AGLI Recortes de Prensa   Lunes 3 Marzo  2014

Sin debate de la nación y farsa en economía
Roberto Centeno El Confidencial 3 Marzo 2014

El debate del estado de la nación, como viene siendo habitual en este tipo de esperpentos, fue hurtado a los españoles. No hubo debate alguno sobre el estado político, social y cultural de una nación que se está desintegrando; sólo se habló de economía, y lo que se afirmó fue una auténtica farsa. Mariano Rajoy mintió descaradamente en todas sus afirmaciones, hablando de un futuro que sólo está en su imaginación, con la única y exclusiva intención de volver a engañar a los súbditos del Estado.

Mendacidad, necedad y prepotencia fueron las características principales de la intervención de Rajoy. Carece de plan económico alguno. Sus dos anuncios estrella son una vulgar estafa; sus habituales promesas de futuro, el cuento infantil de la lechera. Y Alfredo Pérez Rubalcaba, residuo de la ruina española que causó junto con Zapatero con un Gobierno que parecía sacado de una escombrera, continúa empeñado en recordarnos que nunca supo por qué España subía y mucho menos por qué luego su hundía. ¿Y que este espécimen todavía se atreva a hablar en público?

Si no hubo debate no sería por falta de motivos: la economía ha destruido las expectativas de futuro de varias generaciones; permitido el mayor nivel de corrupción política e institucional de Europa y de nuestra Historia; regiones enteras están fuera de la ley y el Gobierno lo tolera; se está al borde de la ruptura de la nación más vieja de Europa y el presidente y el Príncipe lo alientan (el Príncipe acaba de decir en Barcelona, ante un separatista maleducado, que la unidad de España y la separación de Cataluña no son asunto suyo, algo más que suficiente para descalificarlo como futuro rey); el poder judicial y todas las instituciones del Estado están politizadas y corrompidas hasta la médula, etc. De nada de esto se habló.

Mendacidad, necedad y prepotencia fueron las características principales de la intervención de Rajoy. Carece de plan económico alguno. Sus dos anuncios estrella son una vulgar estafa; sus habituales promesas de futuro, el cuento infantil de la lecheraEl objetivo de Rajoy no es ni la unidad de España ni el bienestar de los españoles, sino ocultar su desastrosa gestión y mentir descaradamente diciendo que la economía mejora para no ser derrotado por el ruinoso Rubalcaba en las europeas, lo cual significaría el principio de su fin. Y para Rubalcaba, esas elecciones representan la última oportunidad de mantenerse al frente de la podredumbre que es hoy el PSOE, que, además de carecer de ideales, ha corrompido absolutamente la conciencia de la unidad de España. Aparte estos dos irresponsables apátridas, a la mayoría de acompañantes, PNV, CiU y toda la autodenominada izquierda, no es que les importe o les preocupe el estado de la nación, es que su objetivo primordial es su aniquilación.

La desvergüenza de Mariano Rajoy
En su desesperado intento por no perder las elecciones europeas, Rajoy ha batido todos lo récords de mendacidad y triunfalismo vano, lo que ya es difícil. Pero esta vez ha ido más lejos, tanto que o en lugar de un puro había fumado crack o su salud mental está seriamente afectada. Me refiero a su afirmación de que España será pronto la nueva Alemania, una estupidez de mayor calibre aún que la de Zapatero cuando aseguraba que España jugaba en la Champions League, ya que lo que Rajoy afirma es que vamos a disputar la final con Alemania.

Lo siguiente tropelía del personaje han sido sus anuncios estrella: exención del IRPF para rentas hasta 12.000 euros anuales y tarifa plana de 100 euros como cotización a las Seguridad Social. La primera reflexión es que Rajoy está convencido de que los españoles somos imbéciles y nos trata como a tales. La segunda, que está absolutamente desesperado por presentar medidas electoralistas que le permitan ganar las europeas. Muy mal deben de estar las cuentas públicas (y lo están) para presentar dos medidas absolutamente ridículas.

La exención del IRPF hasta 12.000 euros es una tomadura de pelo tan clara y medible que uno no sale de su asombro. Sólo afecta al 8% de las personas que están por debajo de ese nivel de renta, es decir, a 120.000 de 1,5 millones, ya que el resto, 1,38 millones, están ya exentos. Y a los 120.000 beneficiarios les supone 166 euros anuales de media. Vamos, el despiporre: 20 millones en total, la décima parte de lo que se gasta la ínclita señora Botella en asesores que ni asesoran ni fichan.

La exención del IRPF hasta 12.000 euros es una tomadura de pelo tan clara y medible que uno no sale de su asombro. Sólo afecta al 8% de las personas que están por debajo de ese nivel de renta, es decir, a 120.000 de 1,5 millones, ya que el resto, 1,38 millones, están ya exentosLa tarifa plana de 100 euros para nuevos contratos de carácter fijo se ha desmoronado en 48 horas. Se suponía que era para crear empleo, pero ahora resulta que las empresas pueden beneficiarse de la tarifa plana sin crearlo. Estos insensatos les permiten beneficiarse de la ayuda para sustituir empleados antiguos por empleados nuevos y también para convertir trabajadores temporales en fijos. Realmente inaudito. Reducirán los ingresos de una Seguridad Social quebrada y no crearán ni un solo empleo nuevo. ¿Pero es que se han vuelto locos?

Pero si las medidas son un bluff, la explicación de los motivos de las mismas fue de aurora boreal. La exención de impuestos era debida a la mejora de las cuentas públicas y el primer paso a una bajada generalizada de impuestos. Pero vamos a ver, Mariano, ¿de qué mejora hablas? ¿De no cumplir ni de lejos el compromiso de déficit público ni en 2013 ni en 2014? ¿De que hasta noviembre de 2013 los ingresos del Estado habían caído un 0,5%, los gastos subido un 6,9%, y el déficit de caja ascendido un 35,9%? Realmente sus afirmaciones no hay por dónde cogerlas.

La tarifa plana era debida a que las cuentas de la Seguridad Social habían mejorado gracias a su brillante gestión y ello hacía posible tal rebaja. Las cuentas de la Seguridad Social no sólo no han mejorado, es que se han desplomado. Las cotizaciones sociales han caído un 4% en 2012 y un 2,8% hasta noviembre en 2013, mientras que los gastos en prestaciones han subido un 4% en 2012 y un 4,9% hasta noviembre en 2013. Y esto no es una mejora: es un hundimiento total.

Y Mariano sueña que cruza el cabo de Hornos
La principal afirmación de Rajoy fue que “ya hemos cruzado el cabo de Hornos”, una chorrada igual a que España será la próxima Alemania. Tal cruce implicaría cambios de sentido en las variables macroeconómicas esenciales y en todas estas variables la situación va a peor, no a mejor.

1.-Deuda pública. Tanto la computable como la total han crecido exponencialmente bajo su mandato, las cifras más elevadas en más de un siglo. El crecimiento en 2013 superó en más de un 40% lo previsto en los Presupuestos de 2013, la cifra para 2014 superará los 80.000 millones y la emisión de deuda bruta –vencimientos y deuda nueva– superará los 260.000 millones de euros, una cifra casi inimaginable. Durante los años siguientes, la deuda seguirá creciendo sin pausa, a lo que habrá que añadir un nuevo rescate bancario ya que el sistema financiero en su conjunto es crecientemente insolvente.

Las cuentas de la Seguridad Social no sólo no han mejorado, es que se han desplomado. Las cotizaciones sociales han caído un 4% en 2012 y un 2,8% hasta noviembre en 20132.- Renta disponible de las familias: Las rentas salariales que constituyen el grueso de la renta disponible de las familias han caído un 4,8% en 2012 y un 4% en 2013, más de 40.000 millones de euros de pérdida en comparación con los 29.000 millones perdidos entre 2008 y 2011. La reducción de las rentas salariales ha sido brutal con Rajoy, muy superior a la de los años más duros de la recesión. La previsión para 2014 es que no se ha cruzado el cabo de Hornos, sino que esta reducción continuará con fuerza. La caída de las ventas de grandes empresas y del índice del comercio minorista hacen temer lo peor. Y para acabar de darle la puntilla, dos analistas del Banco de España acaban de publicar un estudio que demuestra que los salarios reales caen el doble de lo señalan las cifras del Instituto Nacional de Estadística.

3.- El paro juvenil –menores de 25 años– es el más alto del mundo y no para de crecer. Nada menos que Obama le señaló a Rajoy que este factor era el punto más negro de la economía española, claro que al de la barba esto se la trae al pairo. Sin embargo lo es, ya que significa que la próxima generación carece de esperanza de trabajo y los que lo consigan ganarán en su mayoría sueldos miserables. La destrucción del futuro de nuestros hijos, junto con la deuda que nunca se podrá pagar, es sin duda algo por lo que la partidocracia oligárquica en general, y Rajoy en particular, no tienen perdón de Dios.

4.- Distribución de la renta y la riqueza: la distribución de la renta es la fase final y más importante de todo el proceso económico. Tenemos la distribución de la renta y la riqueza más injusta de toda Europa, algo que a Rajoy le importa un pimiento porque su insensibilidad ante el sufrimiento de los demás es pavorosa. Pero fuera de la ética y de la justicia, que no sabe lo que es, esto le ha llevado a una asignación de los recursos públicos absolutamente desastrosa, tanto que, de los 250.000 millones de deuda nueva contraídos por este irresponsable, ni un sólo euro ha sido dedicado a la economía productiva o al beneficio de los ciudadanos. Sólo a despilfarro político y ayuda a la oligarquía financiera.

La destrucción del futuro de nuestros hijos, junto con la deuda que nunca se podrá pagar, es sin duda algo por lo que la partidocracia oligárquica en general, y Rajoy en particular, no tienen perdón de Dios5.- Las exportaciones se habían convertido en la demostración de su “excelente gestión”, aunque no tuvieran ni arte ni parte en ello. Y la mayoría de la gente se lo creyó. Bien, en 2013 han crecido un 5,2%, pero con la desgracia nacional que era Zapatero, crecieron por encima del 11% en sus dos últimos años de mandato, o sea que lo hace la mitad de bien que el indigente mental. Pero eso no es lo malo: el problema es que a partir del tercer trimestre las exportaciones comenzaron a caer, y en el último dato de diciembre se han desplomado hasta el 1%. Como las importaciones han comenzado a crecer, el déficit comercial fue un 18% superior al del mismo periodo del año anterior. No hace falta ser adivino para ver que la recuperación marianil de 2014 es pura fantasía. Y la entrada de capitales es cierta, pero vienen a comprar España a precio de saldo, no a crear riqueza y empleo.

6.- Las cifras oficiales de crecimiento del INE han sido una broma. Todos los analistas saben que el crecimiento en el cuarto trimestre de 2013 ha sido inferior al del tercer trimestre y el INE, siguiendo órdenes, publicó un crecimiento del 0,3% que era un escándalo. Como consecuencia, ha tenido que bajarlo al 0,2%, cuando el margen de error es superior a esta cifra, lo que significa que ha podido ser eso o cero. Pero es que, además, tienen una cara inaudita en unos profesionales. El consumo público, que es el 20% del PIB, ha caído en el cuarto trimestre un 19,1% y el INE, con un par de narices, ha considerado un descenso del deflactor de este agregado del 5,3%. Como explica Ángel Laborda, de FUNCAS, para que el PIB no saliera negativo “el INE ha tenido que hacer milagros (léase trampas) con otros agregados. El crecimiento del consumo privado, la inversión y las exportaciones parecen exagerados, a tenor de los indicadores disponibles para los mismos”. Resumen, después de un mísero “repunte” por debajo del margen de error en el tercer trimestre de 2013, la economía ha vuelto a caer en el cuarto trimestre, lo que se agudiza en 2014, según los pocos datos aún disponibles.

El resumen es que todo el discurso triunfalista de Rajoy es un ‘bluff’ de la A a la Z, y como esto se va a ir sabiendo poco a poco antes de las elecciones europeas –y no digamos de las autonómicas y de las generales–, el PP acabará como UCD, ‘delenda est Marianum’.

Rajoy, de FAES a Prisa
FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS El Mundo 3 Marzo 2014

JOSÉ MARÍA Aznar solía mostrar en la sala de columnas y canapés de la Moncloa el sofá en el que Polanco le ofreció tratarlo, si se portaba bien con Prisa, como a Felipe González, es decir, como a una reina sin más rey que Don Jesús del Gran Poder, cuya soberanía no toleraba límites pero negociaba protectorados. Rajoy, su sucesor digital, suele repetir la bobada de Aznar: «a mí nadie me dice lo que tengo que hacer». Pero lo cierto es que en una democracia todo el mundo le dice al presidente lo que cree que tiene que hacer y no hay gobernante en el mundo, ni en Corea del Norte, al que no le influya nadie. El político más influido del mundo es Obama, que preside una democracia. O sea, que menos lobos.

Para asegurar un mínimo de estabilidad en ese tráfago de influencias contrarias que es la política, los proyectos políticos se asientan en ideas y valores y crean equipos que fundamentan y adaptan esos principios a las decisiones políticas y al sentir de la base social. Fraga, acarreador nato, tenía en la Coalición Popular cinco institutos de reflexión política o think tanks. Aznar se tomó en serio la creación de unas bases ideológicas para el PP y los redujo a uno, FAES, que luego reconvirtió en su favor pero que sigue siendo lo más solvente dentro de la derecha política.

Sin embargo, Rajoy ha relegado a FAES en favor de Prisa, el «intelectual colectivo» de la izquierda española desde hace 35 años. Que los negocios de Prisa primen sobre la ideología no impide que la ideología concebida como arma de legitimación y propaganda siga siendo su gran negocio, siempre orientado contra la derecha, la libertad y la Nación. Prisa no cambia, lo que ha cambiado es el PP. Rajoy prohibió ir a la presentación de un libro de Aznar o a los premios de EL MUNDO, pero él sí acude a la fundación Berggruen del gran accionista de Liberty, o sea, Prisa. Cebrián fue su chambelán en un bergrusarao parisino, Rajoy le salvó la deuda de 3.400 millones del Grupo y lo convirtió en la estrella de la copa de Navidad del PP; Cebrián ha vuelto a elogiarlo ante Felipe González, Monti, Letta y otros veteroprogres en un acto dizque europeísta -por los euros, supongo-. Y el editorial de ayer de El País era tan parecido al discurso de Rajoy, o viceversa, que uno ya no sabe si ahorrarse el Gobierno o el periódico.

Crisis
España se desapalanca… a pesar de la MMT
Juan Ramón Rallo Libertad Digital 3 Marzo 2014

Por primera vez en su historia reciente, la economía española amortizó deuda en términos netos durante el año 2013: en concreto, a cierre de 2013 familias, empresas y administraciones públicas adeudaban 2,822 billones de euros, frente a los 2,86 que les correspondía devolver a finales de 2012. Un recorte, pues, de unos 38.000 millones (cerca del 3,8% del PIB), cuyo mérito cabe imputar íntegramente a familias y empresas, y cuyo demérito corresponde por entero a nuestros políticos.

A la postre, y a pesar del desangrado fiscal promovido por este Gobierno, las familias consiguieron minorar sus pasivos en más de 46.000 millones y las empresas en casi 70.000. Un holgado desapalancamiento que, empero, apenas bastó para absorber la nueva losa de deuda de 77.000 millones que Montoro y sus virreyes autonómicos cargaron sobre nuestras espaldas. De hecho, durante los próximos meses asistiremos a una circunstancia inédita en toda nuestra crisis: el sector público se convertirá en el mayor deudor de toda la economía, superando no ya a las familias (a las que rebasó ampliamente durante 2012), sino a las empresas.

Son legión quienes, sin embargo, intentan quitar valor al esfuerzo acometido espontánea y responsablemente por nuestras familias y empresas –valor simétrico al desvalor asociado a la dejadez planificada e irresponsable de nuestro Estado– por cuanto, aseguran, el sector privado jamás habría podido desapalancarse sin el paralelo endeudamiento del sector público. En su versión más extrema, este discurso encuentra soporte académico en la corriente neochartalista de la MMT (Modern Monetary Theory), que reza del siguiente modo: en toda economía cerrada, el ahorro neto del sector privado (el exceso de ahorro bruto sobre la inversión bruta) es exactamente igual al déficit público; por tanto, todo desapalancamiento privado será exactamente igual al apalancamiento público.

La teoría –convenientemente apoyada por un simple pero convincente andamiaje matemático– se ha convertido en una muy útil arma arrojadiza para quienes desean justificar el crecimiento exorbitante del Estado a costa del genuflexo y subordinado sector privado: en realidad, parecen querer decirnos, cuando Montoro y sus virreyes autonómicos dilapidan la riqueza que acaso algún día terminen generando nuestros tataranietos no lo hacen por su bien, sino por el nuestro; los políticos españoles son, en verdad, austeros monjes cartujos que sacrificadamente gastan a manos llenas con el pío propósito de que familias y empresas puedan hacer frente a sus deudas.

Es obvio que semejante relato hace aguas por todos los costados. Desde la teoría, porque los defensores de la MMT confunden los términos que tramposamente utilizan: es verdad que si el sector privado, en agregado, estuviera endeudado con el sector público, sólo sería posible su desapalancamiento si el sector público se endeudara con el sector privado. Sucede que la realidad es más bien la opuesta: el sector privado, en agregado, está endeudado consigo mismo (familias y empresas no le deben dinero al Estado, sino a otras familias y empresas a través de los bancos) y el sector público está masivamente endeudado con el sector privado. De ahí que la cabriola teórica de los neochartalistas de la MMT –que el sector privado no puede reducir sus pasivos si el sector público no los incrementa en la misma medida– no pase de trilerismo académico al servicio del activismo estatista.

Pero, por si la refutación teórica no resultara suficientemente incontestable, la realidad es tozuda y sigue desmintiendo sus consignas: si, como nos dicen, es imposible que el sector privado se desapalanque sin que la deuda del sector público aumente en la misma medida, ¿cómo se explica que las familias y las empresas españolas hayan minorado su endeudamiento en 38.000 millones de euros más de lo que lo aumentaron las Administraciones Públicas? Acaso se replique que la anterior regla de los MMT sólo opera para economías cerradas, y que una economía abierta puede recortar su deuda por el monto adicional que aporte su sector exterior. Cierto es, pero de nuevo nos topamos con un problema: España en el año 2013 tuvo un superávit exterior de poco más de 7.000 millones de euros. Dado que el sector privado amortizó deuda por importe de 38.000 millones más de lo que la aumentó el Estado, incluso incorporando en las cuentas el superávit exterior, todavía quedarían 31.000 millones de desapalancamiento que los neochartalistas se reconocen incapaces de explicar.

Al final, el asunto es bien sencillo: si es obvio –y nadie, ni siquiera los MMT, lo discute– que el sector privado puede endeudarse sin que el sector público se desendeude, también debería ser obvio que el sector privado puede desendeudarse sin que el sector público se endeude. Lo contrario sería introducir un sesgo proendeudamiento estatal muy del gusto de los MMT, pero absolutamente corrosivo para cualquier orden social próspero y estable que se precie.

Por desgracia, la escasa solidez teórica y el nulo soporte empírico de las doctrinas de la MMT no han supuesto un serio obstáculo a que sigan ganando adeptos. A la postre, se trata de un catecismo creado ad hoc para justificar los abusos y doblegarse a los intereses de ese monopolio de la coerción llamado Estado y el servilismo voluntario está muy lejos de haberse extinguido.

En España, apenas evolucionamos
Ernesto Ladrón de Guevara  latribunadelpaisvasco.com 3 Marzo 2014

Es natural que cualquiera que tenga una visión evolucionista –ahora lo llaman progresismo- en un enfoque constructivo y de desarrollo de las sociedades, caiga en la irritación y en la desesperación viendo como el gobierno catalán se niega a acatar las sucesivas sentencias que obligan al bilingüismo en Cataluña. Es decir, a respetar al menos un 25 % de presencia del castellano como lengua vehicular de la enseñanza-aprendizaje. Diferentes tribunales se han posicionado en torno a este asunto y los responsables de la mal llamada educación en Cataluña cometen un desacato descarado y evidente, sin que les pase nada ni se les procese por ello. Se vulnera así, entre otros principios, el artículo 14 de la Constitución que establece que todos los ciudadanos, sin distinción, somos iguales ante la ley. Es evidente que ni la infanta Cristina ni Artur Mas, ni su Consejera de Educación, son iguales que, por poner un ejemplo, yo mismo. Si a mí, como ciudadano sometido a leyes que no me gustan pero que nacen del principio de soberanía, se me ocurre conculcar cualquier principio jurídico del Derecho, se me procesa y si desacato una resolución judicial se me aplica un buen correctivo; y es justo que así sea. No sé por qué no ha de serlo con un señor o señora que ocupa una responsabilidad de gobierno, y que es lo mismo que yo, salvo en lo que respecta a su representación.

Lo que caracteriza a una democracia, entre otras cosas, es que prime ese axioma por el cual hay igualdad jurídica y escrupuloso acatamiento al Estado de Derecho. Lo contrario es seguir en la Edad Media y en la sociedad estamental.

He rescatado de mi hemeroteca una noticia publicada por el diario La Razón, el año 1999, con el siguiente título “La UE denuncia como racista la discriminación del castellano en escuelas catalanas y vascas”. La Comisión contra el Racismo y la intolerancia del Consejo de Europa, emitió un informe, presentado por aquellas fechas en Madrid, según el cual se alertaba sobre “[…] las dificultades a las que se enfrentan los niños de lengua castellana residentes en Cataluña y el País Vasco cuando se trata de recibir una educación en castellano.”.

Desde entonces –ya ha llovido…- seguimos igual. No se ha corregido nada.

Pero, mucho antes, el 22 de octubre de 1931. Figuras del pensamiento del relieve de Sánchez Albornoz, Unamuno, Azaña, o Maura ya manifestaron en el debate constituyente los riesgos del nacionalismo lingüístico para la cohesión territorial y la convivencia entre los españoles. Como es evidente no hemos aprendido apenas nada, a pesar de los errores. Algo mal se hizo durante la transición política que nos ha traído esta situación que amenaza con llevarnos a contextos nada favorables para el entendimiento y la paz. Lo que ocurre en Ucrania, que es producto y efecto de las divisiones por ese espíritu carpetovetónico y arcaico del nacionalismo, nos debería hacer reflexionar.

Pero, con la intención de que nos sirva para la memoria histórica –la buena, la que nos hace aprender- voy a referir a continuación la literalidad de algunos momentos de aquel debate. Por razones de espacio estoy obligado a extractarlos, pero invito a leerlo con más extensión en http://entendiendolahistoria.blogspot.com.es/2014/02/discusion-sobre-el-uso-del-catalan-y.html:

“─ El Sr. Sánchez Albornoz: Quiero comenzar, Sres. Diputados, por declarar que esta enmienda no responde exactamente al pensamiento de ninguno de los firmantes, ni siquiera al mío. Sin embargo, todos hemos aceptado el texto de la misma, con la mira puesta en el porvenir de la República y de España; hemos cedido cada uno una parte de nuestras opiniones; hemos descendido de nuestras posiciones ideales, porque, Sres. Diputados, se trata de algo trascendental para la vida de España. No nos hallamos en presencia de una de tantas cuestiones como se han tratado y se han de tratar en esta Cámara en el debate de la Constitución, referentes a la vida jurídica del nuevo Estado y de la nueva sociedad que estamos organizando en estos días; emerge la cuestión de la entraña misma del futuro de España. Si nos equivocamos en cualquiera otro de los temas aquí resueltos o que hemos de resolver, habremos hecho o haremos un cierto daño a tal o cual ideal y, en último término, al Estado que estamos formando; pero si nos equivocamos al resolver este problema, habremos hecho un grave daño a la República y a España.

[…]Pero, a pesar de todo, estoy satisfecho de haber puesto mi firma al lado de las de otros Sres. Diputados castellanos y catalanes, para encontrar una solución a este problema fundamental de las lenguas, porque estoy convencido de que en el problema de las lenguas radica tal vez la clave de la futura organización de España; que en el problema de las lenguas estriba la clave de los movimientos regionales que han venido constituyendo la grieta de España, como se ha dicho con frase gráfica por un escritor norteamericano.

[…]No me mueve, Sres. Diputados, un átomo de imperialismo. ¿Para qué? ¿Qué podría importarnos a nosotros que hablasen o no mañana el castellano cuatro millones de catalanes españoles, si lo van a hablar cientos de millones de hombres a través de todos los mares y de todos los continentes?

(Señalando a los de la minoría catalana) y que defienden la libertad de las regiones; después, porque si algún día la pasión cegara de tal manera las mentes de todas las gentes que integran una cualquiera de las regiones españolas que les llevara a un suicidio colectivo, a pensar en una separación de España, las otras regiones no lo consentirían, y, por último, porque si España tendiera algún día puente de plata a la región hostil que no se comportara fraternalmente con otras, todos lo sabéis, la región que atravesara el Rubicón de la ruptura, antes de medio siglo, o tendría que pedir sin condiciones su reingreso en la comunidad española o seria un montón de harapos y de ruinas.

El derecho de las minorías de habla castellana, para gentes de espíritu liberal como nosotros, es un derecho respetable, más que respetable, es un derecho sagrado; pero no puede haber comparación entre el respeto de este derecho sagrado de las minorías y el interés supremo de mantener la unidad espiritual de España, de mantener el conocimiento integral de la lengua castellana en toda España, y a este mantenimiento del conocimiento del castellano va encaminada precisamente mi enmienda, que todos conocéis, que trata de establecer el empleo del castellano como instrumento de enseñanza, para que puedan las gentes que habitan las distintas regiones conocer debidamente la lengua que es trabazón del Estado español.

[…]¿Puede haber una sola región tan suicida que, teniendo en su mano el instrumento maravilloso del idioma castellano, que ha de permitirle moverse dentro de ese ámbito general de la cultura hispanoamericana, lo abandone?

Por eso los catalanes han aceptado mi enmienda y la han firmado conmigo, convencidos de que era necesario para ellos, como para todos, no abandonar ese arma, de universal alcance, para las luchas futuras del mañana.

Y aceptada por ellos la convicción de que era necesario el conocimiento de la lengua castellana, la fórmula de que se utilizara como instrumento de enseñanza era una consecuencia natural de las normas pedagógicas modernas.

─ […]El Sr. Unamuno: Pido la palabra.
─ El Sr. Presidente: La tiene S.S.

─ El Sr. Unamuno: La enmienda dice asi: «A LAS CORTES CONSTITUYENTES»

Los Diputados que suscriben tienen el honor de proponer la siguiente enmienda al dictamen de la Comisión de Constitución, en el art. 48:

«Art. 48. Es obligatorio el estudio de la Lengua castellana, que deberá emplearse como instrumento de enseñanza en todos los Centros de España.

Las regiones autónomas podrán, sin embargo, organizar enseñanzas en sus Lenguas respectivas. Pero en este caso el Estado mantendrá también en dichas regiones las Instituciones de enseñanza de todos los grados en el idioma oficial de la República».

Palacio de las Cortes a 21 de octubre de 1931.- Miguel de Unamuno.- Miguel Maura. - Roberto Novoa Santos.- Fernando Rey.- Emilio González.- Felipe Sánchez Roman.- Antonio Sacristán.»

[…] Pero, viniendo al fondo de la cuestión, no es, acaso, lo de la lengua, con serlo tanto, lo más grave. La lengua, en muchos casos en mi tierra nativa se toma como un instrumento de nacionalismo regional y de algo peor, y es allí, además, una lengua que no existe, que se está inventando ahora y que rechaza todo el mundo, porque el genuino aldeano, si se le pregunta a solas, dice: ‘A mí no me importa eso; lo que yo quiero es aquello que me pueda elevar el espíritu y que me pueda hacer entender de la mayor parte de las gentes’

[…] Hoy hay en Barcelona una Universidad de España, y este es el punto fuerte; Universidad de que no puede ni debe desprenderse el Estado español en absoluto; que no debe caer bajo el control de ningún otro Poder que el del Estado español, ni compartirlo. Porque aquí, de lo que se trata en el fondo es de apoderarse de esa Universidad. ¡Cuidado!, que yo temo más aún que a la autonomía regional a la autonomía universitaria. Llevo cuarenta años de profesor, sé lo que serían la mayor parte de nuestras Universidades si se dejara una plena autonomía y cómo se convertirían en cotos cerrados para cerrar el paso a los forasteros. Alguien me decía: ¿Es que se va a sostener allí una Universidad con el dinero de Cataluña? No, con el dinero de toda España, naturalmente, incluso Cataluña; como se mantienen las Universidades del resto de España, y con el dinero de Cataluña.


─ El Sr. Presidente: Antes de proceder a la votación, si el Sr. Maura desea usar de la palabra, puede hacerlo.
─ El Sr. Maura: Porque atribuyo a lo que ahora se está discutiendo la máxima importancia, dentro del tema constitucional, me levanto, no sólo a explicar el voto, aunque sea ese el trámite reglamentario, sino a hacer un llamamiento a la conciencia de la Cámara y a pedir, si ello es posible, que se definan, de una vez, las actitudes de cada cual en este problema de la enseñanza de Cataluña. (Muy bien.)

la Universidad(Un Sr. Diputado pronuncia palabras que no se perciben.)Muchas obras en castellano, ya lo sé; pero allí se ha forjado toda esa pléyade de separatistas que son hoy la flor y nata de la juventud separatista de Cataluña.

[…]El problema es éste: frente a las regiones autónomas, ¿cuál va a ser la actitud del Estado en materia de enseñanza?

Pues hay tres posturas:
una, la inhibición total;
otra, la de hacer compatible la enseñanza del Estado con la enseñanza de las regiones en unos mismos Institutos y Universidades,

y otra, la de que el Estado diga a las regiones autónomas: «Yo estoy donde estoy y no me voy, porque cumplo una obligación elemental (Muy bien), y tú, región autónoma, si quieres montar tu Universidad, te autorizo a ello y te doy la facultad para que colaciones los grados; pero yo no me voy.» (Muy bien.)

Esta es la postura que este Diputado considera más adecuada. Pero eso, Sr. Sánchez. Albornoz, con carácter obligatorio. ¿Por qué? Pues la razón es clara: porque el Estado que deserte de esa misión fundamental, fundamentalísima, que supone nada menos que formar las conciencias de las generaciones en los Institutos y en las Universidades, entrega a estos señores, o a quien sea, el porvenir entero de una región, del alma de una región, que es mucho más que el de la economía y que el de todas las esencias de la vida de la región. Y un Estado que hace eso se suicida. (Muy bien.) Y yo digo que el Estado español y las Cortes Constituyentes españolas, al votar hoy la enmienda con el «podrá», lo que harán será facultar, a través de cubileteos y de enredos, como los que estamos presenciando a diario... (Aplausos que impiden oír el final del párrafo.) Esta minoría (señalando a la de izquierda catalana) arranca al Gobierno el desistimiento de la enseñanza allí y hace que no pueda volver jamás el Estado a establecer, con pleno derecho, la enseñanza en Cataluña. Tiene una gravedad inmensa lo que se está discutiendo hoy.

(Muy bien, muy bien. El Sr. Ortega y Gasset (D. Eduardo) pronuncia palabras que no se perciben.) (El Sr. Ortega y Gasset (D. Eduardo): (El Sr. Ortega y Gasset (D. Eduardo): Por los muchos pasteles que ha hecho S.S. (Rumores (Risas y aplausos.)

─El Sr. Presidente del Gobierno (Azaña): Pido la palabra.
─El Sr. Presidente: La tiene S.S.

[…]No puedo admitir eso porque la cultura catalana y la cultura castellana son la cultura española (Muy bien)la República.

─El Sr. Maura: Pido la palabra.
─El Sr. Presidente: La tiene S. S.

[…]¿Qué otra cosa significa, Sr. Azaña, decirles a las regiones autónomas: «Tenéis plena libertad, tenéis absoluta libertad para instalar vuestras Universidades y vuestros centros docentes, todo lo que queráis, y además, el Estado os da incluso la facultad de colación de grados, en lo cual podéis ser soberanos, si es que se puede aceptar esta palabra, para practicar la enseñanza libremente en vuestra región; pero respetad el derecho del Estado a practicarla también para los que quieran cultivarla dentro de las Universidades castellanas o de las Universidades españolas»?

[…]Yo no quiero contribuir con mi voto a que nosotros ahondemos las diferencias que puedan existir entre España o el resto de España y Cataluña; no quiero que el día de mañana pueda ocurrir, por haber nosotros atizado la llama de la contienda, algo parecido a lo que ha ocurrido en el Imperio austríaco y nos encontremos con un fraccionamiento semejante, que no sólo no ha evitado, sino que ha contribuido a crear ese antagonismo de Universidades, de culturas, de centros encontrados.”

Lamentablemente, la ignorancia de nuestro pasado nos lleva a cometer graves errores que, a pesar de su fracaso, aquellos republicanos no cometieron. Algo debería hacernos pensar todo ello.


El árbol, las nueces y los 'mediadores'
EDITORIAL Libertad Digital 3 Marzo 2014

La imagen del árbol y las nueces sigue siendo válida para explicar buena parte del problema vasco. La organización terrorista nacionalista ETA sigue siendo la encargada de las sacudidas, tantas veces sangrientas, pero ahora entre los que se dedican a la recogida de tan siniestros frutos se cuenta un hatajo de sujetos que, con la excusa de la pacificación del País Vasco, están haciendo una caja tan repugnante como sustanciosa: sirva de ejemplo paradigmático el sudafricano Brian Currin, 220.000 euros –por lo menos– más rico desde que se dedica a blanquear la imagen del peor grupo terrorista que ha padecido jamás España.

Es así de vergonzoso e infame: esta gente sin escrúpulos se presta a lo que haga falta con tal de facturar a quien sea una paz que sólo les importa por lo que les reporta. Una paz degenerada por injusta y aberrante, basada en la legitimación del terrorismo y en el socavamiento del Estado de Derecho.

Los mediadores, lejos de ser tratados como quisieran, como una suerte de estadistas volantes comprometidos con la concordia universal, deberían ser objeto de público desprecio, por lo que de afrenta para España tiene su empresa. No han de ser bienvenidos por los que quieren ver la derrota de la organización terrorista nacionalista ETA.

No sólo eso: si, como por desgracia todo parece indicar, siguen entrometiéndose en los asuntos de España, deben ser vigilados atentamente por las Fuerzas de Seguridad del Estado, entre cuyos primeros cometidos se cuenta la lucha contra el terrorismo, que comprende la persecución de la colaboración con los criminales que lo perpetran. Y requeridos por la Justicia cuantas veces sea necesario.

El mensaje tanto de la sociedad como de las Administraciones ha de ser meridianamente claro: su presencia en España es indeseable, e intolerable su pretensión de lucrarse con la lacra del terrorismo.

Queridos catalanes
xavier pericay ABC Cataluña 3 Marzo 2014

Siempre es bueno saber que la catalana aspirante a suceder a Rubalcaba como candidata a presidir algún día España cree que España debe seguir incluyendo a Cataluña

Carme Chacón existe. Como Teruel más o menos, pero en Miami. Y, para demostrarlo, esta semana ha publicado un artículo en el «Herald» del lugar con un título esclarecedor: «Cataluña debería seguir siendo parte de España». Y digo esclarecedor porque siempre es bueno saber que la catalana aspirante a suceder a Rubalcaba como candidata a presidir algún día España cree -o, mejor dicho, continúa creyendo, pues no es la primera vez que lo afirma- que España debe seguir incluyendo a Cataluña. En la pieza Chacón también ha insistido en el mantra del federalismo como solución al llamado problema catalán. Hasta aquí nada nuevo. Pero ha dicho algo más: ha dicho que España -entiéndase el Gobierno- «necesita promover una política premeditada de afecto recíproco, de emociones compartidas entre catalanes y el resto del país».

Yo no sé muy bien cómo puede un gobierno, el que sea, promover algo semejante. Cuando yo era joven, había en televisión un programa llamado «Amor a primera vista» en el que uno entraba huérfano de pareja y salía como mínimo con un plan. Pero eso pasaba en aquella caja maravillosa y no afectaba más que a seis ciudadanos por semana. Lo que ahora plantea la candidata es un acoplamiento mucho más complejo, aunque sólo sea por el número de parejas que habría que ensamblar.

Además, o mucho me equivoco o esa demanda de afecto y de emociones compartidas va sobre todo en un sentido. Se trata de querer a los catalanes -por eso Chacón le pide el esfuerzo al Gobierno de España y no al de Cataluña-; hay que ponerse en su piel, hacerse cargo de su sentir, de sus problemas, de sus frustraciones, empatizar con ellos, como suele decirse ahora. Seguro que la candidata echa en falta en el comportamiento del Gobierno de España una dosis considerable de inteligencia emocional. Pero, aun así, insisto, no se me ocurre cómo puede acometerse una empresa de este calibre.

En fin, sí se me ocurre. Bastaría con mantener una presencia del Estado en Cataluña, en el ámbito educativo y comunicativo, que sirviera para transmitir la existencia de una lengua, una historia y una cultura comunes a toda España. Pero me temo que ya es demasiado tarde para intentarlo.


******************* Sección "bilingüe" ***********************
El gran dictado separatista

maría jesús cañizares ABC Cataluña 3 Marzo 2014

«Life’s a celebration», decía la canción. Y Félix Millet, expoliador confeso del Palau de la Música, así lo cree, como demuestra la mariscada que se zampó tras sentarse en el banquillo por el pelotazo del hotel anexo al Palau de la Música. Me viene bien el símil deportivo, ligado para siempre jamás con la corrupción urbanística, para recordar otro tipo de desfalco, en este caso futbolístico, el que supuestamente se cometió con el fichaje de Neymar y que obligó a Sandro Rosell a dimitir como presidente del FC Barcelona. El mismo día en que anunció su retirada, Rosell se tomó un gin-tonic en la terraza del remozado Sandor de la plaza Francesc Macià de Barcelona. Sin duda, la vida es una celebración. Para unos más que otros, sobre todo si se pertenece a la casta social de Millet y Rosell, que no son pareja pero sí residentes en Pijolandia. A quien le ha salido un ramalazo pijo, sin serlo, es a la simpática escritora Empar Moliner, rostro habitual de TV3, quien el sábado participó en el concurso «El gran dictat» y prometió destinar el premio a la independentista Asamblea Nacional Catalana (ANC) de Sant Cugat, la muy acomodada ciudad del Vallès. La selectiva solidaridad de Moliner, muy propia de determinados activistas del secesionismo, no prosperó y el premio fue a parar a una ONG mencionada por el ganador.

A fin de cuentas, de eso trataba el pacto fiscal al que tan rápidamente renunció el presidente Artur Mas, de limitar la solidaridad interterritorial. Me cuentan que su hombre de confianza, el consejero de Justicia, Germà Gordó, estaba convencido de que el Gobierno español admitiría ese concierto económico a la catalana y así se lo dijo a Mas en vísperas de su entrevista en la Moncloa con el presidente Mariano Rajoy. Gordó, hombre orgulloso, no lleva bien su error de cálculo y ahora niega la mayor, es decir, que una mejora de la fiscalidad desencallaría la situación catalana, por lo que apuesta por una hacienda soberana total. La solidaridad, así entendida, no tendría como receptor al resto de España, pero sí a los miembros más pobres de una Unión Europea que, según el independentismo, admitiría a una Cataluña segregada de España. Países como Ucrania, aspirante a formar parte del club europeo hasta que Rusia volvió a extender sus tentáculos. Ya tardaba el eurodiputado Ramon Tremosa en comparar a «Madrid» con Putin. Que es lo mismo que comparar a Crimea con el Valle de Aran, que quiere autodeterminar su relación con el resto de España. No aciertan los convergentes con sus símiles, recuerden al consejero de Presidencia, Francesc Homs, augurando una revuelta similar a la de Ucrania si no hay consulta soberanista. Tampoco atinó TV3 en la carátula soviética del programa de humor «Polònia», que hace muy poca gracia en un país que reniega de su etapa estalinista, según me explican periodistas polacos de visita en Cataluña.

La fundación del director de la Policía critica a Rajoy por heredar la política anti-ETA de Zapatero
Nacional www.vozpopuli.com 3 Marzo 2014

El Grupo de Estudios Estratégicos (Gees), al que todavía pertenece Ignacio Cosidó, reprocha a Moncloa que "ha buscado continuar el consenso con Rubalcaba". Tilda de "irreconocible" el histórico liderazgo del PP en la lucha contra la banda. También prevé que "el flujo de terroristas y activistas proetarras" con presencia en las instituciones aumentará.

Un ensayo del Grupo de Estudios Estratégicos (Gees), laboratorio de ideas privado, de tendencia neoconservadora y próximo al PP, compromete al actual director general de la Polícia Nacional, Ignacio Cosidó. El exdiputado nacional del PP, azote del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero en su proceso de paz, sobre todo en el caso del chivatazo a ETA, es todavía miembro de este think tank que informa y asesora sobre "problemas de la seguridad internacional y española, en sus aspectos políticos, estratégicos, militares, económicos, tecnológicos e industriales". De hecho, así aparece en la propia web de este instituto, donde un artículo firmado por el centro de análisis cuestiona la política antiterrorista del Gobierno de Mariano Rajoy.

Si bien Cosidó no ha vuelto a publicar textos en Gees desde que en diciembre de 2011 asumió la dirección de la Policía Nacional, después de ello, en abril de 2012, sí asistió junto a otros miembros de GEES a una ponencia organizada por FAES (ambas fundaciones mantienen una estrecha colaboración) sobre Oriente Medio y la amenaza nuclear de Irán. A su lado estuvieron Manuel Coma, presidente del grupo, y Rafael Bardají, uno de sus fundadores e ideológo de José María Aznar en la guerra de Irak. En julio de ese mismo año, por ejemplo, Cosidó volvió a coincidir con Coma y Bardají en el seminario de FAES titulado La evolución del entorno de seguridad europea en los últimos años.

El artículo publicado ahora por Gees, bajo el título La lucha contra ETA: Aznar, Zapatero y Rajoy, señala que "el Gobierno de Rajoy eliminó la negociación política de Zapatero con la banda, pero a cambio -recalca- quiso escenificar una continuidad con las políticas heredadas de Rubalcaba".

En este sentido, el instituto reprocha a Moncloa que "ha buscado continuar el consenso con el anterior ministro y ahora líder de la oposición, renunciando a poner en marcha medidas que corrigiesen el rumbo". "Los socialistas continúan defendiendo una política radicalmente opuesta a la llevada a cabo entre 1996 y 2004 (en alusión a los años de gobierno de Aznar) y siguen defendiendo las bondades de la negociación con ETA", apunta el ensayo.

"Las perspectivas políticas de las distintas marcas etarras se presentan en la actualidad diáfanas y sin obstáculos", denuncia el ensayo del instituto

Así, en Gees consideran que este "único cambio relativo a la negociación ha generado la anormal situación que ahora vivimos: en materia antiterrorista, los resultados no son inmediatos, y los efectos, para bien y para mal, tardan en llegar". A continuación, el artículo se centra implícitamente en la figura de Rajoy y sentencia que "sin liderazgo político capaz de cambiar la política en la administración -liderazgo que en dos direcciones opuestas sí ejercieron Aznar y Zapatero- , los instrumentos de la lucha contra ETA continúan con la inercia marcada por Zapatero y Rubalcaba". "El histórico liderazgo del PP en la lucha contra ETA se ha desdibujado en esta legislatura hasta hacerse irreconocible", incide.

Esta "pérdida de liderazgo", prosigue el ensayo, está teniendo consecuencias "preocupantes" en términos políticos y sociales en el País Vasco, donde, a juicio de Gees, la "reconquista de la calle por parte de los proetarras aumenta día a día". En este punto, desde el instituto se atreven con un vaticinio y apuntan que "todo parece indicar que el flujo de terroristas y activistas proetarras a las listas electorales y a las instituciones aumentará".

Aldabonazo a la Justicia
También se detiene el artículo en la respuesta del Ejecutivo a los desafíos de formaciones proetarras como Bildu y Sortu, las cuales han sido advertidas en más de una ocación por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, de que "legalidad no es impunidad". Para Gees, “las perspectivas políticas de las distintas marcas etarras se presentan en la actualidad diáfanas y sin obstáculos: ni siquiera pesa ya sobre ellas la amenaza de la ilegalización”, apostilla.

Además, no falta en el ensayo la alusión a las víctimas del terrorismo. En este apartado, el instituto considera que “la impunidad con que goza el entorno de ETA para manifestarse ha tenido como consecuencia la pérdida de la calle por parte de los constitucionalistas, que hoy vuelven a estar a la defensiva”.

De esta forma, el think tank denuncia que “las víctimas vuelven a ser acosadas e insultadas cuando se manifiestan”. “Desde sectores del PP se les califica abiertamente de ultras”, llega a decir el texto, en alusión a declaraciones, por ejemplo, del secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzábal, quien será relevado en este puesto en unos días.

La "herencia envenenada"
En claro contraste con esa falta de contundencia de Rajoy, que ahora Gees echa en falta, se halla el último artículo que firmó Cosidó para el instituto: ETA. La herencia envenenada. En octubre de 2011, el hoy director de la Policía decía "si el nuevo Gobierno aplica la estrategia de firmeza que conduce a la derrota de los terroristas puede encontrarse no sólo con una mayor oposición política y social en el País Vasco y Navarra, sino con una reacción de la banda conforme a su propia naturaleza asesina. Tengo la convicción de que ni una cosa ni la otra torcerán la determinación de Mariano Rajoy", concluía.

Efectivos de la Guardia Civil son discriminados en Martorell por desconocer el catalán "al completo"
Redacción www.cronicaglobal.com 3 Marzo 2014

Agentes andaluces, canarios y gallegos, usuarios de un gimnasio público, protestan ante "el cachondeo que algunos monitores se traen a costa nuestra" y denuncian que las hojas de reclamaciones "sólo existen en catalán". Al mismo tiempo, lamentan que sus compañeros de la policía autonómica se burlen de ellos -les acusan de estar "frustrados por el catalán"- y no atiendan sus quejas.

Un grupo de efectivos de la Guardia Civil, usuarios del gimnasio del Patronato Municipal de Deportes de Martorell (Barcelona), es objeto de burlas y discriminación por parte de los empleados municipales y de sus compañeros de la policía autonómica de Cataluña por no entender el catalán.

Agentes andaluces, canarios y gallegos, que fueron destinados hace dos años a Barcelona para velar por la seguridad del aeropuerto de El Prat, viven actualmente en pisos de la residencia logística del Instituto Armado de Martorell y son socios de un polideportivo de esta localidad. Las clases de spinning que ofrece el complejo deportivo se hacen exclusivamente en catalán, y los agentes, ante la reticencia del monitor a cambiar de idioma, exigieron una hoja de reclamaciones "en castellano" tras argumentar que no entienden el catalán "al completo".

Los empleados del gimnasio público no pudieron satisfacer sus quejas por la sencilla razón de que las hojas de reclamaciones "sólo existen en catalán", lo cual, tal y como protestaron los propios agentes, es contrario a lo establecido por la propia Generalidad. Pero lo que más ha enojado a estos guardia civiles es que los Mossos d'Esquadra de Martorell han ignorado reiteradamente sus requerimientos telefónicos al 112 para que se personaran en las instalaciones porque "dicen que no están disponibles para ese tipo de cosas", según han explicado los afectados al diario El Mundo.

"Somos simplemente socios"
"Somos simplemente socios. En ningún momento nos hemos identificado en el gimnasio como efectivos de la Guardia Civil", explican los agentes, quienes lamentan "el cachondeo que algunos monitores se traen a costa nuestra". Resulta además que, en la primera y única ocasión en que los Mossos acudieron a una llamada de estos usuarios, uno de los agentes de la policía autonómica era castellanohablante y había pertenecido al mismo Instituto Armado. En este caso, el trabajador municipal también se burló de él.

En efecto, según las declaraciones recogidas por el diario de Unidad Editorial, el empleado del gimnasio público "se estaba riendo de ellos, les dijo que se echasen a un lado porque tenía que atender a los usuarios y que el encargado estaba reunido". Finalmente, los agentes autonómicos levantaron un acta por falta a la autoridad que más tarde acabó en dependencias judiciales.

Lo curioso del caso es, con todo, que en el juicio celebrado en el Juzgado de Instrucción número 2 de Martorell los usuarios-agentes de la Guardia Civil no fueron citados como testigos. "No entendemos la razón por la que no se nos avisó de un juicio en que queríamos estar presentes. Pero nos consta que el fiscal consideró que el conserje no cometió ninguna falta a la autoridad y cuestionó al mosso si era castellanohablante", protestan los agentes, quienes no pudieron impedir que, así las cosas, el juicio quedara visto para sentencia.

"Frustrados por el catalán"
Algunos meses atrás uno de los afectados había registrado una queja en el Consistorio. Según explica, "tardaron siete meses en contestar. Decían, en resumen, que el catalán es lengua oficial. Les insistí en que el castellano también lo es y que los letreros e instrucciones de las salas de entrenamiento y piscinas y salidas de emergencia están íntegramente en catalán, sin obtener respuesta".

Los agentes acudieron al auxilios de sus abogados, y estos les recomendaron "que denunciáramos directamente en un juzgado para que evitáramos de esa manera el filtro de los Mossos d’Esquadra", cuyos agentes, salvo en aquella ocasión antecitada, han hecho caso omiso de sus protestas.

Más aún, y según lamentan los guardias civiles afectados por esta discriminación por razones de idioma, sus compañeros de la policía autonómica les han echado en cara, no sin sorna, que "nuestro problema es que estamos frustrados por el catalán". Pero, "como todo hijo de vecino, pagamos 40 euros al mes, que no es moco de pavo", y por ello insisten en exigir que las clases se hagan "en castellano".

Derecho a estudiar
Sonia Sierra www.cronicaglobal.com 3 Marzo 2014

En España, la educación depende de las diferentes CCAA y esto significa, a la práctica, diferencias abismales entre los conocimientos de los alumnos que pueden llegar a ser equivalentes a un año y medio de escolarización si tomamos, por ejemplo, los resultados de PISA de Navarra y Extremadura de 2013. En 2008, en España se gastó, con relación al PIB, un 3% más que en Finlandia y quedó veinte puntos por detrás en PISA. Algo se está haciendo muy mal, pero no parece ser un motivo de preocupación para los diferentes gobiernos.

Cataluña suele estar en la media española con respecto a estos exámenes –lo cual significa estar bastante mal- pero está, además, entre las primeras posiciones en fracaso y abandono escolar temprano. Aun así, se repite una y otra vez que el modelo educativo catalán es un modelo de éxito. ¿Cómo se puede hablar de "éxito" cuando los aspectos referidos (fracaso y abandono escolar temprano) se sitúan sobre el 25% frente a, por ejemplo, el 8,8% que suponen en el País Vasco? ¿No sería más lógico ponerse a trabajar para ver dónde están los motivos de semejante desastre e intentar poner remedio? Teniendo en cuenta que estos malos resultados afectan sobre todo a las clases sociales más bajas, ¿no sería lógico que los partidos que se autodefinen de izquierdas como PSC, ICV-EUiA, ERC y CUP hicieran bandera de una lucha contra esta situación? Pues no. De vez en cuando se manifiestan por los recortes, pero ni se les ocurre plantearse que hay algo de fondo que falla en el sistema, más allá de la financiación.

En los últimos días he recibido varios comentarios alarmados de personas relacionadas, de una manera u otra, con la infancia y la educación. En primer lugar, una psicóloga que trabaja en atención precoz me contaba, indignada, cómo por su consulta han desfilado esta semana niños vestidos de las formas más estrafalarias posibles, pijamas incluidos, lo que, a su entender, es un ataque a la dignidad de los menores. Le doy la razón: el pijama es una prenda fantástica, pero para la intimidad del hogar, no para pasearte así por Barcelona, tengas 6 años o 56. Ella, desde su experiencia, considera un grave error la gran cantidad de tiempo que se destina en los colegios a "castanyades", "tios", carnavales y festejos varios.

Ciertamente, puede tener sentido trabajar esas festividades en la educación pre-escolar, junto con el paso de las estaciones, pero no parece muy lógico que eso se alargue durante los 12 años que pueda durar sus educación obligatoria. Porque no se trata de que se pierda un día de clase para ello sino el tiempo que se le dedica durante toda esa semana y que no se está dedicando al aprendizaje de otros contenidos. Por poner un ejemplo, en Alemania, muchos niños empiezan a estudiar latín a los 9 años y no parece que les vaya nada mal porque cualquier alumno universitario domina, cuanto menos, dos lenguas extranjeras. No tengo ningún tipo de duda que haber adquirido una buena base gramatical a tan corta edad ayuda a la adquisición de otras lenguas. Aquí, al llegar a la universidad, la mayoría tiene graves problemas para enfrentarse a la lectura de un artículo en inglés y en pocas ocasiones tienen ni tan siquiera nociones de otras lenguas. Me niego a creer que nuestros alumnos sean menos capaces que los alemanes, así que algo se está haciendo muy mal.

Supongo que defenderán semejante ristra de despropósitos con el argumento de mantener las tradiciones. Yo, sin embargo, preferiría que se empezara a crear una tradición en excelencia y en éxitos científicos y académicos

Más alarmante resulta aún que en la secundaria se dediquen horas lectivas a este tipo de actividades. Me explica un profesor que en su instituto se dedican las dos semanas anteriores al Carnaval a preparar comparsas. La cosa aquí se complica porque la mayoría de alumnos no quiere participar y los tutores se sienten presionados a "motivar la participación". Desde luego, nada más violento que intentar convencer a una persona de 15 o 16 años para que se disfrace y participe en una coreografía para exhibirla en el patio a las 11:00 horas de la mañana de un viernes. ¿Cuántos de nosotros lo haríamos? Así, muchos de los profesores de ese centro tienen que lidiar durante las tutorías con los más de veinte alumnos que se niegan a participar mientras intentan supervisar a los cuatro o cinco que han decidido disfrazarse y bailar. Estos ensayos se suelen llevar a cabo durante las horas de tutorías mientras que en la clase de al lado o la de enfrente, el profesor de turno tiene que forzar la voz para intentar hacerse entender sobre la música. ¿De verdad hay alguien que pueda sostener que esto es positivo para la educación de los estudios y que favorece la imagen de los institutos como lugares en lo que lo más importante son las materias impartidas? ¿Dónde queda el derecho a estudiar de todas esas personas que no participan de estas actividades y que, además, en gran medida, acaban quedándose en su casa el día del gran evento? ¿Cuántas horas lectivas pierden tanto los que se disfrazan como esa mayoría que no lo hace?

Este año, además –añade mi amigo-, en una de esas comparsas, simulaban fumar un porro gigante ante el regocijo de alumnos, profesores y madres –estaban por allí algunas miembros del AMPA haciendo una chocolatada- que la premiaron como ganadora en su categoría. Tan solo mi amigo y dos profesoras más se quejaron de este hecho, pero sin alzar mucho la voz, que ya se sabe que nadie tiene ganas de quedar como un aguafiestas.

Por supuesto, no soy nadie para juzgar el consumo de estupefacientes por parte de personas adultas pero, desde luego, no me parece de recibo que semejante apología suceda en un centro en el que la gran mayoría, incluidos los miembros de esta comparsa, son menores de edad. ¿Se han planteado esos profesores en qué consiste su labor como educadores? Supongo que defenderán semejante ristra de despropósitos con el argumento de mantener las tradiciones. Quizá se refieran a seguir la tradición del fracaso escolar y de los malos resultados en PISA. Yo, sin embargo, preferiría que se empezara a crear una tradición en excelencia y en éxitos científicos y académicos. Cuestión de prioridades.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial