingresos reales.

Pero las insensateces fiscales y monetarias estadounidenses han supuesto un punto de inflexión y han acelerado y validado la decisión estratégica de China, a través de su decimosegundo Plan Quinquenal, de buscar un crecimiento más equilibrado. El gigante asiático ha apostado por un modelo de crecimiento que confía cada vez más en el consumo privado, reequilibrio que implicará una disminución del ahorro chino y, por lo tanto, menos necesidad de canalizarlo hacia la compra de activos soberanos en dólares estadounidenses, de manera que la acumulación de reservas en moneda extranjera será más lenta. Estados Unidos deberá empezar a asumir que los días de barra libre de compras de sus bonos del Tesoro se acercan a su fin.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Lecciones de una votación
Editorial www.gaceta.es 31 Octubre 2013

Por 265 votos a favor, 39 en contra y 13 abstenciones, el Congreso de los Diputados aprobó anteayer una moción, consecuencia de una interpelación urgente de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), contra “la falacia del derecho a decidir” patrocinada tercamente por los partidos separatistas catalanes: “Bajo ningún concepto una parte de la ciudadanía puede decidir sobre la organización territorial del Estado”, reza su frase central. El episodio tuvo tres singularidades: la primera es que PSOE y PP votaron juntos, hecho infrecuente en los últimos tiempos; la segunda, que se sumaron a la iniciativa de UPyD, partido al que ambos tratan de ningunear de forma sistemática, pues se alimenta de los votos logrados entre ex votantes socialistas y populares; la tercera es que, por segunda vez, el voto socialista se escindió, pues los diputados catalanes del PSC rompieron la disciplina y se abstuvieron.

El voto afirmativo, es decir, que descalifica el llamado derecho a decidir, ha sido abrumadoramente mayoritario, lo que nos lleva a una primera consideración sobre la importancia de que las dos fuerzas más votadas abandonen sus tics partidistas cuando se trate de cuestiones nacionales. La reciente historia socialista no se ha caracterizado precisamente por observar este criterio, especialmente en la infausta época de Rodríguez Zapatero, pródiga en ocurrencias disparatadas, rencores revanchistas de la guerra civil y rendición ante los terroristas etarras. Bienvenida sea, pues, esta rectificación de su comportamiento, con el deseo de que no sea un mero espejismo derivado de que, de hecho, el interés general ante esta moción felizmente coincidió con los intereses particulares de los dos grandes partidos, que no quisieron que sólo UPyD se colgase ante el electorado la medalla de la defensa de la integridad territorial de la patria común.

La actitud díscola de los socialistas catalanes ha puesto una vez más de manifiesto que el PSOE tiene un grave problema en Cataluña. Legalmente el PSC es un partido distinto del PSOE, pero en términos políticos es el PSOE en Cataluña. Si se consumase la ruptura, el PSOE sencillamente desaparecería de esta Comunidad autónoma. La responsabilidad de esta situación es, sobre todo, del PSC, que se ha equivocado mucho desde hace años, desde la formación de los dos calamitosos tripartitos con separatistas y comunistas hasta su severo complejo que le hace ir a remolque de los nacionalistas. Podría pensarse que éste es un problema entre socialistas, pero el asunto es más serio que eso, porque las consecuencias de esta fractura, si se acabase produciendo, afectarían al conjunto de España al romper los equilibrios que prevé nuestro sistema parlamentario.

La descomposición del PSOE
EDITORIAL Libertad Digital 31 Octubre 2013

Se supone que todos los partidos democráticos deberían estar de acuerdo en algo tan elemental como lo que venía a proclamar la moción presentada este martes por UPyD en el Congreso: que una parte no puede decidir sobre el todo y que en un Estado de Derecho nadie está por encima de la ley ni puede redefinir el sujeto de la soberanía nacional.

