AGLI Recortes de Prensa   Domingo 1  Diciembre 2013

Ni Estado ni Derecho
EDITORIAL Libertad Digital 1 Diciembre 2013

La excarcelación de violadores y asesinos contumaces al socaire del fallo de Estrasburgo sobre la doctrina Parot es el último jalón de una cadena de resoluciones judiciales que han convertido a nuestro Estado de Derecho en una mera entelequia. Al escándalo que supone la puesta en libertad anticipada de unos criminales culpables de atroces delitos, se une la angustia colectiva desatada en los lugares donde han fijado su residencia puesto que, como la psiquiatría forense ha demostrado con creces, se trata de individuos irrecuperables que tarde o temprano volverán a cometer actos similares.

Tenemos un Estado gigantesco, con miles de organismos dedicados a cercenar la libertad del individuo y a inmiscuirse en las esferas más privadas de la sociedad, que no sólo no solucionan los problemas de los ciudadanos sino que justamente los suelen agravar con su actividad coactiva. Junto a este enorme conglomerado de órganos y funcionarios dedicados a las actividades más peregrinas, en España padecemos además la existencia de un delirante sistema autonómico que multiplica por diecisiete la administración pública agravando los efectos de la crisis económica. Para mantener semejante aparataje institucional, los ciudadanos vemos cómo los poderes públicos esquilman nuestra escasa riqueza con una presión fiscal abusiva que no deja de incrementarse, porque la casta política ha decidido que su existencia al amparo del presupuesto público es más importante que la supervivencia de las empresas y familias. Pues bien, ese mismo Estado omnipresente, que se incauta la mitad de la riqueza de la nación, es incapaz garantizar la seguridad de los ciudadanos que lo financian, la función más primordial que justifica su existencia.

Pero no debemos engañarnos. La suelta en masa de estos violadores, pedófilos y asesinos no es más que la cortina de humo para oscurecer la liberación de criminales terroristas en cumplimiento de los acuerdos a los que el gobierno anterior llegó con la ETA. Ni el fallo de Estrasburgo obligaba a la suelta inmediata de la reata de canallas terroristas a que estamos asistiendo –excepto a la asesina Inés del Río, y tampoco necesariamente-, ni mucho menos implica la excarcelación de otros presos por delitos comunes como los que recientemente han sido puestos en libertad.

El Gobierno de Rajoy es el principal responsable de estas decisiones, inéditas en cualquier democracia, en virtud de las cuales el Estado privilegia a los delincuentes a despecho de los intereses legítimos de la sociedad. La Fiscalía, órgano dependiente del poder ejecutivo, está brillando también por su ausencia en todo este proceso, al parecer más ocupada en defender a los miembros de la clase política y altas instituciones para que no sean imputados en los casos de corrupción en los que aparecen involucrados, que en agotar todas las posibilidades para que los peores criminales permanezcan en la cárcel hasta el último día de sus condenas.

El panorama conjunto que dibujan todos estos hechos concatenados es el de un Estado prácticamente ilimitado pero incapaz de cumplir con sus obligaciones elementales, la primera de las cuales es hacer Justicia garantizando la seguridad de todos los ciudadanos. Si España estuviera situada en otras latitudes nuestro país estaría considerado, con todo derecho, como un Estado fallido.

La familia es lo primero
José Luis González Quirós www.gaceta.es 1 Diciembre 2013

Una vez que el proceso de control de los jueces por parte del poder de los partidos parece haberse consumado, dando lugar a lo que el clarividente ministro de Justicia considera una doble legitimidad, parece que ha llegado la hora de estrechar lazos cordiales, y no meramente políticos, con los miembros del Consejo General del Poder Judicial. A tal fin, una poderosa mano invisible ha desarrollado unas relaciones familiares y matrimoniales entre jueces y políticos que, sin duda, redundará en frutos de independencia y en esa necesaria coordinación que es en beneficio de todos. Seguro que Gallardón piensa que esta política matrimonial con la que se ha confeccionado el Consejo producirá efectos beneficiosos en la administración de Justicia, siempre necesitada del suave manto del cariño y la comprensión con el delincuente, virtud esta en la que, reconozcámoslo sin falsas modestias, no tenemos mucho que aprender de nadie.

Fruto de esta inteligente determinación para favorecer los lazos familiares entre políticos y jueces, nos encontramos con que hay un designado que es el esposo de una consejera autonómica, una designada que es la esposa de un ex fiscal general del Estado, otra que es la esposa del conseller de Justicia de la Generalidad catalana, ya ves tú, que, además ha dejado de ser de Convergencia y Unión para garantizar más, si cabe, su independencia, y esto sin tener en cuenta los incontable lazos de profunda amistad entre todos los designados y los que tienen poder para convertirlos en el ápice político y administrativo de la Justicia que tanto bien puede hacernos a todos.

Hay muchos pesimistas que creen que la democracia en España se encuentra ante una crisis de sistema, de modelo y de conductas, pero yo creo que son los agoreros de siempre, los que se niegan a ver con qué generosidad los partidos cambian sus programas en beneficio de todos, con qué diligencia escogen a sus cercanos para evitar cualquier pequeño síntoma de descoordinación o descontrol, el ventanillo por el que se acaba siempre en el libertinaje. Tampoco es malo que el Gobierno dé una señal inequívoca de la importancia que concede a la familia, de cómo tiene en cuenta los lazos familiares y afectivos a la hora de otorgar las mayores responsabilidades, sin dejarse llevar por doctrinas igualitaristas y, en el fondo, inhumanas, que consideren que la proximidad familiar no sea un mérito relevante a la hora de desempeñar responsabilidades públicas. En fin, que no se de qué nos quejamos, con un régimen que protege a la familia de manera tan generosa y estimulante para todos. Que aprendan las jóvenes generaciones de este ejemplo tan claro, no hay nada mejor que una buena política matrimonial si se quiere avanzar con seguridad por la senda de la equidad bien entendida y del mérito público universalmente reconocido. Reconozcamos el valor de sostener políticas tan ejemplares sin arredrarse ante los maldicientes.

De nuevo sobre la ‘doctrina Parot’
Alfonso Villagómez Cebrián www.gaceta.es 1 Diciembre 2013

Pocas resoluciones de los órganos jurisdiccionales españoles han sido tan difundidas como la acordada en 2006 por la Sala segunda del Tribunal Supremo (TS), en el caso suscitado por el condenado Henri Parot. Desde aquel año hasta ahora, con la sentencia dictada recientemente por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) no se ha dejado de hablar, en los foros jurídicos nacionales e internacionales, de esta doctrina.

En mi opinión, la doctrina Parot supone una nueva interpretación, efectuada por el Pleno del más alto Tribunal penal de España, al que corresponde determinar, por mandato constitucional, el contenido último de la ley. En este caso, sobre la forma de calcular los beneficios penitenciarios, entre ellos la redención de penas por el trabajo, suprimida en el Código Penal de 1995, ante condenas con múltiples penas de prisión. Una doctrina del Supremo que fue expresión de la razón y del sentido común, que es en lo que debe basarse toda ley e interpretación de la misma, y que está cimentada en sólidos fundamentos, algunos de ellos puestos de manifiesto en el recurso del Gobierno español contra la sentencia del TEDH de julio de 2012, como que no es igual cometer un asesinato que múltiples asesinatos, algo que debe quedar reflejado a la hora del cumplimiento de las penas y aplicación de los beneficios, de manera que aquellas tienen que ir cumpliéndose sucesivamente, como decía y sigue diciendo el Código Penal vigente, con sus respectivos beneficios. Sin embargo, aquí es donde queda reflejada aquella diferencia, hasta el límite máximo previsto legalmente, que en el caso resuelto de la sentencia de la doctrina Parot y en la de la sentencia del Tribunal de Estrasburgo (STEDH) era de 30 años.

Ni este límite máximo de cumplimiento efectivo es una pena distinta, única, sobre la que habrían de contabilizarse los beneficios penitenciarios, a diferencia de lo que ocurre en los casos de concurso ideal de delitos, concurso medial o delito continuado, ni tal afirmación ha constituido nunca jurisprudencia del TS. Sólo en una ocasión lo sostuvo el alto Tribunal, en una sentencia de 1994, es decir, posterior a los hechos por los que había sido condenada Inés del Río, y se trató de una sentencia aislada, que no llegó nunca a representar doctrina jurisprudencial, por lo que difícilmente se puede sostener la pretendida previsibilidad y expectativa por parte de la demandante de que cumpliría una pena inferior a los treinta años, así como tampoco es comprensible que el TEDH hable de “giro jurisprudencial efectuado por la doctrina Parot”. En otras palabras, no era imprevisible que la condena se cumpliera en los términos de la doctrina Parot, pues otra forma de cumplimiento sólo se basaba en la práctica penitenciaria, no en la jurisprudencia del TS, por lo que difícilmente puede afirmarse la vulneración del principio de legalidad. Y sin olvidar que como se deduce de los votos particulares a esta sentencia algunos jueces del mismo Tribunal vienen a decir que, en definitiva, Estrasburgo ha confundido la aplicación del principio de legalidad penal en este caso.

Hay un último aspecto de la STEDH que seguramente será objeto de discusión y que puede traer muchas consecuencias en nuestro sistema, en el que la única fuente del derecho penal es la ley formal (lex scripta), con lo que se garantiza su procedencia de una instancia democráticamente legitimada. Me refiero a la afirmación que hace aquella de que la noción de Derecho aplicable (law) que utiliza el art. 7 de la CEDH al reconocer el principio de legalidad “incluye también el derecho no escrito o jurisprudencial”, por lo que las condiciones de “accesibilidad y previsibilidad” también rigen para la jurisprudencia. Una cuestión de enorme trascendencia práctica, pues en la tradición del derecho continental a la que pertenecemos, a diferencia del sistema anglosajón, aquel derecho fundamental sólo está referido al derecho escrito, no a la jurisprudencia, aunque es cierto que entre la ley y su interpretación hay una unidad, que puede permitir aplicar las mismas exigencias para la aplicación de la ley que para la interpretación propia de la jurisprudencia, de manera que una jurisprudencia que interpreta la misma ley en forma más rigurosa no puede ser aplicada a hechos cometidos antes de la fecha en que se adopte ese nuevo criterio interpretativo, que es más perjudicial para el afectado.

*Alfonso Villagómez Cebrián es magistrado de Madrid.

Una organización que tiene que cambiar de arriba a abajo
EDITORIAL El Mundo 1 Diciembre 2013

EL ESCÁNDALO de las facturas falsas, de las comidas de la Feria de Sevilla y de los maletines de imitación pagados con dinero de la Junta está produciendo una auténtica implosión en la UGT de Andalucía. La dimisión de su secretario general no parece suficiente como para cerrar la crisis interna que se desprende de la interesante información que hoy publicamos. Se trata de la transcripción de la grabación de una asamblea de delegados sindicales celebrada a finales del pasado mes de octubre ante la que intervino Fernández Sevilla. Las palabras del líder ugetista andaluz -sin filtros, dichas en un ambiente de camaradería y confianza- producen una cierta vergüenza ajena, tanto por los términos que utiliza -que ponen de manifiesto su chabacanería- como por la falta de autocrítica y por el ínfimo nivel del debate.

De su intervención queda claro que Fernández Sevilla quería enrocarse en su puesto y no se planteaba su dimisión. Para él, lo relevante del escándalo no son las irregularidades detectadas que han tirado por tierra la reputación de su sindicato, sino el hecho de que EL MUNDO las haya publicado. «¿Nos hacemos el harakiri? O nos creemos que estamos en una batalla contra la organización o entregamos el sindicato. O defendemos el sindicato aunque sea enrocándonos». El dirigente ugetista muestra un total desahogo al hablar de las facturas falsas, expresa su voluntad de no colaborar con la juez Alaya y carece por completo de mala conciencia por haber pagado la factura de la comilona de la Feria con dinero de la Junta. «Si en vez de meterla en un programa de negociación colectiva la metemos en actividad sindical, no habría ningún problema. Se ha metido en negociación colectiva y es un desastre». Una justificación que escandalizó al sector crítico representado en la reunión por la ex secretaria ejecutiva Carmen García Jurado, quien le replicó que «lo de la feria» no se podía meter «ni en negociación colectiva ni en actividad sindical». Al final, concluyó, «lo que queda en la calle es que somos una organización de sinvergüenzas, corruptos y chupópteros».

Sería difícil decirlo más claro que ella, y eso es lo que debe importar a quienes quieran que el sindicato vuelva a su verdadera función, que es la de defender a los trabajadores. Porque de las palabras de Fernández Sevilla se desprende también que la organización se ha convertido en el coto cerrado de una casta de dirigentes que defienden sus privilegios y que se aprovechan de una forma de vida regada con dinero de la Junta, donde ha gobernado el PSOE, el partido hermano. Si UGT Andalucía no desmonta ese tinglado que ahora ha salido a la luz, será difícil que vuelva a ser respetada por los trabajadores.

Sí, el peor presidente
Federico Ysart. ABC 1 Diciembre 2013

Es como una mala historia de ciencia ficción; leyendo lo que Zapatero dice y escribe uno constata que, efectivamente, ha sido el peor presidente que este país haya podido tener. Él alberga dudas, naturalmente: “Me han preguntado varias veces ‘¿Usted se considera el peor presidente?’ Bueno no, esto es muy opinable”, dice de sí mismo en reciente entrevista.

Opinable es el gran comodín que el personaje saca de la manga cuando no sabe qué decir; como cuando se lanzó a pronunciar la palabra crisis a finales de junio de 2008 –“Es opinable que haya crisis en España, depende de lo que entendamos por crisis”, dijo enfáticamente-. Y es que, como declaró poco después en su primera intervención como Presidente ante el pleno del Senado, “desde que tengo uso de razón me han asustado las afirmaciones categóricas, indubitadas y que rezuman fundamentalismo”.

Ya lo saben, las afirmaciones categóricas, como llamar al pan, pan, o crisis a la crisis, rezuma fundamentalismo. Como ejecutivo no tiene precio este buen señor que estuvo al frente del Gobierno del Reino de España nada menos que ocho años. Cerró su primer mandato diciendo que su gobierno había situado a “España en la Champions League de las economías del mundo”, y se presentó a la reelección con el slogan “Por el pleno empleo. Motivos para creer”. Sólo un par de meses después de estrenar su segunda etapa salta por los aires Martinsa, el mayor concurso de acreedores en la historia española, la inflación se desboca y 400.000 trabajadores van al paro, a los que siguieron 700.000 en el primer trimestre del 2009. Pero aún hará falta otro año más para que el jefe del Ejecutivo reconozca que el país afronta una crisis de tomo y lomo.

No lo dijo antes porque habría supuesto un aumento de cien puntos en la prima de riesgo, se excusa ahora; no cien, sino trescientos llegó a subir cuando el mundo se enteró de las dimensiones del hoyo que dejó después de tratar de taponarlo sembrando de aceras y rotondas los pueblos de media España, reglando cheques bebé y llamando antipatriotas a quienes alertaban sobre la crisis.

Y esto último, expedir credenciales de patriotismo, echa por tierra cualquier excusa de quien dice que le asustan las afirmaciones categóricas. A no ser, claro está, que para él la patria fuera un concepto discutible, opinable, en cuyo caso la imputación de anti patriotismo carecería de mayor relevancia.

País singular el nuestro, capaz de superar tanto y a tantos…

TV3: Publirreportajes nacionalistas
José Rosiñol Lorenzo, Periodista Digital 1 Diciembre 2013

… no importan las costumbres, ni las leyes, ni la Carta Magna, por encima de todo ello está la “voluntad política”, está el proyecto nacionalista, por encima de las leyes democráticas está la “construcción nacional”, por encima del proyecto europeo está lo nacional-ista…

La televisión pública catalana no deja pasar ninguna oportunidad para reafirmarse como un medio de comunicación al servicio del poder, siempre se otorgan una pátina de objetividad que en verdad solo pretende disimular esa sumisión al Régimen nacionalista.

En este caso aprovechan la presentación del proyecto independentista escocés para intentar confundir a la población en el principal escollo al soberanismo catalán: la renuncia voluntaria a continuar en la Unión Europea, para ello presentan lo que dicen los tratados junto a un “especialista” canadiense en el “derecho a decidir”.

Como siempre, bajo esa capa de profesionalidad en forma de una supuesta pluralidad de opiniones se esconde la ideologización de lo expuesto, se recurre a juegos del lenguaje que más allá de lo que se dice lo que pretende sustentar es un sistema de referencias, un horizonte de reconocimiento, unos conceptos que acaban ser auto-referenciados socialmente.

Cualquier persona que vea el video que adjunto en el enlace pensará que se trata de dos visiones de una misma realidad, pero no, aquí de lo que se trata es de legitimar una visión no cuestionada por el experto en derecho comunitario –Cataluña es una nación- pero si ensalzada por el académico nacionalista.

No tienen reparo –el presentador parte de la premisa de que Cataluña, igual que Escocia, es una “nación milenaria”- en afirmar que “los catalanes quieren un país en la Unión”, ¿los catalanes?, ¿todos los catalanes?, ¿con ello no pretenden crear la sensación de falsa mayoría entre la ciudadanía que condicione a la totalidad de catalanes?, pero no solo esto, Daniel Trup también dice cosas como “la realidad política hará que la UE acepte la adhesión de Cataluña”, parece que todo el proyecto europeo basculará en función a los aventurismos y las derivas populistas de algunas regiones como Cataluña.

