AGLI Recortes de Prensa   Doinngo 22  Diciembre 2013

Los equidistantes
Luis de Velasco www.republica.com 22 Diciembre 2013

En el hipotético, incluso improbable, caso de que se realizase esa consulta reivindicada por los nacionalistas catalanes y compañeros de viaje dentro de lo que llaman el “derecho a decidir”, esa consulta está ya viciada desde hace mucho tiempo y nunca puede ser calificada como limpia y democrática. En cualquier proceso de votación, no sólo caben maniobras el mismo día de la votación, algo demasiado burdo y fácil de denunciar. No se trata aquí de eso sino de la previa ocupación del terreno de debate por un mensaje único que, acompañado de barreras de todo tipo a mensajes contrarios, desequilibra decisivamente ese espacio que debe ser libre condicionando, aún sin saberlo éstos, a muchos votantes. Cualquier observador medianamente objetivo reconocerá que eso, un único y omnipresente mensaje, es lo que está pasando en Cataluña. Desde hace mucho tiempo pero en los recientes años de manera agobiante y creciente. Cualquier espacio mínimo de mensaje alternativo es acallado por el dominante con agresiones verbales (epítetos desde “españolista” hasta “facha”), incluso físicas que pueden in creciendo.

Lo que está ocurriendo está dejando heridas profundas y muy difícilmente sanables en la convivencia ciudadana, incluso familiar, tanto en la propia Cataluña como en las relaciones entre ciudadanos catalanes y el resto de españoles. El nacionalismo catalán, pertrechado en su permanente victimismo y su control de una gran parte de los medios de comunicación, ha ido avanzando posiciones en su desafío al Estado. Incumplimientos de leyes estatales y sentencias del Constitucional y del Supremo hoy parecen juegos florales en comparación con el presente desafío contrario a la Constitución y a las leyes internacionales como es, no un evanescente “derecho a decidir” sino un proceso de “autodeterminación”. No hay que dejar que una vez más ganen la batalla del lenguaje y, por ello, llamemos a las cosas por su nombre. En el mismo plantean una pregunta, más bien dos, tramposa y cobarde. Tramposa porque no es clara y porque parece que con un veintiocho por ciento afirmativos en la segunda pregunta concluirían que han ganado. Cobarde porque no se atreven a hacer una única pregunta y clara incluyendo el vocablo “independencia”. Un ejemplo más de la doblez y sinuosidad inherentes al nacionalismo.

Este proceso va permitiendo que caigan caretas y aparezca la verdadera faz de algunos. Desde partidos como Convergencia que nunca hasta ahora había hablado de independencia hasta personas como Roca y como Duran, ejemplos de equilibrismo político, de pretender nadar y guardar la ropa, algo ya imposible en este momento de definición. Esos son “los equidistantes”. Son los que hablan de separatistas y también de separadores, que llaman al “diálogo” (¿sobre qué?) y que dicen que una cosa es la Constitución y otra, por supuesto más flexible, el espíritu de esa norma, la manera de interpretarla, algo que el nacionalismo repite desde hace muchos, muchos años para ir logrando sus objetivos y sus logros, ante la pasividad de los gobiernos de turno de la nación, han sido muchos.

A esos que pretenden la equidistancia, a los que en el fondo no quieren optar porque no les conviene a sus intereses. A esos que no quieren definirse, vale la pena recordarles una frase de Antonio Gramsci, desde la cárcel:”Odio a los indiferentes. Vivir es tomar partido. La indiferencia es cobardía, no es nada”.

Feliz Navidad parlamentaria hasta el 11 de febrero
Editorial www.gaceta.es 22 Diciembre 2013

Se decía de la mujer del César que no sólo hay que ser bueno, sino también parecerlo. Pues bien. Nuestros políticos cogen 54 días de vacaciones de Navidad. Eso quiere decir que no regresan hasta el 11 de febrero. A pesar de que probablemente el país no note la ausencia de actividad parlamentaria en Navidades, al menos deberían hacer como que trabajan. Y lo debería hacer al menos por solidaridad con todos los españoles que este año no van a poder tener vacaciones, bien porque están tan mal pagados que tienen que hacer horas extra o porque el paro se les acabó hace tanto tiempo que no tienen ni para turrón blando.

Pero ellos parecen querer difuminarse como los copos de nieve y aseguran a LA GACETA que aprovecharán para descansar, esquiar, quedar con amigos, pasear, leer y cocinar. El día 24 Rajoy visitará la Escuela Naval Militar de Marín (Pontevedra) y desde allí felicitará las fiestas a los militares españoles. “El jefe del Ejecutivo tiene previsto cogerse desde el fin de semana una primera semana de descanso hasta el 26 de diciembre, cuando regresará a La Moncloa para preparar el Consejo de Ministros del día siguiente. En ese último cónclave gubernamental comparecerá en rueda de prensa para hacer balance del año y, acto seguido, se volverá a ir a Galicia hasta el Día de Reyes, cuando regresará a Madrid para asistir el acto de la Pascua Militar, que presidirá el rey Juan Carlos”, según Servimedia. Cocinar con su hermano y engullir es precisamente lo que el diputado de UpyD Toni Cantó hará en vacaciones, además de “procurar pasear mucho y darle de comer a la chimenea allá donde esté”. “Voy a desaparecer del mundo los diez primeros días, la primera semana, y la segunda la pasaré con mis hijos”, indica a este diario.

En testimonios que ha podido recoger la periodista Rosalina Moreno, el ex ministro de Trabajo y portavoz de Economía del Grupo Socialista en el Congreso, Valeriano Gómez, viajará “como siempre” a su pueblo, Arroyo del Ojanco (Jaén), y también le gustaría ir unos días a esquiar a Sierra Nevada. Entre los hobbies que practicará destaca “escuchar música, leer todo lo que pueda, andar y subir a las montañas”. Otro aficionado al esquí es Josep Sánchez Llibre, de CiU, que pasará las vacaciones con su familia y a final de año se escapará a Baqueira-Beret, como acostumbra hacer en estas fechas. “Normalidad absoluta, tranquilidad y esperando que el 2014 sea muchísimo mejor”, manifiesta.

