AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 27 Noviembre 2013

El reparto de la tarta judicial
Luis de Velasco www.republica.com 27 Noviembre 2013

El 25 de enero de 2012 comparecía ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados el ministro de Justicia Sr. Ruiz-Gallardón para informar sobre las líneas generales de la política de su departamento (Diario de Sesiones num.25 año 2012 X Legislatura). Vale la pena reproducir algunas de sus afirmaciones.”No podemos seguir con la imagen de politización de la justicia en España… la división de poderes que consagra nuestra Constitución está, a efectos del ciudadano, absolutamente vulnerada como consecuencia de la extensión de la lucha partidista a la configuración de los órganos de gobierno de uno de los poderes del Estado… no es eso lo que nos manda nuestra Constitución y es un error que estamos obligados a corregir y tenemos que empezar… para acabar con esa politización… con la modificación del sistema de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial”. Claro y contundente el Sr. ministro de Justicia en su primera declaración como tal. En resumen, hay una ocupación partidista del Consejo, algo contrario a nuestra Constitución y a la división de poderes que la misma consagra como elemento clave en una democracia.

Con el reparto, ignominioso reparto otra vez por parte de algunos partidos políticos con el de Gobierno y el PSOE a la cabeza, se vulnera todo eso y la división de poderes y, por ende, la misma democracia. PP, PSOE, CiU, PNV así como IU (que se enganchó al pacto a última hora tras haber abominado del mismo hasta que le ofrecieron unas migajas) no tienen vergüenza y muestran claramente lo que son. Algo anecdótico y revelador es que aparecen en las vocalías varios maridos de, mujeres de, parientes de, amigos de, eso sí de “reconocida valía y experiencia”. Política de mesa camilla. Pero parece que esta vez la repercusión de esta maniobra en la opinión pública está siendo mayor a pesar de la labor obstruccionista y desinformadora de los muchos medios que los escoltan y sirven.

UPyD ha sido el único partido que ha manifestado en sede parlamentaria y fuera de ella su rotunda oposición a este pacto. Hay voces que indican que esto es así porque no se les ha ofrecido participar. Saben que eso es mentira porque ese partido ha demostrado ya con hechos que en ningún caso participa en ese tipo de componendas antidemocráticas.

La jugada parece clara. Se trata de asegurar, vía Consejo, nombramientos receptivos en las más altas instancias judiciales en las que se juzga a los aforados y de ahí el rechazo también a la desaparición de esa figura ya inexistente, salvo mínimas excepciones, en los países normales. Iniciativas recientes de UPyD en el Congreso y en la Asamblea de la Comunidad de Madrid para eliminar el aforamiento fueron rechazadas por el resto de partidos. En último término, si hay alguna sorpresa desagradable en esos juicios, siempre queda el indulto, prerrogativa del Gobierno que no tiene que ofrecer justificación alguna por sus decisiones. Hoy por tí, mañana por mí. De este modo ese círculo virtuoso que asegura la impunidad, sobre todo aunque no únicamente en casos de corrupción (hay abundantes y recientes ejemplos y más habrá), se cierra. Círculo virtuoso para políticos que deshonran la política, círculo vicioso para políticos que honran la política y para los ciudadanos que asisten ya no asombrados sino descorazonados y hastiados al reparto de la tarta judicial.

PORQUE CATALUÑA ES ESPAÑA
Por qué Cataluña sólo tiene una identidad (y defenderla mal es necio)
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 27 Noviembre 2013

Cataluña no es España porque le interese el negocio, ni porque lo diga una Constitución, ni por suma de votos: simplemente, es su esencia y su vida. Cambiarla será matarla.

Artur Mas se ha metido en el otoño de 2013, tras su carta de julio a los Reyes Magos, dando un paso más en su plan de secesión. A la manipulación ya rutinaria de la historia de 1714 en la ´diada´ del 11 de septiembre y a su gira de viajes mundiales proclamando sus planes se sumó un simposio propagandístico "España contra Cataluña". Y es que para el nacionalismo catalán el objetivo es claro: convencer a los catalanes, al resto de españoles y al resto del mundo de que Cataluña es como ellos dicen y de que sus raíces se hunden en un pasado que es como ellos lo cuentan. Gracias al control totalitario de la cultura y la educación lo han conseguido en su región y gracias a la ayuda de la izquierda y a la fláccida indolencia del centro lo han conseguido en las demás.

Hay quien defiende la identidad española de Cataluña con argumentos de simple interés. Parece hasta gracioso, ir a contar a unos que creen ser un pueblo diferente con una voluntad ´oprimida´, de que "siguiendo en España vivirán mejor". Aunque la independencia supusiese un desastre económico, menos PIB, peores condiciones de vida, menos renta. ¿Y qué? El nacionalista se distingue porque está dispuesto a sacrificar el interés individual por el bien de su nación. Los argumentos de interés económico dicen mucho del avance de la visión del mundo liberal-capitalista y social-progre en España, pero no sirven contra el nacionalismo, si es sincero. Y son un arma peligrosa: ¿el día que se demostrase que viviendo en un Estado independiente vivirían mejor, cosa que ellos ya creen, entonces sí sería aceptable la ´decisión´?

Otros defienden la hispanidad de Cataluña con argumentos de mero Derecho positivo. Poca cosa, aunque a los políticos profesionales les parezca un mundo. Si Cataluña es España porque lo dice una Ley, de cualquier rango, basta cambiar la Ley (o la Constitución) para que deje de haber argumento. A esto se responde a veces diciendo que ´el Gobierno, las Cortes y los Tribunales nunca consentirán la secesión´. ¿Por qué? Si inventaron la palabra ´nacionalidad´, si se arrastraron ante inexistentes derechos históricos, si tragaron el Estatuto, si negociaron en Argel unos y en Zurich otros, ¿por qué no van a modificar ´el marco constitucional´ en esto? ¿Y qué políticos y qué tribunales van a defender la unidad nacional, los mismos que han dejado salir a la calle a la asesina Inés del Río, la primera de muchos?

Aún otros aducen la voluntad mayoritaria de los catalanes para defender que Cataluña siga siendo España. ¿Cataluña es España porque los catalanes quieren? La verdad es que no; es bueno que los catalanes de hoy quieran, pero no han sido educados para ello. La voluntad democrática será políticamente tan importante como se quiera. Pero no hay un derecho a la secesión, pues aunque todos los españoles lo digan seguirá sin ser verdad la identidad inventada por el nacionalismo. Independientemente de mayorías y de votos, Cataluña es España.

Cataluña es España al margen de cualquier interés material, independientemente de la voluntad de políticos y de masas y por encima de cualquier ley. Por eso la verdadera batalla de ideas se da en los argumentos ´objetivos´ del nacionalismo, que no son tales: raza, lengua y sobre todo historia. No hay equidistancia, y Mas lo sabe bien. Antes de existir la palabra ´catalán´ ya existía una comunidad histórica española. España es antes que cualquiera de sus partes. Por eso, con o sin crisis y corrupción, estamos ante una gran crisis nacional de la que no saldremos sin dolores y cambios.

Fomentar el odio
José Carlos Rodríguez www.gaceta.es 27 Noviembre 2013

¿Qué haría el nacionalismo sin la sinécdoque, sin identificar el todo con la parte?

El Gobierno catalán tiene un Consejo Audiovisual que es un panóptico del antinacionalismo. Tras escudriñar los medios críticos, llegan a la conclusión de que éstos han cometido “infracciones muy graves”, como es la de “fomentar el odio y desprecio” hacia Cataluña. No es verdad, claro. ¿Qué haría el nacionalismo sin la sinécdoque, sin identificar el todo con la parte? Es una pretensión totalizante, si se quiere evitar otra expresión. Lo otro, el otro, no existe. O no debería existir.

Más. El CAC acusa a estos medios de “relacionar la sociedad, las instituciones y los procesos políticos de Cataluña o del Estado, incluidas las personas que forman parte, con movimientos, regímenes o actitudes totalitarias que se banalizan”. Es decir, que el CAC está muy preocupado con que los medios banalicen las actitudes totalitarias. ¡Pero si les conceden el máximo honor de asociarlas nada menos que con el prístino e inmarcesible nacionalismo catalán! Por otro lado, considerar nacional socialismo al nacionalismo socialista puede considerarse un error perdonable, que para esto no conceden ni un milímetro a la metonimia. Se ve que la sinécdoque es nacionalista, y la metonimia forma parte de la “caverna mediática”. Aunque mis profesores nunca me advirtieron de ello. Es, dicen, una infracción gravísima, un pecado de lesa patria jugar con la idea de que, también en Cataluña, ¿por qué no?, dos más dos suman cuatro.

Lo cual nos lleva al tema principal, que es el odio. Las opiniones no nacionalistas, erradas según ellos, podrían moverles a la risa, como cuando un niño interpreta el mundo con su escueto acervo de ideas. O a la compasión ante las ideas de un loco o un ignorante. Pero, por algún motivo, los nacionalistas no tienen sitio para la compasión. Tampoco para la risa. No tienen payasos. No quieran jugar con ventaja mentando a Tardá; hablo de la voluntad de hacer reír. Boadella no tiene cabida en su Cataluña.

No. Es el odio. Son los términos que manejan, y son los que achacan a otros medios. Alguien personal o políticamente equilibrado podría pensar que las opiniones contrarias a uno están motivadas por una interpretación distinta de lo que debe ser, del bien. Los nacionalistas (no son los únicos), ven detrás del disidente una cepa de odio; la paja y la viga.

Todo ello es fruto de una cadena de errores. Tener opiniones contrarias al nacionalismo no fomenta el odio hacia él, necesariamente. Además, todos tenemos el derecho a odiar cuanto nos plazca, allá cada uno con su bilis. El derecho a odiar debería ser reconocido universalmente; es injusto considerarlo exclusivo de la idiosincrasia del nacionalismo catalán. La preocupación del CAC por la paz de nuestra alma es excesiva; se sale de lo que razonablemente puede caer en la responsabilidad de una administración pública. Pero de nuevo emerge la voluntad totalizadora.

Fomentamos el odio, pero el suyo, no el de terceros, por el grave pecado de no pensar igual.

Unión de Ciudadanos por el Progreso y la Democracia
Pedro de Hoyos Periodista Digital 27 Noviembre 2013

La dejación de los partidos tradicionales ha sido tanta que necesariamente tenían que surgir nuevas alternativas ideológicas; su conformismo, su inacción, su dejación de los deberes más elementales ha llevado a una queja constante de los votantes que necesitan encontrar nuevas vías de expresar su malestar y su descontento; no sólo en la calle se debe notar la democracia, sino sobre todo en su sancta sanctorum: las urnas.

En primer lugar, ante las más elementales leyes éticas los grandes partidos han abandonado el cumplimiento de las normas y se han abonado con desvergüenza a acuerdos pasteleros para ocultar sus imperfecciones, sus limitaciones y sus trapicheos vulgares. Quienes más interés debían tener en mantener las estructuras de legalidad y legitimidad se han decidido a burlarlas sin ponerse colorados. Ante tantos años de tanta bufonada continuada los ciudadanos buscan apartar de la política a los grandes bufones (la redundancia es buscada, perdón), sin que los grandes traficantes de influencias, los grandes escamoteadores de dinero, los grandes magos de la legalidad acaben castigados por las leyes de la democracia. Quizá, que los jueces que han de juzgarles sean elegidos por ellos mismos, como estamos presenciando estos días, sea causa de tamaña injusticia. Qué sinvergonzonería. Eso sí, luego en el Parlamento, ante las cámaras, los focos y los micrófonos de los telediarios, representan la comedia bufa del enfrentamiento. Despreciables.

En segundo lugar, ante las agresivas campañas de intolerancia y de racismo cultural de los nacionalistas, los grandes partidos han adoptado la postura del avestruz cuando no la de colaboración. Rajoy y su dontancredismo son un clarísimo ejemplo; la situación de desinterés por España y la Constitución del PSC , brazo catalán del PSOE, lo manifiesta netamente. Como es evidente esta situación de favorecimiento del nacionalismo y sus tesis sólo ha servido para perjudicarles y las encuestas así lo manifiestan. Allá ellos.

En lucha con todo esto surgen nuevos partidos desde derecha e izquierda o desde posiciones que a veces se quieren situar por encima de esta dinámica de derecha e izquierda. Ciudadanos y UPyD son dos claros ejemplos coincidentes en muchos de los aspectos que acabo de nombrar y en el público, los votantes, al que se dirigen. La pregunta que la calle se hace es por qué dos fuerzas de características tan similares, que tienen intereses tan comunes, que se enfrentan a los mismos retos no se unen, por qué se aprestan a ser rivales y dividir el voto cuando en la unión de los ciudadanos se avanzaría más rápidamente hacia el progreso y la democracia.

No pueden estos partidos a aparecer ante la opinión pública con la pésima característica propia de los partidos a los que pretenden sustituir: dar una cara en Cataluña y otra en el resto de España, ofrecer un programa en Barcelona y otro en Madrid, mostrarnos un líder en un sitio y otro en otro, enfrentarse en vez de colaborar. Sin duda su crecimiento llamativo y sorprendente pero no exagerado sería mucho mayor, a la velocidad que requieren los actuales retos, si colaborasen en vez de estorbarse, si pensasen en los retos y en la responsabilidad del momento. Prefiero ignorar las causas, las razones de este distanciamiento, pero la imagen que están proyectando empieza a asemejarse a la que quieren combatir. Desolación sería la palabra si por los motivos que sean no logran servir de palanca que cambie la actual inercia de un país a la deriva. Un puñado de votos, tal vez reflejados en unos pocos diputados, puede marcar la distancia entre mantener el actual caos que nos desborda y reformarla, reconducirla y empezar a sanar de esta maldita enfermedad que nos corroe las entrañas de la democracia y de España. Al loro, señores responsables.

La culpa es de ellos
Enrique Arias Vega Periodista Digital 27 Noviembre 2013

Todos los ciudadanos de este país tienen alguna idea (o varias) de cómo regenerar la vida política española. Los únicos que parecen no tener ninguna son los políticos.

Ahí radica precisamente el problema. En ellos.

O sea, que si logramos reconvertir a nuestros políticos modificando su comportamiento, cambiando su modo de organizarse (o sea, los partidos políticos), exigiéndoles ser más competentes, atribuyéndoles responsabilidades (incluso penales) y obligándoles a responder directamente ante sus electores (y no ante los partidos que los manejan) habremos regenerado nuestra democracia antes siquiera de habernos dado cuenta.

Lo primero, que los políticos sean competentes. ¿De qué, por consiguiente, esa interminable serie de asesores que no son más que enchufados a costa del erario público? Si algún político necesita asesorarse (como nos ocurre a cualquiera), tiene para ello cantidad de funcionarios públicos, se supone que bien preparados y que han superado oposiciones específicas para el cometido que se les ha asignado.

En segundo lugar: ¿quiénes deben ser políticos? Muy sencillo: los que el pueblo quiera y no los que designen unos partidos condicionados por intereses endogámicos. Hay muchos sistemas para ello: desde listas abiertas hasta bajar el umbral electoral, pasando por la circunscripción uninominal, en la que un solo candidato por partido pelee en cada distrito por ganar el voto de los electores.

Finalmente, hay que concluir con la impunidad clasista de los políticos de oficio, que entran en esa profesión en la adolescencia (en vez de continuar sus estudios) y la prolongan de por vida, jubilándose en consejos consultivos, empresas públicas y otros inútiles asesoramientos de los que no tienen ni idea (en confesión propia de ex consejeros de cajas de ahorros ante las comisiones correspondientes).

Así se acabaría con el ruinoso abultamiento de lo público, la opacidad administrativa (como la de afirmar en sede parlamentaria que los contratos públicos son confidenciales, vaya por Dios) y la irresponsable ignorancia de unos políticos asilvestrados e imbéciles.

Como ven, se trata de unas ideas mínimas para aplicar el sentido común en vez de la conveniencia partidista. Pero, claro, como la reforma está en manos de los mismos que se verían perjudicados por ella, ya me dirán cómo podemos meterla mano.

La Escocia que promete Salmond es mejor que la Cataluña de Mas
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 27 Noviembre 2013

Qué maravilla será la Escocia independiente de Ikea. Mejor que la Cataluña de Mas (o menos). Si no fuese por la lluvia, el viento, el frío y los nacionalistas, casi me darían ganas de ir a vivir allí. (@pfbarbadillo)

El ministro principal de la autonomía escocesa Alex Salmond ha presentado en Glasgow su libro blanco en el que expone las inmensas ventajas que tendrán los escoceses en una Escocia independiente. No ha habido nunca una carta a los Reyes Magos tan larga: 670 folios.

Pero este blog se ha hecho con los planes que Salmond presentará a los escoceses un poco antes del referéndum de 2014 para convencerles de que voten sí.

El primer paso es obtener ingresos:

-Impuestos a las empresas y los ciudadanos ingleses establecidos en Escocia.
-Una indemnización multimillonaria por los 300 años de ocupación colonial abonada por Londres sin rechistar, so pena de ser denunciados ante la Corte Internacional de Justicia.
-Tasas de 50 € diarios a cada turista que acuda a la verde y salvaje Escocia.

Y con este río de oro cada escocés tendrá:

-La libra esterlina y un fajo de ellas en su bolsillo o bolso.
-Su taza para el té de la reina Isabel II.
-Gasolina gratis extraída del mar del Norte.

-Una botella de whisky de malta al mes (hay que luchar contra el alcoholismo).
-Un haggis con kilt cada semana (sustituto del afamado jamón con chorreras español).

-Un castillo en el campo (hay campo de sobra en Escocia).
-Una estatura para los hombres de 1,85 mínimo y un peso para las mujeres no superior a 50 kilos.

-Una foto dedicada de Sean Connery.
-Un título universitario para el caso de que decida emigrar.

Ahora esperamos que Artur Mas haga una oferta de paraíso superior para los catalanes... con nuestro dinero.

(En la foto, una de las nuevas industrias que se asentarán en la Escocia independiente para atraer inversiones y turistas.)

CODA: Cataluña no es Escocia, artículo mío que fue muy difundido y comentado en internet. En primer lugar, Escocia fue reino independiente durante siglo y una dinastía escocesa gobernó Inglaterra durante el siglo XVII, cuando Cataluña no era más que una parte de la Corona de Aragón. Y Escocia padeció en el siglo XVIII guerras de exterminio que se desconocieron en Cataluña, salvo en la invasión francesa.

El totalitarismo del CAC
EDITORIAL Libertad Digital 27 Noviembre 2013

¿Es lógico que en un país libre haya organismos públicos que, con dinero del contribuyente, además de fomentar el odio y el desprecio a una serie de periodistas por razón de sus opiniones, puedan también amenazarlos con sanciones penales y administrativas?

Valga esta pregunta retórica como arranque de este editorial dedicado al bochornoso informe con el que el Consejo Audiovisual del Cataluña no sólo denigra y calumnia a una serie de periodistas –entre los que figura de forma destacadísima y obsesiva Federico Jiménez Losantos–, sino que trata también de amordazarlos con la amenaza de sanciones penales y administrativas.

Tanto pone de manifiesto el CAC su inequívoca vocación censora y totalitaria que acusa a estos periodistas de hacer lo que precisamente perpetra su informe, a saber, fomentar el odio por razón de opinión y violar el apartado 1º del artículo de la Ley General de Comunicación Audiovisual. El CAC interpreta tan errada como deliberadamente las más que justificadas críticas de estos periodistas al nacionalismo o a la Administración regional catalana como si fueran un ataque indiscriminado hacia Cataluña y hacia todos los catalanes. Y lo hace hasta el delirante extremo de incluir en su liberticida denuncia a una diputada autonómica catalana (Inés Arrimadas) y a un periodista catalán (Xavier Horcajo).

Ni que decir tiene que el informe del CAC nada dice de quienes en Cataluña y en sus medios de comunicación públicos muestran desprecio hacia los catalanes que son y se sienten españoles, ni de quienes muestran su odio a España. Estos comisarios políticos simplemente están a su servicio, con la condescendencia, dicho sea de paso, del Gobierno central.

Al margen de que el CAC carece de jurisdicción, tanto penal como administrativa, sobre lo que se emite desde Madrid, y de que esRadio no tiene emisora en Cataluña desde que se lo impidió la Generalidad, queda nuevamente de manifiesto la especial inquina que los nacionalistas sienten hacia Jiménez Losantos, víctima del terrorismo nacionalista catalán a la que el CAC se la tiene jurada desde que echó a andar.

Zapatero, tonto por tres veces
Graciano Palomo Periodista Digital

El consejero que le aconsejó escribir un libro para contar mentiras debía tener intenciones ocultas como en su día hacían José Miguel Contreras, Miguel Barroso, Félix Monteira, Jaume Roures, Luis Fernández y toda esa patulea multimillonaria que lo es gracias al “rojo” Zapatero.

El muy estulto, no contento con haber arruinado por completo a España, viene ahora a tratar de explicarnos cómo resistió el empuje de Merkel y el presidente del BCE para que la soberanía del país quedara a salvo. ¡Pobre diablo!

Se puede ser bobo pero no parecerlo. Este lo es y encima lo parece. ¡Ya lo dijo Sarkozy!

Se olvida de algo elemental: la crisis no la creó él, desde luego, aunque coadyuvó, pero la agravó innecesaria y dolorosamente dada su manifiesta incompetencia como ha dejado patente su ex ministro Pedro Solbes e incluso con una pizca de mala intención.

Zapatero jamás hubiera tenido que alcanzar la presidencia del gobierno. ¡Jamás! Ahora mismo todos los socialistas con dos dedos de frente, que son muchos, saben y reconocen que fue error haber aupado a este individuo inconsistente, vacuo, ágrafo pero engreído como todos los acomplejados.

Dicen que toda su vida hasta llegar a jefe del Ejecutivo fue jugar al mus con un tal Julián Lacalle, un individuo navarro de igual catadura intelectual, con ancestros familiares cercanos a los ultrafranquistas. Me han dicho que ahora abreva un buen sueldo escandaloso en La Caixa.... naturalmente, gracias a las peticiones de Zapatero... No se habla de otra cosa en la profesión periodística. Pues con semejante sujeto al lado en plan jofaina qué más vamos a contar del jefe.

UNA HISTORIA FALSA.

De modo y manera que desaconsejo por completo no ya comprar si no tan siquiera leer el libraco del pesadísimo leonés. Porque es una sarta de bobadas y una colección completa de patochadas “made in ZP”. El recibió una caja repleta de billetes y la dejó tan oscurecida como una tormenta de granizo. Punto. Esta es la verdad de una historia.

Por si fuera poco, en su irresponsabilidad y su lerdería, se permitió recordar fácticamente a los españoles la Guerra Civil, abrir heridas todavía sin cicatrizar y nombrar ministra a tocadoras de guitarra porque, entre otras cosas, mujeres serias como Amparo Moraleda (¡si ésta contara se iba a conocer la auténtica cara obscena de “Bambi”) le mandaron a paseo.

De él se mofó la ETA; se descojonó Chirac; le despreció Bush; le tomó a chacota Felipe González y el resto del grueso socialista serio y , finalmente,hundió nuestro país en el fango del que todavía no hemos salido.

Se ponga como se ponga y cuente con los “negros” que cuente, Zapatero siempre será un trozo de chapatote hilarante en la reciente historia de España. Y por ¡in secula seculorum, amén!

Doble rasero
La izquierda no es violenta, y punto
Daniel Rodríguez Herrera Libertad Digital 27 Noviembre 2013

"En Italia hay dos tipos de fascistas: los fascistas y los antifascistas", escribió en su día Oriana Fallaci. Algunos suspirábamos de alivio al leerla, porque significaba que había alguien de izquierdas que veía la extrema izquierda violenta como la basura humana que es. Sin embargo, también avanzaba el argumento autoexculpatorio que tantas veces hemos tenido que escuchar. Y es que cuando alguien de izquierdas hace algo indefendible, los popes progres lo llaman "fascista". Y, así, su ideología luce prístina e inatacable.

Como para muchos ser de izquierdas no es sino una forma de vida que les permite sentirse superiores a los demás, aquello que confirma que son como todos nosotros debe ser borrado de la faz de la tierra o, si no se puede, al menos reescrito y reinterpretado. Así, la izquierda no puede ser violenta, porque la violencia es mala y la izquierda buena. De modo que Gaspar Llamazares intenta convencernos de que no puede existir terrorismo de izquierdas, y cuando una turba de antifascistas arrasa una facultad y agrede a otros estudiantes son fascistas, según Ignacio Escolar y Ana Pastor.

De nada sirve intentar usar la razón o los hechos desnudos. Cuando se lucha contra la imagen beatífica que tienen de ellos mismos, todo esfuerzo es baldío. Si quieren defender un régimen de izquierdas negarán los hechos y los calificarán de propaganda del imperialismo opresor. Si les resulta ya imposible defender lo indefendible, o simplemente ha dejado de serles útil hacerlo, negarán que el dictador de turno sea realmente de izquierdas. Aunque cinco minutos antes dijeran lo contrario y los criticados se reconozcan socialistas o comunistas. La realidad da igual.

En cambio, la derecha es fascismo. Toda ella. Sin excepción. Si votas al PP, en realidad quieres que vuelva Franco. En esto nuestros progres patrios no son originales: en Estados Unidos, si eres republicano o, Dios no lo quiera, del Tea Party, entonces eres un racista de tomo y lomo. No es por vaguería o incapacidad de defender sus propias posiciones sin hacer una caricatura, aunque de todo hay. Es porque son de izquierdas, porque ser de izquierdas es ser el bueno de la película, y ellos quieren ser los buenos. Cara, gano; cruz, pierdes.

Naturalmente, hay gente de izquierdas que no es así. Ya lo sé. Vivo en el mundo real, en el que hay gente violenta en la izquierda y en la derecha y hay gente sensata en la izquierda y en la derecha, incluso gente con ideas totalitarias de todo signo que en la vida diaria son personas extraordinarias. Sería un detalle que tanto progre abandonara la propaganda, destinada principalmente a ellos mismos, y discutieran en un terreno juego nivelado. Pero nadie abandona su visión del mundo con tanta facilidad, así que no espero milagros. Y menos con este Papa.

La lengua del pueblo. El cuento de las naciones (5)
Kiko Rosique Periodista Digital  27 Noviembre 2013

Los románticos alemanes alumbraron la tesis de que la lengua es el elemento definitorio del espíritu del pueblo y, por ende, de la nación. En realidad, era el único criterio al que podían aferrarse para defender sus reivindicaciones nacionalistas, dado que los alemanes estaban desperdigados por media Europa y no tenían otra cosa que los unificara y definiera. Pero, además, la doctrina romántica sobre las lenguas se entiende sólo en un marco conceptual sin el cual deja de ser explicable: el paradigma organicista de su tiempo. Ahí radica la gran circularidad del argumento que sostiene que la lengua es un elemento constitutivo de la nación. Es decir, el motivo de que la existencia de una lengua propia no sea el síntoma que nos permite detectar que ahí hay una nación, sino todo lo contrario: la consecuencia de la presunción previa de que la nación existe. Lo que, como el resto de los postulados nacionalistas, lo convierte en circular y por tanto no válido para sostener nada.

Michel Foucault, en su deslumbrante Las palabras y las cosas, ese libro que parece dar sentido a todo, detecta que a finales del siglo XVIII y principios del XIX cambia la episteme o paradigma que determina el pensamiento occidental; es decir, la serie de estructuras mentales vigentes en una época, que hacen posible el surgimiento de unas ideas y conocimientos y no de otros. En el momento en que escriben los primeros románticos alemanes, se ha dejado de percibir el mundo como un sistema taxonómicamente ordenado en el que cada ser individual ocupa un lugar perfectamente clasificado en la cuadrícula de toda la realidad; tal fue la episteme que permitió, por poner un ejemplo significativo, la división del reino animal y vegetal en géneros y especies que elaboró Linneo.

A partir del cambio de episteme, se concibe a cada ser vivo como un organismo independiente sometido a sus propias leyes y articulado por elementos que desempeñan cada uno una función dentro del conjunto. Esto permitiría empezar a pensar en las especies como entes en movimiento, dotados de una historia, y no como simples casillas en una cuadrícula estática. En este paradigma cobra sentido y puede brotar la consideración de las naciones como estructuras orgánicas que alumbran Herder y sus correligionarios, cada una de ellas dotada de diversos elementos: la lengua, las leyes, las instituciones, la cultura, las costumbres, etc., que desempeñan una función y mantienen vivo al organismo.

Es decir, a finales del siglo XVIII y principios del XIX, todo está intelectualmente dispuesto para que los románticos estimen que, igual que en un organismo vivo cada una de las partes desempeña una función en el conjunto, la lengua sea uno de los elementos inherentes y articuladores del ser orgánico llamado nación. Por tanto, este papel de la lengua sólo puede concebirse y sólo tiene sentido dentro de un esquema mental concreto, el vigente en esa época en que escribieron los románticos. No antes, ni después, y desde luego no ahora.

Si avanzáramos en el tiempo hasta la época actual, la del descubrimiento del genoma y la atención al papel de los microorganismos en las funciones vitales del cuerpo humano, es posible que hubiera que delimitar un nuevo paradigma del conocimiento. En nuestra episteme, los sujetos no serían ya los todos, el ser humano y las naciones, organizados orgánicamente de tal forma que constan de diversos elementos, cada uno de ellos dotado de una función y sólo comprensibles desde la idea del conjunto. Sería lo contrario. Ahora las entidades reales son precisamente esos componentes: los genes, las proteínas y los microorganismos en el caso de las personas y los ciudadanos en el caso de las naciones. En biología y neurociencia, empieza a concebirse la individualidad como una mera ilusión. Lo coherente sería que empezáramos a pensar lo mismo de las naciones.

Eso por una parte. Por otra, y probablemente más decisiva, Foucault no habla de las naciones, pero sí de la lengua. Y escribe: “La constitución de la historicidad en el orden de la gramática se hizo de acuerdo con el mismo modelo que en la ciencia de lo vivo”. En la episteme clásica, de mediados del siglo XVI a este momento, las palabras eran concebidas como meros referentes a un objeto en la red de significados de la lengua escrita, la compuesta por todos los objetos pensables en la cuadrícula de la realidad. Ahora, en cambio, “todo el ser del lenguaje es sonoro” y su importancia fundamental está en la oralidad, en los sonidos que traducen la experiencia de la realidad que tiene un pueblo, que nunca son arbitrarios.

Según el nuevo paradigma, sólo la palabra que una lengua asigna para referirse a un objeto es la que traduce fielmente el grito original que le ha inspirado, la experiencia que ese pueblo que habla esa lengua tiene de ese objeto. No podría ser otra. “Así como el organismo vivo manifiesta por su coherencia las funciones que lo mantienen en vida”, escribe Foucault, “el lenguaje, y toda la arquitectura de su gramática, hace visible la voluntad fundamental que mantiene vivo a un pueblo y le da el poder de hablar un lenguaje que sólo le pertenece a él”. Cada lengua ya no es un conjunto de referencias sin alma, es lo que es porque es expresión viva de un pueblo. Esto es, precisamente, lo que pensaban los románticos y la tesis que han heredado todos los nacionalistas desde entonces.

Cien años más tarde, Saussure vuelve a establecer que la relación entre un signo lingüístico y su significado es puramente convencional, arbitraria, una referencia a un significado. Daría igual que las palabras inventadas fueran otras, porque se les habría asignado un significado igual. La palabra ya no es el reflejo realista de la experiencia auténtica e intransferible que tiene un pueblo de la realidad, la experiencia que determinaba que la lengua de ese pueblo fuera la que era y no pudiera ser otra.

Es decir, en el paradigma que alumbró el nacimiento del nacionalismo, y sólo en él, la lengua, como componente del ser orgánico nacional, adquiere su sentido como parte de la existencia previa de una comunidad nacional. Considerar que la lengua de cada pueblo o nación es la que es porque revela la experiencia auténtica que un pueblo tiene colectivamente de la realidad presupone la existencia previa de esa nación, de una comunidad capaz de forjarse una experiencia colectiva del mundo.

Herder, de hecho, inventó las naciones porque creía que los naturales de cada una de ellas tenían una “predisposición” innata a “recibir, conectar y expandir ciertas ideas e imágenes”, y eso es lo que se reflejaba en la especificidad de su lengua, tradición y costumbres. Exactamente lo que detectó Foucault en aquel paradigma. La lengua sólo tiene sentido como componente de una nación si se le considera “la expresión viva, orgánica, del espíritu de un pueblo, la suma de la acción eficiente de todas las almas que lo han dado forma con el paso de los siglos”. O, como dijo Renan: “la importancia política de las lenguas deriva de que se las considera signos de una raza”.

Si no partiéramos de la existencia de ese espíritu del pueblo, de esa nación, de esa raza, la palabra sería sólo, a lo sumo, el reflejo directo de la experiencia del primer hablante que la pronuncia; los demás, simplemente, la habrían aprendido como una convención. Cualquier observador profano de la evolución de las lenguas podría darse cuenta de que así es como se incorporan nuevas palabras, giros y polisemias al idioma: un individuo los utiliza por primera vez y, si tiene éxito, se van extendiendo entre los hablantes hasta convertirse en convencionales. Incluso, un gran número de nuevas palabras y giros son extranjerismos: se han tomado o se han adaptado del árabe, del francés, en los últimos años y cada vez más, del inglés. ¿Esos préstamos serían también expresión auténtica de la experiencia que tiene un pueblo de la realidad? Todas las lenguas están plagadas de ellos.

Supongo que la mayoría de los nacionalistas serán conscientes de esta evidencia. Pero no se les ocurre que ello contradiga su concepción de que la lengua es un elemento propio de su nación. Y, sin embargo, la refuta por completo. La lengua, para ser la encarnación del volksgeist, para que pueda otorgársele un valor político, para que sea realmente un componente de la nación, tiene que ser una expresión colectiva. Si no, es un sistema de comunicación construido aleatoria, progresiva y convencionalmente, por individuos que no tienen nada que ver entre sí, que ha resultado ser como es pero podía haber sido de cualquier otra manera, porque no es intrínseco a ese pueblo ni a su experiencia de la realidad.

Interpretar la lengua como reflejo auténtico de una experiencia colectiva es una visión muy forzada, requiere tanta imaginación como pensar una comunidad nacional. Pero no sólo eso; si tal interpretación fuera cierta, sería de todos modos un argumento circular: la lengua propia es, según los nacionalistas, la que hace que exista la nación, pero sólo se puede considerar parte constitutiva de la nación si partimos de que la nación existe y tiene una experiencia colectiva del mundo, de que lo inventado por un individuo de esa nación puede entenderse como experiencia personal suya y también de todos sus compatriotas, porque son todos el mismo volksgeist. La lengua es la lengua de un pueblo si y sólo si damos por hecho que existe ese pueblo, esa nación, esa experiencia colectiva y, retomando la primera consecuencia de la episteme vigente en 1800 según Foucault, si la nación es un ser orgánico compuesto de partes estructurales y funcionales que la articulan, una de las cuales es su lengua.

Del cuarto capítulo de El cuento de las naciones. Tabla rasa del gran debate español

Izquierda siniestra
El verdadero Che Guevara
Percival Manglano Libertad Digital 27 Noviembre 2013

Hace unos días se subastaba en Viena un original de la foto que convirtió al Che Guevara en un ícono universal. Alguien estuvo dispuesto a pagar unos 7.200 euros por la imagen tomada en 1960 en La Habana. Se considera que es la foto más reproducida del mundo. Su título original fue Guerrillero heroico.

Ciertamente, Guevara sale más favorecido en el famoso primer plano que, por ejemplo, en las fotos en las que se le ve jugando al golf o al ajedrez (o haciendo de Chef).

Pero, más allá de poses y de miradas puestas en el infinito, la estética no debería imponerse sobre el fondo. Y el fondo es el que admitió el heroico guerrillero al mundo entero el 11 de diciembre de 1964. Sorprendentemente (o quizá no tanto), su confesión se recuerda poco.

Guevara intervino entonces en la Asamblea General de la ONU en nombre de Cuba. A su discurso inicial siguió una larga réplica a las intervenciones de otros representantes latinoamericanos para contestar "una por una las afirmaciones de los delegados que impugnaron la intervención de Cuba" (es decir, la suya).

En el minuto 21:55 de su réplica, el Che se dirige al representante venezolano. Venezuela estaba presidida entonces por el democráticamente elegido Raúl Leoni, quien se enfrentaba a los ataques terroristas de las guerrillas comunistas financiadas por el régimen cubano. Transcribo a continuación las palabras del Che, pronunciadas a partir del minuto 22:25 del vídeo:

Nosotros tenemos que decir aquí lo que es una verdad conocida, que la hemos expresado siempre ante el mundo: fusilamientos, sí; hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte. Nosotros sabemos cuál sería el resultado de una batalla perdida y también tienen que saber los gusanos cuál es el resultado de la batalla perdida hoy en Cuba. En esas condiciones nosotros vivimos por la imposición del imperialismo norteamericano. Pero, eso sí: asesinatos no cometemos.

(Curiosa conclusión, sin duda; supongo que su conciencia se aliviaría al saber que fusilaba pero no asesinaba).

Cada vez que vean una camiseta o un cartel con la cara del Che Guevara, les animo a que imaginen debajo un lema impreso reproduciendo sus palabras ante la ONU, palabras que definen al verdadero Che Guevara:

Fusilamientos, sí; hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario.

Percival Manglano, exconsejero de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid.
pmanglano.com

Los nombres del nuevo consejo
El PP coloca en el CGPJ a Marlaska y el PSOE a la mujer de Conde-Pumpido
Doce jueces completan la lista de 20 vocales que serán votados mañana en el Congreso y el miércoles en el Senado
Europa Press www.lavozlibre.com 27 Noviembre 2013

Madrid.- PP y PSOE completaron a última hora de este lunes la lista de vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que con toda seguridad alcanzarán este martes en el Congreso y el miércoles en el Senado la mayoría suficiente para poder renovar el órgano de gobierno de los jueces. Entre los elegidos, 10 hombres y 10 mujeres, está el presidente de la Audiencia Nacional, Fernando Grande-Marlaska, y tres magristrados del Tribunal Supremo.

La votación, mediante papeleta depositada en urna, requiere mayoría cualificada (tres quintos de cada Cámara), lo que exigía un acuerdo que incluyera al menos a los dos grupos mayoritarios.

La lista dada a conocer este lunes es la de los doce jueces que integrarán el CGPJ junto con los ocho juristas de reconocido prestigio cuyos nombres se dieron a conocer la semana pasada. Los nuevos vocales que serán previsiblemente designados mañana durante el Pleno del Congreso son los magistrados del Tribunal Supremo Rafael Fernández Valverde, a propuesta del PP y Clara Martínez de Careaga, esposa del exfiscal general de Estado Cándido Conde-Pumpido, que será vocal a propuesta del PSOE.

El resto de vocales son el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Murcia, Juan Martínez Moya; la presidenta de la Audiencia Provincial de Valencia, Carmen Llombart; el presidente de la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Gerardo Martínez Tristán -todos ellos a propuesta del PP-, y el magistrado de la Audiencia Provincial de Madrid, Rafael Mozo Muelas, por el PSOE.

ELECCIÓN POLÉMICA
Martínez Tristán ha sido recientemente muy citado en los medios de comunicación por su polémica decisión de llevar al Pleno de la Sala de lo Contencioso del TSJM todos los recursos pendientes relativos a las causas abiertas contra la privatización de la Sanidad madrileña

En el Senado, el miércoles obtendrán previsiblemente el plácet del Pleno los siguientes vocales de origen judicial: el también magistrado del Tribunal Supremo, Wenceslao Francisco Olea; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, Juan Manuel Fernández Martínez; el presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y Fernando Grande-Marlaska, todos ellos a propuesta del PP; a los que se sumarán la magistrada de la Audiencia Provincial de Guipúzcoa, María Victoria Cinto; la exresponsable de la Escuela Judicial Roser Bach, mujer del conseller catalán de Justicia, Germá Gordó; y la magistrada del Juzgado de Primera Instancia 55 de Madrid, María del Mar Cabrejas por parte del PSOE.

A estos doce vocales de origen judicial, se unirán los ocho juristas de reconocido prestigio cuyo nombre se dio a conocer la semana pasada.

De este modo, los grupos parlamentarios en el Congreso y el Senado culminarán esta semana el proceso de renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con el nombramiento de los veinte vocales -10 por cámara- que conformarán este órgano según la nueva reforma auspiciada por el Ministerio de Justicia, que sólo contempla que cinco de ellos, más el presidente, tengan dedicación exclusiva.

Por otra parte, la Comisión de Nombramientos del Senado valorará mañana la idoneidad de los cuatro candidatos pactados por PP, PSOE, IU, PNV y CiU por el turno de juristas que corresponden a esta cámara, un trámite que el pasado viernes ya fue completado con éxito por los cuatro juristas de reconocido prestigio del cupo del Congreso.

EXAMEN DE IDONEIDAD
Concretamente, comparecerán ante los senadores Vicente Gilarte y María Ángeles Carmona Vergara, seleccionados por el PP; Pilar Sepúlveda García de la Torre, nominada por el PSOE, y Mercé Pigem, diputada de CiU y portavoz nacionalista de Justicia en legislaturas anteriores.

Ya han obtenido el plácet de la Comision de Nombramientos del Congreso Nuria Díaz Abad, propuesta por el PP; Álvaro Cuesta, exdiputado del PSOE y expresidente de la Comisión de Justicia en el Congreso; Concepción Saéz Rodríguez, secretaria judicial promovida por Izquierda Unida; y Enrique Lucas, catedrático y abogado auspiciado por el PNV, que trabajó para los Gobiernos nacionalistas del País Vasco.

Los 20 candidatos al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), una vez que tomen posesión, tendrán entre 3 y 7 días para elegir**a su presidente, que también lo será del Tribunal Supremo.

En cuanto a los vocales procedentes de la carrera judicial, no habrá examen parlamentario pues los candidatos fueron proclamados por la Junta Electoral Central. El CGPJ envió en verano a las Mesas de ambas cámaras la lista con los aspirantes avalados por asociaciones y otros compañeros de la carrera judicial y de esa lista han salido sus nombres, entre los que no está, por cierto, el de la compañera que más avales obtuvo, la magistrada de la Audiencia de Madrid María del Rocío Perez-Puig.

malestar judicial sin precedentes
Los jueces elaboran un manifiesto muy duro en protesta por el reparto político del CGPJ
Graciano Palomo El Confidencial 27 Noviembre 2013

La renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), tras el acuerdo de las diferentes fuerzas parlamentarias, y muy especialmente entre PP y PSOE, está provocando un “malestar desconocido” hasta ahora en instancias de la Justicia, según ha podido saber El Confidencial de medios de este poder del Estado. De hecho, y como medidas concretas, además de un manifiesto se baraja recurrir todas las decisiones que tome el nuevo Consejo General.

Dentro del colectivo de 1.500 jueces de toda España se está preparando un manifiesto para exponer claramente el malestar creado entre estos profesionales de la Justicia, fiscales incluidos (por vez primera no hay ningún fiscal de carrera en el órgano que se ha renovado), al repartirse los políticos los cargos en un momento clave.

Las ideas básicas parten de un trabajo del juez/magistrado de Madrid, Alfonso Villagómez Cebrián, titulado "La colonización del poder judicial". “En las últimas semanas, subraya el texto, los jueces españoles hemos asistidos estupefactos a la demostración pública de que ni la mejora en el funcionamiento del Consejo General del Poder Judicial ni el reflejo en el órgano de gobierno de los jueces eran la verdadera finalidad de la reforma": lo eran los intereses propios del Partido Popular y del Partido Socialista, cuyos dos máximos representantes (Alberto Ruiz-Gallardón y Antonio Camacho) han sido los protagonistas de la vergonzosa “negociación” de los vocales.

Luego se refiere a las “cualidades” o el “perfil” de los candidatos requerido y que ha dado lugar a tan “difícil mercadeo”. Sin que, por cierto, se escondiera que la negociación encontraba sus mayores escollos en determinar quíén sería el próximo presidente del Consejo, cuyo nombramiento corresponde legalmente a los vocales pero que ha sido asumido sin pudor por los líderes políticos.

Los jueces insisten en que los políticos han demostrado con ese pacto que consideran al CGPJ como una especie de tarta que es suya, que pueden repartir a su antojo y en la que los vocales son considerados como meros y obedientes convidados de piedra cuando de decisiones transcendentales se trata.

Un enfado sin precedentes
Fuentes del sector confirman a este diario que la “movida” judicial no tiene precedentes en España. Se preguntan, por ejemplo, que hará el nuevo vocal elegido a propuesta del PP, Fernando Grande-Marlaska, a su vez presidente de la Sala Penal de la Audiencia Nacional, cuando tenga que decidir sobre el recurso en el caso Bárcenas-Gurtel. O qué hará Clara Martínez, esposa del ex fiscal general con el PSOE, Cándido Conde–Pumpido, propuesta por el PSOE, si llega el recurso del “caso Faisán”.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Artículo en 'El Mundo'
Losantos: 'Si en España hubiera Justicia, yo demandaría hoy mismo al CAC'
El periodista responde al informe del órgano dependiente de la Generalitat que le acusa de "fomentar el odio" hacia los catalanes
 www.lavozlibre.com 27 Noviembre 2013

Madrid.- Federico Jiménez Losantos responde este miércoles en su artículo del diario ‘El Mundo’, titulado ‘Feixisme.cat’, al informe del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), órgano dependiente de la Generalitat, en el que pide acciones penales contra él y otros colaboradores de Intereconomía y 13TV por “fomentar el odio” a los catalanes.

Este es el artículo íntegro de Federico Jiménez Losantos:
“Si yo creyera en la Justicia española o, mejor dicho, en España hay Justicia, demandaría al CAC por fomentar el odio e incitar a la violencia contra mí, degradar mi imagen personal y profesional, vulnerar los derechos que asisten o deberían asistir a cualquier ciudadano europeo en Cataluña, por manipulación artera y tendenciosa de mi imagen, persona y opiniones, por malversación de dinero público para perseguir periodistas y medios de comunicación cuyas opiniones molestan a la Generalidad de Cataluña en abierto estado de rebelión contra la legalidad y la existencia misma del Estado Español.

Si en España hubiera Justicia, yo demandaría hoy mismo al CAC por ensañamiento contra una víctima del terrorismo separatista catalán, que soy yo (secuestro y atentado en Mayo de 1981 por el que fueron condenados en la Audiencia Nacional, convictos y confesos, los autores, separatistas catalanes), y lo haría porque el desprecio, menoscabo, burla y cualquier otra forma de agresión contra las víctimas del terrorismo está contemplado por el Código Penal.

En rigor, si en España hubiera algo parecido a la Justicia, hoy mismo el Fiscal General del Estado abriría diligencias contra el CAC y contra la Generalidad de Cataluña por conculcar y perseguir el derecho a la libertad de expresión que protege el artículo 20 de la Constitución. Y porque se me amenaza con gravísimas sanciones económicas que fatalmente me llevarían a la cárcel, o zulo paralelo, porque no tengo dinero para pagarlas.

El odio personal del CAC se advierte en que sus ataques contra mí ocupan tres cuartas partes de ese informe, que cumple la amenaza de la Generalidad de crear listas negras de periodistas a los que injuria comparándolos con los nazis, atacando un programa de radio que no se emite en Cataluña, ni está bajo su jurisdicción.

Podría recordar que durante el franquismo, cuando Homs no existía y Mas se llamaba Arturo, yo defendía en la clandestinidad los derechos lingüísticos de los catalanohablantes, por ejemplo en el I Congreso de Cultura Catalana en Montserrat. Y, por último, ¿cómo voy a predicar el odio a los que -ilegalmente- defienden la independencia de Cataluña, cuando yo mismo la defiendo, en defensa propia, para perder de vista al feixisme.cat?”

20.000 leguas de viajes independentistas
Fernando de Páramo Gómez www.cronicaglobal.com 27 Noviembre 2013

La última escala del Nautilus separatista tripulado por el capitán Mas y su cuadrilla ha atracado -no busquen la polisemia fácil- en la India, con las mismas intenciones que sus travesías anteriores, esto es, jugar a encabezar un Estat propi -como si existiesen estados impropios- ilusorio y que, encima, según las últimas declaraciones del propio presidente autonómico, va para rato.

En esta ocasión, y como ya ha ocurrido en pasadas avanzadillas por el ancho y largo de este mundo, las comparaciones de Cataluña con los territorios visitados empiezan a ser, no sólo atentados contra la historia de esos países, sino una apología del ridículo sin precedente en la política exterior española. Y digo española, porque es precisamente la embajada de España en la India la que está tutelando la visita de Mas y los suyos. Ya saben, por eso de las competencias exclusivas que precisamente el propio presidente autonómico pretende convertir en propias. ¿Nadie del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación se da cuenta de que está organizando expediciones para precisamente romper el país para el que trabaja este Ministerio? Supongo que sí, ya Aznar en su día fue el mejor amigo de los nacionalistas, y ahora, su heredero va por el mismo camino rechazando pactos por la unión que vienen desde Cataluña y recibiendo en palacio, día sí y otro también, a los que se ríen de la Constitución y de los catalanes.

Ya lo decía San Agustín: "Una vez al año es lícito hacer locuras". El problema es cuando éstas se repiten a menudo

Si este verano se nos atragantó el agosto después de que Artur Mas desenterrara a Martin Luther King, comparando su cruzada ideológica con la lucha contra la segregación racial y por los derechos sociales de todos los americanos, esta vez, el siguiente elegido para su elenco de símiles ha sido Gandhi. Quiero pensar que estas comparaciones no son iluminaciones del presidente de la Generalidad, sino que son consejos de su equipo. En cualquier caso, lo que más me preocupa no es que Mas se iguale a los principales líderes políticos y sociales de la historia de la humanidad, sino que compare la situación de Cataluña con la de territorios que estuvieron oprimidos, sin derechos humanos garantizados y en estado de guerra. No me preocupan tanto los ataques de ego histórico, como que el presidente de mi Comunidad Autónoma se dedique a hablar en mi nombre y en el del resto de catalanes, igualando un Estado democrático y constitucional como el nuestro, con las vergüenzas sociales y antidemocráticas más grandes de la historia contemporánea.

Pensándolo bien, ya no le pido al señor Mas que expanda la marca España que, precisamente, tanto han vejado ellos mismos, el Gobierno central y su principal oposición con los escándalos de corrupción, pero, por lo menos, exijo que no se dedique a predicar la ruptura de la convivencia de los ciudadanos disfrazándola de democracia y de derechos. Parece paradójico, pero últimamente en Cataluña, exigir la normalidad y el sentido común a nuestros dirigentes políticos se está convirtiendo en un ejercicio revolucionario. Espero que, por lo menos, después de estas vacaciones de una semana por la India vuelvan con los bolsillos llenos de financiación para Cataluña y que los servicios de su agencia de diplomados amateurs, ahora Diplocat, de la que desconocemos sus costes, se dedique menos a la reformulación histórica y más a amortizar sus desplazamientos con inversiones que beneficien a los ciudadanos que representan y que pagan sus honorarios.

¿Cuál será la siguiente parada de la expedición separatista? Quién sabe. Aunque estudiando la hoja de ruta, parece ser que todos los territorios elegidos han coqueteado con la ruptura social y con la separación -véase Israel, su anterior escala-, así que no me extrañaría una visita a Kosovo. Aunque no descarto, tampoco, Québec o Escocia, ya saben, panaceas territoriales a invocar cuando los argumentos empiezan a hacer aguas. Como si tuviera algo que ver el Reino Unido y Canadá con España. Aunque después de lo visto en materia de comparaciones, el nacionalismo no tiene límites. Ya lo decía San Agustín: "Una vez al año es lícito hacer locuras". El problema es cuando éstas se repiten a menudo.

El CAC critica el "odio" a la "nacionalidad" pero no reprueba el "España nos roba"
La Generalidad anuncia "acciones legales y políticas" contra Intereconomía TV y 13TV en base a un informe del CAC que asegura que estas emisoras "fomentan el odio, el menosprecio o la discriminación por motivos de nacionalidad u opinión", concretamente a la hora de relacionar el independentismo "con regímenes totalitarios y genocidas de la historia europea más reciente". Sorprendentemente, el CAC actúa contra emisoras sobre las que no tienen competencias fiscalizadoras, sin embargo, nunca ha actuado contra los medios públicos y privados de Cataluña que hace años que divulgan el discurso del "España nos roba".
Alejandro Tercero www.cronicaglobal.com 27 Noviembre 2013

El Gobierno autonómico ha decidido este martes "emprender acciones legales y políticas" contra Intereconomía TV y contra 13TV para "parar la incitación al odio en la difusión de determinados contenidos".

La Generalidad se basa en el Informe sobre la difusión de contenidos donde se comparten planteamientos democráticos con movimientos totalitarios o se hace apología directa o indirecta de uso de la violencia ante estos planteamientos, que aprobó el Consejo del Audiovisual de Cataluña (CAC) el pasado 20 de noviembre, y que concluye que estas dos emisoras "fomentan el odio, el menosprecio o la discriminación por motivos de nacionalidad u opinión".

Un informe que, en todo caso, no deja de ser sorprendente por dos motivos: por una parte, el CAC no tiene competencias sobre cadenas de ámbito nacional (como es el caso de las afectadas); y por otra, el CAC no ha reprobado nunca a los medios de comunicación públicos o privados de Cataluña (sobre los que sí tiene competencias) que de forma sistemática y desde hace años vienen difundiendo el discurso del "España nos roba", claramente enmarcado en el "odio por motivos de nacionalidad".

La Generalidad encarga fiscalizar cadenas sobre las que no tiene competencia
El informe, realizado a petición del Gobierno autonómico, analizó los informativos y las tertulias de TV3, 8TV, La 1, Antena 3, Telecinco, 13TV, Intereconomía TV, Catalunya Ràdio, RAC1, Cope, Onda Cero y la Ser entre los días 10 y 17 de septiembre pasados.

Y tenía el encargo de "detectar contenidos que hagan apología de la violencia ante planteamientos políticos democráticos sobre los diferentes modelos de organización política de Cataluña y de relación con el Estado español", y "detectar contenidos que relacionen la sociedad, las instituciones o los procesos políticos de Cataluña o del Estado, incluidos las personas que forman parte de ellos, con movimientos, regímenes o actitudes totalitarias que los banalicen".

De su análisis, el CAC ha encontrado 43 fragmentos en los que considera que "se observa una clara equiparación entre los que, tanto desde las instituciones, partidos políticos o asociaciones, promueven, colaboran o se identifican con posiciones favorables a una posible independencia de Cataluña, con regímenes totalitarios y genocidas de la historia europea más reciente".

Losantos, Merlos y Horcajo
Se da la circunstancia de que todos los cortes denunciados fueron emitidos únicamente en Intereconomía TV y en 13TV. De esos 43 fragmentos, 27 corresponden a intervenciones del periodista Federico Jiménez Losantos; cinco, al periodista Alfonso Merlos; otros cinco, al periodista Xavier Horcajo; y el resto, a tertulianos de diferentes programas de estas dos emisoras.

Una parte de estas intervenciones comparan el proyecto independentista del nacionalismo catalán y el adoctrinamiento de los niños llevado a cabo por el Gobierno autonómico con el nazismo, otras acusan a la Generalidad de estar generando odio y división, y de actuar de forma totalitaria.

En cualquier caso, el portavoz de la Generalidad y consejero de la Presidencia, Francesc Homs, ha asegurado que las acciones legales se emprenderán "por la vía civil y por la vía penal". Además, han enviado el informe al Gobierno y a las instituciones comunitarias, y han anunciado que también se lo harán llegar a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, entidad competente para sancionar a las emisoras de ámbito nacional.

Según Homs, "esta constante identificación de lo que se plantea desde Cataluña -que es, como saben todos ustedes, radicalmente democrático-, esta similitud y banalización del nazismo se ha de combatir de raíz, no se puede tolerar en ningún caso".

"Apología del odio a España y a lo español"
Desde el PP y Ciudadanos han sido muy críticos con la decisión del Ejecutivo autonómico, pese a rechazar las comparaciones con el nazismo recogidas en algunos de los cortes denunciados.

El portavoz adjunto del PP en el Parlamento autonómico, Santi Rodríguez, ha acusado al CAC de "malversar fondos" por elaborar informes sobre televisiones que exceden su marco competencial, y ha asegurado que CiU utiliza el organismo de modo partidista, intentando "censurar" y "controlar" a los medios privados "como hace como los medios públicos catalanes".

Una censura que, según Rodríguez, también se refleja en el hecho de que, de forma excepcional, el informe del CAC no ha recogido los votos particulares discrepantes, y se ha tenido que aprobar gracias al voto de calidad de su presidente.

Más contundente ha estado el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Jordi Cañas, que se ha mostrado sorprendido del anuncio de Homs, "uno de los aprendides más destacados de la propaganda goebbeliana".

Según Cañas es un contrasentido que desde la Generalidad denuncien a medios de comunicación privados, cuando desde TV3 no dejan de hacer "apología del odio a España y a lo español", difundiendo mensajes como que "España nos roba". El dirigente de Ciudadanos, al igual que el portavoz popular, ha reclamado el cierre del CAC.

Homs ya amenazó con cerrar Intereconomía en 2011
Las dos consejeras del CAC propuestas por el PSC (Carme Figueras y Elisenda Malaret), en su voto particular contrario al informe, argumentan que, pese a que la mayoría de las frases analizadas "chocan, ofenden e inquietan", "no se refieren a un grupo o colectivo determinado y necesitado de especial protección por su situación de vulnerabilidad; las manifestaciones no se dirigen contra una comunidad cuyos miembros puedan ser objeto de discriminación o segregación por razones de la raza, el color, la orientación sexual, la ascendencia, o el origen étnico o nacional (extranjeros) y, por tanto, no se pueden incluir en lo que se denomina discurso del odio".

De igual forma, el consejero propuesto por el PP (Daniel Sirera) defiende su voto contrario, señalando que "de las opiniones transcritas en el informe, por muy duras que puedan ser, no se desprende fomento del odio, menosprecio o discriminación por motivos de nacionalidad, sexo, raza, etnia u orientación sexual". E insiste en que las críticas de los periodistas van a posiciones políticas y sociales que "defienden planteamientos que no son democráticos", puesto que el "presunto derecho a decidir" no está avalado por la legislación democrática catalana, española o internacional.

Por otra parte, hace dos años, durante una intervención en la Comisión de Control de la Actuación de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) del Parlamento autonómico de Cataluña, el propio Homs amenazó a Intereconomía TV:

"Por cierto, aprovecho que estoy hablando de la cobertura para hacer una reflexión que no afecta estrictamente a la CCMA, pero sí al ahorro que puede generar lo que les diré. ¿Desde la Generalidad tenemos que pagar el elevadísimo gasto para que cadenas españolas como, por ejemplo, -y no tengo nada en contra de ella, o sí- Intereconomía lleguen al conjunto del país [por Cataluña]? ¿El elevado coste que esto representa se ha de sufragar con dinero público, con dinero de la Generalidad, cuando no tenemos la obligación legal de hacerlo? Nosotros creemos que no. Y por eso afirmamos que queremos llevar a cabo una revisión a fondo del plan de cobertura de la televisión digital".

LOSANTOS Y MERLOS, EN LA PICOTA
El CAC y la Generalitat maniobran contra Intereconomía y 13TV
El Semanal Digital 27 Noviembre 2013

El ente y el Gobierno autonómico catalán se han dado la mano para emprender acciones contra los que han criticado más duramente la deriva soberanista con una excusa de lo más sorprendente.

Contra la "banalización del nazismo". Ese es el origen de la ofensiva conjunta lanzada por la Generalitat y el Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) contra algunos de los medios y periodistas que más duros se han mostrado en sus críticas con la deriva secesionista de Artur Mas.

La fórmula ha sido medida al detalle: encargo de un informe al CAC y, con el documento en la mano, la posibilidad de emprender acciones judiciales contra los señalados. Y todo bajo la excusa de que se ha comparado a movimientos democráticos catalanes con otros de corte totalitario y se ha hecho apología directa o indirecta del uso de la violencia contra los planteamientos secesionistas democráticos catalanes.

El informe fue realizado entre el 10 y el 17 de septiembre, en el día previo a la Diada con la Vía por la Independencia y los días siguientes a la misma. Los medios sometidos a escrutinio fueron TV-3, 8tv, La 1 de TVE, Telecinco, Antena 3, Intereconomía y 13TV. En cuanto a radios, se eligieron Catalunya Radio, RAC1, Cope, Onda Cero y SER.

De esos medios, el informe señala de forma especial a Intereconomía y 13TV como aquellos en los que aparecen más analogías entre secesionismo y nazismo. En cuanto a periodistas, se llevan la palma del CAC Federico Jiménez Losantos y Alfonso Merlos, aunque también se ha realizado una lista que incluye a tertulianos y colaboradores como Xavier Horcajo, Inés Arrimadas, Hermann Tertsch, José Antonio Sentís o Melchor Miralles, entre otros.

El objetivo de la Generalitat consistiría en dar difusión de las conclusiones del informe en los organismos reguladores del Estado español y en la Unión Europea, aunque también se abre la puerta a sanciones que podrían llegar hasta un millón de euros.

No obstante, y como ha señalado el representante del PP ante el CAC, Daniel Sirera, que mostró su rechazo al documento, se parte de la base de que los medios señalados no están gestionados por la Generalitat ni son concesión otorgada por ésta ni siquiera se encuentran bajo la jurisdicción del Gobierno catalán.

Denunciará ante el juez
El CAC: 'Se debería sancionar a Intereconomía' con un millón de euros
Á. J. M. www.gaceta.es 27 Noviembre 2013

El presidente del CAC, que avaló el adoctrinamiento de TV3 a los niños en el polémico infoK por su voto de calidad, espera una sanción ejemplar para el medio.

El presidente del Consejo Audiovisual de Cataluña, Roger Loppacher, ha afirmado que "Intereconomía debería ser sancionada" por "incitar al odio", que según la ley comportaría una multa de entre 500.000 y un millón de euros y ha asegurado que las conclusiones del informe "son incontestables". Además, ha instado a la Comisión Nacional de los Mercados y a Competencia a actuar contra esta cadena.

El CAC presentó ayer un informe en el que se recogen declaraciones de tertulianos, presentadores e incluso de una diputada de Ciudadanos, Inés Arrimadas, por denunciar las multas lingüísticas a las empresas que no rotulen en catalán, a las que calificó de "persecución".

En el nuevo informe del CAC, que ocupó parte de la rueda de prensa tras el Consejo Ejecutivo, el portavoz y consejero de la Presidencia, Francesc Homs, aseguró que la Generalidad "iniciará los trámites judiciales" para denunciar a Intereconomía y a otro medio de comunicación por las expresiones utilizadas en algunos programas. Este estudio del organismo, en el que se encuentra el ex líder del PPC Daniel Sirera y que emitió un voto particular contrario al informe, fue aprobado por cinco votos a favor y una abstención.

El CAC recoge 43 fragmentos, separados entre Intereconomía y 13TV, entre los cuales hay 36 declaraciones de presentadores y siete de tertulianos. No obstante, 31 cortes de Intereconomía, según el CAC, incitan al odio o presentan comparaciones entre "procesos democráticos" y "regímenes totalitarios".

El organismo ha puesto en la diada a 'Es la Mañana de Federico', dirigido por Jiménez Losantos, y al programa Dando Caña, dirigido por Xavier Horcajo, que, según el informe: "Se asevera del régimen político de Cataluña (entendido como el Gobierno de la Generalitat) que es el "despotismo total. Es el nazismo con sacarina, que es la Alemania de los años 30" y se habla de la "dictura nacionalista" y de la "dictadura amplificada monstruosamente por los medios de comunicación".

El estudio asegura: "La comparación del sistema político catalán con el nazismo se realiza también, a partir de la atribución de características concretas de este régimen totalitario a la realidad catalana. En este sentido, para los presentadores de los espacios mencionados el nacionalismo catalán se caracteriza por el racismo y la xenofobia, puesto que "se basa en dos cosas: el odio a alguien y en la hipertrofio del culta a sí mismo" o "porque el separatismo catalán tiene una parte, pues, del odio, de la xenofobia". Otro de los ejemplos en los que se sustenta el CAC señala: "Artur Mas defiende la segregación casi como aquellos de Alabama" o "allí en Cataluña (por comparación con la Alemania nazi) la raza inferior son los españoles" y afirma que se califica la obligación de rotular en catalán los carteles de los comercios como "apartheid".

Asimismo, se afirma que los presentadores de Intereconomía critican la aparición de menores de edad a la pieza informativa infantil 'Info K' -que el CAC no criticó por la calidad de voto de su presidente al haber un empate-. Así, dice: "Se utlizan "a los jovencitos como hacían los nazis" y los niños pequeños, [...] retorcidamente para que se destilen un odio hacia España" o "los niños de 12 años en TV3, sin pixelar, llamando al odio a España y a la independencia".

El CAC concluye que hay manifestaciones que fomentan el odio, el menosprecio o la discriminación por motivos de nacionalidad u opinión.

Informe del Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC)
La Generalitat saca una lista negra de periodistas que 'fomentan el odio a Cataluña'
Pide acciones penales contra periodistas y colaboradores de Intereconomía y 13TV como Federico Jiménez, Losantos, Alfonso Merlos o Xavier Horcajo
Redacción www.lavozlibre.com 27 Noviembre 2013

Barcelona.- El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC), dependiente de la Generalitat, ha elaborado un informe sobre las informaciones vertidas en varias radios y televisiones de ámbito nacional y autonómico en relación con los planes independentistas. En él, alerta de que colaboradores de 13TV e Intereconomía TV equiparan los planteamientos a favor de la secesión con regímenes totalitarios, “fomentando el odio, el menosprecio y la discriminación por motivos de nacionalidad y opinión”, lo que podría comportar, entre otras sanciones, una multa de entre medio millón y un millón de euros.

El ente regulador del Ejecutivo catalán señala 43 fragmentos emitidos por ambos canales que constituyen una infracción “muy grave” tipificada en la Ley general de la comunicación audiovisual, por lo que ha instado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia a adoptar las medidas necesarias, teniendo en cuenta que se trata de prestadores estatales.

Los fragmentos que el CAC considera sancionables son aquellos en los que presentadores como Alfonso Merlos (13TV) o Federico Jiménez Losantos (esRadio), así como diversos colaboradores de las citadas televisiones, comparan a los nacionalistas catalanes con nazis, fascistas o el castrismo. El informe señala también a Xavier Horcajo (Intereconomía TV), Gabriel Albiac y Hermann Tertsch (columnistas de ABC), Inés Arrimadas (diputada autonómica de Ciudadanos) y el periodista José Antonio Sentís.

Para elaborar el informe, el CAC seleccionó una muestra de 13 prestadores y analizó entre el 10 y el 17 de septiembre distintos programas informativos de siete cadenas de televisión -TV3, 8tv, La1, Antena3 TV, Telecinco, 13TV e Intereconomía TV- y cinco emisoras de radio -Catalunya Ràdio, RAC1, Cope, Onda Cero y Ser-.

Se trata de la primera vez que un regulador audiovisual catalán se dirige al macroregulador estatal porque hasta su puesta en marcha el CAC dirigía sus peticiones al Ministerio de Industria, Energía y Turismo. La actuación del CAC, cuyas conclusiones fueron consensuadas en el Pleno celebrado el 20 de noviembre, es fruto de una petición del Gobierno catalán, que solicitó la elaboración de un informe “sobre la difusión en algunos medios de informaciones en las que se comparan planteamientos políticos democráticos de la sociedad catalana con movimientos totalitarios”, e incluso se hace apología del uso de la violencia ante estos planteamientos.

Curiosamente, el informe no ha localizado en ningún caso intervenciones en las que se compara al Gobierno, al PP, a Ciudadanos o a diversos medios de comunicación y periodistas con el franquismo o con el fascismo, cuando estas sí se producen por parte de nacionalistas catalanes.

PP Y CIUDADANOS PIDEN EL CIERRE DEL CAC POR SU "USO PARTIDISTA"
En el seno del CAC no hubo consenso y tuvo que ser el voto de calidad del presidente, Roger Loppacher, hombre afín a CiU, el que condenara a Intereconomía y 13TV. Hubo empate a tres. Por un lado, estaban los votos de Loppacher, Josep Pont y Esteve Orriols, todos ellos de la órbita de CiU. Enfrente, se situaron Carme Figueras y Elisenda Malaret, del PSC, así como de Daniel Sirera, del PP. Las dos representantes de los socialistas catalanes creen que las afirmaciones no pertenecen al "discurso del odio" y el consejero popular, Daniel Sirera, apela a la "libertad de expresión" de estos dos canales.

Tanto los populares como Ciudadanos aprovecharon la polémica surgida para exigir el cierre del ente regulador catalán por su "uso partidista". El diputado del PP Santi Rodríguez denunció que emprender acciones legales contra los dos medios por banalizar el totalitarismo es "de un cinismo propio de Homs", dado que "su Gobierno insiste en acusar de poco democrático a todo aquél que se opone a su visión de la política catalana".

El diputado de Ciudadanos Jordi Cañas tampoco se quedó atrás y acusó al portavoz catalán de ser un "aprendiz destacado de los principios de la propaganda del odio a España" que realizan los "medios de comunicación públicos" catalanes, que son, a su juicio,"instrumentos de manipulación estructurada y planificada".

Denuncias contra Horcajo, Losantos y Merlos
El CAC busca crujir a 13TV e Intereconomía con sanciones millonarias por "fomentar el odio a Cataluña"
Alfonso Merlos a Periodista Digital: "Cuando los políticos o sus comisarios quienes pretenden controlar a los periodistas, la democracia se resiente, debilita y resquebraja"
Antonio José Chinchetru / Jose Pablo González, Periodista Digital 27 Noviembre 2013

El Consejo Audiovisual de Cataluña (CAC) ha elaborado un informe sobre las informaciones vertidas en varias radios y televisiones de ámbito nacional y autonómico en relación con los planes independentistas. Según el documento, se han localizado 43 intervenciones de diversos presentadores y colaboradores de 13TV e Intereconomía "que constituyen una infracción muy grave tipificada en el apartado 1 del artículo 57 de la LGCA" (Ley General de Comunicación Audiovisual). Cada una de esas supuestas infracciones supondría una multa de entre 501.000 y un millón de euros.

Los fragmentos que el CAC considera sancionables son aquellos en los que presentadores como Alfonso Merlos o Federico Jiménez Losantos, así como diversos colaboradores de las citadas televisiones, comparan a los nacionalistas catalanes con nazis, fascistas o el castrismo. El apartado de la LGCA no sanciona, sin embargo, la comparación con sistemas totalitarios, incluso aunque esta resulte exagerada o fuera de lugar. Textualmente, considera infracciones muy graves:

La emisión de contenidos que de forma manifiesta fomenten el odio, el desprecio o la discriminación por motivos de nacimiento, raza, sexo, religión, nacionalidad, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

Curiosamente, en el informe jurídico que se ha hecho como complemento al análisis de los contenidos, a la hora de ofrecer antecedentes en el ordenamiento jurídico y las sentencias españolas y europeas contra ‘el discurso del odio' se incluye el fallo (de 24 de junio de 2003) del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en el que se sentenciaba contra el negacionista del Holocausto francés Roger Garaudi. De esta manera, el CAC establece una equiparación de los contenidos de Intereconomía y 13TV con textos utilizados por neonazis de todo el mundo.

Por otra parte, el informe no ha localizado en ningún caso intervenciones en las que se compara al Gobierno, al PP, a Ciudadanos o a diversos medios de comunicación y periodistas con el franquismo o con el fascismo, cuando estas sí se producen por parte de nacionalistas catalanes.

Los medios de comunicación analizados por el CAC han sido las televisiones TV3, 8tv (Grupo Godó), Antena3, Telecinco, 13TV e Intereconomía, así como las radios Catalunya Ràdio, RAC1, COPE, Onda Cero y la SER. Resulta llamativo que cuatro de las televisiones, incluidas las dos que se pide que sean sancionadas, no pueden ser objeto de las actuaciones del Consejo Audiovisual de Cataluña. La ley que regula este organismo indica en su Artículo 2:

El Consell de l'Audiovisual de Catalunya exerceix les seves funcions en l'àmbit de la comunicació audiovisual directament gestionada per la Generalitat o en règim de concessió o d'habilitació, sigui quina sigui la forma d'emissió i la tecnologia emprades, i també en els supòsits en què s'efectuïn emissions específiques per a Catalunya i en els altres que, per aplicació de la normativa vigent, restin sotmesos a l'àmbit de gestió i tutela de la Generalitat.

(El Consejo del Audiovisual de Cataluña ejerce sus funciones en el ámbito de la comunicación audiovisual directamente gestionada por la Generalitat o en régimen de concesión o de habilitación, sea cual sea la forma de emisión y la tecnología utilizadas, y también en los supuestos en que se efectúen emisiones específicas para Cataluña y en los demás que, por aplicación de la normativa vigente, queden sometidos al ámbito de gestión y tutela de la Generalidad)

IV Gala Sida Barcelona
Miguel Bosé recrimina a Joana Ortega que haga su discurso sólo en catalán
"Qué lástima, era muy interesante lo que ha dicho, pero al hablar en catalán mucha gente no se ha enterado", le dijo el cantante a la vicepresidenta de la Generalitat
 www.lavozlibre.com 27 Noviembre 2013

Barcelona.- Miguel Bosé recriminó a la vicepresidenta de la Generalitat, Joana Ortega, que hiciera su discurso en catalán durante la gala para recaudar fondos contra el Sida, celebrada en Barcelona la noche del lunes. El cantante, padrino del acto, le hizo ver que muchos de los asistentes eran de fuera de Cataluña y, por lo tanto, no la podían entender.

"Qué lástima, era muy interesante lo que ha dicho, pero al hablar en catalán mucha gente no se ha enterado". Esa fue la frase que dijo Bosé justo al terminar el discurso de la vicepresidenta Ortega.

En una entrevista en el programa 'El Mon' de RAC1, el comisario de los actos del Tricentenari, Miquel Calçada, reprochó a Bosé su comentario: "Cuando alguien habla en catalán ante un interlocutor que no lo habla no es un acto de mala educación ni de mala fe. Pero durante tanto tiempo esto ha estado en la psique de todos nosotros, que es muy difícil desterrarlo", comentó Calçada.

La agencia de comunicaciones Mahala, que fue la encargada de organizar el evento, ha expresado que Miguel Bosé pidió que en su discurso -él era el maestro de ceremonias- que se incluyeran algunos párrafos en catalán, y efectivamente, durante varios momentos de la gala combinó ambos idiomas. Asimismo, fuentes de la agencia han confirmado que la mayoría de los asistentes procedían de fuera de Cataluña: "Muchos de los asistentes eran de Madrid, también de Sudamérica. También había personas de aquí. Pero sí, la mayoría era de fuera".

Miguel Bosé siempre ha mostrado simpatía hacia Cataluña, ha manifestado su respeto por el proceso soberanista, y, además, domina el catalán. El cantante no ha querido entrar en la polémica lingüística mantenida por la Generalitat, reusando hacer declaraciones.

LA RESPUESTA DE JOANA ORTEGA: "YO EN MI PAÍS ME DIRIJO EN CATALÁN"
Tras conocerse esta anécdota, Joana Ortega, en declaraciones a TV3, ha contestado a Miguel Bosé: "Yo en mi país me dirijo en catalán".

Las declaraciones de Bosé en la gala contra el Sida parecen más una muestra de sentido común que un ataque al catalán o a las instituciones de Cataluña, puesto que, el cantante sólo defiende que si se pretende comunicar un mensaje al mayor número de gente posible, como es el caso de una gala de este tipo, mejor será hacerlo en un idioma que domine la mayoría de los asistentes. Bosé piensa en el idioma como una herramienta para comunicar, y no como un medio para hacer política y polemizar como parecen hacer desde el Gobierno catalán.


Recortes de Prensa   Página Inicial