AGLI Recortes de Prensa   Viernes 28 Febrero  2014

La Nación en estado comatoso
Ni ruido ni nueces
Rafa Esteve-Casanova @rafaesteve www.diariosigloxxi.com   28 Febrero 2014

Una vez más sus señorías, los diputados, llenaron el Congreso durante un par de días para escuchar a sus pares y también para escucharse a sí mismos, y al final nada de nada, la mayoría absoluta y absolutista del Partido Popular dejó en agua de borrajas todas las propuestas del resto de partidos. Otra vez volvió a funcionar el ordeno y mando de la mayoría, una mayoría que dieron las urnas a la muchachada de la gaviota y que éstos, tomando el rábano por las hojas, vienen utilizando desde el advenimiento de Mariano Rajoy al poder para hacer del Parlamento español su cortijo particular.

No parece que la ciudadanía anduviera deseosa de escuchar los parlamentos y propuestas de sus señorías, esta vez en la televisión daban el evento por uno de los canales suplentes mientras en la primera cadena de TVE continuaban con su programación habitual. Y fueron menos de 75.000 los españolitos de a pie que aguantaron desde el sofá casero los ditirambos que el propio Rajoy se lanzó a sí mismo, la ciudadanía parece estar harta de escuchar los cantos de sirena con los que algunos políticos quieren adormecer sus conciencias. Nadie cree ya las sucesivas mentiras con las que el líder del Partido Popular quiere vendernos una moto, España, que hace ya tiempo que no funciona y a la que quienes tenían que llevarla a un buen mecánico tan sólo le hacen chapuzas que nada solucionan.

Rajoy subió a la tribuna parlamentaria y comenzó a pintar el panorama de un país que no es el mismo en el que vivimos la mayoría de los habitantes de esa cosa llamada España. Para el viejo Registrador de la Propiedad de Santa Pola todo era bonito, multicolor y excelso, según el Presidente del Gobierno de España vivimos en el mejor de los mundos, se ha terminado la crisis económica y con sus excelentes medidas el paro pronto dejará de ser una pesadilla para millones de españoles mientras los que ni tan siquiera llegan a mileuristas no tendrán que pagar I.R.P.F., aunque, de hecho, ya no están pagando este impuesto debido a la miseria que supone cobrar menos de 12.000 euros anuales.

Lo importante, lo que todos estábamos esperando que dijera, se lo guardó entre pecho y espalda, la sombra del silencio sobrevoló sobre temas como ETA, las estafas que algunos banqueros han hecho con la venta de preferentes, las cuentas en Suiza de destacados miembros del Partido Popular, la legislación que quieren imponer sobre el aborto, ley que incluso el CGPJ no ve con buenos ojos, la actuación de los mandos de la Guardia Civil en Ceuta que costó quince muertos, la mejor y más equitativa distribución de la renta gravando con impuestos a las rentas más altas y a las del capital o una nueva política social que palie en lo posible los drásticos recortes que han sufrido los españoles en sus derechos sociales. Nada, de todo esto Rajoy no dijo ni una palabra. Esa mayoría absoluta y absolutista que una mayoría de españoles le otorgó en las urnas la ha tomado como una patente de corso para hacer de España su finca particular.

Una vez más el debate sobre el llamado estado de la Nación tan sólo ha servido para que constatemos que en poco tiempo Mariano Rajoy y sus palmeros nos han dejado una Nación en mal estado mientras ellos siguen disfrutando de toda clase de prebendas y siguen sin castigar a los corruptos que siguen llenando sus filas y escalando puestos de poder para así poder seguir esquilmando las arcas públicas. Así que si me preguntan cómo es el estado de la Nación no tendré más remedio que responderles que España está en estado comatoso y que o cambiamos pronto de manigero o el cortijo acabará en la miseria, diga lo que diga Rajoy.

Elecciones anticipadas
juan carlos girauta ABC Cataluña

Si hay algo que considerará ilegítimo cualquier instancia, por poco legalista que sea, es un pretendido ejercicio refrendario donde solo participa una de las opciones

Entre las razones esgrimidas para descartar la consulta de Mas, echo a faltar una que va más allá (en realidad más acá) de su ilegalidad, o de que Rajoy no vaya a permitirla. A saber: si se celebrara, Ciudadanos, PPC y PSC la denunciarían, propugnarían la abstención. Siendo la agitación internacional del resultado (que el nacionalismo prevé favorable a sus intereses) la principal utilidad de ese torcido «referéndum de autodeterminación», ¿cómo se ocultará a las cancillerías, a la UE, a la ONU, a Eurovisión, el vistoso hecho de que los partidos contrarios a la secesión no hayan jugado, que ninguno haya llamado a la participación, que todos hayan defendido la abstención?

Mucho han invocado Mas y Junqueras una supuesta legitimidad superior al marco constitucional (ese corsé). Pero si hay algo que considerará ilegítimo cualquier instancia, por poco legalista que sea, es un pretendido ejercicio refrendario donde solo participa una de las opciones. Unió tampoco se prestaría a la farsa, al espectáculo de urnas y cabinitas ful en frontal desobediencia al gobierno de España. Seguramente ICV sí lo haría. ¿Y qué? Sería la excepción: la consulta sería una cosa para separatistas… más ICV, la mitad de cuya militancia también lo es.

Por esta y otras razones, los impulsores de la consulta saben bien que barajan humo, que van de cabeza a unas elecciones anticipadas, a celebrar en la fecha del la no-consulta, el nueve de noviembre. Su insistencia en vendernos lo del «Sí-Sí, Sí-No y No» tiene como único fin frustrar al personal, capitalizar el victimismo, inventar una España autoritaria, nutrir el relato del pueblo sometido -¡pero escrupulosamente democrático!- al que no se permite votar. Llegado el 9-N, con los ecos de una tercera Diada separatista a cargo de la ANC, Mas y Homs encontrarán su óptimo electoral. Por eso no habrá consulta, por eso sí habrá elecciones el 9-N, y por eso mentirán al respecto hasta el mismísimo día de su convocatoria.

David S. Addington
Hay que reducir el tamaño del Estado
Fundación Heritage Libertad Digital  28 Febrero 2014

Los líderes empresariales y conservadores están de acuerdo: el Estado debería reducir costes, frenar la sobrerregulación y disminuir su tamaño. La libertad económica de EEUU y el crecimiento económico que ésta genera dependen de ello.

El presidente de la Cámara de Comercio, Thomas J. Donohue, expresó recientemente su preocupación por la continua caída de EEUU en la clasificación de países según su libertad económica:

Sería fácil asumir que una nación forjada sobre los principios de la libertad personal y la libre empresa estaría en los primeros puestos o cerca, como así fue durante muchos años. Pero según el Índice de Libertad Económica recientemente publicado por la Fundación Heritage y el Wall Street Journal, Estados Unidos ni siquiera está entre los 10 primeros.

La vigésima edición del Índice de Libertad Económica, publicado en enero de 2014, muestra que Estados Unidos ocupa ahora el 12º puesto mundial en libertad económica, con una clasificación ligeramente peor que la República de Estonia y ligeramente mejor que el reino de Baréin.

La importancia de la libertad económica es evidente. Como expresó el presidente la Fundación Heritage, Jim DeMint, en la presentación del índice:

Es la libertad misma la que crea el crecimiento económico en todo el mundo. Esa es toda la cuestión en torno a la libertad económica.

Donohue y DeMint están de acuerdo en ciertos aspectos que Estados Unidos debe corregir para fomentar una mayor libertad económica, especialmente la sobrerregulación pública y el gasto federal.

Donohue centro su atención en el peligro de la sobrerregulación pública:

Una de las mayores amenazas para nuestra libertad económica es un Estado federal que está incrementando espectacularmente su tamaño y alcance. Gran parte de esta expansión se ha llevado a cabo mediante regulaciones, que tienen ahora un ritmo de producción de 4,000 al año.

Donohue también puso el énfasis en la importancia de limitar el coste del Estado:

El gasto público sin control y el aumento de la deuda también están minando nuestra libertad económica. Los principales causantes de nuestros déficits son los insostenibles derechos a beneficios. Necesitamos modernizarlos y reformarlos; pues de otro modo, continuaremos pidiendo prestado en perjuicio de nuestro futuro, poniendo en riesgo la oportunidad y la prosperidad de generaciones de americanos.

De igual manera, DeMint identificó la sobrerregulación pública y la expansión gubernamental como obstáculos para la libertad económica:

Estos últimos años, el incremento de las regulaciones en los sectores financiero y de los servicios médicos, la degradación de los derechos de propiedad y el enorme crecimiento del tamaño y el alcance del Estado han contribuido al desafortunado pero predecible descenso de Estados Unidos en esta clasificación de la libertad.

Con el principal líder empresarial de la Cámara de Comercio de Estados Unidos y el principal líder conservador de la Fundación Heritage centrando la atención de la comunidad empresarial y de los conservadores americanos en la necesidad de reducir el coste del Estado y de poner freno a sus regulaciones, como parte de la solución para el deterioro de la libertad económica de Estados Unidos, quizás haya lugar para al menos algo de optimismo respecto a que los mejores días en cuanto a la libertad económica no sean cosa del pasado, sino del futuro.

©2014 Libertad.org
* Traducido por Miryam Lindberg

Cataluña
Ni vendidos ni amordazados
Carina Mejías Libertad Digital  28 Febrero 2014

Uno de los pilares fundamentales de las democracias libres es el derecho a la información y a la libertad de expresión, que hoy en Cataluña está permanentemente amenazado por la dependencia política de los medios de comunicación, por el entramado de subvenciones públicas que los alimentan y por la proliferación de instrumentos con los que practicar la censura con la inocente apariencia de consejos con funciones de vigilancia y asesoramiento.

El ejercicio de la libertad de prensa ha sufrido una merma alarmante en Cataluña.
En mayo del 2004 Convergència i Unió se hacía eco del escándalo por la filtración de un informe anónimo sobre los medios de comunicación en Cataluña. El informe hacía un análisis pormenorizado y minucioso de todos los medios de comunicación en Cataluña cuantificando el grado de afinidad con el gobierno, entonces tripartito, analizando su situación financiera y permitiéndose hacer recomendaciones al gobierno sobre la línea de actuación que debía seguir respecto a cada uno de ellos.

El escándalo fue de tal magnitud, y Convergencia i Unió se escandalizó tanto, que veinte días después el secretario de comunicación del gobierno catalán presentaba su dimisión.

Diez años después, en el mes de febrero de 2014, tuvimos conocimiento de que Artur Mas había encargado un informe para evaluar la ideología de los periodistas, a los que clasificaba en soberanistas, españolistas, federalistas y sin identificar, encargado a una universidad privada en la que dan clases un buen número de activistas del independentismo y por el que se pagaron 16.000 euros de todos los catalanes. Por si esto no fuera suficiente, la Consejería de Presidencia, que dirige Francesc Homs, encargó otro estudio, que tenía por objeto evaluar el pluralismo y el equilibrio en la cobertura mediática en la política nacional, con un destacado apartado que analizaba la valoración en los medios nacionales del trato que se dispensaba a los principales actores del sainete independentista, siendo el principal protagonista Artur Mas.

Un mes después de tal escándalo ni se ha producido ni se espera ninguna dimisión.
Diez años después del escándalo con el informe del tripartito, la diferencia es que en aquel momento alguien asumió la responsabilidad por atentar contra la libertad de prensa, a día de hoy la irresponsabilidad se comente desde el gobierno sin que nadie se atreva a rechistar.

En el estudio del 2004 se hacían constar nombres de diarios y periodistas. Aprendida la lección, en el estudio actual, resulta evidente que para establecer los porcentajes de periodistas afines al régimen o disidentes se ha tenido que analizar pormenorizadamente las firmas y se ha tenido cuidado en no reflejar los nombres.

A nadie se le escapa que la finalidad de elaborar estas listas de periodistas afines o disidentes, buenos y malos, no puede tener otra finalidad que premiar y promocionar a unos y silenciar a aquellos que dicen lo que al gobierno catalán no le gusta escuchar. Al más puro estilo chavista. Y no crean que exagero. Los premios, y más en época de crisis, tienen forma de subvención, otorgadas con total opacidad y sin ningún criterio definido, más allá de la discriminación lingüística que premia los editados en catalán o la afinidad política al gobierno, o, lo que es peor, para pagar silencios y así evitarse las denuncias por corrupción.

Hace unos años, el Consejo del Audiovisual de Cataluña, más conocido como el órgano censor del periodismo, le arrebató a la cadena COPE dos emisoras de radio que había gestionado durante años, atribuyéndolas a otras operadoras mucho más dóciles con el discurso nacionalista. En cambio, las emisoras de Mikimoto reciben cada año una buena cantidad de euros, a la que hay que sumar sus colaboraciones con el gobierno catalán como comisario del tricentenario. Unos son disidentes, los otros cómplices. Ese es el criterio.

Desde entonces y hasta ahora, el Consejo Audiovisual de Cataluña se ha convertido en el órgano censor que a través de sus comisarios políticos, bien pagados y adoctrinados, velan por que los medios de comunicación en Cataluña e incluso "fuera de ella" se ajusten al discurso dictado por el gobierno. El CAC es el encargado de seguir y elaborar fichas sobre profesionales del periodismo díscolos, e incluso de diputados, que resultan incómodos por sus opiniones disidentes, a los que se señala sin pudor como enemigos de Cataluña, se les margina de los medios o se les intenta silenciar con querellas y denuncias, con la excusa de que profieren expresiones incitadoras al odio y a la violencia, ante el pasmo de las asociaciones de periodistas de España que ha salido en defensa del derecho a emitir libremente opinión y crítica.

Curiosamente, el CAC no vio incitación a la violencia en un programa en el que se simulaba disparar al Rey, no adivinó ningún tipo de menosprecio en el documental de TV3 titulado Adéu Espanya, en el que lo más suave era definir a España y a los españoles como los opresores de Cataluña, ni tampoco vio vulneración de los derechos de los menores cuando el informativo juvenil Info-K recababa, sin ningún tipo de pudor, opiniones de menores que habían acudido a la vía catalana, atentando contra los mínimos principios éticos y democráticos. Nada de eso es denunciable según el CAC, ni extraño en el imaginario independentista.

En Ciudadanos pensamos que en democracia no caben organismos censores que atienden los dictados del gobierno propios de regímenes dictatoriales o totalitarios, y por eso vamos a exigir el desmantelamiento del CAC, como en su día lo exigió el Comité Mundial por la Libertad de Prensa, argumentando que su existencia era un atentado contra la democracia y la libertad de expresión en los estándares que son exigibles a cualquier país miembro de la Unión Europea. Su desmantelamiento, además de evitar las mordazas, supondrá un considerable ahorro de dinero digno de mejor causa y permitirá a los profesionales del periodismo mantener su espíritu crítico y ser más libres y ejercer el derecho de decirle al señor Mas y al señor Homs lo que no les gusta escuchar. Sin libertad no hay democracia y la prensa es la artillería de la libertad.

Carina Mejías, diputada de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña.

Es de habla española… y destaca en todo el mundo
Antonio García Fuentes Periodista Digital  28 Febrero 2014

UN PAÍS QUE SIRVE DE MODELO

Lo he comentado abundantemente y muchas otras lo he referido en mis artículos; y con satisfacción hoy dedico mi artículo a ese país; que netamente nacido y conformado de la tan criticada “cultura española” (con los añadidos que se quieran pero con base española); se ha situado en los primeros puestos de todo el mundo y sigue su marcha imparable dando ejemplo al resto de naciones de este pobre mundo, los que aún no han abolido la guerra y la autodestrucción de los mismos; y entre ellos se encuentra la que se dice “madre patria”; o sea la España actual, la que sigue dando bandazos cada vez más preocupantes por la inestabilidad acumulada y la que se sigue acumulando.

Hablo de Costa Rica y de la que recibo un muy detallado vídeo, cuya dirección les dejo, para que comprueben por ustedes mismos, el cómo y el por qué se llega a los grados de prosperidad y bienestar en todos los órdenes de la vida, que allí han llegado; por cuanto en su momento, verdaderos hombres de Estado, marcaron unas pautas a seguir y las que no han necesitado variar de rumbo… y por ello lo mantienen y siguen.

Costa Rica no siempre se denominó así y cuando llegaron los españoles, ya había allí algún reino organizado con un cacique dominante que, controlaba gran parte del hoy país independiente. Varios siglos después y tras “el desmoronamiento del imperio español”; allí tomaron las riendas los autóctonos y empezaron a caminar contra viento y marea… “pero y por lo que sea, supieron eludir a los colonialistas norteamericanos; culpables de casi todos los follones que ocurrieron en todos los países de habla española y desde punto y hora que la unión norteamericana se consolidó dentro de su propio territorio (la mayoría conquistado a la “Nueva España”, hoy conocida como México) y pensó, que el resto de América también les pertenecería, colonizándola de grado o a la fuerza… “y casi lo consiguieron”; puesto que aún hoy siguen controlando “mucho terreno que no es suyo”.

Costa Rica… Así llamaron los españoles a este país impresionados por la riqueza y los yacimientos auríferos del mismo. Según otros fue llamada así por las muchas dificultades que Cristóbal Colón tuvo para "fondear" en sus costas; pero al final han consolidado el nombre por las riquezas que hoy atesoran y de las que algunas resumo así… “El 26 % de la superficie son parques nacionales, los que son cuidados de forma en que de verdad, nunca dejen de serlo. Llevan 150 años aplicando la enseñanza obligatoria y gratuita, logro éste que pocos países del mundo pueden presentar. Por ello y en la actualidad es, el Primer exportador de alta tecnología de Sudamérica y cuarto del mundo. Está considerado entre los cinco primeros países del mundo para jubilarse y estadísticamente, es considerado “el país más feliz del mundo”… y allí se habla español… “Es por lo que un buen amigo, español y asqueado de la actual España, se retiró allí a vivir el resto de sus días… y después de haber capitaneado al “Juan Sebastián Elcano y surcado con él gran parte de los mares del mundo… y es este ya viejo marino, es el que me ha enviado el vídeo”.

Hay muchas cosas más que señalar y a copiar por la mayoría de países, “mucho más atrasados, entre los que aún se cuentan muchos de los europeos”; pero todo ello véanlo en la siguiente dirección, con muchas fotos y pocas palabras, el vídeo dura un cuarto de hora, pero bien merece dedicársela a una obra bastante bien hecha. http://www.youtube.com/watch?v=SZCvhjmDRao&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DSZCvhjmDRao&app=desktop

La base de todo ello se debe, a la abolición del ejército… y fue que sabiamente los gobernantes que de verdad gobernaban (“normalmente en vez de gobernar hoy suelen practicarse en el resto del mundo, el expolio y la venta de lo que sea y por lo que sea, en beneficio de los mercenarios que en general gobiernan los países del mundo”)... reitero, aquellos bastante sabios que allí gobernaban en 1948, decidieron eliminar el ejército y lo suprimieron “de un plumazo”; lo que luego se consolidó, elevando tal decisión a su Constitución, con lo que para instaurarlo de nuevo, el que lo quiera imponer, ha de realizar largos trámites y que el pueblo lo autorice.

