AGLI Recortes de Prensa   Jueves 2  Enero  2014

Mariano, no te rías que es peor
Marcello www.republica.com 2 Enero 2014

En la catedral de San Patricio de la Quinta Avenida de Nueva York retumban los lamentos navideños del papa Francisco, mientras doblan de tristeza las campanas de la ‘ciudad eterna’ en señal de duelo por el dolor de los miserables de la Tierra, que son cientos de millones. Y todo ello en contraste con el eufórico repicar de la campanilla de Wall Street que da por muy bueno el balance bursátil del malvado 2013, lo que anuncia para 2014 una derrama del cuerno de la abundancia del Imperio, de la que algo nos caerá a los españoles que estamos apostados bajo la mesa de la opulenta cena del emperador y rey negro, Baltasar.

La América de Obama, este presidente debilitado por su Congreso y fisgón de la intimidad internacional, empieza a vibrar al son de la nueva y pujante economía que impide circular por el centro comercial de Nueva York, donde deambula una marea humana en la que más de la mitad de los viandantes hablan español, el hermoso y hoy poderoso idioma de don Miguel de Cervantes del que se quieren desprender los provincianos políticos del territorio catalán. De allí, como ya lo anunció Marcello, vino a la ‘gran manzana’ el conde de Godó, Javier, para tomar un dry martini en Cipriani juntó a la insaciable garganta de la Apple Store, que no cesa de engullir clientes en memoria del sabio Steve Jobs. Y dice el conde que este año España y Cataluña ‘van a sufrir mucho’, pero añade que ‘no pasará nada’ a la vez que reconoce que La Vanguardia se pasó de frenada en favor del independentismo, pero que ahora empieza a rectificar de la mano de Marius Carol, que está al llegar.

También viene a los EEUU el presidente español, don Mariano Rajoy Brey, el de las calzas verdes, para ser recibido en Washington por Barack H. Obama y darle en las narices a Artur Mas en eso de la pelea diplomática donde acaba de entrar Margallo como un panzer, de acuerdo con la que es su verdadera vocación militar más que diplomática. Rajoy se hará una foto con Obama en el despacho oval, y el presidente negro agradecerá el apoyo de España al escudo antimisiles, que no sirve para nada porque para eso están los drones dando vueltas y disparando sin parar.

Una buena foto de Rajoy con el emperador viste de colores el hábito del monje español y le hace esbozar a nuestro presidente esa espantosa sonrisa que nunca debe mostrar sin riesgo de aparecer con aires bobalicones, que luego ni el Photoshop pueden arreglar. Y menos aún con el descaro y la facilidad con la que le han quitado en el Hola al rey Juan Carlos I más de veinte años de un tirón. Para que luego vaya diciendo Corinna desde su nuevo nido de amor londinense que el monarca español ‘es un anciano que lucha por su salud’. A ella en esa otra portada de Hola, con la fastuosa pulsera de diamantes, también le metieron Photoshop a granel de la mano de la tercera esposa de Juan Villalonga, que es convecina monegasca de la Corinna, ahora convertida en señorita de compañía de los Grimaldi.

Mariano, no te rías que es peor. Prudencia, Majestad, con tanta foto y tanta televisión porque el Photoshop lo carga el diablo, y luego el pueblo enfurecido y desesperado tiende a cargar contra el poderoso que más sale en televisión. ¡Ése es el culpable!, dirán con ira los desamparados del pueblo español cada vez que vean al monarca en televisión. Le ha pasado también a Obama en sus horas bajas, pero ahora que repica la campanilla de Wall Street con tanta alegría y facilidad al emperador negro se le agranda la sonrisa y piensa que está en condiciones de recuperar apoyos y fama en su segundo mandato presidencial. No en vano, en este país -y en todo el mundo- la economía, o las cuentas y no los cuentos, son lo esencial. Rajoy cree que él puede hacer lo mismo que Obama y lograr que en España se produzca el milagro del Maná o de los panes y los peces o del vino de las bodas de Caná. Pero América es América, y España sigue siendo un viejo galeón que antes fue carabela cuando llegó a estas tierras que creyeron Las Indias, y que luego resultaron ser el Imperio del nuevo mundo. Un galeón que todavía tiene empaque y hechuras para navegar airoso por el ancho mar, a nada que juntó al timón de la nave se sitúe un avezado y valiente capitán.

Los planes del Gobierno para 2014: recaudar, recaudar, recaudar (y una alternativa)
Antonio España El Confidencial 2 Enero 2014

Seguramente han visto alguna vez a un crío pequeño, sea alguno de sus hijos, sobrinos o nietos, jugar con juguetes que simulan, en vivos colores, las herramientas de carpinteros, fontaneros y otros oficios manuales. Probablemente se han fijado también en que la herramienta favorita de los niños es el martillo, con el que igual clavan un clavo de juguete, que un tornillo, que les “arregla” alguna lámpara o cualquier otro objeto decorativo de su salón. Pues bien, esta conducta, formulada como “dele un martillo a un niño, y pensará que todo son clavos”, responde a lo que el filósofo Abraham Kaplan denominara la ley del instrumento en su obra de 1964 The Conduct of Inquiry, y es justamente lo que ocurre con el Gobierno, que creen que van a resolver a martillazos fiscales los problemas de nuestra economía.

Si por algo se ha caracterizado la acción de gobierno del gabinete de Mariano yalopensarémañana Rajoy durante el 2013 que hemos dejado atrás, es por su esmero en 'clavarnos' a impuestos, tasas, cotizaciones y otras exacciones fiscales a los españoles. Un atosigamiento fiscal capitaneado por el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Taxman Montoro, y al que alegremente se han unido otros miembros del Ejecutivo, como los ministros de Justicia –entrada en vigor desde enero de 2013 de las tasas judiciales–, de Industria, Energía y Turismo –nuevos impuestos a la generación vigentes también desde el 1 de enero de 2013– o de Empleo y Seguridad Social –subida de las bases de cotización el pasado mes de septiembre–.

Y es que a veces uno no puede evitar imaginarse las reuniones del Consejo de Ministros discurriendo como aquel delirante sketch de los irreverentes Monty Python titulado Tax on Thingy –impuestos a eso, en español– en la que altos cargos del Gobierno se devanan los sesos en encontrar todo tipo de nuevos conceptos disparatados para gravar a sus ciudadanos.

El último clavo ha sido la publicación el pasado 21 de diciembre de una nueva subida de los impuestos al trabajo cuyos efectos sufrirán en 2014 las empresas, especialmente aquellas intensivas en mano de obra y con márgenes más ajustados, y los trabajadores con los salarios más bajos –aquellos que no superan las bases máximas de cotización–. Así, la ministra Fátima Báñez nos ha colado de rondón un nuevo incremento de las cotizaciones a la Seguridad Social. Lo ha hecho, además, en sábado, en vísperas de Navidad, y como una disposición final deslizada, como quien no quiere la cosa, en un real decreto ley que, para mayor escarnio, reza en su título que es para "favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores".

