AGLI Recortes de Prensa   Martes 17 Diciembre 2013

Ni un euro más
EDITORIAL Libertad Digital 17 Diciembre 2013

Aunque algunos se empeñen en no verlo, tanto en el Gobierno como en unos medios de comunicación que cierran los ojos no sólo ante las declaraciones de intenciones, también ante los hechos consumados, la magnitud del desafío secesionista puesto en marcha en Cataluña es de tal calibre que requiere que se tomen medidas ya si se quiere tener alguna oportunidad –que no la seguridad– de atajarlo.

Si no queremos que a finales de 2014 o a principios de 2015 una declaración unilateral de independencia llegue desde Cataluña, el Gobierno y los partidos del arco parlamentario que se oponen a ello deben levantar un muro político contra el que choquen la pretensiones de Mas, Junqueras y todo el coro de secesionistas.

Medidas políticas, desde luego, pero también legales y, en la actual situación más que nunca, medidas económicas. En este sentido, el anuncio que este lunes hacía Alicia Sánchez Camacho sobre la impugnación de los presupuestos de la Generalidad sería muy positivo… si no hubiésemos llegado ya al momento de pasar de los anuncios a los hechos.

Y mientras Sánchez Camacho nos dice que por fin se está "planteando" hacer algo, la herramienta más eficaz que tendría el Gobierno para cortar de raíz el proceso secesionista que capitanea Mas con el dinero de todos los españoles sería, precisamente, cortar el grifo: como jefe que es de una Administración en bancarrota, sin la generosa financiación que recibe de la odiada España el de CiU no podría aguantar al frente de la Generalidad más que unas pocas semanas.

El cierto que las entregas de dinero al Gobierno regional catalán tienen carácter finalista: se usan para pagar nóminas o deudas; pero no lo es menos que eso libera los recursos que el proyecto independentista necesita: el dinero para mantener TV3 y sus seis canales, lo ya presupuestado para el referéndum ilegal, los fondos de las embajaditas…

En ningún lugar del mundo se ha vivido una situación como la que vive actualmente España: que el conjunto de la ciudadanía pague, vía impuestos, el proyecto separatista de unos pocos. Un proyecto que, para más inri, se basa en el odio y el desprecio.

Si no queremos que en 2014 o en 2015 se cierren de forma traumática siglos de historia en común o se viva una tensión de funestas consecuencias, hay que tomar ya medidas duras; por ello, ni un euro más de los impuestos de todos los españoles debe servir para que Mas se convierta en el padre de una patria construida sobre el odio a España y la represión de todo lo español y de todos los que en Cataluña se sienten españoles.

La vía sentimental a la paz
AURELIO ARTETA EL CORREO  17 Diciembre 2013

· La ‘Iniciativa Glencree: nuestra experiencia compartida’ es demasiado corta y engañosa para lo que las víctimas representan y la sociedad vasca se juega

No pudo ser más oportuno Ruiz Soroa cuando recientemente escribió en estas páginas ‘La estrategia de las lágrimas’ (10 de noviembre). Ahí nos advertía de la estrategia que las fuerzas políticas locales están adoptando frente al final del terrorismo y al tratamiento de sus víctimas. En resumidas cuentas, parece pretenderse que la sociedad vasca contemple a esas víctimas tan sólo en su aspecto humano y despolitizado y, olvidando que suponen un victimario y su móvil, se deja atrás nuestro pasado brutal para ingresar en un idílico futuro sin víctimas ni presos, sin vencedores ni vencidos…

Pues bien, a los muy pocos días descubrí un texto que confirma con exactitud aquella reflexión. Se titula ‘Iniciativa Glencree: nuestra experiencia compartida’, y recoge el relato de unas reuniones mantenidas desde el año 2007 entre familiares de asesinados por ETA y los de víctimas de grupos parapoliciales como el GAL. No cuestiono la excelente intención que guió a los organizadores de tales encuentros y me congratulo si varias de esas personas encontraron en ellos algún consuelo para su interminable amargura… Pero, desde una perspectiva pública, esa iniciativa resulta demasiado corta y engañosa para lo que las víctimas representan y la sociedad vasca se está jugando.

Para empezar, ya es llamativo que en ese texto nunca comparezca la expresión ‘violencia terrorista’ y sí sólo la neutra de ‘violencia’, que evidentemente no designa la naturaleza de la acción asesina. Pero no están para distingos quienes ponen en segundo plano el ejercicio de la razón. «Nos dimos cuenta de que los conceptos no son lo importante, sino nuestra experiencia». Claro que habrá que ver si hay experiencia fiable sin unos conceptos previos lo bastante rigurosos o simplemente adquirida desde prejuicios erróneos. Bueno, nos dirán, son historias que conmueven y eso basta, porque «es un conmoverse que genera conciencia». Ya, ¿y no será una conciencia desacertada la que se nutre de unas falsas ideas de justicia? ¿O acaso suponen que el terrorista no se conmueve, ni cuenta con su propia experiencia y su sensibilidad moral? ¿Y no ha sido su conmoción ante los imaginarios atropellos a su Pueblo y los presuntos derechos de ese Pueblo los que le han conducido a aniquilar a sus adversarios?

Pero se diría que los reunidos no estaban allí para aprender, sino sólo para sentir. Probablemente nadie les ha enseñado que la perversión de los crímenes de ETA no hace buenos a los del GAL ni malvada a la violencia legítima del Estado. Ellos ante todo desean manifestar cuántos sentimientos les asaltaron al comunicarse entre sí sus experiencias de sufrimiento. Y para que ese dolor merezca la atención pública, ¿no deberían decir su sufrimiento injusto? Pues claro, pero eso les obliga a debatir entre todos sobre la justicia o injusticia, que es asunto complicado y comprometido. Discutían con la cabeza, «pero se sentía algo en otro sitio, en el corazón, algo más intenso y fuerte», que en algunos casos desembocaba incluso en la amistad.

Poco costaba ya deslizarse por una senda del todo extraviada. En no menos de cinco ocasiones proclamarán que su emoción les hacía «sentir que somos exactamente iguales», que «todos estamos en el mismo lado», el de las víctimas, sin que les importe indagar en nombre de qué les sacrificó su victimario. Así se quedan en el terreno privado, que no explica ni juzga los atentados, y se prohíben pisar el terreno público o político, que sería el único adecuado para entender y condenar unos crímenes terroristas. Como no buscan la justicia impersonal entre ciudadanos, sino la reconciliación entre individuos, «las demás diferencias se olvidan y te acercan a las personas…».

Seguramente no han pensado en los efectos de reducir la reflexión al plano personal y afectivo. Al resaltar que «al final el sufrimiento es el mismo», están a un paso de los herederos de ETA cuando –como Bildu– postulan que «el mismo sufrimiento tiene que recibir el mismo trato». Si así fuera, de nada serviría discernir entre las especies de violencia, de víctimas o de proyectos políticos que engendraron ese común padecimiento. Bastaría con equiparar el dolor sufrido por los padres, viudas o hijos de las víctimas de uno y otro signo, naturalmente parecido, para hacer equivaler también el valor moral o político de las causas a las que esas víctimas fueron sacrificadas. Librarse de pensar o de medir es un respiro, pues entonces no habrá víctimas de la justicia y víctimas de la injusticia. Morir a consecuencia de las represalias del GAL sería lo mismo que morir al servicio del programa político de ETA o por disparos de un funcionario del Estado en uso debido de su derecho a la violencia.

Un documento tan torpe, por bienintencionado que sea, había de acabar también con gruesas torpezas: «Todos estuvimos de acuerdo en que hay que evitar la politización». Perdonen, pero es justo lo contrario: a criminales políticos corresponden víctimas políticas. Hay que evitar a toda costa despolitizar lo que tiene primordialmente un significado y alcance políticos…, según desearían los diseñadores nacionalistas del plan de paz. Porque nuestra sociedad no avanzará un paso hacia la paz mientras no se atreva a fustigar abiertamente, más allá de los atentados terroristas, las ideas y programas políticos que impulsaron esos atentados. Ellos, sin embargo, no quieren ir «en contra de nada, sino a favor de algo», como si viviéramos en la comunión de los santos, y no en la conflictiva sociedad de los hombres.

La convivencia en paz no llegará a partir de una celestial igualdad de sentimientos, sino de una democrática igualdad de ciudadanía. Seremos personas con diversas ideologías y emociones, pero nos reconocemos con iguales derechos y deberes públicos. O sea, como ciudadanos.

Desafío secesionista
Una respuesta política
Cayetano González Libertad Digital 17 Diciembre 2013

El anuncio de Artur Mas de convocar un referéndum secesionista en Cataluña con fecha y preguntas ya fijadas ha sido, sin ningún genero de duda, uno de los hechos políticos más graves, sino el que más, desde la transición democrática, porque supone un intento de ruptura de la Nación liderado por el máximo representante ordinario del Estado en su comunidad autónoma.

Parto de la base de que tanto Mas como sus socios de aventura secesionista saben de sobra que ese referéndum no va a tener lugar, porque los diversos poderes del Estado no lo permitirán. Cuentan con ello, y el plan b que tienen será la convocatoria de unas elecciones a las que querrán otorgar el carácter de plebiscitarias, con una candidatura única por la independencia de Cataluña que aglutine a personajes conocidos de la sociedad catalana, tipo Guardiola. Mientras tanto, aprovecharán este año para acumular toneladas de victimismo, algo sin lo que los nacionalistas de todo signo no saben vivir. Del "España nos roba" pasaremos al "España no nos deja decidir".

Ante este desafío en toda regla al actual ordenamiento constitucional, la respuesta que ha dado Rajoy es formalmente correcta pero políticamente muy insuficiente. Que el presidente del Gobierno diga que él no está dispuesto a permitir ni a negociar la celebración de un referéndum secesionista porque la soberanía reside en todo el pueblo español es lo menos que se puede esperar de quien ha jurado cumplir y hacer cumplir la ley. Pero el desafío y el reto planteado desde Cataluña exige mucho más.

A Rajoy este tipo de situaciones, claramente, le incomodan. No es persona hecha para el rompe y rasga, para ponerse cara a cara frente al desafío, para coger el toro por los cuernos; para, en definitiva, dar cuantos puñetazos sean necesarios encima de la mesa. No: el prefiere alejarse de los problemas, hablar de tender puentes, de diálogos, de bla, bla, bla, de confiar en que el tiempo o no se sabe quién vaya resolviéndolos. En algunos casos esa estrategia le ha dado resultado, pero no parece la más indicada en esta ocasión.

Los nacionalistas catalanes ya han dado el salto del autonomismo a la independencia. Detrás de ellos vendrá el nacionalismo vasco, y luego el gallego, el canario, el valenciano… Estamos ante una gravísima crisis institucional y política que exige no solamente una respuesta contundente, sino, sobre todo, un quehacer político que vaya dirigido a hacer frente, claramente, con firmeza, sin complejos, a quienes quieren acabar con la España que conocemos.

