AGLI Recortes de Prensa   Lunes 6  Enero  2014

¿La oligarquía contra el País Vasco? Gas para 37 años
Roberto Centeno El Confidencial  6 Enero 2014

Ante un año 2014 donde las únicas certezas son que la deuda seguirá creciendo de forma imparable –con los datos de noviembre, en 2013 el incremento de la deuda del Estado alcanzó la salvajada de 128.000 millones, ¡tres veces más que en el mismo periodo 2012!–, el gasto público improductivo seguirá fuera de control y el 90% de los españoles perderá renta y riqueza a chorros, bajarán las pensiones, los salarios y las prestaciones por desempleo y, además, el precio de los pisos, el principal activo de las familias españolas, seguirá cayendo, sólo hay una esperanza cierta: las gigantescas reservas estimadas de gas en el País Vasco, que pueden oscilar en términos de reservas recuperables entre 532.000 millones de metros cúbicos y 2.136 millones, equivalentes al consumo total de España durante 15 años, en el límite mínimo, y 59 años, el límite máximo, o 37 años si tomamos la cifra media y si la oligarquía energética catalana y la ETA no lo impiden, dado el Gobierno de cobardes que padecemos.

El 2013, “el año de la estabilización”, según el Ejecutivo, sus palmeros a sueldo y los medios atados al pesebre, es de la “estabilización” más inaudita jamás conocida. Sólo las cifras de deuda, las más preocupantes sin duda, son desastrosas:

1.- Deuda de las AA.PP.: un billón de euros de deuda computable a del protocolo de déficit excesivo (PDE) y 1,35 billones de euros de deuda total o pasivos en circulación.

2.- Crecimiento de la deuda de las AA.PP.: 128.000 millones de la deuda computable, el triple que el año precedente, y 305.000 millones en el caso de la deuda total, también el triple del mismo periodo del año anterior.

La actuación del Gobierno, ya que a este desastre no se le puede llamar gestión, hace insolvente al Estado español, que sólo se sostiene por la irresponsable barra libre del BCE y las compras de la banca española, más insolvente aún. Este Gobierno de incompetentes y mentirosos profesionales oculta lo esencial y saca pecho en asuntos en los que no tienen arte ni parte, como el descenso de la prima de riesgo, que responde única y exclusivamente a factores externos relacionados con el exceso mundial de liquidez y las acciones del BCE.

Pero como explicaba brillantemente el sábado Juan Carlos Barba, aún en el caso de que la bajada de la prima fuera consecuencia de la acción del Gobierno, que no lo es en absoluto, “su labor sería la peor de los cinco países con problemas en la Eurozona”. Todos sin excepción –Grecia, Portugal, Irlanda e Italia– han experimentado descensos mucho mayores en la prima de riesgo. Somos los que menos, ¿por qué alguien no se lo pregunta a Rajoy en una rueda de prensa? Y lo que es aún peor, la ratio deuda/PIB que más se ha deteriorado, “con mucha diferencia, ha sido España”. En cuanto a los ajustes estructurales, ni están ni se les espera. Esta es la España que, según Rajoy y sus secuaces, ya ha superado la crisis.

Nunca, que se sepa, un responsable político ha tenido la inaudita miseria moral de mostrarse orgulloso de haber arruinado a un pueblo, para que los buitres y las hienas internacionales se peleen pos los despojosPero es que el tema es más grave todavía: este hatajo de inútiles, irresponsables y corruptos que nos gobiernan nos ha endeudado y ha gastado en 2013 el equivalente al 12,5 % del PIB para conseguir que el PIB oficial haya caído “sólo” en otros 16.000 millones de euros, según la versión oficial, y probablemente entre 35 y 40.000 millones en la realidad.

En línea con ello, una de las expresiones más indignas de un dirigente político de las que se tiene memoria, el ministro de Economía, Luis de Guindos, con la misma desvergüenza que vendía bonos basura de Lehmann Brothers a los españoles diciéndoles que eran molido y que a tantos incautos ha llevado a la ruina, afirmó: “Con los recortes salariales y los pisos a mitad de precio, España es una perita en dulce”. Nunca, que se sepa, un responsable político ha tenido la inaudita miseria moral de mostrarse orgulloso de haber arruinado a un pueblo, para que los buitres y las hienas internacionales se peleen por los despojos.

El mayor yacimiento de gas de Europa
Pues bien, dentro de esta panorama sombrío, porque de recuperación nada de nada, excepto para los de siempre –tendremos ocasión de analizar a fondo cuando las cifras de cierre de ejercicio empiecen a estar disponibles–, la única esperanza tangible que puede dar un giro de 180º al desastre energético de este país, fruto de la incompetencia y la corrupción más elevadas jamás conocidas, son las presuntas reservas de gas en el País Vasco. Un yacimiento que, de confirmarse, algo que este año se sabrá pues hay cuatro pozos programados, se convertiría en uno de los yacimientos con mayores reservas de gas del mundo, suficientes para garantizar el autoabastecimiento de España a largo plazo, y a la tercera parte del precio actual. Y no sólo eso, las reservas potenciales son tan enormes que, de confirmarse, podrían abastecer parte del consumo del resto de Europa.

Hace ocho años, la compañía tejana HEYCO Energy Group, unos petroleros de leyenda, de los que 'huelen' el petróleo y el gas como los viejos pioneros, que explotan dichos recursos en varios países además de en Estados Unidos, llegó a un acuerdo con el Ente Vasco de la Energía y, después de años de estudios geológicos y geofísicos, han encontrado entre Bilbao y Vitoria una formación de rocas madre absolutamente gigantesca, tanto por su extensión, 1.298 kilómetros cuadrados, como sobre todo por su espesor, que oscila entre los 1.700 metros y los 4.100, con una media de 2.100 metros. ¡Más de dos kilómetros de espesor!, algo realmente espectacular.

La única esperanza tangible que puede dar un giro de 180º al desastre energético de este país son las presuntas reservas de gas en el País VascoLas reservas estimadas oscilan, como he dicho al principio, entre 532.000 millones de metros cúbicos y 2.136 millones, lo que significa que hay gas suficiente para autoabastecer España en los próximos 37 años de media y para exportar incluso a Francia y Alemania, ya que las reservas in situ son muy superiores y dependerá del precio el que la extracción pueda ser mayor. No hace falta tener muchas luces para comprender que algo tan gigantesco supondría riqueza para España, en general, y para el País Vasco, en particular, porque estamos hablando de un valor entre 130.000 millones de euros y 520.000 millones.

El desastre del sector eléctrico tiene a un ministro tan analfabeto que no sabe distinguir los paneles fotovoltaicos para generar electricidad de los paneles solares para calentar agua y dice hoy una cosa y mañana la contraria y se queda tan pancho porque no tiene ni idea ni de lo que es un kilovatio, claro que tampoco le importa. Bien, pues incluso con un ignorante como Soria, el gas del País Vasco podría arreglar el tema.

¿La oligarquía catalana contra el País Vasco?
En un país civilizado, con un Gobierno que defendiese la nación y no fuese una mafia depredadora y corrupta como el nuestro, a quien España le importa una higa y que es incapaz de defenderla ante cuatro pelanas que no tienen media bofetada, el tema no tendría problema alguno, el yacimiento se desarrollaría cumpliendo las normas legales y medioambientales necesarias y a otra cosa. El Gobierno Vasco a inflarse a cobrar impuestos y royalties y los consumidores a ver drásticamente reducida su factura de gas.

Pero aquí hay un serio problema, la oligarquía catalana, que tiene casi su mayor chollo en Gas Natural, no se va a quedar quietecita, máxime con un cobarde en Moncloa, con un ministro de Industria que no sabe ni de qué va la fiesta y con todos los medios de comunicación a su disposición. Gentes muy relevantes de “este país”, llamarlo España sería puro fascismo, y con mucho, pero que mucho poder, no van a renunciar por las buenas a las fabulosas comisiones que vienen recibiendo año tras año. Y además lo tienen fácil, ya que el yacimiento no es convencional, sino que son rocas madre sólo explotables mediante el procedimiento de fracking, un sistema que se emplea masivamente en todos los países cuidadosos con el medio ambiente, pero que en España, donde la inefable Ana Botella ha contratado un servicio de limpieza low cost para Madrid, convirtiéndola en la ciudad más sucia de Europa, es algo horrendo.

