AGLI Recortes de Prensa   Domingo 5  Enero  2014

El vaso sin fondo
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 5 Enero 2014

El último desafío de Artur Mas al Estado del cual es el representante ordinario en Cataluña es realmente para nota. La política exterior corresponde exclusivamente al Gobierno de la Nación y el envío masivo de cartas a primeros mandatarios de la Unión Europea declarando que piensa saltarse la Constitución a la torera representa un acto de deslealtad tan manifiesto y una vulneración tan flagrante de la legalidad vigente que provoca más incredulidad que indignación.

Además, el deterioro de la imagen de España en el exterior proyectando división interna e incertidumbre tendrá sin duda un efecto profundamente negativo en la atracción de inversiones precisamente en un momento en que parecía que se invertía la tendencia negativa en esta área crucial de nuestra economía. Artur Mas es como ese niño iracundo y malcriado que se pasea por la casa rompiendo espejos y porcelanas mientras sus padres lo contemplan benévolos sin atreverse a parar sus desmanes. Tanto como los delirios del dirigente convergente sorprende la pasividad del Gobierno central, impávido ante las reiteradas y crecientes vulneraciones del orden constitucional.

La pregunta que empieza a surgir en la calle es si en Moncloa se mantienen quietos frente a los órdagos de los separatistas por razones estratégicas o por pura y simple pusilanimidad. La tesis de que la ofensiva independentista se disolverá sola destruida por su propia inviabilidad es cada día menos creíble, primero porque, lejos de debilitarse al incrementar el número y la intensidad de sus desmanes, va cogiendo fuerza al no encontrar barrera alguna que la detenga, y segundo, porque las cosas, incluso las más absurdas, llegan a un punto de no retorno a partir del cual ya no importa su conveniencia o su sensatez, sino que simplemente se producen sin importar las consecuencias.

El referendo inconstitucional e ilegal ya ha sido anunciado, las estructuras de Estado se están construyendo, la pregunta en dos fases se ha hecho pública, la fecha ha sido fijada y la logística de la operación está en marcha. Ahora se acaba de comunicar al resto del planeta que el dichoso acontecimiento tendrá lugar con o sin autorización de la autoridad competente y la gente se plantea el siguiente interrogante: ¿Qué más ha de pasar para que el Gobierno reaccione y obligue a los nacionalistas catalanes a cumplir la ley y a respetar la Constitución? ¿Cuántas veces pondrán mansamente los encargados de preservar la unidad nacional la otra mejilla para recibir una nueva bofetada de los separatistas?

Suele decirse que al final siempre hay una gota que colma el vaso de la paciencia, pero en el caso que nos ocupa parece que el vaso no tiene fondo.

J’accuse...!
Marcus Pucnik www.cronicaglobal.com  5 Enero 2014

¿Moral, señor Junqueras? ¿Moral?
Se supone que la moral ofrece un surtido de reglas diseñadas para mejorar la convivencia. Su partido no quiere la convivencia. Quiere la imposición. Su partido degradó tanto al tripartito con el que gobernaba antes, como lo está haciendo al que ahora está gobernando con su apoyo no oficial y más bien desde la sombra. Usted ostenta el cargo de jefe de la oposición, cuando en realidad encarna la posición oficial, pervirtiendo así el juego democrático de control del gobierno.

¿Para usted es lo correcto imponer la supremacía de una cultura en una sociedad catalana que, como antaño la bosnia, se distingue por la mezcla de culturas?

¿Es moralmente aceptable que muchas instituciones -pienso sobre todo en los ayuntamientos de la AMI- hagan campaña a favor de una de las opciones políticas sobre las que usted nos quiere hacer votar? ¿Es moralmente aceptable seguir la estela del butifarréndum de 2009-2011, en el que se votaba sobre la independencia de los Países Catalanes sólo en Cataluña, y que uno de los máximos representantes de esa campaña de engaño masivo, Alfred Bosch, ahora represente a su partido en el Congreso? ¿Cree que no vemos que la ANC, que se pone en la tradición ­-nefasta, sí, ¡nefasta!- de este butifarréndum, es la culminación de su política, con la antigua consejera nacional de ERC Carme Forcadell como lideresa aparentemente ex nihilo, pero quien representa a la perfección su política de imposición de una visión del mundo etnocentrista cuando reparte carnés de pertenencia a la nación catalana?

¿Cree que es de buena moral proponernos las preguntas para una consulta, mientras que nos niega hacer explícitas las condiciones necesarias para entender su resultado? ¿Es que cree que somos idiotas? ¿Cree que sirve a la convivencia si a cada paso que damos nos vemos bajo la presión de lo identitario, obligándonos a definirnos en términos nacionales, muchas veces con el miedo de desencajar fundamentalmente con nuestros familiares, amigos y vecinos? ¿Para usted es lo correcto imponer la supremacía de una cultura en una sociedad catalana que, como antaño la bosnia, se distingue por la mezcla de culturas? ¿Cree usted acaso que es honrado luchar hoy las batallas, para más inri en muchos casos descritas con una retorcida épica, de los antepasados de hace 100 o 300 años? ¿Es moralmente aceptable que para todo ello use unos medios de comunicación que debían ser públicos, y otros privados a golpe de un talonario que firmamos entre todos, y que se escapan de toda ética deontológica?

Eso no es ninguna moral, señor Junqueras. Eso es la pura y dura imposición de su ideología política por todos los medios, imposición para la que por lo visto usted no conoce límites ni legales, ni democráticos, ni morales. Pero a usted, señor Junqueras, no le acuso. No le acuso a usted, señor Junqueras, ni a su partido de radicales enfermos del nacionalismo más patoso y rastrero. De usted, de ustedes, no me esperaba nunca otra cosa.

Acuso al presidente de la Generalidad de situarse fuera de todo principio civilizado, y de arrastrar a toda la sociedad catalana consigo al abismo

Acuso al presidente de la Generalidad de Cataluña de haberse convertido en perro faldero de tal abominación. Acuso al cargo representativo más alto de los catalanes, de todos los catalanes, de dar a todas estas manipulaciones, al abuso de poder, a la tergiversación, a la mentira y a la confrontación, el sello de lo "escrúpulosamente democrático".

Acuso a Artur Mas, Muy Honorable Presidente de la Generalidad de Cataluña, de abusar de su cargo, de la confianza que le confiere, y de la posición y responsabilidad legal inherentes a él, de seguirle a usted punto por punto en su alocada carrera hacia la división, la confrontación, el insano purismo y el progresivo abandono de todo lo bueno que significa ser catalán, y ser humano. Hacia la nada.

Acuso al presidente de la Generalidad de situarse fuera de todo principio civilizado, y de arrastrar a toda la sociedad catalana consigo al abismo.

¿Moral? ¡Pero si ustedes -señores Junqueras y Mas- no tienen ni el más mínimo remordimiento de romper con toda moral y con toda ética! Entre aquellos que elevan su ideología por encima de la condición humana, y los otros que, haciendo buen uso de la coyuntura política, se preocupan más por su poltrona privilegiada que por su prójimo, son ustedes los verdaderos herederos del 1714. Son ustedes los justos herederos de aquellos que habían empezado lo que también fue una guerra civil catalana, y que cuando la paz ya estaba firmada prefirieron sacrificar a sus ciudadanos durante un año más, durante un largo y sangriento asedio; una actitud que, siento mucho decirlo, era un presagio de lo que hoy conocemos como mentalidad de búnker.

Y peor que aquellos, a los que se puede adscribir aún por lo menos una pizca de heroísmo, ustedes, con una carga histórica mucho mayor y negándose a sus lecciones tanto como se niegan a aceptar la realidad actual, y negándose a la responsabilidad que emana de ambas, parece que estén jugando al parchís como niños haciendo trampas. En todo ello no hay nada de honor, ni de gloria, ni de razón.

Lo que pasa en el conflicto
MANUEL JABOIS El Mundo 5 Enero 2014

Más allá de la extraordinaria confianza del juez Pedraz en que la reunión de asesinos que no se arrepienten de matar a cientos de personas no constituye, por sí mismo, un «discurso del odio», si algún atractivo tiene esa foto histórica de Durango es el aire a cita familiar de Nochevieja en la que todos, borrachos de libertad, deciden que ahora quieren apostar por las vías políticas. Ese aire embriagador a la hora de los postres en la que cualquier cosa es posible, hasta que Jack el Destripador, eufórico, se levante dando un puñetazo en la mesa y anuncie que a partir de ahora empezará a pagarse las putas.

Y sin embargo cala. De tal manera que ya hay más esfuerzo en ver gestos de perdón en los terroristas que en los propios terroristas de ofrecerlos. Producto de esta atmósfera artificial se pretende interpretar cualquier palabra como un mensaje de amor y esperanza donde sólo hay exculpaciones, victimismo y sintaxis de parte médico para referirse a los cadáveres, despachados como «consecuencia del conflicto». Sólo de esa manera se explica un comunicado en el que las primeras palabras se dedican a agradecer el cariño de los barrios y a recordar que acumulan entre todos cerca de 1.500 años de cárcel, «testigos del dolor y la muerte causada por la dispersión» (es la única vez que se menciona la palabra «muerte»).

Hay más esfuerzo en ver gestos de perdón en los terroristas que en los terroristas de ofrecerlos

¿Por qué tanto castigo, presentado por acumulación y no desglosado, pues hay quien ha pagado doce meses por cadáver? No se explica en el comunicado. Todo cabe en el «conflicto»; el «conflicto» es una especie de triángulo de las Bermudas en el que desaparece todo, se deshumanizan las personas salvo para significar torturas y cualquier acto pasado está a la misma distancia que otros en rigurosa equidistancia, desde el accidente de tráfico del hermano de un preso hasta el bombazo en el coche que lo encerró. Lo que pasa en el «conflicto», como en Las Vegas, se queda en el «conflicto».

Ha sido, sin duda, la gran victoria lingüística de ETA, la piedra Rosetta que ha agitado cuando disparaba y cuando ha dejado de disparar; el «conflicto» sirvió para llenar las calles de cadáveres y ha de servir para vaciar las cárceles de presos. La existencia de ese «conflicto», su permeabilidad histórica, les dispuso para la guerra y para la paz. Un «conflicto» que ha ido moviéndose en función de las derrotas, llevando el enfrentamiento a campos cada vez más asequibles: del Estado vasco socialista nos hemos venido al derecho a decidir, que es el último grito en el prêt-à-porte del nacionalismo. Ignoran aún ahora, y deliberadamente, que el único conflicto que han tenido es con la realidad.

En Durango se produjo una dramatización, un engendro moral que tuvo en la propia ETA su mecedora al poner a Kubati como mártir demandante de reinserción; tres años tenía el hijo de Yoyes cuando vio como Kubati mataba a su madre por querer lo mismo. Es asombroso, viendo la foto, como en los rostros de los terroristas han ido amontonándose rasgos de sus asesinados, desfigurándolos; como si de una vez por todas empezasen a parecerse a sus crímenes, empezando por Kubati. Leyó el comunicado en el Kafe Antzokia de Durango pero es difícil no imaginarlo bajo la mirada de un crío al que se llevaron en volandas diciendo que su madre había marchado de viaje, del mismo modo que Troitiño deambula por Hipercor y Txapote huye del bosque en el que dejó a Miguel Ángel Blanco; ahora, sin pedir perdón, con el convencimiento de que aquello fue necesario y que basta reconocer el daño causado, que en un terrorista es como el butanero admitiendo la bombona, quieren acogerse a la política y a la ley, presentarlo como conejo fuera de la chistera y toparse con la benevolencia que el Estado ha de tener cuando se adjetiva el asesinato como «político», cláusula inefable que en una democracia, precisamente por serlo, tendría carácter monstruoso.

La extravagancia final de la reunión de expresidiarios es la ambición de ser sujetos vinculantes en la consecución de la paz, un privilegio negado a las víctimas por tener su juicio alterado por el «sufrimiento» pero que en ellos es posible: la mera convocatoria del acto lo corrobora. Esa pátina política que lo embadurnó todo en Durango siguiendo un proceso lógico que comenzó tras la tregua de ETA (otro paso político glamuroso fue dejar de matar) es la que ha de manejar el Gobierno; de todos los cables sueltos que la banda ha dejado en su proceso de descomposición, el de travestir la condena del tiro en la nuca como oportunidad política es el más delicado que hay sobre la mesa. En el acto de ayer se dijo, bajo expresiones rentables para bienintencionados, que la sangre del mostrador tiene un crédito en la negociación; que necesitan del Estado una especie de compensación por dejar de hacerlo, o sea haberlo hecho.

Juegan con ventaja: cualquier reconocimiento pequeño, aun envuelto en exigencias, era impensable hace años. De ese modo se olvida que lo impensable fue matar.

Lo saben hasta en EE.UU.: TV3 manipula
José Rosiñol Lorenzo www.cronicaglobal.com  5 Enero 2014

“… TV3 es el principal instrumento sobre la que han construido e inoculado durante los últimos treinta años el relato nacionalista catalán, relato que parte del presupuesto de que existe una lengua propia, única y de prestigio social y económico (es requisito indispensable para poder acceder y progresar en la administración catalana y el tejido empresarial que le rodea).”

El reportaje que publica el rotativo Wall Street Journal se constata que la televisión pública es una herramienta para la manipulación política y la conformación identitaria al servicio del nacionalismo catalán, desvela la estrategia con la que han impuesto una situación de diglosia en la que el español siempre aparece como una lengua desprestigiada, el articulista dice “Si eres una prostituta o un delincuente en alguno de sus programas, lo más probable es que hables castellano“.

Efectivamente, TV3 es el principal instrumento sobre la que han construido e inoculado durante los últimos treinta años el relato nacionalista catalán, relato que parte del presupuesto de que existe una lengua propia, única y de prestigio social y económico (es requisito indispensable para poder acceder y progresar en la administración catalana y el tejido empresarial que le rodea).

Este presupuesto ha llevado hasta el paroxismo de ver cómo padres castellanoparlantes se empeñan en socializar solo en catalán a sus propios hijos, cosa que me resultaría chocante si se diese también a la inversa, esta obsesión por acomplejar a una mayoría social que tiene como propio el español tiene unos objetivos políticos, estratégicos y, como no, ideológicos.

Desde TV3 se siguen tres estrategias con las que llevar a cabo la “construcción nacional”, la primera es la que he comentado hasta aquí, esto es, que la población asuma como “normal” e incluso pase desapercibida la discriminación (a través de la presión social y la legislación administrativa) en función de la lengua, discriminación que solo puedes evitar si te acomodas a la diglosia impuesta por el nacionalismo, renuncias a tu propia identidad o, como mínimo, la reduces a tu círculo social más próximo.

Esta estrategia ideológica politiza el idioma y establece una jerarquía social implícita a la que te has de someter, este hecho lo relata muy bien la escritora hispano-argentina y aspirante a talib nacionalista, Patricia Gabancho, cuando dice “el tronco central, el que hace funcionar Cataluña todavía habla catalán. De la periferia puedes pasar al tronco central pero con el peaje de aprender el catalán…En este mundo se vive hablando catalán y si no hablas catalán quedas fuera… Es el lugar donde hay el talento: el talento habla catalán”.

El segundo de los objetivos de esta imposición lingüística de TV3 es estratégico y se engarza en un sistema educativo en el que la lengua española queda relegada a ser una lengua extranjera, con ello se logra una población con pesimas competencias en nuestros idioma, para así limitar al máximo posible la movilidad geográfica de los catalanes por el resto de España, reforzando así la necesidad de “arrimarse” al tronco del que hablaba Patricia Gabancho

El tercer y último de los objetivos es político, lo encontramos en la deformación y manipulación informativa, en la ocultación de las contradicciones propias y la magnificación de las noticias negativas o chocantes del resto de España, en la utilización de un lenguaje con el que fundamentar conceptos inexistentes como “Países Catalanes” o la existencia de un país llamado Cataluña, en la emisión de reportajes que son en verdad publirreportajes nacionalistas…

De todo este planteamiento llama la atención la total ausencia de valores democráticos, de cómo el nacionalismo pretende construir su nación negando la diversidad cultural, la pluralidad política y, lo más importante, el derecho de unos ciudadanos que deben someterse a los delirios de una élite política y económica que se creen con la potestad de entrometerse y pisotear las libertad negativa de las personas, se concibe al ciudadano como un mero objeto a moldear en función de las necesidades del Proceso.

No quiero acabar este artículo sin una última reflexión, resulta como mínimo chocante que después de más de treinta años de imposición nacionalista, tenga que ser un diario estadounidense como el Wall Street Journal el que denuncie esta situación, ¿dónde están y estaban las grandes cabeceras del periodismo estatal?, ¿dónde estaba, por ejemplo, un diario progresista como El País mientras se conculcaban los derechos de los catalanes?, imagino que el statu quo bipartidista era suficiente argumento como para mirar hacia otro lado o, incluso, dar pábulo a quien te niega.

Alternativas ante las europeas (I)
El partido de Abascal y Ortega Lara ¿cuestión de días?
Las próximas semanas serán decisivas para la creación de una alternativa nacional a los partidos que ya preparan sus listas para las europeas.
M. Alonso / L.F. Quintero Libertad Digital  5 Enero 2014

En las próximas semanas se despejará una de las incógnitas políticas con las que despedimos el 2013: si se constituirá un nuevo partido de centro-derecha, de espíritu liberal, que tendría su bautismo de fuego en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo. Un partido del que formarían parte exdirigentes del PP como Santiago Abascal y José Antonio Ortega Lara, y otros como Alejo Vidal-Quadras que, aún dentro de la formación, no disimulan su descontento por muchos aspectos de la política de Mariano Rajoy.

Un partido -el que podría estar gestándose durante estos días- que no sería antieuropeo como otros que van surgiendo en todo el continente. Tampoco se situaría a la derecha del PP. Además, una de las características que otras formaciones de reciente creación llevan a gala, la transversalidad, no sería una baza de este nuevo partido en ciernes. Entre quienes desean que este proyecto llegue a buen puerto, no falta quien valora positivamente la irrupción de UpyD o Ciudadanos y su transversalidad. También consideran que en estas jóvenes formaciones los silencios esconden más faltas que virtudes lo que dicen. Y esto por lo que se refiere a cuestiones como el aborto, pero también a la cuestión nacional. Y es que el discurso recentralizador de la nueva formación es lo que les haría verdaderamente únicos.

Para muchos será un partido de extrema derecha, aunque ese calificativo se ha vertido sobre mucha gente en España, incluida Rosa Díez. Pero simplemente será otro partido de centro-derecha que respete mejor el legado del PP y de lo que dicen ahora mismo alguno de sus dirigentes históricos como José María Aznar, Esperanza Aguirre y Jaime Mayor Oreja, quienes sin embargo, y particularmente en el caso de este último, no se aventurarán fuera de las filas populares.

Bajando a lo concreto, en el entorno de esta nueva formación en ciernes, surgido en buena medida de la fundación DENAES y de la plataforma Reconversión, las opiniones se dividen entre los optimistas y los pesimistas. Estos últimos consideran que sin tener candidatos claros y sin financiación no hay posibilidades a tan poco tiempo de la cita con las urnas. Pero los primeros apuestan 9 a 1 porque se presentarán en sociedad a más tardar en febrero y que las Europeas son una muy buena ocasión de debutar, al tratarse de unos comicios con circunscripción única, donde los votos no se pierden y el esfuerzo organizativo para presentar listas es menor.

También reconocen que una formación no es algo que se haga entre cuatro amigos, sino que necesita cuadros dirigentes. Por eso mucha gente de la política y de la sociedad civil cercanos a sus ideas van a ser tocados en los próximos días para sondear su incorporación al proyecto. Eso sí, lo que no se contempla bajo ningún concepto es desmantelar DENAES -como en su día se hizo con la Plataforma Basta Ya para convertirla en un partido, lo que terminó por ser UpyD-.

Por otro lado, quizá su principal virtud es la claridad y ausencia de complejos a la hora de defender sus valores. Entre ellos, destaca el respeto por las víctimas del terrorismo. No en vano, en la última manifestación convocada por la fundación DENAES, pudieron verse bajo los mismos lemas a Francisco José Alcaraz, a José Antonio Ortega Lara, Consuelo Ordóñez, Daniel Portero y Ángeles Pedraza. En este sentido, es rotunda su denuncia de la actuación del Gobierno en la derogación de la doctrina Parot como uno de los muchos elementos que les diferenciará del actual PP.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

La foto de la vergüenza
EDITORIAL Libertad Digital  5 Enero 2014

Cuando en Libertad Digital decidimos publicar un mural con las fotografías de los etarras que iban ser excarcelados, utilizando la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo sobre el caso Inés del Río, no pensábamos que en tan solo tres meses íbamos a contemplar la representación real de ese fotomontaje periodístico. La imagen de este sábado con los etarras excarcelados posando en grupo en un antiguo matadero es mucho más que una simple fotografía. Es un alarde ignominioso de quienes saben que están ganando y se les permite todo. Por duro que sea y repugnante resulte oírlo no hay mejor definición de lo que está pasando que la frase con la que los proetarras increparon a las víctimas la pasada semana: "los nuestros en la calle, los vuestros en el hoyo".

No hay argumento jurídico que se sostenga en contra del sentido común. No apreciar un delito de enaltecimiento del terrorismo en un acto conjunto de todos los presos excarcelados para hacer pública su fidelidad a la banda etarra es algo más que una siniestra tomadura de pelo. Por mucho que le moleste al señor Pedraz, aunque un acto no necesite autorización, cuando se le pregunta a un juez y no lo prohíbe, lo está consintiendo. No es que nos sorprenda esta decisión ni por el juez Pedraz en particular ni por el poder judicial en general. La obscena sumisión de la justicia al poder político, al que los magistrados deben nombramientos y sus jugosos complementos salariales se ha visto perfectamente reflejada en las excarcelaciones de los últimos meses.

Es más que comprensible la desconfianza total en la justicia y en el resto de instituciones, salvo la Policía y la Guardia Civil, que demuestran las víctimas. Las humillaciones en forma de cesión a los terroristas se suceden, siguiendo el rumbo iniciado por Zapatero que parece inalterable, una vez que este Gobierno no ha querido cambiarlo. Por ello es más que fundado el temor de las víctimas y muchos españoles decentes de que lo visto con la sentencia de Estrasburgo no es más que un primer paso hacia una amnistía total, utilizando la Vía Nanclares u otras fórmulas. La ruta está clara. La pregunta es hasta dónde está dispuesto a llegar Mariano Rajoy.

Asesinos y 'derecho a decidir'
EDITORIAL El Mundo  5 Enero 2014

FINALMENTE, y aceptando el criterio de la Fiscalía, el juez Pedraz autorizó ayer el acto protagonizado en Durango por más de 60 terroristas excarcelados tras la anulación de la doctrina Parot. Para explicar por qué las víctimas consideraron este encuentro de asesinos una «humillación» no hay más que decir que el portavoz encargado de leer el comunicado fue Kubati, condenado a 1.210 años por 13 asesinatos. Entre todos los reunidos sumaban más de 1.500 años de cárcel cumplidos por unos 300 asesinatos. Con esta criminal hoja de servicios, los ex presos lanzaron un manifiesto político en línea con el texto hecho público hace unos días por el colectivo de reclusos de la banda aún en prisión. En resumen, si antes hacían «política» con el tiro en la nuca, ahora están dispuestos a poner su «experiencia» al servicio del «derecho a decidir» del pueblo vasco. Naturalmente, no salió de su boca ni una palabra de arrepentimiento por sus crímenes ni una petición de perdón a las víctimas, ni una reclamación a ETA para que abandone las armas.

Quienes intentan cargar la responsabilidad de la celebración de este acto sólo en el juez Pedraz yerran el tiro, con toda intención seguramente. Lo peor no es que estos etarras se hayan reunido, sino que estén fuera de la cárcel y en eso algún tipo de responsabilidad tiene el Gobierno, como sospecha hasta la propia Defensora del Pueblo. Tanto por no actuar de forma contundente durante el proceso de Estrasburgo como por no hacer nada para frenar la rapidez de las excarcelaciones. El ministro del Interior no puede lavarse la conciencia a base de calificar como «aquelarre» el acto de Durango, siendo como es el responsable directo de la excarcelación de Bolinaga. Los ex presos de ETA ponen también en un brete a Artur Mas, al obligarle a transitar el camino del «derecho a decidir» con una compañía tan despreciable.

La visita de la vieja dama
Luis del Pino Libertad Digital  5 Enero 2014

La visita de la vieja dama es una conocida obra teatral del prolífico escritor suizo Friedrich Durrenmatt, experto en satirizar la hipocresía de la sociedad que le rodeaba.

La obra transcurre en el imaginario pueblo de Güllen, antes próspero y ahora sumido en la decadencia y aquejado por una fuerte crisis económica. A ese pueblo lleno de deudas llega Claire Zachanassian, una conocida multimillonaria que creció en Güllen y en la que todos los habitantes han depositado sus esperanzas, confiando en que decida invertir allí algo de su extraordinaria fortuna, para que la población pueda así revitalizarse.

Pero cuando todos los habitantes se reúnen para dar la bienvenida a Claire, ésta se descuelga con una propuesta siniestra. Está dispuesta a donar una inmensa cantidad de dinero, la mitad de la cual sería para el pueblo y la otra mitad a repartir entre sus habitantes. Pero, a cambio de esa generosa suma, quiere que alguien del pueblo se preste voluntario para matar a uno de sus vecinos más conocidos: a Alfred, aquel que dejó embarazada a Claire cuando era joven, se desentendió de ella y fue el culpable de que tuviera que irse del pueblo y acabara ejerciendo de prostituta en Hamburgo. El alcalde rechaza, por supuesto, la propuesta de la excéntrica millonaria y los habitantes se muestran horrorizados, pero Claire Zachanassian se queda en el pueblo y dice que está dispuesta a esperar.

Alfred se siente inicialmente tranquilo, gracias al rotundo rechazo que la propuesta de Claire ha recibido en público. Pero con el paso de los días su preocupación comienza a crecer, al ver que los habitantes del pueblo empiezan pronto a comprarse a crédito todo tipo de artículos de lujo, que antes no se podían permitir. Con lo que Alfred empieza a sospechar que ese rechazo público a la propuesta de Claire se está transformando en privado en una conspiración general para matarlo. Incluso la mujer y los hijos de Alfred terminan adquiriendo un nuevo coche, junto con nuevas y costosas ropas.

No les cuento el final de la obra, para que tengan ustedes la oportunidad de leerla, si es que no lo han hecho ya. Si la traigo a colación es solo porque La visita de la vieja dama plantea con gran crudeza y cinismo el tema del envilecimiento de todo un pueblo, que parece estar dispuesto a aceptar la mayor de las indignidades por simple interés. Si leen la obra de Durrenmatt, no dejen de fijarse en el comportamiento de los periodistas que en ella aparecen, porque el escritor suizo consigue retratar de manera magistral, con solo unos cuantos trazos, el aspecto más sórdido de la profesión.

Ayer se celebró en Durango un acto de exaltación proetarra, en el que se dieron cita las decenas de asesinos en serie que Mariano Rajoy ha amnistiado de manera encubierta. Más de trescientos muertos sumaban esos pistoleros que ayer se permitieron el lujo, ante la pasividad del gobierno, de escenificar una nueva humillación a las víctimas y de reclamar la autodeterminación y la excarcelación de los restantes presos de ETA.

Como esa vieja dama de la obra de Durrenmatt, ETA impuso hace tiempo sus condiciones y se sentó a esperar. Y nuestra clase política rechazó primero en público, aparentemente indignada, aquellas condiciones de la infamia. Pero las víctimas del terrorismo y todos los demás españoles - porque en esta tragicomedia real, Alfred somos todos - hemos ido viendo cómo los distintos partidos iban, uno a uno, aceptando en secreto lo que la vieja dama etarra exigía, a cambio de poder gozar del poder.

Incluso aquellos que creíamos más próximos, el Partido Popular, han terminado sumándose a un plan, en el que lo único que queda ya por determinar es cuándo y cómo se propinará el golpe definitivo al estado de derecho. Y todo ello sin que nadie en el partido - ni siquiera gente como Esperanza Aguirre o José María Aznar - levante la voz para desmarcarse de la infamia. Nadie hay, en ese Güllen que habita nuestra casta política, que no esté dispuesto a sacrificar su propia dignidad para salvar su propio interés, que es lo único que les importa.

Ayer, más de sesenta asesinos etarras se dieron cita en Durango. Y dejaron clara constancia de que son ellos los que han ganado. El único consuelo que nos queda es que, al menos, está claro quiénes son los que les han dejado ganar.

¿Dónde estaba Inés del Río?
Santiago González http://santiagonzalez.wordpress.com  5  Enero 2014

El Kafe Antzokia de Durango es un espacio que conviene doblemente al acto que allí desarrollaron ayer las cinco docenas largas de sujetos (y sujetas, claro) que posan en la foto. Metafóricamente, porque se trata del antiguo matadero. En su actual condición de teatro, café teatro, porque pocos lugares hay más adecuados para la puesta en escena de una representación.

Los de la foto son terroristas y ex presos. La segunda condición viene avalada por una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. La primera, la de terroristas, por su vinculación a la banda terrorista ETA, en una relación de pertenencia no desmentida por ninguno de los tipos (y las tipas de la foto). O sea, que ETA continúa existiendo, sigue siendo una organización ilegal y los representantes de esta obrita teatral siguen perteneciendo a ella.

Recuerden las palabras con las que comenzó el proceso de paz de José Luis, Eguiguren y LRA. Arnaldo Otegi subió al escenario del velódromo de Anoeta el 14 de noviembre de 2004, cubrió el atril con una kufiya palestina en homenaje a Arafat y dijo: “Hoy, un portavoz ilegal de una organización ilegal (Herri Batasuna) celebra un acto ilegal”.

Mutatis mutandis algo parecido podría haber dicho el portavoz del acto de ayer, el ex preso Kubati, un terrorista, asesino de 13 personas, al que la Justicia ha declarado cumplida su condena: “Hoy, un portavoz ilegal de una banda terrorista ilegal celebra un acto legal. No lo digo yo, lo ha dichos el juez Pedraz”. Como tiene menos labia que Arnaldo so conformó con hacer una valoración política en nombre del colectivo etarra que lo respaldaba:

“La solución del conflicto vendrá del desarrollo de un planteamiento integral. Atendiendo a la misma raíz política y eso debería concretar el derecho a decidir que tiene el pueblo vasco”.

En la foto es el de jersey blanco y pelo de los mismo sentado a la mesa, derecha del espectador. En el mako había una jerarquía con una orden de prelación marcada por el número de víctimas en el expediente. Kubati tenía 13, aunque en la foto hay algunos con más méritos. Fíjense en el calvo con gafas de la primera fila a la izquierda, Jesús Mª Zabarte Arregi, ‘Karnizerito de Arrasate’, que tiene 17 víctimas en su haber, todas después de la amnistía que lo excarceló por vez primera en octubre de 1977. La propia Inés del Río tiene más currículo para representar a la chusma de la foto. Pero seguramente Zabarte tiene menos facilidad de palabra que Kubati e Inés del Río no acudió a la fiesta, sin que la organización, detalle significativo, haya excusado su asistencia.

De todos los excarcelados por la sentencia Parot, probable Del Río Prada es la única en quien la condena ha surtido efecto, en el sentido de apartarla de ese orgullo y satisfacción que muestran todos los demás, incluido Kubati. No sabemos si está arrepentida, pero sí o parece escarmentada, lo cual es un principio razonable para considerar que la pena ha cumplido su función, el de que el delincuente retribuya con ella a la sociedad y a las víctimas.

Aquí preferimos hablar de reinserción, concepto equívoco. Todos los de la foto están reinsertados, han vuelto a la sociedad enferma en la que se revelaron como criminales. Han sido acogido como héroes en sus familias, ninguna madre siente baldón social por haber engendrado al asesino, en sus pueblos y en la prensa socialdemócrata. Lean la laudatio que hoy les dedica LRA. No han pedido perdón, ni se han mostrado arrepentidos por los cientos de asesinatos por ellos cometidos. Un fiscal superior dijo que no puede tildar a los integrantes de esta tropa de asesinos o terroristas. Mis compañeros periodistas aceptan llamar ‘rueda de prensa’ a un acto de propaganda de una organización terrorista. No hay rueda de presa sin preguntas. Un periodista de Intereconomía no concebía esa razón y se empeñó en interpelar a los comparecientes. Tal como se cuenta en la crónica de El País: los organizadores del acto le invitaron a que se marchara de la sala”. No hay ex terroristas si no hay arrepentimiento por lo hecho, desvinculación de la organización terrorista, petición de disolución de la misma y colaboración con la justicia.

¿Reconocen sus crímenes? No, los reivindican. Seguirá.
 

Juan Velarde Fuertes
'Rajoy sigue sin dar el gran paso'
ROSALINA MORENO www.gaceta.es  5 Enero 2014

El economista Juan Velarde Fuertes, Premio Príncipe de Asturias, ex miembro del Tribunal de Cuentas, ensayista y maestro de economistas hace un balance en GACETA.ES de la situación de nuestro país. Destaca que el Gobierno pretende continuar las medidas económicas que había adoptado ya en 2013, pero sin dar “el gran paso”: el de la reforma del sistema laboral, del sistema de administraciones públicas y las que se refieren al gasto público. Señala que “son medidas siempre ásperas y duras, que tienen unos resultados excelentes al cabo de dos ó tres años, pero que de pronto tienen unas consecuencias sociales y políticas evidentes que los políticos acaban teniendo en cuenta”. “Por eso, se adoptan medidas de reforma, pero un tanto medrosamente. Y ese es el problema en este momento”, apostilla.

-¿Cómo está la economía española? Ayer conocimos que 2013 ha cerrado con 4.701.338 parados registrados en los servicios públicos de empleo, 147.385 menos que un año antes, tras un mes de diciembre récord en caída del paro y también en aumento de afiliados...
Los economistas pronosticamos hace exactamente un año que como consecuencia de las medidas que ya se habían adoptado por el Gobierno, en los últimos trimestres de 2013 se vería mejoría en la situación de la economía española. Como se habían adoptado medidas a lo largo del 2012, esas medidas ratificadas en el 2013 tenían que tener un resultado aceptable, que es el que vemos en estos momentos. Y como resultado de que el aumento del Producto Interior Bruto es muy pequeñito la mejoría en el empleo también va a ser forzosamente muy pequeña. Por lo tanto, hasta que no haya un fuerte desarrollo del Producto Interior Bruto va a ser muy difícil que veamos grandes avances desorbitados en el empleo, pero ya se ven cosas.

-Del anterior Gobierno decía que no tenía política económica, sino medidas populistas a expensas de que la economía mundial prosperase para que nos arrastrara. ¿Cómo ve la política del actual Ejecutivo?
En principio es de continuar las medidas de política económica que había adoptado ya en 2013, pero sin dar el gran paso, como consecuencia de que los grandes pasos son siempre costosos desde el punto de vista social: reforma del sistema laboral, del sistema de las administraciones públicas y los problemas que plantea, así como del gasto público... Todo eso son medidas siempre ásperas y duras que tienen luego unos resultados excelentes al cabo de dos ó tres años, pero que de pronto tienen unas consecuencias sociales y políticas evidentes que los políticos acaban teniendo en cuenta. Por eso, se adoptan medidas de reforma, pero un tanto medrosamente. Y ese es el problema que ocurre en este momento.

-¿Qué más se necesita para reformar y mejorar la economía?
Una explicación por parte del Gobierno y con un conjunto de técnicos indiscutibles que estuviesen al lado, que contasen la verdad de la situación a los españoles diciendo cómo estamos, qué necesitan hacer, lo mucho que arriesgamos como consecuencia de que esas medidas no se adopten y que, por lo tanto, hay que respirar hondo y seguir adelante con esas medidas para ir deprisa. Si se quiere ir muy despacito, se irá muy despacito, pero con ese rastro que es siempre el de una alta tasa de desempleados.

-¿Y cuando empezará a notarse la recuperación en el sector inmobiliario?
La situación del sector inmobiliario es para mucho tiempo. Ha habido una burbuja especulativa tremenda y éstas acaban siendo siempre de consecuencias lamentables. En Cataluña se produjo una especulación bancaria a finales del siglo XIX, 'La febre d'or', y desde entonces esa comunidad prácticamente no ha sido un gran centro bancario español como era Bilbao o Madrid, como consecuencia del golpe que sufrió en aquellos momentos la especulación bancaria que hubo. Ya hubo miedo a eso. En Japón también hubo hace una veintena de años una especulación tremenda en el sector inmobiliario y aún no se ha recuperado. Una superficie en Tokio del tamaño de la que el ocupa el palacio imperial pasaba a venderse en una cifra que era equivalente a todo lo que valía el pueblo de California, que eran unas cifras ya tremendas. De los golpes inmobiliarios o de las burbujas de todo tipo se tarda en salir. No es una cosa para el año que viene o el siguiente.

-Pero, ¿de cuánto tiempo podríamos estar hablando en el caso de España?
De una decena de años, lo que aproximadamente tardó en salirse de una crisis inmobiliaria en nuestro país en la década de los 40, que también fue muy fuerte. En la bolsa subieron los valores de las empresas inmobiliarias hasta las nubes y luego vino el gran batacazo.

-Cambiando de tercio, ¿cómo afectaría la hipotética secesión de Cataluña?
Aproximadamente, puede suponer para Cataluña alrededor del 20% del Producto Interior Bruto catalán, pero para el resto de España sería un golpe muy fuerte porque la región más exportadora de España es Cataluña y eso viene bien para el conjunto de la economía española. La exportación pide materia prima y fabricaciones de otro tipo que vienen del resto de la economía nacional y esa situación se perdería. Se calcula también que la secesión de Cataluña podría suponer aproximadamente una caída del 5% en el conjunto de la economía española. Es algo que perjudica muchísimo a unos y bastante a los otros. Es un tema nuevo que ha surgido y que nos debe preocupar muchísimo a todos.

-¿Nos perjudicará también la situación de riesgo de Francia, nuestro gran cliente?
Hollande se encuentra con un aumento del desempleo importante. Ya están con dos dígitos de paro. Francia está teniendo una situación económica cada vez peor y el Gobierno no está sabiendo salir bien de ella ,y eso, por supuesto, nos va a perjudicar. Como también el que hay riesgo de que, como consecuencia del endeudamiento tremendo de los EE UU, que probablemente puede generar tensiones financieras que afectan a todo el planeta. Y eso repercutiría en nosotros de una manera forzosa. Se ratifica esto con datos como que Hollande está haciendo una solicitud a las empresas para que aumenten el empleo y 'Le Monde' publica que 2014 es un año de alto riesgo financiero, pero los países emergentes están sufriendo una fuga de capitales muy grande, que aumenta peligrosamente. En China, por ejemplo, la deuda de las colectividades locales acaba siendo un tercio del Producto Interior Bruto. No está el mundo en condiciones verdaderamente maravillosas y eso nos puede fastidiar mucho.

-¿Qué le parece la política exterior de Rajoy? El próximo 13 de enero se reunirá con Obama para analizar la agenda bilateral, en la que, entre otras cuestiones, tratarán la evolución de la situación económica...
Hace bien. Obama dirá cómo los EE UU van a afrontar los grandes problemas económicos y políticos actuales y España, de qué manera puede contribuir a que en Europa y en el Mediterráneo exista una coordinación adecuada. EE UU es un aliado muy importante por lo que se refiere a la situación política internacional y entre los múltiples errores del Gobierno anterior estuvo el romper con los EE UU por la situación de Irak, que había mil mecanismos de hacerlo, sin necesidad de las tonterías que se hicieron para colocarnos en frente de los EE UU, que son los grandes vigilantes del Mediterráneo.

-Un mar esencial para nosotros...
Sí. El puerto de mayor tráfico de todos los puertos europeos del Mediterráneo es Valencia. Todo esto hace que haya riesgos evidentes. Concretamente, los chinos han abordado la posibilidad de enviar un portaaviones que haga también de buque nodriza de submarinos nucleares al Mediterráneo, cosa que puede jurídicamente hacer, pero es un riesgo que aparece ahí el que sólo una gran potencia como EE UU puede acabar cortando el disparate que derivado de ello puede acabar apareciendo. Además, China es dueña de parte del puerto de El Pireo en Grecia, a través de mundos financieros. Hay que tener las cosas claras en el Mediterráneo y en el conjunto del Atlántico. Nos están dando el ejemplo desde Inglaterra. ¿Cuál es la base del gran desarrollo de Irlanda? La conexión con EE UU. En los países atlánticos el tener un buen enlace, cuando además se habla de la posibilidad de una situación de reforma arancelaria y de vinculación arancelaria entre la UE y los EE UU pues a ver qué nos puede ocurrir, cómo estamos preparados, qué adelantos hay ahí. Es muy importante esa reunión.

-¿Qué espera de la próxima cumbre del G-20?
Espero poco porque los veinte es un conjunto muy heterógeneo. Ahora mismo estamos viendo que incluso en Europa Francia trata de salir adelante como puede por su cuenta. No hay una conexión de algo superior a los problemas económicos en todos y cada uno de los Veinte que hace que sea bastante escéptico con que de ahí salga una gran solución para el conjunto de la economía mundial. Ojalá me equivoque.

-Por último, ¿qué mensaje mandaría al presidente del Gobierno?
Que diga de la manera más clara y más rotunda posible a los españoles cuál es nuestra situación económica en estos momentos y lo que nos estamos jugando, qué cosas se pueden alcanzar que son importantes, pero con sacrificios previos. Eso se hizo en un momento determinado cuando concretamente Suárez mandó a Enrique Fuentes a Televisión Española a que explicase la situación económica y los costes de salida de aquella realidad. Los españoles lo escucharon, lo avalaron y lo respaldaron. Fue lo que se llamaron los pactos de la Moncloa, que empezaron así. De pronto hay que hacer cosas de esas.

España / El «aquelarre» etarra
Burla a España: 858 víctimas, 69 verdugos; no nos ganarán
Los excarcelados por la «Parot» no piden perdón y exigen el derecho a decidir vasco
Los «liberados de ETA» se equiparan a las víctimas y justifican sus asesinatos
Ander Murillo. Durango. La Razón  5 Enero 2014

La amnistía y la autodeterminación para conseguir la independencia, las viejas reivindicaciones de ETA, fueron ayer los mensajes de fondo lanzados en Durango por los presos excarcelados. El lenguaje se ha adaptado a los tiempos y ahora se habla de liberar «hasta el último» de los presos y del «derecho a decidir», pero el núcleo de las exigencias de los terroristas permanece inalterable, mientras han matado y ahora que han decidido dejar de hacerlo.

Para eso se reunieron ayer en Durango cerca de sesenta presos excarcelados por la derogación de la «doctrina Parot», en un acto que el Gobierno vasco permitió de buen grado, independientemente de las reflexiones judiciales, dando por hecho que se avanzaba en la dirección del final definitivo de ETA.

Sin embargo, aunque los presos excarcelados apoyaron, según el guión previsto, en su totalidad el comunicado del autodenominado Colectivo de Presos Políticos Vascos, que reconoce el daño causado y asume la vía legal para conseguir excarcelaciones individuales, añadieron un nuevo mensaje que vuelve la situación a los orígenes. Los presos excarcelados, como si aún tuvieran en sus manos las pistolas, exigieron ayer al Gobierno el reconocimiento del «derecho a decidir que tiene el pueblo vasco» como única vía para la «solución del conflicto» y reclamaron «repatriar y liberar hasta el último» de los exiliados y presos.

Quien expuso estas reivindicaciones, respaldado por la presencia de casi sesenta etarras que han sido excarcelados tras cumplir sus condenas, fue José Antonio López Ruiz, alias «Kubati», dejando claro que quienes han salido de prisión siguen perteneciendo a ETA, no se arrepienten, no piden perdón y no exigen la disolución de la banda.

El discurso, en la línea y con el lenguaje habitual de los etarras, les coloca a ellos en la posición de víctimas. Argumentan que «una vez finalizado el ciclo armado del conflicto, se deben solucionar todas sus consecuencias», lo que, a su juicio, pasa por «derogar las medidas de excepción» que en su opinión han sufrido los presos etarras. Aunque hablen de «final del conflicto armado» no dan por terminada su «lucha», al afirmar que seguirán trabajando para «superar la represión que, hoy en día, aún padece nuestro pueblo y conseguir la libertad que tanto merece». El comunicado finalizó con el lema «Euskal Presoak Euskal Herrira ¡Amnistía-autodeterminación!». Leído también en euskera por Itziar Martínez, en este comunicado no se contabilizaron las víctimas de quienes estaban allí haciendo reclamaciones al Gobierno, sino que se dio cuenta de los 1.500 años de cárcel a los que fueron condenados, sin considerar un privilegio que todos ellos estuvieran en esos momentos en libertad.

En el lúgubre escenario, sin apenas iluminación, en el que comparecieron ante los periodistas los etarras excarcelados, se leyó previamente otro comunicado del autodenominado Colectivo de Presos Políticos Vascos, organizador del acto, en el que se consideró un «castigo desmedido» las penas de cárcel que han cumplido los terroristas y en el que se realizó un llamamiento a que las excarcelaciones sean recibidas de modo «constructivo y positivo». Había tan poca luz que a los periodistas les fue difícil localizar a los etarras más significativos presentes en la sala, entre ellos Inés del Río, que, según la propia organización, no estuvo, aunque la mayoría de los periodistas consideraron que una mujer tremendamente parecida a ella era la terrorista que llevó la doctrina Parot a Estrasburgo. Contrastadas las fotos, el tema no quedó totalmente aclarado. Otro ausente de peso fue el etarra «Trotiño», mientras que allí estuvieron Francisco Javier Martínez Izaguirre, alias «Javi de Usánsolo», Isidro Garalde Bedialuneta, alias «Mamarru», Juan Manuel Piriz López e Ignacio Fernández de Larrinoa.

El sanguinario «Kubati» hizo los honores
Cuando los medios de comunicación entraron ayer en el antiguo matadero de Durango los 60 etarras excarcelados ya estaban colocados tras una mesa presidida por José Antonio López Ruiz, alias «Kubati», quien leyó uno de los comunicados del acto. «Kubati» , condenado a 1210 años de prisión por 21 asesinatos fue el terrorista que asesinó a la disidente etarra Yoyes cuando esta paseaba con su hijo de tres años en su pueblo natal de Ordicia.

«¿Por qué no pedís perdón a las víctimas»
No todo salió como estaba previsto ayer en el Kafe Antzokia de Durango. Los organizadores del acto se fueron con mal sabor de boca cuando, después de haberse leído los comunicados previstos, el periodista de Intereconomía Cake Minuesa aguó el akelarre a los etarres al alzar la voz y preguntar: «¿No vaís a pedir perdón a las víctimas?». El portavoz del Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK), Estanis Etxaburu, se aferró al guión del acto para contestar: «Hemos dicho que no vamos a responder a ninguna pregunta y aquí termina la rueda de prensa». Una respuesta que no contentó a Minuesa: «No teneís la hombría, la dignidad y la vergüenza de decir "queremos pedir perdón"». Poco después, dos personas de la organización han obligado el periodistaa abandonar el Kafe Antzokia.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial