AGLI Recortes de Prensa   Viernes 17  Enero  2014

Los bálticos: el ejemplo de recuperación robusta
JUAN RAMÓN RALLO www.vozpopuli.com 17 Enero 2014

En 2009 y 2010, las políticas de austeridad que estaban aplicando los países bálticos parecían abocarles al más irremisible de los colapsos: con respecto a 2008, Estonia había reducido su gasto público un 4,5% en términos nominales, Lituania un 4,7% y Letonia un espectacular 20,1%. Paralelamente, España lo incrementó un 7,7% y todavía hoy, tras los recortes de cortaúñas de Rajoy, sigue por encima del nivel alcanzado en 2008.

El efecto a corto plazo fue ciertamente doloroso: en 2009, en plena aplicación de las políticas de austeridad, el PIB de estos tres países llegó a caer entre un 15% y un 20% con respecto al nivel máximo alcanzado en plena burbuja del crédito. De ahí que los sicofantes del despilfarro megaestatal pudieran hacer su propagandístico agosto. Por ejemplo, en 2009 el diario Público titulaba con respecto a Letonia: “El bastión neoliberal de Europa se derrumba”.

Pero la austeridad por el lado del gasto logró sanear las finanzas públicas de estos países: Estonia registró superávit presupuestario en 2010, Letonia lo logró en 2012 (partiendo de un déficit superior al 7%) y Lituania se quedó en un déficit del 3,3% en 2012 (partiendo de un déficit del 9,4% en 2009). La ortodoxia financiera también permitió consolidar su endeudamiento estatal en niveles completamente manejables: la deuda pública de Estonia se sitúa en el 11% del PIB, la de Letonia en el 38% y la de Lituania en el 42%.

Fue este clima de rigor y estabilidad presupuestaria el que despejó los temores sobre una fuerte depreciación de sus divisas (que siguieron firmemente ligadas al euro) y, por tanto, proporcionó a sus ciudadanos y empresarios un marco de suficiente previsibilidad y estabilidad como para mantener o incrementar sus niveles de ahorro, proporcionando a su economía el capital suficiente como para transformar la burbujística estructura económica del país: la tasa de ahorro sobre el PIB de Estonia pasó del 20% en 2008 al 26% en 2013, facilitando el mantenimiento de su inversión en un elevado 27% del PIB; la de Letonia pasó del 17% al 24%, consolidando una inversión equivalente a casi el 26% del PIB; y la de Lituania, que fue la más rezagada, pasó del 14% al 18%, anclando el nivel de inversión en el 18% del PIB.

La combinación de ese notable volumen de inversión —en plena crisis económica— con unos mercados sustancialmente más libres y flexibles que los del resto de Europa les permitieron lograr una revolucionaria transformación de su estructura productiva, orientándola decididamente hacia el sector exterior: entre 2007 y 2012, las exportaciones de Estonia crecieron del 50% del PIB al 72%, las de Letonia del 27% al 44% y las de Lituania del 44% al 70%. Gracias a ello, y a la también marcada sustitución de importaciones, los saldos exteriores de estos tres países —marcadamente deficitarios durante la época de la burbuja— sufrieron un vuelco absoluto: Estonia y Lituania pasaron de registrar un déficit exterior de alrededor del 15% del PIB a un equilibrio exterior, mientras que Letonia redujo su déficit exterior del 22% al 1%. El saneamiento interior fue de la mano del saneamiento exterior y, por tanto, de una copernicana reorientación de la economía.

El resultado fue simplemente espectacular y se tradujo en vertiginosos crecimientos del PIB y del empleo: entre 2010 y 2013, el PIB de Estonia creció un 16% y su ocupación un 10%; el PIB de Letonia se expandió un 15% y su ocupación casi un 6%, y el de Lituania lo hizo un 13% con una creación neta de empleo del 3%. El éxito de los bálticos suponía toda una bofetada contra los keynesianos, quienes todavía se agarraban a un par de clavos ardiendo: tal como denunciaba Paul Krugman, ninguno de estos países había recuperado todavía el nivel de PIB y de empleo previos a la crisis. La crítica estaba en gran medida infundada: si la composición de tu PIB en 2007 provenía de inversiones burbujísticas e insostenibles sufragadas por el hiperendeudamiento exterior, no debería constituir referencia alguna sobre cuán bien o mal lo estés haciendo. Pero, en todo caso, sonaba verosímil: si tan bien lo estaban haciendo, ¿cómo es que eran incapaces de superar las marcas registradas en 2007 o 2008?

Afortunadamente, este desesperado discurso keynesiano pronto pasará a la historia: Estonia y Lituania se espera que superen su nivel de PIB previo a la crisis este mismo 2014, mientras que Letonia deberá esperar a algún momento entre 2015 y 2016. Peor son, ciertamente, las previsiones de empleo: en 2014, el número de personas ocupadas en Estonia será un 4% inferior al máximo alcanzado antes de la crisis; en Letonia rondará el 14% y en Lituania el 8%. El éxito en estos dos capítulos podrá parecerles, pues, parco, lo que aparentemente podría darles la razón a los keynesianos. Pero pensémoslo dos veces.

Primero: comparémoslo con la economía española, que no se espera que recupere el nivel de PIB previo a la crisis hasta finales de esta década y cuyo nivel de empleo en 2014 será casi un 20% inferior al de 2007; o comparémoslo con Islandia, la niña de los ojos europea de Krugman y el resto de keynesianos —ese país que, merced a su fortísima depreciación monetaria, constituía un paradigma de cómo superar la crisis con prontitud—, la cual, pese a haber triplicado sus niveles de deuda pública, no recuperará el nivel de PIB previo a la crisis hasta algún momento entre 2015 y 2016 (como Letonia, y peor que Lituania y Estonia) y su empleo en 2014 será un 8% inferior al máximo pre-crisis.

Segundo: los datos de empleo de los bálticos, sin ser buenos, deben matizarse por la evolución demográfica. Debido a su baja natalidad y, sobre todo, a sus intensos movimientos migratorios, Estonia, Letonia y Lituania vienen perdiendo población desde hace 25 años. Aunque tiende a pensarse que las fuertes migraciones que han experimentado estos países en los últimos años se han debido a la dura crisis económica, en realidad su influencia ha sido meramente secundaria. Por ejemplo, Letonia —el país más azotado por la emigración— ha visto cómo su saldo migratorio neto aumentaba desde una salida media de 15.600 personas entre 1991 y 2007, a una media de 24.800 entre 2008 y 2012 (es decir, la pérdida media anual extraordinaria de población vía migración durante los años de crisis no llega al 0,5% de la ciudadanos, porcentaje similar al que exhibió España en 2012). La emigración de los bálticos, en suma, está más bien vinculada a factores políticos y étnicos (la población rusa en estos tres países se ha reducido un 40% en el último cuarto de siglo, lo que permite explicar casi la mitad de la variación de la población que han sufrido desde entonces).

En contra de lo que suelen afirmar sus críticos, empero, este descenso de la población no quita mérito al milagro económico de los bálticos sino que se lo añade: lograr crecimientos económicos intensos con declive demográfico es muchísimo más complicado. Por ejemplo, la renta per cápita de Lituania ya superó en 2012 los máximos precrisis y la de Letonia lo hará ampliamente en 2014; la de Islandia, en cambio, no lo conseguirá hasta 2018, según las previsiones actuales. Así pues, si también corregimos el empleo por la variación demográfica, obtendremos una estampa más representativa de lo acaecido: el número de empleados sobre la población total de Estonia será en 2014 del 47,6% frente al 49% de 2008; en Letonia será del 43,8% frente al 46,3% de 2008; y en Lituania del 39,2% frente al 37,8% de 2008. Compárenlo con España (que se desplomará del 45,4% en 2007 al 37,7% en 2014) o incluso con la muy keynesianamente admirada Islandia (que caerá del 52% al 46,6%).

En definitiva, los bálticos siguen siendo todo un modelo de recuperación a seguir por parte de países como España, Grecia o Islandia. Las claves de su éxito son las que tantas veces hemos pregonado: austeridad pública y liberalización privada, es decir, más mercado y menos Estado. Pese a que hemos perdido siete años, todavía estamos a tiempo de seguir el camino correcto.

¿Dónde están los sucesores de Thatcher y Reagan?
RUBÉN MANSO www.vozpopuli.com 17 Enero 2014

Es posible que hayan oído ustedes hablar de los cambios en las normas sobre contabilidad nacional que va a introducir la UE a partir de septiembre. Parece que la nueva metodología de valoración elevará el PIB de la Unión en un 2,4% y el nuestro en un porcentaje entre el 1 y el 2%, así que estadísticamente estaremos peor respecto de la media. Ya ven ustedes que a perro flaco todo le son pulgas. La parte positiva, sin embargo, del cambio estadístico estará en lo referente al tamaño relativo de la deuda pública en circulación, pues como se mide sobre el PIB, que será mayor, dicho tamaño será menor.

La deuda se mida como se mida está disparada
Pero esto, con ser importante que los instrumentos contables de medida sean cada vez más precisos, carece de importancia. Al final lo relevante es si la deuda en circulación puede ser atendida y no me refiero a la capacidad de saldarla. El problema, como siempre que uno se endeuda, no es el importe que debe, sino si puede atender regularmente los pequeños pagos periódicos que tiene que ir atendiendo. Lo crítico no es si debemos 100.000€, sino si podemos atender los 600€ mensuales que nos solicita el prestamista.

En el caso de España, como en el de todo Occidente, lo preocupante es el porcentaje de ingresos públicos que se van en atender los intereses. A noviembre último, el 26% de los ingresos del Estado se iban en atender dichos intereses, de tal modo que como la diferencia entre ingresos y gastos, antes del pago de la carga financiera, era ya negativa en casi 10.000 millones de euros, tras atender dicha carga se disparaba a casi 38.000 millones de euros. En términos relativos sobre los ingresos: el Estado gastaba un 9% más de lo que ingresaba sin contar intereses y contándolos, un 35% más.

Una deuda así va a ser muy difícil reconducirla a niveles sostenibles, niveles que alejen las “tormentas financieras” que periódicamente nos asolan. Unos niveles como estos de gasto requieren reducciones del miso en el corto y medio plazo que las ciudadanías no están dispuestas a aceptar, ni los políticos a reclamarles, sino más bien al contrario. La solución podría venir de una venta fuerte de activos públicos para aplicar la liquidez obtenida no a sufragar gasto corriente, sino a amortizar deuda y su consiguiente flujo de intereses. Si no llega a fin de mes, no venda la casa de la playa para obtener un fondo con el que cubrir su desfase periódico. Será más razonable, amortizar una de las hipotecas que tiene y reducir ese recibo mensual que tanto daño le hace.

Pero podría haber soluciones
Y he aquí que la semana pasada, 'The Economist', a quien nadie tachará de ser una publicación neoliberal, dedica su portada en rojo revolucionario y su editorial a esta idea. Habla la revista inglesa de billones de dólares de activos para la venta en los países de la OCDE. Y no habla sólo de la privatización de empresas públicas, sino de propiedades inmobiliarias y suelo, así como derechos de extracción mineral y otros… las cifras que se manejan son fabulosas y demuestran que muchos de los precios que venimos pagando están inflados por el atesoramiento, que reduce la oferta, que han hecho los gobiernos de activos, cuya tenencia pública no está justificada. Sin embargo, ya verán ustedes como antes que después, nos saldrán en contra de la idea todos aquellos que siguen creyendo que lo que es público es de todos. Está claro que para llevar una privatización de este tamaño necesitamos a los sucesores de Thatcher y Reagan por los que se pregunta el articulista inglés. Pero no para llevarla a cabo, sino para aguantar el chaparrón de demagogia.

Vox o la conciencia perdida
HERMANN TERTSCH ABC  17 Enero 2014

Ningunear al recién llegado es la reacción lógica de los partidos tradicionales. Prefieren pensar que los nuevos son anécdotas y flor de un día

YA pueden tener algunos cuidado con la arrogancia. Sobre todo con la de esos mandos de segunda fila o esas gentes de los recados que tienen todos los partidos y, sobre todo, por supuesto, los que gobiernan. Algunos de los trovadores del poder con más celo laboral ya han dicho que al Partido Popular no le inquieta nada la creación de Vox, un nuevo partido en la derecha en España. Ningunear al recién llegado es la reacción lógica de los partidos tradicionales. Prefieren pensar que los nuevos son anécdotas y flor de un día. Pero ya saben hasta ellos que en la España actual todo se ha puesto en movimiento y no solo las fuerzas más odiosas de la discordia, el resentimiento y el separatismo.

El espectro político español en general está mutando. Y aquel bipartidismo que se turnaban la cama con los nacionalistas para gobernar a expensas de concesiones, ha muerto, por mucho que algunos en PP y PSOE lo añoren y pretendan reanimarlo, incluso con una versión momificada en la próxima legislatura. Para eso dan algunos oxígeno a líderes ya amortajados. El establishment español ?y ahí caben muchos? querría volver a esa situación. Pero no hay vuelta atrás. El final del perverso minueto de partidos grande y partidos nacionalistas se ha manifestado de forma irreversible cuando la mayoría absoluta actual dejaba a los chantajistas fuera de juego. Las fuerzas separatistas se han montado en el tigre. Pero no solo ellas están en movimiento. Quienes infravaloraban este fenómeno se han equivocado. Sucedió con UPyD hace años y fueron legión a derecha e izquierda los que sufrieron una muy desagradable sorpresa cuando tuvieron que reconocer el éxito sin precedentes de ese animal político que es Rosa Díez. Pasó con Ciudadanos en Cataluña, recibido con sarcasmo y altivez por todos, hasta que, con el liderazgo de otro fenómeno político de primer orden, Albert Rivera se ha convertido en una gran fuerza en Cataluña y puede aspirar a serlo en el resto de España. Y ahora ha aparecido Vox que es la primera fuerza que surge como desafío directo al PP en el poder. Entre los dirigentes hay gente que militaba aun en el PP hace unos meses. A su cabeza una personalidad extraordinaria y símbolo para España del sufrimiento ante el terrorismo, José Antonio Ortega Lara. En cualquier otro país sería símbolo incuestionable de toda la sociedad y todos los partidos. Ahora será símbolo del nuevo partido. Que a su vez quiere ser la conciencia perdida de un PP marcado por la falta de empatía de su líder y una cúpula que, para muchos militantes, ha despreciado principios, programa y promesas con arrogancia.

Santiago Abascal, Ana Velasco, Ignacio Camuñas, Cristina Segui, Ivan Espinosa de los Monteros y otros han llegado a fundar Vox como declarados huérfanos de un proyecto liberal y conservador de regeneración nacional que una mayoría vio en el PP y que consideran abandonado por el Gobierno de Rajoy. Les llegan reproches de que dividen la derecha. Han llegado a la conclusión de que los valores de la derecha estarán mejor protegidos si el PP tiene que pactar con ellos. Y no secuestrados e ignorados por un aparato de partido que ni lo defiende ni los aplica, movido por un pragmatismo que ellos consideran indolencia. El PP deberá ahora esforzarse por demostrar que es capaz de defender esos valores mejor que el nuevo partido. Lo cierto es que es verosímil que Vox esté haciendo un favor al PP para la próxima legislatura. Porque Vox podría movilizar votos en la derecha decididos a no volver jamás al PP de Rajoy.

Artur Mas la liga.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 17 Enero 2014

Al leer el título podría dar la impresión de que hablo que Artur Mas se dedica a jugar a algún juego infantil. Nada más lejos de la realidad, lo que sucede es que a pesar de la opacidad que se ha querido dar a la noticia, resulta que el gran estadista catalán ha recibido el apoyo público de Roberto Maroni actual Presidente de la región italiana de Lombardía y de la coalición xenófoba Liga Norte de Italia, partido secesionista cuyo ideario tiene mucho en común con el planteamiento secesionista de los catalanes. Su presencia en Barcelona ha disparado los rumores sobre una posible reunión entre ambos magnatarios, cosa que no se ha confirmado,aunque tampoco se ha desmentido.

Debe ser muy desesperanzador para las pretensiones de Artur Mas y de ese secesionismo el que el único apoyo explícito de la miriada de cartas enviadas sea precisamente el de una coalición tan criticada por su radicalidad cono Liga Norte. Pero la realidad es que es el espejo en que debe verse reflejado. La actitud de CiU, ERC y demás patulea secesionista parece calcada de la de esa banda de xenófobos lombardos que consideran que el resto de Italia vive a costa de ellos y de su esfuerzo. ¿No les recuerda a otras manifestaciones del nacionalismo catalán sobre andaluces y extremeños?

Lo que ha emprendido el Gobierno y el Parlamento de Cataluña no es ningún juego y como bien dice Victoria Prego en su artículo de hoy, a partir de ahora las balas dejan de ser de fogueo para convertirse en fuego real tras la respuesta del Congreso de los Diputados. Sin embargo, según UPyD, opinión que yo comparto, el Gobierno de la Generalidad hace tiempo que está cometiendo un delito de insumisión a la sentencia del Tribunal Constitucional y por ello, ha pedido oficialmente que se aplique el artículo 155 de la Constitución y se suspenda la Autonomía. No es cierta la afirmación de que lo hecho hasta ahora sea ajustado a derecho.

Artur Mas ha querido implicar a toda Europa en su delirante camino hacia la ruptura de uno de los Estados más antiguos e históricos. Buscaba compañeros de viaje y apoyos entusiastas, sin tener en cuenta que la voluntad de los europeos es construir Europa y no atomizarla en mini estados que añadirían más complejidad a lo que ya de por sí es un puzle de difícil encaje. El fracaso de Artur Mas en su campaña de propaganda se ve aún más ridiculizado ante el incómodo apoyo de Liga Norte. Artur Más la liga pero sin haberlo pretendido, pero es lo que sucede a que participa en el juego.

Para mí, la única forma de ligar que se me ocurre es la de las esposas en las manos para conducirles ante los jueces y que respondan por sus delitos contra España. ¿Se atreverá Mariano Rajoy?

7.000 MILLONES DE EUROS
Cataluña acapara un tercio del fondo de rescate autonómico en 2014
El Gobierno aprobó ayer jueves los 23.000 millones de los que está dotado el FLA para las CCAA que no puedan financiarse por sí solas en los mercados.
LIBRE MERCADO  17 Enero 2014

La Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos acordó ayer jueves la puesta en marcha de la nueva edición del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para aquellas comunidades que no puedan financiarse por sí solas en los mercados. Como en el ejercicio pasado, el fondo está dotado con 23.000 millones de euros, previstos ya en los Presupuestos Generales del Estado.

Ahora, se requiere al Instituto de Crédito Oficial para que formalice el préstamo con las comunidades autónomas que vayan a seguir adheridas. En 2013, lo estaban Andalucía, Cataluña, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Canarias, Murcia y Baleares.

El Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas prevé la posibilidad de cubrir también las necesidades de comunidades que todavía no se han sumado al FLA y a las que el ministro Cristóbal Montoro ha animado varias veces a adherirse.

El departamento de Montoro no informó de cuáles serán las regiones que se van a adherir al programa este año ni de qué cuantía requerirán, pero este viernes El Mundo ya ha avanzado las condiciones que se le vana otorgar a una de ellas: Cataluña. Según el diario, la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos estima destinar 7.000 millones de euros a Cataluña, un tercio del total del fondo.

Hay que recordar que entre el FLA y el mecanismo de proveedores, Cataluña ha recibido 24.000 millones de euros del Estado en los años 2012 y 2013, a los que habrá que sumar las nuevas dotaciones en 2014.

Hacienda anima al resto de las regiones que todavía no han solicitado la ayuda a hacerlo porque "a través de este fondo se ahorra dinero al lograr tipos más bajos que en los mercados". Según los datos del ministerio, los interese medios del Fondo fueron del 5,18% en 2012 y del 3,91% en 2013 y confía "en que sean más bajos en 2014".

"Ha reportado a las comunidades adheridas unos ahorros anuales por importe de 551,36 millones de euros y unos ahorros durante todo el plazo de la operación que ascienden a 3.583,86 millones de euros", afirman desde el Ministerio.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

El riesgo de la dispersión del regeneracionismo

Guillermo Dupuy Libertad Digital 17 Enero 2014

Tras haber venido denunciando desde hace tiempo lo que he denominado "la corrupción ideológica del PP", no puedo más que mostrar la enorme simpatía que me produce la aparición de Vox y su pretensión de ser una alternativa regeneradora a la actual partitocracia desde el ámbito de la derecha liberal-conservadora.

Ahora bien, les engañaría si les ocultase la preocupación que, al mismo tiempo, siento del riesgo de fraccionamiento del descontento que causan los dos grandes partidos nacionales ante la irrupción de un nuevo partido que trata de canalizarlo junto a otros de reciente aparición como UPyD y Ciutadans.

Aunque no sea insensible a las diferencias ideológicas que puedan distinguir a Vox de las formaciones que lideran Albert Rivera y Rosa Díez, y aunque me sienta, de hecho, más identificado con lo que le he escuchado siempre a Santiago Abascal y a muchos que no tardarán en acompañarle, creo que, ante la crítica situación que padece España como nación y Estado de Derecho, esas legitimas diferencias palidecen y hacen mucho más relevante lo que estas tres nuevas formaciones tienen en común.

Tenemos que ser conscientes, sobre todo, del enorme coste electoral que la Ley D'Hondt impone a los partidos que, estando llamados a entenderse, se presentan en candidaturas separadas. Aún recuerdo el enorme coste que en 2001 tuvo para Mayor Oreja y Redondo Terreros el que no plasmaran su pretensión de gobernar juntos el País Vasco en una candidatura única, y lo bien que les salió, por el contrario, a PNV y a Eusko Alkartasuna su coalición electoral, orillando para mejor ocasión lo del ámbito del centroderecha y el centroizquierda.

Aunque esas diferencias ideológicas sean decisivas en una situación normal o en una reducida a una crisis económica, la que padece España por culpa de la degradación de los dos grandes partidos, supuestamente nacionales, no lo es en absoluto.

Lejos, pues, de mi intención apelar a un supuesto mal menor y a un voto falsamente útil para que se vote a uno de los dos grandes partidos envilecidos. Entre otras cosas, porque no concibo mal mayor que esta continuidad del zapaterismo bajo las siglas del PP a la que nos condenan el acomodaticio carácter de Rajoy y la falta de principios ideológicos de la que ha hecho gala su partido, así como no pocos medios de comunicación.

Sin embargo, desde mi temor al sistema D'Hondt, y desde la conciencia de que la fuerza de representación del descontento se puede perder tanto por ausencia de conductos como por su exceso, sí pido desde aquí a los dirigentes de Vox, de Ciutadans y de UPyD que, ante la crítica situación de España, hagan un esfuerzo, no ya por votar juntos, que eso lo tendrían fácil en lo más importante, sino por pedir juntos el voto en una futura, aunque no muy lejana, coalición electoral

Los separatistas, muy cerca de cruzar el Rubicón Actualizado

Editorial El Mundo 17 Enero 2014

ELPARLAMENTOcatalán dio ayer un paso trascendental en la hoja de ruta hacia la independencia al aprobar una propuesta en la que reclama las competencias para realizar la consulta soberanista. «Esta es la última oportunidad del Gobierno para resolver la actual tensión política y para dar una salidad democrática al proceso», advirtió como quien lanza un ultimatum Marta Rovira, portavoz de ERC.

Estas palabras contienen un mensaje amenazador, puesto que tanto Artur Mas como sus aliados de ERC han manifestado en diversas ocasiones que celebrarán la consulta independentista del 8 de noviembre aunque el Congreso deniegue la transferencia de esa competencia.

La gran trampa de la propuesta aprobada ayer con 87 votos a favor por 43 en contra es que sus promotores saben perfectamente que el Congreso no puede aprobar una consulta que vulneraría los artículos 1 y 2 de la Constitución y que desembocaría probablemente en una declaración de independencia.

Pero de momento CiU y ERCpueden argumentar que se están moviendo dentro de la legalidad, aunque hay interpretaciones distintas como la que formula la interpelación presentada por UPyD al Gobierno. El partido que lidera Rosa Díez sostiene que la hoja de ruta que está siguiendo el Gobierno de Artur Mas vulnera la suspensión por parte del Tribunal Constitucional de la declaración de soberanía de enero de 2013 por el Parlamento catalán.

UPyD argumenta que la creación de un Consejo Asesor para la Transición Nacional, el anuncio de la consulta, la formulación de las dos preguntas, la elaboración de un censo y otras medidas adoptadas por la Generalitat ignoran esa suspensión y suponen una política de hechos consumados que choca contra la Constitución. En consecuencia, UPyD pide al Gobierno que le informe «sobre las medidas que piensa adoptar para garantizar la protección del interés general y el cumplimiento de la legalidad» y, más en concreto, le recuerda que el artículo 155 de la Constitución le faculta para suspender las instituciones autonómicas en caso de deslealtad.

Y ello es especialmente pertinente en estos momentos porque una cosa es la sanción punitiva que contempla el artículo 410 del Código Penal para autoridades y funcionarios que tomen decisiones fuera de sus competencias o vulneren las leyes y otra cosa es la aplicación de ese artículo 155, que permite una amplia gama de posibilidades para actuar contra la deslealtad constitucional y que es una opción de naturaleza política.

Los 87 diputados que votaron ayer por la consulta no han cometido ningún delito, pero sí han dado un paso político que permitiría al Gobierno tomar en consideración la puesta en marcha del artículo 155, máxime si el Constitucional fallara que se está vulnerando la suspensión de la declaración de soberanía.

Pero de momento todo indica que Mas y sus socios están muy cerca de cruzar el Rubicon, aunque todavía tienen la oportunidad de no traspasar esa peligrosa línea roja si acatan lo que decida el Congreso de los Diputados.

Falsificación catalana
JUAN FCO. MARTÍN SECO www.republica.com 17 Enero 2014

Todo lo que rodea al llamado “problema catalán” está distorsionado; los discursos son falaces y embusteros, y nada es lo que parece ni los motivos que se aducen son los verdaderos. El relato nacionalista se asienta sobre una falsificación de la historia. Construyen una relación de agravios en la que juntan churras con merinas, y predican del resto de España los desafueros que los Borbones y Franco hayan podido cometer en Cataluña, como si los errores y abusos de la monarquía borbónica no hubiesen recaído en la misma medida, o quizá más a juzgar por la situación económica, sobre las otras regiones españolas, y como si el despotismo de 40 años de dictadura solo hubiese afectado a Cataluña.

Incluso, si nos referimos a los gobiernos democráticos, no creo que sus aciertos y equivocaciones hayan incidido de distinta manera en Cataluña que en el resto de España. Pero, sobre todo, hay que hacer notar que la participación de los catalanes en la monarquía, en la dictadura y en la democracia no ha sido diferente de la de los extremeños, castellanos o andaluces. Todos víctimas y culpables, porque los desafueros e injusticias no se han manifestado entre regiones, sino entre clases. Los catalanes, lo mismo que los habitantes de otras Comunidades, a la hora de buscar opresores, deberían mirar más hacia dentro, entre sus propias oligarquías, que hacia fuera.

Si nos remontamos en la historia, podemos comprobar cómo fueron los nobles catalanes los que a través de los malos usos oprimían a los payeses, incluso cuando esas condiciones de explotación habían desaparecido de otras latitudes de España. Quizá no estaría de más que los habitantes de Cataluña se preguntasen hoy si ese intento por parte de algunos de buscar fuera a los responsables de los agravios no es un mero truco para eludir las propias culpas. ¿Acaso el Gobierno de la Generalitat no tiene nada que ver en la política neoliberal? ¿Es que los catalanes no han formado parte de todos los gobiernos del Estado? ¿Y acaso CiU no ha apoyado tanto al PSOE como al PP en cuantas medidas reaccionarias se han adoptado?

Por otro lado, es difícil entender el discurso de Esquerra y de IU cuando se definen como partidos de izquierdas y se oponen a la función redistributiva del Estado, e intentan limitar las transferencias de las regiones ricas a las pobres. A nadie le puede parecer una postura muy progresista postular que Botín, Amancio Ortega y las Koplowitz están excesivamente gravados. No sé por qué hay que aplicar parámetros distintos cuando hablamos de regiones. Cunde la sospecha de que cuando se habla de limitar la solidaridad en el fondo lo que se está pensando es que los ricos son ricos por sus méritos y los pobres, pobres por sus pecados. Es lo que piensa Merkel de los países del Sur y es posible que sea lo que piensan algunos catalanes de los andaluces o de los extremeños. Detrás de todo nacionalismo en realidad se esconde el sentimiento de la propia excelencia frente a la mediocridad de los otros pueblos. De ahí a la xenofobia y al racismo hay poca distancia.

Y es difícil también entender al PSC cuando habla del derecho a decidir y más tarde se opone a la consulta soberanista. El derecho a decidir no es un derecho absoluto. Derecho a decidir, pero de acuerdo con unas leyes y unas normas. Yo no puedo decidir salirme de mi comunidad de vecinos, ni la Moraleja puede decidir por su cuenta abandonar el municipio de Alcobendas, ni el dueño de una gran finca puede decidir cambiar por intereses fiscales los límites geográficos para que sus tierras pertenezcan a otra Comunidad Autónoma vecina, ni Botín puede decidir no pagar impuestos.

Los habitantes de la Comunidad Autónoma de Cataluña pueden decidir pero en el marco de la Constitución que aprobamos entre todos (los catalanes con un porcentaje altísimo, bastante mayor que con el que aprobaron el último Estatuto de autonomía). Sí pueden decidir aquellos aspectos que la Constitución encomienda a las Comunidades Autónomas, entre los que desde luego no se encuentra la estructura territorial de España, porque esa decisión corresponde en exclusiva al pueblo español en su conjunto.

La dirección del PSOE, para salir de la encrucijada en la que se encontraba con el PSC, ha recurrido al Estado federal y a la reforma de la Constitución. Algo parecido hizo IU en el pasado para hacer frente a los problemas que tenía con IC y principalmente con Ezker Batua y el reto soberanista de Ibarretxe. La operación no salió muy bien ya que al final Izquierda Unida ha tenido que crear su propia formación en el País Vasco pero, mientras tanto, Madrazo y Ezker Batua le costaron muchos votos a IU en el resto de España. El PSOE no debería olvidarlo.

Lo del federalismo es un brindis al sol, pues el haber dejado abierto el desarrollo del Estado de las Autonomías en la Constitución ha originado que haya Comunidades Autónomas que tengan en la actualidad más competencias que muchos Estados federales. Y la reforma de la Constitución en lo relativo a este punto, una misión imposible, porque la diversidad de opiniones sobre esta materia hace inviable el consenso. No sería descabellado pensar que en la actualidad la opinión mayoritaria de la sociedad no iría precisamente por el camino de otorgar más competencias a las Comunidades Autónomas, sino todo lo contrario y, desde luego, no parece que los ciudadanos estén dispuestos a aceptar privilegios regionales de ningún tipo.

La situación y los nuevos partidos
Pío Moa www.gaceta.es 17 Enero 2014

La crisis general que sufre España viene acompañada, afortunadamente, de la crisis de la clase política responsable del desastre. Ello abre perspectivas esperanzadoras.
Blog II: ¿Es posible la reconciliación nacional en España? http://www.piomoa.es/?p=1982
-----------------------------

a) En la transición se configuró un reparto básico del poder entre el PP (entonces la UCD), el PSOE y los partidos separatistas vasco y catalán. El sistema electoral fue diseñado para que todos ellos recibieran un plus de representatividad que teóricamente facilitaría la gobernabilidad de la nación.

b) Los partidos separatistas recibieron financiación, enormes ventajas (la enseñanza, de modo muy fundamental) y privilegios, una buena imagen de demócratas, una Constitución ambigua y abierta a sus aspiraciones y luego un Tribunal Constitucional dedicado a defenderlas contra otros artículos constitucionales, etc. A cambio se suponía que iban a abandonar sus aspiraciones de secesión y conformarse con la autonomía. Esta suposición partía de una profunda ignorancia de los políticos de UCD-PP y PSOE sobre la historia y el carácter esencialmente hispanófobo de los separatismos. Otro factor importante fue un maquiavelismo de vía estrecha, en la creencia de que apoyando los secesionismos teóricamente moderados y democráticos (nunca fueron nada de ello, como expongo en Los nacionalismos vasco y catalán en la guerra civil, el franquismo y la democracia), se alzaría un muro político frente a la ETA. El resultado, previsible salvo para aquellos maquiavelos de aldea, fue el contrario: una simbiosis entre “los que sacuden el árbol y los que recogen las nueces”, con provecho mutuo a costa de la nación, la democracia y el estado españoles.

c) El separatismo era muy débil al comienzo de la transición, pero así fomentado por la casta política, ha llegado a convertirse en el problema crucial para España, hasta amenazar la propia continuidad de la nación. El problema se ha acentuado con la política de colaboración con la ETA, especialmente por parte de los gobiernos de Zapatero y de Rajoy, que han destruido prácticamente el estado de derecho en España. En realidad, ni el PP ni el PSOE pueden considerarse hoy partidos nacionales.

d) Estos partidos han llevado al país a una profunda crisis de salida incierta. Pero al mismo tiempo ellos mismos han entrado en crisis, multiplicando el descontento y el hartazgo de unos ciudadanos hasta ahora pasivos mayoritariamente. La crisis de la casta política, por tanto, es el elemento positivo de la situación actual, pues abre la posibilidad de una reacción que dé lugar a una izquierda y una derecha realmente nacionales, razonables y patrióticas. Así parece ocurrir con Ciudadanos y UPyD por la izquierda, y con VOX y otros grupos por la derecha. Todos ellos debieran ser conscientes de su responsabilidad, una responsabilidad realmente histórica, y por ello evitar todo género de demagogias y políticas de oportunidad o ambigüedades que conduzcan a repetir viejos errores.

e) Aunque la cuestión del separatismo y el terrorismo etarra y sus chantajes es clave, una política útil debe ser ante todo positiva y no de mera crítica, y abarcar otros temas en programas sencillos y claros, desde el aborto a cuestiones económicas, internacionales, Gibraltar, etc.

El Mundo desenmascara la operación "Destruir España" de Mas
Pablo Planas www.cronicaglobal.com 17 Enero 2014

Las portadas amplifican los tres votos disidentes. En El Punt Avui, Jordi Pujol padre consuela a Geli. En Madrid se dan por enterados y en París, Hollande no ha visitado aún a Valérie, que sigue ingresada.

Dieta vegana, política catalana en todos los diarios. Los tres diputados del PSC que se alinearon con la mayoría secesionista son aplaudidos en las páginas de los periódicos catalanes y los columnistas de la cuerda del 9-N tañen a muerto. Escriben los epitafios del PSC. Pilar Rahola, en La Vanguardia, asegura: "En negro, pues, una de las noticias del día, el harakiri del catalanismo del PSC, definitivamente convertido, en expresión feliz de Toni Aira, en una franquicia de provincias". En el mismo periódico, Antoni Puigverd replica:

"No es Mas el que señala el camino, sino los legionarios [alude a las legiones de César] de la Assemblea (ANC). Por otra parte, no son pocos los catalanes que no asocian su ciudadanía al liderazgo de Mas, ni a la patria de la ANC. Con todos sus defectos, que son muchos, el PSC representa una parte no desdeñable de estos catalanes que no quieren dar el paso. Después de décadas de ambigüedad, el PSC ha sido obligado a escoger. La ruptura interna hiere, es dolorosa. ¿Los soberanistas que hoy aplauden a los disidentes se dan cuenta de que la debilidad del PSC, en lugar de aportar fuerza al catalanismo, objetivamente lo debilita?".

Las portadas recogen el acto parlamentario, la fotografía perfecta que buscaban los patronos del proceso. El tren ha salido de la estación. Parece un chiste de Gila. CiU, ERC, ICV-EUiA y tres diputados del PSC solicitan al Congreso que les autorice convocar un referéndum. ¿Está el enemigo? Sí, que se ponga. En Madrid se han quedado pasmados. El Mundo, por ejemplo, titula: "El Parlamento catalán exige la potestad para destruir España". En El País matizan: "El Parlamento catalán abre una vía sin salida hacia la consulta". En La Razón ensamblan los argumentos: "Mas logra la secesión... del PSC". En Abc, en cambio, la portada es para Durao Barroso, Rajoy y el Príncipe. El primero ha recibido el premio Carlos V, una especie de raqueta de ping-pong de metacrilato. "Unidos contra el separatismo", titulan. La fotografía es de Guillén (Efe). Durao alertó de los "nacionalismos extremos" y Rajoy ponderó que la Constitución es la casa de todos. En el faldón, un avance del drama socialista: "Los diputados díscolos se aferran al escaño".

En la prensa de Barcelona, La Vanguardia se limita a dejar constancia: "El Parlamento pide la consulta al Congreso". En El Periódico se muestran telegráficos, lacónicos y pareados: "La consulta acelera. El PSC se tambalea". En El Punt Avui, "La consulta hace vía y fisura al PSC"; "La mayoría pide la consulta", titulan en Ara, con el tanteador 87-43 y las tres abstenciones de los diputados cupaires. Las fotografías son para los aplausos tras la votación, con Artur Mas en el eje de atención, salvo en El Punt Avui, que escoge una significativa imagen para su primera en la que Jordi Pujol padre consuela a Marina Geli.

Convergència recupera el aliento y la iniciativa. La abstención de la CUP no es ni una nota a pie de página. CDC ha dinamitado al PSC desde dentro. Que la consulta no vaya a ninguna parte no significa que no vaya a dejar víctimas por el camino. Geli, Joan Ignasi Elena, Núria Ventura, Àngel Ros, Rocío Martínez-Sampere y Laia Bonet son las cabezas visibles de la rebelión. Disponen del apoyo de un manifiesto firmado por 122 destacados ex dirigentes y militantes, como Joan Majó, Montserrat Tura, Antoni Castells y Raimon Obiols, entre otros. Vieja guardia y viejas glorias. El quilombo es fenomenal. Ferran Mascarell, consejero de Cultura, ex del PSC y fino analista, diagnosticaba ayer en Catalunya Ràdio que el partido no acaba de sintonizar con las grandes corrientes de fondo.

En 1997 publicó Arcadi Espada su libro "Contra Cataluña", en el que escribió:
"Los primeros que confundieron a Pujol con Cataluña fueron los socialistas de Cataluña. Se trató de una gran desgracia para todos. El PSC se sometió a lo dictado por las cien mil personas -no hubo más- que orillaban el camino de Jordi Pujol desde el Parlament hasta la plaza de Sant Jaume (alude a la manifestación del día en que se imputó a Pujol por lo de Banca Catalana, en 1984): Había otro pueblo fuera de allí. Pudieron ensayar con él una cierta alianza de la razón, si es que no tenían razones sentimentales para aliarse. (...) Aquella tarde los socialistas inauguraron en Cataluña una nítida manera de hacer las cosas en política: tratar de ponerse delante de las masas, dijeran estas lo que dijeran".

Aquella tarde, a Obiols las masas le llamaban botifler porque se atribuía la querella a la "guerra sucia" de Felipe González y Narcís Serra contra Pujol/Cataluña. La cosa había empezado antes, pero ahí se presentó al gran público, por primera vez desde el poder.

Ayer por la mañana, un gentío de la ANC seguía la sesión parlamentaria a las puertas del edificio del parque de la Ciudadela. Cuando todo acabó, Mas se dejó agasajar por el pueblo. Junqueras, en cambio, tuvo algún que otro encontronazo verbal con los bomberos, que también andaban por ahí con sus protestas. Antes de la tocata y fuga, las cámaras de TV3 tomaban buena nota de que Reuters preguntaba al president en inglés y Mas, seguro de sí mismo, apretujado por los periodistas, en medio de la estampida, se mostraba "don't worry, I'm very happy, as democrat and as catalan, wow". El viaje ha comenzado con la súbita incorporación del alma catalanista del PSC. Los de la CUP, que también son tres, les desearon buen viaje, pero se han quedado en el andén, ninguneados, sometidos a "mobbing" por sus "compañeros" de ERC, CiU y hasta por los ecosocialistas.

Mas vuelve a estar en forma tras unos días en los que el expediente vasco, la Infanta y la recuperación estadística le restaban plano, foco y atención. Lo catalán no es un "asunto interno", es "el asunto interno". En cuanto al PSC de Pere Navarro, ayer por la mañana tal vez se inauguró otra "nítida manera de hacer las cosas" que sería la contraria a la descrita por Espada. En cualquier caso, no parece que por mucho que les empujen vayan a formar un frente común operativo con PP y Ciudadanos. En El Mundo se anuncia en portada un nuevo partido, el de Ortega Lara y Santiago Abascal, Vox. Primera providencia, eliminar los parlamentos regionales, según la crónica de Carmen Remírez de Ganuza.

En El País, Francesc Valls escribe un análisis titulado: "Un proceso que lo tapa todo". Dice:
"Era su primera reaparición pública. Pero nadie reparó ayer ni prestó atención al diputado de CiU Oriol Pujol Ferrusola. Ya estaba imputado por tráfico de influencias en el llamado caso ITV y ahora la Fiscalía Anticorrupción le acusa de cochecho por aceptar supuestamente un soborno para votar una ley. Pero las cámaras no estaban para regalarle ni siquiera un plano. El protagonista era otro que viene arrasando: el proceso soberanista catalán, que tuvo su fiesta de puesta de largo en el Parlamento [autonómico] de Cataluña".

Hay vida fuera de Cataluña. "Trierweiler pudo haber tomado una dosis excesiva de tranquilizantes" titula Lluís Uría su crónica en La Vanguardia. Comenta que Hollande no ha visitado a su mujer, "a petición de los médicos". En El Mundo, el affaire está en la sección del jaroteo, la otra crónica le llaman. Juan Manuel Bellver encabeza así su texto: "La ex de Hollande visita a la (todavía) primera dama". El comienzo es rock and roll:

"Ver para creer. Ségolène Royal ha ido a visitar a Valérie Trierweiler en su habitación del hospital parisino. Según revela el semanario francés Voici, que este viernes publicará las fotos en su edición en papel, la política socialista y ex compañera sentimental de François Hollande acudió el miércoles a la Pitié Salprêtière para ver cómo se encontraba la primera dama ingresada desde el pasado viernes para hacer una 'cura de sueño' tras enterarse por al revista Closer del idilio secreto del Presidente de la República con la actriz Julie Gayet".

¿Pues cómo se va encontrar? A dieta de bromazepán y la prensa, ni tocarla.

Carta al Excmo. Alcalde del Ayuntamiento de La Coruña
Galicia Bilingüe.  17 Enero 2014

Excelentísimo Señor Alcalde del Ayuntamiento de La Coruña:

Desde comienzos de la presente semana, hemos estado recibiendo, a través del correo electrónico y de los teléfonos de Galicia Bilingüe, numerosas quejas de padres de La Coruña con hijos en edad escolar. Nos informan de la convocatoria de un concurso promovido desde la Concejalía de Educación, que premia con unos atractivos regalos a los alumnos que creen el mejor blog. La queja de estos ciudadanos se deriva de la imposibilidad de participar si se usa como lengua de creación el castellano, algo que desde la Concejalía se nos ha explicado que viene motivado por el interés del Ayuntamiento en promover el uso del gallego entre los escolares.

Los niños gallegos estudian por decreto las asignaturas con más peso lingüístico en gallego. Asimismo, las actividades culturales de los centros de enseñanza han de realizarse en este idioma, y es por decreto la única lengua de la Administración educativa, aquélla en la que se comunican por escrito los centros con ellos y con sus familias. Muchos padres no comprenden, y lo mismo nos sucede a nosotros, por qué, además, las actividades que implican mayor creatividad y que están organizadas por un organismo tan cercano como lo es su ayuntamiento, han de estar también condicionadas lingüísticamente. Tampoco entienden los padres, y así nos lo dicen, por qué sus hijos no pueden acceder a unos apetecibles premios pagados con sus impuestos si usan su lengua materna cuando esta es el español.

En las bases del concurso se establece que se premiarán la innovación en los contenidos, el diseño y la maquetación, y que la temática ha de girar en torno a la convivencia, la salud, el deporte, la educación medioambiental, la conciencia solidaria y el conocimiento de su ciudad ¿No es suficiente aprendizaje para los alumnos el trabajar sobre aspectos tan beneficiosos? ¿Por qué han de asociarlos sólo al gallego? También se especifica que se premiara la creatividad ¿Por qué no dejarlos que creen en la lengua en la que se sienten más cómodos, sea gallego o español? Paradójicamente, se aclara que la temática es libre; es una lástima que el idioma no lo sea, que la imposición se haya colado también en un concurso para niños.

En Galicia no existen premios dirigidos a los niños y a los jóvenes en los que se respete el bilingüismo, tan sólo el premio de felicitaciones de Navidad de nuestra asociación. Incluso el muy bien dotado certamen “A Xuventude Crea”, organizado por la Consejería de Trabajo y Bienestar, excluye de sus bases y en todas sus modalidades, cualquier creación realizada en castellano, desde la poesía hasta el relato, desde los cómics a las creaciones audiovisuales; incluso las canciones y los graffiti han de presentarse obligatoriamente en gallego.

El Ayuntamiento de La Coruña es uno de los pocos de Galicia en los que se utilizan ambas lenguas y nos consta que usted ha defendido con valentía el bilingüismo. Le invitamos a dejar también las actividades dirigidas a los niños libres de la imposición de lengua; sobre todo, éstas, las dirigidas a los niños.

Atentamente. Gloria Lago. Presidente de Galicia Bilingüe

 


Recortes de Prensa   Página Inicial