Que los nacionalistas hayan votado en contra de lo que proclaman los artículos 1.1 y 1.2 de la Constitución no es sorprendente, aunque sí sea destacable en unos momentos en los que el Gobierno de la nación vuelve a quererse engañar con una falsa moderación sobrevenida en ciertos sectores del nacionalismo para justificar nuevos contactos con CiU. Tampoco resulta sorprendente, aunque sea mucho más grave, que los catorce diputados del PSC hayan decido abstenerse mientras el resto del grupo socialista respaldaba, junto al PP, la moción, como sucedió hace menos de un año y también por el mal llamado "derecho a decidir".

Que los socialistas no sean capaces de ponerse de acuerdo en defensa de la base del edificio democrático y constitucional español debería ser razón más que suficiente para que el PSOE rompiera con el PSC, tal y como, con muchos años de retraso, proponen ahora Alfonso Guerra y otros históricos dirigentes socialistas.

El liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba, lejos de poner coto a la disgregación y las disonancias que desde hace tanto tiempo se producen en el seno del Partido Socialista, las está acelerando, y no sólo en Cataluña. Así, este mismo martes, los concejales socialistas de Tafalla, al igual que han hecho los proetarras de Bildu, se han ausentado de la votación de una moción de condena y repulsa contra la terrorista de ETA recientemente excarcelada, Inés del Río.

Que los socialistas no sean capaces de mantener una posición común en algo tan básico y trascendental como la defensa de la soberanía nacional o la repulsa hacia una asesina múltiple da muestra del grado de descomposición interna de un partido que sólo parece estar unido para pedir la exhumación del cadáver de Francisco Franco.

TRES MIL MILLONES PREPARADOS
España volverá a pagar los dispendios de Cataluña antes de diciembre
Juan de Dios Colmenero www.elsemanaldigital.com 31 Octubre 2013

Mientras el nacionalismo entona el "Espanya ens roba", el Gobierno prepara ya una partida destinada a volver a salvar a la Generalitat catalana de la situación económica en que se ha metido.

La Generalitat ya ha confirmado al Gobierno central que tiene que avalar los vencimientos de deuda en Cataluña de este último trimestre. Era algo esperado y con lo que ya contaba el ministerio de Hacienda. Alrededor de 3.000 millones adicionales a los que ya ha venido percibiendo del Fondo de Liquidez. Cataluña sigue sin poder financiarse.

En medio del "único" discurso monocolor en Cataluña sobre el "España nos roba", la realidad camina por senderos diferentes. El día a día de la economía no entiende de banderas, ni de agravios, ni de insultos. La realidad es que, a pesar del inicio de la recuperación, será de nuevo el Gobierno de Rajoy el que tendrá que aprobar un nuevo rescate de Cataluña antes de que finalice el año.

No es la primera vez. Estos 3.000 millones de euros para que Cataluña pueda hacer frente a nuevo vencimiento de emisiones de deuda se añaden a los 4.200 que el Gobierno de Rajoy tuvo que abonar el pasado mes de mayo. Lo hizo el presidente del Gobierno después de aquella reunión en Moncloa y donde Artur Mas reconoció que no tenía dinero "ni para pagar a sus funcionarios".

El argumento del Gobierno y de Mariano Rajoy sigue siendo el mismo: "No se puede dejar caer a ninguna comunidad autónoma". Cataluña es España, y sus cuentas, sus deudas, sus vencimientos, son de todos. Desde Moncloa insisten en que "España no se puede permitir perder la confianza recuperada en Bruselas".

Dinero para la consulta
Cuando llegue el dinero, el argumento político de la Generalitat también seguirá siendo el mismo: "son fondos que nos corresponden porque seguimos aportando más de lo que recibimos". Lo que no quiere explicar demasiado el gobierno de Artur Mas es el dinero que costará la celebración de una consulta, en caso de se produzca en 2014.

La decisión de que exista una partida específica ya está tomada. El Gobierno catalán tendrá que comprar urnas y todo el mobiliario que se requiere para convocar una votación, ya que en todos los procesos electorales lo prestaba el Gobierno central. Aunque todavía no quieren precisar qué cantidad se incluirá en los Presupuestos para la consulta, ya que está a la espera de hacer el inventario.

