AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 6  Noviembre 2013

Crisis de Gobierno y de TV Valencia
Pablo Sebastián. www.republica.com 6 Noviembre 2013

La rectificación del ministro Wert sobre la supresión de ayudas a las becas Erasmus, dejando a la intemperie a miles de estudiantes que ya estaban fuera de España y ofreciendo en la UE la imagen de un país ruinoso que presume estar saliendo de la crisis, es una buena oportunidad para que Rajoy abra la crisis de su Gobierno. La que, entre errores gratuitos y casos de incompetencia, está pidiendo a voces varios miembros del Gabinete que merecen un relevo, empezando por el inefable Wert. Pero Rajoy, ya se sabe, es reacio a cualquier cambio o toma de decisión.

Paralelamente y en la misma jornada el presidente valenciano del PP Alberto Fabra ha anunciado el cierre de la televisión pública de su Comunidad al anular el Tribunal Supremo el ERE de casi mil trabajadores que se había llevado a cabo. La decisión que Fabra ha justificado por la falta de recursos financieros constituye un hecho relevante que deberían de imitar todos los presidentes autonómicos ante el despilfarro (o con corrupción incluida en el caso de Valencia) y la manipulación que de estos canales hacen en favor los gobiernos de cada Comunidad Autónoma.

Y en esto del cierre televisivo siguiendo por Telemadrid, cadena como la valenciana a la espera de una sentencia sobre su último ERE, puesta al servicio del gobierno madrileño del PP en todos sus informativos y con una programación dedicada a la emisión de películas del Oeste americano, lo que es el colmo del disparate y ejemplo de la nula aportación social o cultural a los ciudadanos de Madrid. Y lo mismo debe ocurrir con la Televisión de Castilla La Mancha, de Cospedal, la gallega de Feijóo, TV3 al servicio de la independencia de Cataluña o Canal Sur , reina del folclorismo de pandereta y entregada al PSOE andaluz.

Hora es que este Gobierno, o mejor dicho un nuevo gobierno que debería entrar en funciones cuando antes, empiece a recortar el gasto político en lugar de cargar sobre las espaldas ciudadanas el coste de la austeridad. El ministro Wert le acaba de ofrecer al presidente Rajoy una excelente oportunidad para abrir la crisis del Gobierno tras el lamentable espectáculo de las becas Erasmus que el titular de Educación acaba de dar con su obligada rectificación.

Este país no está para bromas y no se puede permitir despilfarros abusivos como los de las televisiones públicas y errores gratuitos del Gobierno como el del ministro Wert. Pero una vez más nadie asume las responsabilidades políticas con su dimisión o por cese, y todo conduce a la idea del ‘nunca pasa nada’ en los ámbitos del poder como consecuencia de la corrupción o de la mala gestión pública.

Por lo que todo queda al día de hoy aplazado hasta que, a partir de la primavera, del año 2014, comience el tiempo electoral, donde serán los ciudadanos los que, entonces, reclamen a los políticos su responsabilidad. Precisamente para esa próxima primavera y ante los comicios europeos de junio de 2014, será cuando los grandes partidos inicien sus cambios de gobernantes -el PP podría poner en marcha entonces la crisis del Gobierno-, y de liderazgos con la intención de superar la indignación general. Aunque puede que para entonces sea demasiado tarde porque muchos ciudadanos ya saben desde hace tiempo lo que van a votar, si es para entonces que deciden participar en el proceso electoral.

A medir
Maite Pagazaurtundua http://www.covite.org  6 Noviembre 2013

El gobierno anima el interés de dirigir procesos sociales que miren hacia el futuro tras las largas décadas de amedrentamiento y violencia. Como el plan que lo intentará está en una fase volátil, digamos, y se está estudiando la redacción final, no he de juzgarlo. En todo caso, la bibliografía científica sobre sociedades golpeadas por graves vulneraciones de derechos humanos alerta acerca de dirigir los procesos sociales en una dirección que evite el puro cascarón de la retórica, pero sobre todo planteamientos que mutilen a los agredidos en su necesidad de palabra, de verdad y de justicia.

Boris Cirulnik estudió el caso de los judíos que lograron sobrevivir en la Francia Ocupada por los nazis. El General De Gaulle estableció la reconciliación nacional con una combinación de factores que incluyeron algunos juicios e incluso algunas ejecuciones, pero los judíos no pudieron hablar, para no molestar. El efecto sobre ellos resultó devastador: - Calla para salvar la vida y calla para no ser marginado. Su voz va apareciendo, como los restos muy tardíos de un naufragio en la extraña arena política francesa que amenaza quiebra.

Es un silencio indecente, el de callar la voz de la mayoría de los maltratados, pero es peor cuando se combina con una retórica indecente. El término se lo escuché por primera vez al profesor Martín Alonso y no he podido evitar volver sobre él. Primo Levi indicaba que donde se violenta al hombre se violenta el lenguaje. El profesor Alonso consideraba “que las intoxicaciones éticas son a menudo el resultado de una retórica indecente y que, en consecuencia, la rehabilitación ética de la sociedad pasa por una depuración cabal de la distorsión del lenguaje”.

Hay veces en que se ve mejor la retórica indecente cuando pasa un poco el tiempo y se posan los sustantivos y adjetivos. Hace un año ETA emitió palabras con un nivel de intoxicación ética severo al decir que “habían sido testigos de él (el sufrimiento de las víctimas) durante generaciones. Pero resultaba todavía más indecente cuando indicaba que “se enfrenta a víctimas y presos en lugar de buscar un acuerdo para cada uno” en procesos “basados en un esfuerzo libre y voluntario”.

Decenas de presos de ETA saldrán a la calle como ha salido Inés del Río. ¿Algunos de los miles de personas que han reclamado derechos para ellos les pedirán con la misma insistencia y vigor que expresen que los muertos que ellos mataron o ayudaron a matar no están bien muertos?

Percibir los derechos de los victimarios como más importante que la reparación de sus víctimas contiene algo profundamente patológico. ¿No nos vendría bien que lo midiera el gobierno?

VCT rompe con la Fundación de Víctimas del Terrorismo “por el uso partidista de su Presidenta”
Editor www.vocescontraelterrorismo.org 6 Noviembre 2013

La organización que preside Francisco José Alcaraz considera que la presidenta de la Fundación de víctimas, Mari Mar Blanco “ha servido en bandeja el buen nombre de la fundación a los intereses del Gobierno de Rajoy que ha traicionado a las víctimas”.

REDACCIÓN VCT.- La asociación Voces Contra el Terrorismo rompe con la Fundación de Víctimas del Terrorismo al considerar que ha traicionado “sus fines originarios” y por los cuales se creó. VCT recuerda que su creación fue fruto del pacto por las libertades y contra el terrorismo que firmaron los dos partidos mayoritarios en el año 2000.

Para Voces Contra el Terrorismo, el Partido Socialista “traicionó el pacto por las libertades en el mismo año 2000 tras iniciar el proceso de negociación con la banda terrorista ETA” y consumó dicha traición en el 2004, con la llegada al poder de José Luis Rodríguez Zapatero.

El Gobierno de Zapatero designó a Maite Pagazaurtundua como presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, aunque según destaca VCT, “cumplió minuciosamente con los fines de la fundación, y evitó hacer el juego político al Gobierno, al igual que no apoyó la política antiterrorista de Zapatero a pesar de ser militante del PSOE”.

Con la llegada del Partido Popular a la Moncloa, Mariano Rajoy nombró a Mari Mar Blanco como Presidenta de la Fundación y su función, según VCT, “se ha limitado a favorecer un lavado de imagen del Gobierno ante las concesiones de Rajoy a la banda terrorista ETA como la excarcelación de Bolinaga o el esperpéntico caso de la doctrina Parot”.

La constitución de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, según sus propios estatutos, tuvo como fin “contribuir económicamente con el funcionamiento de las asociaciones de víctimas del terrorismo y ayudar puntualmente a las víctimas que así lo necesiten”.

Sin embargo, la asociación que lidera Francisco José Alcaraz considera que su actual presidenta, Mari Mar Blanco, “se ha extralimitado en sus funciones permitiéndose que la mayoría de los medios de comunicación reflejen que representa a las asociaciones y víctimas del terrorismo, siendo inveraz como así lo recoge su página web sin tener delegada la representatividad de las víctimas”.

Por ello, Voces Contra el Terrorismo rompe con la Fundación de víctimas “para no ser cómplice de una traición a los principios que debería defender”. Alcaraz declara que “por encima de los colores políticos está la Memoria, Dignidad y Justicia de las víctimas del terrorismo”.
- See more at: http://www.vocescontraelterrorismo.org/victimas-terrorismo/vct-rompe-con-la-fundacion-de-victimas-del-terrorismo-por-el-uso-partidista-de-su-presidenta/#sthash.FaOnJKNf.dpuf

Muñoz Machado: «El federalismo no aportará ninguna solución a España»
jesús garcía calerocaleroje / madrid ABC 6 Noviembre 2013

El jurista, premio Nacional de Ensayo por su libro «Informe sobre España. Repensar el Estado o destruirlo»

En la España del desafío soberanista y el incumplimiento de determinadas sentencias, pero también en la España que trata de sobreponerse a la crisis y ha logrado, por ejemplo, aprobar un plan hidrográfico que parecía imposible hace cinco años, el premio Nacional de Ensayo recayó ayer en una obra cuyo título es esta disyuntiva:«Informe sobre España. Repensar el Estado o destruirlo» Lo publicó Crítica y su autor, académico de la RAE Santiago Muñoz Machado, y experto en Derecho Administrativo, estaba exultante, feliz, respondiendo a los periodístas que querían conocer, a la luz de ese libro, su opinión sobre lo que nos pasa.

