AGLI Recortes de Prensa   Domingo 12  Enero  2014

Diez retos que España debe superar para mejorar su competitividad
Enrique Lavilla www.vozpopuli.com 12 Enero 2014

Los principales informes de competitividad sitúan a España en posiciones muy por debajo de lo que le correspondería por el volumen de su economía. Aquí presentamos diez retos, elaborados por COTEC, para que la innovación sea un pilar de la competitividad de España.

Para empezar, es necesaria una mejora de la educación a todos los niveles. Todos los niveles formativos deberán conseguir no solo que los alumnos adquieran conocimientos, sino también que se capaciten para aprovecharlos, aprendan a valorar su utilidad y sepan aplicarlos de forma participativa. En el caso español, los datos de competitividad y productividad hacen suponer que nuestro sistema educativo tiene un amplio margen de mejora.

Aunque la distribución de la población española por nivel de estudios terminados ha experimentado una importante transformación en los últimos años, dista mucho de la que exige una economía del conocimiento. Así, por ejemplo, en 2011, en España, el porcentaje de población entre 25 y 64 años que habían completado al menos el nivel de educación secundaria no obligatoria era solo el 54%, cuando en Francia era el 72% y en Alemania el 86%. Por tanto, España debe invertir en educación.

En segundo lugar es necesario que la sociedad valore a los emprendedores innovadores que asumen riesgos inteligentes. La buena disposición para la toma de riesgos importantes es una característica de las empresas que tienen éxito en las economías avanzadas. Por lo tanto, solo de una sociedad cuya cultura valore y estimule el espíritu emprendedor, no penalice el fracaso y lo reconozca como una fuente de experiencia, surgirán, y en número suficiente, empresarios y trabajadores capaces de asumir con naturalidad el riesgo que está implícito en toda innovación.

En tercer lugar hay que evitar que las leyes, la fiscalidad y la regulación obstaculicen la innovación. Las políticas y regulaciones de los gobiernos pueden ser una fuente de barreras a la innovación y, por tanto, a la competitividad. Normas, procedimientos burocráticos y falta de información sobre los mismos son causas frecuentes de obstáculos que pueden llegar a ser potencialmente insalvables, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. El problema se complica aún más en España por los múltiples niveles administrativos con capacidad de influir en la vida de la empresa. Y eso es algo que hay que resolver.

En cuarto lugar es necesario atraer el talento y la inversión extranjera. España debe ser atractiva para los mejores estudiantes, investigadores y empresarios del mundo. Es necesario alcanzar una masa crítica que asegure la atracción de más talento e inversión, la consolidación de conexiones con redes multinacionales, la sistemática difusión del conocimiento y la implicación de la capacidad local de investigación tanto pública como privada.

En quinto término hay que conseguir que la Universidad y la investigación pública se impliquen plenamente en la solución de los problemas de su entorno. El sistema público de I+D, que es la mayor fuente de generación de conocimiento científico y tecnológico del país, debe convertirse en un sólido pilar de la competitividad nuestras empresas. El conocimiento científico y tecnológico es un bien económico, y como tal debe ser considerado y gestionado. Además, el sistema público de investigación es la mayor concentración de capacidad investigadora del país, un potencial de competitividad que no puede desaprovecharse.

El sexto punto establece que hay que hacer conscientes a las empresas de que su sostenibilidad depende de su capacidad para crear valor. Las empresas deben competir en el mercado global, sobre la base de una mayor capacidad tecnológica conseguida con la incorporación de personal cualificado, la participación en el diseño de la Formación Profesional y la cooperación con otras empresas y con el sistema público de I+D. La Administración debe implicarse en el apoyo a la internacionalización, a los sectores de futuro y al fomento de la cooperación, creando un contexto macroeconómico y financiero más fiable.

Las empresas deben asumir el compromiso de incluir la innovación en su estrategia, incorporarla en su cultura e implantar una gestión de la innovación que las lleve a dotarse de medios adecuados y personas capacitadas, y a reconocer los beneficios de la actividad innovadora.

En séptimo lugar hay que implicar a la financiación privada en la innovación. Un sistema de innovación avanzado y competitivo cuenta con abundantes líneas de financiación privada adaptadas a las peculiaridades de la actividad innovadora, desde el capital semilla, capital riesgo o business angels hasta los productos bancarios tradicionales. En España, desde el lado de las empresas, se denuncia que los productos financieros disponibles no se adecuan a las necesidades de los proyectos de innovación. Son precisos créditos capaces de adaptarse a los largos ciclos de vida de los proyectos de innovación y que aprovechen la financiación pública para reducir el alto riesgo de este tipo de proyectos. Los bancos admiten que no conocen suficientemente la actividad innovadora de las empresas. Pero también hay una falta de cultura financiera en muchas de las empresas innovadoras, que les hace difícil proporcionar la información que los bancos necesitan.

El punto número ocho establece que hay que preparar a las pymes para el mercado global. Se debe incorporar la tecnología adecuada, aprender a colaborar, internacionalizarse y crecer. Todas estas pautas deberán ser objetivos fundamentales en la estrategia de las pymes, que tienen un peso en la economía española mucho mayor que en otros países de nuestro entorno. Esto hace que la mejora de su competitividad sea un objetivo ineludible para nuestro país. Para lograrlo, las empresas deberán hacer mayor uso de la tecnología, incluso si se trata de empresas de sectores tradicionales.

En noveno lugar es necesario aprovechar el mercado de las grandes empresas y de la Administración como tractores tecnológicos. Tanto la gran empresa como las administraciones deberán ser conscientes de que su potencial de compra es un eficaz estímulo de la capacidad innovadora de su entorno. Y hay que tener en cuenta que las compras de soluciones innovadoras benefician tanto al comprador como al vendedor.

Y por último, el décimo punto de nuestro decálogo dice que hay que lograr que las pymes encuentren una amplia oferta de servicios para la innovación. Las pymes deben manifestar sus necesidades de servicios tecnológicos, y las organizaciones de soporte a la innovación deben atenderla.

La mano invisible
La 'curva de Laffer' en acción
DIEGO SÁNCHEZ DE LA CRUZ www.gaceta.es 12 Enero 2014

Hay quienes no ven en la fiscalidad una herramienta de recaudación sino un elemento de castigo y rencor social.

La “curva de Laffer” indica que las subidas de impuestos solamente rinden una mayor recaudación hasta que se superan ciertos niveles de resistencia. A partir de dicho umbral, los ingresos del fisco dejan de subir e incluso se reducen. Por tanto, replegar los impuestos a niveles inferiores puede rendir ingresos más altos.

Hay quienes no ven en la fiscalidad una herramienta de recaudación sino un elemento de castigo y rencor social. Un ejemplo es Barack Obama, que en su campaña a la Presidencia llegó a declarar que su prioridad en materia fiscal era subir los tipos a las rentas altas, sin importar las consecuencias de esta medida en lo tocante a la recaudación. Evidentemente, estas líneas no van dirigidas a quienes experimentan placer castigando a la gente con más impuestos. Quienes sí deberían prestar atención a los párrafos que siguen son aquellos analistas que, nadando en contra de la evidencia, siguen negando la intuición de Laffer.

Tomemos el caso de Estados Unidos. Tal y como ha explicado el Adam Smith Institute, a lo largo del siglo XX el país norteamericano aplicó tres grandes rebajas tributarias: la de los años 20 (Warren Harding y Calvin Coolidge), la de los años 60 (John F. Kennedy) y la de los años 80 (Ronald Reagan). En todos los casos, la reducción de tipos impositivos no se tradujo en una disminución sino en un increment de la recaudación fiscal, especialmente entre las rentas más altas.

En la década de 1920, el tipo del Impuesto sobre la Renta llegaba al 73% en su tramo más alto. Entre 1921 y 1925 se recortó hasta el 25%... pero los ingresos tributarios se multiplicaron por dos entre 1923 y 1928. El porcentaje de la recaudación pagado por las rentas más altas (un umbral que entonces se trazaba a partir de los $50.000 dólares) subió del 44% al 78% entre 1921 y 1925.

Pasaron los años, los estímulos, las guerras, las subidas de impuestos… y la Administración Kennedy volvió a apostar por una rebaja sustancial del gravamen a la Renta. Por aquel entonces, el tipo máximo tocaba el 91%, pero se procedió a aprobar una reducción de más de veinte puntos, situándolo en el 70%. Los ingresos tributarias crecieron un 50% entre 1963 y 1968, y el peso de los impuestos pagados por rentas superiores a los $50.000 dólares también creció (esta vez, del 12% al 15%).

Lamentablemente, el impulso de Kennedy a favor de las rebajas de impuestos no fue continuado hasta los años 80. Entonces, entre 1981 y 1988, EEUU bajó el tipo máximo del Impuesto sobre la Renta del 70% al 28%. Esto permitió que, en términos reales, los ingresos por este tributo subiesen un 30% entre 1983 y 1989. También en la “era Reagan” aumentó el peso de la recaudación aportada por rentas altas: el 10% más rico generaba el 48% de lo recaudado por este impuesto en 1981, pero en 1988 ya suponía el 57,2%. Si nos ceñimos al 1% más rico, vemos que su aportación subió del 17,6% al 27,5%. Para el 0,1% más rico, el salto fue del 7% al 14%.

Para desglosar los efectos de esta rebaja de impuestos, influenciada por los consejos de Laffer a la Administración Reagan, fijémonos en la aportación de las rentas más altas en 1980 y 1988:

- En 1980, quienes ganaban entre 200.000 y 500.000 dólares aportaron 11.000 millones al fisco. Para personas de ingresos entre medio millón y un millón de dólares, su contribución al IRS superó los 3.600 millones. En el caso de rentas mayores de un millón de dólares, sus pagos a Hacienda superaron los 4.300 millones.

- En 1988, el tramo de rentas entre 200.000 y 500.000 dólares generó 38.400 millones de dólares al fisco. Para personas con ingresos de entre medio millón y un millón de dólares, la aportación a Hacienda fue de 19.000 millones. En cuanto a las rentas superiores al millón de dólares, sus pagos al IRS superaron los 42.200 millones de dólares.

Algo similar ocurrió en los años de Reagan con el recorte en los impuestos a las rentas del capital. En 1981 se redujeron del 28% al 20%, pero la recaudación subió de 12.500 a 18.500 millones de dólares en apenas dos años. Un recorte adicional en este impuesto, aprobado en 1997, tuvo similar resultado: en tres años, la recaudación total pasó de $62.000 a $110.000 millones.

Hay otros ejemplos que merece la pena señalar. En Reino Unido, la llegada al poder de Margaret Thatcher habilitó un recorte significativo del tipo máximo del Impuesto sobre la Renta. El gravamen era del 83%, pero existía un recargo del 15% que se aplicaba para rentas procedentes de inversiones. Thatcher consiguió bajar el tipo máximo hasta el 40%. La consecuencia es que la recaudación subió y que el 10% más rico pasó de aportar el 32% al 45% del total recaudado.

El caso de Irlanda también merece unas líneas. A mediados de los años 80, su Impuesto de Sociedades llegaba al 50%. Entre 1985 y 1995, dicho gravamen se redujo hasta niveles del 12,5%. Sin embargo, la recaudación obtenida por este tributo pasó del 1% al 3,5% del PIB entre 1985 y 2005. Durante este periodo, el PIB real se multiplicó por tres.

Un ejemplo más: Rusia adoptó a finales del siglo pasado un impuesto único del 13%. Cuando entró en vigor, desaparecieron los viejos tipos progresivos del Impuesto sobre la Renta y solamente se aplicó la retención generalizada del 13%. Pues bien, la recaudación total derivada de este gravamen se multiplicó por cinco en poco más de un lustro, de la mano de aumentos anuales de la recaudación de entre el 11% y el 25%.

Por último, analicemos el caso español. Durante los años de gobierno de José María Aznar (1996-2004), España vivió diferentes rebajas tributarias que se tradujeron en un aumento de la recaudación gracias al impulso económico derivado de estas medidas. La carga fiscal sobre las rentas (peso del IRPF) se redujo en un 33%, mientras que la recaudación creció un 50%. Cabe señalar que se simplificó la tarifa del Impuesto sobre la Renta, que pasó de 18 a cinco tramos. El tipo máximo bajó del 56% al 45%, mientras que el mínimo cayó del 20% al 15%.

La recaudación por el Impuesto de Sociedades se triplicó, pese a que se introdujeron diferentes rebajas de los tipos efectivos de esta figura tributaria, principalmente a través de rebajas y deducciones”. La recaudación por IVA casi se duplicó, a pesar de que no se subió ningún tramo de esta figura fiscal. En suma, la renta neta de las familias creció un 5,3% y el PIB per cápita aumentó un 64%. Durante dicho periodo, la convergencia de renta con Europa se aceleró en diez puntos porcentuales, la deuda se redujo del 64% al 51% del PIB y el desempleo cayó a la mitad (del 24% al 12%).

A pesar de que estas rebajas de impuestos mejoraron la posición fiscal de todos los países mencionados, los gobiernos que aprobaron estas medidas no aumentaron el gasto público sino que lo redujeron. Estamos, pues, ante una victoria rotunda para los contribuyente

El poder de la necedad
josé garcía domínguez ABC Cataluña 12 Enero 2014

Dirigentes de ETA provistos de ingente documentación comprometedora para la banda se enteran por Twitter de que, en breve, van a ser detenidos por la Guardia Civil. Y la persona que airea información tan preciosa para ellos resulta ser un muy alto cargo del Ministerio del Interior. Por lo demás, la escena no forma parte de una película ni del guión de cómic alguno, sino de la vida real. Convendrá conmigo el lector en que, ante sucesos tan estupefacientes, la teoría conspirativa de la Historia resulta muy superior a cualquier alternativa racional que trate de oponérsele. Por algo, e igual a diestra que a siniestra, la creencia en alambicadas conjuras arcanas para el común ha retornado en estos tiempos con más fuerza que nunca. Y es que nadie concede resignarse a que un mundo tan estúpido como el que con frecuencia inquietante comparece ante nuestra atónita mirada resulte factible. Pero, como el corazón, la estupidez también posee razones que la razón no entiende. De ahí que se antoje imposible comprender lo sucedido hace unos días sin el auxilio de aquel gran historial italiano, Carlo Maria Cipolla, y sus ya legendarias leyes fundamentales de la necedad humana.

Recordémoslas. La primera ley enunciada por el sabio toscano afirma lacónica: De forma inevitable, siempre, cada uno de nosotros subestima la cifra de individuos necios que circulan impunemente por este planeta. Reza la segunda, también llamada ley de hierro, puesto que no admite excepción ninguna: La probabilidad de que un individuo determinado sea necio es independiente de cualquier otra característica de la misma persona. Por su parte, la tercera ley fundamental prescribe: Una persona necia es un individuo que causa un daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, al mismo tiempo, ningún provecho para sí, o incluso logrando un perjuicio. Por fin, postula la cuarta y última: Las personas no estúpidas infravaloran de modo tan sistemático como temerario el inmenso potencial nocivo de los necios. ¡Estamos rodeados!

Cataluña y España, verdades históricas
Editorial ABC  12 Enero 2014

EL mayor adversario del separatismo catalán no es la Constitución sino la Historia de Cataluña, por eso, los estrategas de la consulta separatista anunciada para noviembre se afanan en legitimar su asalto independentista con un falseamiento no sólo de la inserción natural de Cataluña en España, sino de la propia realidad histórica catalana. La pugna que defiende el separatismo catalán es, en realidad, la de Cataluña contra Cataluña, más que contra España. ABC publica hoy un resumen de acontecimientos históricos que, ante todo, desmienten la ficción historicista de una Cataluña unitaria, monolítica y unánime contra su identidad española. Todo nacionalismo exasperado busca apropiarse de la representación de un pueblo, entendido como un ser vivo al que se pertenece sólo si se comparte el ideario nacionalista.

Quien no lo comparte es un traidor. Esta tendencia totalitaria de los nacionalismos siempre acaba provocando la mutilación de la historia. En Cataluña, el nacionalismo quiere mutilar cuanto signifique un pasado de lealtad y de pertenencia a España. Tanto empeño en negar lo evidente sólo conseguirá un movimiento de réplica que, como hoy hace ABC, oponga a la mentira nacionalista el conocimiento de la verdad histórica. Desde el origen de la España goda hasta nuestros días, pasando por el gobierno de las Américas y la guerra de Sucesión en el siglo XVIII, los catalanes han sido protagonistas de nuestra historia común, como españoles sin reservas, situándose en uno y otro de los bandos en los que tantas veces nos hemos enfrentado.

La singularidad de sus instituciones o de su lengua no ha sido muy distinta de la de otras regiones de España, algunas de las cuales sí fueron auténticos reinos. Pero precisamente España se ha formado por la suma de esas singularidades, porque el sentimiento de pertenencia a una idea nacional superior siempre ha estado presente en los pueblos españoles mucho antes de la unión definitiva de los reinos de Castilla y Aragón. El conocimiento de la Historia no es un ejercicio de academicismo, sino la condición necesaria para garantizar la convivencia.

EL mayor adversario del separatismo catalán no es la Constitución sino la Historia de Cataluña, por eso, los estrategas de la consulta separatista anunciada para noviembre se afanan en legitimar su asalto independentista con un falseamiento no sólo de la inserción natural de Cataluña en España, sino de la propia realidad histórica catalana. La pugna que defiende el separatismo catalán es, en realidad, la de Cataluña contra Cataluña, más que contra España. ABC publica hoy un resumen de acontecimientos históricos que, ante todo, desmienten la ficción historicista de una Cataluña unitaria, monolítica y unánime contra su identidad española. Todo nacionalismo exasperado busca apropiarse de la representación de un pueblo, entendido como un ser vivo al que se pertenece sólo si se comparte el ideario nacionalista.

Quien no lo comparte es un traidor. Esta tendencia totalitaria de los nacionalismos siempre acaba provocando la mutilación de la historia. En Cataluña, el nacionalismo quiere mutilar cuanto signifique un pasado de lealtad y de pertenencia a España. Tanto empeño en negar lo evidente sólo conseguirá un movimiento de réplica que, como hoy hace ABC, oponga a la mentira nacionalista el conocimiento de la verdad histórica. Desde el origen de la España goda hasta nuestros días, pasando por el gobierno de las Américas y la guerra de Sucesión en el siglo XVIII, los catalanes han sido protagonistas de nuestra historia común, como españoles sin reservas, situándose en uno y otro de los bandos en los que tantas veces nos hemos enfrentado.

La singularidad de sus instituciones o de su lengua no ha sido muy distinta de la de otras regiones de España, algunas de las cuales sí fueron auténticos reinos. Pero precisamente España se ha formado por la suma de esas singularidades, porque el sentimiento de pertenencia a una idea nacional superior siempre ha estado presente en los pueblos españoles mucho antes de la unión definitiva de los reinos de Castilla y Aragón. El conocimiento de la Historia no es un ejercicio de academicismo, sino la condición necesaria para garantizar la convivencia.

EL mayor adversario del separatismo catalán no es la Constitución sino la Historia de Cataluña, por eso, los estrategas de la consulta separatista anunciada para noviembre se afanan en legitimar su asalto independentista con un falseamiento no sólo de la inserción natural de Cataluña en España, sino de la propia realidad histórica catalana. La pugna que defiende el separatismo catalán es, en realidad, la de Cataluña contra Cataluña, más que contra España. ABC publica hoy un resumen de acontecimientos históricos que, ante todo, desmienten la ficción historicista de una Cataluña unitaria, monolítica y unánime contra su identidad española. Todo nacionalismo exasperado busca apropiarse de la representación de un pueblo, entendido como un ser vivo al que se pertenece sólo si se comparte el ideario nacionalista.

Quien no lo comparte es un traidor. Esta tendencia totalitaria de los nacionalismos siempre acaba provocando la mutilación de la historia. En Cataluña, el nacionalismo quiere mutilar cuanto signifique un pasado de lealtad y de pertenencia a España. Tanto empeño en negar lo evidente sólo conseguirá un movimiento de réplica que, como hoy hace ABC, oponga a la mentira nacionalista el conocimiento de la verdad histórica. Desde el origen de la España goda hasta nuestros días, pasando por el gobierno de las Américas y la guerra de Sucesión en el siglo XVIII, los catalanes han sido protagonistas de nuestra historia común, como españoles sin reservas, situándose en uno y otro de los bandos en los que tantas veces nos hemos enfrentado.

La singularidad de sus instituciones o de su lengua no ha sido muy distinta de la de otras regiones de España, algunas de las cuales sí fueron auténticos reinos. Pero precisamente España se ha formado por la suma de esas singularidades, porque el sentimiento de pertenencia a una idea nacional superior siempre ha estado presente en los pueblos españoles mucho antes de la unión definitiva de los reinos de Castilla y Aragón. El conocimiento de la Historia no es un ejercicio de academicismo, sino la condición necesaria para garantizar la convivencia.