Como referencia, están los 25 millones de euros que costaron las últimas elecciones autonómicas de noviembre de 2012. En esa cifra se incluye desde el coste del sistema informático hasta las retribuciones para los miembros de las mesas electorales. De esa cantidad, ocho millones fueron las subvenciones a los partidos políticos.

La ley de consultas que supuestamente se debatirá próximamente en el Parlament debe fijar entre otras cosas si los partidos reciben dinero para hacer campaña en caso de referéndum. El montante de la partida presupuestaria variará en función de esta decisión. Dinero para la consulta, dinero para el mantenimiento de las embajadas (Cataluña gastará más de 1 millón de euros en financiar las llamadas "delegaciones políticas" en Berlín, Nueva York, París y Bruselas) y dinero para subvenciones ( entre ellas plataformas de apoyo a la independencia). Pero al mismo tiempo, dinero, y mucho, para rescatar nuevamente la economía catalana.

EL SECRETO DE SU ÉXITO
Díez dice en voz alta lo que muchos echan en cara al PP sobre la Parot
El Semanal Digital 31 Octubre 2013

El desencanto que plasman las encuestas en torno a PP y PSOE ha convertido en enemigos íntimos a UPyD y Ciudadanos que pelean a cara de perro por el voto de la popularidad en las redes.

El desánimo ciudadano se extiende tal como muestran todas las encuestas y golpea fundamentalmente a los dos grandes partidos. En este escenario comienzan a ganar peso partidos minoritarios que basan parte de su fuerza en decir las cosas sin ambages, ni rodeos. Al pan, pan y al vino, vino.

Este es parte del secreto del éxito de partidos como UPyD y Ciudadanos que se respira en las redes últimamente y que se plasma en los sondeos más recientes.

Sin ir más lejos, los de Albert Rivera llevaban un par de días saboreando las mieles de su éxito en el "share social" acompañados de los buenos resultados en las encuestas y, ya de paso, provocando deserciones en las filas enemigas (caso del exsocialista Luis Salvador).

Así que Rosa Díez (competencia directa de Rivera por el voto desencantado de PSOE y PP) decidió este martes recuperar el terreno perdido estos días y coger el toro por los cuernos. La portavoz de UPyD se dejó caer por la COPE para adoptar esa postura rotunda frente a la Doctrina Parot que algunos han echado de menos estos días en el seno del Gobierno y del PP. El secreto del éxito de ambos pasa por luchar contra la ambigüedad que los ciudadanos tanto les critican a los dos partidos mayoritarios.

Díez, que se colocó en lo más alto de la lista de trending topic de Twitter en un santiamén, pidió al Gobierno que utilice el "margen de actuación" de que dispone para que la sentencia de Estrasburgo contra la Doctrina Parot no se aplique de "manera automática" a otros etarras.

Díez dijo temer que los demócratas hayan "bajado la guardia, el nivel de exigencia" frente a ETA, y advirtió de que "no se puede consentir" que la "derrota operativa" de la banda conseguida por la Policía y la Guardia Civil la conviertan los terroristas "en una victoria política".

La diputada por Madrid no quiso especular sobre las razones del Gobierno para decir que no puede hacer nada contra la sentencia de Estrasburgo que anuló la Doctrina Parot, que alargaba la estancia en la cárcel de terroristas y criminales. Según dijo, le da igual si se trata de un "pacto" o si hay otros motivos, porque cree que el momento de las explicaciones vendrá después y que ahora lo necesario es "actuar". Palabras que fueron muy aplaudidas en la conocida red de microblogging.

"Hay margen de actuación, el Gobierno no lo está usando correctamente y no está dando ninguna explicación", remachó. Díez considera que hay precedentes de sentencias de Estrasburgo que no se han hecho extensivas de forma automática, concretamente las de ilegalización de Batasuna y ANV que, a su modo de ver, podían haberse extendido a Sortu y a Bildu.