Eso exige bastantes cosas. Exige un Gobierno fuerte que lidere esa respuesta política utilizando todos los instrumentos que tiene en sus manos; exige un entendimiento máximo entre todos los partidos que defienden el orden constitucional y la unidad de la Nación; exige que el PSOE acabe ya de una vez con las bromitas de un PSC que un día dice estar contra el referéndum de Mas y al día siguiente señala que trabajará para que se pueda celebrar; exige que ese bloque del PP-PSOE tenga la grandeza de miras de incorporar a formaciones políticas que en ese terreno defienden lo mismo, como UPyD y Ciudadanos.

Es la hora de hacer Política, mucha Política, con mayúsculas, para plantar cara a quienes quieren acabar con el actual ordenamiento constitucional. Se pueden albergar muchas dudas sobre si Rajoy es la persona capaz de liderar ese proceso; se puede pensar que la actual debilidad del PSOE, en ideas y en dirigentes, no facilita las cosas. Pero habrá que concluir que con estos bueyes, con perdón, habrá que arar.

Cataluña
Guardiola, a patadas con la democracia
Cristina Losada Libertad Digital 17 Diciembre 2013

En nuestro tiempo han abundado los gobernantes despóticos que enmascararon su condición organizando espectáculos de democracia, con sus referéndums y sus elecciones. Ya sólo por eso, por la cautela que aconsejan tales experiencias, se deben mirar con lupa las invocaciones a la democracia que la reducen al hecho de ir a las urnas. Porque es del todo cierto que no hay democracia sin urnas, pero también lo es que hay urnas sin democracia. Este último es exactamente el caso de ese referéndum que anunció Artur Mas el otro día.

Sus partidarios no cesan de proclamar que es lo más democrático del mundo dejar que los catalanes decidan si quieren continuar en España o separarse. Que el pueblo hable y la mayoría decida, razonan ellos, ¿cómo no va a ser democrático? Ahí tenemos al entrenador Guardiola, al que conocíamos como experto en fútbol, pero ahora hemos de considerar como experto en democracia. "No hay acto más democrático", dijo al enterarse de la convocatoria de Mas. "Es una gran oportunidad para que la gente se manifieste. Las leyes cambian leyes y son los pueblos los que lo piden". Vayamos por partes, como dijo el otro, que hay más empanadas que las gallegas.

No tiene ni pizca de democrático hurtar al conjunto de los españoles la facultad de determinar cómo ha de ser España. Para que lo vea Guardiola, ¿qué le parecería que los españoles, con excepción de los catalanes, votaran en referéndum la supresión de la autonomía de Cataluña? La analogía se queda corta, ya que no plantea una ruptura, pero es igual en la exclusión. Así que volvemos a interpelar a nuestro experto. Si es tan democrático que los catalanes decidan solos el futuro de España, tendrá que aceptar que también sería democrático que el resto de los españoles dispusieran el futuro de Cataluña sin contar con los catalanes.

Es asombroso cuánta gente cree, y lo cree sinceramente, lo mismo que Guardiola. Porque es gente que montaría en cólera si en su comunidad de vecinos los del tercero decidieran por su cuenta el color del que hay que repintar la fachada del edificio. Conocen las reglas de convivencia en un edificio, como el míster conoce y respeta, supongo, las reglas del fútbol. Pero de la democracia y de sus reglas están tan ayunos como un recién nacido. Son para ellos, quizá, como la plastilina. Sólo tiene razón en una cosa el entrenador, aunque lo diga de aquella manera, y es que "las leyes cambian leyes". Le falta el cómo. Lo más importante. Lo que Mas y compañía han burlado. Sepa Guardiola que no respetar el procedimiento para cambiar las leyes es darle patadas al vientre de la democracia.

Cataluña
Convocan un referéndum y decimos que llueve
Pablo Planas Libertad Digital 17 Diciembre 2013

Los más sesudos, reputados y finos analistas del fenómeno catalán, con los líderes unionistas a la cabeza, han concluido que el anuncio de referéndum con fecha y pregunta(s) de Artur Mas es, en realidad, un acto de consumo interno que le permite ganar tiempo y hasta agotar la legislatura autonómica. No habrá consulta, afirman convencidos. Se ha definido con mucha precisión el movimiento y su alcance, un mero amago, una finta retórica. El bloque separatista, una vez hecho el anuncio y compuesta la cuestión, eleva a las Cortes la petición de traspaso de la competencia sobre referendos. PP y PSOE dicen que no. Y UPyD. El bloque separatista aprueba una ley catalana de consultas y convoca lo suyo. El TC tumba la ley, etcétera. Y así hasta las autonómicas de 2016, a las que se otorgaría la categoría de plebiscitarias.

Esta predicción, con la variante de unas autonómicas anticipadas en la fecha prevista para la consulta, 9 de noviembre de 2014, es la que ha calado de forma mayoritaria y la que exhiben con cierta suficiencia los connaisseurs más selectos en artículos, tertulias y entrevistas. Duran habría tenido un gran protagonismo en las bambalinas de la confección de una fórmula de consulta que sería la primera evidencia de que ni sus impulsores creen que se vaya a celebrar. Perfecto. CiU habría hecho lo de siempre y habría llevado al huerto al despistado de Junqueras. Punto para Mas.

Esa sofisticada lectura de la realidad, de una finezza digna de los más exquisitos paladares, aconseja a Rajoy no incurrir en excesos de ningún tipo, no tomarse en serio el envite, que vendría a ser como un brindis al sol para llegar a la prórroga en un combate nulo. Sentido del humor, mucho humor, recomiendan. Es verdad que Cataluña es ahora mismo un terreno abonado a la comedia, a lo pintoresco, raro y anecdótico. Por momentos, la construcción de las estructuras de Estado de la Generalidad parece una de espías. ¿Y qué decir del congreso de historiadores? Todavía resuena el eco de las carcajadas. ¿Y qué no decir de las autocomparaciones del president Mas, ora líder negro de los derechos civiles, ora Moisés separando las aguas del Mar Rojo? ¿Y lo de las CUP? Para partirse la caja, sí.

Ocurre, sin embargo, que mientras sigue la juerga, entre caña y tapa, Mas, Junqueras y el chaval de la sandalia por un lado y la sociedad civil de la monja Forcades por otro no dan un paso atrás ni para tomar impulso, que decía Fidel, gracias a los fondos del Estado y a esa idea de que no pueden ir en serio, de que en realidad estamos celebrando y financiando el año Eugenio, el del saben aquel que diu.

Esta manera de calibrar la envergadura de lo que ocurre y puede ocurrir en Cataluña, entre la moderación y el relax, la distancia irónica y el chisme político, está muy bien. Mucho mejor que hablar de la quiebra emocional entre los catalanes y el resto de los españoles o de la fractura social que genera el relato de "España contra Cataluña". Mientras, aumenta sondeo a sondeo el número de ciudadanos que cree que España les roba y les impide decidir su futuro, que se les aplica unas leyes de excepción sólo a ellos y desde hace trescientos años y que mientras Cataluña es una nación, España es un Estado entre criminal y fallido. Han ganado, entre tantas otras, la batalla del lenguaje, mientras en Madrid recitábamos a Pla. Se nota en que convocan un referéndum y decimos que llueve.


El “FT” y la gravedad de la situación en Cataluña
José Oneto www.republica.com 17 Diciembre 2013

El editorial que ningún medio español ha publicado hasta ahora sobre el anuncio de convocatoria de un referéndum para la independencia de Cataluña, para convertirse en un Estado más de la Unión Europea, se ha publicado en Londres este lunes, en un medio extranjero, que tiene una gran influencia en todos los mercados internacionales, el Financial Times, y que conoce muy bien este tipo de situaciones, porque en Escocia, que forma parte de Inglaterra, se está preparando otro referéndum, para el 18 de septiembre del año que viene, gracias al acuerdo entre el primer ministro británico David Cameron y el ministro principal escocés Alex Salmond, y en el que se preguntará sobre si Escocia debería ser un país independiente o no.

Los catalanes, que en cierto modo han tomado como ejemplo el referéndum escocés, se habrán sorprendido este lunes ante las tesis del periódico británico que, de alguna manera, carga la situación contra el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, a quien acusa de “sabotear el Estatuto de Cataluña” y pide un acuerdo entre los políticos de ambos lados para que ese conviertan en hombres de Estado e impidan que este abismo creciente, que está en la raíz de esta cuestión política, se convierta en un problema que amenace al Estado mismo. Sorprende que el periódico entienda mejor las razones de Artur Mas, que las del Presidente español que, al fin y al cabo, está defendiendo lo que establece la Constitución española.

Según el periódico, España fue justamente elogiada por su transición de la dictadura de Franco a una democracia descentralizada, pero todavía no ha diseñado un hogar plurinacional suficientemente confortable para sus pueblos culturalmente diferenciados. Esto fomenta el nacionalismo reductivo, en la España castellana y entre catalanes y vascos.

Había suficiente flexibilidad en el sistema cuasi federal de España para dar cabida a los catalanes, hasta que el Partido Popular de Rajoy la saboteó en 2010 al convencer a los miembros del Tribunal Constitucional por él nombrados de que eliminaran partes sensibles del estatuto de autonomía reformado.

Artículos idénticos se habían dejado intactos en los estatutos de Valencia y las Islas Baleares, entonces gobernadas por el PP. La medida desencadenó el separatismo catalán, que hasta entonces había sido un movimiento marginal. La cuestión adecuada por la que tener una crisis es la politización del poder judicial, que no es más, señala el diario “que una de las instituciones tambaleantes de España que necesitan reforma”.

El editorial del Financial Times que lleva por título “Madrid necesita un acuerdo con Barcelona” reprocha a Artur Mas que en lugar de dirigir a su pueblo, Mas se está dejando llevar por él, y a Rajoy que lo haya empujado a un rincón al insistir en que la Constitución post-franquista -que consagra la indisoluble unidad de España- es inmutable. Los sondeos dicen que los catalanes preferirían más autogobierno -incluido un grado de autonomía fiscal- pero seguirán por su propio camino si la única alternativa es un “statu quo”, que el gobierno de Mariano Rajoy está debilitando.

“Este -sostiene el periódico- es un problema político que requiere una solución negociada: más federalismo en la clamorosa necesidad de renovación institucional de España. No sólo los catalanes, sino también los principales partidos de España, el PP y el PSOE, tienen que estar a la altura de las circunstancias”.

Gibraltar español
Nota del Editor 17 Diciembre 2013

A los ingleses les interesa la destrucción de España, así que el FT no es más que un eslabón de la cadena. Si el FT estuviese por la verdad,. la eficacia, la buena vecindad, se habría metido contra las lenguas regionales y las autonomías, pero eso no le interesa, no produce beneficios ni ingresos y además sería bueno para España. cosa que no puede soportar.

