AGLI Recortes de Prensa   Domingo 26  Enero  2014

La transición política y económica que necesitamos para progresar
editorial La Opinion 26 Enero 2014

La pregunta de hacia dónde va España forma parte de la disyuntiva más importante a que se enfrenta este país en un momento crucial. No resulta fácil responderla, sobre todo si se tiene en cuenta el camino transitado hasta aquí y su perniciosa deriva: la corrupción, el enfado de los españoles con sus dirigentes y el desafío independentista. A ello habría que añadir el elevado paro endémico y las dudas que suscitan los indicadores económicos tras el estallido de una burbuja que actúa como una herencia envenenada sobre el crecimiento productivo, las instituciones y la educación.

Para no tener que jugar a adivinos sería más sencillo, y práctico, plantearnos seriamente hacia dónde debería dirigirse el país y no reincidir en los errores. España tendría que emprender una segunda transición a una economía de mercado competitiva, alejada de los vicios que han corrompido en las dos últimas décadas el sistema.

El mérito, el trabajo y la innovación deben ser los factores esenciales de una transparencia hasta ahora sepultada por el clientelismo, el amiguismo y el compadreo consentido por las administraciones. Aferrarse al progreso significa darle la espalda a los manejos de unas élites políticas extractivas que, según la tesis esgrimida por Daron Acemoglu y James A. Robinson en su ensayo Por qué fracasan los países, se afanan sistemáticamente en capturar rentas en su beneficio generando burbuja tras burbuja en vez de incentivar la educación, la investigación y el emprendimiento como palancas del despegue económico y social.

El despegue de verdad, no el artificial vivido de 1995 a 2008, que airearon el aznarismo y el zapaterismo. Entre esos años, el crecimiento del país fue superior al de Estados Unidos y al de la Eurozona, pero no se produjo gracias a un aumento de la productividad sino debido al incremento delirante del gasto público, que desembocó en un auténtico despilfarro en infraestructuras inservibles o infrautilizadas.

Necesitamos un país nuevo con un nivel de exigencia superior y, al mismo tiempo, adquirir hábitos de trabajo racionales: ser más productivos sin tener que renunciar por ello a una vida mejor. Para eso hace falta acometer las reformas tantas veces reclamadas por la sociedad más avanzada.

Hay tres prioridades, según afirmó esta semana Olli Rhen, el vicepresidente de la UE y comisario de Asuntos Económicos: completar la reforma laboral poniendo el énfasis en las políticas activas de empleo, cambiar a fondo los servicios profesionales y enderezar el sector energético. Aún quedan por delante cambios "que llevarán más de diez años". Rhen lo sabe por propia experiencia. Ese fue el tiempo que invirtió su país, Finlandia, en superar una situación semejante de la que salió reforzado. A los finlandeses apenas les tocó sufrir en esta crisis.

Pese al colosal esfuerzo de los ciudadanos para asumir los ajustes hay mucha tarea pendiente. Empezando, en lo político, por una ley que democratice los partidos, una reforma que suprima organismos innecesarios -¿el Senado, las diputaciones??-, una reducción drástica del número de ayuntamientos y otra del Estado autonómico con el fin de impulsar un nuevo modelo de financiación territorial.

En materia de seguridad jurídica caben todavía muchas transformaciones y una ley anticorrupción para que los delitos de cuello blanco que se cometen en el ámbito de los partidos no gocen de impunidad.

En el terreno económico, el Gobierno debe insistir en la recuperación del capital humano lastrado por el paro de larga duración y la lucha contra el fraude en el desempleo. También sería necesaria una reestructuración de los mercados y de los organismos reguladores para incrementar la competencia y la protección del consumidor, además de una simplificación administrativa para terminar con las trabas burocráticas que dificultan la operatividad de las empresas.

Un nuevo modelo educativo que enseñe a los alumnos a pensar por sí mismos, además de una revisión a fondo de la carrera docente servirían, entre otras mejoras, para consolidar uno de los ejes de progreso indispensables para la evolución del país.

El primer problema es combatir la inercia en beneficio propio enraizada en la clase política española. No resulta fácil limpiar la casa, deshacerse de los muebles inútiles y ventilar las habitaciones si los encargados del zafarrancho son precisamente los que no muestran un interés especial en que las cosas cambien. Para vencer esas resistencias habrá que sumarse desde el primer momento a una revolución cívica de las ideas. Con ellas y una dosis adecuada de coraje España podrá salir adelante.

¿Punto de inflexión?
Los círculos viciosos del PP en Cataluña
A base de renuncias y concesiones, ha acabado por asumir el marco nacionalista. Mientras, Ciudadanos se erige en oposición a los separatistas.
¿Quieres ahorrar en tu seguro de coche? Entra y compara en Rastreator.com y ahora hasta un 50%
Pablo Planas (Barcelona) Libertad Digital 26 Enero 2014

El Partido Popular catalán insiste en que es la única oposición a los planes separatistas de Artur Mas y Oriol Junqueras. Las encuestas, sin embargo, vaticinan una fuga de votos a Ciudadanos que cuestionaría el papel de los populares en una Cataluña inmersa en el momento de mayor trascendencia política desde el retorno de Tarradellas, el 29 de septiembre de 1977. En esas casi cuatro décadas, el nacionalismo ha ejercido el monopolio de la política por encima de las siglas, de tal forma que el tripartito fue un triunfo simbólico de Pujol encarnado en la carga de complejos del president Montilla y su sometimiento al guión identitario y sentimental del catalanismo. En ese tiempo, el nacionalismo no sólo ha construido el imaginario de un país partiendo de la nada sino que ha condicionado radicalmente una sociedad sometida a los delirios lingüísticos y folklóricos de los comisarios políticos de la Generalidad y de los ideólogos de un Estado catalán puro y monolingüe cuyo objetivo confeso ha sido y es la desespañolización de Cataluña.

En ese contexto, el Partido Popular ha oficiado de campeón de las oportunidades perdidas, de los bandazos políticos, las renuncias y las concesiones, hasta el punto de asumir como propio el marco nacionalista. El sacrificio de Vidal-Quadras ejemplifica la aceptación por parte del PP de ese totalismo catalanista, así como sus giros ideológicos, los cambios de liderazgo en función de intereses ajenos a su electorado catalán y el valor meramente instrumental de los dirigentes catalanes en relación al hilo del PP de Génova (y del Madrid oficial gobierne quien gobierne) con la "sociedad civil" catalana, el manido engendro virtual manejado por personajes como Duran, Roca y una gran mayoría de los empresarios, afectos por gusto o interés al régimen nacionalista.

Si la autonomía que exhiben los socialistas catalanes en relación al PSOE no les garantiza precisamente conectar con su electorado natural (el que les permite ganar las generales en Cataluña y pasa de votar a sus líderes catalanistas en las autonómicas), la dependencia del PP catalán respecto a los criterios genovitas tampoco ha contribuido a ampliar su representatividad en el parlamento autonómico y en los municipios.

La convención que el PP ha celebrado en Barcelona pretendía marcar un nuevo punto de inflexión, el final de un letargo en el que ni el Gobierno ni el partido en general habían dado señales de vida respecto a la deriva radical del nacionalismo, la ruptura social, el desprecio por los derechos individuales en la enseñanza o en la sanidad, la desobediencia institucionalizada ante leyes y sentencias, las represalias laborales y profesionales o la discriminación pública y manifiesta de quienes cuestionan, critican o no se avienen a las disposiciones y criterios totalitarios del catalanismo, que impregna iglesias, guarderías, medios de comunicación y hasta comunidades de vecinos.

Se esperaba con interés el discurso del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en dicha convención, puesto que se había anunciado que desmontaría toda la retórica del "Espanya ens roba". Tal vez fuera esperar demasiado de un acto de partido frente al bombardeo masivo de consignas y "noticias" que han convencido a no pocos ciudadanos de Cataluña del supuesto expolio. El anuncio ministerial de los cambios en el cálculo de las balanzas fiscales, sin embargo, se ha convertido en más munición para el nacionalismo, que lo atribuye al desequilibrio. Se non è vero..., se ufanan. La réplica gubernamental son 2.400 millones más del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para que la Generalidad pase a su gusto el mes de febrero, fastos del Tricentenari incluidos.

También se esperaba mucho del discurso de Rajoy, que lo primero que ha dicho es que no necesita que nadie le explique lo que pasa en Cataluña y que no piensa escuchar a quienes le sugieren que deje de financiar el desafío separatista a través del FLA. Sería injusto no reconocer en la defensa de la españolidad de Cataluña por parte del presidente del Gobierno el alumbramiento de la teoría registral de una España como "bien indiviso" en régimen de multipropiedad, en la confianza de que los impulsores de la ruptura se atengan a las leyes cuando el incumplirlas de forma sistemática (en la enseñanza, por ejemplo) no les ha acarreado ninguna consecuencia.

Es inevitable que estos hechos diluyan el efecto de los discursos que en el PP se pretenden contundentes e incontestables. También parece inevitable que en el PP se acaben por adoptar perspectivas ante el reto separatista difíciles de entender para su electorado. Tras la convención, ministros y dirigentes populares coincidían con Mas en una fiesta benéfica en la casa ampurdanesa de un empresario, una reunión con la flor y nata de la sociedad catalana, del Círculo de Economía, del Círculo Ecuestre, del Círculo del Liceo y hasta del Círculo del Casino de La Bisbal; los interlocutores de siempre con los tópicos sobre Cataluña y España de siempre. Eso sí, Mas exigió que no hubiera fotos y que se le sentara bien lejos de Alicia Sánchez Camacho.

Rajoy sigue sin querer enterarse
EDITORIAL Libertad Digital 26 Enero 2014

El Partido Popular de Cataluña ha celebrado su Convención este fin de semana con el discurso de Mariano Rajoy como elemento del mayor interés, no sólo regional. Las palabras del presidente del Gobierno eran esperadas por la trascendencia que la operación independentista puesta en marcha por el nacionalismo catalán tiene para el resto de España. A estas alturas, es más que evidente que la amenaza de secesión planteada por los partidos nacionalistas catalanes es uno de los principales problemas del Gobierno, por más que en el PP pretendan tratar este grave asunto como una cuestión ordinaria más. Sin embargo, las palabras de Rajoy no han aportado ningún nuevo elemento que fomente la esperanza de que el Gobierno va a tomar las medidas necesarias para acabar con esta amenaza directa a la estabilidad de la Nación en su conjunto.

Rajoy insistió ayer en su estrategia ya conocida de contemporizar con un problema que el paso del tiempo no hace sino agravar. A ocho meses vista de que se consume la amenaza independentista a través de un plebiscito, el presidente no tiene nada nuevo que añadir a lo que ha venido diciendo en los últimos meses al respecto. Rajoy sigue asegurando que el referéndum no se celebrará y que España seguirá unida, pero sin aclarar qué medidas tiene previsto adoptar para garantizar ambos objetivos.

Lejos de esbozar un plan de acción que advierta de las consecuencias de sus acciones a los separatistas, en estos momentos situados ya extramuros del Estado de Derecho, el presidente del Gobierno se limita a explicar los resultados que la independencia de Cataluña tendría para los catalanes en un tono pedagógico cuya frivolidad resulta ya inaceptable. El PP puede seguir tratando de convencer a los nacionalistas de las ventajas de seguir unidos al resto de España, pero en estos momentos el argumento resulta trivial para unas fuerzas separatistas que han hecho de la secesión el verdadero eje central de su acción política.

La severidad que evitó en sus comentarios sobre los partidos nacionalistas, se puso de manifiesto en las palabras de Rajoy al referirse a otras opciones que le disputan al PP su papel de garante de la unidad de España. El Partido Popular pretende ser la única fuerza que se opone a la independencia de una parte del territorio nacional, cuando lo cierto es que, en lo que respecta a Cataluña, su ejecutoria y la de sus dirigentes regionales va muy por detrás de partidos ahora minoritarios como Ciutadans, cuyas expectativas electorales no dejan de crecer a expensas de los dos grandes partidos nacionales.

Pero ninguno de estos razonamientos elementales parecen hacer mella en un presidente del Gobierno que ya ha decidido abdicar de sus responsabilidades en este grave asunto hasta que la dinámica de los acontecimientos le obligue a pasar a la acción. A la vista de su intervención ayer en el acto del PPC, los portavoces del partido y sus terminales mediáticas tendrán que esforzarse mucho para hacer pasar esta molicie presidencial como un ejemplo de firmeza que los ciudadanos estarán obligados a recompensar en las urnas.

Con nuestra vida en sus manos
FERNANDO GARCÍA DE CORTÁZAR. ABC  26 Enero 2014

· Si la historia la escriben los vencedores, los terroristas habrán vencido al escribir nuestra historia. Y el pasado de España se agolpará en nuestra boca con el sabor a ceniza de todo un tiempo en vano. Y el pasado de España temblará en nuestros ojos con el sabor a pérdida de las lágrimas secas.

«Que se libre a mis restos de una sacrílega autopsia; que se ahorren de buscar en mi helado cerebro y en mi apagado corazón el misterio de mi ser. La muerte no revela los secretos de la vida». Chateaubriand iniciaba sus Memorias con esta advertencia: lo que quedara de su cuerpo sin espíritu de nada podía servir para explicar el significado de su existencia. Pero si la materia inerte nada nos dice ya del alma, de la conciencia de vivir, las circunstancias de la muerte pueden dar cuenta de nuestra condición de hombres, de nuestra sustancia de seres únicos alzando su integridad sobre la tierra y la historia.

Líbrennos nuestra inteligencia y nuestro sentido del ridículo del fervor romántico que idealiza la muerte heroica en una desquiciada fe de vida. Líbrennos nuestra lucidez humanista y nuestro culto a la razón de confundir la arrogante exhibición de la autenticidad con la humilde búsqueda de lo verdadero. Nada tenemos que ver con quienes, acostumbrados a convertir la vida en la pieza descartable de ideologías extremistas, han posado sobre nuestro tiempo el orden deforme de un firmamento inmoral. Sólo sentimos repugnancia de quienes han creído que el futuro había de edificarse sobre los escombros de la muerte, sobre el sacrificio de los inocentes y sobre los escenarios donde la sangre oficia el sucio ritual de los verdugos y de las víctimas.

Desde la convicción de la dignidad intrínseca de la vida, de su finalidad en sí misma, de la negativa a aceptar su validez relativa, algunas ocasiones nos obligan a hacer una pausa en nuestro camino. Pocos días atrás, en una localidad del norte de Pakistán, un adolescente de catorce años, Aitzaz Hasan Bangash, detuvo a un terrorista talibán que pretendía detonar una carga explosiva en el interior de su escuela. Sólo pudo hacerlo abrazándose a él y provocando un estallido prematuro, que permitió evitar la masacre que iba a producirse entre los estudiantes reunidos en aquel momento en una asamblea. Bangash había tratado de disuadir al terrorista gritándole y arrojándole piedras, pero al final no tuvo más recurso que entregar su propia vida. La donación de una existencia tan joven aún, el sacrificio temprano nada tuvo que ver con la decisión de morir ni con el deseo de matar. Por el contrario, fue una prueba de respeto al ser humano, una forma de afirmar el privilegio de vivir. Fue uno de esos actos en los que la humanidad entera justifica su existencia en el mundo, su necesidad de tomar una opción moral, la exigente, irrevocable y preciosa condición de nuestra libertad.

Esta decencia limpia, este coraje humilde nos incumbe a nosotros, los españoles, con especial dureza en estos días. Porque han aparecido de nuevo los asesinos, los pistoleros, los verdugos, posando orgullosamente en el congruente espacio de un antiguo matadero de Durango. Ellos han protagonizado una de las historias más pavorosas sufridas por Europa en la segunda posguerra mundial. En los reportajes que han cubierto su insultante manifiesto, hemos podido ver el rostro de quienes también tomaron una decisión. Hemos visto la tiniebla podrida de sus ojos, la corrupción de su sonrisa descompuesta, el aliento estancado de su voz. Hemos visto a quienes son ya, para siempre, imagen de la muerte. Decidieron que el crimen formara parte de nuestra existencia, segregaron el temor en el aire de nuestras calles, diezmaron el paisaje de nuestra patria. No solo provocaron un daño irreparable en asesinatos que zanjaron vidas con derecho a ser vividas. Nos condenaron a existir en una libertad condicional, a la indignidad del dolor inútil, a la vejación de nuestro miedo a ser asesinados. Nos obligaron a incorporarnos a diario con toda nuestra muerte a cuestas, nos sometieron al cautiverio de una teogonía infame, en la que a ellos correspondía escribir nuestro destino y a nosotros sólo cabía cumplirlo con una irrenunciable dignidad.

Pero ahora, además, nos fuerzan a convivir con su monstruosa existencia. Tenemos que aguantar la obscenidad de su presencia en las instituciones. Tenemos que soportar la humillación suprema de pagarles el sueldo. Ahora pretenden que la calidad de nuestra democracia y la virtud de nuestro civismo se midan por la capacidad de negar lo que ha ocurrido. Ahora reivindican que, después de haber condenado a muerte a nuestros amigos, a nuestros familiares, a nuestros compatriotas, los condenemos al olvido. Ahora nos arrebatan también el recuerdo, intentan inventar un pasado sin víctimas ni verdugos, un tiempo sin moral, reducido a los contextos atenuantes y las circunstancias absolutorias. Si la historia la escriben los vencedores, los terroristas habrán vencido al escribir nuestra historia. Y el pasado de España se agolpará en nuestra boca con el sabor a ceniza de todo un tiempo en vano. Y el pasado de España temblará en nuestros ojos con el sabor a pérdida de las lágrimas secas.

En nuestro propio suelo, con el permiso concedido por una autoridad que desdeñan, refugiándose en la protección de un Estado que rechazan, los asesinos tratan de establecer las condiciones políticas de nuestro futuro, pero también de perfilar las dimensiones morales de nuestra existencia. La redención de su pena será la aniquilación de nuestra legítima tristeza. La relativización de su crimen será aceptar la validez relativa de sus víctimas. Ninguna nación ha puesto a prueba las bases fundacionales de su cultura de este modo. A ningún terrorista de un país occidental se le habría ocurrido que las instituciones parlamentarias, los partidos, las garantías jurídicas y la simple decencia cívica de una comunidad podrían tomarse en serio tales pretensiones. Porque no definen solamente la catadura criminal de los asesinos que las proclaman, sino que también determinan la calidad democrática de la sociedad que las atiende.

Muy lejos de aquí, un adolescente entregó su vida para que cientos de muchachos de su edad pudieran vivirla enteramente. Bangash creció en una zona del planeta en la que la vida puede llegar a valer muy poca cosa, en que cada día que pasa es un tiempo ganado a la extinción. La vida no es un hecho rutinario, no transcurre con la inercia de lugares favorecidos por el bienestar y la libertad. La vida es voluntad de existir, pero no a cualquier precio. La grandeza del acto moral es que se basa en la posibilidad de escoger algo más fácil, pero menos bueno.

Lo que nos hace hombres es esa decisión que adquiere sus rasgos más intensos en circunstancias como las que nos ha ofrecido Bangash. En presencia del verdugo, él escogió ser la víctima, no por desprecio de su propia vida, sino por el amor a todas las que salvaba. Y, probablemente, habitando un lugar de tal dureza, por puro y simple amor al milagro de vivir. En el momento de tomar tan grave decisión, en el momento de dar ejemplo, este adolescente tuvo la vida de todos los hombres en sus manos. En su cuerpo destruido, vibró lo mejor de cada uno de nosotros. En su corazón desmantelado sobrevivió nuestra esperanza. En su sangre vertida tomó impulso nuestra definitiva fe en la bondad del hombre. Como lo escribió Cernuda, en la aspereza implacable del exilio: «Recuérdalo tú y recuérdalo a otros. Uno …uno tan sólo basta como testigo irrefutable de toda la nobleza humana».

"No veo que se acuerden de él"
Consuelo Ordóñez: "Estamos en lo opuesto a lo que Gregorio defendía"
La hermana del político vasco hace balance en Libertad Digital en el decimonoveno aniversario de su asesinato a manos de ETA.
M. Muro Libertad Digital 26 Enero 2014

Esta semana se han cumplido 19 años del asesinato de Gregorio Ordóñez. El político vasco fue asesinado por la banda terrorista ETA un 23 de enero de 1995 en el restaurante La Cepa de San Sebastián. Este año, como viene siendo tradición, se han celebrado sendos homenajes, en Madrid y en el cementerio donostiarra de Polloe, para recordar a una de las figuras que más ha luchado contra el terrorismo en nuestro país.

Homenajes que han tenido un tono agridulce para los familiares de Ordóñez. La polémica por la contraprogamación del acto por el PP vasco, la política antiterrorista seguida en este último año por el Gobierno y el trato ofrecido a algunos colectivos de víctimas han marcado el decimonoveno aniversario del asesinato del político donostiarra.

Su hermana y presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Consuelo Ordoñez, habla con Libertad Digital para recordar la figura de su hermano y aclarar la polémica.

¿Qué es lo que más recuerda de su hermano 19 años después?
Yo siento a mi hermano más presente que nunca porque son momentos muy complicados, estamos en lo opuesto a lo que él defendía. Con todo lo que le costó dignificar la profesión de político y la han tirado por los suelos.

¿Cómo han sido los homenajes a su hermano de este año?
Este aniversario ha sido tenso, yo no quería esta polémica, pero se hubiera podido evitar si las cosas se hubieran hecho como se tienen que hacer.

Programaron un acto el mismo día en que cada año recordamos a mi hermano. Antes tendrían que habernos llamado, decirnos, sencillamente, 'hemos elegido vuestra fecha, queremos hacer un acto político y por supuesto que estáis invitados'.

Nosotros estamos encantados de que se recuerde a mi hermano pero lo que es indecente es que no me dejen hablar de mi propio hermano. ¿Cómo no vas a intervenir? Pero te dicen que no puedes porque eres presidenta de Covite, porque dicen que soy de UPyD o de VOX. Y yo me pregunto, ¿pero vosotros estáis homenajeando a mi hermano? Lo que parece es un acto de maquillaje, a mí se me caería la cara de vergüenza.

Tras el acto en el cementerio de Polloe, Arantza Quiroga dijo que nadie podía ir a darles "lecciones de ningún tipo, ni reprocharnos nada".
Yo en el acto de San Sebastián estuve muy tranquila, me sentí arropada, yo siempre he anunciado que yo no veto a nadie, que iban a ser bienvenidos todos los que quisieran venir, y saludé a todos.

La presencia que más agradezco es la de aquellos ciudadanos anónimos que cada año van al cementerio y que querían con locura a mi hermano, son con los que mejor me siento y siempre les estaré agradecida. Y la de Alfredo Tamayo, que todos los años está ahí.

Las palabras de Quiroga no nos han caído nada bien a las victimas. Eso de mezquindad se lo tendrían que aplicar ellos, simplemente somos libres, y siempre que intenten silenciarnos no les vamos a dejar.
Que sepan que nosotros estamos legitimadísimos para denunciar la política de este gobierno; si ellos han tenido encuentros sólo con las victimas adiestradas, así les va. Porque no se están enterando de la verdadera realidad del sentir de la mayoría de las victimas. Yo sólo les digo que piensen si quieren seguir por ese camino o quieren rectificarlo.

Su cuñada, Ana Iribar, afirmó hace unos días en una entrevista que le sorprendía tanto la política de Rajoy que no pensaba votarle más.
La verdad es que yo no voté a Mariano Rajoy la última vez, ni lo volvería a hacer.

¿Qué le parecen las declaraciones que se están haciendo últimamente en las que compañeros de partido de su hermano dicen qué hubiera hecho su hermano si estuviera aquí?
Yo nunca voy a decir lo que hubiera dicho mi hermano si estuviera aquí, eso se lo dejo para los necios e inconscientes de alguno de los compañeros de partido de mi hermano.

Ni la propia familia diríamos nunca lo que Gregorio diría ahora. Lo que sí estamos en condiciones de decir es lo que dijo cuando vivía. Se puede conocer muy bien a Goyo en el archivo de nuestra fundación. Y esto lo hemos sacado adelante nosotros. Trabajo que tendrían que haber hecho sus compañeros.
Yo no veo que se acuerden de Goyo, ni de enseñar cómo tiene que ser un político de verdad.

Y no sólo recordamos a mi hermano, ahora hemos creado un mapa del terror, que es un proyecto que nos ha costado mucho, una herramienta multimedia para no olvidar a quienes fueron brutalmente asesinados en el País Vasco por el terrorismo.

Algo que tendrían que haber hecho las instituciones, pero no lo van a hacer. Tenemos muy pocos medios y estamos haciendo lo que ningún gobierno hasta ahora ha hecho y no vamos a parar.
No van a parar unas actuaciones que parece que no le gustan mucho al Gobierno

¿Qué pasa, que no les gusta lo que decimos? Pues decimos lo mismo que decía Gregorio. A el le llamaban radical los amigos del tiro en la nuca, por defender la vida y honradez y a nosotros por defender lo mismo que defendía Goyo nos llaman radicales los "supuestamente demócratas de toda la vida".

Algunos de estos compañeros han abandonado el partido de su hermano. ¿Qué le parece Vox, el nuevo partido impulsado por Santiago Abascal?
Yo a Santiago le deseo mucha suerte, le aprecio muchísimo y defiende lo mismo que nosotros, la memoria, la verdad y la justicia de nuestros familiares asesinados. Yo sé que en ese tema les tengo máxima confianza. Pero yo no voy a ser de ningún partido, porque soy la presidenta de Covite y me debo a mis asociados.

¿Y cómo se les trata a esos asociados y a las víctimas hoy en día?
A las víctimas se nos maltrata últimamente, eso es una evidencia. Ojo, se maltrata a algunas. Ése es el problema. A Covite se nos maltrata. Debe de ser por decir las cosas que decía mi hermano. Se ponen nerviosos, pero eso es que quizá vamos por el buen camino y no estamos en venta.

Por eso no se reúnen con nosotros, nos vetan o no nos quieren recibir. Bueno, que cada cual sea responsable de sus actos. Nosotros somos libres, no estamos en venta, seguiremos defendiendo con coherencia lo que siempre hemos defendido. Desde luego, lo que no vamos a consentir es que no haya servido de nada matar a nuestro familiares. Y por ahora, lo único que estamos viendo es que está sirviendo y de mucho.

Esa es la tristeza de este 19 aniversario, que estamos viendo que les está saliendo muy bien habernos matado porque ahora lo están consiguiendo todo.
Colaborar con la Fundación Gregorio Ordóñez

Las ideas por las que ETA acabó con la vida de Gregorio Ordóñez, su herencia política, podrían perderse si la Fundación que lleva su nombre y honra su memoria no recibe el apoyo de aquellos ciudadanos que se niegan a legitimar el proyecto totalitario de la banda terrorista. Aquellos que quieran contribuir a mantener vivo el legado de Gregorio Ordóñez, pueden hacer aportaciones económicas en la cuenta corriente del BBVA 0182 5709 48 0010513502.

CRISIS EN LA EXTREMA DERECHA
El sector crítico de AES pide la integración de Alternativa Española en VOX
Alexia Jaiatt Minuto Digital 26 Enero 2014

Alternativa Española (AES) sopesa no presentarse a las elecciones europeas de mayo y pedir el ingreso en Vox. Así lo han manifestado a MD personas cercanas a la dirección del partido “social cristiano” que manifiestan a este digital que la decisión no está tomada de manera definitiva a pesar de encontrarse “tocados” por la irrupción de Vox y no haber logrado que Santi Abascal apostara por ellos.

En una tensa reunión celebrada en Madrid, varios dirigentes de AES pusieron en duda la capacidad de Rafael López Diéguez para “capitanear este barco” y pusieron sobre la mesa la posibilidad de ingresar en Vox. En esa reunión se encontraban algunos dirigentes de AES, simpatizantes, y al menos un concejal del partido.

DIÉGUEZ PIERDE APOYOS
Parece evidente que AES mantiene su escasa actividad gracias a las aportaciones económicas de López Diéguez, cuyo bufete profesional facturó cerca de 1,5 millones de euros en 2012, pero su figura es cada vez más discutida: un abogado de éxito que como político no ha logrado despegar “al carecer de las dotes suficientes para dirigir una alternativa decente al PP”. Ser familia directa de Blas Piñar, Presidente Honorario de AES, parece no garantizarle el apoyo de su dirección y militantes.

Además, las críticas han crecido desde que se ha deshecho de figuras políticas de calado que “le hacían sombra dentro del partido”. Es el caso del prestigioso abogado Carlos Martínez-Cava, verdadero cerebro jurídico de AES y promotor de las querellas contra el doctor Morín o de la idea fuerza que hoy ha hecho suya VoX de acabar con las autonomías.

De tantos se ha deshecho López Diéguez que “se ha quedado solo, y en esa soledad es cuando más claramente se observa su incapacidad de dirección política”, afirma un conocido dirigente del sector crítico de AES.

En todo caso, la resolución de este conflicto interno tendrá solución en breve ya que la cercanía de las elecciones europeas obliga a tomar decisiones en un sentido u otro.

A las puertas de un colapso económico

Juan Laborda www.vozopuli.com 26 Enero 2014

Las autoridades económicas, políticas, académicas y mediáticas de nuestro país siguen sin entender lo que le ocurre a nuestra querida España. Llevan errando en el diagnóstico desde el inicio de la crisis. Confunden causa con efecto. Como consecuencia carecen de respuestas ante todos aquellos riesgos que se van materializando. En 2014 volverá a pasar.

Si nuestro escenario -el inicio de la Segunda Fase de la Gran Recesión (2014-2016)- finalmente se materializa no sabrán que hacer, echarán balones fuera. Tratarán, de nuevo, que sean los ciudadanos los paganos que paguen los platos rotos de su ineficacia. Su ideología y la defensa de los intereses de unos pocos les ciega. No solo es ignorancia, es algo más, es crueldad.

Desde estas líneas hemos explicado hasta la extenuación que nuestra auténtica preocupación es el estallido de la actual burbuja financiera, que pondrá de nuevo encima de la mesa el origen y causa de la crisis, un brutal volumen de deuda impagable, la insolvencia del sistema bancario occidental, y la concentración de riqueza en unas pocas manos.

En este sentido, en la semana recién acabada dos hechos han merecido nuestra atención. Por un lado, los mercados financieros registraron el viernes un aperitivo de lo que supone un aumento de la aversión al riesgo –un juego de niños respecto a la que se avecina. Por otro, Banco de España dio a conocer, dentro del área de estadísticas, en el capítulo de cuentas financieras, la deuda de nuestro país, y los resultados no pueden ser más desoladores. A ello unan ustedes la mora bancaria que se dio a conocer la semana pasada y que de nuevo alcanzó máximos históricos, reflejando una banca zombi que no cumple con su papel asignado.

El aperitivo de los mercados financieros
Este viernes 24 la mayoría de los activos de riesgo –bolsas, materias primas industriales y energéticas, bonos corporativos de peor rating, bonos periféricos, divisas y bonos países emergentes…- registraron fuertes pérdidas. Por el contrario, subió el oro y los bonos soberanos de los países de máxima calidad crediticia.

Se trata de los primeros coletazos de lo que nos espera cuando finalmente, en unos mercados tan sobrevalorados y sobrecomprados como los actuales, se produzca un incremento de la aversión al riesgo. Lo del viernes en los mercados financieros es un juego de niños respecto al inicio de un mercado bajista global en todos los activos de riesgo.

Resulta curioso que los políticos usen la mejoría de los mercados financieros, que se encuentran en una burbuja de libro, para tapar el destrozo de la economía real. Pero aún resulta más inaudito que la inmensa mayoría de los economistas y académicos aplaudan y espoleen la política monetaria implementada por los principales bancos centrales occidentales -rebajar los tipos de interés oficiales prácticamente al 0% y expandir el tamaño de sus balances- y que está detrás de la actual inflación de activos. En una crisis por endeudamiento, o recesión de balances como la actual, la política monetaria es totalmente inefectiva. Pero les da igual, el objetivo sigue siendo proteger a la superclase que ha generado, guiada por una avaricia desmedida, la actual crisis sistémica.

Los economistas ortodoxos no entienden ni el papel de la deuda ni la naturaleza endógena del dinero. Por eso, confunden los síntomas de la expansión monetaria de los Bancos Centrales, el aumento del precio de los activos financieros e inmobiliarios, con signos de una recuperación sostenible del crecimiento económico real. De ahí que no entenderán lo que vendrá cuando pinche la actual burbuja, y que ellos mismos achacarán a un shock exógeno, como si fuera un meteorito llegado del espacio, cuando en realidad es consecuencia de las acciones de política económica implementadas.

La deuda de España, suma y sigue
Esta semana Banco de España ha dado a conocer los datos del volumen de deuda total, pública más privada, de nuestro país a cierre del tercer trimestre. En los cuadros 1 y 2 adjuntos se recogen las cifras más relevantes. Tenemos un volumen de deuda privada y pública que no se va a poder pagar, salvo que se pretenda arruinar las expectativas de vida de los españoles, y ya están en ello. Lo que empezó siendo un problema de deuda privada ha acabado contaminando definitivamente a la deuda pública. Las dinámicas de ambas están ya fuera de control. Bajo este escenario, quien financió esta deuda, el sistema bancario, es insolvente. Al final todo se resume en una idea sencilla, no hay dinero para implementar ninguna política económica. Ésta es nuestra realidad.

Cuadro 1.- Deuda de España por sectores, período 2008-actualidad (millones de euros)

Cuadro 2.- Evolución Deuda de España por sectores en el período 2008-actualidad (%PIB)

Ya saben ustedes de sobra mis previsiones. España experimentará una tormenta perfecta que se retroalimentará: crisis de deuda, crisis bancaria y deflación por endeudamiento. El detonante y acelerador de esta nueva ruptura de la tendencia de fondo será un empeoramiento significativo en los mercados financieros. La mayor parte de activos financieros están sobrevalorados, solo es cuestión de tiempo que se desate la siguiente fase de venta masiva de los mismos. ¿Habrá comenzado este viernes? Ya veremos.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Nacionalismo: El malestar en la democracia

José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital 26 Enero 2014

Futuro Glorioso 001“… esta predestinación del referéndum y la apropiación nacionalista de Cataluña (y los catalanes)… hay que leer algunas de las afirmaciones que Artur Mas hizo al diario italiano “La Repubblica”: “el referéndum se hará y los catalanes ganarán. Veréis”, es decir, el resultado será inequívocamente favorable a la independencia y ¿exactamente a qué catalanes se refiere cuando ganen el referéndum (¿o era consulta?)?…”

Este artículo podría haberse titulado “el lenguaje (totalitario) del nacionalismo” pero lo que ocurre en Cataluña, más allá del desenlace político del órdago soberanista, supera lo que podría considerarse (lamentablemente) habitual en democracia, los políticos nacionalistas no se conforman con utilizar un lenguaje deliberadamente ambiguo o directamente falso.

El nacionalismo usa un lenguaje performativo, ha inoculado entre la sociedad una tolerancia hacia lo intolerante, recurren a figuras retóricas que recuerdan al peor romanticismo de los regímenes totalitarios del siglo XX, el problema es que ese universo de reconocimiento artificialmente construido ha calado entre la población, ya lo puedes escuchar en cualquier contexto o uso social.

Resulta llamativo que el discurso nacionalista siempre recurra a la singularidad identitaria, a la diferencia, a lo propio, a lo nuestro, pero es un nuestro delimitador, es una negación del otro, parece como si tratasen de llenar el thymos platónico, la tendencia del individuo a diferenciarse, con un anacrónico proyecto en el que el individuo se somete a algo superior, allí donde la libertad se mide y se concibe como algo colectivo.

El nacionalismo en Cataluña, después de quitarse la careta de la moderación, se ha convertido en una religión social a la que hay que someterse y hacer profesión de fe, sino quedas expuesto a la maquinaria de la difamación, a la intemperie de la presión social, de las “buenas costumbres”, de la moral politizada. La paradoja es que parten de un “hecho diferencial” pero aniquilan la diferencia, recurren a la singularidad pero combaten lo diverso.

Esta religión civil cuyos dogmas están fundados en mitos y leyendas, en historias imaginadas, en tradiciones territorializadas, está tan enraizada en subconsciente colectivo que nadie repara en la irracionalidad del mismo, en un fatalismo histórico que convierte el devenir en algo irrisorio, en algo ineludible, a poca gente parece importarle haberse convertido en comparsa de un juego político disfrazado de salvación teológica.

Imagino que esto es una respuesta muy humana a quién te ofrece un proyecto colectivizador cuyas consecuencias son el empobrecimiento de la calidad de la democracia y la asimilación del individuo, pero es una asimilación disimulada porque el Sistema tolera una tipo de pluralidad encorsetada en el Dogma, eso le da un barniz de falsa tolerancia, solo cuando llegas a los límites del sistema es cuando sale la hiel de los defensores de la patria.

Si nos damos cuenta, el Gran Timonel del nacionalismo, Artur Mas, en su discurso de fin de año da pátina de legitimidad a los que estamos en contra del Proceso únicamente por nuestra condición de “compatriotas”, compatriotas de una patria inexistente, de una patria imaginada, de una patria construida e impuesta por una minoría que ha actuado como vanguardia asimilacionista de la diversidad cultural y lingüística, del adoctrinamiento ideológico, los irredentos (los botiflers o traidores de la Causa) no somos tolerados como signo de saludable pluralidad democrática, no, lo somos por mera adscripción nacional-ista.

El lenguaje del nacionalismo, ese neolenguaje totalitario de tintes de entreguerras, ha permeado tanto entre el periodismo como entre la intelectualidad orgánica, y como decía más arriba, lamentablemente también entre la sociedad civil, ya no solo es un relato construido con objetivos estratégicos, es la introducción consciente y paulatina de un léxico cuya intencionalidad es más propia de autoritarismos que de democracias.

Siguiendo con declaraciones del Presidente de la Generalitat podemos observar que bajo el ardor del que se cree a punto de crear historia se deja llevar por el auténtico espíritu del romanticismo decimonónico, aquél que politizó y enjauló tras barrotes identitarios excluyentes el ansia de infinitud del Romanticismo original, pues bien, Artur Mas no tiene inconveniente en citar frases de Macià como “…Renacido el espíritu inmortal de nuestra raza, toma posesión victoriosa de esta fortaleza, para celebrar en ella, de nuevo, nuestras Cortes, que dictarán nuestras leyes, en nuestra lengua…”.

Lo realmente sorprendente de esto es que no sorprenda, que para muchos ya pertenezca al sentido común de lo natural, sorprende la tolerancia hacia planteamientos que parecían relegados del relato democrático, pero no, parece que ya es algo normal el hacer referencia a la historia, a la cultura, a la lengua, a la raza…para llevar a cabo proyectos políticos, como si dicho proyecto fuese una verdad autoevidente sustentados en “evidencias”.

No solo encontramos este tipo de discursos en unos alocados, ensimismados y adulados Líderes políticos, también se esconden en las editoriales de los medios de comunicación que viven y sobreviven gracias a la generosidad de los presupuestos públicos, en concreto destacaré el editorial de El Punt Avui del pasado día 25 de diciembre, en el que se podía leer cómo se dirigían al expresidente de la Generalitat Francesc Macià como “El Abuelo Macià”… ¿no parece algo más propio de un régimen como el norcoreano el dirigirse a sus líderes en ese tono paternalista?, ¿no es una forma organicista (y tutelada) de entender la sociedad (catalana)?

El nacionalismo, este nacionalismo desatado, culturalista, historicista y, según parece, de tintes racistas, se siente incómodo en democracia, solo concibe una democracia adjetivada, instrumentalizada, y reducida a sus propios intereses, un nacionalismo que entiende la libertad como una libertad socializada, solo admite al individuo como parte de un organismo superior llamado Nación, un individuo aplastado por la Historia, un objeto cosificado frente a una ideología hipostasiada.

Este malestar en la democracia se vislumbra en las premisas implícitas de los discursos, no en la construcción supuestamente racional de los mismos, dicha incomodidad la encontramos en las contradicciones lógicas en sus reivindicaciones, como la de reclamar “democracia”, o que “nos dejen votar”, o que “escuchen al pueblo catalán”, “a la nación catalana”, y, sin embargo, secuestran la voz de la ciudadanía de Cataluña, secuestro en forma de “consulta predestinada”, en la ocultación de la información, en la manipulación e ingeniería social, en esa forma de hacer pasar por Cataluña lo que son planteamientos de los nacionalistas (catalanas).

Para ejemplificar esta predestinación del referéndum y la apropiación nacionalista de Cataluña (y los catalanes) solo hay que leer algunas de las afirmaciones que Artur Mas hizo al diario italiano “La Repubblica”: “Después de un referéndum tendremos que negociar cómo nos separamos siendo buenos vecinos” o “el referéndum se hará y los catalanes ganarán. Veréis“, es decir, el resultado será inequívocamente favorable a la independencia y ¿exactamente a qué catalanes se refiere cuando ganen el referéndum (¿o era consulta?)?…

El malestar en la (y con la) democracia del nacionalismo está en sus formas, en sus tiempos, en el imperio de la ley, en el Estado de Derecho, en la gestión de la incertidumbre, de la pluralidad, de la diferencia, de la disensión, no se sienten cómodos con un devenir histórico abierto e insondable, con el individuo como sujeto de la historia, con la justicia como equidad, en la renuncia de lo “natural” como excusa, en la democracia como fundamento y fin en sí misma…

Dolor sobre dolor

Alejo Vidal-Quadras www.vozpopuli.com 26 Enero 2014

El divorcio entre el partido del Gobierno y un amplio sector de las víctimas del terrorismo etarra resulta ya inocultable y en la reciente ceremonia en recuerdo de Gregorio Ordóñez afloró con sobrecogedora intensidad. El discurso de Consuelo, hermana del héroe mártir, sonó como un aldabonazo en las conciencias de todos los presentes, salvo en las de aquellos que la tienen anestesiada. Asistentes al acto confirman que la tensión latía en el aire aterido del cementerio de Polloe, en el que se reunieron sin juntarse miembros de la cúpula del PP vasco, representantes de la nueva formación VOX y ciudadanos deseosos de rendir una vez más homenaje a la memoria del hombre que, si no hubiera sido vilmente asesinado, habría cambiado la historia de su ciudad, de su tierra y muy probablemente de España.

En la primera mitad de los noventa se produjeron dos hechos que determinaron la evolución del problema de los nacionalismos en nuestro país, el disparo homicida sobre Gregorio Ordóñez en enero de 1995 y el cambio de estrategia del PP en Cataluña a partir de marzo 1996. Hoy el constitucionalismo está en caída libre en el País Vasco mientras la banda ha regresado a las instituciones y al disfrute del dinero del contribuyente, y el separatismo catalán ha fijado ya día y procedimiento para liquidar a España como Nación. Este fracaso colectivo, esta claudicación ante el enemigo interior, obsesionado por hacer trizas la matriz de nuestros derechos y libertades, se reflejaba en la amargura de las palabras de Consuelo Ordóñez, en los rostros circunspectos de los desertores de su legado y en la expresión resuelta de los que están decididos a revivirlo.

ETA no mata porque su recorrido de sangre y barbarie le está rindiendo los frutos políticos que se marcó en el inicio de su actividad y la negación de esta verdad lacerante es una forma de colaboración con sus fines. Se comprende que, tal como lamentaba la presidenta de COVITE, el Gobierno no reciba a las asociaciones de víctimas y las ignore. Ha de ser muy difícil mirar a la cara a los deudos de los muertos después de la excarcelación de Bolinaga y la pasividad frente a la afrenta sufrida a manos del Tribunal de Estrasburgo. La ruptura del PP oficial con las víctimas no ha de interpretarse como un acto de crueldad, es una demostración de vergüenza. Y es que gobernar con mayoría absoluta es difícil, en efecto, pero para los irresolutos.

La (muy visible) discriminación lingüística en TV3
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital 26 Enero 2014

Los políticos en Cataluña parecen atrapados por una especie de maleficio que distorsiona la forma con la que perciben la realidad que les rodea, quizás únicamente se trate de mero acomodo al Sistema, sabedores como son de la necesaria adhesión a unos mínimos “nacionales” (eso que algunos llaman catalanismo, que en verdad es complejo y miedo a la pluralidad cultural) para poder captar cierta atención mediática.

Dicho acomodo pasa por la exageración, por el uso de un lenguaje preñado de tragedia e hipérboles, incluyendo, lamentablemente, la inclusión en contextos de importancia más que tangencial conceptos que, de por sí, entrañan una tremenda carga ética y simbólica que nada tiene que ver con el contexto utilizado, la única explicación posible es la pretensión de sobrecargar emocionalmente un conflicto puramente administrativo.

El ejemplo que ilustra perfectamente lo dicho hasta aquí lo encontramos en las declaraciones parlamentarias del diputado del PSC, Xavier Sabaté, que ha tachado de “genocidio lingüístico” el requerimiento administrativo para que la subvencionada (por la Generalitat) organización pancatalanista Acció Cultural del País Valencià (ACPV) deje emitir (ilegalmente) la señal de Catalunya Ràdio y Catalunya Informació… El gobierno de la Generalitat, a través de su portavoz, Francesc Homs, también ha visto en este requerimiento “otro ataque al catalán”…

Parece que muchos diputados socialistas (y de ICV) han asumido el rol del buen recadero del nacionalismo, más aun ahora que no se han comportado bien al no votar a favor de demandar la competencia al Estado para que la Generalitat pueda hacer referéndums, han de dar fe pública de su inquebrantable fidelidad a los dogmas nacionalistas, y qué mejor que esa exaltación y mezcla de pancatalanidad y politización de la lengua…

Pero si denominan como “genocidio” la corrección de una irregularidad administrativa, ¿cómo habría de calificarse el tratamiento que los medios de comunicación públicos catalanes dan a la lengua propia de la mayoría de los catalanes?, ¿por qué un PSC tan preocupado por la pluralidad lingüística de un territorio que sobrepasa sus competencias (ningún valenciano ha votado a los socialistas catalanes) ha sido partícipe de la discriminación lingüística, base de la diglosia imperante en Cataluña, que se ve reflejada en el libro de estilo de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA)?

De dicho libro de estilo me gustaría destacar dos cuestiones, la primera es la discriminación de la lengua española que, en el mejor de los casos, es degradada como una lengua extranjera más, y la segunda es la misión asimiladora que se le otorga a la lengua catalana gracias a la creación de un universo de reconocimiento en el que una mayoría social se sienta cómoda (de pensamiento y sentimentalmente) ante los postulados del nacionalismo y, por tanto, de la que se espera una reacción o conducta política determinada.

En el punto 2.4.3 Usos lingüísticos, el manual dice “El catalán es la lengua de uso de nuestros medios. Los profesionales, colaboradores fijos y, en general, todas las personas contratadas usan la lengua catalana en las intervenciones por antena y en esta lengua se difunden los contenidos…” y “En igualdad de condiciones en cuanto al valor de los contenidos que nos ofrecen damos prioridad a la presencia de invitados, especialistas o testigos que se expresen en catalán…” (aquí encontramos el “tronco central” del que hablaba Patricia Gabancho, imagino que es aquél que te sustentará siempre y cuando seas partícipe y militante de una forma unívoca de entender la catalanidad).

Seguimos, en el mismo punto, siguen con las “instrucciones”, “Usamos el catalán con nuestros interlocutores, siempre que nos entiendan, sea cual sea su lengua. Sólo de manera excepcional y motivada utilizamos otras lenguas en la difusión.”, hablan de “otras lenguas”… ¿qué otras lenguas o es que acaso hay que esconder en la medida de lo posible el nombre de la “otra lengua”?

También podemos leer: “Procuramos que los profesionales que intervengan por antena reflejen la diversidad dialectal de los diferentes territorios del dominio lingüístico.... Reflejamos en nuestros contenidos la realidad plurilingüe de nuestra sociedad.”, hay que resaltar la variedad dialectal del catalán pero ocultar la realidad lingüística de las calles y barrios de nuestras ciudades, y el cinismo de confundir una sociedad plurilingüe con diversidad dialectal…

En el punto número 2.4.3.1.4.2.1 se aprecia una clara intencionalidad, pretende imponer subrepticiamente una costumbre, quiere hacer pasar por un deber o una cotidianeidad el no cambiar (bajo ningún concepto) al castellano en una situación inicial de diálogo en catalán: “En el supuesto de que, en una obra ambientada en territorios de habla catalana, aparezcan personajes que no hablan catalán, los catalanoparlantes no cambian de lengua” (no hablan catalán…).

En el mismo punto anterior leemos: “No intercalamos gratuitamente en el discurso frases o expresiones en castellano para conseguir un efecto humorístico o intensificador de la intencionalidad, salvo que se trate de personajes caracterizados expresamente por rasgo.”, ¡atención! el uso del castellano es un “rasgo”, además, cuando habla de personajes caracterizados ¿se referirán a las características discriminatorias de los personajes que hablan en castellano en TV3 que denunciaba el Wall Street Journal?

El manual de uso también hace hincapié en cuestiones tan “cruciales” como el uso del término nacional…crucial para conformar mentes políticamente receptivas a las ideas nacionalistas, el punto 2.3.1.1.2 comienza así “Con el término nacional hagamos referencia a Cataluña…”, y, como ejemplo, propone que la designación descriptiva del INE (Instituto Nacional de Estadística) se convierta en “el instituto oficial de estadística español”… lo español no es (ni debe ser) catalán… ni en el lenguaje… ni mucho menos en los medios de comunicación controlados por el nacionalismo…


Recortes de Prensa   Página Inicial