AGLI Recortes de Prensa   Sábado 28  Diciembre 2013

Impuestos y burocracia, escollos a la recuperación
Daniel Lacalle El Confidencial 28 Diciembre 2013

“The real goal should be reduced government spending, rather than balanced budgets achieved by ever rising tax rates to cover ever rising spending”. Thomas Sowell

Leía esta semana una serie de informes analizando el crecimiento potencial de España y las oportunidades a corto plazo. Me entristecía comprobar que, de todos los países de la OCDE, España es el que muestra una mayor divergencia entre el crecimiento esperado para 2014 (+0,7%) y el potencial (+3% según BBVA, Goldman Sachs y Merrill Lynch). Es el coste de oportunidad de aferrarnos como un clavo ardiendo al modelo de 2004, y esperar que vuelva la orgía de deuda.

Yo estimo un crecimiento para 2014 del 1%, y creación neta de empleo, pero aún muy lejos de dicho potencial. Solamente poniendo la alfombra roja a la creación e implantación de empresas como se hizo en Reino Unido, atraeríamos inversión financiera directa por 50.000 millones y crearíamos muchos más puestos de trabajo netos nuevos. Bajando impuestos a empresas y autónomos, en Reino Unido no solo aumentaron la recaudación en 24.000 millones de libras, sino que se ha reducido el desempleo al 7%... incluso como receptor neto de inmigración. La formula: “Business Is Great” y bajos impuestos. Mientras tanto, en España seguimos intentando cazar unicornios de “recuperar ingresos fiscales” y contarnos que “no tenemos un problema de gastos”.

En el pico absoluto de la burbuja, el país jamás ingresó más de 412.900 millones; sin embargo, gasta unos 70.000 millones más que esa cifra histórica de ingresos que nunca volverán, 30.000 millones incluso sin contar el efecto del coste de la deuda y del rescate bancario.

Lo comento en Viaje a la Libertad Económica. En España, la recaudación tributaria no se ha desplomado por el fraude y la economía sumergida, se ha desplomado por la enorme dependencia del ladrillo, de la burbuja inmobiliaria y de obra civil que suponía casi el 20 % del PIB incluyendo ramificaciones de gasto en telefonía, servicios y energía, con enormes redes y capacidad de generación instalada para una demanda que nunca llegó. Sobrecapacidad de burbuja para sostener el PIB.

Y ese PIB que se ha aumentado artificialmente a base de “estimular la demanda interna” (y fíjense en las consecuencias, 300% de deuda sobre ese PIB “soufflé”), es el mismo que se utiliza para contarnos el cuento de que recaudamos menos que uno u otro país. Hacer ratios sobre un PIB inflado para justificar gastos de burbuja e impuestos confiscatorios. Es el subterfugio de venderme a mí mismo algo que no necesito ni me puedo permitir, por tanto me endeudo, y decir que mi cifra de negocio sube, justificando así unos gastos inaceptables. Y luego decir que esos gastos son “moderados”.

Los Presupuestos Generales de 2014 no corrigen todavía ese problema de gastos que siguen por encima de 2007 mientras la renta disponible de familias y la actividad económica ha caído a niveles de 2004, siendo optimistas. La aristocracia del gasto publico. Y seguimos negando la mayor. Luego le echaremos la culpa a cualquiera de nuestros unicornios favoritos, los mercados, Merkel o quien sea.

Usando datos de los presupuestos generales, seguiremos gastando 10.000 millones en subvenciones; 23.000 millones en “coordinación y relaciones financieras con los entes territoriales”; 690 millones en acción del estado en el exterior; 497 millones en cooperación para el desarrollo (nosotros los ricos, podemos); 131 millones en “difusión cultural en el exterior”; en “administración periférica del estado” 275 millones; en “cobertura informativa” 55 millones; otros 83 millones en “meteorología” (lo juro); actuaciones para la “prevención del cambio climático” 42 millones; el gasto en coches oficiales sube un 1,6% hasta 240 millones de nada; la “asistencia sanitaria mutualista de la administración”, paralela a la sanidad publica, otros 2.060 millones. No hay margen.

Pero el problema es que seguimos sin poner solución a los dos problemas que ponen la zancadilla de la recuperación económica:

- Una fiscalidad del “Sheriff de Nottingham” que se preocupa más por rascar la última moneda disponible del que genere caja para sostener a toda costa unos gastos que ya eran insostenibles en la época de la burbuja, en vez de crear condiciones para que la economía crezca y con ella se generen más ingresos fiscales. Cuando ustedes lean “reforma”, “aumentar las bases imponibles”, “reducir deducciones” lean “subir impuestos. España es el país donde más ha aumentado el esfuerzo fiscal desde 1965 después de Turquía. Cortar las deducciones y demonizar a las grandes empresas es una locura. Hunde la inversión a futuro y pone la zancadilla a esas empresas, que han sostenido empleo y se han convertido en multinacionales en muy poco tiempo y con éxito, generando riqueza para todo el pais. Pero además es un argumento cuestionable que se demonice a las grandes empresas, cuando a la vez defendemos con uñas y dientes el tratamiento de capital de los beneficios fiscales de los bancos ante la Unión europea. Ah, me había olvidado que son los bancos los que se atiborran de deuda soberana.

- Percepción de inseguridad jurídica. Si el entorno impositivo y legal no es claro y predecible, va a ser muy difícil atraer la inversión financiera directa que necesitamos para crear empleo y poner capital en la economía productiva a largo plazo. No para comprar bonos y acciones, sino para invertir en los sectores que nos pueden hacer recuperar el crecimiento real, no inflado con ladrillo. Servicios financieros, sanidad, turismo, tecnología y seguridad, por ejemplo.

- El gasto inútil sostiene una burocracia de “capataz” cuyo objetivo es autojustificarse con trabas y procedimientos ridículos. Les recomiendo leerse las “competencias adicionales” que se les han “concedido” a las diputaciones, por ejemplo. O las subvenciones improductivas. No facilitar y competir para atraer más capital y más empresas. Luego leo cosas como “si el PIB no hubiese caído no tendríamos déficit” o “si no fuera por la crisis”. Como si la crisis fuera un OVNI que cayó del cielo. Entre 2008 y 2011, en el conjunto de la zona euro el gasto público ha crecido casi un 7%, hasta situarse en 4,65 billones de euros. En los países del sur, teóricamente los más afectados por la mal llamada “austeridad”, la evolución es similar: desde 2008, el gasto público en Francia ha crecido un 8,6%; en España, un 4%; en Italia, un 3%; en Portugal, un 7,8%.

Sin embargo, la actividad económica y la renta disponible sí han caído a niveles de 2004. En vez de considerar, como es lógico, que el gasto debe adecuarse al ingreso y que los ciclos económicos de prosperidad siempre han venido desde el ahorro, nos lanzamos a pensar que el problema del gasto excesivo se va a solucionar con más gasto.

Y es que sí, es un problema de gasto cuando los estados consumen entre un 10% y un 25% más de lo que ingresan. Porque incluso si se «confiscase» toda la riqueza generada en un año por las clases altas y empresas, no se cubriría el déficit del país o de la Unión Europea. Y encima sería un efecto de sólo un año. Luego, además de crear fuga de capital y destrucción de inversión, seguirían gastando.

Para el gasto siempre hay margen, y se crea la Renta de Posición. Una vez que se ha creado ese ente burocrático, ese gasto, es mas fácil mantenerlo y justificarlo que cercenarlo. Miren el ejemplo de las empresas públicas deficitarias. Se han cerrado cuatro de las mas de 4.000 que tenemos.

Para bajar impuestos e impulsar la economía, no hay margen nunca. No existe nada más permanente que una subida de impuestos “temporal”. Luego, cuando se entra en depresión, proponen más gasto público para «salir de la crisis» que ha creado el gasto excesivo. Primero ponen la zancadilla y después dicen que sin ellos usted no puede levantarse y andar.

Muchos economistas de “consenso estatista” llaman a copiar a Estados Unidos en política económica... Excepto en libertad económica, apertura y bajos impuestos. En eso preferimos copiar a Francia. Y Francia va del estancamiento a la recesión.

Todo el mundo ve el enorme potencial de España. Crecer un 1% está bien. Dormirse en los laureles pensando que es suficiente y que no hay que reducir más gastos superfluos es peligroso.

El año que viene va a ser mucho mejor que el 2013. No lo duden. Y puede ser muchísimo mejor. Hay potencial de sobra y si queremos, lo sobrepasaremos.

2014: el año decisivo
Antonio Pérez Henares Periodista Digital 28 Diciembre 2013

En tres días estamos en él y lo que en sus 365 suceda va a marcarnos decisiva y hasta definitivamente. Dos incógnitas esenciales van a despejarse y ambas trascendentales. Si salimos o no de está agónica que hace ya seis años que nos atenaza y nos angustia y si España sigue siéndolo. Menos importante pero resultante sin duda de cómo se resuelva lo anterior serán luego las decisiones electorales que alumbraran mapa y poder político. Eso ya en el quince, con el aperitivo europeo del próximo año, pero directa conclusión de lo que en este inmediato devenir alumbre.

La economía va a llamarse, nunca ha dejado de hacerlo pero ahora más que nunca, paro o empleo. Lo que el Rey dijo en su discurso es lo que en todas las mesas navideñas, en todos los brindis en los bares y en todas las conversaciones se constata: la prueba del algodón, lo que va a marcar el éxito o el aún mayor hundimiento en la desesperanza y la depresión colectiva y personal es si esos cerca de seis millones de españoles sin trabajo comienzan a encontrarlo. Ese es el fiel de la balanza. Lo demás no dejan de ser cifras. La prima de riesgo, la bolsa, el bono, el déficit, los datos macros han pasado, y para bien, a ser eso, cifras que, hay que decir que por fortuna y a mejor, han dejado de ser referencia clave para el común de las gentes. Lo que queda, la asignatura de la que depende el futuro es el trabajo, el poder acceder a lo que hubo quien suponía castigo divino pero que hoy es la máxima aspiración humana. Lo demás, aún valorando su necesidad previa, no importa apenas nada si en ello se suspende.

Que fluya el crédito, que se cree riqueza, que comience a activarse el consumo, que se recupere la confianza son condiciones y consecuencias adheridas y aún más lo serán los discursos y ya no digo las promesas. Se acabo el tiempo de las luces al final del túnel. O se sale y los de a pie se sienten en la vía, o todo se agostará como aquellos innombrables “brotes verdes” de infausto recuerdo. Ya no sirve otra cosa que los hechos, palpables, contantes y sonantes. Si los hay quizás, aunque ni siquiera eso puede servirle si no son concluyentes y hasta aunque lo sean, algunas cosas podrán ser perdonadas e incluso hasta reconocidas. Lo contrario será una tumba política que ríete tú de la de Zapatero.

La otra cuestión quien sabe si aún más explosiva y telurica, será el intento de secesión de Cataluña y de violación de la soberanía de todo el pueblo español, la destrucción de la norma esencial de libertad , ley y convivencia, de la Constitución que un día nos dimos. Y derivado de ello la ruptura de nuestra Nación tal y como desde hace más de quinientos años la hemos concebido. Que quienes lo pretenden van a intentar llegar hasta el final de ello no tengo, y es estúpido autoengañarse, no tengo duda alguna. De cómo sea la respuesta del conjunto de la ciudadanía, de sus fuerzas políticas que mayoritariamente la representan , de su unidad ante el desafío, de cómo aplicar el estado de derecho y hacer cumplir la ley a quienes pretenden conculcarla es lo que va a decidir al final el resultado. Los precipicios se abren a un lado y otro del camino y el abismo final no está en absoluto descartado. Más que nunca la prudencia ha de ir indisolublemente cosida a la firmeza y a la toma de decisiones que se harán en un momento inevitables.