EL mayor adversario del separatismo catalán no es la Constitución sino la Historia de Cataluña, por eso, los estrategas de la consulta separatista anunciada para noviembre se afanan en legitimar su asalto independentista con un falseamiento no sólo de la inserción natural de Cataluña en España, sino de la propia realidad histórica catalana. La pugna que defiende el separatismo catalán es, en realidad, la de Cataluña contra Cataluña, más que contra España. ABC publica hoy un resumen de acontecimientos históricos que, ante todo, desmienten la ficción historicista de una Cataluña unitaria, monolítica y unánime contra su identidad española. Todo nacionalismo exasperado busca apropiarse de la representación de un pueblo, entendido como un ser vivo al que se pertenece sólo si se comparte el ideario nacionalista.

Quien no lo comparte es un traidor. Esta tendencia totalitaria de los nacionalismos siempre acaba provocando la mutilación de la historia. En Cataluña, el nacionalismo quiere mutilar cuanto signifique un pasado de lealtad y de pertenencia a España. Tanto empeño en negar lo evidente sólo conseguirá un movimiento de réplica que, como hoy hace ABC, oponga a la mentira nacionalista el conocimiento de la verdad histórica. Desde el origen de la España goda hasta nuestros días, pasando por el gobierno de las Américas y la guerra de Sucesión en el siglo XVIII, los catalanes han sido protagonistas de nuestra historia común, como españoles sin reservas, situándose en uno y otro de los bandos en los que tantas veces nos hemos enfrentado.

La singularidad de sus instituciones o de su lengua no ha sido muy distinta de la de otras regiones de España, algunas de las cuales sí fueron auténticos reinos. Pero precisamente España se ha formado por la suma de esas singularidades, porque el sentimiento de pertenencia a una idea nacional superior siempre ha estado presente en los pueblos españoles mucho antes de la unión definitiva de los reinos de Castilla y Aragón. El conocimiento de la Historia no es un ejercicio de academicismo, sino la condición necesaria para garantizar la convivencia.

En respuesta a François Musseau ('Libération')
Daniel Perales www.cronicaglobal.com 12 Enero 2014

Es siempre una buena noticia que un periódico francés del prestigio de Libération preste atención a lo que sucede fuera de Francia, y resulta todavía más interesante si lo hace tratando un tema que nos toca bien de cerca. Ahora bien, la noticia se torna oscura cuando, el que es considerado un periódico riguroso e independiente, publica un artículo ("Espagne: la Catalogne prend le large"), firmado por François Musseau el 4 de diciembre pasado, que se acerca más a la propaganda nacionalista que al relato objetivo de la realidad.

Hay bastantes otros catalanes que asumen, como yo, la doble condición de españoles y catalanes con una gran naturalidad, como Estrasburgo vive sin contradicción su identidad francesa y alsaciana

El periodismo es un oficio fundamental para la libertad, sin información veraz no existe la posibilidad de emitir un juicio certero y es por eso que al periodista se le debe exigir contrastar fuentes, investigar a fondo, escuchar a todas las partes e intentar mantener un espíritu objetivo. Cuando se empieza diciendo que Sant Vicenç dels Horts se encuentra a 50 kilómetros de Barcelona, cuando se halla a 20 kilómetros aproximadamente, es empezar con mal pie y es dar un paso en falso en todas esas características que universalmente se entenderían como las apropiadas para definir a un buen periodista. Pero lejos de ser una equivocación puntual, este primer error nos lleva al desarrollo de un texto plagado de falsedades, medias verdades y mentiras interesadas, que se suceden una tras otra como si el enviado especial en cuestión hubiese estado disfrutando de unas vacaciones pagadas mientras le escribía su texto el primer separatista que se hubiese cruzado por la calle.

Empecemos por el título, "¿Cataluña se desengancha de España?". Yo también soy catalán y nunca me he desenganchado de España, ni física ni metafóricamente. Y no es solo mi caso, desde luego: hay bastantes otros catalanes -sobre todo en Sant Vicenç dels Horts, donde viví durante algunos años- que asumen, como yo, la doble condición de españoles y catalanes con una gran naturalidad, como Estrasburgo vive sin contradicción su identidad francesa y alsaciana.

Esta identidad doble catalana y española, vivida de modo no conflictivo, es ampliamente mayoritaria en Cataluña, como lo muestran todas las encuestas, oficiales o no. Y es todavía más marcada en Sant Vicenç dels Horts, como lo ejemplifica el hecho de que el nacionalismo haya podido acceder al Ayuntamiento únicamente en las últimas elecciones municipales, debido particularmente al fiasco del partido socialista local, y con una coalición peculiar que comprende separatistas (ERC), nacionalistas conservadores (CiU) y ex comunistas (ICV). Pero por supuesto, si se informa sólo desde el lado de la concejal municipal separatista Imma Prats (ERC), y el muy politizado y desprestigiado Centro de Estudios de Opinión (CEO), dirigido por el militante de ERC Jordi Argelaguet, no es extraño que el cuadro resultante sea completamente parcial y demasiado próximo a las tesis de ERC, pese a todo, minoritarias en Sant Vicenç dels Horts.

El artículo empieza su "trabajo de campo" entrevistando a varios vecinos de Sant Vicenç dels Horts, como Iván, "que descubrió en la escuela que en Cataluña las cosas se hacen mejor, de forma más seria". O su esposa Montse, que quiere "una Cataluña divorciada de España". Jaume también opina parecido, y claro, como marcan los cánones del buen periodismo, debe surgir alguien que piense lo contrario. Y aparece Francesc de Carreras, catedrático de Derecho Constitucional, en el mismo plano que mis queridos ex vecinos. Con todos los respetos para ellos, establecer una comparativa de opiniones entre personajes anónimos y un reconocido intelectual como De Carreras, es tanto como poner en el mismo nivel la opinión respecto a la cosmología de Cristiano Ronaldo y Stephen Hawking.

Establecer una comparativa de opiniones entre personajes anónimos y un reconocido intelectual como De Carreras, es tanto como poner en el mismo nivel la opinión respecto a la cosmología de Cristiano Ronaldo y Stephen Hawking

Pero es que la cosa no se queda aquí, sigue su curso, y de qué manera. Se acepta como válido que la ANC no tiene filiación política y que la sociedad civil marca la diferencia respecto a otros movimientos separatistas internacionales. Claro, más de 30 años de nacionalismo obligatorio que ha convertido la escuela en una herramienta al servicio de la manipulación hispanofóbica y catalanocéntrica más absoluta no debe ser tenido en cuenta. Tampoco las riadas de millones de euros destinadas a subvencionar todas aquellas organizaciones políticas, sindicales, colegios profesionales, asociaciones "independientes" (como la propia ANC, dirigida por Carme Forcadell, miembro de ERC), medios de comunicación, asociaciones de vecinos, de inmigrantes o de amigos de la sardana. Pero es que todo esto exigiría "patearse el terreno" y comprobar que la sociedad civil en Cataluña no es más que otro instrumento en manos del nacionalismo político.

El escrito avanza dando categoría de verdad a los mantras que tan bien nos conocemos los no nacionalistas, a saber, que si las autopistas son de peaje, que si pagamos muchos impuestos, que si el corredor ferroviario central, que si la nueva ley de educación ataca el catalán y lo deja en un segundo plano, que si Messi tuvo a su hijo a las 17:14... Y claro, el insigne periodista en cuestión no se molestó en comprobar que mientras en Cataluña teníamos autopistas, en el resto de España pocas veces conocían una carretera de más de dos carriles; que los contratos con las concesionarias como Abertis habían expirado y podían haber pasado a manos públicas y haber eliminado los peajes; que mientras aquí gastamos casi 300 millones de euros anuales en mantener una televisión (entre otros gastos suntuosos con el objetivo de "fer país"), se recorta en los servicios sociales más esenciales como la educación o la sanidad; que el Estado ha apostado decididamente por el corredor ferroviario mediterráneo; que la LOMCE habla de utilizar como lengua vehicular cualquiera de las dos lenguas oficiales, pero como el Ministerio de Educación (absolutamente vaciado de competencias) se ve incapacitado para que no se produzca fraude de ley, utiliza el subterfugio del pago anticipado de una escuela privada bilingüe para aquellos padres que lo demanden. Y, ¡ostras tú! , que la hermana de Messi tuvo que marcharse de Cataluña porque le obligaban a hablar en catalán en la escuela y no se sentía cómoda.

Es evidente que esta retahíla de mantras no podía quedar zanjada sin un corolario espectacular, digno para la ocasión: EL RELATO. Dicen que escribir en mayúsculas en Internet significa chillar, y sí, es lo que acabo de hacer, es más, lo he acompañado mentalmente con un redoble de tambores, por aquello de darle mayor religiosidad al asunto. Y es que leer de la pluma de un periodista extranjero que "el Tribunal Constitucional redujo a cero el nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña" es como para echarse a reír si no fuera porque no hace ninguna gracia.

Leer de la pluma de un periodista extranjero que "el Tribunal Constitucional redujo a cero el nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña" es como para echarse a reír si no fuera porque no hace ninguna gracia

Resulta que Maragall primero, Montilla después y todo ello con la connivencia de Zapatero, deciden dar a Cataluña "el Estatuto que los catalanes quieran" y apropiándose de la voluntad de todos (incluida la mía que también voté psC), producen un bodrio inconstitucional en muchas de sus partes, votado por un censo que no se acerca ni de lejos al obtenido por una Constitución que queda derogada por la puerta de atrás, y que rompe en mil pedazos la igualdad entre ciudadanos de un mismo país. El TC hace su trabajo pese a las múltiples presiones recibidas y "¿todo eso produce las masivas manifestaciones por el sentimiento de agravio que produce en Cataluña?". Y "¿todo esto lleva a pedir la secesión?".

Claro, como decía Xavier Trias el otro día utilizando ese victimismo que tan bien explotan desde hace años: "Yo no soy independentista pero votaré independencia". ¿Le sonará al señor François aquello del doublethinking? Pues debería haberse enterado de que esta gente tan ducha en el lenguaje orwelliano, que le han escrito el artículo mientras posiblemente admiraba embelesado el Parque Güell o la Sagrada Familia, construyen el RELATO que les interesa a su imagen y semejanza, aprovechando el legítimo sentimiento de muchas personas que no quieren ser conscientes de que están siendo instrumentalizadas. Digno de Maquiavelo y de Goebbels y revestido de un aura "guay" que pueden utilizar por la indignidad de nuestra izquierda oficial. Sí, esa izquierda que dejó el internacionalismo a un lado para convencer a Manolo, ese trabajador que es entrevistado al final del artículo, que estaba perdiendo su puesto de trabajo en Fercable, de que "sólo se puede combatir la globalización desde la independencia". ¿Qué independencia? ¿La de Alemania? ¿La de la Troika? ¿La de Estados Unidos? ¿La de los mercados globales?

Probablemente el señor François Musseau disfrutó de lo lindo de su estancia vacacional por estas tierras, pero para la próxima vez, si no es mucho pedir, estaría bien que viniese con el traje de periodista y dejase el bañador y la crema solar en Francia.

Gracias por la atención. Au revoir.

Es un pato
Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 12 Enero 2014

El ministro de Hacienda se ha vanagloriado de que la disminución de empleo público desde su máximo en 2010 ha sido de 340000 puestos, con lo que hemos vuelto al nivel de 2004, cuando el Estado no tenía déficit. Esta evolución, ha señalado, demuestra que el esfuerzo realizado por parte de las Administraciones ha sido gigantesco y, por consiguiente, ya no procede seguir reduciendo la nómina de Ayuntamientos, Autonomías, Gobierno central y demás instituciones y organismos. Su satisfacción ha sido tan grande que ha devuelto graciosamente a los 2830600 españoles que cobran del erario un día de libre disposición de los que les habían sido retirados a causa de la recesión. El problema del exceso de gasto en el capítulo de personal queda, pues, según los cálculos de Cristóbal Montoro, resuelto. “Estas son las cifras” ha comunicado a la ciudadanía y ha añadido con su habitual tono de reproche “parece que las gente no se las lee”.

Una falacia muy frecuente en la argumentación lógica consiste en enunciar una verdad incompleta haciéndola pasar por entera estableciendo así una conclusión errónea que se pretende colar como indiscutible. Veamos lo que el ministro no nos dice: La cifra que resulta significativa no es la comparada con el pico de 2010, sino con la del inicio de la crisis en 2007, que indica que la bajada del empleo público ha sido solamente de 82.700 puestos porque éste se disparó entre 2007 y 2010, con un incremento irresponsable de 255.200 asalariados más. En cuanto al coste del personal de las Administraciones, su aumento entre 2004 y 2013 ha sido de un 44%, mientras que la variación del IPC durante este período ha sido de un 23%.

En otras palabras, que la nómina pública nos cuesta hoy en términos reales bastante más que hace nueve años, en una etapa, además, en la que el Estado, a diferencia de lo que sucedía en 2004, presenta un déficit muy abultado del orden del 6.5% del PIB. Si a este dato revelador se suma que la masa salarial del sector privado no financiero ha crecido un 18% desde 2004, menos de la mitad que la del sector público, y que en la actualidad uno de cada cinco asalariados en España trabaja para las Administraciones frente a uno de cada seis antes de la crisis, podemos establecer que el peso del ajuste ha recaído sobre familias, autónomos y empresas y no sobre el Estado, cuyos gestores han hecho todo lo posible para evitar los efectos de la caída de la actividad económica, prefiriendo imponer a los ciudadanos un alza tremenda de los impuestos antes que transformarlo en una estructura más eficiente.

Cuando un ave se mueve como un pato, tiene pico de pato y parpa como un pato, seguramente es un pato. Cuando un gobernante piensa como un socialista, utiliza conceptos socialistas y actúa como un socialista, lo más probable es que sea socialista. Y si no lo es, ¿se puede saber qué hace en el estanque equivocado?

¿Está en peligro la convivencia en Cataluña?
Alejandro Tercero www.cronicaglobal.com 12 Enero 2014

En los últimos días se han producido ataques contra sedes de CDC, PP, C's y la CUP. Cada vez más voces alertan de que el proyecto rupturista promovido por Mas -amenazando con llevarlo a cabo, incluso, en contra de la ley- puede provocar una fractura social. Pese a los síntomas que apuntan en ese sentido, el presidente de la Generalidad lo niega y asegura que todo responde a una "guerra sucia" contra Cataluña.

En las últimas semanas son muchas las voces que desde el independentismo catalán rechazan rotundamente que el proyecto rupturista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, pueda provocar una fractura social en Cataluña. Sin embargo, cada vez son más frecuentes los indicios que apuntan en sentido contrario.

Tan solo en los últimos días, se han registrado ataques a diversas sedes tanto de partidos nacionalistas como no nacionalistas. El pasado 31 de dicembre, la fachada de la delegación de la CUP de Lérida amaneció con restos de pintura lanzada por unos desconocidos.

Este miércoles, la sede del PP en Viladecans (Barcelona) también fue atacada de la misma forma, aunque en este caso los vándalos acompañaron su acción con pintadas que incluían una estelada y la firma de Arran, la organización radical independentista.

Ese mismo día, la sede de CDC en el distrito barcelonés de Horta-Guinardó sufrió las amenazas de unos desconocidos, que dejaron el mensaje de "muerte al separatismo" y la firma de DNJ, la rama juvenil de la organización ultraderechista Democracia Nacional.

Y, este viernes, la sede central de Ciudadanos en Barcelona ha recibido el tercer ataque en los últimos cinco meses: unos desconocidos han lanzado pintura roja contra varios de los cristales de las oficinas.

Mas lo atribuye a una "guerra sucia" contra Cataluña
Este tipo de ataques y amenazas se han intensificado en los últimos tiempos, principalmente contra los partidos no nacionalistas (PSC, PP, Ciudadanos y UPyD), pero ahora parecen ampliarse también contra las formaciones nacionalistas.

Los síntomas de división en la sociedad catalana empiezan a ser más que evidentes. El caso más significativo se registró el pasado 26 de noviembre, cuando el público asistente a un debate en un auditorio de Tarrasa (Barcelona) entre representantes de siete partidos políticos terminó enfrentándose entre sí, poco después de que el representante de Ciudadanos, Jordi Cañas, decidiera abandonarlo tras ser tildado de "terrorista" por un espectador.

A pesar de todo, las alertas lanzadas por algunos miembros del Gobierno en relación al riesgo de ruptura de la convivencia han sido tildadas por Mas como "una estrategia" del PP y del Gobierno, y como "un recurso más dentro de la guerra sucia" contra Cataluña.

Sin embargo, hace solo tres días, el ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol sugirió al independentismo hacer "mucho ruido en la calle" y convertirse "en un problema importante para Europa" como fórmula para que su proyecto alcance el éxito.

Y este mismo viernes, la Assemblea Nacional Catalana le ha tomado la palabra y ha amenazado con tomar las calles si finalmente no se puede celebrar el referéndum independentista, como pretenden, el próximo 9 de noviembre.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Peor imposible.

Vicente A. C. M. Periodista Digital 12 Enero 2014

Hoy nos deja EL PAÍS unas encuestas demoledoras en las que METROSCOPIA da al PSOE ventaja en la intención de voto sobre el PP (33,5% por 32%). No sé si Mariano Rajoy sabría ese dato en su retiro espiritual junto a sus barones en Toledo. El caso es que se puede hacer mal, se pueden cometer errores de bulto, pero peor, imposible. Será la primera vez que un partido en el Gobierno no repita mandato y mucho menos partiendo de una mayoría absoluta amplia como la que obtuvo el PP en las últimas elecciones. Pero como en ciertos partidos de tenis, la derrota viene básicamente por "errores no forzados". Es decir, por el mal juego producto de una estrategia equivocada.

Mariano Rajoy se rodeó de un equipo de aduladores y de sumisos, asegurándose la lealtad de la mediocridad sobre las escasas voces que reclamaban en el partido un cambio de rumbo y cumplir con el programa electoral. Pero no, la salida de la crisis ha sido la excusa perfecta para llevar a cabo políticas anti sociales endeudando a España hasta límites inasumibles y asfixiando a las clases medias y las PyMES negándoles la financiación para costear el despilfarro, el sobrepeso mórbido de las diferentes administraciones del Estado y de las inútiles y deficitarias empresas públicas.

Mariano Rajoy ha certificado su traición a las víctimas del terrorismo, con una política continuista de la de Zapatero, con la suelta injustificable de etarras como Bolinaga, la pasividad en la detención de los etarras fugados y localizados como Josu Ternera, y en la sumisa actitud frente a una injusta sentencia de un Tribunal incompetente para sentenciar sobre la legislación antiterrorista de España. La rápida suelta de etarras ha sido la mayor traición cometida por un Ejecutivo que cínicamente delegó su responsabilidad en los juzgados sentenciadores.

Mariano Rajoy ha demostrado rotundamente el "principio de Peter" por el que en una jerarquía todo empleado tiende a subir hasta su nivel de incompetencia. El lo logró en el Congreso de Valencia y desde entonces su incompetencia ha quedado de manifiesto cada vez con más rotundidad. El PP en su conjunto también ha llegado como organización dentro de la sociedad española a su nivel de incompetencia. Su inmovilismo y enrocamiento le ha alejado totalmente de los ciudadanos y las encuestas solo reflejan el grado de frustración y desencanto con quienes habían depositado toda su confianza.

Porque la recuperación económica no es solo controlar las grandes variables, que además es un espejismo debido a la inyección de capital y saneamiento de la banca mala, véase las Cajas de Ahorros mangoneadas por la casta política. La percepción del ciudadano es que su nivel de vida se ha desplomado, que existen casi seis millones de parados , de los cuales más de dos millones no reciben ningún tipo de prestaciones, que en el horizonte cercano no se ve un cambio a mejor, sino a peor,que en la casta política no se advierte ningún tipo de arrepentimiento ni regeneración, y que se empecinan en mantener su oligarquía elitista y clientelismo a costa de los impuestos de todos los españoles.

Personalmente mentiría si dijera que no me importa lo que le pase al PP porque su fracaso es el fracaso de España y el fracaso de la democracia. No es una buena noticia que esa encuesta ponga por delante a quienes son los responsables directos de haber llevado a España al precipicio y a la intervención. Pero es que el PP no solo no ha hecho nada por evitarlo, sino que ha contribuído a la radicalización de un electorado desesperado por ver que sus esperanzas no se van a cumplir. La subida descomunal de IU y la recuperación del PSOE demuestra la depresión de un centro derecha que se ve huérfano y sin líderes fiables en los que confiar.

Se puede hacer mal, se pueden cometer errores, pero peor...imposible.

Nuevo éxito de ETA, gracias al PNV
EDITORIAL Libertad Digital 12 Enero 2014

La manifestación en apoyo a los presos de ETA, que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco había prohibido por ilegal, tuvo lugar este sábado gracias a la colaboración del PNV que, como hiciera en 1998 con el Pacto de Estella, ha vuelto a ponerse al servicio de la ETA, organización directamente responsable de las movilizaciones en favor de sus miembros encarcelados.

A las pocas horas de conocerse el dictamen de la Audiencia Nacional, PNV, Sortu y otras formaciones minoritarias de la izquierda radical vasca anunciaron la convocatoria de un nuevo acto, idéntico aunque con bajo un lema distinto, con el que finalmente se ha sorteado el mandato de la Justicia gracias a un nuevo auto favorable emitido por el magistrado Javier Moreno desoyendo la petición en contra de la AVT.

Aunque el PNV nunca ha tenido escrúpulos a la hora de beneficiarse políticamente del terrorismo etarra, lo cierto es que con la llegada de Urkullu a la presidencia del partido y luego del Gobierno vasco parecía que la formación nacionalista había entrado en una etapa de moderación. Así al menos parece haberlo entendido Rajoy, cuyas reuniones institucionales con Urkullu se han desarrollado en un clima de gran cordialidad, a pesar de las alabanzas del peneuvista al proceso independentista catalán cuyos pasos está dispuesto a seguir también él a medio plazo.
ADVERTISEMENT

El soporte decisivo que el PNV de ese mismo Urkullu brindó este sábado al mundo etarra, demuestra que la apariencia de normalidad democrática que Rajoy ha querido otorgar a sus relaciones con el nacionalismo vasco es tan ficticia como la que pretende hacer ver en sus tratos con el separatismo catalán. Sólo este acto celebrado con el apoyo peneuvista es motivo suficiente para que el Gobierno rompa cualquier relación con los dirigentes del partido vasco, más allá de las meramente administrativas en ejercicio de sus respectivas competencias territoriales.

Con su vergonzosa decisión de apoyar la marcha proetarra, el PNV ha despejado cualquier duda acerca de sus verdaderas intenciones, coincidentes punto por punto con sus colegas nacionalistas catalanes en el deseo indisimulado de desmembrar la Nación.

Ante esta ofensiva coordinada de estas fuerzas políticas empeñadas en destruir el orden constitucional, a Rajoy no le queda más remedio que abandonar su actual estrategia de concesiones políticas y financieras a los que ya han dejado claro su voluntad de culminar su proyecto segregador aprovechándose de la debilidad del Gobierno de España. Una debilidad injustificada en un Ejecutivo que ostenta la segunda mayoría parlamentaria más amplia de nuestra historia democrática.

El daño
Ahora que asoma la paz la sociedad debe facilitar que los ciudadanos hablen en voz alta
Juan Cruz El Pais  12 Enero 2014

Ahora he estado en Bilbao, caminando por los lugares que en 1990, por ejemplo, parecían los infiernos del cuchicheo. Cené en un restaurante donde entonces quien conversaba conmigo, un filósofo, tenía que mirar a su alrededor por si quien estuviera cerca pudiera ser quien lo buscaba. En aquel viaje, un taxista que se ofreció a ser mi guía por Euskadi me advertía de los peligros como quien asiste a un extranjero en un campo de minas. En todos los lugares percibí entonces esa alerta dañina que se produce cuando ni la conciencia ni la vida se hallan en paz. Ahora, sin embargo, me pasé el día y la noche preguntando: qué pasa, qué pasará, qué hay de aquel clima, qué futuro espera, etcétera, y en todas partes, y a todas horas, y en cualquier compañía, sentí que estos 20 años, desde aquel ambiente de plomo a este instante, ha corrido el aire, se ha desenvuelto la vida hacia delante y no hacia al fondo sucio del temor al zumbido de la pólvora.

Mucho daño ha habido. El daño no se diluye jamás; se atenúa solo porque el tiempo maldito tiene dentro de sí también su propia bendición, su dosis de cierto olvido. Ese daño es multilateral: ha afectado a las numerosas víctimas, miles de víctimas, no solo aquellas que por desgracia perecieron en esta guerra absurda e inútil y perversa, sino todas aquellas que hay alrededor, los múltiples familiares; pero también la sociedad vasca (y española) entera, que ha vivido el sobresalto con la extrañeza con que Kafka decía que se vivía la propia rabia ante la injusticia. Los asesinos convirtieron Euskadi en un campo de minas de efecto inmediato y de efecto retardado. Ahora que asoma la paz lo que la sociedad ha de hacer es atenuar los daños, hacer posible otra vez que los ciudadanos hablen en voz alta en los bares y que en las casas las familias discutan otra vez sin temor a que el pariente sea quien levante la voz para cambiar argumento por amenaza.

En esas circunstancias, mientras ocurre esa normalización de la vida en contra del daño, es lógico que indigne esa fotografía que agrupa a los que asesinaron a tantos tantas veces (ese Kubati, por ejemplo, que asesinó a una mujer, Yoyes, en presencia de su hijo menor: no hay espejo peor de la maldad que ese empecinamiento malévolo en el daño), mostrándose en público sin el pudor que requiere el más mínimo arrepentimiento. Hay muchas maneras de dañar; y esta, la de mostrar con arrojo a una colectividad que causó tanto perjuicio en el ánimo de un pueblo y de unos ciudadanos concretos, uno por uno, es una forma muy perversa de ahondar la herida. Esta es una forma de revivir la maldad: masivamente, alevosamente; un grupo de antiguos presos que acaban de ser aliviados de su pena, avivan en público la pena causada. Al daño causado debe seguir o el arrepentimiento o el silencio. Si esta gente que se sometió al retrato público hubiera optado por diluirse en la sociedad cuya paz desmantelaron habrían ahorrado el innecesario y ominoso recuerdo de sus rostros. El tiempo no borra sino que oculta; ellos, apareciendo así, volvieron a interrumpir esta conversación que una vez fue de plomo y que ahora parece que deja entrar otra vez el aire.

jcruz@elpais.es


La gota que colma el vaso de la vergüenza
M. Luisa G. Franco. BILBAO. La Razón 12 Enero 2014

Los dirigentes del PNV fueron despedidos ayer con besos en ambas mejillas por los proetarras, al término de la manifestación que recorrió las calles de Bilbao, como muestra de agradecimiento por la cobertura que les dieron para una manifestación que burló la legalidad, al coincidir su objetivo, el apoyo a los presos de ETA, con el de la anterior convocatoria de «Tantaz Tantan», prohibida por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco. «Nos vamos ya», dijo el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, al presidente de Sortu, Hasier Arraiz, nada más llegar al Ayuntamiento de Bilbao, el final del recorrido, mientras arreciaban los gritos a favor de la amnistía y la independencia en una manifestación que había sido convocada como una marcha silenciosa.

Andoni Ortuzar, junto con la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejería; el dirigente guipuzcoano del partido, Joseba Egibar, y el diputado general de Vizcaya, Jose Luis Bilbao, representantes del PNV en la manifestación, fueron convidados de piedra en un acto dominado por la escenografía proetarra. Ni en la calle estaba su gente, ni en la manifestación se corearon sus habituales consignas.

La «ingenuidad» del PNV
Si cuando el PNV presentó la convocatoria conjunta con Sortu, EA, Alternativa, Aralar y los sindicatos ELA y LAB, que constituyen todo el arco nacionalista vasco, esperaba contención de los proetarras, pecó de ingenuidad. La pancarta oficial, «Derechos Humanos. Acuerdo y Paz», que portaban ciudadanos anónimos, nada tuvo que ver con las consignas reales de la manifestación, en la que apareció en la mitad de la marcha otra inmensa pancarta con el lema «Askatasuna» (libertad), símbolo de las distintas siglas que han defendido a lo largo de los años la salida de la cárcel de los presos de ETA.

Los presos fueron los protagonistas de la marcha por las calles de Bilbao, tanto en las consignas que gritaban los asistentes, pidiendo su vuelta a casa y la amnistía, como en los carteles que proliferaban entre los manifestantes, en los que la palabra más repetida era «etxera» (casa). No hubo consignas directas a favor de ETA y se recuperaron antiguos gritos proetarras como «Amnistia osoa», (amnistía general) y «Presoak kalera» (presos a la calle), que habían sido sustituidos con el paso del tiempo por «presos etxera» (los presos a casa). También se escucharon gritos a favor de la libertad de los ocho detenidos en la operación desarrollada por la Guardia Civil el pasado miércoles contra el presunto «Frente de Cárceles» de la banda terrorista.

Gotas de agua
A lo largo de la marcha se pudieron ver numerosos carteles que representaban gotas de agua, símbolo de la convocatoria original de «Tantza Tanta», que fue prohibida por entender que esa asociación era sucesora de la ilegalizada Herrira. Si el juez Eloy Velasco quería pruebas de que una convocatoria solapaba a la otra, los asistentes se la dieron con esos símbolos de gotas de agua, que colocaron hasta en los cristales de los coches de la Policía municipal que abrían el paso a la manifestación.

La asistencia fue masiva, como lo había sido el año anterior sin que el PNV respaldara la convocatoria, y el Ayuntamiento la cifró entre 100.000 y 110.000 personas, que colapsaron, como es habitual, la calle Autonomía y la bajada al Ayuntamiento, porque la izquierda abertzale sabe cómo movilizar a su incondicionales, con autobuses desde todos los pueblos del País Vasco.

Plana mayor abertzale
Entre los asistentes no faltaron los máximos dirigentes de las distintas marcas de la izquierda abertzale, entre ellos sus representantes institucionales, el diputado general de Guipúzcoa, Martín Garitano, y el alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, y los dirigentes de sus socios, EA, Alternatiba y Aralar, Pello Urizar, Asier Vega y Patxi Zabaleta, respectivamente, además de los líderes sindicales de ELA, Adolfo Muñoz, y LAB, Ainhoa Etxaide.

No se vio más presencia policial durante la marcha que los vehículos de la Policía Municipal que abrían paso a los manifestantes, pero, en los alrededores del ayuntamiento, había también aparcadas en línea doce furgonetas de agentes antidisturbios de la Ertzaintza. No estaban a la vista, pero el Gobierno vasco, que no acudió a la marcha pero dijo «respetarla», estaba preparado para el caso de que se produjeran incidentes.

Por parte de Sortu, secundaron la manifestación Hasier Arraiz y Maribi Ugarteburu, y también acudieron los ex batasunos Rufi Etxebarria, Pernando Barrena y Joseba Permach.

LOS COSTES DE PARÍS, NY Y BERLÍN SUBEN UN 52%
La Generalitat se gasta 1,2 millones de euros en mantener tres de sus cinco 'embajadas'
Marcos Lamelas. Barcelona El Confidencial 12 Enero 2014

Los gastos de las mal denominadas 'embajadas' de la Generalitat están desbocados. En 2013 han sumado un total de 1,2 millones por el alquiler y mantenimiento de tres de las cinco que están operativas, las de París, Nueva York y Berlín. Hay otras dos: Londres y Bruselas, pero estas no han aparecido en el Diario Oficial de la Generalitat.

Estas 'embajadas' son en realidad delegaciones comerciales para fomentar la exportación. Si ahora se ha hecho público su coste es porque se ha firmado un apéndice que de hecho hace que el Institut Ramon Llull, una institución conjunta entre la Generalitat y el Govern Balear para impulsar el catalán en el mundo, ocupe espacios en ellas. Esto supondrá en la práctica que el Institut Ramon Llull pagará más de 80.000 euros por el uso de pequeños espacios en las sedes de París, Nueva York y Berlín, como apoyo financiero a los gastos.

Quien recibirá estos 80.000 euros será Acció, el organismo público de promoción de la exportación y la internacionalización económica dependiente de la conselleria de Empresa y Ocupación, que dirige Felip Puig. El equivalente sería que el Instituto Cerventes subvencionase al Icex. En España la cultura está mal. En Cataluña está mal y encima tiene que pagarle los servicios a Acció.

Artur Mas y Felip Puig (Efe)Artur Mas y Felip Puig (Efe)La razón estriba en que los gastos se han disparado. Entre 2011 y 2013 el coste de las oficinas de la Generalitat en Berlín, París y Nueva York ha aumentado un 52%. Excepto Berlín, cuyo dispendio se ha contenido en ese período y solo ha subido un 3%, el resto está descontrolado.

El caso más sangrante es el de París, donde se ha pasado de 330.000 euros en 2011 a más de 598.000 dos años después por la sede en el número 3 de Rue de le Boétie, más de un 80% de incremento en dos ejercicios para sus 580 metros. Nueva York también parece fuera de control: ha subido un 36% en dos años y en 2013 llega a los 542.178 euros anuales por 280 metros en el Rockefeller Center.

En términos mensuales, las oficinas de París cuestan más de 49.000 euros al mes, mientras que las de Nueva York tienen una repercusión en el Presupuesto de más de 45.000 euros al mes para los contribuyentes catalanes.

Los gastos, además, no incluyen el salario de los directores de estas delegaciones, que es de 88.000 euros brutos anuales cada unoCostes en tiempos de recortes

El Institut Ramon Llull ha venido a dar oxígeno a las 'embajadas catalanas' porque mientras los costes de estas oficinas exteriores han crecido de manera exponencial, la capacidad presupuestaria de la Generalitat ha menguado. Los gastos, además, no incluyen el salario de los directores de estas delegaciones, que es de 88.000 euros brutos anuales cada uno.

Los Presupuestos del 2012, que luego fueron prorrogados en 2013, recogían un recorte presupuestario para la conselleria de Felip Puig del 43%. Por tanto, es doblemente meritorio tener que aguantar en ese mismo periodo un incremento de costes exteriores de más del 52% en el mismo espacio de tiempo.

Los ataques del PP a estos centros han resultado contraproducentes, según han señalado fuentes políticas cercanas a CiU, porque con este panorama presupuestario la Generalitat habría cerrado algunos de ellos, como hicieron en 2012 con la de Buenos Aires. Sin embargo, no se quiere dar una imagen de debilidad ante los 'populares', obsesionados con el cierre de estas superdelegaciones comerciales. Además, se utilizan sólo para fomentar las exportaciones y se han dejado al margen del plan para “internacionalizar el conflicto” y dar a conocer la tensión con el Gobierno de Mariano Rajoy ante la voluntad de Artur Mas de querer celebrar una consulta sobre la secesión de Cataluña.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial