AGLI Recortes de Prensa   Sábado 1  Febrero  2014

Las cuatro esquinas
F. JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo  1 Febrero 2014

Quadras y la estampía del PP
Pocas veces un partido -salvo UCD, el otro gran partido del centro derecha en la democracia- ha sufrido en pocos días tantos tropezones, destrozos y defecciones como el PP de Mariano Rajoy, que cada vez se parece menos al PP de siempre y cada vez se parece más a la UCD que en paz descanse. Abrió plaza Alejo Vidal-Quadras con una carta y un vídeo casero en el que exponía los motivos de disensión con la política del Gobierno, que son casi todos: política fiscal, antiterrorista, antinacionalista y poca democracia interna en el partido. Salvo lo último, que por viejo es apenas reseñable, los otros tres frentes generan, según Vidal-Quadras, incomprensión o franca animadversión en el 92% de los votantes. Sorprende que aún haya un 8% de deudos e incondicionales del PP. Pero lo malo no es que él se vaya antes de que lo echen, sino que se haya ido a Vox a quitarles votos. Rajoy, cuya soberbia explica parte de lo que pasa, se negó a citarlo por su nombre y le llamó «esa otra persona». Un detallazo, considerarlo persona. Y esa persona será un mal contrincante para cualquier candidato del PP en las europeas.

Mayor y Aznar frente a Rajoy
Si Vidal-Quadras es uno de los políticos de más fuste intelectual en el centro derecha español, el PP vasco ha sido durante mucho tiempo, en la oposición y el poder, un espejo moral. A diferencia de Cataluña, donde Aznar entregó vilmente la cabeza de Vidal-Quadras a Pujol a cambio de su apoyo para llegar a La Moncloa, el País Vasco y la firmeza contra ETA fue, pese a alguna casquivanía peneuvista, el escaparate ético del aznarismo. El partido que sobre las ruinas y las tumbas de AP y UCD refundó Gregorio Ordóñez y presidieron Mayor Oreja, Iturgaiz y María San Gil era el orgullo del PP nacional. Tanto, que en la mayor manifestación contra la política de claudicación nacional de Zapatero ante la ETA y el separatismo catalán, la de 2007, Rajoy estuvo flanqueado por Ortega Lara y María San Gil. Pues bien, Ortega Lara está en Vox, Mayor Oreja ha renunciado a ir en las listas europeas del PP, San Gil ha culpado al PP vasco de la «vergüenza» que allí viven, y Aznar, al que todos deben todo, tampoco ha querido ir a la convención de Valladolid. En el PP no pasa nada, ha dicho Cospedal. Pues menos mal.

La Infanta alunizará en Palma
Más que declarar, la hija menor del Rey, que según todas las evidencias, se dedicó al saqueo de fondos públicos para darse la vida padre, alunizará -acreditada técnica colombiana de empotrar un coche en el escaparate de una joyería y robarla- en el juzgado de Palma de Mallorca, para explicarse ante el juez Castro, aunque dada la escandalosa presión que el juez ha sufrido en los últimos tiempos a manos del Gobierno y la Casa Real, no es descartable que sea la Infanta la que, asumiendo la posición del fiscal Horrach, acabe pidiéndole explicaciones al juez. Según la Constitución, la Justicia debe ser «pública», se supone que para mostrar la supremacía de la ley. En este caso, lo único público han sido los insultos de la Fiscalía al juez por «conspirar» contra la Infanta «por ser quien es», como si el palacete de Pedralbes y los pisos, trasteros y trastadas millonarias de los Urdangabón no hubieran existido nunca ni los hubiera pagado nadie. Dicen los neocortesanos que la Infanta tendría un gesto si hiciera andando el paseíllo. El gesto habría sido devolver todo el dinero y pedir perdón. Hace dos años.

El Mundo de ayer
Y como si todo esto fuera poco, a Pedro Jota van y lo destituyen como director de ELMUNDO, su tercer hijo y acaso el tercer ojo que Lobsang Rampa adjudica a los humanos que ven lo que no se ve. Stefan Zweig retrató en El mundo de ayer la vida y la gracia del imperio austrohúngaro y de la Europa anterior a la I Guerra Mundial, que hace ahora cien años dinamitó el Viejo Continente y destruyó todas las antiguas certidumbres. Pasado mañana, el periódico de Pedro Jota será ya ELMUNDO de ayer; y a Casimiro García-Abadillo le tocará hacer la portada de ELMUNDO por venir. Han sido casi 25 años de un éxito que ha marcado la vida política española. Tras ser despedido de Diario 16 por denunciar el crimen y la corrupción felipistas, Pedro Jota creó, solo aunque en compañía de muchos otros, el último mejor periódico de papel en lengua española. Eso fue ayer; hoy, el nuevo mundo digital, el de Orbyt, trata de salvar el viejo periodismo, oxígeno de todas las libertades, para mañana y pasado mañana. Su despedida de la redacción quedará como una obra maestra del talento, el humor y el genio de un tipo insoportable. Un periodista.

Porco governo!
ARCADI ESPADA El Mundo  1 Febrero 2014

Querido J:

Entre las obligaciones de los gobiernos, y del establishment, y hasta de la realidad en general, está la de llevarse francamente mal con el periodismo, dificultar su trabajo y jugar sucio con él. Si esto sucede de otra forma, no se tratará ni del periodismo ni de la democracia. La noticia de que el presidente del Gobierno se indigna a menudo con los contenidos de este periódico donde te echo las cartas, trata de influir en él y lo somete a presiones que van de lo protocolario a lo financiero es, por lo tanto, una no noticia. Yo, desde luego, no puedo detallar cómo y hasta dónde este principio general se ha manifestado, en el caso de la destitución de Pedro J. Ramírez; y mucho menos podría hacerlo un día antes de que él escriba su último artículo como director y dé a sus lectores una explicación de lo que sabe. Pero me parece evidente que no ha sido el Gobierno el que ha echado a Pedro J. Ramírez de su periódico, y creo que en este caso podrás aceptar la legalidad estricta del posesivo.

Tampoco lo ha echado ningún fracaso periodístico. Achacar a su gestión la brutal bajada de ingresos y de ventas sería una estupidez, inconcebible incluso en España, y una razón poderosa para que todos los directores de periódicos siguieran su camino. Pedro J. Ramírez ha hecho frente a la crisis general y a la crisis particularísima de los periódicos con un gran entusiasmo, una enorme capacidad de trabajo y también con notables aciertos, como el diseño inicial de Orbyt (cuyo desarrollo han frenado, probablemente, graves problemas financieros) y este llamado cambio de piel de la web, que la ha dejado no sólo más atractiva, elegante y viva, sino inscrita en un razonable modelo de pago. Creo que la suma de virtudes y defectos profesionales de Pedro J. Ramírez son ahora los mismos de los del día en que su periódico tiró 710.000 ejemplares para informar de que habían encontrado al civil Luis Roldán. Y que eso lo saben los lectores, los anunciantes y los accionistas. Y el Gobierno.

¿Cuántos saben que el único blindaje de un periodista ante el poder son sus lectores?

Sin embargo, que el pavoroso descenso de ingresos sea un argumento ilegal no supone que no pueda ser eficazmente utilizado. Se verá bien con un ejemplo inverso. Hace años, cuando el diario El País atravesaba una época esclerotizada, de puro piloto automático periodístico, llegaban a la mesa de Jesús de Polanco algunas consideraciones sobre la conveniencia de cambiar de director. Parece que él las escuchaba cortésmente y luego zanjaba con cierta irónica resignación, sí, de acuerdo con lo que dices, pero, hombre, piensa tú cómo voy a echar a un director que cada año me trae un aumento de beneficios. Entre Pedro J. Ramírez y su Consejo de Administración había diferencias. Pero nada ataja las diferencias como un exuberante reparto de beneficios.

¿Quién o qué ha echado entonces de su puesto a Pedro J. Ramírez? Es fácil: los lectores. La defección de los lectores es la primera causa de la caída de un director de periódicos. Lo sorprendente es que se trate, en este caso, de todo lo contrario. No sólo se conservan perfectamente sanos los 710.000 lectores de aquella legendaria edición: es que su número ha aumentado considerablemente. Nunca, en ningún otro momento de su historia, los contenidos del periódico fueron compartidos por mayor número de ciudadanos. El motivo obvio es la revolución digital, aunque a veces pienso si no sería más correcto empezar a llamarla la reacción digital. No cometeré la ingenuidad de llamar lectores (¡estatus que hay que ganarse!) a los 7,2 millones de eso que llaman usuarios únicos, que con el nombre ya paga..., verás... ¡es un decir! Pero alguna nutrida resaca ha de dejar ese oleaje. Hay algo, además, muy específico. EL MUNDO ha sido el diario español que mejor se ha adaptado a la conversación digital. No sólo por el activismo, a veces puramente enternecedor, que su director ha practicado, sino por las propias características del modelo de periódico. Se decía de EL MUNDO, cuando entonces, que se compraba según su primer titular, explicitando fidelidad a la historia más que a la marca. El titular, exhibido en el quiosco, obligaba muchas veces a inclinarse y pagar. Y la potencia de la historia de portada relegaba a un cierto envoltorio todo lo demás. Hoy no hace falta inclinarse. Ni el más mínimo esfuerzo. La historia de portada (los SMS de Bárcenas o las palabras botsuanas de Corinna) se replica hasta el infinito. Del infinito no se conoce bien su propia existencia; pero se sabe que es un lugar donde todo es gratuito. EL MUNDO de Pedro J. Ramírez ha sido el principal suministrador de la conversación digital española. ¡Pero cuántas agudas y chispeantes tertulias no han obligado al cierre de bares, después de que valleinclanes, sernas y borralleras se la pasasen, la tarde, con un vaso de agua de seltz!

