AGLI Recortes de Prensa   Lunes 3  Febrero  2014

Razones para no creer.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 3 Febrero 2014

Bajo una apariencia del tópico empollón tímido y apocado se esconde la figura de un frío y calculador político capaz de mentir con la maestría del mejor jugador de poquer. El discurso de cierre del aquelarre del PP ha estado plagado de renovadas promesas incumplidas y de mentiras que adquieren el nivel de mezquinas cuando se refieren a la inexistente lucha anti terrorista y a la relación del partido con las víctimas del terrorismo. ¿Ahora sí debemos creer a quien nos ha engañado durante estos dos años?¿Ahora sí debemos creer a quien sigue aferrado al pasado sin asumir su responsabilidad del presente y del futuro? Usted Sr. Rajoy también tiene mucho por lo que callar. No nos venga vendiendo el sacrificio y no haber tomado la calle como en Grecia, porque este sea un pueblo acobardado y sumiso.

Es patético ver cómo un partido, más bien los dos mil cargos electos, se encierran en su cúpula de satisfacción adjudicándose un éxito que solo es atribuible al miedo de una UE aterrada por la situación caótica de un país miembro de 47 millones de habitantes en bancarrota y que en su caída iba a arrastrar a otros grandes como fichas de domínó en fila. La alternativa fue hacer una intervención sin aspavientos e insuflar miles de millones de euros para parar el primer golpe. Pero los males estructurales siguen ahí y ni este Gobierno ni la oposición están dispuestos a asumir el sacrificio que han exigido a los ciudadanos. El gasto de las administraciones sigue creciendo a pesar del aumento impositivo mayor de la historia de España y que es ya el más alto de la UE.

Los "hombres de negro" se han marchado pero los problemas de fondo persisten. El optimismo que se quiere transmitir está totalmente injustificado porque la percepción del ciudadano común es que su situación es precaria sin un futuro claro y con crecientes dificultades para subsistir. Los afortunados que mantienen su trabajo deben asumir la pérdida de logros sociales además de una carga impositiva abusiva para unos salarios tercermundistas. El crédito personal o hipotecario es inexistente y si se concede es a un interés de usura con la exigencia de avales imposibles. Una economía que se basa en el acaparamiento de deuda pública, más rentable a corto y medio plazo para las entidades bancarias, que la de impulsar la economía del país. Una exposición que ha alarmado a los prestamiestas de la UE que piden que se diversifique a las PyMES y al sector privado.

Existen demasiadas razones para no creer ni en Mariano Rajoy ni en este PP. Sus actos de gobierno han sido durante estos dos años de legislatura voluntariamente tomados y despreciando otras alternativas para obtener los mismos resultados. Porque el éxito no es de las políticas impuestas sino de la coyuntura mundial y del atractivo de un país obligado a bajar en la clasificación a una posición a la que le ha llevado su etapa anterior de falso crecimiento y despilfarro. España era una burbuja multicolor como las pompas de jabón de Machado que cantaba Serrat que subió hasta que "....bajo el cielo azul temblar y súbitamente quebrarse". De la primera división de la liga mundial hemos pasado al deshaucio y la amenaza de desaparición como club.

Existen demasiadas razones para desconfiar de quienes no han hecho nada para modificar su estatus de absoluto provilegio. De quienes se han negado tozudamente a desmontar los múltiples chiringuitos donde se cobijan afiliados, afines y todo tipo de fauna arrimada al poder y que vive a costa del trabajo y de los impuestos de los demás. Existen demasiados desprecios y desplantes a todos los principios que dicen defender, atacando con crueldad y firmeza a quienes denuncian sus fechorías y sus bajezas. Existen demasiadas promesas incumplidas para pedir ahora una fe ciega en que las cosas van ahora a cambiar. Coincidencia de que este y el próximo año sean electorales y se jueguen su futuro. Prometer hasta conseguir y una vez conseguido, olvidar lo prometido.

Las encuestas dicen que a pesar de la evidencia, hay ciudadanos que siguen depositando la esperanza en este partido y que obtendría un increíble 30% de los votos. Personalmente nunca he creído en las encuestas y sí en que mis conciudadanos se miren el bolsillo, sus nóminas o su falta de ellas, sus nulos ahorros saqueados por la necesidad de subsistir, su situación de angustia familiar, etc. Y aún así ¿Están dispuestos a confiar en estos sujetos que ni sufren ni padecen? Espero que no se dejen llevar por las amenazas o lúgubres augurios como el de "o el PP o la nada", ni por los cantos de sirena de ninguno de los partidos que son los únicos responsables de habernos llevado a esta dramática situación. Ni de aquellos otros que comparten gobierno y quieren aparentar inocencia en la complicidad de la gestión. Ni la cosa esta que representa el PP es la tabla de salvación, ni la izquierda radicalizada la solución a lo que también contribuyó a crear.

No tengo razones para creer y sí muchas para lo contrario. hay otras alternativas que existen y aún o están contaminadas por el poder real. Igual es hora de darles una oportunidad de alcanzarlo.

Bajar impuestos, un anuncio poco creíble
Primo González www.republica.com 3 Febrero 2014

Ninguna precisión, ningún dato concreto. Rajoy acaba de anunciar que las rebajas fiscales comenzarán en el año 2015. Se supone que estas buenas intenciones se ciñen al área de los impuestos que afectan más directamente a los votantes, es decir, el IRPF, ya que en los demás tributos los márgenes de bajada parecen escasos o incluso nulos y en otros, como el IVA, las subidas que sería necesario abordar para permitir rebajas de la fiscalidad personal no parecen anidar en la mente del Gobierno. Podría ser, indudablemente, una buena noticia la de las rebajas de impuestos a las personas físicas si fuera creíble. Pero cuesta trabajo. La reforma fiscal es la pieza angular de la segunda etapa de la legislatura que capitanea Rajoy. Los rasgos distintivos de esta reforma fiscal son aún difusos, pero lo poco que se sabe inspira escepticismo.

