AGLI Recortes de Prensa   Martes 4 Marzo  2014

Diez claves para entender el éxito del separatismo (I)
Rafael Núñez Huesca www.elsemanaldigital.com  4 Marzo 2014

Empezó como un movimiento de carácter exclusivamente cultural hace un siglo y medio y hoy se ha convertido en un desafío político de primera magnitud que amenaza la propia supervivencia de la nación más vieja de Europa. Diez son las claves (cinco en la primera entrega, cinco en la segunda) que, según mi parecer, explican el auge del separatismo catalán hoy. Son estas.

1. Estado Autonómico. Diseñado ad hoc para dar respuesta a las exigencias de los nacionalismos vasco y catalán, treinta y cinco años después, el modelo ha fracasado. No sólo no ha servido para apaciguar las pulsiones separatistas de los dos territorios: los ha exacerbado. Incluso ha favorecido la aparición de movimientos regionalistas en lugares que jamás se habían planteado su pertenencia al proyecto común.

Las élites nacionalistas han empleado el autogobierno como herramienta para alcanzar el objetivo natural de todo nacionalista. La pseudofederación que supone el actual modelo, está visto, no era un fin, era un medio.

2. Franquismo. Al margen del debate sobre la naturaleza totalitaria o autoritaria del Régimen, una cosa es clara: el Franquismo desplegó, sobre todo al principio, un nacionalismo español que apenas dejó espacio a las peculiaridades regionales. Si existió represión social y política en Zamora o Jaén, en Cataluña la represión tuvo también carácter cultural y lingüístico. Franco represalió en nombre de España generando una asociación de ideas, una vinculación del uno con la otra, que algunos aún hoy hacen porque permanezca viva. Con éxito, por cierto.

3. Complejos de la derecha. La mala conciencia y la autoculpa condicionó el discurso de la derecha postfranquista. Sorprendentemente, los complejos siguen vivos en el siglo XXI. Un lastre, una debilidad estratégica de primerísimo orden que los nacionalistas han sabido rentabilizar. La fórmula que usan viene a ser: la derecha hace concesiones y el nacionalismo le autoriza como agente democrático. Y sigue funcionando.

4. Inmunidad legal. Consecuencia directa de la anterior, el Estado tolera a la Generalidad de Cataluña lo que no tolera a ningún otro ciudadano o institución: la insumisión. Cataluña, al menos jurídicamente, es ya independiente. Se incumplen por norma todas las sentencias lingüísticas. No rigen las leyes. Al menos las leyes que el nacionalismo considera atentan contra su "personalidad nacional". Consentir la insubordinación genera una inercia de hechos consumados. Una inercia que va a más y que ha instalado a los líderes secesionistas en la arrogancia propia del que se sabe invulnerable. Las palabras del consejero de Presidencia Francesc Homs son sólo un ejemplo, el penúltimo, de la citada impertinencia: "No moveremos una sola coma del modelo lingüístico".

5. Marco mental nacionalista. Artur Mas arengando subido en la tumba de Macià, excursiones nocturnas a Montjuïc portando antorchas, culto al líder, vacío al disidente, fastos de aniversarios de batallas del XVIII. El nacionalismo, que en el resto de Europa es visto como insolidario y reaccionario, aquí parece estar adornado por una incomprensible pátina de superioridad moral. En España en general y en los territorios donde tiene predicamento particularmente, ha sabido generar un marco mental fuera del cual está la marginalidad política. En Cataluña se ha impuesto el discurso elaborado por el nacionalismo.

Lo políticamente correcto y lo incorrecto, lo que conviene a Cataluña y lo que hay que rechazar, la identidad original y la que "impone Madrid". Todo son claves que ha formulado el nacionalismo y que han calado en el imaginario colectivo. Y comparecer a un combate ideológico en el que las armas, las condiciones y el reglamento lo proporciona el adversario es suicidarse. En esas estamos.

Y dale con el franquismo
Nota del Editor  4 Marzo 201

Con las decenas (ya cerca de la centena) de años amontonados sobre el franquismo y aún hay gente que quiere echarle la culpa.  Afirman que en Cataluña la represión tuvo también carácter cultural y lingüístico, y yo no se a que se refieren porque aparte de los fusilamientos que hubo en Cataluña por hablar catalan en la calle, bailar el corro de la patata en catalán (sardana) en las plazas, yo no ví mas cadáveres. Para los fusilamientos si, empezaron a sacar ataúdes y venga a sacar ataúdes,  por lo menos sacaron uno de la funeraria para una viejecita que había muerto de cansancio.

ENTRE PROGRES Y COMPLEJOS
Ni Cultura, ni Educación, ni Universidad, ni José Ignacio Wert
Pascual Tamburri www.elsemanaldigital.com 4 Marzo 2014

La Cultura está en manos de enemigos de Wert, no todos ellos funcionarios nombrados por el PSOE. La Educación zozobra sin que se toquen ciertos errores clave, y más en la Universidad.

No creo que haya en el mundo un Ministerio de Educación y Cultura tan polémico, y a la vez tan complaciente con sus enemigos de dentro y de fuera, como el que le ha tocado en suerte a José Ignacio Wert. Ni Estados Unidos ni Rusia, ni Francia ni Italia, fuese cual fuese el partido gobernante, consentirían por ejemplo que en la web del Museo del Prado (meollo de las Artes en España) se analizase el 2 de mayo de 1808 como un momento en el que "grupos exaltados del pueblo de Madrid, instigados por sectores reaccionarios de la nobleza y el clero, se levantaron en armas". ¿Es esta la historia de España, contada científicamente en un espacio oficial? ¿O es, una vez más, una rendición blandengue a los prejuicios progres, por miedo a parecer defensor de la identidad nacional española?