La parte contratante de la primera parte
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 17 Diciembre 2013

El referéndum que pretende llevar a cabo el separatismo catalán es, de inicio y en esencia, un acto profundamente antidemocrático, aunque de democracia se llenen la boca sus autores. Lo es porque pretenden decidir sobre algo que no solo les compete a ellos, porque se apropian del derecho de todos y porque vulneran y traicionan la Constitución que masivamente votaron donde se estableció que la soberanía nacional reside en el conjunto del pueblo español. Votar sobre la partición de España y la separación de Cataluña es, en todo caso, algo sobre lo que tendríamos que pronunciarnos y votar todos los españoles. Eso es lo primordial y lo demás ascuas a la sardina.

Eso es, pero además su celebración empieza a parecerse a un imposible metafísico porque su conversión en hecho, más que presunta, se antoja cada vez más una posibilidad muy remota por mucho que se suelten baladronadas de ¿ a ver quien nos lo impide?. Pues simplemente quien puede y está en la obligación de hacerlo.

Con ello por delante, lo demás resulta accesorio. Sin embargo hay algo que ha acabado por cerrar el círculo de la astracanada y que confiere un matiz ridículo por muy grave que sea, que lo es, la situación que crea. Marx, Groucho y en compañía de sus delirantes hermanos, parecen haberse en la reunión que parieron la pregunta, o las preguntas o la pregunta de la pregunta subordinada a la primera pregunta.

Porque vamos a ver quien es el guapo que llega a una conclusión si se celebrara tal consulta y con tales preguntas. Lo primero es que solo los que respondieran si a la primera, “¿Quiere que Cataluña sea un estado?” pueden seguir con la segunda “En caso de votar sí: ¿quiere que Cataluña sea un estado independiente?” , o sea solo los de la parte contratante de la primera parte pueden ser luego contratantes de la segunda. Y el lío resulta ya de interpretación matemática, como han puesto de manifiesto las encuestas realizadas que de inmediato se prestan a múltiples lecturas diferentes eso sin contar que habría quienes no se dieran por satisfechos y votaran un doble no aunque no pudieran hacerlo y provocarían un nulo y una, aún mayor, invalidez estadística.

Supongamos que a la primera sale por encima de un 50% por ciento de los votos, que puede ser bastante menos un 40% del censo, y luego entre los del si, la segunda parte contratante de la primera parte, arrasan en la segunda con un 80%, pero un 80% del 50%, ya no es un 50% y aún mucho menos de la población total con derecho a voto. Y si las encuestadoras ya se freían los sesos en la cocina para lograr dar alguna cifra, la definitiva de la independencia, imagínense lo que sería de consumarse el asunto. Para un roto, para un descosido, para cantar victorias a favor y en contra, eso sin tener en cuenta de que luego habría que ir por partes y unos independizar Lérida y otros haber desindependizado Tarragona, pongo por caso. Porque si la soberanía se hace pedazos, también los pedazos pueden hacerse cachitos. ¿O no?

No es, desde luego, cosa de broma que Más, Junqueras, el de la chancla de la CUP y los compañeros de viaje de un partido ilusionante y serio que fue el PSUC un día y ahora cuesta saber como se llama, nos hayan colocado en el escenario peor desde el punto de vista institucional y de fractura territorial y social que haya tenido que afrontar nuestra democracia desde el intento del golpe del 23 F. No es broma, pero no deja de tener ribetes de camarote enloquecido, donde los marxistas son de Groucho y Groucho es Oriol con chistera, la que están liando en el barco.

Cataluña, ante el desafío secesionista
Aznar: 'El Estado de Derecho debe reaccionar a la gravedad del desafío'
El expresidente señala que "no está en juego un proyecto político partidista sino la integridad de la Nación y su continuidad histórica y democrática"
 www.lavozlibre.com 17 Diciembre 2013

Granada.- El expresidente del Gobierno y presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, se ha referido este lunes a la consulta de Cataluña considerando que "en lo que tiene de ilegal" el Estado de Derecho "debe reaccionar con eficacia y de manera proporcionada a la gravedad del desafío, que es mucha".

Durante la conferencia que ha impartido con motivo del seminario organizado en Granada por la Fundación Luis Portero, ha mostrado su apoyo al Gobierno "cuando se enfrenta a esta pretensión disgregadora, antidemocrática e institucional" y ha animado a "estar detrás de las instituciones" porque "no está en juego un proyecto político partidista sino la integridad de la Nación y su continuidad histórica y democrática".

A su juicio, la Constitución "se enfrenta a una estrategia de destrucción frontal e ilegal", que "no impugna solo las reglas básicas de la organización territorial del Estado, su fundamento en la soberanía nacional y en la ciudadanía", sino que "aspira a destruir una historia vivida en común. Celebra el desgarro y se recrea en el desastre como propuesta de futuro".

Para el expresidente, "a pesar de la crisis" en España "mantenemos fortalezas y virtudes" y con ellas "es posible y necesario articular una política nacional que continúe esta historia de éxito". "No creo en absoluto que la inmensa mayoría de los españoles --catalanes incluidos-- quieran apartarse de este camino. Creo, por el contrario, que es posible renovar consensos; que se puede trabajar desde muchas posiciones en objetivos comunes; que por delante tenemos un tiempo de ambiciones compartidas".

Aznar considera que "España no se va a romper", pero ha advertido de que la sociedad catalana "ya acusa fisuras y grietas muy preocupantes", de las que tendrán que responder "los que la han lanzado por esta pendiente al final de la cual sólo está el fracaso", un fracaso "al que Cataluña no merece ser arrastrada por el dogmatismo y la obcecación de políticos cegados por el extremismo, la debilidad y el sectarismo incívico".

"Hay que decir que Cataluña nos importa. Nos importa por los que se empeñan en ser el problema. Pero nos importa, sobre todo, por todos aquellos que, en Cataluña, quieren a Cataluña como parte, y parte importante, de la solución a lo que juntos tenemos que resolver", ha señalado el expresidente, para quien por tanto "se equivocan los que esperan que su separatismo encuentre separadores que lo alimenten". "Se equivocan los que creen que su voluntad de romper provoque el desistimiento de los que quieren integrar", ha incidido.

Para finalizar, ha recordado que los españoles "hemos sabido estar a la altura de todos los desafíos que hemos afrontado". "Si repasamos lo que ha sido una historia de éxito veremos que es así. No ha sido fácil, ni indoloro, ni cómodo, pero los hemos superado haciendo de España un país más próspero, más habitable, más libre", ha apuntado Aznar, que tiene "una firme confianza en nuestras capacidades y en nuestra voluntad de seguir conviviendo, de estar juntos para hacer juntos las cosas importantes que necesitamos".

ENCUENTRO DE 'EL CONFIDENCIAL' Y SABADELL
Luis Garicano: "El problema es que la Administración no sirve a los ciudadanos"
María Igartua El Confidencial 17 Diciembre 2013

La reforma de la Administración es el gran caballo de batalla del presidente Mariano Rajoy. A medio camino de la legislatura, el Gobierno ya ha puesto en marcha las 219 propuestas incluidas en el informe presentado el pasado mes de junio pasado por la Comisión para la Reforma de las Administraciones Públicas (CORA). Sin embargo, queda mucho camino por recorrer en muy poco tiempo y desde diferentes ámbitos económicos y sociales denuncian que los pasos dados hasta el momento son insuficientes.

¿Está bien planteada la reforma de la Administración? ¿Las medidas emprendidas son un parche o una solución? Para dar respuesta a estas cuestiones Jaime Pérez Renovales, subsecretario de la Presidencia del Gobierno ha debatido junto al catedrático de Economía y profesor de la London School of Economics, Luis Garicano, en un encuentro organizado por Banco Sabadell y El Confidencial sobre la que está llamada a ser la madre de todas las reformas.

El número de asalariados de la Administración se encuentra en niveles de 2004En este sentido, Pérez Renovales defiende que la reforma se está realizando desde el inicio de la legislatura a través de la Ley de Estabilización y Transparencia Presupuestaria, de la racionalización del sector público con la eliminación de duplicidades en todos los ámbitos, de la mejora de la eficacia y la eficiencia con medidas sobre el empleo público como es el hecho de que no se reponga cada persona que se va, y de los pasos dados para hacer una Administración al servicio de los ciudadanos.

“Se denuncia que tenemos una administración elefantiásica que no acaba de adelgazarse” asegura el mandatario. “Pero lo cierto es que estamos por debajo de la media de Europa y el número de asalariados de la administración, 2.830.000, se encuentra en niveles del tercer trimestre de 2004… Los resultados demuestran que se está produciendo un adelgazamiento en todos los niveles”, defiende Pérez Renovales.

En este sentido, para Garicano, “efectivamente, tenemos un problema que no es el elefantismo. Es verdad que el gasto público no es mayor al del resto de países de nuestro entorno”, explica el profesor. “El problema es que la administración pública no sirve a los ciudadanos”. Y pone como ejemplo el funcionamiento de la justicia, que es una institución clave y en la que hay retrasos, no hay certidumbre, ni celeridad y dónde se necesita la mayor seguridad jurídica posible, “No es suficiente lo que se está haciendo. Hay que refundar los principios sobre los que está funcionando la Administración para que los ciudadanos no se tengan que preocupar de esta, sino de su propia vida”, afirma.

Para el catedrático no es una cuestión tanto de eliminar duplicidades, que también es necesario, sino que la Administración realmente esté al servicio de la sociedad y esto no está pasando. Aun así, sobre la reducción en cifras pone como ejemplo Dinamarca, dónde “había 1389 ayuntamientos y decidieron pasar a 98, con un ayuntamiento por cada 20.000 habitantes. En España, según estos parámetros, tendríamos que tener 600 ayuntamientos en todo el territorio”.

Cataluña está colaborando con el Estado más de lo que se piensa
Sin embargo, el subsecretario de Presidencia recuerda que con la propia Ley de Estabilización Presupuestaria “se han hecho muchas cosas. Por ejemplo, todas las Comunidades Autónomas están suprimiendo hasta 708 entidades, hasta el 30%”. Y añade que “en el ordenamiento existen muchos mecanismos para que las administraciones puedan establecer acuerdos de cooperación entre ellas para que no se produzcan estas duplicidades y desde el ministerio se ha hecho mucho trabajo de pico y pala para fomentarlo”, afirma.

Tenemos un Gobierno al que le ha faltado la ambición y el reconocimiento histórico del momento en el que se encuentra EspañaEn este sentido, asegura que, aunque no se crea, entre las Comunidades Autónomas y el Estado “hay mucha más colaboración de lo que se puede pensar, incluida Cataluña, ya que existe una conciencia de que el objetivo es la simplificación” y explica que en el caso de Cataluña una cosa son las decisiones políticas y otra a nivel administración en la que “todas las direcciones de los ministerios se relacionan con los diferentes consejeros y ahí el grado de colaboración es elevado, porque al final todos trabajan para los ciudadanos”.