Por eso, urgió al Gobierno a tomar medidas para que la anulación de la Parot tampoco se extienda automáticamente a otros presos afectados. En este punto, destacó que el Ejecutivo puede actuar a través de la Fiscalía y lamentó que ésta informase "con rapidez y automatismo" a favor de la libertad de la etarra Inés del Río nada más conocerse la sentencia de Estrasburgo a su favor.

En opinión de Díez, los demócratas no han cambiado "y los terroristas tampoco", pero a veces tiene la impresión de que los demócratas han "bajado la guardia" y teme que los terroristas conviertan su "derrota operativa" en una victoria política.

De hecho, cree ETA ha conseguido su "objetivo político" de "controlar y destruir las instituciones", porque ahora la izquierda abertzale vuelve a estar en ellas, y se teme que acabe consiguiendo otro objetivo "brutal", que es imponer su relato y esa tesis de que todo el mundo tiene que "ceder algo", "como si fuera asimilable la víctima y el verdugo se me abren las carnes".

Díez criticó ese "relato alternativo que se está contruyendo" y la "falta de empatía con las víctimas del terrorismo como si fueran cosa del pasado", cuando en realidad, a su juicio, víctimas "somos todos", el conjunto de la democracia.

Batallitas en la charca de Shrek
oti rodríguez marchante ABC Cataluña 31 Octubre 2013

En realidad, la película ya se resume en esencia a la batallita que libren lord Farquaad Artur Mas y Shrek Oriol Junqueras, qué menudo ojo en el trazo tuvieron los de DreamWorks cuando los dibujaron así

Ahora que la doctrina oficial catalanista se esfuerza por poner de moda la moderación empezaremos a divertirnos con la avalancha de pingüinos bailarines, como en «Happy Feet». Y empieza el claqué uno de los mejores fredastaires de la colonia, Santiago Espot, presidente de Catalunya Acció, que acaba de sorprender con la ponderada denuncia de que Cataluña es precisamente eso, una colonia española, una opinión que se sostiene en el aire como el aroma de otra colonia española que sugería aquel recuerdo de la infancia hecho «spot» por Heno de Pravia.

Y ahora que la realidad empieza a aconsejar al nacionalismo que se abroche esos dos botones de la camisa abierta y que apague la «playstation» (en magnífica imagen de Bieito Rubido sobre el juego virtual del politiquerío con la maquinita de la manipulación y los sentimientos), llega el momento de apuntarse a la moda de la moderación y aguantar unos meses más antes de devolver el carnet de socio del Barça, y ver por dónde respiran los termómetros intelectuales del movimiento, como el «raholismo» o el «tevetresismo».

En realidad, la película ya se resume en esencia a la batallita que libren lord Farquaad Artur Mas y Shrek Oriol Junqueras, qué menudo ojo en el trazo tuvieron los de DreamWorks cuando los dibujaron así: sólo falta decidir quién es la princesa Fiona y quién el burro parlanchín. Una batallita, claro, de «playstation» ensimismada por ver cómo, cuándo y dónde abren una consulta que ya sólo podrá ser cosa de médicos, mientras que la vida real les torció los planes (toda la trama enloquecida tenía sentido si, tal y como esperaban, España se desplomaba, era intervenida y el euro dinamitado) y ahora vienen otras Comunidades Autónomas marcando el paso de las rebajas de impuestos, mientras que el politiquerío de aquí se comió, merendó y cenó sus posibilidades presupuestarias de servicio al ciudadano en playstations, nintendos y Wiis.

Y, en fin, ese ambiente de moderación necesita un esfuerzo suplementario para contener la risa ante la última ocurrencia de la Generalitat, que le pide al Gobierno español una propuesta alternativa a la consulta... A ver, veamos..., ¿una alternativa a la consulta?... ¿Bajar dos o tres puntos del tramo autonómico del IRPF, a costa, claro, de que el mamandurrieo de la Vía se quede sin merienda?
 


Recortes de Prensa   Página Inicial