Pero esto no es todo, el Sr. Trup, como buen nacionalista crea un discurso maniqueo que invierte los valores hace pasar lo bueno por malo y a la víctima por verdugo, veamos lo que llega a decir “…España se ha de adaptar a esta realidad, a que existe una nación catalana…si niegan esta realidad…es como querer dominar a otro pueblo con una actitud neocolonial…”, es decir, que una minoría (nacionalista) que controla el poder político y mediático de Cataluña, que lleva más de treinta años practicando políticas coloniales como institucionalizando una diglosia cada vez más patente, negando la diversidad cultural e identitaria de la mayor parte de la población, cosa que ha podido hacer gracias nuestro marco constitucional democrático y plural (plural hasta la dejación) son en verdad víctimas de la imposición de “España”…

He dejado para el final el núcleo de propaganda performativa, Francesc Ferrer, el enviado de la cadena de televisión catalana en Bruselas utiliza un lenguaje metafórico reforzado con la puesta en escena y expresa la siguiente afirmación: “la incógnita ahora mismo es saber cuánta voluntad política haría falta, por parte de todos, para encontrar un mecanismo parecido a una puerta giratoria, una fórmula que permita salir y volver a entrar casi al mismo tiempo”.

Este tipo de discurso solo quiere contrarrestar la inquietud de una población cada vez más consciente de que nos acercamos hacia un precipicio político, pretenden tranquilizar a los no convencidos y dotar de un arsenal argumentativo a los adeptos al “proceso”, argumento falaz pero eficaz (socialmente hablando).

Es decir, repiten el esquema con el que pretenden poner en jaque al Estado: no importan las costumbres, ni las leyes, ni la Carta Magna, por encima de todo ello está la “voluntad política”, está el proyecto nacionalista, por encima de las leyes democráticas está la “construcción nacional”, por encima del proyecto europeo está lo nacional-ista, mi voluntad política debe y puede forzar, prevalecer y superar los marcos de convivencia democrática, ya sean éstos españoles o europeos.

Santiago Abascal ha convocado a los españoles para respaldar a las víctimas el día 6 en la madrileña plaza de la República Dominicana a las 17:00.

Un debate sobre la hipotética secesión de Cataluña acaba con enfrentamientos entre los asistentes
La fractura social catalana por el independentismo empieza a ser real
Jordi Cañas abandona el escenario del Auditorio Municipal de Tarrasa después de que un espectador le espete: "¡Eres un terrorista!"
Periodista Digital.  1 Diciembre 2013

Suena a epitafio y es la frase con la que Alejandro Tercero comienza su artículo en 'Crónica Global': "Lo han conseguido".

La fractura social empieza a ser una realidad en Cataluña. El proyecto independentista promovido por Artur Mas y por Oriol Junqueras ha dividido a la sociedad catalana por la mitad y, pese a que todo apunta a que la hoja de ruta está condenada al fracaso, lo que es seguro es que la tensión, la crispación y el enfrentamiento entre ciudadanos están aquí para quedarse, y probablemente por mucho tiempo.

Un ejemplo de la hostilidad que algunos dirigentes independentistas y nacionalistas han conseguido inocular con éxito -e impunemente- en la sociedad catalana se pudo comprobar este martes durante un debate organizado por Reagrupament en el Auditorio Municipal de Tarrasa con el título "¿Hay alternativa a la independencia?", y que acabó con el público enfrentado entre sí.

En el escenario, presidido por una estelada, representantes de siete formaciones políticas tenían previsto responder a esa pregunta, moderados por el director de Nació Digital, Salvador Cot. Allí estaban Josep Rull (CiU), Marc Sanglas (ERC), Javier López (juventudes del PSC), Juan Milián (PP), Laura Massana (ICV-EUiA), Jordi Cañas (C's) y Joan Carretero (RCat).

"¡Que eres un terrorista!"
Cuando Cañas estaba en el uso de la palabra, una persona del público le interrumpió al grito de "¡terrorista!".

Él, dirigiéndose a esa persona, preguntó: "¿Qué ha dicho usted? ¿que soy un terrorista?".
Y el asistente, le confirmó: "¡Que eres un terrorista!".

En ese momento, el portavoz parlamentario de Ciudadanos se levantó, recogió sus cosas y, tras despedise del moderador -quien intentó convencerle de que no se marchase-, abandonó el debate.
El representante del PP tomó el mismo camino, y con ellos una buena parte del medio centenar de personas que formaban el público.

A partir de ahí, aplausos, gritos y discusiones entre el público, mientras Cot intentaba poner orden, sin éxito.

La tensión llegó a tal extremo que se generó un tumulto en el pasillo de butacas, con empujones, agarrones, forcejeos y amenazas entre varios de los asistentes.
En el vídeo registrado por TalQualTV, una vez calmada la situación, todavía se puede escuchar a alguno de los asistentes justificando las acusaciones de "terrorista" a Cañas.

"Se ha de respetar. No se puede acusar a una persona de terrorista", señala un periodista.
"Si lo es, ¿por qué no?", responde convencido uno de los asistentes.

Minutos después (y una vez que Cot ordenó la expulsión de la persona que insultó a Cañas), el debate continuó. Sin embargo, una parte de la ciudadanía de Cataluña ya no estaba representada en él.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

CARTA DEL DIRECTOR
Por un 'partido antipartidos'
(Primera parte: ¿Por qué lo necesitamos?)
PEDRO J. RAMÍREZ El Mundo 1 Diciembre 2013

Si infame es lo que vemos en el escaparate, obsceno es lo que sucede en la trastienda.

La puesta anticipada en libertad de los más viles etarras, camino de los homenajes que se les dispensan en sus pueblos, como si eviscerar personas hubiera sido una forma de filantropía, produce arcadas; y la contemplación de la retahíla de sádicos violadores y asesinos de niñas que podrían haber sido nuestras hijas, que les acompañan como coartada y secuela, sulfura hasta la náusea.

Repito: ¿qué ha hecho este Gobierno para evitar que el influenciable Tribunal de Estrasburgo desencadenara esta ignominia sin precedentes sobre un Estado democrático y qué ha hecho para restringir, amortiguar o dilatar en el tiempo sus consecuencias devastadoras para la justicia y el civismo? No ha hecho nada porque no ha querido hacer nada.

Y repito: ¿a qué está esperando la oposición para exigir explicaciones en el Parlamento y poner contra las cuerdas al Ejecutivo, requiriéndole el listado de sus viajes a capitales europeas para gestionar el problema, exigiéndole las minutas de los bufetes internacionales contratados, reprochándole sensu contrario su pasividad, poniéndole descarnadamente ante el espejo de su estulticia? Está esperando a que el infierno se hiele porque respalda lo ocurrido.

La sentencia de Estrasburgo y la legalización de Sortu, es decir, la excarcelación masiva de etarras y la reincorporación de la banda a las instituciones sin otro requisito que la interrupción, supuestamente definitiva, de los actos de terrorismo, son el fruto encadenado de un error conceptual del PSOE, inspirado por Rubalcaba, y de una táctica acomodaticia del PP, adoptada por Rajoy. El error es aceptar que ETA pueda perseguir sus mismos fines, con tal de que utilice otros medios, dentro de la plena continuidad entre dos fases de una única lucha. El acomodamiento implica que será a los gobiernos del futuro a los que les estalle la nueva bomba de relojería que se está incubando en el País Vasco, mientras Rajoy puede centrarse en "lo único que importa a los españoles" -el recauchutado de la economía- sin el desagradable trance de tropezar de vez en vez con un cadáver.

Hemos pasado, en definitiva, de un Estado orientado a preservar sus principios morales combatiendo el terrorismo a un Estado orientado a integrar a los terroristas desafiantes e irredentos, aun a costa de subvertir esos principios morales. Desde el punto de vista técnico jurídico se trata de un viaje similar, aunque en sentido inverso, al que diseñó Torcuato Fernández Miranda hace 40 años para que España cambiara de régimen "de la ley a la ley". De la misma manera que aquella metamorfosis requería la colaboración instrumental de las Cortes franquistas, esta mutación ha precisado del auxilio activo de los altos tribunales.

¿Cómo es posible que la misma Audiencia Nacional que alumbró la doctrina Parot, que el mismo Tribunal Supremo que la asumió y el mismo Tribunal Constitucional que la avaló estén mostrándose tan dóciles y conformes o, más aún, tan inusualmente diligentes a la hora de su demolición, cuando seguimos transitando por ese edén de los subterfugios que es el Derecho Penal? La triste respuesta es que todo coadyuva a que sus integrantes se comporten como peones de brega en la tauromaquia del bipartidismo casi perfecto -este bicho lo toreas tú, este otro me toca a mí, aquel de más allá lo lidiamos con los nacionalistas- que, al cumplirse esta semana 35 años de vigencia de la Constitución, domina todos los tendidos del ruedo ibérico.

La coincidencia en el tiempo con el bochornoso apaño del nuevo Consejo del Poder Judicial ha puesto las cartas boca arriba. Los políticos del PP y el PSOE gobiernan a los jueces, decidiendo sus premios y castigos, sus destinos y ascensos, sus sueldos y gratificaciones. Y para que no quede ninguna duda ejercen ese imperio de la forma más displicente imaginable, colocando en el CGPJ a sus mujeres y maridos y a aquellos desechos de tienta que ya no sirven para representarles en parlamentos o alcaldías. Cuanto más toscos sean los cómitres menor expectativa tendrán los galeotes de poder remar a barlovento.

Sólo faltaba la pasmosa autodestrucción de Grande-Marlaska al prestarse a escenificar el itinerario de la mujer del César: obtuvo la presidencia de la Sala Penal de la Audiencia como abnegado paladín de las víctimas y saca plaza en el Consejo a los dos días de dejarlas tiradas en la cuneta. ¿Si hasta los en apariencia más puros se sienten tan cómodos pasando por venales con tal de llegar a la cima, qué modelo de carrera, qué cursus honorum se está mostrando a los jóvenes jueces de primera instancia?

Que el PSOE iba a participar en este enjuague formaba parte del guión -fueron ellos los que enterraron a Montesquieu-, y de hecho, la única discrepancia de Tomás Gómez consiste en que hubiera querido poner él los renglones. Pero que lo haya hecho el PP de Rajoy con su reluciente mayoría absoluta, su inequívoco programa y su lustroso ministro de Justicia... eso sus votantes y patrocinadores no lo esperábamos. Tampoco podremos perdonarlo fácilmente porque, a diferencia de la subida de impuestos u otros incumplimientos sobre política económica, aquí no puede alegarse ni el descubrimiento de una realidad oculta ni la existencia de un coste prohibitivo.

La reforma del sistema de elección del CGPJ, mejor dicho, el regreso a la literalidad de la norma constitucional, era una de las promesas electorales más concretas y explícitas de Rajoy. Cumplirla, además, salía gratis en todos los sentidos, menos en el de la renuncia a controlar a quien ha de controlarte. Este ha sido el único móvil de tan flagrante traición al electorado, toda vez que, a diferencia de lo que ocurrió en tiempos de Aznar, ni siquiera ha mediado la excusa de un "pacto por la Justicia" de mayor calado y extensión.

Bastó como pretexto el frívolo comportamiento de la APM en el caso Dívar para que el líder del PP diera la vuelta de campana, impulsando una ley antagónica a la prometida. Gallardón pasó mansurronamente por el aro sin arrestos ni cuajo político para rebotarse. Qué distinto sería el horizonte si hubiera dimitido, siguiendo el certero consejo que recibió entonces. Bien merecida tiene la penitencia de ser interpelado por su némesis perpetua y aparecer ahí, desnudo y sin respuesta.

Rajoy buscaba dos cosas y ya las ha obtenido: pista libre para el aterrizaje del Tribunal de Estrasburgo que en definitiva le hace el trabajo sucio al continuar lo iniciado por Zapatero en relación a ETA y expectativas de impunidad para cualquier conducta delictiva ejercida al servicio del "Estado de partidos" en el que vivimos. O sea, que dar un chivatazo a ETA no sea nunca colaborar con banda armada; que enviar a tu secretario de Estado a convencer a un alcalde de que modifique una resolución para darle una licencia a un amigo generoso no sea nunca tráfico de influencias; que la libertad o el encarcelamiento de quien guarda tus secretos y SMS no dependa del dinero que esconde fuera sino de su amnesia o locuacidad; y que todo aquel que controle el monedero de doña Perfecta Dolores de Cospedal pueda firmar recibís sin que, a efectos penales, reciba nunca nada. Faltaría más. Para eso tenemos a los jueces, por supuesto a los fiscales y ahora hasta a los peritos de Hacienda.

"No hay remedio", escribió el pasado día 20 la siempre ponderada Victoria Prego, depositaria de tantas cosas valiosas para tantos. "La regeneración de la democracia española no se va a producir nunca porque quienes tendrían que liderar ese proceso en condiciones de normalidad no están dispuestos a hacerlo. Los grandes partidos políticos españoles han cogido la postura desde hace muchos años y no van a cambiar. Quieren controlarlo todo y van a seguir haciéndolo porque en ello les va su propio interés aunque suponga mantener al sistema en los niveles de baja calidad que los ciudadanos padecemos cada día".

Cuando leí esto pensé que en algún momento habrá que decir "hasta aquí hemos llegado". Durante 24 años hemos confiado en el Partido Popular como cauce e instrumento de la regeneración democrática, pero difícilmente podremos seguir haciéndolo. Al menos, mientras lo dirijan las mismas personas con las mismas reglas. Podremos respaldar a algunos de sus líderes autonómicos y municipales e incluso aplaudir medidas concretas del Gobierno -ojalá suceda muchas veces, cuantas más mejor- pero no podremos volver a endosar a ese partido ante las urnas si no cambia, excepto en un escenario de emergencia nacional. Para otros más conformistas lo ocurrido nunca será esencial. Para este periódico lo es porque los derechos civiles son el núcleo duro de nuestro ADN y la politización de la justicia es el fruto del árbol prohibido que, como el pecado original, todo lo contamina.

Lo que se ha ido al garete en el PP es el modelo de alternativa democrática impulsado por Aznar y su equipo, con no pocos altibajos y equivocaciones, durante casi dos décadas. Desde el Congreso de Valencia de 2008 ese proyecto sustancialmente regenerador ha sido sustituido por una roma pretensión de alternancia o incluso de turnismo tecnocrático, basada en gobernar para el partido y no para la sociedad. Liberalismo y socialdemocracia se han fundido así en un único estatismo oportunista, en una empleocracia endogámica, en un tinglado mezquino que sólo involucra y concierne a quienes entran en el feraz reparto de nóminas y sobres. No es de extrañar que los nacionalistas hayan visto el cielo abierto en ese escenario de desmovilización y hastío en el que el patriotismo constitucional deriva en cáscara vacía: cuanto más nos acerquen al borde del precipicio, más cara venderán su próxima bisagra.

Así no podemos seguir y desde la prensa debemos aportar ideas y proponer salidas. Ni Rajoy se va a mover un ápice mientras conserve el poder -está empeñado en la histórica tarea de volver a situar el paro en el mismo nivel en que lo encontró-, ni la cultura política del PP permite fiar nada a la contestación interna: hasta Aznar se ha quedado mudo en el agravio. Tampoco de las primarias del PSOE puede esperarse otra cosa que un cambio de estilo y un reequilibrio de la intención de voto en el seno de la izquierda.

Hay que influir sobre los dos colosos tambaleantes desde fuera, considerando que, como sostiene Ignacio Fernández Sarasola en su interesantísimo ensayo Los partidos políticos en el pensamiento español (Marcial Pons 2009), hemos llegado a un punto en el que el axioma "no hay democracia sin partidos" -recuerdo bien cuan insuficientes resultaban las asociaciones políticas del tardofranquismo- debe ser sustituido por el axioma "no hay partidos sin democracia".

A mi modo de ver, la única manera de defendernos frente a la tendencia totalizadora del "partido-príncipe moderno" que auguraba Gramsci es diseñar un antídoto con los ingredientes del propio veneno, a modo de cuña de la misma madera. Eso es lo que Fernández Sarasola denomina con elocuente lucidez el "partido antipartidos". ¿Estamos hablando de UPyD? No, de momento estamos hablando del "partido regulador" imaginado en 1822 por El Censor, de los afrancesados Miñano, Lista y Hermosilla, como gozne y amortiguador entre exaltados y moderados. O sea, de aquel que "desprendido de todo interés privado y sin otra regla que la ley, se interpone entre ambos, templa su ardor, corrige sus extravíos y, reuniéndose alternativamente al que en cada cuestión determinada tiene la razón de su parte, hace que en todas triunfe la causa de la verdad, de la justicia y del interés general". En mi próxima Carta trataré de explicar qué hacer para dotarnos de una herramienta tan versátil y portentosa.

pedroj.ramirez@elmundo.es
 

Crisis y patriotismo
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com 1 Diciembre 2013

El primer deber de justicia es para la patria, ligada al concepto de lo que somos; eso que ahora muchos llaman "identidad", pero una identidad total, que asume con honradez su pasado.
.
La liberación de etarras, asesinos en serie y violadores trae de cabeza a la gente normal. Para explicarlo se ha llegado a postular la existencia de un pacto entre la clase política y ETA a fin de liberar a toda la basura. Puede ser. La liberación de tipos como el "violador del ascensor", el asesino de Anabel Segura y otros por el estilo -posiblemente mejor gente que los etarras o, en todo caso, no peor- sería solo la tapadera de la operación. También puede ser. Pero la verdad es que nos faltan datos, aún en la era de la libertad de prensa, de la libertad de expresión y de otras palabras retóricas que solo ocultan la verdadera tramoya del poder.

Por eso la reflexión tiene que ser diferente. Primero, la corrupción de los intelectos. Escucho a Marugán, director del diario La Razón, creo, explicar tranquilamente en la radio que Mariano Rajoy "ha salvado España". Deduzco que la crisis, piensa él, es solo una consecuencia de la situación heredada de Zapatero. Este simplismo no le quita ni un ápice de prestigio al célebre director. Así, un par de cambios en algún que otro índice macroeconómico -de esos que los economistas emplean para no reflejar nada de la vida real- y la claque liberal queda contenta.

El estancamiento del paro, la generalización de la precariedad, la quiebra de la justicia, la desmoralización general, la callada por respuesta a la secesión abierta en Cataluña y cosas similares, son secundarias si un pez gordo de Fitch o Moody´s lanza tres o cuatro loas a "los inversores". Marugán habla en el "comité central" liberal -por aquello de que la ultraizquierda de antes se ha reciclado hoy en el ultraliberalismo- de EsRadio. Su anfitrión, Jiménez Losantos, manifiesta poco antes que a él, que Cataluña sea independiente le da igual: lo que le importa es que sea con "su dinero". Trascendente afirmación. Pienso que a mi el dinero de los liberales me importa un comino y que la independencia de Cataluña me importa por la depravación moral que supone en tantos órdenes, por la claudicación ante la mentira, por el triunfo de la estafa y de la chusma, por la pérdida del patrimonio legado con tanta sangre y sacrificio; en fin, por muchas cosas que no son el dinero. Pero así de perdidos estamos si tan poca razón damos sobre lo que somos y queremos.

La segunda reflexión que me viene es acerca de la quiebra de la justicia. Vestidos de oropel mediático y de títulos envilecidos -"ministro", "fiscal", "Tribunal"- se olvidan de la justicia. Al final se trata de cumplir con lo que dice "la ley"; esa misma letra que mata el espíritu pero que preocupa tanto en nuestros días.

La podredumbre de los intelectuales y la quiebra de la justicia están profundamente relacionadas. Y no me refiero al término de "intelectuales" en el sentido de una élite real, ética y vital, autoexigente, capaz de dinamizar la sociedad entera, sino meramente a aquellos que, por azares del destino, por voluntad del poder o, simplemente, por mayor o menor connivencia con la ideología dominante, ejercen la dirigencia social. Esta distinción entre élite real y élite fáctica es la que está en la raíz de nuestros males porque es la segunda la que ha suplantado a la primera y si no hay un poder que crea en la justicia todo se subvierte.

Este es el caso español, que demuestran con los hechos aunque lo nieguen con sus palabras. Pero no hablo, naturalmente, de la clase política, que está desvelando lo que es cada vez que se habla de ella, en su mediocridad, en su carencias letales, en su permanente errar que justifican con palabras como "tolerancia", "respeto" y demás para encubrir su delirio. Hablo del poder auténtico, el de los que mandan realmente.

Que este poder es justo lo contrario de lo que debería está claro. Porque el primer deber de justicia es para la patria, ligada al concepto de lo que somos; eso que ahora muchos llaman "identidad", pero una identidad total, que asume con honradez su pasado, sus luces y sus sombras. La privación de esa justicia para con la patria es un profundo desamor en el corazón de muchos: es lo que el poeta argentino Leopoldo Marechal llamaba "un dolor que se lleva en el costado sin palabra ni grito". Pero ese dolor merece la pena, como recordara Saint-Exupéry -"¿qué vale una causa que no hace sufrir?"-, porque amar a la patria no solo es complacerse sino condolerse. Es amarla como se ama al enfermo, para su curación, amarla como se ama al descarriado para que vuelva al redil.

Es, en definitiva, tiempo de amor, sobre todo de aquellas regiones que se han envilecido escupiendo sobre lo que fueron, admirando lo depravado y aupando a la basura humana a la categoría de héroes. No debe olvidarse que la admiración por semejante calaña está forjando necesariamente generaciones similares, un hecho que es digno de conmiseración por lo que de triste tiene para el futuro. Por eso, hoy, por difícil que sea, frente a la arrogancia, la humildad; frente al odio el amor, frente a los nuevos ídolos, los héroes y santos de siempre.

La Lomce desde la India
xavier pericay ABC Cataluña 1 Diciembre 2013

EL presidente Artur Mas seguía ayer de viaje por la India. Se comprende. Por un lado, la India está lejos y resulta difícil imaginar que uno pueda desplazarse hasta allí y regresar en un par de días -y no digamos ya si va acompañado de su señora-. Luego, qué quieren, cualquiera tiene derecho a disfrutar de un viaje de fin de curso, cuando no de fin de carrera, y todo indica que este es el caso.

Por lo demás, parece que el hombre va abriendo mercados; o eso se desprende, al menos, de las fotografías con que los medios ilustran su romería asiática, en las que se le ve, ora en una escuela para obreros, ora en una fábrica de automóviles -bien es cierto que, en el primer caso, uno no sabe muy bien qué mercado abre, como no sea el de los libros de texto-.

El problema es que el presidente de la Generalitat, aparte de todo lo anterior y de transubstanciarse en Mahatma Gandhi, hace declaraciones. Y el problema es que esas declaraciones tienen siempre ese punto levantisco y chuleta que tanto gusta a los nacionalistas catalanes cuando se olvidan, por un momento, de su inveterado papel de víctimas.

 Así, en relación con la reciente aprobación de la Lomce. Dice Mas que no va a aplicar la Lomce, sino la Lec, la ley de educación catalana. Y lo razona de este modo: «Tenemos una ley propia para aplicar y una ley impuesta, que espero que quede aparcada y superada la próxima legislatura».

Pero no es este el único argumento al que recurre. También echa mano de la falacia de la diversidad, tan cara a nuestra izquierda. En otras palabras: la ley catalana es mejor que la española no sólo por catalana, sino también por ser el fruto de un acuerdo tripartito -CIU, ERC y PSC- y no la resultante de la voluntad de un único partido -el PP-, por muy mayoritario que este sea. La insumisión futura queda así servida y razonada. Y sazonada además con unas siglas, las del PSC, que tanto han contribuido, a lo largo de sus ya más de 35 años de existencia, a la hegemonía del nacionalismo, educación mediante. Me temo que nunca ponderaremos lo suficiente la responsabilidad del socialismo autóctono en la quiebra del modelo de Estado.

El día de la Constitución
Abascal convoca "a la sociedad española para que apoye a las víctimas"
Santiago Abascal ha convocado a los españoles para respaldar a las víctimas el día 6 en la madrileña plaza de la República Dominicana a las 17:00.
esRadio Libertad Digital 1 Diciembre 2013

El presidente de la fundación DENAES, Santiago Abascal, ha atendido la llamada de Sin Complejos en esRadio este domingo no sólo para comentar los motivos de su renuncia al carné del partido en el que ha militado durante años, el PP, sino para convocar a la sociedad española el próximo día 6 de diciembre con motivo del día de la Constitución en la madrileña plaza de la República Dominicana a las 17:00 para apoyar a las víctimas del terrorismo, pedir justicia y protestar por las excarcelaciones masivas de etarras.

"El día 6 de diciembre convocamos una gran movilización. Con todo lo que está ocurriendo hemos pensado que era bueno dar otro sentido y realizar un acto de protesta por las excarcelaciones en el que diéramos voz a todas las víctimas". Por ese motivo, "hemos invitado a las principales asociaciones de víctimas, AVT, COVITE y Voces contra el Terrorismo" y "desde el principio hemos contado con su respaldo y con el de José Antonio Ortega Lara" que estará también presente y conducirá el acto de protesta el próximo día 6.

En cuanto a los lemas, Abascal ha destacado que "no hemos querido que existieran unos lemas. Queremos pedir Justicia y protestar por las excarcelaciones pere entendemos que cada uno tiene sus matices. Lo que hemos querido hacer es dar voz a las asociaciones para que expresen su sentir."
Su renuncia al carné del PP

En cuanto a su renuncia al la militancia en el PP, Abascal ha dejado claro que, en cualquier caso, "no me arrepiento de mi pasado en el PP y me siento muy orgulloso", aunque confiesa que en este momento, "no podía compatibilizar mi militancia en el PP con la acción de la actual cúpula del PP que ha dado la espalda a su base electoral, a muchos españoles que confiaban en el partido".

Además, ha recordado que "mi padre sigue siendo concejal del PP en Amurrio y lo hace defendiendo lo mismo que defendemos muchos".

TERRORISMO Las víctimas vuelven juntas a la calle el día 6 sin el abrigo del PP
Ortega Lara será portavoz de la protesta por las excarcelaciones
CARMEN REMÍREZ DE GANUZA Madrid El Mundo 1 Diciembre 2013

Las víctimas del terrorismo vuelven a salir a la calle, esta vez el mismo día de la Constitución, en "protesta" por las excarcelaciones de etarras, y las de significados violadores y asesinos. Pero la concentración, el día 6 a las 5 de la tarde, en la emblemática Plaza de la República Dominicana de Madrid, no apunta a un acto de tantos.

Por primera vez, y en medio de una atmósfera social hipersensibilizada por la rápida y extensiva ejecución de la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, la participación de las asociaciones será prácticamente unánime. Además, y lo que es más significativo, contará con la intervención activa de José Antonio Ortega Lara, el superviviente del secuestro más largo y cruel de la historia de ETA y claro referente de las víctimas en la memoria colectiva española, quien también de manera inédita se pronunciará ante la ciudadanía a micrófono abierto.

El ex militante Santiago Abascal convoca el acto para pedir justicia

Ángeles Pedraza (AVT), José Alcaraz (Voces contra el Terrorismo), Consuelo Ordóñez (Covite), Daniel Portero (Dignidad y Justicia)... Todos y cada uno de los portavoces, que fueron convocantes y protagonistas de anteriores y diferentes movilizaciones, compartirán el estrado y lo harán en un plano de igualdad, como invitados de Denaes, la fundación de Defensa de la Nación Española que preside el ya ex militante del PP Santiago Abascal, y que es la firma convocante del acto.

"El año pasado hicimos un acto importante en la plaza de Colón por la defensa de la unidad de España, y éste no podía ser menos. Si alguien ha hecho algo por la Constitución, son las víctimas", justifica Abascal a este diario, si bien asegura que Denaes habría organizado esta "protesta" en cualquier otra fecha próxima a las excarcelaciones. "Nosotros no queremos homenajear a las víctimas, porque ellas ya no quieren homenajes ni condecoraciones; lo que quieren es Justicia, y eso es lo que pedimos para ellas", afirma.

La reciente y reivindicativa salida de Abascal del PP y la confirmación de la participación de las asociaciones -especialmente la AVT- dan cuenta del distanciamiento y hasta la ruptura, según los casos, que la aplicación de la sentencia de Estrasburgo ha generado entre las víctimas y el Gobierno de Mariano Rajoy, al que -unos de manera directa, y otros indirecta; unos por acción, otros por omisión- responsabilizan de la cadena de excarcelaciones.

Ya en la última concentración de las víctimas celebrada en la plaza Colón, precisamente a raíz de la sentencia contra la doctrina Parot, la AVT y el PP hicieron finos equilibrios para mantener las formas de una vieja alianza. Pero los dirigentes del PP vivieron momentos de verdadera tensión y de encono contra ellos en la calle.

Se espera que acudan familiares de víctimas de otros presos liberados
El presidente de Denaes asegura que la concentración no será un acto contra Mariano Rajoy. De hecho, la concentración no tendrá, según sus promotores, un lema al uso, más allá de esa «protesta» y ese reclamo de «Justicia». Pero la crítica al Gobierno y a los jueces -pese a lo mucho y de manera explícita que los ha defendido el propio Rajoy estos días- estará presente en la mayoría de los discursos. El propio Abascal se reserva hacer pública su convicción de que "el Gobierno se esconde tras los jueces", y que "no hace nada para que no se trunque el proceso iniciado por Zapatero".

En medio de este escenario se hace muy difícil que el PP acuda a la convocatoria. Hay quienes dudan, incluso, de la propia participación de la AVT. Sea como sea, la fuerza social de las víctimas y el reclamo de Ortega Lara -quien rompió el carnet del PP mucho antes que Abascal, en la convulsa crisis interna del PP de 2008- augura una movilización de calado. Máxime cuando podrían sumarse al acto algunos conocidos familiares de niñas asesinadas por presos también excarcelados estos días.

CANAL Nou cierra, Telemadrid espera al Supremo, TV3 externaliza, Canal Sur y RTVE bajan sueldos
El modelo fallido de las TV públicas: deudas crecientes y gastos insoportables
Los canales autonómicos han gastado en 2013 hasta 927 millones de euros y deben unos 500. Casi ninguno es rentable y abundan los números rojos. Las reducciones salariales y los despidos son constantes. El caso valenciano es el más drástico, pero lo mismo puede ocurrir en Madrid. TV3 es la más ruinosa. La excepción es Canal Extremadura: crece en audiencia y tiene déficit cero.
Alberto Lardiés www.vozpopuil.com 1 Diciembre 2013

No es ningún secreto que las televisiones públicas en España padecen una crisis sin precedentes. Entre todas las autonómicas, gastan 927 millones de euros en 2013 y prácticamente ninguna es rentable. Su deuda acumulada asciende a unos 500 millones. Canal Nou ya no emite. Telemadrid depende de una decisión del Tribunal Supremo. Y ahora los problemas se acentúan en Canal Sur y TV3. La dirección de la cadena andaluza intenta reducir el salario de sus trabajadores. Y los sindicatos se niegan. Por tanto, la batalla está asegurada. En el caso catalán, estos días se viven jornadas de protesta y la plantilla repudia a su presidente. El caso de la cadena pública estatal, Radiotelevisión Española, es distinto porque el Estado la rescató años atrás, pero también ha tenido que bajar el sueldo a sus empleados.

El cierre de la Radiotelevisión Valenciana (RTVV), conocida como Canal Nou y rebautizada poco antes de su final como Nou, ha encendido todas las alarmas entre los empleados del resto de cadenas públicas. La imagen de la Policía entrando a las dependencias del canal para cortar su emisión resulta poderosa e inolvidable. Y, lo que es más importante, supone un precedente que puede repetirse en el futuro en otras regiones del país.

Telemadrid es el canal público que ahora mismo tiene más papeletas para seguir el camino parecido al de Canal Nou. Como ha contado este diario, ahora mismo el Tribunal Supremo debe decidir si avala o tumba el expediente de regulación de empleo (ERE) que costó el puesto a 830 trabajadores. El presidente del Gobierno regional, Ignacio González, ya ha amenazado en dos ocasiones con que, si el Alto Tribunal no valida el ERE, cerrará el canal autonómico. Es decir, el mismo escenario que RTVV. Sin ir más lejos, este viernes la antecesora en el cargo de González, Esperanza Aguirre, aseguró en una entrevista a Rac 1 que sería “patético” que los jueces tumbasen el ERE. “Si los jueces declaran nulo el ERE, como no hay presupuesto aprobado ni puede haberlo, no hay otra solución que el cierre", dijo.

Problemas en Canal Sur
Las espadas también están en lo alto en la Radio Televisión de Andalucía (RTVA), genéricamente conocida como Canal Sur. La dirección del ente propone una reducción salarial del 5%. Los empleados con contrato indefinido tendrían que bajarse el sueldo un 1,5% de aquí a final de año y un 3,5% más en 2014; los que tiene contrato temporal en televisión y quienes trabajan en la radio pública andaluza se reducirían un 1,5% en 2013 y un 5,83% en 2014. Todos ellos deberían bajarse el 5% en 2015. El sindicato con más representación, Comisiones Obreras, se niega en rotundo a aceptar esta propuesta. Y amenaza que luchará para impedirlo. Así pues, la batalla se prevé larga. En todo caso, el PP denuncia que el ente público acabará el año con unas pérdidas de 60 millones de euros.

El Gobierno de Zapatero asumió los 7.000 millones que debía RTVE
Precisamente larga ha sido la negociación, que por momentos parecía una guerra, entre la dirección y los sindicatos de Radiotelevisión Española. Hasta dos votaciones de toda la plantilla han sido necesarias para desbloquear una situación que amenazaba a los empleados de RTVE con unas altas pérdidas de su salario. Finalmente, esta semana ha habido armisticio y los trabajadores se reducen un 5% el salario y, como contrapartida, se blindan durante dos años para que no haya despidos. No obstante, en este caso los problemas son mucho menores que en las autonómicas porque el Estado rescató a RTVE. En 2006, el Gobierno de Zapatero asumió la deuda de 7.000 millones de la cadena estatal.

TV3 o la desmesura
Los problemas no han llegado tan lejos, por el momento, en TV3. Sin embargo, el enfrentamiento es total entre empleados y dirección. Estos días se han celebrado las primeras protestas por la externalización del departamento de publicidad de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA). Protestas que llegan después de que la plantilla haya repudiado públicamente al presidente de CCMA, Brauli Duart, colocado por CiU en el puesto. En un plebiscito sobre su continuidad en el puesto, la friolera del 96’46% de la plantilla apostó por la marcha del puesto de Duart. En TV3 llueve sobre mojado porque, además, este mismo año la dirección llevó a cabo un ERE que costó el puesto a más de 300 trabajadores.

La Generalitat salvó la cadena catalana al hacerse cargo de una deuda de mil millones
El caso catalán tiene que ver con el alto volumen de la plantilla y el gasto de la CCMA. De hecho, como informó este diario, la televisión pública de Cataluña gasta más de lo que gastan las cadenas de Andalucía y Madrid juntas. Para 2014, la Generalitat prevé un gasto de 210 millones de euros en TV3, por los 113 de Canal Sur y los 80 de Telemadrid. Algo lógico si se tiene en cuenta que solo la televisión catalana cuenta con la friolera de 2.400 empleados, lo que supone una cantidad mayor a la suma de los trabajadores de Canal Sur y la vasca EiTB.

En total, en 2013 las comunidades han gastado en sus cadenas públicas 927,6 millones. Para conocer sus deudas, habrá que esperar a que termine 2013 y ver cómo cierra el ejercicio cada una de ellas. La cuestión no tiene buena pinta por la profunda crisis publicitaria que afecta al sector. Cuando se inició la crisis, las televisiones públicas autonómicas debían unos 3.000 millones de euros. Pero, claro, una gran parte de esa deuda correspondía a la televisión valenciana (1.200 millones), ahora cerrada, y a la catalana (1.000 millones). Ambas deudas multimillonarias fueron asumidas por el Ejecutivo valenciano, en 2012, y por el catalán, en 2008. Fuentes del sector cifran esta cantidad, sin contar a RTVV y TV3, en unos 500 millones. Ahora, la que peor números arrastra es Telemadrid, que debe más de 250.

Dos casos distintos
Los problemas son comunes a casi todas las televisiones públicas en Esaña. Pero, eso sí, hay dos casos que llaman la atención. Por un lado, en Murcia, donde la cadena 7 Región de Murcia se apagó en el verano de 2012, el presidente de la región, Ramón Luis Valcárcel, anunció recientemente que la cadena volverá en los próximos meses. Volverá, pero con gestión privada para no generar más problemas económicos en las arcas públicas. El Ejecutivo regional confirmó este viernes que pronto saldrá a concurso la gestión de la cadena.

La otra excepción es Canal de Extremadura. Frente a los déficits del resto de cadenas autonómicas, la extremeña funciona a la perfección. Entre octubre de 2012 y octubre de 2013 ha duplicado su audiencia. Y lleva ocho años con déficit cero. Gana audiencia y no pierde dinero. ¿Cuál es su secreto? Fuentes del propio canal explican a Vozpópuli que se impone el “estilo Callejeros, con mucha información de calle, puerta a puerta, acercándose a la gente”. Que las demás tomen nota.

CRIMINALES EN LA CALLE El 'yo acuso' del ex presidente de la AVT
Alcaraz, a la caza de Josu Ternera

José Álcaraz, ex presidente de la AVT, empapeló esta semana Grenoble con posters del dirigente de ETA que ordenó la muerte de su hermano y sus dos sobrinas, Josu Ternera
Crónica le acompañó. Está convencido de que el escurridizo etarra se esconde allí
«Mezclados con la inmigración es donde se esconde la cúpula de ETA», asegura Alcaraz
JAVIER CASTRO VILLACAÑAS Grenoble (Francia) El Mundo 1 Diciembre 2013

Mediodía del miércoles 27 de noviembre. El frío de los Alpes inunda la ciudad y el termómetro marca un grado bajo cero. Un repentino sol permite a grupos de estudiantes apurar sus cigarrillos y degustar tazas de chocolate en las terrazas que aún siguen instaladas en las aceras. De repente, un hombre de pequeña estatura se abre paso entre los jóvenes. Viste un abrigo negro y lleva unos cárteles en la mano. Muestra a los universitarios el anuncio impreso y todos le contestan de la misma manera: "Non", reafirmando la negativa con la cabeza. Lo mismo sucede con los camareros y responsables de las cafeterías de la zona. "Tampoco hemos tenido suerte aquí", dice contrariado. "¡Vámonos al barrio musulmán!".

La cordillera nevada de los Alpes no tiene nada que ver con el lejano oeste americano. Tampoco la escena anterior corresponde a una película policiaca. Pero la ciudad francesa de Grenoble (famosa por sus pistas de esquí y por ser uno de los centros europeos de innovación científica y tecnológica) se ha visto empapelada esta semana con carteles solicitando la búsqueda de un asesino. "A la recherche de terroriste dangereux a assassiné 11 personnes d'entre eux 5 enfants" (En busca de terrorista peligroso, asesinó a 11 personas entre ellas cinco niños).

La foto que acompaña al texto es igual de impactante: aparece el dirigente etarra José Antonio Urrutikoetxea, más conocido como Josu Ternera, con boina, acompañado por su hijo Egoitz. Y, debajo del cartel, el teléfono de la policía francesa junto a las fotografías de tres de las 11 personas que fueron asesinadas por orden directa de este terrorista (diciembre de 1987 en la Casa Cuartel de Zaragoza): Ángel Alcaraz (17 años) y las gemelas Miriam y Esther Barrera (3 años).

"Tengo información de que Josu Ternera se encuentra escondido en esta ciudad", dice a Crónica José Francisco Alcaraz, hermano y tío de las víctimas que aparecen en el cartel. Él es la persona que se ha dedicado a preguntar por el asesino y está dispuesto a pegar por toda la localidad francesa de Grenoble los anuncios solicitando la colaboración de la población.

"Una fuente de la lucha antiterrorista, en lo más profundo de los aparatos del Estado, me ha confirmado que es aquí, en esta ciudad francesa de Grenoble, donde viven escondidos su hijo, Egoitz Urrutikoetxea, su nuera, Ainhoa Ozaeta y el mismísimo Josu Ternera. Aquí está su guarida, la cueva de la serpiente. Cuentan también con otros dos lugares de refugio, siempre muy cerca de los Alpes y de Grenoble, en Italia y en Suiza. El CNI les tiene perfectamente controlados. Incluso hay documentos gráficos de los tres paseando por el barrio musulmán de Grenoble. He venido hasta aquí, a más de 1.300 kilómetros desde Madrid, para hacer el trabajo que otros no hacen. Intentar localizar al asesino de mi familia y denunciar ante la opinión pública la impunidad con la que se mueven estos criminales".

En la semana en que la Audiencia Nacional ha acordado liberar a otros 14 presos etarras, en aplicación de la derogación de la doctrina Parot (suman ya 55 terroristas, 50 miembros de la banda ETA más otros cinco de los GRAPO, los puestos en libertad tras la aplicación de la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo), Crónica ha acompañado a José Francisco Alcaraz en su particular viaje hasta la localidad de Grenoble, que, según él, marca un punto final en la actividad que hasta ahora venía desarrollando con las víctimas del terrorismo.

"Venir hasta aquí para denunciar la impunidad de Ternera significa para mí un punto de inflexión", confirma Alcaraz mientras camina hacia el barrio de Villeneuve. Esta área, situada al sur de la ciudad, fue un proyecto de urbanismo utópico en los años 70 del siglo XX. Con la llegada de la inmigración masiva de argelinos y marroquíes en la década de los 80 se deterioró la convivencia y hace tres años, en 2010, fue el escenario donde tuvieron lugar los incidentes más violentos de las revueltas juveniles que se desarrollaron en Francia con la quema masiva de vehículos, más de 20 detenidos y dos jóvenes musulmanes muertos. "Mezclados con la inmigración es donde se esconde la cúpula de ETA", remarca Alcaraz.

Al llegar a Villeneuve, sobre las 13.30 de la tarde, sus avenidas están semivacías. Varios coches de la Policía recorren las calles y el ambiente que se respira no es de tranquilidad. Es aquí donde Alcaraz realiza la pegada masiva de carteles. Alguna gente los lee pero pasa muy rápido y nadie se detiene ante ellos. Un coche de la Policía Municipal cruza delante de nosotros dos veces. Pero no se detiene. Se confirma que sus preocupaciones son distintas a las nuestras.

El jiennense José Alcaraz Martos, que hoy tiene 43 años, fue el azote del presidente Zapatero durante su etapa al frente de la AVT (Asociación de Víctimas del Terrorismo) entre los años 2004 y 2008, periodo que coincidió con la negociación entre el Gobierno de ZP y la banda terrorista ETA. Durante aquella época convocó más de 16 manifestaciones multitudinarias en contra del proceso de negociación con los etarras. Actualmente es responsable de Voces Contra el Terrorismo, uno de los colectivos de víctimas más críticos con la política antiterrorista de Mariano Rajoy.
'Rajoy ha comprado la negociación'

El andaluz está convencido de que el tiempo le ha dado la razón: "Rajoy ha comprado la negociación de Zapatero y está cumpliendo los compromisos adquiridos entre el Gobierno español y la banda asesina ETA". Y añade: "Yo interpreto la aplicación tan urgente de la sentencia de Estrasburgo como un indulto masivo de etarras. Es una decisión que trasciende al mundo de las víctimas. Afecta a todos los españoles. Los acuerdos alcanzados entre ETA y el Gobierno están firmados y depositados en el Centro de Diálogo Henri Dunnat, a pocos kilómetros de aquí, en Suiza. Nosotros hemos solicitado a Rajoy que haga públicos estos compromisos porque tiene acceso a ellos. La puesta en libertad de etarras forma parte de lo acordado. Se justifican bajo la idea de que al Gobierno no le queda otra posibilidad, que tiene que cumplir lo que han decidido los tribunales, pero eso no es verdad. Las excarcelaciones seguirán adelante por distintas vías: la llamada vía Nanclares (beneficios penitenciarios) o a través de la lista de 400 presos que Iñigo Urkullu ha entregado a Rajoy".

Al terminar la pegada de carteles, abandonamos el barrio de Villeneuve nuevamente de vacío. Ternera no está y nadie nos da noticia de él. Eso sí, sobre el terreno comprobamos que Grenoble es un centro estratégico perfecto para moverse por toda Europa. Cuenta con múltiples comunicaciones y distintas salidas posibles desde la ciudad: a menos de 100 km. la aduana suiza, más cerca aún la frontera italiana, con la ciudad de Turín al otro lado de los Alpes; yendo hacia el norte, Lyon y París; al sur Perpiñán y la muga con España; por autopista y cruzando Francia de este a oeste, el País Vasco francés.

«En Grenoble están él, su hijo y su nuera. El CNI lo sabe y no hace nada», dice Alcaraz
Además, Grenoble aparece como eje central en algunos de los recorridos que ha tenido que realizar Josu Ternera, teniendo en cuenta los lugares donde ha sido localizado en los últimos años. La última vez, el pasado mes de julio: en el pueblecito francés de Durban sur Arize, muy cerca de la frontera con Andorra (allí apareció con su nueva mujer, la titiritera Agnes Cerlo y con su nuevo hijo de apenas unos meses de edad). Años antes, en 2011, ya había sido detectado en el pueblecito francés de Saint Gervais, a los pies del Mont Blanc (a pocos kilómetros de Grenoble). En las dos ocasiones, alguien dio el chivatazo al jefe de la banda de que se iba a producir una operación policial, teniendo tiempo Ternera para desaparecer.

También el hijo del capo etarra, Egoitz (dirigente de la banda e igualmente en búsqueda y captura), fue localizado en el año 2009 por el CNI en la localidad italiana de Pordenone al norte de Venecia. Y es que, durante los últimos años, la mayoría de los pasos dados por Josu Ternera han estado controlados por los servicios secretos españoles.

Por ejemplo, el CNI tuvo conocimiento de la reunión que mantuvieron en enero de 2004 en Perpiñán, Josu Ternera y Mikel Albisu, alias Antza, con el entonces líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Josep Lluis Carod-Rovira. Al hacerse pública aquella reunión, el Gobierno de Aznar creó un problema a los socialistas, a menos de mes y medio de las elecciones generales, lo que obligó a Zapatero a presionar a Pascual Maragall para que se deshiciera de su socio de Gobierno en Cataluña, Carod Rovira, que negociaba con los jefes de ETA sin encomendarse a nadie.

Tras la victoria de Zapatero el 14 de marzo de 2004, todo cambió. ZP autorizó los contactos con la banda terrorista ETA y el primero de ellos tuvo lugar el día 21 de enero de 2005, en el Hotel Wilson de Ginebra (Suiza) entre el presidente del Partido Socialista de Euskadi (PSE), Jesús Eguiguren, y el 'boss' de ETA, Josu Ternera.

A partir del 21 de junio de 2005, Eguiguren y Ternera se reunieron de forma alterna (un día sí y otro no) en compañía de representantes del Centro de Diálogo Henri Dunnat en Suiza, muy cerca de Grenoble. Los encuentros se trasladaron a Oslo (Noruega), de forma alterna también entre los días 3 y 12 de noviembre de ese mismo año. Hubo una última reunión entre Eguiguren y Ternera el 31 de diciembre de 2005 en Ginebra.

Del resultado de aquellas reuniones fue el anuncio de alto el fuego permanente realizado por la nuera de Ternera, Ainoa Ozaeta, mediante vídeo comunicado el 22 de marzo de 2006. Pero el proceso descarriló. En octubre de ese año ETA robó 350 pistolas y Ternera fue retirado de la negociación y, en su lugar, apareció un agresivo Javier López Peña, Thierry. La respuesta llegaría pocos meses después: ETA voló la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas asesinando a los ciudadanos ecuatorianos: Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate.
Los contactos continuaron

Aunque el Gobierno de ZP declaró públicamente rota la negociación con la banda, los contactos siguieron existiendo y el objetivo fue rescatar a Ternera y sacar adelante, nuevamente, la negociación. Es en esta clave como hay que entender las detenciones posteriores de Thierry y de Txeroki. Y es en este momento cuando el hijo de Ternera se hace con el control de la banda. A partir de entonces todo ha quedado en casa de los Ternera. Según Alcaraz, en Grenoble.

"El proceso de negociación ha tenido sus frenazos y acelerones", sigue hablando Alcaraz, "pero nunca se ha detenido... Y continúa bajo la batuta de Josu Ternera. Él es la clave de todo lo que ha pasado y va a pasar"... Las palabras y el largo viaje parecen, de pronto, entristecer el rostro de Alcaraz. ¿Desilusionado? "...No es por no haber encontrado a Ternera, eso hubiera sido como encontrar una aguja en un pajar. Me entristece lo que va a pasar en España en un futuro inmediato".

Quien fuera presidente de la AVT, etapa de la que conserva algunas buenas fuentes de información, asegura disponer de información del futuro inmediato: "Ahora le toca mover ficha a ETA, pero lo hará, como siempre, a su manera. Antes de fin de año, la banda terrorista escenificará una entrega de armas. Será más teatral que real y muy propagandística. Se anunciará que la banda terrorista tiene la 'disposición' de 'sellar' o 'entregar' sus depósitos de armas a un 'Grupo de Verificación Internacional', obligando al Gobierno a reconocer la presencia de ese 'Grupo Internacional'. Si el Gobierno no accede a esta intermediación, es muy probable que ETA utilice a medios de comunicación internacional para unilateralmente 'demostrar su voluntad de paz' entregando depósitos de armas y explosivos simbólicos..."

Un día y algunas horas más después de iniciar el camino, abandonamos Grenoble y nos disponemos a regresar a España. Será finalmente un viaje relámpago, 48 horas, más de 2.600 kilómetros recorridos y muchas emociones en cada una de sus etapas.

No todo termina en la carretera. Ya de regreso en Madrid, ciudad en la que el andaluz pasa gran parte de su vida actual, José Alcaraz cumplió una última misión, su epílogo. El viernes amaneció frío en la capital y aquel mismo hombre de pequeña estatura que el miércoles se abría paso entre jóvenes de Grenoble subió los peldaños de acceso a la Audiencia Nacional. Ante el titular del Juzgado Central de Instrucción nº 2, Ismael Moreno, Alcaraz presentó un escrito-denuncia. Decía así: "Josu Ternera, sobre quien pesa una orden de búsqueda y captura internacional, reclamado en la presente causa como autor del atentado contra la Casa Cuartel de Zaragoza, se encuentra en la ciudad francesa de Grenoble, concretamente en el barrio de Villeneuve, junto con parte de la cúpula de ETA, por lo que solicitamos al Juzgado que con carácter urgente, oficie a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, para que tomen las medidas necesarias para su detención y entrega a la Audiencia Nacional".

En la actualidad Ternera es el único de los terroristas implicados en el atentado al cuartel de Zaragoza que sigue en libertad. Él fue quien dio la orden al comando formado por Henri Parot, Jean Parot, Jacques Esnal y Frederic Haramboure para que colocaran un coche bomba el 11 de diciembre de 1987 en Zaragoza.

Porque Henri Parot, el que dio nombre a una doctrina cuya derogación, seguro, también terminará recayendo sobre él, sigue preso en España. Los otros tres cumplen cadena perpetua en Francia. Sólo queda libre quien dio la orden, el jefe. El tipo por el que Alcaraz, acordándose de su hermano y sus dos sobrinas, ha hecho su último gran viaje como víctima del terrorismo. Le duele saber que anda libre en Grenoble. Y se malicia con que tampoco esta vez lo cazarán.


Recortes de Prensa   Página Inicial