Por otro lado, Pérez Renovales recuerda que la reforma profunda y las reducciones se están haciendo sólo sobre un 25% del conjunto, ya que hay que ser consciente de que el 75% de la administración son servicios públicos esenciales como pueda ser sanidad, educación, policías etc., que no se pueden ni deben tocar.

En cualquier caso, Garicano defiende que “es ahora o nunca. El esfuerzo realizado no es inútil, pero España necesita una verdadera transformación que sólo un gobierno como este, con una mayoría absoluta, era capaz de hacer”. Y a juicio del profesor, “no hay ambición y esa es la tragedia de España. Tenemos un gobierno con buenas intenciones y capacidad intelectual pero al que le ha faltado ambición y el reconocimiento histórico del momento en el que se encuentra España”, concluye.

PIDE MÁS REFORMAS A ESPAÑA
La troika no se fía del sector bancario
Avisa de que las entidades están amenazadas por la crisis y la caída del precio de la vivienda
EP Estrella Digital 17 Diciembre 2013

Los inspectores de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- han constatado este lunes que España ha cumplido todas las condiciones impuestas por la UE a cambio del rescate bancario y que la liquidez y la solvencia de las entidades mejora, pero han pedido al Gobierno que siga vigilando "de cerca" la estabilidad del sector, que continúa amenazada por la crisis y la caída del precio de la vivienda.

La Comisión, el BCE y el FMI han publicado este lunes en dos informes paralelos las conclusiones preliminares de su quinta visita a España, que tuvo lugar entre el 2 y el 13 de diciembre. Se trata de la última misión de la troika antes del fin del rescate bancario, que se cerrará oficialmente el 23 de enero de 2014 sin ningún tipo de prórroga o ayuda adicional. España ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 millones ofrecidos por el Eurogrupo para reestructurar la banca.

"El entorno económico general ha continuado pesando en el sector bancario, incluso si este impacto ha disminuido recientemente", avisan los inspectores. "La rentabilidad del sector bancario se verá afectada por tanto en los próximos años por los volúmenes todavía decrecientes de intermediación y por una continua presión en la calidad de los activos, también debido a la caída adicional de los precios de la vivienda, ya que el ajuste en el mercado inmobiliario se ha ralentizado pero todavía no se ha completado", subrayan los informes.

"Por ello, los supervisores y los legisladores deben seguir vigilando de cerca el funcionamiento y la estabilidad del sector bancario", reclaman los inspectores. "El diagnóstico continuo en profundidad de la resistencia a shocks y la solvencia del sector bancario español sigue siendo vital", subrayan, para garantizar una "preparación adecuada" de cara a la revisión de balances y a la nueva ronda de test de estrés que llevarán a cabo en los próximos meses el BCE y la Autoridad Bancaria Europea.

"En particular, legisladores y supervisores deben continuar prestando una estrecha atención a los bancos que en la actualidad son propiedad del FROB, para garantizar un modelo de negocios y una gobernanza adecuados para que estas entidades avancen", apuntan la Comisión y el BCE.

La troika reclama además al banco malo que gestiona los activos inmobiliarios de los bancos rescatados que continúe con sus esfuerzos para vender su cartera de viviendas con el objetivo de "maximizar sus resultados financieros y contribuir al adecuado funcionamiento del mercado inmobiliario de España en su conjunto".

El cumplimiento de las condiciones del rescate bancario "se ha completado", y ello ha contribuido a una reforma completa del marco de gobernanza, regulación y supervisión del sector bancario español. La troika pide que se aproveche para continuar con una supervisión "proactiva" y una vigilancia más estrecha con el fin de lograr un sector financiero más resistente.

"La situación de liquidez y la estructura de financiación del sector bancario español ha mejorado aún más debido a que los depósitos han aumentado y a que los bancos se están beneficiando del acceso a los mercados de financiación. La posición de solvencia de los bancos se mantiene confortable tras la recapitalización de partes del sector bancario, la transferencia de activos a la Sareb y los resultados positivos en materia de beneficios hasta ahora", apunta la troika.

Además, la reforma de los activos fiscales diferidos ayudará a aumentar la solvencia del sector bancario cuando entren en vigor en 2014 las nuevas reglas de la UE en materia de requisitos de capital. "Las condiciones de financiación para amplias partes de la economía han mejorado, incluso si las condiciones de financiación para las pymes siguen siendo difíciles", indican las conclusiones.

Cumplir el déficit y acelerar las reformas pendientes
En materia de política económica, la Comisión y el Banco Central Europeo reclaman al Gobierno que respete "plenamente" los objetivos de déficit, con el objetivo de revertir el aumento en la deuda pública, y que complete la agenda de reformas. Ello resulta "imperativo" para devolver a la economía a una senda de crecimiento sostenible".

"Debe mantenerse el impulso para finalizar las reformas planificadas y en marcha -entre las que se encuentran la retrasada ley de servicios profesionales, las reformas de la administración pública, el refuerzo adicional de las políticas del mercado de trabajo, la eliminación del déficit de tarifa y la revisión del sistema tributario- y para garantizar la aplicación efectiva de todas las reformas", reclaman los inspectores.

La Comisión y el BCE prevén una "recuperación gradual de la actividad" en España y creen que el fin de la destrucción de empleo está cerca. "La situación económica sigue no obstante sujeta a riesgos mientras los desequilibrios continúan corrigiéndose", avisan.

Persisten los desafíos para la banca
Por su parte, el FMI ha destacado en su informe que, si bien los esfuerzos desarrollados bajos el plan de asistencia "han hecho más fuerte, seguro y de menores dimensiones al sistema bancario", aún persisten importantes desafíos para el sector financiero, puesto que la economía aún soporta el proceso de desendeudamiento del sector privado y de consolidación fiscal que podrían lastrar el ritmo de recuperación y amenazar la rentabilidad de la banca.

De este modo, los expertos de la institución consideran prioritario a nivel nacional adoptar una supervisión y vigilancia proactiva continuada, incluyendo los esfuerzos necesarios para adecuar la situación de los bancos a los tests europeos.

Asimismo, el FMI señala que las garantías de un adecuado provisionamiento fomentarán la disposición de activos en el tiempo, liberando así espacio en los balances de los bancos para conceder nuevos préstamos.

"Los supervisores deberían también seguir estimulando a las entidades a aprovechar la actual buena situación en los mercados para emitir acciones, restringir el pago en metálico de dividendos y mejorar sus resultados con medidas para ganar eficiencia en vez de confiar en la contracción del crédito para mejorar sus resultados", añade el FMI.

Félix Schlayer
Pimpinela en Torrelodones
KIKO MENDEZ-MONASTERIO www.gaceta.es 17 Diciembre 2013

El cónsul de Noruega fue el primero en contar al mundo el horror revolucionario que se había desatado en Madrid.

Lo conocía bien, se había pasado meses burlándolo para conseguir salvar a más de novecientas personas de las checas, los paseos y el furor de las turbas. Esta es su historia.

Una baronesa húngara escribió una novelita deliciosa sobre un grupo de sportmans ingleses que, durante la Revolución Francesa, se dedicaron a robarle la comida a la hambrienta guillotina. Al jefe de aquel selecto club británico le llamaban La Pimpinela Escarlata, y lo que era un folletín de aventuras se convirtió en el retrato del primer superhéroe de la historia.

Pimpinela tenía una identidad pública -un noble afeminado y superficial- y otra secreta, donde se convertía en un genio del disfraz y de la espada que a golpe de audacia se empeñaba en salvar a las víctimas de la revolución.

En el siglo pasado, en un pueblecito del oeste madrileño que se llama Torrelodones, vivió un tipo bastante parecido al héroe que se imaginaba la baronesa. Se llamaba Félix Schlayer (1873-1950)

Ya llevaba décadas residiendo en España cuando llegó aquel de 18 de julio de 1936 que no paramos de recordar. No tardó en constatar la furia homicida de las milicias, y denunció ante la autoridad republicana los crímenes que iba conociendo a través de amistades y los que él mismo presenció. Al entender que la República no sólo no parecía dispuesta a frenar las matanzas, y que incluso colaboraba con ellas en muchas ocasiones, Schlayer utilizó todas las ventajas de su condición diplomática para salvar a cientos de desdichados que pululaban por la ciudad como liebres perseguidas por podencos.

Gracias a sus contactos en la administración consiguió colocar el cartel de Legación de Noruega en todo un edificio. Siete pisos, catorce viviendas en total que acabaron asilando a más de novecientas personas. Un pequeño cuartel en el que las persianas debían permanecer bajadas, y donde reinaba un comunismo real, porque aristócratas y doncellas se turnaban en la cocina y la colada, y donde todos los refugiados habían puesto sus recursos en común, para tratar de sobrevivir.

Claro que ese colectivismo, impuesto por las circunstancias, se parecía bastante más a las primeras comunidades cristianas que a los energúmenos que recorrían las calles puño en alto, en saqueo permanente, avariciosos y sedientos de sangre.

Ni un guión de Hollywood
Schlayer salía todas las mañanas a hacer gestiones en la policía y los ministerios, utilizando la poca influencia que le quedaba en Madrid para localizar a muchos desaparecidos. La mayoría de las veces la búsqueda era inútil, porque la víctima hacía tiempo que había sido asesinada en una cuneta. Pero en otras ocasiones sí alcanzaba alguna información valiosa, llevar ayuda a los presos, e incluso conseguir la libertad de alguien y refugiarlo en la legación.

Fue así, siguiendo el rastro de un amigo desaparecido, cuando Schlayer descubrió el genocidio sistemático que se estaba produciendo en Paracuellos. También tuvo el valor de denunciarlo ante el propio Santiago Carrillo, que se comprometió a detener las sacas -cuando en realidad hacía semanas que se estaba asesinando por orden suya.-

Schlayer no se limitó a refugiar a los perseguidos, también consiguió organizar caravanas de libertad, y tuvo que subirse a la última, cuando ya existían órdenes de detención contra él. Se escapó de milagro por el puerto de Valencia, junto con centenares de refugiados, con la policía revolucionaria pisándole los talones.

Y a pesar de todo esto, y mucho más para lo que no hay espacio, todavía ni le han escrito un guión en Hollywood, ni hay una placa en Madrid que le recuerde. En Torrelodones, por lo menos, alguien debería levantar un monumento. Y si no quieren complicarse con la ley de Memoria histórica, que en la inscripción sólo pongan: A Pimpinela

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Análisis de situación (V): La oposición democrática

Luis del Pino Libertad Digital 17 Diciembre 2013

Hablábamos en el hilo anterior del "búnker", esos sectores del actual régimen empeñados en la pervivencia del actual sistema de bipartidismo imperfecto, que en el fondo no es otra cosa que su negocio.

