AGLI Recortes de Prensa   Sábado 8  Febrero  2014

La solución económica… ¿En las vascongadas?
Antonio García Fuentes Periodista Digital  8 Febrero 2014

Mi sorpresa ha sido mayúscula, al leer la noticia, la que por cierto “anda tapada y bien tapada”; puesto que si la misma fuese verdad; debiera haber saltado a las noticias nacionales y “todo el mundo que dice informarnos”; debiera estarla “destripando” hasta la última “piedra”. Y digo piedra puesto que de rocas se trata; y más concretamente de unas enormes masas rocosas que en el subsuelo vasco existen y las que contienen energía (hidrocarburos) como para mantener el consumo de España alrededor de cuarenta años e incluso exportar a Europa excedentes.

Pero intuyo (“o se desprende”) que esa enorme riqueza nacional y la que se considera perfectamente explotable, como ya lo hacen en USA y otros países… pero aquí, “en esta especie de repúblicas independientes y enemigas siempre”; hay enormes intereses y llegado el momento habrá “guerras de todo tipo”; económicas, ecológicas, terroristas, políticas y en definitiva y como todas las guerras… “serán de panza y bolsillo”; puesto que en las mismas sólo se dirimen intereses y grandes beneficios a repartir. Reparticiones que siempre procurarán hacerse… “entre cuantos menos mejor para que estas minorías agarren la mayor parte y caiga quién caiga”.

Todo ello aparece, en “el último disparate económico”, de D. Roberto Centeno, el que, nos obsequia precisamente “el día de reyes”; en parte como un gran regalo a España y en parte como un vaticinio de la realidad económica y social, que seguirá siendo no grave, sino gravísima; si no se toman medidas correctoras de verdad y de paso se aprovecha éste inesperado maná, que… “no caerá del cielo sino que habrá que extraerlo de las profundidades de la tierra y sin que ello perjudique a la corteza terrestre, por cuanto y reitero… ya existen los medios y la técnica debidamente experimentados”.

Les ofrezco (como de costumbre) una parte del texto; en este caso el preámbulo y les dejo la dirección, para que el interesado pueda leer el resto y espero que asombrándose como yo: veamos.
“Ante un año 2014 donde las únicas certezas son que la deuda seguirá creciendo de forma imparable –con los datos de noviembre, en 2013 el incremento de la deuda del Estado alcanzó la salvajada de 128.000 millones, ¡tres veces más que en el mismo periodo 2012!–, el gasto público improductivo seguirá fuera de control y el 90% de los españoles perderá renta y riqueza a chorros, bajarán las pensiones, los salarios y las prestaciones por desempleo y, además, el precio de los pisos, el principal activo de las familias españolas, seguirá cayendo, sólo hay una esperanza cierta: las gigantescas reservas estimadas de gas en el País Vasco, que pueden oscilar en términos de reservas recuperables entre 532.000 millones de metros cúbicos y 2.136 millones, equivalentes al consumo total de España durante 15 años, en el límite mínimo, y 59 años, el límite máximo, o 37 años si tomamos la cifra media y si la oligarquía energética catalana y la ETA no lo impiden, dado el Gobierno de cobardes que padecemos. El 2013, “el año de la estabilización”, según el Ejecutivo, sus palmeros a sueldo y los medios atados al pesebre, es de la “estabilización” más inaudita jamás conocida. Sólo las cifras de deuda, las más preocupantes sin duda, son desastrosas”: El resto aquí: http://blogs.elconfidencial.com/economia/el-disparate-economico/2014-01-06/la-oligarquia-contra-el-pais-vasco-gas-para-37-anos_72928

Como aquí se habla de “capitales inmensos”; sabido es que los intereses que habrá tras de ellos, nunca van a ser ni los nacionales españoles, ni los regionales vascos o catalanes… “los pueblos no entran nunca en tan apetitosos repartos” y la prueba la tenemos, en lo que ocurrió y sigue ocurriendo en los países ricos en hidrocarburos, los que sufren guerras de invasión o interiores; y que al final son los que financian las mismas, los que se llevan el producto… “limpio de polvo y paja”… no de sangre, que ya vemos y sabemos, que los ríos de “éste líquido vital no importan a nadie”.
Y he dicho “vascos y catalanes”; pero en este caso y tal como afirma el autor arriba citado, lo que habrá serán enfrentamientos, entre “las oligarquías de ambas regiones españolas” y algunos otros foráneos que seguro irán apareciendo… “como los buitres aparecen al gran banquete de la carnaza lista para ser devorada”.

Preparémonos (pues) a ver “nuevas escenificaciones de comedias y tragedias, que como arriba digo, serán siempre de panza y bolsillo”.

De momento y hoy cuando escribo, leo en prensa que “el gobierno reduce enormemente (40 %) la cantidad asignada a libros para que los españoles se formen o deformen en la pésima enseñanza que les ofrecen”; lo que ya es… otra calamidad nacional a sumar a las infinitas que padece España…” esta españa en progreso…¡¡Tururúrúúúúúú!!”

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más: “cuando la desbloqueen”)

Los porqués de Vidal-Quadras
Álvaro Torrens Abril www.lavozlibre.com  8 Febrero 2014

Comentarista político

Lo primero que es conveniente recordar al analizar la figura de Aleix Vidal-Quadras es que se trata de un político singular. Rara avis entre los de su gremio, dice lo que siente y siente lo que dice. Es un hombre de derechas de convicciones profundas que opina que las ideas deben predominar sobre los actos, y por ello rechaza el tacticismo al uso de sus colegas de oficio y orientar la actividad política en función de los sondeos de opinión. Por el contrario, declara con orgullo que su objetivo en la política no es sobrevivir, sino vivir de acuerdo con las cosas que cree. De ahí, sus múltiples cambios de partido.

¿Neoconservador?, ¿franquista reciclado?, ¿neoliberal?, ¿centrista? ¿Cuáles son las ideas políticas base de un hombre como Aleix Vidal-Quadras? Pues bien, la esencia de la filosofía de nuestro hombre es la reivindicación de la desigualdad como explicita, con la sinceridad que le caracteriza, en su obra divulgativa ¿Qué era la derecha?, ¿qué es? A su entender, es la reivindicación de la desigualdad que, por cierto, enlaza a la perfección, si no en la forma, en el fondo.

Todo su pensamiento está condensado en una cita de Hayek -el gran guru del neoliberalismo- que, no por casualidad, encabeza otro de sus libros, 'Cuestión de fondo': "Si por motivos de envidia hacemos imposibles ciertas maneras excepcionales de vivir, al final todos sufrimos el empobrecimiento moral y espiritual". El corolario final es evidente: toda política redistributiva es un atentado contra los derechos individuales y un error económico y político. Un error destinado a contentar demagógicamente a la chusma, fea, tonta, abúlica e incapaz de esforzarse, que lo que debe hacer es aceptar su realidad inmutable. Una realidad que hace posible que la civilización avance porque crea la base material que posibilita a los individuos selectos -al instrumentalizar a los no selectos en el sistema productivo- tener una vida superior, de la cual el pueblo inferior se favorecerá a la corta o a la larga. "Como todo el mundo sabe, hasta los imbéciles, los menesterosos deben permanecer en la pobreza si se quiere que sean industriosos".

El propio Vidal-Quadras afirma taxativamente en un artículo de noviembre de 1993, titulado 'La hora de la verdad': "Los mercados no se equivocan". Aleix Vidal-Quadras es un político de derechas que no se avergüenza de ello y al que le molesta que le obliguen a ser centrista. Pero el Partido Popular siempre ha tenido el afán de aglutinar a todo el mundo que vayan del centro hacia la derecha, algunos como el personaje del que hablamos, con la edad que tiene quiere ser el centro de atención y no asumir que los tiempos han cambiado, que su tiempo a cambiado. Él cree tener razón. La derecha es el bien y el centro-derecha es el mal, y por eso no admite componendas claudicatorias.

Cree ser el Diógenes de la derecha. No quiere el poder por el poder, sino para que la realidad haga palpable la certeza de sus convicciones. Sabe que la lucha contra las concepciones de la centro-derecha será un combate eterno, pero cree contar con un conjunto de aliados invencible: las eternas leyes de la naturaleza, las motivaciones profundas de los seres humanos y un sistema económico que le confirma día a día sus ideas. Como todo conservador, cree que intentar lograr sociedades más igualitarias en donde no sean posibles brutales desigualdades en el reparto de la riqueza es una quimera absurda, fruto de mentes resentidas y calenturientas que padecen un exceso de racionalismo y que conducen a la sociedad hacia el desastre. La redistribución es un gravísimo error que potencia la vagancia; lo que se debe hacer es impulsar el crecimiento global si realmente se quiere beneficiar a los menesterosos.

Éstas son las ideas-base de Vidal-Quadras, simples pero efectivas para cohesionar a unas clases sociales dominantes en la España de final de siglo ávidas de superar el complejo de culpabilidad de su impresentable origen franquista. Aleix Vidal-Quadras es la esencia de la derecha. Una derecha civilizada, irónica, brillante en ocasiones, que no se avergüenza de serlo, pero a la vez despiadada, asocial, selvática, como la naturaleza a la que tanto le gusta invocar.

Los convencidos
José Carlos Rodríguez www.gaceta.es  8 Febrero 2014

Todavía hay muchos beneficios que repartir a cuenta de los muertos de ETA

Arcadi Espada se ha explicado Vox como la reacción ante una ETA que ya no existe: la que mataba por conseguir objetivos políticos. Esa ETA está vencida y Vox nace sin objeto. Las batallas, sigue, son otras. Es la democracia y sus contrarios: la ETA de ahora, los “300.000 vascos que justifican con su voto” los deberes hechos por la banda terrorista para el nacionalismo. Al pasado al que mira Vox “no se le puede aplicar la pena capital. Ni la cadena perpetua. Ni siquiera la doctrina Parot. El pasado seguirá indemne y nada volverá”.

No volverá Jean-Serge Nérin, último asesinado por la banda. Pero a su asesino, Joseba Fernández Aspurz, se le puede aplicar la cadena perpetua, la doctrina Parot y la pena capital, todo por su orden. Y Nérin está presente mientras lo esté su verdugo.

Otra cuestión es ETA y la política. Su juego es el do tu des. Yo no te mato y tú haces lo que yo te diga. La política. El juego sigue, pero se ha quedado sin cartas. Una vez ha dado un paso atrás, nadie aceptará que lo vuelva a dar hacia delante. De ahí el final de ETA.

Pero es un final de larga agonía. Todavía hay muchos beneficios que repartir a cuenta de los muertos. Los nacionalistas buscan progresar en sus objetivos comunes. El primero, el reconocimiento del País Vasco como una nación soberana, que a partir de ahí ya se las arreglarán ellos solos. Y el Gobierno de Mariano Rajoy, el capítulo en los libros de historia sobre El final de ETA, por un lado, y un argumento electoral político para 2015, por otro.

En este enjuague, los muertos por ETA siguen siendo un argumento. Los de la negociación, para aplacar los nacionalistas concediéndole tal o cual exigencia, o para acercarse a sus objetivos, según se sienten en un lado u otro de la mesa. Y los convencidos de que hay que oponerse frontalmente a que sus muertos, que también son nuestros, contribuyan una vez más a los objetivos de los nacionalistas. De aquí sale el PP. Ahí entra Vox.

Acerca del Estado
José María de la Cuesta y Rute Estrella Digital  8 Febrero 2014

Prestemos atención desde esta página a las propuestas de un partido político, VOX, que parecen alejadas de las preocupaciones del jurista

Acaso convenga comenzar por justificar que prestemos atención desde esta página a las propuestas de un partido político, VOX, que parecen alejadas de las preocupaciones del jurista. La justificación no tendría que producirse si entre las enseñanzas de nuestras Facultades se incluyesen, como era tradicional, las del Derecho Político. Porque esa disciplina, que en mis tiempos enseñaba el Profesor Javier Conde por cierto que ayudado en aquellos momentos por el Profesor Jiménez de Parga, se refería a la teoría y a los sistemas de las formas políticas. Así incluso se llamaba un formidable libro del Profesor Conde. La disciplina transmitía a los alumnos el conocimiento de las distintas estructuras posibles del Estado y su respectiva proyección sobre las personas sometidas a su jurisdicción. Por otro lado, de la disciplina se desprendía que la acción política consiste en la tarea de aglutinar a los hombres sujetos a la jurisdicción del Estado en la búsqueda cooperativa de un bien común que es el bien de todos y cada uno.

El Derecho Político se refería, pues, al gobierno por el derecho de las relaciones verticales necesarias y suficientes, es decir, limitadas, para alcanzar el bien común. Suprimida aquella disciplina del Grado de Derecho en nuestras Facultades, la sumisión al derecho de las relaciones verticales se deriva de un texto positivo, casi diría que el texto positivo por antonomasia, como es la Constitución. A partir de ahí, las relaciones verticales de poder y obediencia, contempladas desde el mero positivismo, se convierten por sí mismas en el eje de toda acción política a la vez que esta acción se proyecta sobre cualquier y toda dimensión de la persona que no puede escapar al poder que ya no tiene más límites que los del arbitrio. Así las cosas, se comprende que los que tienen algo que ver con el derecho se desentiendan de la acción política ejercida por profesionales de ella. Lo único que, a lo sumo, cabe ver desde la perspectiva jurídica es si estos profesionales han conquistado el poder de acuerdo con el texto constitucional, esto es, si es pro tempore y se ha obtenido mediante un procedimiento electivo a que se reduce en verdad la democracia. Desvinculado el poder del orden jurídico-político, se ofrece a los llamados políticos como una verdadera industria extractiva.

Como las cosas son lo que son y no lo que ninguna Alicia quiere en cada momento decir que son, no sólo no está injustificado que desde una tribuna dedicada al Derecho como ésta se salude la aparición de un nuevo partido político, sino que el saludo a VOX sea esperanzador por lo que el otro día ya dije de su promesa de aplicarse a promover un verdadero Estado de Derecho cuya primera característica es la existencia de jueces y tribunales independientes y no sometidos más que al imperio de la ley, vale decir en este caso, del derecho. No parece necesario subrayar la trascendencia de este propósito para todos los que ejercemos, de uno u otro modo el derecho.

En el Manifiesto Fundacional de VOX encontramos una específica mención de la necesidad de adecuar la organización del Estado a las exigencias de un orden liberal de convivencia que por consiguiente deje a la persona los espacios de libertad suyos propios así como que le permita desplegar sus actividades asociadamente o en cooperación con otros dando así lugar a un entramado vigoroso de la llamada sociedad civil que no tiene por qué ser suplida por el Estado.

VOX encara la cuestión de la estructura del Estado dando fe del carácter fallido del Estado de las Autonomías y de la necesidad de adecuar la conveniente regionalización de España al principio de la indisoluble unidad de la nación que proclama el artículo dos de la Constitución. Es indiscutible que el Estado Autonómico resulta ser un Estado débil frente a las constantes apetencias de mayores competencias por parte de las Autonomías. Pero esa debilidad no implica una mayor atribución de libertad al ciudadano porque, a su vez, el debilitamiento del poder estatal robustece o va en provecho del poder autonómico e incluso del poder local. En suma, el debilitamiento de nuestro Estado no significa redimensionamiento del poder con las consiguientes nuevas cotas de libertad de los ciudadanos, sino solamente transferencia del poder a otro centro distinto de la estructura del Estado. El poder transferido se hará, por lo demás, más irresistible y más odioso por la mayor cercanía.

Nuestro Estado se hace débil frente a otros poderes, que se robustecen a costa de ese debilitamiento, y se produce entonces tan solo la sustitución de un poder oligárquico por otro poder igualmente oligárquico, ejerciéndose ambos sobre el ciudadano. La política dentro de este esquema continúa siendo una lucha por el poder entre las oligarquías cuyo comportamiento frente al ciudadano es idéntico. Incluso en el lenguaje de los llamados políticos y de los comunicadores llamados también políticos se considera buen político a quien tiene mayor capacidad para ganarse bazas en el juego por el poder y no importa incluso para alabar al jugador victorioso que haya alcanzado sus bazas mediante el engaño a los ciudadanos. Todos tendremos en la memoria ejemplos de lo que digo. La debilidad del Estado central se manifiesta nada menos que en la incapacidad de imponer el cumplimiento de las leyes y de cooperar con la Justicia en la ejecución de las sentencias. Por otra parte, el debilitamiento del Estado central tiene consecuencias desastrosas para la consideración de la nación española por la comunidad internacional.

Bienvenido sea pues VOX que no se recata de señalar como su razón de ser la reconsideración de la estructura territorial del Estado.

Catedrático Emérito de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid; Profesor extraordinario de la Universidad de Navarra; Profesor de la Universidad (on-line) Internacional de la Rioja; Profesor del Instituto de Derecho Comparado UCM; Profesor visitante de numerosas Universidades extranjeras; Abogado; del Consejo Académico de Nuñez, González & Rodriguez Abogados. Las Palmas de Gran Canaria.

Nociva, nociva corrupción
Teresa González Cortés www.vozpopuli.com  8 Febrero 2014

“¡Séneca, oh, Séneca!, tú fuiste el gran mentor de Nerón y víctima, mal pagada, de su opresión. Pese a tus virtudes, incontables, acabaste mártir y, maldito hado, cayendo en brazos de un tirano caprichoso”. Bla, bla, bla, baja el telón, y… estruendo de aplausos. La verdad, dejando a un lado las ñoñerías que predica la mayoría de mis colegas filósofos, Séneca estuvo implicado en el robo de 80 millones de sestercios. Además, este cordobés se valió del oficio innoble de la usura hasta atesorar 350 millones de sestercios en su patrimonio personal, todo un fortunón para alguien que insistía en el sin valor de las riquezas. Y era uno de los hombres más ricos e influyentes de todo el Imperio Romano.

Este estoico, desde luego, no es el único intelectual corrompido por el poder. Hay muchos otros, p. e., Francis Bacon. A este pensador inglés se le acusó de obtener ganancias ilícitas a partir del tráfico de sentencias. Bacon admitiría sin rechistar el pliego de cargos escrito en su contra. Y él, que era Juez y Canciller, afirmaría: “confieso con total claridad que soy culpable de corrupción y renuncio a defenderme”. Encarcelado por unos días en la Torre de Londres, se le obligó a sufragar 40.000 libras de multa que, ojo, nunca pagó o… nunca se exigió que pagara. En cualquier caso, a diferencia del “moralista” Séneca, viviría hasta su muerte, acaecida en 1626, con las espaldas bien cubiertas por el capital, enorme, que había acumulado gracias a las maniobras urdidas desde su puesto público.

La llegada, en el XVIII, de los movimientos revolucionarios no disminuiría el número de delitos, dado que la corrupción prosiguió, feliz, su marcha triunfal, tanto o más cuanto que “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Recordemos al revolucionario Collot d’Herbois, autor del robo de la caja de su compañía, y al propio Danton que no pudo, qué cosas, dar a los girondinos cuenta de la gestión de 200.000 libras.

Los sindicatos
Los sindicatos son organizaciones, en su origen proletarias, que surgieron para proteger a las capas de la población socialmente más desfavorecidas. Y asimismo con el cometido de contrarrestar la fuerza monopolista de todopoderosos grupos empresariales. Sin embargo, y rozando casi el siglo XX, W. Liebknecht advertía desviaciones peligrosas en los sindicatos. Este político y socialista alemán observaba el modo en que núcleos pequeños de obreros, tras abandonar su trabajo para intervenir en labores de gestión, habían cambiado de status y mejorado de manera ostensible, frente al resto de sus camaradas, su nivel de vida, razón por la que hablaba Wilhelm Liebknecht de “aristócratas entre los obreros”.

Yendo más allá de estas críticas incipientes, el sociólogo Robert Michels prestaría atención a cómo “cuanto más se esfuerza el sindicalismo por desplazar el eje de la política de la clase trabajadora hacia la acción sindical, tanto mayor es el peligro de degenerar en una oligarquía”. Y añadía este antiguo simpatizante del socialismo y amigo de Max Weber: “aun en los grupos sindicalistas revolucionarios, los líderes tienen oportunidades frecuentes de engañar a la masa. […Ergo,] el líder normal de la clase trabajadora no tiene una calidad moral en general más alta que los líderes comunes de los otros partidos”.1

Y no iba descaminado Michels. Stefano Caporusso, el único delegado italiano presente en el famoso Congreso de Basilea (1869), sastre de profesión, autodefinido “obrero modélico”, Stefano Caporusso, repito, organizador del movimiento operario napolitano, cayó en la tentación de desfalcar a la coalición obrera que él presidía. Y no sería el único. Solo unos días después de iniciarse la Primera Guerra Mundial, el 3 de agosto de 1914 Ebert, junto al tesorero Braun, se llevaba a Suiza los fondos del partido socialista alemán.

La corrupción siempre es perniciosa
Jamás suelo arrinconar la sentencia de Maquiavelo sobre la “insaciabilidad” de los deseos humanos, y más cuando el florentino supo retratarlos en sus Discursos (1631) desde la humana debilidad. Tampoco olvido, por supuesto, el hecho de que la corrupción “como problema” no estuvo presente, desde Rousseau, Saint-Simon, Fourier, Comte o Karl Marx, en ninguna de las teorías utópicas contemporáneas, asunto que llama la atención incluso a día de hoy. Sin embargo, nadie puede negar que la corrupción constituye un asunto muy grave, pues allí donde aparecen arbitrariedades surgen abusos y malas prácticas, como ya expuse en Los sindicatos, esos rebeldes postmodernos.

No voy a incidir, a partir de la malhadada decisión del otrora Presidente del Gobierno Felipe González, en el enriquecimiento súbito de CC.OO. y U.G.T. tras apropiarse indebidamente del patrimonio histórico de la antigua C.N.T. Tampoco subrayaré cómo las telas de araña de las burocracias sindicales tienden a proteger a sus élites que se alzan sobre sus electores como si fuesen éstos subordinados. Pero sí hablaré del sindicato de la U.G.T. cuya honda podredumbre en tierras andaluzas, creando incluso facturas falsas con las “chuches” de la cabalgata de Reyes, vuelve a trasladarnos sin quererlo a la puerta de las corruptelas de la cooperativa PSV (Promoción Social de Viviendas) con, todo un récord, 20.000 familias afectadas.

Que los sindicatos gocen de la misma impunidad que los partidos políticos; que su gestión económica sea tan opaca como la del resto de las organizaciones relacionadas con el poder público; que los sindicatos se coloquen allende la legalidad sin sufrir consecuencia alguna; todo ello da cuenta en este país, de la falta generalizada de cultura democrática o, lo que es igual, de la ausencia peligrosísima de legalidad en que se mueven esos “intocables” que integran los cuadros de mando.

Y esto nos conduce a una evidencia: a la percepción de que la corrupción no solo debilita la confianza de los ciudadanos, sino que pervierte la razón de ser, comunitaria, de las instituciones. Tanto es así que del informe de la UE, dirigido por Cecilia Malmstrom, se desprende que tres de cada cuatro europeos estiman que viven dentro de un entorno de corrupción. Y en esta atmósfera de desencanto y realismo, de crisis moral, España ocupa el cuarto país de la UE con casi un 100%, 95% para ser exactos, que opina que la corrupción está presente en todas las áreas políticas, incluida la sindical.

¡Justicia, solo Justicia!
Reinhardt Zintl lleva tiempo insistiendo en que hay individuos que, desde la complicidad –¡¡¡complicidad es la cualidad penal de cómplice!!!-, trabajan en grupos reducidos o “camarillas” que crean redes de corrupción que les beneficia, les otorga más poder y protege. Lo cual en una democracia, concluyo, es algo a todas luces inaceptable, porque si en un sistema democrático resulta primordial el funcionamiento autónomo e independiente de los órganos de la Justicia, sin Justicia la democracia siempre degenera en un régimen despótico en el que acampan esas oligarquías que se alimentan del sistema, a costa de una cada vez más castigada y empobrecida ciudadanía.

1 Robert Michels (1911), Los partidos políticos, Amorrortu Editores, Buenos Aires-Madrid, 20082ª, vol. II, p. 140 (Vª parte, cap. III), p. 11 (IIIª parte, cap. I).

Deflación: ¿más ahorro o más deuda?
Juan Ramón Rallo www.vozpopuli.com  8 Febrero 2014

Finalmente, el gozo de aquellos que esperaban que Mario Draghi anunciara este jueves un paquete de medidas inflacionistas para contrarrestar el “riesgo” de deflación en la Eurozona ha terminado hundiéndose en un pozo. Al menos, por el momento. El presidente de la institución aclara que no ve deflación en el horizonte, sino “inflación baja” y que ello no es necesariamente algo negativo que haya que contrarrestar mediante el activismo monetario de la institución.

La decepción entre periodistas y analistas sólo ha encontrado un cierto sosiego espiritual ante la expectativa de que en marzo, cuando el BCE presente sus previsiones de PIB e IPC, termine llegando el festín monetario. A muchos les resulta incomprensible que, con la deflación acechando las murallas de la Eurozona, el banco central se mantenga por ahora de brazos cruzados, esperando a que el Viejo Continente se infeste de la enfermedad japonesa. Muchos sienten auténtico pánico hacia la perspectiva de una deflación, pero ¿por qué?

¿Por qué hay inflación y deflación?
La inflación o la deflación (entendidas como alzas o caídas generalizadas de precios) acaecen cuando la oferta de bienes y servicios de una economía es inferior o superior —respectivamente— al poder adquisitivo de sus medios de pago. Si, en términos de valor, hay menos bienes que medios de pago, habrá inflación; si hay más bienes que medios de pago, habrá deflación. Por expresarlo de un modo algo más gráfico: la inflación son medios de pago persiguiendo bienes y la deflación son bienes persiguiendo medios de pago.

Las inflaciones y deflaciones primitivas estaban ligadas a la sobreabundancia o carestía del dinero que se usaba como moneda: si súbitamente se descubría una mina de oro, los precios de los bienes subían; si durante mucho tiempo no había ningún descubrimiento minero y la producción de mercancías seguía aumentando, se extendía una tendencia hacia la minoración de precios. Se trataba de ajustes que, aun cuando podían implicar sus complicaciones, terminaban siendo bastante inocuos para la coordinación económica. En las economías modernas, sin embargo, las inflaciones y deflaciones ya no dependen esencialmente de la producción relativa de “dinero base” con respecto al resto de mercancías, sino de un factor potencialmente mucho más devastador: el crédito.

El crédito permite a los agentes económicos hacer un uso presente de su renta futura: básicamente, comprar hoy y pagar mañana. Como tal, es una poderosa herramienta que facilita la coordinación y la división del trabajo pero, si se abusa de él, puede acarrear efectos muy dañinos sobre la sociedad. Por ello, muchos creemos que el crédito debe mantenerse dentro de unas sanas proporciones que vienen limitadas por la disponibilidad de renta real dentro de esa sociedad. Es decir, para que alguien haga uso de su renta futura, alguien tiene que renunciar temporalmente a su renta presente (ahorro).

En este sentido, la inflación y la deflación modernas son síntomas de un cierto abuso social del crédito: la inflación indica que estamos comprando demasiadas mercancías presentes con cargo a la renta futura (que estamos comprando mucho hoy con la promesa de pagarlo mañana) y la deflación que estamos usando parte de nuestra renta presente para pagar parte de nuestras compras pasadas (es decir, que destinamos parte de la producción presente a honrar las promesas que hicimos ayer).

El crédito sano no genera ni inflación ni deflación: al contrario, contribuye a estabilizar el poder adquisitivo del dinero y, por tanto, el nivel general de precios. El crédito insano genera primero inflación y luego deflación. No es que la primera sea buena y la segunda mala ni a la inversa, sino que son dos síntomas de insalubridad previa: primero inflamos la burbuja del crédito abusivo y luego ésta se desinfla. Primero nos sobreapalancamos —con las consabidas subidas de precios— y luego no desapalancamos —con los consabidos retrocesos de los precios—. Por desgracia, muchos se niegan a aceptar la dura pero necesaria medicina deflacionista como vía para desandar los pasos en falso previos, de modo que proponen huir hacia adelante: nada más huelen la deflación (aunque sea en forma de baja inflación), corren prestos a reclamar al banco central o al Gobierno que vuelva a expandir insanamente el crédito, esto es, que vuelva a fomentar el crecimiento de la deuda por encima de la disponibilidad real de bienes. Su argumento es sencillo: las caídas de precios son devastadoras para una economía y hay que combatirlas a toda costa, aunque sea fomentando una nueva ronda de sobreapalancamiento generalizado. Pero, ¿tan peligrosa es la deflación como para no poder desengancharnos de la droga de la deuda barata?

Los posibles problemas de la deflación
Conviene dejar claro desde un principio que la deflación —entendida como caída generalizada de precios— es un síntoma de nuestros más hondos problemas (el hiperapalancamiento) y no su causa. Nuestras dificultades vienen de que el sistema ha llegado a un punto de saturación de deuda en relación con su capacidad real para amortizarla y resulta necesario reorganizar nuestras estructuras productivas y financieras para corregir semejante acumulación de errores. Esta reorganización no debería —y a estas alturas probablemente ni se pueda— efectuarse huyendo hacia adelante, esto es, fomentando un mayor endeudamiento social con tal de seguir implementando planes de negocio burbujísticos o de muy bajo rendimiento. De ahí que la salida inflacionista sería en todo caso una salida en falso —como la burbuja inmobiliaria fue una salida en falso de la burbuja de las puntocom—.

Ahora, nada de lo anterior significa que la deflación de precios derivada de una contracción crediticia no conlleve en sí misma dificultad alguna para una economía. Por más que se trata de dificultades inexorables en la salida de una crisis provocada por la sobredosis inflacionista de deuda, es cierto que una caída generalizada de precios —al igual que una subida generalizada— resulta potencialmente distorsionadora en dos ámbitos: la coordinación productiva y la coordinación financiera.

Por lo que respecta a la coordinación productiva, la deflación puede implicar caídas desiguales de precios: dado que todos los precios no son igualmente flexibles —ni al alza ni a la baja—, el reajuste de éstos puede implicar cambios en la estructura de precios relativos que acarreen mermas de rentabilidad en ciertos sectores. Dos casos resultan paradigmáticos: el primero, que los precios de las mercancías caigan más que los salarios, de modo que el margen de ganancias de muchos empresarios termina erosionándose; el segundo, que los precios del resto de divisas extranjeras con respecto a la nacional desciendan más rápidamente que los precios internos (es decir, que nuestro tipo de cambio se aprecie más de lo que se abaratan nuestras mercancías interiores), de modo que el margen de ganancias de nuestra industria exportadora también termina deteriorándose.

Por lo que respecta a la coordinación financiera, sabido es desde Irving Fisher que las caídas de precios aumentan el saldo real de las deudas: dado que los ingresos nominales se reducen, pero el saldo nominal de las deudas no lo hace, las dificultades para hacer frente a nuestros pasivos son crecientes con la deflación (lo que eventualmente podría terminar condenando a algunas de esas compañías a la bancarrota).

Nótese, por cierto, que entre los riesgos de la caída de precios no he colocado ese tan mentado como irrelevante diferimiento del consumo ante la expectativa de menores precios futuros: y no lo hago porque, al contrario de lo que se asume, una reducción del consumo resulta positiva para resolver los problemas de coordinación que sí suele acarrear la deflación.

Y es que la forma de paliar las posibles descoordinaciones a que den lugar las reducciones de precios es volviéndonos más adaptables ante los cambios: a saber, disponer de mercados más libre y flexibles (donde precios y costes puedan ajustarse con mucha más fluidez que ahora) y aumentar nuestro ahorro (tanto para amortizar las deudas y volver escasamente relevante el efecto de su encarecimiento en términos reales cuanto para acumular más capital y volvernos más productivos y competitivos a pesar de la apreciación de nuestro tipo de cambio). En el fondo, pues, la manera de contrarrestar aquellos problemas que puedan surgir de la deflación de precios es justo la misma que tenemos para solucionar las causas últimas por las que la deflación hace su aparición: necesitamos mercados más libres y más ahorro público y privado.

En suma, no existen recetas mágicas ni caminos sencillos. Tampoco la estrategia inflacionista lo es, por mucho que los aduladores del envilecimiento monetario insistan en alabar su plétora de virtudes sin contraindicaciones (virtudes que nos han conducido a la crítica situación actual). En el fondo, pues, el debate puede reducirse a términos relativamente asequibles: ¿queremos un crecimiento basado en el ahorro o uno basado en el endeudamiento? ¿Aspiramos a deshacer los entuertos pasados o confiamos en legárselos, corregidos y aumentados, a la generación venidera? Mi elección la tengo clara: el problema es que, me temo, el BCE también y no para bien.

Si el hundimiento masista fuera gratis...
Anna Grau www.cronicaglobal.com  8 Febrero 2014

Recuerdo cuando fui a ver la película Der Untergang (El hundimiento), la que cuenta los últimos días de Hitler en el bunker... y los últimos días del pueblo alemán fuera de él, inmediatamente antes de la derrota. Recuerdo que me estremecí al escuchar los primeros compases de la música. La reconocí en el acto porque es una de mis composiciones favoritas. Me refiero a la muerte de Dido según la ópera Dido y Eneas, del británico Henry Purcell.

Cuando la sociedad civil catalana se quede definitivamente en la piel y el hueso, esta pandilla de irresponsables ya se habrán ido a hacer cualquier otra cosa, desentendiéndose de todas las consecuencias de sus actos

Recapitulemos para damnificados de la LOGSE: Dido es la reina de Cartago que acoge a Eneas cuando este llega huyendo de la caída de Troya. Se enamora locamente de él y le ofrece su corazón y su reino. Pero Eneas tiene otros planes, afirma que los dioses le ordenan seguir viaje y fundar la futura Roma (como así será). Dido le despide con mucha dignidad y hasta le anima a zarpar ya. Y luego va y se mata con la espada de él. Los versos de Virgilio que cuentan su muerte constituyen una de las cumbres de la poesía clásica y una expresión desgarradoramente elegante de lo que significa que te abandonen. De que te dejen tirado cuando tienes un corazón grande con una capacidad de doler casi infinita. La música de Purcell se crece hasta lo sobrenatural para contener tanta pena.

Digo que me estremecí al reconocer la música de la película porque entendí que al elegirla, el director de Der Untergang había hecho una sutil declaración de intenciones. Lo importante de lo que nos iba a contar ni siquiera era Hitler. Era el profundo desgarro de todo un pueblo empujado al abismo y abandonado justo antes de saltar. Dejando a los alemanes solos y enfrentados a su propia locura colectiva, justo cuando el que la ideó acababa de quitarse cobardemente de en medio.

Sí, ya sé que parece desmedido comparar esto con lo que ahora mismo pasa aquí. Y en cambio a poco que uno profundice ligeramente (basta con que sea muy ligeramente) en la historia de Cataluña y su nacionalismo, asombra constatar cuántas veces se repite la misma historia. Que es: autoproclamados campeones patrióticos meten a Cataluña en un fregado de considerables dimensiones, sea una pugna dinástica entre Habsburgos y Borbones, sea una ensalada de tiros entre comunistas y anarquistas e independentistas por las Ramblas de Barcelona, y cuando ya la han liado bien gorda, pero bien, se van a Mataró o a morirse de viejos en la cama. Mientras en medio del lío por ellos provocado la gente mata y muere mucho más urgentemente. Literalmente o de asco.

Conociendo el percal y sus antecedentes, lo que más me deprime a mí del masismo, de este sistema de conducción de las masas al vertedero ideado por Artur Mas, es que cuando la sociedad civil catalana se quede definitivamente en la piel y el hueso, esta pandilla de irresponsables ya se habrán ido a hacer cualquier otra cosa, desentendiéndose de todas las consecuencias de sus actos. Que algunas pueden llegar a ser muy tristes.

Ya es triste que en el mundo te conozcan sólo por lo que dices que no eres. Que todo en ti empiece y acabe no queriendo ser español

Ejemplo: si es verdad, como me dicen, que la Generalidad se gasta cada año no menos de 40 ó 50 millones de euros en promocionar a Cataluña en el exterior, es para atizarles un reglazo de los de antes en los dedos. No ya por las prioridades de gasto a estas alturas, que también, sino por lo mal que evidentemente se les da. Y es que te pongas como te pongas, ahora mismo sólo hay dos cosas de aquí más o menos mundialmente acreditadas. Una es la de la ciudad de Barcelona (conocida por entre 800 y 1.000 millones de personas en el mundo). Otra es España (conocida por unos 4.500 millones). Todo lo que queda en medio lo siento mucho pero no lo conoce ni Dios. Tanto es así, que hasta los que prestan atención al globo secesionista mayormente es, vamos a decirlo con cierta claridad, porque les da morbo y les divierte la gamberrada antiespañola. Ya es triste que en el mundo te conozcan sólo por lo que dices que no eres. No porque lo que haces, escribes, cantas, dibujas, cocinas, tocas, construyes... sólo por lo que no quieres ser, aunque lo seas. Que todo en ti empiece y acabe no queriendo ser español.

Me cuenta un pajarito que la Generalidad ha rechazado ofertas concretas de la Administración española para promover iniciativas de internacionalización conjunta al grito de "con España, no, ¡que España contamina!". Vamos, como si España fuese la tiña. Y digo yo: ¿y para hundirnos en la insignificancia y/o en el ridículo internacional, hay que gastar encima entre 40 y 50 millones de euros al año? ¿No nos podríamos hundir gratis, por lo menos?

Presentación del libro “1979/2006, Historia de la Resistencia al nacionalismo en Cataluña”
Inger Enkvist, Asociación por la Tolerancia

Muchas gracias a todos ustedes. Yo ante todo soy una profesora, soy profesora de idiomas, de literatura, de historia, de humanidades. Y cuando he leído el libro de Antonio he reaccionado como una profesora, porque a mí me interesa el conocimiento, el arte de pensar, intento hacer pensar a mis estudiantes.

Leyendo el libro de Antonio me vino a la memoria un pequeño artículo de George Orwell sobre la guerra española y sobre Cataluña. En este pequeño artículo Orwell dice que en Cataluña él entró en contacto por primera vez con reportajes periodísticos que no tenían nada que ver con la realidad, y dice en el artículo que las mentiras le asustan más que las bombas (esto lo escribe en Londres en 1943). La relación con el libro de Antonio es que los ejemplos de ocultamiento y tergiversación me hacen pensar en el peligro de las mentiras.

No solamente son desagradables, son peligrosas. Leyendo el libro y desde mi perspectiva lo que me queda de todos esos datos, etc. es que esto sucedió en Europa, en un país moderno, a la vista de todos. Esto es lo increíble, lo inaudito, a la vista de todos, pero si uno continua, podemos decir que casi con la complicidad de si no todos, de muchos, y esto es lo trágico, lo realmente llamativo.

Hago una pequeña enumeración de algunos de los actores pasivos y activos que se mencionan en el libro. Primero se habla de los partidos políticos a nivel nacional, tanto los socialistas como el PP que, para poder gobernar en Madrid, hicieron pactos con los nacionalistas regionales. Esto, claro, es algo conocido.

El libro habla mucho de los sindicatos obreros y docentes. Los sindicatos obreros que tenían miembros hispanohablantes y que no entendieron o no supieron identificar la lengua como una causa obrera y dejaron pasar momentos muy importantes. Esto se presenta en el libro como una clara traición a los miembros, ¿qué es un sindicato que no defienda a sus miembros? Y lo que se dice de los sindicatos docentes no es tanto, pero a mí quizá me interesa tanto o más. En primer lugar, los sindicatos no defienden a sus miembros hispanohablantes ¿un sindicato que no defiende a sus miembros? ¿Qué tipo de sindicato es ese?

En segundo lugar, el sindicato docente no defiende el derecho de los alumnos a aprender, a usar su lengua. Un sindicato docente que no defiende los valores del conocimiento y de la palabra ¿pero qué tipo de sindicato docente es este ? Otros que traicionaron es gente mía, también en la universidad: hubo lingüistas y hubo historiadores que colaboraron de manera dudosa con ese movimiento. Eso por un lado, pero por otro los demás universitarios no protestaron. Eso también es una colaboración, ¿pero cómo pueden ser universitarios y no protestar contra maldades? ¿Qué tipo de universitarios son? Además tenemos el mundo de la creación cultural, el cine, el teatro, la música que recibieron subvenciones condicionadas políticamente y tan contentos.

Así que colaboración activa y pasiva, esto es muy duro, es muy, muy duro. Y algo que se aprende de todo eso que va mas allá del caso catalán, es algo que sucedió en Cataluña pero podría suceder en otros lugares y para mí eso es de lo que yo intento sacar una lección de todo ¿qué se puede aprender de lo que ha sucedido? Y algo muy importante, por eso el libro es tan largo, es que las cosas suceden paso a paso: cada paso no es tan importante, pero después de medio año o un año, viene otro paso, y después pasa una año y viene otro paso, las cosas vienen paso a paso y eso viene muy bien ilustrado en el libro. Es muy interesante que en este tipo de sucesos son precisamente centrales la educación y los medios de comunicación. Estamos hablando de un tipo de lavado de cerebro pero light, pero es así, no es doloroso físicamente, pero estamos hablando de algo muy, muy importante.

Otra favorita mía es la filósofa Hannah Arendt, que escribe sobre los totalitarismos de los años 30 y 40 y también habla de eso, de cómo paso a paso se instalan las cosas. Pero quisiera mencionar algo en especial: ella dice que los totalitarismos que estudió no exigieron que todos creyeran en lo que decían; la exigencia era callarse, no manifestarse públicamente en contra, otra cosa: el acoso moral para que nadie se manifieste en contra de lo que quieren las autoridades.

Ultima observación: no tenemos felizmente el mismo tipo de totalitarismos que en los años 30 y 40 pero más bien quizá las nuevas tendencias se presentan como víctimas. El victimismo, que también apelando a la compasión hablando de justicia, hablando de derechos humanos, hablando de democracia van imponiendo lo que quieren. Les funciona muy bien al comienzo porque al comienzo son minorías y no son peligrosas, pero paso a paso y con las palabras que ocultan, lo que está sucediendo es que avanzan sus posiciones. Es un poco lo que queda ilustrado en el libro que estamos discutiendo hoy. Eso en lo que me concierne de cerca, en lo que tiene que ver con lenguas, literaturas, culturas.

Pero también otra cosa más que tiene que ver con los profesores: en la relación de un profesor con el alumno debe haber una relación de confianza ¿ Cómo puede alguien aprender de alguien que no es de confianza, alguien que tiene una agenda oculta además de enseñar conocimientos, y cómo puede un profesor traicionar esa confianza del alumno poniéndole, de contrabando, otras ideas que no pertenecen a lo que debe enseñar un profesor. Además el profesor tiene también una relación de confianza con la sociedad: son los demás ciudadanos los que le permiten (porque pagan) ser profesor, que le confían sus hijos, es también una relación de confianza y si el profesor se convierte en agente de una ideología y no solamente de profesor de biología (o lo que sea) hay aquí un problema de ética.

Alguien lejos de Cataluña podría oir hablar del problema de Cataluña, y podría decir: pero los catalanes… bueno… muchos de ellos votan a los nacionalistas ¿qué problema hay ? Yo diría que sí, que hay un problema, pero ¿cómo formular el problema? y quizás una casualidad sería utilizar la palabra “limpio”. Esto no ha sido un proceso limpio y escuchando a los demás ponentes aquí me acordé de una expresión española antigua en el siglo de oro, cuando Lope de Vega, de vez en cuando usaba la expresión ”esto no es trigo limpio”. ¡ Esto no es trigo limpio !.

Familias que pidieron al TSJC enseñanza bilingüe denuncian que se ha vulnerado el derecho a la intimidad de sus hijos
Se quejan de que algunos medios publicaron los autos sin ocultar los nombres de los menores. Piden a la fiscalía de menores que no permita prensa en los colegios afectados.
Redacción www.cronicaglobal.com  8 Febrero 2014

Tres de las familias a las que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha reconocido el derecho de sus hijos a recibir una enseñanza bilingüe han solicitado ante la fiscalía de menores que se proteja el derecho a la intimidad y el honor de sus hijos, y denuncian que este derecho ha sido vulnerado por el gabinete de prensa del propio TSJC, que divulgó los autos judiciales correspondientes sin ocultar debidamente la intimidad de los menores.

En un comunicado, Convivencia Cívica Catalana, la entidad que asesora a los padres de alumnos afectados, lamenta "la imprudencia del Gabinete de Prensa del TSJC al distribuir a los medios una copia íntegra de los últimos autos, sin reserva alguna respecto a los nombres de los recurrentes, de sus hijos y del centro escolar y del curso en el que siguen sus estudios los escolares".

La entidad añade que "el daño" a la intimidad de los menores "ha sido amplificado al ser difundidos esos nombres a través de la publicación de los referidos autos en determinados diarios", e informa de que ha denunciado estos hechos ante la fiscalía de menores.

Ni cámaras ni prensa
En la denuncia, se solicita la intervención del fiscal "para exigir las responsabilidades a las que hubiera lugar" y se pide prohibir "la presencia de las cámaras de televisión y de la prensa en la puerta de los colegios afectados, con el fin de preservar la intimidad de todos los escolares".

La entidad también ha protestado porque, en uno de los centros a los que acude un menor afectado, se ha distribuido "impunemente" un "pronunciamiento de la Fundación Escola Cristiana", en el que, según Convivencia Cívica Catalana, "se adoctrina políticamente a los escolares y se lanzan graves acusaciones contra las decisiones judiciales". La entidad considera que esta distribución se ha realizado "con la connivencia de los directores del centro"

límite de endeudamiento
EE UU podría caer en suspensión de pagos después del 27 febrero
El Ejecutivo anticipa que cuando se agoten las medidas de contabilidad, tendrá apenas 50.000 millones de dólares en efectivo y deberá depender de ellos y los ingresos que reciba
REUTERS | WASHINGTON El Correo  8 Febrero 2014

El Gobierno del presidente Barack Obama ha advertido al Congreso de Estados Unidos que podría comenzar a incumplir los pagos de sus deudas poco después del 27 de febrero si los legisladores no aumentan el límite de endeudamiento de la administración federal.

En una carta dirigida a los líderes del Congreso, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, ha dicho que las medidas de contabilidad que buscan evitar una suspensión de pagos sólo lograrían una aumentar el plazo en unas tres semanas.

El Ejecutivo anticipa que para el 27 de febrero, cuando se agoten las medidas de contabilidad, tendrá apenas 50.000 millones de dólares en efectivo y deberá depender de ellos y los ingresos que reciba para pagar sus cuentas. "El dinero no duraría mucho tiempo", ha añadido Lew, que insiste en que, de esta forma, sería "imposible para Estados Unidos cumplir con todas sus obligaciones". "Cualquier balance de efectivo previsible se agotaría rápidamente", ha apostillado.

En Estados Unidos, el Congreso y el presidente autorizan gastos, pero deben aprobar por separado el suficiente endeudamiento para pagar sus cuentas, que incluyen desde las pensiones de programas de seguridad social a pagos de intereses de la deuda del gobierno federal. Desde el 2011, los legisladores se han mostrado contrarios a aumentar el límite de endeudamiento, en medio de un debate en Washington sobre la salud fiscal a largo plazo del Gobierno, con demócratas y republicanos enfrentados sobre la necesidad de aumentar los impuestos o aplicar recortes al gasto.

En su carta, Lew ha incidido en que la incertidumbre en torno al tamaño de las devoluciones de impuestos hacen difícil saber exactamente cuánto dinero quedará en las arcas del Estado a fin de mes. "Pido respetuosamente al Congreso que actúe con la mayor rapidez posible para elevar el límite de la deuda", ha sentenciado.
******************* Sección "bilingüe" ***********************
Nacionalismo vasco
El miedo del PNV a la derrota de ETA
Pedro Fernández Barbadillo Libertad Digital  8 Febrero 2014

El nacionalismo vasco ha dejado de ser el tajamar de los enemigos de España y ha cedido con gusto ese honroso puesto al nacionalismo apellidado en Madrid "moderado". Si hasta hace unos años las noticias de muertes, atentados, insultos y arengas provenían del Cantábrico, ahora lo hacen del Mediterráneo.

Bajo la aparente calma se sigue librando una guerra, una guerra en dos frentes: el de los separatistas contra lo español y el de los separatistas entre sí. Los peneuvistas y los etarras se enfrentan por dominar el mundo abertzale. En estos momentos está venciendo el sector de los pistoleros al de los abogados. Por medio de Bildu y Amaiur, los etarras están absorbiendo a otros actores abertzales, como Eusko Alkartasuna y Aralar; además, están presentes en Navarra, donde el PNV no tiene nada; y controlan infinidad de municipios, incluso en Vizcaya, como Guernica y Bermeo.

El PNV, los abogados, los de la corbata y las de la peluquería, tienen pavor a que las nekanes y los del pendiente y la coleta les quiten los despachos y los negocios adyacentes. Por desgracia, en este combate los peneuvistas cuentan con los de Madrid para echarles una mano, como ya contaron en la transición y en la ruptura del partido.

La batalla actual: el 'blanqueo' del terrorismo
En estos momentos no hay tiros en la nuca ni bombas, pero eso no significa que el terrorismo haya terminado. ETA no se ha desarmado, prosigue el terrorismo callejero y se combate por fijar un relato, como se dice ahora, un relato que legitime a los etarras y los sitúe en igualdad con sus víctimas. Semejante equiparación blanquearía al nacionalismo vasco, que engendró a ETA, y a los moderados.

Así lo ven muchos vascos.
Por ejemplo, la periodista Tonia Etxarri (El Correo Español, 6-1-2014):

ETA, que sigue sin disolverse, necesita publicidad para movilizar a los suyos. Sus colectivos siguen reivindicando su historia. Han renunciado a la violencia porque el Estado les ha ido dejando sin oxígeno. Pero quieren contar lo ocurrido a su manera. De momento, se van encontrando en el camino con muchos acompañantes de última hora que están dejando de mostrarse exigentes con quienes violentaron el Estado de Derecho, asesinando a 838 ciudadanos, y que van cayendo en su trampa del lenguaje. El del relato centrado en los dos bandos que nunca existieron. (…) La idea de que sus presos, que ahora dejan de apostar por la violencia, apelan a la sociedad para que haga "borrón y cuenta nueva" es una trampa dialéctica que la mayoría de los ciudadanos no puede dar por buena.

El filósofo Fernando Savater (El País, 4-2-2014):
Son los ahora empeñados, junto a personas de mejor voluntad y peor información, en el torticeramente llamado proceso de paz. Consiste en diluir la responsabilidad específicamente antidemocrática del terrorismo en la mermelada semántica del conflicto y las violaciones generales de derechos humanos, con el propósito de no renunciar al ventajismo político que consolidaron gracias a él. Y para ello cuentan con el apoyo de los partidos nacionalistas, la ambivalencia culpable de los socialistas y ocasionales debilidades de los populares vascos, que no quieren verse aislados y tener a todos contra ellos. La doctrina de fondo es que como ETA ya no es peligrosa, ahora la amenaza consiste en la intransigencia de Rajoy, de Madrid, de España. Ahora sí, ya sin mala conciencia, prietas las filas: ¡Sabino y cierra Euskadi!

El obispo de San Sebastián, monseñor Munilla (15-8-2013):
El diálogo sobre la paz solo tiene sentido en el supuesto de que se inicie y se concluya con una condena explícita al terrorismo, así como a todo tipo de violencia. (…) La existencia de diversos tipos de víctimas y de violencias no debe ser utilizada como una maniobra de distracción, que le libere a cada uno de su obligación moral de arrepentimiento y de petición de perdón hacia las víctimas que él ha generado, o de las que ha sido cómplice. (…) Los foros de diálogo por la paz que excluyen a las víctimas del terrorismo, o que simplemente no son capaces de recabar su apoyo, carecen de la necesaria autoridad moral.

Aparte de los nacionalistas vascos y los nacionalistas catalanes, entre los partidarios del pelillos a la mar podemos citar al periodista Luis R. Aizpeolea, que descalifica como Tea Party a quienes se separan de la versión oficial de que ETA se acabó, y al exjuez Baltasar Garzón, empeñado en exigir a las víctimas de ETA que asciendan a su nivel a las que él considera víctimas del franquismo so pena de perder su bendición laica.

En esta fase de la guerra contra el terrorismo la mejor arma es recordar el pasado y los actos de cada uno. Por ejemplo, las relaciones entre el PNV y ETA. Los jelkides pretenden arrogarse una superioridad moral invocando su equidistancia entre violentos "de uno y otro lado" o, como los socialistas, entre separadores y separatistas.
Mientras enterrábamos a Blanco

La realidad es que el PNV ha sido el mayor beneficiario político de la existencia de ETA, hasta el punto de que su posible derrota por el Estado español la consideraban los peneuvistas una derrota de su causa. La mayor reacción popular que ha habido jamás contra ETA, y que se hizo al margen de los partidos políticos, fue la del secuestro y asesinato del concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco en 1997. Entonces, la mayor preocupación de los jerarcas del PNV no fue rematar a ETA, sino impedirlo.

En un artículo titulado "Notas de campaña" (Deia, 24-7-2001), Koldo San Sebastián reveló que al PNV le preocupaba mucho que la ETA desapareciese porque podría convertirse en un partido como otro cualquiera. Por tanto, había que salvar a la banda.

Días después del asesinato de Miguel Ángel Blanco, centenares de militantes del PNV nos reunimos en asamblea [secreta en Artea] para ver cómo afrontábamos la brutal campaña mediático-política que se había desatado contra nosotros. En las asambleas se produjeron momentos muy tensos. Había quien pensaba que, efectivamente, sin ETA nos convertiríamos en una fuerza vulgar. Para quien conozca un poco la historia del PNV, se vivieron los momentos más críticos desde 1936 (incluso más críticos que los de la última escisión).

Hay que explicar que cuando Koldo cita 1936 se refiere a las dudas en el PNV para decidir con qué bando se iba. Juan de Ajuriaguerra, Manuel de Irujo y José Antonio Aguirre subastaron su apoyo entre el general Mola y el socialista Prieto. Como al PSOE la nación y la democracia le importan un bledo, ofrecieron más y el PNV se fue con el Frente Popular hasta que, pasado un año, le traicionó en Santoña.

Poco después de esa asamblea el PNV y su escisión, Eusko Alkartasuna, firmaron el Pacto de Estella, en el que se unieron los que agitan el árbol y los que recogen las nueces contra España y los españoles.

En junio de 1998, tras el asesinato del concejal del PP en Rentería Manuel Zamarreño, Javier Arzallus dijo que el compromiso de aislamiento de Herri Batasuna del año anterior era mentira.

No mentía, pues, esa "brutal campaña mediático-política" que vinculaba a los nacionalistas pacíficos y violentos.

Quién manda aquí

xavier pericay ABC Cataluña  8 Febrero 2014

Todo se reduce, al cabo, a saber quién manda aquí. Y aquí manda, no nos engañemos, la Generalitat, ayudada por los múltiples tentáculos que ha ido desarrollando durante décadas y que alcanzan ya al conjunto de la administración y a gran parte del mundo socioeconómico y asociativo. Tanto más cuanto que ese poder, basado en el reparto de cargos y prebendas, se ha establecido -como corresponde, sin duda, a todo nacionalismo que se precie- a partir de la contraposición entre un «nosotros» y un «ellos» o, si lo prefieren, a partir de la concesión o no concesión de salvoconductos de catalanidad.

Así las cosas, a nadie debería sorprender que existan hoy en Cataluña tan pocos padres dispuestos a exigir que sus hijos sean escolarizados también en castellano -y ello a pesar de la labor, nunca suficientemente alabada, de entidades como la Asociación por la Tolerancia o Convicencia Cívica Catalana-. ¿Quién va a exponer a su vástago al oprobio de ser separado del resto del grupo para recibir eso que llaman «una enseñanza individualizada en castellano»? ¿Quién va a permitir que sea señalado por sus compañeros y maestros -por la institución escolar, en definitiva- con el estigma de la ajenidad? Ante ese tipo de peligros, toda sentencia acaba siendo papel mojado.

Comprendo la satisfacción con que han sido recibidos los recientes autos del TSJC por los que, en adelante, cuando un alumno pida recibir la enseñanza en castellano, un 25% de las clases, como mínimo, deberán impartirse en esta lengua. Pero es inútil. La Administración seguirá haciendo oídos sordos. U ofreciendo, a cambio, la vía del escarnio individualizado. O mintiendo al afirmar sin aportar prueba alguna -como hizo anteayer la consejera Rigau- que en un 14% de los centros educativos se imparten ya materias en castellano. No, lo único que puede cambiar en verdad la situación es la percepción de que en Cataluña, antes que la Generalitat, manda el Estado. O sea, el Estado de derecho, el orden jurídico vigente. Mientras eso no ocurra, esos miles de familias deseosas de que sus hijos reciban una enseñanza bilingüe van a seguir quedándose con las ganas.

"Este proceso no es trigo limpio"
Alejandro Tercero www.cronicaglobal.com  8 Febrero 2014

La presentación del libro de Antonio Robles 1979/2006: Historia de la resistencia al nacionalismo en Cataluña, editado por Biblioteca Crónica Global, reúne en Barcelona a destacadas personalidades del mundo de la cultura, el periodismo y la política. Francesc Moreno, Francesc de Carreras, Iván Tubau, Álex Sàlmon, Marita Rodríguez, Jesús Royo, Félix Pérez Romera, Félix Ovejero, Aleix Vidal-Quadras e Inger Enkvist, entre otros, destacan la obra como una crónica imprescindible para entender el momento político que vive Cataluña en la actualidad.

Más de 400 personas asistieron este viernes a la presentación del último libro del periodista, profesor de filosofía, ex diputado autonómico de Ciudadanos y ex portavoz de UPyD en Cataluña Antonio Robles, 1979/2006: Historia de la resistencia al nacionalismo en Cataluña, editado por Biblioteca Crónica Global.

Durante más de dos horas, una decena de personalidades del mundo de la cultura, el periodismo y la política destacaron la obra de Robles como una crónica impresdindible que relata en primera persona los orígenes "casi clandestinos" de la reacción de la sociedad civil frente al nacionalismo catalán.

El presidente del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL, Francesc Moreno, mostró su satisfacción porque la situación de los no nacionalistas hoy en Cataluña sea mejor que la de hace algunos años y que se hayan decidido a alzar su voz sin complejos, pero también lamentó que todavía haya una falta de una estrategia transversal que ayude a movilizar recursos para esta causa.

"Descubrí una Cataluña sometida y silenciada"
Francesc de Carreras, profesor de Derecho Constitucional y miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL, relató cuál fue su sorpresa al descubrir hace muchos años "la discriminación hacia los ciudadanos no nacionalistas" en Cataluña, cuando Robles -junto a otros activistas- fueron a visitarle a su despacho del Consejo Consultivo de la Generalidad -ahora Consejo de Garantías Estatutarias-. "Descubrí una Cataluña sometida, callada, segregada del resto, silenciada en los medios porque lo que decían era tan sensato que llegaba a ser revolucionario", aseguró. Una Cataluña que se movía "casi en la clandestinidad" y que el libro recoge "con rigor, detalle, minuciosidad y objetividad". "Es tremenda la parte del libro que habla de los años 80, con Terra Lliure, con raptos, con amenazas físicas, cosas de las que no nos enterábamos", añadió. "Es un libro imprescindible", insistió.

El periodista Iván Tubau calificó el libro de "extraordinario" y señaló que con su lectura "uno entiende todo lo que ha ocurrido en este tiempo", especialmente en el ámbito de la "imposición lingüística" que ha llevado a cabo el nacionalismo catalán. "Nuestros padres fueron engañados", concluyó.

El director de El Mundo de Cataluña, Álex Sàlmon, recordó que él descubrió el mundo del activismo no nacionalista precisamente en la acción de protesta que recoge la portada del libro, que consistió en un lanzamiento de octavillas durante un acto celebrado en el Palau de la Música en el año 1995, organizado, entre otros, por el propio Robles. Sàlmon reconoció que aquel "bofetón" le hizo acceder a una realidad que no conocía hasta entonces, a la que se acercó con una cierta "contradicción", puesto que se considera "militante" de las dos lenguas de Cataluña -castellano y catalán-, pero criticó que la situación del castellano en las escuelas se aleje de "la realidad" que se vive en la calle. El periodista tildó el libro de "exhaustivo" y aseguró que proporciona "mucha información".

"Un recorrido ameno por una historia árida"
La ex presidenta de la Asociación por la Tolerancia Marita Rodríguez calificó la obra de Robles como "un recorrido ameno por una historia árida" y como "el primer intento" de mostrar "un cuadro completo de la resistencia" al nacionalismo en Cataluña. "Un análisis demoledor" que demuestra la existencia de "un plan para excluir" el español de las escuelas catalanas y de la administración pública. Rodríguez también denunció que las "prácticas totalitarias" siguen dándose en la Cataluña actual, y puso como ejemplo el acoso que están sufriendo algunas de las familias que han recurrido a los tribunales para exigir que la Consejería de Educación garantice el derecho de los niños a recibir la educación en las dos lenguas oficiales de Cataluña.

El abogado Javier Nart y el periodista Juan Carlos Girauta, recientemente postulados como candidatos de Ciudadanos a la lista de las elecciones europeas, excusaron su ausencia del acto por compromisos ineludibles y enviaron sendos mensajes de apoyo a Robles. Nart señaló que "el libro es la referencia de quienes en la más absoulta soledad decidieron no rendirse frente al nacionalismo, y en ello están". Y Girauta felicitó a Robles y a otros activistas no nacionalistas porque "ya hemos ganado, puesto que no consiguieron ocupar nuestra conciencia ni nuestra voluntad". El profesor y escritor Santiago Trancón, coautor del 'Manifiesto de los 2.300', también mandó un mensaje de felicitación a Robles, "cuya labor ayudó a que la libertad y la verdad avancen frente al sueño totalitario del independentismo".

El catedrático de lengua catalana Jesús Royo aseguró que "el nacionalismo está llegando a sus últimas contradicciones" y que "la chequera de la culpa del franquismo se está acabando". Por su parte, el antropólogo Félix Pérez Romera, uno de los promotores de Ciudadanos, denunció que el nacionalismo catalán ha promovido políticas étnicas. "Los hechos diferenciales nos convierten a todos en hutus y tutsis", lamentó.

El profesor de economía, ética y ciencias sociales de la Universidad de Barcelona Félix Ovejero destacó "el enorme silencio, dolor y sufrimiento de tanta gente" que recoge el libro de Robles. Cargó contra "la ingeniería social" implementada por el nacionalismo, se preguntó quién diseñó ese proyecto, y denunció "la responsabilidad de la izquierda" ante lo sucedido en las últimas décadas en Cataluña, que solo beneficia a "unas élites extractivas". "Cuesta entender cómo ha sido posible", concluyó. "Es un libro estremecedor, que se lee como una novela", añadió.

"Es una obra monumental"
El acto también contó con la intervención del periodista Albert Balanzà, ex colaborador en Avui, Ara y ACN, entre otros, y autor del libro Boadella & cia, Els intents de crear un partit espanyolista a Catalunya, que "sin la ayuda de Robles no hubiera sido posible hacer". Balanzà quiso subrayar "las coincidencias" entre nacionalistas y no nacionalistas en Cataluña, por encima de las diferencias, y agradeció su invitación a la presentación, pese a su lejanía con los planteamientos ideológicos del autor.

El vicepresidente del Parlamento Europeo Aleix Vidal-Quadras, reciente fichaje estrella de Vox, tras treinta años miltando en el PP, aprovechó su intervención para felicitar a los presentes por "seguir en la brecha" tras "décadas conspirando a favor de la libertad". Vidal-Quadras subrayó que el libro "describe de forma cercana y periodística acontecimientos muy importantes" de la historia reciente de Cataluña, y calificó a Robles como una persona que "siempre ha estado al servicio de una causa: la libertad y su país". "Es una obra monumental", insistió. Vidal-Quadras lamentó que con la Constitución se intentó pacificar al nacionalismo pero que finalmente ha conseguido lo contrario, lo que supone "el gran drama de nuestra historia contemporánea". E hizo un llamamiento a la unidad de los partidos que comparten el objetivo de regenerar la política española.

Pero Vidal-Quadras también quiso contestar a Balanzà: "Antonio Robles y David Fernández (CUP) se parecen porque los dos llevaron calzado deportivo [en el Parlamento autonómico], y Mas y yo nos parecemos porque los dos hablamos catalán. Pero la diferencia es que Robles utiliza el calzado deportivo para andar, y Fernández para amenazar; y yo hablo catalán para comunicar, y Mas lo usa para oprimir".

"¿Esto sucedió en un país moderno de Europa y a la vista de todos?"
Una de las intervenciones más aclamadas por los asistentes fue la de la hispanista, ensayista y pedagoga sueca Inger Enkvist, quien destacó que el libro de Robles le hace pensar en "el peligro de las mentiras". "¿Esto sucedió en un país moderno de Europa y a la vista de todos? Es inaudito. ¿Y con la complicidad de muchos? Es trágico", advirtió. Enkvist criticó a los principales partidos de ámbito nacional por permitir el auge del nacionalismo, y a los sindicatos por no defender a sus miembros ni a los alumnos en las escuelas. "¿Qué lección se puede extraer de lo ocurrido? Que las cosas suceden paso a paso, como viene muy bien ilustrado en el libro", añadió, antes de denunciar que el nacionalismo ha utilizado "la educación y los medios para llevar a cabo un lavado de cerebro light".

Enkvist explicó que "los totalitarismos no exigieron que todos creyeran en ellos, sino que exigieron no manifestarse en su contra", una práctica aplicada también por el nacionalismo catalán, que "ahora se muestra como víctima mientras va imponiendo lo que quiere". Finalmente, respondió a quienes argumentan que la situación actual no es un problema porque, pese a todo, la mayoría de catalanes apoyan al nacionalismo: "Sí hay un problema, porque esto no es un proceso limpio, esto no es trigo limpio".


Recortes de Prensa   Página Inicial