AGLI Recortes de Prensa   Viernes 14 Febrero  2014

Un Gobierno débil, una oposición carroñera.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 14 Febrero 2014

Madina es el nuevo Zapatero. Un socialista radical imagen de las nuevas generaciones supuestamente "progresistas"de españoles y que no se sienten como tales. Un sujeto al que nada le importa el sacrificio de sus propios camaradas que dieron su vida por pertenecer a un partido político que defendía la libertad y la unidad de España.Un sujeto que piensa que son "nuevos tiempos" y que estos exigen "nuevas formas",lo cual justifica aliarse con el enemigo de España y la banda terrorista ETA. Lo malo de esto es que Madina no está solo en este irreconocible PSOE dispuesto a todo con tal de volver al poder y echar al PP.

Bien es sabido que el PSOE siempre se ha caracterizado por su falta de sentido del Estado y por ser un partido que ha fomentado la multiplicidad de mensajes dependiendo de la audiencia a la que se dirigía. Bien es sabido que para muchos de sus dirigentes priman los intereses regionalistas e independentistas sobre los intereses de España. Bien es sabido que su discurso es hipócrita cuando pide democracia y transparencia a los demás mientras es incapaz de dar ejemplo en las autonomías donde gobierna. Porque este PSOE carece de legitimidad política para exigir a otros lo que él mismo incumple de manera palmaria.

¿Y qué hace el PP y el Gobierno de Mariano Rajoy para denunciar esta forma ruin de proceder? Absolutamente nada. Un Gobierno que es débil y cobarde ante los constantes desafíos a su cometido. Un Gobierno que consiente que un "mindundi" de una comunidad en la que gobierna gracias al apoyo de los comunistas, se atreva a declararse insumiso en aspectos fundamentales legislativos.Un Gobierno que consiente a un Ministro de Interior que se desdice en cuestión de horas y deja en mal lugar a las FFyCCSE que dependen de él. Un Gobierno y un partido que admiten que "un verso suelto" haga política común con la oposición para desprestigiarles.

Este Gobierno tiene demasiados complejos y demasiados condicionantes internos para poder acometer las reformas que España necesita para salir de la crisis. Lo malo es que su ineptitud y su pusilanimidad va a ser aprovechada por un PSOE carroñero que ha sabido ver la debilidad de su enemigo político y se avalanza sobre él para liquidarle. El error ha sido que al disponer de la mayoría absoluta se ha considerado libre para hacer las políticas opuestas a las que propuso para alcanzar el poder. Un engaño masivo que pronto le va a pasar factura y que le va a alejar del poder durante un largo periodo si no hay un milagro y rectifica a tiempo.

Lo malo para España es que la alternativa a este PP es la vuelta al gobierno del PSOE con personajes tan radicales como Rubalcaba, ese Madina, o Soraya Rodríguez, acompañados por una IU aún más radical y sectaria. Ese indeseable futuro puede ser una realidad si no se es capaz desde el mismo PP de ofrecer a los ciudadanos argumentos convincentes que hagan olvidar el engaño y que sea un acto de contricción y de propósito de enmienda verificable y creíble. De no conseguirse, volveremos al pozo del saqueo, de la corrupción y de la desmembración de España favorecida por esta izquierda plural y traidora capaz de aliarse con los terroristas para alcanzar sus bastardos objetivos.

Está en manos del PP poner fin a todo esto si admite sus errores y cambia su política de no hacer nada.

Es el sistema, imbécil
Pedro de Hoyos Periodista Digital 14 Febrero 2014

El hartazgo es tal en el votante consciente que las próximas convocatorias electorales pueden significar el final del bipartidismo actual. Los grandes bloques se ven asaltados por nuevas iniciativas que pretenden cambiar España a partir de los nuevos resultados electorales. Hay iniciativas para todos los gustos, derechas, izquierdas y aquellos que se sitúan por encima del actual sistema.

Cuando el elector contempla que no todos somos iguales ante la Ley o que el actual funcionamiento democrático beneficia a unos pocos siente hervir la sangre. No basta con que una Infanta de España vaya a declarar ante decenas de periodistas para sentir la Justicia correr por nuestras venas; no puede tacharse de populista a quien demanda nombres importantes en las listas de encarcelados, no puede pensarse que es populismo pedir que los ladrones devuelvan lo robado. Cuando las Cajas de Ahorro se han evaporado ante nuestros ojos casi sin responsables, cuando a trabajadores sencillos se les expulsa de su propia casa mientras los partidos deben millonadas a los bancos, cuando los electos no responden ante los electores sino ante sus comités ejecutivos no basta una respuesta simple ante preguntas simples, hay mucho que cambiar.

Los grandes partidos tradicionales no ofrecen respuestas pues permanecen cruzados de brazos, con demagogia barata para captar los titulares del día siguiente; pero no basta con cambiar unos por otros, no basta el “turnismo” que en otras épocas históricas nos crucificó, hay que ir más allá y deshacerse de un sistema que es causa de nuestros propios problemas. La marcha de una nación (¿Somos una nación?) es evidentemente responsabilidad de sus votantes, pero las trabas que los partidos tradicionales ponen para abandonar el sistema corrupto recuerdan a las que las compañías telefónicas o eléctricas ponen a sus clientes para cambiar de proveedor. ¿No es todo el mismo truco?

El votante español gira condenado por siglos en torno a la noria del bipartidismo, hollando mil veces el mismo suelo, representando elección tras elección el papel tonto de pobre manso, sin jamás llamarse a una rebelión colectiva ante la trayectoria sin escrúpulos de quienes se benefician del actual sistema. Algo habrá de hacer el dócil votante para con su pataleta hundir un sistema que consiente la explotación del hombre por el comité ejecutivo, del hombre por el militante selecto, del hombre por la clase. Por el político, por el sistema.

DENTRO DE LA GRAVEDAD
Esa justicia tan... relativa
Eurico Campano www.gaceta.es 14 Febrero 2014

La perversión del sistema ha llegado a tal extremo que la Justicia y los jueces están dispuestos a poner su firma bajo cualquier premisa por ilegal.

El manifiesto de 33 magistrados catalanes considerando válido el llamado por los independentistas 'derecho a decidir' es la penúltima muestra de como en un país como el nuestro, antes llamado España, la perversión del sistema ha llegado a tal extremo que la Justicia y los jueces están dispuestos a poner su firma bajo cualquier premisa por ilegal o inconstitucional que esta pueda llegar a ser. Y de como se ha llegado a tal inversión en los procederes lógicos de cualquier Estado de Derecho que, en primer lugar se coloca el objetivo político - en éste caso la independencia - y después se buscan las herramientas necesarias para apuntalarlo jurídicamente - o así -. Bien lo saben algunos procesados de postín -que lo fueron, como Mario Conde- y bien lo han escrito y descrito; de qué modo y en qué manera fueron, primero víctimas de una condena política y después, de un tortuoso y alambicado procedimiento legal - que muchos podrían llamar sin ambages prevaricador - para conducirles durante años a una celda.