España es criticada por valorar la productividad según las horas que el trabajador caliente la silla y no por rendimiento. En el caso de nuestros políticos, ni por eso.

presentación del libro 'a favor de españa'
“Un nacionalismo en los inicios del siglo XXI es suicidio y homicidio a un tiempo”
Antonio S. Maeso El Confidencial 22 Diciembre 2013

Lea con detenimiento este resumen apresurado de la historia de la España posfranquista: la muerte del dictador aflojó el yugo que oprimía a las culturas autóctonas regionales que, vertiginosamente, se convirtieron en correosos nacionalismos, olvidando el autonomismo liberador de la Transición y estigmatizando y crucificando el 'españolismo'. Los autonomismos-nacionalistas o los nacionalismos-autonomistas, según se mire, crecieron, se hicieron fuertes en ‘su’ historia, ‘su’ geografía, ‘su’ inmersión lingüística… En esta historia, los defensores de la unidad de España pasaron a ser considerados ‘fascistas’ por los nativos nacionalistas -fundamentalmente catalanes y vascos, en menor medida gallegos-, marcando una línea difícil de traspasar entre unos y otros españoles. Y estos enarbolaron, victoriosos, la bandera del derecho a decidir un futuro del que excluyen al resto de los ciudadanos. Colorín colorado, este cuento (real como la vida misma) se ha acabado.

Fernando Savater, en una foto de archivo (Efe).Fernando Savater, en una foto de archivo (Efe).Quien esto viene a compendiar es Fernando Savater, escritor y profesor de Filosofía. Y lo hace en el prólogo del libro “A favor de España. El coste de la ruptura”, presentado el viernes en Barcelona.

Savater lo argumenta todo: “Tanto el populismo como el separatismo son enfermedades políticas oportunistas que atacan al cuerpo del Estado cuando se debilita socialmente. En el País Vasco hemos padecido durante largo tiempo un populismo tipo Che Guevara, terrorista con ínfulas de guerrilla, y ahora vemos en Cataluña otro modelo Chávez, que acogota a los discrepantes con manifestaciones callejeras y el unanimismo manipulado de los medios de comunicación al servicio de la retórica demagógica”.

Ilustración del libro 'A favor de España'.Ilustración del libro 'A favor de España'.Las sensibilidades del filósofo sobre la avalancha secesionista española son sólo una pequeña parte de este libro, hecho con la colaboración de la Fundación Progreso y Democracia (UPyD). En sus páginas, Savater no cabalga solo: lo hace en compañía de Ramón Marcos (coordinador del volumen y, a la sazón, abogado y diputado en la Asamblea de Madrid por Unión Progreso y Democracia), el economista e historiador Gabriel Tortella y otros diez abogados, economistas, historiadores y escritores, coronados por la firma de Mario Vargas Llosa, Premio Nobel de Literatura, y Rosa Díez, líder de la formación magenta.

En sus páginas se articula un interesante apartado en el que se abordan los elementos que dan fundamento a todo el libro, que no son otros que Los costes de romper España en todas sus vertientes: económica, política, institucional, lingüística y cultural.

1.- Costes económicos
El economista y profesor universitario José V. Rodríguez Mora pone en la balanza los costes económicos de una hipotética ruptura con España por parte de Cataluña y el País Vasco, comunidades autónomas sobre las que se basa todo el estudio -pueden enviarse comentarios al respecto a este correo: elcostedelanoespana@upyd.es-. El catedrático no ve ganadores en esta supuesta ruptura de la baraja, ya que, en su opinión, tanto Cataluña -donde los promotores del separatismo proclaman a los cuatro vientos que “la independencia será una fiesta”- y País Vasco como España en su conjunto perderían económicamente, entre otras cosas por las fricciones comerciales que se generarían entre los tres al tratarse de países distintos, al margen de que pudieran surgir o no colisiones, boicots, enemistades…

Ceremonia inaugural del los Mundiales de Natación Barcelona 2013.Ceremonia inaugural del los Mundiales de Natación Barcelona 2013.Según Rodríguez Mora, la base en la que los catalanistas fundamentan su ‘odio económico’ se centra en el manido ‘Espanya ens roba’ (España nos roba). “La argumentación no podría ser más simple. Sale más dinero hacia el resto de España del que entra, luego nos roban. En parte porque son gandules, en parte porque son chorizos, pero los españoles nos roban. Luego, independencia”.

Ramón Marcos precisa que "el PIB en Cataluña y el País Vasco bajaría. También en España, aunque menos porque, al tratarse en esa hipótesis de un país mucho más grande la situación no sería tan severa".

2.- Costes políticos e institucionales
Francisco Sosa Wagner, economista y parlamentario europeo por UPyD, y Mercedes Fuertes, catedrática de Derecho Administrativo de la Universidad de León, diseccionan los costes políticos e institucionales, conviniendo que los nacionalismos han sido, al fin y a la postre, “el partero de las desgracias colectivas más aniquiladoras que ha sufrido la humanidad. Reproducirlo en los inicios de este siglo XXI es suicida y un homicidio a un tiempo”. Ambos anuncian una bofetada de Europa al nuevo estado catalán, que quedaría fuera de la UE y de sus ayudas. Así lo notarían en su propia piel los agricultores catalanes, que dejarían de percibir ayudas agrarias, las escuelas (perderían las ayudas alimenticias), los trabajadores (habrían de renunciar a los fondos de cohesión y solidaridad), los estudiantes (adiós a las becas Erasmus), los investigadores (se esfumarían ayudas a proyectos)…

Artur Mas, con la Asamblea que convocó la cadena humana para la Diada.Artur Mas, con la Asamblea que convocó la cadena humana para la Diada.Todo ello sin contar con la criba financiera derivada del independentismo, que llevaría aparejada la imposibilidad de obtener liquidez o financiación en el BCE, dificultades para emitir deuda pública… en el caso de que la secesión se materializase.

Según Marcos, coordinador del libro, "la gente puede querer ser independiente pero tiene que saber también, claramente, los riesgos que tiene una decisión de ese calado. Los catalanes tienen que saber que habrá menos pluralismo y que puede que también más corrupción, ya que procesos como éste están manejados por las elites. Hay que explicar bien las cosas, como la falacia del derecho a decidir, porque en el caso de decidir tenemos que decidir entre todos".

3.- Costes lingüísticos
El catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad del País Vasco, Aurelio Arteta, analiza en el volumen los costes de las políticas lingüísticas que lleva aparejadas el separatismo. Arteta mantiene que, tanto en Cataluña como en el País Vasco, “estas políticas han ocasionado el sufrimiento de muchos, la desigualdad de oportunidades de los ciudadanos, la quiebra de la comunidad política y además derroches presupuestarios”.