Les resumo el problema. Las rocas madre son aquellas donde se formaron el petróleo y el gas natural y luego, a lo largo de un proceso que ha durado cientos de miles de años, el gas y el petróleo que las impregnaba se ha ido moviendo hasta llegar a trampas geológicas, que son las que han ido constituyendo los yacimientos convencionales. Hasta que a unos cerebritos de la Exxon –a servidor que lleva trabajando toda su vida en el petróleo y el gas, ni siquiera se le había pasado por la mente– pensaron, “¿y por qué narices hay que esperar cientos de millones de años?, vamos directamente a las rocas madre y los sacamos de allí”.

El ‘fracking’ está cambiando el mundo. Estados Unidos es ya autosuficiente en gas y en cuatro años lo será en petróleo. Sus alianzas en el Golfo Pérsico ya no son necesariasVale, y eso cómo se hace. Se perforan pozos verticales hasta las rocas madre y desde el fondo, un abanico de pozos horizontales. Luego se inyecta agua a alta presión, unas 2.000 atmósferas, lo que rompe la roca, fracking, mezclada con arena para impedir que se compacten de nuevo y, al final, sale un caldo obscuro de agua y petróleo gas, que se separan. Esta técnica está cambiando el mundo. Estados Unidos es ya autosuficiente en gas y en cuatro años lo será en petróleo. Sus alianzas en el Golfo Pérsico ya no le son necesarias, su competitividad con un gas que vale hoy la cuarta parte que en España y la mitad que en Europa se ha ido a las estrellas. El recibo de la luz es un tercio el de España.

En el caso del País Vasco el tema es más fácil todavía, dado que el espesor de las capas es tan grande que no es necesario hacer pozos horizontales. Así que es mucho más barato porque estos cuestan un congo y es muchísimo más ecológico. Además, y para el conocimiento de los españoles y vascos de bien, para cuando la oligarquía catalana ponga en marcha a las huestes marxistas ecologistas y los medios de toda España, cuya publicidad depende de ellos, empiecen a clamar contra el fracking sin tener ni idea de lo que hablan: los acuíferos que en teoría podrían resultar afectados –aunque hay medios de sobra para protegerlos– se encuentran a un máximo de 500 metros, mientras que las capas de rocas madre se encuentran entre 1.000 y 6.000 metros bajo la superficie, o sea, que ni los van a tocar.

En fin, de momento dense Uds. por enterados, sobre todos los vascos, no entre Santurce y Bilbao, pero sí entre Vitoria y Bilbao, de que tienen una inmensa riqueza bajo sus pies y de que les van a poner todas las dificultades del mundo para que la desarrollen, porque para la oligarquía catalana el tema sería mortal de necesidad y, al contrario que Rajoy, no van a rendirse sin lucha. Este año se perforarán cuatro pozos de verdad, si las hordas marxistas ecologistas con la ETA al frente y financiadas bajo cuerda por los que van a perder hasta la camisa, no lo impiden.

¡A ver qué narices hace ahora el Gobierno vasco con el derecho a decidir, y en este caso de verdad, porque es sobre su riqueza!, ¿o se van a meter debajo de la mesa de camilla como Rajoy? Doy por supuesta la honestidad de las personas que forman el Gobierno Vasco, hasta ahora lo han demostrado más allá de toda duda razonable, pero que sepan que si el tema sigue adelante, van a recibir ofertas que, como diría don Vito Corleone, “no van a poder rechazar”. El mundo del petróleo y del gas maneja sumas casi inimaginables y eso lo he visto en primera persona. Voy a seguir el asunto y ya les iré contando.

El PP se la juega en Andalucía
Pedro de Tena Libertad Digital  6 Enero 2014

Sin obtener grandes resultados electorales en Cataluña, donde está por los suelos, y en Andalucía, donde se sitúa bien lejos del nivel conseguido por Javier Arenas en las pasadas elecciones de 2012, el PP, cayendo poco a poco junto al PSOE, no tendrá opciones de volver a gobernar con mayoría absoluta en muchos años. La ha tenido y no se ha notado gran cosa, lo cual es de preocupar seriamente. La deducción que mucha gente hace es que para qué la mayoría absoluta si no se aplica el programa ganador y concluye que es la última vez que votará al PP. Pero lo que puede ser lógico en Cataluña, donde el PP perdió el Norte hace mucho tiempo o en el País Vasco, donde ha incubado incluso una rebelión interna que veremos donde llega, en Andalucía el problema es bien grave. Además de la disgregación-aniquilación del voto popular por diferentes vías, desde la subida de impuestos al trato a las víctimas del terrorismo pasando por el aborto y la corrupción del Gürtel, a ello se une una acefalia aguda y agudizada por el cansino Mariano Rajoy que sigue sin entender que sin el Sur el PP, un PP estable y dispuesto a ganar por mayorías amplias, es imposible.

Los andaluces que queremos el cambio porque la Andalucía del régimen sindical-sindicalista se derrumba poco a poco a pesar del maquillaje de Susana Díaz, estamos con escasas opciones. Hasta ahora, la opción más clara y directa fue el voto al PP, a cuyo frente había un candidato con densidad política y un buen conocimiento de las cosas de Andalucía y de España. Pero Arenas murió políticamente en 2012, de muerte súbita, dejando un vacío que, aún hoy, se siente en el espacio político del único partido que podría ser capaz de redimir a Andalucía de su dependencia política, sentimental e ideológica de un régimen que, además de corrupto y telarañoso, ha sido inútil e ineficaz. Sin embargo, en una extraña componenda histórica, mientras el PSOE andaluz pierde el fuelle originario, Izquierda Unida sube como un corcho hasta el punto que lo único que puede cambiar es la proporción de comunismo autoritario y rural que inunda el régimen que agoniza.

Creo que la alternativa correcta es la siguiente: o el PP cambia radicalmente su comportamiento en Andalucía, eligiendo ya mismo un liderazgo creíble, honesto y pragmático o el futuro le pasará una factura decisiva. O el PP enarbola un programa de gobierno regeneracionista por lo liberal, por lo claro, por lo concreto y por lo ejemplar, en el futuro inminente lo descartará como fuerza política clave. O el PP emite señales propias de comunicación que lleguen al fondo y al hondo de Andalucía en un combate abierto contra las ideas, los prejuicios, las mentiras y las estupideces del régimen, o el PP andaluz no llegará ni a la vuelta de la esquina. Y eso que tiene suerte. UPyD no logra contar con personalidades acordes con el momento histórico andaluz. Ciudadanos persiste identificado sobre todo con Cataluña. El nuevo partido que nacerá en 2014, de la mano de Santiago Abascal, no le hará daño de momento.

Lo grave es que el PP andaluz, el de hoy, tiene que ganar las elecciones europeas porque si no lo hace y vence Susana Díaz, morirá de infarto político. Quedan sólo unos meses y en estos meses se juega el ser o la nada de uno de los grupos humanos mas desaprovechados de la historia política de España, pisoteados por treinta años de un régimen humillante y sometidos, en unos y otros momentos, a los supuestos intereses de Estado administrados por la cúpula del PP nacional. O el PP andaluz tiene vocación de ser y lo manifiesta, como lo han hecho en lenguaje propio y diferenciado el PP de Madrid, el extremeño o el gallego, por poner sólo tres ejemplos o no tendrá más opción que el cuarteamiento y la escisión. Como en el resto de España. Al tiempo.

Defensa de la flexibilidad
Antoni Puigverd. La Vanguardia.  6 Enero 2014

El periodismo de opinión ha dejado de ser una profesión narrativa. Ahora es, con loables excepciones, una fábrica de agitación. Siempre existieron los periódicos de partido, los opinadores de trinchera y los informadores que convertían su diario en secta o tribunal de la inquisición. Pero esta visión coexistía con otro periodismo de tradición abierta y narrativa, con una prensa que es cada vez más excepcional: no clama, explica, no pretende imponer, sino describir, no imparte lecciones, sino reflexiones. Inspira a este periodismo la divisa que Stendhal tomó de Saint-Réal para definir la novela: Un espejo en el camino. Un espejo que se está rompiendo.

El periodismo ya casi no describe. Predica. Convierte nuestras discusiones públicas en una variante de las competiciones deportivas. Gerardo Martino, el honesto entrenador del Barça, ha hecho ya honor a la tradición verbal argentina al calificar, irónico y maravillado a la vez, la información deportiva española de “periodismo de camiseta”. Un periodismo que ya no cuenta cosas, sino que justifica o defiende colores.

Martino se refiere a la manera con que nuestra prensa deportiva tiende a informar, por ejemplo, de los penaltis. Nunca la realidad puede estropear el interés de la camiseta. Si el periodista es del Madrid y el penalti ha favorecido el Barça, se afirma que el penalti no ha existido; y viceversa. Enric Juliana sostiene que el periodismo deportivo ha contaminado el resto del periodismo. Así pues, no es que nuestro ágora esté lleno de predicadores e inquisidores, sino que no hay manera de ponerlos de acuerdo ni siquiera sobre los hechos. Esto se ve claramente en el tratamiento de la cuestión catalana. En el asunto del déficit fiscal, por ejemplo. Según la camiseta emocional que el periodista lleve, este déficit existe o no existe. Se niega o se afirma el déficit como se niega o afirma la existencia de un penalti. No recuerdo dónde leí que las opiniones, en la sociedad mediática, son como las monedas falsas: las acuñan unos delincuentes, pero las hacen circular, sin saberlo, personas completamente honestas. No es de extrañar que, partiendo de la manipulación intencionada de los hechos, nuestra ágora democrático se haya convertido en un estruendoso gallinero.

Ya no discutimos en buena lid: intentamos dejar al otro en fuera de juego. Sentimos los colores, pero adormecemos las neuronas. Ovacionamos a quien confirma nuestros prejuicios y silbamos a quien mantiene posiciones distintas a las nuestras. Esta tendencia al maniqueísmo también es muy visible cuando la polémica tiene dimensión moral. En efecto, cuando se discute sobre aborto, eutanasia o investigación genética no se razona: se aplaude o se abuchea. Lo constatamos estos días con la propuesta de ley del ministro Gallardón. Podríamos aprovechar los meses de tramitación parlamentaria para desplegar una reflexión moral sobre todas las derivadas del aborto: los límites de la vida humana, las dificultades actuales de la maternidad, la eugenesia fetal. Pero el espacio de la reflexión se ha achicado tanto, que el debate ya no se intenta. Sólo queda espacio para las descalificaciones.

Inundado por integrismos simétricos y antagónicos, el espacio común de la discusión desaparece sustituido por una especie de reparto feudal. Cada feudo asume la propiedad de una ideología y organiza su trinchera. Si te adhieres a un bando, estate tranquilo: los tuyos te protegerán. Pero también te exigirán fidelidad total, sin fisuras: prohibido aceptar un solo argumento del adversario. El ágora en la que el otro podría ser reconocido y en la que, mediante el cultivo de la dialéctica, era posible elaborar los mejores argumentos trenzando las tesis de unos y las antítesis de los otros, ha quedado completamente bombardeada por el maniqueísmo: “Conmigo o contra mí”.

Si alguien cae en la tentación de escuchar los argumentos del adversario, los suyos lo calificarán de blando y melifluo: “¡Puaj, un moderado!”. En este contexto maniqueo, tanto da si se vomita una estupidez como si se propugna una tesis razonada: los ejércitos intelectuales y periodísticos atacarán o defenderán con igual determinación, atendiendo, no al contenido de lo dicho, sino al prejuicio (la etiqueta) con que se prejuzga la intención de quien habla.

El maniqueo se encuentra muy cómodo machacando el contrario y condenándole a las tinieblas. Le es más fácil condenar que argumentar y tratar de convencer. El maniqueo no es un cínico. Está convencido de tener la razón y procura que los argumentos de sus adversarios no le provoquen dudas: los demoniza para evitarlo. Olvida que la mejor manera de muscular las propias convicciones es contrastándolas con las de otros. Lao Tse, hace unos 2500 años, ya recomendaba la moderación, para ser fiel a la propia conciencia: “Sé flexible y te mantendrás recto”.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Triunfo del marianoarriolismo

CASIMIRO GARCÍA-ABADILLO El Mundo  6 Enero 2014

La encuesta publicada por EL MUNDO el pasado jueves fue recibida como agua de mayo por el PP y, por supuesto, por el Gobierno. Tras dos años de recortes y ajustes en los que las alegrías han brillado por su ausencia, los populares le sacan casi nueve puntos al PSOE ¿Qué mejor regalo de Reyes?

Y, más aún, viniendo de quien viene. Desde hace algunos meses, a este diario se le considera en Génova hostil a Mariano Rajoy. Cuando María Dolores de Cospedal declaró ante el juez Pablo Ruz: «No leo ese periódico», refiriéndose a EL MUNDO, no sólo quiso mostrar su disgusto por lo que considera un ataque injusto, teniendo en cuenta que ella había sido el desencadenante de la caída en desgracia del tesorero, sino que, además, sabía que con ello se estaba granjeando las simpatías del entorno monclovita, que veía en las filtraciones de Luis Bárcenas el mayor ataque a la credibilidad del presidente del Gobierno.

Por ello, insisto, la encuesta de Sigma Dos del pasado jueves tuvo el regusto de una doble victoria, que llegó acompañada de un dato histórico de descenso del paro en diciembre (cayó en más de 107.000 personas).

Muchos atribuyen a Pedro Arriola, asesor áulico de Rajoy, la teoría de que lo más importante para los españoles en estos momentos es la situación económica. Según esa tesis, el partido que consiga enderezar la crisis se habrá ganado la confianza de los ciudadanos para mucho tiempo. Mejorar el crecimiento y crear empleo se convierten en la palanca para una nueva victoria electoral que en los despachos del cuartel general del PP se ve como la opción más posible.

Seguro que Arriola piensa eso o algo parecido pero, en todo caso, Rajoy no necesitaba sus consejos para llegar a esa conclusión. Contemplar en 2015 un crecimiento en el entorno del 2% y un paro ligeramente por debajo del 20% son la garantía de un éxito seguro, tanto en las municipales y autonómicas como en las generales.

Como ya explicábamos la semana pasada, hay muchos factores que permiten a Rajoy afrontar 2014 como el año de la recuperación. Los datos de la encuesta de EL MUNDO apuntan a la constatación de que, para los españoles, siempre vale más lo malo por conocido que lo bueno por conocer (sobre todo cuando ese bueno se llama Alfredo Pérez Rubalcaba).

El presidente, por tanto, tiene manos libres no sólo para hacer una lista europea a su gusto sino, y eso es más importante, para llevar a cabo una remodelación del Gobierno sin grandes traumas.

Todo el mundo da por seguro -incluido el propio implicado- que Miguel Arias Cañete irá en las listas como paso previo a su ascenso a comisario en sustitución de Joaquín Almunia. Los rumores, hace unos meses, apuntaban a que Rajoy aprovecharía la circunstancia para hacer una remodelación a fondo, cambiar cuatro o cinco ministros con el objetivo de buscar un nuevo impulso para la segunda mitad de legislatura.

El presidente ahora ya no tiene la angustia de las encuestas poco favorables. Sin embargo, eso no quiere decir necesariamente que renuncie a llevar a cabo una crisis con el objetivo de quitarse de encima a los ministros más quemados.

Sólo él lo sabe. Como también es consciente de que quitar a Wert o a Mato sería un mero cambio cosmético. Lo que daría a la remodelación envergadura sería un cambio en el equipo económico. Pero eso son palabras mayores. Rajoy no está muy contento con Montoro, pero le aprecia y sabe que es uno de sus más fieles servidores. Guindos ha cosechado notables éxitos y, aunque sigue sin afiliarse al PP, tiene buena imagen, sobre todo en los foros internacionales ¿Un vicepresidente económico? Eso sería crear la figura de primus inter pares en el Gobierno, una figura que, tarde o temprano, terminaría rivalizando con él mismo, como ya ocurrió con Rato en tiempos de Aznar. Por tanto, si no se produce ningún imprevisto en las próximas semanas, lo más probable es que el cambio en el Gobierno quede reducido a eso: el cambio de un ministro del Ejecutivo.

Dirán que doy demasiada importancia a la encuesta de Sigma Dos. Pero es que para el partido del Gobierno, para sus cuadros, para sus dirigentes, para los ministros, supone la constatación de que el marianoarriolismo ha triunfado. Que los agoreros y los alarmistas, los que descalificaban al presidente por pusilánime, han errado de plano ¡Nueve puntos de ventaja! ¡Otra ronda de lo mismo!

¿Y Cataluña?, se preguntan muchos votantes conservadores creyendo que ahí pueden pillar en un renuncio al pontevedrés. Pues, aunque crean que es una broma, la estrategia es esperar y ver.

Me explico. El presidente ya respondió a Mas cuando éste puso fecha a la consulta. De eso, ni hablar. Siempre midiendo las palabras y amparándose en la ley.

Ahora, dicen las fuentes, le toca mover ficha a Mas.

Lo más probable es que la solicitud de referéndum sea cursada en el Congreso tras el verano, lo que da margen al independentismo para ensartar un programa de actos de nueve meses de duración (¡qué pesadez!).

Mientras tanto, Rajoy se mantendrá en silencio; eso sí, dejando hacer a sus ministros. Sobre todo a García Margallo, que ya ha remitido un amplio dossier a embajadores y cónsules sobre el tema.

En Moncloa se preguntan: ¿Qué hará Mas cuando el Congreso rechace por el 80% de los votos su propuesta de referéndum? ¿Se atreverá el presidente de la Generalitat a montar una consulta farsa? ¿Se conformará e iniciará el camino hacia unas elecciones plebiscitarias?

En función de lo que haga, dicen las fuentes, Rajoy adoptará unas medidas u otras, pero siempre sin entrar en provocaciones y, desde luego, sin agitar la amenaza del artículo 155 de la Constitución.

De aquí a septiembre hay tiempo para pensarlo. Y si, mientras tanto, los datos económicos siguen dando buenas noticias... Pues, como les decía: ¡otra ronda de marianoarriolismo!

Pelotón de fusilamiento

RAÚL DEL POZO El Mundo  6 Enero 2014

Una foto para la Historia con poca escenografía: una mesa cubierta por un mantel rojo, un micrófono y detrás los jefes de una partida de veteranos con rostros devorados por las secuelas psicológicas; sin rastros lombrosianos, pero sí con las marcas de la culpa y la larga estancia en la cárcel.

De esa formación de etarras podrían sacarse seis pelotones de fusilamiento, porque todos ellos están probados en los piquetes que sembraron pavesas en las plazas de las ciudades y en los cuarteles, sin tener en cuenta que no se puede hacer una independencia matando niños. Dan más miedo si les ves la cara que cuando estaban en la clandestinidad.

La reunión de Durango no fue un «aquelarre», como la había descrito el ministro del Interior, sino la foto de la normalización de ETA, una legalización de hecho como si de pronto los convirtieran en la Guardia Nacional del País Vasco. Esto sucede en el instante en el que la organización está totalmente derrotada por una concentración de inteligencias y de algunos héroes secretos pertenecientes a la Guardia Civil, la Policía y el CNI.

No, Durango no fue un aquelarre, sino la repetición mediocre de aquellos abrazos que reconocían los grados, sueldos y empleos de los asesinos carlistas, que Valle-Inclán resumía así: «Hecha la paz después de la traición». Puede que estuviera Satanás en la presidencia, pero no era una reunión de brujas sino de prisioneros, que han pasado a ser un estorbo para los ventajistas civiles que han ganado votos con las vísceras que reventaron.

Antes mandaban las pistolas, ahora los políticos se han impuesto a los pistoleros. Como portavoz de la derrota actuó Kubati, pelo blanco, jersey de lana. Lo han ascendido de ejecutor a portavoz; si sigue así acabará de concejal. En la cárcel, el gudari de la sangre helada hizo dos carreras después de ejecutar a Yoyes ante los ojos de su hijo (Yoyes condenó el militarismo de corte fascista de ETA).

Las cosas han cambiado y el mensaje de los dos nacionalismos también. El vasco ahora está liderado por un hombre inteligente que se llama Urkullu; cogió la antorcha de Josu Jon Imaz y no quiere pringarse con la sangre. Kubati pidió el derecho a decidir que, según él, tiene el pueblo vasco. Hace unos años, Ibarretxe vino al Congreso con su plan y su descaro mafioso, pidiendo Dios y Leyes Viejas. Ya se le dijo que hay una única nación. Se le volverá a decir a los de ETA y a los de Mas: ese desafío es buscar una salida donde no hay puerta

Cuando lo legal es repugnante
CARLOS CUESTA El Mundo  6 Enero 2014

Fue Antonio Maura quien definió las ideas como «nuestro aliento, nuestra razón de ser en la política». Lo único que debe impulsar a un partido y alumbrar cada paso en el ejercicio del poder.

Ideas como que nunca deberían escatimarse esfuerzos para que la Justicia doblegue a los terroristas. Ideas como que la Fiscalía y los jueces deberían ser independientes para imponer la legalidad frente a todos los que desafían el Estado de Derecho, sean ciudadanos corrientes, políticos o asesinos. Ideas como que nunca debería haberse permitido la foto de la vergüenza en Durango, un acto en el que más de 60 etarras han exigido una insultante «dignidad» como «luchadores por la libertad», sin arrepentirse de nada y justo antes de expulsar a un periodista por preguntar por las víctimas de ETA. O ideas como que ese homenaje a los asesinos es «repugnante» y «deleznable», en palabras esgrimidas por el ministro Jorge Fernández.

E ideas, todas ellas, que no dudaría en repetir ninguno de los miembros del Gobierno para, acto seguido, eso sí, ver como se celebra el acto de Durango sin hacer nada.

Es momento de decisiones y cada batalla no librada es una contienda perdida

Ideas como que la unidad de España es innegociable. Como que ningún Gobierno regional puede violar los derechos de los ciudadanos a la libre elección de educación, libre circulación de profesionales, libre expresión o libre ejercicio de la nacionalidad española. Ideas como que los esfuerzos en el control del déficit tienen que ser cumplidos a rajatabla por todos los responsables autonómicos. Ideas como que nadie puede difamar a España. O como que «la consulta» soberanista de Artur Mas «es inconstitucional», según argumentó el propio presidente Rajoy.

E ideas que, sin lugar a dudas, y una vez más, volverían a repetir sin pestañear los líderes del Ejecutivo nacional para, a renglón seguido, ver como la Generalitat inicia una campaña de envío de cartas a los máximos mandatarios europeos defendiendo la ruptura de España y la violación de la Constitución, no sólo sin hacer nada para impedirlo, sino incluso manteniendo el envío de dinero para tapar la ruina evidente del Gobierno de Artur Mas.

¿De verás alumbran esas ideas cada paso del Gobierno? como defendía Maura.

No es momento de declaraciones. Lo es de decisiones. Y cada batalla no librada no es sino una contienda perdida. Perdida frente a quienes desafían a España y al Estado de Derecho que representa. Y ganada por aquellos que saben que la debilidad en la defensa de las ideas es su mayor victoria.

Falsear encuestas, falsear conciencias
Los sondeos destinados a averiguar el conocimiento y uso del euskera, con los que el Gobierno vasco proclama el éxito su política lingüística, son tramposos. Solo el 13% de los vascos lo utiliza habitualmente
Aurelio Arteta El Pais  6  Enero 2014

Me temo que al lector le sonará a problema de menor cuantía..., hasta que descubra ya sin remedio que es bastante mayor que lo que imagina. Voy a referirme a un aspecto apenas nombrado de las políticas lingüísticas nacionalistas, esa herramienta básica de la construcción nacional en Cataluña y Euskadi. Si me limito a esta última comunidad, no descarto que el análisis valga también —en menor medida— para la primera.

La política lingüística vasca no solo es injusta por los fundamentos ético-políticos en que descansa y los perversos efectos que produce. Sin duda es asimismo injusta, por el método que emplea para medir sus avances. Quiero decir que las periódicas encuestas destinadas a averiguar la realidad del conocimiento y uso del euskera, con las que las autoridades proclaman los éxitos de esa política..., son muy poco de fiar. Dicho sin remilgos, son tramposas. Este juicio se aplica también a los resultados de la última Encuesta Sociolingüística del Gobierno Vasco del año 2011 recientemente publicados y de los que informaba este periódico (2 de diciembre). Pero quienes conocen la trampa o la sospechan siguen callados por mor de una prudencia que linda con la cobardía. Los Gobiernos que quieren seguir engañando necesitan gente que desee engañarse.

En realidad, tales sondeos no detectan el grado de conocimiento y uso de la lengua vasca entre nosotros. Lo que buscan medir es, a lo sumo, la autoconciencia de los ciudadanos vascos acerca de su nivel de dominio y uso de esa neolengua, pero no de su efectivo dominio y ejercicio cotidiano. Vamos, que se trata de creer a esos ciudadanos bajo palabra. ¿Deberíamos también los profesores ahorrarnos los exámenes que verifican el provecho académico de nuestros alumnos y dejar que se autocalifiquen en cada materia?

Pues hay que presuponer un sesgo subjetivo a favor del vascuence, es decir, que el encuestado se atribuya un conocimiento bastante mayor y un uso más intenso del que posee. Las razones de esa segura desviación son varias y a cuál más esperable. Primera, la natural inclinación a creernos mejores de lo que somos. Segunda, la universal tendencia al conformismo, a hacer y decir lo que suponemos socialmente mayoritario (y el temor al aislamiento si decimos o hacemos lo contrario). Y tercero, entre los nacionalistas y allegados, las abundantes incitaciones a hinchar su presunto saber acerca de esa lengua: la confusión entre la realidad y el deseo, la necesidad de justificar los duros esfuerzos de aprendizaje, rentabilizar sus sacrificios o lavar su conciencia culpable, el propósito de servir a su causa política... Estas y otras variables falsean las respuestas e invalidan muchas conclusiones del estudio.

A pesar del derroche presupuestario, el uso del euskera ha crecido un 2,5% en los últimos 22 años

En definitiva, de esas encuestas por vía telefónica (¡¡!!) no se desprende cuántos conocen y usan el vascuence, sino cuántos dicen conocerlo y usarlo. No informan de cuántos quieren de veras aprenderlo, sino solo de cuántos responden querer aprenderlo. Tampoco informan de cuántas horas dedicarían estos a tal empeño y de qué otras aficiones restarían ese tiempo. ¿Por qué no pedir a cada encuestado que ordene jerárquicamente algunas de sus preferencias de atención pública, ya sea de un empleo más asequible, mejores servicios asistenciales, ampliación de las instalaciones deportivas o adquisición del euskera? ¿O que valore de 1 a 10 qué desearía primero para su hijo: la obtención del título universitario o de una beca de estudios, una estancia en el extranjero, un contrato de trabajo seguro, el conocimiento del inglés... o el dominio del euskera? De todo eso no sabemos nada porque al encuestador (a la postre, el Gobierno vasco) no le conviene preguntarlo. Imaginen por qué.

En cuanto a las supuestas actitudes del ciudadano hacia la promoción de esa lengua, los criterios para detectar su sinceridad son más difíciles de establecer. Por eso mismo son tan propicios a la “corrección política”: porque las respuestas no cuestan nada y no comprometen a nada. Pero que se consulte de la manera apropiada a quién elegirían como médico de cabecera o maestro: a la persona de mejor expediente académico y amplia experiencia profesional, si bien con escasas o nulas nociones de vascuence; o a otra de currículo mediocre y más corta experiencia, aunque en posesión de algún título que le acredita como euskaldún.

En esta última encuesta del Gobierno vasco solo un 27% de encuestados confiesa manejarse bien en euskera, aun cuando el 75% de ese mismo sector reconoce que habla mejor el castellano. En los incesantes sondeos de este tipo, sin embargo, quienes manifiestan desear un mayor conocimiento de la “lengua propia” de su comunidad ascienden a un porcentaje nada desdeñable (en la CAV el 63%, en Navarra el 38%). Lo sospechoso es que tantos acepten imponerse unas obligaciones que durante décadas han sido reacios a satisfacer y que pospongan otras iniciativas públicas que les serían de bastante mayor interés individual y colectivo. Tan escandaloso como que esa mayoría que solo conoce y emplea nuestra lengua común esté hoy matriculando a sus retoños en el modelo D, o sea, en la inmersión en euskera. O que muchos de esos pocos que dicen hablar el euskera con soltura, prefieran conversar en castellano; pero que eso no les impida sostener a la vez que el euskera es el idioma “por excelencia” de los vascos...

La falta de libertad ante la política del euskera no es fruto del miedo a ETA, sino al control social de "los nuestros"

Es de temer entonces que no solo estén falsificados los resultados de estas encuestas, sino antes y sobre todo la conciencia misma de buena parte de quienes las responden. Llamémosla hipócrita, conformista o atemorizada, pero el diagnóstico parece indudable. La falta de libertad de expresión ante la política del euskera no ha sido fruto directo del miedo a ETA, sino del miedo al control social de “los nuestros”. Y con ello se falsea, asimismo, la impresión que sacan los extraños, que tienden aún a creer en nuestra realidad nacional al toparse por doquier con rótulos, folletos, carteles, topónimos, etcétera en ambos idiomas y a fiarse sin reservas de datos como estos que les ofrecen.

Así que no se confundan. Pese a su cuantía tan reducida, las cifras obtenidas mediante esas consultas telefónicas aún están infladas. Para verificarlo, acudamos a la VI Medición del Uso de las Lenguas en la Calle (2011) llevada a cabo por el Cluster de Sociolingüística, bajo el patrocinio de dos departamentos del Gobierno vasco y de las cuatro Diputaciones forales. Según este estudio, basado en la observación directa, solo el 13,3% de los vascos recurre habitualmente al euskera, lo que significa que su uso está prácticamente estancado y que durante los últimos 22 años (1989-2011) ha crecido nada más que en un 2,5% (aunque se dispare, eso sí, el derroche presupuestario de esa partida). Hay diferencias por territorios, claro: en Guipúzcoa los hablantes ascienden hasta el 32,7%, mientras que en Vizcaya se quedan en el 9,4%, en Navarra en el 5,7% y en Álava alcanzan justamente el 4%. Llama la atención que en capitales como San Sebastián ese porcentaje sea el 15,9%, igual que el medido hace 10 años. Tal vez no se lo crean, pero en Vitoria y en Bilbao los usuarios rondan el 3% y en Pamplona oscilan alrededor del 2,5%.

Si el dato más revelador de la pujanza de una lengua es su uso efectivo, y si solo este ofrece el fundamento de los derechos lingüísticos..., saquen las consecuencias. Y si hiciéramos una pregunta expresa sobre las razones de un empleo tan exiguo del euskera, la respuesta sincera más probable del ciudadano medio sería esta: “Porque apenas tengo necesidad ni ocasión de servirme de esa lengua”. ¿Habrá algún valiente que se atreva a declararlo?

Todo esto se lleva denunciado en la prensa local bastantes años. Ni el gremio de sociólogos, ni las empresas de investigación contratadas ni los propios servicios del Gobierno vasco se han dado nunca por aludidos. Cosas de la timidez, supongo.

Aurelio Arteta es catedrático de Filosofía Moral y Política de la Universidad del País Vasco.

ETA necesita publicidad
TONIA ETXARRI, EL CORREO  6 Enero 2014

· Los excarcelados de ETA no son exterroristas porque siguen creyendo que estuvo bien lo que hicieron.

Hemos cambiado de año y la rueda de ETA sigue girando en torno a su subsistencia, cuyos protagonistas siguen utilizando un lenguaje tramposo y manipulador sobre el llamado conflicto del que han vivido cincuenta años. Los presos que se han beneficiado del mandato de Estrasburgo necesitan enviar un mensaje tranquilizador a sus compañeros que permanecen entre rejas y han decidido poner música a una partitura que pretende enmascarar la situación en la que se encuentran, que está provocando diferencias entre ellos y que necesitan adornar para fingir que están en condiciones de seguir influyendo en la vida política democrática.

La puesta de largo de los más de sesenta excarcelados en Durango, en la sala del edificio ‘matadero 1884’ del Kafe Antzokia del pasado sábado, vino a poner la guinda del pastel que están degustando los terroristas beneficiados por la anulación de la aplicación retroactiva de la ‘doctrina Parot’, ante el asombro y la indignación de los colectivos de víctimas del terrorismo que asisten, con incredulidad y cierta sensación de orfandad política, al paso de una cadena interminable de movimientos. Una cadena que comenzó con la excarcelación de un Bolinaga terminal , carcelero de Ortega Lara, que ha podido celebrar ya dos navidades en libertad, y ha seguido este fin de semana con la exhibición de uno de los eslabones más chirriantes de la puesta en escena, con la exhibición del asesino de Yoyes leyendo un comunicado que defraudó las expectativas de quienes están anunciando que ETA está a punto de convertirse a la democracia.

En setiembre de 1980, cuando los ‘polimilis’ se presentaron ante los medios de comunicación a cara descubierta, en una conferencia de prensa de verdad, no como la de Durango, porque en aquella se admitieron preguntas de los periodistas, anunciaron que se disolvían. Y, a pesar de que reconocían que se acogían a medidas de gracia, negociadas entre Euskadiko Ezkerra y el gobierno de UCD, su anuncio fue bien acogido por la sociedad que estaba exigiendo el fin de la violencia. Aquel proceso tampoco fue modélico, como se encargan de recordar algunas familias de víctimas. De hecho, los hijos de Basilio Altuna siguen sin saber quiénes mataron a su padre. Lo mismo que los allegados de otras 325 víctimas mortales. Pero aquella conferencia de prensa fue un anuncio de unos terroristas que habían decidido pasarse al lado claro de la democracia, con todas sus consecuencias. De hecho, explicaron que su disolución era «una forma de contribuir a la resolución del problema de la violencia».

Nada que ver con la puesta de largo de los terroristas excarcelados en Durango, a los que sólo se les puede aplicar el prefijo de ‘ex’ para aludir a su condición de reclusos, que han dejado de serlo por obra y gracia del Tribunal de Estrasburgo que les ha permitido, en muchos casos, haber cumplido penas de un año por cada crimen cometido. Pero nada más. No son ex terroristas. Porque siguen pensando que estuvo bien lo que hicieron.

De ahí que de su comunicado, algo más escurridizo que el del colectivo oficial de los presos, no se haya desprendido ni un ápice de arrepentimiento de su historial sanguinario. Nada. Escuchar a ‘Kubati’ decir que seguirán «trabajando» para superar la represión, provocaba escalofríos. Quienes tienen el arrojo de no olvidar ni mirar hacia otro lado recuerdan sus ‘trabajos’. Y como no se le ha oído ni una disculpa por haber matado a Yoyes delante de su hijo y a otros doce ciudadanos más, la conclusión del significado de la puesta en escena de Durango no puede ser otra que la de la exculpación de su pasado terrorista y la preparación del ambiente de la manifestación del próximo sábado.

Porque ETA, que sigue sin disolverse, necesita publicidad para movilizar a los suyos. Sus colectivos siguen reivindicando su historia. Han renunciado a la violencia porque el Estado les ha ido dejando sin oxígeno. Pero quieren contar lo ocurrido a su manera. De momento, se van encontrando en el camino con muchos acompañantes de última hora que están dejando de mostrarse exigentes con quienes violentaron el Estado de Derecho, asesinando a 838 ciudadanos , y que van cayendo en su trampa del lenguaje. El del relato centrado en los dos bandos que nunca existieron.

Los terroristas ex presos confirmaron que no van a cometer más atentados. Cierto. Pero se presentaron como víctimas por el simple hecho de haber pagado con la cárcel las tropelías cometidas. Como si el cumplimiento de condenas por terrorismo fuera una tortura del Estado en vez de un pago impuesto por las leyes democráticas para defender a los ciudadanos de una injusticia tan flagrante como la violencia. Y como ETA no mató sin excusas, que lo hizo por el poder y la independencia, ahora intenta sumarse a la causa nacionalista del derecho a decidir. Como si quisieran disolver toda su trayectoria de terror y enmascarar la realidad: el conflicto ha sido ETA durante todos estos años.

La idea de que sus presos, que ahora dejan de apostar por la violencia, apelan a la sociedad para que haga «borrón y cuenta nueva» es una trampa dialéctica que la mayoría de los ciudadanos no puede dar por buena. ETA ha estado violentando la política democrática y no puede pretender subirse al carro de Artur Mas, por ejemplo, colocándose el cartel «como decíamos ayer». Porque han sido cincuenta años de terror. Sostiene Rosa Díez que ETA estará derrotada cuando sea delito legitimar su historia. Falta mucho para eso y, seguramente, nunca llegue a ocurrir.

Partido Popular y terrorismo
Carta abierta a Mayor Oreja
Emilio Campmany Libertad Digital  6 Enero 2014

Estimado don Jaime:

No me gustan las cartas abiertas. No obstante, como lo que tengo que decir se lo tengo que decir principalmente a usted, me permitiré por una vez recurrir a este medio. Por adelantado le ofrezco la mayor de mis excusas. Sin más circunloquios paso a exponer el motivo de mi misiva.

Está su partido en trance de decidir quiénes integrarán la lista con la que se presentará a las elecciones europeas y se especula sobre si será o no usted nuevamente el cabeza de lista. Unos creen que no por su oposición a la política antiterrorista de Rajoy. Otros piensan que sí, con el objeto de que su presencia convenza a los electores que vacilan a la vista precisamente de esa política. Me pareció mal que se prestara a este juego en 2009, aunque quise creer que pensó que su labor sería más eficaz combatiendo en favor de sus ideas desde dentro en vez de tener que hacerlo desde fuera. Hoy, sin embargo, su credibilidad como firme opositor a este mal llamado "proceso de paz" que todos los días impone una nueva vejación a las víctimas exige renunciar a seguir colaborando con el partido que ha aceptado la herencia dejada por el infausto Zapatero. No sé qué habrá pensado hacer, pero el no haber condicionado públicamente su aceptación a un radical cambio en la política antiterrorista me hace sospechar que tiene decidido avenirse si finalmente le piden ir. Sería, con franqueza se lo digo, una ignominia.

Y también una decepción. Para muchas víctimas y para muchos españoles a quienes hierve la sangre el ver a los etarras participar en la vida pública, usted constituye una de las pocas esperanzas de que un día se ponga fin a tanta humillación a manos de bobos solemnes y patriotas de hojalata. Dejar que su prestigio sea utilizado para salvar la cara de los responsables de esta claudicación que deja a tantas muertes sin razón de ser nos haría sentirnos aún más huérfanos.

En consecuencia, le ruego, del modo más encarecido que imaginarse pueda, que madrugue a quienes probablemente ya han decidido prescindir de usted y que los mande a paseo diciendo públicamente que no encabezará ninguna lista del PP mientras éste no cambie su política antiterrorista. Será una satisfacción para las víctimas y para todos los que nos sentimos solidarios con ellas. Pero, sobre todo, será un aldabonazo para esas masas tibias de electores del PP que cierran los ojos porque quieren creer que Bolinaga, Kubati y los de su calaña están en la calle a pesar del Gobierno y no, como no puede ser de otra manera, porque el Gobierno ha querido que así sea. En cualquier caso, si finalmente le ofrecen y usted consiente presentarse por el PP a pesar de todo lo que ha ocurrido durante estos cinco últimos años, sepa que, a diferencia de lo ocurrido en 2009 y sintiéndolo mucho, no podrá contar con mi voto.

Pidiéndole nuevamente disculpas por el carácter abierto de esta carta, se despide de usted, atentamente, Emilio Campmany.

Terrorismo
ETA es un geriátrico del crimen
José García Domínguez Libertad Digital  6 Enero 2014

Esos abuelos patéticos, los gudaris de la foto, tan escangallados y fanés, tan ridículos con sus aretes en las orejas. ETA es un geriátrico, el Imserso del crimen. "Yo, después de hacer lo que hacía, me quedaba como un señor y dormía como un rey. O sea, no tenía ningún problema, ninguno. Ningún pensamiento de decir: ¡hostia!, ¡joder!, que he hecho esto y... Qué va, qué va, qué va". Así de locuaz explica uno de ellos lo del daño multilateral a Fernando Reinares, el autor de Patriotas de la muerte. Un libro de confesiones donde, por si hubiese alguna duda, queda claro que el arete también lo llevan en el cerebro, no solo en la oreja. Por algo la ausencia total de remordimientos. Escuchemos a otro:

No he tenido además ningún remordimiento de conciencia. O sea, de decir, bueno, matas a una persona y ¡hostia!.. En ningún momento. Porque actuaba en ese momento por odio. O sea, si no es el odio el que me guiaba, seguramente no sería capaz de hacerlo".

Repárese, en fin, en el sutil cavilar metafísico de este tercero:

Hoy en día sí me lo pensaría más de una vez. Hoy en día, además, soy incapaz de pegar a un perro. Y en cambio, pues eso, si me hace algo el perro, lo machaco, soy capaz de arrancarle el cuello. Y hoy en día me dicen: tienes que matar a un guardia civil; y digo: ¡chst!, espera, espera un momento. Primero, a ver cómo es, luego decidir quién es, cómo. O sea, valoro otras cosas. Ya no me guiaría por el odio.

El eslabón perdido entre el Cromagnon y el Neandertal, eso es todo lo que había tras la leyenda romántica de ETA que aún habita atrincherada en lo más profundo del inconsciente colectivo de la izquierda peninsular. Porque ETA es algo más que una pandilla de viejos tarados. ETA es el último mito del antifranquismo.

A ojos de gran parte de la progresía, esos prostáticos gudaris del arete han encarnado, contra toda evidencia fáctica, la rémora postrera de la dictadura. He ahí la coartada intelectual que ha provisto de legitimidad de origen a las balas durante más de tres décadas. Suprema burla a la inteligencia que únicamente requirió olvidar la amnistía que, allá a inicios de la Transición, abarcó a la totalidad de los pistoleros vascos. ETA, contra lo que quiere la fábula exculpatoria, es hija de la democracia. Nació con –y contra– ella, ni un minuto antes. ¿Por qué entonces nuestra democracia insiste en que ETA la avale exigiéndole que se rinda? Si la democracia está segura de sí misma, ¿qué importa lo que digan a dejen de decir al respecto Kubati o Ternera? ¿O acaso no está tan segura

Francesc Homs: Algo huele a podrido en nuestra democracia
"Junto a este patriotismo romántico y decimonónico encontramos un victimismo propiaciatorio"
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital  6 Enero 2014

“…se tensiona a la sociedad al hacer creer que los catalanes nos enfrentamos a una falaz disyuntiva: la vida o la muerte: “Es que si nos quedamos donde estamos, moriremos…”, naturalmente la vida en el diccionario nacionalista significa independencia y la muerte, como no, España…”

Algo o muchas cosas no funcionan bien en nuestra democracia, no puede ser que personajes como Francesc Homs estén en cargos de tanta responsabilidad como el que ocupa (es el Consejero de la Presidencia y portavoz del gobierno catalán), lamentablemente que la mediocridad (o algo peor) esté al frente de los asuntos públicos es algo que lo podemos encontrar a lo largo de todo el territorio nacional.

Sin embargo, como no podía ser de otra manera, la política catalana es alumna aventajada en las contradicciones de nuestro sistema político, alumna y muchas veces faro desde el que se irradia una deformada concepción de la democracia, que degrada, empobrece, y pervierte nuestra democracia.

Esto es así, quizás, porque para el nacionalismo nuestra democracia está previamente deslegitimada, está contaminada por ser española, esa obsesión por adjetivar el concepto se podría engarzar en el relativismo lingüístico, en la creencia en que el nombre hace la cosa, en que la lengua dota de sentido la existencia, en una democracia hueca e instrumentalizada que es necesario adjetivar (participativa, radical, popular, asamblearia, directa…catalana).

Francesc Homs podría ser el paradigma de la mezquindad en nuestra democracia, el lenguaje que usa es lo más parecido a la neolengua orwelliana, aquella cuyo objetivo era manipular, invertir la realidad, cuya base es esa razón cínica que tan de moda está y estuvo en sistemas totalitarios, una racionalidad al servicio del mito, pero no solo esto, a ese lenguaje se une un discurso organicista que concibe a Cataluña como un ser objetivable junto a un anacrónico historicismo teleológico que trata de fundir y confundir pasado, presente y futuro.

En la entrevista al portavoz de la Generalitat se puede observar ese espíritu pendular y binario tan propio del nacionalismo catalán, por un lado trata de insuflar un falso orgullo patriótico “Un país que ha sido capaz de hacer lo que ha hecho estos últimos trescientos años es un país que es capaz de todo…”, con el que aunar a la Causa a parte de una población catalana necesitada de referentes colectivizadores.

Junto a este patriotismo romántico y decimonónico encontramos un victimismo propiaciatorio, que busca poder justificarlo todo, que recoge el organicismo del que hablaba más arriba, con el que se excita el sentimiento de pertenencia tribal, con el que se tensiona a la sociedad al hacer creer que los catalanes nos enfrentamos a una falaz disyuntiva: la vida o la muerte: “Es que si nos quedamos donde estamos, moriremos…”, naturalmente la vida en el diccionario nacionalista significa independencia y la muerte, como no, España…

La manipulación de la información, la negación de una realidad tan cotidiana que ya pasa desapercibida a gran parte de los catalanes, llega al paroxismo cuando Francesc Homs se dedica a dar lecciones de pluralidad y libertad diciendo que en Cataluña “…hay mucha más libertad…” que en España.

Pero el cinismo no acaba aquí, el Sr. Homs afirma (alguien como él que es el responsable de asignar las subvenciones más o menos camufladas a los medios de comunicación adeptos al Régimen) que “Los medios son mucho más plurales, si se compara, y obviamente los públicos también… no hay esa situación endogámica entre el sistema de comunicación y la política española… En Cataluña somos más plurales”.

No quiero finalizar este artículo sin hacer una última reflexión que retoma el título de este escrito, algo huele a podrido en nuestra democracia cuando nuestros partidos políticos no cumplen una de sus principales funciones: ser estructuras meritocráticas que lleven a los mejores cuadros a los puestos de responsabilidad política, algo funciona pésimamente en España cuando la clase política recurre a un relato que emponzoña nuestra democracia, algo debe estar corrompido cuando desde los mismos partidos no haya nadie que se atreva a denunciar a estos líderes, quizás porque la crítica signifique acabar apeado de las listas electorales.

DESAFÍO NACIONALISTA Las políticas lingüísticas
Baleares retirará la obligación de rotular los comercios en catalán
Bauzá cambiará este año la ley que multaba letreros en castellano con hasta 60.000 euros
DANIEL ÁLVAREZ Palma El Mundo  6 Enero 2014

Los comercios de Baleares ya no estarán obligados a poner sus rótulos y carteles informativos «al menos en catalán» ni, por tanto, estarán amenazados con recibir multas por cuestiones lingüísticas, como ha ocurrido la última década. El Govern popular de José Ramón Bauzá retirará este deber, implantado por el Ejecutivo socialista en la Ley de Comercio de 2001 bajo el pretexto de preservar los «derechos lingüísticos» del consumidor. Se podía rotular sólo en catalán, pero no sólo en castellano.

Esta imposición lingüística establecida por ley venía acompañada, además, de la amenaza de las multas: incumplir la norma acarreaba sanciones de un mínimo de 1.501 euros y de un máximo de hasta 60.000 euros, al considerarse una infracción grave. Todo esto quedará derogado, según aseguran a este diario fuentes del Govern balear.

El equipo de Bauzá trabaja, al menos, con esa previsión para empezar a dar forma al borrador de la nueva Ley de Comercio de Baleares, que espera dejar aprobada este año, a ser posible antes del verano, y que este mismo mes empezará a negociar con las patronales y después con los sindicatos. El Govern quiere limitarse a aprobar una ley «pura y exclusivamente de comercio», explican desde la Conselleria de Economía y Competitividad.

Y ahí quedará fuera la cuestión lingüística que el Pacte introdujo hace 13 años en la ley balear, donde la coalición formada por socialistas y nacionalistas copió lo que había hecho CiU en Cataluña en los años 90, durante el mandato de Jordi Pujol, y que han mantenido los distintos gobiernos de la Generalitat catalana. Una cuestión que, en Baleares, el PP de Jaume Matas no llegó a tocar durante la legislatura 2003-2007, pese a introducir otros cambios en dicha ley.

El Govern actual, en cambio, lo tiene claro, si bien aún no ha redactado la ley. El conseller de Economía, Joaquín García, quiere negociar el contenido con el sector del comercio y buscar el máximo consenso. En dos semanas, se reunirá con las patronales, que en su día rechazaron la obligación de rotular en catalán.

En principio, el Govern no tiene previsto incluir referencia alguna a la cuestión de la lengua, de manera que quedará derogado el polémico artículo 8 de la ley, aún vigente. En este punto, el Pacte estableció que la señalización y los carteles de información general de carácter fijo y los documentos de oferta de servicios para los consumidores de los establecimientos «deben ser redactados, al menos, en catalán». La ley considera infracción «grave» el incumplimiento de esta medida, que fue incluida entre los «derechos lingüísticos» de los consumidores.

En el paquete de infracciones graves, figuran las rebajas ilegales, la publicidad falsa en una oferta promocional, la venta de alcohol fuera del horario permitido, la apertura de un establecimiento en un día festivo no autorizado o el incumplimiento de los plazos de garantía de un producto, entre otros. La ley también establecía que los consumidores tienen derecho a ser atendidos en catalán o castellano y que las administraciones debían promover el uso «progresivo» de la lengua catalana en las actividades comerciales y «en los rótulos, símbolos y distintivos de los establecimientos comerciales» de Baleares.

Pese a la amenaza de las sanciones, el Pacte no llegó a aplicar a rajatabla esta ley en cuanto a la imposición de multas, ni en la legislatura en que la aprobó ni durante la pasada. Tampoco lo hizo el PP. Aunque, durante su último mandato, el Ejecutivo del socialista Francesc Antich reabrió la polémica con su Plan de Normalización Lingüística, en el que proponía «inspecciones para supervisar» que los establecimientos cumplieran la normativa.

El plan incluía 2.000 medidas en todos los ámbitos. Entre otras, la de requerir la «obligación de usar el catalán» a las empresas proveedoras de las administraciones públicas o la concesión de «bonificaciones y ventajas fiscales» a las empresas que exijan el conocimiento del catalán a sus empleados.

A finales de la pasada legislatura, dos restaurantes se convirtieron en los primeros en Baleares en ser multados por rotular en castellano. Como reveló este diario, el Govern del Pacte lo hizo basándose en la Ley Antitabaco del Gobierno de Rodríguez Zapatero, que establecía que los carteles de prohibición de la venta de cigarrillos a menores deben estar escritos «en castellano y en las lenguas cooficiales», aunque matiza que «de acuerdo» con la normativa autonómica. Al ampararse en la ley nacional, menos dura en las multas, ambas sanciones fueron de 100 euros.

El Govern aseguró que sólo había impuesto multas en aplicación de la Ley de Comercio a locales de extranjeros que no rotularon ni en catalán ni en castellano. El PP no se plantea regular la cuestión lingüística en la nueva ley, lo que deja abierta la posibilidad de que los extranjeros puedan poner los carteles de sus negocios en la lengua que quieran.

El Ejecutivo de Bauzá se está mostrando firme en la aplicación de su política lingüística. Por una parte, al implantar el modelo del trilingüismo en la enseñanza, que pretende acabar con la inmersión en catalán, mayoritaria en los centros educativos de las islas durante los últimos años, y que le ha costado una huelga de profesores. Y, por otra, al suprimir la exigencia de tener un título acreditativo de conocimientos del catalán a los funcionarios, para los que poseer un determinado nivel de la lengua cooficial ya no es un requisito, sino un mérito. Esta última ley ha sido avalada por el Tribunal Constitucional, que rechazó el recurso de inconstitucionalidad presentado por el PSOE el año pasado. Los socialistas abanderan la oposición a la política lingüística del PP balear y también han llevado al Constitucional el decreto del trilingüismo.

editada por una tienda de productos catalanes
La agenda independentista del 2014 conmemora el atentado contra Losantos
D. F. El Confidencial  6 Enero 2014

¿Apología del terrorismo o broma macabra del sector más radical de los independentistas? La agenda independentista del 2014 para los más adictos a la causa catalana conmemora como fecha señalada del año, además del 9 de noviembre, día de la anunciada consulta de Artur Mas, la del 21 de mayo, día en el que Terra Lliure atentó contra Federico Jiménez Losantos hace 33 años, en 1981.

La agenda, que ha editado la tienda independentista El Magatzem Català, donde se puede encontrar todo tipo de productos relacionados con la independencia, explica con motivo de esa efeméride lo que fue Terra Lliure. En una versión dulcificada de su historia, señala que fue “una organización armada independentista catalana, de ideología marxista-leninista, fundada en 1978 con el objetivo de crear un estado socialista independiente en los Países Catalanes y que abandonó la lucha armada en 1991”. Omite toda referencia, eso sí, a sus 200 atentados o a las cinco víctimas mortales (cuatro de ellas de la propia organización) y varias decenas de heridos que la organización dejó a sus espaldas.

Jiménez Losantos fue agredido en la madrugada del 21 de mayo de 1981 por dos miembros de Terra Lliure, que le dispararon un tiro de pistola en una pierna, tras atarle y amordazarle en un descampado de Esplugues de Llobregat (Barcelona). Jiménez Losantos, entonces profesor, había destacado en esa época por ser uno de los promotores del llamado “Manifiesto de los dos mil trescientos”, en el que se denunciaban supuestas discriminaciones de la lengua castellana en Cataluña y que le situó en la diana de la organización. Los agresores, antes de herirle, hicieron referencia a ese hecho y le dijeron que se trataba únicamente de una advertencia de la que le iban “a dejar un recuerdo”.

La agenda se promociona como “la agenda del año con derecho a decidir” y es la única en el mercado que tiene una reseña en el 9 de noviembre, día de la anunciada consulta que persigue el presidente de la Generalitat. Ese día, señala, que “hoy, los catalanes votaremos y decidiremos nuestro futuro”.

La agenda conmemora también los atentados terroristas del Exèrcit Popular Català (EPOCA), que capitaneaba Jaume Martínez Vendrell.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial