AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 1 Enero  2014

¿Recuperación? Los españoles ni la ven ni la esperan
EDITORIAL El Mundo 1 Enero 2014

«SI EL año 2012 fue el del ajuste, 2013 ha sido el de las reformas y 2014 será el del inicio de la recuperación económica en nuestro país». Así de contundente se mostraba el presidente del Gobierno en la rueda de prensa que ofreció tras el último Consejo de Ministros del 2013. Es más, Mariano Rajoy pronosticó que en el año que hoy empieza habrá «menos paro» y un «aumento consistente» de la afiliación a la Seguridad Social. El mensaje que transmitió Rajoy , pues, se resume en que lo peor ha pasado, que la tendencia se ha dado la vuelta y que en los próximos meses empezaremos a ver que los sacrificios dan fruto.

¿Lo sienten así los españoles? La segunda oleada del macrosondeo EL MUNDO-Sigma Dos sobre España ante el nuevo año que publicamos hoy indica que en absoluto, porque a la pregunta sobre el inicio de la recuperación, un 71% de los entrevistados piensa que no será en 2014, sino en ejercicios posteriores. Es significativo que hace doce meses ante la misma pregunta, un 53% -casi 20 puntos menos que ahora- contestara que veía la recuperación económica más allá del año que iba a comenzar. Cada vez hay menos españoles que creen en los mensajes triunfalistas del Gobierno porque lo que se palpa en la sociedad echa por tierra la propaganda.

Es cierto que cuando se pregunta sobre la evolución económica personal a lo largo de este año aumentan los que opinan que les va a ir mejor -20,4% de 2013 frente al 12,6% de la encuesta de finales 2012-, pero todavía existe una inmensa mayoría, el 75% nada menos, que contesta que en 2014 su situación financiera será igual o peor que el ejercicio pasado. Los españoles están escaldados del optimismo oficial y su percepción sólo cambiará cuando noten fehacientemente que sus recursos disponibles crecen, bien porque vuelven a subir los ingresos al encontrar trabajo los que están parados, bien porque el Gobierno se decida de una vez a impulsar la actividad con bajadas de impuestos que liberen recursos para consumir e invertir.

De hecho, cuando en el sondeo se pregunta por la medida más eficaz que podría adoptar el Ejecutivo para estimular la economía, el 66% prefiere una reducción de la presión fiscal -el 74% entre los votantes del PP- frente al 22% que ve prioritario aumentar el gasto público sin tocar los impuestos. En este sentido, el presidente de laComunidad de Madrid, Ignacio González, tiene razón al negarse a que «se pida a los madrileños más sacrificios y que paguen más impuestos». Porque el Ejecutivo regional ha hecho los deberes en la reducción del déficit a cambio de un programa de recorte del gasto que ha supuesto una gran contestación social, mientras mantenía una presión fiscal más baja que la media española.

La bolsa cerró ayer 2013 con una ganancia del 21%, su mejor ejercicio desde 2009, y la prima de riesgo se encuentra en el nivel más bajo de los últimos dos años. Algo hemos avanzado, sí; pero el 26% de paro -y una previsión de cierre de 2014 en el 25%- presiona de tal forma al Gobierno que cualquier signo de autocomplacencia es un sarcasmo. Los españoles tenemos derecho a reclamar a Rajoy más determinación y menos triunfalismo en este año recién estrenado.

Consideraciones sobre el independentismo
Josep Anton Blasco  www.cronicaglobal.com 1 Enero 2014

Van pasando los meses y va aumentando la hegemonía ideológica y política del discurso independentista de los nacionalistas catalanes del centro derecha (CiU), de ERC y del sectores nacionalistas del PSC e ICV. Mientras tanto, PSC e ICV están casi desaparecidos. Si algo dicen es referido a cuestiones procedimentales respecto a la consulta y dejando todo el campo ideológico, político y cultural a la derecha como si, en el supuesto de que se realice o no la consulta, no hubiera una responsabilidad política y un trabajo a hacer para ofrecer información, facilitar el debate y crear opinión entre la ciudadanía.

Después de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, de las continuadas ofensivas del PP en materia lingüística y en la situación de crisis actual, ha habido un desconcierto en la izquierda, plasmado en los resultados electorales. Hay que reaccionar y extender el debate político. Propongo la consideración de cuatro aspectos.

Aspectos jurídicos. No hay que ir, en la lectura de la Constitución, más allá del dos primeros artículos, el artículo 2: "La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación Española...", también el artículo 1.2: "la soberania nacional reside en el pueblo español...". Se podrían leer otros, también importantes, como los correspondientes a los títulos VIII e IX.

Se va perfilando que los estados miembros de la UE "vean con preocupación", como ha dicho el presidente de la Generalidad, la independencia de Cataluña

Cualquier ciudadano tecleando en un buscador de internet "Tratado de la Unión Europea" puede leer en su articulado: Art. 4.2 "la UE... respetará las funciones esenciales de los estados especialmente las que tienen por objeto garantizar su integridad territorial..."; Art. 49 (sobre nuevos miembros) "...el Estado solicitante se dirigirá al Consejo que se pronunciará por unanimidad..."; y el Art. 52 (de países donde se aplicará) "los tratados se aplicarán... (entre otros) al reino de España...".

Se desprende del Tratado de la Unión que tanto España cómo cualquier otro país de la UE puede vetar el ingreso de Cataluña a la UE y que, por lo tanto, esta quedaría fuera de la Unión. Se va perfilando, además, que los estados miembros de la UE, viendo los problemas que comporta para el statu quo actual de las naciones la hipotética aparición de tensiones nacionalistas en otros países, "vean con preocupación", como ha dicho el presidente de la Generalidad, la independencia de Cataluña.

Aspectos económicos. Las balanzas fiscales es uno de los aspectos en que hay un mayor consenso en Cataluña de que hace falta una revisión que permita una financiación más justa. Al mismo tiempo tenemos poca información sobre las alternativas en un tema complicado y complejo que se nos escapa a la mayoría de ciudadanos. Temas metodológicos como el "flujo monetario", o "el método de carga-beneficio", con informaciones que provienen del Gobierno del Estado en 2008 (datos de 2005 y con un compromiso aprobado por el Parlamento del Estado de hacerlas públicas cada tres años); (acuerdos del PSOE, ERC, ICV y CiU en la anterior legislatura); estudios al respecto de la Fundación BBVA y del Instituto de Estudios Económicos ("La cuestión catalana hoy") entre otros, y datos sobre las balanzas fiscales publicadas por la Generalidad en 2012 y 2013 (en este caso determinan el déficit en el 8,4% y el 8,5%, respectivamente, sobre el PIB de Cataluña en 2009 y 2010 calculados por el método del flujo monetario neutralizado, método contestado por parcial desde varios medios de comunicación); son conceptos no explicados o exagerados que no ayudan a la comprensión de este problema.

Las balanzas comerciales con el resto de España son favorables en Cataluña (23 % al 2011). Desde cuándo hay que correr el riesgo que puede comportar perder mercado, un mercado importante como es el del resto de España

Habrá que conocer opiniones y alternativas razonadas al actual régimen: qué porcentajes serían admisibles entre la contribución fiscal de Cataluña (impuestos individuales de los ciudadanos y de las empresas, sobre el consumo, de las cuotas de la seguridad social, etc.) y los retornos (porcentajes en el IRPF, el IVA, la financiación de servicios, de infraestructuras, etc.?). ¿Qué coeficientes correctores serían de aplicación? ¿qué el porcentaje de "solidaridad"?, etc.

Otros aspectos económicos (no todo son las balanzas fiscales). Cuando se habla últimamente de las relaciones económicas de Cataluña y España sólo se mencionan las balanzas fiscales, pero la relación y la interrelación económica es compleja, antigua y fuerte. Vemos algunos aspectos.

El comercio de Cataluña tiene un destino aproximado del 50% al resto de España (47% al 2011) y el resto al extranjero (recordamos que son todos los estados del mundo). El volumen del mercado español es muy grande, aunque el presidente de la Generalidad le quite importancia, en declaraciones publicadas "para reducir la dependencia de España en la producción de bienes".

Las balanzas comerciales con el resto de España son favorables en Cataluña (23 % al 2011). Desde cuándo hay que correr el riesgo que puede comportar perder mercado, un mercado importante como es el del resto de España.

Un caso particular de lo anterior son los intereses de las grandes empresas catalanas que tienen clientes en el mercado español, y a las que la independencia podría sustraer beneficios, como la gran patronal ha manifestado públicamente. Pero también la independencia afectaría a otras empresas pequeñas y medianas y a la ocupación de los trabajadores en Cataluña.

De siempre, desde sectores nacionalistas, se ha destacado la importancia de contar con una banca catalana. Pues bien, las más importantes actualmente, CaixaBank (la Caixa) y el Banco de Sabadell vehiculan ahorros de ciudadanos del resto del Estado que actualmente refuerzan la economía catalana.

Y aspectos financieros: la inversión extranjera, la financiación de la deuda propia de Cataluña y la parte que pueda corresponder a Cataluña de la deuda de España en el caso de la independencia. En todos los casos es necesaria la confianza de los mercados. Y finalmente uno referido a las grandes infraestructuras como el Corredor del Mediterráneo, controvertido por la opacidad y las presiones políticas suscitadas hasta ahora, que necesitan de acuerdos y de la financiación de la Unión Europea y de España.

Se puede apreciar en las conversaciones, sean de compañeros, amigos o familiares, que el tono de voz se ha vuelto más encrespado y en otros casos la opción es la de callar o no hablar sobre este tema

De la convivencia de los ciudadanos de Cataluña. Desde la publicación del libro "Los otros catalanes" de Francesc Candel, del que pronto se cumplirán cincuenta años, muchos han sido los cambios económicos y sociales. El análisis sociológico que se pueda hacer de la población inmigrante de ahora es diferente al de entonces. Aunque una parte de la población inmigrante haya muerto, continúan sus hijos. Hasta ahora -con una influencia positiva de la política del PSUC, a su tiempo, y del PSC- se ha conseguido una integración a la cultura y a la vida en Cataluña de los inmigrantes y de sus hijos sin demasiadas tensiones. Cuando luchábamos contra la dictadura, queríamos una sola comunidad en Cataluña, deseo ejemplificado en la frase "es catalán todo el que vive y trabaja en Cataluña" y así se tradujo en el consenso de la Asamblea de Cataluña, de la Constitución y del Estatuto.

Desde antes de la muerte del dictador la izquierda hablaba, y era "doctrina" del PSUC, del "catalanismo popular" en que todos éramos o podíamos considerarnos catalanes (y se luchaba para incorporar la legua catalana al máximo de población, principalmente en la escuela) al mismo tiempo que no se discutían los sentimientos de pertenencia de los que habían llegado. Inmigración venida para ganarse la vida -es cierto- pero que tanto ha contribuido al desarrollo de Cataluña, y que ha soportado sobre sus espaldas buena parte de la explotación capitalista y de la especulación que aquí se ha dado y que ha tenido como beneficiarios principales a la burguesía.

Ha sido después de la sentencia del Tribunal Constitucional y de las provocaciones del nacionalismo español cuando ha aumentado la movilización nacionalista y la proliferación de entidades, que reciben el apoyo del Gobierno autonómico, la televisión, la radio y la prensa (en papel y electrónica). Se puede hablar de una hegemonía cultural del independentismo y es evidente que en una buena parte de las clases medias y profesionales ha calado con fuerza esta ideología.

Se puede apreciar en las conversaciones, sean de compañeros, amigos o familiares, que el tono de voz se ha vuelto más encrespado y en otros casos la opción es la de callar o no hablar sobre este tema. En alguna de estas conversaciones, sea por el tono o por los argumentos expuestos, parece que sólo pueda haber un tipo de catalanismo, un catalanismo único, el del catalanismo independentista.

Aspectos políticos. Las noticias cotidianas, "la actualidad", poco tienen que ver con la reflexión del que hace falta y habrá que hacer. Estamos en una campaña electoral permanente en que todo si vale, las medias verdades o las mentiras, las declaraciones y las fotos para los titulares de los telediarios o diarios.

La Constitución española, como antes se ha dicho, no permite la separación de Cataluña de España. El PP impedirá, previsiblemente, la consulta y los pasos que pudieran llevar hacia la independencia. El PSOE no irá más allá, sin quiterle importancia a la propuesta de modificar la Constitución en un sentido federal, respecto a las propuestas del nacionalismo catalán. La opción independentista chocará con los dos grandes partidos españoles.

El Tratado de la Unión Europea no permite ni permitirá la asociación de una Cataluña independiente a Europa. El presidente de UDC, en un gesto que le honra por decir la verdad, lo ha dicho claramente "quedaríamos fuera de la Unión".

Pasamos a un segundo bloque de temas, el que tiene que ver con los posibles referéndums bien sea del derecho a decidir o uno hipotético posterior de autodeterminación de los catalanes; o de todos los españoles sobre Cataluña. Previsiblemente ninguno de los tres referéndums tendrá lugar, a juzgar por la actitud del Gobierno del Partido Popular apoyándose en la Constitución y en el Tribunal Constitucional.

Hay que evitar "el choque de trenes" entre el nacionalismo independentista catalán y el nacionalismo español que puede arrastrar en poco tiempo a una parte de la ciudadanía a enfrentamientos

Descartados los referéndums queda la convocatoria de elecciones denominadas "plebiscitarias" con programas independentistas de los partidos que así se manifiesten, aún en la hipótesis de conseguir mayoría difícilmente llegarían al consenso para la proclamación de la independencia en sede parlamentaria, porque buena parte del electorado de CiU será contrario a esta alternativa si se plantea de una forma directa (ahora sí con una pregunta clara), difícilmente CiU tomará esta alternativa que les llevará a perder la iniciativa de la negociación posterior con el Estado.

Volviendo al día a día, en Cataluña, cada día se está afianzando una línea divisoria -como en todos los conflictos civiles- en que las personas o bien se colocan, ellas mismas, en un lado o en el otro de la línea o las circunstancias políticas, económicas, y los otros, nos sitúan también en uno u otro lado de esta línea divisoria de separación.

Hay que evitar "el choque de trenes" entre el nacionalismo independentista catalán y el nacionalismo español que puede arrastrar en poco tiempo a una parte de la ciudadanía a enfrentamientos, escondiendo los problemas reales y agravándolos, en beneficio electoral de los partidos situados en los extremos, ERC en Cataluña y el PP en el Estado español.

La necesidad de negociar. La ruta no tiene que ser la que marcan Convergència y ERC ni el nacionalismo español. Hace falta, en la actual crisis (con el paro desbocado y en mayor proporción entre la juventud, de carencia de crecimiento, de crisis bancaria y falta de crédito para las empresas, de recortes sociales, de financiación de la deuda bancaria, etc.) también de crisis de las instituciones y de los partido políticos, de la corrupción que afecta a Cataluña y al resto del Estado, construir unos grandes acuerdos, con un espíritu de consenso similar a los que alimentaron los grandes pactos de la transición de la dictadura a la democracia (Asamblea de Cataluña, Constitución, Estatuto, Acuerdos de la Moncloa).

Consenso de los partidos políticos y de las fuerzas sociales para determinar las políticas económicas, sociales, de un nuevo pacto fiscal, de regeneración democrática y de un nuevo diseño constitucional federal. Camino difícil pero que sin duda tendrá una proporción importante, de la ciudadanía catalana y española, que apoyará a los que promuevan una negociación sería.

Alicia y su partido residual
Antonio Robles  www.cronicaglobal.com 1 Enero 2014

Alicia Sánchez Camacho nos ha dado dos lecciones magistrales de lucidez política en una sola semana. Primero diezma a su partido descartando públicamente a Vidal-Quadras para encabezar la lista del PP a las europeas, y después monta una convención política para monopolizar políticamente el unionismo y frenar la sangría de votos que su partido sufre a favor de C’s calificándolo de “partido residual”. Imposible lograr convencer a más militantes de su propio partido de votar a C’s, en menos tiempo.

Lo más paradójico es la causa en la que se basa: la rentabilidad electoral que saca C’s de su firme rechazo a la secesión de Cataluña, o sea, la razón de más peso por la que su partido debería presentar a Vidal-Quadras como cabeza de lista.

La lucidez de Alicia no puede ser más obtusa. O quizás solo sea arribismo político de la peor estopa. Elijan ustedes mismos entre necedad o arribismo. Si no les apetece ninguna de las dos, sigan leyendo.

La lucidez de Alicia no puede ser más obtusa. O quizás solo sea arribismo político de la peor estopa. Elijan ustedes mismos entre necedad o arribismo

De los dos errores políticos, sin embargo, el peor para un ciudadano de calle no es su poca pericia para la táctica política, sino su falta de ética por querer rentabilizar electoralmente valores constitucionales que deberían ser defendidos por sí mismos. Defender la igualdad en derechos y deberes de cualquier ciudadano español viva donde viva del territorio nacional no debe ser objetivo de cálculo electoral, sino la razón última del bien común. Independientemente de quién defienda la igualdad y la libertad en derechos y deberes, cualquier demócrata debería unirse en su defensa en lugar de pegar codazos o envidiar a quienes con mayor coherencia y determinación los defiendes. Eso es patriotismo, el resto es nacionalismo. Español, pero nacionalismo al fin y al cabo. Patriotismo entendido como aquel que ama a su país y nacionalismo como aquel que odia a cualquiera que no es como él.

Quizás lo más patético sea lo de “partido residual” aplicado a C’s. Antes de soltar ocurrencias debería mirar al diccionario de la Real Academia Española. Por aquello de la exactitud. Residual, relativo a residuo. Residuo, “lo que resulta de la descomposición o destrucción de una cosa”. Aplicado a estos tiempos políticos, un partido residual sería aquello que queda después de haber sido reducido a sus despojos. Dígase, por ejemplo, de la UCD de Adolfo Suárez, pues después de ser un partido de poder acabó desmoronándose hasta convertirse en un despojo de sí mismo en partidos menores como el CDS. No es el caso de C’s, al que habría que aplicársele su contrario, ya que de partido germinal, crece y crece hasta inquietar a todo un partido de poder como el PP, aunque sólo sea en Cataluña. De momento. Sin embargo, si nos ponemos flamencos, podríamos aplicárselo al PPC o al PSC, que de partidos florecientes, menguan y menguan hasta comenzar a temer a partidos germinales como C’s en Cataluña o a UPyD en el resto de España.

No hay seriedad en política, y lo que es peor, no hay honestidad. Para un ciudadano corriente como yo, le sobran políticos partidistas y tramposos y suspiro por ciudadanos capaces de sumar y no restar, reconocer la valía de los demás cuando está en juego el bien común y defender siempre y en todo momento la coherencia de las ideas con las que te has presentado al electorado.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ramón de España autor de El manicomio catalán.
Nacionalismo: El malestar en la democracia

Ha inoculado entre la sociedad una tolerancia hacia lo intolerante
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital 1 Enero 2014

Este artículo podría haberse titulado “el lenguaje (totalitario) del nacionalismo” pero lo que ocurre en Cataluña, más allá del desenlace político del órdago soberanista, supera lo que podría considerarse (lamentablemente) habitual en democracia, los políticos nacionalistas no se conforman con utilizar un lenguaje deliberadamente ambiguo o directamente falso.

El nacionalismo usa un lenguaje performativo, ha inoculado entre la sociedad una tolerancia hacia lo intolerante, recurren a figuras retóricas que recuerdan al peor romanticismo de los regímenes totalitarios del siglo XX, el problema es que ese universo de reconocimiento artificialmente construido ha calado entre la población, ya lo puedes escuchar en cualquier contexto o uso social.

Resulta llamativo que el discurso nacionalista siempre recurra a la singularidad identitaria, a la diferencia, a lo propio, a lo nuestro, pero es un nuestro delimitador, es una negación del otro, parece como si tratasen de llenar el thymos platónico, la tendencia del individuo a diferenciarse, con un anacrónico proyecto en el que el individuo se somete a algo superior, allí donde la libertad se mide y se concibe como algo colectivo.

El nacionalismo en Cataluña, después de quitarse la careta de la moderación, se ha convertido en una religión social a la que hay que someterse y hacer profesión de fe, sino quedas expuesto a la maquinaria de la difamación, a la intemperie de la presión social, de las “buenas costumbres”, de la moral politizada. La paradoja es que parten de un “hecho diferencial” pero aniquilan la diferencia, recurren a la singularidad pero combaten lo diverso.

Esta religión civil cuyos dogmas están fundados en mitos y leyendas, en historias imaginadas, en tradiciones territorializadas, está tan enraizada en subconsciente colectivo que nadie repara en la irracionalidad del mismo, en un fatalismo histórico que convierte el devenir en algo irrisorio, en algo ineludible, a poca gente parece importarle haberse convertido en comparsa de un juego político disfrazado de salvación teológica.

Imagino que esto es una respuesta muy humana a quién te ofrece un proyecto colectivizador cuyas consecuencias son el empobrecimiento de la calidad de la democracia y la asimilación del individuo, pero es una asimilación disimulada porque el Sistema tolera una tipo de pluralidad encorsetada en el Dogma, eso le da un barniz de falsa tolerancia, solo cuando llegas a los límites del sistema es cuando sale la hiel de los defensores de la patria.

Si nos damos cuenta, el Gran Timonel del nacionalismo, Artur Mas, en su discurso de fin de año da pátina de legitimidad a los que estamos en contra del Proceso únicamente por nuestra condición de “compatriotas”, compatriotas de una patria inexistente, de una patria imaginada, de una patria construida e impuesta por una minoría que ha actuado como vanguardia asimilacionista de la diversidad cultural y lingüística, del adoctrinamiento ideológico, los irredentos (los botiflers o traidores de la Causa) no somos tolerados como signo de saludable pluralidad democrática, no, lo somos por mera adscripción nacional-ista.

El lenguaje del nacionalismo, ese neolenguaje totalitario de tintes de entreguerras, ha permeado tanto entre el periodismo como entre la intelectualidad orgánica, y como decía más arriba, lamentablemente también entre la sociedad civil, ya no solo es un relato construido con objetivos estratégicos, es la introducción consciente y paulatina de un léxico cuya intencionalidad es más propia de autoritarismos que de democracias.

Siguiendo con declaraciones del Presidente de la Generalitat podemos observar que bajo el ardor del que se cree a punto de crear historia se deja llevar por el auténtico espíritu del romanticismo decimonónico, aquél que politizó y enjauló tras barrotes identitarios excluyentes el ansia de infinitud del Romanticismo original, pues bien, Artur Mas no tiene inconveniente en citar frases de Macià como “…Renacido el espíritu inmortal de nuestra raza, toma posesión victoriosa de esta fortaleza, para celebrar en ella, de nuevo, nuestras Cortes, que dictarán nuestras leyes, en nuestra lengua…”.

Lo realmente sorprendente de esto es que no sorprenda, que para muchos ya pertenezca al sentido común de lo natural, sorprende la tolerancia hacia planteamientos que parecían relegados del relato democrático, pero no, parece que ya es algo normal el hacer referencia a la historia, a la cultura, a la lengua, a la raza…para llevar a cabo proyectos políticos, como si dicho proyecto fuese una verdad autoevidente sustentados en “evidencias”.

No solo encontramos este tipo de discursos en unos alocados, ensimismados y adulados Líderes políticos, también se esconden en las editoriales de los medios de comunicación que viven y sobreviven gracias a la generosidad de los presupuestos públicos, en concreto destacaré el editorial de El Punt Avui del pasado día 25 de diciembre, en el que se podía leer cómo se dirigían al expresidente de la Generalitat Francesc Macià como “El Abuelo Macià”… ¿no parece algo más propio de un régimen como el norcoreano el dirigirse a sus líderes en ese tono paternalista?, ¿no es una forma organicista (y tutelada) de entender la sociedad (catalana)?

El nacionalismo, este nacionalismo desatado, culturalista, historicista y, según parece, de tintes racistas, se siente incómodo en democracia, solo concibe una democracia adjetivada, instrumentalizada, y reducida a sus propios intereses, un nacionalismo que entiende la libertad como una libertad socializada, solo admite al individuo como parte de un organismo superior llamado Nación, un individuo aplastado por la Historia, un objeto cosificado frente a una ideología hipostasiada.

Este malestar en la democracia se vislumbra en las premisas implícitas de los discursos, no en la construcción supuestamente racional de los mismos, dicha incomodidad la encontramos en las contradicciones lógicas en sus reivindicaciones, como la de reclamar “democracia”, o que “nos dejen votar”, o que “escuchen al pueblo catalán”, “a la nación catalana”, y, sin embargo, secuestran la voz de la ciudadanía de Cataluña, secuestro en forma de “consulta predestinada”, en la ocultación de la información, en la manipulación e ingeniería social, en esa forma de hacer pasar por Cataluña lo que son planteamientos de los nacionalistas (catalanas).

Para ejemplificar esta predestinación del referéndum y la apropiación nacionalista de Cataluña (y los catalanes) solo hay que leer algunas de las afirmaciones que Artur Mas hizo al diario italiano “La Repubblica”: “Después de un referéndum tendremos que negociar cómo nos separamos siendo buenos vecinos" o "el referéndum se hará y los catalanes ganarán. Veréis", es decir, el resultado será inequívocamente favorable a la independencia y ¿exactamente a qué catalanes se refiere cuando ganen el referéndum (¿o era consulta?)?...

El malestar en la (y con la) democracia del nacionalismo está en sus formas, en sus tiempos, en el imperio de la ley, en el Estado de Derecho, en la gestión de la incertidumbre, de la pluralidad, de la diferencia, de la disensión, no se sienten cómodos con un devenir histórico abierto e insondable, con el individuo como sujeto de la historia, con la justicia como equidad, en la renuncia de lo “natural” como excusa, en la democracia como fundamento y fin en sí misma..

EL INDEPENDENTISMO SE APROVECHA DE LA PASIVIDAD
http://www.lasvocesdelpueblo.com  1 Enero 2014

Como todas las plataformas catalanas que defienden la unidad de la patria española en la Comunidad Autónoma de Cataluña, la plataforma Som Catalunya Somos España no recibe ni asesoramiento ni recursos económicos tanto del Estado como del gobierno de España para responder desde la base a las múltiples actuaciones de la Asamblea Independentista Nacional Catalana (ANC) que está considerada desde entonces como institución catalana y por lo tanto subvencionada directamente desde los presupuestos del gobierno separatista de la Generalidad de Cataluña.

Nuestro invitado de esta semana es el portavoz de la plataforma Som Catalunya somos España y líder de la plataforma Impulso Ciudadano, el señor José Domingo. La plataforma Som Catalunya Somos España es la plataforma madre que agrupa la mayoría de las asociaciones catalanas cuyo objetivo es la defensa de la unidad de España. El pasado 6 de diciembre 2013 organizó una manifestación histórica donde por primera vez hubo una foto de unidad de los líderes políticos que defienden la unidad de España en Cataluña.

-¿Usted ya ha tenido contacto con el presidente de gobierno o el jefe de estado o la presidenta política del gobierno de España para poner en marcha un movimiento desde la base del pueblo igual que hace la Asamblea Nacional Catalana?

-Está pendiente de… de hecho lo hemos solicitado; entrevistarnos con miembros del gobierno español. Porque… usted incide perfectamente en la filosofía del nuestro movimiento. Nuestro movimiento tiene que tener un apoyo desde la base pero, lógicamente tenemos que tener una cierta complicidad y una cierta solidaridad de las instituciones que representan a todos los españoles y que defienden lo que estamos defendiendo.

-¿cuáles son las condiciones de adhesión a su asociación, Som Catalunya Somos España?
-Nosotros, como militantes, no estamos organizados… empezamos ahora a crear la estructura y de hecho empezaremos a trabajar por ello durante este año. El 6 de Diciembre, logramos un gran éxito de unidad, eso no se puede romper. Nosotros defendemos fundamentalmente esa unidad de acción. Y desde luego, los intereses partidistas deben a nuestro juicio doblegarse, por supuesto que complementan nuestra acción, pero deben doblegarse al criterio máximo: que es establecer y abordar la necesidad de fortalecer la sociedad civil catalana que se siente española.

-¿ha planteado organizar carpas informativas, movilizar la gente para dar más fuerza al gobierno de España y al resto de España de que hay aquí españoles que no se van a rendir…?
-Nosotros tenemos vocación de estar en la calle. De estar en la calle de manera permanente y si bien, reforzarlo de actos puntuales. De hecho, ya de cara al 23 de Abril, el día de la Sant Jordi, nosotros ya tenemos prevista hacer una acción otra vez unitaria para llamar a la sociedad civil catalana a celebrar el día que de verdad representa a todos los catalanes; que es el día de Sant Jordi. Olvidarnos de la necesidad del referéndum de autodeterminación puesto que eso va a fraccionar la sociedad catalana, nos va a perjudicar económicamente, y a demás va a abrir una brecha social de difícil solución. Y de este aspecto, sí que queremos remarcar, que económicamente, socialmente y culturalmente nos interesa seguir en España.

-¿Cree usted que el presidente de la Generalidad actual, el señor Artur Mas está capacitado para seguir gobernando Cataluña?
- está legitimado en la mediad que es el presidente elegido por el Parlamento de Cataluña. estamos ante un gobierno que realmente está fracasando en sus políticas y que todo, lo está empañando y disimulando con una absurda e irresponsable… que ni es querido por el conjunto de los españoles, ni es conveniente por la comunidad internacional; por lo tanto, estamos en una situación de desgobierno, ante una situación de preparación hacia el caos puesto que evidentemente en mi opinión, la consulta de referéndum que se está planteando no va a ser posible y eso está preparándose para una jornada de desobediencia y hacer de la Generalidad de Cataluña una entidad antisistema. Y eso es especialmente grava en una configuración del Estado democrático que tenemos.

-¿Cree usted que el plan soberanista catalán tendrá el mismo final que el plan Ibarretxe que culminó con unas elecciones vascas con las cuales salió por primera un gobierno histórico formado por un tripartito constitucional…?
- Ojalá! Ojalá… evidentemente sería…Como se tenga eso en las elecciones… No lo conozco pero, sí que me gustaría un frente por la unidad de España, de un frente que defiende claramente que lo mejor para Cataluña es seguir en España. Y en esta línea, nosotros apostamos… No sé si… a lo mejor es más complicado visto la diversidad ideológica que existe pero, sí que al menos la posesión de un mínimum comunes de denominadores por parte de los partidos políticos que defienden la unidad de España y que estén en contra de la independencia de Cataluña.

Esperamos que haya reacción concreta desde las instituciones del Estado no para responder como hasta ahora de una institución a otra sino de asistir y trabajar conjuntamente con las plataformas catalanas que defienden la unidad de España desde las bases de la ciudadanía. Evidentemente, el Estado tiene mecanismos legales suficientes para impedir el proceso soberanista catalán pero, nos equivocaríamos si pensamos que la solución sea simplemente política. Se trata de una lucha del día al día, donde solo los ciudadanos son capaces con la complicidad, por supuesto, del Estado para romper y poner fin al cáncer catalán: el separatismo.

"Muy defraudada" por el PP
Pedraza ve la situación "peor que nunca" tras visitar el País Vasco
Ángeles Pedraza despide un año "muy doloroso" para las víctimas del terrorismo y vaticina que este 2014 será aún peor.
Agencias Libertad Digital 1 Enero 2014

La presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, pide que se deje de ver al colectivo como un "estorbo" y advierte de que algo se está haciendo muy mal cuando un niño vasco les grita "asesinos fascistas".

Cuatro días después del comunicado de los presos de ETA y de viajar a cinco municipios vascos donde la banda perpetró diversos atentados, Pedraza opina en una entrevista con Efe que la situación está "peor que nunca" a pesar de que no haya muertos.

Porque se ha instalado con fuerza, asegura, "el odio y el rencor" en el País Vasco, algo que ha comprobado cuando decenas de agentes de la Ertzaintza les tuvieron que escoltar ante los intentos de agresión y las amenazas proferidas el sábado mientras recordaban a las víctimas en las localidades guipuzcoanas de Arrasate, Elgoibar y Eibar, y en las vizcaínas de Durango y Elorrio.

Y aunque relata que fueron muchos los insultos que recibieron, lo que más le impactó fue escuchar a niños de ocho o diez años gritar "asesinos fascistas" o "españoles".

"Esta es la educación que están recibiendo. De verdad algo estamos haciendo muy mal. Me he venido con mucha pena no sólo por lo que está pasando, sino por lo que va a venir", advierte Pedraza, que pese a lo sucedido ve positivo que con estas acciones se desenmascare la "convivencia" y "normalidad" que se pretende vender desde el cese definitivo de la violencia.

Por eso, en el panorama que dibuja Pedraza de la situación no olvida que ETA no ha terminado. "Cuando todos sus presos estén en la calle y vuelvan a pedir la independencia (...) volverán a poner los muertos encima de la mesa".

"Ojalá me equivoque", dice antes de subrayar que a la banda terrorista siempre se le han dado muchas oportunidades y demasiados votos de confianza. Lo demuestran, recuerda, una amnistía en 1977 y hasta 18 treguas. "Cuando no se les ha dado lo que querían han vuelto a matar".
¿Un comunicado positivo?

La presidenta de la AVT no entiende que alguien vea "positivo" el comunicado de los presos etarras en el que asumen el "daño multilateral" causado y se muestran dispuestos a acatar la legislación penitenciaria.

A su juicio se trata de una "broma macabra" y de la exhibición pública de que los reclusos están "subidos y soberbios" porque saben que pueden seguir consiguiendo sus demandas, ya que todo les ha salido "tan bien" después de la anulación de la doctrina Parot.

Con este comunicado, Pedraza refuerza además su opinión de que existe una "hoja de ruta" y que en ella se están escribiendo todas las páginas marcadas por ETA: "Escrito estaba que estuvieran en las instituciones y están", dice Pedraza, convencida de que en esta agenda también figura que no se haya siquiera solicitado la ilegalización de Sortu y Bildu, que Iosu Uribetxeberria Bolinaga esté en libertad, la derogación de la doctrina Parot o que unos 60 presos hayan pasado la Navidad en sus casas.

La siguiente página, apunta, es que "todos se apunten a la vía Nanclares y que Instituciones Penitenciarias inicie expedientes para pasar a sus reclusos a segundo o tercer grado y luego a la calle".

De los más de 400 presos etarras encarcelados en España, la mitad, dice Pedraza, no pueden solicitar "nada" porque no han cumplido ni la mitad de su condena y los cerca de 200 que, según sus cálculos, estarían en situación de pedir beneficios, tampoco deberían lograrlos porque ninguno colabora con la justicia.
Rajoy no da "un paso al frente"

A la espera de la respuesta del Gobierno sobre el pronunciamiento de los presos, Pedraza reprocha al Ejecutivo de Mariano Rajoy que no haya dado "un paso al frente" para decir que ningún etarra saldrá de la cárcel antes de cumplir sus condenas y que se aplicará "la ley de verdad".

"Sólo vale", recalca, que los asesinos colaboren y admitan que no saldrán de prisión hasta que satisfagan íntegramente sus penas. Y apostilla: "Esa sería la verdadera derrota de ETA".

Pedraza confiesa que el PP les ha defraudado "mucho" desde que hace dos años llegó al Gobierno y, aunque está segura de que no está negociando con ETA, sí que esperaban mucho más de él como que no facilitaran la salida de prisión de Bolinaga o que se hubiera opuesto con más firmeza a las excarcelaciones tan rápidas de etarras.

Por ello, lanza un deseo convertido en reclamación para los políticos: "que no vean a las víctimas como un estorbo porque después de 50 años lo único que piden es justicia". Y sin aludir directamente a nadie, solicita a aquellos políticos en los que confiaban que no olviden a las víctimas cuando se han ganado elecciones.
Sin saber la verdad del 11M

Un "abandono" que también reconoce siente a poco más de tres meses de cumplirse el décimo aniversario de los atentados del 11M en Madrid, en el que murieron 191 personas, entre ellas su hija Miriam.

Diez años después sigue existiendo, dice, la incógnita de quién o quiénes fueron los autores intelectuales de la masacre. "¿Por qué nadie mueve un dedo, por qué ni el PSOE quiso saber nada y todo se tapó y por qué a nadie del PP escucho que se va a luchar por saber toda la verdad?".

Para estas preguntas no tiene respuestas, lamenta, pero sí para afirmar sonriente que "por fin" todas las asociaciones e instituciones prepararán juntas y unidas los actos de homenaje que se dedicarán a los fallecidos del mayor atentado perpetrado en España.


Recortes de Prensa   Página Inicial