La primera consideración que es preciso hacer en el espinoso asunto fiscal es la de que España ha dejado atrás la recesión con un volumen de deuda espectacular, que roza el 100% del PIB, deuda a la que habrá que hacer frente. Esa es una de las razones por las que los anuncios de este fin de semana del presidente Rajoy deben ser puestos en cuarentena. España está obligada, en el medio plazo, a ir bajando el déficit público de forma gradual hasta dejarlo en menos del 3% del PIB. Hay dudas de que el año 2013 se haya cerrado como estaba programado, en el 6.5% del PIB. Es decir, en un plazo de apenas dos o tres años como mucho, el déficit en relación con el PIB debe ser reducido a algo menos de la mitad. Hacer posible esto, casi un milagro, implicaría prolongar el ajuste presupuestario durante al menos el año 2014, lo que no está escrito en ninguna parte.

Para hacer creíble la rebaja de impuestos que anuncia Rajoy sería necesario por encima de todo afrontar un recorte drástico del gasto público, poner orden en la disciplina presupuestaria y administrativa de las Autonomías y de los Ayuntamientos. Parecería sensato proceder en todo este programa de reformas con orden y método, es decir, primero reformar la Administración y el sector público en general y luego aplicar la nueva reforma fiscal. Pero nadie parece estar pensando en una fijación de prioridades de este tipo. La reforma del gasto público es, en todo caso, una tarea ciclópea, que políticamente no parece en condiciones de afrontar el Gobierno de Rajoy, y menos aún cuando encara la segunda mitad de su mandato de cuatro años, que está en el tercero. Rajoy habla del año 2015 para dar calendario a la rebaja de impuestos porque se supone que las propuestas de la comisión de expertos, que están a la vuelta de la esquina, podrían ser incluidas en el Presupuesto del año 2015, año electoral.

De lo poco que se sabe de los trabajos de la comisión de expertos y de lo que se deduce de las declaraciones oficiales de estos últimos meses sobre la reforma fiscal cabe deducir que el Gobierno aspira no sólo a mantener sino incluso a incrementar la capacidad recaudatoria del Estado. Eso encaja mal con un anuncio de rebaja de impuestos sencillamente porque los números no cuadran. Las única forma de poner en claro ese propósito de reducción de impuestos es afrontando previamente una agresiva estrategia de reorganización del sector público con ajuste de gastos. Y esa tarea no parece estar en la mente de los máximos responsables de la Economía ni del Presidente del Gobierno.

Los cambios que parecen más probables en la fiscalidad llevan a pensar que Rajoy y sus colaboradores están pensando en ganar las elecciones dando un tajo a los impuestos personales pero incrementando la recaudación por la vía de una vuelta de tuerca a los impuestos a las empresas, lo que podría llevarse a cabo (esa parece ser la intención) mediante una supresión masiva de deducciones fiscales que benefician a las empresas y que mantienen tan alejado el tipo medio de gravamen (es decir, lo que pagan de verdad las empresas por Impuesto de Sociedades) y lo establecido en los baremos legales de tipos de tributación.

Cargar a las empresas de impuestos para aligerar, como contrapartida, la carga fiscal de los ciudadanos y votantes puede ser una idea simpática y políticamente necesaria, una ocurrencia saludable, pero no encaja con otro asunto de verdadera prioridad nacional, lograr que la economía salga con más vigor de la crisis. Y esto último será difícil que se logre aumentando los impuestos efectivos a las empresas. Lo demás son ganas de engañar al personal.

Krugman
La eutanasia burbujística del rentista
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 3 Febrero 2014

El ínclito Nobel Krugman reivindicaba hace unos días la admonición de John Maynard Keynes de aniquilar financieramente a los rentistas. Sabido es que el economista inglés pronosticó en 1936 que, conforme las sociedades occidentales fueran enriqueciéndose y acumulando capital, la rentabilidad de los ahorradores si iría desmoronando hasta desaparecer: es lo que él llamaba la eutanasia del rentista.

Ciertamente, el tiempo no le ha terminado dando la razón: no fue la natural evolución del sistema capitalista sino el innatural auge del keynesianismo a partir de los años 30 lo que contribuyó a machacar a los tenedores de renta fija. A saber, la destrucción de la estabilidad monetaria y la manipulación de los tipos de interés por parte de la monopolística banca central sí han machacado a los tenedores de bonos a largo plazo, por cuanto ha hundido el valor de sus principales. Jeremy Siegel, por ejemplo, estima que entre 1926 y 1997 la rentabilidad de la deuda pública a largo plazo fue del 2%, menos de la mitad que en la época anterior a Keynes. Mas esta eutanasia de la renta fija no ha ido acompañada por una eutanasia de los tenedores de activos de renta variable, quienes han vivido uno de los períodos más prósperos de los últimos dos siglos. Esos rentistas, lejos de haber sido barridos por la plaga de los bajos tipos de interés que pronosticara Keynes, han cosechado durante los últimos 30 años unas plusvalías extraordinarias, sólo empañadas por la voracidad fiscal de nuestros Estados.

Una divergente evolución que en absoluto es casual: la eutanasia de la renta fija por parte de nuestro keynesiano sistema de moneda fiat y de banca central inflacionista equivale a haber anulado los costes financieros de familias y empresas, maximizando en consecuencia su margen de beneficios. El bajo coste de la deuda (la eutanasia del rentista fijo) ha incentivado el hiperendeudamiento de familias y empresas dirigido a incrementar su retorno sobre fondos propios, y ese extraordinario retorno sobre fondos propios –edificado, en parte, en el sobreapalancamiento previo– ha impulsado el auge bursátil. Dicho de otro modo, la enorme riqueza que se ha creado durante las últimas décadas a pesar del intervencionismo estatal apenas ha afluido a los tenedores de renta fija y se ha concentrado en los tenedores de renta variable por obra y gracia del keynesianismo: ¿eso es aniquilar al rentista o desnivelar los rendimientos de los distintos activos para promover el sobreapalancamiento de los agentes?

A este respecto, la situación presente –sobre la que reflexiona Krguman– no es muy distinta a la que se ha dado en las últimas décadas, salvo porque los muy bajos tipos de interés actuales están más relacionados con la situación de depresión de las economías occidentales (Occidente puja ahora mismo por desapalancarse, no por apalancarse más, y eso repercute en una nula demanda agregada de crédito y, por tanto, en un muy bajo precio del crédito) que con una injerencia directa de los bancos centrales en su configuración. Pero los efectos sobre la posición relativa de los rentistas no cambian: los márgenes de beneficios de las empresas cotizadas de EEUU se hallan en máximos históricos gracias, en parte, a sus bajos costes financieros. A saber, la eutanasia del rentista fijo ha dado alas a la pujanza del rentista variable.

Yerra Krugman, pues, cuando sugiere que quienes defendemos una política monetaria más ortodoxa que la implementada por Bernanke estemos sirviendo los oscuros intereses de unos rentistas que se resisten a morir. Primero, porque, como digo, los rentistas con activos bursátiles se han dado un auténtico festín en los últimos años. Y segundo, porque lo peor de la política monetaria de Bernanke no ha sido ratificar los bajos tipos de interés que igualmente habrían prevalecido en un mercado libre, sino sus flexibilizaciones cuantitativas, que no sólo han contribuido a extender la plaga del crédito laxo hacia las economías emergentes, sino que han constituido un rescate en toda regla… a algunos tenedores de activos de renta fija (en concreto, a aquellos bancos cuya deuda hipotecaria de pésima calidad ha sido adquirida por la Fed). ¿En qué sentido los defensores de la ortodoxia monetaria somos un lobby a favor de los rentistas cuando la heterodoxa política monetaria desarrollada en los últimos años se ha dirigido a rescatar a los rentistas en contra de los tenedores de la moneda estadounidense?

No, lo que algunos pedimos no son tipos de interés altos o bajos, sino libres. Tipos de interés que no estén manipulados ni por la moneda fiat inconvertible ni por la política alocada de un monopolio monetario. Reclamamos un sistema monetario y financiero libre de cargas y de privilegios que no se dirija a aniquilar a unos rentistas en favor de otros rentistas, ni a rescatar a los unos en perjuicio de terceros no rentistas. O dicho de otro modo, reclamamos unos tipos de interés que se limiten a reflejar fidedignamente las preferencias de los ahorradores e inversores en lugar de a promover el sobreapalancamiento de los agentes económicos con el propósito de generar nuevas burbujas que "estimulen" la economía tal como la cocaína "estimula" al drogadicto. Esas burbujas financieras, por cierto, tan del gusto de keynesianos pro-eutanasia del rentista como Paul Krugman o Larry Summers.

Crisis nacional
Andalucía es un cachondeo
Pedro de Tena Libertad Digital 3 Febrero 2014

Decía el Enorme (Pedro Pacheco) que la justicia era un cachondeo, un cachondeo que le está saliendo caro porque está imputado en no se sabe ya cuántos casos y está acusado de delitos incontables. Frase memorable aquella que dio la vuelta a España y se convirtió en dicho popular. Lamentablemente, su visión fue miope. Vio lo que tenía encima pero no vio o no quiso ver el horizonte lejano. La verdad es que no sólo la Justicia, sino Andalucía al completo, en su vertiente pública, tiene elementos suficientes como para generalizar calificándola de cachondeo. Lo de la Junta de Andalucía es el cachondeo de un partido, el PSOE, que ha succionado sus fondos públicos, el dinero de todos los andaluces, para tener a la ciudadanía aprisionada en una frondosa tela de araña. Caso a caso, desde Juan Guerra a UGT, a la que Susana Díaz no sanciona, pasando por los ERE, Invercaria y la trama de la formación que está al caer, implican al PSOE y sus agentes, UGT y CC.OO, en un verdadero cachondeo donde ni la ley, ni la justicia, ni la decencia ni la vergüenza tienen sitio. Lamentablemente, el cachondeo está admitido, consentido e incluso admirado por millones de andaluces que elección tras elección creen preferible este cachondeo al comienzo de una etapa de cambio donde el paro, la corrupción y la sumisión política no sean "un hecho más de la vida, como el amor o la muerte", que dijo aquel parado de Cádiz a The New York Times, otra inolvidable frase.

Ejemplos para resumir. En esta Andalucía, hay una presidenta que huye de la prensa porque ya no puede simular más que no tiene nada que ver con lo que ha pasado. En esta Andalucía, hay una consejera que dice que el Plan Bici es el comienzo de un nuevo modelo productivo para rubor y burla de otro consejero. En esta Andalucía, se ha propagado que el sistema de salud es el mejor del mundo, de España, of course, y es el que menos invierte per cápita en la sanidad y el que menos camas tiene por habitante. En esta Andalucía, se ha dicho que la educación era la releche y es la comunidad que menos invierte por alumno, sus gobernantes le deben 800 millones a las universidades y estamos a la cola del informe PISA. En esta Andalucía, que presume de lo social, la Junta no le paga a los ayuntamientos los servicios de dependencia que les debe. En esta Andalucía hay millón y medio de parados y los planes de empleo no sirven para nada, salvo para perder en el camino millones de euros. En esta Andalucía, IU, en vez de contribuir al fin del régimen como en Extremadura, se apunta al carro y ya veremos cuánto cobró por ello. Para mayor cachondeo, ni siquiera han cuajado en esta tierra partidos políticos diferentes como en otras zonas de España, no sé, Ciudadanos, UPyD, etc. Y me duele decirlo, porque sigo defendiendo que es la única alternativa que tenemos de cambio, el PP andaluz sigue acéfalo, mudo, postergado por la superioridad, desangelado y sin explicar a los andaluces por qué y para qué hay que cambiar y cuánto bien se desprenderá de ese cambio para cada uno de nosotros, para el Sur y para España.

Para colmo, el cachondeo hunde sus raíces en el pasado histórico. Gracias a una relevante aportación periodística de Alberto Reyes, se sabe ahora que ya se desviaba dinero público en tiempo de los almohades en Sevilla. Nada menos que en las obras de la Giralda y dos veces documentado, una por el cortesano almohade Ibn Sahib al Sala hacia 1188, y perpetrado por el primer corrupto conocido como tal, Muhamad Ibn Said. Poco después, el maestro Abu i Layz, el siciliano, causó un sobrecosto en los adornos de la cumbre de la Giralda en "100.000 dinares de oro". Pero, oigan, al menos, los califas afectados desterraron a los golfos. Aquí están clavados en las instituciones como chinchetas inoxidables. Y en esto, Los Morancos de Triana aplauden un referéndum sobre el futuro de Triana, de Andalucía y de España donde sólo pueden votar catalanes. Ele.

Ante tamaño cachondeo sólo podía hacer ya una cosa: despertarme. Pero al contrario de lo que le pasó al perseguido de Borges, cuando me he despertado el cachondeo todavía sigue aquí.

Sin recuperación, el PP acabará como UCD
El Confidencial 3 Febrero 2014

No ha empezado bien 2014 para Mariano Rajoy y sus secuaces, ni en lo político ni en lo económico. Su desastrosa gestión, que en el endeudamiento y en la asignación de recursos públicos raya lo criminal, y los errores de bulto de toda índole han colocado al PP al borde del colapso si no hay recuperación, algo que no solo no va a suceder, sino que la situación económica va a ir a peor. Sólo su capacidad ilimitada para hacer las listas y repartir cargos y enchufes, que lució sus mejores galas en la Convención Nacional de Valladolid, mantiene en el poder a este desastre nacional, capaz de –como él mismo acusaba a su predecesor– “traicionar hasta los muertos”.

Su pasividad y su permisividad suicida ante el desafío catalán, que ha agravado exponencialmente el problema; su política fiscal confiscatoria para la clase trabajadora y la clase media, mientras mantiene íntegro el gasto político improductivo; la excarcelación totalmente innecesaria de violadores, la rendición ante ETA, ya que siempre han hecho caso omiso de las sentencias del Tribunal de Estrasburgo sin que pasara nada; han producido una desafección masiva de votantes y una convulsión interna en el PP, que recuerda el final de UCD de “todos contra todos”. Fiados sólo en una milagrosa recuperación económica, el colapso del PP como gran partido nacional es hoy la hipótesis más probable.

¿Y con estos desequilibrios hablan de recuperación?

Con una economía que sólo sobrevive gracias a las inyecciones masivas de liquidez del BCE, pero que mantiene íntegros todos sus desequilibrios estructurales, toda la “recuperación” se basa en dos cifras falsas publicadas por el BdE y el INE por órdenes directas de Luis de Guindos y en la entrada de capitales especulativos para la compra de trozos de España a precio de saldo. Pero ¿qué pasa con los fundamentales? Con consolidación fiscal, deuda, empleo, exportaciones, renta disponible, crédito a la economía productiva y solvencia del sistema financiero.

Fiados solo en una milagrosa recuperación económica, el colapso del PP como gran partido nacional es hoy la hipótesis más probablePues que todos sin excepción siguen empeorando, y los más trascendentes, como deuda o solvencia del sistema financiero, de forma acelerada. Y eso no puede conducir a la recuperación, sino al hundimiento, máxime cuando el entorno externo está empeorando (Unión Europea) o al borde del colapso (emergentes).

1.- Consolidación fiscal, ¿de qué consolidación hablan?

En el crucial apartado de la consolidación fiscal, el gasto político improductivo está fuera de control y sigue creciendo a la increíble tasa del 6,9 % anual.

Pero hay algo más grave todavía: el déficit entre cotizaciones sociales y pensiones.

Esta situación es completamente insostenible, por lo que las pensiones tendrían que bajar en 27.000 millones y eso es el 21 %, es decir, la miseria y el hambre para millones. Y la perversidad de Rajoy es tal que, antes que recortar gasto político improductivo, está dispuesto a llevar a media España a la miseria.

2.- Deuda: récord histórico y crecimiento exponencial

Consecuencia de lo anterior es el crecimiento exponencial del endeudamiento, lo que compromete no sólo nuestro futuro, sino el de las próximas generaciones. Nunca se había producido un crecimiento del endeudamiento en términos de PIB como el de la actual legislatura. Somos un país totalmente quebrado, que sólo se mantiene en pie por la barra libre del BCE y que, cuando esta cese, los tipos de interés suban o tome cuerpo la nueva crisis en marcha de los emergentes, España sufrirá la mayor suspensión de pagos de su Historia.                 

No hacen falta muchas luces para ver que esto es insostenible. ¿Acaso alguien en el Gobierno ha mirado el calendario de vencimientos de deuda? Sólo en 2014 los vencimientos de deuda computable superan los 163.000 millones de euros y se necesitaran casi 100.000 adicionales, es decir, de nuevo 5.000 millones por semana. Y mientras tanto, estos canallas, porque no merecen otro calificativo, han llevado a la pobreza a 2,8 millones de niños, el 39% de la población infantil (1).

Más de la mitad de los jóvenes que están a punto de terminar sus estudios no encontrarán trabajo ni ahora ni en un futuro previsible, algo que jamás había sucedido en nuestro país3.-Empleo

El resumen es que la tasa de desempleo sigue subiendo, 26,03% y juvenil del 55%, lo que significa que más de la mitad de los jóvenes que están a punto de terminar sus estudios no encontrarán trabajo ni ahora ni en un futuro previsible, algo que jamás había sucedido en  nuestro país. No solamente nos han destruido el presente, sobre todo han destruido el futuro de nuestros hijos y nadie mueve un dedo para evitarlo.

4.-Exportaciones

Las exportaciones, esa maravilla que nos iba a sacar de la crisis, han empezado a bajar, un 2,2 % en noviembre. Y como las importaciones han caído mucho menos, el déficit comercial en noviembre ha subido nada menos que a un ¡25 %! Y entre el frenazo de la zona euro, nuestro principal importador, y la crisis de las economías emergentes, las cifras de comercio exterior en 2014 no pueden más que empeorar.

5.- Renta disponible de las familias

Las rebajas salariales, el crecimiento del desempleo, la brutal subida de impuestos y de los servicios esenciales han llevado al registro más bajo de la renta disponible de toda su serie histórica, que se aceleró en 2012, cayó un 3,6%, el mayor descenso de la crisis, y 2013 se estima una bajada aún mayor. Igual que la tasa de ahorro, que cayó hasta el 9,2% en el tercer trimestre de 2013, casi la mitad que en todo 2009. ¿Cómo con una renta disponible menguante y un ahorro en mínimos históricos va a crecer el consumo y el PIB?

La insolvencia del sistema bancario

Los dos últimos puntos, crédito y solvencia, van unidos y lo trataré aparte. Moody's alertó el pasado día 15 de que “el reciente aumento de la deuda pública nacional de los bancos españoles es insostenible”, pero antes de que la deuda pública se los coma por los pies, la banca está, de nuevo, cuesta abajo. Los resultados de 2013 están siendo desastrosos, la parte correspondiente a España es para llorar, sólo el camelo de los créditos fiscales que al final pagaremos los contribuyentes les permite respirar. Y la mora sigue creciendo sin pausa.

Todos los fundamentales de la economía, sin excepción, siguen empeorando y los más trascendentes, como deuda o solvencia del sistema financiero, de forma aceleradaEn el rescate bancario, realizado de forma indiscriminada sin analizar nada, se han empleado hasta ahora cerca de 300.000 millones de euros, entre efectivo, avales, esquemas de protección, etc., un 29,3 % del PIB: el mayor rescate mundial y del cual al menos 100.000 millones jamás serán recuperados. A pesar de este río de dinero, la banca sigue siendo insolvente. Y lo que es un escándalo, Guindos juró hace nada que el rescate no costaría un euro a los contribuyentes. Nada raro cuando al expresidente de Lehman España, que se infló a vender basura a los incautos que perdieron hasta la camisa mientras se forraba a comisiones, lo hacen Ministro de Economía. Ahora hace lo mismo, vende promesas basura de recuperación y aquellos incautos que le crean e inviertan perderán lo que les queda.

Y es que la gente no tiene memoria: mintieron como bellacos cuando afirmaron que el rescate bancario haría fluir el crédito a la economía real y mienten absolutamente en todo. Se rechaza de media el 70% de las solicitudes de crédito para las actividades productivas rentables, la mayor caída desde que comenzaron a medirse hace 50 años, lo que supone 300.000 millones menos entre enero de 2012 y julio de 2013, mientras que el crédito al gasto político improductivo se han incrementado en más de 160.000 millones. Se trata de una gestión económica que supera ampliamente la incompetencia: es directamente criminal. Están destruyendo la economía productiva y la riqueza de las familias, para mantener un modelo de Estado que es un gigantesco festival de codicia y corrupción. Y mantienen un sistema financiero inviable.

Y lo que faltaba, la crisis de los emergentes nos introduce en un nuevo periodo de alta volatilidad donde puede pasar de todo. El impacto divisa supondrá una caída media de beneficios del 23% sobre las empresas españolas. Telefónica, Santander, Mapfre y BBVA serán las compañías del Ibex más afectadas y los riesgos de todo el selectivo aumentarán considerablemente. Justo lo que necesitaba Mariano para vender recuperación. Lo único bueno es que Guindos huye de España.

(1) Espeluznantes conclusiones del último estudio de la ONG Save the Children.

Nacionalismo posmoderno
El nuevo proyecto nacional español es inclusivo, abierto, plural y global
Martín Ortega Carcelén El Pais  3 Febrero 2014

El nacionalismo irredento, de moda ahora en Cataluña, olvida que existe también un nacionalismo español que, en principio, debería ser tan respetable como el primero. ¿O es que el nacionalismo catalán es bueno y los otros son criticables? El español tiene una versión antigua y obsoleta, que debemos rechazar, pero también disfruta de una elaboración moderna a partir de la transición democrática que lo convierte en un proyecto político muy atractivo y con dimensión internacional. A este proyecto han contribuido, de manera más o menos explícita, políticos, artistas, empresarios, escritores, periodistas y un sinfín de personalidades originarias de las más diversas partes de España y de distinto signo político a lo largo de las últimas décadas.

A veces no somos conscientes del papel que el proyecto político español ha jugado en la historia contemporánea. La percepción exterior ayuda a recordarlo. Somos vistos como modelo de transición, estabilidad y alternancia democráticas, de reconciliación y respeto de derechos humanos, de Estado plural, de participación en Europa y en instituciones internacionales, y también protagonistas de notables transformaciones económicas. Los observadores desde el exterior solo tienen que cotejar la España de 1970 con la actual. Tal apreciación está expandida entre nuestros socios, en Iberoamérica, en el Mediterráneo y más allá.

El nuevo proyecto nacional español es moderno, inclusivo, orientado al futuro y con una proyección global. Y sobre todo dinámico y mejorable, porque deben seguir afrontándose problemas persistentes, desde la corrupción a las lagunas en la educación, pasando por el diseño de una economía más sostenible y también la articulación del poder territorial, lo que podría dar lugar a una reforma pactada de la Constitución. Un aspecto muy relevante del nuevo nacionalismo español es su carácter abierto y plural. Se trata de un nacionalismo que puede llamarse posmoderno e integrador, porque está hecho de contribuciones desde las más diversas culturas y nacionalidades de España. Permite a los nacionalistas canarios, catalanes, gallegos, vascos, o de cualquier otro origen, sentirse orgullosos de su lengua y cultura, y al mismo tiempo, cultivar una identidad múltiple como españoles y europeos.

El plan independentista catalán en su versión más retrógrada es excluyente

En cambio, el proyecto independentista catalán en su versión más retrógrada es excluyente, porque no solo rechaza su participación en España, sino que también asume que puede quedar fuera de la Unión Europea. Según un enfoque de identidad múltiple, alguien puede sentirse catalán, español, europeo y ciudadano del mundo al mismo tiempo, mientras que el soberanismo catalán insiste en una identidad única, que renuncia a ser español y también, llegado el caso, al marco europeo. El separatismo promete la independencia como panacea que puede ser vivida en un limbo romántico. Este dislate es producto de la creencia en un supuesto derecho natural de origen cuasi divino que no admite debate. Ese derecho inmanente conduce al unilateralismo, ya que el plan independentista se presenta como un trágala sin margen para el consenso político. Y el unilateralismo lleva a errores de bulto. La previsión de los radicales catalanes en torno a las buenas relaciones futuras con el resto de España después de una separación forzosa es, obviamente, ilusoria. Su vaticinio de que Europa terminará aceptando la independencia conseguida sin acuerdo previo con España, mal informado. La cerrazón del proyecto independentista, que Artur Mas ha pilotado de manera cicatera siendo presidente de la Generalitat, ha sido detectada por el resto del mundo.

Y el mundo se ha pronunciado contra el nacionalismo radical catalán. Una declaración unilateral de independencia solo sería apoyada desde fuera por Estados que quieran enemistarse con España. Y no hay ninguno. Las descalificaciones sobre la democracia en España, fruto de un victimismo sin fuste, y las reclamaciones de derechos irrefutables, cuando Cataluña ha formado parte de España desde su origen como Estado, no han resultado creíbles en el exterior.

Nadie en el mundo está dispuesto a maniobrar para romper España. El año pasado, los independentistas recibieron una contundente respuesta negativa de Estados Unidos a través de la Casa Blanca (véase White House: Petitions, our response to the people of Catalonia). Artur Mas se paseó por Moscú para buscar apoyos y lo único que consiguió fue una foto en la plaza Roja como cualquier otro turista. En Brasil pudo entrevistarse con el expresidente Lula en privado porque este exigió que no hubiera fotos. Ni Alemania, ni Francia, ni Italia, ni Reino Unido, ni ninguna otra potencia europea está dispuesta a introducir una fuente de inestabilidad profunda en el continente, que recuerda demasiado a los Balcanes. Para acabar su periplo, Artur Mas visitó Israel, donde hizo las declaraciones más desafortunadas que comparan a este gran país con su imprudente aventura. En fin, desde India, Mas recordó la figura de Gandhi, como si la lucha admirable del Mahatma para la descolonización, la defensa de la dignidad y la creación de la moderna India tuviera algo que ver con su propia ejecutoria.

Frente al proyecto secesionista catalán, que bebe de fuentes ideológicas del siglo XIX, surge el proyecto nacional español como uno de los más atractivos de finales del siglo XX y principios del XXI. Este proyecto ha consolidado la posición actual de España en Europa y en el mundo, lo que permite hacer un aporte original y equilibrado a las cuestiones globales de futuro. De hecho, solamente los Estados más relevantes tendrán voz a la hora de tratar y resolver los grandes retos ligados a la gobernanza global.

Martín Ortega Carcelén es profesor de Derecho Internacional en la Universidad Complutense.

Choque de memorias
MARTÍN ALONSO. EL CORREO  3 Febrero 2014

· El distinto tratamiento de dos efemérides, 1714 y 1939, muestra la existencia en Cataluña de una visión oficial de la historia políticamente dirigida.

Se cumplen ahora 75 años de la toma de Cataluña por las tropas franquistas y, con ello, del final de la Guerra Civil. La efeméride bien habría merecido mayor atención en la ciudad del Memorial Democrático que la mirada tangencial de la exposición fotográfica ‘Barcelona en postguerra (1939-1945)’. Así habríamos podido recordar que la oposición entre democracia y franquismo no se corresponde sin más con coordenadas geográficas: miles de catalanes vitorearon a las tropas franquistas y otros iban con ellas; lo mismo vale para cualquier otro gentilicio. Pero el hecho ha quedado desahuciado de la agenda política catalana, completamente absorbida por la cuestión nacional. No es nada nuevo: los marcos políticos identitarios exhiben la universal particularidad de invertir la jerarquía de intereses, subordinando los aspectos cercanos a la metafísica esencialista de ascendiente romántico.

En el corazón del programa de fastos en curso en Cataluña se encuentra 1714, la fecha de otra caída de Barcelona, al parecer políticamente más competitiva (cuanto más lejos en el tiempo, más susceptibles al enfoscado mítico). Explicar por qué ha llegado a serlo es una tarea que le corresponde al científico social, deontológicamente refractario a las concepciones esencialistas. De entrada se observa una diferencia de enfoque entre el tratamiento de los hechos de 1939 y la multitud de productos que ven la luz bajo el estandarte simbólico de 1714; abundan entre éstos los que se inscriben en el género de la literatura historizante, más afin a la maleabilidad ilimitada de una memoria social políticamente inducida.

Acaso no hay mejor manera de visualizar el contraste de fechas que el destino de sus respectivos emblemas. El Memorial Democrático, un lugar de memoria sobre la Guerra Civil y el franquismo sin equivalencia en España, ha visto reducida su plantilla antes de ser vendida su sede en vísperas del 75º aniversario. En septiembre, el 11, y coincidiendo con el aniversario 299 rival, se inauguraba el imponente Born Centro Cultural con estas palabras del alcalde de Barcelona Xavier Trias (CiU): «El somni de llibertad dels catalans del 1714 es manté intacte en els catalans d’avui». El lugar de la memoria cívica era sepultado bajo las ruinas de la metonimia del destino robado que lucen fastuosas en el Born. La celebración del Tricentenario –objeto de tratamiento manifiestamente asimétrico en los presupuestos– tuvo su arranque en el simposio ‘España contra Cataluña: Una mirada histórica (17142014)’. El título huntingtoniano –por ‘El choque de civilizaciones’– es algo más que anecdótico; a la vez que convierte al futuro en objeto histórico (el congreso se celebró en diciembre de 2013). El marco director implícito ilustra la observación del historiador L. B. Namier (‘Conflicts: Studies in Contemporary History’) de acuerdo con la cual, contra lo que nos gustaría creer, cuando debatimos sobre historia partimos de la propia experiencia y, de ese modo, concebimos el futuro de acuerdo con supuestas analogías con el pasado, hasta que, mediante un doble proceso de repetición, acabamos por imaginar el pasado y recordar el futuro. Ciertas fechas fetiche, añade, sirven de coartada al efecto.

En sintonía con la visión soberanista, los cuatro bloques temáticos del simposio pertenecen al cómputo de los eventos deudores: represión en sus diversas facetas y exilio. Tales eventos (derrotas, fracasos, traumas, agravios…) sirven para apuntalar la figura cooptada de la víctima. Si a ello añadimos el papel de instituciones dependientes de organismos públicos, por un lado, y la omnipresencia del gentilicio, por otro, tendremos reunidas las piezas que caracterizan lo que los científicos sociales serbios han denominado, para caracterizar la deriva de su particular Academia en los años 80, ‘para historiografía’: vector etnoidentitario (protagonismo del esquema nosotros-ellos), contaminación política (politización de la historiografía, anacronismo presentista) y movilización del victimismo (se ha comparado la caída de 1714 al genocidio armenio o presentado como un anticipo del nazismo). La Serbia de esa década padeció una forma extrema de mal uso de la autoridad científica, con las consecuencias que conocemos en los 90. Aquí como allí, unas elites políticas desprestigiadas y una parte de la ‘intelligentsia’ de izquierdas huérfana y nostálgica del maniqueísmo confortable de la Guerra Fría, han encontrado cobijo, codo con codo, bajo los amuletos coloristas del imaginario historiográfico romántico y emprendido a marchas forzadas el camino hacia el pasado futuro (Koselleck).

La izquierda catalanista ha convalidado tanto los recortes sociales como la neutralización del Memorial Democrático con la unión sagrada del ‘derecho a decidir’ y la consulta, mientras las víctimas genuinas (los pacientes de las consultas cotidianas, los desempleados, los dependientes, los mayores y familias sin recursos) sufren de la degradación del Estado de Bienestar y los ciudadanos ven mermado su más tangible derecho a decidir por mor de las restricciones sociales, los recortes selectivamente aplicados, la corrupción y la avaricia de las elites extractivas; patologías equitativamente distribuidas a los dos lados del Ebro. Salvo error u omisión, en las 122 páginas del programa del tricentenario las dos únicas menciones a una guerra civil son para el siglo XVIII; 1939 no figura, tampoco el maestro Orwell, autor de ‘Homenaje a Cataluña’ y crítico lúcido de los nacionalismos. No encuentran encaje en la plantilla narrativa del antagonismo étnico que predican y subvencionan los epígonos de los héroes retroproyectados de 1714. Concluyamos con Fustel de Coulanges en el duelo de la guerra franco-alemana (1871): «La historia estudiada de forma impropia nos divide; por eso es desde una historia cabalmente conocida donde debe comenzar el proceso de conciliación».

MARTÍN ALONSO / Doctor en Ciencias Políticas y Coautor de ‘El Lugar de la Memoria’.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Naderías del PP

FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 3 Febrero 2014

MARÍA DOLORES de Cospedal ha hecho en el fervorín vallisoletano del PP, dirigiéndose sin nombrarlos a «esas otras personas» que antes tenían nombre -esos Vidal-Quadras, esos Ortega Lara que antaño escoltaban a Rajoy en las grandes manifestaciones contra los tratos de Zapatero con la ETA- una de esas frases redondas con las que la burocracia, tras la cosecha de cargos, labra su epitafio: «el PP o la nada». Resistamos, de momento, la tentación, de contestar: «valga la redundancia».

Porque hay dos razones de envergadura para pensar la frase antes de satirizarla. La primera, que es normal -y no digo que «entra en su sueldo» por si los retrovirus y los retrobárcenas- que una secretaria general diga que su partido es el mejor preparado para afrontar el separatismo, el terrorismo y la crisis económica. La segunda, que es cierto. Un partido que domina el Congreso, el Senado, el Gobierno central, 13 comunidades autónomas, la mayoría de los ayuntamientos, el Consejo del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional y el Supremo, la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía Anticorrupción, el Banco de España y con él los bancos y cajas, la Comisión de la Competencia y con ella el mercado, la CNMV y con ella el Ibex, que controla la adjudicación de todos los medios de comunicación audiovisual, que ostenta la vicepresidencia de TV3 y que, en la prensa de papel, acaba de salvar a El País de Cebrián y de conseguir que echen de EL MUNDO a Pedro Jota, que eso sí que es Poder, ¿cómo no va a ser el que tiene más capacidad para resolver los problemas de España?

El problema es que, con todo ese poder, en dos años no ha resuelto ninguno. Ha destrozado fiscalmente a las empresas, tolera y financia el separatismo catalán y mantiene la política de ZP con la ETA, incluyendo el ataque a sus víctimas. Que su Manjón se llame Blanco no cambia la frase «no es justa la crítica que algunas víctimas hacen al PP de Euskadi», que podría resumir el victimeo con carné de Valladolid. Pero la frase no es de Cospedal sino de Laura Mintegui, portavoz de lo que para el PP siempre fue la ETA, nunca la prueba de su derrota. No sé si el Politburó popular es capaz de ver que, si se empeña en «compartir su futuro con Bildu» y no con Vox, les espera lo que vaticinan a sus enemigos: la nada, o muy poco.

Las víctimas
Isabel San Sebastián ABC 3 Febrero 2014

Como siempre hay lacayos dispuestos a ser la voz de sus amos, este mensaje de la presunta manipulación se repite de un Gobierno a otro

CONOZCO personalmente a muchas víctimas del terrorismo etarra. Algunas han integrado listas electorales del PP (Mari Mar Blanco), otras del PSOE (Eduardo Madina) y otras de UPyD (Rubén Múgica) o VOX (José Antonio Ortega Lara). La mayor parte de ellas carece de adscripción partidista.

Los sicarios del hacha y la serpiente han asesinado a cerca de mil personas inocentes a lo largo de su sanguinario historial delictivo y herido en cuerpo o alma a muchas más. Las menos, aunque demasiadas, cayeron por representar a las siglas de un partido español. Las más, por vestir el uniforme de la Guardia Civil, la Policía o el Ejército. Otras, en cantidad insoportablemente elevada, compraban en un gran almacén, dormían en un aeropuerto o sencillamente paseaban por la calle cuando estalló un coche bomba. ¿Es posible determinar un patrón ideológico común a los fallecidos o sus familiares? No. ¿Comparten puntos de vista sobre el aborto, los impuestos o la independencia de Cataluña? Tampoco. Cada víctima tiene su propia forma de pensar, su particular sensibilidad y su libertad plena a la hora de votar. Por eso resulta repugnante, además de falaz, empeñarse en imputarles una disposición especial a dejarse manipular políticamente. Las víctimas del terrorismo están tan instrumentalizadas por uno u otro partido como los médicos, los periodistas o los carpinteros, ni más ni menos.

Como siempre hay lacayos dispuestos a ser la voz de sus amos a cambio de un buen pesebre, coreando consignas huecas, este mensaje de la presunta manipulación de las víctimas se repite de un gobierno a otro. Cuando la AVT convocó manifestaciones en protesta por la negociación de Zapatero con ETA tuvimos que oír a sus tertulianos de cámara lamentarse de que esa organización hubiera caído en manos del PP. Ahora que los de Rajoy siguen la hoja de ruta pactada en ese cambalache y provocan la repulsa airada de Covite (colectivo de víctimas del País Vasco) y de la misma AVT, son los correveidiles de Génova quienes esparcen la especie de que algunas formaciones de nueva creación están utilizando a las víctimas en su beneficio. Unos y otros faltan a la verdad y ofenden la dignidad de las víctimas, añadiendo a su dolor el escarnio de ser tildadas de estúpidas.

Cada víctima es un ser individual, único e irrepetible, con sus creencias y su ideología. Las asociaciones que las representan se rigen por criterios democráticos y representan, por consiguiente, la voluntad de la mayoría. Esa mayoría ha sufrido en sus carnes el zarpazo del terror y tiene todo el derecho a exigir Justicia. Esa mayoría se opone a la impunidad total o parcial de los terroristas, por muy disfrazada de «humanitarismo» que esté, y demanda que se cumpla la Ley y cesen las excarcelaciones prematuras. Esa mayoría considera que está siendo objeto de una monumental estafa por parte del Estado de Derecho y reclama que se ponga fin a las mentiras.

No son de izquierdas ni de derechas. O mejor dicho; las hay de izquierdas y de derechas, pero antes que de izquierdas o de derechas son padres, madres, huérfanos, viudas que han perdido a sus seres más queridos a manos de unos asesinos irredentos. No necesitan ser instrumentalizadas por unas siglas para oponerse con todas sus fuerzas a cualquier medida de gracia otorgada a terroristas que ni se arrepienten ni piden perdón ni mucho menos colaboran con la Justicia. Su lucha no es fruto de manipulación alguna sino de la rabia e impotencia que sienten al constatar que su dignidad y la de sus muertos es el tributo pagado por estos líderes sin músculo a cambio de esta “paz” de los cobardes.

No las insulten.

Modelo educativo
Albert Rivera pide equilibrar castellano, catalán e inglés en la escuela
Dice que no puede ser "un drama" que un auto pida introducir un 25% de clases en castellano
Europa Press www.lavozlibre.com 3 Febrero 2014

Barcelona.- El presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, ha reclamado este domingo a la Generalitat que equilibre el uso del castellano, catalán e inglés en las escuelas sin tener que llegar a las sentencias judiciales, y ha agregado que no puede ser "un drama" que un auto pida introducir un 25% de clases en castellano.

En una entrevista del canal 3/24, ha recordado que el modelo que defiende C's es de un 40% de catalán, un 40% de castellano y un 20% de inglés, y ha criticado que la consejera de Educación, Irene Rigau, "no quiera bajar del burro" sobre la inmersión lingüístia.

Rivera ha incidido en que un modelo que de más peso a otras lenguas, como el inglés, es fundamental, algo que demuestra los centros privados internacionales a los que acuden "legítimamente" muchos hijos de políticos catalanes.

BALANZAS FISCALES
Sobre las balanzas fiscales, Rivera ha asegurado que no entiende la reticencia del Gobierno a publicarlas, pero ha considerado que la persona designada para redefinirlas, el economista Ángel de la Fuente, es imparcial y competente.

Preguntado sobre la posibilidad de que los catalanes voten una propuesta del Estado en vez de la consulta soberanista, ha comentado que "depende de la propuesta y de si está en el marco democrático".

Así, ha asegurado que una propuesta dentro de la Constitución "evidentemente" será aceptada, aunque C's estuviera en contra de su planteamiento

Políglotas en días de 48 horas
Nota del Editor 3 Febrero 2014

Dejando de lado el hecho de que la prtensión de quienes conocen alguna lengua regional, lo único que pretenden es que los demás pierdan tiempo y oportunidades por aprenderlas,  ahora resulta que el día deberá tener almenos 48 horas para poder encajar todas las asignaturas que de momento se les han ocurrido: lengua regional una, español, inglés, latín y griego (no se si en los planes de estudio actuales hay griego como antes).

Como nuestra mayor actividad económica, de momento, mientras los competidores se parten entre sí la cara por motivos religiosos principalmente, es el turismo, con tantos idiomas podrán nuestros jóvenes atender a los clientes de todos los países en los que tienen estas lenguas, a saber, Andorra, Vaticano, Grecia antigua, con un 20% de inglés no van a llegar muy lejos, y con un 40% de español, tampoco.


Recortes de Prensa   Página Inicial