Hoy tan pequeño gran país (por otra parte no tan pequeño, puesto que Suiza cabría dentro de su perímetro y aún sobraría un veinte por ciento) cubre sus necesidades “militares”, con... Las DOS únicas fuerzas de seguridad que mantienen y que son la Guardia Civil, compuesta por 4.500 miembros, y la Guardia Rural, de 3.200. Sus gobiernos mantienen una neutralidad a toda costa y no participan en conflicto alguno. La Guardia Civil, creo recordar que la copiaron de la de igual nombre que mantiene España y que hoy por hoy, es la fuerza “civil” más prestigiosa que aún mantenemos los españoles; “aunque ya la emplean también como recaudadores de impuestos, poniendo multas en las carreteras y otros lugares”.

Eliminados los considerables gastos de un ejército (cualquier ejército y por pequeño que sea), ajustados el resto de gastos administrativos… imaginemos lo que da de sí un dinero público bien empleado; y como prueba de la buena marcha de ese país, es que “nunca aparece en los noticieros mundiales mostrando las calamidades que la mayoría del resto de países del mundo muestran”; ese es el mejor aval para confirmar al observador, que allí se vive bien… “si se sabe convivir con las normas que allí rigen”.

¿Por qué el resto de países mucho más atrasados no estudian y copian todo esto? Para mí simple y sencillo… “la mayoría de los que mangonean los gobiernos del mundo son mercenarios y como tales, solo les preocupa su panza y su bolsillo”.

Antonio García Fuentes (Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más: “cuando la desbloqueen”)

¿Qué se cuece en Europa?
Manuel Muela www.vozpopuli.com  28 Febrero 2014

Sería interesante tener a mano un personaje como William Shirer, autor de Auge y caída del Tercer Reich, para que nos adelantara su crónica sobre estos años europeos durante los que han ido cayendo las ideas y creencias que pretendieron superar los estragos de la Segunda Guerra Mundial sin que acertemos a definir por qué serán sustituidas, es decir, cuál será el auge de lo nuevo… o de lo viejo. Desde que el continente quedó orillado en el concierto internacional, tras el final de la Guerra Fría, se vislumbra el auge de otras ideas e intereses, algunos de los cuales se corresponden con las viejas tradiciones europeas y otros que nos son ajenos y que están en el epicentro de la decadencia del ambicioso proyecto de comunidad europea. Desde el Este hasta el Sur, Europa bulle y se pregunta cómo salir de este agujero, aparentemente insondable, caracterizado por las penurias económicas, la liviandad o corrupción de las élites y la escasa fe en el porvenir de las empobrecidas clases medias. En medio de ese ambiente, los preparativos y la parafernalia de las elecciones al Parlamento Europeo, que es el monumento de todas las contradicciones y carencias, suenan a un deja vu, preñado de malos augurios.

La decadencia del europeísmo
Las grandes ideas fuerza de la seguridad, la libertad, la democracia y el bienestar social han sido decapitadas a lo largo de veinticinco años de mistificaciones, para vender las bondades de la globalización y de su inseparable compañero el capitalismo financiero. Con ese discurso, se ha producido la desindustrialización progresiva del continente, salvo en su potencia dominante, Alemania, y se han alimentado todo tipo de especulaciones y burbujas improductivas, para mantener el espejismo de bonanza como medio para hacer penetrar la carcoma que ahora recorre muchas naciones europeas. Naciones y pueblos que observan y sienten lo perdido y que carecen de apoyos para reaccionar, por haber puesto toda su confianza en las organizaciones y dirigentes que, a todas luces, han abusado de ellas. Esa, entre otras, es la causa de la crisis de los partidos políticos tradicionales, conservadores y socialistas, que han sumido a los pueblos europeos en una peligrosa orfandad política. Los españoles ya sabemos algo de eso.

Estos días se vive un proceso revolucionario en Ucrania al que ya me referí en diciembre sin que se adivine su final. No será bueno, teniendo en cuenta la heterogeneidad de intereses en liza y el descarrilamiento de las formas democráticas. Esto último abona la tesis de los que consideran que, al ser desoída la voz de las gentes pacíficas, sólo queda el recurso a la violencia para romper el statu quo. Sin duda, cundirá el ejemplo, porque la desnaturalización de la democracia, en nombre de intereses superiores, ha tomado carta de naturaleza y son demasiados los países en los que se hace gala de ello. Hoy es Ucrania, mañana puede ser Grecia o Italia, e incluso Francia, por no citar España, aquejada de esclerosis múltiple como ha quedado acreditado en el 'debate' del Congreso de los Diputados.

El protagonismo de los violentos por la sordera del poder
El fenómeno común es el de la proletarización de las clases medias, cuyo pacifismo y sentido del orden se malinterpretan como aquiescencia con el estado de cosas actual. Por ello, se continúa con los abusos y la devastación fiscal. Creen los gobernantes que eso es gratis, y no lo es, como se está comprobando en Ucrania: la calle, en manos de minorías combativas y armadas, se ha adueñado del poder mientras la gran mayoría de la sociedad ha permanecido impasible. Lo que parecía granítico se ha desmoronado en 48 horas en medio de la indiferencia general. Por eso, ante esos sucesos, no entiendo el contento de tantos medios de comunicación que, en cambio, se rasgan las vestiduras cuando cosas de menor enjundia y pacíficas ocurren aquí.

Las instituciones europeas no estuvieron a la altura en la negociación del acuerdo de asociación con Ucrania en otoño de 2013 y ahora, deprisa y corriendo, pretenden subsanar su error sin saber siquiera qué pueden ofrecer a los nuevos gobernantes de Kiev para reconducir la situación. Realmente todo es confuso y provisional, al tiempo que ilustrativo de algo que emerge cuando se abre alguna crisis importante en Europa: las instituciones comunes carecen de capacidad de resolución y respuesta y son los Estados implicados o las potencias dominantes los que asumen el protagonismo. En estos días agitados se habla de Moscú, Berlín y Washington, poco de París y Londres, y casi nada de Bruselas. En realidad, lo de Bruselas recuerda a la frágil Sociedad de Naciones de Ginebra en los años 30 del siglo XX. Lo malo es que, además del frente del Este, el flanco del Sur no está muy allá y el discurso oficial, aparte de estar exhausto, no parece suficiente para encauzar los problemas sociales y políticos que se han generado con las políticas de la mal llamada austeridad.

Sin descartar otros escenarios, las elecciones europeas de mayo, que suenan un poco falsas en éste ambiente, nos indicarán el grado de respaldo de los electores a lo existente y qué opciones nuevas o viejas resultan favorecidas en la jornada electoral. En cualquier caso, la falta de proyecto común y las escasas garantías de que aparezca a medio plazo obligará a cada Estado a vigorizar sus políticas propias, los que las tengan, para no precipitarse en la inestabilidad o el aventurerismo.

SOS: no más impuestos. No más populismo
Susana Criado www.vozpopuli.com  28 Febrero 2014

Estamos rodeados. Totalmente acosados y saqueados por los impuestos. Patrimonio, Sucesiones, IRPF, IVA, especiales, cotizaciones sociales... y luego llegan el IBI, las basuras... uf, no sigo porque me caliento. El rompecabezas tributario de este país es cada vez más enrevesado y, por si no teníamos suficiente, las comunidades autónomas lo complican aún más. En el año en que se van a tramitar la reforma fiscal y el cambio de la financiación autonómica, el Registro de Economistas y Asesores Fiscales ha presentado un informe demoledor.

Entre las conclusiones, Madrid es donde menos se paga y Andalucía, Cataluña y Asturias donde más. Los madrileños pagamos menos IRPF que el resto, ya que en nuestra comunidad se bajó este tributo en 1,6 puntos en 2014. Los que declaren ingresos superiores a los 100.000 euros y estén empadronados en Andalucía o Asturias pagan el IRPF más alto, ¡que tiemblen o que escapen! Lo del resto de impuestos – patrimonio, transmisiones patrimoniales, sucesiones y donaciones- depende de la comunidad, de la cantidad, de si el que hereda es soltero, tiene hijos, es rubio, moreno, alto o gordo...

Que quede claro que aplaudo la competencia fiscal. Es positiva porque es una consecuencia directa de lo que votan los ciudadanos en las urnas. Es favorable porque genera una competencia entre comunidades para reducir el gasto, para mejorar los servicios y para –por tanto- crear empleo dejando en el bolsillo de ciudadanos y empresarios más dinero para que gasten, ahorren, inviertan o contraten. El problema es que se legisla mucho y se modifica a menudo. Se cambian tipos, deducciones, requisitos, bonificaciones... todo es variable en el tiempo y muchos de los tributos se solapan con los del Estado. Son normas farragosas. Son cambios continuos que crean un sistema que no es ni transparente ni equitativo.

Lo de las comunidades autónomas y la maraña de impuestos es de aurora boreal, pero lo del Gobierno central es para salir corriendo. Se había generado una gran expectación ante los anuncios que pudiera hacer Rajoy en el debate sobre el estado de la nación. Finalmente todo queda en una tarifa plana de 100 euros en la Seguridad Social para los contratos fijos y en dejar exentos de pagar el IRPF a los que ingresen menos de 12.000 euros al año. Está bien lo de bajar los impuestos al trabajo, pero lo que no encaja es que la medida sea temporal y no definitiva; que haya condiciones como que el empleado tenga que permanecer tres años en la empresa y que ésta aumente la plantilla.

Es una media tibia, coyuntural y poco valiente para lo que necesita España y nuestro mercado laboral que agoniza con una alta tasa temporalidad y un paro dramático. Lo de no pagar el IRPF a los que ganen menos de 12.000 euros está bien si pensamos que hay que ayudar a los más desfavorecidos, pero ojo, la que crea empleo y riqueza en un país es la clase media y ésta esperaba una señal, un gesto por parte del Gobierno que le permitiera atisbar la recuperación. Ambas medidas van en la buena dirección pero se quedan excesivamente cortas. Necesitan concreción y celeridad para dotar de seguridad a empresa y empleados, y para que se conviertan de verdad lanzadera de una mayor actividad y un mayor empleo.

Persecución a periodistas
Vidal Quadras: en Cataluña hay un "totalitarismo en fase aguda"
El expresidente del PPC se ha pronunciado en Es la Mañana sobre el CAC y también sobre el despiste de nueve diputados en el Parlament.
esRadio Libertad Digital  28 Febrero 2014

Alejo Vidal Quadras, expresidente del PPC y ahora miembro de Vox, se ha referido al error cometido por nueve diputados del PPC, que votaron por error en el Parlamento catalán a favor de la consulta separatista.

En la tertulia de Es la Mañana de Federico, de esRadio, Vidal Quadras ha dicho que "las explicaciones pueden ser diversas y no hay ninguna buena". "Una cosa es que no supieran lo que estaban votando", algo "grave" porque "debían estar atentos". El error humano lo ha achacado al portavoz, Enric Millo, pero ha censurado a los que siguieron su indicación equivocada de votar a favor. "No son políticos, son empleados del partido. El empleado no tiene criterio político, obedece", ha reflexionado.

"Como ven que levanta un dedo", ha dicho en alusión al portavoz del grupo, "aunque en su interior se despierte una cierta alarma, es tal su sometimiento que puede más la sumisión al partido", ha dicho sobre los diputados.

Vidal Quadras también ha dicho que dentro del partido "no hay forma" de un debate políticamente serio. "Allí intentas un debate" e "inmediatamente eres un réprobo, es tremendo", ha dicho. "Te rodean de un muro espeso de silencio y pasas a no existir. Es una cosa terrorífica", ha indicado.

El eurodiputado también se ha referido a la visita del Príncipe a Cataluña: "La ofensa a la Corona de Mas es algo intolerable", ha dicho en alusión al episodio de don Felipe con un independentista que fue luego jaleado por miembros de la Generalidad. "Nos hemos acostumbrado a ciertas cosas y uno tiene que pellizcarse", ha dicho recordando otro episodio, como el momento en que taparon el retrato del Rey con un trapo negro.

Además, Vidal Quadras se ha referido a la situación abierta en Cataluña con la persecución de periodistas críticos y ha censurado la presencia del PPC en el CAC. En su opinión, no deberían poner a nadie sino pedir su "supresión". "Venden su alma al diablo", ha dicho. En cuanto a la demanda de la Generalidad contra Federico Jiménez Losantos, ha dicho que es el "totalitarismo en fase aguda".

Un 'think tank' británico advierte de que Cataluña no tiene derecho a la secesión
Redacción cronicaglobal.com  28 Febrero 2014

El proyecto independentista promovido por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, sigue recibiendo negativas en el ámbito internacional. La última de ellas a cargo del think tank británico Gold Mercury.

Según un informe recientemente publicado y recogido este viernes por El País, Cataluña no tiene derecho a la secesión en base a una concepción liberal de la democracia ni apoyándose en el derecho internacional, puesto que, igual que desde Cataluña se puede defender el "derecho a decidir", los españoles en su conjunto también tienen derecho a decidir "que no quieren ser privados de parte de su territorio".

Los analistas advierten de que el derecho a la secesión solo es aplicable en dos supuestos: colonialismo o represión. "Como Cataluña está situada fuera del contexto colonial y el Gobierno español no reprime la población, estos principios no se pueden aplicar en el caso catalán", conlcuye el informe.

Por otra parte, el estudio de Gold Mercury recuerda que, según los tratados de la Unión Europea y las opiniones conocidas de sus dirigentes, la secesión dejaría a Cataluña fuera del club comunitario. Y descarta, incluso, la posibilidad de que una hipotética Cataluña independiente pudiese adoptar el euro como moneda, como pretende Mas.

El informe considera que la secesión sería además "un duro peaje" para España, teniendo en cuenta que Cataluña supone alrededor de un 20% de su PIB.

En cualquier caso, Gold Mercuy también detecta un riesgo de violencia en Cataluña ante la imposibilidad de que se celebre el referéndum que promueven CiU y ERC, un conflicto que podría trasladarse al País Vasco y que generaría inestabilidad en la Unión Europea, donde cuantifica hasta doce reclamaciones secesionistas que amenazan con la "desintegración de Europa".

El informe concluye de forma contundente: "La historia europea nos ha enseñado que la unidad significa paz mientras que el nacionalismo y la fragmentación llevan a la destrucción". Su recomendación pasa por el federalismo como la mejor opción, tanto para el caso de Cataluña como el de Escocia.

Ha llegado nuestra hora: reclamemos nuestra federación (individual, familiar, tribal o como le apetezca).
Nota del Editor  28 Febrero 2014

Si los "listos" recomiendan el federalismo como solución a las demandas de algunos grupos "nazionalistas", no nos queda más remedio que empezar a reclamar, a levantar nuestra voz en contra de nuestra pertenencia e este estado, parte de lo que era España, que nos priva de nuestra propiedad, que es ineficaz, corrupto y que no tiene solución

Yo ya estoy haciendo el plan de suministros y seivicios que necesito y que podré conseguir a buen precio de otros gestores o federaciones. El  problema no va a estar en educación, sanidad, justicia, seguridad, defensa, sino el vino, ya que con la cantidad de excelentes caldos que hay en parte de lo que era España, va resultar difícil establecer acuerdos con todos ellos dado que nuestro consumo no va a poder permitirnos conseguir precios ni distribución ventajosa, así que es probable que tengamos que ir a una central de compras, o crear una Federación de consumidores ocasionales de vino blanco, clarete y tinto, pero aún así tendremos crencias de otros caldos. Está claro que eso de la federación hace aguas  (pobre vino) por todas partes.

González carga contra los nacionalismos que quieren "quemar la casa compartida"
Redacción / Agencias cronicaglobal.com  28 Febrero 2014

"Cuando se siente insatisfacción surge una épica que es acabar con todo, pese a que la alternativa que se contempla no tenga soluciones para los ciudadanos", advierte el ex presidente del Gobierno, que lamenta que "nadie responde al calentón épico que no conduce a nada".

El ex presidente del Gobierno Felipe González ha cargado este jueves contra el incremento de los planteamientos nacionalistas y populistas que dicen que "quemar la casa compartida vale para todo".

En una conferencia de prensa junto al ex presidente del Gobierno de Italia Mario Monti, con motivo de unas jornadas sobre la gobernanza europea organizadas por el Instituto Berggruen, González ha sido muy crítico contra los movimientos populistas y nacionalistas que están resurgiendo en Europa:

"Cuando se siente insatisfacción surge una épica que es acabar con todo, pese a que la alternativa que se contempla no tenga soluciones para los ciudadanos. Me preocupa mucho esta situación. El propio Reino Unido quiere hacer un referéndum sobre si quiere seguir en Europa, y Escocia otro sobre si quiere seguir en el Reino Unido pero manteniéndose en Europa".

"Nadie responde al calentón épico que no conduce a nada"

González ha advertido de que "si el Reino Unido quiere salir de la UE de verdad, nos encontraríamos con la paradoja de que hay una puerta para irse pero no hay una puerta para echarles". "Si quiere irse se va, pero el resto no podemos echarlo", ha insistido.

"Y no hay que tener la sensación de que la amenaza del Reino Unido y similares se convierten en un chantaje", ha añadido el ex líder del PSOE, quien ha alertado de una regresión histórica, consistente en la búsqueda de espacios más reducidos de soberanía en un siglo XXI que trata de solucionar los problemas "mirando hacia arriba". Y lo peor, según González, es que "nadie responde al calentón épico que no conduce a nada".

Finalmente, el presidente del Gobierno ha destacado que el populismo en la Unión Europea se manifiesta de diversas formas: en Francia de una manera transversal que afecta a todos los partidos y en España "en una crisis territorial antiespañola pero proeuropea".


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Reforma de la Constitución y Estado de la Nación
Ricardo Chamorro El Semanal Digital  28 Febrero 2014

Si el PSOE fuera un partido responsable, habria que hacer una reforma constitucional, en consenso con el PP, para todo lo contrario que pretenden los nacionalistas

El Debate del Estado de la Nación ha dejado abierta una importante cuestión para el futuro de los españoles y es la tan cacareada reforma constitucional que el PSOE parece que mantiene como bandera electoral. Rubalcaba (PSOE), Duran i Lleida (CIU) y PNV señalan la puerta de esta reforma como la solución a todos nuestros problemas (más bien a los suyos).

Juan Luis Cebrián Dixit
El presidente del grupo Prisa hizo en septiembre de 2012 uno de sus famosos editoriales, uno de esos editoriales que fulminaron a Nicolás Redondo (PSOE) o señalaron la puerta a Jaime Mayor Oreja (PP). Ese editorial se denominaba "Escolta Catalunya".

En dicho editorial Cebrián aconsejaba a Artur Mas sobre cómo actuar para conseguir ese Estado plurinacional que algunos ansían en beneficio de la estabilidad asimétrica de España, utilizando el federalismo y la reforma Constitucional. Cebrián señaló que es necesario actuar con prudencia, por parte de los separatistas, para no despertar a "la fiera del nacionalismo español".

El texto fundamental del editorial es el mandato de Cebrián a los políticos españoles donde espeta, como un deber, la reforma Constitucional hacia el federalismo asimétrico. Consolidar la asimetría entre territorios constitucionalmente, pues ninguna otra cosa sería posible, más que la asimetría del Estado, si PNV y CDC entran en el juego:

"Más de tres décadas después de aprobada la Constitución habría que decirle al Partido Socialista y al Partido Popular que esta puede y debe reformarse no solo porque lo pida Merkel sino también cuando lo pidan los españoles. Y que un pacto de Estado es necesario si queremos afrontar debidamente las tres crisis que padecemos: la económica, la institucional de España y la de la construcción de Europa. En ese pacto, que debe incluir a CDC y al PNV, la única propuesta pensable que puede suscitar el consenso, y contribuir a resolver esa trinca de problemas, es la de una España federal".

La sombra del Estado confederal asimétrico ¿Fin de España?
Desde el año 2011 he leído varios artículos, no muy creíbles a mi entender, que aseguraban que existía un pacto soterrado que pretendía una reforma Constitucional que acomodaría a los nacionalistas, transformando la España constitucional fundada en la nación española, patria común e indivisible, tal como lo define el artículo 2 del nuestra carta magna, en un Estado confederal que eliminaría el café para todos y estableciera la singularidad diferenciada de Cataluña y Euskadi frente al resto.

Eso ya sería el "chocolate y la tajada" para los nacionalistas, que mas querrían que seguir en la poltrona obteniendo rendimientos del resto del Estado, pero al margen, como si fueran Suiza, Puerto Rico o Baviera.

En evidente que la escenificación del PSOE, PNV, CDC y Duran i Lleida va por esos lares. Es decir, con la excusa del consenso y el dialogo, pretenden trasformar la España constitucional de 1978 en un Estado federal asimétrico, en beneficio particular de los nacionalistas y con el apoyo de una parte de la oligarquía económica.

Lo logico, si el PSOE fuera un partido responsable, es que si hubiera que hacer una reforma constitucional se hiciera, en consenso con el PP, para todo lo contrario que pretenden las minorías nacionalistas, acabar con los desmanes del nacionalismo, fortalecer la nación española, garantizar la igualdad de oportunidades, asegurar el imperio de la Ley y el Estado de Derecho, remarcar las soberanía nacional y reparar el Estado autonómico.

¿Qué es el nacionalismo?
El nacionalismo separatista no es un sentimiento como afirma Cebrián, es una ideología de ingeniería social, aunque se quiera remontar a Pi i Margal o a Prat de la Riba (más fueristas que nacionalistas). Curiosamente, los políticos nombrados, eran ideólogos conservadores catalanes ultra-regionalistas que planteaban el federalismo para el Estado, algo muy distinto a lo que planteaba el PSOE y las izquierdas en esa época para el Estado español, que no era otra cosa que el Estado fuerte, unitario, que amparara la igualdad entre ciudadanos al margen de territorios y privilegios.

Cebrián, responsable de RTVE en tiempos de Franco, dice que cuidado con despertar la fiera del nacionalismo español, olvida a la fiera que ha supuesto el nacionalismo vasco para España en forma de ETA, o lo que está suponiendo la fiera para Cataluña.

No obstante recomiendo a todos aquellos que hablan alegremente del nacionalismo español como una reminiscencia franquista, que se lean la obra dirigida por el catedrático en Historia Contemporánea Antonio Morales Moya, presidente de la Fundacion Ortega-Marañón, que casualmente fue uno de los primeros diputados del PSOE a la muerte de Franco, que junto a catedrático de Historia Juan Pablo Fusi Aizpurúa, así como por el catedrático de Ciencia Política Andrés de Blas Guerrero, han desarrollado una gran obra denominada "Historia de la Nación y del nacionalismo español". En ella se puede ver un recorrido por la historia de España y la verdadera cara del nacionalismo español que fue encarnado por gente tan diferente al franquismo como Ortega y Gasset, Azorín, Gregorio Marañón o Manuel Azaña.

La reforma de la Constitución en el Debate del Estado de la Nación
Se ha dicho abiertamente en el debate, por parte del PSOE, que quieren una reforma de la Constitución hacia el federalismo (sería mejor hablar de con-federalismo asimétrico), Duran i Lleida ha ido por la misma línea y, por último, PNV también se ha referido a la reforma constitucional y a que se concluyera el proceso con ETA, iniciado por el PSOE, cediendo a las demandas de los presos etarras.

En lo anterior se resume la encrucijada en la que quieren poner algunos irresponsables a España. Estos son los puntos que pretenden los nacionalistas y el PSOE:

- Transformar la configuración constitucional de España en beneficio de la minoría nacionalista, liquidando el espíritu de la transición de 1978 hacia un Estado confederal.

- Ahondar en las diferencias entre territorios, consolidando la singularidad de territorios frente al resto de España. Hacer borrón y cuenta nueva a los desmanes que el nacionalismo terrorista de ETA ha llevado a cabo en España.

- Liquidar el café para todos por el café para unos pocos.
- La Constitución ya no se fundamentaría en la indisoluble unidad de la nación española, seria la Constitución la que crearía un Estado plurinacional que aun no sabemos cómo se llamaría.
- La estrategia del nacionalismo y el PSOE será claramente empujar al gobierno tachándole de inmovilista y agitar la calle como medida de presión.

La opinión del Partido Popular
Mariano Rajoy dijo en el debate: "No creo que la Constitución sea inmodificable", "conviene ser prudente y saber muy bien qué se quiere hacer y el posible consenso que se puede alcanzar".

El año pasado en el aniversario de la Constitución dijo que una reforma constitucional debería perseguir "un objetivo claro: Unir más a los españoles y no generar división". También dijo que no veía en este momento "un consenso similar al logrado en el 1978".

Rajoy, en unas declaraciones similares, señalaba que en vez de seguir mirándonos el ombligo los españoles sobre reformas constitucionales internas deberíamos mirar a Europa: "Estamos en un momento crucial de construcción europea. Esa sí que es una reforma constitucional de verdad. El cambio que supone la unión bancaria, que haya un FROB español, el pacto fiscal, los acuerdos contractuales... Ahí es donde se está produciendo de verdad un cambio constitucional de primera magnitud".

También en un homenaje a Gabriel Cisneros, uno de los que más lucharon por la redacción del artículo 2 de nuestra Constitución que fundamenta nuestra Carta Magna en la Nación española, Mariano Rajoy, como homenaje a su labor, dijo "la Constitución sigue ahí, Gabriel Cisneros, por tanto, sigue con nosotros".

Otros dirigentes del PP relevantes en nuestra región como María Dolores Cospedal siguen la misma línea considerando un "error" abrir el debate sobre la reforma de la Constitución cuando no se da el consenso necesario.

Cospedal decía en Toledo en el aniversario de la Constitución que "no es el momento de abrir una puerta que no sabemos hacia dónde nos va a llevar y sin saber hacia dónde queremos ir". Y, a su juicio, no es el momento, si la propuesta "sólo obedece a problemas internos" de determinadas formaciones políticas y gobiernos. "El consenso alcanzado en 1978 terminaría hoy si nos embarcásemos en esta aventura por desestabilizar el marco jurídico fundamental".

Lo verdaderamente transgresor
Hay algo mucho más innovador y trasgresor que las reformas constitucionales que piden la izquierda y los nacionalistas, y es cumplir y hacer cumplir la Constitución en toda España. Los que hacen castillos en el aire para distraernos sólo pretenden eso, distraernos. La responsabilidad hoy está en fortalecer España, salir de la crisis, cohesionar a la sociedad española y acabar con los lastres inmovilistas de nuestra nación que no nos permiten proyectarnos como una de las naciones más importantes y fundamentales de la historia occidental.

El konzierto ekonómiko katalán
Pedro de Hoyos Periodista Digital  28 Febrero 2014

No me riñan si cada vez me importa menos lo que ocurra con Cataluña y la unidad de España. No me llamen nada, recuerden a Zapatero ("Lo que salga de este Parlament…") y díganselo a él; recuerden la inacción de Rajoy (no sabe, no contesta) y díganselo a él, yo sólo me guío por su ejemplo. ¿Ustedes ven que alguien haga algo? Pues eso.

Así que he decido pensar más en mis propias circunstancias y las de los que me rodean. Hablo de mi casa, de mi familia y de mi tierra. Empiezo a desear que el drama catalán finalice pronto, como sea, pero pronto.

El martes pasado hubo una cena no oficial del Príncipe de Asturias en casa del Conde de Godó -sí, el dueño del periódico que hasta antes de ayer era independentista y antimonárquico sin reparos- con empresarios catalanes. No hubo prensa ni discursos oficiales, Felipe de Borbón iba de simple oyente, a ver qué se cocía, a escuchar. Y escuchó…

Y escuchó que hay que "abrir" la constitución, que hay que pactar -¿pero el gran pacto no era ya la constitución?- y que finalmente habría que llegar a un acuerdo económico con Cataluña, algo así como la versión catalana del konzierto ekonomiko vasko. Y miren, se me empezaron a erizar la neuronas y empecé a morder uñas, que me llego ya por el codo.

El concierto vasco es un privilegio de la época feudal por el que usted, lector, si viviera en el País vasco pagaría menos impuestos de los que está pagando. Sí, sólo por estar viviendo en la arcádica Euskalherría usted pagaría menos impuestos que en Venta de Baños, déjenme poner. Allí donde la riqueza y la prosperidad que llevan las inversiones del Estado crean más progreso se pagan menos impuestos que en las deprimidas, vacías y desoladas tierras castellanas. Dicho de otra forma, es un privilegio por el que los más ricos pagan menos. Y esto parece bien a mi democrática sociedad…
Yo pensaba, ingenuo, que los españoles éramos todos iguales ante la ley… Desde luego no lo somos ante las leyes económicas, evidentemente. Y tamaña insensatez se quiere repetir ahora con Cataluña para evitar la secesión. Dicho de otra manera: el resto de españoles tendremos que pagar los impuestos que deje de pagar Cataluña. ¿Iguales ante la Ley?

Pero dado que los representantes de mi provincia no dependen de mi parecer o mi voto sino de los de sus jefes de Madrid no puedo exigirles la defensa de mis intereses, los de mi familia o mi tierra, así que mejor dejo de escribir para no desesperarme, amigo lector

Inflexión
miquel porta perales ABC Cataluña  28 Febrero 2014

Artur Mas pasa lista y no todos contestan. Quizá el President está amortizado. De ahí que que busque el consenso con los suyos

El proceso soberanista llega al punto de inflexión. El frente internacional no da los frutos esperados: ahí está el silencio recogido por Artur Mas en sus salidas al extranjero -por no hablar de las cartas- o las reiteradas declaraciones de Durao Barroso, Reding y los comisarios europeos -también, publicaciones como The Economist- que auguran que una Cataluña independiente quedaría fuera de la Unión.

Más allá de algún artículo o publirreportaje en la prensa de Bulgaria, Chipre, Malta, Croacia o Estonia, nada. Excepciones: Corriere della Sera da la palabra a Artur Mas y Der Spiegel ilustra un reportaje sobre el nuevo egoísmo populista emergente en Europa con una foto de la Diada 2012. En definitiva, el negocio de Roberto y las cabras. Por otro lado, el frente empresarial -con excepción de los propagandistas de la causa inasequibles al desaliento- ha desoído el mensaje de Artur Mas y dice «no» a la implicación en la cosa. A ello, cabe añadir que una parte de la prensa amiga se está transformando en prensa conocida y saludada.

La inflexión se aprecia también en el partido federado con Convergència. ¿O es que en el congreso extraordinario de Unió del pasado fin de semana no se ha dicho -lo afirmó el Presidente del partido- que la formación, ante la consulta, tendrá en cuenta condicionamientos como la posibilidad de «permanecer en la Unión Europea» y la «cohesión social que queremos mantener»? Y Ramon Espadaler -consejero del gobierno de Artur Mas- añade que Unió quiere «votar y trabajar por un Estado propio, ya veremos si independiente o no».

La inflexión se explica por la que se avecina de seguir empeñados en un proceso que no conduce a ninguna parte. La que se avecina en una Cataluña fuera de la Unión Europea, endeudada, sin nadie que conceda créditos, con un mercado restringido. Y, como insinúa Unió, con la cohesión social amenazada. Por eso, Artur Mas pasa lista y no todos contestan. Quizá el President está amortizado. De ahí que busque el consenso con los suyos.

La política lingüística nacionalista como herramienta de poder y provocadora de fractura social
Jokin Armendariz http://claveciudadana.es  28 Febrero 2014

Soy un ciudadano catalán, amante de la lengua catalana, que es mi segunda lengua y que la fui adquiriendo progresivamente por impregnación del medio social, lectura y estudio a partir de mi llegada a Cataluña, ya joven adulto, al principio de los setenta del siglo pasado, que la utilizo cotidianamente y en la que me desenvuelvo, si no con la misma competencia que en mi lengua materna (difícilmente puedo cabrearme en catalán, o hacer el amor, por ejemplo), si con un nivel muy aceptable.

Una lengua cuya cultura escrita forma parte de mi patrimonio personal, y donde autores como Josep Pla, Joan Vinyoli, Mercè Rodoreda y otros escritores en lengua catalana se codean en mi canon particular de buen aficionado a la lectura, con autores europeos como Gide, Montaigne, Kafka o Pessoa y autores en lengua castellana como Cervantes, Cernuda, Juan Gil Albert o el barcelonés Jaime Gil de Biedma.

A mí, que un funcionario nacionalista, pongamos que hablamos del iletrado Josep Rull, secretario de CDC en sustitución del imputado por corrupción Oriol Pujol, me diga que por oponerme al sistema de inmersión lingüística obligatorio en la escuela pública catalana, estoy atacando a la lengua catalana, a MI LENGUA, me produce más que otra cosa un sarpullido de indignación moral, como tantas otras cosas que el nacionalismo catalán ha impuesto como dogmas, con la alegre colaboración de la izquierda catalana o de intelectuales supuestamente “cosmopolitas” como el sofista ( en el peor sentido de la palabra) Josep Ramoneda.

Porque la oposición a los dogmas nacionalistas excluyentes y en tantos casos discriminatorios, en mi caso y en el de tantos otros es en primer lugar una oposición que nace de un rechazo visceral ético basado en los principios de ciudadanía entendido en un sentido republicano y moderno en los que la libertad individual y la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos están por encima de todo. Es en base de este rechazo moral que uno empieza a hacer consideraciones políticas y a tomar postura y , en el caso del tema del que hablo en este post, reflexionar sobre las consecuencias sociales, educativas, formativas, que tienen para el ciudadano de a pié catalán y que tendrán para el futuro ciudadano adulto que hoy es alumno en el sistema de enseñanza público y concertado , sea éste de lengua materna castellana o catalana.

Este artículo es una reflexión personal sin mayor pretensión que justamente eso, la de ser el testimonio de un ciudadano de a pié y sin mayor bagaje intelectual sobre el tema, de tipo sociológico, lingüístico o pedagógico, que la de haber sido un profesor de secundaria y un ciudadano catalán interesado por la vida pública y de los debates políticos que surgen en seno de la comunidad en que vivo y, como he dicho antes, amante de la lengua catalana y de la cultura escrita en catalán que hoy en día son pilares fundamentales de mi identidad personal.

Lógicamente lo que afirmo no es una pura especulación abstracta sino que la fundamento en mi experiencia personal como profesor durante 35 años , de las experiencias en mi vida cotidiana en relación con otros ciudadanos catalanes, junto con lecturas de ensayos, artículos o estudios sociológicos siempre con un espíritu de simple ciudadano curioso. Algunos de ellos, no todos porque hay multitud de literatura sobre el tema, los que me parecen relevantes para completar mis argumentos, los incluyo al final de este escrito.

Y quiero empezar constatando algo en lo que no había reparado y experimentado antes sino de modo marginal dado los ambientes en los que me he desenvuelto que podría definir, generalizando, como de clase media de profesionales y profesores, de ideas abiertas, que en buena parte en la dictadura militó en la clandestinidad en el PSUC, o compañeros de viaje, catalano parlantes y castellanos parlantes a un 50% y que en la transición vivimos intensamente la “movida” barcelonesa.

En estos ambientes no se percibía algo que siempre ha existido sociológicamente en Cataluña: un cierto sentimiento de superioridad y de recelo de los “nativos” con respecto a los “nouvinguts”. Es cierto que en Barcelona este sentimiento queda muy diluido pero cuando uno vive en un pueblo pequeño o mediano la constatación del hecho es más evidente, lo sé por experiencia, y podría poner muchos ejemplos que me lo han hecho ver claro. Y justamente muchos de ellos están ligados a la lengua.

Lo que ha empezado a ocurrir de un par de años a esta parte, según mi experiencia personal en los círculos en que me muevo, es que esta especie de sentimiento de ser portadores de un estatus superior por el hecho de ser catalanes de lengua materna, o catalanes que castizamente podríamos denominar “de pura cepa”, se ha ido extendiendo de una forma transversal entre esta población catalano parlante, incluidos sectores que podríamos denominar cultivados de clase media y que se consideran progresistas o de izquierdas.

Cada vez con mayor frecuencia te vas sorprendiendo ante “conversiones” al independentismo que nunca habrías imaginado. Personas formadas con las que anteriormente podías compartir críticas al nacionalismo , a la política lingüística y concretamente a la inmersión obligatoria en catalán en la enseñanza, se indignan y consideran como ataques a la “su lengua”, por ejemplo, las doctrinas de los Tribunales al respecto.

En mi caso al menos, es una cuestión que me ha provocado acaloradas discusiones últimamente con gentes con las que nunca lo habría imaginado. No es un dato menor a este respecto que de acuerdo con las encuestas de Centre d’Estudis d’Opnió ( a pesar de las reservas que suscitan su elección de muestras sesgada), el 75% de los catalano parlantes se manifiestan favorables a la independencia, frente a un 20% de los castellano parlantes y un 35% de los que se declaran bilingües (ver gráfico)

La angustia por la posible desaparición de la lengua catalana es algo que estuvo muy presente en polémicas, artículos y ensayos hace no demasiado tiempo. Se llegó a poner fecha a la “desaparición del catalán”. Recuerdo un melodramático artículo del escritor nacionalista Quim Monzó en que relataba desolado un paseo por el Raval en el que prácticamente no había oído hablar la lengua catalana, “el país, tal como lo conocíamos ayer, está desapareciendo”, decía

Y es que aquí me parece que está uno de los meollos de la cuestión: una parte muy importante de los ciudadanos de Cataluña, y particularmente la mayoría de los catalano parlantes ( y me refiero con este término a los de lengua materna catalana, ya que catalano parlantes somos muchos más aunque nuestra lengua materna sea la castellana) no han asumido, en el fondo, la enorme mutación demográfica que ha sufrido Cataluña en los últimos cien años, acentuada a partir del final de los años cincuenta en que la protección de la dictadura franquista convierte a Cataluña, junto con el País Vasco, en el mayor polo de riqueza y desarrollo español, a costa de despoblar amplios territorios peninsulares cuya población se ve obligada, impulsada por la pobreza, a emigrar a Europa o a las regiones ricas de aquella España oscura y dictatorial y que, en Cataluña tuvo como resultado demográfico que la población de la región sea más del doble de la que hubiera tenido con un desarrollo demográfico natural. ( Es curioso constatar que ya en la Republica se debatía en Cataluña sobre el problema del bajo crecimiento demográfico del país)

Esto seguramente no ha ocurrido en ninguna región europea con una intensidad semejante. Pero además que este incremento brutal de la población no ha sido consecuencia de una inmigración extranjera, ni de migraciones del campo a la ciudad dentro de la misma región, que ha tenido su importancia pero mucho menos que en otras regiones españolas, sino de migraciones internas dentro de España, procedentes seguramente la mayor parte del sur peninsular, pero también de Castilla, Aragón, Galicia o Navarra. Y claro, prácticamente la totalidad de los que venían a Cataluña tenían como lengua materna el castellano.

Es probable que haga psicología social de sobremesa pero intuyo que esta “angustia” de pérdida de la lengua e identidad “como pueblo”, para muchísimos catalano parlantes ha sido hábilmente explotada y gestionada desde el poder nacionalista y que en el fondo no tiene gran diferencia con una forma de xenofobia que tantos grupos humanos podemos experimentar.

El temor al otro, al diferente, al que consideras que te está quitando el sitio es un sentimiento muy natural que en democracia se ha de gestionar con habilidad para que los efectos en la convivencia social sean lo menos traumáticos posible.

Pero cabe preguntarse si es eso lo que ha hecho el poder nacionalista los últimos treinta años desde el pujolismo pasando por el tripartito de izquierdas o justamente lo contrario. Con una intensidad especial de cuatro años a esta parte a partir de que Montilla se pone a la cabeza de la primera gran manifestación independentista el 10/07/2010, después de su gloriosa frase “Cap Tribunal pot jutjar els sentiments d’un poble”, refiriéndose al TC a raíz de la sentencia del Estatut (por cierto, de aquella manifestación tuvo que salir de un modo humillante: por piernas, ver vídeo).

Hay que recordar que el eslogan “España nos roba” , el concepto “expolio español a Cataluña por parte de España” o “La Cataluña productiva frente a la España subsidiada (con el dinero de los catalanes)”, tema de una cartel de CiU, han sido promovidos de un modo intensivo los últimos años desde el poder y los medios de comunicación públicos y la mayor parte de los privados regados con generosas subvenciones desde el poder y ampliamente utilizados de un modo especial por CiU y ERC ante el silencio cómplice de fuerzas de izquierda y sindicatos catalanes. Estas campañas monotemáticas han sido el elemento fundamental que explica el incremento exponencial del anhelo de independencia de muchos ciudadanos catalanes y no las banalidades que teorizan los intelectuales del régimen desde las tribunas mediáticas o desde las organizaciones de la “sociedad civil” promovidas y publicitadas desde el poder.

Esta persistente paranoia victimista trufaca de falsedades no ha sido contestado por parte de la izquierda sino que en muchos casos , como en el de el sistema educativo, han hecho bandera de ello de forma muy activa aliándose con el nacionalismo más reaccionario.

¿Cómo es posible que esta izquierda no haya reaccionado ante ciertos datos sociológicos objetivos?

Como por ejemplo el hecho de que, mientras la lengua materna de los catalanes es el 55% el castellano, los diputados del Parlament que son de lengua materna castellana no llegan al 10% (ver artículo de Félix Ovejero “Soc qui soc que no soc jo”) .

Y no hablemos de la enorme proporción de ciudadanos de lengua materna catalana con respecto a los de lengua materna castellana en puestos de altos cargos de todo tipo tanto en la administración autonómica, como en la municipal, universidades, en los colegios profesionales y en las asociaciones de todo tipo. Sería muy interesante que se hiciese un estudio sobre este fenómeno.

O que el fracaso escolar entre los escolares de lengua materna castellana, así como el abandono escolar, sea mucho más alto que el de los alumnos de lengua materna catalana, tema que trataremos en un artículo posterior.

Lo que melancólicamente lamentaba Quim Monzó “el país, tal como lo conocíamos ayer, está desapareciendo” es simplemente una obviedad natural consecuencia del desarrollo histórico y económico: la Cataluña del SXXI, desde el punto de vista sociolingüistico, no tiene nada que ver con la que “conocíamos ayer”, claro que no, de acuerdo con la Encuesta de usos lingüísticos de 2008, si bien en ella no se pregunta sobre la “lengua materna” sino sobre la “lengua de identificación” un 46,5% afirma que es la castellana y alrededor del un 37,2% la catalana y ambas un 8,8% ¿Y porqué esto ha de ser algo como para lamentarse? Es un hecho y punto.

Y un hecho que no es debido la marginación que ha podido tener la lengua catalana durante el franquismo, una verdad absolutamente rechazable, sino fundamentalmente al los intensos movimientos migratorios internos a los que hemos aludido arriba que han llevado a que Cataluña tenga hoy en día más de 7.000.000 de habitantes.

Lo que si es destacable y muy positivo desde el punto de vista de la fortaleza de la lengua catalana es que un 94,6% afirma entender el catalán, un 78,3 hablarlo y un 81,7 , aunque escribirlo solamente lo hacen el 61%, correspondiendo el 39% seguramente a gente que no ha sido escolarizada en los últimos 30 años. Nunca en la historia la lengua catalana había tenido tantos usuarios…pero nunca la sociedad catalana había sido tan bilingüe: y eso es un fenómeno que llegó para quedarse, y en cambio vemos que el nacionalismo es algo que no acepta.

Y en esta no aceptación y la ,utilización de la lengua catalana como una herramienta de “construcción nacional”, tiene consecuencias que conllevan la marginación de la lengua castellana en los ámbitos oficiales y en actitudes claramente discriminatorias frente a los ciudadanos que, o prefieren utilizar la lengua castellana en sus actividades, o que por su origen no tienen todavía un conocimiento suficiente de la lengua catalana.

En mi opinión esta utilización política de la lengua catalana es una de las manifestaciones, esta con carácter oficial, de ese desden que yo mencionaba arriba hacia el “nouvingut” castellano parlante, en su mayor parte clases trabajadoras y populares en un primer momento, que se extiende a sus descendientes ya nacidos en Cataluña pero que siguen considerando su lengua materna como su lengua de identificación, su “lengua propia”.

Y lo peligroso es que esta actitud del poder político ha sido progresivamente admitida y defendida por la mayor parte de los ciudadanos de lengua materna catalana y una porción no desdeñable, aunque parezca paradójico, de los ciudadanos de lengua materna castellana, que no pueden sustraerse a la presión social que se ejerce desde las instancias políticas y de la sociedad civil controlada por el nacionalismo. Y que además ha sido asumida en los últimos 20 años de una manera explícita por las fuerzas de izquierda que no se definen como nacionalistas.

Estamos ante una anomalía que seguramente no tiene parangón en toda Europa o en todo caso solo comparable a la discriminación que sufren ciertas poblaciones en el área de Bruselas situados dentro del territorio de Flandes pero que en los que mayoritariamente sus habitantes son francófonos. Pero hay una gran diferencia importante con Cataluña ya que en esas poblaciones el idioma oficial único es el flamenco y en cambio en Cataluña esta exclusión está ocurriendo con una lengua que, no solamente es la lengua materna mayoritaria de la población sino que además es lengua oficial.

Las políticas defensa y promoción de la lengua catalana, que nuestra Constitución y el Estatuto imponen como norma no pueden hacerse nunca a costa de vulnerar los derechos de los castellano parlantes ni de marginar el uso de la lengua castellana en los ámbitos oficiales y en la enseñanza, como si fuese una lengua secundaria. Es una inmoralidad y una injusticia,

La fractura social está servida. Es cierto que solamente una minoría de ciudadanos catalanes lo han explicitado con su voto el rechazo a esta política (alrededor del 20% si solamente consideramos los votantes del PP y C’s), pero no es una minoría desdeñable. No son solamente unos pocos padres los que con mucho valor han dado la cara, son cientos de miles de ciudadanos los que ya lo han expresado en las urnas, pero el poder nacionalista se niega a abrir del debate con la complicidad del PSC y ICV-EUiA y de los sindicatos, cuando todas las evidencias dicen que la inmensa mayoría de sus electores y afiliados son las primeras víctimas de esta utilización de la lengua catalana al servicio de un proyecto nacionalista y ya claramente secesionista.

En un artículo posterior abordaremos el tema concreto de esta política lingüística: la enseñanza.

Azaña: «Los abusos de la Generalitat son de dominio público»
ISRAEL VIANA. MADRID ABC  28 Febrero 2014

Políticos de izquierda, e incluso nacionalistas, criticaron ya en la década de los 30 a los catalanistas por querer «descuartizar España» y, mientras tanto, «pedir dinero»

ABC. Manuel Azaña, durante un discurso pronunciado en el Ayuntamiento de Valencia
«La desafección de Cataluña (porque no es menos) se ha hecho palpable. Los abusos, rapacerías, locuras y fracasos de la Generalitat y consortes, aunque no en todos sus detalles de insolencia, han pasado al dominio público». Estas contundentes palabras podrían haber sido pronunciadas hoy, inmersa como está España en la batalla por el referéndum de independencia promovida por Artur Mas. Sin embargo, fueron escritas por Manuel Azaña hace nada menos que 77 años.

ABC. Toma de posesión de Azaña y su gobierno en la Segunda República (1936)
Junto al que fuera presidente del Gobierno de la República, en la década de los 30 hubo otros muchos intelectuales y políticos de izquierdas, e incluso nacionalistas, que se posicionaron contra los excesos de los autonomismos, sobre todo el catalán. Ya fueran presidentes del gobierno como Juan Negrín, que se llegó a mostrarse abiertamente irritado respecto a este «problema», o ideólogos tan importantes como el considerado padre del nacionalismo gallego, Castelao.

En 1932, poco antes de que se aprobara el primer estatuto de Cataluña, el propio Ortega y Gasset aseguraba que «el problema catalán no se puede resolver, sólo se puede conllevar; es un problema perpetuo y lo seguirá siendo mientras España subsista». Y junto a él, intelectuales como Santiago Ramón y Cajal («deprime y entristece el ánimo considerar la ingratitud de los vascos, cuya gran mayoría desea separarse de la patria común»), Miguel de Unamuno («soy doblemente español, por vasco y por español») o Pío Baroja («los nacionalismos vasco y catalán se fundamentan en textos de segundo orden»). Todos criticaron abiertamente los desmanes nacionalistas y la manipulación e interpretación interesada que creían que habían hecho de la historia de España.

Los autonomismos, un problema
La cuestión regional fue uno de los problemas que contribuyó a acentuar el clima de crisis que se vivía en la Segunda República. El catalanismo –que iba un paso por delante de los movimientos autonomistas vasco y gallego– demostraba cada vez más fuerza. De hecho, tras la aprobación del primer proyecto de estatuto, que otorgaba un amplio autogobierno a los catalanes, sus defensores –más federalistas que independentistas– no dudaron en alzar la voz para criticar que éste rebajaba sus pretensiones originales.

ABC Negrín, en 1937, recién nombrado presidente del Gobierno
De ahí en adelante, el catalanismo fue cada vez más poderoso y exigente políticamente. Y los autonomismos en general comenzaron a representar para la República un problema que había que resolver cuanto antes. La paciencia de muchos políticos e intelectuales estaba llegando a su límite. Y aunque es cierto que no amenazaban la unidad del país, entorpecían los debates constitucionales y no facilitaban el funcionamiento de las instituciones, según defienden historiadores como Émile Témime, Alberto Broder o Gérard Chastagnaret.

El mismo Azaña dejó escritas otras muestras de la «desafección» por parte de Cataluña, al transcribir en su diario la opinión de políticos con los que había intercambiado opiniones. En 1937, por ejemplo, cuando reanudó esa afición por anotarlo todo, recogió el inmenso cabreo del entonces jefe de Gobierno republicano, el socialista Juan Negrín, con el lendakari vasco, José Antonio Aguirre, y lo que para él representaban los nacionalismos en general: «Aguirre no puede resistir que se hable de España. En Barcelona afectan no pronunciar siquiera su nombre. Yo no he sido nunca lo que llaman españolista ni patriotero. Pero ante estas cosas, me indigno. Y si esas gentes van a descuartizar a España, prefiero a Franco. Con él ya nos entenderíamos nosotros, o nuestros hijos o quien fuere. Pero esos hombres son inaguantables. Acabarían por dar la razón a Franco. Y mientras, venga a pedir dinero, y más dinero».

«No queremos separarnos de España»
Estas críticas llegaron incluso de figuras históricas como Castelao. «Nosotros no queremos separarnos del resto de España, no intentamos romper el vínculo de muchos siglos. Lo que queremos es crear una mancomunidad de intereses morales y materiales», aseguraba un mes antes de que comenzara la Guerra Civil, durante un mitin en el Teatro Rosalía de la Coruña.

ABC. Castelao
Y en 1937, añadía aún más contundente: «Quiero proclamar en letras de molde lo que dijimos muchas veces en mítines de propaganda. Creemos que el separatismo es una idea anacrónica y solamente lo disculpamos como un movimiento de desesperación que jamás quisiéramos sentir». Unas palabras que quedaban recogidas en «Sempre en Galiza», la obra en la que Castelao resumía su línea ideológica, y en la que llegaba a asegurar que los galleguistas «no intentaban tronzar la solidaridad de los pueblos españoles, reforzada por una convivencia de siglos, sino más bien posibilitar la reconstrucción de la gran unidad hispánica, o ibérica».

Voces críticas todas ellas que surgieron en un periodo como el de la Segunda República, donde se alimentó el clima de efusión y confianza entre los nacionalistas. Fue el mismo Azaña quien favoreció este crecimiento, a pesar de sus posteriores críticas, al considerar indispensable para la estabilidad de la democracia española dar a los catalanes un nivel aceptable de autogobierno. La misma euforia que se vive hoy, a pesar de la sentencia de 2010, en la que el Tribunal Constitucional aseguraba que «la Constitución no conoce otra nación que la española», y a pesar también de que expertos han declarado recientemente que el referéndum es ilegal y contrario a la Constitución. Parece que el «problema perpetuo» catalán del que hablaba Unamuno sigue presente.

una campaña pide su dimisión y otra le apoya
Guerra en Cataluña por el vicepresidente de BASF que firmó contra la consulta de Mas
Antonio Fernández. www.lavozlibre.com  28 Febrero 2014

Para algunos, la venganza es un plato que también pude servirse caliente. Por tanto, la primera batalla de la independencia ya ha comenzado. El comunicado de una cincuentena de ejecutivos extranjeros en Cataluña en el que pedían frenar el proceso independentista ha recogido los primeros contraataques, en forma de una campaña para pedir la dimisión de uno de los firmantes, nada menos que Erwin Rauhe, vicepresidente de la multinacional alemana BASF, el nombre de mayor peso de la extensa lista de apoyos que tenía.

El Cercle Català de Negocis (CCN), entidad que agrupa a algunos empresarios independentistas, fue la primera organización que se movilizó para 'convencer' a los alemanes. Al día siguiente de hacer pública lo que ya se conoce como la Declaración de Barcelona, esta asociación se puso en contacto con representantes de sus homólogos alemanes porque consideraba que las aseveraciones de los ejecutivos se hicieron por carencia de información “o la han recibido tergiversada a través de la prensa española”. La intención del CCN era “desmitificar las dudas y temores relacionados con el proceso de consecución de un Estado propio para Cataluña. El CCN se inclina “por la pedagogía como mejor herramienta para responder a la Declaración de Barcelona”.

Es más, para los empresarios independentistas, la información que recibieron los ejecutivos alemanes fue directamente de “la FAES o la Fundación Francisco Franco”. Y el presidente del CCN, Albert Pont, aseguró que Cataluña seguirá teniendo sus mismos derechos en la UE, digan lo que digan sus dirigentes, aunque en un comunicado que realizó con la vista puesta en Alemania llegó a afirmar que “tal y como está yendo el proceso, por ahora es España quien tiene más números para quedar fuera de Europa”.

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. (EFE)El presidente de la Generalitat de Cataluña, Artur Mas. (EFE)Y puestos a decir boutades, otros compatriotas se liaron la manta a la cabeza y fueron más allá. Es el caso de Josep Escofet, habitual de los foros independentistas, que lleva dos semanas proponiendo en todos los foros soberanistas un duro comunicado. Su mensaje es claro y directo: “Firmad la petición. Destitución del vicepresidente de BASF España, Erwin Rauhe, por tomar parte en la propaganda del Partido Popular en contra del proceso de independencia Catalán (sic). No nos podemos permitir declaraciones de este tipo, hemos de decir basta a que todos nos critiquen haciendo demagogia barata y que no pase nada”.

A continuación, facilita la dirección de la web donde se encuentra la petición, que deberá ser enviada a Kurt Bock y a Martin Brudermüller, presidente y vicepresidente respectivamente de la multinacional alemana. El texto de la misiva dice que “no podemos tolerar las declaraciones del señor Erwin Rauhe para difundir propaganda política impulsada por el PP contra el proceso pacífico y democrático de la independencia de Cataluña” y exige su inmediato despido. Su éxito, hasta el momento, ha sido bastante discreto: sólo ha conseguido 385 firmas de apoyo.

La contracampaña
Pero eso no quita que el catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), Clemente Polo, hubiese lanzado, a su vez, una campaña paralela de apoyo a Rauhe. Esta campaña, puesta en marcha a finales de la pasada semana, tiene como leitmotiv hacer frente a la que ha puesto en marcha Josep Escofet. Lo que quiere es “respaldar públicamente la iniciativa del señor Erwin Rauhe, vicepresidente de BASF España, y otros empresarios alemanes a favor de mantener la unidad de España”. Y en su corto texto subraya que “somos muchos los catalanes que nos oponemos al movimiento nacional-independentista catalán que está provocando una gravísima fractura social en Cataluña y que, de consumarse, tendría consecuencias económicas desastrosas para la inmensa mayoría de los catalanes”. Y sus resultados son bastante mejores que los de este: ha recogido ya 650 firmas, a pesar de haberse puesto en marcha hace sólo unos días.

Cadena humana por la independencia. (EFE)Cadena humana por la independencia. (EFE)Clemente Polo señaló a El Confidencial que decidió comenzar su campaña cuando vio la de Escofet en las redes sociales. “Lo cierto es que aquí todos tienen miedo. Los empresarios no dicen nada porque afirman que de momento no tienen nada que ganar. Y por parte de los políticos se juega con muchas mentiras. Por ejemplo, han hecho públicas encuestas donde dicen que los empresarios están a favor de la independencia. Y lo cierto es que enviaron la encuesta a 10.000 empresarios y sólo respondieron 800. Evidentemente, sólo respondieron los que querían decir que sí. Y ellos lo presentan como un gran respaldo al proceso. O cuando hacen caso a un estudio económico, flojito, en el que se dice que el déficit de la balanza es de 16.000 millones de euros anuales. Y si miramos el año 2009, vemos que sí existió un superávit de 4.000 millones, pero si miramos el histórico, no hay superávit”.

Fuentes empresariales alemanas, no obstante, señalaron a El Confidencial que a nivel oficial no han recibido presiones tras el comunicado. “A nivel personal, ha habido tensión, pero ni desde el Gobierno ni desde ninguna entidad se han dirigido a nosotros para presionarnos o pedirnos explicaciones”, indican estas fuentes. Respecto a la campaña de Escofet, apuntan a que es obra de un exaltado o un pequeño grupo de ellos, pero no le dan mayor importancia. “Iniciativas como esta no llevan a ninguna parte”, subrayan. Alguna fuentes consultadas por este diario, no obstante, enfatizan que si el comunicado hubiese sido de apoyo, las alabanzas no habrían cesado e incluso no descartan que hubieran sido recibidos por el propio presidente de la Generalitat.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial