AGLI Recortes de Prensa   Lunes 9 Diciembre 2013

Mariano Rajoy: "Ni el déficit en 2013 ni empleo en 2014"
Robert Centeno El Confidencial 9 Diciembre 2013

Es la última Rajoyada, “donde dije digo, digo Diego”. El viernes, la desgracia nacional que es Mariano Rajoy, en el 35 aniversario de la “Constitución oligárquica para la corrupción”, afirmó ante un grupo de periodistas -como si el tema no fuera con él-: “Este año no se cumplirá el objetivo de déficit y dudo que se vaya a crear empleo en 2014”. ¿Y este trilero es el que va a sacarnos de la crisis?

“Cumpliremos el objetivo de déficit sí o sí, es lo más importante”, dijo Rajoy recientemente en una entrevista con Bloomberg en Nueva York. “España va a cumplir con sus compromisos de reducción en el déficit”, afirmó Luis de Guindos hace unas semanas. “España cumplirá el déficit del 5,8% en 2014 sin necesidad de nuevos ajustes y tendrá margen para bajar impuestos en 2015”, aseguró De Guindos a Bruselas hace 20 días. Ahora dicen lo contrario y se quedan tan anchos.

La evolución de ingresos y gastos de todas las Administraciones Públicas demuestra la imposibilidad de mantener este gigantesco Estado de despilfarro y corrupción. Y lo trágico es que estos descuadres, financiados con cientos de miles de millones de deuda, han arruinado el futuro de España para varias generaciones. Los responsables deberían pagar por ello. La troika culpa precisamente de la falta de crédito hacia el sector privado a la compra masiva de deuda pública por parte de la banca para ayudar a mantener a la oligarquía política. Pero si Draghi aplica descuentos a la deuda en los test de estrés, se acabó la fiesta.

Unos presupuestos imposibles de cuadrar
La evolución de ingresos y gastos de todas las Administraciones Públicas demuestra la imposibilidad de mantener este gigantesco Estado de despilfarro y corrupción. Y lo trágico es que es que estos descuadres financiados con cientos de miles de millones de deuda han arruinado el futuro de España para varias generacionesEl cuadro adjunto presenta el resumen de la situación. La cifras de 2012 son las de liquidación del Presupuesto de ese año, según el Banco de España. La estimación de 2013 se ha realizado extrapolando a todo el año las cifras de octubre. Lo que este cuadro demuestra es una situación imposible. Los ingresos han tocado fondo y los gastos no paran de crecer, llegando ya al 46,6% sin el rescate bancario. Si lo comparamos con un el 39,2% de 2007, el incremento es de 76.000 millones, una auténtica salvajada, y ello a pesar de haber reducido drásticamente la inversión pública y recortado gasto social, salarios, prestaciones de desempleo y pensiones.

La casta política no ha vacilado en incrementar sin freno el gasto para mantener su Estado autonómico en plena crisis, a costa del endeudamiento y del empobrecimiento de España.

Estos miserables no han recortado, sino incrementado, el gasto político inútil, las duplicidades, los miles empresas públicas, los coches y oficinas de lujo, el más del millón de enchufados inútiles y los 20.000 asesores que nos asesoran a 80.000 euros la pieza. Estamos en manos de una mafia despilfarradora y corrupta que no está dispuesta a tocar nada que afecte a su chiringuito en espera de una recuperación milagrosa que no se va a producir. Todos los recortes se han hecho por motivos políticos sin ningún estudio económico que los sustente. De seguir así, el tema sólo puede acabar en un levantamiento social.

                                 2012     Est. 2013
Recursos totales     382.007   382.000
Empleos totales      491.414  485.000
Sin ayudas bancos  452.290  475.000
Gasto público/PIB   44,3%     46,6 %
Déficit                  -109.407 -103.000
Sin ayudas bancos - 70.278 -93.000

Empecemos por el Estado. El déficit en los 12 meses anteriores a octubre es de 47.400 millones frente a los 40.300 a que se tiene que llegar en diciembre, o sea, que cumplir el objetivo es ya imposible. Del lado de los ingresos, estos han permanecido planos a pesar de las fuertes subidas impositivas por la manifiesta debilidad de las bases imponibles, lo que significa que por mucho que lleven la presión fiscal a niveles confiscatorios, de donde no hay no se puede sacar. El PIB real -y en consecuencia las bases imponibles- son un 30% inferiores a las oficiales.

Pero, además, hay un hecho puntual que hace que la realidad de los ingresos sea peor todavía: de acuerdo con la nueva normativa europea, España y otros periféricos retrasaban al año siguiente parte de las devoluciones de impuestos ya reconocidas. Ahora Bruselas obliga a contabilizarlas justo cuando se reconozcan. Y esto es un regalo del cielo para Montoro: 7.000 millones de euros de 2012, cuya devolución había retrasado a 2013, han pasado a formar parte del déficit 2012, pero ¿a quién le importa ya el déficit 2012? Esto significa que los ingresos del Estado son en realidad 7.000 millones menores en 2013.

El gasto, por su parte, ha aumentado un 6,9% a final de octubre, una desviación brutal debido, principalmente, al crecimiento de los gastos financieros, a las transferencias a la Seguridad Social y ¡a la Unión Europea!, partidas todas ellas que irán a más y no a menos en años próximos. La carga de intereses se había incrementado el 15,3% y en las transferencias a la Seguridad Social la situación raya en lo dramático. Para evitar la quiebra han tenido que transferir hasta septiembre 14.071 millones, ¡un 86,1% más que el año anterior!

El déficit en los 12 meses anteriores a octubre es de 47.400 millones frente a los 40.300 a que se tiene que llegar en diciembre, o sea, que cumplir el objetivo es ya imposibleDe la ejecución presupuestaria de las comunidades autónomas sólo sabemos que las cifras oficiales son falsas y que es en el cuarto trimestre cuando se produce un mayor déficit. Según la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), el déficit de las comunidades ascenderá al 1,8%, casi un 40% superior al 1,3% previsto, lo que supone que dicho déficit está aumentando y no disminuyendo. Pero aun así esta cifra es muy optimista porque las anomalías en las cuentas regionales son inauditas. Del lado de los ingresos, los impuestos cedidos y las transferencias del Estado han bajado un 3,2%, y un 13% respectivamente hasta septiembre.

No es de extrañar que haya varias regiones que hayan anunciado que no podrán cumplir el objetivo después del río de dinero recibido para pagar a proveedores. Montoro ha convocado a todos los caciques locales el próximo día 18, ¿y saben para qué? ¿Para decirles que o recortan gasto o los va a intervenir? Pues nada de eso. Los ha convocado para traspasarles más impuestos, o sea, más dinero para que puedan seguir despilfarrando a placer. Lo de Rajoy y Montoro es de juzgado de guardia. Siguen desmantelando lo poco que ya queda de España para dar satisfacción a unos caciques locales.

Respecto a la Seguridad Social, las cotizaciones han caído un -3,1% en los últimos doce meses hasta septiembre y el total de gastos no financieros ha crecido un 5,3%. La diferencia a septiembre es de 16.461 millones de euros, un 73% más que en septiembre 2012, lo que ha obligado a sacar otros 5.000 millones de la caja de la Seguridad Social que se añaden a los 14.071 transferidos para poder pagar la extra de Navidad. No es de extrañar que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmara a un grupo de inversores internacionales, “cuanto más se tarde en aplicar la nueva fórmula de sostenibilidad, mayores tendrán que ser los recortes”.

Para Bruselas, el déficit 2013 -excluidas las ayudas al sistema financiero- alcanzará el 8%. Según la extrapolación de la situación a octubre, este sería del 9%. Será uno u otro en función de las trampas que Montoro y los caciques regionales decidan hacer hasta fin de año. Montoro no ha pagado los 3.600 millones a que se había comprometido con las eléctricas, pero subirá el recibo de la luz un 12% en enero mientras baja en toda Europa, y los 5.000 millones prometidos a las farmacéuticas antes de fin de año están en el aire, su aplazamiento a 2014 le es esencial. Además, tienen los cajones llenos de facturas, no pagan a nadie desde octubre.

Montoro no ha pagado los 3.600 millones a que se había comprometido con las eléctricas, pero subirá el recibo de la luz un 12% en enero mientras baja en toda Europa, y los 5.000 millones prometidos a las farmacéuticas antes de fin de año están en el airePara postre, siempre nos quedará María Dolores de Cospedal, que puede explicar a Montoro cómo reducir un déficit del 7,7% al 1,5% en 2012 y sin despeinarse. Según FEDEA, “redujo” el gasto de escuelas y hospitales en un 26% y, para ello, “deberían haber cerrado buena parte de las escuelas y hospitales, algo que no ha sucedido”. Lo único seguro es que ha hundido el crecimiento al nivel más bajo de todas las comunidades autónomas, un -3%.

Por qué no hemos salido de la recesión
Pues no hemos salido de la recesión porque aunque el Banco de España y el Instituto Nacional de Estadística hubieran hecho su trabajo honestamente -lo que no es el caso desde 2008- la supuesta subida del PIB en un 0,1% es muy inferior al margen de error en este tipo de cálculos. Montar el circo mediático por una supuesta mejora entre tres y cuatro veces inferior al margen de error es de trileros de monarquía bolivariana.

Y si vamos al fondo de la cuestión, el 0,1% no es compatible con la mayoría de indicadores de actividad y demanda, pero sobre todo es radicalmente incompatible con las cifras de la Central de Balances del Banco de España que arrojan los Valores Agregado Bruto, (es decir, el PIB, que es la suma de todos estos valores, una muestra más que representativa de empresas de todos los sectores de actividad). Según esta cifra, el PIB ha caído más de un 4% en los tres primeros trimestres. Y una de dos: o las empresas mienten o mienten el INE y el Banco de España.

Montar el circo mediático por una supuesta mejora entre tres y cuatro veces inferior al margen de error es de trileros de monarquía bolivarianaY ya, por último, ¿qué tenemos en el cuarto trimestre del año del Señor de 2013? El PMI manufacturero (1) -el índice de gerentes de compras de las empresas industriales que indica la tendencia de los próximos meses- se esperaba que subiera del 50,8 a 50,9, pero cayó al 48,6. Sorprendió a propios y extraños y ese día afectó a las bolsas europeas, “siendo el mercado doméstico la principal fuente de contracción”.

Y en cuanto al PMI de servicios creció en noviembre por primera vez en tres meses ante la proximidad de la temporada navideña. Los mayores aumentos lo fueron en el sector Correos y telecomunicaciones, mientras que en hoteles y restaurantes bajaron de nuevo los pedidos. “Hemos visto con qué rapidez los signos de optimismo pueden verse truncados y se mantiene la posibilidad de una nueva desaceleración”, advirtieron al presentar los datos.

En el resto de indicadores esenciales, las ventas en grandes empresas vuelven a caer en octubre un -0,3 % y el índice de comercio al por menor deflactado acelera su bajada al -0,8 %. El consumo aparente de cemento acusa un descenso también al -1,2 %; la mora bancaria real supera el 20%; el crédito al sector privado, no es que no se recupere, es que sigue desplomándose a velocidad acelerada, una media del -9,3 % hasta octubre, casi el doble que en 2012 y el triple que en 2013. Y la Seguridad Social, que ha perdido 66.829 cotizantes en noviembre, era lo que nos faltaba.

Y luego los datos de empleo. Cuando los tramposos del INEM nos dicen que el paro asciende a 4,8 millones, Eurostat afirma que en octubre hemos alcanzado la cifra record histórica de 6.058.000 desempleados, una tasa de paro del 26,7%. Sin embargo, el señor de la barba afirma con toda su cara en el Congreso que no ha habido destrucción de empleo. Y la guinda del pastel, la aportación positiva del sector exterior ha desaparecido. Las exportaciones de septiembre han sido muy inferiores a las de agosto, con lo que el volumen del tercer trimestre experimenta un desplome del 17% sobre el segundo trimestre en tasa anual. Y, según estos tramposos, hemos salido de la crisis “gracias al tirón de las exportaciones”. No tienen vergüenza.

(1) Por encima de 50 estos índices indican crecimiento futuro, por debajo contracción futura.

Los partidos de la Constitución
“El Estado, creado bajo el franquismo, es Dios”
Almudena Negro. www.diariosigloxxi.com  9 Diciembre 2013

Superchería en el marco de actos propios más bien de una sociedad primitiva. Es el festival de celebración de la Carta Otorgada, que no Constitución puesto que la clase política no estimó oportuno convocar Cortes Constituyentes, de 1978.

“España se constituye en Estado Social y Democrático de Derecho”, proclama el texto de 1978. En primer lugar, todo Estado lo es de Derecho, por lo cual la simple mención, tan reiterada por muchos, es una bobada. En segundo lugar la palabra democracia, vacía de contenido y acaso la más prostituida en el siglo XX, como ya advirtiera certeramente Ortega y Gasset, se refiere, tal y como menciona el texto legal a una “democracia avanzada”, lo que en lenguaje socialdemócrata leninista viene a señalar la utopía de una sociedad nueva. De esa nación de naciones que defienden los nacionalistas y, por ende, los socialistas. El Estado, creado bajo el franquismo, es Dios. Un Estado que hoy reniega de las víctimas del terrorismo, asesinadas, como certeramente señalara el ex funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara en días pasados, “por ser españoles”. Es el Estado del consenso social…demócrata. Incompatible con la democracia política, sustraída a los españoles, a quienes se sigue negando la libertad política.

Estos días atrás asistíamos a todo un rosario de frases vacías de contenido, políticamente correctas, cursis en muchos casos, en defensa de un texto que nacía ya viejo y en cuyas páginas se encuentra el germen de los males que nos afligen.

La oligarquía anda debatiendo con tal ocasión, que con algo hay que entretener al respetable, acerca de una modificación constitucional. Los de Pérez Rubalcaba, acaso los que mejor comprenden el texto, proponen introducir en ella el federalismo, por eso de acabar de destruir el êthos de la nación española. Los del PP, que han asumido plenamente el ideario socialista, hacen como que se resisten. Pero sólo un poco. El resto de partidos, sin excepción, no se entera o comparte ideas con ellos.

Porque es precisamente en la Constitución, la de las nacionalidades, en donde se sientan las bases para una nueva sociedad, una nueva nación. Nihilista. La nación “discutida y discutible” de Rodríguez Zapatero. Nada pareciera haber existido antes de ella.

Mucho menos, la nación histórica, que está siendo tenazmente destruida por los actores del consenso, en el cual se va a integrar la banda terrorista ETA. El papel que dicha organización criminal ha jugado a favor del Estado de Partidos, tan necesitado de enemigos internos o externos con el fin de desviar la atención de la opinión pública, está por estudiar.

La violencia izquierdista que apenas aparece en los medios
Editorial www.gaceta.es 9 Diciembre 2013

“Contra las almas la mentira, contra los cuerpos la violencia”, decía Lenin para entusiasmar a las masas revolucionarias. Con esa justificación sin límites de la violencia política y de la manipulación de los pueblos se dio inicio al más gigantesco de los horrores de la modernidad: el genocidio comunista. Más de cien millones de personas fueron asesinadas en nombre de las muchas versiones de la Internacional. De Paracuellos a Katyn, de Pol Pot a Ché Guevara, del gulag a la checa, pasando por los grandes criminales del siglo pasado: Stalin y Mao, los dos genocidas más efectivos del siglo XX, que superaron con creces a Hitler en número de víctimas.

Sin embargo, la eficaz labor de prevención contra nazismo que se llevó a cabo tras la victoria de 1945, -mostrando sus horrores sin descanso, prohibiendo sus partidos, poniendo todos los medios para que el terror nazi no se repita- no se imitó después del derrumbe del Muro en el 89 para prevenir un neomarxismo violento y cercenador de libertades. Y el error puede que Europa lo pague demasiado caro. La violencia comunista -en cualquiera de las múltiples caras que muestra la extrema izquierda- ha llenado de plomo muchísimos años de historia contemporánea. Casi el cien por cien de los grupos terroristas en occidente tienen inspiración marxista, y por supuesto los partidos comunistas presentes en casi todos los países de nuestro entorno no han condenado el horror del régimen soviético. En España, incluso, algún periodista defendió el gulag donde torturaron a Solzhenitsyn.

Con estas premisas históricas no puede resultar extraño que todavía hoy, sobre todo entre los jóvenes, la violencia de la extrema izquierda continúa presente. Sus ataques -numerosísimos-, apenas tienen reflejo en los medios, y muchas de las asociaciones subvencionadas contra la intolerancia apenas denuncian estos hechos, en ocasiones porque sus dirigentes también proceden de la izquierda radical, como es el caso de Esteban Ybarra, vinculado en su juventud con grupos terroristas de extrema izquierda.

El resultado es una violencia callejera creciente, distintas tribus urbanas y futbolísticas con un apellido común, “antifascismo”, que utilizan como excusa general para dar rienda suelta a sus instintos más salvajes. Y que hacen buena la profecía de Churchill: “los fascistas del futuro se llamarán a sí mismos antifascistas”.

La ideología, una mancha que no se quita de las togas
Editorial www.gaceta.es 9 Diciembre 2013

'Anarcotiranía' es el paradójico nombre que han buscado ciertos autores para definir la situación política a la que parecemos estar abocados en Occidente y, muy especialmente, en España. La anarcotiranía se caracteriza por un comportamiento arbitrario de los poderes públicos, combinando la dejación de lo importante con la utilización de lo trivial y oscuro para lograr sus fines, y una ciudadanía agobiada por una normativa intrusiva, ideologizada e inabarcable hasta el punto de que nadie sepa cuándo incumple la ley y, así, cualquier enemigo potencial del Estado pueda ser castigado en cualquier momento.

Los enjuagues y tejemanejes en el Consejo General del Poder Judicial, con los partidos intercambiando vocales 'de los suyos' como cromos, son sobradamente conocidos y justifican mil veces el responso que recitara hace ya años Alfonso Guerra sobre la tumba de Montesquieu.

Pero aún más grave que una justicia politizada -repartida entre los 'mios' y los 'tuyos'- es una ideologizada, que aplica criterios ajenos a la práctica jurídica e incompatibles con cualquier Estado de derecho imaginable.

Esta lenta pero implacable infiltración de la 'justicia revolucionaria' en nuestra judicatura -por la que unos sujetos son más 'iguales' que otros ante la ley- es la que llevó al juez Fernando Ferrín Calamita, entrevistado en este número, a la inhabilitación y suspensión de empleo y sueldo.

Las modas ideológicas de mayor o menor peso y la presión de la opinión pública -que no es otra, en realidad, que la 'opinión publicada'- no debería, en un Estado serio, tener influencia alguna sobre las decisiones judiciales, necesariamente esclavas de la ley. Es el único modo en que la ciudadanía pueda saber qué es o no jurídicamente lícito y pueda actuar en sociedad sin temor a sanciones motivadas por la ideología.

Pero, ¿puedo afirmar eso alguien en la España de hoy sin que se le altere un músculo del rostro? ¿Puede una judicatura postrada ante el ejecutivo y nombrada por él abstraerse, en el ejercicio de su labor, de cuáles sean las causas de moda, qué grupos merecen un trato de favor a juicio de la ciudadanía o los medios de comunicación más poderosos o qué colectivos pueden sacrificarse sin problema en la seguridad de que nadie de peso abogará por ellos?