Lo que necesita España no es más recaudación, sino menos gasto público y menos impuestos. Hasta que no entiendan esto, las medidas del Ejecutivo serán un obstáculo más que el sector privado tendrá que continuar sorteando para salir de la crisisY el año 2014 que acabamos de estrenar no parece que vaya a suponer un cambio de tendencia, tal y como dejaba muy claro el propio ministro de Hacienda en la entrevista publicada el pasado lunes en el diario Cinco Días. Así, ante la primera pregunta sobre la futura reforma tributaria, ofrecía una respuesta de tres párrafos en la que casi una de cada veinte palabras era “recaudar” –o alguna de sus formas léxicas–. La obsesión de Montoro por recaudar es digna de psicoanálisis. Todo ello, por cierto, recurriendo como argumento de autoridad a Milton Friedman, atribuyéndole erróneamente el dudoso mérito de ser inventor de la progresividad, tal y como acertadamente le enmendaba John Müller en su columna de El Mundo.

Víctima inequívoca de la ley del instrumento de Kaplan mencionada más arriba, racionalizaba Montoro el “que trate de recaudar más, porque, si no, este país nunca saldrá de la crisis”. Leyendo al ministro, no cabe la menor duda de que todos nuestros problemas económicos le parecen clavos a los que golpear con el 'martillo dorado' de la fiscalidad, como demuestra esta otra perla: “Recaudaremos más en el sentido sano de recaudar más”, que decía sin ruborizarse. Y, para colmo, proclamaba que “el ajuste de la plantilla pública ha concluido”. O sea, que para el titular de Hacienda y Administraciones Públicas ya estamos en el nivel óptimo de asesores, cargos de confianza, directivos de empresas públicas, etc.

Yerra de plano el ministro si así piensa que va a contribuir a que 2014 sea el año del inicio de la recuperación, como su jefe ha anunciado triunfalmente. Antes bien, si se sigue empeñando en lastrar el crecimiento económico con sus políticas confiscatorias, el fin de la crisis no llegará hasta día del Juicio Final –por la tarde– o hasta el día en que Rajoy tome una decisión, lo primero que ocurra. Pues lo que necesita España no es más recaudación, sino menos gasto público y menos impuestos. Hasta que no entiendan esto, las medidas del Ejecutivo serán un obstáculo más que el sector privado tendrá que continuar sorteando para salir de la crisis.

Imagínense, sin embargo, el boom que supondría para la economía española si se redujeran el IRPF y las cotizaciones sociales –para el empleado y la empresa– en un muy conservador 5%. Conque la actividad económica generada por la mayor renta disponible de los trabajadores y los menores costes salariales de las empresas supusiera una mínima reducción de 2 puntos en la tasa de paro –algo que no parece descabellado–, ello supondría un estímulo estimado de 24.000 millones de euros, que irían directos a la economía allí donde más se necesitan. Todo ello con un efecto estimado sobre el déficit de 16.000 millones que podrían compensarse eliminando las subvenciones, además de la reducción ya prevista de los costes financieros por la menor prima de riesgo.

Y las condiciones de contorno son incluso más propicias para acometerlas si se dispone de la perspicacia, pasión y agallas que pedíamos aquí mismo hace doce meses, y que los ciudadanos y empresas han demostrado tener de sobra durante este año, mientras que han brillado por su ausencia en el Gobierno. Si empezábamos el 2013 con la prima de riesgo en 400 y el Ibex en 8.100 puntos, imagínense qué no podrá hacerse en 2014 con la prima casi a la mitad, el selectivo acercándose ya a los 10.000 y un sector exterior pujante. Existen, pues, alternativas al martillo fiscal de Montoro basadas en la reducción de impuestos, el adelgazamiento del Estado y la liberalización real de la economía. Sólo falta que el Gobierno quiera reconocerlas.

Un año más, quiero aprovechar antes de despedirme para agradecerles el interés mostrado en 2013 y desearles todo lo mejor para 2014.

Discursos de taifas
EDITORIAL Libertad Digital 2 Enero 2014

Aunque existan algunos datos macroeconómicos que pueden avalar el optimismo del Gobierno de cara a una recuperación económica durante el año que acabamos de empezar, nada parece indicar –todo lo contrario– que España vaya en 2014 a empezar a superar su más grave y duradera depresión, que no es otra que su crisis como nación y Estado de Derecho. De hecho, todo apunta a que la desvertebración que sufre por culpa de un modelo autonómico disgregador y mal diseñado, agravada por la irresponsable condescendencia de los distintos Gobiernos centrales –muy especialmente los dos últimos– va a proseguir su lacerante camino.

Basta echar un vistazo a los discursos de fin de año con los que algunos presidentes regionales tratan ridículamente de emular a los jefes de Estado para darse cuenta de que el modelo autonómico, lejos de constituir un resorte para una pronta recuperación, va a seguir siendo un ingobernable reino de taifas y una rémora.

Así, que el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, centre su discurso en la crítica a la recién reforma de la ley del aborto muestra hasta qué punto desconoce lo que de verdad preocupa a los extremeños, o lo que figuraba en el programa de su partido respecto del aborto.

Tampoco parece conocer muy bien el mundo en el que vive la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díez, quien ha citado la corrupción sin decir una sola palabra de los ERE o de la UGT, al tiempo que ha animado a los andaluces a "la tarea de recuperar los derechos perdidos y las libertades vulneradas" sin indicar a qué perdida de derechos y libertades se refería.

La palma se la lleva, como era de esperar, el discurso de Artur Mas, quien, sin hacer una sola mención a la crisis económica y a los casos de corrupción que asuelan Cataluña, se ha dedicado a hablar del pueblo catalán como si se tratara de una nación subyugada durante trescientos años que está próxima a recuperar su libertad.

El discurso del presidente catalán sería en muchos aspectos cómico si no resultara dramático por culpa de la pasividad de quien preside el Gobierno de la Nación. Rajoy, sencillamente, no se quiere dar por enterado de la gravedad de una crisis nacional que se agudiza y que ya tiene fecha de estallido con una ilegal y engañosa consulta secesionista en Cataluña prevista para el 9 de noviembre. Nada nos tiene que extrañar que el Gobierno vasco también haya planteado hace escasas semanas un desafío a la Nación con el anuncio de una consulta separatista para 2015.

La única positiva excepción a tan deprimente espectáculo la ha aportado, nuevamente, Ignacio González. El presidente de la Comunidad de Madrid ha empezado por reconocer la gravedad de una crisis en la que aún estamos inmersos y que no se reduce al ámbito económico. González también ha señalado las esperanzas que puede concitar una política austera y de menor presión fiscal como la suya. Paradójicamente, ha sido el discurso de este dirigente autonómico el que mayor conciencia y gravedad ha transmitido respecto de la crisis institucional, en contraste no sólo con los delirantes y esperpénticos discursos de los demás dirigentes autonómicos, sino con el irresponsable silencio que mantienen el jefe del Estado y el presidente del Gobierno.

La Comunidad de Madrid es el mejor ejemplo que el presidente del Gobierno de España podría utilizar para mostrar a todos los Gobiernos autonómicos los buenos resultados que dan el compromiso con España y una política que apueste por una sociedad civil cada vez más fuerte y abierta. Que la Comunidad de Madrid sea, por el contrario, la que peor trato y mayores pullas dialécticas recibe del Gobierno del PP indica hasta qué punto, con Rajoy al frente, lo peor de la crisis nacional está aún por llegar.

El estado de la Justicia
José Luis Manzanares www.republica.com 2 Enero 2014

No es que el estado de la Justicia sea peor a finales de 2013 que al comienzo del año, pero sí que sus enormes carencias son aún más evidentes, sobre todo en su lucha contra la corrupción. Como han denunciado los jueces decanos durante su reciente XXII Reunión en Sevilla, nuestros juzgados de instrucción pueden estar preparados para combatir la criminalidad tradicional representada por los delitos de sangre, los robos o los hurtos, pero no para a una corrupción poco menos que institucional, en la que los delincuentes se ocultan tras imaginativos trabajos de fontanería que facilitan el latrocinio o el desfalco.

El juez de instrucción combatirá en solitario contra prestigiosos despachos de abogados que disponen de equipos de especialistas y abundantes medios. No ocurre lo mismo con el apoyo logístico del Consejo General del Poder Judicial, el Ministerio de Justicia y las Comunidades Autónomas a la Administración de Justicia según un reparto de responsabilidades inimaginable en cualquier empresa. No sabemos lo que tardaría en quebrar, por ejemplo, El Corte Inglés, con semejante dirección compartida. Pasarán meses antes de que lleguen un juez de apoyo, un secretario o un auxiliar. O un ordenador. Contamos con médicos forenses desde hace mucho tiempo, pero nos faltan peritos contables, financieros e informáticos, con garantías de imparcialidad e independencia.

El resultado está a la vista. Procesos penales que se prolongan durante seis o doce años con numerosos cambios de juez, requerimientos de auxilio judicial que llevan demasiado tiempo, particularmente cuando afectan a altos dirigentes políticos, sindicales o financieros. Luego, si hubiere condenas, la pena se reducirá precisamente por esas dilaciones indebidas de las que ninguna culpa tienen las víctimas concretas o la ciudadanía en general. Y después vendrán los recursos al Tribunal Supremo y al Tribunal Constitucional. En el peor de los casos, los mayores de setenta años –de algo ha de servir el tiempo ganado-, disfrutarán de la libertad condicional rápidamente, mientras que otros alegarán para conseguirla esa mala salud de la que suelen adolecer los grandes delincuentes de cuello blanco. Mención aparte merecen los aforamientos y otros privilegios que, poco respetuosos con el principio de igualdad ante la ley, dividen en dos la Administración de Justicia, una para el común de las personas y otra, se supone que mejor, para algunos centenares de agraciados.

El protagonismo de la jurisdicción penal en la lucha contra los delitos de corrupción deja en segundo lugar, aunque también sean graves, las deficiencias de los restantes órdenes jurisdiccionales. Las tardanzas en obtener una sentencia firme y la inseguridad jurídica no se dan sólo en la jurisdicción penal, pero ésta es sin duda la de mayor relevancia social porque la corrupción se encuentra a la cabeza de las preocupaciones de los españoles. Sin olvidar lo que supone como elemento disuasorio para la inversión extranjera.

El panorama se ensombrece aún más con la futura ‘administrativización’ de conductas que hoy son faltas penales. En lugar de aumentar el número de jueces, dotarles de mayores medios e incluso crear juzgados de barrio o municipales para castigar rápidamente tales infracciones, como sucede en otros países, la reforma del Código Penal que tramitan actualmente las Cortes Generales opta por la sanción administrativa porque, dada la escasa entidad de los hechos, la garantía de una inmediata intervención judicial resultaría demasiado cara. La paradoja es que en adelante, con el paso de las multas penales a las administrativas, su importe se multiplica astronómicamente. Eso sí, los insolventes nada tienen que temer porque, a diferencia de lo que ocurre con las multas penales, para las administrativas no hay arrestos sustitutorios. Esto significa que sólo se sancionará a una parte de los infractores. El resto podrá conculcar impunemente –como ya ocurre hoy- cualquier ley administrativa, reglamento u ordenanza municipal. Las alternativas del trabajo en beneficio de la comunidad y otras semejantes son papel mojado.

Volviendo al principio, lógico es que los ciudadanos desconfíen de sus jueces cuando ven el trato escandalosamente benévolo que reciben quienes se han enriquecido con los dineros públicos, aunque estuviesen destinados a paliar el paro o provengan, para más inri, de alguna entidad sin ánimo de lucro. Los responsables de las ruinas de nuestras cajas de ahorro se irán de rositas y, en todo caso, ninguno devolverá el botín. Así piensa, y es de temer que con razón, la mayoría de los españoles.

Verdad es que las leyes son deficientes, que los tribunales son las cenicientas de nuestros presupuestos y que es particularmente difícil luchar contra una corrupción consolidada durante años al amparo del “hoy por mí mañana por ti”. Pero también es cierto que la percepción directa del ciudadano es que la respuesta de los tribunales peca de tardía e insuficiente. Y si alguien considera que hay alguna exageración en estas líneas, sírvase consultar las encuestas sobre el grado de credibilidad de las instituciones en general y de la Administración de Justicia en particular. Por fortuna, parece que las cosas nos van mucho mejor en el motociclismo, fútbol y natación femenina. No deja de ser un consuelo.

SOBRE EL GOBIERNO Y MONTORO
Ussía se carga la línea de "La Razón" con un artículo de puro realismo
El Semanal Digital 2 Enero 2014

El "columnista estrella" del diario de Planeta se ha apeado del "todo bien" de su periódico sobre el Ejecutivo de Mariano Rajoy y sus componentes poniendo en evidencia a aquél y al PP.

Alfonso Ussía se ha quedado a gusto en su primer artículo de 2014, titulado ¡Salvados!, un alegato a favor de la clase media y en contra de la política esquilmadora del Gobierno de Mariano Rajoy y, en concreto, de su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el "más cruel y socialista de la Historia de España".

Un ministro al que Ussía acusa de no meter mano, tributariamente hablando, a los más ricos mientras que esquilma a la clase media. Y el columnista no se corta un pelo a la hora de dar entender el por qué: "En España los multimillonarios han incrementado su fortuna en mas de un veinte por ciento. Pero están exentos de tributar a Hacienda, porque Montoro prefiere asegurarse su futuro".

Ussía también tiene un recuerdo para "mis amigos saqueados por Montoro" y a los que "la felicidad se la ha robado un Gobierno que dice ser de derechas y defensor de la libre economía y del rendimiento del esfuerzo individual".

"En mi periódico nos garantizan que estamos salvados una relación de personas que lo han pasado extraordinariamente mal en los últimos dos años", afirma, citando a Juan Rosell, Antonio Brufau o Ángel Ron, entre otros, "y otros empresarios en apuros", concluye con tono sarcástico.

El mismo que tiene cuando asegura que "el Partido Popular combate con fiereza la corrupción, como el PSOE, Izquierda Unida y los sindicatos".

Otra política lingüística sí es posible
Mercè Vilarrubias www.cronicaglobal.com 2 Enero 2014

Como en todos los otros puntales del proyecto político nacionalista/independentista, la política lingüística (PL) ha sido sometida a un pensamiento único blindado a toda crítica. Sucede con el déficit fiscal, las infraestructuras, la interpretación de la Historia, etc. Pero es que, además, la PL recae en el corazón de la catalanidad, la que se considera su esencia, que es la lengua. Por eso, toda la PL -y no sólo la inmersión- es considerada una línea roja que ningún gobierno español ni grupo organizado en Cataluña puede ni siquiera soñar en modificar.

Es lógico que amplios sectores de ciudadanos piensen que la PL que sigue la Generalidad es la única posible para promocionar y proteger el catalán. Nunca ha habido en los medios de comunicación catalanes un debate sobre modelos alternativos de promoción de una lengua minoritaria. La Generalidad siempre ha presentado su PL como la única posible y ha convertido cualquier crítica, por razonable que fuera, en una actitud españolista que quiere atacar el catalán. La desinformación en este tema es, como en tantos otros, escalofriante.

El hecho, no obstante, es que existen modelos alternativos a la PL de la Generalidad. Un modelo alternativo de PL sería aquel que promovería y protegería el catalán pero que lo haría de manera diferente de cómo se ha hecho hasta ahora. Existe una amplia bibliografía académica sobre este tema y tenemos documentadas las muchas experiencias de promoción de una lengua minoritaria en muchos países del mundo. La PL como campo de estudio académico surge a partir de las experiencias de los años 1950 y 1960 cuando los diversos países de Oriente Medio, Asia y África salen de la colonización y quieren establecer sus lenguas autóctonas como lenguas oficiales y de uso mayoritario, a veces junto con la lengua colonial, a veces sin ella. Las experiencias son variadas, desde la masiva promoción del swahili en Tanzania a la introducción del hebreo en Israel.

También en Europa existen muchos casos de promoción de lenguas minoritarias. De hecho, prácticamente todos los países de Europa tienen grupos de población que hablan una lengua diferente de la mayoritaria de cada país. En el Reino Unido, el galés, en Eslovenia, el italiano, el alemán y el húngaro, en Holanda, el frisón, en Francia, el occitano, el bretón, el catalán y el alsaciano, entre otros, en Dinamarca, el alemán, en Finlandia, el sueco. Todos estos países, en mayor o menor medida, tienen planes de PL y sus experiencias están documentadas y analizadas.

Así pues el mundo es muy grande, las experiencias en el campo de la PL son diversas y el conocimiento que tenemos sobre como implementar buenos programas es amplio, después de medio siglo de estudios académicos sobre el tema. En primer lugar, podemos decir que hay dos grandes orientaciones en el campo de la PL: la corriente de intervencionismo débil y la corriente de intervencionismo fuerte. Como sus nombres indican, la primera orientación es la que piensa que los gobiernos tienen que intervenir poco en la PL, que tienen que elaborar e implementar unas líneas generales pero que tienen que dejar hacer, que las mismas dinámicas sociales ya llevarán a un equilibrio entre lenguas o un mayor uso de la lengua que se quiere promover. La orientación de intervencionismo fuerte, al contrario, piensa que el gobierno tiene que legislar en todos los ámbitos posibles y que el dirigismo desde los poderes públicos es imprescindible si se quiere hacer progresar una lengua. El modelo catalán de PL es, sin lugar a duda, el segundo.

Dentro de esta orientación de intervencionismo fuerte, el modelo catalán de PL parte de un diagnóstico muy particular: Cataluña es monolingüe y el castellano es un accidente de la Historia. Este es el diagnóstico que hizo la Generalidad ya en el primer Plan de PL de 1983 (actualmente el que está en vigor es el segundo, de 1998). En lógica consecuencia, el objetivo de los dos Planes será el de modificar esta anomalía.

Toda la PL está al servicio de la idea que Cataluña es monolingüe. Por lo tanto, lo que se promueve no es la presencia del catalán en los ámbitos públicos sino la presencia exclusiva del catalán. Esto lo vemos en la administración pública, que es una Administración monolingüe. En contraste con esto, podemos pensar en una Administración escrupulosamente bilingüe: ¿no aseguraría una Administración bilingüe la presencia y progreso del catalán en este ámbito? Lo mismo es aplicable a la educación, con unas escuelas bilingües, donde también estaría asegurada la presencia y uso del catalán. Se podría haber legislado para crear una Administración bilingüe y una educación bilingüe pero no era esto lo que se quería hacer. Lo que se quería y quiere hacer es reparar la anomalía de la presencia del español y configurar instituciones que operen únicamente en catalán.

Actualmente, toda la PL está orientada a vencer al español. Esto se intenta materializar en páginas y páginas de normativas lingüísticas, obsesivamente detallistas, que llegan a legislar en qué lengua tienen que estar todos y cada uno de los letreros y anuncios que hay en cualquier departamento o institución de la Generalidad.

Un cambio en este desafortunado estado de cosas requeriría introducir en Cataluña un modelo alternativo de PL. ¿Cuál podría ser un modelo alternativo al actual? Para empezar, aquel que hace un diagnóstico esmerado de la realidad: que Cataluña es bilingüe y que la promoción y protección del catalán se tiene que hacer dentro de este marco si se quiere que tenga éxito y que sea socialmente justa. Este marco sería el de promover el catalán como lengua que convive con el castellano y no como lengua que se le opone.

Con un bilingüismo escrupuloso, la presencia del catalán estaría asegurada, y seria, además, una medida que contaría con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos

Con este modelo alternativo, la filosofía de la PL cambiaría significativamente. El nuevo modelo entendería que la mejor manera de promocionar una lengua minoritaria es hacer un programa en positivo. Por lo tanto, los mensajes estarían orientados a seducir e invitar, a despertar el interés y la curiosidad por la lengua, y a conseguir que muchos hablantes del español y otras lenguas, de manera voluntaria, llegaran a hacer suyo el catalán y lo utilizaran en todos aquellos contextos donde se sintieran cómodos.

Por otro lado, en todos los ámbitos de la Administración, el objetivo general de este nuevo modelo sería conseguir un bilingüismo efectivo: señalización e informaciones públicas bilingües, una Administración bilingüe y unas escuelas bilingües. Con un bilingüismo escrupuloso, la presencia del catalán estaría asegurada, cómo hemos visto anteriormente, y seria, además, una medida que contaría con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos. En contraste, la PL actual estipula que lo que tiene que haber en la administración pública es presencia exclusiva del catalán.

Respecto al sector privado, la orientación general sería premiar en lugar de castigar. Por ejemplo, una medida sería proporcionar una subvención razonable a todos aquellos comerciantes que quisieran rotular anunciar y/o informar sobre sus negocios en catalán, sea sólo en esta lengua sea junto con el castellano. En contraste, actualmente tenemos un modelo punitivo, que castiga con multas a los comerciantes que no anuncian su negocio en catalán.

Finalmente, este modelo alternativo de PL entendería que algunos ciudadanos hablantes de otras lenguas declinaran participar en este proyecto de hacer suyo el catalán y que optaran por funcionar exclusivamente en español o, en círculos más pequeños, en inglés o en árabe. De hecho, esta es la realidad en todas partes. Cuando los nacionalistas dicen que todos los que viven en Cataluña tienen que dominar el catalán, esta pretensión no tiene parangón en la realidad. No todos los que viven en Inglaterra hablan inglés, ni todos los que viven en Suecia hablan sueco ni todos los que viven en Madrid hablan español. La aspiración no tendría que ser todos los ciudadanos, sino cuanto más, mejor.

En conclusión, otra política lingüística sí que es posible, una que promueva y proteja el catalán dentro de un marco de aceptación de la realidad bilingüe de Cataluña y con una promoción de la lengua en positivo.

Cajitas
Nota del Editor 2 Enero 2014

La política lingüística catalana debería consistir en dotarles de unas cajitas para que en ellas puedan guardar el catalán, y dejen de pretender ser los permanentes protagonistas de todas las malas noticias.

A ver si se enteran de que si alguien pretende preservar una lengua, en caso alguno puede pretender hacerlo con los hijos prójimos.

Cataluña no es bilingüe, Cataluña no tiene lengua, lengua para poder hablar sólo tienen las personas. Pueden decir que en Cataluña hay algunas personas que conocen algo de catalán, y hay muchísimos catalanes que no tienen ni idea del catalán, y son catalanes de pura raza, de madre y padre catalanes también de pura raza, pues cuando los niños vienen a este malvado mundo, no tienen idioma alguno.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Terrorismo
El Síndrome de Estocolmo promovido
Juan de Dios Dávila Libertad Digital 2 Enero 2014

El Síndrome de Estocolmo es una reacción psicológica en la cual la víctima de un secuestro, o una persona retenida contra su voluntad, desarrolla una relación de complicidad, y un fuerte vinculo afectivo, []con quien la ha secuestrado. Se debe, principalmente, a que malinterpretan la ausencia de violencia contra su persona como un acto de humanidad por parte del secuestrador (…) Las víctimas que experimentan el síndrome típicamente muestran dos tipos de reacción (…) Por una parte, tienen sentimientos positivos hacia sus secuestradores, mientras por otra parte muestran miedo e ira contra las autoridades.

El colectivo de presos de la banda asesina ETA acaba de lanzar un comunicado en el que, entre otras perlas, dice:

Somos rehenes de los Estados español y francés y a través de sus funcionarios sufrimos a diario el acoso del sistema carcelario construido para aniquilarnos tanto a nosotros como a nuestros familiares y amigos.

En su comunicado, los presos pertenecientes a la banda terrorista, que se niega a disolverse, indican en todo momento que la razón de sus asesinatos fue la implantación de un proyecto político al que no renuncian, y además acusan de "enemigo de la paz" a quien se opone a dicho proyecto político. Esto es un chantaje que se puede formular de la siguiente manera: si usted se opone a mi proyecto político, me obligara a tener que tomar de nuevo las armas y matarle, y la culpa será suya por oponerse a mi proyecto político.

Lo que más llama la atención es cómo es posible que miembros del Gobierno de Rajoy, e importantes medios de comunicación, celebren el comunicado como parte de la derrota de ETA. Y me llama la atención porque una simple lectura del comunicado revela una organización terrorista que sigue imponiendo su hoja de ruta, si queremos que no vuelva a asesinar.

La hoja de ruta marcada por los etarras se muestra en diversos párrafos, entre ellos el siguiente:

[Es necesario] Adaptar el entramado jurídico a la situación política. Cambiar radicalmente la política penitenciaria y priorizar el fin de la dispersión. Reconocer nuestros derechos, posibilitar nuestra vuelta a casa e impulsar la solución integral a la actual situación política.

Básicamente, no ha cambiado nada, excepto que ETA está viendo una posibilidad real de que se permita la ruptura de España, a través del nacionalismo catalán. En esa situación, la organización criminal lanza un comunicado a través de sus presos en el que se indica que está dispuesta a no matar; pero no porque matar esté mal, sino porque ve factible que su proyecto político de secesión no solo sea consentido, sino promovido desde las propias instituciones españolas, como lo es el Gobierno de la Generalidad de Cataluña. La no disolución de ETA es una clara muestra de que, en caso de que su proyecto político no tuviera éxito, volvería a asesinar; de hecho, su mera existencia es el chantaje del matón que advierte de que puede volver en cualquier momento.

Curiosamente, en ese comunicado los etarras dan como vía aceptable la línea de acción que el Gobierno de Zapatero inició y el de Rajoy ha consagrado.

(...) podríamos aceptar que nuestro proceso de vuelta a casa –nuestra excarcelación y de manera prioritaria nuestro traslado a Euskal Herria– se efectuasen utilizando cauces legales, aun cuando ello, para nosotros, implícitamente conlleve la aceptación de nuestra condena. Compartimos que tanto la ley como su aplicación cumple una función esencial de cara al futuro, ya que han de ser utilizadas para fortalecer los pasos que hayan de darse.

Leyendo este comunicado, para mí queda claro que estamos en medio de un hoja de ruta que ETA pactó con Zapatero y que Rajoy está siguiendo. Rajoy ha hecho una serie de gestos, la excarcelación de Bolinaga, las excarcelaciones masivas tras una sentencia del TEDH que no tenia por qué haberse ejecutado como se ha llevado a cabo, y ahora ETA, a través de sus presos, le dice al Gobierno del Partido Popular que va por buen camino, aunque siempre recordando que el paso definitivo es que permita el proyecto político de ETA.

El Gobierno de Rajoy está promoviendo una gran campaña en pro del Síndrome de Estocolmo colectivo, de manera que si el terrorista está dispuesto a no matarnos, siempre y cuando accedamos a hacer lo que quiere, entonces debemos estar agradecidos a la banda asesina y bendecir las excarcelaciones masivas que el Partido Popular está promoviendo.

Gravísimos han sido los asesinatos de ETA, pero más grave será que el proyecto de los terroristas llegue a su culminación, ya que, además de dejar sin sentido el sacrificio de tantos españoles, dejará a los pies de los nacionalistas a millones de españoles. El nacionalismo catalán empuja hacia ello y ha puesto fecha para el falso referéndum; el PNV ya se ha subido al carro; y ETA acaba de dar el visto bueno a esos pasos. ¿Qué hará el Gobierno de Rajoy para impedirlo? Por ahora, se promueve un gran Síndrome de Estocolmo colectivo, en el que parece que hay que agradecer a ETA que no nos mate y consentir que su proyecto totalitario, secesionista y marxista se lleve a cabo.

Juan de Dios Dávila, exconcejal del PP en Hernani, es hermano del teniente coronel Fidel Dávila, asesinado por ETA en 1993. Actualmente preside la Fundación Unidad + Diversidad.

2014, el ano catalán
Javier Orrico Periodista Digital 2 Enero 2014

Lo que los catalanes quieren es lo que el amable escritor Zapatero les concedió en aquel Estatut que el Tribunal Constitucional, en un día sensato, y gracias a algún magistrado de izquierdas de los de antes, limpió como no lo habían hecho las Cortes sociatas. Si un Rajoy anterior a sí mismo no hubiera ordenado presentar el recurso que dio pie a la sentencia del Constitucional, hoy Cataluña nos tendría bajo la bota de su Reich espumoso más de lo que ya nos tiene.

Recordemos, a modo de cata,que el Estatut limitaba su aportación fiscal, imponía que casi la quinta parte de las inversiones del Estado se realizaran allí, los elevaba a nación, expulsaba a la lengua española de Cataluña y garantizaba que nunca perderían su lugar de privilegio económico aunque otros lo hicieran mejor. Hasta les concedía derecho de veto en decisiones que afectaran a toda España, mientras el Estado quedaba excluido de Cataluña. Es decir, disponía una relación como la del PSC con el PSOE: yo intervengo en vuestros asuntos, pero vosotros estáis fuera de los míos. No era siquiera una confederación, sino una relación de vasallaje. La que tienen desde hace ciento cincuenta años, pero legal, escrita.

Ahora pretenden ocultarlo, para que no se sepa en el mundo que son los señores los que quieren separarse de los siervos. Y aún hay ‘pensadores’ de izquierda que culpan de la secesión a la sentencia. Llevan razón. Nunca debimos dejar de poner el culo. Nos quieren suyos. Y ya empiezan a correr los encargos de vaselina. Constitucional, claro.

Cataluña: ¿Hacia un apartheid nacionalista?
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital 2 Enero 2014

… (Artur Mas dixit) “…tan catalán es el que vota que sí (en el referéndum de autodeterminación) como el que vota que no…”, como pueden ver los que no queremos que nos dividan, los que no queremos que nos manipulen, los que no creemos necesaria ni oportuna ninguna consulta rupturista, no somos considerados por el President, quizás para él solo seamos esa quintaconlumna que tanto le molesta, esa voz en el desierto de la homogeneización política nacionalista…

Hubo un tiempo en el que la xenofobia, la obsesión indentitaria y la diglosia se escondían bajo felices soflamas que, en verdad, únicamente trataban de influir en una población poco propicia al adoctrinamiento, hablo de la infame era pujolista, cuando el ínclito Jordi Pujol no dejaba ninguna ocasión o foro para repetir aquello de “catalán es aquél que vive y trabaja en Cataluña”.

De vez en cuando el expresidente de la Generalitat se paseaba por algunos de los barrios aborrecidos por el actual nacionalismo, se mezclaba entre la gente, les hablaba en catalán, les hacía sentir como si formasen parte de un todo, como si las instituciones catalanas fuesen realmente integradoras, el problema es que el objetivo no era integrar, sino asimilar, era un plan sistemático de aculturación y politización identitaria.

Pues bien, ya han pasado más de 35 años desde la restauración de la Generalitat, y la metódica planificación de la “construcción nacional” parece estar dando sus frutos, esta mostrando su verdadera cara, su verdadera esencia intolerante –peligros de los que ya nos advirtieron en 1981 los firmantes del llamado “manifiesto de los 2300”-, su tergiversada versión de la democracia y una intolerable perversión del lenguaje.

Ahora tenemos un nuevo presidente en la Generalitat, un gobernante que ha renunciado a representar a todos los catalanes, un dirigente convertido en agitador de artificiales mayorías, un hábil manipulador gracias a los onerosos medios de comunicación que mantienen la ficción independentista, Artur Mas siempre recurre, siempre se escuda, en la democracia, pero vacía de contenido el concepto, desdibuja su espíritu, hace creer que la palabra hace la cosa.

En Cataluña hemos pasado de “catalán es el aquél que vive y trabaja en Cataluña” a (Artur Mas dixit) “…tan catalán es el que vota que sí (en el referéndum de autodeterminación) como el que vota que no…”, como pueden ver los que no queremos que nos dividan, los que no queremos que nos manipulen, los que no creemos necesaria ni oportuna ninguna consulta rupturista, no somos considerados por el President, quizás para él solo seamos esa quintaconlumna que tanto le molesta, esa voz en el desierto de la homogeneización política nacionalista, esa disidencia que lucha por la pluralidad democrática.

Entre las perlas que Artur Mas expresó en la entrevista laudatoria del pasado lunes, dijo cosas como “…el foco hay que ponerle en poder votar…es el sistema democrático, la democracia en “estado puro”… todos los votos son igualmente respetables…”, palabras vacías, instrumentalización de las democracia.

Cuando piden votar se les olvida (u ocultan) que solo piden votar por y para la independencia, que cuando reclaman una “democracia en estado puro” solo buscan un proceso constituyente (saltándose “el gobierno de las leyes” y el estado de derecho), proceso que nada o muy poco tiene que ver con la democracia, en verdad lo que quieren es una escisión con el Resto de España, una relegación de la identidad española en Cataluña…una división entre catalanes.

Si analizamos las palabras de Artur Mas, dando plácet de catalanidad a quiénes participen en una consulta ilegal, se vislumbra, se hace constatable, que Cataluña es una sociedad fracturada por las ambiciones políticas de un trasnochado romanticismo culturalista, si, además, leemos la interpretación que hace ERC de la pregunta de la consulta, vemos cómo la diglosia lingüística ya ha permeado en los principios básicos de la democracia: en el de igualdad y representatividad.

La pregunta “inclusiva” está diseñada para que solo los que quieran la independencia puedan llegar hasta el final, es decir, el que vota “no” al primer apartado queda apeado del proceso, se le aparta de esta especie de segunda vuelta conformadora de aclamaciones independentistas, pero no solo eso, quienes decidan votar “no” a lo del “Estado” y no a la independencia serán considerados votos nulos…todo está diseñado para la ruptura, todo por, para y hacia la Victoria.

Yo soy de los del no y no, pero a lo que me niego es a que nos obliguen a elegir entre sensibilidades, entre identidaes, me niego al adoctrinamiento, a la homogeneización, a la manipulación política, a la utilización ideológica de las instituciones, a la democracia aclamativa, a la fractura en dos de la sociedad catalana, me niego y me aterra que en muy pocos foros, en muy pocas charlas informales nadie repare en este especie de apartheid político sustentado en la interiorización de una moral de esclavo antidemocrático.

EL AÑO DE... ARTUR MAS
El órdago soberanista del president
Las pretensiones del líder de la Generalitat ya tienen fecha: el 9 de noviembre. Una consulta que cuesta 5 millones de euros, mientras la comunidad sigue recortando servicios sociales
Cristina Alcalá Estrella Digital 2 Enero 2014

El líder de CiU cierra 2013 como el año que consiguió lanzar el órdago soberanista al Gobierno. Ahora le toca a Rajoy recoger el guante y decidir cómo afrontar esta posible ruptura del país. De momento, los primeros pasos ya los ha dado: ha denunciado la ilegalidad de la consulta y asegura, sin que le tiemble el pulso, que la recurrirá al Constitucional si el nacionalista no da marcha atrás. “La soberanía y la unidad de España no es negociable”, declaró Rajoy al poco de conocer la noticia. Set y punto de partido. Hagan sus apuestas.

Matrimonio de conveniencia con ERC
Artur Mas, reelegido ‘president’ a finales de 2012, perdió apoyos respecto a la anterior legislatura de hace dos años, por lo que se ha visto obligado, irremediablemente, a gobernar de la mano de Esquerra Republicana (ERC), los socios que le auparon hasta la Jefatura con sus 21 diputados. Muchos opinan que esta unión ha sido la que ha empujado al dirigente catalán a darse prisa con el referéndum independentista, que se celebrará el 9 de noviembre del próximo año. Problemas en la organización han retrasado una fecha que muchos querían más cerca de la Diada y la consulta escocesa del 18 de septiembre de 2014.

Si en la primera cuestión gana el "sí", pero en la segundo el "no", las ganas de independizarse quedarán en papel mojado
Contará además con dos preguntas: “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado?”, y en caso afirmativo, “¿Quiere que este Estado sea independiente?”. Si en la primera cuestión gana el “sí” pero en la segundo el “no”, las ganas de independizarse de España se quedarán en papel mojado. No obstante, diez meses en política es una eternidad, por lo que la situación seguirá dando que hablar.

La partida presupuestaria destinada a la votación será de 5 millones de euros, que podrán ser ampliables si el Ejecutivo colabora en las infraestructuras electorales, algo que no se prevé de momento, a pesar de que ambas partes mantuvieron este verano reuniones secretas para hablar sobre la consulta y los presupuestos autonómicos. Parece que la Generalitat sí cuenta con dinero en sus arcas públicas, olvidándose de que hace unos meses las farmacias catalanas se pusieron en huelga por el impago de más de 416 millones de euros.

Desde la Generalitat aún no saben cómo formalizarán el plebiscito, si a través de un decreto o por votación en el Parlament. Como tampoco han determinado los apoyos que necesitan, como mínimo, para que sea válida. Lo que sí tienen claro es que si le impiden realizar el referéndum, utilizarán otras vías: elecciones anticipadas con carácter plebiscitario para 2016, las terceras en menos de seis años. “Rajoy ha dicho que no habrá negociación, ¿es esa la respuesta de un demócrata?”, critica Mas en su último ataque contra el Ejecutivo central.

Las encuestas dan la espalda a Mas
Varias medios se han adelantado y han ofrecidos los primeros datos orientativos sobre el sondeo. Según el diario El Mundo, el 35% de los catalanes votarían “sí” a la independencia, frente al 39,1% que se opondría a la secesión. Más optimistas son los de El Periódico, quien otorga un 44% en caso afirmativo y un 36% en contra, lejos también de un mayoritario consenso. El dirigente catalán ya ha dejado clara su postura: “como persona votaré sí”. ¿Acaso se esperaba menos?

Mas intenta internacionalizar su acción, buscando precedentes en los países del entorno

¿Podría ir a prisión?
A pesar de estos resultados, el Govern cuenta con el apoyo de ERC, ICV y CUP, mientras que Ferraz y Génova señalan indignados la ilegalidad de la consulta de autodeterminación. Bajo el lema “Let us vote” (“Dejadnos votar”), Mas intenta internacionalizar su acción, buscando precedentes en los países del entorno. Si finalmente lo consiguen, como ha reconocido el president catalán, quedarán fuera de la Unión Europea. “Si una parte de España se independiza, sale de la Unión y los tratados dejarían de aplicarse”, detalló Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, tras su reunión en La Moncloa.

Pero, ¿qué consecuencias legales supondrá la formulación de la consulta? De celebrarse, Artur Mas se expondría a la inhabilitación de su cargo público, a la suspensión de la autonomía e, incluso, a ir a la cárcel, algo que, como ha asegurado, no le da miedo de que ocurra.

La corrupción llega a la Generalitat
Aunque su año político gira entorno a este tema, los escándalos en corrupción también han acorralado a su partido. El secretario general de la CDC (el partido de Mas), Oriol Pujol, dejaba su cargo tras ser imputado por un presunto delito de tráfico de influencias en el ‘caso ITV’. Pero no ha sido el único. La reputación del partido también fue manchada por el supuesto desvío ilícito del dinero del Palau de la Música, donde la CDC fue considerada la responsable civil a pagar 3,2 millones de euros.

Pelillos a la mar, etarras
Carlos Iturgaiz Estrella Digital 2 Enero 2014

El día de los Santos Inocentes fue la fecha elegida por las víctimas del terrorismo para organizar acertadamente varias manifestaciones por diferentes localidades del País Vasco con el objetivo de recordar, dignificar y pedir justicia allá donde jamás se había manifestado nadie en favor de las víctimas del terrorismo, incluso cuando se habían perpetrado horribles atentados en esos municipios visitados por la AVT.

Ese mismo día, el colectivo de presos de la banda terrorista de ETA contraprogramó estos actos de las víctimas del terrorismo con un comunicado, enviado a su periódico de cabecera.

Durante el transcurso de esos actos por tierras vascas, las víctimas del terrorismo fueron insultadas por los radicales, y entre las lindezas que les escupieron, hay una que no deja de ser dramáticamente verdad cuando ladraban los proetarras diciendo: “Los nuestros en la calle, los vuestros en el hoyo".

Ladraban los proetarras diciendo: “Los nuestros en la calle, los vuestros en el hoyo"
Esta frase es la demostración más palpable de la chulería y arrogancia en la que se mueve todo ese mundo radical hoy día, ya que se ven vencedores en lo que ellos denominan conflicto, y de la misma forma cuando ven signos que les dan alas a ese mundo como en esa frase que espetaban a las víctimas al modo de pensamiento de “joderos que os hemos matado a vuestros seres queridos y Bolinaga se descojona de vosotros tomando chiquitos en Mondragón, y encima os ganamos en Estrasburgo para que nuestros gudaris estén ya en la calle en libertad con nosotros".

Lo peor y más dramático para los demócratas y las víctimas de este país, es que no les falta razón, y en esa chulería característica de ellos se coloca el actual comunicado de los presos de ETA.

A los comunicados del mundo de ETA siempre les he querido dar mínimos comentarios, entre otras cosas para no hacerles propaganda mediática que es lo que desean los terroristas, y siempre he dicho y sigo diciendo que debemos tomarlos como papel higiénico, pero reconozco que al oír las declaraciones sobre este comunicado de algunos nacionalistas y socialistas, volviendo a echar las campanas al vuelo de nuevo, como cuando dijeron que el terrorismo se había acabado para siempre, me encendieron la curiosidad de leerlo y me ha servido para volver a reconfirmar varias cuestiones.

Los comunicados del mundo de ETA debemos tomarlos como papel higiénico
Que la propaganda etarra continúa como siempre, utilizando una sarta de mentiras y patrañas donde lejos de abandonar definitivamente el terrorismo continúan con su esperanza en el proceso negociador que originó Zapatero, del cual se derivan estas decisiones, donde todos saben que el papel de los presos es fundamental, entre otras cosas, por la división que existe en ese mundo, ya que a ellos les vendieron la moto que estarían pronto libres y en la calle. Por ese proceso además se movieron hilos en Estrasburgo para derogar la política Parot y a partir de ahí, seguir moviendo fichas para que fuesen saliendo de las cárceles los terroristas de ETA.

Pero entre lo más sangrante, es que con toda desfachatez, los asesinos etarras vienen a decirnos en este comunicado algo así como que pelillos a la mar, y que aquí no ha pasado nada.

Pretenden que les apliquemos lo que yo llamo la teoría del interruptor, es decir, que apaguemos ese interruptor ahora y que nos olvidemos de todo lo que ha pasado hasta este momento, que hagamos una especie de amnesia colectiva, poniendo el contador a cero por el bien del mal llamado proceso de paz.

Los asesinos etarras vienen a decirnos en este comunicado algo así como que pelillos a la mar
Con toda su desfachatez, estos criminales vienen a decirnos también en ese comunicado que han sido un poco traviesos y malos, pero por culpa de los estados represores español y francés que además son unos torturadores y unos carceleros y que tan injustamente les han encarcelado todo este tiempo. Y vienen a recordarnos que si esto se hace así, si les van liberando, por su parte están dispuestos a olvidarse del sufrimiento que les han hecho pasar en las cárceles, donde los funcionarios sistemáticamente les torturan, según ellos, y que está a la par del daño que ellos han causado a la sociedad española y a lo que estos asesinos de ETA encarcelados han puesto nombre en el comunicado como "daños multilaterales generados como consecuencia del conflicto". Y lo peor es que no se les cae la cara de vergüenza al hablar de multilateralidad cuando todos sabemos que sólo ha existido la unilateralidad de los verdugos de ETA.

Utilizan la misma retórica de siempre, es decir, todo es situar en el mismo plano a víctimas y verdugos, a conflicto y Estado, y en sus perversas ecuaciones finalmente se colocan los criminales como víctimas del Estado opresor, no habiendo ni un ápice de autocrítica y estar su comunicado lleno de exigencias sin reciprocidad alguna. Y no las hay ni las puede haber porque desde Sortu, su portavoz Arraiz hace pocas semanas se ufanaba y no se arrepentía del pasado de Batasuna, es decir de ETA.

Utilizan la misma retórica de siempre, todo es situar en el mismo plano a víctimas y verdugos
Como dice la famosa canción italiana, parole parole parole, porque en definitiva, nada de disculparse, nada de arrepentirse, nada de resarcir económicamente a las víctimas, nada de abandonar las armas.

Por lo que la respuesta contundente de un Estado democrático debe ir acompasada a lo que quieren la gran mayoría de los españoles, que no es otra cosa que los asesinos cumplan íntegramente sus condenas.

Ahora estos criminales buscan pactar con el Gobierno su salida de prisión, no olvidemos que son las mismas alimañas que esperaban en Oslo a que este Gobierno negociase con los etarras poner precio político a la paz siguiendo la hoja de ruta que diseñó el anterior gobierno socialista de Zapatero. En Oslo, los asesinos etarras se quedaron fríos y congelados cono la climatología noruega esperando la respuesta que nunca llegó del Gobierno, como debe ser.

Ahora, lo que muchos españoles queremos y deseamos es que sigan esperando sentados en sus celdas por muchísimo tiempo si piensan que con este comunicado van a pactar su libertad.

Continuando con Unamuno
Ernesto Ladrón de Guevara latribunadelpaisvasco.com 2 Enero 2014

La semana pasada dejé inconcluso un artículo en el que, apoyándome en las sabias reflexiones antropológicas de Unamuno, analizaba el presente educativo en nuestro país.

Resultan muy aleccionadoras varias expresiones de uno de los maestros más referenciales de nuestro pasado y presente para entender el mundo de hoy.

Sigo con las citas:
Referente al vascuence –tal como él llamaba a la lengua Euskara- decía:

“Se extingue sin que haya fuerza humana que pueda impedir su extinción. Muerta por ley de vida. No nos apesadumbra que desaparezca su cuerpo, pues es para que mejor sobreviva su alma […] enterrémosla santamente, con dignos funerales, embalsamado en la ciencia, leguemos a los estudiosos tan interesante reliquia” “El vascuence desaparece rápidamente y, además, que a nosotros los vascos nos conviene que desaparezca. Para la moderna lucha por la cultura necesitamos una lengua de cultura y el euskera no lo es. Es un instrumento complicado y embarazoso su caudal léxico cuyo uso corriente es, como no puede menos de ser, muy limitado”

Esto dicho así, seguramente propiciará el mesado de cabellos de muchos. El euskera, más allá de su valor antropológico, ha sido convertido en un tabú, en un totem. Incluso en tribunas políticas a mí me ha sucedido que, habiéndose discutido sobre el sexo de los ángeles y puesto en cuestión todo, se me decía… “dejemos el euskera fuera del debate político” de la misma manera que cuando yo, siendo adolescente, se me decía en el colegio de frailes que el sexo era tabú. No se podía hablar de sexo porque era pecado.

Pues bien. El euskera ha sido un instrumento de acción política, sobre todo en las escuelas. Se diga lo que se diga y como se diga. Y quien no lo quiera ver no lo verá, pero por ello no se cambia la realidad. Unamuno sigue teniendo razón hoy, pese a los más de tres mil millones de euros gastados desde la transición en políticas linguísticas, y la presión política a su favor que ha incluido el matar al disidente o perseguirlo.

Sigamos. Decía Unamuno: “Lengua sí, gramática no, religión sí, catecismo no; […] creo que el niño debe aprender en la escuela pública aquellos principios religiosos según los sentimientos de la casi totalidad de sus conciudadanos, los de aquellos que se creen más desprendidos de tales principios” Unamuno era partidario de una escuela laica, lo cual no significaba, igual que hoy no debe significar, la eliminación de la formación religiosa, que consideraba fundamental por dos razones: por una parte para dotar al alumno de una visión trascendente de la vida, y por otro para que conociese las raíces culturales de su civilización, de naturaleza judeo-cristiana.

Por eso afirmaba que… “a los niños no se debe enseñarles sólo para que sepan ganarse la vida y valerse en ésta con lo que aprenden en la escuela, hay que enseñarles también para adquirir una concepción unitaria y total del universo, para que puedan hacer una filosofía” Demasiado pretencioso para el mundo de hoy, apresurado y superficial, ajeno a todas las cosas fundamentales.

Respeto a la utilización de los niños, tema tan recurrente en anteriores artículos míos, expresaba: “Y así, evocando mi alma de niño, la de mi único día de la infancia, con mis almas de maestro –no de catedrático-, de padre y de abuelo, veo con espanto el espectáculo inhumano de esos pobres niños a quienes padres, y lo que es peor, madres, desalmados, les obligan a mantener enhiesto el brazo derecho con el puño cerrado y en proferir estribillos de odio y de muerte y no de amor. O a que oigan acaso eso del ‘amor lilbre’ que no es tal amor. Delante de unos niños –acaso hijos suyos- decía una de esas desalmadas que mientras supieran ellas, las de su ganadería, quienes eran los padres de sus crías, no habría progreso en España” Y yo añadiría con el puño abierto. Que, según recuerdo de mi infancia, se nos obligaba en formación de columnas y filas, frente a la escuela, mientras se cantaba el cara al sol. Pero eso Unamuno no pudo verlo por morir con anterioridad.

Recuerdo, cuando tuve la desdichada decisión de aceptar mi nombramiento como delegado de educación en Álava, dependiente de la Consejería de Educación con Rekalde, que hordas de padres militantes de la causa abertzale iban a manifestarse frente a mi domicilio, acompañados de pobres críos de menos de 12 años, que gritaban exaltados contra mi persona. No sé qué hice yo para merecer tales improperios. Pero me dejó una tristeza interior profunda, que aún conservo, ver cómo se incendiaban las almas de esas angelicales criaturas con el odio y la animadversión. Nada más antieducativo que aquello, fueran cuales fueran las motivaciones, incluyendo la hipótesis de que yo estuviera equivocado en mis planteamientos.

También decía Unamuno: “Eso de querer enseñarle al niño las cosas de bulto y que le entren por los sentidos, además de tener gravísimos inconvenientes conduce a errores que difícilmente se deshará más tarde. Las ramplonerías de aquel llamado positivismo, que tantos estragos produjo a mediados del siglo anterior, provenían en gran parte de ese error. Al declarar la guerra a la metafísica se declaró la guerra al pensamiento creador y se desconoció que el mundo de los fenómenos es una creación del espíritu. […] Eso del intuiticionismo, mal entendido y peor aplicado, reposa en una concepción grosera y materialista de la ciencia. Se desconoce lo que es la abstracción. Se llega a creer que la geometría es una ciencia experimental en el mismo sentido en que lo es la fisiología. Y así no es de extrañar, que encontremos catedráticos de geometría que dicen no creer en la inconmesurabilidad porque no pueden representársela groseramente. Es decir que imaginándose que una línea es una serie de puntos a la manera grosera que con lentejas o granos de trigo se puede formar una cadena derecha, no concibe la continuidad” Yo no voy a hacer ningún comentario al respecto. Sería estropear la sabia reflexión del sabio.

Bueno… pues de aquellos lodos estos barros. Y seguimos.

Feliz año 2014. O mejor dicho… deseo un feliz año a quienes se lo merezcan, y tengo muy claro algunos que no se lo merecen. La felicidad hay que alcanzarla, es un estado emocional, un sentirse a gusto consigo mismo. Una satisfacción por el deber cumplido. Un estar en coherencia con los propios principios vitales. Una posición constructiva y positiva ante sí mismo y ante los demás. Una construcción permanente del propio ego soportada en valores y creencias que tienen como esencia el hacer el bien. Si no hay esos componentes es imposible la felicidad. Y así y todo…

Unamuno dijo muchas más cosas interesantes, de rabiosa actualidad, pero para no extenderme en demasía lo dejaré para un próximo artículo.


Recortes de Prensa   Página Inicial