Hay mucha gente preocupada en España por la marcha de Pedro J. Ramírez. Invocan las graves, grandes palabras: libertad de expresión, democracia, e incluso, los más impertérritos, pronuncian periodismo. Lo que yo quisiera saber, aunque tuviera que decírmelo Sigma Dos, es cuántos de los que invocan han pagado. Cuántos de aquellos 710.000 se han habituado al racaneo y al pillaje de los contenidos de EL MUNDO mientras exhiben su rostro de seres perfecta y vorazmente informados. Cuántos de los que erigen a Pedro J. Ramírez como epítome del periodismo de verdad saben (y practican) que el único blindaje de un periodista ante el poder son sus lectores; y que el único blindaje de un periódico es la organización de una comunidad de lectores consciente, atenta y orgullosa de serlo. Twitter no sólo no produce pedrojotas. Como enseñan duramente sus 228.706 followers, ni siquiera puede mantenerlos. Es cierto que Pedro J. Ramírez ha sido víctima del Sistema. De ese Sistema según el cual la información es un Derecho, y como Derecho verdadero, libre de cualquier carga económica a la hora de ejercerlo. Pues no. No es un Derecho, sino una pura y simple mercancía. Pedro J. Ramírez ha caído víctima de una red. De una red social, concretamente. De todos los que confunden el derecho a la libertad de sus expresiones con el derecho a recibir informaciones. Y que ahora, armados de su formidable cara dura sistémica, jalean a Pedro J. Ramírez con el más célebre grito de los irresponsables.

Sigue con salud. A.

Elogio de la anarquía
Luis del Pino Libertad Digital  1 Febrero 2014

Todo el mundo suele citar el carácter anárquico e indisciplinado de los españoles como uno de nuestros principales defectos de carácter. Y sin embargo, esa tentación anárquica constituye, a la vez, una de nuestras grandes virtudes, porque nos proporciona una capacidad de resistencia de la que otras naciones carecen.

Uno de los aspectos más curiosos de la Guerra de la Independencia es, precisamente, el que se refiere al valor estratégico de esa anarquía que, en condiciones normales, siempre se considera una desventaja o un defecto. La iniciada en 1808 fue la primera guerra de guerrillas de la época moderna, y supuso la derrota del mejor ejército de la época a manos de un pueblo dispuesto a resistir, anárquicamente, más allá de toda razón.

Cuando las tropas francesas entran en España en 1808, estaban acostumbradas a hacer la guerra según unas normas que dictaban algo que parece de mero sentido común: para conquistar una nación, basta con que su capital caiga y el gobernante de turno acepte la derrota. Así había sucedido en los restantes países europeos que Napoleón había sometido. Pero la entrada en España significó para el emperador francés tropezarse con una realidad completamente inesperada, porque la capital del Reino cayó, en efecto, en poder de los franceses, y tanto el Rey Carlos IV como su hijo Fernando VII abdicaron de sus derechos dinásticos en favor de Napoleón. Y buena parte de la nobleza, de la jerarquía eclesiástica, de la intelectualidad y del resto de las fuerzas vivas del país aceptaron sin resistencia el nuevo gobierno "legítimo" otorgado por Napoleón y que el propio Fernando VII había acatado.

Sin embargo, fue el pueblo español el que decidió no acatar, en contra de la opinión de sus propios dirigentes, lo que veía como un gobierno impuesto de forma ilegal y violenta. Y personas de todas las clases sociales "se echaron al monte" e iniciaron una revuelta popular que hizo que en España se eclipsara la gloria militar del emperador francés. Porque aquella revuelta cambió la regla no escrita e hizo imposible la victoria napoleónica: ¿cómo conquistar una nación que sigue luchando una vez destituido su rey, una vez conquistada su capital? ¿En qué consiste el acto de la "conquista" si el "conquistado" se niega a reconocer la derrota?

A partir de aquel momento, y durante todo el tiempo que la guerra duró, los franceses sólo fueron dueños del terreno que pisaban, porque en cuanto las tropas abandonaban un pueblo, la guerrilla volvía a hacer acto de presencia, impidiendo las comunicaciones, atacando los puestos de vigilancia y los correos franceses, y vengando cada atrocidad francesa con actos no menos atroces sobre unos soldados imperiales cada vez más desconcertados y más desmoralizados. No fueron los guerrilleros los que ganaron la guerra a Napoleón, pero resultaron cruciales para que al final pudiera ganarla un ejército hispano-inglés muy inferior en número al de los franceses.

Así pues, fue precisamente la desestructuración de la sociedad, la anarquía existente, lo que se convirtió en la principal fortaleza a la hora de evitar la caída de la Nación. Esa "desconexión" entre gobernantes y gobernados, tan nefasta en cualquier otra circunstancia, resultó crucial para garantizar una resistencia perpetua: ninguna presión, ninguna represalia, ningún acto de violencia sobre la clase dirigente, ni a nivel nacional ni local, podía evitar que el pueblo siguiera resistiendo. Esos actos de violencia tan sólo exacerbaban la resistencia todavía más. Porque los españoles resistían no porque se lo ordenara ningún gobernante, sino por voluntad propia, más allá de toda esperanza y de toda lógica.

Para resistir, ni siquiera era condición necesaria la creencia en una victoria final. Resistían tan sólo porque no estaban dispuestos a vivir en un país gobernado por los franceses, lo que implicaba terminar echándoles o morir en el intento. No luchaban para ganar: luchaban, simplemente, porque no tenían otro remedio: habían perdido su independencia y no merecía la pena vivir sin ella.

Miren ustedes ahora a su alrededor y observen cómo, de nuevo, es nuestro carácter anárquico el que está consiguiendo que España todavía resista, pese a todo lo sucedido en estos últimos años. Desde el 11-M, todos los esfuerzos del régimen se han dirigido a tratar de vencer cualquier conato de resistencia ante los aparentemente imparables planes de confederalización de España.

El ejército político, mediático y financiero del régimen, con toda la potencia de fuego que le dan los boletines oficiales, se ha aplicado con rigor y crueldad a la tarea de machacar cualquier posición en que los resistentes osaran atrincherarse. No se ha vacilado en emplear todas las armas posibles para neutralizar a cualquier organización o persona molesta.

Y sin embargo, la negativa a aceptar la derrota por parte de una panda de guerrilleros ideológicos desharrapados, ha dado al traste con cualquier intento de consolidar la ocupación. Cuando se ha neutralizado una asociación de víctimas que molestaba, automáticamente se ha creado otra para tomar el relevo. Cuando se ha echado de un medio a un locutor por el procedimiento de convencer a sus jefes para que lo echen, ese locutor ha montado una nueva radio desde la que seguir ejerciendo. Cuando se ha neutralizado al principal partido de la derecha y se ha logrado que se sume al golpe de régimen, han surgido otros tres partidos dispuestos a enarbolar la bandera de la regeneración.

En el campo de las redes de ordenadores y de comunicaciones, los militares saben que las redes jerarquizadas son extremadamente vulnerables: basta atacar la cabeza, basta destruir el nodo central, para que toda la red colapse. Por el contrario, las redes redundantes, distribuidas y no jerárquicas, presentan una capacidad de resistencia y adaptación que las hace mucho más resistentes. Es lo que se denomina resiliencia.

Pues bien, es nuestra anarquía, nuestra falta de disciplina, lo que nos garantiza la resiliencia. Porque esa anarquía de los españoles se plasma, básicamente, en una actitud: la negativa a aceptar que quien te dirige se rinda en tu nombre. En esas condiciones, conquistar a una Nación es imposible sin rendir a cada una de las personas que la componen. Y, afortunadamente, somos demasiados los que amamos la libertad y la democracia, como para dejar que unos usurpadores destruyan la Nación más antigua de Europa.

Esta semana, otro periodista molesto ha sido desalojado por el ejército imperial de las posiciones que ocupaba. Pero permítanme las huestes napoleónicas que les diga que tampoco esta vez les va a servir de nada.

- Seguir leyendo: http://blogs.libertaddigital.com/enigmas-del-11-m/elogio-de-la-anarquia-12781/

Balanzas
miquel porta perales ABC Cataluña  1 Febrero 2014

El déficit fiscal catalán se parece al de otros territorios en Francia o EE.UU

Menuda somanta -«censura», «represalia», «taparse los ojos», «sin vergüenza»- ha recibido Cristóbal Montoro por afirmar que la publicación de las balanzas fiscales provoca «enfrentamiento» por culpa del «uso indebido» de las mismas. ¿Y si el ministro tuviera razón? Veamos. ¿Para qué han servido las balanzas fiscales publicadas en 2005? Para que el nacionalismo catalán hable, no del déficit fiscal, sino del expolio fiscal. Ya saben, el conocido y repetido «España nos roba». ¿Eso no produce enfrentamiento? ¿Qué relación cabe esperar entre dos sujetos cuando uno asegura que el otro -así, sin más- le «roba»?

Lo curioso del caso es que las balanzas fiscales -con método de cálculo distinto al usado por la Generalitat- sí van a publicarse bajo la etiqueta de «Sistema de cuentas públicas territorializadas». Documento que aportará nuevos datos sobre el asunto. Y el Gobierno hará bien en dar publicidad a todo ello. No publicar los datos equivale a alimentar la cultura de la queja del nacionalismo catalán. Un nacionalismo previsible que, sin conocer el nuevo método de cálculo, ya ha armado la marimorena victimista.

Muy probablemente, las nuevas balanzas dirán que Cataluña tiene déficit fiscal. Como la Comunidad de Madrid, las Islas Baleares y la Comunidad Valenciana. Lógico: las Comunidades con mayores ingresos -de hecho, los ciudadanos con mayores ingresos- aportan más. Y, para combatir el victimismo nacionalista, se podría recordar también que el déficit fiscal de Cataluña es semejante al de otros territorios -en Francia, Alemania, Estados Unidos, Canadá o Australia- con similar sistema impositivo y parecido desarrollo del Estado del bienestar. Hablando de Francia y Alemania, añadir que la primera no publica las balanzas fiscales para no favorecer el uso indebido de las mismas y que no es cierto -mito nacionalista- que en la segunda el déficit fiscal -que se negocia- tenga la frontera del 4%. Pero, el nacionalismo catalán no escucha. Y habla solo. ¡Uf!

Es política, no pedagogía
Francesc de Carreras El Pais  1 Febrero 2014

Ayer seguro que llegaron a Barcelona muchos visitantes extranjeros que no habían estado nunca en esta ciudad y, aunque hubieran estado otras veces, desconocían el régimen jurídico de las lenguas en Cataluña. Al pasear por las calles, subir a un transporte público o tomar una copa en un bar, pudieron comprobar que los ciudadanos se expresaban indistintamente, con toda normalidad y sin conflicto alguno, en catalán y en castellano. ¡Qué facilidad para cambiar de lengua sin ni siquiera pensarlo!, quizás comentaron.

Pero si a estos visitantes les explicaran que la consejera de Enseñanza del Gobierno autónomo catalán no cumple repetidamente ni la ley ni las sentencias porque se opone a que en la escuela se enseñe en castellano, a excepción de la asignatura de Lengua Española, no entenderían nada. ¿Cómo una sociedad tan amable y tolerante, tan dispuesta a cambiar de lengua porque considera que un idioma es ante todo un medio para entenderse y no para enfrentarse, tiene unos gobernantes tan intransigentes y cerriles? Lo que es habitual en la calle, en las familias, entre amigos, está prohibido en escuelas e institutos: el visitante se quedaría asombrado. ¡Qué gente más rara!

Realmente todo es muy raro. Por varias razones. La primera, porque desde hace años es imposible discrepar en algo sobre este tema sin que te descalifiquen: “¡Eres un anticatalán!”. “Bueno, pero si yo simplemente digo que hay que aprender las dos lenguas, que esto del bilingüismo despeja las mentes, está probado…”. “Eres un anticatalán”. No hay diálogo, hay un muro.

Una segunda rareza es el incumplimiento sistemático de la Constitución, el estatuto, las leyes y las sentencias. El Parlamento catalán aprobó una buena primera ley bilingüista en 1983. Al poco ya se incumplía. Por fin, en 1994 una sentencia del TC sentó la doctrina que han aplicado los autos de ayer: el catalán es el centro de gravedad del modelo, pero el castellano no debe ser excluido como lengua vehicular. Una prudente doctrina sin duda protectora del catalán. Han pasado 20 años, con sentencias, leyes, autos, más sentencias: las autoridades catalanas ni caso, las españolas pasando. ¡Un mínimo del 25% lectivo y otra asignatura además de la lengua castellana! Ni eso, no admiten ni eso.

Además hay hipocresía. La normativa no se cumple. En muchas escuelas concertadas y privadas, incluso públicas, se utilizan ambas lenguas. Una ley es arbitraria cuando solo se cumple cuando conviene. La ley no es monolingüista por principio, por supuesto político: no puede admitirse que el castellano sea “también” una lengua oficial de Cataluña porque en el imaginario nacionalista es la lengua de los invasores, se impuso por una “violencia antigua”, como dijo Jordi Pujol hace unos años. Con la lengua en la escuela se hace política, no pedagogía, se quiere inculcar a los catalanes la idea de que en Cataluña solo hay una lengua. Y se está consiguiendo.

Francesc de Carreras es catedrático de Derecho Constitucional en la Autónoma de Barcelona.

La Generalidad incumple las sentencias
El interminable periplo judicial para conseguir el bilingüismo en las aulas de Cataluña
La Generalidad viene incumpliendo sistemáticamente todas las sentencias sobre este asunto desde hace años.
O. Moya Libertad Digital  1 Febrero 2014

El sistema de inmersión lingüística por el que se rige el modelo educativo catalán es el más 'agresivo' de los utilizados en las comunidades autónomas con lengua cooficial; e inconstitucional. Así lo vienen estableciendo las distintas sentencias de los más altos tribunales -Tribunal Constitucional y Tribunal Supremo- sin que el Gobierno de la Generalidad haya acatado ninguna de ellas. Es más, siempre ha manifestado públicamente su intención de no hacerlo.

El periplo judicial de las familias que quieren ver reconocido el derecho a que sus hijos estudien también en castellano en esta comunidad autónoma se remonta a 2005, recuerda Francisco Caja, presidente de Convivencia Cívica Catalana, entidad a través de la cual las familias recurren a la Justicia. Ese año unas cuantas "interpusieron recursos ante el TSJC tras la negativa de la Consejería de Educación" a modificar el sistema, recuerda Caja. Pero no es hasta 2010 cuando el Supremo reproduce argumentos que ya había utilizado el Constitucional, como en la sentencia del Estatuto.

Las Administraciones públicas (...) no pueden tener preferencia por ninguna de las dos lenguas oficiales". Eso rompería "el equilibrio inexcusable entre dos lenguas igualmente oficiales y que, en ningún caso, deben tener un trato privilegiado". "Sólo los particulares (...) pueden preferir una u otra de ambas lenguas. Y hacerlo, además, en perfecta igualdad de condiciones (...), lo que excluye que (...) quienes prefieran el castellano hayan de pedirlo expresamente.

En el caso del Tribunal Supremo, lo ha venido haciendo a petición de distintas familias, que no tienen otro recurso que acudir a la Justicia para garantizar la educación en español para sus hijos. Algunas de las sentencias más destacadas son:

- El catalán no puede ser "en exclusiva" lengua vehicular": en 2010, el tribunal difundió tres sentencias que suponían, en teoría, el desmantelamiento de la inmersión en Cataluña. Atendiendo a varios casos particulares, y basándose en la doctrina del TC tras la sentencia sobre el Estatuto, los jueces ordenaban que el castellano fuera también lengua vehicular en las aulas. Es más, en estas sentencias el Supremo afirmaba:

Esta declaración abre un interrogante acerca de cuál deba ser la proporción en la que se incorpore el castellano como lengua vehicular al sistema de enseñanza en Cataluña. La determinación de la misma y su puesta en práctica corresponde acordarla a la Generalidad de Cataluña, de modo que si el Gobierno de la misma creyese que el objetivo de normalización lingu¨ística estuviera ya conseguido, ambas lenguas cooficiales deberían ser vehiculares en la misma proporción y si, por el contrario, se estimase la existencia aún de un déficit en ese proceso de normalización en detrimento de la lengua propia de Cataluña, se debería otorgar al catalán un trato diferenciado sobre el castellano en una proporción razonable, que, sin embargo, no haga ilusoria o simplemente constituya un artificio de mera apariencia en la obligada utilización del castellano como lengua vehicular. Trato de favor que debería ser transitorio hasta tanto se obtenga el objetivo de normalización que constituye el modelo de conjunción lingu¨ística o de bilingüismo integral que constituye el modelo constitucional que garantiza el principio de lealtad constitucional entre Administraciones Públicas y que de acordarse deberá estar suficientemente motivado.

Y en su fundamento jurídico cuarto decían:
Por otra parte es un hecho notorio y por tanto no necesitado de prueba la cierta y evidente implantación de la lengua catalana en la sociedad de Cataluña a la que más arriba nos referimos. Basta para comprobarlo con examinar los estudios que sobre el conocimiento del catalán en 2007 y sobre los usos lingüísticos de los catalanes en 2008 hechos públicos por el Instituto de Estadística de Cataluña, organismo autónomo de carácter administrativo, adscrito al Departamento de Economía y Finanzas, creado por Decreto 34/2003, de 21 enero, y que se rige en la actualidad por el Decreto 178/2009, de 17 de noviembre, y que alcanzan altísimos niveles de conocimiento y uso tanto oral como escrito de la lengua catalana en muy diversos estratos de población y en muy distintos rangos de edades de los ciudadanos residentes en Cataluña.

El tribunal encargado de hacer cumplir las sentencias, mediante auto de ejecución, es el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Tras dos de estas sentencias, el tribunal dio un ultimátum al Gobierno de Mas de dos meses para que cumpliera lo dictado por el Supremo. La Generalidad recurrió y el TSJC se contradijo a sí mismo y cambió radicalmente de doctrina, dando la razón en parte al Ejecutivo de CiU y devolviendo la pelota al Supremo.

-Este tribunal, en una nueva sentencia de febrero de 2013, dio parcialmente la razón a la familia demandante señalando que la atención individualizada no es admisible, no se puede separar al alumno o alumnos que soliciten educación también en castellano de su aula, sino que, en el colegio donde se produzca esta situación, toda la clase debe recibir las asignaturas en ambas lenguas en una proporción equilibrada. Eso sí, no cuestionaba esta vez el sistema de inmersión lingüística en Cataluña.

- Poco antes, en el verano de 2012, el Supremo dio la razón a unos padres que demandaban escolarizar en español a su hija en el segundo ciclo de Educación Infantil. El tribunal daba un paso más allá al recordar que se trataba de un "derecho constitucional" y que debía ser atendido, se acudiera o no a la Justicia para demandarlo.

- Meses más tarde, en abril de 2013, el TSJC emitió diez autos que obligaban a la Generalidad a educar también en castellano en los diez colegios a los que acudían las familias demandantes. Convivencia Cívica Catalana solicitaba que el tribunal acordase medidas cautelares para evitar que el Ejecutivo de Artur Mas prolongara la situación recurriendo dichos fallos y que las familias, al final, no vieran reconocido su derecho. Y así quedó establecido. Pero nada. Visto lo visto, la entidad presidida por Francisco Caja acudió a este mismo tribunal seis meses después para instarle a que hiciera cumplir sus propias sentencias.

- En diciembre de 2013, el Supremo falló contra un recurso de la Generalidad y avaló el derecho de otra niña a recibir en español la Educación Infantil.

- Y ya esta semana, en concreto el lunes, este Alto Tribunal volvió a exigir al gobierno catalán que el castellano sea también lengua vehicular en los colegios. Es más, recordó a la Generalidad que debe adaptar el sistema educativo en los colegios donde estudien los hijos de los demandantes sin esperar a que estos ganen los procesos.

- Este mismo viernes, el TSJC en un auto sin precedentes ordena directamente a los colegios, donde estudian los alumnos de las cinco familias recurrentes, que den en castellano al menos el 25% de las materias. Esta vez ya no se dirige a la Generalidad, sino a los directores de los centros al dejar constancia de que las autoridades catalanas no ejecutan sus fallos. Convivencia Cívica Catalana si bien considera esta decisión "como un paso adelante para la supresión del inconstitucional y excluyente sistema de inmersión lingüística monolingüe", añade que contiene aún extremos que consideran "no conformes a derecho, en particular, la fijación de la utilización del castellano como lengua vehicular en un 25%, cuando el Tribunal Supremo la ha fijado en un 50% como norma general". Por ello recurrirá. Lo mismo que ya ha anunciado la Generalidad, pero en sentido contrario. De momento ha avanzado que, una vez más, no la acatará.

41 millones de euros. El Gobierno aumenta en un 24% el gasto en publicidad institucional
Se centrará en la promoción de hábitos saludables y derechos de los ciudadanos, y el apoyo a las nuevas tecnologías.
Agencias Libertad Digital  1 Febrero 2014

El Consejo de Ministros aprobó el viernes el plan de comunicación institucional del Ejecutivo, que prevé una inversión de 41 millones de euros, un 24 por ciento más respecto a 2013 porque recoge campañas que no se realizaron en ese ejercicio y pasarán a computar en éste.

Así lo explicó la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que avanzó que si se tiene en cuenta la inversión en publicidad comercial, la suma alcanza los 147 millones de euros, 17 millones más que lo planificado en 2013.

La vicepresidenta expuso los ejes en los que se centrará la publicidad institucional en 2014: la promoción de hábitos saludables y derechos de los ciudadanos, y el apoyo a las nuevas tecnologías.

Un 84 por 100 de la inversión institucional se destinará a campañas de promoción de hábitos saludables y seguros para la ciudadanía y al cuidado del entorno -seguridad vial, prevención de riesgos laborales, alimentación, uso de productos fitosanitarios, protección y conservación de la naturaleza, consumo responsable de agua, salud y hábitos de vida saludables-. Respecto al apoyo a las nuevas tecnologías, se centrará en el dividendo digital, proyecto CRETA, programas TIC y agenda digital, según informa la referencia del Consejo de Ministros.

Sáenz de Santamaría recordó que 2014 es un año electoral; precisamente, las elecciones al Parlamento Europeo figuran dentro del tercer eje de publicidad institucional diseñado por el Ejecutivo para la promoción en materia de derechos y deberes ciudadanos, que incluye además la violencia de género, intolerancia, fiscalidad, servicio exterior, proximidad de las Fuerzas Armadas y la Ley de Transparencia.

En cumplimiento del principio de transparencia, el Ejecutivo puso el plan aprobado el viernes a disposición de las asociaciones del sector y de los ciudadanos en la web de la Presidencia del Gobierno -www.lamoncloa.gob.es-.
72 campañas institucionales

Así, el plan recoge información detallada de cada una de las 72 campañas institucionales, 28 más de las recogidas en el de 2013, que serán desarrolladas por Ministerios, organismos y entidades públicas, con especificación de objetivos de cada campaña, coste previsible, período de ejecución, herramientas de comunicación a utilizar, difusión y públicos a los que se dirigen, idioma, evaluación, aplicación presupuestaria y accesibilidad de las mismas.

Las campañas institucionales de los Ministerios de Industria, Energía y Turismo, Interior, Hacienda y Administraciones Públicas, Empleo y Seguridad Social y Defensa representan el 84 por 100 del total del presupuesto. En cuanto al número de campañas, los Ministerios de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente; Industria, Energía y Turismo; Empleo y Seguridad Social e Interior suman 45 de las 72 campañas planificadas.

El Ministerio de Agricultura es el que tiene previsto realizar un mayor número de campañas, un total de 16. Por su parte, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo es el que realiza el mayor esfuerzo inversor, con 15 millones de euros.

Tres campañas institucionales superan los tres millones de euros: la de "Seguridad Vial", de la Dirección General de Tráfico, y la del "Dividendo Digital" y la de "Fomento de la Demanda de Soluciones Cloud para PYMES", ambas del organismo Red.es.

Las campañas se difundirán mayoritariamente en internet, radio, prensa escrita, y televisión, por ese orden. El Plan incluye, además, un listado de campañas comerciales, con información de los organismos que las promueven y coste de las mismas. Para 2014 está prevista la realización de 44 campañas comerciales, con una inversión prevista de 106 millones de euros.

Mercados emergentes y 'sumergentes': una brecha complicada
El Confidencial  1 Febrero 2014

“You are picking up pennies in front of the train when you invest in certain kinds of emerging markets” Tina Vandersteel

Esta semana he tenido el honor de dar una charla en el Trading Week coincidiendo con inversores de Italia, México, Bolivia, Marruecos y por supuesto España, y uno de los temas más comentados ha sido la debacle de las monedas emergentes.

En lo que va de año, se han registrado salidas de capital de bolsa en mercados emergentes de 12.200 millones de dolares (un 1,6% de los activos bajo gestión), comparado con salidas de 15.000 millones durante todo 2013. En bonos emergentes se ha visto una retirada de fondos de 5.000 millones de dolares, comparado con 14.300 millones que se retiraron en todo 2013.

El colapso del peso argentino, tras años de política intervencionista neokeynesiana, inflación desbocada y destrozo de la balanza por cuenta corriente, debería ser señal de alarma y hacer reflexionar a los partidarios de aplicar las mismas medidas, imprimir y aumentar el gasto público, para España. Sin embargo, como no podía ser de otra manera, el Club de la Impresora se ha lanzado a decir que "es un caso aislado", que la inflación del 27% es una especie de casualidad, un ovni que cayó de Marte, y... ese clásico de la Hermandad del Unicornio: "la devaluación se debe a un ataque especulativo". Claro, aumentar la masa monetaria, ya lo saben ustedes, "no crea inflación" como aseguraba Axel Kiciloff... Y cuando la inflación se dispara entre un 20 y un 30%... Es culpa "de los mercados", no de aumentar la masa monetaria un 30% para sostener un sector público hipertrofiado y creciente, un gasto muy superior a los ingresos fiscales, a pesar de contar con riqueza y recursos naturales abundantes, hundiendo las reservas del banco central. Les recomiendo el capítulo "No llores por mí, Argentina" de mi libro Viaje a la Libertad Económica, donde se analiza con detalle el agujero creado por el mal llamado ‘modelo inclusivo’, que en realidad lo que supone es el empobrecimiento de todos. Con subidas de precios del 30% en un solo día.

La locura del Keynesianismo selectivo, como lo llamo yo. Que solo hace caso a Keynes para gastar, no para ahorrar y bajar impuestos.

Comentábamos en esta columna en agosto el riesgo de complacencia de algunos países emergentes ante el exceso de liquidez. Los bancos centrales de esos países siempre asumen que el exceso de líquidez es fundamental y, cuando se reduce, entran en fase de pánico. Subidas de tipos de interés agresivas. Pero esas medidas llegan tarde y mal... Estamos repitiendo la crísis del 97-98 casi punto por punto. Y el riesgo de ‘parada en seco’ que mencionaba en verano aquí ya es una realidad.

Durante la crisis de mercados emergentes de Asia-Rusia-Brasil de 1997-98 vimos un efecto similar. La combinación de inflación descontrolada, déficits por cuenta corriente muy pronunciados y pérdidas de reservas en los bancos centrales llevaron a enormes salidas de capital, caídas de las bolsas del 30, 40 y 90% respectivamente en India, Brasil y Rusia y desplomes del Producto Interior Bruto (PIB) hacia territorio recesivo. La enorme liquidez inyectada en los mercados en los años anteriores se había asumido como ‘normal’ y un ‘nuevo paradigma’. Las primas de riesgo y rentabilidades exigidas se reducían agresivamente porque lo justificaban "los altos crecimientos esperados"... Y cuando la música paró, ese riesgo salió a la luz. En vez de entender que la liquidez extrema era una anomalía, los estados y bancos centrales se endeudaron y entregaron a la euforia... Y cuando reaccionaron, como ocurre ahora, generan un ligero efecto rebote que se usa para acelerar la salida... y una nueva ola de pánico vendedor.

En estos últimos años ha ocurrido lo mismo: la política monetaria expansiva salvaje de Estados Unidos, Reino Unido, Japón y otros 20 bancos centrales expandiendo masa monetaria y bajando tipos ha nublado la percepción de riesgo, y la busqueda de ‘crecimiento’ ha hecho que el capital aceptase cada vez más riesgo por menor rentabilidad.

El Club de la Impresora, por supuesto, dice que lo que está pasando en los mercados emergentes no tiene nada que ver con la reducción de los estímulos monetarios de la Reserva Federal, que ha bajado sus compras otros 10.000 millones de dólares mensuales, pero hasta el gobernador del Banco Central de India alertaba sobre las consecuencias... Sin reconocer lo rápida y cómodamente que se habían ‘acostumbrado’ a los excesos de dinero fácil.

"Esta vez es diferente"

¿Saben cuántas veces he leído esa frase estas dos semanas? Doce, en distintos informes.

Les he comentado en muchas ocasiones que el proceso de endeudamiento masivo y liquidez injustificada es una carrera a ver quién pierde primero. Y cuando los países caen en la trampa de entregarse a la complacencia, y caen... el capital se refugia en el "activo percibido de menor riesgo". Estados Unidos, Reino Unido y Japón, aunque tengan importantes desequilibrios. Esa trampa de caer en el error de copiar a los líderes en lo malo, imprimir y endeudar, pero no en lo bueno, flexibilidad, atracción de capital y seguridad, es lo que lleva a las naciones emergentes a no emerger.

Volvamos a 1997-98.... A pesar de la debacle mencionada, Estados Unidos siguió generando un crecimiento anual real del 4-5% del PIB hasta 2000, y la bolsa cayó un 10% en julio de 1998 para subir año tras año después. La trampa del correcaminos. El coyote (los países que se entregan a copiar a Estados Unidos en lo malo, lo fácil) persigue al correcaminos, Estados Unidos, y de repente ve que no hay terreno bajo sus pies.

Pero algo ha cambiado. El peso de los países emergentes en el PIB global ha subido desde un 35% al 50%, y el porcentaje de ventas de las empresas multinacionales europeas y norteamericanas en dichos países ha crecido hasta llegar al 33% de los ingresos.

Este ciclo expansivo del ‘timo de la estampita’ no ha ayudado a las economías emergentes. La política agresiva de los bancos centrales en los dos últimos años ha reducido la percepción de riesgo financiero, pero no ha creado crecimiento superior. Y muchos países han caído en la trampa, manteniendo los desequilibrios en vez de aprovechar para reformar. Prueba de ello es que los indicadores de economía real se han ralentizado, revisando a la baja las estimaciones de crecimiento de consenso en un 25% en 2012 y en un 27% en 2013, según Barclays.

"Fed policy was encouraging (another) round of credit mis-pricing.  Consequently, EM debt yields continued to fall even as currencies, economies and equities weakened" (Minack Advisors). La política de la Reserva Federal ha incentivado otra ronda de mala valoración de bonos y renta fija. Las primas de riesgo de los países emergentes han caido mientras sus monedas, economías y bolsas se debilitaban.

Una combinación letal. Complacencia, liquidez excesiva y políticas intervencionistas.

Hay enormes diferencias. por ejemplo, Latinoamérica se ha dividido en dos continentes. Los países de políticas más intervencionistas (Brasil, Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela...) y los abiertos (Chile, Colombia, Uruguay, Honduras, México...). Brasil ha visto un deterioro de su balance por cuenta corriente hasta un déficit del 3,7%, que hubiera sido impensable en un entorno menos intervenido y controlado. En Asia ocurre lo mismo.

Impacto sobre Europa y EEUU

De momento, el riesgo por exposición a los países con los mayores desequilibrios (India, Turquía, Argentina) es muy bajo. Ninguno de ellos es un gran socio comercial. A menos que el problema se extienda a China, como comentábamos en mi post "China, el Plan E con Esteroides".

Europa y Estados Unidos son beneficiarios de la salida de capital de las economías emergentes. El aumento de fondos enviados a Europa ha sido casi equivalente a la salida de emergentes (9.000 millones de dolares en lo que va de año). Mientras tanto, las economías emergentes deben entender que la fiesta de la liquidez excesiva y los tipos bajos artificiales no es eterna y que cuando termina lo hace muy rápido... Y eso nos los tenemos que aplicar en Europa y España también.

No debemos caer en la autocomplacencia de pensar que el riesgo está controlado o no va a afectar. Los países emergentes suponen el 50% del PIB mundial y tenemos un sistema financiero global que ha estado buscando ‘rentabilidad’ cada vez más lejos y con mayor volatilidad, por lo tanto debemos siempre recordar que repetir 1997-98 lleva a mayores problemas... como ocurrió en 2000-2001. Que este ‘susto’ nos llega con una deuda total en la OCDE de más del 400% del PIB. El sistema es muy frágil y no hay grandes márgenes de maniobra. Esconder la cabeza solo lleva a mayores problemas después.


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Sólo por vía penal se acatará la ley en Cataluña
EDITORIAL El Mundo  1 Febrero 2014

A LA RECIENTE resolución del Tribunal Supremo en la que instaba a la Generalitat de Cataluña a no demorar la utilización del español como lengua vehicular de la educación, se sumó ayer el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña en el que establece que un mínimo del 25% de las clases lectivas debe impartirse en español si el padre de un alumno lo solicita.

Hasta ahora había diversos y reiterados fallos del Supremo que indicaban claramente que el español debe ser lengua vehicular junto al catalán en las escuelas. Así, en diciembre de 2010, el Alto Tribunal decía en una sentencia que «sin perjuicio del mantenimiento del catalán como centro de gravedad del sistema, debe haber una presencia vehicular del castellano, en una proporción razonable, que no haga ilusoria o simplemente constituya un artificio de mera apariencia esa obligada utilización». Pero el Supremo no cuantificaba esa «proporción razonable», lo que en la práctica dejaba a la Generalitat un cheque en blanco para no aplicar esa sentencia.

Ahora, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña fija como criterio un 25% de las clases lectivas, que tendrán que impartirse en el aula si un padre lo solicita y ello además de forma inmediata y sin esperar a los recursos de la autoridad educativa, como aclaraba el fallo de hace unos días del Supremo.

Teóricamente las diversas instancias judiciales han hablado y el asunto está claro, pero la realidad no es así porque la Generalitat puede recurrir ante el Supremo esta última resolución del Tribunal Superior de Justicia. E incluso puede apelar en última instancia a que el Constitucional se pronuncie sobre la validez de las leyes educativas estatales como la LOMCE.

El asunto es extraordinariamente complicado desde el punto de vista procesal, pero el fondo es muy fácil de entender: la Generalitat se niega a ejecutar las sentencias del Supremo y del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña y busca todo tipo de triquiñuelas legales para boicotear lo que son resoluciones de obligado cumplimiento y lo que constituye la legalidad constitucional que consagra la realidad bilingüe de esta comunidad.

En la práctica, lo que se está produciendo en Cataluña es un desacato a los tribunales y a las leyes con los más insólitos pretextos que buscan confundir a la opinión pública y hacer desisitir por aburrimiento al Supremo. Este Tribunal, cansado de las tácticas dilatorias, exigía que los centros implanten la educación vehicular en castellano de forma inmediata cuando un padre lo pida y sin esperar a la sentencia. Pero es seguro que ese mandato va a ser desobedecido de nuevo y que la Generalitat encontrará algún pretexto para no aplicarlo.

Por lo tanto, sólo queda la vía penal para obligar a que la ley se cumpla. El artículo 410 del Código Penal tipifica como delito la conducta de «los funcionarios y autoridades que se negaren a acatar o dar cumplimiento a las resoluciones judiciales». Ha llegado ese momento y los tribunales deberían iniciar los requerimientos a los directores de los centros que se nieguen a ejecutar las resoluciones judiciales.

O retrógados o traidores según los puntos de vista

VÍCTOR DE LA SERNA El Mundo  1 Febrero 2014

El cierre de filas en torno al actual mando del partido en el País Vasco era el lema de un editorial de 'ABC' con expresivo titular, El PP vasco no es culpable: «Los posibles errores, algunos relevantes, que ha cometido la actual dirección del PP vasco en su estrategia no pueden transformarse en un juicio de culpa por complacencia ante el avance de la izquierda abertzale. No se puede compartir la grave acusación de María San Gil contra los Quiroga, Sémper, Oyarzábal y demás miembros de la cúpula popular vasca. (...) El PP del País Vasco tiene que comprometerse con su significado histórico en esta comunidad, porque sólo así será reconocible y valiosa su aportación política».

Alguien debió de olvidarse de advertir de todo ello a Isabel San Sebastián, porque en esas mismas páginas comentaba así el significativo paso atrás de Jaime Mayor Oreja: «El que ha cambiado no es él; es este PP irreconocible. Si una retirada a tiempo es una derrota, a Jaime Mayor no le han derrotado los adversarios políticos ni los enemigos de fuera (terroristas y separatistas), sino los de dentro. Los que supeditan los principios a las encuestas». (Por cierto: el dicho es que una retirada a tiempo es una victoria...).

Otro apoyo notable al actual PP vasco llegaba en 'El País' bajo otro titular llamativo, Contra ETA vivíamos mejor. Era un tajante comentario de Luis R. Aizpeolea, quien lo tiene claro: «ETA está prácticamente derrotada. Ha cesado de forma irreversible el terrorismo etarra y se está a la espera de un proceso de desarme y disolución. Su anterior brazo político rechaza expresamente la violencia de ETA y aunque le queda pendiente el reconocimiento del daño causado por su pasada complicidad con el terrorismo, hoy es un valladar que garantiza que ETA no volverá». Y en ese contexto, el vascólogo titular de El País pasaba a alabar sin tasa a «un PP vasco que ahora está dispuesto a dar la cara contra Mayor Oreja y Aznar y que se convierte en un motor del cambio del discurso político en el centro derecha de este país, que ya no puede tener como eje de cohesión el espantajo de ETA».

En este caso tampoco se había enterado, al parecer, Josep Ramoneda, que en el mismo diario advertía de la involución que nos llega a través de ese PP cavernícola: «Si el PP sigue desplazándose hacia la extrema derecha, puede perder al sector liberal. El giro hacia el centro no está en el programa. Tanto jugar a no hacer política, ni los suyos reconocen a Rajoy».

Abel Hernández, en 'La Razón', se hacía eco de la disensión en el PP para concluir: «De momento, lo único cierto, lo más digno de consideración es que Aznar, personaje central de esta historia, tiene el orgullo herido y ha conseguido brillar por su ausencia»

La península inevitable
Juan-José López Burniol. La Vanguardia 1 Febrero 2014

Escribí hace seis años en un artículo titulado “La dialéctica centroperiferia” que la dialéctica política dominante en la España del futuro no estaría en la contraposición derecha-izquierda, ni en el antagonismo entre el nacionalismo español de matriz castellana y los nacionalismos periféricos, sino que se centraría progresivamente en la contraposición de intereses entre el centro –el Gran Madrid– y las comunidades de la periferia, es decir, no sólo las comunidades históricas con una identidad diferenciada, sino también las comunidades emergentes.

Me reitero en ello. Hará cosa de un año, acudí a Madrid para dar una conferencia sobre el tema de los temas, en el que defendí mi tesis habitual: federalismo o autodeterminación, la misma que sostengo desde hace casi diez años. Uno de los asistentes me dijo al terminar, no sin una punta de condescendiente displicencia, que mi discurso era antiguo, sobado, pues hablaba de naciones y soberanía. “No es así –respondí–; ni una vez he hablado de nación. He dicho que Catalunya es una comunidad humana con conciencia clara de poseer una personalidad histórica diferenciada, y voluntad firme de proyectar esta personalidad hacia el futuro mediante su autogobierno. Si usted quiere llamarla nación, llámeselo y, si no quiere, no se lo llame, pero los hechos serán los mismos. Y tampoco he usado la palabra soberanía. Yo no he venido a hablar ni de nación ni de soberanía. He venido a hablar de poder; de si España se articula como una pirámide cuyo vértice se halla en Madrid y está integrado por unos pocos miles de personas, entre las que quizá estén algunos de ustedes, o bien se conforma como una red con diversos nudos que participan de manera efectiva en la adopción de las decisiones que a todos afectan”.

No existe, por tanto, el problema catalán. Existe el problema español de la estructura territorial del Estado, que aflora cada vez que España recupera la libertad y cuya manifestación más patológica es la concentración de poder en una casta que lleva siglos asentada sobre el Estado, al que usufructúa en beneficio propio por considerarlo una propiedad privada, cuando no una sociedad de socorros mutuos. Esta afirmación puede parecer carente de contenido real, pero se confirma cuando se observa la estructura económica del conglomerado central al que conocemos como Madrid. Se trata de una estructura en la que tienen un peso determinante las compañías reguladas, cuyo negocio está ligado al BOE y a las concesiones. Por el contrario, son muchas las compañías industriales que han nacido y se han desarrollado en la periferia y que no dependen de un modo directo del poder para el desarrollo de su actividad. Hará un mes, después de hablar de todo ello con Luis Conde, recibí un correo en el que este me decía lo siguiente: “Te doy una treintena de empresas privadas no multinacionales, no reguladas y periféricas. La mayoría cotizando. Todas con más de 500 millones de facturación. Es sólo una muestra. Las reguladas para mí son: banca, energía, construcción, telecomunicaciones y dejo fuera medios de comunicación por razones obvias”. Y sigue la lista de las treinta, que va desde Inditex a Tubacex, pasando por Grifols, Almirall, Fluidra, Abengoa, Mango, Mercadona, Miquel & Costas, Agrolimen, Porcelanosa, Pozo, Cirsa, Werfen, Celsa, Puig, Cobega y Tempe, entre otras.

Es evidente que la realidad que reflejan estos datos es la de una España en la que el dinamismo económico de la periferia es muy grande, tanto como su peso en el conjunto de la economía española. En consecuencia, la reivindicación por las comunidades periféricas –iniciada por las que tienen una personalidad histórica diferenciada– de una mayor participación efectiva en la adopción de las grandes decisiones que las afectan (régimen fiscal, infraestructuras…) será cada día mayor. España no es ni puede ser un conjunto de provincias pastoreadas desde Madrid con criterios de un centralismo definitivamente caduco, por mucho que se lo quiera recuperar con el pretexto de una reforma administrativa que reduzca los costes y aumente la eficacia.

El Estado unitario y centralista nunca llegó a cuajar plenamente en España. De ahí que la estructuración del poder sea aún una asignatura pendiente. Lo que, en los tiempos que corren, alarma al empresariado, más pendiente siempre de la estabilidad de los procesos que de su desenlace. De ahí que los empresarios intenten tender puentes entre las partes enfrentadas, con la pretensión, más que de influir en la resolución del conflicto, de evitar que un desarrollo traumático de los acontecimientos debilite la seguridad jurídica. Porque los empresarios saben que hay progreso económico porque hay mercado, y que hay mercado porque hay seguridad jurídica. De ahí que también sean siempre partidarios de hablar para intentar llegar a un acuerdo. Aunque sea un apaño, porque, como se dice en Catalunya, “qui dia passa any empeny”. Y además, suceda lo que suceda, seguiremos estando todos en la misma península: la península inevitable.

Debate en el Ateneo de Madrid sobre la 'Doctrina Parot'
Mario Conde: 'En España da igual matar a tres personas que a trescientas'
EURICO CAMPANO www.gaceta.es  1 Febrero 2014

Mario Conde denunció la la falta de voluntad de los legisladores españoles para poner fin a la aplicación retroactiva de la 'Doctrina Parot' y que hubiera evitado la decisión del TDH, que ha puesto en la calle a decenas de etarras.

El abogado del Estado y empresario trató de explicar en su conferencia en el Ateneo de Madrid y ante una sala abarrotada por más de doscientas personas, qué significó la 'Doctrina Parot 'dentro de un contexto penal en el que se creó en España lo que llamó hace años un 'área de impunidad'. Conde insistió en varios momentos de su disertación en que 'el asunto es muy serio y ha causado mucho dolor en la sociedad española y conviene por ello aportar el mayor número de ideas claras, o que pretendan aclarar lo que sucedió, sucede y seguirá sucediendo de no poner remedio legislativo'.

La 'conexidad' y el 'area de impunidad'
Para entender bien el objeto de la polémica, Conde explicó lo que a su juicio ha supuesto la creación de un 'área de impunidad' por la llamada 'conexidad temporal' establecida por el Tribunal Supremo. En nuestro Derecho, continuó explicando Conde, a cada delito corresponde una pena. Si una persona comete sesenta asesinatos será condenado a sesenta penas, una por cada delito. Tantas penas como delitos cometidos. Los artículos 69 y 70 del antiguo Código Penal establecían el principio de que cuando alguien es condenado a varias penas debe cumplirlas simultáneamente si es posible. Como las penas privativas de libertad no son susceptibles de ser cumplidas simultáneamente, deben serlo progresivamente, una detrás de la otra: 'Aquí es donde está el meollo del asunto. En el llamado'límite del triplo de la mayor' que aparece en el viejo código en el parrafo 2 del articulo 70 por cuya virtud ese principio de cumplimiento sucesivo de todas las penas va a quedar sin efecto, y el total de años, sean los que sean, se quedan en 30, porque ese precepto dice que en tales casos 'se aplican dos reglas: el triplo de la mayor y en todo caso el límite de 30 años'. Como por asesinatos la pena mayor suele ser de 20 años, su triplo serían sesenta así que se acudiría al límite de 30 años.

Pero esa doble limitación solo funciona en el caso de delitos conexos.Esta es para Conde la clave: la 'conexidad'. Hablando de forma algo genérica, pero para ser entendido también por los legos en derecho, el conferenciante explicó que la conexidad viene a significar a juicio del Supremo que todos los delitos cometidos por una misma persona, son delitos conexos y por tanto, siempre según el alto Tribunal, podrían haberse juzgado juntos. Eso implicaría la entrada en juego de la citada regla del triplo de la mayor y del límite de 30 años. Algo que para el ponente creaba un 'área de impunidad'.Por tanto, una vez cometidos dos asesinatos, dado que la condena por ellos alcanzaría previsiblemente los treinta años, el terrorista en cuestión disponía de un periodo de impunidad que abarcaba desde ese mismo instante al de la sentencia definitiva, porque todos los delitos cometidos en un cierto período serían acumulables y cualquiera que fuera su gravedad no podían llevar la pena mas allá de treinta años.

Todo esto provocaba en la práctica la 'creación de una pena nueva': la acumulada, sobre la que los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria reconocían las redenciones por el trabajo.

Las penas restantes quedaban, por decirlo así, 'extinguidas. Y, según Conde, las penas extinguidas por virtud de la acumulación carecen de efectos jurídicos, salvo que una ley diga otra cosa, que es lo que sucedió a partir de 2003 con la modificación introducida en el art. 78,1 del Código Penal: 'Obviamente si se necesitó una ley para eso es que antes no estaba permitido y resulta igualmente obvio que lo punitivo no puede tener efecto retroactivo'. Como los legisladores no tuvieron la voluntad política de cambiar éste estado de cosas, Mario Conde remató su exposición explicando que la decisión del Tribunal de Derechos Humanos era inevitable. Llegaría tarde o temprano. El problema no estaba en el TDH, sino en el Parlamento español.

Portero: 'parecían los defensores de Del Río'
Daniel Portero, hijo del fiscal sevillano asesinado por ETA, Luis Portero, fue extraordinariamente crítico con el gobierno del PP, con los legisladores que permitieron este desaguisado legal y también con los abogados del Estado que, según dijo, ejercieron casi mejor el papel que los defensores de la etarra Inés del Río. Portero denunció que el expediente de la ex-responsable del 'comando Madrid' ha 'desaparecido' de todos los registros informáticos por lo que ya no es posible acceder a él.

Carceller: 'Impartir justicia de forma racional'
El magistrado del Tribunal Supremo, Antonio Salas Carceller, aportó al debate la experiencia de todo un presidente de una de las salas del Alto Tribunal que lleva décadas ejerciendo como juez. Y trató, siempre dentro de la cordialidad, dedefenderse de las matizaciones de Conde y de las críticas de Portero, de defender el trabajo de los jueces a la hora de impartir sentencias -y crear jurisprudencia en el caso del Supremo- de la forma 'más racional posible' .

España / españa
Un manual contra la impunidad de ETA
s. e. / madrid ABC  1 Febrero 2014

Dignidad y Justicia ha publicado un libro en el que se proponen los medios adecuados para investigar los delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas

Un manual imprescindible para erradicar la impunidad de ETA. Dignidad y Justicia ha publicado un libro que muestra cómo se pueden investigar los delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas para que se condene a quienes los cometan, ya que actualmente «algo falla» porque sus autores «gozan de impunidad».

El presidente de la asociación, Daniel Portero; el vicepresidente Víctor Valentín y los autores del estudio, Luis y Charo Portero, ya han enviado el libro a la Fiscalía General del Estado, a los ministerios del Interior de Justicia, entre otras muchas instituciones, y a las Fuerzas y de Seguridad del Estado. «Estudio jurídico de los delitos tipificados en el artículo 578 del Código Penal» es el resultado de un trabajo de investigación con el que se pretende «que no se meta la pata en las diligencias de investigación», ya que «es muy difícil identificar a los autores de esos delitos» para que sean condenados, según reconocen Luis y Daniel Portero. De hecho, «la mayoría de las sentencias de enaltecimiento del terrorismo están siendo absolutorias, y eso es un problema».
Experiencia propia

«Ahora mismo ETA no mata, pero goza de espacios de impunidad y a través del enaltecimiento del terrorismo logra ese espacio que necesita para su sociedad, para mantener viva la historia del relato que ellos quieren vender de ETA», lamenta Daniel Portero. Uno de los últimos episodios ha sido el akalerra de Durango. La idea surgió en 2007, cuando Daniel Portero se encontraba en Bilbao y vio que una «txosna» (caseta festiva) se homenajeaba a varios etarras, entre ellos los asesinos de su padre, a raíz de lo cual la asociación inició un proceso en la Audiencia Nacional que acabó en sobreseimiento, ya que no se pudo acreditar quiénes cometieron el delito. Para evitar esto, los autores del libro han pedido que se reforme el artículo 578 de la Código Penal, de manera que se separe el delito de enaltecimiento del terrorismo del de humillación de las víctimas.

También han abogado por que el fiscal general del Estado remita una circular a los fiscales para que se establezcan unas pautas comunes en estos casos, y por que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad también tengan unos protocolos comunes. Luis Portero ha sugerido además a los magistrados del Tribunal Supremo que se reúnan en un pleno no jurisdiccional para «fijar el criterio que van a seguir» en este ámbito y «se quiten la careta».

Discriminación lingüística en Cataluña
Solo 5 escuelas deberán dar un 25% de las clases en castellano ¡y porque les obliga la justicia!
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital  1 Febrero 2014

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obliga a la Generalitat a que cinco colegios catalanes den un mínimo de un 25% de las horas lectivas en castellano, aduciendo que dicha lengua no puede ser relegada a un ámbito “simbólico o marginal”, la decisión del Tribunal responde a la negativa por parte del gobierno catalán de acatar una resolución por la que se debía introducir la lengua castellana como lengua vehicular.

Esta es la situación que vivimos en Cataluña, una imposición lingüística e identitaria a través de las escuelas, unas escuelas convertidas en centros de asimilación, conformación ideológica y punta de lanza de la diglosia que inspira al nacionalismo, dónde se enarbolan banderas independistas como la Estelada, escuelas controladas políticamente por organizaciones de la órbita nacionalista como Òmnium Cultural (Somescola.cat) que ponen en marcha campañas discriminatorias con un lema tan cínico como ideológico como “Por un país de todos. La escuela en catalán”.

Dicho lema es un compendio de una verdad mil veces negada por los próceres del nacionalismo, la imposición del catalán como única lengua vehicular en las escuelas responde a un interés político, porque mezcla política, lengua y educación, porque pretenden construir un modelo de sociedad excluyente en la que solo tienes dos opciones, optar por el silencio y la asimilación o convertirte en un paria social.

Un paria porque las únicas vías que los padres han encontrado para que sus hijos puedan estudiar (también) en su lengua materna y propia de una mayoría de catalanes ha sido un periplo judicial contra la Generalitat, o que tu hijo se vea expuesto a la estigmatización social por la atención personalizada en castellano que propone la Consejería de Educación para solucionar “un problema politizado y minoritario”, ¿cuántos padres se atreven a dar un paso adelante ante un sistema institucional y una presión de social de las “buenas costumbres nacionalistas” diseñados para acabar con cualquier atisbo de disensión y que fomenta únicamente la homogeneización?

El modelo de inmersión lingüística ha sido criticado por negar el derecho –y la libertad- a que los niños puedan estudiar en su lengua materna, pero lo que realmente subyace en este sistema es una concepción uniformizadora de la sociedad, una hispanofobia que concibe al idioma español como un elemento extraño en la Cataluña homogeneizada, como un obstáculo en la “construcción nacional”, un idioma (y unos hablantes) que debe ser relegado a usos de poco prestigio social o, como mucho, a ser considerado como un idioma extranjero más…

Para que los ciudadanos del resto de España se den cuenta de la magnitud de este problema, de la tremenda presión que soportamos los que defendemos la libertad y luchamos por una sociedad auténticamente democrática e inclusiva, me gustaría destacar un dato, solo después de casi ocho años de batallas judiciales, en Cataluña se podrá estudiar en español un 25% de las horas lectivas en 5 centros educativos, 5 colegios de las 3.464 escuelas de primaria y ESO existentes en Cataluña…

Partidos
Blas Piñar, o por qué la extrema derecha no arraiga en España
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital  1 Febrero 2014

El pasado día 28 falleció Blas Piñar, fundador de Fuerza Nueva, diputado en la primera legislatura ordinaria de las Cortes y el rostro más asociado a la extrema derecha española.

Su compromiso político nació en los años 60 de su militancia religiosa en Acción Católica. Estar en política era una manera de cumplir las que creía sus obligaciones como católico. Su identificación con el régimen franquista, confesional y autoritario, fue absoluta, pese a que ni la Iglesia ni el Estado del 18 de Julio se lo agradecieron.

Para los obispos que habían empezado a aggiornarse por orden de Roma y para los jerarcas del régimen, era una presencia molesta. Es famosa la anécdota contada por él mismo de que Franco tachó su nombre de una lista de ministros elaborada por el almirante Carrero Blanco. Además, el giro teológico de la Iglesia después del Concilio Vaticano II, cuando renunció a imponer directrices políticas y al confesionalismo estatal, a la vez que dejó a los católicos guiarse por su conciencia como ley suprema, fue tan letal para FN como para los carlistas.

Como dice el estudioso de la extrema derecha española Xavier Casals,

Piñar nunca fue un hombre del régimen: no ostentó altos cargos y mantuvo una relación conflictiva con el establishment. Su discurso sólo halló un interlocutor de peso en Carrero, quien –pese a sus simpatías– no dotó a FN de mayor protagonismo político, porque no pudo o no lo juzgó oportuno.

Lo más interesante es preguntarse por qué la derecha nacional encabezada por Blas Piñar y por otros líderes políticos no ha cuajado en España, a diferencia de lo ocurrido en la mayoría de los países europeos.

Todos los triunfos en la mano
Cuando falleció Franco, España era diferente en política. El único jefe de Estado europeo que en la Segunda Guerra Mundial no había combatido contra Hitler, una monarquía restaurada cuando acababa de caer la griega… En los años 70, las fuerzas nacionales tenían todas las papeletas para convertirse en un partido potentísimo: no estaban perseguidas por la ley, a diferencia de lo que sucedía en otros países; tenían partidarios en el Estado; podían ofrecer éxitos de su modelo (industrialización de España, paz y orden, alfabetización, salida del aislamiento…); y contaban con el miedo al crecimiento de la extrema izquierda, justificado por la Revolución de los Claveles en Portugal y la Guerra Fría, el terrorismo y los separatismos.

Sin embargo, la extrema derecha, dividida en varias Falanges y la Fuerza Nueva de Blas Piñar, fue de fracaso en fracaso. El primero de ellos, el referéndum sobre la Ley para la Reforma Política, donde Piñar pidió el no. El voto negativo fue de sólo 450.000 papeletas, menos de un 2,6%. La Alianza Nacional del 18 de Julio, que se presentó a las elecciones de 1977, no llegó a los 100.000 votos.

En cambio, en 1979, en un ambiente de terrorismo rampante, crisis económica y desprestigio de los políticos, la coalición Unión Nacional obtuvo 380.000 votos. Con 110.000 de ellos para la lista por Madrid, el número uno de ésta, Piñar, se convirtió en diputado. La ley electoral perjudicó a Unión Nacional: con menos papeletas recibieron más escaños el PNV (siete), el Partido Socialista Andaluz (cinco) y Herri Batasuna (tres).

En el 23-F, Piñar fue uno más de los diputados secuestrados por los guardias civiles del teniente coronel Tejero. Los conspiradores militares no contaron ni con él ni con su partido antes del golpe. Un hecho que lleva a preguntarse quiénes estaban detrás de los generales Jaime Milans del Bosch y Alfonso Armada.

En las elecciones de 1982 Piñar perdió su escaño y disolvió FN. Desde entonces, las fuerzas nacionales no han obtenido ningún resultado electoral destacable, salvo los 62 concejales de Plataforma x Cataluña, fundada en 2003 por el exmilitante de FN Josep Anglada. Por entonces, los partidos equiparables de Europa Occidental empezaron su ascenso y salida de la marginalidad.
Los uniformes del abuelo, al desván

En las elecciones generales de 1983 el Movimiento Social Italiano consiguió un 6,8% y 42 escaños en las dos cámaras del Parlamento. En las elecciones al Parlamento Europeo de 1984, el Frente Nacional de Jean-Marie Le Pen, lanzado por una campaña en la televisión pública ordenada por los socialistas para debilitar al centro-derecha, irrumpió con 10 actas, un 10,9% de los votos emitidos, y quedó sólo 50.000 papeletas por debajo del PC. Y en 1986 Jörg Haider se hizo con la jefatura del Partido Liberal austriaco.

¿Cuáles fueron las claves de este éxito? La nueva generación de dirigentes, desvinculados de quienes hicieron la guerra mundial o las guerras de descolonización, metió en los desvanes los viejos uniformes y las banderas y se limita a sacarlos (como hace desde los años de Zapatero la izquierda española con la bandera tricolor republicana) en las grandes ocasiones.

El italiano Gianfranco Fini se desentendió del legado de la República Social, fundada por Mussolini bajo el mando alemán, y convirtió el MSI en Alianza Nacional. En el siglo XXI, el FN francés, sobre todo desde el relevo del padre por su hija, olvidó la nostalgia de la guerra de Argelia. Los partidos belgas dejaron de añorar la pérdida del Congo belga… La evolución ideológica les condujo a centrarse en la reivindicación de la identidad nacional y la defensa de las clases populares, y en oponerse a la globalización.

La caída de las dictaduras comunistas en Europa del Este, es decir, de su enemigo por antonomasia, no debilitó a los partidos de extrema derecha europeos, sino que los reforzó. Los lugares de Alemania con más incidentes racistas y mayor arraigo de los partidos neonazis son las regiones de la antigua República Democrática (comunista), donde, oh paradoja, la juventud había sido educada en el antifascismo.

Los nuevos problemas, como la inmigración descontrolada de musulmanes, africanos y europeos del Este, la desindustrialización del continente, la depauperización de la clase media y la desaparición de la obrera, la desconfianza respecto a la Unión Europea, son el combustible del FN francés, el Partido por la Independencia británico, el Partido de la Libertad holandés, el Partido Liberal austriaco, el Partido del Pueblo noruego…

Marine Le Pen, "una pequeña burguesa"
Pero tampoco se puede desconocer que los nuevos partidos populistas tienen poco que ver con los partidos fascistas de los años 30. Si éstos proponían como modelos la dureza, la virilidad y la guerra, así como la primacía del Estado sobre la persona, ahora aquellos defienden el individualismo, una vida en paz y la poda del poder del Estado, sobre todo en el campo fiscal (aunque no en la represión de la inmigración).

¿Qué tiene en común Marine Le Pen, divorciada dos veces y partidaria del aborto incluso frente a la reforma de la ley española, "una pequeña burguesa" según su propio padre, con las mujeres propuestas como modelos por el régimen de Vichy, cuyas principales dedicaciones debían ser el respaldo al guerrero, la familia y la Iglesia?

Hay, sin embargo, una similitud de estos partidos con los fascistas de los años 30, y es que todos ellos crecen a costa del electorado tradicional de la izquierda, sobre todo de los diferentes PC, como se ve por la evolución del voto en los barrios obreros. Hace mucho que el FN redujo al PCF a poco más de un 2% de los votos. Y el Partido Liberal ha deshinchado a los socialdemócratas en Viena.

Mientras el FN podría quedar primero en Francia en las elecciones al Parlamento Europeo y el UKIP podría ser segundo en el Reino Unido, las numerosas listas españolas vinculadas a la extrema derecha presentadas a las elecciones de 2009 ni todas juntas sumaron 100.000 votos.

¿Qué factores impiden a la derecha populista española imitar a las europeas? ¿El catolicismo frente al laicismo, que lastra un discurso contra la inmigración? ¿La falta de un líder indiscutido? ¿La petición del voto a un sector al que le repugna votar?

Casi 40 años después de la muerte de Franco, España sigue siendo diferente: carece de un partido de extrema derecha… y de una izquierda patriótica.
- Seguir leyendo: http://www.libertaddigital.com/opinion/pedro-fernandez-barbadillo/blas-pinar-o-por-que-la-extrema-derecha-no-arraiga-en-espana-70609/

Cataluña, ante el desafío secesionista
El TSJC obliga a cinco colegios a impartir el 25 por ciento en castellano
El juez da un margen de un mes a los centros para cumplir la interlocutoria
Europa Press www.lavozlibre.com  1 Febrero 2014

Barcelona.- La sección quinta de la sala contencioso-administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha emitido varios autos en los que obliga a la Generalitat de Cataluña a fijar que el castellano esté presente en el 25 por ciento del horario lectivo para garantizar su presencia mínima como lengua vehicular en "el colegio, el curso y la clase de referencia" de los alumnos de cinco familias recurrentes. Los autos, con fecha de 30 de enero, dan respuesta a los recursos de varias familias que exigieron medidas a la Generalitat para garantizar la enseñanza también en castellano para sus hijos, y considera que el Govern no las ha cumplido debidamente, según la resolución. En la parte dispositiva del texto, el TSJC afirma que, partiendo de que el catalán es centro de gravedad del sistema educativo -como determina el Estatut y la legislación catalana-, se debe "fijar la presencia mínima del castellano como lengua vehicular, en los cursos y clases donde las hijas de la recurrente siguen sus estudios".

Se trata de la primera vez que el alto tribunal fija una cuota mínima de castellano en las aulas, y la sala ha acordado requerir a las escuelas afectadas para que adapten las "disposiciones pedagógicas oportunas" en el plazo de un mes contando desde dicha notificación y dando cuenta al tribunal.

El TSJC ha determinado el alcance del derecho de las familias recurrentes "dada la doctrina ya consolidada en el Tribunal Supremo (TS) sobre el derecho de los alumnos a utilizar el castellano en la enseñanza de los alumnos que lo hayan pedido", ha informado en un comunicado. Por ello, ha fijado una "utilización mínima" del castellano en el 25 por ciento del horario lectivo, lo que podrá comportar que una asignatura o materia troncal se imparta en castellano, además de la asignatura lingüística de Lengua y Literatura castellana.

La sala considera que esta fórmula "garantiza una presencia prioritaria y suficientemente amplia del catalán como lengua vehicular, sin que el castellano se vea reducido a una utilización meramente simbólica". El juez analiza el cumplimiento por parte de los centros educativos donde estudian los alumnos recurrentes, y concluye que no han respondido con una proporción razonable y, además, se ha atendido a los niños de forma individualizada en castellano, hecho que conduce a "una situación de discriminación prácticamente idéntica a la separación en grupos clase por razón de la lengua habitual". La resolución afecta a los centros Mare de Déu del Roser de Barcelona; el instituto Alba del Vallès de Sant Fost de Campsentelles; Escola Pia Sant Josep de Calassanç de Sabadell; la Escola Pia de Sarrià-Calassanç de Barcelona; el Colegio Sant Bonaventura Franciscans de Vilanova i la Geltrú.

EL TS SE PRONUNCIÓ EL LUNES
Este lunes el TS rechazó un recurso de casación interpuesto por la Generalitat contra un auto que dictó el TSJC en enero de 2013 y que requería al Govern a adoptar las medidas necesarias para incorporar el castellano como lengua vehicular en la enseñanza junto al catalán, tras la demanda presentada por la familia de un alumno.

El Govern interpuso un recurso contencioso-administrativo ante el mismo TSJC que lo desestimó, por lo que llevó el caso al Supremo, que mantiene el posicionamiento del tribunal catalán, el cual instaba a la Conselleria a adoptar "cuantas medidas sean necesarias para adaptar el sistema de enseñanza lingüística, en cuanto afecte a los hijos del recurrente, a la nueva situación creada por la sentencia 31/2010 del Tribunal Constitucional (TC)".

Recortes de Prensa   Página Inicial