AGLI Recortes de Prensa   Domingo 29  Diciembre 2013

Impuestos y crecimiento
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 29 Diciembre 2013

Conceptos equivocados conducen automáticamente a políticas erradas.

Desde el ministerio de Hacienda se está llevando a cabo una campaña de información sobre la inminente reforma fiscal que tendrá, se nos dice, un carácter global y estructural, superada ya la etapa de las medidas urgentes destinadas a frenar la sangría de la prima de riesgo. En principio se trata de una buena noticia porque nuestro sistema tributario es notoriamente ineficiente, poco equitativo y flagrantemente injusto. De momento no se conocen demasiados detalles, salvo la satisfacción del titular de la cartera al anunciar que las rentas altas serán debidamente castigadas. El hecho de que los sectores más dinámicos, productivos e innovadores de la sociedad reciban como premio a su mayor contribución a la creación de riqueza y de empleo un severo palo impositivo no deja de ser curioso en un Gobierno supuestamente liberal, pero estamos acostumbrados ya a su gusto por la paradoja.

Antes de emprender cambios a fondo del esquema fiscal, hay una consideración sin la cual todo lo que se haga servirá para muy poco. España padece un exceso de gasto público en términos de PIB, que se sitúa por encima del 47%, lo que representa un esfuerzo que nuestro país no se puede permitir. Esa es la causa primera y fundamental del grave desequilibrio de nuestras cuentas públicas y, por tanto, mientras no se corrija este peso agobiante que nos impide crecer y generar puestos de trabajo cualquier reforma fiscal será vana. Aunque no existe una cifra canónica, el Gobierno ha de comprender que porcentajes de la riqueza nacional en manos de las Administraciones superiores al 40% lastran seriamente nuestra capacidad de salir de la recesión y de superar la crisis. Como sucede en cualquier orden de la vida, conceptos equivocados conducen automáticamente a políticas erradas, y hasta que nuestros gobernantes no entiendan y acepten que el objetivo de los impuestos no es redistribuir recursos, sino mejorar la eficiencia de la economía y aumentar la tasa de población ocupada, seguiremos abocados a la frustración y al fracaso. La fórmula ideal es la que combina un gasto público contenido y eficiente, unos impuestos moderados y un presupuesto equilibrado.

En España tenemos un Estado hipertrofiado, ineficiente y despilfarrador, un esfuerzo fiscal individual agobiante y un déficit descontrolado, lo que significa que la tarea a realizar es ingente. La conclusión es que los tres términos de la ecuación mencionados poseen una importancia similar, que la política fiscal es uno de los tres y que no existe una política fiscal correcta separada de un tratamiento adecuado de los otros dos. Nuestra desgracia es que los que conocen esta verdad imprescindible no se sientan en el Ejecutivo. ¿Qué por qué? Precisamente por eso.

Provincia contra provincia
JESÚS LAINZ.  EL DIARIO MONTAÑÉS  29 Diciembre 2013

En 1839 ya apareció un periódico, ‘El Vigilante Cántabro’, dedicado a la denuncia del abuso de los fueros vascos... Lamentablemente esos problemas, aunque con ropajes distintos, siguen sin resolverse

La actual polémica vasco-cántabra es la última manifestación de un fenómeno que viene repitiéndose desde hace más tiempo del que parece. Los antecedentes más inmediatos son los privilegios fiscales vascos que, en forma de exenciones y subvenciones, provocan pleitos con las regiones limítrofes y el concierto económico, herida mal cicatrizada de la última carlistada.

Pero el asunto viene de atrás. Ya en el siglo XVIII, con los puertos de Santander y Bilbao compitiendo por el comercio con Europa y América, el régimen fiscal vizcaíno perjudicaba a unos comerciantes montañeses -y asturianos y gallegos- que debían pagar impuestos de los que sus vecinos orientales se encontraban exentos. Cuando se modernizaron las carreteras que enlazaban la meseta con el puerto santanderino, las obras se vieron a menudo obstaculizadas por los influyentes funcionarios vizcaínos de Madrid, como en el siglo XX sucedería con el Santander-Mediterráneo.

Tras la Primera Guerra Carlista, y a pesar de la derogación de la mayor parte del régimen foral, la activa burguesía de los puertos cantábricos de derecho común contempló con preocupación la pervivencia de algunas exenciones fiscales. Denunciaron, por ejemplo, que muchos comerciantes vascos se aprovechaban de la ausencia de impuestos para, en vez de dedicar esas mercancías al autoconsumo, distribuirlas fraudulentamente por el resto del reino en condiciones inalcanzables para los importadores que sí debían pagar impuestos. En 1839 aparecía en Santander 'El Vigilante Cántabro', periódico dedicado a la denuncia del abuso de los fueros vascos. Durante tres años publicó numerosos casos de contrabando y fraudes a la hacienda pública realizados al amparo de las normas forales.

En 1876, al concluir la última guerra carlista, el debate foral se reavivó en toda España, si bien fueron las provincias limítrofes a los territorios aforados las que más insistentemente hicieron oír su voz: las ciudades portuarias gallegas, asturianas y montañesas, las provincias de Logroño y Zaragoza, y, en cabeza, Santander y su alcalde López-Dóriga.

Las instituciones provinciales montañesas denunciaron que mientras se apelaba a la normativa foral para no pagar impuestos a los que sí estaban sujetos las demás provincias, se olvidaban las normas perjudiciales -como las que prohibían la salida de metales, que, de haberse aplicado, habrían impedido a los industriales vascos exportar el producto de sus minas y desarrollar su flota mercanteo se reclamaba la prestación de servicios lógicamente no existentes en los medievales tiempos de la redacción foral -ferrocarril, telégrafo, etc. pero sin contribuir al Estado por ellos. También algunos ayuntamientos participaron en el debate. El de Castro, por ejemplo, elevó a las Cortes una exposición avalada por miles de firmas: «Los que suscriben, vecinos de Castro Urdiales, verían con honda pena la subsistencia y continuación de los privilegios de las provincias vascas. Hagan los representantes de la Nación que concluya de una vez para siempre el organismo y modo de ser de esas provincias y que igualándolas con las demás de España coadyuven a sobrellevar las cargas del Estado en la misma proporción».

Con Cataluña sucedió algo similar, pues la historia de la economía española del siglo XIX y buena parte del XX es la historia del arancel. En 1837 Stendhal escribió sobre los catalanes que «estos señores quieren leyes justas, con la excepción de la ley de aduanas, que debe estar hecha a su antojo. Los catalanes exigen que cada español que usa telas de algodón pague cuatro francos al año porque en el mundo hay una Cataluña. Es preciso que el español de Granada, Málaga o La Coruña no compre, por ejemplo, los tejidos de algodón ingleses, que son excelentes y cuestan un franco la vara, y se sirva de los tejidos catalanes, muy inferiores y que cuestan tres francos la vara».

Los mayores beneficiarios de la política proteccionista gubernamental fueron los industriales vascos y catalanes, que se aseguraron la cautividad del mercado español al precio de perjudicar el comercio internacional y la industria de otras regiones. Así lo reconoció uno de los padres del catalanismo, Valentín Almirall, al escribir que «nuestra gran industria no puede vivir sin una atmósfera artificial arancelaria». Blasco Ibáñez denunció en 1907 la miseria de Valencia «por culpa de Barcelona, que lo absorbe todo, que es el verdugo de Levante, que quiere convertir toda España en huevo para tragarse hasta la cáscara. Valencia muere por imposición del industrialismo catalán, porque catalanes y vizcaínos han conseguido la confección de unos infames aranceles que nos tapian los mercados internacionales».

Lamentablemente ha transcurrido otro siglo y estos viejos problemas, aunque con ropajes distintos, siguen sin resolverse. Contra las previsiones de los redactores constitucionales, que lo vendieron como la panacea sin posibilidad de discusión, la última fuente de desigualdad entre españoles es el neofeudal Estado de las Autonomías, que ha conseguido de nuevo que las diversas tierras de España se miren como competidoras en vez de como colaboradoras.

Historia de unas cartas
J. M. RUIZ SOROA, EL CORREO 29 Diciembre 2013

· Si queremos ser demócratas ‘à la Jefferson’, habría que relegitimar la Constitución cada día con una nueva votación. Lo cual es absurdo.

Se ha puesto de moda en España el argumento de que una Constitución debería ser reformada, más o menos, cada vez que una generación de ciudadanos sucede a la anterior. De lo contrario, se piensa, la voluntad de los muertos gobernaría a los vivos, puesto que las reglas de la Constitución se aplicarían a unos ciudadanos que no la habrían votado nunca. A este argumento se le añade indefectiblemente el lustre de la cita de su primer mantenedor, nada menos que Thomas Jefferson, que fue redactor de la Declaración de Independencia y luego presidente de la república norteamericana.

Vale la pena hablar un poco del argumento en cuestión y, para ello, nada mejor que exponer más en detalle su génesis histórica.

En 1789 era Jefferson embajador en Francia, testigo interesadísimo de las ideas y los hechos asombrosos que allí ocurrían. El 6 de septiembre tomó la pluma para escribir a su paisano virginiano James Madison (también futuro presidente) y exponerle la idea que se le había ocurrido. En síntesis, la de que ninguna Constitución o ley fundamental debiera poseer un plazo de vigencia superior a 19 años, para evitar que una generación extendiese su voluntad sobre otra, como si una nación se impusiera a otra. ¿Por qué 19 años? Porque resultaba de las tablas de mortalidad de Buffon entonces al uso que cada 19 años la mitad de los votantes de un texto legal estarían ya muertos. Lo relevante no era la cifra, sino la idea de que, primero, aplicar una ley constitucional a quienes no la habían votado no era democrático y, segundo, que cada generación sucesiva debiera tener las manos libres para hacer su propia norma fundamental.

James Madison respondió a la carta el 4 de febrero de 1790 y detalló pormenorizadamente las muy importantes objeciones que le suscitaba la ocurrencia de su amigo. Son objeciones profundas, que merecen crédito para cualquiera que fíe más en las instituciones políticas democráticas que en el espontaneísmo de la voluntad popular momentánea. Oigámoslas.

En primer lugar, Madison critica el reduccionismo simplista de Jefferson: las generaciones no son en la realidad entidades discretas que se renuevan en bloque cada cierto número de años (sean 19 o 38). Cada día llegan a la mayoría de edad unos cuantos ciudadanos que no han votado la Constitución, luego, si queremos ser demócratas ‘à la Jefferson’, habría que relegitimar la Constitución cada día con una nueva votación. Lo cual es absurdo, claro está, pero el absurdo no nace tanto del hecho temporal en sí mismo como de la idea errónea de Jefferson de creer que la única forma de legitimar un régimen de gobierno es el consentimiento expreso y actual de los ciudadanos.

Para Madison es evidente, por el contrario, que hay reglas e instituciones políticas (las instituciones no son al final sino un conjunto de reglas) que están legitimadas por sí mismas por mucho que las hayamos heredado ya construidas del pasado. No es preciso un nuevo consentimiento por cada nuevo ciudadano, porque son algo así como las ‘reglas del juego’, sin las cuales no se podría ni siquiera empezar a practicar ese juego que es la democracia. ¿O es que vamos a poner a discusión cada generación si vale o no la regla de la mayoría para tomar decisiones vinculantes?

Afirmaba Jefferson que cada generación es dueña de la tierra que habita y que la usa como quiere, sin que sus predecesores puedan imponerle cargas o ataduras. Igual que usa de las instituciones. Ante esta idea se asombra Madison (como se asombrará Burke en el Reino Unido, o se rebelará Abraham Lincoln una generación más tarde): ¿es que no existe la solidaridad intergeneracional, es que un sistema político creado con esfuerzo por nuestros padres puede ser gastado al antojo por cualquier nuevo usuario? ¿No se heredan las cargas y obligaciones con la propiedad? ¿Y no tenemos los de hoy, también, obligaciones para con las futuras generaciones?

Pero hay más: en la idea de Jefferson hay algo sumamente perturbador para un político pragmático como Madison: y es que le resulta asombroso que un político razonable pueda ver algo provechoso en poner un término temporal fijo a las instituciones, de manera que, cada cierto tiempo, todo deba ser objeto de nuevo de discusión, de consenso o de disenso. ¿Podría sobrevivir un régimen político en el que las diversas facciones supieran que cada cierto tiempo se puede reiniciar la discusión sobre todos sus componentes? ¿O estaría condenado a la inestabilidad y a la transitoriedad permanente? Cambiar la Constitución es un momento de riesgo para todo sistema político, así que hacerlo por sistema con cada generación es tanto como entregarse al placer de ‘vivere pericolosamente’. Una idea bonita, una idea… abominable.

A Jefferson no se le hizo ningún caso en su país: Estados Unidos mantiene hoy (con mínimas reformas) la Constitución de 1787. No la ha cambiado cada generación. En España, aun sin saberlo, hemos sido en cambio jeffersonianos de pro, de manera que desde el Estatuto de Bayona de 1807 hemos tenido diez Constituciones (once contando las Leyes Fundamentales), lo que cumple a la perfección el criterio del hacendado de Monticello: una cada 20 años. Aunque lo superan en Francia: una cada 13 años. ¿Y a qué país le ha ido mejor en términos de estabilidad institucional democrática?

Que las leyes, aunque sean la propia Constitución, hay que reformarlas cuando las circunstancias lo exigen es algo tan obvio que no merece comentarlo. Que cada generación pueda y deba, por el solo mérito de haber nacido, revisarla y reformarla es una estupidez peligrosa. Madison era demasiado educado para decírselo así a Jefferson, pero esa era su opinión de fondo. Creo yo.

Dos años con Botella de alcaldesa: tres crisis, un falso superávit y una deuda desbocada
La regidora madrileña recibió de Gallardón una herencia envenenada que no ha sabido encarar: mientras ella, ayudada por Hacienda, vende en el PP su gestión económica, la deuda viva supera los 10.000 millones, casi el doble de lo fijado en el Plan de Ajuste, como denuncia el PSOE. La tragedia del Madrid Arena barrió a su equipo, el tercer intento olímpico ridiculizó la imagen del Ayuntamiento y la huelga de basuras evidenció las carencias de un equipo agotado tras 22 años de gestión popular.
Pablo García www.vozpopuli.com 29 Diciembre 2013

El viernes se cumplieron dos años de la investidura de la primera mujer como alcaldesa de Madrid. ¡Y qué mujer! En su discurso de bienvenida del 27 de enero de 2011 en el Palacio de Cibeles, Ana Botella asumió el cargo destacando la “referencia personal y política” de su marido José María Aznar y alabando la figura de su predecesor Alberto Ruiz-Gallardón, “un hombre que piensa en grande”. Un sentir, este último, que no pudo ser más certero: tan grande pensaba el actual ministro de Justicia que fue él quien impulsó todas las obras que la capital no necesita, haciendo de la deuda una gangrena imposible de rebajar; fue él quien decidió entrampar a Madrid en su tercera y maldita carrera olímpica meses antes de dejar el cargo; fue él, siempre él, el que ideó los contratos integrales de limpieza, alumbrado o recogida de basuras. Fue él el que, acorralado por los aguirristas de su partido y ansioso por largarse de la capital, puso a su vera en las listas a ella, que llevaba de concejala desde 2003.

Dos años después, Botella está más viva de lo que parecía hace muy poco: sueña con ser la candidata municipal en 2015 y airea su supuesta buena gestión económica entre los colegas del partido, la mayoría enfangados en mil frentes –Bárcenas, Gürtel, aborto, leyes de seguridad, Caja Madrid, etcétera- y sin tiempo para examinar las cuentas del Consistorio más grande de España. Ella lo dice en público y a quien la pregunta dentro del PP. Hasta el Ministerio de Hacienda la ha echado un capote y todo, al reconocer el secretario de Estado, Antonio Beteta, un superávit para la capital en 2013 de 1.000 millones, “lo que le permitirá asumir competencias que no le corresponden” según la nueva Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, a saber: mantener el Samur y los Servicios Sociales, que la Comunidad de Madrid no quiere gestionar.

Un superávit que el portavoz socialista, Jaime Lissavetzky, ha tildado de “ficticio” por ser una “engañifa”. Dirigente tenido por moderado, hace tiempo que los puentes entre la alcaldía y Lissavetzky (y por ende, toda la oposición) están completamente rotos. En uno de los últimos plenos, el líder de la oposición estalló y la tildó de "impresentable" e "incapaz".

Botella cuenta como superávit el plan de proveedores y créditos para pagar deudas que luego ha de devolver
Visto con lupa, el argumento de los mil millones de superávit es un mal truco de prestidigitador de verbena, pero nadie excepto la oposición (PSOE, IU, UPyD) ha querido escarbar en él. Se logra de la siguiente manera: primero, contabilizando la línea de liquidez habilitada por Hacienda como segundo plan de pago a proveedores por valor de 350 millones de euros. Segundo, haciendo lo propio con los créditos demandados para refinanciar tanto la deuda asumida por la Empresa Municipal de la Vivienda (338 millones) como la deuda subrogada de Madrid Espacios y Congresos (265 millones). En total, los tres préstamos ascienden a más de 950 millones, una cantidad que el Ayuntamiento tendrá que devolver pero que en 2013 la ha incluido del lado de los activos. “Es como si pido una hipoteca y ese día digo que tengo superávit”, protesta la responsable económica del PSOE local, Noelia Martínez. “El detallito es que estaré más endeudada y posiblemente a 40 años. Por eso la decimos que si hay superávit lo invierta en servicios sociales o en devolver la extra a los funcionarios”.

Para la edil socialista, Botella “cuadra sus números a martillazos sobre el papel”, pero en realidad se trata de un “presupuesto de recortes cuyo capítulo principal es el dedicado a pagar la deuda”. Una palabra, deuda, que representa el hueso duro, el principal de los males que acechan al Ayuntamiento en los últimos tiempos. La alcaldesa saca pecho con el superávit pero no con la deuda, que se ha desviado una barbaridad del Plan de Ajuste lanzado en 2012 y que abarca hasta 2022.

Según dicho plan, el 31 de diciembre de 2013 la deuda viva ascendería a 5.935 millones de euros. Pero el pasivo a largo plazo al cierre del curso se situará en 7.701 millones, dos mil millones más de lo marcado. Si a esa carga le sumamos otros 2.500 millones de euros que la ciudad debe abonar a corto plazo, la deuda viva rebasa los 10.000 millones, casi el doble de lo pronosticado por el Plan, que ha tenido que ser revisado este mismo año. Al final no todo era culpa de Gallardón, quien legó a la esposa del expresidente Aznar una deuda de 6.348 millones antes de escapar con Mariano Rajoy.

“Madrid necesita un nuevo rumbo tras 22 años de mayorías absolutas del PP”, dice David Ortega (UPyD)
Ana Botella ha realizado un maquillaje impoluto que le ha permitido renovar fuerzas en la recta final del año. Ella, que hace un año practicaba funambulismo sobre un fino alambre tras conocerse que viajó a un lujoso spa de Lisboa junto a Aznar en medio de la tragedia del Madrid Arena, cuando aún iban a morir dos de las cinco víctimas, sigue viva y respira. Por la desgracia acaecida en el pabellón municipal tuvo que fulminar a la cúpula municipal, incluidos los carismáticos Pedro Calvo y Miguel Ángel Villanueva, y a su querido Antonio de Guindos (hermano del ministro de Economía), pero esas maniobras ya quedaron atrás, y ahora se permite ser un verso suelto y dar lecciones al presidente del Gobierno sobre la unidad de España.

La derrota olímpica no solo puso en duda las escasas opciones de Madrid para albergar los Juegos de 2020, ni tampoco la probada descoordinación de Botella al hablar inglés (no es que lo hable mal: es que el café no era relaxing), sino la vergonzosa actitud de los estamentos oficiales de un país al soportar un proyecto contra viento y marea, sin ninguna garantía de buena gestión económica. La huelga de limpieza de noviembre coronó una gestión desastrosa: a los 13 días del paro, con la ciudad sumida en la inmundicia, la alcaldesa rectificó sin más, un giro que inexplicablemente atribuyó a la reforma laboral. Todo es inexplicable en la Villa y Corte de Madrid, tan enrarecida últimamente, perdiendo turismo, privatizando teatros e inaugurando como medida estrella carriles de bici empotrados entre coches y autobuses, solo aptos para ciclistas kamikaze.

Secesionismos aparte, no hay duda que Barcelona le ha comido la tostada a Madrid. Para el portavoz de UPyD, David Ortega, "la capital no tiene una alcaldesa a su altura". Ortega pone ejemplos: "Crisis tan graves como la del Madrid Arena, por la que la cúpula de la Policía Municipal está siendo investigada por posible manipulación de documentos oficiales, y el fracaso olímpico. Pero el problema no son las personas, son las políticas. Y Madrid necesita un nuevo rumbo tras más de 22 años de mayoría absoluta del PP".

España ante el desafío nacionalista (I)
José Castellano www.cronicaglobal.com 29 Diciembre 2013

De forma muy parecida a lo que sucedía durante el franquismo, en Cataluña se ha ido constituyendo en una especie de régimen donde, a todos aquellos individuos o colectivos que no comulgaran con el consenso nacionalista, no se les consideraba adversarios respecto de los demás, sino que se les trataba como a malos catalanes y a enemigos de Cataluña.

Para que todo ello fuera posible, lamentablemente, fue necesaria la complicidad de las grandes fuerzas de izquierda surgidas a partir de las movilizaciones y luchas habidas durante el proceso de recuperación de la democracia, principalmente PSUC, PSC, CCOO y UGT, una vez que estos ocuparon las principales instituciones autonómicas y desactivaron al potente movimiento vecinal de la Transición.

La teorización sobre el régimen catalanista y la denuncia de la orfandad de las gentes de izquierda en Cataluña ha sido después ampliamente demostrado por la práctica y reconocido por destacados intelectuales y políticos

El resultado de esa degeneración servil hacia la derecha y sumisa para con las familias que desde hace siglos dominan Cataluña ha sido la marginalidad a la que han sido reducidos los partidos ahora ya tímidamente de izquierdas y la conversión de los sindicatos de clase en esta clase de sindicatos domesticados.

La teorización sobre el régimen catalanista y la denuncia de la orfandad de las gentes de izquierda en Cataluña, que en un principio nos acarreó el sambenito y la acusación de radicales a quienes lo empezábamos a denunciar hace años, ha sido después ampliamente demostrado por la práctica y reconocido por destacados intelectuales y políticos así como por no pocos de los profesionales de los escasos medios que aún se mantienen alejados o poco comprometidos con el pesebre montado por los diferentes gobiernos autonómicos.

Otros muchos medios, ya fueran privados generosamente subvencionados o los de titularidad pública, radios y televisiones autonómicas, junto con las competencias en educación y las políticas anticonstitucionales en materia lingüística han sido las bases sobre las que se ha construido la formación del espíritu nacional catalanista, otra vez a imagen y semejanza del que los mayores padecimos durante el régimen anterior.

Siendo sobradamente conocida la adscripción al dogma nacionalista por parte de los principales medios gracias a los ingentes recursos recibidos desde el poder, pasaré a tratar acerca de la utilización de las políticas lingüísticas y educativas como instrumentos al servicio del nacionalismo titular y del sobrevenido, adoptado por los principales sindicatos y los partidos "de izquierda".

Por lo que se refiere a las cuestiones relacionadas con las lenguas, la deslealtad constitucional ha sido evidente, permanente en el tiempo y creciente en su intensidad, escasamente contestada desde el Gobierno central de turno y, además, en las muy pocas ocasiones en las que leyes o reglamentos eran sometidos a los tribunales, éstos respondían con una faena de aliño o, cuando el pronunciamiento no pudo ser sino en contra de las disposiciones autonómicas, las instituciones dominadas por el nacionalismo se negaban a cumplir las sentencias ante la cobarde e ilegal pasividad del Ejecutivo central con lo que la realidad actual es que se ha despojado de sus derechos constitucionales a los ciudadanos castellanoparlantes, contrariamente a lo establecido en el artículo 3 de la Constitución.

Y siendo la televisión el principal y más potente medio de manipulación de la opinión pública, recordemos que desde el primer momento, TV3 y las demás emisoras y radios de titularidad autonómica siempre estuvieron dirigidas política y profesionalmente por los más radicales del nacionalismo convergente o de la falsa izquierda independentista quienes expresamente prohibían la utilización del castellano mientras exigían a los medios de titularidad estatal espacios de desconexión en catalán, todo un ejemplo de otra anormalidad democrática, que hoy tocaré de pasada, como lo es también la exigencia de pluralidad a los demás mientras se actúa con desprecio de la pluralidad interna o aquella otra degeneración de la conducta expresada en el mil veces repetido "lo mío es sólo mío y en lo tuyo vamos a medias".

Todos los gobiernos autonómicos y sus responsables en la enseñanza han ido desarrollado políticas encaminadas a educar a generaciones de patriotas en lugar de a ciudadanos auténticamente libres

Pero continuando ya con la enseñanza, aparte de ser el campo en donde reiterada y principalmente se produce la transgresión de la Carta Magna y de las leyes y sentencias de los tribunales en materia de lenguas, es notorio que todos los gobiernos autonómicos y sus responsables en la enseñanza han ido desarrollado políticas encaminadas a educar a generaciones de patriotas en lugar de a ciudadanos auténticamente libres.

Efectivamente, el sistema de enseñanza se ha dedicado a formar auténticos talibanes del nacionalismo, mediante el pisoteo generalizado de los derechos lingüísticos con prácticas tendentes a la marginalidad de la lengua común o con la permanente manipulación de la historia, al servicio de los mitos nacionalistas, en la vía de lo que algunos siempre hemos denunciado y que ahora, finalmente parece cada vez más cerca: el adoctrinamiento de muchos jóvenes en el odio hacia lo español y la creación de un escenario cotidiano en el que el poder nacionalista ha conseguido que se visualice la tremenda falsedad de una mayoría independentista, ante la pasividad, una vez más, del Gobierno central y ante la suicida complacencia de las fuerzas de la antigua izquierda política y sindical.

En este sentido, baste señalar los cientos de antidemocráticos y truculentos referendillos en pequeñas localidades que ante la inacción culposa de los gobiernos socialistas de las grandes ciudades de Cataluña han propiciado un panorama pro independentista que hubiera quedado reducido a absolutamente minoritario o marginal a poco que los dirigentes socialistas de Barcelona, Cornellá, Hospitalet, Sant Adriá, Sabadell, Esplugues y tantas otras ciudades hubiesen actuado decentemente y de forma mínimamente coherente con la realidad de sus militantes y votantes.

Esto habría frustrado esa falsa imagen del soberanismo mayoritario, alimentada por pequeños grupos de activistas radicales promovidos y sostenidos desde el poder para montar numerosas plataformas y aparentar una especie de sociedad civil cuando en realidad no son sino las fuerzas de choque del régimen, fantasmal ejército que, por cierto, también ha sido protagonista en la denominada guerra de las banderas, con episodios tan numerosos como los abusos en colegios y edificios públicos, las batallitas anticonstitucionales montadas en cientos de ayuntamientos eliminando la bandera común y la exhibición de esteladas a la entrada de las poblaciones o en escuelas e institutos, cuando no perpetrando delitos como la quema y vejación impune de símbolos constitucionales.

En resumidas cuentas, la historia nos ha demostrado hasta la saciedad que la deslealtad para con la Constitución y las instituciones, así como una continuada transgresión de las leyes han sido lo más destacado del comportamiento habitual en nuestros nacionalismos periféricos y muy especialmente del nacionalismo catalán, incluso por parte de los denominados catalanistas, supuestamente más moderados.

EL DEDO EN LA LLAGA
Un libro que el PP publicó y gran parte del PP luego olvidó
Pascual Tamburri Bariain www.elsemanaldigital.com 29 Diciembre 2013

La contribución guipuzcoana a España, deshaciendo mitos, mentiras y lugares comunes de la historiografía nacionalista panvasquista. Con simpatía hacia nuestra hermana Guipúzcoa.

Hace unos días La Tribuna del País Vasco, en la pluma de Fernando José Vaquero Oroquieta, se anticipó a nuestras intenciones en ESD y reseñó un libro que lo merece. Un libro que mereció mejor suerte. Un libro que no ha muerto aunque se le trata como a tal, un libro que además incide en una de las grandes batallas culturales internas de España… una batalla que necesariamente se perderá si una de las partes se empeña en no combatirla o en hacerlo atemorizada.

"El pasado 22 de mayo de 2013 se presentó en el Hotel Londres de San Sebastián el libro Breve historia de Guipúzcoa y sus instituciones, editado por La Fundación Popular de Estudios Vascos, una entidad vinculada al Partido Popular vasco.

La tarde, pese a lo avanzado de la primavera, era gélida: una espesa niebla cubría la ciudad, rota por rachas de lluvia que golpeaban a los escasos viandantes con su norteña furia.

Con todo, el pequeño saloncito del piso primero del hotel casi se llenó de público, a la espera de las palabras del profesor José Luis Orella Martínez, su autor, de la Universidad San Pablo – CEU de Madrid. En cualquier caso, la asistencia y entusiasmo de los concurrentes contrastó con la manifestada el anterior día 10 del mismo mes en que Santiago Abascal y María San Gil presentaron, en un abarrotado salón principal del mismo hotel, la Fundación para la Defensa de la Nación Española.

El libro, de entrada, presenta una peculiar síntesis simbólica-material: una temática guipuzcoana, escrita por un autor navarro y con subvención del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Vizcaya…, para que luego se diga que España no existe.

Este comentarista, como navarro, debe confesar que casi siempre experimenta, a priori, cierta lejanía, cuando no antipatía, por las temáticas guipuzcoanas; pese al embrujo que le acometen en su ánimo los verdes paisajes y sus bravías costas, el paseo por la calles de San Sebastián, Tolosa, Azpeitia, Fuenterrabía… Pero si un mérito, además de otros que destacaremos después, posee este texto, es su capacidad de entusiasmar al lector con la historia que describe: con ese estilo académico que caracteriza al autor, adornado de sugestivos enunciados metafóricos, haciéndole partícipe de una gesta colectiva que no es otra que la contribución guipuzcoana a la empresa española, deshaciendo de paso no pocos lugares comunes de una historiografía nacionalista panvasquista que habría que caracterizar definitivamente, ante todo, como mítica. Así, las cosas, lo leí de un tirón, generándome sus contenidos no poca curiosidad y simpatía hacia nuestra "hermana" Guipúzcoa.

Si algo permite Internet es rastrear, en sus redes, la pequeña –o grande- historia de un libro. Ya en su día me asombró que ni siquiera la propia fundación editora se hiciera eco de la convocatoria en su web. Tampoco el Partido Popular vasco lo hizo. Y ello contrastaba con el cariño con que el presentador habló del libro, dirigiéndose en diversas ocasiones al autor con incuestionable deferencia y aprecio.

Desde entonces, el libro parece estar "muerto": aunque todavía en distribución en unas dos docenas de librerías, merecería más entusiasmo y afán proselitista. Pues, ¿no estamos cansados de que se nos diga que la lucha por las libertades, frente al totalitarismo nacionalista, también en el País Vasco y Navarra, es ante todo cultural y metapolítica? Con la presentación "se cubrió el expediente", parecían gritar los hechos: se justificaba una partida, se engrosaba una agenda de actividades… Pero, si editas un libro con convicción y perspectiva táctica, ¡lo difundes!, ¡animas a reseñarlo!, ¡lo donas a bibliotecas públicas y privadas!, ¡hablas de él en las redes sociales!... Acaso me equivoque, pero creo percibir que no sucedió así. Lástima. Se lo merecía; se lo merece. Otra prueba más, en suma, de que para muchos, incluyendo centro-reformistas y similares, la cultura sería patrimonio del radical-progresismo.

Reproduciré, parcialmente, el índice del texto, como expresión de lo sugestivo del tema: En la penumbra del origen. El alumbramiento de Guipúzcoa por Clío. Anatomía económica de una provincia con iniciativa (Ferrerías, navegación marítima, Mediterráneo, Flandes, Francia…). Los Reyes Católicos, Señores de Guipúzcoa. Bajo el gobierno del César Carlos. Defendiendo los mares de Felipe II. Guipúzcoa deslumbra en el Siglo borbónico de las Luces. Bajos los colores nacionales de la bandera. La España de los ciudadanos. En el paraíso liberal, la lucha por la supervivencia foral. ¿Cabe una propuesta más sugerente? Por ello, y con permiso del autor, me permito reproducir su introducción, como marco historiográfico del itinerario propuesto.

«La necesidad de recoger lo acontecido de una forma historiográfica se inicia en las provincias vascas con el vizcaíno Lope García de Salazar, jefe banderizo, quien en su reclusión escribirá Bienandanzas e fortunas, donde inicia su historia con la creación del mundo, la historia de Israel, Grecia, Roma, los reyes visigodos, la invasión árabe, los reyes de Castilla y los sucesivos señores de Vizcaya. Pero, quien será el máximo exponente de la crónica en el siglo XVI, será el guipuzcoano Esteban de Garibay, que en su Compendio Historial recoge la mayor parte de los mitos cantábricos que los autores tradicionales divulgarán, como la descendencia de Tubal, la iberidad del vascuence, la nobleza universal, el pactismo libre con Castilla etc. Habrá que esperar al siglo XVIII para encontrar en la obra del P. Larramendi, uno de los ilustres cronistas de la provincia, una defensa foral de la provincia ante los intentos centralistas de corte francés, Corografía de la Muy Noble y Leal Provincia de Guipúzcoa, pero donde asume los mitos tradicionales de los autores anteriores a él. A partir de entonces, esa visión será combatida por obras como la de Llorente, Noticias históricas de las tres provincias vascongadas, en las que existe un espíritu crítico hacia el régimen foral.

Sin embargo, la temática foral será la central en la historiografía sobre la provincia, y la obra cumbre de finales del XIX donde se describe la vida de la provincia, será en Noticias de las cosas memorables de Guipúzcoa de Pablo Gorosabel. Un buen intento de conciliar el liberalismo con el foralismo guipuzcoano. Pero una persona que destinará parte de su vida a la recuperación de guipuzcoanos ilustres fue Nicolás de Soraluce, autor también de la Historia de la Muy Noble y Muy Leal Provincia de Guipúzcoa. Desde entonces, la historiografía local estuvo dominada por la visión liberal o carlista, y tomando como base al P. Vasco en conjunto o la provincia de Vizcaya, quedando Guipúzcoa en un segundo término. Entre las excepciones estaría la Provincia de Guipúzcoa de Francisco Elías de Tejada, trabajo bien vertebrado desde una óptica tradicionalista. No obstante, desde 1965 se procedió a toda una renovación de la historiografía que aportó el volumen de los estudios de la provincia. El trabajo desarrollado por Arocena, Basas, Caro Baroja y Mañaricúa será continuado por José Ángel García de Cortázar, Emiliano Fernández de Pinedo, Alfonso de Otazu, Montserrat Gárate y Carmen Postigo, quienes marcarán camino en las épocas medievales, modernas y los campos especializados de la economía, sociología e instituciones. No citamos a los de Contemporánea porque queda fuera del límite de este trabajo. Pero el trabajo siguiente es deudor de sus investigaciones y de sus continuadores».

Por todo ello, animo a los responsables de la edición y depósito de este libro a difundirlo en un nuevo impulso: especialmente vía internet como e-book; ¡sean audaces!

El esfuerzo merece la pena, pues, tal como concluye y anuncia el propio texto en su contraportada, « (…) pretende describir como una tierra de hombres orgullosos de su hogar y del linaje de su estirpe, nunca tuvieron el menoscabo de aunarlo con un espíritu universal. Sus marineros y soldados llegaron hasta los confines de la Tierra de Fuego, mientras que sus misioneros se esparcieron por el mundo, llevados por aquel viento cantábrico. Los guipuzcoanos supieron afrontar los retos que les vino, sin perder la raíz de su identidad, ni la pertenencia a una comunidad histórica común».

Por la verdad histórica: ejercicio legítimo de memoria. Por el futuro de la nación española.

Dignidad entre el odio
Ángeles Pedraza- Presidenta de la AVT . La Razón 29 Diciembre 2013

Ayer, 28 de diciembre, la AVT acudió hasta el País Vasco para recordar a todos aquellos inocentes cuyas vidas fueron arrebatadas por el terrorismo. Un día para la Dignidad en cinco lugares (Mondragón, Elgoibar, Eibar, Durango y Elorrio) en los que las víctimas que allí viven tienen que esconderse y hace poco recibían, entre vítores, a asesinos. Queríamos recordar a aquellos que nunca habían sido recordados allí donde fueron asesinados.

Cinco homenajes para pedir Justicia y que las víctimas no caigan jamás en el olvido. Un día para que, por un día, existiera en el País Vasco la Verdad, la Memoria, la Dignidad y la Justicia que llevamos tantos años reclamando. Y allí pudimos comprobar en primera persona que todo sigue igual y nada, por mucho que quieran vendernos otra realidad, ha cambiado.

Y es que nos dicen que ETA está acabada y hablan de paz y convivencia pero... no es lo que notamos durante nuestros homenajes. Sentimos el odio que han desprendido durante tantos y tantos años, por el que han matado a cientos de inocentes. Nos insultaron mientras rezábamos por todas y cada una de las víctimas del terrorismo. Nos amenazaron con ametrallarnos. Ayer, víctimas y ciudadanos llevamos algo de Dignidad al País Vasco. Para que no todo sea infamia. Por ellos. Por todos.

el primer sobresalto: las cuentas de bárcenas
Un año de continuos escándalos deja al PP como protagonista de la crónica judicial
C. Guindal El Confidencial 29 Diciembre 2013

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha vivido un año 2013 de sobresaltos judiciales. Prácticamente a diario, ha podido observar cómo en el último año alguno de los dirigentes de su partido era portada de periódicos por algún escándalo en la Justicia. Condenados, imputados y testigos en las principales causas que se investigan en los tribunales han desgastado a la formación del Ejecutivo.

Todo empezó el 16 de enero de 2013, el día que salió a la luz pública que el tesorero del PP, Luis Bárcenas, había llegado a acumular hasta 22 millones de euros en un banco suizo, el Dresdner Bank. Esa información se conoció a raíz de que las autoridades helvéticas remitieran al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz la inforación solicitada sobre el hombre que durante dos décadas había gestionado el dinero en el Partido Popular.

Aquello produjo una verdadera catarsis tanto en el partido como en la investigación abierta por el caso Gürtel. El nombre de Bárcenas ya había sonado cuando saltó el escándalo de la trama liderada por Francisco Correa, pero siempre se había quedado en un plano muy secundario. Incluso, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, durante el tiempo que se encargó del caso, llegó a retirarle la imputación. La Audiencia Nacional estimó, por el contrario, que este trabajador del PP debía continuar en la causa hasta que finalizara la fase de instrucción. No había muchas pruebas contra él hasta que Suiza dio el pelotazo y decidió entregar al juez los datos que tiempo atrás había solicitado.

El escándalo estaba servido. El PP intentó desvincularse de Bárcenas en cuanto supo la noticia, pero el tesorero no iba a pemitir que le dejaran caer. Pidió auxilio en su partido, pero la secretaria general, María Dolores de Cospedal, decidió que era el momento de que el estesorero se enfrentara solo a sus líos judiciales. A pesar de que Bárcenas había dejado de ser tesorero del partido de manera oficial cuando estalló el caso Gürtel, seguía trabajando para la sede de la formación, donde disponía de un despacho y recibía una remuneración. Según el PP, le liquidó y despidió inmediatamente tras conocer la información de Suiza. Bárcenas ya no era uno de los suyos.

El juego de ajedrez de Bárcenas
Lo que no calcularon era la información de la que disponía el extesorero y cómo la iba a utilizar en contra del partido. Sólo Bárcenas sabe por qué, pero lo cierto es que quince días después el diario El País daba a conocer la contabilidad B del PP desde 1990, los apuntes que el tesorero fue elaborando durante todo este tiempo con el dinero que empresarios habrían entregado fuera de las donaciones oficiales recogidas en el Tribunal de Cuentas y los sobresueldos que dirigentes de la formación habrían recibido fuera de su remuneración oficial.

Álvaro Lapuerta (Efe).Álvaro Lapuerta (Efe).La Fiscalía Anticorrupción abrió una investigación para saber si esos papeles eran ciertos. En febrero, ya estaba citando a Bárcenas y a su antecesor en el cargo, Álvaro Lapuerta, para que dieran una explicación convincente. A partir de ese momento, Bárcenas comenzó a jugar una partida de ajedrez para intentar salir ileso de esa situación. Si para ello tenía que hacer caer a las dos principales piezas del tablero, Rajoy y Cospedal, no le iba a temblar el pulso, como luego demostró.

Primero negó la autoría de esos apuntes, pero, cuando vio que Ruz asumía la investigación y le imputaba, cambió de estrategia. En este último año sus visitas a la Audiencia Nacional han sido periódicas. Hasta en cinco ocasiones le ha citado el instructor para hablar de la contabilidad B del partido, por un lado, y de su dinero en Suiza, por otro. El magistrado imputó también a ocho empresarios que habrían entregado dinero al PP de manera ilegal, entre ellos Villar Mir (OHL) y Luis del Rivero (Sacyr Vallehermoso). También desfilaron una serie de dirigentes populares que habrían recibido dinero y que declararon como testigos, entre ellos el navarro Ignacio del Burgo, el presidente del Senado, Pío García Escudero, o el diputado Eugenio Nasarre. Algunos reconocieron esos pagos, otros lo desmintieron.

El juego del extesorero empezaba a poner nervioso al juez y a la Fiscalía Anticorrupción, y el 27 de junio Ruz ordenó su ingreso en prisión Cuando parecía que el caso se relajaba, Suiza mandó otra comisión rogatoria con 26 millones de euros en otro banco, el Lombard Odier. Ya eran 48 millones de euros lo que Bárcenas había conseguido acumular. No solo eso, de las transacciones bancarias remitidas por las autoridades helvéticas el juez pudo comprobar que Bárcenas estaba sacando dinero a otros países, sobre todo a Estados Unidos, para evitar que la Justicia le bloqueara su dinero. El juego del extesorero empezaba a poner nervioso al juez y a la Fiscalía Anticorrupción, y el 27 de junio Ruz ordenó su ingreso en prisión de manera incondicional. Es decir, no podría salir de la cárcel hasta que el instructor o la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional así lo decretase, algo que no ha ocurrido hasta el momento.

Bárcenas volvió a cambiar su estrategia. Cambió de abogado y eligió a Javier Gómez de Liaño. De su mano, reconoció que él había escrito esos apuntes contables, que eran ciertos y que él mismo había entregado, entre otros, a Cospedal dinero de la caja B. Una de las personas de mayor confianza de Génova se había convertido en el gran traidor y quería tirar por tierra los cimientos del partido.

Contraataque del partido
El PP inició su contraataque. Cospedal presentó una demanda contra él en Toledo por atacar su honor, demanda que ha perdido. La exministra Ana Palacio también se querelló contra él, pero un juez de Madrid no la admitió a trámite. Y el PP y varios de sus dirigentes presentaron otra demanda en los juzgados madrileños, que está pendiente de resolución. Dentro de este juego, el partido entregó a Ruz, por orden de éste, los dos ordenadores utilizados por Bárcenas, ahora bien, vacíos y sin discos duros.

Y cuando, ya a finales de año, la cúpula del partido creía que el caso estaba a punto del archivo por falta de pruebas, Ruz encuentra un hilo del que tirar. En varios de los apuntes de los papeles aparece como receptor de 888.000 euros Gonzalo Urquijo, el arquitecto que llevó a cabo la reforma de la sede en la madrileña calle Génova. La falta de diligencia por parte del PP, que no ha entregado toda la documentación requerida por el juez y éste se ha dado cuenta, ha provocado que a menos de quince días de acabar el año, Ruz haya tenido que verse en la obligación de ordenar a la Policía entrar en su sede y recuperar toda la información que sea de utilidad para la causa, acabando así con las perspectivas más optimistas del PP.

Jaume Matas (Efe).Jaume Matas (Efe).Este asunto, conocido como el caso de los 'papeles de Bárcenas', ha hecho desfilar por la Audiencia Nacional a dirigentes 'populares' como Cospedal, Javier Arenas, Francisco Álvarez Cascos o Jaume Matas. También ha tenido que declarar, en este caso por la pieza principal de Gürtel, Esperanza Aguirre, para aclarar su conocimiento de la adjudicación de contratos por parte de la Comunidad de Madrid cuando ella era presidenta a la trama de Correa. En este caso también ha sido muy sonado el nombre de la ministra de Sanidad, Ana Mato, por los regalos recibidos por las empresas de Correa, como viajes a Euro Disney, artículos de Louis Vuitton o fiestas de cumpleaños pagadas.

Matas, Fabra y González
Pero este no ha sido el único quebradero de cabeza de Rajoy. La justicia ha condenado a dos de sus dirigentes, el expresidente balear, Jaume Matas, y el expresidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra, ambos con un pie en prisión por hechos relacionados con la corrupción durante su mandato. La única opción que les queda es recibir el indulto, una medida de gracia que, a priori, el Gobierno no tiene intención de aplicar.

El desfile de dirigentes no ha cesado este año. Los valencianos Rita Barberá y Francisco Camps han estado a punto de ser imputados por el 'caso Nóos', cuyo mayor implicado es el marido de Cristina de Borbón, Iñaki Urdangarin. El juez Castro vio indicios de delito al conceder al Instituto Nóos una serie de contratos, aunque finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Valencia dijo no ver en su actuación ningún delito. Pese a ello, tuvieron que declarar como testigos.

En las últimas semanas de año, una jueza ha imputado a Lourdes Cavero, la mujer del presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, por un posible delito fiscal y otro de blanqueo en la compra de un ático en la costa Malagueña y ha puesto en el disparadero a su marido, cuya gestión también está en entredicho por la privatización de tres hospitales madrileños, una investigación en la que están imputados los exconsejeros de Sanidad madrileños Juan José Güemes y Manuel Lamelas.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Una estrategia para salir de la cárcel sin arrepentirse de nada

Editorial El Mundo 29 Diciembre 2013

EL COMUNICADO difundido ayer por los presos de ETA tiene una única y exclusiva finalidad: facilitar al Gobierno que les saque a la calle. Eso sí, son conscientes de que no es posible una excarcelación masiva e inmediata y admiten que «su regreso a casa» se produzca de «manera escalonada» y por «cauces legales».

No hay en este documento ni el menor atisbo de arrepentimiento ni gesto alguno de solicitud de perdón a las víctimas. Sus autores se limitan a reconocer «el sufrimiento y daño multilateral generados como consecuencia del conflicto». O sea que ponen en el mismo plano a los asesinos que colocaron la bomba en la casa cuartel de Vic que a los cinco niños que murieron en el brutal atentado. ETA viene a decir que hay que pasar página porque sus militantes también «sufrieron» por lo que llama «el conflicto».

La prueba de que no existe ningún propósito de la enmienda en los presos de la banda es que subrayan al final del comunicado que hay que abordar «un proceso integral» que no ponga en cuestión su «carácter y dignidad política», es decir, que no contradiga su relato ni su condición de «luchadores por la libertad» que reivindican. Los presos siguen instalados en la misma visión maniquea que les llevó a cometer las atrocidades por las que están en prisión, ya que se presentan como «rehenes» de los Estados español y francés que les «acosan» con «un sistema carcelario» que pretende su «aniquilación». Y acusan a los dos Estados de «vulnerar los derechos humanos» mediante la tortura.

Sostienen que «los enemigos» de Euskal Herria pretenden ahogar a la ciudadanía entre «los muros de la prisión» como si ellos fueron los únicos representantes del pueblo vasco y dicen que están dispuestos a asumir su responsabilidad «para que el proceso de solución no se enfangue». ¿A qué proceso se refieren? Al de su salida de la cárcel, que ellos vinculan al avance del proyecto político de la izquierda abertzale.

Lo que le vienen a decir al Gobierno de Rajoy es que son conscientes de las dificultades políticas para llevar a cabo una excarcelación masiva pero que aceptan que ese regreso a casa se produzca de forma «escalonada» y dentro de la legalidad vigente, o sea, un pago en cómodos plazos y por el medio que se considere más conveniente.

Al igual que Bolinaga fue puesto en libertad con el pretexto de que sufría una enfermedad terminal, al igual que decenas de presos han salido a la calle por la aplicación de la sentencia de Estrasburgo y al igual que otros muchos disfrutan de permisos y beneficios penitenciarios por la vía Nanclares, ETA conmina al Gobierno que busque todos los resquicios legales para que los restantes asesinos también queden en libertad. Pero lo que exige la banda carece de importancia, lo que cuenta ahora es la respuesta -no de palabra sino por la vía de los hechos- de Mariano Rajoy.

El abandono de las víctimas del terrorismo
EDITORIAL Libertad Digital 29 Diciembre 2013

Ayer tuvo lugar un modesto pero emotivo homenaje de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, cuyos integrantes recorrieron, en solitario, localidades del País Vasco donde la banda terrorista ETA perpetró algunos de sus más sanguinarios atentados. Como viene siendo habitual, las víctimas estuvieron solas rindiendo este homenaje a sus seres queridos asesinados por el terrorismo nacionalista, sin que ninguna figura relevante del Gobierno ni la oposición hiciera acto de presencia en un mínimo gesto de solidaridad.

Las víctimas del terrorismo se han convertido en un elemento molesto en la actual estrategia compartida por las principales fuerzas políticas, basada en el olvido a cambio de que los asesinos dejen de matar, cuyo exponente más siniestro es la amnistía encubierta que está poniendo en libertad a los terroristas más sanguinarios sin que exista obligación legal para ello, por más que la clase política intente disfrazar su tropelía aludiendo al fallo de Estrasburgo sobre la "doctrina Parot".


No es casualidad que el presidente del Gobierno no hiciera mención a este escandaloso asunto en su resumen político del año que ahora termina, a pesar de su extraordinaria gravedad. Tampoco el Jefe del Estado, en su mensaje tradicional de Nochebuena, tuvo a bien pronunciarse sobre este agravio sin precedentes a los españoles asesinados por el terrorismo separatista, más allá de una mención sentimental al dolor de las víctimas no le compromete a nada.

Paralelamente, los presos etarras han realizado una proclama en la que fingen asumir su responsabilidad en lo que denominan "daño multilateral", que sin duda será saludado por la mayoría de medios como un gran avance en la solución del problema del terrorismo y el fin de la ETA. Desde luego, nosotros no vamos a sumarnos a este coro de la vergüenza, que aplaude un fingido gesto de asunción de responsabilidades como si ello justificara vulnerar la legislación penitenciaria aún más de lo que ya se está haciendo por parte del Gobierno y la Justicia. Con más de 300 crímenes sin resolver, cometidos por esos mismos presos y sus cómplices huidos de la Justicia, sería un cruel sarcasmo y una ofensa póstuma a las víctimas en la que Libertad Digital no va a participar.

Este año ha sido sin duda el peor para las víctimas del terrorismo desde que los asesinos decidieron dejar de matar, ya veremos si definitivamente. La operación para deslegitimar a las asociaciones de víctimas emprendida por el PSOE de Zapatero está siendo culminada por el PP de Rajoy en cumplimiento de una agenda perfectamente acordada de antemano. La soledad de las víctimas en los últimos actos convocados certifica el éxito de una operación de hondo calado, que la sociedad española en su conjunto, desgraciadamente, también ha dado por buena.

¿ Derrota del terrorismo?. El libro «Tiempo de canallas» de Teo Uriarte
ROGELIO ALONSO, ABC CULTURAL  29 Diciembre 2013

· Que ETA no asesine no quiere decir que haya desaparecido, señala Teo Uriarte en «Tiempo de canallas», y recuerda que aún no está ganada la batalla contra la deslegitimación del terrorismo.

Es este un libro oportuno en un momento en el que la política antiterrorista suscita numerosas críticas. El autor ofrece importantes claves para comprender por qué parte de la sociedad española siente que la democracia no ha logrado derrotar por completo al terrorismo etarra. Frente a la autocomplacencia de tantos que ensalzan la victoria de la democracia sobre el terrorismo, Uriarte se muestra mucho más crítico.

Motiva su exigencia la necesidad de evitar la reproducción de errores que, a pesar de los importantes avances, como demuestra el hecho de que ETA haya dejado de matar, han colocado al País Vasco en una difícil encrucijada: «En el contexto de la legalización de las formaciones sucesoras del MLNV, con su muy activa presencia en Euskadi, con el disfrute de un eco mediático exagerado difamatorio de la realidad, con la recepción social de gran parte de sus propuestas por PNV y PSE, en este ambiente de eufórica conquista del espacio democrático por el nacionalismo radical, es muy difícil el encauzamiento político de los problemas vascos».

Con una mirada experta y analítica, el autor examina la historia de ETA y de las respuestas estatales frente al terrorismo nacionalista. Insiste con buen criterio en no vaciar de contenido político al terrorismo etarra. Precisamente esa intencionalidad política y su inspiración nacionalista es la que obliga al PNV a asumir sus responsabilidades por la continuidad del terrorismo durante tantos años en los que a menudo este partido ha eludido la deslegitimación de la violencia.

El autor recuerda la pertinencia de mantener presente esa exigencia para acometer con eficacia una batalla todavía pendiente como es la de la deslegitimación del terrorismo. Quienes como Uriarte conocen la Historia de España y de la Comunidad Autónoma vasca valoran bien las negativas consecuencias derivadas de renunciar a esa decisiva batalla que será la que dirima si el terrorismo ha sido derrotado. Por ello advierte sobre los déficits de la política antiterrorista que se aprecian cuando los dirigentes se conforman con que ETA no mate, renunciando a enfrentarse a otras manifestaciones de la violencia en su dimensión política, social y cultural.

La foto final
Este interesante ensayo evidencia cómo con frecuencia ETA se ha beneficiado del engrandecimiento que autoridades y medios de comunicación le han brindado. Argumenta asimismo cómo los errores cometidos por los demócratas han favorecido la legitimación de la organización terrorista.

Entre esas equivocaciones destaca las negociaciones con la banda. Frente a quienes atribuyen el cese de ETA a la negociación, Uriarte expone con solvencia los elevados costes de una táctica útil para los políticos ansiosos de hacerse la foto dedel final de ETA, pero irirresponsable por sus pernniciosos y elevados costetes: el encumbramiento dde ETA y de su mundo, eel aumento de la respettabilidad de quienes justifican el asesinato y que, sin embargo, han ssido blanqueados desdede el puntopu de vista legal, político y social.

ETA ha interrumpido su campaña de atentados, pero no ha desaparecido. Ha sido debilitada por la acción policial y por eficaces medidas coactivas, pero no ha renunciado a una presencia vigilante. El miedo sigue condicionando la vida de numerosas personas en una región con «un mapa electoral en cuyas localidades medianas y pequeñas las fuerzas no nacionalistas se van inhibiendo de presentar candidaturas ante la presión de todo tipo ejercida sobre los ciudadanos».

Aceptar la trampa
Libro necesario en un país donde no pocos responsables están permitiendo un final del terrorismo sin un relato condenatorio del mismo. Desnuda la retórica de quienes prometen justicia, dignidad y memoria para las víctimas y para la democracia mientras eluden acometer la imprescindible regeneración social y política que demanda una sociedad afectada por tantos años de intimidación. Como apunta Uriarte citando al historiador Santos Juliá, hay partidos que difunden y socializan el discurso de legitimación del terror hasta convertirlo en memoria social.

El autor alerta con sólidos argumentos sobre los problemas que se adivinan si los demócratas continúan sin abordar los retos de un escenario en el que muchos aceptan la trampa de hacer política como si ETA no existiera. De ahí la perceptible frustración, tristeza e incluso temor de Teo Uriarte ante la inacción de quienes deberían evitarlo, pues, como indica, «al fin y al cabo, no sería la primera vez que el Estado español deje desamparados o aparte por molestos a los que le hayan respetado o servido».

Apoteosis y manipulación nacionalista en el Palau

José Rosiñol Lorenzo Periodista Digital 29 Diciembre 2013

Sea el acto que sea, se trate del evento que se trate, Artur Mas (casi) siempre suele aparecer rodeado de una especie de performance independentista, ya esté en un homenaje a un expresidente catalán, en una entrega de premios, o, como en el caso del que parte este artículo, el tradicional concierto de San Esteban.

Antes de detenerme en este constante agasajar al Líder, me gustaría analizar la cuidada y pautada escenificación de este evento, así como la cobertura del mismo por parte de TV3, si miran la parrilla de la dicha cadena de televisión verán cómo el día 26 de diciembre tuvimos dos horas del “Concierto por la Libertad” por la mañana (del que hablé en mi anterior artículo) más dos horas del concierto de San Esteban reconvertido en acto de exaltación nacionalista por la tarde.

Pero no solo eso, si vas a la página web de TV3, puedes ver este último concierto íntegro, es decir las casi dos horas del mismo, y también, gracias a los abnegados trabajadores de esta televisión pública (algunos de ellos podrían representar perfectamente algún papel en el Ministerio de la Verdad de la novela 1984) tenemos un resumen de 3,35 minutos con los “momentos estelares” del concierto, momento que, casualmente, son los “momentos de las esteladas”.

En dicho video resumen podemos ver la apoteosis independentista –las cámaras no dan abasto para enfocar lágrimas y esteladas- es un instante tremendamente simbólico, va más allá de la política, estamos ante un escenario mancillado por la corrupción instalada en Cataluña tras más de treinta años de nacionalismo, por lo que este acto es una redención, un intento de tapar las vergüenzas, parece la regeneración de un mancillado símbolo del nacionalismo (el Palau de la Música).

De esta performance me sorprenden dos cosas, la primera es ver cómo se ideologizan a los niños, como se les instrumentaliza para ganar adeptos entre sus pares por mera mímesis, como se les interioriza una socialización “normalizada” en la que lo normal es lo políticamente correcto según el dogma nacionalista. De igual manera resulta llamativo cómo utilizan y se apoderan de lo que eran los símbolos de todos los catalanes, ahora el himno de Cataluña sirve como entradilla para los actos de exaltación nacional-ista.

Finalmente el Líder, aquí tenemos al Presidente de la Generalitat, rodeado de los suyos, adulado por los de su cuerda, convertido en redentor de un espacio ultrajado por las pulsiones de sus propios correligionarios, un presidente elegido democráticamente pero dedicado (sacrificado) en cuerpo y alma a la Causa independentista.

Quizás sería buena idea que algunos de sus siervos, alguno de los que regalan lisonjas a sus oídos, de los que ven en él (o más bien quieren que él lo vea así) un Líder por y para la Historia, un cosmocrátor de bolsillo que da sentido al territorio, se dedicara a seguirle de cerca en todos sus actos y, en vez de recordarle que es mortal (memento mori), le dijese: “recuerda que eres un representante, un servidor público de todos los catalanes, no solo de los nacionalistas”.

Fundación Círculo Balear
El mallorquín, menorquín e ibicenco no es catalán
Destaca que "debemos defender, sin complejos, la identidad propia del balear
Jorge Campos www.lavozlibre.com 29 Diciembre 2013

La Fundación Círculo Balear (FNCB), como reflejo del sentir mayoritario de nuestra sociedad, compatibiliza la defensa de los derechos y libertades constitucionales que se sustentan en la unidad de España con la defensa de la identidad cultural y lingüística de Baleares. Unidos en lo plural como base para convivir pacíficamente como hemos demostrado a lo largo de siglos los habitantes de estas maravillosas islas. Creemos que este planteamiento es muy necesario ante los desafíos separatistas que vivimos en algunas zonas de nuestro país.

Esa convivencia es la que se ve amenazada por las posiciones intolerantes que históricamente acompañan al nacionalismo. En nuestro caso, el nacionalismo pancatalanista, que de cultural ha pasado a político. Creador de una industria económica basada en la subvención pública para imponer el catalán en Baleares como instrumento necesario para incluirnos en esos inexistentes “paisos catalans”.

Ha sido la verdad incuestionable de la “unidad de la lengua catalana”, como si de un dogma de fe se tratara, la excusa para iniciar, hace años, el proceso de sustitución que sufre nuestro mallorquín, menorquín e ibicenco, por un catalán estándar artificial y contrapuesto a la naturalidad del habla del pueblo balear y a la literatura de sus eruditos. Un tesoro lingüístico del mundo romance que intentan liquidar tergiversando y manipulando la historia y la filología. Una filología que, si es catalana, es “ciencia”. Cuando se trata de una rama de las Humanidades, abierta a discusión y a debate académico, que, en ocasiones, han elevado a la categoría de lengua algunos dialectos, y viceversa. El problema se produce cuando la política entra en el terreno de la historia, la cultura y la lengua, porque los manipula a su conveniencia.

Ha sido esa política la que intenta convencernos de que nuestra lengua y cultura balear no es más que un apéndice de la lengua y cultura catalana. Y, ¡ay del que ose contradecir esta verdad absoluta!, porque será víctima de las instituciones creadas por el nacionalismo a modo de tribunales de la Inquisición para condenarle a los infiernos de los españolistas, gonellas, fachas, ultras, secesionistas lingüísticos y otras lindezas vertidas por los ayatollahs de la lengua catalana. Que, por cierto, viven a costa de los impuestos de todos los ciudadanos.

Frente al pensamiento único y casposo del nacionalismo catalanista contestamos, cívica y culturalmente, con un mensaje claro, sin ambigüedades calculadas: El mallorquín, menorquín e ibicenco no es catalán. Nuestra cultura no es catalana.

Debemos defender, sin complejos, la identidad propia del balear, como lo llamaba Antoni M. Alcover, respecto del catalán, para evitar lo que llevan intentando lograr desde hace unos 100 años, intensificado en los últimos 30: A través de la unidad de la lengua y la cultura hacia la unidad política de la nación catalana, los “paisos catalans”. Ya lo dijo a principios del siglo pasado el Presidente de la Diputació de Barcelona y, más tarde, de la Mancomunitat de Catalunya, Enric Prat de la Riba: "Hagamos como los ingleses con su Gran Bretaña, flor de imperio que está a punto de surgir; hablemos de la Cataluña grande, que no es el Principado solamente, ni Mallorca, ni el Rossellón, ni Valencia, sino Valencia y Mallorca y el Principado y el Rossellón y todos a una. Todos somos unos, todos somos catalanes. Y para llevar a cabo esta filosofía hay que dominar por la fuerza de la cultura, servida y sostenida por la fuerza material; es el imperialismo moderno, el imperialismo integral, el de las grandes razas fuertes de ahora"

Los gobiernos y las instituciones públicas tienen la obligación de respetar la herencia cultural, lingüística e histórica. Por ello, libros como el recientemente editado por el Gobierno Balear llamado “Les modalitats insulars” del “català de Balears”, suponen un contribución más a la liquidación del patrimonio lingüístico vernáculo de Baleares. Se puede agradecer la intención del gobierno, pero el inmenso legado lingüístico balear iniciado hace siglos no se merece este resultado:

En los años 1533, 1595, 1812 y 1840 D. Juan Pastrana, D. J. Binimelis , D. Antonio Cervera y D. Pere Antoni Figueras, respectivamente, publicaron las primeras gramáticas mallorquinas, aunque en 1496 ya encontramos una gramática mallorquina-lemosina escrita por D. J. Dameto. En 1780 los Hermanos Antonio y Juan Ramis i Ramis y en 1786 D. Antoni Febrer i Cardona, también publicaron las menorquinas. Llegando a 1835 cuando la gramática mallorquina de D. José Amengual fue difundida y estudiada en los colegios de la isla. Dicha gramática fue revisada y reeditada en 1872 por el mismo autor, y fue denominada "mallorquina" porque, durante esos años y hasta la primera República española, las Baleares ostentaban el título y nombre de Reino de Mallorca.

En cambio, hasta 1870 sólo se sabe de dos ediciones gramaticales de la lengua catalana, una de D. Ignaci Ferreres, en 1827, y otra de Antonio de Bofarull, en 1874. Y no fue hasta 1918 cuando se publica la primera gramática catalana de Pompeu Fabra aceptada por el Institut d´Estudis Catalans. Sí. Los mismos que acaban de organizar el simposio “Espanya contra Catalunya”. Su falta de rigor histórico y filológico no ha cambiado con los años.

También los primeros diccionarios mallorquines fueron anteriores a los catalanes.
Por otra parte, la fonología, la morfosintaxis y la semántica, demuestra las clarísimas diferencias entre el balear y el catalán, aunque procedan de un tronco común latino. Dichas diferencias se encuentran en los sonidos, en la acentuación, en los artículos, en las preposiciones, en los verbos, en el significado de las palabras, en los giros lingüísticos, etc.

Aunque, sobre todo, son los datos históricos los que desmontan con mayor contundencia el pancatalanismo cultural y político que se les enseña en las escuelas a los niños de Baleares desde hace años: Con la conquista y asentamiento romano se introdujo el latín que mezclada con el sustrato lingüístico anterior marcó el inicio de nuestra actual lengua romance. Cuya denominación “balear” también es histórica.

Al dividir los romanos Hispania en seis provincias, una de las cuales era la baleárica, nuestra lengua pasó a conocerse como "balearico eloquio" o lengua balear. El balear siguió enriqueciéndose con los vándalos, el imperio Bizantino y los godos. Hasta que llegaron los musulmanes que respetaron y enriquecieron la lengua y costumbres existentes hasta entonces. Es a partir de esta época, y hasta el siglo XIX, cuando nuestra lengua empieza a llamarse "romans", con sus variedades en Menorca, Ibiza y Formentera.

Y así hasta 1229. Fecha clave para los que defienden que en Baleares se habla catalán gracias a la supuesta repoblación de las islas por parte de catalanes con la venida del Rey Jaime I y sus huestes. Repoblación que no se produjo, al menos con un número tan importante para cambiar el habla a una población mallorquina que en aquella época ya contaba con sesenta mil habitantes. Prueba de que no hubo tal repoblación es la ausencia total de vestigios catalanes en Baleares: Las tradiciones, la arquitectura, los nombres propios, los nombres de pueblos, la música, los bailes, la forma de vestir, gastronomía, folklore, etc. Todo es distinto.

Además, el Rey Jaime I de Aragón no trajo el catalán, sencillamente porque este no existía como tal. El Rey hablaba romance aragonés, montpellerés y latín. Escribía en latín y en lemosín por ser lenguas al uso culto. Así, Jaime I, en el libro de la historia de su vida, escrito en lemosín por el propio monarca, nos dice que antes del Desembarco en Santa Ponsa, junto al islote de Pantaleu, frente al actual San Telmo, antes llamado La Palomera, habló con un nativo isleño y se entendió sin necesidad de traductor. Sin embargo, con los emisarios del Wali de Mayúrqa (Mallorca), tuvo necesidad de un intérprete de lengua árabe.

Estos apuntes son un breve resumen de la ingente información histórica, gramatical, y cultural cuyas fuentes se pueden consultar en archivos históricos y obras citadas. Y que, como mínimo, deberían hacer dudar sobre la catalanidad de nuestra lengua y cultura a las personas con pensamiento abierto y espíritu crítico. Personalmente lo tengo claro, y los estatutos del Círculo Balear también.

Bienvenidas sean las entidades que, sin ambigüedades, se sumen a esta lucha por la verdad histórica y lingüística que desde hace muchos años llevan a cabo particulares y organizaciones cívicas y culturales. Todos somos necesarios. Porque, si el actual artículo 35 del Estatuto de Autonomía se muestra insuficiente para proteger, estudiar y promocionar nuestras modalidades lingüísticas, tal como demuestra la última publicación oficial al respecto, debemos exigir a nuestros gobernantes que lleven a cabo los cambios legislativos oportunos para denominar oficialmente a nuestra lengua co-oficial como siempre la hemos llamado, y crear la Institución o Academia que establezca la normativa que aprendan en las escuelas y universidades las futuras generaciones. Teniendo en cuenta las obras que nos llegan desde el siglo XVI, de Amengual en el XIX, y de Alcover en el XX, hasta la actualidad, con los estudios realizados, por ejemplo, por la Academia de la Lengua Balear, o por eruditos como Antonio Roig Artigues, entre otros muchos. Por ello, creo que es necesaria la organización de un Congreso abierto a todos los especialistas que han trabajado en este sentido en el que se aprueben las bases para una normativización del balear. De lo contrario es probable que perdamos el mallorquín, menorquín e ibicenco, sustituido por el catalán.

Arranca la "el día de la dignidad"
Abascal: "Es un escándalo" el abandono a las víctimas
En declaraciones a esRadio, Pedraza recuerda al presidente que "llevamos 50 años perdiendo a los nuestros para que ahora no se acuerden de nosotros".
Agencias Libertad Digital 29 Diciembre 2013

Alrededor de 300 personas miembros de la asociación Víctimas del Terrorismo han realizado un homenaje a las víctimas de ETA en la localidad guipuzcoana de Mondragón, donde la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, ha señalado que han acudido al País Vasco para "plantar cara", decir que "existen las víctimas del terrorismo" y para que haya "memoria".

La AVT ha realizado este sábado un viaje a diferentes localidades del País Vasco para realizar homenajes a las víctimas del terrorismo en algunos de los lugares en los que ETA cometió atentados. "Estamos aquí para plantar cara y para decir: hay víctimas del terrorismo. Que no se olvide, que haya memoria y que no sea el relato el que quieren contar ahora", ha subrayado Pedraza.

A las 6.30 horas de la mañana alrededor de 300 personas, según la AVT, han partido en tres autobuses y varios vehículos desde Madrid y hasta la primera parada, que ha tenido lugar en Mondragón en torno a las doce del mediodía. En la plaza del Ayuntamiento de la localidad guipuzcoana, con un importante despliegue de la policía autonómica vasca, han llevado a cabo un acto de homenaje que ha consistido en una ofrenda floral, un minuto de silencio y una oración en memoria de las víctimas.

Los asistentes portaban una pancarta con el lema "Verdad, memoria, dignidad y Justicia", además de numerosas banderas españolas y carteles en los que podía leerse, entre otras frases, "Justicia para un final con vencedores y vencidos".

Al acto, en el que han depositado un ramo de flores y desplegado una bandera de España en los soportales del Ayuntamiento "ya que aquí no se cumple el deber de tenerla en todos los municipios", se ha sumado el parlamentario vasco del PP Carmelo Barrio, representantes de UPyD, de Covite, como Jorge Mota y Pilar Elías, y Josu Puelles, hermano del inspector de Policía asesinado por ETA en 2009, Eduardo Puelles.

"Lamentable"
A su llegada a Mondragón, para celebrar el "día de la dignidad" de las víctimas del terrorismo con homenajes a los asesinados por ETA en los lugares del País Vasco donde los terroristas excarcelados han sido homenajeados, la presidenta de la AVT ha dicho en declaraciones a esRadio que lamenta que las víctimas no hayan estado presentes en el balance de 2013 que hizo Mariano Rajoy este viernes.

Según ha dicho "nos parece muy triste que en el balance de este año no se tenga en cuenta que ha habido una derogación de una doctrina que ha hecho muchísimo daño a las víctimas que hasta ahora habíamos creído en la Justicia". Además, ha recordado que, pese a que salir de la crisis es muy importante, también lo es "que piensen que nosotros llevamos 50 años perdiendo a los nuestros con asesinatos para llegar a este punto de que ni en el balance del año se acuerden de nosotros, es lamentable".
"Acto necesario"

El objetivo del colectivo de víctimas es "en este Día de la Dignidad, demostrar su apoyo y honrar con este homenaje a todas y cada una de las víctimas del terrorismo". A su juicio, se trata de un "acto necesario tras las múltiples infamias sufridas por las víctimas del terrorismo en los últimos meses tras la derogación de la Doctrina Parot y los permisos a terroristas".

Pedraza ha explicado que la AVT ha elegido estos municipios vascos porque en ellos "se ha asesinado a gente y aquí viven víctimas del terrorismo, que están escondidas porque les da miedo decir" que lo son. "Son sitios donde nunca se ha homenajeado a las víctimas y, sin embargo, se ha hecho mucho homenaje con enaltecimiento y apología del terrorismo", ha añadido.

En el caso concreto de Mondragón, ha destacado que en esta localidad "vive el asesino Bolinaga -torturador de Ortega Lara- que está libre gracias a la derogación de la doctrina Parot' y ha señalado que "el sentimiento de que aquí, a pocos metros esté" Josu Uribetxebarria "es de impotencia y de mucha rabia" porque "este asesino tendría que estar cumpliendo su pena y no paseándose de txikitos por el pueblo, porque nosotros ya no tenemos a los nuestros".

La presidenta de la asociación Víctimas del Terrorismo ha asegurado que "hasta ahora creíamos que iba a haber justicia, pero como con la derogación de la doctrina Parot hemos visto que no, pues la justicia la tendremos que pedir nosotros municipio por municipio".

Tras el acto, los ciudadanos y miembros de la AVT participantes en esta iniciativa han vuelto al autobús y, a las dos de la tarde, habían visitado ya las localidades de Elgoibar - localidad natal de Arnaldo Otegi- y Eibar - donde fue recibido el preso José María Beristain-. También se desplazan a Durango y Elorrio, donde fue recibido José Antonio López Ruiz "Kubati". En todo los puntos están realizando el mismo acto de recuerdo.
Puelles

En declaraciones a los periodistas, Josu Puelles ha manifestado su apoyo a este acto de la AVT que ha considerado "necesario" para "mantener no solo viva la memoria de los asesinados por el terrorismo etarra sino para asentar el relato histórico real de lo ocurrido".

"No debemos olvidar que hay una deliberada intención de diluir todo lo que ha ocurrido, las responsabilidades de cada uno, como una cuestión de sentimientos encontrados y de emociones y de sufrimientos", ha afirmado Puelles, quien ha destacado el simbolismo de esta iniciativa porque "se asienta en unas zonas en las que el terrorismo etarra siempre ha tenido mucho apoyo y son pueblos que están gobernados por el brazo políticos de ETA".

Finalmente, ha considerado que la elección del 28 de diciembre para llevar a cabo este tipo de actos es importante puesto que "todo el terrorismo de ETA ha asesinado a inocentes, a personas que no merecían ser asesinadas".

Abascal: "Es un escándalo"
En declaraciones a esRadio, el concejal del ayuntamiento de Amurrio, Santiago Abascal manifestó su indignación por dos cosas que calificó de graves. "Por un lado, la AVT viene a Mondragón protegidos por la Ertzaintza. Se tienen que concentrar protegidos por las fuerzas de orden público. Y por otro ni un sólo político importante del PP o del PSOE" ha acudido a apoyar a las víctimas.

"Me parece un escándalo", dijo Abascal. "La AVT ha sido la menos crítica con la postura del Gobierno. Ya sabemos que Bildu y el PNV no van a venir, pero el PSOE y el PP...".

Dijo el concejal popular que durante la manifestación recibieron insultos "como españoles de mierda" o "perros". "Es tal la enfermedad que no se si va a tener curación. Me preocupa que el Estado haya abandonado ciertas cosas y me da mucha pena e indignacion. Hay gente que no nos acostrumbramos".

En Eibar
Los proetarras insultan a la AVT en su homenaje a las víctimas
JUAN E. PFLÜGER www.gaceta.es 29 Diciembre 2013

Además, la Ertzaintza ha amenazado con detener al presentador de Daños Colaterales de Intereconomía TV, Cake Minuesa, impidiendo así su derecho a informar.

El municipio de Eibar, tercer lugar visitado por la marcha por la dignidad de las víctimas organizada por la AVT, ha sido escenario de momentos de tensión debido a un grupo de proetarras que ha increpado a las víctimas.

Mientras miembros de la AVT se reunían en la puerta del ayuntamiento para rezar un responso y depositar un ramo de flores, varios centenares de personas les esperaban para recibirles al grito de "fascistas" e "iros a vuestro país".

A la salida de la plaza se han repetido momentos de tensión cuando los miembros de la AVT han contestado con gritos de "viva España" a los insultos de los batasunos.

El director y presentador del programa de Intereconomía TV Daños Colaterales, Cake Minuesa, ha sido especial blanco de insultos cuando intentaba cubrir la noticia. La policía autónoma le ha amenazado con detenerle, impidiendo así su derecho a informar.

Escoltados desde Miranda de Ebro

La Policía Autónoma Vasca acompaña a los autobuses de la AVT desde su paso por Miranda de Ebro y ha permanecido con la comitiva durante toda la jornada.

En total, han sido dos unidades de antidisturbios, cada una con siete miembros, a las que se han sumado otras dos más en cada uno de los pueblos que las víctimas han visitado.

Los oficiales al mando del dispositivo aseguraba a GACETA.ES que se esperaba normalidad absoluta y no se preveían altercados de ningún tipo, no obstante, ha sido ya en Eibar donde se han vivido los primeros momentos de tensión.

Apoyados por el PP en Durango
Tras su paso por Eibar, las víctimas de ETA se han dirigido a Durango, uno de los pocos municipios vascos en el que hay un monumento a las víctimas del terrorismo.

Frente al Palacio de Justicia y con total tranquilidad -la Ertzaintza había desalojado la plaza previamente- se ha realizado un responso y se ha hecho una nueva ofrenda floral.

Al acto en Durango se han sumado dos concejales del PP local y una diputada autonómica.

Final de la ruta por la Dignidad de la AVT
El municipio de Elorrio ha sido el punto final de la marcha por la Dignidad. En el parque que ahora ocupa el espacio en el que antaño se levantaba el cuartel de la Guardia Civil se ha desarrollado el último homenaje a las víctimas.

A la llegada, los simpatizantes de la AVT recibieron a la comitiva, encabezada por la presidenta de la AVT Ángeles Pedraza y el presidente de APAVT Miguel Folguera, con varios cohetes. Era una crítica a la llegada de Kubati tras su excarcelación al derogarse la Doctrina Parot.

En el acto de Elorrio se sumaron el concejal popular, Carlos García, y la diputada autonómica de la formación, Nerea Llanos.

Es el cierre de una jornada en la que las víctimas han realizado un homenaje en municipios vascos en los que nunca se habían producido.

España / Lucha contra ETA
ETA tiende otra trampa para conseguir la amnistía escalonada de sus presos
J. M. Zuloaga. Madrid. La Razón 29 Diciembre 2013

«Amnistía y autodeterminación». Así termina el comunicado hecho público ayer por el colectivo de los presos de ETA. Al final, lo único que demuestran es que no renuncian al pasado, del que se sienten orgullosos, y que tienen prisa por ser excarcelados en una nueva amnistía, ésta escalonada, y volver a sus casas.

Dicen estar dispuestos a admitir el daño causado, pero no hay una sola palabra de perdón a las víctimas, ni un arrepentimiento directo y sincero, ni la voluntad de pagar las ingentes cantidades de dinero que deben por sus atentados. Asumen la responsabilidad por su actividad «política» en el «conflicto». No hay renuncia al pasado, del que se sienten orgullosos.

Nada nuevo, por lo tanto, salvo una escenificación con el fin de buscar titulares de prensa y tratar de lanzar el «balón» al tejado del Gobierno que, según fuentes antiterroristas, debe mantener la firmeza. En su afán de disfrazar la nueva trampa, por un lado hablan de leyes de excepción para después admitir los cauces legales, en una clara contradicción.

Las líneas rojas de ETA
Los presos no han traspasado las líneas rojas que les había marcado ETA. En el trasfondo de esta nueva situación, está, tal y como adelantó LA RAZÓN, la sentencia del Tribunal de Estrasburgo, por la que se anulaba la «doctrina Parot», que ha hecho mucho daño entre la mayoría de los reclusos, que no eran beneficiarios de la resolución judicial y que se han quedado en sus celdas mientras otros regresaban a sus pueblos.

El llamado «Colectivo de Presos y Presas Políticos Vascos» (EPPK por sus siglas en euskera) dio a conocer ayer, a través de «Naif», el portal de Internet del diario «Gara», el citado comunicado, en el que se muestran dispuestos a que su excarcelación (como si se tratara de algo a lo que tienen derecho) se realice de forma escalonada, basada «en compromisos individuales y en tiempo prudencial».

Reclaman una hoja de ruta
Es decir, que el Gobierno tiene que abrir las puertas de los centros penitenciarios para que salgan los etarras, ya que ahora, por razones estratégicas, que no explican, les interesa dar la imagen de que van a aceptar la legislación penitenciaria (modificada, como exigen) siempre y cuando las supuestas torturas e irregularidades que habrían sufrido sean juzgadas y tengan su castigo. Se vuelve a la teoría de que ha existido un «conflicto» en el que ellos ya han pagado y ahora le toca a los otros.

Según lo publicado por «Naif», los integrantes del EPPK «asumimos toda nuestra responsabilidad sobre las consecuencias de nuestras acciones y, asimismo, mostramos nuestra voluntad para analizar la responsabilidad de cada uno de nosotros, dentro de un proceso acordado que reúna las condiciones y garantías suficientes». En cuanto se escarba en el comunicado, se topa con esas «garantías»; en definitiva, la prepotencia del pasado.

Por ejemplo, exigen que «para resolver las consecuencias del conflicto político es indispensable tomar en cuenta el origen y las razones del mismo. Es precisa una hoja de ruta firme para que el conflicto que sufre nuestro pueblo encuentre una solución integral» (o hay una renuncia a la violencia de ETA, ni al pasado, del que se sientes orgullosos). Pero hay más: «Derogar toda situación y medida de excepción. Adaptar el entramado jurídico a la situación política. Cambiar radicalmente la política penitenciaria (se supone que antes de que ellos la acepten) y priorizar el fin de la dispersión». Al final, no aclaran qué legislación están dispuestos a aceptar, si la actual o la «modificada».

«Podríamos aceptar que nuestro proceso de vuelta a casa, nuestra excarcelación, y de manera prioritaria nuestro traslado a Euskal Herria, se efectuase utilizando cauces legales, aun cuando ello para nosotros implícitamente conlleve la aceptación de nuestra condena», explica el EPPK. Como si la aceptación de una condena correspondiera a un preso y no fuera facultad de los tribunales al imponerla.

De lo que se trata, según fuentes antiterroristas, es de lograr una nueva amnistía, más o menos escalonada (réditos políticos por dejar de matar). Por ello, anuncian, que abrirán contactos con el llamado «Foro Social», que realizó una serie de propuestas para la «resolución del conflicto», y con «otros agentes vascos para buscar acuerdos y fórmulas de materialización». No deben tener muy claro que su nueva estrategia engañe a los gobiernos español y francés, ya que hacen un llamamiento «a la ciudadanía, instituciones, agentes y partidos a buscar un amplio consenso que posibilite nuestro regreso a casa, enmarcado en un proceso integral, que no ponga en cuestión nuestro carácter ni dignidad política». Esta frase, puesta al final del párrafo, tiene su importancia, ya que cualquier «solución» no puede violar la «dignidad política» de los terroristas, como si asesinar, destruir, secuestrar, y hacer daño en general, formara parte de la «dignidad».

«Reconocemos con toda sinceridad el sufrimiento y daño multilateral (no sólo el que han causado los etarras) generados», apunta otro pasaje de la declaración, en la que se alude a la práctica de la tortura y la política carcelaria, para reclamar que «los procedimientos judiciales sean revisados y evaluados, y reparado el daño causado». Es decir, que lo que piden es que las víctimas pasen página ya que ahora les toca a ellos saldar las cuentas pendientes.

TRAMPA Y CARTÓN
Los presos de ETA se ponen la piel de cordero
El Semanal Digital 29 Diciembre 2013

El colectivo EEPK reconoce en Gara "el sufrimiento y daño multilateral generados" y anuncia que en adelante aceptará que el acercamiento a las cárceles vascas se haga "usando cauces legales"

Coincidiendo con el homenaje de la AVT a las víctimas de ETA en cinco localidades vascas, el colectivo de presos de la banda terrorista ha hecho pública una declaración a través del diario Gara en la que asume toda su responsabilidad "sobre las consecuencias de sus acciones" y "el sufrimiento y daño multilateral generados".

Tras la derogación de la doctrina Parot y el goteo de excarcelaciones de etarras como consecuencia del fallo del Tribunal de Estrasburgo, EEPK afirma que sus miembros están dispuestos a tratar la opción de que el proceso de "vuelta a casa y traslado a Euskal Herria" de los presos se lleve a cabo "usando cauces legales, aun cuando ello conlleve la aceptación de la condena". Ello significa que en adelante se acogerán a beneficios penitenciarios.

Asimismo afirman que "a partir de ahora utilizarán vías y métodos políticos y democráticos", al reconocer el nuevo escenario surgido. "En lo sucesivo renunciamos al método utilizado en el pasado para hacer frente a la imposición, represión y vulneración de derechos", añaden.

"Podríamos aceptar que nuestro proceso de vuelta a casa -nuestra excarcelación y de manera prioritaria nuestro traslado a Euskal Herria- se efectuase utilizando cauces legales, aun cuando ello para nosotros implícitamente conlleve la aceptación de nuestra condena", indican.

Los verdaderos héroes
Carlos García- Concejal del PP en Elorrio. La Razón 29 Diciembre 2013

La presencia en el País Vasco de más de 200 Víctimas del Terrorismo de toda España en municipios donde la banda terrorista ETA ha asesinado y en donde miserables y sanguinarios terroristas han sido recibidos como héroes en los últimos meses, es algo completamente necesario por Memoria, Dignidad y Justicia con todas las Víctimas y con todos los demócratas.

Y es que ellos son los verdaderos y únicos héroes de nuestra democracia y no basta con decirlo, sino que hay que llevar a cabo actos públicos de reconocimiento, como la iniciativa de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y su presidenta, Ángeles Pedraza. Por ello ha sido todo un orgullo tenerles en nuestra tierra, donde etarras como «Kubati» y Zabarte y otros muchos durante años han gozado de calurosas bienvenidas organizadas por los amigos del terror.

Para resarcir tanta infamia, flores, cohetes, banderas de España y un grupo de jóvenes vascos valientes han recibido en Elorrio a los únicos que realmente se merecen estos honores: las Víctimas de ETA.

En Elorrio han sido asesinados por ETA el guardia civil Moya y el policía municipal de Elorrio Naranjo, que nunca hasta hoy habían tenido ningún tipo de acto de homenaje ni reconocimiento público en el municipio donde vivían y donde fueron asesinados, en su tierra, en mi tierra, a excepción de mis intervenciones y mociones en los Plenos Municipales.

Así, este homenaje no sólo ha sido un honor para mí, para cientos de vecinos de Elorrio y para miles de vascos sino también un reconocimiento imprescindible para todas las Víctimas, por lo que espero y deseo que sea el primero de muchos y que, el día de ayer, de honor y orgullo para nuestros héroes, sea los 365 días del año.
Recortes de Prensa   Página Inicial