-¿Estamos en el dilema de repensar o destruir nuestro Estado, como dice el título de su libro premiado?
-Estamos en la necesidad de repensar el Estado frente a algunos que están planteando opciones destructivas. Yo no soy partidario, claro, de ninguna clase de destrucción o demolición. Soy del tipo de intelectuales que ha dedicado su vida a ponerle cimientos a las instituciones para que trabajen correctamente y funcionen bien.

-Pero vivimos una crisis que parece alcanzar a todo.
-En momentos de crisis, como ocurre ahora, en los que hay partes del edificio que parece que se están tambaleando, el deber que yo asumo como propio en ese libro es explicar que hay cosas que en efecto están débiles y encontrar qué ha de hacerse para evitar la demolición.

-Hay en España planteamientos muy destructivos, algunos de escisión, que parecen incompatibles con repensar nada. Pero también se plantean reformas, como una federalización que se propone desde la oposición: ¿cómo se ven desde su ámbito de estudio?. Las experiencias federales pasadas han sido poco memorables.
-Bueno, las experiencias de la historia son eso, historia y a la historia pertenecen. Hay que buscar ahora las soluciones que convengan al país. Federal, federación, federalización, son palabras que tienen un valor casi milagroso o mítico para mucha gente. Algunos creen que basta con invocar esas palabras para que los problemas se resuelvan. Pero otros creemos que la palabra no aporta nada.

-¿Y el concepto?
-Tampoco aporta nada, ninguna solución novedosa a lo que ya tenemos. El esquema de funcionamiento del Estado actual hay que mejorarlo y hay que curar los defectos que han aparecido a lo largo de 30 años de práctica. Sustituirlo por un modelo nuevo sería algo sin mucho fundamento.

-¿Por qué?
-Porque quien lo proponga debería responder a dos preguntas fundamentales: Primero, ¿Cuántas comunidades autónomas actuales han pedido convertirse en Estado para formar una federación? ¿Han dicho el País Valenciano, Extremadura, Cantabria o la Rioja que quieren tener una Constitución donde tenían un Estatuto de Autonomía y que en lugar de Comunidades Autónomas se van a llamar Estados de la Federación Española? Eso no lo ha pedido nadie. En segundo lugar, el modelo federal ¿resuelve el problema de Cataluña? ¿Se quedarían satisfechos los nacionalistas catalanes si cambiamos la denominación y creamos unas estructuras federales? Si estas preguntas no tienen respuesta positiva, es mejor dejarlo.

-¿Por qué parece un talismán esa palabra "federalismo"?

-No lo sé, será porque es una simplificación que tienen algunas personas en la cabeza. Federaciones hay muchas en el mundo. Aquí lo que hay es un problema de estructura y funcionamiento de la organización territorial del Estado. Lo que tenemos tiene defectos, efectivamente, y eso hay que arreglarlo. Y hay que arreglar las justas reivindicaciones de territorios que reclaman alguna diferenciación y, si es posible, habría que organizarlo, pensar cómo. Pero de ahí a tirar por la borda un modelo que ha ido funcionando en términos generales no tiene sentido.

-La transición nos dio una etapa de prosperidad y estabilidad. ¿Cuál ha sido más visible fallo de la estructura que nos dimos?

-El texto constitucional mismo, que presenta muchos defectos técnicos, de definición de conceptos. Es demasiado escueto: el Titulo VIII en cuanto al reparto de papeles entre el Estado y las Comunidades Autónomas, y la definición de en qué consisten las competencias legislativas, qué significa el concepto de exclusividad, cuándo una competencia es exclusiva; además, se ha echado una carga excesiva sobre el Tribunal Constitucional y que yo creo que habría que aliviar. En fin hay muchas cosas que valieron para un momento de salida del régimen autoritario al régimen democrático y que fueron fáciles de aplicar en un momento en el que todo el mundo estaba de acuerdo en que había que salir adelante y utilizar lo que teníamos.

-Pero eso ha cambiado.
-Con la tranquilidad de 30 años de historia, es sustancialmente mejorable la redacción de numerosos preceptos y la aclaración de la regulación establecida en el Título VIII.

-¿Qué habría invocar para que esto se haga bien?
-Lo más sencillo es una explicación que diga que no hay una constitución que resista más de una generación sin revisiones. Llevamos más de treinta años -que es el tiempo de una generación- con un texto que ha sido aplicado y donde hemos verificado que hay cosas que no están demasiado bien. Simplemente el paso del tiempo es suficiente, el paso del tiempo es una razón. Hay gente de las generaciones más jóvenes que no vivió la transición ni sabe por qué se hicieron algunas cosas, y que necesitan contar con reglas mucho más objetivadas y seguras. Hay secretos en el texto de la Constitución que dependieron de consensos que ahora ya la gente no los entiende.

-Decía Goya que el tiempo tambièn pinta. Parece que también desgasta las leyes.
-El tiempo pasa, las Constituciones no son textos eternos, ni las situaciones políticas de los países. No hay que tener miedo a las revisiones. Ese es el mensaje.

-¿Somos capaces en estos momentos de la serenidad necesaria para ese empeño?
-Depende de los partidos políticos y de sus intereses, pero creo que esto los ciudadanos lo entenderían bien.

-Al Estado se le percibe débil en esta problemática. Otros discursos nacionales o nacionalistas crecieron sin complejos y el que debería unirnos no logra su cometido. ¿Por qué?
-Publiqué hace unos años un libro: “El problema de la vertebración del Estado en España”, donde analizo este problema desde el siglo XVIII, desde los Decretos de Nueva Planta, hasta la actualidad, y la tesis que sostiene ese libro es que no ha habido políticas del Estado.

-¿Históricamente?
-El Estado no ha estado todo lo presente que hubiera debido en las políticas concretas para fortalecer la cohesión del país, la nacionalización, en el sentido españolista del término, tan denostado algunas veces.

-Parece que es pecado decirlo…
-Parece que es legítimo que los demás intenten nacionalizar, los territorios donde hay un partido nacionalista hagan un esfuerzo de todo tipo por nacionalizar a sus gentes y que sean reprobables, en cambio, las políticas de nacionalización en el sentido español.

-¿Qué políticas faltaron desde el comienzo?
-Pues todas, desde las de obras públicas hasta las educativas. Las educativas son las más obvias, pero las de infraestructuras, de organización del comercio, de la unidad de mercado. Todas esas políticas han sido desatendidas no ahora, sino durante muchos años a lo largo de nuestra historia.

-¿Estamos en riesgo de taifas?
-No, eso es una exageración. Tampoco lo permitiría la Unión Europea, que exige la vigencia de algunas libertades, como las de libertad de circulación que son incompatibles son el taifazgo.

-Invocar a Europa como contexto jurídico aporta estabilidad, ¿no?
-Claro. Europa está regida por normas que nos condiciona de un modo que, para nuestros intereses de país con tendencia a la centrifugación, es un contexto interesante y útil.

-¿El derecho es la única vía para abordar este asunto con cabeza fría?
-No hay más. Las sociedades viven gracias a la existencia de una norma fundamental que se llama constitución que todos respetan. Si eso no existe, la sociedad se destruye.

-Caso de que no se aborde, se produciría descrédito institucional. Hay sentencias que no se cumplen en determinadas autónomías...
-Las instituciones aguantan mucho. Los universitarios llevamos muchos años diciendo que la institución universitaria está destruida, pero al final renace de las cenizas en que la situamos. Y así el resto de instituciones del Estado. Aunque la crisis es compleja y profunda, aunque hay mucho descrédito, tenemos un país en el que merece la pena confiar. No hay que estar callados, si hablamos de los intelectuales, ni quietos, si lo hacemos de los políticos, que son quienes tienen la obligación de movilizar e ilusionar a los ciudadanos.

Más impuestos y pocos recortes
Cataluña gastará 2.000 millones más en personal que al comienzo de la crisis
Los organismos dependientes de la Generalidad se llevarán 7.565 millones; el gasto en intereses se dispara.
Libre Mercado  6 Noviembre 2013

La Generalidad catalana se gastará 36.132 millones el año que viene. Ésta es la cifra total de gasto que recoge el proyecto de ley de Presupuestos presentado este martes. Respecto a los aprobados en 2012 (prorrogados en 2013) supone un ligero descenso, de unos 900 millones de euros (un 2,4%). Pero cuidado, son 6.000 millones más que en 2007.