El catedrático indica que una situación independentista provocaría una inmersión lingüística más acentuada “y, en consecuencia, una mayor imposición para los castellano hablantes”, y una restricción del mercado lingüístico. Arteta hace hincapié en que “las lenguas autonómicas levantan unas barreras institucionales para acceder a un buen número de empleos, sobre todo, públicos".

4.- Costes culturales
Por su parte, Enrique Helguera de la Villa, abogado y periodista, desgrana el terremoto cultural de un posicionamiento secesionista: “La creación de una identidad colectiva despojada de toda relación con España pasa por la destrucción de la cultura común. La secesión de Cataluña dejaría una huella traumática en la cultura española, sumiéndola en una crisis psicosocial similar a la del 98 pues, como entonces, cuestiona la idea de España”.

Ramón Marcos explica a El Confidencial que la idea de poner en marcha el libro A favor de España. El coste de la ruptura "nació cuando, el año pasado, vimos que las respuestas del Gobierno al separatismo eran insuficientes. Teníamos claro que había que argumentar con razones los terribles costes que podría tener una ruptura. Nos propusimos hacer valer lo positivo de la unión y los perjuicios de la ruptura".

Leer más: “Un nacionalismo en los inicios del siglo XXI es suicidio y homicidio a un tiempo” - Noticias de España http://www.elconfidencial.com/espana/2013-12-22/un-nacionalismo-en-los-inicios-del-siglo-xxi-es-suicidio-y-homicidio-a-un-tiempo_69208/#lpu6RlK0gMTKg8yc

Moqueo y mosqueo de un innombrable
Miquel Escudero www.cronicaglobal.com 22 Diciembre 2013

En cualquier comunidad hay personajes de opereta, falsos y afectados, que configuran temporalmente su historia. Entre nosotros, la gente catalana, hemos tenido a un tipo amigo de hacerse el importante hasta el no va más y que ha logrado ser considerado como nuestro páter vitalicio. Este hombre, a quien se le ha consentido tamaña impostura, impuso el guión y las maneras que hoy rigen en nuestra política.

Un mediocre listo y sabelotodo, activo y entusiasta, pretencioso e impostor, que fue declarado intocable en nuestros medios de comunicación catalanes. ¿Por qué?

Les diré, amigos lectores, que desde su muy honorable comienzo en 1980 mereció mi mayor desdén por su modo de hacer. Tengo por lema unos versos de Federico García Lorca: "Duro con las espuelas, blando con las espigas"; esto es: ser duro con los duros y blando con los blandos. A diferencia de sus adversarios políticos, nunca me reí de él; tampoco me hizo gracia. Nunca me burlé de sus tics y en cambio, siempre me enojó su afición a reñir a quien se terciara y a sobreactuar como sumo pontífice y moderador desinteresado. Un mediocre listo y sabelotodo, activo y entusiasta, pretencioso e impostor, que fue declarado intocable en nuestros medios de comunicación catalanes. ¿Por qué?

Como es de suponer, no engañaba ni engatusaba a todo el mundo. Por ejemplo, el lehendakari Ardanza dijo de él en sus memorias que "en su actitud hacia lo vasco me parecía percibir un toque altivo". No me remontaré a sus escritos previos a su ascensión, ahora no toca. Yo quisiera señalar algunas de las frases que ha dejado en sus tres volúmenes de memorias. En esas páginas puede leerse que Cataluña "siempre ha luchado contra la resignación, contra el inmovilismo, contra el narcisismo y el casticismo, contra la prepotencia y el autoritarismo". ¿Qué catalán matizará esa contundencia? Yo, por ejemplo. Y no la rechazo como nacionalista español, etiqueta que no acepto; llámenme, en cambio, si quieren, españolista y catalanista por reivindicar mi condición española y catalana. Las palabras de ese hombre son las de alguien con quien no hay nada que intercambiar que no sea el sometimiento a sus esquemas.

Ha llegado a escribir que la modernización de España no ayuda tal vez a que ésta acepte mejor a Cataluña, sino que lo hace más difícil

Igual que su mujer, no desaprovecha una sola tribuna pública para marcar las diferencias y no las semejanzas con el resto de España, que es considerado en frente de Cataluña y su contrario. De boquilla proclamó en ocasiones admiración por la cultura castellana. Dice ahora que el independentismo no debe ser antiespañol. Pero ha llegado a escribir que la modernización de España no ayuda tal vez a que ésta acepte mejor a Cataluña, sino que lo hace más difícil. ¡Vaya por Dios! Un laberinto sin salida. También expuso que "si España sigue en su línea de desprecio político y económico de Cataluña podría muy bien ocurrir que la mancha de aceite independentista se fuera extendiendo". Noten que en esta ocasión sí sería apropiado hablar de Estado español, en vez de España. Pero él ya sabe lo que se hace. Él es el gran amo, el señor de la tierra número uno. Aunque no lo reconozcan, hasta los diputados que visten de 'progre' le guardan predicamento.

El timonel declama que "si se renuncia al concepto de nación, ¿qué es entonces Cataluña? Una región. Una región con alguna 'particularidad'. Y si somos una región, en nombre de qué reclamamos un autogobierno que vaya más allá de una gran diputación, que es en lo que quieren convertir a las autonomías". El gran problema es la paranoia narcisista.

Altas personalidades del Estado impidieron que un proceso judicial contra él, por sus enredos bancarios, siguiera su curso. Aun así, dirá: "el dolor lo tengo envuelto en un pañuelo que guardo en el fondo de un cajón de la mesita de noche". Son los mocos pegajosos, porque "si algún día, a la hora de ir a dormir, quisiera hurgar en la herida o cultivar el resentimiento, abriría la mesita, cogería el pañuelo, lo desataría y observaría el contenido". La verdad: no hay por dónde cogerlo. Adiós, adiós.

España
Una administración, una competencia: así es la reforma local
JAIME G. MORA / MADRID ABC 22 Diciembre 2013

El Senado da luz verde a una de las medidas estrella del Gobierno para adelgazar la administración un año y medio después de que Montoro la presentara en el Consejo de Ministros

Con el fin de año ha llegado la culminación de la reforma local, una de las medidas más ambiciosas del Gobierno en su afán por quitarle peso al Estado. La nueva normativa, que clarifica por primera vez las competencias de los municipios, ha chocado con la oposición de numerosos ayuntamientos. Estos esgrimen que los pueblos con menos de 20.000 habitantes quedarán absorbidos por las diputaciones. Pero el espíritu de la reforma local es otro: una administración, una competencia.

Según datos del Ministerio de Hacienda, en la actualidad los municipios con menos de 5.000 habitantes pagan por el mismo servicio el triple que los que superan los 100.000 habitantes. Así que, de acuerdo con la Ley de Estabilidad Presupuestaria, el Gobierno ha optado por desarrollar un marco normativo que evite este tipo de situaciones. La ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local tiene cuatro patas: clarificación de competencias, racionalización de la estructura local, un riguroso control presupuestario y transparencia.

Hacienda llevó al Consejo de Ministros un primer documento en julio de 2012. Año y medio después, el texto aprobado por las Cortes ha sufrido modificaciones ya que fue contestado incluso por las bases populares. La ley incluía la posibilidad de suprimir municipios, la reducción del número de concejales y la eliminación de sueldos en los pueblos más pequeños. Unos puntos modulados y eliminados durante la tramitación parlamentaria.

Se revisan las restricciones en los salarios
Los municipios son los principales afectados por esta reforma. Los que tengan menos de 20.000 habitantes deberán revisar con las diputaciones su viabilidad a la hora de prestar determinados servicios. Buena parte de los más de 8.000 pueblos que hay en España tienen este tamaño. Igualmente, se establece un nuevo reparto de competencias: educación, sanidad y servicios sociales pasarán a ser gestionados por las autonomías. Los ayuntamientos, no obstante, podrán seguir prestando estos servicios si aseguran el pago correspondiente. La aplicación de este punto depende de la futura reforma de la financiación autonómica y local.

Otro punto muy discutido afecta a la retribución de los alcaldes, que no podrán cobrar en ningún caso más que un secretario de Estado (entre 95.000 y 100.000 euros anuales). Una enmienda aprobada en el Senado ha suavizado las restricciones en los salarios de los alcaldes de los municipios más pequeños. Así, los alcaldes de localidades entre 10.000 y 20.000 habitantes podrán cobrar hasta el 50% del sueldo de un secretario de Estado, y no el 45%, como estaba previsto. Los ediles de pueblos de 2.000 a 5.000 ganarán hasta un 40%. Y se ha eliminado el punto que eliminaba las retribuciones a los ediles de pueblos de menos de 1.000 habitantes.

Los ayuntamientos estarán obligados a elaborar planes económicos financieros, liberalizar algunas actividades que hasta ahora estaban reservadas a la iniciativa pública local y modificar su normativa respecto al ejercicio de determinadas obligaciones, entre otras novedades.
Administración eficiente

Las diputaciones pasan a ser el organismo encargado de garantizar la racionalización económica. Ahora coordinarán la prestación de los servicios mínimos obligatorios en los municipios más pequeños y asumirán nuevas competencias, como lo relativo a la administración electrónica o la contratación centralizada. El objetivo es acercarse al tamaño mínimo que exige una administración para ser eficiente.

En su papel de «policía», las diputaciones harán un seguimiento de los costes que afronten los municipios de su provincia. Cuando esta cifra sea mayor que la que ellas pueden proveer, las diputaciones ofrecerán su colaboración para lograr un gestión coordinada y más eficiente. También tendrán que garantizar la aplicación de las medidas contenidas en los planes económico-financieros de los entes locales y, junto a las comunidades autónomas, supervisar el resultado de los procesos de fusión.

Por otro lado, las entidades locales menores y las mancomunidades sólo podrán subsistir si cumplen con la obligación de rendir cuentas a tiempo. Las comunidades autónomas deberán financiar aquellas competencias que pasen a asumir en lugar de los municipios, así como coordinar con las diputaciones las posibles integraciones. De este modo, las autonomías tendrán que ajustar aún más sus gastos. Todo esto en un complicado contexto económico: diez comunidades se han adherido al Fondo de Liquidez Autonómico, un mecanismo para atender a los vencimientos de la deuda.

El PSOE recurrirá
Según el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, la reforma local permitirá corregir los «desequilibrios» de la administración. En su defensa de la ley esta semana en el senado, el objetivo es dotar tanto a la economía como a la oferta de servicios públicos de «la flexibilidad y competencia necesaria para lograr el crecimiento económico y sobre todo la mejora del bienestar social».

«Este proyecto ni privatiza ni destruye lo público», aseguró. El PSOE opina lo contrario. Gaspar Zarrías, que encabezó una concentración de alcaldes concejales a las puertas de la Cámara Alta, han desaparecido ya por la crisis unos 300.000 trabajos locales, a los que se sumarán otros 150.000 según los datos ofrecidos por los sindicatos. Los socialistas presentarán un recurso de inconstitucionalidad en cuanto la norma se publique en el BOE. El PSOE ha acudido al Tribunal Constitucional ya, al menos, en una quincena de ocasiones.

Así construye sus bulos el nacionalismo
Marcus Pucnik www.cronicaglobal.com 22 Diciembre 2013

En los últimos días, una supuesta cita de la sentencia del Tribunal Internacional de Justicia sobre la declaración unilateral de independencia de Kosovo ha sido utilizada por los periodistas Jaume Barberà y Pilar Rahola para defender un hipotético derecho a la secesión unilateral de Cataluña, en contra de la Constitución. Tras descubrirse que el texto es falso, ambos se han excusado en un informe de la Comisión de Defensa de los Derechos de la Persona del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona. Sin embargo, en él tampoco aparece la cita completa. Su origen es una conferencia del juez Santiago Vidal, en la que divulgó ese bulo, que posteriormente se propagó por las redes sociales.

¿Qué pensaría usted de un periodista que recoge algunes frases del internet y las presenta en la televisión o la radio como parte de un documento oficial? Esto mismo ha pasado estos días en Cataluña. Y ha pasado dos veces.

Las dos frases en cuestión han estado flotando por la red desde hace casi un año, en diversas formas y formatos. Por ejemplo, como imagen adjunta a un tuit, recogida en este artículo.

Esta imagen usa el emblema oficial del Tribunal Internacional de Justicia de La Haya (TIJ) y también muestra una foto de su sala de justicia. La cita se refiere a la Opinión Consultiva del TIJ sobre la independencia de Kosovo (cuya traducción al castellano, no muy buena, también se puede consultar aquí). Bajo el título "La democracia prevale sobre la legalidad", estas mismas frases también se encontraban en el blog de la presidenta de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Carme Forcadell. Una entrada que, sin embargo, ya ha sido sustituida por un texto desafiante.

Las frases citadas no aparecen en la sentencia de La Haya
Las frases citadas no son parte de la Opinión Consultiva del TIJ. Sólo la primera se asemeja algo a su punto 84: "Por las razones ya expuestas, el Tribunal considera que el derecho internacional general no contiene ninguna prohibición de las declaraciones de independencia aplicable". La palabra "aplicable" es muy importante, ya que aquí significa aplicable al caso de Kosovo. Todo el resto, la segunda frase larga que en otras citas se presenta como dos frases, tendría que despertar la sospecha de cualquiera, ya que no tiene nada que ver con el derecho internacional. Decir que estamos delante de algo que dice el TIJ es mentir, como ya se avanzó en CRÓNICA GLOBAL.

El miércoles pasado, esta mentira fue revelada por un blog con el muy apropiado nombre de Catalibanes, mientras que en la misma noche, Pilar Rahola, miembro del Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), usó estas frases palabra por palabra para preguntar a Albert Rivera si "los catalanes somos menos que Kosovo". En esta parte de la entrevista, ella interrumpe continuamente a Rivera y muchas veces exclama "sentencia de La Haya", o similar.

Rahola estaba leyendo de su Iphone, pero nunca sabremos de dónde leía el periodista de TV3 Jaume Barberà cuando la mañana siguiente usó estas mismas palabras de nuevo en la radio (como se puede comprobar en este enlace, a partir del minuto 19:12). Curiosamente, al leer esta supuesta cita cambió del catalán al castellano. El señor Barberà es un periodista muy respetado, y se le conoce por su programa Singulars, que nos ha regalado momentos estelares como este.

No hace falta decir que tanto Rahola com Barberà afirmaron con toda seguridad que estaban leyendo de "la sentencia" del TIJ sobre Kosovo. Como hemos visto, el texto del TIJ se encuentra fácilmente en internet, por lo tanto, no hay ninguna excusa para que ninguno de los dos no haya ido a la fuente que dijeron estar citando.

Los dos fueron avisados de su error a través de Twitter. Rahola no respondió, y Barberà dijo que "rectificará", pero aún así mantenía que lo citado "no es falso", sinó una confusión de dos fuentes diferentes. Como una de ellas menciona la Opinión Consultiva del TIJ, la otra... tocaremos este detalle un poco más tarde.

Miquel Strubell advirtió del bulo en abril
Veamos de dónde viene la mentira. La fuente de la misma es un vídeo de un acto de la ANC, en el que el juez Santiago Vidal primero explica algunos procesos de independencia en Europa desde 1900, para a continuación citar las dos ahora ya bien conocidas frases, presentándolas expresamente como palabras del Tribunal Internacional de Justicia.

Eso fue en enero de este año. En abril, un promotor destacado de la ANC, Miquel Strubell, advirtió en su blog de un "equívoco": "El texto de debajo del vídeo ha hecho mucho daño". Strubell opinó que (sólo) el texto de la descripción que acompañaba al vídeo estaba equivocado, mientras que en realidad reflejaba correctamente el hecho de que Vidal dijo estar citando el TIJ. Strubell alabó a la ANC Alcover -en cuya cuenta de Youtube se publicó el vídeo- por haber cambiado esta descripción, que ahora enlaza con otro documento que es, finalmente, la fuente real que ha dado origen a estas dos frases. De ambas frases, también de la primera. No ha habido ningún malentendido o confusión entre dos documentos diferentes, como Barberà afirmó.

El texto del que se han extraído las dos frases procede de la Comisión de Defensa de los Derechos de la Persona del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona.

Este documento contiene un error garrafal de otra índole, al afirmar que la Convención de Montevideo habla de la teoría constitutiva del Estado, cuando en realidad trata de la teoría alternativa llamada declarativa.

También es interesante observar que sólo un día después de que se publicara este documento muy favorable a la independencia, el Colegio de Abogados, como tal, se distanció de él. Por lo tanto, se podría decir que este documento es una fuente más bien oscura.

La rectificación, una nueva mentira
En una cascada de mentira tras mentira, lanzadas por juristas y periodistas que se negaban a hacer su trabajo más esencial de referirse a las fuentes correctas, el público catalán ha estado siendo engañado a creer que la independencia unilateral fue sancionada por uno de los tribunales más altos del mundo, y que existe una especie de "voluntad democrática" que está por encima de la ley. En todo momento los involucrados se han negado a aceptar verdaderamente sus responsabilidades, y las rectificaciones han sido hechas sólo a medias.

Este también es el caso de la retractación que ofreció Pilar Rahola el día después de la entrevista con Rivera en el programa 8 al dia, de 8TV. Como antes Barberà en Twitter, Rahola, alegando que "tenemos demasiada información a veces", dijo que "hemos mezclado dos cosas, la sentencia de La Haya" y "la declaración que hubo del Colegio de Abogados de Barcelona, que era la que yo leí ayer". Estas afirmaciónes son, de nuevo, falsas. Como ya se ha dicho antes, no se puede tratar de ninguna mezcla de fuentes. Aquella parte de la cita que Rahola, y también Barberà, relacionan con el TIJ, "que no existe en Derecho Internacional ninguna norma que prohíba las declaraciones unilaterales de independencia", se encuentra de forma literal en el documento antes mencionado de la Comisión del Ilustre Colegio de Abogados, donde aparece como cita indirecta del TIJ.

Lo mismo pasa con la última parte. "En una sociedad democrática -a diferencia de una dictadura- no es la ley la que determina la voluntad de los ciudadanos, sino que es esta la que crea y modifica la legalidad", es también cita literal del documento de esta Comisión.

Pero tampoco puede ser cierto que Rahola haya leído, como afirma, del documento de esta Comisión del Ilustre Colegio de Abogados, porque una parte de lo que leyó, la que habla de una "contradicción entre legalidad constitucional de un Estado y la voluntad democrática", no se encuentra de forma literal en este documento (ni tampoco en la Opinión Consultiva del TIJ). Esta parte resume el sentido de tres frases anteriores en la que empieza por "en una sociedad democrática" y se encuentra de forma literal por primera vez en el vídeo de Santiago Vidal, quien también insertó el triple "declaramos", para conseguir una aire aún más oficial.

Toman como referencia cortes difundidos por las redes sociales
Como fuente primaria para la cita completa que usaron tanto Rahola como Barberà sólo queda el vídeo de Santiago Vidal, cuyas palabras fueron recogidas en múltiples formas y formatos como la imagen al principio de este artículo. Rahola y Barberà no pueden haber estado citando ni de la Opinión Consultiva del TIJ ni del documento de la Comisión del Ilustre Colegio de Abogados, ni, por supuesto de ninguna mezcla de los dos.

Lo que tenía Rahola delante de sí, en su Iphone, muy probablemente era esta imagen, porque a diferencia de la anterior y de lo que dice Vidal en el vídeo (y que más tarde leería Barberà), contiene al final la palabra "vigente", tal como la lee Rahola.

Hay que concluir que en vez de algún documento, fuera de un tribunal o un colegio profesional, lo que Rahola y Barberà tenían delante suyo era una sencilla imagen en formato jpg que corría por internet, y cuya procedencia no comprobaron porque les gustó su contenido. Esto se llama pornografía, no periodismo.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Don Jaime Mas I de Cataluña
PEDRO J. DE LA PEÑA www.gaceta.es 22 Diciembre 2013

Cuando se encuentra uno con un visionario así, está abierta la caja de Pandora con todas sus desgracias para el país al que oprime.

Tiene su lógica que un señor majete, ambicioso y lleno de vanidad como Artur Mas pretenda convertirse en la imagen actual del rey Jaime I, conquistador del Reino de Valencia hasta los límites de Murcia y colindando con la expansión de Castilla hacia el Sur de la Península Ibérica. Don Jaime era un caballero completo, alto, bien parecido, magnífico guerrero y excelente cristiano, como lo demostró en Valencia al derribar la mezquita de Ibn Aysún para levantar la iglesia de San Bartolomé Apóstol, que según la Escritura de Concordia del 11 de octubre de 1242 se asignó a perpetuidad “a los canónigos y fratres de la Orden del Santo Sepulcro de Jerusalén“.

Se comprende que don Artur Mas, cuyas victorias militares no existen y cuya situación política lo lleva a una deriva sin futuro, quiera pasar a la Historia como el derrotado líder del Condado de Cataluña, cuya heroica hazaña sería el camino del rey don Jaime, pero hecho al revés. Es decir, ir de derrota en derrota hasta el final.

Hay muchos historiadores que consideran al rey Jaime I como el protagonista de una cruzada que no sucedió en Tierra Santa, pero santificó la tierra que pisaba a través del Llibre del Repartiment y creó iglesias, prioratos y conventos ante notario como agradecimiento por la buena nueva de todas sus batallas. Lo que quiere Artur Mas, naturalmente, es que las batallas actuales las ganen los moros independentistas y así no tenga que dar cuenta de los dineros que se supone que tiene guardados en los bancos extranjeros.

La apuesta soberanista, estadista e insolidaria del señor Mas es una fantasmada propia de un iluso mucho más que de un hombre de criterio. Está llena de rabia y vanidad, cosa que se corresponde malamente con el seny catalán que honra tanto a sus convecinos, generalmente gente muy trabajadora y competente en sus oficios, por lo que el dirigente político desacredita en lugar de beneficiar el buen concepto que su país se ha ganado durante siglos.

Historiadores completamente partidistas le han hecho creer al pueblo catalán que España los oprime. No será así cuando la Hacienda Real de Felipe V, a través de la moneda única decretada en los Decretos de Nueva Planta, mejoró la situación financiera de los catalanes multiplicando el capital de sus incipientes empresas después de 1714. Tampoco parece que lo sea cuando las leyes proteccionistas de la Restauración salvaron de la quiebra a las empresas textiles de Cataluña. Ni parece que lo fuese cuando, tras haber liquidado al POUM, y haberse hecho los dueños de Cataluña los comunistas en su guerra interna contra el anarquismo, las tropas de Franco salvaron la vida a la burguesía catalana (a la que Mas y Pujol pertenecen) que iba a ser liquidada en pleno proceso stalinista. Hubo un alcalde en Barcelona, el señor Porcioles, que quería poco menos que santificar al Caudillo por haber impedido que sus familiares y amigos perdiesen la vida antes de que el XI Regimiento del Ejército Republicano, mandado por Francisco Galán, pasara a pie la frontera hasta el campo de concentración de Saint Ciprien. E incluso ahora, cuando Mariano Rajoy les ha dado el dinero necesario para pagar a sus farmacéuticos que llevaban en huelga una eternidad.

Como la gratitud a los bienes recibidos no suele ser recompensada por las almas pecadoras tenemos a Mas diciendo que les robamos el resto de los españoles incluso cuando nos volcamos en aplaudir sus Juegos Olímpicos o nos alegramos –que somos muchos quienes lo hacemos– cuando el Barça gana algunas de las copas futbolísticas a las que nos tiene acostumbrados.

Pero el peor peligro de Mas no viene de su vanidad, sino de su ambición. Si alguien se cree que su consulta para la independencia de Cataluña es un punto y final, está muy equivocado. La petición de las Islas Baleares, de la Comunidad Valenciana, del Rosellón y de Cerdeña vendría inmediatamente después a ser requeridas por él con el objetivo de crear los Països Catalans ¡y que no pida Nápoles que fue tierra gobernada por Alfonso el Magnánimo!

Secuaces tiene –y no pocos– que lo acompañarían en ese viaje. De esa manera, aproximadamente el 37% de la riqueza de los españoles quedaría en manos de los catalanes y la Tierra Prometida no necesitaría nunca más del maná español tras su larga travesía del desierto durante trescientos años de esclavitud desde 1714.

Cuando se encuentra uno con un visionario así, está abierta la caja de Pandora con todas sus desgracias para el país al que oprime. Mas es un don Nadie (como el mismísimo Ulises) pero quiere engañar al pueblo catalán pretendiendo hacer posible una quimera. Su verdadero deseo no consiste en ser presidente de la República Catalana, sino rey de un Imperio que ya ha sido colonizado por los alemanes y que es mucho más poderoso que su pequeño país, engrandecido con las lupas de los miopes.

Europa no le dará cancha. España, si se pone bruto, tampoco y su camino hacia ninguna parte empobrecerá a ese sufrido pueblo catalán, mal gobernado, que le hará refugiarse en Amelie les Bains, a donde tantos catalanes huían para buscar reposo y olvido y ver en el cine las películas donde los besos no eran censurados por los incorregibles enemigos de la libertad.

*Pedro J. de la Peña es escritor.

Por qué no soy independentista
Francesc Moreno www.cronicaglobal.com 22 Diciembre 2013

En diversos articulos en CRÓNICA GLOBAL y El Debat he ido exponiendo diversas razones por las que creo que la independencia de Cataluña no es una buena opción para los catalanes. Permítanme que las agrupe y resuma.

Se esfuerzan en continuar vendiendo una independencia a la carta, sin ningún coste, señalando no sólo lo que ellos pretenden hacer sino decidiendo por los demás

En estos momentos, el debate político catalán ha sido hábilmente desviado por los partidarios de la independencia hacia el denominado "dret a decidir" o "volem votar". Piensan que años de campaña a favor de la independencia en base a eslóganes como el "España nos roba" o "el genocidio cultural" han calado entre la población, sobre todo a partir de la crisis económica y política que se vive en España. Por ello no tienen demasiado interés en entrar a analizar seriamente las consecuencias de la independencia y se limitan a edulcorar la realidad en base a informes tan disparatados como el del CATN presentado recientemente.

Se esfuerzan en continuar vendiendo una independencia a la carta, sin ningún coste, señalando no sólo lo que ellos pretenden hacer sino decidiendo por los demás. Ya sean la Unión Europea, España, Portugal o la Liga de Futbol Profesional. Continuaremos en la UE, las relaciones con España serán buenísimas, tendremos doble nacionalidad, crearemos un Consejo Ibérico, el Barça jugara la Liga española y así hasta el infinito. En definitiva, se nos viene a decir, la separación es para mejorar los vínculos que, desde luego, son muchos.

Esta pretensión soberanista se ve favorecida por la postura de Rajoy de limitarse a negar la consulta sin entrar en el fondo del debate. Tampoco PSC, PPC o C's han hecho campañas didácticas explicando el coste de la independencia. Pudiera parecer que el único argumento es que la independencia no es posible cuando en realidad tampoco es deseable.

Hay que explicar que la independencia no es la panacea que pretenden sus apóstoles. Que sus costes son mayores que sus beneficios y que los riesgos son elevadísimos

Por eso hay que explicar que la independencia no es la panacea que pretenden sus apóstoles. Que sus costes son mayores que sus beneficios y que los riesgos son elevadísimos.

En el aspecto económico la independencia implicaría menos PIB, menos ingresos tributarios y más gasto público. Llevaría a la quiebra a muchas empresas que dependen del mercado español, forzaría a los bancos a situar su domicilio en España, para conservar su negocio y poder seguir bajo el amparo del BCE. Forzaría a tener que abandonar el euro para hacer frente a la crisis inical y la fuga de capitales. Consecuencias todas ellas infinitamente más graves que la existencia de un déficit fiscal, real en los tiempos de bonanza pero inflado por los cálculos de la Generalidad, e inexistente ahora mismo por efecto de la caida de ingresos tributarios y su sustitución por endeudamiento público. La existencia de tensiones entre regiones ricas y pobres es consustancial a todos los paises y a la propia UE. Pero para solventar estas cuestiones esta la negociación. Si Los alemanes pensaran como los nacionalistas catalanes, la UE no existiría.
El argumento del genocidio cultural es todavía más burdo que el económico. Según la propia Generalidad, el catalán nunca ha gozado de mejor salud. Más de un 90% de catalanes lo entiende, y entorno a un 70% lo habla. El castellano es marginal en el sistema educativo y en la administración. Sólo la calle refleja la pluralidad de la sociedad catalana.

Los partidos políticos de ámbito exclusivamente catalán no sólo tienen plena libertad de defender sus postulados, sino que además gozan de un sistema electoral que los sobrepondera y los convierte en muchas ocasiones en partidos bisagra. De hecho, han sido determinantes en las políticas de muchos gobiernos españoles ya fueran del PP o del PSOE.

El poder de la Generalidad es igual o mayor que el de la mayoria de estados federales. Controla la policía, la escuela, la sanidad, los medios de comunicación, la cultura y muchas otras áreas de gobierno. Sin duda, las mayores limitaciones son económicas. Pero porqué la moneda, los tipos de cambio o los aranceles, elementos básicos de la soberanía, se han traspasado a la UE. Sin salir de la UE no hay independencia. Saliendo se gana en capacidad de decisión teórica pero se está desprotegido, aislado y al albur, todavía más, de los mercados. En un mundo globalizado la independencia de verdad es retórica y retrógrada.

Sin salir de la UE no hay independencia. Saliendo se gana en capacidad de decisión teórica pero se está desprotegido, aislado y al albur, todavía más, de los mercados. En un mundo globalizado la independencia de verdad es retórica y retrógrada

Un argumento utilizado, en voz baja, por los soberanistas es la de mejora de la calidad democrática en un Estado independiente. Desde luego, España vive una crisis política, además de económica, sin precedentes. La explosión de la burbuja inmobiliaria y las quiebras empresariales consiguientes han aflorado numerosos casos de corrupción. La crisis financiera ha dejado a las familias y las empresas sobreendeudadas y sin credito.

Los partidos dan muestras evidentes de esteroesclerosis. La ley electoral está obsoleta. El Gobierno se hunde y la oposición no inspira confianza. Pero, ¿algo de lo dicho no es aplicable a Cataluña? Cataluña comparte males con España y, en ocasiones, son más graves. La independencia solo serviviría para concentrar todavía más el poder, favorecer la impunidad por un mayor control del ejecutivo sobre el poder judicial, la policía y la agencia tributaria. La independencia acentuaría la falta de pluralidad informativa. La independencia puede derivar en gobiernos autoritarios autojustificados en situaciones de emergencia nacional y para luchar contra el enemigo exterior e interior. A más concentración de poder, menos democracia. Y no me dé excepciones que no tienen nada que ver con nuestra historia, ni nuestra cultura política y social.

La independencia, en definitiva, sería un mal negocio para la mayoría de la población, pero uno magnífico para los políticos, más poder y mayor impunidad, y para los que pudieran seguir viviendo del presupuesto público. La independecnia agrandaría el sector público, el nacionalsimo siempre acaba siendo estatista, lo que nos haría más pobres y menos libres a la mayoría.

Es incompatible haber sido perseguida por España y ser una de las regiones más ricas de Europa, y con mejores infraestructuras de las que presume, con razón, nuestro presidente cuando viaja por el mundo

Cataluña no vive bajo una situación de opresión. El catalán no esta perseguido por el hecho que TC diga que hay que hacer un par de materias en castellano en la escuela. Es incompatible haber sido perseguida por España y ser una de las regiones más ricas de Europa, y con mejores infraestructuras de las que presume, con razón, nuestro presidente cuando viaja por el mundo.

Problemas hay muchos pero la independencia solo hará que agravarlos, al encauzar todas las energías del país hacia objetivos distintos de los que realmente importan. Lucha contra la crisis y la exclusión social, mejora de la competitividad, mejora de la calidad democrática y de la lucha contra la corrupción.

Por todo ello, creo que asumir los riesgos evidentes de un proceso secesionista carece de justificación objetiva. Asumir el riesgo de salir de la UE, de que haya conflictos que acaben con victimas, retrasar o poner en peligro la salida de la crisis, para conseguir que el presidente de turno hable en catalan en la ONU, no me motiva lo suficiente. Claro que para los políticos soberanistas la situación les permite continuar en el poder en tiempos difíciles. En lugar de aceptar su condición de servidores públicos y conformarse con quemarse por causa de la crisis economica, nuestros políticos soberanistas han decidido poner a todos en riesgo para salvar su puesto de trabajo.

Por todo ello no soy independentista. Nacionalista no lo seré nunca porque es una ideologia que no comparto. Independentista lo hubiera sido en 1945, si las tropas aliadas nos hubieran liberado de sufrir el franquismo, pero, hoy, no siento el menor interés ni material, ni ético, ni estético.

Las falacias del separatismo
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 22 Diciembre 2013

Cuando un proyecto político es absurdo, nocivo e irracional y obedece únicamente a motivaciones egoístas o fanáticas de sus promotores, resulta incompatible con la verdad. La delirante operación secesionista en la que los nacionalistas han metido a Cataluña no responde a ningún criterio sensato y tan sólo traerá a los catalanes y a los españoles en general perjuicios y problemas.

Se analice como se analice el asunto, sea desde la perspectiva económica, con una probable pérdida del 20% del PIB de esa Comunidad, desde la social, con grave peligro de fractura violenta entre los partidarios de seguir siendo españoles y los que desean romper con España, desde la europea, con la seria perturbación que le causaría a la Unión la disgregación interna de uno de sus Estados-Miembro más grandes o desde la sentimental y humana, con el trauma que representaría la liquidación de antiguos y consolidados vínculos de afecto que durante siglos han conectado a los catalanes con los demás españoles, semejante propósito es un camino seguro a la ruina y al desastre.

Por eso es urgente, sobre todo teniendo en cuenta la pasividad del Gobierno central, poner de manifiesto las numerosas inconsistencias, falacias y contradicciones de los planteamientos soberanistas, que causan rubor ajeno por el descaro y la falta de escrúpulos de sus propagadores.

En este terreno destaca sobre el fondo lanar de voces sometidas al poder de la Generalitat un libro magnífico, Votaré no, de Juan Carlos Girauta, ese valiente periodista y ensayista barcelonés, que pertenece al escogido y reducido grupo de intelectuales que, lejos de claudicar ante las amenazas del nacionalismo, ha mantenido sin tregua un combate heroico por la libertad y el pluralismo pese al riesgo que tan noble conducta entraña en una Cataluña aplastada por el miedo y envilecida por la cobardía. Con una prosa fresca y brillante, Girauta va desgranando y desmontando una por una todas las falsedades de la argumentación separatista de manera tan contundente como irrebatible.

La inexistente analogía con los casos de Quebec y de Escocia, la deliberada confusión entre derecho de autodeterminación y derecho a decidir, la ruptura con la prudencia demostrada por el catalanismo tradicional a lo largo de su historia, la deslealtad al pacto de la Transición, la antidemocrática presunción del resultado afirmativo del referendo, la construcción previa de "estructuras de Estado" antes de conocer la opinión mayoritaria de los ciudadanos y la ocultación de las perniciosas consecuencias de la separación, entre otras cuestiones igualmente relevantes, son sucesivamente examinadas y diseccionadas por Girauta, que nos proporciona así un bagaje impagable a la hora de afrontar este áspero debate en el que nos jugamos la pervivencia de España como Nación.

El día que se escriba el relato fiel de los años sombríos en los que Cataluña ha vivido infectada por el veneno identitario y expoliada por unas elites que envueltas en la enseña cuatribarrada han robado a mansalva, figuras como la Juan Carlos Girauta emergerán con la estatura que merecen y los catalanes del futuro, por fin libres del aldeanismo tribal que hoy les aniquila, les prestarán el homenaje que se debe a los auténticos patriotas.

Un grupo de encapuchados ataca un tranvía en Bilbao
Agencias. La Razón 22 Diciembre 2013

Un grupo de alrededor de una docena de encapuchados han atacado una unidad del tranvía a la altura del Teatro Arriaga de Bilbao, han golpeado con barras el parabrisas y han realizado pintadas a favor de la amnistía de los presos, según han confirmado fuentes de la Ertzaintza.

Los hechos se han producido a las 14.15, cuando los saboteadores, con los rostros tapados, han interceptado en la zona de la Ribera de la Ría de la capital vizcaína una unidad del tranvía que se dirigía a Atxuri.

Posteriormente, han golpeado con unas barras el parabrisas y han realizado pintadas a favor de la amnistía de los presos. En el incidente no se han producido heridos, sino tan sólo algunos daños materiales en la unidad del tranvía que ha sido retirada para repararla.

El incidente se ha producido cuando se celebra el Día de Santo Tomás y en una hora de máxima afluencia de asistentes. Los encapuchados han huido y se han mezclado con la gente.

El viceconsejero de Transportes y presidente de Euskotren, Antonio Aiz, ha condenado "con rotundidad" el ataque. "No se qué explicación puede tener el hecho de agredir de esta forma a la ciudadanía que utiliza el transporte público", ha indicado. Aiz ha denunciado la violencia ejercida por el grupo de encapuchados que han atacado con barras metálicas la unidad "poniendo en peligro tanto a las personas usuarias del servicio como al conductor". "No se qué explicación puede tener el hecho de agredir de esta forma a la ciudadanía que utiliza el transporte público y a un trabajador como es el conductor de ese tranvía", ha lamentado el viceconsejero.


Recortes de Prensa   Página Inicial