Pero además de todo ello, angustia económica y amenaza separatista, se representan en un escenario al que se le están desplomando la tramoya y los pilares mismos que lo sustentan. El desprestigio, el descrédito galopante de las instituciones de la democracia, de todas y cada una, sin que se salven ni Corona, ni sindicatos, ni judicatura, ni partidos, añade en este sentido el peor de los pronósticos. Porque en ello parece no haber consciencia más que en las calles sin que quienes tienen en su mano el intentar restablecerlo, pues son los primeros responsables de haberlo provocado, parezcan, más allá de hueros discursos, darse por aludidos. Solo una profunda regeneración de todo, un impulso transformador y en positivo de reformar lo que nos anega de porquería y nos inunda de hastío, pudiera ensamblar un rumbo nuevo. Pero ello tiene una condición imprescindible, como la tuvo en la anterior y decisiva situación allá por los 70, la voluntad de alcanzar un mínimo común denominador, de renunciar a la imposición y aceptar el pactar juntos lo que nos une y vertebra en vez de pretender ahondar en lo que nos enfrenta. Y eso, a día de hoy, se antoja un imposible. Aunque uno confíe todavía en que de la necesidad se hace virtud y la necesidad es cada vez más perentoria.

¿Otra vez brotes verdes?
EDITORIAL Libertad Digital 28 Diciembre 2013

Fue en 2009 cuando la entonces vicepresidenta segunda y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, se cubrió de gloria atisbando unos "brotes verdes" en nuestra economía que más de cuatro años después siguen sin aparecer por ninguna parte. Sin embargo, eso no ha impedido a nuestros gobernantes, antes del PSOE y ahora del PP, a vaticinar que la recuperación ya estaba ahí, a nuestro alcance, como si bastaran unas palabras para traernos el maná directamente del cielo. Pero desgraciadamente, los ciudadanos seguimos con las manos vacías.

En su balance de 2013 el presidente del Gobierno ha vuelto a vaticinar que el año que viene "será el del inicio de la recuperación económica". Pero no se preocupen, que si no sucediera, dentro de un año nos prometerá que será en 2015. Y si entonces tampoco, quien ocupe el cargo nos dirá que en 2016. Es cierto que las perspectivas parecen hoy mejor que hace cuatro años, como también es verdad que estamos en una situación infinitamente peor que entonces. Quien sabe, quizá esta vez suene la flauta, aunque las estimaciones del FMI digan lo contrario. Pero a estas alturas nadie puede creerse ningún vaticinio de naturaleza económica procedente del Gobierno de España.

No es que la oposición esté mejor, claro. Rubalcaba no sólo ha negado el pan y la sal al Ejecutivo, algo que, hasta cierto punto, le viene en el sueldo. No, el problema es que ha centrado las críticas en lo poco atinado que han hecho Rajoy y los suyos, y en sus palabras se vislumbra lo que haría en caso de llegar al poder: aumentar el gasto y las regulaciones, especialmente en materia laboral. En definitiva, el PSOE se propondría, caso de llegar al poder, repetir lo peor del zapaterismo en materia económica y parar las pocas y tímidas reformas del PP que, al menos, han ido en la buena dirección. Y lo peor es que, echando un vistazo al resto del arco parlamentario, el populismo a la argentina parece una apuesta transversal.

La casta política parece haber apostado por hacer lo mínimo, mantener el tinglado tal y como está en la medida de lo posible y esperar a que escampe. Nos hemos tirado una década creciendo a base de deuda exterior y casi seis años intentando aprender a vivir sin esa inyección y pagando los excesos de la fiesta. Empresas y familias se ajustaron el cinturón con bastante rapidez. Son los Gobiernos, locales, autonómicos y el nacional, quienes siguen gastando más de lo que ingresan. Todos los políticos parecen funcionar aún bajo la creencia de que los ingresos que tuvieron durante la burbuja son lo normal, y las vacas flacas actuales una excepción que pronto pasará. Pero España no se recuperará mientras no se olviden de esa idea, asuman de una vez que la fiesta se acabó y ajusten sus presupuestos sin esperar una hipotética bonanza futura. Ni Rubalcaba ni Rajoy parecen estar por la labor. ¿Pero hay algún político que lo esté?

EL ENEMIGO DEL AÑO
La corrupción, un mal transversal y muy enquistado
Editorial El Mundo 28 Diciembre 2013

La «corrupción y el fraude» es la segunda gran preocupación de los españoles después del paro y el presidente del Gobierno ni siquiera la mencionó en la rueda de prensa de fin de año. Una actitud que en sí misma supone un cierto desdén a la ciudadanía. Pero a la vez es el comportamiento habitual del PP para evitar depurar responsabilidades por lo sucedido en el partido. Ayer escuchamos al mismo Rajoy que no dijo la verdad en el Congreso cuando aseguró que Bárcenas «ya no estaba en el partido» mientras se le seguía pagando un desorbitado sueldo, o el que negó que en el PP hubiera dinero negro, cuando la sede central acaba de ser registrada por orden judicial en busca de pruebas de la existencia del mismo.

El caso Bárcenas, destapado por EL MUNDO cuando hace 11 meses informó del cobro de sobresueldos con dinero negro en el PP, ha sido el más escandaloso de este año, pero no el único. En 2013, gracias también a informaciones de este periódico, han estallado el caso de las facturas falsas y el fraude en los cursos de formación de UGT, o el engaño de la escritora fantasma Amy Martin en la Fundación Ideas, del PSOE.

También hemos visto avanzar procesos judiciales iniciados años atrás que han desembocado en imputaciones o condenas de políticos y personas de relevancia pública. Así, la investigación del caso Nóos ha llevado a la imputación de Iñaki Urdangarin y del secretario personal de las Infantas. O el caso ITV, que motivó la retirada provisional de la política de Oriol Pujol, la mano derecha de Mas en CDC. Sin olvidarnos del gravísimo fraude de los ERE, compendio de todos los escándalos del PSOE andaluz, en el que hay imputados un centenar de personas, situación en la que podrían encontrarse en breve dos ex presidentes de la Junta: Manuel Chaves y José Antonio Griñán. O los procesos de Baleares, que han llevado a prisión a MariaAntònia Munar, y el caso Palau, que afecta también a CDC.