Sucede además que en las últimas horas hemos conocido que el Tribunal Constitucional tampoco tiene claro que, nada menos que el Gobierno de España, tenga capacidad para impugnar la declaración soberanista que el ejecutivo autonómico -que lo es en virtud de las leyes españolas - hace de una parte del territorio nacional. No vamos a abundar en el ya conocido argumento, desde ex-presidentes del Gobierno como Felipe González hasta juristas con décadas de brilante y prestigiosa ejecutoria, profesional y académica, han utilizado de que en ese hipotético referéndum también deben votar y decidir los andaluces, o los catellanos o los asturianos, un suponer, porque Cataluña es una parte de España y España es tal porque en ella se contiene a Cataluña.

Baste señalar que si el Tribunal Constitucional, garante de la salvaguarda de la Ley Suprema que rige nuestros destinos no tiene claro -o aún teniéndolo lo supedita a bastardos intereses políticos- que el sujeto de la voluntad nacional es el conjunto del pueblo español y no sólo una parte, estamos perdidos.Por eso, cada día más, suenan a broma macabra todas y cada una de las declaraciones, repetidas 'ad infinitum' por políticos de toda laya acerca de su respeto a las decisiones de los tribunales. ¿No será que las respetan porque son ellos quienes las sugieren e impulsan?. O al revés; ¿son los tribunales los que, con su inmenso poder pueden determinar según qué comportamientos políticos, como hemos visto en otro tipo de asuntos, como los que tienen que ver con la llamada 'corrupción de guante blanco'. Hay días en los que a uno le cambian los personajes y le deshacen la trama por completo. Aunque el atrezzo siga siendo el mismo.
- See more at: http://www.gaceta.es/eurico-campano/justicia-relativa#sthash.EdS32Eqf.dpuf

Carlos Wienberg: "Es muy grave que en democracia la gente no se atreva a expresar su opinión por miedo"
El abogado alemán instalado en Barcelona desde 1989 y uno de los firmantes de la 'Declaración de Barcelona', asegura que "muchos más [directivos] se han negado a firmar por miedo a represalias".
Redacción www.cronicaglobal.com 14 Febrero 2014

Carlos Wienberg, abogado alemán instalado en Barcelona desde 1989 y uno de los firmantes de la Declaración de Barcelona, asegura que "muchos más [directivos] se han negado a firmar por miedo a represalias" y argumenta que "es muy grave que en democracia la gente no se atreva a expresar su opinión por miedo".

Wienberg ha sido presidente del Círculo de Directivos de Habla Alemana entre 1998 y 2002, fecha esta última en que recibió la Cruz Federal del Mérito que concede el gobierno alemán por su labor de promoción de las relaciones germano-españolas.

Ahora, después de vivir 25 años en Barcelona y tras detectar "la existencia de un gran malestar entre los empresarios y directivos en Cataluña", ha prestado su apoyo a la iniciativa proveniente del mundo empresarial que advierte de las "nefastas consecuencias" que tendría una eventual secesión de Cataluña del resto de España.

"Todas las empresas tienen miedo a las consecuencias"
Wienberg, en una entrevista para El Economista, justifica la campaña contra la independencia de Cataluña lamentando que "las patronales locales no se han expresado y nadie por parte de la economía ha advertido del peligro que supondría para Cataluña salir de la Unión Europea y del euro. Ante esta situación, decidimos hacerlo nosotros".

Asegura que "en sólo una semana", reunieron las 60 firmas, y siempre "a título personal" puesto que, también en este caso, "las empresas temen las consecuencias". No obstante, subraya que "muchos más se han negado a firmar por miedo a represalias. [...] Es muy grave que en democracia la gente no se atreva a expresar su opinión por miedo".

Del mismo modo Wienberg ha apuntado que no es sólo una percepción de las empresas de origen alemán. "Todas tienen miedo a las consecuencias", afirma, "tienen miedo a perder clientes, a que los nacionalistas les señalen y vayan contra ellos. Por eso los firmantes de la declaración somos muy conscientes de lo que arriesgamos, pero decidimos denunciar la situación", añade.

"Queremos contribuir a una solución del conflicto"
"Los directivos de la multinacionales con sede en Barcelona", prosigue Wienberg, "me aseguran que desde las matrices les preguntan mucho. [...] Piense que, si se produce la independencia, Cataluña sería como el extranjero, con aranceles, con otra moneda, con otros bancos, sin la libre circulación de trabajadores... Es un escenario que preocupa a las multinacionales con presencia aquí porque tendría muchos efectos negativos para ellas", advierte.

En cuanto a los exabruptos del diputado de ERC Joan Tardà y del ex consejero del mismo partido Josep Huguet -ambos descalificaron a su modo la toma de partido de los empresarios firmantes vinculándolos al nazismo-, Wienberg ha comentado lo siguiente:

"Cuando la gente no tiene razones regresa a este tipo de argumentos y es muy lamentable. Nosotros hicimos una presentación razonada con argumentos racionales. Lo que dice este señor no es racional, así que no nos la vamos a tomar en serio. Igual que no nos tomamos en serio la declaración de una diputada de la CUP diciendo que la opinión de los empresarios alemanes se la trae floja".

"Nosotros queremos presionar para que haya una solución negociada", ha explicado quien suscribe y defiende la Declaración de Barcelona, "que se alcance un pacto que evite el choque de trenes. Dejar claro que Cataluña quedaría fuera de la UE y del euro. Queremos contribuir a una solución del conflicto que no contemple la independencia de Cataluña, porque esta tendría muy graves consecuencias para su economía y su población", ha concluido.

OBVIANDO DATOS
"El País" oculta información relevante sobre la ruptura con Cataluña
El Semanal Digital 14 Febrero 2014

Un nuevo elemento de tensión viene a echar leña en el fuego del desafío independentista. Sin embargo, el determinante documento no ha encontrado el mismo eco en todos los periódicos.

Con permiso del pulso del PP en Andalucía con el nuevo candidato y la disciplina de voto popular en torno al aborto en el Congreso, un tema coincide este miércoles en la prensa, según el resumen de Periodista Digital.

La agitación separatista en Cataluña cuenta con un nuevo elemento de tensión. Unos sesenta directivos y empresarios residentes en Cataluña, la mayoría de ellos alemanes, presentó este martes el manifiesto llamado Declaración de Barcelona, en el que adiverten de las consecuencias que tendría para Cataluña la ruptura con el resto de España: empobrecimiento, salida de la UE, pérdida del euro...

Este gesto se niegan a hacerlo docenas de empresarios y directivos catalanes, salvo José Manuel Lara y José Luis Bonet.

El Manifiesto afirma lo siguiente: "Si Cataluña se separa de España ya no pertenecerá a la UE. Las negociaciones de adhesión para reincorporarse de nuevo durarían años y requerirían unanimidad (...) no existiría la financiación a través del Banco Central Europeo.

ABC, El Mundo, La Razón y El Periódico dan importancia a la Declaración de Barcelona; La Vanguardia no lo menciona en su portada, pero le dedica tres columnas en página par; El País lo mete en un párrafo en página par, dentro de otra pieza.

ABC destaca la Declaración en portada, pero curiosamente lo traslada a la sección de economía, no a la de nacional, como si el debate separatista catalán fuese un asunto de dinero.

Un grupo de 60 directivos europeos con intereses en la comunidad crea una plataforma para alertar de las "nefastas consecuencias" de la escisión. Quizás menos atenazados por el miedo a desmarcarse de la corriente oficialista, también con una visión más pragmática, los empresarios y profesionales extranjeros con intereses en Cataluña dieron un paso al frente con la constitución de una plataforma que pretende alertar de las "consecuencias nefastas" de seguir adelante con el proceso soberanista.

La Razón hace mención en portada y reproducción íntegra del manifiesto en el interior. Si hay un sector que intenta mantenerse distanciado del proceso soberanista ése es el empresarial. Desde que Artur Mas puso en marcha su viaje a la independencia, el mundo económico ha optado por la discreción, por maniobrar en encuentros privados y por evitar los aldabonazos en público. Algunos, muy pocos, han optado por expresar en público su oposición al proyecto de Mas, pero nunca hasta ayer apareció un grupo organizado para pedir que se ponga fin un proceso que tendrá "nefastas consencuencias".

El Mundo
En una página dedicada por completo a la situación en Cataluña, el titular de la principal información es el siguiente: Empresarios de la UE contra Mas alertan de los peligros del "fervor nacionalista" y de sus "nefastas consecuencias". Y en un destacado: Rosell avisa de que la independencia sería un "destrozo de relaciones humanas". El periódico destaca que tanto Rosell, presidente de la CEOE, y los profesionales firmantes de la Declaración de Barcelona, apelan al diálogo.

El Periódico de Cataluña no no sólo lleva en portada la Declaración, sino que además da algunas reacciones de los separatistas: La diputada de la CUP Isabel Vallet ha dicho este martes, en relación con el manifiesto que han difundido algunos empresarios alemanes contrarios a la independencia de Cataluña, que a su formación "se la trae floja" lo que digan, porque quien "tiene que pronunciarse y decidir es la población catalana".

Para La Vanguardia el titular es el siguiente: Directivos alemanes consideran "nefasta" la independencia. Pero entre las frases, este periódico destaca una del ministro Luis de Guindos: Guindos no ve a los inversores preocupados por el proceso "No existe inquietud (en los mercados) porque el mensaje dle Gobierno es claro: no habrá referéndum ni indepedencia."

Sorprende la poca importancia que El País da al manifiesto. Aparece al final de una pieza encabezada por este titular: Mas pide una "oferta de Estado" para renunciar a la independencia. El portavoz, Albert Peters, reveló que muchos ejecutivos no han firmado por miedo a comprometer a sus empresas -sí lo ha hecho Erwin Rauhe, consejero delegado de BASF-España- y avisó de que temen la inseguridad jurídica que sufrirán si se consuma la ruptura.

FALTA DE RESPETO A LA CONSTITUCIÓN’
Manos Limpias denuncia a 33 jueces pro consulta soberanista
Rosalina Moreno www.gaceta.es 14 Febrero 2014

El sindicato considera que incurrieron en una falta disciplinaria muy grave por ‘apoyar la legalidad de la consulta en Cataluña’

Manos Limpias ha presentado este viernes una denuncia ante el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) contra los 33 jueces catalanes que han firmado un manifiesto en el que apoyan la legalidad de la consulta en Cataluña, al considerar que han cometido una infracción disciplinaria muy grave por "falta de respeto y acatamiento a la Constitución".

Miguel Bernard, Secretario General del sindicato, destaca en GACETA.ES que todos los cargos públicos, "y con mucho más motivo los componentes del Poder Judicial", están obligados a acatar la Constitución, y advierte de que "ese manifiesto, que ya han anunciado que lo van a presentar en el Parlamento, es un ataque directo a la Constitución al apoyar el derecho a decidir, que es algo inconstitucional e ilícito". “Nos parece de una gravedad tan grande que no sé cómo todavía ni el Fiscal General del Estado ni el presidente del Gobierno ni el ministro de Justicia hayan tomado cartas en el asunto porque esto es ya una sublevación y un intento de sedición apoyado por ni más ni menos que por 33 jueces de Cataluña”, añade.

Bernard indica que la sociedad tiene motivos para estar "profundamente alarmada" ante el hecho de que quienes están llamados a ser los máximos garantes de la legalidad vigente y del Estado de Derecho tengan un "comportamiento no ya reprobable", sino que constituye una falta “muy grave” a la luz del artículo 417 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

“Lo que pasa es que como estamos en un país en el que estamos acostumbrados a todo, pero en cualquier país democrático, de inmediato, habría habido suspensión cautelar de estos magistrados y hubieran abierto un expediente disciplinario por falta muy grave”, apostilla.

Asimismo, si las diligencias practicadas dan lugar a posibles delitos de incitación a la sedición o desobediencia a las resoluciones judiciales, Manos Limpias pide que se ponga en conocimiento del tribunal competente y del Ministerio Fiscal.

“Para mí si hay indicios penales porque es apoyar un intento de sedición, subvertir el orden constitucional, no por la fuerza, sino mediante actuaciones. Es un levantamiento que el propio Poder Judicial está haciendo apoyando un proceso secesionista, independentista”, concluye.

Firmantes
Este jueves, 33 jueces catalanes hicieron público un manifiesto por el "Derecho a Decidir" en el que defienden la legalidad de la consulta soberanista "en el actual marco constitucional" e "interpretado a la luz de la normativa internacional"."La negación del 'derecho a decidir' solo puede entenderse por un criterio estrictamente ideológico y político de negar la realidad nacional de Cataluña", recoge el texto.

Entre sus firmantes figuran Montserrat Comas, que fue vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) entre 2011 y 2008 y ex presidenta del Observatorio de Violencia de Género; los dos instructores del caso Palau, Juli Solaz y Josep Maria Pijuan; jueces de instrucción como Josep Maria Miquel Porres y Josep Niubó, y el magistrado de la Audiencia de Barcelona Santiago Vidal.
- See more at: http://www.gaceta.es/noticias/manos-limpias-denuncia-33-jueces-pro-consulta-soberanista#sthash.QpX20d4g.dpuf


******************* Sección "bilingüe" ***********************

La destrucción de la derecha social

José Javier Esparza www.gaceta.es 14 Febrero 2014

Sigue habiendo una derecha social –y muy extensa- que mantiene sus principios pese a la deserción del partido que mayoritariamente la representa

Hace unos treinta años tuvo que cerrar el periódico de izquierdas “Liberación”. ¿Nadie se acuerda? Liberación era un diario que salió a a calle con la pretensión de dar voz a la izquierda independiente en los primeros años del felipismo y que inmediatamente se vio acosado por todas partes, empezando por un PSOE que no estaba dispuesto a que en la izquierda española hubiera otra voz distinta de la suya. Liberación cerró dejando tras de sí la estela –romántica y llorosa- que dejan las barricadas perdidas. Hoy son otros los medios que están cerrando: los que han intentado dar voz a la derecha social, la de verdad, la que está en la calle, con un acentuado sentido de la independencia que, por supuesto, no ahorra las críticas a la derecha oficial, es decir, al PP. Una vez más, el desorden establecido no ha permitido que se escuche otra voz distinta a la suya.

No hay que quedarse en la lágrima. Para un periodista vencido nada hay más consolador –ni estéril- que llorar sobre la leche derramada y echar la culpa al poder. Mejor será elevar un poco la mirada y poner el foco sobre el proceso general que está viviendo la sociedad española en los últimos tres o cuatro años y, más específicamente, sobre la deriva de eso que comúnmente se llama “derecha social”, es decir, toda esa gente que ha creído y aún cree en la unidad nacional de España, en la libertad personal, en la familia, en la propiedad, en el derecho a la vida y en la vigencia de la civilización cristiana. Porque eso es lo que está pasando.

Hace sólo seis años, España era un hervidero de inquietud social en el ámbito de la derecha. Las víctimas del terrorismo enarbolaban la dignidad nacional. En Cataluña, Galicia, las Baleares, Valencia y el País Vasco surgían movimientos cívicos que defendían la libertad lingüística. Un día sí y otro también aparecían plataformas que reivindicaban el derecho a la vida o el matrimonio natural, que preconizaban la libertad de enseñanza y la objeción de conciencia a la “Educación para la Ciudadanía” zapateriana, o que defendían la unidad de la nación española. Hoy es fácil decir que eran “cuatro gatos”. Podrá desmentirlo cualquier que haya estado en las numerosas manifestaciones de aquellos años. Todo aquel magma encontraba eco en unos medios de comunicación ardorosamente comprometidos con sus ideas y dispuestos a defender esos principios contra viento y marea, es decir, contra un poder violentamente hostil, contra una oposición pacata y contra una mayoría mediática uniformemente progre y, cuando no, acobardada. Hace seis años pareció, en definitiva, que en España podía nacer una derecha de principios e ideas, una derecha digna de ese nombre.

Hoy, seis años después, de todo aquello apenas queda nada. Las víctimas del terrorismo han sido ignominiosamente chuleadas y humilladas. La reivindicación de libertad lingüística no ha logrado más que un cobardón apaño en la nueva ley de educación, apaño que sigue otorgando a los poderes regionales la prerrogativa de postergar en la práctica la lengua española. Lo mismo ha ocurrido con la defensa de la libertad de enseñanza o con la objeción a EpC. El matrimonio natural ha quedado definitivamente relegado en beneficio del denominado matrimonio homosexual. El movimiento por el derecho a la vida ha sido neutralizado con una legislación de mínimos que en realidad, si sale adelante, nos devolverá a la situación previa a la ley Zapatero-Aído. Las plataformas por la unidad nacional han sido silenciadas. Las clases medias, vapuleadas por una política fiscal neosocialista. En cuanto a los medios de comunicación que ponían voz a todo eso, atraviesan por una crisis atroz, zarandeados por deudas insostenibles o acosados por decisiones administrativas –es decir, políticas- que les han impedido sobrevivir porque no se les ha permitido hacer su negocio. Y lo más importante de todo: quien ha sepultado la efervescencia de la derecha social no ha sido la sectaria izquierda de otrora, sino la derecha política de ahora; un partido, el PP, que fue llevado literalmente en volandas al poder por esa derecha social hoy quebrantada.

El gran drama, efectivamente, es ese. El desmantelamiento de la derecha mediática sólo es una parte, y quizá no la más importante, de un proceso mayor: el desmantelamiento de la derecha social. Estamos asistiendo a una operación de domesticación sociopolítica que parece concebida para frustrar cualquier rectificación de la deriva que España arrastra desde hace más de treinta años. Y quien ha ejecutado la demolición no ha sido una izquierda hostil, sino una derecha política armada con “dinamita amiga”. Ha sido el Gobierno del PP quien ha puesto en práctica la excarcelación masiva de etarras. Ha sido el Gobierno del PP quien ha consolidado el modelo estatalista de enseñanza. Ha sido el Gobierno del PP quien, más allá del caso catalán, se ha empeñado en sostener el ruinoso sistema autonómico. Ha sido el Gobierno del PP quien ha neutralizado al movimiento pro vida con un aparato retórico-legal que apenas cambia nada. Ha sido el Gobierno del PP quien ha estimulado la aniquilación de la derecha mediática más combativa –mientras, al mismo tiempo, rescataba de la ruina a los grandes grupos de la izquierda-, y ello con la aquiescencia de cabeceras e instituciones tan tibias ayer como sumisas hoy. En definitiva, ha sido la derecha-poder quien ha destruido a la derecha social.

¿Y ahora qué? En realidad esa es la única pregunta importante. Sigue habiendo una España inasequible a la domesticación. Sigue habiendo una derecha social –y muy extensa- que mantiene sus principios pese a la deserción del partido que mayoritariamente la representa. Pero en un sistema partitocrático, como es el nuestro, la orfandad institucional es un trago muy duro. Es muy difícil sobrevivir.

Ahora hay dos opciones. Una, que la derecha social despierte en torno a las nuevas alternativas políticas que se van formando, fruto de la traición del PP a sus votantes. La otra, que el sistema triture, digiera y recicle cualquier disidencia convirtiéndola en detritus marginal. Si prevalece esta última alternativa, podremos ir olvidándonos de la supervivencia de España como agente histórico relevante.

El futuro no está escrito, pero ese es el paisaje. Que cada cual actúe en consecuencia.
- See more at: http://www.gaceta.es/jos%C3%A9-javier-esparza/destrucci%C3%B3n-derecha-social#sthash.oKNPzGxZ.dpuf

El Constitucional debe admitir a trámite la impugnación del Gobierno
EDITORIAL El Mundo 14 Febrero 2014

La vicepresidenta del Tribunal Constitucional, Adela Asúa, afín al PNV, nombrada a propuesta del Partido Socialista y ponente de la impugnación del Gobierno a la declaración soberanista del Parlamento de Cataluña, defendió ayer ante el Pleno del Tribunal que se trata de una declaración política que carece de efectos jurídicos y, en consecuencia, no debe ser objeto de pronunciamiento del Constitucional. En definitiva, lo que propone es la inadmisión a trámite de la impugnación del Gobierno. Lo que la señora Asúa defiende es que estamos ante una manifestación de una aspiración del Parlamento catalán que debe enmarcarse dentro del principio democrático que garantiza la libre conformación de la voluntad política.

La señora Asúa desconoce así deliberadamente que el acuerdo soberanista aprobado hace un año por el Parlamento catalán es ni más ni menos una hoja de ruta que ya ha tenido los siguientes efectos: establecimiento de la fecha de un referéndum de autodeterminación, formulación de la pregunta y hasta una modificación de los Estatutos de TV3, la televisión pública catalana, para que pueda emitir las campaña para el referéndum como si fuera publicidad institucional.

El contenido de la ponencia defendido por la vicepresidenta es aún más grave porque ha ignorado el debate informal que los magistrados del Tribunal celebraron el pasado noviembre, en el que quedó claro que la mayoría rechazaba la declaración soberanista, incluida cualquier interpretación que pudiera dar alas al intento secesionista de Artur Mas. Debates como ése se celebran precisamente para orientar al ponente sobre la sensibilidad del pleno a propósito del asunto de que se trate. De modo que Adela Asúa era consciente de que la mayoría del Tribunal, que ya el pasado julio prorrogó por unanimidad la suspensión del acuerdo del Parlamento catalán, consideraba que éste es radicalmente anticonstitucional y que tiene unos efectos jurídicos que afectan a la propia constitución del Estado.

Pero Adela Asúa ha hecho suyos los argumentos de los letrados de Artur Mas y, de ese modo, ha proporcionado un balón de oxígeno al presidente de la Generalitat precisamente en el momento en que se estaban debilitando sus posiciones y fortaleciéndose las de quienes se oponen a sus pretensiones. El pleno de ayer no incluía este tema en su orden del día, lo que quiere decir que ésta es una primera aproximación al asunto en su fase decisoria.

Pero la mayoría de los magistrados consideró la ponencia de Adela Asúa una auténtica tomadura de pelo a los presentes. Es de justicia señalar la prudencia del presidente Francisco Pérez de los Cobos, que ayer apeló al consenso entre los magistrados. Del mismo modo, es obligado preguntar al Partido Socialista a qué clase de expertos juristas aúpa al Tribunal Constitucional, cuya función es precisamente la de interpretar las leyes y los acuerdos de los parlamentos a la luz de la Constitución que están obligados a defender. Y la hipótesis de que estemos ante un movimiento de los magistrados nombrados por el PSOE sólo para incomodar al Gobierno evidenciaría tal grado de irresponsabilidad ante un asunto de la gravedad y la trascendencia del que nos ocupa, que haría de este partido una formación inhabilitada para gobernar y defender España.

Cataluña
Vademécum de la dignidad ciudadana
Eduardo Goligorsky Libertad Digital 14 Febrero 2014

Podemos considerarnos afortunados de que Antonio Robles, histórico protagonista e impulsor de todas las campañas que se libraron y se siguen librando para rescatar a Cataluña del Leviatán secesionista, se haya decidido a transmitirnos sus experiencias en un prolijo vademécum de la dignidad ciudadana, dignidad ciudadana en cuya defensa se movilizan quienes siguen comprometidos con el pensamiento humanista que emana de la tradición ilustrada. Las casi 700 páginas de su Historia de la Resistencia al nacionalismo en Cataluña (Biblioteca Crónica Global, 2013) serán un texto de consulta obligada tanto para los estudiosos como para los profanos que deseen conocer a fondo, por un lado, los entresijos de la trama pacientemente armada por los secesionistas para conquistar todos los resortes del poder y someter a quienes consideraban sus súbditos a un inescrupuloso lavado de cerebro que comienza en el parvulario y, por otro, la gradual contraofensiva de los ciudadanos aglutinados en asociaciones empeñadas en recuperar y salvaguardar sus libertades y los valores de la convivencia civilizada dentro de una sociedad abierta.
Sobresaltos de la clandestinidad

Una de las muchas virtudes del libro consiste en que es parco en retórica y muy rico en información, con el añadido de que se puede leer, en muchos tramos, como una novela del género negro sin que ello reste un ápice a su rigor fáctico y documental. Por tratarse, sin exagerar, de una "Resistencia", como reza el título, padeció los sobresaltos de la clandestinidad, los azotes de la violencia y los abusos de la censura. Precisamente uno de los primeros hitos de esta Resistencia fue un libro underground escrito por un personaje enigmático oculto tras el seudónimo Azahara Larra Servet. Su título, Extranjeros en su país (Ediciones Libertarias, 1992), era profético: hoy los secesionistas se proponen dividir un país, España, para que los españoles sean extranjeros en Cataluña y los catalanes sean extranjeros en España… y en Europa. Un grupo de lectores de aquel libro se convirtió en el Colectivo Azahara, matriz de los movimientos posteriores de la Resistencia. ¿Por qué Azahara? Robles lo explica en su vademécum con conocimiento de causa: él era Azahara Larra Servet.

Como en las novelas del género negro, hay tiros, secuestros, atentados. Los malos no maltratan a detectives privados y herederas rubias, sino a intelectuales, políticos y ciudadanos celosos de sus derechos que se atreven a desafiar al Leviatán secesionista.

En marzo de 1981 se publicó el Manifiesto por la igualdad de los derechos lingüísticos en Cataluña, que sería recordado como Manifiesto de los 2.300 por el número de sus firmantes. A uno de estos, Federico Jiménez Losantos, lo secuestran los sicarios de Terra Lliure, lo llevan a un campo de algarrobos cerca de Barcelona, lo atan a un árbol y le disparan a una pierna. Se ha levantado la veda. Otros vándalos sectarios acosan y agreden a las madres que exigen enseñanza bilingüe para sus hijos; boicotean con violencia, ante la mirada pasiva de los rectores, a los intelectuales y políticos que intentan exponer ideas discrepantes en las universidades; y expulsan de las asambleas, incluso de SOS Racisme, a quienes denuncian la proscripción de la lengua castellana. Antonio Robles describe estos episodios con lujo de detalles.
La dictadura blanca

El libro desmenuza con precisión quirúrgica las medidas arbitrarias y represivas que la Generalitat adoptó, desde que Joan Reventós la dejó en manos de Jordi Pujol en 1980, para extirpar la lengua castellana de las escuelas y las instituciones de Cataluña, con el propósito de silenciarla paulatinamente en la calle y en la vida familiar. El anterior presidente, Josep Tarradellas, ya lo había advertido al catalogar el gobierno nacionalista de "dictadura blanca". Pero dichas medidas, además de arbitrarias y represivas, eran ostensiblemente inconstitucionales, y Antonio Robles enumera y desarrolla las sentencias del Tribunal Constitucional, la Audiencia Nacional y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña que las fueron invalidando una a una. Con el agravante de que en todos los casos la Generalitat desobedeció impunemente los mandatos del Poder Judicial e hizo ostentación de su rebeldía. Robles también se ocupa de reproducir los documentos que impugnan estas transgresiones.

La acumulación de desafueros colmó la paciencia de muchos ciudadanos y la semilla plantada por el Colectivo Azahara fructificó en una serie de organizaciones que configuraron la Resistencia a la ofensiva secesionista. El vademécum dedica generoso espacio a describir su origen y desarrollo, así como las vicisitudes que debieron pasar en un ambiente político hostil a todo lo que reivindicara los derechos de la lengua, la cultura y la solidaridad españolas. Entre estas organizaciones sobresalió y sigue sobresaliendo la Asociación por la Tolerancia, cuyo primer presidente fue Antonio Robles y que tiene a Marita Rodríguez como figura emblemática. La asociación otorga todos los años el Premio a la Tolerancia a personalidades como Mario Vargas Llosa, Gabriel Jackson, Fernando Savater o Victoria Prego, y solo se equivocó al concedérselo a Pasqual Maragall, quien lo despreció en un episodio bochornoso que Robles describe con todos sus pormenores.
La traición de la izquierda

La "espantada" de Maragall, como la califica Robles, fue típica de lo que el autor también define como "la traición de la izquierda". El PSC y el PSUC, de donde procedían, como militantes o simpatizantes, la mayoría de los miembros de la Resistencia, maniobraron inicialmente para cooptar a sus excompañeros y ponerlos al servicio de la alevosa deriva hacia el nacionalismo identitario, pero no tardaron en estigmatizarlos con saña estalinista al comprobar que eran incorruptibles. Robles desenmascara, implacable, a estos cazadores de incautos:

El comunista que viviera siempre como un burgués a base de escribir contra la burguesía sin asomo de mala conciencia ("Yo asumo mis propias contradicciones", solía decir el caradura), mi admirado columnista de la revista Triunfo, Manuel Vázquez Montalbán, representa el prototipo de intelectual orgánico que más ayudó al nacionalismo a pastorear y enajenar las conciencias de quienes se tenían que haber rebelado y no lo hicieron confiados porque habían sido compañeros de viaje en los tiempos difíciles de la dictadura.

Los socialistas que realizan labores de celestinazgo para el nacionalismo no le merecen más respeto y les dedica muchas páginas de acusaciones concretas y verificables. Reproduce diálogos que entabló con Josep Maria Sala y otros dirigentes presuntamente permeables a los argumentos de los defensores de la enseñanza bilingüe y confiesa que todos desembocaron en decepciones mayúsculas. El dogma de la inmersión lingüística les había comido el coco. Incluso a la falsa renovadora Carme(n) Chacón, que no figura en el libro pero merecería estar.

Idénticos choques tuvo con presuntos representantes de los andaluces radicados en Cataluña. Y los jerarcas de UGT y CCOO le demostraron que se pasaban por el arco de triunfo los derechos de sus afiliados castellanohablantes, convertidos -ellos, y sobre todo sus hijos- en sujetos de la ingeniería social secesionista. Robles retrata sin pelos en la lengua a José Luis Álvarez, secretario general de la UGT:

Últimamente, además, ha pasado de caniche del nacionalismo para neutralizar al mundo obrero, a pedir el derecho a decidir, acabar con la solidaridad territorial y exigir para Cataluña la gestión de todos los impuestos. Y eso que nació en Asturias.

Un parto difícil
Robles explica que llegó un momento en que empezó a tomar cuerpo, entre algunos protagonistas de la Resistencia, la idea de formar un partido político que canalizara todos los esfuerzos hasta entonces dispersos. Era evidente que se avecinaban tiempos difíciles para las libertades y los derechos de los ciudadanos: el Leviatán secesionista monopolizaba los resortes del poder; había montado una gigantesca maquinaria de propaganda que incluía todos los medios de comunicación públicos y algunos privados abducidos mediante subvenciones; utilizaba todos los niveles de la enseñanza para adoctrinar a las nuevas generaciones con un mensaje cargado de fanatismo identitario; coaccionaba al mundo productivo para arrancarle una adhesión que este le negaba; dilapidaba los fondos que aportaban los ciudadanos de toda España, sustrayéndolos de los presupuestos de sanidad y educación, para invertirlos en museos del odio y en estériles y ridículas caricaturas de diplomacia, y anunciaba sin pudor su intención de llevarse por delante todas las barreras legales para implantar la independencia.

El desenlace es conocido: nació Ciutadans. Un parto difícil y una criatura polifacética que Robles evoca así:
El relato detallista de la historia de la Resistencia, se vuelve impresionista y sentimental con C's. Sólo las pinceladas necesarias para explicar la llegada al Parlamento, la descripción de una campaña electoral que dio la vuelta al mundo, mi decisión de abandonar el acta de diputado y el relato, en capítulo aparte, de una de las convicciones que aún hoy creo imprescindible para que el proyecto de una España de ciudadanos libres e iguales, triunfe: la fusión de C's y UPyD, la Tercera España.

Un broche de oro. La fusión de C's y UPyD, la Tercera España. El desiderátum.
Mientras se demora este desiderátum, los ciudadanos independientes, que damos nuestro voto crítico al PP pero no le debemos fidelidad, que deseamos ser libres e iguales en una España cohesionada, laica y solidaria, nos preguntamos qué impide dicha fusión. ¿Los bizantinismos ideológicos? ¿Los personalismos? Sin la fusión, no nos quedan alternativas: sólo el vapuleado PP. Que no se quejen los divididos y desairados.

Antonio Robles, Historia de la Resistencia al nacionalismo en Cataluña, Biblioteca Crónica Global, 2013. Con prólogo de Juan Carlos Girauta.

Tentación peligrosa
Carlos Herrera ABC 14 Febrero 2014

Pocas cosas le convienen más a esta España desencajada y convulsa que la permanencia de Pérez Rubalcaba al frente del PSOE. No se trata de una adulación espontánea y gratuita: se trata de una inyección interesada. A pesar de todos los pesares, APB es la mejor garantía de estabilidad de la que puede gozar este solejar con albarradas. Paso a explicarme, con la venia de mis lectores.

No conviene que pierda las elecciones europeas aquel que depende de ello para seguir al frente del principal partido de la oposición. La mejor apuesta por todo tipo de inestabilidades es que el inquietante cántabro deba retirarse en la carrera por el liderazgo socialista cara a las próximas elecciones generales. Quienes, desde la derecha política, acaricien la idea de una derrota inmediata de su adversario no perciben el peligro que a la larga supone prescindir de el único individuo que se puede permitir el lujo de establecer acuerdos de Estado deseables a meses vista. Rubalcaba, nos guste o no, es el hombre que puede suscribir coaliciones que establezcan nuevos escenarios de estabilidad y despegue al estilo de aquellos –Pactos de la Moncloa– que permitieron un cierto milagro en la transición. El problema está en que hay que salvarle de sus propios correligionarios, no de sus adversarios.

El Partido Socialista en Navarra, por ejemplo, está loco por la música. Tanto es así que está dispuesto a caminar de mano de Bildu con tal de desalojar del poder a UPN. Yolanda Barcina merecerá todas las críticas que se quieran hacer, pero a nadie que quiera ser algo en política nacional se le ocurrirá, en su sano juicio, emprender acciones de la mano de quienes quieren anexionar Navarra a la fantasmagórica Euskalerría del nacionalismo vasco. Flaco favor se hacen a sí mismos quienes bendicen esa operación. Bildu, y lo que le cuelga, están esperando un tonto útil en forma de socialista que les haga el trabajo sucio y así poder establecer una aberrante política de anexión. El PSOE aspirante a gobernar España no puede consentirlo, se ponga como se ponga el hambriento socialismo navarro.

Si APR no sucumbe a esa infantil tentación y si los votos europeos le son favorables, podrá aspirar sin problemas a la candidatura a la presidencia del gobierno que su partido ha organizado de forma inusualmente abierta. Con Rubalcaba al frente del PSOE se abre un futuro más interesante que sin Rubalcaba al frente del PSOE. Las próximas elecciones generales ofrecen un presumible escenario de fragmentación del voto y un complicado tablero de coaliciones. No nos engañemos: si las cosas son como se presumen se hará inevitable una auténtica revolución en la España moderna que pasará por un acuerdo de los dos grandes partidos. Un acuerdo de aroma alemán que establezca una estabilidad inusitada y una base de despegue que nos permita vencer al desafío que a diario nos abofetea. Habrá que aparcar todo aquello que separa a los dos partidos omnipresentes, que son muchas cosas, pero nos podremos permitir el lujo de garantizar una serenidad escénica imprescindible para el crecimiento y la confianza, o para la confianza y el crecimiento, que es el orden correcto. Podemos estar ante un panorama inusitado pero apasionante: la demostración de que, de verdad, los españoles somos capaces de entendernos y de construir las bases de nuevos periodos de nuestra historia. Y dar una lección inusitada desde el sur de Europa.

Un futuro gobierno de coalición, que es de lo que hablo y lo que reclamo siempre que las urnas lo dictaminen, solo es contemplable con Rubalcaba al frente del entramado socialista. No se antoja fácil con otros elementos más o menos volátiles al frente de la izquierda española. Para ello tiene que ganar las europeas. Y tiene que evitar la tentación Navarra, tan sugerente como peligrosa.

La señora Cataluña cambia a un archiduque austriaco por un sultán moro
Pedro Fernández Barbadillo Periodista Digital 14 Febrero 2014

La señora Cataluña cambia de chulo: después de enamorarse de un archiduque austriaco, ahora se encama con un sultán marroquí. Si el modelo catalanista es el Sáhara, ¿cuándo vendrá la invasión marroquí? (@pfbarbadillo)

El grado de enloquecimiento de las elites políticas catalanas (votadas por millones de catalanes, supuestamente más finos, educados y cultos que sus compatriotas de la otra ribera del Ebro) es asombroso.

No es ya que altos cargos de ERC y la CUP acusen de nazis a los empresarios y profesionales alemanes que muestran su oposición a la independencia de Cataluña y adviertan de sus consecuencias desastrosas. (Si esos mismos señores hubiesen apoyado el referéndum/consulta, los rebuznos de Tardá y de Vallet se habrían convertido en flores: "unos demócratas que reconocen el derecho de Cataluña a decidir su destino".)

La última de los trajeados de CiU, los que saben usar la paleta de pescado y leer un balance, es comparar a Cataluña con el Sáhara español. Este argumento aparece en el documento elaborado por la Generalidad y que Artur Mas pretende que las embajadas del Reino de España difundan.

El conseller y portavoz del Govern, Francesc Homs, en su documento 'Estrechar lazos en libertad' -enviado al ministro de Exteriores para que lo haga llegar a las diferentes embajadas-, cuestiona "la soberanía nacional" del Estado español y que sea "un sujeto político indivisible" porque en 1976 abandonó "la provincia del Sahara".

La estupidez de comparar un territorio y un pueblo incluidos en un proceso de descolonización aprobado por las Naciones Unidas, con el permiso del Gobierno español, con la sedición de las autoridades de una región que carece de derecho de autodeterminación, permite medir la desesperación en que se halla sumida CiU. ¿habrán pagado a algún consultor o catedrático por esta analogía?

Por otro lado, los trajeados de CiU están rebasando a los trajeados del PNV en estupidez. En los tiempos de Pujol y Roca, CiU mantenía cierta distancia con el PNV, aunque formasen ocasionales coaliciones en las europeas, ya que no le hacía ascos a negociar y vender su voto a los Gobiernos del PP a cambio de transferencias y dinero.

Los jerarcas del PNV, como Ibarretxe y algunos otros, recorrieron el mundo en busca de modelos para su paisito: el estado asociado de Puerto Rico, el estado libre de Baviera, las islas Feroe, Hong-Kong, Eslovenia, las islas Anglo-Normandas, la provincia canadiense de Quebec, Lituania...

Durante unos meses, los catalanistas (en la senda marcada por el pobre Ernst Lluch, partidario de una estupidez: la vía austriacista) reivindicaron al archiduque Carlos de Habsburgo, pretendiente al trono de España, y su causa con tanta pasión que parecía que fuesen a pedir la incorporación a la república de Austria como land mediterráneo. Mallorca para los alemanes, Marbella para los rusos y Cataluña para los austriacos y, ya puestos, para los húngaros. El imperio de Sissi reconstruido en Barcelona. La señora Cataluña se habría sentido en la gloria: bailes, uniformes, ópera (pero no wagneriana, Dios mío), besamanos...

Pues ahora, a la vista de que los germanos apuestan por la unidad de España, Artur Mas (cuyo padre expolió a los catalanes llevan dinero a un paraíso fiscal) cambia el chulo de la señora Cataluña: de un archiduque austriaco pasa a un sultán marroquí.

Porque el Sáhara fue abandonado por España, sí, y en esos momentos entraron los invasores marroquíes, y desde entonces el país está dividido en dos, la población nativa exiliada en Tinduf y los invasores en El Aaiún.

Sinceramente, el cambio de chulo no me sorprende, porque la oligarquía catalana ha sido sumisa a los sultanes marroquíes desde hace más de 30 años. Jordi Pujol captó inmigrantes marroquíes, porque los prefería para sus experimentos alienantes a los hispanoparlantes americanos. Y tanto Pujol como Maragall y Montilla promovieron la deslocalización de empresas catalanas a Marruecos.

Los hay que odian tanto a España (y a Cristo) que serían capaces de volver a abrir las puertas de Barcelona a Almanzor.

CODA: Para quien crea que exagero sobre la promoción de la inmigración musulmana por la oligarquía catalana.

Colom promete que una Cataluña independiente aceptará la doble nacionalidad; que se buscará un buen encaje para el islam en el futuro Estado; que no se discriminará a los ciudadanos en función de la lengua; que se respetarán los tratados firmados por España con Marruecos.

Cuando era delegado de la Generalitat en Marruecos (2003-2004) Colom ya animaba a los jóvenes marroquíes a aprender catalán en los centros subvencionados por su autonomía porque en Cataluña, les decía, sí que tenían futuro. Se sentía a gusto en Marruecos y, tras ser destituido de su cargo, inauguró una champañería en Casablanca.

DEFENSA DE LA UNIDAD DE ESPAÑA
La Universidad de Sevilla veta a Santiago Abascal
José Carlos Rodríguez www.gaceta.es 14 Febrero 2014

El decano de la Facultad de Derecho, que había autorizado previamente el acto, alegó que tenía tintes políticos pese a no ser de Vox. La Universidad permitió un acto de abogados pro abertzales.

Santiago Abascal, de la Fundaciónen Defensa de la Nación Española (Denaes), estaba invitado a un acto en defensa de la unidad de España en la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla. Iba invitado por la Asociación de Estudiantes Despierta, que tiene presencia en toda Andalucía. El acto contaba con la aprobación del decano, Alfonso Castro Sáenz.

Javier Navarro, presidente de la Asociación Despierta, ha precisado a gaceta.es que solicitaron el local "hace dos semanas y media, y nos aprobaron el acto hace una semana y media". El viernes por la mañana, la secretaria del decano se puso en contacto con él para solicitarle el programa del acto. "Yo le dije que no teníamos un programa, que consistía sencillamente en la conferencia de Santiago Abascal. Pero le pasé los carteles con los que estábamos llamando a la gente a la participación en la charla".

Finalmente, dos antes de que se celebrase, Castro decidió suspender la conferencia. Las razones que ha aducido en un primer momento es que se había convertido en un acto de partido, dado que Santiago Abascal ha creado, juento con otras personas destacadas, un nuevo partido, Vox. Pero Abascal no iba como miembro de Vox, sino como miembro de Denaes. "Es más", señala el presidente de la asociación, "yo empecé a organizar esto en el mes de noviembre, cuando todavía no se había presentado el nuevo partido", señala Javier Navarro.

Más tarde, el decano ha cambiado su versión, y ha aducido que la asociación no le había entregado un programa detallado del acto, que consistía en la conferencia de Abascal. Fuentes de la Asociación Despierta se quejan que, de haber tomado antes la decisión de vetar el acto, no habrían "tirado" tanto esfuerzo, y no habrían cambiado la agenda de Santiago Abascal. Durante toda la tarde, la asociación Despierta, que tiene unos 250 afiliados, ha estado intentando convencer al decano de la Facultad que permita la celebración de la conferencia. La Universidad, por su parte, se ha negado en todo momento a facilitar ninguna información al respecto.

Ante la negativa final, Santiago Abascal ha ofrecido de todos modos la charla frente a la puerta de la sala en la que estaba previsto el acto. Santiago Abascal ha declarado a gaceta.es que asistieron a la conferencia, en un lugar improvisado, "un centenar de personas. Había otras cien personas que, al ver que el acto se había prohibido, decidieron no asistir".
Sí a los "abertzales"

En junio de 2008, la Universidad de Sevilla albergó un acto organizado por el Grupo 17 de marzo, vinculado al Sindicato de Obreros del Campo, según informó en su momento el diario ABC. El acto consistía en una charla titulada La Audiencia Nacional y el Derecho Penal del enemigo, en referencia a España. El contexto de esta conferencia era la actuación por parte del entonces juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, contra varias organizaciones de ETA, como Askatasuna y Gestoras Pro Amnistía. El auto imputó, entonces, a 27 personas.

El líder de Grupo 17 de marzo era Luis Ocaña, que en 2007 había firmado un manifiesto en defensa de Ignacio de Juana Chaos, uno de los miembros más sanguinarios de ETA. Ocaña, señalaba entonces el diario, "es organizador de la organización juvenil Jaleo, la cual defiende la automasturbación del "País Andaluz".
- See more at: http://www.gaceta.es/noticias/universidad-sevilla-veta-santiago-abascal#sthash.xjB1edtA.dpuf

RESUMEN DE PRENSA
Una "tomadura de pelo" rompe el TC y hace el trabajo sucio a Mas
El Semanal Digital 14 Febrero 2014

Los socialistas navarros dispuestos a pactar con Bildu para echar a Barcina, el PSOE se niega a condenar desórdenes y escraches y ahora los "antisistema" se cuelan en el corazón del Estado.

Los socialistas navarros están dispuestos a pactar con Bildu para echar del Gobierno regional a Yolanda Barcina. El PSOE se niega a condenar todos los desórdenes y escraches que se producen en España. Y en el proceso de ruptura de España desencadenado por Artur Mas, los socialistas se consideran equidistantes entre separatistas (con los que sin embargo han gobernado) y separadores (PP). Esta deriva de la izquierda llamada moderada hacia posiciones antisistema se produce también en una institución capital del Estado: el Tribunal Constitucional, según se recoge en el resumen de prensa de Periodista Digital.

El TC está debatiendo la redacción de la ponencia sobre el recurso presentado por el Gobierno a la declaración del parlamento catalán de enero referida al derecho a decidir y hay dos posturas: la partidaria de sentenciar su inconstitucionalidad y la de rechazar el recurso del Gobierno. Esta última cuenta con el apoyo de los cinco magistrados de izquierdas.

El diario favorito de los socialistas catalanes, El Periódico de Catalunya, lo han celebrado con este titular para su Revista de Prensa: "¡Catalunya rompe el Tribunal Constitucional!".

El Mundo asegura que "la vicepresidenta del TC quiere dar un balón de oxígeno a Mas" y reproduce opiniones de algunos de los 11 magistrados. La vicepresidenta expuso ayer su ponencia y luego se inició una ronda de intervenciones en la que se constató la fractura del Tribunal: los magistrados propuestos por el PSOE apoyaron la tesis de Asúa y los propuestos por el PP la consideraron rechazable "en su integridad". Algún magistrado ha tildado la ponencia propuesta por Asúa de "tomadura de pelo". "Ni los letrados de Artur Mas lo habrían hecho mejor".

El País afirma que todos los magistrados están convencidos de que Cataluña no es soberana. Aunque los 11 magistrados que componen actualmente el pleno sí están de acuerdo en que Cataluña no es soberana, la discrepancia es evidente entre los que piensan que el Constitucional debe resolver la impugnación y quienes opinan que no es el órgano competente para ello. Los magistrados que sostienen que el tribunal ha de resolver sobre el fondo se ciñen al valor jurídico que, a su juicio, tiene la propia declaración, después de que el Consejo de Estado considerara que existían "fundamentos jurídicos suficientes" para impugnarla, tal como hizo el Gobierno.

La Razón reproduce en una infografía a los 12 magistrados del TC, incluso al fallecido Francisco José Hernando Santiago, cada uno con el color rojo o azul que marca su origen político.

De esta forma, según las citadas fuentes, serían seis los magistrados que, a día de hoy, apoyorían la impugnación presentada por la Abogacía del Estado, frente a los otros cinco que defienden su rechazo, entre los que se encuentra la ponente de la resolución, la magistrada Adela Asua.

La Vanguardia señala que el presidente tiene especial interés en que el Constitucional se cargue de autoridad y legitimidad con un fallo que sea, si no unánime, sí al menos ampliamente compartido. Pero las cosas se han puesto cuesta arriba.

Consejera de Enseñanza de la Generalitat
Convivencia Cívica se querellará contra Irene Rigau por 'desobedecer' sentencias
PP y Ciudadanos cargan contra la consejera pero renuncian por ahora a acciones judiciales
Europa Press www.lavozlibre.com 14 Febrero 2014

Barcelona.- Convivencia Cívica Catalana ha anunciado este jueves que se querellará en los próximos días contra la consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, por "desobediencia" a las sentencias de los tribunales relativas a la inmersión lingüística y por prevaricación.

El presidente de esta organización, Francisco Caja, ha explicado que acusan a la consejera de un delito de desobediencia recogido en el Código Penal porque entienden que "no ha atendido" como es debido las sentencias lingüísticas. También acusan a la consejera de prevaricación por "dictar resoluciones injustas a sabiendas" ya que, según argumentan, reacciona a las sentencias tomando decisiones que sabe que no respetan lo que han establecido los tribunales.

Caja argumenta que no basta con prestar una "atención individualizada" a los alumnos que solicitan la enseñanza en castellano, sino que se debe aplicar de manera inmediata y a todos los alumnos la sentencia que obliga a dar un 25 por ciento de clases en castellano. "Los poderes públicos no pueden negarse a aplicar sentencias", ha sentenciado Caja, que asegura que la Generalitat lleva 3 años incumpliendo sistemáticamente todas las sentencias que cuestionan la inmersión lingüística.

AVAL DE PP Y CIUDADANOS
Aunque no ha querido mencionar la palabra 'prevaricación', el portavoz del PP en el Parlamento catalán, Enric Millo, ha dicho: "La actitud de dictar órdenes contra las sentencias de los tribunales tiene un nombre, yo no la calificaré, lo hará un juez". En declaraciones a los medios minutos después de reunirse con Convivencia Cívica, el diputado popular ha dicho que es "absolutamente legítimo" que la organización de Caja actúe contra la consejera si considera que se están desacatando las leyes. El diputado de Ciudadanos en el Parlamento catalán Carlos Carrizosa ha explicado que sopesan reunirse con los directores de los centros afectados porque cuestionan que desde la Consejería se les esté trasladando adecuadamente la "trascendencia" del contenido de las sentencias.

El partido de Albert Rivera cree que la versión que ofrece la consejera sobre las sentencias lingüísticas de los tribunales "quizá no sea del todo imparcial y lo que se espera de una administración pública". Carrizosa ha asegurado que los familiares de los alumnos que reclaman la enseñanza en castellano tienen una sensación de indefensión porque sus hijos están acabando los estudios cuando empiezan a ver el resultado de los procesos judiciales.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial