AGLI Recortes de Prensa   Sábado 4  Enero  2014

ESQUEMAS MENTALES
Aleix Vidal-Quadras www.gaceta.es 4 Enero 2014

Un español tipo trabaja medio año para alimentar la máquina estatal en sus tres órdenes, central, autonómica y local.

Hace varios años que el gasto público supera ampliamente en España los ingresos del Tesoro, lo que se ha venido traduciendo desde 2009 en déficits alarmantes. Cada ejercicio presupuestario, las Administraciones consumen mucho más dinero del que los españoles aportan en impuestos, y no porque los ciudadanos paguen poco a Hacienda teniendo en cuenta el elevado nivel de la tributación sobre la renta, el notable coste de las cargas sociales, el sablazo que se propina a los réditos del capital y el considerable peso del IVA. A todo ello hay que añadir las diversas tasas municipales y otras exacciones de diversos órdenes sobre numerosos actos y transacciones que se realizan derivados de la actividad económica. Es famosa la estimación de que un español tipo trabaja medio año para alimentar la máquina estatal en sus tres órdenes, central, autonómica y local, mientras que sólo se le deja disponer para su propia vida y sus propios proyectos la mitad de lo que gana con el sudor de su frente. Estamos, pues, en un régimen fiscal al que poco le falta para merecer el duro apelativo de confiscatorio. Si a este saqueo de los bolsillos de individuos y empresas le correspondiese una cantidad y calidad de servicios públicos que justificase tan exigente aportación, se podría discutir la necesidad de esta distribución tan desfavorable a la libertad de la gente, pero desafortunadamente basta verse en la tesitura de tener que acudir a la Justicia o de solicitar asistencia médica o de escolarizar a la prole o de matricularse en la universidad púbica o de abrir un negocio, para advertir que las prestaciones que se reciben a cambio de un esfuerzo fiscal individual tan agobiante no son ni mucho menos las esperadas.

Este año que acabamos de cerrar el Gobierno pugna, y es bastante probable que no lo consiga, por incrementar la deuda en un volumen que no sobrepase el 6.5% del PIB, o sea un desequilibrio del orden de 70000 millones de euros. La conclusión a la que llega cualquier persona sensata es que procede disminuir el gasto corriente de las Administraciones de manera drástica antes de que el endeudamiento nos asfixie por completo e hipoteque nuestro futuro por varias generaciones. Sin embargo, los partidos políticos, lejos de tomar medidas en consonancia con la gravedad del problema, se resisten tanto como pueden a adelgazar una maquinaria gigantesca e ineficiente de la que viven y, digámoslo con la inevitable claridad que el asunto requiere, a la que roban a mansalva. Su esquema mental se basa en ver a España como una nación de contribuyentes, cuando deberían concebirla como una nación de creadores de riqueza. Tanto el PP como PSOE quieren que los españoles produzcan para mantener el Estado y ya es hora de que aparezcan opciones políticas que propicien un Estado que facilite que los españoles se mantengan a sí mismos.

La deuda aprieta cada vez más
Primo González www.republica.com 4 Enero 2014

El aumento de la deuda española, en especial de la deuda del Estado, será uno de los asuntos que merecerá en el año que comienza una especial atención ya que la elevada cuantía del déficit público y el importante volumen de deuda pública ya acumulada ponen en tensión los circuitos de financiación. España va a tener que pedir en los mercados de capitales más dinero que nunca para financiar la cuantiosa deuda acumulada, una deuda que ya roza el equivalente al valor de la producción anual de la economía, es decir, del PIB. El coste estimado para el conjunto del ejercicio ronda los 36.600 millones de euros, más de la mitad de lo que ingresa España en concepto de turismo, una de nuestras principales fuentes de riqueza.

El esfuerzo relativo es bastante considerable ya que en Europa hay algunos países de mayor dimensión y bastantes más recursos (y mucha más población) y que sin embargo tienen menos deudas que nosotros. Un caso posiblemente ejemplar es el de Alemania, que hace años afrontó la costosísima reunificación del país y tensó al máximo sus finanzas públicas. Pero a lo largo de los años, e incluso con la dura crisis económica de por medio, Alemania ha ido ajustando sus deudas de tal forma que en el año 2014 va a tener que emitir tan sólo 205.000 millones de euros, cifra sensiblemente inferior a los 243.900 millones de euros que tendrá que emitir el Estado español para hacer frente a sus necesidades financieras del ejercicio. En el caso de Alemania, es la cifra de emisión más baja desde antes de la crisis, en el año 2007.

Alemania emitirá un 17% menos deuda este año que en el año 2013 mientras el importe de las necesidades de financiación españolas será un 5% superior. Esta diferencia en el volumen total de emisión es uno de los motivos (no el único) por los que los inversores exigen mayor precio a las emisiones españolas que a las alemanas. Alemania se ha estado financiando a coste prácticamente cero en los últimos meses en una buena porción de sus emisiones de deuda mientras el coste medio español ha superado, en algunos tipos de deuda, el 4%.

El año que empieza exigiría a los españoles trabajar todo el año, los doce meses, para pagar esta impresionante deuda si se amortizara de una sola vez. Como hay mercados de capitales en los que los Estados, al igual que las empresas, se pueden financiar, pidiendo prestado el dinero a plazos de diversa duración, la devolución de esa ingente deuda se puede alargar y realizar de forma algo más cómoda. Aunque no mucho más.

En los primeros meses del año iniciado, España tendrá que afrontar ya un duro calendario de amortizaciones. Este año vencen unos 150.000 millones de euros en el conjunto del ejercicio, es decir, alrededor del 15% de toda la deuda. Pero en los cuatro primeros meses se concentran algo más de 80.000 millones de euros, en especial en enero y en abril, dos meses en los que vencen 25.000 millones de euros en cada uno de ellos. Habrá este año cuatro meses con amortizaciones por encima de los 25.000 millones de euros, los dos ya mencionados más los de julio y octubre.

El comienzo del año no parece, a pesar de todo, complicado para el Tesoro, ya que la presión a la baja en los tipos de interés se mantiene. Este martes, el tipo a 10 años (el más representativo para las emisiones a medio y largo plazo, ya que sirve de referencia a la mayoría) ha bajado por debajo del 4%, cosa que apenas había logrado en los últimos años más que de forma esporádica. El diferencial de tipos con Alemania se ha situado casi al borde de los 200 puntos básicos y hay algunos expertos que aseguran que este año veremos diferenciales de tipos con Alemania por debajo de los dos puntos de interés.

Empleo: un optimismo fuera de lugar
Fernando Glez. Urbaneja www.republica.com 4 Enero 2014

El optimismo gubernamental por las cifras de paro (y digo paro en vez de empleo, que es lo relevante) es inquietante, revela que esta gente no está en la realidad, que viven en la propaganda y la obsesión electoral. La filtración tramposa un día antes del paro registrado era presagio de lo peor, se trata de una mala práctica que va contra los códigos escritos y no escritos de la publicación estadística, lo cual es otro indicador de la baja calidad democrática y del poco fuste de los gobernantes.

Y vamos con los datos: es obvio que el retroceso ha tocado fondo y los datos de paro registrado y afiliación de diciembre confirman la tendencia materializada a lo largo del año de freno en la destrucción de empleo. El paro registrado a finales del 2013 (4,7 millones de personas) disminuye en casi 150.000 y es la primera vez que ocurre desde 2007.

No obstante el registro de parados en las oficinas de empleo es el dato menos consistente de todos los referidos al empleo. El de afiliación a la Seguridad Social tiene más relevancia y refleja un descenso de la afiliación el año 2013 de 64.000 personas. Se trata de una de las cifras de caída más baja de la serie desde que comenzó la crisis y que en breve se tocará fondo en esa serie.

Pero tocar fondo en el número de afiliados no significa necesariamente que se estabilice la cifra de ingresos; de hecho, a finales de noviembre las cotizaciones sociales contabilizaban para todo el año una caída del 2,8%, frente a un incremento de las prestaciones del 4%. Lo cual indica que la diferencia entre ingresos y gastos crece. Los nuevos cotizantes producen menos ingresos que la media y son insuficientes para garantizar las prestaciones a los nuevos pensionistas. Los pensionistas aumentaron el año 2013 en 147.000, insuficientemente financiados por menos cotizantes.

El discurso oficial de los secretarios de estado del Ministerio de Empleo (antes trabajo), ambos políticos profesionales es triunfalista, insistente en los aspectos más favorables, reiterativo en los porcentajes decimales con signo positivo, pero alejado de los problemas reales, inconsciente de la tarea pendiente después de seis años de crisis que se han llevado por delante más de tres millones de cotizantes y de puestos de trabajo, y que ha llevado al sistema de Seguridad Social a una situación de insuficiencia financiera, que este año superará los 10.000 millones de euros, a pesar de un aumento significativo de las transferencias del Estado para pensiones no contributivas y subsidios de paro.

El mapa español de empleo es calamitoso, el mayor problema nacional y uno de los mayores de Europa, que inquieta a la señora Merkel y a los dirigentes de la Comisión Europea y de todos los organismos económicos internacionales.

El optimismo con el que el Gobierno español valora que el descenso se detiene es obsceno, irresponsable y poco inteligente, la opinión pública percibe la realidad que vive más allá de la estadística agregada y el análisis favorable y arreglado de la misma. En resumen, diciembre ha sido el mejor mes para el empleo desde hace años, pero solo supone que el paro para, pero el empleo no crece.

fgu@apmadrid.es

4.702.338 derechos violados.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 4 Enero 2014

Ese es el dato oficial de paro en las oficinas del INEM. Mariano Rajoy les ha llamado 4.702.338 sueños de lograr un empleo, que yo les llamo pesadillas. La euforia indisimulada se ha apoderado de un PP que ha sido el primero en asombrarse de los frutos de una reforma laboral lesiva para los intereses de los trabajadores y que fomenta un empleo de baja calidad y totalmente inseguro sin una base estructural económica sólida. El que baje el paro es siempre una buena noticia. Lo que quizás no lo pueda ser es la incogruencia entre ese dato de reducción en casi 147.000 personas y el descenso de cotizantes a la Seguridad Social en el 2013 de casi 90.000 afiliados. No se pueden disociar ambos datos sin incurrir en un error de análisis de la situación laboral en España.

Porque ¿qué pais puede enorgullecerse de que casi un tercio de su población laboral dependa de las Administraciones sin ningún valor añadido y nula influencia en el PIB? Un Gobierno que no tiene voluntad de hacer esa reforma esencial para su propia credibilidad y para acabar con una situación de injusticia social de clientelismo partidista a costa de los impuestos de todos los españoles. Porque mientras esos beneficiados por la prevaricación de los partidos políticos se dedican a sestear en sus poltronas con escandalosos salarios públicos, el resto de españoles han de plantearse abandonar España en busca de los puestos de trabajo que aquí ni encuentran ni existe voluntad de crear.

Me parece una tremenda hipocresía y falta de sensibilidad el que Mariano Rajoy hable de "sueños", cuando son derechos violados que deben ser atendidos con la máxima prioridad. Es una tremenda hipocresía hablar de recuperación económica basada en los datos macroeconómicos de la famosa "prima de riesgo" que de nombrarla ya nos es muy familiar aunque nada entrañable,o del saneamiento de la banca a costa del endeudamiento brutal de España que se estima para este año en más de 650 millones de euros diarios, o de la balanza de pagos por el incremento de las exportaciones de empresas,básicamente internacionales comunitarias, afincadas en España.

Nadie puede dudar que es preferible que disminuya el paro, aunque este sea como consecuencia de la emigración de españoles como en la década de los 60 del pasado siglo, o por la vuelta paulatina y contínua de los inmigrantes a sus países de origen. España ha dejado de ser un destino soñado y solo se ha convertido en la puerta de entrada más cercana para acceder al paraíso de la UE. Lejos queda el llamamiento del socialista Caldera animando a la inmigración en "El Dorado" español del trabajo. Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, la depresión de sectores como el de la construcción naval o el automovilístico -solo disimulada a base de generosas y cuestionadas subvenciones-, y el secuestro de la financiación de la banca por parte del Estado para su propio sostenimiento, solo se puede considerar como un espejismo este dato de disminución del paro.

España sobrevive gracias al esfuerzo de las PyMES, de los autónomos obligados a serlo, al esfuerzo familiar de protección de sus miembros (y "miembras" para los incultos) y a la inercia de los grandes grupos empresariales que, no obstante, ven como sus resultados son cada año más negativos y reflejan la verdadera situación de un mercado deprimido por los impuestos, por los bajos salarios y por el miedo a un futuro imprevisible. Si no se lo creen investiguen por ejemplo en las cuentas de "El Corte Inglés" paradigma del consumo. Y cual es la solución del Gobierno de Mariano Rajoy? "Permitirán que quiera subir los impuestos", exprimir al enfermo hasta que exhale el útimo aliento.

'Derecho a la esperanza' pero no a la euforia
EDITORIAL El Mundo 4 Enero 2014

MARIANO RAJOY definió 2014 como «el año de la recuperación» en la rueda de prensa posterior al último Consejo de Ministros y añadió que los españoles pueden tener «un fundado derecho a la esperanza». Probablemente ni siquiera el presidente del Gobierno pensaba a finales del año pasado que los primeros datos de 2014 le iban a dar la razón al llenar este «derecho» de contenido. Por lo menos en estos primeros días. La prima de riesgo cerró ayer por debajo de los 200 puntos -el nivel más bajo desde la llegada del PPal Gobierno-, la rentabilidad del bono a diez años se situó en un cómodo 3,89% y sobre todo, se conoció el mejor dato de desempleo de diciembre de la historia: 107.000 personas menos apuntadas en las listas del paro y 64.097 cotizantes más a la Seguridad Social.

Con estas cifras, el año pasado fue el primero desde 2006 en el que bajó el número de parados en términos interanuales, rompiendo la tendencia que marcaba una media de 544.000 desempleados más al año desde el comienzo de la crisis. Es muy significativo, además, que para ver un comportamiento anual mejor del paro registrado haya que remontarse a 1999, cuando la economía crecía a un ritmo superior al 4%. El secretario de Estado de la Seguridad Social, Tomás Burgos, afirmó que «en pocas semanas, uno o dos meses como máximo, habrá tasas positivas de afiliación». Es decir, el Gobierno confirma que el cambio de rumbo del mercado laboral es un hecho, como declaró Luis de Guindos hace tres días.

El propio PSOE, a través de Valeriano Gómez -que hay que recordar que era ministro de Trabajo con Zapatero y ha encabezado la oposición contra la reforma laboral del Gobierno- tuvo que reconocer que las cifras de paro de 2013, en comparación con las del ejercicio anterior, son «buenas» y reflejan una «mejora sin duda alguna de la situación».

El hecho de que la economía española haya conseguido estos buenos resultados con medio año en recesión es, desde luego, para sentirse satisfecho, y supone un balón de oxígeno para el Gobierno al comienzo de un nuevo ejercicio. Pero el PP debería huir de la euforia. Conviene esperar para hacer el análisis definitivo con los resultados de la EPA del último trimestre del 2013 y, sobre todo, es preocupante el alto índice de precariedad de los empleos que se están creando. Además, el propio Gobierno todavía mantiene que la tasa de paro al final de 2014 estará en el 25% de la población activa. Es tan alarmantemente alta -y se ha mantenido así durante tanto tiempo- que no cabe el triunfalismo mientras alrededor de seis millones de españoles quieran trabajar y no puedan.

Lejos de la autocomplacencia, el esperanzador dato de paro debe servir al Gobierno para profundizar en las reformas: urge ya el control del gasto público -casi todos los analistas creen que no se conseguirá el objetivo de déficit- y ahora es más necesaria que nunca una bajada de impuestos que ponga en manos de las empresas y las familias más recursos para invertir y consumir.

La Cueva de Lechuguilla
Luis del Pino Libertad Digital 4 Enero 2014

Seguro que muchos de ustedes han tenido la oportunidad de efectuar alguna vez la típica visita guiada a una cueva famosa. ¿A quién no le gustan esas extraordinarias grutas, con sus mágicas formaciones rocosas, llenas de estalactitas y estalagmitas? En España tenemos preciosos ejemplos: las cuevas de Nerja, las de Sorbas, las del Drach... A lo largo de milenios, el agua ha ido cavando auténticas catedrales subterráneas, al disolver poco a poco la piedra caliza. Y ahora muchas de esas cuevas son atracciones turísticas de primer orden.

Pero casi todas las cuevas del mundo palidecen ante la Cueva de Lechuguilla, situada en el estado americano de Nuevo México. Descubierta casi por casualidad en 1986, hace solo 27 años, desde entonces se han cartografiado ya más de 220 km de galerías y túneles, que alcanzan una profundidad de casi 500 m y que incluyen una inmensa sala de 180 m de largo, 46 de ancho y 46 de altura. Y la tarea de exploración de la cueva dista mucho de estar concluida.

La Cueva de Lechuguilla, que solo puede ser visitada por investigadores y espeleólogos profesionales, alberga las que quizá sean las más hermosas formaciones minerales del mundo. La cueva es hogar incluso de especies de bacterias que prosperan sin necesidad de luz solar, alimentándose de los propios minerales de la cueva y contribuyendo a ir dando forma a la roca.

Les recomiendo que entren en Internet y busquen algunas fotografías de esa cueva, para admirar la belleza de los candelabros de yeso o de los depósitos sulfurosos. O mejor aún: háganse con el documental Planeta Tierra de la BBC y vean el maravilloso capítulo dedicado a la Cueva de Lechuguilla. Las de la BBC fueron las primeras cámaras de televisión en recibir permiso para filmar dentro de una cueva que, al haber estado privada de todo contacto con el exterior, se conserva de manera perfecta.

Lo que hace a la Cueva de Lechuguilla tan extraordinaria, tan diferente a casi todas las restantes cuevas, es su original proceso de formación. Mientras que la mayoría de las cuevas famosas del mundo se han generado por la acción del agua que se infiltraba en el suelo e iba disolviendo la piedra caliza, la Cueva de Lechuguilla se ha ido formando por la acción disolvente del ácido sulfúrico que ascendía desde depósitos de hidrocarburos situados en el subsuelo.

En otras palabras: casi todas las cuevas famosas del mundo se han ido creando de arriba hacia abajo, por la acción del agua, mientras que la Cueva de Lechuguilla se creó de abajo hacia arriba, por la acción de los vapores de azufre. Por eso las formaciones que podemos encontrar en la cueva son tan originales y tienen tan poco que ver con esas estalactitas y estalagmitas que el goteo del agua va moldeando en las restantes grutas famosas.

Comienza ahora un nuevo año en nuestro país, y el 2014 se presenta cargado de esperanzas y riesgos. Esperanzas porque la situación económica parece haber tocado fondo, lo que abre la puerta a poder empezar, en algún momento del futuro, la remontada. Esperanzas también porque la sociedad española reclama cada vez con más fuerza cambios que resuelvan el déficit democrático que aqueja a nuestro sistema político.

Pero también se perciben riesgos en el horizonte. Riesgos como la montaña de deuda pública que amenaza con ahogarnos y dar al traste con la ansiada recuperación. Riesgos como el desafío separatista que se planteará con toda crudeza en Cataluña y País Vasco a lo largo de este año. Riesgos como la miopía y la insolidaridad de una clase política mediocre, que solo mira por sus intereses y que hace que nuestro país esté inerme frente a cualquier tipo de ataque.

Al final, todos los riesgos derivan de lo mismo: de la debilidad de un sistema en el que no existen ni separación de poderes, ni sociedad civil, porque en el fondo seguimos siendo gobernados por una élite que es quien define el sistema, de arriba a abajo, y lo monopoliza.

¿Qué tal si empezamos a reclamar una revisión en profundidad de ese sistema, una redefinición de las reglas de juego decidida por los españoles, de abajo hacia arriba, y jubilamos a todos los ingenieros sociales empeñados en saber mejor que nosotros qué es lo que nos conviene?

El aguado armazón institucional definido en la Transición por nuestros supuestos padres de la patria está muerto, porque al final ha resultado que a esos presuntos padres, la patria les importaba un bledo. Así que ha llegado la hora de que los españoles de a pie empecemos a excavar, empezando desde abajo, la Cueva de Lechuguilla de nuestra democracia, utilizando para ello el corrosivo ácido sulfúrico de nuestro descontento.

Ese descontento, si carece de objetivo y se desborda incontroladamente, es peligroso y destructivo. Pero si nos lo proponemos y sabemos canalizarlo, podemos construir con él un auténtico sistema democrático, de cuyas instituciones nos podamos sentir orgullosos los españoles.

HARTOS DE 1714
Racismo intelectual en el año de los centenarios discriminados
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 4 Enero 2014

No sólo hay Cataluña, Mas y 1714. En 2014 afrontamos muchos aniversarios y centenarios, muchos de ellos más importantes y menos recordados por los políticos y sus historiadores.

Artur Mas ha conseguido que todos los medios y casi todos los políticos hayan empezado 2014 hablando del tricentenario de la victoria borbónica en 1714. Ha conseguido también que nos hagan recordarla mal, a modo de derrota catalana y victoria española, cuando no fue sino una guerra civil sucesoria en España, con las grandes potencias implicadas. El nacionalismo ha vencido cada vez que no se le responde que su versión póstuma de 1714 es falaz, reconstruida al servicio de una ideología y para nada describe qué pasó en 1714 en aquella Barcelona y en aquella España.

Pero el centenario de 1714 no está prohibido, al revés, se le está dedicando más tiempo, más esfuerzo y más dinero que el que tuvieron en 2012 las Navas de Tolosa o la Constitución de Cádiz, guste o no asuntos mucho más trascendentales para todos que los caprichos póstumos de los contadores de historietas nacionalistas.

¿Y por qué no conmemoramos en 2014 el bicentenario de 1814? Es el año en el que Fernando VII demostró ser exactamente el mismo villano de Bayona, el año del Manifiesto de los Persas, del manifiesto de Elío y del "¡Vivan las caenas!". Año, tanto en la Península como en América, muy importante y muy desgraciado por varias razones. Año del que nadie dice nada, quizá por respeto a la naturaleza generosa, bondadosa y bella de la Casa felizmente reinante. O quizá porque no hay nacionalismo que lo haya querido manipular. En 1814, también, nació en Reus Juan Prim, otro centenario de este año que llega con su pequeña polémica, pero que al menos va a tener un cierto recuerdo público.

¿Se dan cuenta ustedes de qué ridículo es lloriquear ante una versión manipulada de 1714 y olvidar institucionalmente en España otros aniversarios bastante más notables? Sin necesidad de remontarnos a los Césares ni a Ordoño II en 914, llega ahora el 75 aniversario de 1939. Cierto que en España no vamos a celebrar unos "75 Años de Paz" (entre otras cosas porque no lo han sido, especialmente las últimas décadas), pero algo habría que hacer recordando el final de la Guerra Civil de la que aun quedan algunos, poquísimos, excombatientes, y bastantes consecuencias. Claro que para entrar en este tema el Gobierno tendría que cumplir su viejo compromiso de liquidar la "Memoria Histórica" zapaterista y soviética, y no estoy seguro de que existan ni la voluntad política ni el coraje físico de hacerlo.

Pero la verdad, si quieren un aniversario que merece un recuerdo este 2014, y mucho más que un recuerdo, es el de 1989. Seguro que no es muy del agrado de los creadores progres de la "Memoria Histórica", pero llegan los 25 años del hundimiento cósmico del mayor monstruo asesino de la Historia, el bloque comunista, a partir de la caída en noviembre del Muro de Berlín, y con episodios poco edificantes pero que no deben ser olvidados como la revolución rumana y el asesinato de los Ceaucescu. Yo entiendo que una gran parte de la progresía madura fue educada en la adoración reverente de la superioridad moral y política de la URSS y del marxismo, y una gran parte del centroderecha creció con un complejo patológico de inferioridad ante los asesinos del Gulag, de Katyn, de Budapest y de Praga… pero hace 25 años se demostró que aquello era un cadáver maloliente. ¿Por qué no celebrarlo, en vez de gimotear con Mas?

Al menos será algo digno de ser celebrado. Porque en 2014, también, llegan el primer centenario y el 75 aniversario del doble suicidio europeo del siglo XX. 75 años en verano de la torpeza franco-británica, en agosto del pacto germano-soviético, en septiembre del cheque en blanco a Polonia y del reparto de ésta entre nazis y comunistas, y después del brutal chantaje soviético a Rumanía, Lituania, Letonia, Estonia y Finlandia. No es para celebrarlo, peor habría que recordarlo, también en España, que nos afecta. Y más aún nos afecta la locura colectiva del verano de 1914, en cuyas consecuencias aún vivimos. Pocas cosas fueron iguales después de la Gran Guerra, tampoco para los neutrales como nosotros. No hablo de los sórdidos beneficios de horteras especuladores como sir Ramón de la Sota, sino de la destrucción de una era europea y su sustitución por otra en la que Europa dejó de ser vanguardia, centro y modelo del mundo, dejó de gobernar éste, y no está muy claro que para el mundo en general o para Europa y España en particular haya sido mucho mejor. Eso sí es un centenario, hombre, y no los títeres de Artur Mas.

Los catalanes, rehenes de Mas
Francesc Moreno www.cronicaglobal.com 4 Enero 2014

La carta enviada por Artur Mas a los líderes europeos es demostrativa de que este hombre es un insensato. Pretender que cuando se cumplen cien años del inicio de la Primera Guerra Mundial, 75 de la Segunda, y 25 de la caída del Muro de Berlín, algún Estado europeo vea con simpatía un movimiento nacionalista que socave lo que tanto ha costado construir, demuestra una desconexión de la realidad que los catalanes no deberíamos aceptar sin rechistar.

Si lo hacemos, como otros pueblos se dejaron embaucar, no nos servirá decir que no lo sabíamos, que nos engañaron. Creer que quien pretende romper unilateralmente las normas, los contratos refrendados por los ciudadanos, sea recibido con agrado por quienes están construyendo un espacio común a base de renuncias, reglas y superación de guerras reales y recientes, es una gravísima demostración de ignorancia e irresponsabilidad.

Esta locura acabará mal para los catalanes. Y cuanto más se alargue, peor

Mas no destruirá Europa. Ni tan siquiera España. Es un loco local. Pero si continua en el poder dañará gravemente, ya lo está haciendo, a Cataluña, es decir a los catalanes. La estrategia de Mas consiste en estos momentos en imposibilitar cualquier salida. ¿Quién va a pactar con quien amenaza con que cualquier acuerdo se utilizará para ganar tiempo y estar en mejores condiciones de destruir a la otra parte?

Mas arrastrará a todos los catalanes en su inevitable caída. Somos sus rehenes. Por eso debemos luchar por no caer en el síndrome de Estocolmo.

Llegados a este punto no vale ser neutral. Mirar hacia otro lado. Repartir culpas. Si no ponemos fin rápidamente a esta aventura, Cataluña quedará dañada para muchos años. Dividida, frustrada y sin proyecto colectivo. Los nacionalistas que sean patriotas de verdad deberían tomar cartas en el asunto. Y que conste que lo que más me preocupa no es la independencia, más que improbable, sino que la huida hacia adelante de Mas acabe produciendo daños irreparables en la sociedad catalana y en sus instituciones.

Quien lleva a su país a la destrucción no es un héroe, es un megalómano. Hace muchos meses se lo oí decir a un nacionalista sensato. Esta locura acabará mal para los catalanes. Y cuanto más se alargue, peor. Si lo que realmente pretende es que se concrete el choque de trenes, que se apresure. Así se podrá empezar antes a reconstruir Cataluña

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Rajoy: de la algarabía al delirio catalán
Pablo Sebastián www.republica.com 4 Enero 2014

El presidente Rajoy sigue desaparecido en lo que al creciente desafío catalán se refiere y permanece oculto en la Moncloa mirando fijamente la oscilación a la baja de la ‘prima de riesgo’ de España, lo que le llena de satisfacción y le permite distraer su preocupación por la escalada de la rebelión -no se puede calificar de otra manera- de la Generalitat frente a la legalidad española. Se tomó Rajoy a la ligera el despliegue diplomático de Artur Mas en contra de España, y ahora se ha encontrado con una carta ‘oficial’ del presidente catalán en la que, agrediendo a España y violando la legalidad -por cuanto ello daña los intereses generales de España desde la Generalitat-, pide a los gobiernos europeos apoyo a favor de su consulta secesionista y además mintiendo porque en su misiva declara que ese es un acto ‘legal’.

Y ¿cómo responde el presidente del Gobierno de España ante semejante disparate? Pues diciendo, a través de la portavoz del PP en Cataluña, Alicia Sánchez Camacho, que estamos ante un nuevo ‘delirio’ del presidente catalán. De manera que hemos pasado de la ‘algarabía’ -así calificó Rajoy el eslogan secesionista de ‘España nos roba’- al ‘delirio’ y eso es todo, muy a pesar de que las iniciativas contra España del presidente catalán se están llevando a cabo desde las instituciones catalanas del Estado, como lo son hoy día la Generalitat y todas sus dependencias, incluidas sus ‘embajadas’, y malversando fondos públicos españoles en contra del interés general de España.

Motivos todos ellos más que suficientes para que el Gobierno de Rajoy aplique ahora y sin más dilaciones el artículo 155 de la Constitución e impulse la actuación de la fiscalía del Estado contra el delito de malversación. Y, en suma, motivos todos ellos suficientes para que de una vez por todas Rajoy se dirija a los españoles (y a los europeos) con la mayor claridad y contundencia diciendo a Artur Mas algo más que su habitual respuesta de que hay que cumplir la legalidad, añadiendo -como sí estuviera de acuerdo con ellos- que él no puede aprobar la consulta independentista porque ello no forma parte de sus competencias sino que depende de la soberanía nacional del pueblo español, de la que parece no sentirse parte ni el primer responsable y guardián.

Rajoy no se atreve a coger ese toro por los cuernos. Ni tampoco lo hace Rubalcaba desde la oposición, asustado como está el líder socialista con motivo de la posible ruptura del PSC al que tanto le ha consentido al admitir su apoyo al derecho de autodeterminación lo que a buen seguro refuerza la carta de Más a la UE. Un paso irreversible que acabará por fracturar el PSC y obligar al PSOE a presentar sus siglas en Cataluña, que es lo que han debido de hacer hace ya mucho tiempo, cuando Pascual Maragall presentó su proyecto de estatuto catalán. Y lo mismo le ocurre a Cayo Lara en IU por culpa del apoyo de ICV al proceso independentista.

Naturalmente, la responsabilidad de Rajoy en todo esto es superior a la de Rubalcaba por causa de su posición institucional como presidente del Gobierno de España que es. Pero Rubalcaba no lo va a la zaga y además no cesa de hundir a su partido en los sondeos electorales, una vez que el jefe -lo de ‘líder’ le queda grande- de los socialistas y de la oposición ha pactado con Rajoy una estrategia de ‘no respuesta’ al desafío catalán, que le deja el campo libre a Mas, quien se les está escapando como el agua entre las manos mientras crece la preocupación -especialmente entre que viven en Cataluña- y el malestar general español.

La situación en la que estamos no puede ser más desconcertante: la Generalitat viola la legalidad; el Gobierno de España no obliga a la Generalitat a cumplir la ley, ni toma las medidas oportunas contra ello; el primer partido de la oposición, el PSOE, se calla por la cuenta que le trae sus problemas con el PSC y lo mismo ocurre con IU; y los ciudadanos observan atónitos este espectáculo de fraude del Estado de Derecho y de absoluto vacío de poder.

Es cierto que partidos minoritarios como UPyD y Ciudadanos defienden la legalidad y le piden a Rajoy que actúe con firmeza, pero estos partidos que defienden lo mismo desde fuera (UPyD) de Cataluña y desde dentro (Ciudadanos) de esa Comunidad, se niegan a ponerse de acuerdo en su acción política, a sabiendas que ello les daría más presencia y eficacia. Lo que nos conduce otra vez a la irresponsabilidad política porque, por separado, Díez y Rivera no logran acceder al gran debate político y mediático nacional, cosa que ambos saben y que les da igual a pesar de la gravedad de la situación nacional. Desde luego que Díez y Rivera son muy libres de hacer en sus partidos lo que quieran, como libres serán los españoles de no votarlos y de quedarse en la bendita abstención ante la sonora orfandad democrática que padecemos, a la espera que alguien con liderazgo, responsabilidad y modales democráticos levanté la bandera de España y se comprometa a aplicar sin más dilación la legalidad.
www.pablosebastian.com

El coste de la ruptura: Antecedentes (I)
Francisco de la Torre www.vozpopuli.com 4 Enero 2014

Soy de los que creen que ni las naciones ni los Estados son eternos. De hecho, una nación está basada en la voluntad de vivir juntos. Si esta voluntad mayoritaria desaparece, lo mejor que se puede hacer es separarse civilizadamente. Esto podría estar pasando en Cataluña, aunque no está nada claro que la voluntad sea mayoritaria. Sin embargo, como señala brillantemente Ángel de la Fuente: “Cuando el divorcio es inevitable, lo mejor para ambas partes es que sea civilizado, pero acusar falsamente al otro de maltrato y amenazar con no pagar la hipoteca conjunta no contribuyen al buen desenlace”. En este sentido, las continuas acusaciones del buena parte del establishment catalán de que “Espanya ens roba” y del “espoli fiscal” (expolio fiscal) no dejan de ser acusaciones muy graves, aunque no hayan tenido respuesta, de momento, por parte del Gobierno español.

Mi opinión personal después de haber pasado 16 años de mi vida en Cataluña es que lo que ocurre en Cataluña es un reflejo de la crisis general de España. La crisis ha golpeado el modo de vida de los catalanes, y también algunos privilegios de la élite nacionalista. Probablemente, uno de los factores que ha hecho aún más grave la crisis económica en Cataluña es precisamente el nacionalismo. En la medida en que se ha deteriorado la unidad de mercado y se han establecido infinitas regulaciones, todos hemos perdido, pero los habitantes de los territorios más sobrerregulados, aún más. Por otra parte, utilizar una lengua para separar, proteger el mercado de trabajo, y no para comunicar siempre tiene un efecto económico perverso a largo plazo.

Por ejemplo, durante varios años estuve destinado en la Delegación Central de Grandes Contribuyentes, ahora la unidad de moda en la Agencia Tributaria, en Barcelona. Mi equipo estaba encargado del sector de las telecomunicaciones y la electrónica. Entre los años 2004 y 2007 fui testigo de cómo se desmantelaba el sector en Cataluña. Por una parte, las empresas dedicadas a la electrónica iban cerrando para trasladarse a China o a Europa del Este: era un problema de coste. A la vez, las empresas de telecomunicaciones también se iban, pero a Madrid. Sin embargo, todo el ruido lo hizo el traslado forzoso de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones a Barcelona. No es ningún secreto que fueron los propios directivos lo que impusieron el traslado, y no sólo porque hubiese mayores impuestos en Cataluña, sino sobre todo huyendo de la educación en inmersión lingüística. El desmantelamiento del tejido industrial nunca es gratis, aunque lo pareciese en la época burbujística de vacas gordas.

Además, el volumen de gasto público en Cataluña fue el más elevado de todas las CCAA, con la excepción de las comunidades forales, pero sin sus privilegios de financiación que ya hemos comentado en este blog. Esto no sólo se debió al despilfarro y a las malas políticas, que eran comunes con otras Comunidades, sino a los elevados costes tanto de la política lingüística como de establecer estructuras de Estado, que como cualquiera se puede imaginar no son precisamente baratas. Esto ha hecho que los recortes hayan sido particularmente dolorosos en Cataluña, agravados por el hecho de que los sucesivos gobiernos han preferido cerrar centros de salud o colegios antes que reducir, por ejemplo, la televisión autonómica más gigantesca de España.

Cuando llegó la crisis, y con ella las protestas, comenzó la huida hacia adelante. La culpa de todo no la tenía la gestión de los gobiernos de la Generalitat sino “Madrit”, ente que, como todo el mundo, sabe es el culpable de todos los males. Además de lo cómodo que puede ser echar a otro la culpa de todos los problemas, esto tiene un resultado adicional, permite evitar el control de los organismos estatales. Así, presentarse como víctima de la agresión exterior fue la carta que jugó Jordi Pujol para salir finalmente absuelto del 'caso Banca Catalana'. Sin embargo, con la proliferación de casos de corrupción, este juego no podía salir bien siempre. Una forma seguir huyendo hacia adelante era anular las instituciones de control que seguían dependiendo, de una forma o de otra, del Estado: la Policía, la Fiscalía, los Tribunales o la Agencia Tributaria, que parece el próximo objetivo.

Entre otras cuestiones, la Agencia Tributaria gestiona más información que ninguna otra institución. El trabajo de análisis de esta información está en el origen de la persecución de algunos graves escándalos económico-financieros, como por ejemplo, el 'caso Palau'.

En consecuencia, uno de los objetivos fundamentales de esta ofensiva es obtener, en palabras de Artur Mas, “les claus de la plaça Letamendi” (sede la Delegación Especial de Cataluña de la Agencia Tributaria), el traspaso, por las buenas o por las malas, de la Agencia Tributaria, la recaudación de los impuestos de los catalanes, y también el control de toda esa información. En este informe del Consell Assessor de la Transició Nacional (a la independencia, se entiende), la Generalitat considera que está preparada para ese reto, aunque esta cuestión clave no está nada clara. Lo comentamos en el próximo artículo de esta serie.

No hay fiscal para esto
Eduardo Arroyo www.elsemanaldigital.com 4 Enero 2014

Llegará el día en que las víctimas del terrorismo también sean "fascistas", que es una etiqueta en la que cabe todo lo que fastidia a la progresía. Bueno, y a la Stasi de Gallardón y cía.

La alcaldía de la ciudad británica de Birmingham lo tiene claro: si usted utiliza en alguno de sus correos electrónicos la versión abreviada de "communist" -"commie"- su mensaje será rápidamente bloqueado. La razón es que "commie" está en una lista de palabras ofensivas, agresivas, términos racistas, homofóbicos, antisemitas, sexistas y discriminatorios en poder del ayuntamiento. Por supuesto, no sucede igual con las palabras "nazi" o "fascista", que tan alegremente se pronuncian en la política de hoy día.

Para conseguir esta alquimia intelectual, ha hecho falta, naturalmente, mucha labor propagandística detrás. Esto es lo que sucede en España desde hace tiempo. Efectivamente en nuestro país, además de la tarea de lavado de cerebro y de lobotomización mediática, sucede que esos mismos lobotomizados ocupan puestos dirigentes en nuestra sociedad.

Así, el teniente fiscal de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares, Madrid, Jesús Alonso, ha tomado la decisión de informar a favor del acto proetarra que tendrá lugar hoy día 4 de enero en Durango. Tras analizar los informes de la Policía, la Guardia Civil y la Ertzaintza, la conclusión de Alonso es que de la mera convocatoria no se puede deducir que, con ella, se esté ensalzando a ETA. Entre los argumentos que esgrime Alonso para llegar a esta brillante conclusión figura el hecho de que se celebre en un lugar cerrado y que haya sido un particular el que haya solicitado el alquiler del local.

¿Es idiota Alonso? ¿Es un farsante? Nada de eso. Y ello a pesar de que cosas mucho peores que ésta deben de estar pensando las víctimas del terrorismo a quienes Alonso ha humillado con su decisión. Alonso es un producto perfecto de la ingeniería ideológica obrada en España en los últimos treinta años. Pero no es un jurista. Si los convocantes del acto fueran del otro extremo del espectro, por salvar su normalización social, por convicción ideológica o por la simple respetabilidad que merece un eminente "aparatchik" como él, adoptaría la decisión de prohibir inmediatamente el evento. Se dirá que esto es un juicio de intenciones. Puede ser.

Pero el asunto es que el doble estándar en España, el doble rasero de la justicia es precisamente lo que ha convertido a los etarras, a la izquierda abertzale, en los niños mimados del Estado de Derecho. De otra manera no puede entenderse que una banda de subnormales, cuya formación intelectual no excede de la de un gorgojo, pero que extorsionan, amenazan y asesinan por la espalda desde obreros hasta policías municipales, taxistas y viandantes, personajes en cuyo historial no existe una sola acción de hombría o audacia, digo, gocen de un sistema político prácticamente a su merced, dispongan de periódicos, partidos políticos, televisiones y hasta de una parte de chusma académica que les apoya.

Pero hoy ha sido precisamente el gobierno del PP, con el que ha caído el telón del último acto: es ahora la "justicia" quién se suma a la humillación de las víctimas. Gracias a la repugnante corrupción de un partido defensor del electorado conservador y "de principios" -con la izquierda no puede contarse para nada que tenga que ver con los principios-, una corrupción por cierto mucho peor que la de Bárcenas y Gürtel juntas, se mira para otro lado y se escenifica esa nauseabunda voluntad legalista de no inmiscuirse en la justicia aunque la justicia se haya convertido en su caricatura.

Lejos de eso, es el PP quién, como Zapatero, vive en connivencia con la escoria terrorista quizás no negociando pero sí propiciando la defección en bloque de todo nuestro sistema legal. Son ellos los que demandan el voto del orden y de la decencia para implementar el caos y la mierda pura y dura en nuestra sociedad. Por eso respetan la decisión de la basura de Estrasburgo pero no respetan el dolor de las víctimas. Con este último acto, nada queda en España que justifique no abominar de las instituciones que nos han conducido hasta nuestro estado actual.

Pero, naturalmente, el asunto excede con mucho del terrorismo. El fiscal "contra el odio y la discriminación" Miguel Angel Aguilar, de Barcelona, inspirador de la futura "Stasi" contemplada en el nuevo Código Penal de Alberto Ruiz Gallardón, anda investigando a no se qué banda que amenaza a homosexuales a través de la Red. Es bueno que se impida la amenaza a cualquier ciudadano pacífico y así lo declaramos en esta columna porque a nosotros nos gustaría que eso mismo pensara tanto "fiscal" y tanto "ministro" que no son otra cosa que militantes políticos disfrazados.

No ha habido "investigación" cuando se ha agredido y amenazado a los alumnos de la facultad de económicas de Barcelona que acudían a misa. Tampoco se ha contemplado como "odio" o "discriminación" la profanación de iglesias en Sabadell. No hay "fiscal" para esto. Es tanta y tanta la hipocresía y el doble rasero que, al menos, tiene la ventaja de dejar al descubierto su verdadera estrategia. Solo tiene derecho a existir la "progresía". Cada día que pasa, hay una vuelta de tuerca que no vuelve atrás. Llegará el día en que las víctimas del terrorismo sean "fascistas": es decir, serán "fascistas" por haber quedado mutilados cuando iban a comprar o de camino al trabajo.

Cosas así se transmiten ya en la formidable ofensiva propagandística internacional del entorno abertzale ante la pasividad del detritus político pepero. Y por eso, como digo, llegará un día en que ser víctima del terrorismo será "fascista" como lo será pensar que solo hay un tipo de familia con relevancia social, que la inmigración masiva es una lacra en la que todos pierden, que la historia no es como la cuentan o que el cine español no merece ser subvencionado.

Vaya usted a saber a qué le cuelgan el sambenito. Lo que sí que es seguro es que ese día llegará. Lo que pocos sospechaban es que las simas de indecencia moral del gobierno de ZP serían sobrepasadas por el partido destinado a "regenerar" España. Pero ya se sabe que lo que importa es la economía (liberal, por supuesto). Qué asco.

"Es un comunicado de ETA permitido por la Audiencia Nacional"
Las víctimas consideran "un bochorno humillante" que decenas de etarras con más 300 asesinatos a sus espaldas se exhiban públicamente
Redacción. latribunadelpaisvasco.com 4 Enero 2014

La Asociación de Víctimas del Terrorismo y Dignidad y Justicia consideran "una humillación" y "un bochorno" el acto celebrado hoy en Durango con expresos de ETA, y en su opinión supone dar impunidad a la banda terrorista.

Los presidentes de ambas asociaciones se han referido así al acto en el que más de 60 excarcelados, tras la derogación de la doctrina Parot, han advertido al Gobierno de que la solución del "conflicto" en Euskadi pasa por una "solución integral" que incluya el reconocimiento del "derecho a decidir del pueblo vasco" y la salida de los reclusos que siguen en prisión.

Los más de 60 excarcelados y varios miembros del grupo de mediadores con los presos de ETA han participado en el acto celebrado en el Kafe Antzoki de Durango, autorizados por el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz después de que Dignidad, Justicia y la AVT pidieran su prohibición. Para la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza, se trata de "la mayor vergüenza ocurrida en España" y supone "el hazmerreír de España y de Europa".

"Hoy han ganado los terroristas, y para llegar a esto podríamos haberle dado lo que pedían hace 30 años", ha sostenido Pedraza, que cree que "en la ley, la balanza está del lado de los terroristas, que consiguen todo lo que quieren".

Para la AVT, "hoy es el día de la indecencia de todos los españoles, y ya no se puede hablar solo de humillación, sino de impotencia y rabia". La asociación cree que "habrá que tomar otras iniciativas, ya que la justicia no está al lado de las víctimas y en España no se cumple la ley, no hay justicia".

Pedraza ha destacado que, a día de hoy, cree que este año será "mucho peor" que el pasado y "empieza de nuevo la tragedia de las víctimas".

El presidente de Dignidad y Justicia, Daniel Portero, ha dicho que el acto celebrado en Durango "es en realidad un comunicado de ETA permitido por la Audiencia Nacional", ya que según el informe entregado por la Policía a ese tribunal "se alertaba de que el colectivo que lo convoca coincide con ETA". "Es muy grave y supone que la impunidad de ETA es absoluta y se permite por parte de la Audiencia Nacional", ha sostenido.

Para Dignidad y Justicia, el acto "ha sido un disfraz de ETA para poder manifestarse", ya que "se ha dicho lo mismo que decían en su último comunicado", y supone "dar impunidad absoluta a ETA, que es lo verdaderamente peligroso". Al igual que Pedraza, Portero cree que el acto se debería haber prohibido, ya que ha sido una convocatoria pública, y ha incidido en que su celebración supone "un gran bochorno, porque es ver cómo se ríen en la cara de las víctimas personas que suman más de 300 asesinatos". "Además, son personas que nunca han pedido perdón ni han colaborado con la justicia", ha añadido.


Recortes de Prensa   Página Inicial