Habrá quien diga que el problema es que el pago de deuda e intereses se ha disparado. Y es cierto. Pero incluso quitando los gastos financieros (vamos, la amortización de la deuda) las cifras son casi idénticas a las de hace siete ejercicios. En aquel año, el gasto no financiero aprobado fue de 28.999 millones de euros. En 2014, ascenderá a 29.307 millones. Es cierto que habría que tener en cuenta la inflación, pero no lo es menos que los supuestos recortes, respecto a la época culminante de la burbuja, brillan por su ausencia. En realidad, los gastos comenzaron a reducirse en 2010, tras cuatro años de crisis.

Para mantener este ritmo de gasto, habrá subidas fiscales y hasta 30 nuevas tasas, con las que se recaudarán hasta 1.000 millones de euros extra. Artur Mas quiere aprobar un aumento del impuesto de transmisiones patrimoniales del 8 al 10% y también un impuesto sobre depósitos bancarios. Además la idea es recuperar Sucesiones, gravar la producción de energía nuclear, la emisión de gases contaminantes y crear un nuevo impuesto a las viviendas desocupadas propiedad de sociedades mercantiles. El apoyo de ERC obliga a CiU a que todo el ajuste se haga por la vía de los ingresos y nada por el de gastos.

En el detalle de las cuentas autonómicas, algunas cifras sobresalen especialmente:

Remuneración del personal: 8.693 millones para 2014. Son 900 millones menos que en el presupuesto de 2012. Eso sí, comparado con 2007 son 2.300 millones más en términos nominales.
Ingresos patrimoniales: 1.695 millones. Según lo anunciado este martes, la Generalidad espera ingresar unos 1.500 millones de euros por venta de activos e inmuebles.
Sector público no administrativo: 7.565 millones. Cataluña es, desde hace años, la región con un sector público más grande al margen de la administración. Hablamos de más de 2.000 entes entre sociedades mercantiles, entidades de derecho público, consorcios, fundaciones,... Pues bien, el año que viene, de los 29.307 millones de gasto no financiero unos 7.565 millones irán a esta administración paralela.

¿Rescoldo o rebrotes de “terror rojo”?
Fernando José Vaquero Oroquieta www.latribunadelpaisvasco.com 6 Noviembre 2013

Permítanme, para situarnos, una cita un tanto larga y farragosa: «El Partido Comunista Obrero Español, reafirmando su lealtad y fidelidad inquebrantable al marxismo-leninismo así como a su táctica de masas, no dudará en dar la batalla, afrontando con determinación y firmeza su lucha a muerte contra la burguesía en los frentes económico, político e ideológico. Las condiciones objetivas para asentar con solidez las estructuras orgánicas y desplegar la política de masas del Partido están dadas. Es preciso fortalecerse internamente para extenderse con solidez y eficacia. Forjado al calor del socialismo científico, el Partido Comunista Obrero Español no desfallecerá a la hora de cumplir con disciplina proletaria su Programa, emanado del XIV Congreso y enriquecido en los diferentes Plenos del CC celebrados. No ahorrará ni un solo sacrificio a la hora de elevar la conciencia política del proletariado, caminando con rumbo fijo y sin etapas intermedias hacia el único régimen decoroso para el género humano; el socialismo, la dictadura del proletariado» (VII Pleno del Comité Central del PCOE, Sevilla 2 de marzo de 2013). ¡Increíble!

No, nos hemos equivocado de fecha: ¡se trata de un texto de nuestros días! No es, pues, fraseología revolucionaria pronunciada en un mitin de Lenin en 1919, o por Dolores Ibarruri en 1936.

Para sus autores -comunistas intransigentes poseedores de la única verdad científica indiscutible- no parece que haya caído el Muro de Berlín. Ni les importan un comino las víctimas y sufrimientos del genocidio del Gulag soviético acaecido durante décadas y desde el mismísimo inicio de la Revolución rusa; ni los del Holodomor, otro exterminio multimillonario por el que sus camaradas comunistas masacraron Ucrania por hambre en 1933 como instrumento revolucionario de “pacificación”. Ni las masacres de la Revolución Cultural china desencadenadas a partir de 1966; ni las hambrunas de 1984 que siguieron al “terror rojo” de 1977 desatado por los comunistas etíopes del criminal Mengistu Haile Mariam, etc., etc.

Repiten, persisten y amenazan con sus viejas tácticas… ¿también con el terror?

«Como conclusión, los próximos meses, van a ser trascendentales: el desarrollo de la crisis económica va a provocar nuevos movimientos de lucha y no son de descartar incluso estallidos sociales espontáneos o localizados. La lucha por construir la unidad por la ruptura democrática con el régimen va a ser un eje fundamental de nuestra intervención. Y en ese camino debemos trabajar por unificar las luchas y movilizaciones sectoriales y dotarlas de contenido político, de objetivos políticos generales, que sitúen el centro de la diana sobre el que disparar. “Gobierno dimisión” y “Frente Popular por la III República” son nuestras consignas tácticas» (del Informe al Pleno del Comité Central del Partido Comunista de España Marxista-Leninista, 30 de junio de 2013).

Esta nueva cita no es casual: el PCE (m-l), reconstruido en octubre de 2006, impulsó en su día una organización terrorista que asesinó a policías y guardias civiles en 1974 y 1975: el nefasto FRAP (Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico).

Las anteriores son dos ejemplos de otras miles de citas escritas análogas. Y hemos mencionado únicamente a dos organizaciones concretas del abanico, de más de un centenar de ellas, de ideología comunista que está reverdeciendo en España al calor de la crisis.

Se odian entre sí. Se federan, integran, escinden, se reorganizan, se excomulgan con ardor revolucionario... Y lanzan “juventudes”, se infiltran en CC.OO. y UGT, crean organizaciones-pantalla y correas de transmisión… Lo que han hecho siempre: activismo agotador, escritos interminables, faccionalismos incomprensibles, crípticos dogmatismos (frutos del “izquierdismo”, como enfermedad infantil del comunismo, que diría Lenin). Todo ello… a la espera de una oportunidad, en un contexto de crisis en el que la izquierda “moderada” y del entorno de Izquierda Unida enarbola con rabia, en toda ocasión que se les presente, las banderas tricolores con ánimo de ruptura, desvelando una faceta guerracivilista que creíamos extinguida.

Así, recordemos que en otro contexto de crisis, el de los años del tardofranquismo y los primeros de la Transición a la Democracia, algunos de ellos dieron el salto al terrorismo: el FRAP (desde el PCE m-l), el GRAPO (del PCEr), el PCI (I) y su “kale borroka” en Barcelona, ETA con sus diversas ramas, Terra Lliure, la Liga Armada Gallega…

Y lo mismo puede afirmarse respecto a la nebulosa anarquista: crecen, se extienden, desfilan en manifestaciones integrando los llamativos “bloques negros” de embozados jóvenes prestos a la guerrilla urbana...

Incluso, hoy día, una nueva generación de terroristas se lanza a la clandestinidad: Resistencia Galega, espoleada por los históricos del extinto Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive.

Paradójicamente, la más letal de todas ellas, ETA, aparentemente se acaba, al menos en su expresión terrorista pura y dura.

Pero, estos “profesionales de la revolución” y de la verborrea pseudocientífica, ¿no caerán de nuevo en la tentación del “atajo”? Su victoria es inevitable, aseguran, pero, ¿no querrán acelerar “las contradicciones del sistema” y desbordar los plazos ineludibles de la Revolución Proletaria Universal?

De momento, no faltan los “cantos de sirena”: «Jóvenes comunistas, militantes de la Juventud Comunista de España (marxista-leninista), en los momentos en que os alcancen el desaliento y el cansancio, en los instantes de incertidumbre y pesimismo, pensad que la militancia comunista es un timbre de gloria, es un orgullo. Sois un ejemplo y el referente para millones de jóvenes. La semilla que hoy sembráis será la espléndida realidad del mañana socialista. Pasará el tiempo, muchos acontecimientos que hoy nos parecen trascendentales quedarán relegados al olvido, desaparecerán con el transcurso de los años, pero vosotros, hombres y mujeres de la JCE (m-l), estaréis siempre presentes en la memoria del pueblo. Vuestra huella será imborrable. Hoy formáis parte viva de la historia de nuestro país. Mañana entraréis en la leyenda. Manteneos firmes en vuestras convicciones comunistas, combatid sin desmayo al enemigo de clase y que vuestra palabra sea la voz de los que nunca son escuchados. Estáis aquí, herederos de la revolución de Octubre, para cambiar el mundo, para asaltar los cielos» (A la juventud comunista, por Carlos Hermida, 7 de septiembre de 2013).

De momento: petardazo en El Pilar de Zaragoza, paquetes explosivos dirigidos a algunos clérigos españoles, agresiones a estudiantes antimarxistas en Sevilla y otras ciudades, amenazas de muerte en las redes sociales: “pegar tiros a los huevos de los fascistas”, proponía una cándida muchachita… (¿no recuerdan cuando un concejal comunista proponía “empalar” a Toni Cantó?, pero ¿se ha enjuiciado al energúmeno?, ¿alguien ha tomado alguna medida contra tamaña agresión?).

La realidad es mucho más compleja y menos explosiva de lo que esos profetas del miedo y el terror aseguran. Son una pequeñísima minoría, ciertamente, pero juegan con fuego; un fuego que encendió en muchos lugares del planeta el “terror rojo”. Un terror que, increíblemente, algunos añoran y del que nos llegan, de nuevo, y en pequeñas dosis, algunas chispas.

Desde el actual Gobierno se proponen perseguir, con el Código Penal en la mano, a los “negacionistas” del Holocausto nazi. Pero permiten campar a sus anchas a los apologetas de las mayores masacres que ha sufrido la humanidad. Ni se arrepienten, ni piden perdón. Ni se les persigue; faltaría más. Entonces, ¿por qué esa doble vara de medir del Partido Popular? Si un día próximo algunos cachorros del marxismo revolucionario retoman el “terror rojo”, los dirigentes del Partido Popular no podrán afirmar que no sabían nada de nada: con sus complejos están alimentando la hoguera.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
¡Que cunda el ejemplo!
Vicente A. C. M. Periodista Digital 6 Noviembre 2013

Dicen que "a la fuerza ahorcan! y lo que ha hecho el Gobierno de la Generalitat de Valencia solo es un acto de responsabilidad forzada para corregir una anomalía de la que la propia Generalitat es la principal responsable, aunque no la única. Porque el que las televisiones autonómicas sean todas deficitarias y un pozo sin fondo de los diferentes presupuestos autonómicos es tanto culpa de la casta política que no quiere dejar un instrumento de poder y manipulación como es una televisión a su servicio, como culpa de unos sindicatos que fueron incapaces de evitar el aumento injustificado e inasumible de plantilla. Solo hace falta recordar el tema de las Cajas y el tremendo costo para la sociedad española, para comprender el daño que esta casta política y la partitocracia están haciendo a España.

Ahora hablan de que el cierre de la RTVV con más de 1.700 empleados -muchos más que las tres principales televisiones privadas juntas-, es equivalente a "un golpe de Estado" y que se atenta contra la libertad de expresión y la pluralidad informativa. Supongo que los que proclaman esas cínicas reivindicaciones son plenamente conscientes de la manipulación escandalosa que esas televisiones como Canal Sur, RTV3 y otras, rinden al poder político que les subvenciona en los presupuestos. Solo hay que dar como ejemplo el bochornoso trato de ocultación que realiza Canal Sur sobre el tema de los falsos ERE's y la corrupción de los sindicatos con las facturas falsas y "engordadas". O el uso sectario y frentista de la TV3 en Cataluña durante décadas de lavado de cerebro y cultura en el odio a España y todo lo que sea español.

Pero también es culpable el Gobierno de España que ha hecho absoluta dejación de sus responsabilidades dejando intacta la estructura del Estado y autonomías con miles de empresas públicas innecesarias. Un Gobierno que no ha realizado el control del gasto autonómico y ha permitido que se produzca esta burda manipulación informativa con la subvención de los Presupuestos Generales del Estado a través de la financiación de las CCAA. El colmo de la desidia y complicidad en la ruina de unos servicios creados a mayor gloria de los partidos gobernantes en las autonomías. Ninguna autonomia sin aeropuerto internacional, ni sin televisión propia. Una casta política y sindical que se cree con la legitimidad para rodearse del lujo y proveerse de unas prebendas elitistas a costa de los contribuyentes. Un desfalco consentido en claros casos como la ostentosa decoración y amueblamiento de despachos oficiales, equipamiento de lujosas salas de reuniones, dotación de parques de coches oficiales de lujo, etcétera.

La única esperanza de que cunda el ejemplo es que sea la propia sociedad la que reclame las medidas drásticas que debieron tomarse desde el principio de la legislatura, según lo prometido. Pero esa esperanza se trunca una y otra vez por la actitud firme del Gobierno y del partido gobernante, el PP, que no está dispuesto a asumir el costo de acabar con el clientelismo que le es más rentable que la fidelidad de su electorado. Y la verdad es que los ciudadanos somos culpables de contribuir a la perpetuación en el poder de esta casta corrupta y corruptora al concederles nuestros votos a pesar de ser conscientes del uso bastardo que hacen de ellos para conseguir el poder.

Exijamos responsabilidades y el cambio de un sistema que asfixia la libertad. Acabemos con esta dictadura de los partidos políticos actuales. Exijamos su completa renovación y una ley electoral que sea realmente democrática. Mandemos a estos inútiles y aprovechados a su casa o a la cárcel en función de su grado de responsabilidad en la ruina de España.

¡Políticos, cerrad TODAS las televisiones autonómicas!
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 6 Noviembre 2013

Esperemos que el cierre de RTVV sea el primero y que luego sigan Telemadrid y, sobre todo, los montruos de CanalSur y TV3. (@pfbarbadillo)

Por fin una buena noticia de los políticos. La Generalitat valenciana anuncia el cierre de su televisioncita. Para quedar bien con la profesión, deberíamos lamentar los despidos de compañeros, la desaparición de un medio público (que se da por sentado que es más independiente y ecuánime que los privados) y la reducción del pluralismo.

YO NO.

Yo me alegro que por fin desaparezca (veremos si Alberto Fabra cumple el anuncio) una de las teles montadas por los caciques locales para darse jabón y para crear identidad, como reconoció el fundador de la valenciana, el socialista Joan Lerma (a los 30 años, presidente de la Generalitat, y desde entonces sigue cobrando sueldos públicos). O sea, para fomentar el aldeanismo y aplaudir al que manda; dos elementos imprescindibles para elevar el nivel cultural del pueblo y purificar el debate político, etc, etc, etc. Y encima pagado con los impuestos de todos. Artur Mas recorta en Educación y Sanidad, pero sigue echando dinero a paladas en TV3, su creador de identidad, de catalanes buenos y malos.

Las 13 cadenas costaron al contribuyente casi 2.000 millones de euros en 2010, más un endeudamiento de 1.500 millones por los déficits del pasado.

La pregunta que dirigo a la profesión es: ¿QUIÉN PAGA ESTO?
Cuando se están reduciendo las ayudas a la dependencia y las becas, cuando se está cobrando los medicamentos a los viejos y los enfermos crónicos, no se puede seguir gastando dinero público en estas chorradas. Me pregunta un amigo, Jordi Sabaté, por Twitter si estoy también a favor de que se cierre TVE, que es la única televisión pública que atiende, supuestamente, a todos los españoles. Salvo por su archivos y filmoteca, visto para qué sirve, su condición de inmenso enchufe y su derroche, sin que los sindicatos hayan defendido jamás la profesionalidad y la austeridad, también apoyo su cierre.

Estas televisiones públicas con inmensos déficits que se cubren con impuestos y sirven para enchufar a los periodistas pesebreros, además están impidiendo que surjan empresas televisivas viables.

Sé que el sector privado no es la panacea por sí solo. ZParo dio a Roures La Sexta con su dedo y Rajoy permitió con el suyo al marqués de Pedroso de Lara absorberla en Antena 3 contra el dictamen de Competencia. Además, ZParo eliminó la publicidad de RTVE para que Mediaset y Atresmedia no protestasen por la aparición ilegal de un nuevo canal. Ahora los dos grupos privados controlan un 90% de la publicidad en televisión. El PSOE y el PP han creado un duopolio, que, repito, impide la aparición de pequeñas televisiones. Y esto es más perjudicial para la profesión, para las productoras y para la libertad de los ciudadanos de estar informados que el cierre de RTVV.

Ahora queda que Fabra la cierre... y no abra una nueva dentro un año.
(Lo único que lamento es que los directivos, los consejeros y los pelotas varios de RTVV seguirán rondando y cobrando sus sueldazos.)

CODA: Otro amigo, Luis Fernando, me recuerda que la televisión pública de Aragón ¡tiene superávit! Añade que su calidad es excelente. Es decir, que se puede gestionar una tele pública sin que cueste dinero a los ciudadanos. ¿Por qué no se hace?

Albert Rivera y Ciutadans: al servicio del Partido Popular
Fernando José Vaquero Oroquieta latribunadelpaisvasco.com 6 Noviembre 2013

Con la magnífica y mediática presentación en sociedad, el pasado 26 de octubre en el Teatro Goya de Madrid, del Movimiento Ciudadano, sería, ya, la tercera ocasión en que Albert Rivera y Ciutadans, partido nacido el 7 de junio de 2005 (¡y parecía que fue ayer!) intentan dar el “salto” a la política nacional.

Primero, tras sus iniciales éxitos en el feudo catalán, el modelo de Ciutadans se trató de exportar siguiendo el todavía vigente modelo territorial español: partidos hermanos, de ámbito autonómico, bajo el común paraguas de Partido de la Ciudadanía. Salvo excepciones, aquello fue una jaula de grullos y se extinguió por consunción interna: personalismos, mentalidad asamblearia y anarcoide, rivalidades cainitas, ausencia de liderazgo… Su fracaso, sin paliativos, en las elecciones generales de marzo de 2008, impuso el cerrojazo al proyecto nacional, replegándose a los más seguros “cuarteles de invierno” de su Cataluña primigenia.

Llegaron las elecciones europeas de 2009 y Albert Rivera y su equipo buscaron paliar el fracaso anterior, a la par de intentar frenar a una UPyD díscola que se implantaba a nivel nacional (si bien fracasando de manera estrepitosa en Cataluña), presentando una candidatura coaligados con el movimiento del multimillonario irlandés Declan Ganley. El experimento con Libertas fue un desastre. Al cabeza de lista, el ex dirigente de ONCE Miguel Durán, se le quitaron las ganas de hacer política concreta y, menos mal, que el dinero lo puso el irlandés y la resonancia mediática, Intereconomía. Apenas 22.903 votos, y ningún europarlamentario electo, avalaron ese confuso proyecto: un partido exclusivamente implantado en Cataluña, de difusos perfiles ideológicos, coaligado coyunturalmente con un movimiento paneuropeo, pero en gran medida euroescéptico nacido al calor de la oposición al Tratado de Lisboa, potencialmente al alza y que, no obstante, se estrelló con la realidad partitocrática continental; fracasando estrepitosamente en todas partes.

Pero, ¡oh, sorpresa!, en convocatorias posteriores, Ciutadans no sólo mantuvo el feudo catalán, sino que amplió sus bases municipales allí, amenazando –pasito a pasito- al mismísimo liderazgo de los partidos constitucionalistas clásicos: el descolorido PP y un declinante (en todos los aspectos) PSC-PSOE.

Con el Movimiento Ciudadano, veíamos, Albert Rivera tantea el retorno a la política nacional. Y lo hace con mucho cuidado. De momento, no es un partido: es una suma de comités, apoyos digitales, “notables” (caso del ex socialista procedente de la extrema izquierda Antoni Asunción, tan trabajador como déspota e intratable, según sus más próximos colaboradores de prisiones y del Ministerio del Interior años atrás) que le avalan… Su peso real se verá en las próximas elecciones europeas del 25 de mayo de 2014. Y será entonces el momento de hacer balance y valorar este definitivo y último intento de “salto” nacional. Habrá que ver los votos provincia por provincia, municipio a municipio. Y analizar cómo ha afectado a UPyD. Y si ambos (UPyD y Ciutadans) se complementan o siguen enfrentados a muerte. Si el balance es positivo, se configurará como partido nacional con pretensiones de alcanzar representación institucional: municipal y autonómica. Y, de ser negativo, se mantendrá como lo que de momento es: un partido catalán, con apoyos en el resto de España a movilizar según la ocasión.

Rosa Díez se ha manifestado reiteradamente en contra de cualquier fórmula de entendimiento con el equipo de Albert Rivera. Y tiene sus motivos. Aspira a organizar un partido nacional “a su imagen y semejanza”. ¿Orgullo y prepotencia?: por supuesto. Pero su ambición es legítima; pues está dotada de una gran intuición, capacidad de trabajo, proyecto estratégico… y un modelo táctico alejado de la jaula de grillos en que puede convertirse cualquier partido en crecimiento (fue el caso de Ciudadanos allá por el 2008 y 2009) de no aplicarse con firmeza el “ordeno y mando” (vamos, el “centralismo democrático”, de raíces bolcheviques, de toda la vida, que bien conoce Rosa de su larga trayectoria en el PSOE). Rosa: ¡tú sí que vales! Ojalá los líderes del PP tuvieran una mínima porción de tus cualidades: seguro que España marcharía un poquito mejor…

Pero -perdónenme los estudiosos, analistas, especialistas demoscópicos que afirman en serie lo contrario- no es cierto que el Movimiento Ciudadano perjudique expresamente al Partido Popular y, en menor medida, al PSOE.

Ciertamente, puede quitar al primero no pocos votos que, de no existir Ciutadans, pasarían en su mayoría a UPyD; lo que sí le perjudicaría. No en vano, dadas las tendencialmente oligárquicas peculiaridades del sistema representativo español -mayoritario por deseo de los “padres de la Constitución”- abrumadoramente benefactor de los dos partidos más grandes, aunque aumente el voto de protesta dirigido hacia Movimiento Ciudadano y UPyD, al dividirse entre los dos, ambos alcanzarían resultados reales muy inferiores en términos de representatividad institucional. Y, ya se sabe, militar en partidos que no tienen cargos públicos que repartir, es muy, pero que muy duro.

Otra cuestión vinculada a la anterior. En el acto del Goya se fotografió a Santiago Abascal en compañía de Albert Rivera y otros. Esa imagen representó, de esta manera, la ruptura de cualquier estrategia conjunta «Jaime Mayor Oreja-Aleix Vidal-Quadras-Santiago Abascal». El taimado democristiano ya se había alejado de los cantos de sirena que le animaban a montar “algo” a la derecha del PP; según se filtró oportunamente en su día, acaso de la mano del mismo Mayor Oreja en un intento de hacerse valer. De hecho, parece confirmarse que ¡otra vez! encabezará las listas populares en el 2014… De nuevo, Jaime Mayor Oreja como “reserva espiritual de Occidente”, para no pocos votantes recalcitrantes del PP persistentes en el designio episcopal del “mal menor”.

Quedaban Vidal-Quadras y Santiago Abascal. Así, el pasado 17 de octubre, en el Princesa HUSA, ante el ambiente insurreccional de la inmensa mayoría de los asistentes, ambos, acompañados por el intelectual José Luis González Quirós, afirmaron que “harían lo que tenían que hacer”, que “asombrarían con sus decisiones”, y demás cortinas de humo que confundieron y decepcionaron a los presentes. Desengáñense: Vidal-Quadras no será la Rosa Díez de la derecha. Se quedará en “casita”, calentito, haciéndose valer y ambicionando -desde la seducción a la amenaza velada a los mandamases del partido según la ocasión- un puesto bajo el sol de Estrasburgo. O algún otro premio de consolación. Por ello, Santiago Abascal, quien lidera la meritoria pero frágil Fundación para la Defensa de la Nación Española, se dejó caer por el Goya, visible, muy bien acompañado y sin complejos: acaso tenga que cambiar de domicilio en el futuro…

Y no termina ahí la cosa. Albert Rivera y Ciutadans prestarán un último servicio al Partido Popular: atraer a los votantes de la periferia del PP cuyo espacio natural es el ocupado por los movimientos identitarios/anti-inmigración que vienen haciendo fortuna en casi toda Europa. Dado que tal pretensión la enarbolan precariamente varios proyectos ultras, deficitarios en visión y medios, (Soluciona, España 2000, La España En Marcha, Plataforma por Cataluña/Partido por la libertad, Democracia Nacional, Alternativa Española, MSR…), tamaña dispersión y carencia de liderazgo y proyecto retornarán la mirada de la mayoría de sus potenciales electores a ese Movimiento Ciudadano que, sin identificarse al 100% con sus gustos, en ocasiones modula un discurso familiar con el que se reconocen en parte: unidad de España, regeneración institucional, mano firme frente a los separatismos, lucha contra la corrupción, manejo sin complejos de banderas y símbolos nacionales… Así quedará neutralizado cualquier intento “a la derecha del PP” de configuración de una alternativa política que, restándole votos, pudiera causarle algún que otro dolor de cabeza en unos momentos en que su desgaste electoral es evidente.

Albert Rivera y Ciutadans vienen actuando de “poli malo” en Cataluña frente a la banda de Mas, Durán y Junqueras. Y lo hacen muy bien. Y, a poco bien que lo vuelvan a hacer, segarán buena parte del la hierba de los pies de Rosa Díez y retendrán a cualquier aventurero en la “casa común” del PP, conjurando de paso el “peligro ultra”.

¡Qué cosas! Albert Rivera y Ciutadans al servicio del PP.

COMUNIDAD VALENCIANA
Fabra cierra RTVV tras declararse nulo el ERE de mil empleados
A. Martí / T. Ramos, Valencia. La Razón 6 Noviembre 2013

Radio Televisió Valenciana (RTVV) ni readmitirá a los trabajadores ni continuará emitiendo con una plantilla de 650 empleados y externalizando su programación. Cerrará. La Comunitat Valenciana se quedará sin televisión y radio pública propia. Esta es la drástica decisión que tomó ayer el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, tras constatar la imposibilidad de las arcas públicas de asumir el coste que supone la readmisión de los mil trabajadores despedidos. Así lo obligaba la sentencia conocida ayer que declaraba nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Fabra dio ayer las órdenes oportunas para que la Abogacía de la Generalitat adopte el procedimiento necesario para el cambio de la ley y proceder a la liquidación de la sociedad.
Siete horas tardó el presidente en tomar esta drástica determinación que definía como «díficil» en un comunicado emitido por Presidencia de la Generalitat que explica las arcas públicas no pueden asumir los costes laborales que supone la plantilla original de RTVV, compuesta por 1.695 trabajadores, que ascienden a 72 millones de euros. Ante la actual coyuntura económica, «la Generalitat tiene la obligación de priorizar los servicios básicos y garantizar, ante todo, una sanidad, una educación y unos servicios de calidad, universales y gratuitos y ese es el objetivo prioritario de todas las actuaciones que emprende el Consell», concluye el comunicado.

Fue el pasado 27 de agosto cuando la Generalitat dio por perdida Radio Televisió Valenciana (RTVV). Fue el día en el que la directora general del ente, Rosa Vidal, sacó del ERE a 186 trabajadores. Aseguró que de lo contrario, era imposible continuar con las emisiones. De hecho, Presidencia achaca a esta decisión, en particular y a la ejcución del ERE en general, de la que se considera totalmente ajena, el resultado final del juicio.

Así lo recoge la sentencia, tal y como la diferencia de criterios adoptados para seleccionar a los trabajadores que integrarían la lista de afectados por el ERE de RTVV y la falta de negociación con el comité de empresa. Estas son las bases en las que se fundamenta la sentencia dictada ayer por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana que declara

nula «la extinción de contratos de trabajo de empleados de su plantilla con derecho a la reincorporación de los trabajadores afectados».
Señala el texto legal que en las Administraciones Públicas «se dispone de manera clara y taxativa que tendrá prioridad de permanencia el personal laboral fijo que hubiera adquirido esta condición de acuerdo a los principios de igualdad, mérito y capacidad, a través de un procedimiento selectivo de ingreso convocado al efecto». Estos criterios solo se respetaron a la hora de decidir los trabajadores afectados en el Ente Público, pero no así en Canal Nou y Radio 9.

La sentencia considera «relevante y de trascendencia, la falta de cumplimiento (...) de la obligación de aportarse con la solicitud inicial una relación nominativa de los trabajadores afectados o, en su defecto, concrección de los criterios tenidos en cuenta para designar a los mismos». Tampoco encuentra justificación ni explicación razonable respecto de la distinta baremación decidida.

El Gobierno de Iñigo Urkullu reconoce que la utilización del euskera en Osakidetza creará problemas de coordinación y comunicación en la sanidad vasca
Redacción. Bilbao. www.latribunadelpaisvasco.com 6 Noviembre 2013

El borrador del II Plan de Normalización del Uso del Euskera en Osakidetza que impulsa el Gobierno de Iñigo Urkullu (PNV) para el periodo 2013-2019 reconoce, en su página 26, que el hecho de que el vascuence se fije como lengua de trabajo en algunos servicios u organizaciones de Osakidetza puede crear dificultades en la eficacia de las conexiones que deben mantenerse entre las diferentes unidades y servicios de la sanidad vasca. De hecho, el propio plan, que también plantea un registro de médicos y pacientes que hablen en euskera, explica que “al fijarse el euskera como lengua de trabajo de algunos de los servicios o unidades de una organización, se deberá poner en funcionamiento un protocolo que defina y garantice ese trabajo en euskera, que evite duplicar las tareas de los empleados y empleadas de esas unidades y que prevea la solución a problemas de coordinación y comunicación que puedan surgir entre las unidades cuya lengua de trabajo es el euskera y aquellas que tienen como lengua de trabajo el castellano”.

A pesar de ello, el borrador insta a que las organizaciones de servicios pongan especial atención a la aplicación de las medidas que estimen necesarias de cara a que, durante el presente periodo de planificación, “el euskera pase a ser la lengua de trabajo en el mayor número posible de unidades de carácter prioritario, principalmente de prioridad específica”.


Agravios al catalán (idioma, no a alguien de ese origen)
Manuel Molares do Val Periodista Digital 6 Noviembre 2013

En el “Memorial de Agravios” de 1809, que inició el independentismo de la América española, se acusaba al Reino de maltratar a los criollos al negarle todo poder funcionarial para entregárselo a los enviados desde España.

El documento, inspirador de Bolívar, no era más vehemente que el enésimo y más reciente de Artur Mas con su “Espanya ens roba” y sus protestas contra el maltrato al catalán, que no es una persona, sino un dialecto del latín vulgar, como el occitano, el gallego, o el castellano.

Mas denuncia el “expolio fiscal de Cataluña”, cuando nadie desfalca un mapa físico, un terreno como cualquier otro, sino a algunos de sus habitantes según su renta, como al resto de los españoles.

“El Estado no ha tenido ninguna voluntad de mostrar la plurinacionalidad ni la diversidad lingüística”, denuncia.

Y protesta porque el catalán “no pueda ser utilizado en igualdad de condiciones ante la Administración General del Estado”, en las Cortes, o en el Parlamento Europeo (donde sus 28 países miembros sólo usan 23 lenguas).

“No hemos de olvidar que la lengua es más que un medio de comunicación. Es un código, un alma, una referencia geográfica y una marca de carácter colectivo”.

Este es el gran fetiche de los nacionalismos: la lengua no es el alma de nadie. Ni una marca, ni nada. Todo idioma es un instrumento en transformación constante para intercambiar ideas , como el latín vulgar.

Siendo código para entenderse entre cercanos, obliga a emplear otro de mayor espectro para comunicarse con gentes de otras áreas, a las que no puede exigírseles usar el minoritario propio, habiendo además distintas minorías cercanas: ¿por qué un funcionariio vasco va a tener que hablar catalán y gallego, y viceversa haciéndose euskaldunes, cuando tienen un idioma común?

Si los prósperos esclavistas catalanes hubieran negociado en catalán en Cuba, por ejemplo, pocos cubanos hablarían castellano, pero, ¿verdad, Mas?, como esta lengua mesetaria daba Más dinero…

TRES MIL MILLONES PREPARADOS
España volverá a pagar los dispendios de Cataluña antes de diciembre
Juan de Dios Colmenero El Semanal Digital 6 Noviembre 2013

Mientras el nacionalismo entona el "Espanya ens roba", el Gobierno prepara ya una partida destinada a volver a salvar a la Generalitat catalana de la situación económica en que se ha metido.
La Generalitat ya ha confirmado al Gobierno central que tiene que avalar los vencimientos de deuda en Cataluña de este último trimestre. Era algo esperado y con lo que ya contaba el ministerio de Hacienda. Alrededor de 3.000 millones adicionales a los que ya ha venido percibiendo del Fondo de Liquidez. Cataluña sigue sin poder financiarse.

En medio del "único" discurso monocolor en Cataluña sobre el "España nos roba", la realidad camina por senderos diferentes. El día a día de la economía no entiende de banderas, ni de agravios, ni de insultos. La realidad es que, a pesar del inicio de la recuperación, será de nuevo el Gobierno de Rajoy el que tendrá que aprobar un nuevo rescate de Cataluña antes de que fina lice el año.

No es la primera vez. Estos 3.000 millones de euros para que Cataluña pueda hacer frente a nuevo vencimiento de emisiones de deuda se añaden a los 4.200 que el Gobierno de Rajoy tuvo que abonar el pasado mes de mayo. Lo hizo el presidente del Gobierno después de aquella reunión en Moncloa y donde Artur Mas reconoció que no tenía dinero "ni para pagar a sus funcionarios".

El argumento del Gobierno y de Mariano Rajoy sigue siendo el mismo: "No se puede dejar caer a ninguna comunidad autónoma". Cataluña es España, y sus cuentas, sus deudas, sus vencimientos, son de todos. Desde Moncloa insisten en que "España no se puede permitir perder la confianza recuperada en Bruselas".

Dinero para la consulta
Cuando llegue el dinero, el argumento político de la Generalitat también seguirá siendo el mismo: "son fondos que nos corresponden porque seguimos aportando más de lo que recibimos". Lo que no quiere explicar demasiado el gobierno de Artur Mas es el dinero que costará la celebración de una consulta, en caso de se produzca en 2014.

La decisión de que exista una partida específica ya está tomada. El Gobierno catalán tendrá que comprar urnas y todo el mobiliario que se requiere para convocar una votación, ya que en todos los procesos electorales lo prestaba el Gobierno central. Aunque todavía no quieren precisar qué cantidad se incluirá en los Presupuestos para la consulta, ya que está a la espera de hacer el inventario.
Como referencia, están los 25 millones de euros que costaron las últimas elecciones autonómicas de noviembre de 2012. En esa cifra se incluye desde el coste del sistema informático hasta las retribuciones para los miembros de las mesas electorales. De esa

cantidad, ocho millones fueron las subvenciones a los partidos políticos.
La ley de consultas que supuestamente se debatirá próximamente en el Parlament debe fijar entre otras cosas si los partidos reciben dinero para hacer campaña en caso de referéndum. El montante de la partida presupuestaria variará en función de esta decisión. Dinero para la consulta, dinero para el mantenimiento de las embajadas (Cataluña gastará más de 1 millón de euros en financiar las llamadas "delegaciones políticas" en Berlín, Nueva York, París y Bruselas) y dinero para subvenciones ( entre ellas plataformas de apoyo a la independencia). Pero al mismo tiempo, dinero, y mucho, para rescatar nuevamente la economía catalana.

obispos eméritos
Uriarte y Setién, el azote de las víctimas
JAVIER TORRES www.gaceta.es 6 Noviembre 2013

El obispo emérito de San Sebastián, Juan Mª Uriarte, pide a las víctimas de ETA que “no condicionen el ‘proceso de paz”.

Cada vez que los obispos eméritos de San Sebastián Juan María Uriarte y José María Setién se pronuncian sobre ETA, las víctimas del terrorismo salen agraviadas. El historial de ambos al frente de la diócesis guipuzcoana fue un rosario de desplantes, desprecios y humillaciones hacia los familiares de quienes sufrían el terror etarra.

Aunque las cosas han cambiado en San Sebastián con la llegada de Monseñor Munilla, los obispos eméritos no desaprovechan la ocasión para recordar de qué lado se encuentran. El pasado domingo, Juan María Uriarte, pidió a las víctimas del terrorismo que “no condicionen el proceso” dos semanas después del fin de la doctrina Parot y de la excarcelación de etarras como Inés del Río. Nada nuevo en lo que respecta a Uriarte, que ya había manifestado su oposición a la doctrina Parot.

En una entrevista publicada en el Diario de Noticias de Álava, Juan María Uriarte celebró la decisión de Estrasburgo y recomendó al Gobierno contactar con ETA. “A ningún Estado se le caen los anillos por hablar con una organización violenta”, señaló Uriarte, que en ningún momento se refiere a ETA como banda terrorista. Uriarte se reserva la dureza para cargar contra las víctimas y el PP: “Algunos colectivos de víctimas intentan marcar la acción del Gobierno y de los jueces; aunque han sufrido lo indecible no deben condicionar indebidamente la política penitenciaria y las sentencias. Existe cerrazón en el Gobierno provocada por la extrema derecha del PP”, dijo.

Además de dar estos consejos, el obispo emérito acaba de publicar un libro de sugerente título, La reconciliación, en el que propone un final sin vencedores ni vencidos. “El mensaje cristiano de la reconciliación es un servicio de primera magnitud que la Iglesia está obligada a prestar a nuestra sociedad. No debe omitirlo ni descafeinarlo por temor a reacciones disconformes e interpretaciones sesgadas, incluso agresivas”. Antes de escribir este libro, Uriarte ya dejó claro su concepto de reconciliación cuando colaboró en el informe del Gobierno vasco sobre ‘Vulneración de derechos Humanos’ en el País Vasco, en el que se acusa a la Guardia Civil y a la Policía de 94 muertes.

Para entender el comportamiento de Uriarte hay que recordar el papel que desempeñó su antecesor en la diócesis de San Sebastián, el obispo José María Setién, durante una época en la que ETA mataba con mayor frecuencia. Setién quedaría retratado. Por ejemplo, cuando pasó de largo delante de los hijos de José María Aldaya que se habían reunido para pedir la liberación de su padre secuestrado por ETA 341 días. Más tarde, Setién prohibió durante los funerales la colocación de la bandera de España sobre los féretros de los guardias civiles asesinados por ETA.

Pero si hay una persona autorizada para hablar de Setién es María San Gil. La ex presidenta del PP vasco recuerda en sus memorias el desprecio con el que el obispo guipuzcoano trataba a las víctimas de la serpiente y el hacha. “Me parecía increíble que Setién, mi obispo, no fuera más solidario con nuestro dolor, por eso creí que teniendo una reunión con él, su actitud cambiaría”. Pero nada de eso ocurrió. San Gil le puso el ejemplo de lo que sufría su madre pensando que le podía pasar algo. La respuesta de Setién fue demoledora: “¿Cómo voy a saber que tu madre sufre si no me lo cuenta?”. Por si fuera poco, Setién le dijo a San Gil que “dónde está escrito que hay que querer a todos los hijos por igual”.


PARADIGMA DE LOS AÑOS DE DESPILFARRO DEL PP
El estallido de Canal Nou y la burbuja autonómica: ¿próxima estación Telemadrid?
Fabra es el primer mandatario autonómico que se atreve a tomar una decisión tan drástica
Periodista Digital 6 Noviembre 2013

La burbuja de las televisiones autonómicas que cuestan 1900 millones de euros al año -unos 200 euros por familia- acaba de ser pinchada por la Generalitat Valenciana, que preside Alberto Fabra, quien prepara el cierre de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que ha declarado nulo este 7 de noviembre de 2013 el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el ente público que afectó a más de un millar de trabajadores.

El presentador de Nou 24 Frederic Ferri ha sido el encargado de anunciar en el informativo del canal autonómico el cierre de la radio y la televisión públicas valencianas: "La peor noticia, sin duda una mala noticia para toda la sociedad valenciana", ha subrayado. ¿Pidieron dinero los sindicatos de RTVV a cambio de un pacto con la dirección?

"La televisión valenciana (Canal Nou) es el paradigma de los años del boom y el despilfarro que protagonizó Camps. En 2007 la Generalitat subvencionó a la televisión con 132 millones. Eso para lograr una cuota de pantalla que nunca ha superado el 10% en la Comunidad Autónoma", escribe Casimiro García Abadillo.

La próxima en cerrar podría ser Telemadrid. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ya ha avisado que cerrará la cadena pública madrileña si el Tribunal Supremo declara nulo el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que ha sido recurrido por los trabajadores.

"Los sucesivos gobiernos valencianos -del PP- son los responsables de una gestión catastrófica, que ha inflado la plantilla hasta extremos escandalosos. Pero no es menos cierto que alguien tenía que pinchar una burbuja que engulle recursos públicos necesarios para servicios básicos", recuerda el editorial del diario El Mundo.

Surgidas al amparo de las llamadas "comunidades históricas", que comenzaron a utilizarlas con fines puramente políticos, las emisoras regionales han sido desde su irrupción un pozo sin fondo -la Generalitat valenciana asumió 1.500 millones de pérdidas de Canal 9 el pasado marzo- para el contribuyente. Desmantalar una estructura anacrónica y lesiva para la iniciativa privada es una dolorosa pero responsable medida de ajuste y austeridad.

ALBERTO FABRA: "ES LA DECISIÓN MÁS DIFÍCIL DESDE QUE LLEGUÉ A LA PRESIDENCIA DE LA GENERALITAT"
Junto a la rueda de prensa que ha ofrecido este 6 de noviembre de 2013, el presidente Alberto Fabra ha dado explicaciones en su Twitter:

El cierre de RTVV ha sido la decisión más difícil que ha tenido que tomar el Consell desde que llegué a la Presidencia de la Generalitat.
— Alberto Fabra (@AlbertoFabra) November 6, 2013

Nuestro objetivo siempre ha sido hacer una RTVV sostenible y compatibilizarla con la prestación de servicios sociales a los ciudadanos.
— Alberto Fabra (@AlbertoFabra) November 6, 2013

Tras la sentencia, habría que aportar 40 millones de euros más para readmitir a los trabajadores. Una cantidad inasumible en estos momentos.
— Alberto Fabra (@AlbertoFabra) November 6, 2013

El cierre de Canal 9 aboca a la quiebra a seis estudios de doblaje en valenciano

Los 1.700 despidos directos sumarán otros 400 indirectos de actores y dobladores al valenciano de 6 estudios que facturan exclusivamente a RTVV. Valencia será la única autonomía con lengua propia sin televisión.
J.R. / A.L. www.vozpopuli.com 6 Noviembre 2013

El doblaje al valenciano puede haber muerto con Canal 9. Es lo que denuncian los colectivos de un sector que tiene casi como cliente único a la televisión pública valenciana. En total, 6 estudios de doblaje, ajustes y sonorización en la Comunidad Valenciana pueden verse abocados al cierre después de que otros 8 hayan desaparecido como consecuencia de la crisis. El resultado es que los casi 1.700 despidos que la Generalitat prevé en RTVV serán sólo los despidos directos: otros 400 actores, traductores y técnicos pueden también engrosar las listas del paro por la decisión del president, Alberto Fabra.

Ese sector había recibido fondos hasta ahora basándose en la promoción y difusión del idioma que contempla el estatuto de autonomía. Según los datos del colectivo de Profesionales del Doblaje (CPD), desde 1998, con la firma del Protocolo de Actuaciones de la Generalitat para el Fomento del Sector Audiovisual Valenciano, el presupuesto para el doblaje se había mantenido en 5 millones de euros anuales, el 1,6 por ciento del presupuesto total de TVV. Sin embargo, desde el año 2010, esa partida sufrió recortes del 70% hasta reducirla a 1,5 millones y comenzó a sufrir los retrasos en los pagos que han caracterizado a todos los proveedores del gobierno valenciano. Según denunciaron, las facturas de Canal 9 se abonaban tras más de 400 días de espera.

"Tendremos que emigrar o dejar de dedicarnos a esto, que tanto les ha molestado siempre", denuncia en nombre de los actores Ferran Gadea

Por ese motivo, la Asociación Valenciana de Estudios de Doblaje y Sonorización (AVEDIS), el colectivo de Profesionales del Doblaje (CPD), la Asociación Profesional de Traductores y Ajustadores (APTAA) y el Colectivo de Técnicos del Doblaje, los cuatro colectivos que agrupan al sector han mantenido movilizaciones en los últimos años. Ahora, denuncian que el cierre de la televisión autonómica supone el cierre de prácticamente todas las empresas a las que agrupan.

Según el informe de situación del doblaje en la Comunidad Valenciana, la Comunidad Valenciana "será la primera autonomía donde desaparece todo un sector, que como en el resto del Estado, nace y crece amparado por su lengua con la ventana que representa la televisión".

La única autonomía con lengua co-oficial y sin televisión
La Comunidad Valenciana será la única con lengua propia que no tenga una televisión para promoverla. Al comienzo de la crisis, 14 estudios operaban en la Comunitat Valenciana. En total, 8 han desaparecido desde el año 2010 como consecuencia de los recortes que la Generalitat Valenciana ha aplicado a los fondos para la difusión del valenciano en RTVV. La media docena de estudios que todavía opera en la actualidad sigue empleando a los mismos 400 actores, sonidistas y técnicos que antes pero con contratos de media jornada o eventuales.

A día de hoy, los estudios de doblaje han denunciado que las licencias de TDT han sido otorgadas a los medios más afines al gobierno popular que incumplen las cuotas de producción en valenciano que marca la ley. Según los estudios, ni Popular Televisión (vinculada a la COPE) ni Las Provincias TV "cumplen la ley". El resultado es que ni el sector público ni el sector privado parecen ahora sostener estudios que caerán en cuanto caiga la televisión autonómica.

Ante ese panorama, el presidente de la Associació d'Actors i Actrius Professionals Valencians (AAAP), Ferran Gadea, asegura que la decisión de la Generalitat de cerrar Radio Televisión Valenciana supondrá "prácticamente el fin de la profesión en la Comunitat". "Tendremos que emigrar o dejar de dedicarnos a esto, que tanto les ha molestado siempre", lamenta. En la misma línea, la junta directiva del sindicato de actores ha hecho público un comunicado en el que "rechaza radicalmente la decisión de la Generalitat Valenciana de cerrar RTVV" y le exige que "asuma su responsabilidad contraída de avanzar en la consolidación de la administración autonómica y la toma de conciencia de nuestros rasgos diferenciales como pueblo".

El cierre de la televisión autonómica costará a la Generalitat más de 100 millones de euros
El Govern ha gastado más de 800.000 euros en asesoría jurídica de PwC y Garrigues en un ERE que ha sido anulado por el Tribunal Superior. Tendrá que abonar 35 millones de euros a los trabajadores que debe readmitir y otros casi 50 en volver a despedirlos. Canal 9 deberá pagar los contratos todavía pendientes.
J. R. www.vozpopuli.com 6 Noviembre 2013

El cierre de Canal 9 no es el cierre del grifo del gasto. De hecho, llevar a negro la pantalla de la televisión autonómica va a suponer para la Generalitat Valenciana una factura de más de 100 millones de euros, según los cálculos de algunos consejeros consultados que se enteraron ayer por la prensa de la decisión del president Alberto Fabra. Se trata de la primera televisión autonómica que pone fin a sus emisiones pero ese experimento puede tener más costes de los que el propio gobierno autonómico ha admitido hasta la fecha.

La Generalitat ha gastado ya 800.000 euros en asesoría jurídica por parte de PriceWaterhouseCoopers (PwC) y del bufete Garrigues Abogados en articular el ERE y otras medidas de personal que ahora ha anulado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJPV). Esa factura puede duplicarse ahora si el Govern debe reelaborar 1.678 despidos como consecuencia del fin de las emisiones.

La sentencia que ha tumbado el ERE por parte del TSJPV obliga, además, a readmitir a los 1.000 trabajadores cuyos contratos pretendía liquidar el gobierno autonómico. El coste de la readmisión y de las indemnizaciones que han acumulado asciende, según fuentes sindicales, a unos 35 millones de euros. Si ahora es necesario despedir ya no a 1.000 sino a casi 1.700 empleados, los propios consejeros del ente público estiman que la factura de esas extinciones de contrato puede superar los 50 millones de euros. El resultado es, pues, que el ERE fallido y el despido colectivo por cierre tiene un coste de entre 85 y 90 millones de euros que debe abonar una Generalitat que carece de fondos.

Readmitir a los despedidos y volver a echarlos puede costar más de 85 millones de euros

Pero la factura no termina ahí. Incluso aunque la pantalla de Canal 9 se fuera a negro y cesaran todas las emisiones, la televisión autonómica tiene contratos con proveedores de servicios y contenidos que debería seguir abonando. Fuentes del canal denuncian la opacidad de unas operaciones que han aprobado en ocasiones la Directora General del ente y su personal de confianza, por lo que resulta difícil estimar con precisión a cuánto ascienden esos compromisos adquiridos. Además, Canal 9 forma parte de FORTA (la Federación de Organismos o Entidades de Radio y Televisión Autonómicos), la asociación de televisiones públicas autonómicas y regionales con la que tiene compromisos de pago y servicios que debe cumplir hasta la extinción de los contratos. Su cierre implica, pues, la compensación a televisiones como TV3 de Catalunya, TeleMadrid o Canal Sur, entre otras. La suma de derechos adquiridos y compensaciones a FORTA puede ascender a más de 5 millones de euros, según fuentes del consejo de RTVV.

Pero esa suma de costes y de proveedores deja una paradoja más. Cuando la Generalitat Valenciana intentó despedir a 1.000 trabajadores, convocó un concurso público para externalizar los servicios de producción de contenidos por valor de 9 millones de euros. Concurrieron nueve candidatos y, finalmente, la adjudicación fue a parar a una Unión Temporal de Empresas (UTE) vinculado al ex ministro Josep Piqué y el sobrino político de Maria Dolores de Cospedal, tal y como reveló Vozpópuli. Esas empreas adjudicatarias de la producción de contenidos pueden reclamar ahora los pagos totales o parciales y el cumplimiento del contrato.

Canal 9 externalizó, además, su producción en un contrato de 9 millones que ahora podría verse forzada a cumplir

Toda esa factura se completa con un último capítulo: el de los intereses de la deuda que el ente acumula y que suma casi 1.300 millones de euros. Esa factura es independiente de que el ente público siga o no emitiendo pero la forma de contabilizarla no: la ley permite que la deuda de las empresas públicas no contabilice como déficit si realizan una explotación comercial o cobran tasas por sus servicios. En este caso, el cierre de RTVV podría dar un golpe más a la contabilidad del ejecutivo valenciano.

Con esa factura por delante, los responsables políticos consultados ponen en cuestión la viabilidad económica del contundente anuncio político.

UNA DECISIÓN GRAVÍSIMA
Fabra se inmola al empujar a los valencianos a las garras de TV3
El Semanal Digital 6 Noviembre 2013

El presidente del Consell es responsable político del fin de un símbolo de identidad valenciano que dará manga ancha a la televisión catalanista y dejará tocado al PP y a 1.800 familias.
José Ciscar ya se lo había advertido a Alberto Fabra y todo el Consell: la decisión de Rosa Vidal (la directora general que pasará a la historia por forzar el cierre de la Radio y Televisión Pública de la Comunidad Valenciana) de desafectar del ERE a más de 180 trabajadores -a última hora y de manera unilateral- daba por "muerto" el proceso y forzaría la nulidad en los tribunales. Así, ese 27
de agosto, la Generalitat puso en marcha su maquinaria legal a trabajar sobre un único escenario: el cierre de Canal 9 RTVV.

Este 5 de noviembre, y sólo unas horas después de conocerse el fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), la Generalitat confirmaba los peores augurios, el cierre de RTVV. Una decisión que no por meditada deja de ser de enorme calado y de una trascendencia política muy difícil de dimensionar.

La Generalitat se queda sin voz después de 25 años. Fabra se convierte así en el responsable político –por acción ha sido la propia Rosa Vidal- del cierre de la televisión pública de todos los valencianos y pasará a la historia como el político que se cargó de una patada aquello de las señas de identidad.

No hay referente valenciano en el panorama audiovisual de la Comunidad Valenciana. Adiós a la defensa de la lengua (frente a los ataques del catalanismo), adiós a la cultura propia, adiós a las fiestas, los deportes, tradiciones… adiós a la base fundacional de la televisión. ¿Adiós al PP valenciano y con ello adiós a los triunfos electorales de Mariano Rajoy?

Ahora TV3, la televisión de Catalunya (la misma que incluye a la Comunidad Valenciana en esa entelequia llamada Països Catalans), pasa a ser la referencia televisiva en la Comunidad, como lo era antes del año 1989. Ahora, ya no hay excusas relacionadas con el principio de reciprocidad entre televisiones autonómicas, ahora otra vez TV3 vuelve a ser el referente televisivo en Alicante, Valencia y Castellón y, una vez más, calarán en la sociedad sus consignas independentistas, sus ataques al PP y sus intencionadas declaraciones políticas. Así lo que ha querido Alberto Fabra.

Como también ha querido que el futuro de 1.800 familias quede seriamente comprometido, si no roto. Su porvenir es casi tan oscuro como el del presidente que decidió, aparentemente sin temblarle el pulso, cerrar la televisión de todos los valencianos.


Recortes de Prensa   Página Inicial