AGLI Recortes de Prensa   Sábado 1 Marzo  2014

De Venezuela a España
Almudena Negro www.gaceta.es 1 Marzo 2014

El demagogo golpista de Hugo Chávez, como buen socialista, prometió a los desheredados el paraíso en la tierra.

El mundo asiste estos días, entre atónito y asqueado, a las imágenes, teñidas de sangre joven, que llegan a través de las redes sociales desde Venezuela. La clase dirigente calla o se mantiene en posiciones tibias. Es lo que tienen el petróleo y el capitalismo de Estado, que no es capitalismo ni economía de mercado, sino trapicheo entre oligarcas. En una sociedad realmente capitalista, como señalaba la filósofa y escritora rusa Ayn Rand, “las relaciones humanas son voluntarias” y “los hombres libres de cooperar entre ellos o no, de negociar entre ellos o no según se lo dicten sus propios juicios, convicciones e intereses individuales”. Algo que, evidentemente, no se da en el hiperregulado mundo occidental.

Reflexionábamos hace unos días en Ya es Domingo de Radio Inter acerca de cómo es posible que un individuo como Nicolás Maduro haya podido llegar a presidente, máxime con un programa neocastrista, vista la terrorífica experiencia que aún padece el pueblo cubano. Políticas neomarxistas que se han extendido también a Ecuador, Bolivia y Argentina. Y que empiezan a aparecer, de la mano de socialistas como Pablo Iglesias o Cayo Lara, significativo su silencio mientras los sicarios de Maduro asesinan estudiantes a tiros en las calles de Venezuela, en España. Pues bien, resulta que en Venezuela hubo una democracia anterior a la española que, por falta de representación y división de poderes –la corrupción del Poder Judicial está quedando de manifiesto ante el mundo estos días: Ralenis Tovar se llama la juez que ha ordenado la detención de los opositores Leopoldo López y Carlos Vecchio-, acabó destruida por la corrupción de las oligarquías.

Los grandes partidos tradicionales, tantos lazos unieron en su día a Felipe González con Carlos Andrés Pérez, acabaron gobernando en contra de los ciudadanos, que veían cómo las clases medias desaparecían, la inseguridad ciudadana se hacía con el control de las calles y llegaban el hambre y la miseria, mientras los políticos vivían, en pleno paraíso petrolífero, a cuerpo de rey. Por otra parte, el espectro ideológico en el que se movían dichos partidos –de COPEI a Acción democrática- fue virando cada día más hacia la socialdemocracia. El liberalismo en Venezuela, sencillamente, fue aniquilado. Las elecciones consistían en un concurso de promesas de grandes dádivas con dinero ajeno. Clientelismo en estado puro.

Fue así que un demagogo golpista, Hugo Chávez, de quien no hay que olvidar su faceta como militar, clave de su ascenso al poder, consiguió ganarse a la mayoría de las clases bajas y de las depauperadas clases medias, con un programa netamente socialista, que, como buen programa socialista, prometía a los desheredados el paraíso en la tierra. Fallecido el tirano del “exprópiese”, y después de una pelea entre Diosdado Cabello y Nicolás Maduro que aún persiste, acabó éste último, un borrico con ínfulas, haciéndose con el poder.

Falacias tributarias, inversión y donación
Daniel Lacalle El Confidencial 1 Marzo 2014

"I'm saying it bluntly, that this administration is the greatest wet blanket to business, progress and job creation in my lifetime” Steve Wynn (Julio 2011)

Me preocupa mucho la deriva populista de algunos grupos políticos, que se ha intensificado con el debate sobre el estado de la Nación. No debería extrañarme, cuando en un país en el que se ha disparado el gasto público en 180.000 millones desde 2003 se escuchan cosas tan alarmantes como “usted y yo estamos de acuerdo, no tenemos un problema de gastos sino de ingresos” sin que se revolucione el congreso.

Por supuesto, es falso. España jamás ha ingresado más de 413.000 millones de euros en el pico de la burbuja inmobiliaria y de obra civil, a pesar de la mayor expansión de crédito después de China y Taiwán. Sin embargo, gastamos más de 60.000 millones por encima de esos ingresos fiscales burbujeros. El gasto se adaptó rápidamente a la fiesta, pero luego los gobiernos se niegan a reducirlo cuando el ciclo cambia. Y hay que recaudar.

Nuestros representantes se lanzan a la represión fiscal sin reconocer el más mínimo error en la gestión ni en el gasto. Cada vez que se comentaba en el debate el agujero dejado por el despilfarro y las facturas sin pagar por las administraciones públicas –total, entre 20.000 y 30.000 millones de euros- que han costado la ruina a miles de empresarios y centenares de miles de empleos, el silencio se tornaba en excusa y se sacaba el nuevo cuento, la demonización de las grandes empresas.

La primera falacia es el mantra de que “España es un paraíso fiscal para las grandes empresas”. En mi libro “Viaje a la Libertad Económica” lo rebato, y Diego Sánchez de la Cruz lo comenta también aquí. Basta con analizar los datos comunicados por las empresas del Ibex 35 para determinar que su tipo efectivo en el Impuesto de Sociedades asciende al 20% de las ganancias anuales. Pero además, en el caso de las grandes compañías industriales, la factura en impuestos alcanza hasta el 50% del beneficio neto generado en España y más de la mitad de los impuestos que pagan en todo el mundo, a pesar de contar con más ingresos fuera que en nuestro país.

La primera falacia es el mantra de que “España es un paraíso fiscal para las grandes empresas”. Basta con analizar los datos comunicados por las empresas del Ibex 35 para determinar que su tipo efectivo del Impuesto de Sociedades asciende al 20% de las ganancias anuales

Las empresas que registran beneficios en España, de hecho, se encuentran con una importante cantidad de impuestos que se deducen tanto a nivel nacional como local y regional, desde gravámenes sobre la actividad económica, verdes, sociales, de bienes inmuebles,etc. Esos factores, en el caso de las diez grandes empresas industriales, son casi equivalentes a su factura por impuesto de sociedades.

Si analizamos la totalidad de obligaciones tributarias que enfrentan las compañías españolas, el tipo es mucho mayor. De hecho, usando datos del informe Paying Taxes de Price Waterhouse Cooper, la presión fiscal total sobre los beneficios empresariales es del 59% en España frente al 41% de Europa.

Sin embargo queremos más, sin entender que es menos, a pesar de la evidencia. Demonizar a Inditex, Mercadona o cualquiera de los grandes grupos es hambre para hoy y hambruna para mañana. Necesitamos muchos más de ellos, no atacarlos para confiscar unos euros más.

En vez de enorgullecernos de que nuestro país haya creado multinacionales con capacidad de superar la crisis del euro, la latinoamericana y seguir creando empleo y creciendo, las tratamos como el Sheriff de Nottingham en Robin Hood. Cállese y acepte, que puede ser peor. Hasta que se vayan, una a una, y recaudemos en cromos de Pocoyó.

Imagínense por un segundo lo que hubiera ocurrido con las grandes empresas españolas si no hubieran podido deducir el fondo de comercio de su inversión internacional y cambiar su estructura a multinacional. Tendríamos un 12% del Ibex en quiebra por su exposición a construcción, concesiones en España y cambios regulatorios.

No nos importa la quiebra de mañana si ayer se recaudaron un par de miles de millones para pagar mayor gasto político. Además de confiscar y mantener la política del avestruz, queremos que se inviertan miles de millones en nuestro país. Donación.

Imagínense mi sorpresa estos días cuando leo unas declaraciones de Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, comentando su decisión de invertir menos en España ante la inseguridad jurídica creada por los eternos cambios regulatorios, similar a otras declaraciones de ejecutivos nacionales, y se genera una polémica casi de caza de brujas.

En Estados Unidos y Reino Unido he escuchado en multitud de ocasiones a los presidentes de las grandes empresas, energéticas, reguladas o de cualquier sector, criticar al gobierno abiertamente y tomar las decisiones que mejor defienden, en su criterio, a los accionistas. Recuerden a Rex Tillerson (Exxon) decir “no, thanks” a las sugerencias de Obama.

En el sector energético europeo, empresas alemanas como RWE o E.On, incluso empresas semi-estatales como Enel, GDF-Suez o EDF, han tomado enormes decisiones de recorte de inversiones ante actuaciones gubernamentales que destruían valor, y han criticado abiertamente decisiones como el mal llamado impuesto de Robin Hood en Italia, los cambios en política nuclear en Alemania, o la congelación de tarifas en Francia. Pero solo en España he visto un revuelo y demonización mediática como el percibido esta semana con empresas privadas –y ojo, no privatizadas- como Iberdrola.

Tras sufrir un zarpazo regulatorio de 2.000 millones de euros en dos años, decidir no invertir más no solo es prudente, es imperativo.

Cuando España tiene una capacidad instalada de 104.000 megawatios para una demanda en punta de capacidad de 40.000 megawatios, pensar que deben invertir más no sólo es delirante, sino innecesario. Y no olvidemos que las inversiones reguladas eran obligatorias y dictadas por la planificación del estado, como comentaba en mi artículo “Oligopolios o planificación de burbuja”.

En vez de enorgullecernos de que nuestro país haya creado multinacionales con capacidad de superar la crisis del euro, la latinoamericana y seguir creando empleo y creciendo, las tratamos como el Sheriff de Nottingham en Robin Hood.

Cuando después de invertir 20.000 millones de euros en España se genera el mismo beneficio en 2013 que en 2002 en el territorio nacional debido a los constantes recortes, no invertir más en España es normal. Para los que dicen que las eléctricas “se forran”: tienen la peor rentabilidad sobre el capital empleado de todo el sector eléctrico europeo. Aun así, el 15% de su plan de inversiones a 2016 se concentra en el territorio nacional en actividades reguladas y distribución.

Cuando sobra capacidad y las inversiones en distribución están limitadas ¡por ley!, invertir más en España es algo que ni el Estado quiere, como han dicho en muchas ocasiones tanto ministros como secretarios de estado. Amenazar con expropiar o cambiar a los gestores de empresas privadas es cuando menos intolerable.

Otras grandes empresas del sector, como Acciona, han tenido que hacer provisiones por pérdidas relacionadas con los cambios regulatorios de 2.200 millones de euros, equivalentes al 65% de su capitalización bursátil y se concentran en reforzar su crecimiento internacional y reestructurar sus actividades. Fuera de España, RWE anunciaba 3.300 millones de provisiones y E.On, tras tres años de ajustes, anunciaba en sus resultados que el 80% de su crecimiento sería fuera de Europa. La propia GDF-Suez, semi-estatal, llevaba a cabo 15.000 millones de euros de provisiones por pérdidas y anunciaba que el 70% de sus inversiones hasta 2016 se centrarían fuera de Europa y un porcentaje mínimo, el 15%, en Francia.

El ataque a las empresas no es una casualidad, ni es nuevo. La tentación de pensar que confiscando e interviniendo nos vamos a forrar todos y no pasa nada viene desde hace siglos. Y siempre falla. Pero se lleva a cabo desde el conocimiento de que es un mensaje que vende muy bien en un país donde no parece interesarnos crear empresas y riqueza, sino sacar el último euro de las que sobrevivan al intervencionismo e ir juntos, como el coro de Nabucco, a la igualdad en la miseria. Y cuando las empresas a las que confiscamos “por el pueblo” caen, le echamos la culpa a los socorridos mercados o a Merkel y a correr.

Esperemos que los españoles despierten, porque convertirnos en “Argentina sin petróleo” puede parecer un objetivo muy goloso para algunos, pero es muy doloroso para todos.

'Sindicatos, S. A.
Vida y milagros de Méndez y Toxo
Pablo Molina Libertad Digital 1 Marzo 2014

Las visitas frecuentes a los restaurantes más acreditados y los viajes en los cruceros más exclusivos ya no son patrimonio de los potentados. Los principales defensores de la clase obrera son también rostros habituales en estos ambientes de lujo, con la salvedad de que ellos lo hacen con cargo al bolsillo del contribuyente, para orgullo de todos los que financiamos el espléndido tren de vida de tanto benefactor. Y es que los dos sindicatos mayoritarios en España, autotitulados "de clase" (alta), sólo conservan de sus principios fundadores la verborrea marxistoide que interpreta las interacciones sociales bajo el esquema decimonónico de la lucha de clases. Hoy en día, la Unión General de Trabajadores y las Comisiones Obreras son emporios empresariales cobijados al abrigo del presupuesto público, dedicados fundamentalmente a mantener el tinglado que permite a sus dirigentes disfrutar de todos los vicios pequeñoburgueses que las organizaciones de izquierdas siempre han condenado.

Horcajo y Algarra, Xavier y Javier respectivamente, son periodistas bien conocidos por su participación en los programas más exitosos de la cadena Intereconomía. Ambos han dado a la imprenta el libro Sindicatos, S. A., subtitulado "Toxo y Méndez, los mandarines del capitalismo obrero", que esmalta precisamente el éxito de los dos dirigentes sindicales en su empeño de convertir a unas organizaciones creadas para defender los derechos del trabajador en dos auténticos imperios financieros.

El rosario de escándalos del sindicalismo español, en el que la UGT ostenta un merecido protagonismo, distrae la atención del ciudadano de la causa principal que permite tanto latrocinio, que no es otra que la liberalidad con que estas organizaciones utilizan el dinero público. Tras dos capítulos en los que se relata la llegada al poder de Méndez y Fernández Toxo, imprescindibles para fijar el perfil biográfico de ambos mandarines, Horcajo y Algarra explican con detalle la manera en que las dos organizaciones han llevado a cabo todo un programa expansivo para rentabilizar el intenso caudal de fondos públicos que reciben cada año, sin que se sepa, hasta el momento, cuál es el beneficio tangible que los trabajadores españoles reciben a cambio. Los grandes escándalos de la UGT, desde la estafa de la cooperativa de viviendas PSV hasta el fondo de reptiles de la Junta de Andalucía, ocupan por derecho propio un lugar de deshonor en este libro, imprescindible para hacerse una idea cabal de los verdaderos intereses de estas organizaciones.

El anexo que se incluye como propina, con el nutrido listado de empresas vinculadas a UGT y CCOO, justifica sobradamente el título que Horcajo y Algarra han elegido para esta obra. Pocas empresas del IBEX 35 pueden exhibir un ramaje corporativo tan frondoso como el que ofrecen estas dos corporaciones sindicales gestionadas por Méndez y Toxo. Dos empresarios de postín, cuyo ventajismo la clase política en pleno se negará siempre a suprimir.


Xavier Horcajo y Javier Algarra, Sindicatos, S. A., Sekotia, Madrid, 2014.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

Ilegalizar BILDU.
Vicente A. C. M. Periodista Digital 1 Marzo 2014

¿A qué juega el PP en Navarra y en El País Vasco? El PP lleva más de dos años con mayoría absoluta y aunque se queja de los comportamientos de las franquicias autonómicas del PSOE,PSV y PSN, tampoco hace nada por mantener un discurso homogéneo y permite las "singularidades" de sus franquicias en El País Vasco y Cataluña, PPV y PPC. Es evidente que Navarra es una pieza esencial en el esquema independentista del PNV y de las formaciones políticas etarras, de las que BILDU es el principal exponente. Es también evidente que el tremendo error de que figure en la Constitución la Disposición Transitoria Cuarta sobre la incorporación de Navarra al País Vasco, es la espada de Damocles que algún día caerá sobre la cabeza de los navarros.

Nadie puede poner en cuestión que la coacción y el miedo imperan en los pueblos de El País Vasco y Navarra donde gobiernan los partidos abertzales. Una situación de exclusión y de coacción de los ciudadanos que no comparten las ideas anexionistas. Un miedo que se nota en la escasa participación política de los llamados partidos nacionales PSOE y PP que deben sufrir la presión insoportable de los "matones" abertzales, las pintadas en su viviendas, las amenazas de muerte a ellos mismos y a sus familias, la exclusión social, etc. ETA ya no mata pero sigue presente como guardián del proceso de independencia y anexión de Navarra en la construcción de Euskal Herria.

Pero ¿qué hace el Gobierno de España para evitar el totalitarismo y la represión de los no nacionalistas? Absolutamente nada. De nada han servido los detallados informes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil estableciendo la vinculación clara de partidos como SORTU o BILDU con ETA. De nada ha servido que estos partidos nunca hayan condenado a ETA, ni sus atentados, ni sus muertes, ni que tampoco hayan pedido claramente su disolución. Su legalización fue una maniobra política impuesta por el PSOE y un Tribunal politizado hasta la náusea. Pero el PP está realizando una política continuista y tampoco tiene la voluntad de promover la ilegalización de esos partidos,ni la supresión de la Disposición transitoria cuarta del texto de la Constitución.

Tras la reprobación en comisión, -con el amago de la moción de censura del PSN con el apoyo de BILDU-, sobre la Presidenta del Gobierno foral de navarra, la Sra. Barcina, se ha sentido el vértigo de la llegada de BILDU al poder y la posibilidad clara de una integración de Navarra en El País Vasco, promovida por ese partido tras las próximas elecciones autonómicas. Es por tanto urgente el que el PP y PSOE hagan caso a la petición de la Presidenta Sra.Barcina, realizada en enero del 2012,y consensuen un pacto de supresión de esa Disposición Transitoria que jamás debió figurar en la Constitución. Es igualmente urgente que esos partidos secesionistas etarras que practican la coacción y el adoctrinamiento sean ilegalizados y apartados de los gobiernos de Ayuntamientos, diputaciones y autonomias. No hacerlo será contribuir al desastre y la desaparición de navarra como autonomía Foral.

El PP no puede seguir la "hoja de ruta" indigna y suicida que promovió Zapatero con Rubalcaba. El PP no puede admitir que el terrorismo triunfe sobre el Estado de Derecho y abandonar a los navarros y a los vascos que se sienten y quieren seguir siendo españoles y no comparten los sueños de grandeza del mundo abertzale y nacionalista, valga la redundancia, sobre la inexistente Euskal Herria. El Gobierno de España debe hacer que la Ley se cumpla en todo el territorio nacional y, si es preciso, suspender ayuntamientos y la misma autonomia ante los desafíos de los secesionistas y el adoctrinamiento en las ikastolas y universidades de El País Vasco y Navarra.

Si no quieren que esto sea el comienzo de la desaparición de España como Nación indivisible, deben ya tomar acción y no esconderse en la demagogia que solo es el reflejo de la cobardía y de complicidad con los que traicionan a España para destruirla.

Una victoria rotunda de Yolanda Barcina
EDITORIAL Libertad Digital 1 Marzo 2014

La crisis desatada en Navarra por la amenaza socialista de orquestar una moción de censura contra Yolanda Barcina, que contaría con los votos de Bildu, se ha saldado con una rotunda victoria de la presidenta autonómica y líder de la Unión del Pueblo Navarro. Lo ratifica el fiasco de la Comisión de Investigación impulsada en el parlamento navarro que, a pesar de saldarse con una reprobación de circunstancias para salvar la penosa imagen ofrecida por socialistas y proetarras, no ha podido demostrar las sospechas aventadas por el PSN a cuenta de las acusaciones de una exdirigente de la hacienda foral. La propia instigadora de estas acusaciones de corrupción se retractó en la Comisión ante la imposibilidad de poder sustanciar con hechos sus declaraciones anteriores, en las que culpaba a la actual responsable de Hacienda de haber cometido tráfico de influencias en asuntos de fiscalidad.

El fracaso estrepitoso de esta intentona socialista de alzarse con el poder en la Comunidad Foral revela la ligereza con que el PSN se embarcó en esta peligrosa aventura de la mano de los que no ocultan su pretensión de anexionar Navarra al País Vasco. Sin embargo, era evidente desde un principio que esas etéreas sospechas de corrupción no eran más que una excusa para poner en marcha una operación de mucho mayor calado. Eduardo Madina, cuyo ascendente en la política vasca otorga a su voz un indudable peso específico, ya se refirió a este asunto con su apelación a la necesidad de iniciar "un tiempo nuevo", en referencia a su disposición a pactar con el brazo político de la banda terrorista ETA para cambiar el equilibrio de fuerzas en Navarra y, más tarde, también en el País Vasco.

La dirección nacional del PSOE ha contemporizado con este serio problema eludiendo apoyar explícitamente la operación orquestada por su filial navarra. Sin embargo, no cabe atribuir a la decisión de Rubalcaba la virtud exigible a todo partido que aspira a gobernar en España. El PSOE no ha actuado en clave nacional, sino más bien electoralista, y sólo la proximidad de los comicios europeos y el riesgo de sufrir una pérdida sensible de votos ha obligado a sus dirigentes a reprochar el deseo inicial de los socialistas navarros de tomar el poder a través de un acuerdo con la formación proetarra.

La derrota de este peligrosa intentona para la estabilidad del país hay que atribuirla a la firmeza de Yolanda Barcina, que en las casi dos semanas transcurridas desde que estalló este presunto escándalo ha actuado con gran solvencia e inteligencia política. La presidenta navarra ratificó ayer que no va a dimitir, porque objetivamente ha quedado demostrado que no había razón para ello. Su decisión es, además, una garantía de que Navarra no va a entrar en ese tramposo "tiempo nuevo" que la falta de escrúpulos de los socialistas quiere imponer de la mano de los principales enemigos de la Nación.

Unionismo o la fractura social como método
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital 1 Marzo 2014

La ofensiva política del gobierno de Mariano Rajoy parece que está dando en el blanco, prueba de ello es la reacción atávica a las declaraciones de Alicia Sánchez Camacho, Enric Millo o María Dolores de Cospedal durante la convención del PP celebrada en Barcelona, y no me refiero al tremendo error de cambiar el tema de las balanzas fiscales en vez de poner el foco en las contradicciones en las que incurren los defensores de dichos estudios (cambio que solo ha servido para dar más carnaza a la jauría nacionalista).

El dardo ha dado en la diana, al fin se destapa en el entramado mediático catalán una estrategia política que ha calado paulatinamente entre la población catalana: la fractura social en función de tu posicionamiento respecto a la independencia de Cataluña y los cada vez más numerosos casos de violencia política (de baja intensidad) contra todo aquél que se posicione públicamente en contra de los postulados soberanistas.

Después de la Convención del PP, la caverna mediática nacionalista ha reaccionado contundentemente, Mariano Rajoy ha sido tachado por la hagiógrafa oficial de Artur Mas, Pilar Rahola, de “capitán de los hoolingas”, de ser un “mediocre” ante “tiempos son épicos, complejos y grandiosos”… El siempre dispuesto a la deformación informativa y portavoz de la Generalitat, Francesc Homs ha declarado que el Presidente del Gobierno “insulta la inteligencia del pueblo de Cataluña” o, según Josep María Pelegrí de CiU, el PP ha venido a Cataluña con “espíritu colonial” (más un sinfín editoriales y columnas de periodistas aspirantes a convertirse en el palmero oficial del Reino).

Resulta chocante que para el gobierno de la Generalitat no sean una prioridad los incidentes y ataques a sedes de partidos políticos y militantes, parece que prefieren seguir aparentando que la fractura social no genera frustración ni tensiona emocionalmente a la sociedad, parece que prefieran continuar con la ficción de un “Proceso” pacífico, transversal, democrático… aséptico…

Se rasgan las vestiduras cuando Alicia Sánchez Camacho compara la situación del País Vasco con la de Cataluña, utilizan toda su maquinaria de propaganda para tratar de difamar a la dirigente popular, pero la realidad resulta muchas veces irónica, al día siguiente del “aquelarre” de los populares, las juventudes de ERC han homenajeado a un terrorista de Terra Lliure abatido por las fuerzas de seguridad en el año 1979… acto que ha acabado con gritos de “Visca Terra Lliure”.

¿Alguien desde el gobierno catalán ha condenado, criticado o cuestionado dicho homenaje?, ¿cuántas plumas al servicio del Régimen nacionalista han denunciado el evento?, ¿qué medios de comunicación han difundido la noticia?, ¿por qué la radio y televisión pública oculta este tipo de actuaciones?, ¿no será que la épica nacionalista es muy permisiva con la radicalidad propia (radicalidad en lo radical) y muy poco tolerante con los discursos que simplemente disienten de lo oficial?

Por mucho que nieguen la mayor, en Cataluña se está dando una fractura social, se percibe en cualquier conversación, en cualquier discusión, en cualquier tertulia, pero no solo en el fragor del debate, sino también en los silencios obligados para evitar malos ratos, en el hecho de que los partidarios del “Proceso” se permiten el lujo de hacer un proselitismo de la intimidad, de lo cercano, desde la soberbia y la superioridad del que cree saberlo (casi) todo de antemano, cualquiera que viva en Cataluña y tenga un mínimo de capacidad de atención dará cuenta de lo que digo.

Pero ¿por qué azuzar la división entre catalanes?, ¿por qué reducir la democracia a un juego de suma cero?, ¿por qué concebir el juego político como un enfrentamiento entre buenos y malos catalanes?, ¿por qué sobrecargar simbólicamente (con atributos peyorativos) a todo aquél que no sea partidario de hacer la “Consulta”?, ¿por qué de la obsesión por relacionar democracia y referéndum?, ¿la fractura es un fenómeno natural surgido del “pueblo” o es una estrategia de ingeniería social y manipulación política?

La respuesta a todo esto la podríamos encontrar en el ejemplo de la escisión del PSC, tanto en su vertiente política como en el tratamiento mediático, me explico, en cualquier sistema político “normal”, esto es, aquél que no está dominado por algún tipo de épica teológica, nadie animaría a los díscolos a formar otro partido político más (nadie quiere más pirañas en su pecera), sin embargo, aquí en Cataluña, desde muchos frentes se les alienta a crear una nueva formación o fusionarse en algún otro grupúsculo de la órbita nacionalista.

De igual forma, desde los púlpitos de algunas radios (RAC1), se interpretaba la situación del líder del PSC de la siguiente manera “Pere Navarro está presionado por el sector “catalanista” del PSC y Alfredo Pérez Rubalcaba”, es decir, no es concebible que hayan muchos catalanes no partidarios de la consulta, la oposición a la misma debe ser siempre algo externo, algo ajeno al nosotros asimilador, un agente no legitimado por la catalanidad.

Y ese es el método utilizado por el nacionalismo, fracturar la sociedad catalana para alcanzar su objetivo político: legitimar un referéndum ilegal, innecesario y anacrónico inoculando una mentalidad favorable a esquema binarios, una naturalidad ante un frentismo muy poco democrático, una “igualación política” entre un artificio denominado “unionismo” y el independentismo (¿qué sentido tiene ser unionista de algo que ya está unido?: para confundir entre lo que es una realidad social, jurídica e histórica con lo que solo es un proyecto), una división entre los que se posicionan a favor o en contra de la independencia, y, sobre todo, un arrinconamiento, una condena al ostracismo, una estigmatización de antidemócrata a todo aquél que niegue la conveniencia u oportunidad de la consulta.

EACCIONES AL COMUNICADO
'Otra tontería más de ETA'
EFE www.gaceta.es 1 Marzo 2014

La indignación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y del PSE-EE contrasta con la reacción positiva de EH-Bildu.

Las reacciones al último comunicado de la banda terrorista ETA no se han hecho esperar. La indignación de la Asociación de Víctimas del Terrorismo y del PSE-EE contrasta con el enfoque positivoa de EH-Bildu.

El más llamativo ha sido el de la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Ángeles Pedraza, que ha dicho que el comunicado es "más de lo mismo" y que "no hace falta que cada 4 o 5 días nos saquen una tontería nueva". Por ello, Pedraza ha advertido que no reaccionará más ante ningún otro, si no es el de su disolución.

Pedraza se ha referido al comunicado publicado por la banda terrorista ETA en el que asegura que su "compromiso" es "llevar hasta el final" el proceso de sellado de armas iniciado con la Comisión de Verificación Internacional (CIV), pero advierte de que cualquier "ataque" u "obstáculo" a este proceso puede condicionar su viabilidad.

El comunicado, que contiene seis puntos y cuyo original está en euskera, está fechado el 24 de febrero, y en él la banda terrorista confirma el inicio del proceso de sellado de armas que se visualizó el viernes 21 de febrero con un vídeo y la rueda de prensa en Bilbao de la citada comisión.

Al conocer este nuevo comunicado, Pedraza ha asegurado que no va a hacer ningún tipo de declaración sobre otro de esta "banda de asesinos" si no es el de su disolución o en el que certifiquen que van a cumplir sus penas y van a colaborar con la Justicia.

"Es el ultimo comunicado de ETA que voy a comentar, porque no dicen nada. No se puede perder el tiempo y menos cuando vienen de asesinos", ha señalado la responsable de la AVT.

Además, ha querido subrayar que "no hay ningún proceso abierto" ya que "no ha habido ninguna guerra" y "no puede haberlo entre un Estado de Derecho y unos asesinos".
PSE-EE: 'Que pase de los anuncios a los hechos'

El PSE-EE ha reclamado a ETA que pase de "una vez" de los "anuncios a los hechos" y se "disuelva". También le ha recordado a la banda terrorista que para dar pasos en su desarme y disolución "no se necesitan procesos ni una sucesión sin fin de anuncios que dilaten" su final.

En opinión de los socialistas, ETA "no puede esperar que la sociedad vasca aplauda y viva pendiente de cada una de sus manifestaciones públicas".

El PSE-EE recuerda que han transcurrido ya más de 28 meses del cese definitivo y unilateral de las actividades terroristas y estima que la "única salida coherente" es la "entrega de las armas" y la "disolución".

Los socialistas vascos consideran finalmente que la desaparición de ETA es el "mayor favor que la organización terrorista puede hacer a sus miembros presos y huidos, y al cierre definitivo del ciclo de la violencia".

EH Bildu: ETA ratifica la necesidad de inventariar y sellar sus armas
La coalición EH Bildu ha asegurado que "ETA viene a ratificar en primera persona la necesidad de que se elabore un inventario de armamento y de realizar su sellado" para "avanzar en el proceso de dejar fuera del uso operativo sus arsenales".

El miembro de EH Bildu Julen Arzuaga opina que el anuncio de la banda constituye "una declaración de voluntad y de responsabilidad en un sentido positivo, proactivo y constructivo", al tiempo que ha demandado al Gobierno español que "actúe con el mismo nivel de responsabilidad".

"Lo que ETA demanda concretamente es que se deje hacer y que no se pongan más obstáculos ni que se dificulte un proceso constructivo" que, según Arzuaga, "sólo se puede dar en términos ordenados y de seguridad".

Por este motivo considera que "la pelota está en el tejado del Gobierno español y, en otra medida, en el del Gobierno francés" dado que "los pasos que están dando van en la dirección contraria", al mantener "dinámicas de más represión, de detención, de ilegalización de iniciativas populares y de llamar a declarar ante los tribunales excepcionales a los facilitadores y a los mediadores internacionales".

"Este no es el camino y los estados deberán reflexionar sobre cómo dan una respuesta en términos positivos a la propuesta que hoy ETA hace en su comunicado", ha concluido.
 


 


Recortes de Prensa   Página Inicial