Este enfangado panorama ha llevado a EL MUNDO a declarar la corrupción en sentido amplio -las trampas de partidos y sindicatos, en concreto- como Enemigo del Año, con el propósito de denunciar una vez más el deterioro de la ética pública en España.

El cáncer se ha extendido por órganos clave del cuerpo social y sólo una intervención política audaz cambiando las reglas del juego podrá extirparlo. Pero los dirigentes instalados en el poder no están dispuestos a terminar con el secuestro de la democracia que supone este sistema partitocrático, caldo de cultivo del fraude. Lamentablemente, no parece que los políticos vayan a darse por aludidos tras la última llamada del Rey a la regeneración de la vida pública.

Carta a los Reyes Magos
Juan-José López Burniol. La Vanguardia  28 Diciembre 2013

Majestades: Que alguien que ya está en la última recta del camino escriba una carta a los Reyes es muestra de escaso juicio; pero, si se ha perdido ya la fe en la capacidad de hombres y mujeres para racionalizar la gestión de sus intereses colectivos y sólo se conserva una confianza difusa en el progreso humano, que es –como dice un amigo filósofo– la versión laica de la providencia divina, quizá halle alguna justificación dar cuenta y razón de los propios deseos, elevándolos al rango de peticiones al más allá.

Estas peticiones exigen, empero, una explicación previa. Les escribo desde España, donde la falta de un auténtico proyecto nacional compartido, el mal funcionamiento de las instituciones, el egoísmo suicida de una casta –en permanente reciclaje– que lleva siglos asentada sobre el Estado usufructuándolo en beneficio propio, el sectarismo soez de los partidos políticos y la pulsión secesionista de algunas de sus partes, hacen que se cumpla hoy el tremendo vaticinio de José Ortega, cuando escribía –en España invertebrada– que “el proceso de desintegración (de España) avanza en riguroso orden de la periferia al centro (…) Será casualidad, pero el desprendimiento de las últimas posesiones ultramarinas parece ser la señal para el comienzo de la dispersión intrapeninsular”. Un proceso que hoy se manifiesta en la falta de sentido de pertenencia a la nación española por parte de amplios sectores de sus ciudadanos, lo que a su vez comporta una ausencia de affectio y una merma de la solidaridad.

Y es en este estado cuando me atrevo a pedirles que no se cierren del todo las puertas al diálogo entre los gobiernos español y catalán, de forma que ambos puedan alcanzar todavía un acuerdo que impida la confrontación en ciernes. Sé que es mucho pedir, ya que una de las partes ha fijado su posición en una propuesta que, más que tal, parece un trágala, mientras que la otra se ha enrocado en un rechazo blindado por razones jurídicas elevadas a la categoría de dogma. Pero de ilusión también se vive y por eso insisto: les pido la recuperación del consenso que hizo posible la transición, para que sea factible una reforma constitucional que desarrolle el Senado en sentido federal, como una Cámara territorial ratificadora de todas las leyes y de todos los nombramientos; que distribuya y fije con claridad y amplio criterio las competencias respectivas, en especial las más sensibles, como lengua, educación y cultura; que establezca un sistema de financiación que incluya el principio de ordinalidad y permita las agencias tributarias compartidas, y que admita la convocatoria de referéndums consultivos por las comunidades autónomas.

Soy tan consciente de la magnitud de la petición –más por la cerrazón de quienes podrían hacerla posible que por su dificultad intrínseca–, que me conformaría con una reforma de menor alcance, si con ella se pudiera impedir el desenlace traumático que nos amenaza. Pero me temo que no será posible ni aún con rebajas, del mismo modo que nunca pude conseguir, Majestades, que de niño me trajeseis una colchoneta para ir a la playa. Lo que significa que nos esperan unos largos meses de enfrentamiento creciente, hasta que se frustre la celebración de la consulta. Y, a partir de ahí, el proceso se despeñará hacia unas elecciones dichas plebiscitarias, en las que puede ganar la opción independentista, abriéndose así una etapa incierta en la que lo único seguro será la confrontación abierta.

Tan cierto estoy de que los acontecimientos discurrirán de este modo, que me permito formularles una segunda doble petición, para sobrellevar el periodo de incerteza y crispación que nos aguarda. En primer lugar, que todos digamos en público lo mismo que decimos en privado, como única forma válida de fijar las respectivas posiciones, evitando equívocos y distorsiones de la realidad. Reconozcamos que los casos de doble lenguaje son frecuentes, incluso en personas investidas de responsabilidades corporativas. Y, en segundo término, evitemos por todos los medios la radicalización de nuestras respectivas posiciones, de forma que preservemos incólumes nuestras relaciones de amistad e, incluso, familiares. En suma, Majestades, que respetemos hasta el final las formas, como única garantía para no menoscabar la dignidad de nadie y defender la libertad de todos.

Termino, Majestades. Pocas veces he escrito con tan mermada esperanza. Pero, pese a todo, sigo creyendo que llevaba razón Pierre Vilar cuando escribía: “El océano. El Mediterráneo. La cordillera Pirenaica. Entre estos límites perfectamente diferenciados, parece como si el medio natural se ofreciera al destino particular de un grupo humano, a la elaboración de una unidad histórica”. Gusto referirme a este “medio natural” como “la Península inevitable”, aquel espacio en el que podríamos aún construir un ámbito de libertad articulado por un ideal de bien común. ¡Me gustaría tanto, aunque yo ya no lo viera! Haced lo que podáis, si es que algo podéis. Y que os sea leve el eterno viajar, Majestades.

SOBERANÍA, INDEPENDENCIA
Los Ejércitos, más útiles en Cataluña que en Somalia
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 28 Diciembre 2013

Mariano Rajoy felicitó la Navidad a las tropas españolas desplegadas por el mundo diciendo que hacen de éste "un lugar mejor" y que "llevan nuestra bandera allí donde son necesarios". Verdades innegables a personas que merecen más a menudo un aplauso y un recuerdo, qué duda cabe. No obstante, hoy como nunca hay que recordar que "las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional". Esa identidad y esas misiones (soberanía, independencia, integridad, ordenamiento) definidas en el artículo 8 de la Constitución vigente hacen previsible para los Ejércitos más y más variados trabajos en 2014.

¿Y por qué? Porque se entrevén desafíos a esas tareas en los próximos meses que no van a poder ser derrotados con facilidad por otros órganos del Estado. Esto es un hecho que casi nadie niega ya. Se habla abiertamente, sin escándalo, de que la misma Constitución tiene un artículo, el 155, que prevé que "si una Comunidad Autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España…", el Gobierno, con respaldo del Senado, podrá adoptar las medidas que considere oportunas. Pero, ¿y qué pasa si el Gobierno da instrucciones a las autoridades autonómicas que éstas no cumplen? Habría que ir a la suspensión total o parcial, y temporal o permanente, de la autonomía. Ahora bien, ¿bastará mandar a un ujier del Senado con la orden correspondiente? No parece, alguien con más autoridad y poderío tendrá que ser portavoz y ejecutor de las órdenes derivadas de la Constitución. ¿Y quién podrá ser? Como no creo que baste mandar una comunidad de monjes camaldulenses a pedirlo por favor, ni un comité de catedráticos a impartir la orden a modo de lección magistral, tendrá que hacerse según se deriva del artículo octavo.

Y la cosa no se queda ahí. Porque si los derechos reconocidos a personas e instituciones por la Constitución son utilizados contra ésta y sus principios básicos, está previsto que tales derechos, con arreglo a ciertas normas, sean suspendidos según el artículo 55. Y el artículo 116, aunque ambiguo, define unos estados de anormalidad constitucional, los de alarma, excepción y sitio. Ahora, si por estar la Constitución y España en peligro hubiese que ir en parte de la nación a un estado de excepción, no lo van a aplicar los bomberos, tendrán que ser, también, las Fuerzas Armadas.

Las FAS merecen un aplauso, sí. Y más aún, merecen tener los medios humanos, materiales y económicos para poder cumplir efectivamente todas sus misiones, fuera de España y dentro. Todas, también las que hasta ahora nunca han llevado a efecto pero que la Constitución prevé y los movimientos nacionalistas no hacen imposibles en 2014. Sería muy lamentable que los políticos hubiesen recortado durante décadas su capacidad operativa para impedirles cumplir de verdad una tarea que les pertenece porque ellos mismos se la adjudicaron.

La madre del cordero
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 28 Diciembre 2013

En este mundo todo está relacionado y de ahí la teoría de Laplace y el efecto mariposa. Consideremos dos asuntos aparentemente inconexos en la España de hoy, el problema demográfico y el incumplimiento de los objetivos de déficit por parte de algunas Comunidades Autónomas, especialmente Cataluña. Es un hecho conocido que nuestra tasa de natalidad está muy por debajo de la de reposición, por lo que el futuro del sistema de pensiones es más bien sombrío. También es sabido y lamentado el gran número de abortos que se producen cada año en nuestro país. La solución al problema de la baja natalidad se encuentra en las políticas de apoyo a la familia utilizando instrumentos específicos fiscales o sociales que faciliten el sostenimiento de los hijos.

Asimismo, es obvio que en un plano general, si la economía crece de manera sostenida y con ella el empleo, más parejas se decidirán a formar un hogar y a reproducirse al tener unos ingresos garantizados con un horizonte vital estable. En cuanto a los abortos, resulta evidente que más allá de leyes más o menos permisivas, el camino más eficaz de salvar vidas en gestación consiste en proporcionar a las potenciales madres protección y seguridad en su embarazo, su parto y el subsiguiente cuidado de sus bebés, sin olvidar, por supuesto, las medidas en el campo educativo y sanitario que eviten preventivamente situaciones no deseadas.

Todo ello requiere recursos para llevar adelante las iniciativas necesarias, recursos que o bien han de ponerse en manos de los individuos proporcionándoles trabajo o aliviándoles sus obligaciones tributarias, o bien ha de suministrar directamente el Estado. Y aquí entra la cuestión del déficit de las Administraciones. El dinero que se disipa en gasto corriente al servicio de los intereses clientelares, electorales y de poder de los partidos, o el que se sepulta en la sima de la corrupción, deja de estar disponible para los necesarios fines mencionados y, por tanto, cuánto más eficientes, honrados y austeros sean Ayuntamientos, Autonomías y Gobierno central, menos abortos y más nacimientos.

Cualquier otra deficiencia de la vida nacional, debidamente analizada, nos conducirá a la misma conclusión: la madre del cordero, el origen de nuestros males, es el Estado de Partidos que ha suplantado al Estado Constitucional. Son estas organizaciones internamente antidemocráticas, voraces, corruptas, pobladas de ineptos, que parasitan sin escrúpulos a la sociedad, las que nos han arrastrado al desastre actual. Su reforma representa, por consiguiente, la tarea más urgente que los españoles debemos afrontar. Nos jugamos nuestra supervivencia física y moral.

El bombo y la nación
Iván Vélez Cipriano www.lavozlibre.com 28 Diciembre 2013

Arquitecto e Investigador

Simples marionetas en manos de la Iglesia, inquilinos de la caverna que tratan de ganarse el favor y el voto de la extrema derecha, los dirigentes del Partido Popular han hecho público durante este diciembre que cierra el año 2013 el Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección de la Vida del Concebido, que viene a sustituir, tras una más que probable dilatada tramitación, a la Ley de Interrupción Voluntaria de Embarazo y Salud Sexual y Reproductiva, vulgo Ley Aído.

Tras la presentación a cargo del ministro Alberto Ruiz Gallardón, diversos grupos políticos y asociativos se han apresurado a anunciar todo tipo de iniciativas, ya leguleyas ya callejeras, ante lo que definen como agresión a la libertad de la mujer. De entre los protestantes, se ha alzado la voz de Elena Valenciano quien, reclamando filias de entrepierna, pide que las diputadas del PP rompan la disciplina de voto y se opongan a la anunciada ley que, a decir de muchos de sus críticos, hace retroceder a España en tres décadas. El mismo Rajoy, justo de argumentos, se ha aferrado a la filiación de esta ley con la aprobada a mediados de los 80 por Felipe González, antaño líder cuasimesiánico de la socialdemocracia, hoy acaso algo amortizado salvo en las ocasiones en que algunas candidatas a ascender en el partido se sientan sobre sus rodillas.

Presentada de tan sumarísima forma la enconada cuestión, cabe ensayar otras vías de análisis tomando distancias tanto de los argumentos cercanos a las sotanas como de los emanados desde las filas del feminismo. En efecto, más allá de posturas imbuidas de espiritualismo o de ideología, el debate en torno al aborto exige poseer una solvente idea de lo que es el individuo, la persona y la sociedad, vocablos empleados a menudo con gran ligereza.

Y ello porque sorprende que aquellos que, aquejados del más fideísta fundamentalismo científico, los que pelean por evitar los recortes en estas materias necesitadas de laboratorios, son capaces de percibir discontinuidades en el desarrollo de un embrión. Discontinuidades que propiciarán la sustitución, absurda más allá de las propias palabras o fruto de la falsa conciencia, de la palabra aborto por la fórmula «interrupción voluntaria del embarazo». Sorprende porque, a la luz de las teorías construidas entre probetas y microscopios, no cabe establecer plazo alguno en un desarrollo para el cual será indispensable la madre, mujer que en absoluto cabe equiparar con un bombo, que por otra parte, y aquí está la cuestión fundamental, está inserta en una sociedad. En este punto, las palabras de la socialista Aído, señalando que el feto era un ser vivo pero no un ser humano, se sumerge en el disparate si tenemos en cuenta que la persona presupone el individuo –y el feto no es una parte de la madre que posee su exclusiva carga genética-, pero también la sociedad que lo acoge. En definitiva, lo que tratamos de afirmar es que el ser humano es el resultado de una serie de fuerzas, no sólo las uterinas, sino también sociales y políticas que no pueden reducirse al papel de la madre.

En el trasfondo de la reacción, así nos parece, late el prestigio social alcanzado por el democrático derecho a decidir, circunscrito en este caso a la más inmediata corporeidad. Un derecho del que han hecho bandera los partidos que se reclaman herederos de los defensores del prole-tariado, lo cual añade complejidad al asunto, pues más allá de la contradicción y de las decisiones personales –"nosotras parimos, nosotras decidimos"- aparece una obstinada realidad: el problema demográfico que planea sobre una España en la que cada vez hay menos nacimientos, circunstancia que comprometerá, cuando menos, el para muchos irrenunciable estado del bienestar.

En definitiva, la puesta en cuestión del aborto libre, aspiración de aquellas facciones que tienen una concepción de la ética en cuyo fin se sitúa la consecución de tal objetivo, sitúa a tales grupos –recordemos las clásicas definiciones de la Antropología- un nivel equiparable con el de las sociedades bárbaras, caracterizadas por la práctica abortos sin trituradoras ni clínicas de por medio. Más allá del ruido mediático y del debate ideológico, la nueva ley, al parecer tan reaccionaria como la del PSOE post-Suresnes, aborda la casuística clásica, permitiendo el aborto de las mujeres violadas y tomando partido, he ahí un ejemplo de socialismo, por la madre en el caso de que la disyuntiva exija la eliminación de una de las dos vidas.

El debate, no obstante, y dados sus réditos electorales, a los cuales no será ajeno un PP cuyo anteproyecto queda sujeto a cambios, promete seguir activo mucho tiempo, y ello a pesar de que los avances anticonceptivos permite esterilizar muchos frentes del mismo.

Excarcelaciones y homenajes
El año en que la doctrina Parot saltó por los aires
Más de 60 terroristas de ETA han salido de prisión. Junto a ellos, asesinos en serie, violadores y terroristas de GRAPO o GAL, entre otros.
J. Arias Borque Libertad Digital 28 Diciembre 2013

El 21 de octubre de 2013 se ha convertido en un fecha negra para la democracia española. Poco antes del mediodía, la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) anunciaba su decisión de dar la razón a la sanguinaria terrorista de ETA Inés del Río Prada contra el Gobierno español por haberle aplicado la doctrina Parot. Salía de prisión apenas veinticuatro horas después, tras una decisión meteórica de la Audiencia Nacional, tras haber cumplido apenas 26 años y 3 meses de los más de 3.000 años a los que había sido condenado por, entre otros delitos, 24 asesinatos.

Este portazo a España tenía una razón. Sentado en ese tribunal se encontraba el magistrado español Luis López Guerra, exsecretario de Estado de Justicia del Gobierno Zapatero y partidario de la derogación de la doctrina Parot, al que el Ejecutivo socialista envió a Estrasburgo en plena negociación con ETA, en la que se había ofrecido a los terroristas la desaparición de esta doctrina judicial. Tanto en el fallo inicial como en el del recurso del Gobierno Rajoy votó en contra de los intereses de España.

Las víctimas sospechan que, durante las deliberaciones para el primer fallo, López Guerra transmitió al resto de jueces del tribunal europeo que el Gobierno Zapatero era favorable de una sentencia a favor de la derogación de la doctrina porque su intención era hacerlo, y viniendo la sentencia desde Estrasburgo no tendría coste político para La Moncloa.

Tras conocerse la sentencia, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, comparecieron juntos para asegurar que se trataba de "un fallo para un caso concreto, pero no hay una doctrina generalizada" y que no se verían excarcelaciones masivas. En similares términos hablaba días después el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce: "De la sentencia no cabe extraer ni que declare derogada la doctrina Parot ni que sus consecuencias sean automáticamente extensibles al resto de los reclusos a los que se le aplica esta jurisprudencia".

Pero la realidad distó mucho de lo dicho aquellos días por los responsables gubernativos. En los dos meses y medio que casi han pasado desde que se hiciera pública la sentencia del TEDH, los españoles y las víctimas de buena parte de los mayores monstruos que estaban cumpliendo condena en centros penitenciarios españoles han visto perplejos como se producía una auténtica pasarela de excarcelados.

En este tiempo, han abandonado la cárcel más de 60 terroristas de ETA, entre ellos, un buen número sentenciados a condenas superiores a los mil años, asesinos de los denominados años del plomo, cuyo nombre es sinónimo de muerte y mutilaciones, como los de Domingo Troitiño Arranz, Isidro Garalde Mamarru, Antonio López Ruiz Kubati, Inmaculada Noble Goicoechea, Gonzalo Rodríguez Cordero, Juan Carlos Arruti Azpitarte Paterra, Jesús María Zabarte Arregui el carnicero de Mondragón, Ignacio Erro Zazu Pelos y Juan Lorenzo Lasa Mitxelena Txikierdi, entre otros.

Junto a ellos, han salido a la calle ya una veintena de condenados a los que se aplicó la doctrina Parot, terroristas de organizaciones como los GRAPO, el GAL o el Exército Guerrilheiro do Povo Galego Ceive; conocidos violadores (el del portal, el del estilete, el del ascensor...); y reconocidos asesinos como Miquel Ricart, el único condena por el crimen de las tres niñas de Alcasser.

La sentencia del Tribunal de Estrasbugo ha sacado en dos ocasiones a las víctimas del terrorismo a la calle. La primera de ellas tuvo lugar a finales de octubre, sólo seis días después de que se conociera la sentencia, cuando miles de personas arrebataron la Plaza de Colón de Madrid para exigir justicia y que el Gobierno Rajoy no excarcelase a terroristas, violadores y asesinos en serie pese al fallo del TEDH.

La segunda se produjo a principios de diciembre, coincidiendo con la celebración del Día de la Constitución. Entonces el escenario fue una abarrotada Plaza de la República Dominicana, donde ETA cometió uno de sus atentados más sangrientos, y donde las víctimas denunciaron el abandono de los políticos y del Gobierno ante la excarcelaciones masivas de los terroristas.

Si el dolor de las excarcelaciones no era suficiente, las víctimas han tenido que aguantar cómo en varias localidades del País Vasco los asesinos de ETA eran recibidos con repicar de campanas y lanzamiento de cohetes, ante la inacción de la Ertzaintza. El Gobierno ha llevado hasta seis de estos homenajes a la Audiencia Nacional, pero nada ha sucedido desde que se dio ese paso.

100.000 euros de presupuesto
LA CASTA | Así viven los diputados de Aragón… menú gratis total pagado por el Parlamento
Juanjo Ayesta Minuto Digital 28 Diciembre 2013

Los diputados de las Cortes de Aragón pueden comer gratis en el Parlamento si así lo desean. La cámara regional ya ha presupuestado una partida de 100.000 euros para 2014 que ayudará a sufragar el menú del día de sus 67 señorías. Una ayuda que cubre el 75% de la comida. El resto, el 25%, también lo pagan las cortes a través de otra ayuda a los partidos políticos.

No es la primera vez que esto ocurre. Pero la experiencia se reedita y un año más las Cortes de Aragón habilitan una partida presupuestaria, en este caso de 100.000 euros para pagar el menú del día de sus diputados.

Dicha ayuda cubre el 75% de los 13 euros que cuesta el menú, un ahorro del también se benefician los trabajadores de la cámara autonómica. Sin embargo, a diferencia de los diputados, el otro 25%, es decir los tres euros restantes, sí que han de pagarlos los trabajadores.

En el caso de los políticos -recoge ABC- los consabidos tres euros se pagan merced a otra ayuda que reciben los partidos políticos como subvención a las actividades políticas. Para tal menester, este año se ha presupuestado 3,3 millones de euros. PP, PSOE, PAR, CHA e IU se ven beneficiados.

Las bases de licitación para el contrato del servicio del Bar Restaurante del Parlamento exigen un mínimo de requisitos: precio por menú inferior a 14 euros; dieta sana y equilibrada, tres primeros platos, tres segundos y un menú de dieta.
El próximo año, el Parlamento regional se gastará 2.713.480 euros en sueldos.

Lo que supone una media de 40.500 euros de sueldo anual por diputado. Los hay que cobran más.
Además, se ha consignado una partida de un millón de euros para dietas y kilometraje.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Rajoy se desentiende de la soberanía nacional
Pablo Sebastián www.republica.com 28 Diciembre 2013

El presidente Rajoy se ha dado un baño de optimismo en la despedida de este negro año de 2013, y ha anunciado que la recuperación de la economía y el empleo se inicia en 2014. Su alter ego y compañero de confidencias catalanas, Rubalcaba, le dice desde el PSOE que no está clara la recuperación y que no se ponga medallas que no son suyas. Y los dos, como el Rey en Nochebuena, hablan de la Constitución y reiteran que la consulta secesionista de Cataluña no se puede ni se va a celebrar, pero ninguno de los tres, Rey, Rajoy y Rubalcaba nos explican a los españoles el cómo y cuándo se va a frenar esta continua embestida de Artur Mas, porque la Generalitat ya ha cruzado las fronteras de la legalidad e insulta, agrede y se mofa de España todos los días.

Y lo que es peor, Rajoy parece no querer hacer y decir lo que tiene que hacer y decir y para colmo se ha sacado de la manga el latiguillo de que él no puede decidir nada sobre la soberanía española porque dice que ‘no es suya sino del pueblo español’. Y ¿quién Gobierna a este sufrido y paciente -en exceso- pueblo español y es el encargado de guardar y hacer guardar la ley y la Constitución, y defender la soberanía nacional? Pues según nuestro ordenamiento jurídico ese es Rajoy.

Pero al presidente le tiemblan las piernas, no quiere líos, todo le parecen algarabías y huye de los problemas como alma que lleva el Diablo, a la espera de que el tiempo lo arregle todo, pero sin transmitir a los españoles y a los independentistas un mensaje claro y contundente sobre lo que ocurre y lo que puede pasar. Y si no lo hace se debe a dos razones: la primera a que no se atreve; y la segunda porque todavía no sabe ni el método ni cuál ha de ser el camino y la intensidad de la respuesta adecuada.

Y nos dice sonriente este presidente del gobierno de España, país que se gobierna sólo y que sólo tendrá que defender la soberanía nacional porque Rajoy dice que eso no es de su incumbencia, nos dice Rajoy que ‘en 2014 dejaremos atrás miedos e incertidumbres’.

Pues no será así sino más bien al contrario porque oyendo a Rajoy no decir nada y no dar la cara frente a la chulería inagotable de Artur Mas se nos ponen los pelos de punta y tenemos la sensación de que lo peor aún está por llegar. En cuanto a las certezas y las incertidumbres convendría que Rajoy fuera a Cataluña para hablar con los españoles españolistas de esa Comunidad a ver que piensan sobre su futuro y su situación actual cuando no hay día que desde la Generalitat de Cataluña y con el dinero de España se monten espectáculos y agresiones contra España, y ante las narices de este Rajoy que no sabe lo que es la dignidad ni la soberanía nacional.

El presidente Rajoy piensa que el sentimiento de los españoles, ante la grave y cada vez más dura realidad del desafío catalán de Artur Mas y sus aliados, carece de importancia, y que no hay que hacer aprecio de todo esto, sino mirar hacia otro lado como si no pasará nada. Y esa es y ha sido, en su discurso ambiguo, la misma actitud del Rey y también de Rubalcaba qué se está temiendo la ruptura del PSC.

Pero así no podemos seguir. No podemos estar sin un Gobierno que controle y lleve la iniciativa en esta crisis de la unidad nacional, en lugar de ir a remolque de la Generalitat, y sin una oposición nacional que está dedicada a los problemas internos de los socialistas. Algo hay que hacer y ese algo lo harán los ciudadanos -pasando factura en las elecciones Europeas de junio- en los que Rajoy ha depositado ahora la responsabilidad de defender la soberanía nacional, porque se supone que él está muy ocupado con otras cosas, presto a tomarse las uvas y a iniciar en 2014 su tercer ‘año triunfal’.

www.pablosebastian.com

Cataluña
Así son las costosas «embajadas» de Artur Mas
MARÍA JESÚS CAÑIZARES / BARCELONA ABC Cataluña 28 Diciembre 2013

Inmunes a los recortes y a las exigencias de transparencia de PP y Ciudadanos, están situadas en barrios exclusivos

Son caras y de dudosa utilidad, dado que ya existe en paralelo una red comercial catalana, pero la transición nacional hacia la independencia que lidera el presidente Artur Mas ha colocado las cinco "embajadas" de la Generalitat en el exterior en uno de sus ejes de su diplomacia internacional. Tanto es así que el Gobierno catalán ha anunciado que abrirá una sexta delegación en Washington para fomentar las relaciones políticas con la capital estadounidense. Así son las oficinas catalanas en el extranjero y las personas que están al frente (cobran 74.000 euros brutos al año).

1. Londres: La "embajada" catalana está situada en un edificio de gran valor histórico estilo Tudor que data de 1610 en el número 17 de Fleet Street. se trata de uno de los centros neurálgicos y de negocios de la ciudad, junto a la "city" londinense. Su responsable es Josep Manuel Suàrez Iborra, que participó en una conferencia sobre Nicaragua. La oficina ha acogido tardes de poesía catalana.

2. Bruselas: Situada en la rue de la Loi, permanece cerrada del 23 de diciembre al 5 de enero. Acoge una exposición sobre gaudí. Su anterior delegado, Juan Prat, era un diplomático de carrera, que ocupaba el puesto de embajador de España en la OTAN en la época de los Gobiernos de José María Aznar. Su perfil poco soberanista llevó a Artur Mas a sustituirle por Pere Puig i Anglada.

3. París: Situada en el número 3 de la rue de la Boétie, centro neurálgico de la actividad diplomática de París. Su alquiler asciende a 416.000 euros al año. Miquel Vila, que sustituyó a Apel·les Carod-Rovira, hermano del exvicepresidente del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, fue cesado en septiembre de 2012 y relevado por Maryse Oliver. Vila no era un entusiasta del independentismo. Recitales de piano y la presentación de un libro sobre Lluís Llach forman parte de la agenda de esta oficina.

4. Berlín: Cuesta 60.000 euros al año y está situada en el número 18 de Charlottenstr, en el barrio de Mitte, centro de negocios de esta ciudad. Participó en septiembre en la Larga Noche de los Museos con una actuación de gigantes, amenizada con música popular de grallas, inspirada en la guerra de sucesión de 1714. La delegada, Mar Ortega, no dominaba el alemán cuando fue designada en enero de 2012.

5. Nueva York: La delegación estaba situada en el Rockefeller Center, pero se trasladará a Lexington Avenue, donde se ganará un 28% más de espacio, pero se reducirán los costes de alquiler (en 2011 ascendía a 473.000 euros) un 40%. Entre sus actos destaca el anuncio de la exposición «Guastavino: Palacios para el pueblo», dedicada al arquitecto catalán. Su delegado, Andrew Davis, elegido por el Gobierno tripartito, compaginará la dirección de esta oficina con la que se abrirá en Washington.

DINERO PARA LOS PRESOS
El PP denuncia cartas de extorsión en Etxarri
El Correo 28 Diciembre 2013

El Partido Popular de Navarra (PPN) denunció ayer lo que considera una «extorsión por parte del entorno de ETA a comerciantes y vecinos» de Etxarri-Aranatz mediante una carta en la que se pide dinero para los presos de la banda terrorista. El concejal Juan Antonio Extremera señaló en una nota que ante estas misivas «los vecinos se sienten o se pueden sentir intimidados y coaccionados». «Con la historia del pueblo, estos actos causan miedo entre quienes no quieren aportar un solo euro a los presos etarras y no están de acuerdo con las declaraciones que se hacen desde su entorno», afirmó el edil popular. Extremera anunció asimismo que presentará una moción de condena en el pleno del Ayuntamiento que tendrá lugar en enero, ya que estos hechos «alejan la inversión de nuevas empresas».
 


Recortes de Prensa   Página Inicial