AGLI Recortes de Prensa   Domingo 24  Noviembre 2013

Dos años de Gobierno Rajoy: de la esperanza a la resignación
Jesús Cacho www.vozpopuli.com 24 Noviembre 2013

Si Mariano Rajoy hubiera ganado las generales de 2011 con apenas 162 diputados, y por tanto se hubiera visto obligado a gobernar con el apoyo filibustero de tirios y troyanos, mayormente los atenienses de siempre, entonces a estas horas podríamos afirmar con justicia que el presidente lo ha hecho razonablemente bien, que se ha batido el cobre, que ha emprendido reformas costosas, que ha derramado un sufrimiento controlado orientado hacia la satisfacción futura de las expectativas nacionales, y que tanto esfuerzo se empieza a ver recompensado con las primeras luces del alba de una recuperación que, si bien incierta en cuanto a su intensidad y sus efectos reales sobre la población, hoy pocos se atreven a negar. Pero como resulta que el candidato obtuvo 186 diputados (casi 11 millones de votos, o el 44,62% de los emitidos) el juicio al vadear el ecuador de la legislatura necesariamente ha de ser otro, uno mucho más duro, más exigente y desgarrado, roto por las cuatro esquinas de la oportunidad perdida, la esperanza frustrada: la que depositó en su Gobierno una gran cantidad de españoles que lo eligió para que, sin miramientos, pusiera a ese enfermo terminal que era la España heredada de Zapatero sobre la mesa de operaciones y abriera en canal, presto a extirpar de raíz el mal de un sistema que llegó a sus manos exangüe, muerto por consunción.

Nunca en la historia de la democracia española tuvo un Gobierno tanto poder en sus manos para haber cambiado el país del revés como un calcetín. Nunca tanto poder territorial, una oposición tan débil, unas instituciones tan desprestigiadas, desde la Corona hacia abajo en cascada, por los miasmas de la corrupción. Era una oportunidad de oro para haber transformado el país, haber hecho las reformas económicas necesarias y haber abordado una regeneración de las instituciones capaz de alumbrar esa España abierta, moderna y próspera, liberal, con la que sueñan tantos compatriotas. El presidente Rajoy, y con él la derecha política española, ha vuelto así a perder –por segunda vez en lo que va de siglo- una ocasión única para regenerar la economía y, sobre todo, la política, una oportunidad que difícilmente volverá a repetirse en mucho tiempo. A pesar de los síntomas de recuperación que apuntan algunas variables, el gran ajuste se ha quedado a medio camino, está a medio hacer, y pocas esperanzas caben ya de que este Ejecutivo sea capaz de completar la tarea, metido como va a estar casi de inmediato en justas electorales.

Nunca en la democracia española tuvo un Gobierno tanto poder como para haber cambiado el país del revés como un calcetín
Si el motto de la acción de este Gobierno fue la lucha decidida contra el déficit público, entonces podemos decir que la batalla está lejos de haber sido ganada, como prueba el hecho de que casi nadie espere que este año seamos capaces de alcanzar el 6,5% (sin rescate bancario) del PIB comprometido, y que la propia CE nos haya recordado anteayer que el objetivo de déficit del 5,8% para 2014 no será alcanzable sin medidas de ajuste adicionales (que el Gobierno, chulapo a la hora de presumir, descarta). En espera de que la recuperación en ciernes obre en los ingresos fiscales el milagro de la multiplicación de panes y peces, la pelea de embridar el déficit –nuestros Estado sigue gastando del orden de 70.000 millones más de lo que ingresa- se está demostrando un imposible metafísico, una quimera, para un Gobierno que ha sido incapaz de ejecutar una estrategia de adelgazamiento del Estado acorde con su capacidad recaudatoria, puesto que la sedicente reforma de las Administraciones Públicas que apadrina el subsecretario Pérez Renovales, el hombre que Emilio Botín ha colocado a la vera de la vicepresidenta Soraya, más parece broma que otra cosa.

Los mismos nubarrones se ciernen sobre la reforma del sistema financiero. Si el éxito de la misma había que medirlo por la vuelta del dinero a los canales del crédito, entonces el resultado, al menos de momento, ha sido un fiasco. Y sin crédito, con alta presión fiscal y con 6 millones de parados se hace difícil imaginar una recuperación del consumo privado y por ende de la economía. Los dos años de legislatura apuntan ya a un ganador claro: la gran banca. El Gobierno, que ha invertido más de 60.000 millones en el saneamiento del sistema, la necesita para financiar la riada inagotable de la deuda pública, que es la única actividad rentable en la que ahora parecen ocupados. El informe de noviembre del Bundesbank, al que aquí aludía el jueves Miguel Alba, señala que la banca incrementó los títulos de deuda en su poder en 133.000 millones en menos de dos años (de los 166.000 de noviembre de 2011 a los 299.000 de septiembre 2013), con un crecimiento del 81%. Un negocio seguro que evita la incomodidad -y el riesgo- de tener que prestar a pymes o familias. En un país con una democracia tan débil como la española, la crisis se ha traducido en una concentración de poder desmesurada, sin igual en nuestra historia reciente, en manos de un ramillete de banqueros y grandes empresarios (por no hablar de los lobbys y su influencia sobre los reguladores) que cuentan con capacidad sobrada para modular, cuando no frustrar, todo intento reformista, liberalizador e incentivador de la competencia, todo lo cual se subsume en una pérdida todavía mayor de calidad democrática.

El fiasco de la regeneración democrática
Pero es quizá en la vertiente política donde este Gobierno ha dilapidado de forma más lamentable el caudal político del que llegó investido. Nada en términos de regeneración democrática. El reparto del pastel ocurrido esta misma semana con el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha acabado de un plumazo con las esperanzas de quienes, a pesar de los pesares, seguían manteniendo una cierta confianza en la voluntad regeneradora de la derecha española. Fiasco total. El reparto de los montes ocurrido en el CGPJ, sumado al realizado en el Constitucional, pone de manifiesto que los partidos del régimen (PP y PSOE, a los que se acaba de unir IU) han optado por cerrar filas, más que nunca dispuestos a mantener contra viento y marea unas estructuras de poder que se caen de puro obsoletas. El programa con el que el PP concurrió a las generales de 2011 decía que “Promoveremos la reforma del sistema de elección de los vocales del CGPJ, para que, conforme a la Constitución, doce de sus veinte miembros sean elegidos de entre y por los jueces y magistrados de todas las categorías”. Un loable intento de volver a la división de poderes, vigorizar la justicia y recuperar el crédito de los ciudadanos. El propio Mariano así lo expresó en su discurso de investidura. Tras lo ocurrido, está claro que los electores han sido burlados de nuevo. Vuelve el PP do solía, haciendo lo contrario de lo prometido, sin que quepa esta vez la disculpa del “déficit público que no esperábamos”. Con la Justicia en manos de los políticos y los medios de comunicación –todos quebrados- en manos de los bancos, hablar de democracia en España no pasa de ser una broma.

Rajoy habría podido ser un buen presidente para un país distinto, en unas circunstancias distintas
La gestión del Ejecutivo en estos dos años es fiel reflejo del carácter de su presidente, como no podía ser de otro modo. Tipo honrado, de valores muy estimables para un país tan crispado como España, Mariano Rajoy Brey hubiera podido ser un buen presidente para un país distinto, en unas circunstancias muy diferentes. Aunque su calma, sus modales y esa solemne indiferencia para con los mundanos placeres que reiteradamente le ha ofrecido el capitalismo castizo madrileño son de alabar, parece claro que está lejos de ser el líder que España necesitaba en un momento y ante una crisis sistémica como esta, tan grave, tan profunda, que en realidad reclama una refundación del Estado. Rajoy es un conservador que ha conformado un Gobierno conservador, con una tremenda resistencia al cambio. Un fiel administrador, un gestor del statu quo sin un modelo de Estado en la cabeza, a quien sobrepasa el lío territorial español, sin un plan o estrategia, al menos conocida, para afrontar el secesionismo catalán (más allá del acierto inicial que ha supuesto no añadir leña verbal al fuego de las provocaciones diarias de Mas y los suyos).

Un Gobierno plagado de socialdemócratas y ayuno de auténticos liberales, con algún que otro relevante meapilas en nómina. Sí, como opinaba Madariaga, el problema liberal “estriba en determinar cuánta libertad tiene derecho a quitarnos el Estado por medio de la ley” o, dicho de otra forma, cuántos derechos (naturales) están los ciudadanos dispuestos ceder al Estado en aras a garantizar esa trilogía que compone la protección de la vida, la seguridad de la propiedad y la libertad, de pensamiento y de la otra, entonces hay que decir que determinadas iniciativas recientes del Ejecutivo, caso de ese proyecto de ley de Seguridad Ciudadana que pretende multar con 30.000 euros a quien insulte a un policía, se sitúan en las antípodas de lo que cabe esperar de un Gobierno de la derecha democrática para bordear peligrosamente prácticas del más rancio conservadurismo, cuando no del simple y puro estalinismo. El éxtasis de esta orgía ordenancista y antiliberal la ha protagonizado la alcaldesa Botella, implantando en Madrid un examen, con ficha y carné ad hoc, para que los músicos callejeros madrileños no puedan seguir practicando su arte a su libre albedrío.

Todo un éxito a la hora de convencer a Europa
¿Todo lo ha hecho mal este Gobierno? No padre. Ahí está una Reforma Laboral que, si no óptima, es un buen intento de romper las trabas que han venido lastrando al mercado laboral español, o esa ley educativa (Lomce) de un tan valiente como incontinente Wert, que este jueves aprobará el Congreso, ley que tanto ha cabreado a la izquierda estatista e igualitaria y que supone un cambio de rumbo a la hora de poner en valor la disciplina, el esfuerzo y el talento individual. El mayor éxito del bienio, con todo, parece haber consistido en la aparente facilidad con la que este Ejecutivo ha logrado convencer a Europa, en particular a la señora Merkel, de que ha hecho los deberes que se le habían impuesto, ello ante el asombro de sus nacionales. Domesticado el ímpetu reformista, siempre perfectamente descriptible, de un Gobierno que afronta ya la segunda parte del partido, Rajoy lo fía todo a la fortaleza de la recuperación, con su efecto sobre la recaudación, y a una reforma fiscal que no llegará como pronto hasta primeros de 2015.

La victoria en las generales de 2015 parece asegurada a poco que la economía, salvadas las incógnitas aún sin despejar, responda como es de prever (el ministro De Guindos espera un crecimiento del PIB del 1,2% para 2014). Los resultados dependerán del daño electoral que puedan causar escándalos como el caso Bárcenas o episodios como el final de la doctrina Parot, que tanto está erosionando la base electoral más conservadora del partido. Sería, en todo caso, una victoria triste. Con un Parlamento que se anuncia mucho más fragmentado que el actual, difícilmente la derecha española, condenada a ser reformista o a no ser, volverá a contar con una oportunidad como la que ha dispuesto con Rajoy para conducir a España por la senda de la modernidad, el progreso y la calidad democrática. ¡Cuántas esperanzas frustradas! Si la época de Kennedy, tan en boga estos días, en USA fue la de la nostalgia, andando los años la de Mariano Rajoy en España será la de la resignación. Es lo que hay.

Cava catalán a mitad de precio
Juan Vicente Santacreu Periodista Digital 24 Noviembre 2013

Si eres español sin complejos, divúlgalo en las redes, gracias

Al igual que actúan las grandes empresas manipulando los precios, deberíamos hacer los españoles si queremos cava a mitad de precio. Primero debemos boicotear al cava catalán y animarlos con unos cuantos insultos para que se vayan a la puta mierda y, cuando llegue el referéndum, todos los españoles deberemos votar si a la independencia.

El resto viene solo, Cataluña se independiza, sale del euro y según las previsiones de expertos en economía internacional, en un par de años tendrán que devaluar su moneda el Catalufo. Justo a partir de ese momento y cuando su moneda ya no valga una mierda, podremos comprar y beber cava catalán a mitad de precio. Lo gracioso será luego cuando los muy gilipollas nos besaran el culo para que compremos sus productos catalanes a mitad de precio.

Esto que cuento en clave de humor y con tan mala leche puede parecer surrealista, pero lo cierto es que no conozco ni un sólo caso de un territorio que se haya independizado de España y que le haya ido bien; Cuba sin comentarios; los de Guinea lucharon por la independencia para terminar en las garras de unos dictadores depredadores; el Sahara atentó contra España con el Frente Polisario, y ya lo ves, ellos nos tiraron bombas para que nos fuéramos y hoy somos nosotros los que les tiramos unos mendrugos de pan que recogen con agradecimiento.

Cuanto más pequeño es un país, menos importante y menos peso tiene en el foro internacional. Véase por ejemplo el puzle de la antigua Yugoslavia. El tamaño sí que importa. Quizá un día los españoles se den cuenta que los más interesados de que existan los Feudos y la desmembración de España son Francia y Alemania. Éramos un peligro evidente para su hegemonía.

Pero así es España, borregos adoctrinados por mesías visionarios que meten al ganado en un redil más pequeño y sin pasto. Por cierto, y sin ánimo de joder, lo que no están dispuestos a perder ninguno de esos países que consiguieron la independencia, es el idioma español.

Así es la historia de los pueblos imbéciles y así te la cuento.

El cuarto poder, la educacion en España
Juan Vte. Santacre www.masaborreguera.com 24 Noviembre 2013

Comparte este artículo porque el poder está en tus manos

- En los países consolidados democráticamente no hace falta planear esta cuestión ya que la responsabilidad de los politicos en Educación está por encima de sus caprichos ideológicos, así tenemos que en Francia, Holanda, Dinamarca, etc. la Educación está al margen del ideario del gobierno de turno.
Pero España al haberse constituido como una anarquía africana necesitamos plantearlo y fijar la educación como uno de los pilares inamovibles del estado para evitar el adoctrinamiento ideológico.

Debido a la situación tan ambigua de la educación española llegamos a situaciones de inseguridad jurídica insostenibles como el caso de Natalia, la niña de Valencia suspendida por responder un examen en español en Valencia. Niña de Valencia .... toma nota Mariano Rajoy o pásatelo por los "cojones" como has hecho hasta ahora.

Por ello, todo español debe de tener garantizada la educación exactamente igual en todo el territorio nacional sin que merme su capacidad de movilidad en cualquier momento a lo largo de su trayectoria educativa y posteriormente su carrera laboral.

¿¡ Está claro!? Ningún ciudadano español debe tener restricciones en su vida laboral o personal para residir en cualquier región española por causa de la lengua tribal de la región. Efectivamente, no soy nada original y no digo más de lo que dice la tan prostituida Constitución Española o el ideario del Partido Popular, un ideario que flagrantemente incumple en Galicia, Valencia y Baleares.

Quiero recuperar un concepto que en España no se tiene muy asumido, cuando un partido llega al gobierno deja de ser del PP o PSOE para convertirse en el Gobierno de España, eso quiere decir que gobernará con la ideología de su partido pero para todos los españoles.

La única forma para que esto se cumpla en la educación es desmantelar todo el sistema que hay para construir un modelo educativo único y para todos los españoles sin excepción, es decir, un plan de estudios que tenga capacidad de durar a través de los años como ocurre en los países avanzados.

Un gobierno no puede crear leyes solo para sus 20 millones de ciudadanos porque hay otros 20 millones que han votado a la oposición y se van a ver afectados.

Mientras un solo ciudadano español no pueda trabajar en cualquier parte de España por culpa de la lengua, España no será un país libre.

¿Por qué la educación es uno pilares principales del estado? Un país sin educación es un país sin opinión, sin capacidad de pensar, sin futuro económico, en definitiva un país que sólo fortalece su masa borreguera. La cultura os hará ricos y libres. Sí, libres, esa palabra que tanto temen los políticos. Ya que está de moda la frase "economía sostenible", aprovecho para denunciar que la única economía sostenible que aguanta los vaivenes económicos es la formación de los ciudadanos, ese es el verdadero pilar de la economía sostenible. La calidad educativa de hoy será la calidad de los profesionales del día de mañana: de los médicos, ingenieros, intelectuales, científicos, etc. es decir, el verdadero valor bruto económico de España.

Fusión de poderes
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 24 Noviembre 2013

Hay decisiones de Gobierno que representan un coste económico y otras que no gravitan sobre el presupuesto, pero que acarrean un evidente riesgo en las urnas. Una fuerte subida de impuestos se puede justificar por la necesidad de reducir el déficit, aunque es obvio que también es posible disminuir el gasto estructural del Estado. Sin embargo, la búsqueda de un pretexto demuestra al menos la voluntad de ocultar el atropello.

En el caso de la elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial mediante cuotas de partido, la cúpula del PP ni siquiera se ha molestado en intentar una justificación de este atentado contra la división de poderes, elemento fundamental del Estado constitucional democrático. Lo que llama la atención no es ya el flagrante incumplimiento de una reiterada promesa electoral, sino la desfachatez con la que se ha perpetrado. Tras el anuncio del reparto del botín del órgano rector de la judicatura entre las diferentes siglas del arco parlamentario, se ha levantado la esperada reacción de indignación en la calle, y los editoriales y las columnas han ardido a lo largo y ancho de la geografía nacional.

Este hecho vergonzoso demuestra que el oligopolio que controla la vida institucional del país, a saber, los jefes de filas de los grandes partidos, no está dispuesto a ceder ni un milímetro de su férreo dominio. Para los millones de españoles que creen en una justicia verdaderamente independiente, el pacto que se ha cerrado a costa de la salud de nuestra cosa pública es una herida profunda en la conciencia moral colectiva. El núcleo del problema de España en estos días de fin de ciclo histórico radica en la degeneración de nuestra democracia en partitocracia y mientras esta aberración no se corrija no conseguiremos volver a la senda del crecimiento material y de la regeneración ética.

Casi todos los males de la patria nos vienen impuestos por un pequeño grupo de dirigentes políticos que tienen en sus manos todas las palancas del Estado impidiendo que los mecanismos de representación, participación y control de los gobernantes por los gobernados funcione con la eficacia y la continuidad requeridas. Su prepotencia es tal que no advierten que sus desmanes tendrán consecuencias y que se avecina un tsunami que probablemente los barrerá a ellos y al tinglado que han montado para su exclusivo beneficio. Confían en la rigidez del mercado electoral y en sus electorados cautivos y se carcajean de aquellos que denuncian sus abusos y exigen reformas de fondo.

Encerrados en sus torres ebúrneas y abotargados por el incienso de sus aduladores no oyen el rumor sordo de la gigantesca ola que crece imponente en el horizonte.

Los trileros patrios y la tormenta perfecta
Juan Laborda www.vozpopuli.com 24 Noviembre 2013

Después de más de seis años de intensa recesión, ninguna de las causas que originaron la actual crisis sistémica, un volumen brutal de deuda y una banca insolvente, se han solucionado. Se han aplicado una serie de políticas económicas que en vez de corregir estos dos desequilibrios, mediante una reestructuración de la banca zombi y una quita ordenada de deuda, han empobrecido brutalmente a la ciudadanía. Todo ello aderezado y jadeado por unos gobernantes mediocres, mezquinos, miserables.

En realidad han hecho todo lo contrario. La deuda no para de crecer. Las autoridades políticas y económicas patrias se comportan como trileros, tratando de ocultar la situación real de nuestro sistema financiero. La banca patria presiona a los dirigentes políticos para que se haga una foto de la situación real de la misma a la medida de los intereses de su gerencia. Todo aquello que pueda perjudicarles se está tratando de ocultar debajo de la alfombra, o, pelillos a la mar, que no se tenga en cuenta.

Sin embargo, la situación está ya fuera de control. Desde estas líneas venimos avisando del desastre que se nos avecina, la tormenta perfecta, un ciclo infernal que se retroalimentará: crisis bancaria, crisis soberana y deflación por deuda. Bastará solo con que aumente la aversión al riesgo de los mercados, y eso, tarde o temprano, pasará. Se trata de la única variable que no controla nuestro gobierno, de la que tanto alardea, y de la que tanto hablan sus voceros mediáticos.

El Bundesbank y las miserias de la banca patria
El diagnóstico que se hace del enfermo allende nuestras fronteras es muy distinto al de los “médicos” patrios. Nuestro sistema financiero es muy vulnerable. En una pieza publicada en este medio por Miguel Alba se informa que el Bundesbank o banco central alemán detalla, escondido en la página 33 de su informe de noviembre, como la banca española ha llenado sus balances de deuda soberana patria en los últimos dos años.

Las entidades españolas, según el informe del Bundesbank, han incrementado sus títulos de deuda pública desde los 166.000 millones de euros en noviembre de 2011 hasta los 299.000 millones en septiembre de 2013, un 81% más en menos de dos años. De esta manera, el conjunto de las entidades financieras de crédito poseen el 45% del saldo vivo de la deuda pública española que asciende a 664.000 millones. Existe una mutua dependencia entre los bancos y el estado patrio. Ahora entenderán ustedes declaraciones como las de Emilio Botín, o Francisco González sobre lo requetebién que marcha España. Para temblar.

Digámoslo claramente, los bancos españoles han sido los grandes financiadores del Tesoro patrio ante la huída de los inversores extranjeros, al tiempo que la deuda se incrementaba como nunca bajo el desgobierno de Rajoy.

¿Qué pasará si, como prevemos, los mercados incrementan la aversión al riesgo? Muy sencillo. Los tipos de interés a largo plazo repuntarán con fuerza, las bolsas caerán, los diferenciales de crédito se ampliarán, las materias primas se debilitarán, y la volatilidad se disparará. En ese escenario emergerán todas nuestras miserias, nuestra descomunal deuda, privada y pública, y la insolvencia bancaria. Como consecuencia se activará un círculo infernal que se irá retroalimentando: crisis de deuda-crisis bancaria-deflación por endeudamiento. El crecimiento económico se hundirá, la recesión se intensificará con fuerza. Si este es el escenario de riesgo, ¿cómo es posible que se presione para que no se incluya la deuda soberana española de la que están repletas los balances de los bancos en el cómputo del capital necesario de los mismos?

Por cierto, la otra fuente de financiación del Tesoro está siendo el Fondo de Reserva de la Seguridad Social. El actual ejecutivo sin ningún pudor está apostando a la ruleta rusa con el Fondo de Reserva.

La lucha de clases
La pregunta es inmediata, por qué después de tanta evidencia se continúan recomendando las mismas recetas o políticas económicas que nos hunden irremediablemente. Sólo caben dos respuestas, la incompetencia estructural, o el instinto de clase. En realidad hay una mezcla de las dos hipótesis, pero el empecinamiento de la implementación de políticas fracasadas hace que la balanza se decante finalmente por la segunda. Detrás de las políticas económicas del gobierno Rajoy o de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Comisión Europea, y Banco Central Europeo) sólo se encuentra la defensa de los intereses de las clases dominantes que no están dispuestas a pagar ni un solo euro de su bolsillo por los desaguisados que ellas mismas generaron.

Hoy más que nunca es necesaria una reconstrucción del poder político soberano y democrático. Serán inútiles todos los esfuerzos sino se orientan prioritariamente a conseguir que las grandes corporaciones transnacionales, que depredan sin límites el ecosistema económico y político planetario, sean controladas.


Ruz deja a Rajoy en entredicho
EDITORIAL Libertad Digital 24 Noviembre 2013

El auto que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz dictó el pasado viernes resulta demoledor para la credibilidad del presidente del Gobierno. En esa pieza jurídica, el magistrado acredita la existencia de pagos en dinero negro al arquitecto Gonzalo Urquijo por la reforma de la sede nacional del Partido Popular, cuyo importe supera el millón de euros.

Lo que otorga a este documento judicial una importancia decisiva es que responde a los hallazgos documentales de los registros que la UDEF llevó a cabo en Unifica, la empresa del citado arquitecto, de forma que el PP no puede en esta ocasión argüir la presunta falsedad de "los papeles de Bárcenas", con cuyos apuntes, por cierto, coinciden de manera exacta en importes y fechas todos los "recibís" y facturas sentados en la contabilidad de la empresa contratada por el PP para la reforma de su edificio.

Las pruebas incautadas en los registros practicados por la policía y su coincidencia con las anotaciones del que fuera tesorero del PP llevan al juez a determinar sin el menor género de duda que "se confirman los indicios de la presunta existencia en el PP de una cierta corriente financiera de cobros y pagos continua en el tiempo, al margen de la contabilidad remitida por el partido al Tribunal de Cuentas".

La conclusión que de forma obligada hay que extraer de estos pagos irregulares es que, si el PP saldó con dinero negro los servicios prestados por esta empresa, es porque necesariamente recibía cantidades opacas al fisco de empresas y particulares con las que más tarde hacía frente a sus gastos utilizando ese mismo mecanismo, tal y como Bárcenas ha declarado reiteradamente en sus distintas comparecencias ante la autoridad judicial.

En su intervención ante el Comité Ejecutivo del PP el pasado 2 de febrero, tras el estallido del caso Bárcenas, Rajoy dijo que en su formación "no se pagan cantidades que no hayan sido registradas en la contabilidad del partido ni que de cualquier otra manera resulten fiscalmente opacas", algo que el auto del juez Ruz desmiente por completo, al menos en lo referido a los gastos ocasionados con motivo de la reforma de la sede de la calle Génova.

Con las pruebas conseguidas por Ruz, fundamento esencial de su auto del pasado viernes, la credibilidad del presidente del Gobierno queda desvirtuada por completo pues no sólo mintió a su partido sino también al Parlamento, que es una de las faltas más graves en que puede incurrir un gobernante democrático.

Las evidencias sobre la financiación irregular del Partido Popular se acumulan en las instancias judiciales, aunque es cierto que en estos momentos el caso se encuentra en la fase de instrucción. Habrá que esperar a que la Justicia dictamine, y confiar en que la influencia de los partidos en los nombramientos judiciales, de lo que esta semana hemos tenido otra prueba lamentable con la renovación del CGPJ, no hurte a los ciudadanos su derecho a una sentencia ejemplar.

Movimiento Ciudadano
Javier Algarra www.gaceta.es 24 Noviembre 2013

Los hasta ahora hegemónicos PSOE y PP viven los últimos coletazos de sus días de gloria

La caída del bipartidismo es un hecho en España. Los hasta ahora hegemónicos PSOE y PP viven los últimos coletazos de sus días de gloria. El partido socialista ha sido dinamitado por la sectaria y nefasta gestión de Zapatero, que ha pasado a la historia como el peor gobernante español desde Fernando VII. Y Rubalcaba ha sido el verdugo que le ha dado la puntilla final y, con su insistencia en aferrarse al poder, le ha impedido renovarse y tomar el impulso necesario para renacer. El Partido Popular, por su parte, ha muerto de éxito. Tales eran las expectativas generadas por los ciudadanos, que anhelaban su llegada al gobierno para enterrar la aciaga herencia del socialismo, que ha sido incapaz de contentar a nadie. Ni a sus seguidores más incondicionales, que le acusan de haber acatado la hoja de ruta marcada por Zapatero, ni a sus votantes ocasionales, que lo que menos esperaban era una subida de impuestos.

La crisis por la que atraviesan estas dos grandes formaciones ha ido en beneficio de otros partidos que, hasta ahora, se limitaban a jugar un papel de comparsas en el arco parlamentario. Todos, excepto los nacionalistas catalanes, que siempre han sabido negociar el voto de sus diputados en el Congreso, pocos pero imprescindibles, para garantizar la estabilidad de uno de los grandes, a cambio, claro, de contraprestaciones astronómicas.

Ahora, las cosas son diferentes. Los comunistas de Izquierda Unida ni en el mejor de sus sueños imaginaron que alcanzarían una expectativa de voto como la actual. Ni Rosa Díez, al escindirse del PSOE para crear su UPyD, esperaba convertirse en una fuerza capaz de ser imprescindible para decidir votaciones.

Pero estos éxitos, achacables a debilidades ajenas, no son nada comparados con la que realmente es una fuerza emergente por méritos propios. Es el caso de Ciutadans, la formación de Albert Rivera que, en Cataluña, ha demostrado que es una voz libre e independiente en una sociedad sometida por un rodillo nacionalista que no acepta disidencias.

La valentía demostrada por Rivera y los suyos en la defensa de los catalanes orgullosos de ser españoles no es, sin embargo, el único activo demostrado. Su ideario democrático, defensa de las libertades, oposición frontal a la corrupción, demanda de austeridad en el gasto y exigencia de reformas en nuestro sistema electoral, le convierten en opción nacional, más allá de sus orígenes locales.

Tal es la expectación generada en otras autonomías y en el conjunto de España que este joven diputado se ha visto obligado a responder a esa demanda. Pero Albert Rivera es hombre prudente y eso le honra. Antes de lanzarse a la piscina, organizando una candidatura electoral nacional, ha preferido sondear la situación a través de su Movimiento Ciudadano. No solo es inteligente la decisión acerca de cómo hacerlo, también es un acierto lo que propone. Si se convierte en partido político, tiene mucho que decir en toda España.

Historia
El asesinato de Primo de Rivera
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital 24 Noviembre 2013

En marzo de 1936 el Gobierno del Frente Popular encarceló a José Antonio Primo de Rivera con la excusa de una posesión ilegal de armas de fuego. La misma izquierda que había montado la Revolución de Octubre (casi 1.400 muertos) y desperdigado patrullas que cortaban las carreteras se escandalizaba de que el fundador de la Falange Española de las JONS tuviera dos pistolas en su casa. Al no haber salido elegido diputado en las elecciones de febrero, José Antonio carecía de la inmunidad que daba un acta parlamentaria, aunque a José Calvo Sotelo ésta no le salvó cuando un comando terrorista socialista le sacó de su domicilio para matarle. El Gobierno de izquierdas también impidió que se pudiera presentar como candidato de las derechas a las elecciones repetidas en Cuenca en mayo.

El Gobierno ordenó su traslado a la cárcel de Alicante a comienzos de junio, un mes antes del alzamiento del 18 de julio. Allí se le sometió a un juicio farsa, en el que los partidos del Frente Popular se volcaron para conseguir la condena del caudillo falangista, hasta el punto de coaccionar al jurado. La sentencia fue de pena capital porque se le consideró culpable del delito de rebelión militar. ¡Una persona que estaba encarcelada cuatro meses antes de que esa rebelión se produjese!

El 19 de noviembre de 1936 el Consejo de Ministros, presidido por el socialista Francisco Largo Caballero, el Lenin Español, recibió una petición de conmutación. Indalecio Prieto, ministro de Marina y Aire, y los cuatro ministros anarquistas (Juan García Oliver, Federica Montseny, Juan Peiró y Juan López Sánchez) votaron en contra. Sólo defendieron la conmutación los ministros de Izquierda Republicana, Carlos Esplá y Julio Just. El Gobierno dio colegiadamente el enterado y Largo Caballero lo firmó como presidente. La pena se cumplió el 20 en el patio de la cárcel de Alicante.

De todos los testimonios y relatos sobre la ejecución, el escritor José María Zavala ha recuperado en un libro reciente y de gran éxito (La pasión de José Antonio) el de un testigo presencial. Se trata del ciudadano uruguayo Joaquín Martínez Arboleya (1900-1984), que se encontraba en España el 18 de julio porque trabajaba en una sociedad financiera con clientes españoles. En Alicante vivía en una pensión y otro huésped le invitó a asistir a la ejecución del señorito, porque ésta fue pública, como los guillotinamientos de la Revolución Francesa y los apaleamientos de la Camboya de los jemeres rojos. Arboleya acudió para no levantar sospechas.

Tiros a las piernas
En su autobiografía Nací en Montevideo, editada en 1970, Joaquín Martínez Arboleya cuenta cómo se desarrolló la ejecución. El fusilamiento lo realizó un piquete de ocho milicianos del sindicato anarquista CNT. Antes que José Antonio se fusiló a dos falangistas y dos carlistas a los que el tribunal popular había absuelto, pero a los que condenó el odio de los izquierdistas.

José Antonio se enfrentó a los fusiles con un mono azul raído y unas alpargatas, como un miliciano más, aunque con las manos atadas a la espalda con grilletes. Rechazó con firmeza la venda para los ojos y cuando se dio la orden de disparar gritó con fuerza "¡Arriba España!". Sin embargo, no concluyó ahí su sufrimiento, según el relato de Martínez Arboleya.

José Antonio recibió la descarga en las piernas. No le tiraron al corazón ni a la cabeza; lo querían primero en el suelo, revolcándose de dolor. No lo lograron. El héroe cayó en silencio, con los ojos serenamente abiertos. Desde su asombrado dolor, miraba a todos sin lanzar un quejido, pero cuando el miliciano que mandaba el pelotón avanzó lentamente, pistola (a)martillada en mano y encañonándolo en la sien izquierda, le ordenó que gritase "¡Viva la República!" –en cuyo nombre cometía el crimen–, recibió por respuesta otro "¡Arriba España!". Volvió entonces a rugir la chusma, azuzando a la muerte. Rodeó el miliciano el cuerpo del caído y apoyando el cañón de la pistola en la nuca de su indefensa víctima, disparó el tiro de gracia.

A punto estuvo de apoderarse del cuerpo del fundador de la Falange una chusma enfurecida que sin duda habría cometido las mismas mutilaciones con él que las que se cometieron con el del general López Ochoa en Madrid: decapitación y desmembramiento. El forense José Aznar Esterela, presidente del Colegio de Médicos de Alicante, no realizó la autopsia preceptiva. Tampoco se inscribió la muerte de José Antonio en el Registro Civil; el certificado de defunción se expidió en Alicante en julio de 1940, terminada la guerra.

Por último, los objetos personales de José Antonio no fueron entregados a su familia, sino que Prieto se los quedó: una maleta que contenía cartas a su amor, una novela inacabada, fotos, útiles de aseo… Como con tantas cosas que no eran suyas (el tesoro del yate Vita robado en España a sus propietarios), Prieto se quedó la maleta. Al menos no la gastó, a diferencia del oro, las joyas y el dinero. Prieto, a quien muchos falangistas siguen considerando un patriota y casi un aliado, guardó la maleta en la caja de seguridad de un banco mexicano. En enero de 1977 el albacea de Prieto, el socialista Víctor Salazar, entregó a Miguel Primo de Rivera, sobrino de José Antonio, las llaves de la caja. ¡Cuarenta años de apoderamiento ilegal!

El mito del 'Ausente'
En su nuevo libro (La pasión de Pilar Primo de Rivera), Zavala añade que Pilar Primo de Rivera y Martínez Arboleya, que se había incorporado a las tropas nacionales, coincidieron en la guerra en Salamanca, pero que el testigo de la ejecución de José Antonio no se atrevió a relatarle cómo había ocurrido.

Pilar pudo escapar de la zona roja bajo la protección de la embajada argentina. Embarcó en un crucero de guerra alemán, el Admiral Graaf Spee, en el puerto de Alicante, pero no pudo acudir a la cárcel para ver a sus dos hermanos encerrados en ella, José Antonio y Miguel. La futura jefa de la Sección Femenina conoció por boca de Franco la ejecución de su hermano, aunque se negó a aceptarla del todo. Hasta el 20 de noviembre de 1938, en que Franco confirmó por radio el asesinato, la zona nacional se habló de el Ausente para referirse a José Antonio.

Rafael García Serrano afirma que hubo falangistas que se hicieron matar en el frente cuando se enteraron de la noticia.

Así interpretó José Antonio Jiménez Arnau (El puente) la ejecución, como epítome del holocausto de una generación que llegó a la guerra llevada por sus mayores.

Con aquel hombre, sin que ellos lo supieran, habían caído todos aquellos que él pusiera en pie. (…) la generación que se había encontrado los días de la caída del Régimen, la generación que quemara o impidiera quemar las iglesias, la generación revolucionaria, la que tocara a rebato, despertando al país de su siesta, ésa había caído fusilada.

@pfbarbadillo


La fenicia y dictatorial AVL
Vicente Torres Periodista Digital 24 Noviembre 2013

Se comenta en algunos corrillos que los académicos de la Academia Valenciana de la Lengua que lo son también del Instituto de Estudios Catalanes , están en este último para mejorar el currículo y adquirir prestigio, mientras que en la primera ganan dinero.

Hay que recordar que esta institución surgió porque Aznar necesitaba los votos de Pujol para alcanzar la mayoría y esta fue una de las contraprestaciones. Zaplana gobernaba en el Reino de Valencia, denominado oficialmente Comunidad Valenciana, y ordenó a Camps y González Pons que perpetraran el desaguisado. Todo eso por no atreverse a aceptar al catalán como lengua oficial. De hacerlo, hubieran ahorrado mucho dinero a los valencianos, porque hubiera bastado con asumir las normas y dictámenes del Instituto de Estudios Catalanes. Con esto, además, la labor de la casi centenaria Real Academia de Cultura Valenciana se hubiera visto menos contaminada o afectada.

En la actualidad ya no hay excusa para mantener a la AVL. Hecha la labor de zapa, prácticamente no hay diferencias entre ella y el IEC. ¿Por qué hay que seguir gastando dinero en balde? Parece mentira que no haya dinero para pagar a las farmacias o a los dependientes y sí para mantener instituciones perfectamente prescindibles.

Para postres, la fenicia AVL, demuestra su tendencia nacionalista, al reclamar que se obligue a los estudiantes a aprender catalán. Ya se sabe que el nacionalismo se ahoga en la democracia, puesto que no le interesa la libertad. Necesita obligar, imponer, adoctrinar.

Esta academia no sólo nos cuesta un dinero que hace falta en otros lugares, sino que pretende que los estudiantes dediquen tiempo y energía para aprender lo que ni les va ni les viene. Se vislumbran tiempos muy difíciles y sería bueno que los jóvenes pudieran prepararse bien para enfrentar lo que se avecina. No se les debería distraer con historias que sólo interesan a unos cuantos paniaguados.

Por otro lado, Aznar, Pujol, Zaplana y Camps, ya no están, al menos oficialmente, en la política. Lamentablemente, González Pons continúa.
 

El fiasco del 'Abenomics
Japón fracasa de nuevo: imprimir billetes no soluciona la crisis
Su política monetaria se traduce en menor nivel de vida para su población y un creciente déficit comercial que pone en riesgo al solvencia del país.
El Confidencial 24 Noviembre 2013

En la actualidad, medio mundo vuelve a estar inmerso en un profundo debate sobre la necesidad o no de aplicar una ronda extra de estímulos monetarios para tratar de impulsar la recuperación económica y el empleo. Desde que estalló la crisis financiera internacional, la gran banca central ha reducido los tipos de interés a mínimos históricos, situándolos casi en el 0%, al tiempo que ha expandido sus balances hasta niveles récord mediante la compra masiva de deuda pública y privada en un vano intento por volver a expandir el crédito.

El tiempo se ha encargado demostrar que sus objetivos no han sido alcanzados. Pese a ello, la Reserva Federal de EEUU (FED), con Janet Yellen como futura presidenta, se resiste a frenar su programa de estímulos; el Banco de Inglaterra, por su parte, mantiene intacta su extraordinaria política monetaria; y el Banco Central Europeo (BCE) empieza a barajar la posible compra masiva de deuda soberana y la aplicación de tipos negativos a sus depósitos, con lo que rebasaría una nueva línea roja hasta ahora intacta.

Pero si hay un país en el que la política monetaria sobresalga por encima de los demás, ése es, sin duda, Japón. Tras casi dos décadas perdidas, en donde su economía se ha mantenido prácticamente estancada, el Banco Central de Japón (BoJ) se ha embarcado en una experiencia insólita tras el nombramiento de Shinzo Abe como primer ministro. Abenomics, así se conoce la particular política económica emprendida hace ahora un año por el nuevo Gobierno nipón, consistente en tres grandes ejes: una agresiva política monetaria, una política presupuestaria muy expansiva (aumento del gasto público) y reformas estructurales. La tercera pata, ideada para flexibilizar su economía, sigue pendiente de aplicación, a diferencia de las dos primeras.

Con Haruhiko Kuroda al frente, el BoJ se ha propuesto duplicar su base monetaria incrementando hasta cotas inéditas la compra de activos financieros y deuda pública, con el objetivo de situar la inflación en el 2% anual. Al mismo tiempo, el Gobierno de Abe aprobó un gasto público récord, próximo a 701.000 millones de euros, con el fin de disparar la inversión y ayudar a las grandes empresas del país.

Estas medidas, ambas de corte keynesiano, han sido ampliamente aplaudidas por la comunidad internacional, salvo contadas excepciones. Pero, tras un año de aplicación, ¿cuáles han sido sus resultados concretos? El Abenomics, simplemente, no está funcionando. El crédito no fluye hacia la economía real y, aunque es cierto que la inflación se ha situado en terreno positivo por primera vez en 15 años, la subida de precios no se debe a una incipiente y sólida recuperación económica sino a un muy perjudicial y contraproducente encarecimiento de las importaciones.

El crédito no fluye

En estos momentos, el BoJ acapara casi el 70% de las emisiones de deuda pública que lanza el Gobierno de Abe, consolidándose así como su principal comprador. Como consecuencia, su balance se ha disparado un 46% interanual el pasado octubre. Sin embargo, el incremento de la base monetaria no se está traduciendo en una mayor concesión de crédito bancario debido a la débil demanda de préstamos por parte de empresas y familias. La liquidez extra de los bancos se acumula en el BoJ en forma de depósitos, sin que llegue a circular en la economía real.

Fuente: The Wall Street Journal

Depreciación y déficit comercial

Por otro lado, esta agresiva política monetaria ha logrado depreciar el yen de forma muy sustancial respecto al dólar y el euro en el último año, abaratando así las exportaciones japonesas, el principal motor económico del país. Pero, al mismo tiempo, ha encarecido aún más las importaciones, lo cual explica la tímida subida del IPC registrada en los últimos meses y su creciente déficit comercial.

Los precios crecieron un 0,7% interanual en octubre, pero el salario real de los trabajadores descendía a un ritmo del 2% el pasado agosto. Es decir, los japoneses pierden poder adquisitivo debido al encarecimiento de las importaciones. A ello, se suma el hecho de que su PIB se desaceleró drásticamente en el tercer trimestre, al crecer a una tasa anual del 1,9% frente al 3,8% del trimestre anterior, debido a la debilidad de las exportaciones y de la demanda interna.

Los más preocupante, sin embargo, es el déficit exterior. La economía de Japón pivota desde hace décadas sobre su potente sector exportador, pero la brutal depreciación del yen y su elevada dependencia energética tras el accidente nuclear de Fukushima han logrado darle la vuelta a la tortilla. Hoy por hoy, Japón compra en el exterior más de lo que vende a los extranjeros: sus exportaciones aumentaron casi un 19% el pasado octubre, pero sus importaciones subieron un 26% debido, sobre todo, a los mayores costes energéticos. Como resultado, su economía volvió a registrar déficit comercial en octubre por decimosexto mes consecutivo, duplicando el de hace un año.

Fuente: Quartz

Futuro riesgo de quiebra

El problema de fondo radica en la inmensa deuda pública que acumula el Estado nipón, superior al 200% del PIB. Su sostenibilidad depende, casi exclusivamente, de la capacidad de su economía para seguir generando abultados superávit por cuenta corriente y, por tanto, un elevado volumen de ahorro capaz de financiar el gran coste de su deuda pública. Pero si el déficit exterior persiste, eso significa que Japón tendrá que pedir crédito a los inversores extranjeros, lo cual supondrá una presión añadida sobre su deuda -la inmensa mayoría está hoy en manos nacionales-.

El débil crecimiento económico y el surgimiento de déficit por cuenta corriente harán que, tarde o temprano, el mercado comience a preocuparse sobre la sostenibilidad fiscal de Japón, elevándose así la rentabilidad de la deuda (pago de intereses). Actualmente, casi la mitad del presupuesto nipón se destina exclusivamente al pago de intereses. Si la rentabilidad del bono sube, el Gobierno nipón se enfrentaría a un riesgo real de quiebra soberana, según advierte Yukio Noguchi, un destacado economista y asesor del Instituto de Estudios Financieros de la Universidad de Waseda.

Además, si los ahorradores nipones perciben que el valor del yen no se fortalecerá a medio y largo plazo, tendrán la tentación de deshacerse de su deuda pública para refugiarse en activos extranjeros (nominados en dólares o euros) con el fin de proteger su capacidad adquisitiva, lo cual también se traducirá en mayores tipos de interés para el Gobierno nipón.

Así pues, los supuestos avances y mejoras que, en teoría, derivarían del polémico Abenomics, en realidad se están traduciendo en grandes riesgos para la tercera economía del mundo. Pese a ello, nada hace pensar que Japón vaya a cambiar de rumbo, más bien al contrario. El BoJ ha decidido esta semana por unanimidad mantener el curso de su actual política monetaria, entre los aplausos de la mayoría de políticos nacionales y extranjeros.

20 puntos extra en dos años
El PP castiga a las empresas con la mayor subida de impuestos de Europa
El Gobierno de Mariano Rajoy es el que más ha disparado la fiscalidad empresarial. España es ya el tercer país con más impuestos sobre las compañías
Adrià Pérez Martí 24 Noviembre 2013

España no sólo tiene el dudoso honor de contar con los tipos marginales del IRPF de los más altos del mundo, sino que también ostenta el no menos dudoso honor de tener una de las fiscalidades empresariales más elevadas . Y esto se debe a la subida estratosférica de la carga fiscal que soportan las empresas padecida en 2012, el mayor incremento de la fiscalidad de las empresas en Europa.

El Gobierno de Mariano Rajoy ya tiene otro récord fiscal que añadir a sus dos primeros años de legislatura, el de haber incrementado en 19,9 puntos porcentuales la fiscalidad a las empresas, si tomamos los cálculos realizados por el informe anual Paying Taxes 2014 sobre fiscalidad empresarial (de la variedad de impuestos que soporta una empresa) elaborado por PwC.

También aquí se muestra en parte los caminos totalmente opuestos que han seguido los países bálticos y nuestro país, y por qué ellos están creciendo y corrigiendo desequilibrios mientras nosotros nos arrastramos en el estancamiento. Así, en general, los bálticos suelen estar en torno a la media europea en tributación empresarial, y si están muy por encima, como es el caso de Estonia, llevan el camino de rebajarla.

Este fuerte incremento de la tributación empresarial en España proviene, fundamentalmente, de las múltiples y reiteradas subidas del Impuesto sobre Sociedades, en donde se han limitado o eliminado multitud de deducciones, principalmente aquéllas referidas a gastos que la empresa realmente tiene (y no sólo a beneficios fiscales), con la consecuencia de pagar por beneficios que no ha tenido. Por otra parte, la subida de impuestos a las empresas se ha producido en un contexto global en el que los impuestos sobre los beneficios han decrecido significativamente durante los últimos 9 años (línea negra).

Esto supone que la pérdida de competitividad, ya de por sí elevada a causa de la subida fiscal, es todavía superior por la rebaja de impuestos en el resto del mundo. Aquellas empresas que deban competir en nuevos mercados y en los que la carga fiscal empresarial sea muy inferior o haya ido decreciendo, todavía tendrán más dificultades para ser competitivos y colocar sus productos. Cobra más mérito, por tanto, el esfuerzo que están realizando las empresas para orientarse hacia el exterior a pesar de las trabas que el Gobierno les impone en territorio patrio.

Se da la circunstancia, además, de que este estudio se aplica especialmente a las empresas de tamaño medio. Por tanto, elevar la fiscalidad sobre las empresas medianas significa imponer más barreras a que las empresas pequeñas crezcan, más carga fiscal, en definitiva. Y el tamaño de las empresas es una característica esencial para mejorar la competitividad en el exterior del tejido productivo español.

Tercera fiscalidad empresarial más agresiva

Todo lo anterior explica cómo el nivel de tributación empresarial en España, que, tradicionalmente, se venía situando un poco por encima de la media europea, ahora pase a ser el tercer país de Europa en donde las empresas soportan mayores impuestos, alcanzando el 58,6% de los beneficios.

La parte de la carga fiscal que recae sobre los beneficios (columna negra) ha crecido en España hasta el 21,2%. Y es importante resaltar que éste es un porcentaje sobre los beneficios totales, antes de cualquier impuesto. Una magnitud muy superior a la base imponible del Impuesto sobre Sociedades o al beneficio contable, en el que pueden haberse descontado en forma de gastos algunos impuestos soportados por la empresa que no pueden recuperarse. Por tanto, este beneficio es más real y más grande, por lo que un porcentaje de impuestos mayor sobre este beneficio significa un nivel de tributación muy superior.

Para hacernos una idea de la magnitud de este porcentaje, sólo hay que observar los países que cuentan con tributaciones similares por este concepto, como los dos países de las socialdemocracias nórdicas, Dinamarca y Noruega, o el de Reino Unido, Alemania e Italia. Sin embargo, todos estos países, salvo Italia, soportan una fiscalidad empresarial en conjunto inferior a la española, siendo países mucho más ricos. Italia, el país más similar a España, prefirió optar por el camino opuesto al seguido por el Ejecutivo de Mariano Rajoy, aun atravesando una situación económica parecida, y rebajó la tributación empresarial total en casi dos puntos porcentuales.

Además, también es importante destacar que en los resultados del informe no se incluye el IVA. Éste es un impuesto sobre el consumo, pero, si tras subirlo las empresas no trasladan este incremento al consumidor, entonces, se convierte en un impuesto sobre los beneficios, parecido al actual Impuesto sobre Sociedades. Con lo cual, si se incluyera la subida del IVA ,que, además, penaliza la liquidez y solvencia de las empresas, la carga fiscal sería muy superior a la mostrada en el gráfico, pues no toda la subida del año pasado se trasladó al consumidor.

Carga fiscal sobre el trabajo

Por otro lado, el trabajo está fuertemente penalizado en la mayoría de sistemas fiscales, pero especialmente en Europa, en donde casi el 65% de la imposición empresarial proviene de la tributación al trabajo. España cuenta con una de las fiscalidades empresariales por el factor trabajo más elevadas. En concreto, supone una carga fiscal para la empresa del 36,8% del beneficio, es decir, el 63% de toda la carga fiscal empresarial. Y eso que en el estudio no se tienen en cuenta la parte de las cotizaciones sociales a cargo del empleado ni tampoco las retenciones de la nómina por IRPF.

Es cierto que el total de las cargas sociales al trabajo son soportadas, principalmente, por el propio trabajador (menor remuneración), aunque las pague a cuenta, en su mayor parte, la empresa. Pero eso no significa que las empresas no se vean obligadas también a afrontar costes laborales superiores y costes añadidos por las obligaciones formales que la fiscalidad al trabajo conlleva.

Un mes para cumplir el 'papeleo'

Por último, el tiempo destinado por las empresas a cumplir las obligaciones fiscales también es una carga a las empresas, ya que deben destinar recursos y energías a tal fin. En España, el tiempo de cumplimiento de las obligaciones formales sigue siendo de 167 horas, igual que el año anterior.

Dicho en otros términos, estamos hablando de más de 20 jornadas laborales de ocho horas. O dicho de otro modo, lo que se trabajaría un mes (sin contar fines de semana, y ocho horas laborables al día). Es decir, las empresas tendrían un mes menos al año para crear riqueza, empleo y valor, porque deben dedicarlo a obligaciones fiscales (si no son las propias empresas, destinar recursos en asesores u otras empresas subcontratadas para tal fin), además de pagar una carga empresarial de casi el 60% de sus beneficios.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

No hay arrepentimiento.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 24 Noviembre 2013

Ayer en el aquelarre socialista en Granada, el PSOE-A se dio un baño de auto complacencia sin ningún atisbo de arrepentimiento por las fechorías de un pasado demasiado reciente como para intentar hacerlo olvidar. La sola presencia como máxima figura del mensaje de renovación del exPresidente José Luis Rodríguez Zapatero reivindicando su forma de gobernar y la del ahora Presidente del PSOE Antonio Griñán salpicado por los ERE's falsos, ya dice mucho de la hipocresía manifiesta y la venta de "humo" que acompaña a la "nueva estrella" del socialismo andaluz Susana Díaz.

Por mucho que Elena valenciano despotrique y tache a la ¿derecha? -refiriéndose al PP de Rajoy- como reaccionaria, "cruel" y mentirosa, no puede ocultar que la izquierda que ella representa junto a Rubalcaba y Griñán, es la más radical, sectaria y revanchista de las izquierdas europeas. Alguien que reivindica el marxismo y la lucha de clases no está en la realidad social del siglo XXI. Alguien que no tiene una idea de España ni se comporta como un partido nacional con un único mensaje no puede aspirar a que los ciudadanos vuelvan a confiar en él. La única verdad que se dijo fue la de que para regenerarse hay que aceptar el cambio generacional y que el tiempo ya pasó para algunos que se empeñan en mostrarse como nueva savia revitalizadora tras más de tres décadas de carrera política.

Hasta ahora, Susana Díaz no ha tomado ninguna acción que corrobore sus encendidos discursos de lucha contra la corrupción. Mantener en sus cargos a personas imputadas no es buena señal. No colaborar con la juez Alaya y permitir el escrache, la coacción y la injerencia en el normal desarrollo de la instrucción, certifica la nula voluntad de cambio y de regeneración política. Las palabras se las lleva el viento como el humo que están vendiendo estos socialistas que predican el cambio pero que no hacen nada para que se produzca. Porque el cambio no es solo decir lo que se quiere oír sino actuar con decisión sin pensar en el rédito electoral ni en el interés partidista y clientelar.

¿Qué pintaba allí Zapatero? Es indignante el que ese sujeto que por su incompetencia y sectarismo radical ha llevado a España a la ruina total y al filo de la intervención económica total, quiera aparecer ahora como el icono político de un PSOE renovado. La pena es que no exista un procedimiento administrativo en el Congreso de los Diputados para que se establecieran las responsabilidades derivadas de una pésima gestión. Al contrario, lo que la ley contempla es "premiar" a estos dirigentes con cargos a perpetuidad por los servicios prestados, aunque estos hayan sido muy lesivos para el país. Pero esta casta ya se ha guardado muy bien de legislar para cubrirse las espaldas y blindarse de todo y de todos.

Susana Díaz, la esperanza del PSOE, aún no ha demostrado nada de lo que promete en sus discursos. Ya han pasado varios meses desde su "designación" a dedo por Griñán, ahora refrendada en este Congreso de Granada. El PSOE-A ya tiene un líder, el tiempo dirá si es solo humo. Por sus obras los conoceréis y no por sus palabras.

ETA, en el sistema educativo
El 20% de los etarras navarros detenidos desde el 2005 estudió en el instituto Iturrama
Un porcentaje nada desdeñable de los etarras navarros detenidos habían estudiado en este centro educativo.
Libertad Digital  24 Noviembre 2013

Informes de la Guardia Civil sacan a la palestra algo conocido, pero silenciado en la sociedad navarra y vasca; ETA está en la educación. La Benemérita, tras sus últimas investigaciones, ha apuntado que los proetarras tienen el objetivo claro y decidido de controlar el sistema educativo.

El diario El Mundo recoge este domingo un nuevo informe de la Guardia Civil en donde se demuestra, una vez más, esta clara intención por parte del entorno de ETA.

Por un lado, la investigación determina que uno de cada cuatro profesores integrado en el "modelo D" del sistema educativo de la Comunidad Foral, aquel modelo en donde las materias educativas se imparten sólo en Euskera, pertenece directa o indirectamente al mundo de ETA. Por el otro, saca a la luz un caso realmente esclarecedor: sólo en un centro de Pamplona, el instituto Iturrama, han estudiado el 19,5% de los etarras navarros detenidos desde 2005.

Este instituto de educación secundaria, ubicado en un barrio de clase media-alta de Pamplona, tiene un currículum estrechamente vinculado a la esfera proetarra. Además, el instituto Iturrama recoge a gran parte de los estudiantes del colegio público de primaria Ikastola Amaiur, también relacionado con la banda. En la Ikastola Amaiur impartía clases el terrorista Gorka Lorán Lafourcade, que en la Nochebuena del 2003 intentó volar el tren Irún-Madrid en la estación de Chamartín, pero la Policía Nacional consiguió frustrar el atentado a tiempo.

Tres días más tarde, tres profesores más del centro educativo estaban en busca y captura al sospechar la Policía que pertenecían a la célula terrorista de Laforucade. Ante esto, el centro, en vez de condenar y rechazar públicamente a los terroristas, se limitó a denunciar "el acoso moral que parecía el centro".

Reacción similar tuvo el centro de secundaria Iturrama, cuando alumnos de entre 12 y 17 años, el 3 de octubre de 2008, aprovecharon durante el recreo para realizar un homenaje a terroristas de ETA.
El caso de la familia Ulayar

Ante esta oleada de datos provenientes de la Guardia Civil que evidencia la presencia de ETA en el sistema educativo, este sábado, Libertad Digital recogía una entrevista a Salvador Ulayar. Hijo de Jesús Ulayar, exalcalde de Echarri Aranaz asesinado por la banda en 1979, tuvo que soportar que uno de los asesinos de su padre fuera, tras salir de la cárcel, el psicólogo del centro educativo de tres de sus sobrinos.

Tal y como expresó a LD, cuando él, su hermano y el resto de la familia fueron a pedir explicaciones al Gobierno vasco, el propio consejero de educación les dijo que "no podía hacer nada, no había argumento legal para echarlo". Una vez más, inexplicablemente ETA accedía descaradamente a las Instituciones.

Impedir el acceso a terroristas y violadores
Por su parte la presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, abogó este viernes por impulsar cambios legales, tanto a nivel nacional como autonómico, para conseguir bloquear el acceso a la profesión docente a personas condenadas por terrorismo o delitos sexuales.

La formación política de Barcina, Unión del Pueblo Navarro, presentará próximamente en el Congreso de los Diputados iniciativas que remen en este sentido para conseguir evitar que los colegios e institutos navarros y vascos se conviertan en un vivero de terroristas.

España / Ofensiva abertzale
«Apartheid» lingüístico en la escuela navarra
Separan a los niños que estudian en castellano de los que lo hacen en euskera en el comedor, en el autobús y en el recreo
Los profesores inculcan a los menores que unos son españoles y otros no lo son
C. S. Macías. Madrid. La Razón 24 Noviembre 2013

Adoctrinar con el fin de captar nuevos fanáticos de la causa abertzale. Las ikastolas continúan siendo escuelas donde una generación de niños es instruidapara justificar el asesinato, convertir en héroes a los terroristas, apoyar a sus presos y secundar la política del odio. Si durante años se enseñaba a los niños vascos estos postulados, desde hace tiempo también se viene haciendo en Navarra, en concreto en la parte norte de la comunidad foral o zona de la Sakana, donde la izquierda abertzale ha tomado los municipios como su bastión.

Como aparitivo todo niño que va a un colegio público o ikastola de esta zona es instruido en la proclama que siempre ha reinvidicado la banda terrorista de que Navarra forma parte de Heuskal Herria y debe ser anexionada. Una vez que se sabe esto, puede seguir la lección.

La realidad que se vive en las escuelas del norte de la comunidad foral queda patente en centros como el colegio público Mendaldea II, en Berriozar. Cuando la Guardia Civil actuó contra Herrira, el colectivo de apoyo a los presos de ETA, acción que se saldó con la detención de 18 personas, el profesorado del centro no lo dudó y salió con pancartas al porche del recinto escolar para protestar por las detenciones. Con ello escenificaron ante los alumnos su apoyo a los miembros de la izquierda abertzale, a los familiares de los presos de la banda terrorista al entramado de ETA.

Pero no es el único caso en el que se cultiva el odio. Aunque algunos padres de alumnos del centro hayan tratado de impedir que se mezclen las cuestiones políticas con las educativas, no han podido frenar la segregación lingüística de la que es objeto el centro escolar.

Al igual que hace años ocurría en EE UU, donde los negros y blancos no podían mezclarse en un mismo autobús, la escuela pública también divide a sus alumnos entre los que hablan euskera y los que hablan castellano. No se juntan en el comedor, ni tampoco viajan ya en el mismo autocar. Los alumnos que hablan euskera y tienen que subir al colegio son recogidos por el autobús escolar con su correspondiente monitora en euskera, y después éste vuelve a bajar a por los alumnos que hablan castellano con su correspondiente monitora en castellano. Tampoco se mezclan en las aulas, y hacen lo posible por evitar que se junten en el recreo. Tampoco comparten las aulas y el profesorado no puede mezclarse, porque si esto ocurre, «termina habiendo enfrentamientos», destacan los que viven el día a día en esta situación. Lo que para el resto parace surrealista, para los padres y estudiantes es algo de lo más normal.

Alrededor de un 25 por ciento del profesorado que imparte clases en el modelo D (euskera) está vinculado a la izquierda abertzale y se dedica al proselitismo etarra. Algunos han sido o son concejales de la heredera Batasuna otros son simpatizantes de la izquierda abertzale. En concreto, uno de detenidos que protagonizaron la pelea que dinamitó la vuelta del Riau Riau a las fiestas de San Fermín en 2012 es profesor de un colegio de Alsasua. Allí instruye a sus alumnos en la teoría del odio y la anexión, pero al ser funcionario no se puede hacer nada, lamentan.

En otros centros escolares los niños navarros, una vez al año, vuelven a casa con las caras pintadas con la ikurriña que imponen en el centro como bandera de la comunidad foral. Gestos que para algunos ya pasan desapercibidos y forman parte de la rutina del día a día.

El germen del odio se instala en los alumnos hasta el punto de que un alumno de 9 años llamó a su profesora «puta española» por hablarle en castellano. El niño estaba molestando con la pelota a los estudiantes más pequeños del centro y la docente le llamó la atención. Cuando el menor le respondió en euskera, la profesora le solicitó que le hablara en castellano y el insulto fue su respuesta.

Otros niños piensan que los que hablan castellano son españoles y los que hablan euskera no, e incluso creen que son una raza superior. Así se lo han inculcado los profesores del centro a una niña de seis años cuando al encontrarse con su tía al salir de clase y escucharla hablar en castellano le dijo: «Tú eres española, y los primos también, pero yo no, me lo ha dicho la profe».

Hasta la funcionaria del centro escolar de Berriozar advirtió a los inmigrantes latinoamericanos que llegaban a matriculen al colegio que lo hicieran sólo en euksera. Tras recibir dicha recomendación antes de entrar por la puerta del centro los padres decidieron sólo pedir información. En otros casos, como el ocurrido en Olazagutía, dos niñas fueron excluídas de participar en programas de tiempo libre de la Mancomunidad de la Sakana al no estudiar en el modelo D y en los institutos el profesorado insta a sus alumnos a apuntarse a la «korrika» (carrera por el euskera) en la que promueven el euskera e incluso la anexión de Navarra.

Como apuntaba el informe de la Guardia Civil, las ikastolas del norte de Navarra son el caldo de cultivo de una nueva generación instruidas desde la radicalidad.

Una maestra, en el boicot de San Fermín
Otra de las maestras de los niños navarros es una de las concejales de Bildu en el Ayuntamiento de Pamplona. Fue citada por el juzgado de Pamplona para que declarara junto a los otros detenidos por la colocación de la ikurriña que boicoteó el chupinazo de San Fermin.

La concejala dijo que «no conocía lo que iba a ocurrir», pero antes de que se desplegara la ikurriña todos los concejales de Bildu estaban apostados en un lateral del balcón mirando hacia el tejado. El colegio donde ejerce como profesora de niños de primaria envío un comunicado donde se solidarizaban con la docente aludiendo que era todo una trama.

EQUIVALE AL PRESUPUESTO ANUAL DE LA GENERALITAT
La factura del despilfarro: Valencia dilapidó 12.500 millones de euros en grandes fastos
José L. Lobo El Confidencial 24 Noviembre 2013

José Luis Peñas, el exconcejal del PP de Majadahonda (Madrid) que destapó el caso Gürtel con sus conversaciones grabadas a escondidas a Francisco Correa y sus secuaces, encendió por última vez su casete el 12 de diciembre de 2007. Fue en un salón del hotel madrileño Gran Meliá Fénix, donde el cabecilla de la trama tenía alquiladas dos suites. Ese día, recuerda ahora Peñas, "recogí la frase en la que decía que había llevado mil 'kilos' a Bárcenas de comisiones en el Ministerio de Fomento y sus alardeos por el negocio que iba a hacer con Paco Camps con motivo de la Fórmula 1 en Valencia".

El exconcejal ha escrito el prólogo de Tierra de saqueo, un exhaustivo trabajo de investigación y documentación en el que el periodista Sergi Castillo destripa los casos de corrupción que salpican a todas las instituciones de la Comunidad Valenciana controladas por el PP, y en los que ya hay más de un centenar de imputados y condenados, desde expresidentes y exvicepresidentes de la Generalitat a alcaldes y concejales, pasando por parlamentarios autonómicos, diputados provinciales, altos cargos y funcionarios.

El Gran Premio de Fórmula 1 de la Comunidad Valenciana del que alardeaba Correa fue sólo uno más en la larga lista de grandes eventos que Eduardo Zaplana, primero, y sobre todo Camps, promovieron como tributo a su desmedido ego. "Jugaron con el dinero de todos a ser los faraones de los nuevos tiempos", afirma Castillo, que añade: "Al deseo de perpetuarse y ser recordados se suma el de ser admirados y reconocidos. El discurso es digno de psicoanálisis, pero lo esencial era tener el edificio, el acontecimiento o el acto más grande. Sin más. El tamaño no es que fuera lo más importante; era lo único importante".

Estética y hedonismo
El catedrático de la Universidad Jaume I de Castellón José Antonio Piqueras bucea incluso en las raíces antropológicas de la megalomanía de los gobernantes valencianos, al frente de una sociedad que goza con las fallas, la pólvora, la música... "Aquí ha habido una predisposición a la estética y el hedonismo efímeros. Tenemos monumentos que arden, cabalgatas que se consumen y gaiatas que son para el desfile. En el mismo acto que se realizan se consume la alegría y ya está". Y, como recuerda, Castillo, "las hemerotecas están llenas de frases de Camps asociando un supuesto liderazgo de la Comunidad Valenciana a su política de grandes eventos".

'El negocio generado con dinero público por los grandes casos de corrupción y eventos de la Comunidad Valenciana asciende a 12.500 millones de euros', afirma Sergi CastilloEl autor de Tierra de saqueo sostiene que "la suma del negocio generado con dinero público por los grandes casos de corrupción y los grandes eventos de la Comunidad Valenciana asciende a 12.500 millones de euros". Y advierte que "la magnitud de esta cifra es mayor si se compara, por ejemplo, con todo el presupuesto de la Generalitat para 2013", que asciende a 13.940 millones de euros.

Castillo, no obstante, reconoce que "obtener un dato fehaciente sobre la factura de la corrupción es una tarea prácticamente imposible por estar en marcha en los juzgados la mayoría de las investigaciones, algunas bajo secreto de sumario, y variar constantemente las cifras y su alcance en función de las fuentes. Lo mismo ocurre con los proyectos y eventos, rodeados de secreto y confidencialidad, de los que no existen apenas estudios fiables sobre su rentabilidad".

El coste de la corrupción
El único trabajo científico sobre el impacto económico de la corrupción en la Comunidad Valenciana lo ha elaborado Julián López Milla, profesor titular en el Departamento de Análisis Económico Aplicado de la Universidad de Alicante hasta que en 2011 fue elegido parlamentario autonómico por el PSOE. Su informe cifra en 1.184 millones de euros, sólo en los tres últimos años, el "coste de imagen que supone la corrupción" en la región. Para llegar a esa conclusión, López ha aplicado la metodología usada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para el cálculo de la huella de la corrupción en el crecimiento económico de los países, además de los indicadores de Transparencia Internacional sobre comunidades autónomas.

Juzgado del Caso Gürtel (EFE)Juzgado del Caso Gürtel (EFE)Según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), el coste de los grandes eventos y proyectos en la comunidad durante los mandatos de Zaplana y Camps se eleva a 5.225 millones de euros. Con ese dinero se han financiado la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, la Ciudad de la Luz de Alicante, la Copa del América, el Gran Premio de Fórmula 1, Terra Mítica, en Benidorm, o el aeropuerto 'fantasma' de Castellón, entre otros muchos. Y a esa lista hay que añadir los sobrecostes generados por los casos de corrupción más sonados del último lustro. Castillo los despieza en su libro:

Caso Gürtel. Las 14 empresas investigadas por la supuesta financiación del PP valenciano y las compañías que figuran en los papeles de Bárcenas recibieron 4.894 millones de euros en adjudicaciones públicas de la Generalitat. Siete empresas están siendo investigadas actualmente en el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad y ocho en la Audiencia Nacional. Las empresas de la trama Gúrtel gestionaron 120 millones de euros en toda España.

Radio Televisión Valenciana (RTVV). La deuda acumulada por el ente público asciende a 1.309 millones de euros. Tras esa cifra se esconden numerosas irregularidades y casos de corrupción, como la visita del Papa Juan Pablo II, una pieza separada del caso Gürtel.

Según el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas, el coste de los grandes eventos y proyectos durante los mandatos de Zaplana y Camps se eleva a 5.225 millones de eurosCaso Brugal. Las cinco piezas principales del caso suponen un negocio de 813,3 millones de euros. De ellos, 250 millones corresponden al Plan Zonal de Residuos, 190 al contrato de recogida de basuras de Orihuela (Alicante), 250 al llamado 'plan Rabassa' -un proyecto urbanístico en la capital alicantina-, 120 millones al Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la misma ciudad y 3,3 millones al conocido como caso Aguas de Calpe.

Caso Emarsa. Según el juez, el saqueo de Emarsa, una empresa pública creada por el Ayuntamiento de Valencia, asciende a 25 millones de euros, aunque el PSOE valenciano eleva la cifra a 40 millones. En total, la Generalitat aportó 100 millones a la depuradora de Pinedo (Valencia). A esta cantidad hay que sumar otros 100 millones de euros de las obras adjudicadas a dedo por la entidad de saneamiento. En total, 200 millones.

Caso Cooperación. Las adjudicaciones realizadas a empresas vinculadas al empresario Augusto César Tauroni, ahora en prisión, desde la Consellería de Solidaridad y Ciudadanía que encabezaba el exdiputado del PP Rafael Blasco, ya imputado, ascienden a 40 millones de euros. Los jueces investigan el supuesto desvío de seis millones de euros de los fondos que la Generalitat destinaba a ayudas a países del Tercer Mundo y que nunca llegaron a su destino.

Caso Taroncher. Las adjudicaciones sospechosas a la empresa Construcciones Taroncher, propiedad de un íntimo amigo del conseller de Gobernación y Justicia de la Generalitat, Serafín Castellano, ascienden a siete millones de euros.

Caso Nóos. Los contratos del Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin con la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia para organizar las tres ediciones del Valencia Summit, un foro sobre turismo y deporte, y desarrollar el proyecto de los I Juegos Europeos, nunca celebrados, se dispararon hasta los 4,5 millones de euros.

Caso Fabra. Según la Agencia Tributaria, 4,7 millones de euros es la cantidad de origen desconocido en las cuentas bancarias de Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón y principal impulsor del aeropuerto sin aviones de la provincia.

La austeridad del Ejecutivo de Artur Mas
Decenas de cargos de la Generalidad superan los 100.000 euros al año
Directores generales, asesores y secretarios acumulan dietas y superan los 100.000 euros. Sus sueldos no se recortan pese a la "austeridad oficial".
Pablo Planas | Barcelona Libertad Digital 24 Noviembre 2013

En plena fase de recortes en los servicios sociales, acumulando impagos a los farmacéuticos, con el patrimonio público en venta y rescatada por el Estado, la Generalidad de Cataluña es una empresa que paga muy bien a sus directivos, incluso mejor que a los consejeros del gobierno y al propio Mas. El "dream team" de la función pública catalana acumula sueldos por encima de los cien mil euros (el director de TV3 es el funcionario catalán mejor pagado, por encima de los 150.000 euros anuales) y dietas y complementos que en algunos casos llegan a los 25.000 euros al año por asistir a reuniones de las decenas de organismos, entes y empresas de la administración autonómica.

Mientras las empresas privadas reducen salarios para ganar competitividad, la Generalidad ficha altos cargos y asesores por cantidades equiparables a las de las grandes compañías antes de la crisis. Sin embargo, presume de austeridad y contención e incluso exhibe estos sueldos en una web dedicada a loar su transparencia. El cargo público mejor pagado de Cataluña, por ejemplo, disfruta de un salario bruto anual de 164.965 euros. Se trata de Eugeni Sallent, director de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales, (CCMA), que incluye TV3 y Catalunya Ràdio.
El "dream team" de la Generalidad

La élite de altos cargos nacionalistas está compuesta por 22 personas, un "club" de cienmil euristas cuyo cometido en los últimos meses ha sido el de promover y ejecutar recortes en ámbitos como la sanidad o las infraestructuras. Tres son las áreas mejor pagadas de la función pública autonómica: medios de comunicación, hospitales y organismos dependientes del departamento de Territorio y Sostenibilidad.

Tras Sallent (informático de formación, procedente del grupo Godó y que comenzó su brillante carrera en la administración autonómica como gerente de la radio pública a mediados de los noventa), el segundo alto cargo mejor pagado es Joan Lluís Quer, presidente del organismo Infraestructuras de la Generalitat, cuyo sueldo bruto, sin contar dietas es de 150.550 euros. Le siguen Joan Antoni Gallego, director general de la Corporación Sanitaria Parc Taulí de Sabadell, que cobra 144.187 euros; Josep Antoni Rosell, director general de Infraestructuras de la Generalitat, con 139.913 euros; Pere Calvet, director general de Ferrocarriles de la Generalitat, 130.913 euros; Brauli Duart, presidente de la CCMA, 129.679 euros; Josep Anton Grau, director general del Consorcio del Transporte Metropolitano, 127.807 euros; Josep Maria Piqué, director general del Hospital Clínico, 127.352 euros; Joan Bellavista, gerente del Consorcio del Puerto de Mataró, 125.859 euros; Olga Pané Mena, gerente del Consorcio del Hospital del Mar de Barcelona, 125.821 euros; Pilar Matesanz, directora de contratación de infraestructuras, 123.088 euros; Jordi Joan Rosell, director de "producción de infraestructuras", 123.088 euros; Enric Ticó, presidente de Ferrocarriles de la Generalitat, 121.854 euros; Joaquim Esperalba, gerente del Consorcio Sanitario del Maresme, 116.142 euros; Pere Vallribera, director gerente del Consorcio Sanitario de Tarrasa, 112.585 euros; Jaume Miranda, director del Instituto Cartográfico de Cataluña, 109.529 euros, Antoni Anglada, gerente del Consorcio Hospitalario de Vic, 109.504 euros; Miquel Arrufat, gerente del Consorcio Sanitario Integral, 109.451euros; Fèlix Riera Prado, director de Catalunya Ràdio, 106.557 euros; Ramon Mateu, director de estrategia comercial de la CCMA, 106.557 euros; Damià Calvet, director del Instituto Catalán del Suelo, 105.906 euros; Jordi Agustí Vergès, director de la Agencia Catalana del Agua, 105.613.

Estos 22 altos cargos cobran más que los consejeros de la Generalidad, cuyo sueldo bruto anual es de 103.176 euros y muchos de ellos más incluso que el presidente de la Generalidad, Artur Mas, cuyos emolumentos ascienden a 136.800 euros. Es el caso de los cuatro altos mejor pagados, Sallent, Quer, Gallego y Rosell. Se da el caso también de que algunos directores generales o incluso gerentes cobran más que los presidentes de los organismos en cuestión. En TV3, por ejemplo, gana más el antecitado Sallent que el presidente del Consorcio, Brauli Duart. Es también el caso de Ferrocarriles de la Generalitat, entidad en la que Pere Calvet, director general, con 130.913 euros (el quinto del top 22) supera en sueldo a su presidente, Enric Ticó, con 121.854 euros (número trece en el listado).

Otro tanto ocurre en Catalunya Ràdio, en el que el salario del director está muy por debajo del de Mònica Terribas, la presentadora del matinal, cuyo fichaje supone el desembolso de 240.000 euros al año, cantidad que podría verse incrementada hasta los cuatrocientos mil en el caso de que consiguiera acceder al liderazgo en su franja. Antes de pasar por el diario nacionalista Ara (donde cobraba 200.000 euros anuales como consejera delegada), Terribas fue directora general de TV3. Cuando fue sustituida por Sallent se ponderó el ahorro que el cambio suponía. A diferencia de Terribas, el sueldo de Sallent y el del resto de los altos cargos y consejeros es público gracias a la propia Generalidad, que esta semana había presentado a bombo y platillo un "código ético" para sus directivos adjunto a una web puesta en marcha el pasado 29 de julio.

Pese a que la Generalidad presume de transparencia, ética e incluso de contención salarial, sus altos cargos no están obligados a dar cuenta de sus retribuciones. Destaca el caso de la directora comercial de la Corporación Catalana de Medio Audiovisuales, Neus Comellas. "No autoriza su publicación", es lo que consta en el casillero del salario. El "dream team" de la Generalidad, que incluye consejeros, secretarios generales, directores generales, asesores de libre designación, gerentes, etcétera, no sólo vive de un sueldo.
Las numerosas dietas

La partida para dietas por asistencia a las reuniones de los múltiples consorcios, entes y empresas de la Generalidad es de setecientos mil euros anuales, con los que complementan sus salarios, por ejemplo, consejeros como el de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, que se embolsa 11.857 euros al año por acudir a los consejos de la entidad que gestiona el agua, el transporte o el suelo público. Felip Puig, consejero del departamento de Empresa y Ocupación de la Generalidad alcanza los 11.477 euros por dietas. La vicepresidenta del Gobierno, cuyo sueldo es igual que el de los consejeros, 103.176, también disfruta de esos complementos, con un montante de 6.306 euros anuales.

Asignado al departamento de Joana Ortega está, por ejemplo, Carles Viver Pi-Suñer, director del Instituto de Estudios Autonómicos y cuyo sueldo es de 102.907 euros. En su rango salarial también hay un nutrido grupo de altos cargos. En Presidencia, el secretario del Gobierno, Jordi Baiget Cantons; la directora del gabinete jurídico, Margarida Gil Doménech; el director del programa para crear la Agencia Tributaria Catalana, Juan Iglesias Capella (ex inspector de Hacienda) o Jordi Vilajoana Rovira, secretario general de Presidencia y negociador con Madrid.

A la consejería de Economía está asignado otro de los encargados de crear la Hacienda del Estado propio catalán, Jordi Boixareu Cortina, cuyo cargo es: "director del programa para la aplicación y desarrollo de los tributos de Cataluña". Cobra 98.780 euros al año. El departamento de Andreu Mas-Colell es uno de los que más fichajes ha realizado en 2013, pese a los recortes, las deudas y la dependencia financiera del Fondo estatal de Liquidez Autonómica. Al director del programa tributario se deben añadir los nombres de Elsa Artadi como directora general deTributos y Juegos, con un salario de 76.270 euros, o Lluís Mosella Ximénez, asesor personal del consejero con un sueldo de 62.988 euros.

Entre lo cargos más expuestos mediáticamente figura el de director general de los Mossos d'Esquadra. El puesto lo ocupa Manel Prat i Peláez, con un sueldo de 79.651 euros. Es este escalafón de director general uno de los más beneficiados por las dietas. Por ejemplo, el mismo Prat i Peláez que ha tenido que comparecer en el parlamento autonómico para explicar la muerte de un detenido, el denominado "caso Benítez" por el que están imputados nueve agentes, es miembro del consejo de administración de Ferrocarriles de la Generalitat, que tiene previstas cinco reuniones para este año a razón de 386,75 euros por cita.

El director general más beneficiado en este reparto es Ricard Font i Hereu, secretario de Infraestructuras, que acumula trece de estas dietas, algunas del orden de los 627 euros por encuentro, como es el caso del consejo de administración del ente Infraestructuras de la Generalitat. La suma permite a estos funcionarios llegar a la condición de cienmil euristas que ostentan sus inmediatos superiores.


Recortes de Prensa   Página Inicial