La oposición democrática
Veamos ahora qué se mueve en el campo de la oposición democrática, es decir, en esos sectores en los que se intenta transformar el actual sistema en otro despojado de los vicios que impiden que en España podamos tener un régimen democrático homologable.

Debería empezar, por orden de importancia, hablando de UPyD. Pero permítanme que altere ese orden natural, porque resultarán más fáciles de entender los argumentos.

1) Movimiento Ciudadano
El salto a la política nacional efectuado por Ciudadanos representa, en estos momentos, una de las principales esperanzas de la oposición democrática. Albert Rivera, el líder de Ciudadanos, es una figura en alza: es joven, es fotogénico, exhala frescura, no ha pertenecido nunca a la actual casta política, se desenvuelve estupendamente delante de las cámaras y ha sabido hacer de Ciudadanos la verdadera fuerza de oposición en Cataluña al nacionalismo. Ha demostrado, además, una gran capacidad de resistencia, superando escisiones y errores pasados.

Poca gente lo sabe, pero Ciudadanos cuenta con uno de los mejores equipos de acción política del panorama actual, quizá superado tan solo por el del PSOE. Rivera se ha rodeado de un grupo de colaboradores excelente, algunos conocidos (Jordi Cañas, Matías Alonso, Carina Mejías, Inés Arrimadas, ...) y otros no tanto. Y el acento puesto en las relaciones con los medios de comunicación ha permitido a Ciudadanos ir incorporando a su proyecto a figuras de relevancia en el panorama periodístico y cultural.

Rivera tiene, además, otra gran virtud. La expresaré con una frase que puede parecer ambigua, pero que solo pretendo que sea elogiosa: se deja aconsejar. Lo que quiere decir que sabe escuchar a quienes, desde dentro del régimen, han apostado por buscar vías de evolución que no lleven a una ruptura. Como consecuencia de ello, Movimiento Ciudadano ha evitado hacer excesivo hincapié en el discurso antisistema y, mientras mantiene una oposición frontal al nacionalismo catalán, en el resto de España intenta promover una opción más reformista que revolucionaria. "Vamos a cambiar esto, pero sin entrar como un elefante en una cacharrería", podría ser su lema.

El principal problema al que habrá de enfrentarse en los próximos meses es a su rápida expansión a todo el territorio nacional, que le obligará a abrir las puertas a una militancia de aluvión que puede causarle más de un dolor de cabeza a la actual dirección.

2) Unión, Progreso y Democracia
UPyD representa, en muchos aspectos, lo contrario que Ciudadanos. Su líder, Rosa Díez, no es ni de lejos tan mediática como Rivera. Tampoco puede presumir de ser una outsider, puesto que su carrera política dentro del PSOE fue dilatada, antes de abandonar las filas socialistas para fundar su actual partido.

Pero UPyD puede presumir, en cambio, de muchas otras fortalezas. Por un lado, lleva varios años de ventaja a Ciudadanos en la política nacional, realizando esa callada e ingrata labor consistente en "crear estructura": la estructura territorial de UPyD es hoy muy extensa y (con algunas excepciones territoriales) también bastante sólida, lo que proporciona al partido una ventaja importante frente a un Movimiento Ciudadano que todavía tendrá que hacer frente, antes o después, a esas crisis de crecimiento que UPyD ya ha pasado.

El núcleo dirigente de UPyD es mucho menos ducho que el de Ciudadanos en términos de acción política, pero al mismo tiempo es bastante más sólido desde el punto de vista ideológico. Rosa Díez cuenta con gente enormemente preparada (Carlos Martínez Gorriarán, Alvaro Anchuelo, Luis de Velasco, Andrés Herzog... por nombrar solo unos pocos); tan preparado es el grupo que rodea a Rosa Díez que no erraríamos mucho si definiéramos a UPyD como un partido de intelectuales. Lo cual tiene sus ventajas... y sus inconvenientes.

En el campo de las ventajas, ese capital humano ha permitido a UPyD consolidarse, crear un núcleo dirigente muy unido, plantear un programa político mucho menos etéreo que el de Ciudadanos y llevar a cabo una oposición contundente en el campo de la lucha contra la corrupción, habiendo abanderado iniciativas judiciales concretas dirigidas contra la propia línea de flotación del actual régimen, por ejemplo en el tema de las cajas de ahorros.

Como desventajas, a veces ese carácter de "partido de intelectuales" lleva a UPyD a no cuidar adecuadamente a los medios y a transmitir una sensación de "inflexibilidad". De hecho, de esa inflexibilidad deriva la más importante diferencia entre UPyD y Ciudadanos: mientras que Albert Rivera, como decíamos antes, "se deja aconsejar", Rosa Díez y el grupo dirigente de UPyD mantiene celosamente su independencia frente a presiones y consejos externos. Lo cual ha llevado, por supuesto, a que los sectores del actual sistema que apuestan por una reforma no traumática, vean a UPyD como más peligrosa que Ciudadanos.

Existen también diferencias ideológicas importantes entre ambos partidos, pero de esas hablaremos en el siguiente hilo, cuando analicemos el papel de los "tácitos".

3) El partido incógnito
Todo el mundo habla de él, pero por el momento no existe. Sin embargo, los últimos acontecimientos permiten pronosticar que próximamente asistiremos al nacimiento de una nueva formación política en el ámbito de la derecha, escindida del Partido Popular.

A eso apuntan los intentos de personas como Alejo Vidal-Quadras, Santi Abascal y José Luis González Quirós por convocar a los órganos internos del PP para debatir los incumplimientos del programa, intentos que fueron contestados con desdén por la actual dirección popular. A eso apunta también el sonado abandono del PP por parte de Santi Abascal hace no muchas semanas. Y a eso apunta también la catarata de bajas de militantes que el actual partido en el gobierno viene experimentando, especialmente a raíz de ciertas decisiones especialmente impopulares entre sus votantes, como la excarcelación de etarras y violadores.

No hay que ser ningún adivino para intuir que todo ello acabará concretándose en un partido que jugará, en el centro-derecha, el mismo papel que Ciudadanos o UPyD juegan en el centro o el centro izquierda. Y que puede movilizar a esos abstencionistas desencantados que lo que buscan es alguien que les ofrezca los mismos planteamientos ideológicos que el PP venía ofreciendo tradicionalmente, y que ha abandonado.

Algunos rumores apuntan a que han existido conversaciones entre Santi Abascal y Ciudadanos, pero yo apostaría a que Santi Abascal terminará fundando, solo o en compañía de otros, su propio partido.

En caso de que eso se produjera, serían tres las siglas que competirían por complementar o sustituir a los partidos tradicionales existentes. ¿Existe hueco electoral para tanta formación? Como veíamos en artículos anteriores de esta serie, sí existe, dado que no son menos de 7 millones los abstencionistas procedentes del PP y del PSOE. Aunque, para recoger una cosecha abundante, las tres formaciones deberían ser capaces de definir claramente sus diferencias ideológicas, evitar en lo posible entrar en confrontación y dinamizar, entre las tres, un movimiento de regeneración que devolviera a los electores la ilusión perdida.

En el próximo artículo de esta serie abordaremos el tercero de los sectores que van a protagonizar la transición que viene: los "tácitos". Al final, ese sector tiene muchas posibilidades de ser el que determine si la transición es traumática o no lo es.

No paguemos a Mas la cuerda para que nos ahorque

Editorial El Mundo 17 Diciembre 2013

ELPP de Cataluña está sopesando la presentación de un recurso ante el Consejo de Garantías Constitucionales para bloquear los Presupuestos y la Ley de Acompañamiento de la Generalitat que incluyen una partida de cinco millones de euros para realizar la consulta soberanista de noviembre de 2014.

El PP considera que la inclusión de esta partida viola la Constitución, ya que la Generalitat carece de competencias para organizar esa consulta y menos sin el permiso del Estado. Pero antes de presentar ese recurso Alicia Sánchez Camacho, presidenta del PP de Cataluña, va a solicitar el asesoramiento del Ministerio de Hacienda sobre sus efectos.

Y ello porque un eventual retraso en la aprobación de los Presupuestos tendría un impacto negativo en los ingresos de la Generalitat, dado que el 1 de enero entrarán en vigor una serie de nuevos impuestos con los que Artur Mas pretende reducir el déficit. Esa es la razón por la que el PP de Cataluña quiere obtener el respaldo de Cristóbal Montoro antes de dar ese paso.

Estamos ante un gesto político de Sánchez Camacho, pero es muy dudoso que este recurso, en caso de que el PP siguiera adelante, llegara al Consell de Garantías Estatutarias, ya que su tramitación depende de la aprobación de la Mesa del Parlament, que está controlada por CiU y ERC.

Según la ley del Consell de Garantías Estatutarias, aprobada en 2009, la decisión de dar luz verde a ese recurso contra los Presupuestos es competencia de la Mesa del Parlament, que tiene dos días para tomar una decisión. Por tanto, no cabe albergar esperanzas de que la impugnación prospere.

Bien está este gesto testimonial de Sánchez Camacho, pero hay otros caminos legales para impedir que se consume este desafío de la Generalitat a la legalidad constitucional. La abogacía del Estado debería ponerse a trabajar sobre ello.

Una de esas vías podría ser el recurso de inconstitucionalidad que establece el artículo 161.1 de la Carta Magna, que permite recurrir al Gobierno las leyes y las disposiciones con fuerza de ley de las comunidades autónomas. Otra posible vía podría ser la del artículo 161.2, que apunta que el Gobierno «puede impugnar las disposiciones y resoluciones adoptadas por los órganos de las comunidades autónomas». El Ejecutivo ya recurrió por este procedimiento la declaración de soberanía del Parlamento catalán, pero ahora estamos ante una ley, por lo que no está claro si se puede aplicar este supuesto.

A margen de la vía jurídica por la que opten el Gobierno de Rajoy y el PP, Hacienda siempre tiene la posibilidad de aplicar la Ley de Estabilidad Presupuestaria que llega incluso hasta la intervención de las cuentas, lo cual sería posible dado que Artur Mas ha incumplido reiteradamente los objetivos de déficit marcados por el Ejecutivo. Siempre hay caminos para hacer que se respete el ordenamiento legal. Parafraseando a Lenin, lo que no tiene sentido es pagar la cuerda con la que a uno le van a ahorcar. El Estado tiene que emplear todos sus resortes jurídicos para evitar que esta consulta se financie con dinero público.

Cataluña
Rajoy garantiza el desafío secesionista
Guillermo Dupuy Libertad Digital 17 Diciembre 2013

Primero dijeron que la consulta secesionista no se celebraría sobre la base de que no tiene cabida en nuestro ordenamiento constitucional. Luego, al reparar en el nulo respeto que los nacionalistas tienen hacia el ordenamiento jurídico español, no pocos analistas confiaron sus cándidas esperanzas al hecho de que la consulta secesionista tampoco tenía cabida en el propio estatuto de autonomía catalán.

Al ver que la disposición de Mas a saltarse la ley a la torera incluía tanto la española como la catalana, confiaron en que el batacazo electoral de CiU en las elecciones del pasado año sería lo que llevaría a Mas, ahora sí, a meter en el congelador su desafío secesionista. Cuando repararon también en que la fracasada CiU había ganado dichas elecciones con casi el doble de escaños que su inmediato seguidor, que ya no era un ambiguo PSC, sino una formación abiertamente secesionista como ERC, trasladaron sus inextinguibles esperanzas a la imposibilidad que tendría el gobierno catalán de acometer los duros ajustes que le exigía la ley de estabilidad presupuestaria y, al tiempo, llevar a cabo el costosísimo proceso de construcción nacional.

Cuando estas cabezas privilegiadas se percataron de que los nacionalistas hacían el mismo caso omiso a la contención del déficit que a las sentencias del Tribunal Supremo en materia lingüística, y que, además, el Gobierno de Rajoy suplía a través del Fondo de Liquidez Autonómica la falta de recursos que exige su ilegal aventura soberanista, estos puntales de la prensa madrileña mantuvieron su esperanza en que la consulta de marras no se celebraría, esta vez sobre la base de que Europa no toleraría en su seno un nuevo Estado escindido de un país que ya es miembro comunitario.

Al ver, más recientemente, que el problema no nos lo van arreglar desde fuera, y que las advertencias de Bruselas no lograban el objetivo de que Mas arrojase la toalla, no han faltado quienes todavía han confiado en que este golpe de Estado institucionalizado en forma de consulta no se celebrará sobre la esperanza de que los convocantes no se pondrían de acuerdo a la hora de formular la pregunta.

Pese a que los convocantes ya se han puesto de acuerdo en la fecha y en las preguntas y que estas garantizan que ninguna respuesta, sea la que sea, ponga en peligro las actuales cotas del mal llamado autogobierno, casi toda la prensa madrileña nos aseguraba el viernes, con más firmeza que nunca, que la consulta secesionista no se celebrará sobre la base más endeble de todas, a saber: que Rajoy ha garantizado que no se celebrará.

Especialmente llamativo es el caso de un diario como El Mundo, cuyo director parecía haberse dado cuenta, aunque sea parcial y tardíamente, de la pasta de la que está hecho nuestro presidente del Gobierno. En la misma portada en que, el viernes, nos anunciaba el "Jaque a España" del Gobierno regional de Cataluña, un titular nos anunciaba: "Montoro da a la Generalitat 873 millones más del FLA". Vamos, como para confiar en la firmeza de Rajoy.

Basta contemplar en el ABC de este domingo la reiterada renuencia de Gallardón a decirnos cuáles son esos "recursos" que la democracia, ciertamente, tiene para impedir la consulta para darnos cuenta de que de nada sirven si el Gobierno ni siquiera se atreve a enunciarlos.

El futuro siempre está abierto y ojalá me equivoque. Pero hasta la fecha el Gobierno de Rajoy, por culpa de un carácter estérilmente renuente a la intervención y al enfrentamiento, no ha hecho más que procurar la impunidad y la financiación sin las cuales no hubiera sido posible siquiera concebir este abierto desafío a la nación española y a su Estado de Derecho. España puede "conllevar" –en nada feliz expresión orteguiana– a un tipo como Artur Mas al frente de la Generalidad; lo que no puede permitirse sin desplomarse en la más profunda crisis nacional es a un tipo como Zapatero o Rajoy al frente de la nación.

Ojalá –insisto– me equivoque, pero mucho me temo que aquí no hay más farol que la supuesta e inédita firmeza de este infausto presidente del Gobierno.

Aznar exige a Rajoy respuesta al desafío
Pablo Sebastián www.republica.com 17 Diciembre 2013

Es la tercera vez que el presidente de FAES y presidente de honor del Partido Popular, José María Aznar levanta la voz en contra de la actuación política del presidente del Gobierno Mariano Rajoy, a quien él mismo designó en 2003 como su sucesor al frente del PP. Hace unos meses la pública protesta de Aznar en contra de Rajoy fue contra su política de la subida de impuestos para el control del déficit y por su negativa para realizar la gran reforma de la Administración y del gasto político. Ahora Aznar critica la débil e inconcreta respuesta que Rajoy ha dado al desafío frontal lanzado por Artur Mas contra la unidad de España y la legalidad.

Y lo ha hecho diciendo que el Gobierno de España debe dar una respuesta ‘proporcionada al desafío de Artur Mas’, y ha añadido Aznar que “no está en juego un proyecto político partidista sino la integridad de la Nación y su continuidad histórica y democrática”.

Y el expresidente del Gobierno vuelve a tener razón como la tuvo con su discurso contrario a la enorme subida de los impuestos y favorable a la profunda reforma de la Administración. Sobre todo porque Rajoy el pasado jueves -y ayer Cospedal- se han negado a explicar a los españoles cómo y cuándo piensa frenar el Gobierno el desafío constitucional del Presidente de la Generalitat. El que ya comenzó, desde el mismo momento en el que Mas anunció la convocatoria de una consulta ilegal sobre la independencia de Cataluña. Y que acaba de ampliar con el anuncio de la utilización de fondos públicos para elaborar el censo de la consulta y lanzar en la UE una campaña publicitaria contra España y a favor de la independencia, lo que constituye un delito de malversación.

Y ¿qué hace Rajoy? Pues absolutamente nada salvo decir que la consulta ‘no se celebrará y que no la negociara ¡faltaría más!. Tal y como nada hizo Rajoy para aplicar en Cataluña la sentencia del Tribunal Supremo sobre la enseñanza del castellano, y como nada había hecho el Presidente del Gobierno frente a la escalada del desafío independentista que se inicio en la Diada de 2012 con el lema ‘España nos roba’ (y que Rajoy calificó de ‘algarabía’), ni nada hizo para denunciar ese indecente congreso de ‘España contra Cataluña’, también financiado con fondos públicos, ni contra cada una de las agresiones a España perpetradas por el nacionalismo independentista catalán.

Y ahí incluida la propia agresión política y personal que Mas le hizo a Rajoy en su despacho de Presidente del Gobierno cuando en otoño de 2012 le dijo que o concedía a Cataluña el ‘concierto fiscal’ o que se atuviera a las consecuencias. Así lo relató Rajoy meses después en un debate del Senado sin ruborizarse por haber consentido semejante amenaza al primer gobernante de España por parte del presidente de una Comunidad Autónoma.

¿Se imaginan que Mas se hubiera atrevido a lanzarle a la cara y en la Moncloa semejante amenaza a Felipe González o a José María Aznar? No se hubiera atrevido, y con Zapatero no habría hecho falta porque el expresidente Zapatero es el culpable de la actual deriva secesionista catalana al apoyar desde el Gobierno el estatuto catalán inconstitucional, que hubo de rectificar luego el Tribunal Constitucional y que está en el origen del actual desafío.

Pero está claro que si Zapatero está en el origen del problema (y de la negación de la crisis económica y su tardía respuesta) cada día que pasa parece más claro que Rajoy no parece capacitado para hacer frente a las graves dificultades de España porque su política es huir de los problemas y aplazarlos hasta que se pudran o hasta que estallen que es lo que acaba de ocurrir en Cataluña. O como le ha pasado en el PP con el caso Bárcenas.

Y lo que es peor el presidente Rajoy para ocultar su incapacidad está recortando las libertades y la vida democrática: bloquea el Parlamento con su mayoría absoluta, está intentando amordazar los medios de comunicación -el incidente de las ruedas de prensa en la Moncloa es otro disparate-, ha reforzado su control directo de la Justicia y recortado el derecho ciudadano de manifestación y reunión. En suma está poniendo en marcha una dura involución democrática con la que pretende tapar sus carencias de manera incipiente, por ahora, pero al estilo de ciertos autócratas que por el mundo hay, y desde luego al margen del modelo existente en las democracias europeas del entorno español. Rajoy se equivoca y debe rectificar sus comportamientos poco democráticos y su escasa firmeza constitucional al frente de la nación. Y si no lo hace los ciudadanos -o su propio partido- lo expulsarán del poder en las citas electorales que están al caer.
www.pablosebastian.com

Cataluña contra Cataluña
Javier Benegas www.vozpopuli.com 17 Diciembre 2013

Afirmaba Frances Homs i Ferret, a cuenta de ese nuevo aquelarre, cuyo título “España contra Cataluña” es más una paradoja que una ofensa, que “en historia no hay una única verdad”. Lo cual, para que se le entienda a este profesor de economía erigido, otro más, en ideólogo nacionalista y padre de la patria catalana, viene a decir que al nacionalismo la verdad le asfixia y precisa de una panoplia de mentiras para no quedarse sin aire.

Y es que el tal Frances, al igual que todos los fundamentalistas para los que la estelada es un turbante con el que envolver cabezas y amortiguar la inteligencia, se niega a aceptar que la historia es hechos y no verdades. Porque, mientras que la historia puede ser manipulada a voluntad, los hechos son imperturbables.

Esto es lo más indignante del nacionalismo, que, para la consecución de sus fines, degrade a la sociedad, otorgando a la historia –esa historia peculiar de verdades a la carta– y a sus planificadores, presuntamente benévolos y forzosamente autoritarios, la potestad de reescribir no ya el pasado sino el futuro de todos.

El mito del centralismo y la opresión española
Bastaría con hojear no ya libros, sino legajos, esos papeles que simplemente dan fe de los hechos, para descubrir que la tradicional visión de una España monolítica, gobernada con puño de hierro desde el centro, es poco más que un mito, todo lo más una pretensión imposible. El gobierno de España, sea cual fuere su forma, ha sido siempre, salvo periodos excepcionales, un delicado sistema basado en contrapesos y controles, que constantemente debía reajustarse para mantener su precario equilibrio. De hecho, los territorios, tanto peninsulares como de ultramar, sólo podían ser gobernados de manera efectiva delegando en las élites locales. Peculiaridad de nuestro reino de taifas a la que ya aludía Francis Bacon: “Ahora para España, y Su Majestad de allí, aunque reconocido como el monarca más grande de la cristiandad, si se investigara su estado, se encontraría que sus raíces son demasiado pequeñas para su frondosidad”.

Así, en el caso concreto de Cataluña, la corona española, más que ejercer un poder incontestable en el Principado, bailaba a merced de su clase dirigente como un boxeador sonado. Lamentablemente, la capacidad de las élites catalanas para frenar las aspiraciones reales y el “maléfico” poder de Madrid no se tradujo en el buen gobierno, y sí en la acaparación, por parte de la nobleza y la alta burguesía locales, de concesiones y privilegios particulares. Forma de ser y hacer que ha llegado intacta hasta nuestros días.

El enemigo de Cataluña nunca fue forastero
La Diputació o Generalitat, que era presentada como una institución poco menos que perfecta, expresión inequívoca de la voluntad de la nación catalana, en realidad rara vez actuó en coincidencia con los intereses generales. «La casa del general de Barcelona […] no és sinó una casa de perdició», declaró en 1626 el concejo de la villa de Cervera. Impopularidad que evidencia esta otra cita anónima: «Lo poble de Catalunya comunament té poca afecció a la generalitat, perquè no gaudeixen tots comunament d’oficis d’ella». Curiosamente algunos de estos testimonios fueron tachados en su día en los archivos originales, lo cual demuestra también que la censura fue desde muy temprano moneda de curso común en Cataluña.

En papeles, legajos oficiales y archivos históricos, las agrias protestas son una constante. Pruebas literales todas, que no admiten interpretaciones, de que la Diputació era poco menos que un corralito a merced de la clase dirigente del Principado. Y lo que es peor, sus decisiones eran dictadas por un segmento concreto de esa clase. Así pues, la Generalitat era un instrumento de coerción, a ratos usado contra la Corona, a ratos contra el pueblo, siempre en manos de un reducido grupo de catalanes muy poco escrupulosos a la hora de manejar grandes recursos financieros y diferenciar entre sus propios intereses y los de la nación catalana. No es de extrañar, por tanto, que el catalán común, abrumado por los excesos y abusos de las élites autóctonas, cometiera no pocas veces la “infamia” de confiar más en la Monarquía española que en sus propios dirigentes.

Pero a esta tarta le falta aún su guinda. Y ésta es ni más ni menos que la ausencia de una visión nacional, de fin colectivo, por parte de las élites catalanas. Carencia que, por otro lado, nunca suplió la Monarquía española, incapaz de implicar a los catalanes en un objetivo común, y acaso tampoco al resto de españoles. Y aunque hoy quieran aparentar lo contrario, sigue faltando ese fin colectivo, pues, más allá de aspirar a un Estado propio, el independentismo no ofrece ninguna mejora cualitativa, ninguna solución realista. Si acaso, promete más de lo mismo; es decir, doble ración de oligarquía.

Por una España abierta, que no rota
Sin embargo, la desafección institucional no ha sido una singularidad catalana sino una constante en toda España. De ahí que las relaciones entre españoles se hayan tejido durante siglos al margen de unas instituciones que les eran ajenas, cuando no lesivas. Y los lazos entre las regiones son en gran medida fruto del sentido común de unas gentes que compartían esperanzas y penalidades. Ese es el “milagro” de España y también su talón de Aquiles: ser una nación que, pese a todos los mitos, tabúes y correlatos oficiales, tiene su razón de ser, sus cimientos, no en la grandiosidad ni tampoco en la coherente vertebración institucional de la que sí han gozado otras naciones avanzadas, sino en el devenir cotidiano y la mutua dependencia. Lo cual, aunque sea muy romántico, no basta para asegurar la cohesión.

Así pues, tras treinta y cinco años de tormento, parece que ha llegado el momento de dejar a un lado las chapuzas y adecuar el modelo institucional a la sociedad española en su conjunto, y no sólo en beneficio de un par de territorios. Hay que poner coto al latrocinio sistemático de la clases dirigentes, el sectarismo ideológico, el odio irracional y el veneno nacionalista. Esta maltratada España no puede aguantarlo todo.

El adoctrinamiento a través del currículo
Guardar en Mis Noticias. Enviar por email
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco.com 17 Diciembre 2013

He tenido tentaciones de escribir sobre el último informe PISA. Pero… ¿para qué? ¿Qué puedo decir que no sepamos? Salvo que la realidad es bastante más penosa en el País Vasco que lo reflejado en PISA. ¿Qué datos hubieran salido en ese informe si los alumnos evaluados hubieran contestado en la lengua propia del modelo D, en lugar de en castellano? ¿Qué resultados se plasmarían si en lugar de “seleccionar” las muestras de población escolar, se hubiera hecho un muestreo aleatorio? ¿Se ha estratificado la muestra? ¿Se ha hecho una muestra representativa de los diferentes “sistemas” actuantes en el paisito: ikastolas privadas, ikastolas publificadas, ikastolas procedentes de las diputaciones, centros públicos de modelo A, de modelo B (¿existen?), de modelo D, centros concertados, centros privados no concertados (¿existen?), y de entre éstos, centros religiosos, centros laicos, cooperativas de padres…? Puesto que si no se ha hecho así difícilmente podemos concluir que se trate de una muestra realmente representativa, y los resultados son sesgados.

Y a pesar de todo, el resultado de PISA no es precisamente para echar cohetes y se está muy lejos de la excelencia educativa, a pesar del altísimo gasto presupuestario, de un personal docente sobredimensionado para lo que significa una escasa población escolar, lastrada por un déficit natalicio, con una pirámide de población vasca invertida y un progresivo aumento de escolares procedentes del área del Magreb y de zonas hispano-americanas. ¿Se podrá decir, dentro de unos años, que tenemos vasquitos con boina de pura raza? Yo creo que no, y será una suerte. Por fin seremos algo más cosmopolitas y menos pueblerinos.

Dejemos a un lado la prueba del algodón del fracaso del sistema educativo, en el País Vasco y en España en general.

Dice un prestigioso catedrático de Educación de la Universidad de Zaragoza, el Dr. D. Antonio Bernat Montesinos, profesor mío y causante del amor que tengo a la educación como conjunto de disciplinas académicas y práctica pedagógica: “Aunque no es el más eficaz, el libro de texto puede ser un potente vehículo de modificación de la mente y del repertorio sentimental de los alumnos” […] “Aunque los académicos reconocen prudentemente que su análisis es simplemente curricular y que habría que estudiar las prácticas de aula para poder emitir un juicio más afinado, constatan la tendencia a utilizar la historia para desarrollar en los alumnos ‘sentimientos de identidad’ ” […] “En España hemos pasado de un enfoque histórico homogeneizador a otro centrifugador no sometido a crítica. Este uso programático de la historia es en rigor revisionista, ya que usa estrategias propias de este enfoque y es más programático que científico. Está dirigido a cambiar las mentes de los alumnos y su repertorio sentimental” […] “El problema reside cuando, además de estos dos aspectos, se añaden, entre otros, el control ideológico de los propios centros y de los medios de comunicación coordinados en la misma tarea adoctrinadora. Es entonces cuando el efecto alienante se alcanza con seguridad, cuando se potencia la modificación de los marcos interpretativos y también los sentimientos de los alumnos” […] “La tergiversación histórica funciona mejor cuando los alumnos tienen ‘entornos cognoscitivos’ que facilitan la recuperación. No basta con el libro de texto”

[… ] “El fenómeno de la identidad está relacionado con la teoría del etiquetaje de importantes efectos sociales y psicológicos” […] “Si en la escuela se fomenta el odio se crean personas plenamente sumisas y dependientes. Esta esclavitud se manifiesta, en primer término, en que el odio al otro implica la necesidad del otro, precisamente para seguir odiándolo. Es un sentimiento claramente destructor, ya que, aunque consiguiéramos desprendernos del otro, al que consideramos enemigo, seguiríamos odiando su imagen. Precisamente al odio se llega por una identidad excluyente, que conduce a una patología en la que no cabe ni la razón ni la empatía”.

Sin duda, gran parte de los contenidos reflejados en libros de texto aprobados en comunidades como Cataluña y País Vasco, con dejación de responsabilidades del Estado, que desde décadas incumple sin rubor su Real Decreto de Alta Inspección que obliga a garantizar una mínima homogeneidad de los contenidos para asegurar la homologación de los títulos académicos y profesionales, roza el esperpento. Recomiendo, además de mi libro “Educación y Nacionalismo. Historia de un modelo” el excelente libro de Pedro Antonio Heras “La España raptada”. En ambos libros se recogen ejemplos lamentables de manipulación histórica, coincidentes con textos y citas plasmados en diferentes reportajes periodísticos que se pueden hallar en la hemeroteca de periódicos como “El Mundo” “ABC” o “La Razón”, que puedo proporcionar a todo aquel interesado que me lo solicite. Por otra parte, es de gran interés el artículo académico publicado por D. Antonio Bernat “Estrategias de revisionismo histórico y pedagogía del miedo” que se puede descargar acudiendo a esta URL: http://www.neofato.es/rev.pdf

Si a la flagrante y descarnada manipulación de los contenidos de enseñanza se añade un ejército de profesores adscritos al régimen nacional-separatista, apologistas del abertzalismo-terrorista, imperante en el sistema educativo vasco, el efecto no tiene vuelta de hoja. La pedagogía del odio está servida.

Seguiré con este fundamental asunto que atropella cualquier derecho humano de nuestra infancia y juventud, en el siguiente artículo.
www.educacionynacionalismo.com

Periodista Digital entrevista al insigne historiador, catedrático y escritor
Fernando García de Cortázar: "El referéndum catalán se hará el mismo día que 'La noche de los cristales rotos"
"En el País Vasco nos han matado, nos han podido matar, pero no nos han silenciado"
Luis Balcarce. Periodista Digital 17 Diciembre 2013

Fernando García de Cortazar: "Reconocer derechos históricos es reconocer derechos de los muertos sobre los vivos"

García de Cortázar funde historia y literatura en su libro "Leer España"
Fernando García de Cortázar ha convertido nuestro pasado en un tema de grandes bestsellers, sin necesidad de traicionar el rigor histórico. Convencido de que la historia es siempre la crónica de una aventura, su talento coniste en saber contarla. Lejos de la erudición inútil, su formación humanística y su larga experiencia como catedrático de la Universidad de Deusto en Bilbao, le sirven para iluminar con belleza y sencillez el mundo de las luchas, pasiones, temores, utopías y cambios en el que se desenvuelve la vida de todas las épocas.

Fernando García de Cortázar visita Periodista Digital para desentrañar las claves de una época actual sumamente convulsa en España, especialmente en lo que a los fenómenos separatistas se refiere.

TITULARES DE LA ENTREVISTA CON GARCÍA DE CORTÁZAR
[Sobre --El simposio del odio a España:--] "A veces los historiadores nos podemos muy firmes diciendo que la Historia es una ciencia, pero es una ciencia un poco blanda porque se puede manipular".

"Qué jaleo han organizado unos manipuladores oficiales como son los nacionalistas. La Historia se puede manipular y siempre ha sido manipulada por los nacionalismos".
"Orwell escribe que lo más grave es que cuando un líder nacionalista dice que dos y dos son cinco, que todo el mundo lo diga: eso es más grave que las bombas".

"¡Qué imagen da el Congreso de la situación de Barcelona para el resto de los españoles y para Europa! La región más floreciente de España, la que asombró al mundo con la Barcelona olímpica, la Barcelona del modernismo, de Dalí..."

"Cataluña está dando una imagen sórdida, kafkiana, reprimida, víctima de un estado colonial"
"Todos los nacionalismos son la pura caverna, se encastillan en posiciones integristas, ultraconservadoras"

"El nacionalismo hace creer a todos los catalanes que están siendo explotados y que el objetivo es la creación nacional catalana, les están encubriendo la lucha de clases"
"El nacionalismo vasco es pura la caverna de Sabino Arana, una momia que aún no han enterrado, que combate el pensamiento liberal y el más ilustrado desde un discurso racista"

"Muchos españoles han sido consentidores con el nacionalismo"
"Hubo parte de la Iglesia que sostuvo al nacionalismo catalán y vasco porque le podía servir para mantener un cierto liderazgo que había perdido con la secularización"

"La Transición debía haber sido más enérgica en el cierre del Estado, no dejar España al albur de unas mayorías surgidas de las elecciones. Los pactos con los nacionalistas no han salido gratis a los españoles"

"A los del congreso del odio habría que decirles que los grandes artífices de la España constitucional también fueron los catalanes"
"Los buenos historiadores catalanes en Cataluña están silenciados"

"La Generalitat ha inoculado el nacionalismo catalán y así las jóvenes generaciones educativas se han tenido que tragar el brebaje de estos hechiceros del simposio contra España"

"En el País Vasco nos han matado, nos han podido matar, pero no nos han silenciado"

"El nacionalismo tiene esa capacidad de envolver con fechas inmovilizadoras, habría que decir que también el 9 de noviembre es la fecha del ascenso del nazismo por si Mas no lo sabe"

"No tiene nada que ver el proceso de Escocia porque la soberanía reside en el pueblo escocés, no así en el catalán, ya que la soberanía es de todos los españoles"
"El problema es que la sociedad catalana es poco crítica, se la ha educado en el hecho diferencial, en esa superioridad"

"El Gobierno español no está sometiendo al nacionalismo catalán a un control,no sólo aplicando la ley, sino que hay que decirles que todos somos una nación, mostrarles ese sentimiento español"

"Nosotros hemos abandonado la idea de nación española y no la hemos acompañado con nuestro sentimiento tal vez por preocupados por ese exceso de patrioterismo del franquismo"

"Los líderes no fomentan ese orgullo de ser español porque creen que es algo de aquel régimen franquista"

"Nos ha faltado una educación con conciencia de nuestra Historia, que no es para estar golpeándonos el pecho en la línea del pesimismo clásico español, sino para ver que es un pueblo que camina unido, con un gran pasado"

España
Dirigentes de la Asamblea Nacional Catalana mantienen vínculos proetarras
j. pagola / madrid ABC 17 Diciembre 2013

Una quincena de ellos han colaborado con el entorno de ETA o tienen antecedentes con Terra Lliure

Al menos una quincena de miembros de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), encargada de materializar los desafíos secesionistas que impulsa la Generalitat —cadena por la independencia, consultas ilegales...—, han tenido y tienen vinculaciones con el entorno de ETA o antecedentes con Terra Lliure. La ANC está presidida por Carme Forcadell, antigua militante de ERC.

Así lo ha podido constatar ABC revisando caso por caso. Por ejemplo, al Consejo Permanente, una de las tres estructuras que forman la ANC, pertenece Carlos Castellanos Llorens, militante del Movimiento de Defensa de la Tierra (MDT) y de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP). Ha sido detenido en diversas ocasiones, acusado de pertenecer a Terra Lliure, la banda que durante años practicó la actividad terrorista con la pretensión fallida de imponer la independencia de Cataluña. Según declaraciones de miembros de esta organización, que no pudieron ser probadas en el juicio, Castellanos habría facilitado 15 kilogramos de pólvora a Marcel Canet i Serra y a Sebastián Datziri i Massip, acusados de la muerte, en atentado, de Emilia Aldoma Sans. Estos dos terroristas, tras cumplir condena, fueron captados por ERC y son funcionarios de la Generalitat.

Otro integrante del Consejo Permanente es Ignasi Argemi Roca, monje de la Abadía de Montserrat, que colgó los hábitos en 1985 para centrar todo su radicalismo en la causa de la independencia de Cataluña. Pertenece a varias organizaciones y fundaciones, por ejemplo el Centro Internacional para las Minorías Étnicas y las Naciones (Ciemen), encargadas de impulsar el «derecho a decidir». En 2002 Argemi Roca suscribió una declaración, redactada por el dramaturgo abertzale Alfonso Sastre, en contra de la ilegalización de una Batasuna que aplaudía los atentados cuando ETA se encontraba en plena actividad terrorista.

También pertenece a esta estructura Carles Benítez Baudés, detenido en junio de de 1989 en Reus (Tarragona). Se le consideró uno de los máximos cabecillas de Terra Lliure, de la que luego fue expulsado. Benítez figuraba en el sumario abierto contra el «comando Manresa», autor de la muerte de Emilia Aldoma, y cumplió penas de cárcel en 1983 y 1984 por los delitos de estragos y la colocación de un artefacto explosivo en una oficina del Instituto Nacional de Empleo.

Tras dejar Terra Lliure, pasó a integrar el MDT y actualmente milita en la independentista CUP. Es, además, miembro de la plataforma «Amics i Amigues D`Euskalherria», desde la que ha brindado su apoyo a presos de ETA.

Figura además Guillem Roure Fuster Usas, antiguo militante de Maulets, la organización independentista catalana que tuvo estrechos vínculos con las juventudes etarras de Jarrai. Según los datos recabados por este periódico, también es miembro de «Alternativa Estel». Una plataforma desde la que en 2002 organizó en la Universidad Autónoma de Barcelona un homenaje al grapo Francisco Brotons Beneyto. Su compañero en la ANC, Félix Martí, ha tenido también estrechos vínculos con la «izquierda abertzale». Ello le llevó a celebrar un encuentro en 1995 con el exedil de HB en Tolosa, Jonan Fernández, que dirigía Elkarri.

Reunión secreta con ETA
Es también miembro del Consejo Permanente Jaume Renyer Alimbau, que en enero de 2004 acompañó al entonces videpresidente de la Generalitat, Josep Lluis Carod Rovira, al encuentro secreto que mantuvo con «Josu Ternera» y otros dirigentes de ETA en la ciudad francesa de Perpiñán. La banda siempre exige en este tipo de reuniones de máxima seguridad que acudan personas de total confianza. La organización terrorista decidió no cometer atentados en Cataluña mientras seguía asesinando y extorsionando en el resto de España.

Francesc Ribera Toneu es un músico que en sus conciertos solía homenajear a presos de Terra Lliure y ETA. Pertenece a la plataforma proetarra «Amics i Amigues D`Euskalherria». En 1985 fue detenido en Hospitalet de Llobregat por desórdenes públicos.

Blanca Serra Puig, hermana del exdirigente de Terra Lliure Josep de Calasanz Serra Puig, también pertenece al Consejo Permanente. Fue detenida en 1980 por colaborar con ETA. Un año después, fue arrestada por un delito contra la seguridad interior. También fue detenido, en este caso por desórdenes públicos en 1985, Luis Serra Santos, integrante de la misma estructura independentista. Por su parte, Josep Sort, secretario general del MDT en 1988, mantuvo contactos con representantes de la «izquierda abertzale». En 2002 suscribió el manifiesto contra la ilegalización de Batasuna. Otro miembro de esta estructura dirigente es Josep María Terricabras Nogueras, simpatizante de la «izquierda abertzale». En 1999 presentó en un hotel de Barcelona una charla que impartió el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi.

Al Secretariado, órgano dirigente de la ANC, pertenece Josep Poveda Planas, conocido independentista que fue detenido por la Guardia Civil el 6 de julio de 1992 por su pertenencia a Terra Lliure. En 2000 pasó a ser responsable del colectivo de extrema izquierda Comité Socorro Rojo Internacional, impulsor de homenajes y actos de bienvenida a presos de ETA y los Grapo. En este organismo directivo también destaca Josep Emili Puig Soler, que solía visitar a presos de Terra lliure.

Junto a ellos está Anastasio Pulido Chozas. En 2003 compró acciones en una campaña organizada po la plataforma Egunkaria para apoyar al diario que le sustituía tras su cierre, Berria. Fue detenido en varias ocasiones por delitos contra la seguridad.

La TV autonómica de Galicia no permite "opiniones de gente" que no hable en gallego
Una periodista, al ver como le respondían en castellano en el centro de La Coruña, advirtió a los entrevistados que por órdenes de arriba solo se emitirían las opiniones de las personas que hablasen en gallego. El programa de televisión era sobre cocina.
Redacción www.cronicaglobal.com 17 Diciembre 2013

"Non nos deixan recoller opinións de xente que non fale en galego". Así de contundente y sincera se mostró una periodista de la televisión autonómica de Galicia (TVG) el pasado 11 de diciembre, después de que un ciudadano interviniera en español preguntado en un programa.

Una periodista, micrófono en mano y acompañada de un cámara, de TVG preguntó a una pareja que paseaba por la calle Real de La Coruña si querían comentar para un programa cuál era el menú que iban a disfrutar en la cena de Nochebuena. Se trataba de explicar en un programa cuáles eran las preferencias gastronómicas de los gallegos en Navidad.

En cuanto Eva -así se llamaba la mujer preguntada- comenzó a responder fue inmediatamente interrumpida con un enérgico "en galego", por parte de la periodista, ante lo que la mujer le explicó que prefería responder en castellano porque se expresaba mejor. Sin embargo, en castellano su opinión no importaba.

La periodista desconectó el micrófono y le dijo que solo se podía responder en gallego. Fue entonces cuando el marido de Eva preguntó que a qué respondía esta prohibición de uno de los dos idiomas oficiales de Galicia en la televisión pública autonómica. Órdenes de arriba, respondió la periodista.

Lago: "Ridículas directrices"
Según ha denunciado Galicia Bilingüe, esta actitud "además de discriminatoria raya en el absurdo" y no es la primera vez que ocurre. La entidad, que defiende la libertad de elección de lengua en el ámbito público de Galicia, ha señalado, en un comunicado, que esta prohibición es habitual en los niños que aparecen en la TVG en eventos de carácter lúdico o educativo.

Gloria Lago, presidenta de Galicia Bilingüe, ha presentado una queja al secretario general de Política Lingüística de la Xunta por estas "ridículas directrices por parte del ente público". Valentín García Gómez se ha comprometido a recomendarle a la dirección de la TVG que se les permita a los castellanohablantes, que también contribuyen al mantenimiento del ente con sus impuestos, expresar su opinión en su lengua.

En este sentido, Lago ha recordado que "esto no es algo tan grave como las restricciones en la libre opción lingüística en el ámbito de la enseñanza o de la administración en general", pero desde la entidad cívica esperan que la TVG cambie de actitud, ya que, esta televisión "realiza un labor positiva a la hora de difundir el gallego, pero este tipo de restricciones no tienen sentido y, además, es absurdo pensar que ayuda en algo a la conservación del gallego el presentar una Galicia irreal donde nadie habla español en la calle Real de La Coruña".
 


Recortes de Prensa   Página Inicial