Una justicia torcida, una justicia condicionada por el poder hace de la democracia una burla intolerable.

"España contra Cataluña", el simposio de la infamia
EDITORIAL Libertad Digital 9 Diciembre 2013

El Centro de Historia Contemporánea de Cataluña, dependiente de la Generalidad, va a perpetrar un simposio denominado "España contra Cataluña" aberrante desde el mero título; por no hablar del subtítulo, "Una mirada histórica, 1714-2014", que abarca en su memorial de "opresión" hasta el futuro, ese 2014 totémico para los fanáticos que desprecian tanto a su pretendido país que no hacen sino mentir sobre su pasado y hacer irrespirable la atmósfera de su presente.

El montaje es tan obsceno que hasta el catalanista Cercle de Cultura, del que forman parte personalidades como el editor Pere Vicens Rahola, hijo del historiador Jaume Vicens Vives, ha emitido un comunicado en el que se declara "desagradablemente sorprendido" tanto por el título del mismo como por la manera "poco o nada pertinente" de presentar los temas. La cultura, sostiene esta institución privada sumamente crítica con el enésimo despropósito del Gobierno Mas pagado por el contribuyente, "no se ha de rebajar a devenir un elemento propagandístico" al servicio de tal o cual ideología. Pero es que precisamente eso es lo único que de ella interesa al nacionalismo que desgobierna el Principado.

"España contra Cataluña" es la enésima agresión nacionalista a Cataluña y a los catalanes, objetos de una operación de corrupción histórica y desinformación tan indignante como grotesca que no debería salir gratis a la tan irresponsable como incompetente y desleal Generalidad de Artur Mas, a la que mantiene con respiración asistida el pusilánime Gobierno de Mariano Rajoy, tan obsequioso con quienes desprecian a España como ingrato e insolente con quienes por ella dan la cara.

Homs, James Homs
Federico Jiménez Losantos El Mundo 9 Diciembre 2013

LA VICEPRESIDENTA del Gobierno ha mostrado su inquietud ante el hecho de que la Generalidad catalana cree su propio servicio de inteligencia o, al menos, de espionaje. Lo que tal vez preocupa a Súper Soraya es que Súper Homs, portavoz y factótum del Gobierno Mas, pueda presentarse ante Aline Griffith en El Rastrillo u otro enclave de información sensible usando la fórmula del espía de Ian Fleming: «Me llamo Homs, James Homs». Y, de tener -no aparentar- sesenta años menos, la espía de rojo se licuaría y podría revelarle a Homs los más íntimos secretos del Estado.

Confirmando los temores sorayescos, Homs ha reaparecido este fin de semana, y me ha impresionado. Da miedo el poco miedo que da. Presentaba lo de siempre: el proyecto de proyecto de independencia al que dedica todos sus esfuerzos el Estado futuro (el suyo) y todos sus recursos el Estado en extinción (el nuestro). Pero lo llamativo era el fondo contra el que perfilaba su silueta. Era una especie de guardarropía espacial navideña y, en ella, Homs parecía un Superman muy anterior a Christopher Reeve, con un fondo de estrellas y planetas pequeñajos de tres colores; algo así como un telón de El Pessebre comprado en los Encantes; o un teloncillo de luces navideñas como las de Sepu o Jorba Preciados de los 60. Delante, como guía del autoestopista galáctico, tres palabras: «erem, som, serem». No sé si Homs, James Homs, presumía del pasado, del presente, del futuro o de la perennidad del Ser, ayer atribuida a la Divinidad y ahora a la Catalanidad. Tampoco sé qué prisa le corre el referéndum, si los catalanes han sido, son y serán, mientras los españoles, que hemos sido mucho y aún somos algo, dejaremos de ser del todo con absoluta seguridad. ¿Qué les cuesta esperar?

En Homs, James Homs, destaca su aspecto: traje ancho, escaso y barato pero coriáceo, como si escarabajo y cucaracha hubieran cedido sus secretos de supervivencia cósmica al humano blanquecino y blanducho. Pocas bromas: tras su aspecto de enterrador, Homs, James Homs es el amo del CAC, un aparato de espionaje con una sala de grabaciones como las de la RDA en La vida de los otros. Allí hace escuchas supuestamente legales que usa a su antojo para atacar y perseguir a sus enemigos políticos ¿Para qué quiere Homs un CNI si ya tiene una Stassi?

El sucesor de CiU
¿Quién teme a UPyD?
José García Domínguez Libertad Digital 9 Diciembre 2013

Un partido a la izquierda del PSOE al que votan los que están a la derecha del PP. Si un turista australiano de paso por Barcelona me preguntase qué es Unión, Progreso y Democracia, creo que le respondería eso. Y no andaría lejos de la verdad. De muy antiguo es sabido que la política hace extraños compañeros de cama. Pero uno nunca hubiera imaginado, ni siquiera en la más febril y perversa de sus fantasías, a tantas señoras de misa diaria compartiendo lecho electoral con Fernando Savater. Cosas veredes, que decía el otro. A mí, si algo me hastía en política es la demagogia. Y Rosa Díez personifica la demagogia con faldas. Aunque reconozco que también me echa para atrás el olor del vinagre y, sin embargo, creo que es ingrediente imprescindible en toda ensalada que se precie.

Descartada por completo Izquierda Unida (nadie que habite extramuros de Maastricht puede formar parte hoy de una coalición de gobierno en Europa), UPyD está llamada a constituirse en la bisagra crónica que complemente las mayorías, cada vez más precarias, de PSOE y PP. Un mérito que, en puridad, corresponde más al extravío separatista del establishment catalán que al etéreo discurso programático de Díez, amalgama de vaguedades retóricas y moralina regeneracionista que únicamente se sostiene en pie gracias a su firmeza en la cuestión nacional. Durante las tres décadas que CiU representó idéntico papel, las reglas del juego en Madrid fueron simples hasta las mismas lindes de lo obsceno.

Por un lado, los grandes lobbies económicos podían meter cuchara en el BOE a placer utilizando como amanuenses a los siempre solícitos diputados de la Minoría Catalana. Por otro, socialistas y populares disponían de una cómoda coartada para hacer tragar aceite de ricino a sus respectivas bases sociológicas siempre que fuese menester. A cambio, CiU apenas exigía un salvoconducto de impunidad al presidente de turno, llamárase González, Aznar o Zapatero, a fin de ir deshilachando poco a poco las costuras de la Constitución dentro de su ínsula Barataria. He ahí la genuina ley no escrita por la que se vino rigiendo el país desde la transición, la que la torpe miopía estratégica de Artur Mas ha terminado por derogar. Y es que, aunque solo fuera por elemental instinto de supervivencia, UPyD no va a seguir jugando con esa vieja baraja trucada. El coro de loritos mediáticos que recita el mantra de que urge modificar la Carta Magna aún no se enterado, pero la verdadera Constitución fáctica ya ha sido reformada en las urnas. Y para bien.

Justicia
Ideas para auditar el 11-M
Gabriel Moris Libertad Digital 9 Diciembre 2013

Para dar continuidad a la propuesta de auditoría al proceso de referencia, trataré de esbozar algunas ideas prácticas. Antes de nada he de advertir que esta auditoría podría sentar un precedente para la mejora de otros procesos y procedimientos judiciales.

La condición para que esta auditoría pueda ser una realidad es que el Poder Judicial –Audiencia Nacional, Fiscalía, TS, CGPJ, etc.– quiera. En mi opinión, esta auditoría podría marcar el principio de la regeneración y mejora del servicio que este poder debe prestar al pueblo. La más que probable reticencia del mundo de los jueces a que alguien ajeno al mismo pueda examinar los resultados y la forma en que se trabajó no debe impedir que se lleve a cabo. Yo pienso que, muy al contrario, podría ser un primer paso para relajar el divorcio entre dicho mundo y la sociedad civil. Cualquier ciudadano que tenga que afrontar hoy una intervención judicial, lo primero que ha de preguntar es "¿Qué juzgado y qué juez me tocará?". Ello no es sino una prueba que pone en evidencia la poca confianza que inspira la Justicia en el pueblo español.

El segundo obstáculo por vencer es el nombramiento del equipo auditor. Hay que conjugar independencia, formación judicial y experiencia. Contar con tres o cuatro personas que reúnan estas características no es algo sencillo; no obstante, con voluntad se pueden subsanar todos los inconvenientes. Más difícil es perpetrar un atentado como el de los trenes de Cercanías y ocultar su autoría durante diez años.

Quizás pudieran seleccionarse especialistas inactivos o jubilados. O profesionales fiables de organismos internacionales. Unos especialistas con experiencia y ética probadas podrían, desde su independencia, hacer una auditoría con garantía de éxito e imparcialidad.

En cuanto a la ejecución, comportaría tres fases: análisis previo de la documentación utilizada en el proceso judicial, planificación y ejecución de la auditoría y elaboración y difusión del informe final.

Quisiera esbozar algo de los contenidos de estas tres etapas. La primera comprendería la legislación aplicable, los procedimientos judiciales, los procesos definidos para investigar un atentado criminal, etc. Si existieran lagunas documentales serían sustituidas por códigos de buenas prácticas. En la segunda tendría lugar el trabajo de campo o auditoría propiamente dicha. Se analizaría la instrucción, el juicio y la sentencia. No me resisto a mencionar algunos asuntos que habrían de analizarse: la instrucción, cerrada a las partes hasta el final; la desaparición de los trenes y la extraña aparición y posterior desguace del foco único de explosión en Santa Eugenia; la desaparición de muestras tomadas en los focos de explosión y la ausencia de análisis hechos por los tedax; la desaparición de las grabaciones de las estaciones, etc; el tribunal solicitó una pericial de explosivos, ¿cómo se hizo y cómo se valoraron los resultados?; la cadena de custodia o la trazabilidad de la mochila de Vallecas tras el "extraño periplo"; la furgoneta Renault Kangoo y su traslado a Canillas; ¿qué fue del Skoda Favia?; el cambio de la Fiscalía, que dejó de afirmar que el explosivo era de un tipo determinado para decir que daba igual el tipo de explosivo utilizado; las explosiones de Leganés y Mocejón, no tratadas ni en la instrucción ni en el juicio. El juicio y la sentencia acabaron con un autor material después del rechazo, por parte del Tribunal Supremo, de los fallecidos de Leganés como autores materiales.

El informe de la auditoría, con la síntesis de puntos fuertes y desviaciones, nos permitiría conocer formalmente algo más de lo que nos ha permitido un proceso judicial transmitido en directo. Desgraciadamente, el juez Bermúdez respondió informalmente a una interpelación de Inma Castilla de Cortázar que el pueblo español no estaba preparado para conocer toda la verdad del 11-M. Yo opino que ni las víctimas ni el pueblo vamos a sufrir más al recibir una confirmación de lo que todos imaginamos.


Pinche aquí para firmar la petición de Gabriel Moris relativa a la investigación del 11-M.
http://www.change.org/es/peticiones/al-gobierno-al-congreso-y-a-la-audiencia-nacional-investigar-los-atentados-del-11-m

Pasión constituyente
Juan. J. Gutiérrez Alonso www.vozpopuli.com 9 Diciembre 2013

Hace unos meses, en un artículo titulado «De pecados y pólvora constitucional» (en The Economy Journal), me referí a la pasión constituyente y legalista que históricamente nos ha caracterizado como nación y también expuse algunas de las razones por las cuales considero que no es conveniente abrir un proceso de reforma constitucional en nuestro país. Se trata de una posición cada vez más minoritaria, podría decirse que resulta incluso un tanto irreverente, por lo que nos obliga a insistir sobre ella y tal vez a ser un poco más explícitos en el planteamiento. Puede que de este modo contribuyamos a advertir del error histórico en el que se podría incurrir en caso de abrir un proceso constituyente en las actuales circunstancias y bajo determinadas premisas.

En aquel texto, entre otras cosas, sostenía que la apertura de un proceso constituyente bajo la dirección de las personas que habitan y controlan los múltiples hemiciclos, no solamente no garantiza absolutamente nada para bien del ciudadano corriente, sino que podría dar lugar a problemas adicionales impredecibles. De hecho, creo que no hay que desmerecer el hecho de que en nuestro país ya haya incluso quien trabaja para violar, no ya la hipotética reforma constitucional cuyos lineamientos concretos obviamente se desconocen, sino incluso la próxima Constitución que pudiera aprobarse. Prueba evidente de que a pesar del tiempo, pocos han aprendido en verdad que la Ley no es reflejo del poder, sino su límite. Algo que lleva a muchos a creer e insistir en esa falsa creencia de que «la mejor Constitución seguro que es la que está por redactarse».

Las grandes crisis es evidente que siempre llevan a millones de ciudadanos al límite. Una situación en la que siempre son más vulnerables y manipulables. En poco tiempo se comienzan a percibir los acontecimientos en clave de (in)moralidad, y en cuanto aparecen las desvergüenzas del sistema y se manifiesta la incapacidad de la estructura política para ofrecer un horizonte esperanzador y resolutivo, de un modo u otro comienzan a surgir voces entre quienes controlan la cosa pública, quienes viven de la política o quienes a vivir de ella aspiran, apuntando y disparando contra el texto constitucional. Siempre ha sido así en nuestra tradición, y así es como algunos pretenden hacer creer a la gente que se puede revertir su situación mediante una revisión constitucional. Los ropajes nuevos del emperador, de modo más o menos abierto, los promueven o insinúan entonces, bien los cortesanos de siempre, incapaces de ofrecer solución alguna a los problemas reales de la gente corriente, pero sabedores de la importancia de aparentar que algo va a cambiar; bien los nuevos cortesanos, o incluso los futuros aspirantes a cortesanos. Que también existen, claro.

Condiciones objetivas y condiciones subjetivas
Cualquier reforma constitucional de cierto calado creo que requiere de unas condiciones objetivas y unas condiciones subjetivas que la justifiquen y la garanticen. Las primeras condiciones estarían relacionadas fundamentalmente con aquellos «problemas» que directamente puede causar un texto constitucional y que hacen aconsejable su reforma y/o mejora. Pero hemos de tener presente que en determinados contextos resulta relativamente fácil que aparezcan chamanes y embaucadores varios, sosteniendo que determinados problemas, a veces creados por ellos mismos, se deben al texto constitucional. Se trata de un planteamiento que el pensador honesto debe, primero detectar, y luego rechazar. Acto seguido sancionar también en las urnas como mejor considere oportuno.

Las condiciones subjetivas, por su parte, están más bien relacionadas con los perfiles de personas que eventualmente tendrían que asumir la importante tarea de reforma. Este tipo de trabajos, que obviamente no se encomiendan a parlamentarios ni senadores aunque mucha gente todavía piense a estas alturas lo contrario, puede suceder que acaben en manos de buenos pensadores, en cuyo caso el resultado puede llegar a ser notable pero estéril si en las cámaras de representantes habitan bárbaros o no se dan las mayorías suficientes. También puede suceder que incluso con la venia parlamentaria, en la tarea acaben filtrándose personajes menores o personajillos siniestros, lo cual daría lugar a un texto problemático - si es que llega a consensuarse - que podría llegar a convalidarse, o no, con el apoyo de otras fechorías parlamentarias o no parlamentarias. Extraordinariamente es verdad que puede suceder que las personas que impulsan un texto o una reforma constitucional, sean buenos pensadores y también hombres de acción. Personas que entienden de la trascendencia de un texto constitucional y de la necesidad de priorizar, por encima de todo, la libertad. En cuyo caso, hoy día, su trabajo estaría abocado al fracaso por los motivos que todos sabemos y que no merece la pena ni mencionar.

Así las cosas, a mi modo de ver, más allá de las fantasías y deseos que hoy circulan en algunos ambientes y sectores, en nuestro país no concurren ni condiciones objetivas ni condiciones subjetivas para una reforma constitucional que pueda tramitarse sin sobresaltos. Entre los enérgicos defensores de la reforma no es difícil identificar, por un lado, a quienes manifiestan en verdad un mero capricho, por otro, a quienes la necesitan para mejorar sus respectivas aspiraciones, y finalmente, a quienes muestran una temeraria buena voluntad más que cualquier cosa cosa. En muy poco tiempo hemos pasado de entender los textos constitucionales como programas de partido, a defender incluso la promoción de un proceso constituyente como programa de partido.

A pesar de todo, es claro que no estamos ante un tema menor que se pueda despachar en varios párrafos, pero creo que habida cuenta las circunstancias, lo más razonable no parece que sea embarcar a la ciudadanía en un proceso seguramente crispante, repleto de insoportables debates y, sobre todo, con un desenlace incierto pero seguramente perjudicial para los intereses de los ciudadanos. La perspectiva que nos ofrece ya más tres décadas de existencia del vigente texto constitucional y la experiencia constitucional acumulada en este tiempo, nos ha permitido constatar todo tipo de corruptelas y el poco respeto de nuestra sociedad y sus dirigentes hacia algo tan elemental como el Principio de Legalidad; lo cual nos lleva a pensar que el mejor trabajo – acierto – de los constituyentes de 1978 tal vez haya sido el de establecer un mecanismo de reforma rígido que no solamente ayude disuadir de la misma, sino también a neutralizar a sus enemigos.

¿En qué consiste saber una lengua?
Manuel I. Cabezas González latribunadelpaisvasco.com 9 Diciembre 2013

En otro lugar, nos hemos ocupado ya de describir cómo se aprenden las lenguas. Hoy, nos proponemos responder a otras preguntas complementarias: ¿En qué consiste saber una o varias lengua(s)? ¿Qué grado de competencia hay que alcanzar en cada una de ellas, para poder afirmar que son dominadas y se conocen? En las respuestas dadas a estas preguntas, reina una gran confusión y un enorme desvarío. En efecto, en Cataluña, cuando de comprensión-expresión oral y escrita se trata, los miembros de la casta política, los “todólogos” o “tolosas” (esos que disertan sobre todo, sin saber de nada) e incluso una buena parte de los profesionales de la enseñanza hablan o escriben, como dicen en Almagarinos (pueblo del Bierzo Alto), al sabor de la boca, i.e. sin ton ni son y sin conocimiento de causa. Por eso, acudamos a la sociolingüística y a la lingüística, para tener una respuesta fundamentada, razonada, motivada, objetiva y sistémica.

· El sociolingüista Basil Berstein, progenitor de la “teoría de los dos códigos”, distingue dos grados diferentes en el dominio de una lengua. Por un lado, está el “código restringido”: la lengua de las clases trabajadoras —desfavorecidas económica, social y culturalmente— que permite la comunicación coloquial, en situaciones no formales, y que conduce, más frecuentemente, al fracaso escolar. Y, por el otro, el “código elaborado”: la lengua utilizada por las clases medias, favorecidas desde el punto de vista económico, social y cultural; la lengua de las situaciones formales de comunicación; la lengua vehicular en la escuela y que conduce, normalmente o más frecuentemente, al éxito escolar.

· Según B. Berstein, para desenvolverse con eficacia, en cualquier situación de comunicación, oral o escrita, y para fundamentar el éxito escolar, profesional y social, no es suficiente con el “código restringido” (la lengua coloquial y cotidiana). Por eso, la adquisición del “código elaborado” es, al mismo tiempo, el objetivo que se debe conseguir en la escuela y, al mismo tiempo, el instrumento para alcanzarlo. Esta última aseveración conclusiva pone en entredicho la marginación de la que es objeto el español como lengua vehicular en la escuela catalana.

· Ahora bien, ¿en qué consiste el “código elaborado”? ¿Qué permite hacer este código? Aquí reina también una gran confusión, un desconocimiento, una ignorancia y una desinformación generalizados. En efecto, la casta política y sindical, los “todólogos”, gran parte de los profesores y el ciudadano de a pie suelen confundir la “competencia lingüística” (Noam Chomsky) con la “competencia comunicativa” (Dell H. Hymes).

· Según el padre de la gramática generativa y transformacional (GGT), la “competencia lingüística” es la capacidad de un locutor para producir y comprender un número infinito de frases. Y con su teoría gramatical, Chomsky ha pretendido precisamente describir esta competencia. Ahora bien, dominar el “código elaborado” o poseer una “competencia comunicativa” es mucho, mucho,… muchísimo más que esa capacidad de construir frases o de no hacer faltas de ortografía, como piensan muchos indocumentados.

· El “código elaborado” de Berstein puede ser asimilado a la “competencia comunicativa” de Hymes. En base a estas dos nociones y tanto para uno como para el otro, un locutor domina una lengua cuando es capaz de producir y comprender un número infinito de textos, en situaciones de comunicación diversificadas; es decir, si es capaz de dominar las habilidades (skills) para comunicar oralmente (comprender y expresarse) y por escrito (leer y redactar). Ahora bien, para ser capaz de hacer esto, no es suficiente la “competencia lingüística” (capacidad de construir y descodificar frases). Es necesario poseer, además, una “competencia textual o discursiva”, que nos permita construir y descodificar textos.

· En efecto, basta con que pensemos en nuestros comportamientos lingüísticos para verificar que, normalmente, producimos o descodificamos textos (conjuntos estructurados o series coherentes de frases). Sin embargo, esta capacidad, tanto en catalán como en español, de producir textos estructurados y coherentes, y de descodificarlos, no suele ser objeto, en general, de enseñanza-aprendizaje en el sistema educativo de Cataluña. Por eso, es lógico que, generalmente, no la dominen los jóvenes que llegan a la universidad, como lo constatamos aquellos que trabajamos en la enseñanza superior; y, en muchos casos, me atrevo a decir que tampoco la dominan cuando terminan los estudios universitarios.

· Además, la “competencia comunicativa” en una lengua es mucho más que utilizar un sistema lingüístico para producir y descodificar textos. A esta competencia hay que añadir lo que Umberto Eco llama la “competencia enciclopédica” o lo que, en didactología de las lenguas y de las culturas, los didactólogos denominamos “competencia cultural”: la adquisición de la cultura —en sentido amplio: costumbres, historia, cine, teatro, literatura, política, economía, música, gastronomía, arte, etc. — del pueblo cuya lengua se aprende. Sólo así, a los auténticos locutores bilingües o multilingües no se les podrá aplicar lo que dice J.L. Borges, en El Aleph, del anticuario londinense, Joseph Cartaphilus, que “se manejaba con fluidez e ignorancia en diversas lenguas”.

· Las constataciones empíricas y lo que dicen las ciencias (lingüística, sociolingüística y didactología) están a mil años luz de lo que pontifican, sin fundamento y sin ruborizarse, esos charlatanes de mercadillo de la casta política y los “todólogos” de servicio catalanes. Todos estos legos, cegados por la fe nacionalista y alejados de las preocupaciones pedagógicas, se dedican a propalar y a repetir —como un mantra y sin venir a cuento—un rosario de mentiras sobre las bondades de la “inmersión precoz y total” y sobre los peligros que traería consigo el equiparar el catalán y el español como lenguas vehiculares de la enseñanza en Cataluña. Y la casa, sin barrer: los jóvenes catalanes no llegan, en general, a adquirir la “competencia comunicativa” o el “código elaborado”, tanto en catalán como en español. Y los informes PISA o de la OCDE están ahí para recordarnos que permanecen instalados en la mediocridad.

· En efecto, poniéndose los principios psicopedagógicos por montera, todos estos ignaros consideran un ataque y una agresión que el español tenga, con el catalán, el estatus de lengua vehicular en el sistema educativo de Cataluña. Además, entrando en contradicción con la realidad, repiten hasta la saciedad que el español no está marginado en el sistema educativo catalán. Y vuelven a mentir cuando aseveran que el modelo de escuela catalana contribuye a la cohesión social y garantiza que los alumnos conozcan bien las dos lenguas. ¡Craso error!

· Lo dicho sobre la casta política y los “todólogos” podría decirse también de los profesionales de la enseñanza (profesores de todos los niveles educativos), que han dado y dan muestra de una ignorancia supina sobre lo que es dominar una lengua y sobre lo que hay que enseñar-aprender para conseguirlo. Y esto se ve, cada año, cuando nuevas hornadas de jóvenes llegan a la universidad, cada vez “más incapacitados para la expresión y el raciocinio” (Víctor García de la Concha dixit, hablando de los nuevos universitarios españoles). En general, ni saben leer, ni saben redactar, ni saben reflexionar, ni tienen “une tête bien pleine ni bien faite”, como hubiera dicho Michel de Montaigne. Es decir, no dominan los conocimientos instrumentales básicos e imprescindibles (i.e. la competencia comunicativa) para sacar provecho de los estudios universitarios y ser, en el futuro, hombres y mujeres, como diría Karlos Arguiñano, “con fundamento”.

Coda: « Je ne demande pas à être approuvé, mais à être examiné et, si l’on me condamne, qu’on m’éclaire » (Ch. Nodier).

El Estado vuelve a tirar del carro: las Administraciones contratan a 30.000 trabajadores en dos meses
Las Administraciones Públicas vuelven a tirar de la creación de puestos de trabajo, igual que lo hicieron durante buena parte de 2010 y 2011, cuando contribuyeron a un repunte de la ocupación y como consecuencia se acuñó la expresión de los brotes verdes.
Economía. Antonio Maqueda www.vozpopuli.com 9 Diciembre 2013

Las Administraciones Públicas vuelven a tirar de la creación de puestos de trabajo, igual que lo hicieron durante buena parte de 2010 y 2011, cuando contribuyeron a un repunte de la ocupación y como consecuencia se acuñó la expresión de los brotes verdes. Según los datos de afiliación a la Seguridad Social, las AAPP han contratado a 30.000 nuevos trabajadores entre octubre y noviembre.

Pese a que todos los analistas esperaban que el empleo público siguiese adelgazando, el Gobierno ha levantado el pie. De poco importa que tenga comprometido con Bruselas ajustes en personal por valor de 5.000 millones al año hasta 2016.

En noviembre, tras cinco años de crisis, el paro descendía por primera vez en un mes tradicionalmente malo debido a la resaca de la campaña veraniega del turismo. El Gobierno lo abrazó como un balón de oxígeno y el propio presidente Mariano Rajoy anunció en el Congreso que ya no había destrucción de empleo.

Sin embargo, los datos de afiliación a la Seguridad Social contradecían semejante afirmación. En noviembre se rompía de nuevo el ritmo optimista y se volvían a destruir puestos de trabajo, en concreto 66.892 respecto al mes anterior. Una cifra bastante mala, pero mucho mejor que los 205.678 que desaparecieron el año pasado durante el mismo mes.

¿Y a qué se debe esta mejora? Varios sectores han salido de la UCI, entre ellos el comercio de cara a la Navidades. Pero sobre todo destacan aquellos relacionados con las Administraciones. Por un lado, la educación ha sumado casi 200.000 afiliados nuevos desde septiembre, un hecho justificado por el comienzo del curso escolar.

Y por otro, la Administración Pública, Defensa y Seguridad Social se anotan dos meses consecutivos de creación de empleo y suman 30.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social. Tanto es así que el director de coyuntura de Funcas, Ángel Laborda, sostenía en un artículo en El País que tres cuartas partes de la creación de empleo se debían a las actividades en las que predomina el sector público. No en vano, el gasto del conjunto del Estado ha aumentado un 0,1 por ciento en el tercer trimestre del año según las cifras del INE.

Después de haber prescindido de casi 400.000 puestos de trabajo en los últimos dos años de acuerdo con los datos de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre, el empleo público podría repuntar en la próxima EPA, algo que ya ha sucedido en el caso de los ayuntamientos, que de abril a septiembre engordaron su plantilla en unos 30.000 efectivos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La Fundación DENAES con las víctimas
Denaes. 9 Diciembre 2013

Estimado amigo:

El lugar no fue escogido al azar. La madrileña Plaza de la República Dominicana fue, en el verano de 1986, el lugar donde la ETA cometió uno de sus más terribles atentados. Fueron asesinados once guardias civiles. La Fundación DENAES impulsó en 2008 una escultura en honor de aquellos guardias civiles y de todas las víctimas del terrorismo. Hoy esa escultura ha presidido el acto que DENAES ha celebrado para homenajear a las víctimas y pedir justicia al gobierno ante la amnistía encubierta de etarras, violadores y pederastas.

Iván Espinosa de los Monteros, vicepresidente de DENAES, ha sido el conductor de un acto que ha dado comienzo, pasadas las cinco de la tarde, con la interpretación del Himno Nacional (letra de Jon Juaristi) por parte de Elena Fernández de Córdoba.

Daniel Portero, presidente de Dignidad y Justicia,(Pinchar AQUI para ver video) ha intervenido en primer lugar para responsabilizar al gobierno, y no a los tribunales, de la excarcelación masiva de criminales. Antes de romper la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, Portero se ha dirigido directamente al Ministro de Justicia: “Gallardón, ¿por qué nos has traicionado?”.

José Alcaraz, presidente de Voces contra el Terrorismo (Pinchar AQUI para ver video), ha tomado la palabra en segundo lugar para, blandiendo las fotografías de sus familiares asesinados, acusar al presidente del gobierno de traicionar “a los muertos y a los vivos”, momento en que los asistentes han empezado a corear “¡Rajoy dimisión!”. Alcaraz ha recordado la promesa incumplida de “hacer públicas las actas de negociación con ETA”, así como la de sacar a ETA de las instituciones.

Consuelo Ordóñez, presidenta de Covite y hermana del político del Partido Popular asesinado por ETA Gregorio Ordóñez (Pinchar AQUI para ver video), también ha hecho del gobierno el blanco de sus críticas aludiendo a “la hoja de ruta” que, a través del control del poder judicial, “ha trazado el Gobierno”.
La intervención de Ortega Lara, símbolo vivo en la lucha contra ETA y mártir del terrorismo,(Pinchar AQUI para ver video) ha desatado numerosas ovaciones que, por momentos, le han obligado a interrumpir el discurso.

Ortega, en un discurso no solo reivindicativo, también político y rebosante de patriotismo, ha arremetido contra los políticos acusándolos de “servirse de la Nación y los ciudadanos en lugar de servir a la Nación y los ciudadanos”. Por ello, ha admitido “sondear alternativas políticas” al actual Partido Popular y ha acabado su intervención con una de las frases más aplaudidas de la noche: “Amamos a España y nos identificamos con los que han dado su vida por ella”.

Santiago Abascal: “Vamos a darle la vuelta a esta infamia”
El presidente de DENAES Santiago Abascal,(Pinchar AQUI para ver video) último interviniente, ha comenzado por recordar el motivo de la concentración: “honrar a las víctimas del terrorismo separatista y clamar por la justicia”. Su discurso, si bien crítico y grave al principio, ha ido fraguando en un alegato a la “determinación” de los españoles por revertir la actual situación y en constantes apelaciones al espíritu patriótico que hizo de España una nación que superó momentos tales como “guerras civiles, dictaduras, hambrunas o invasiones”. Abascal se ha comprometido con los miles de asistentes a no eludir “su responsabilidad como español”, a darle la vuelta “a esta infamia”, y ha advertido, parafraseando a Hernán Cortés, que “no pelea el número, sino el ánimo. No vencen los muchos, sino los valientes”. Ha concluido su intervención con un “¡Viva España!” que ha sido replicado por miles de gargantas entregadas a una nueva esperanza.

La concentración ha finalizado con el himno nacional de España y una ofrenda floral de Ortega Lara y Consuelo Ordóñez al monumento de DENAES a las víctimas del terrorismo.

El nacionalismo, una educación sentimental
fernando garcía de cortázar / madrid ABC  9 Diciembre 2013

La Generalitat convoca un encuentro académico -los días 12, 13 y 14 de diciembre- presidido por el rencor, centrado en la represión desde el siglo XVIII

Habrá que ver si estamos ante el chupinazo de inauguración o ante la traca final de esos fuegos artificiales para los que el independentismo catalán lleva ya tiempo almacenando material inflamable. No existe proceso de toma de conciencia nacional que no se base en el conocimiento y aprecio de una tradición. No hay espacio de agitación nacionalista que no construya en el escenario de un sacrificio ritual de la historia. En la liturgia del nacionalismo, el pasado no consta como referencia intelectual. Sólo se invoca en una eucaristía laica en la que la comunidad de creyentes puede alimentarse con el cuerpo y la sangre de la sagrada forma de la patria. Cuestión de fe, ciertamente, pero que siempre tratará de presentarse como evidencia que sólo pueden negar aquellos desdichados que no acepten la verdad en el fondo de su corazón. Educación sentimental, pero que trata de atemperar sus recursos emocionales con las presuntas razones políticas de la democracia y con el farsante rigor académico de una reflexión sobre nuestro pasado.

Porque nuestro es, sin duda, ese pasado, cuando el simposio montado por organismos de la Generalitat se refiere a España y a Cataluña. Nos hemos acostumbrado ya -hasta el punto de que algunos tertulianos tropiezan en esa sutil trampa del lenguaje- a hablar de ambas como entidades distintas. Las batallas importantes siempre empiezan por perderse en el nada inocente ámbito de las palabras. Por eso se ha podido dar un paso al frente, hacia el abismo. Ya no se habla de España y de Cataluña. La nada inocua copulativa ha sido desplazada por la sombría preposición: España contra Cataluña. Naturalmente, el orden de los factores sí altera el producto. Es España la que está contra Cataluña y ésta no hace más que defenderse del modo que siempre han gustado los nacionalistas: huyendo.

Quizás hayamos llegado ya al país del Nunca Jamás, a la región en que Todo Vale o a esa realidad invertida que tentó a Alicia desde el lado imaginario del espejo. Sólo por haber respirado durante algunos años la atmósfera estupefaciente de la inmersión nacionalista, puede entenderse que un puñado de profesores universitarios de una sociedad madura haya caído en semejante mezcla de delirio identitario y de jactanciosas pretensiones de rigor intelectual. La elocuencia de los títulos de las comunicaciones del simposio es de tal calibre que ya ha despertado de su resignación a ciudadanos dispuestos a aguantarlo todo, menos el poder contagioso de la estupidez y la alarmante pérdida del sentido del ridículo.
Generaciones humilladas

El simposio se realiza para explicar la realidad de Cataluña en los últimos trescientos años a través de la represión ejercida por España ya no contra las aspiraciones de los grupos nacionalistas, sino contra todos los catalanes que han ido sucediéndose en generaciones humilladas desde 1714. Eso significa que los españoles solo podemos comprender a fondo nuestra historia aceptando esa misma tradición. En el mundo onírico que fabrica el independentismo, Cataluña es sólo un sueño que ha tenido España, pero España es una agotadora pesadilla que ha atormentado un largo viaje a través de la noche, urdido por la ficción nacionalista a expensas de la historia.

Quienes se traguen ese brebaje de hechiceros crepusculares habrán de lamentar, sin duda alguna, la frustración de un territorio en el que, de no haber sido por esa lamentable aberración llamada España, podía haberse producido un enérgico proceso industrializador, podía haberse levantado una Barcelona que fuera referencia para los europeos, podía haberse mantenido el uso habitual de una lengua viva, podía haberse asistido a la prodigiosa plasticidad de la poesía de Foix, a la perfecta fábrica de la prosa de Pla, al desafío al aire de la arquitectura modernista, a la perpleja exactitud de los cuadros de Dalí, a la minuciosa dulzura de la música de Casals, a la reflexiva elegancia de los ensayos de D’Ors. Podía haber ofrecido a la mirada sorprendida de la historia la corpulenta dignidad del sindicalismo de Peiró, el sensato patriotismo de quienes lucharon cuando hizo falta por la libertad de todos los españoles, la fuerza tranquila de quienes construyeron en Cataluña las bases indispensables de una nación constitucional. Pero nada de esto ha sido posible en un país sometido al desguace de sus recursos materiales, al desmantelamiento de su cultura y a la quiebra de sus derechos políticos por la avidez insaciable de un enemigo despiadado. Porque esa es la triste realidad que el simposio describe, esa es la verdadera sustancia de nuestra historia común. Lo demás, al parecer, todo aquello que creíamos saber de un pueblo, de un territorio, de una cultura, de una historia que tanto hemos admirado solo es un espejismo creado por nuestra sed, solo es un fantasma inventado por nuestro deseo. Sólo es un sueño que ha tenido España.

Principales puntos del programa
La represión institucional, política y administrativa: De este modo se consideran, según el diseño del simposio, las relaciones entre España y Cataluña desde la derrota del pretendiente Carlos de Austria en la Guerra de Sucesión a la corona española. Las clases dirigentes catalanas sufrieron el revés de que su candidato al trono fuera derrotado en un conflicto europeo. En la mitología nacionalista, el 1714 se presenta como la conquista e invasión de Cataluña por una potencia extranjera: España. Y la pérdida de privilegios de los oligarcas se revisa, anacrónicamente, como la pérdida de derechos propios de una sociedad avanzada.

Entre la autonomía y la reacción uniformadora: El siglo XX -y lo que llevamos de XXI, en la minuciosa perspectiva del nacionalismo- se reduce a un tedioso combate entre el esfuerzo del pueblo catalán por obtener su autonomía política y la terca resistencia del Estado español a concederla. Cabe pensar que por orden gubernativa el simposio silenciará que la construcción de la España constitucional tuvo una de sus puntas de lanza más afiladas en la masiva adhesión de los catalanes a una Constitución aún vigente, sobre la que se levantaron las instituciones representativas del conjunto de la nación.

La represión cultural y lingüística: «Contra el alma de un pueblo». De un modo tan melodramático y con una imaginación tan voraz, se expresan las condiciones de la vida cultural de Cataluña durante tres siglos. Tanto la lengua como la enseñanza de la historia, el mundo educativo o los medios de comunicación estatales manifiestan el doloroso estigma de la «españolización» -la palabra adquiere ya el tono siniestro de un asesinato en serie- a diferencia de la radiante pluralidad, voluntad integradora y atención a la diversidad que muestran la Radio y la Televisión públicas en la Cataluña actual.
La represión de los «Països Catalans»: ¿Qué pintan las conferencias dedicadas a Valencia o a Baleares en un simposio sobre España contra Cataluña? La catalanidad esencial de esos territorios ha sido atropellada por una tradición política centralista que, posiblemente, encarna un Partido Popular al que votan la mayoría de los ciudadanos de ambas regiones. Su manifiesta voluntad política, su ejercicio de la soberanía, su clara decisión de considerarse españoles, reiterada en las elecciones autonómicas, municipales y generales, es una desdichada consecuencia de un secuestro. Una falsificación asumida por ciudadanos mal informados.

«La represión económicay social»: La industrialización de Cataluña, la formación del mercado nacional, el control del mercado colonial y el protagonismo de la burguesía catalana en toda España deberán hacerse encajar en la propuesta que hace el simposio para comprender los años vividos en el siglo XXI: nada menos que «la apoteosis del expolio». Si las armas las carga el diablo, la incontinencia verbal debe de alimentarla el nacionalismo. Apoteosis del expolio. Para definir así las relaciones financieras entre Cataluña y el resto de España urge apelar antes, claro está, a la apoteosis de la imaginación secesionista.

La humillación, detonante de la eclosión independentista: Conferencia de cierre del simposio, hay que prestar atención a lo que expresa y, desde luego, a lo que falsifica. Sabemos que la reivindicación independentista es un recién llegado a la política catalana, como instrumento oportunista de una administración en quiebra. Sin embargo, por encima de cualquier consideración acerca de la labor propagandística de los medios, de la función nacionalizadora del sistema educativo y de la avidez de intelectuales al servicio de una causa patriótica, estamos ante el gesto de un pueblo humillado que quiere liberarse de unas cadenas llamadas España.

Voy a hablar alto y claro

Consuelo Ordóñez.latribunadelpaisvasco.com 9 Diciembre 2013

Presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (COVITE). www.covite.org

Este texto fue leído por Consuelo Ordóñerz en la concentración organizada el pasado 6 de diciembre, día de la Constitución, por la Fundación DENAES en la Plaza de la República Dominicana en Madrid.

Amigos, muy buenas tardes. Voy a intentar hablar alto y claro, sobre todo claro, por respeto a las personas a las que represento. Hoy hablo en nombre de COVITE y de tres asociaciones que han querido delegar su voz en nuestro Colectivo: la asociación catalana de víctimas, la asociación murciana y la asociación extremeña.


Mucho se ha hablado del cariño que la clase política profesa a las víctimas. Mucho se ha hablado de lo mucho que la clase política, y sobre todo el Gobierno del Partido Popular, lamenta que sanguinarios terroristas y violadores salgan a la calle antes de tiempo. Pero estamos hartos. No aguantamos más.

Se acabó.
Las víctimas no somos armas arrojadizas a las que se pueda calmar con un abrazo, con palmadas en la espalda, medallas o recibimientos institucionales carentes de respuestas efectivas. Las medallas, para nuestros muertos. Porque si nosotras las víctimas nos contentáramos con ellas, traicionaríamos a quienes murieron, a quienes aún guardan el recuerdo del odio en forma de heridas, a quienes se exiliaron por la amenaza del terrorismo.

Nuestros asesinos están saliendo a la calle antes de tiempo no por Europa, sino por la negligencia y la falta de trabajo efectivo de quienes tuvieron la desvergüenza de no reformar el Código Penal del 73.

Nuestros asesinos están saliendo a la calle antes de tiempo porque el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se atrevió a negociar su salida, en un tremendo ejercicio de desvergüenza. Nuestros asesinos están saliendo a la calle antes de tiempo porque el Gobierno del Partido Popular ha utilizado el control que tiene sobre el poder judicial para dar continuidad a la hoja de ruta del anterior Ejecutivo.

Insisto. Hoy voy a hablar alto y claro. Basta ya de mentiras. Nos cuentan que no tenían más remedio que sacar a la calle a la sanguinaria Inés del Río en 12 horas. No dicen la verdad. España es el único país en la historia que ha cumplido una sentencia de liberación del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en 12 horas. Los países como el nuestro, que no tienen regulación interna para ejecutar fallos de Estrasburgo, tardan años en ejecutar estas sentencias hasta que encuentran la solución legal.

Quienes presumen de ser los máximos defensores de los que abandonamos nuestra tierra por la amenaza de ETA nos dicen que Estrasburgo ha ordenado excarcelar a todos los terroristas y violadores asesinos en serie. Nos dicen que Estrasburgo ha derogado la doctrina Parot. Vuelven a negarnos la verdad. La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sólo ordenó la excarcelación de Inés del Río. Es más, estas fueron las palabras que el subsecretario general del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, Michael O’Boyle, pronunció el día del fallo: “En cuanto a otros presos, su situación puede ser similar a la de Inés del Río, o tal vez no. No corresponde a este Tribunal hacer comentarios sobre casos que todavía no se han estudiado”.

Los supuestos defensores férreos de la dignidad de las víctimas nos dicen que la Audiencia Nacional y el Supremo les avalan. Insisten en negarnos la verdad porque este país ha hecho caso omiso al Acuerdo no jurisdiccional de la Sala General del Tribunal Supremo. El Supremo insistió en que debía oírse a las partes. No se ha oído a las partes. El Supremo insistió en que debían revisarse las liquidaciones de condena. No se han revisado las liquidaciones de condena. El Supremo insistió en que las excarcelaciones serían susceptibles de recurso de casación. El Fiscal General del Estado ha renunciado a interponer un recurso de casación en los autos de excarcelación, algo que su cargo le exige.

El presidente de la Audiencia Nacional nos contó que no tuvo más remedio, que la solución legal era una: excarcelar. Yo os pregunto: si no había otra solución legal, ¿por qué de 16 jueces que integran la Sala, 8 defendieron que había que hacer justo lo contrario?

Os pido que abráis los ojos con nosotros. El Abogado del Estado dice que liberar al asesino de Alcáser va en contra de la Constitución. Tiene razón y va a recurrir. Pero yo os pregunto: ¿por qué la liberación de Ricart es anticonstitucional y la de cientos de etarras no? ¿Acaso debemos algo a quienes nos mataron, a quienes nos masacraron, a quienes nos hicieron llorar de miedo?

COVITE y 9 asociaciones de víctimas del terrorismo y de violencia de género presentamos el 23 de noviembre un escrito dirigido al Comité de Ministros del Consejo de Europa. Les trasladamos la aplicación indebida que el Gobierno de España está haciendo de la sentencia Inés del río. Y el Comité se pronuncio ayer. Ayer, por primera vez, el Comité de Ministros escuchó a las ONGs españolas y ha dicho que aplaza su resolución definitiva hasta estudiar nuestro escrito.

Qué prisa tiene este Gobierno en soltar a etarras. Cómo nos hubiera gustado que nuestros diferentes Gobiernos hubieran sido igual de rápido a la hora de detenerlos y de juzgarlos. ¡400 asesinatos de ETA siguen sin estar resueltos! ¡Nadie ha pagado por haber matado a 400 seres humanos!

Pero las víctimas no somos rencorosas. Nunca lo hemos sido. Por ello demandamos al actual Gobierno que recupere la confianza que ha traicionado. Amigos, abramos los ojos. Estrasburgo no ha derogado la doctrina Parot; sólo su aplicación retroactiva a la etarra Inés del Río. ¿Por qué la sentencia se hace extensiva al resto de etarras y violadores? ¿Por qué nuestros gobernantes no asumen su responsabilidad y se ponen a trabajar de una vez por todas? ¿Por qué es más rentable negar la mayor y desacreditar a las víctimas? ¿Por qué quienes antes nos defendían ahora nos llaman ignorantes cuando ejercemos una crítica legítima?

A quienes suscriben este texto nunca les temblará la voz a la hora de alzarla contra quienes por acción u omisión de sus responsabilidades envían a las víctimas a la oscuridad. Repito e insisto: a quienes suscriben este manifiesto jamás le temblará la voz. Si hay que ejercer la crítica necesaria contra quienes ostenten el poder, así lo haremos. Sea el Gobierno del Partido Popular, del PSOE o de cualquier otro partido político. Al único color al que debemos pertenecer es al blanco, al color que vela por que los que tiñeron nuestras calles de sangre no puedan rematar a nuestros familiares en sus tumbas.

Siempre hemos defendido la aplicación de la ley. Y precisamente por eso, quienes la incumplan, nos tendrán enfrente. El Estado de Derecho está herido de muerte, el Gobierno y la oposición se reparten los cargos del Consejo General del Poder Judicial. Se premia a jueces, no a la Justicia. Lo contrario a la impunidad es la Justicia y la libertad. Y ni la libertad ni la Justicia se sostienen cuando terroristas y violadores cumplen dos años de condena por asesinato, por violación. Cuando se corrompe la Justicia y esta se pone al servicio de la política, la balanza se inclina. Y en este caso, se ha inclinado para provocar que los peores criminales múltiples de este país, los más sanguinarios, los más crueles, los más peligrosos, los que no se arrepienten ni un ápice de sus asesinatos en serie, salgan de la cárcel con 21 años de cumplimiento efectivo con sentencias centenarias.

No sucumbimos. No sucumbiremos jamás. Lucharemos hasta que se nos quiebre la voz. Y si hace falta, suplicaremos. De hecho rogamos y suplicamos a quienes nos gobiernan que vuelvan a colocar la dignidad de las víctimas en su agenda política. Rogamos y suplicamos que desaparezcan las justificaciones que apelan a los muertos. Si queréis honrarles, no os justifiquéis con ellos. Simplemente trabajad por ellos.

Ya lo decíamos algunos...
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco.com 9 Diciembre 2013

En dos de mis tres libros, diserto sobre la aberración del adoctrinamiento ideológico o político en la escuela, que es distinto –lo digo por el discurso de la izquierda contra la religión- que la formación religiosa, que es educar para la trascendencia del ser humano y para la reflexión filosófica sobre su esencia y existencia. El valor antropológico implica, de partida, un respeto sacrosanto al ser humano y a su desarrollo como sujeto de perfectibilidad educativa. El hombre y la mujer son seres que caminan hacia la perfección, pero también pueden ir hacia la maldad, hacia la perdición de sus vidas tiradas en cualquier vertedero de la nada.

Llevo más de treinta años advirtiendo de que la hidra etarra se iba infiltrando silenciosamente en el sistema educativo vasco y navarro, por la vía del profesorado, forzando la huída de cientos de profesores no nacionalistas, a través de los centros de formación inicial del profesorado, haciendo la vida imposible a profesores como Gotzone Mora y otros que se fueron de la universidad vasca y -los que no se han ido han optado por el silencio- o produciendo una sustitución progresiva, a través del euskera en los centros de euskaldunización del profesorado que son escuelas de adoctrinamiento mediante la coacción solapada y el miedo. También en las ikastolas, verdaderos centros de formación del espíritu nacional como la misma Confederación de ikastolas lo pone al descubierto a través del ideario escrito en sus documentos, o mediante asociaciones de padres y madres y sindicatos, limpiados de cualquier atisbo de lealtad constitucional e infiltrados por los comandos abertzales. Por no hablar de organizaciones adscritas a lo que fue la Coordinadora Abertzale Socialista (KAS) disuelta por sentencia judicial pero perviviente mediante un maquillado inteligente y consentido desde los poderes del Estado. Como si nada… seguimos igual.

En mi libro “Educando. Alternativas a la farsa pedagógica” y en “Educación y Nacionalismo. Historia de un modelo” incido en la aberración de dejar la educación en manos de los nacionalistas, de izquierdas o de derechas, me da igual, pero sobre todo de las huestes de Satanás, es decir de ETA.

Siempre he insistido que, además de la espantosa situación de dejar la educación en manos de inmorales que justifican el terrorismo, esa semilla del mal iba a germinar, creando las bases para un crecimiento de la opción independentista y radical. El hecho de que un gran sector de los jóvenes salidos de ese modelo educativo justifique el terrorismo como método es suficientemente revelador.

No me alegro, pero, al menos, me sirve para confirmar mis pronósticos, del hecho que reflejaba el diario “El Mundo”, reproducido por otros medios de comunicación, de que “ETA se infiltra en la educación Navarra”. Falta por decir que hace tiempo ya se instaló en los entresijos de la comunidad educativa del País Vasco y de muchos de sus centros educativos.

El subtítulo de esa noticia reproduce un informe de la Guardia Civil, según el cual “ETA quiere justificar en las escuelas las acciones terroristas”.

Dicho informe revela que más del 5 % del profesorado de ikastolas está directamente relacionado con ETA. Y llega a afirmar que “ese intento de modificar el actual modelo educativo tiene su principal pilaren la propia militancia de la “izquierda abertzale”, formada por parte del profesorado, que no sólo trabaja actualmente para lograr ese cambio mediante constantes dinámicas de movilización y reivindicación, presentes en una gran mayoría de centros educativos del País Vasco y Navarra, sino que realiza una constante labor de proselitismo tanto en el profesorado como en el alumnado y sus familias”. Y, después viene a asegurar que “En el caso de Navarra, esa labor de proselitismo hacia el proyecto político y social de la izquierda abertzale, así como la justificación y legitimación de la actividad terrorista, se puede observar en numerosos colegios de la red pública navarra que imparten el modelo de enseñanza tipo D (que se ofrece en más de 150 centros públicos de Navarra), que cuenta entre sus plantillas de profesorado con un número importante de personas vinculadas a la “izquierda abertzale”. “Pero lo que realmente preocupante –afirma el periódico- es la estimación policial que señala que más del 25% del profesorado en este segmento educativo de Navarra está vinculado a la izquierda abertzale y se dedica a realizar proselitismo etarra.”

Totalmente de acuerdo, pero este es un tema viejo en el País Vasco, donde la simple observación de la evolución estadística de los resultados de las elecciones sindicales es una prueba evidente de ese fenómeno de control de la educación, donde sindicatos como STEE-EILAS y LAB, por no hablar de ELA-STV –que forman la mayoría en las Juntas de representación- nunca se han pronunciado contra el terrorismo ni contra los asesinatos de ETA. ¿Si esto no es aberrante, qué es lo que lo es?

Obviamente los informes de la Guardia Civil tienen un gran prestigio por su rigor y capacidad probatoria. No seré yo quien los discuta.

Sin duda, como demuestran libros como el mío de “Educación y Nacionalismo…” o en el de Pedro Antonio Heras “La España Raptada” se incluyen multitud de muestras de la manipulación adoctrinadora a través del currículo explícito u oculto, de la tergiversación de la historia, burda y ridícula, pero efectiva; de los mensajes subliminales; y de un profesorado que es comisionado político para los fines del nacionalismo. Abundar en esta cuestión da para muchos artículos, por lo que lo mejor es acudir a esa bibliografía donde se muestran numerosos ejemplos. También existen informes diversos en diferentes momentos del periodo histórico llamado democrático emanados de la Delegación del Gobierno en el País Vasco a través de su Alta Inspección, o de la Subdelegación del Gobierno en Alava, o un manuscrito en forma de libro no editado comercialmente de Santi Abascal, recogiendo diferentes ejemplos de contenidos manifiestamente inconstitucionales empleados para el adoctrinamiento en el aula, etc.

Es muy largo de contar. Pero es evidente lo que enuncio. Lo dijo hasta la Real Academia de la Historia o múltiples reportajes recogidos por medios de comunicación como La Razón o El Mundo; y posiblemente otros. Es una cuestión incontrovertible. Esa manipulación y adoctrinamiento es una realidad palpable. No tiene respuesta contradictoria pues solamente hacer un muestreo de los libros usados en centros de modelo D, e incluso en muchos del A, nos dejarían pruebas palpables si realizamos un análisis profundo y pormenorizado de los mensajes contenidos de forma sutil pero efectiva en sus páginas. La ignorancia en la que se sumerge a sucesivas generaciones de alumnos es supina, y la deformación de la realidad cultural, histórica y hasta geográfica del envolvente cultural real, no del ficticio y artificial creado ex profeso para la finalidad nacionalista, evidente a todas luces.

Es lamentable que tengan que llegar informes de la Guardia Civil que nadie tiene en cuenta para constatar lo que desde hace ya décadas decimos algunos predicando en el desierto.

Pero, si nos atenemos a los derechos de los niños y adolescentes, protegidos por los convenios internacionales suscritos por España, yo pregunto… ¿quién vela por sus intereses y protección? Aprobando leyes que pomposamente lleven en su título “derechos del niño” no se consigue nada, si no se articulan medidas administrativas, de buen gobierno y no de una impotencia pasmosa, que asombra por su estupidez.

No me extraña que Santiago Abascal (hijo) haya dado un portazo y se haya ido del un Partido ineficiente, incapaz de abordar cuestiones nucleares en esta cuestión, por no hablar de otros como UPN y, cómo no, del desnortado Partido Socialista que ya no es ni obrero ni español.

A ver si alguien toma nota. Y, a todo esto… ¿dónde quedan los derechos de los niños y adolescentes?
www.educacionynacionalismo.com

Mossad, espías y paranoia en govern
maría jesús cañizares ABC Cataluña 9 Diciembre 2013

Las filtraciones de documentos internos del Gobierno catalán no han hecho más que empezar, tal es el número de empleados o ex empleados de la administración autonómica hartos de la espiral independentista de Mas y sus acólitos

Un buen día, el secretario de Estado de Universidades de la Generalitat, Antoni Castellà, decidió viajar a Israel para cerrar acuerdos con algunos centros científicos de este país, pues es un hecho que Cataluña tiene potencial en I+D suficiente para establecer este tipo de colaboraciones. Pero a medida que Castellà iba completando su agenda, que incluía empresarios del sector, comenzaron a sumarse altos cargos del Gobierno catalán, así como el consejero de Empresa , Felip Puig, y el de Economía, Andreu Mas-Colell, con sus respectivos servicios de protocolo, jefes de gabinete y demás asistentes. No estaba prevista esta compañía, pero Castellà debió pensar que así se daba empaque a los acuerdos. Hasta que, finalmente, el mismísimo presidente catalán, Artur Mas, y esposa anunciaron que encabezarían la comitiva.

Y con la perspectiva que da el paso del tiempo, además de los costes del viaje se han disparado también los rumores que apuntan a que el líder de CiU aprovechó su estancia en Tierra Santa para contactar con los servicios de espionaje de este país, el Mossad, tal como aconseja un informe hasta ahora apócrifo de lo que sería la futura Agencia Catalana de Seguridad, es decir, «la CIA catalana». Que Puig también participara en el viaje abunda en esa teoría, pues de su departamento depende el embrión actual de los servicios secretos catalanes. Me refiero a Cesicat (Centro de Seguridad de la Información de Cataluña), un oscuro organismo cuyas acciones están en manos de Fiscalía, pues hay indicios de que espió a activistas, diputados y directivos de la Generalitat. Se desconoce, como digo, quién elaboró e hizo público el diseño de la Agencia, pero me cuentan que las filtraciones de documentos internos del Gobierno catalán no han hecho más que empezar, tal es el número de empleados o ex empleados de la administración autonómica hartos de la espiral independentista de Mas y sus acólitos. El miedo a una masiva fuga de información ha provocado cierta manía persecutoria a determinados consejeros. Sirva de ejemplo la situación supuestamente vivida -al menos eso es lo que se oye en los mentideros políticos- por dos altos representantes de la Fiscalía de Cataluña durante su visita al consejero de Justicia, Germà Gordó, quien les habría pedido que dejaran el móvil en unas dependencia anexas -una fuente me habla del lavabo- para asegurarse de que la conversación no era grabada. En ese estado de paranoia colectiva viven los hombres de confianza del «president», quien, una de dos: o conocía el famoso informe sobre la «CIA catalana» o ya no se entera de lo que ocurre en sus departamentos, donde cada titular va a lo suyo.


Recortes de Prensa   Página Inicial