Si por lo menos las blanduras, rendiciones, concesiones y aperturas le valiesen a Wert para seguir siendo ministro y tener poder. Pero lo odian por lo poco que ha intentado hacer, con lo cual ni ha cambiado las cosas ni ha conseguido tener menos enemigos. Mala inversión. Y si eso pasa en la Cultura, qué no pasará en la Educación.

La verdad es que a Wert lo más grave que puede reprochársele en Educación no es lo que ha hecho, sino justamente lo que ha dejado en pie del sistema que heredó. O sea, hasta que entre en vigor la LOMCE, todo, y luego casi todo. No hay nada especialmente malo en la LOMCE salvo que no deja de ser un parche sobre un sistema fracasado, que se ha demostrado malo excepto con un criterio ideológico y cuyos efectos empezamos a pagar ahora. Y lo mismo que vale para Primaria y Secundaria valdría, con ciertos matices, para la Universidad, donde sin terminar de aplicarse una reforma ya se está hablando de la siguiente, faltando en el trasfondo lo mismo que a los otros períodos del sistema: una definición clara de objetivos, sin dejarse llevar por otros vericuetos.

El mismo Ministerio de Educación reconoce el fracaso del actual modelo universitario, basado en la multiplicación de plazas y de centros universitarios, la supuesta orientación "utilitaria" o "económico-laboral" a los universitarios y la confusión interesada entre el derecho al acceso a la enseñanza con el derecho al éxito en los estudios… con la consecuencia evidente de la reducción del nivel, inherente a un neonato "derecho a aprobar y a titularse". Un gran porcentaje de graduados universitarios españoles está en el paro. Pero quizá más grave es que más de un 40% de los titulados que sí trabajan lo hacen en puestos por debajo de su cualificación teórica, y casi un 17% directamente está dedicado a trabajos manuales que no requieren ninguna titulación.

¿Eso qué implica? Desde un punto de vista capitalista, que el Estado está haciendo una mala inversión, ya que subvenciona total o parcialmente los estudios de una gran masa de titulados que luego no ha hacer "rentable" esos títulos. Pero lo verdaderamente grave de la confesión ministerial no es eso, sino que hemos dejado completamente de valorar la función primigenia y fundacional de la Universidad –la transmisión, conservación y creación del saber-, engañando a los jóvenes con la idea de las "salidas" y a la vez convirtiendo las Universidades en lugares de adquisición de competencias profesionales lucrativas (algo que, cuando lo han sido, ha sido secundario).

No deberíamos estar evaluando al Ministerio, ni menos a "sus" Universidades, por su precio unos, ni por su capacidad para recortar otros, ni por la "rentabilidad" de la "inversión" medida en colocaciones, en puestos de trabajo, en crecimiento económico. Estamos hablando de personas, de los jóvenes de este siglo. El sistema es malo si les enseña a valorar su educación, sus vidas y las decisiones que tomen en ellas sólo en función del "éxito" económico. Es la imposición totalitaria de una ideología materialista de dos filos. Una ideología fracasada en Cultura y radicalmente fracasada en Educación.

No por gastar más o menos una Universidad o un Instituto es peor. No es un centro de FP, ni una oficina del INEM, ni el sistema educativo será mejor por tener más miembros o más centros. Quizá haya que dar formación a quien la quiera por sí misma, y tenga la capacidad para recibirla con éxito. Quizá no sea más que otra muestra del fracaso del "café para todos". Quizá, sólo quizá, los que fallan, unidos de la mano, son los prejuicios igualitarios, utilitaristas y economicistas inherentes al sistema que conocemos. Lo peor no es tener muchos o pocos universitarios y bachilleres, ni que parte de ellos termine de reponedores en un supermercado. Con ser malo eso, lo peor es tener estudiantes de Bachillerato, de Grado, de Master y hasta de Doctorado que estudian por "ascender", por "ganar", por "colocarse", no por amor a su saber ni voluntad de crecer en su interior o de servir a la comunidad.

Amore Scientie Facti Exules, señor ministro. Le digan lo que le digan sus asesores neomarxistas y/o neoliberales, que en gran medida son los que hicieron para sus antecesores la fracasada legislación que ahora se le reprocha, injustamente, a usted. Los porcentajes demuestran el fracaso. La desilusión general de las aulas más aún. Cambie usted el rumbo… no le van a querer más por no hacerlo.

La lengua viva
Cataluña contra España
Amando de Miguel 4 Marzo 2014

El conflicto lingüístico en España respira por la herida de Cataluña. Me enfrasco en la lectura de un libro apasionado, documentadísimo y polémico: Jesús Laínz, España contra Cataluña. Historia de un fraude (Madrid: Encuentro, 2014). Su autor es un veterano libertario de esta seccioncilla, rebosante de erudición y de buen humor. Una de sus tesis para abrir boca: el catalanismo (hoy independentismo) es una cuestión perfectamente española. Digo tesis porque es más que una opinión; es algo que se demuestra en el libro con multitud de documentos y estampas. Añado que es la aplicación de un principio psicológico: no se puede luchar contra alguien sin terminar por parecerse al contrincante. Corolario de la tesis anterior: el nacionalismo catalán necesita falsificar la Historia y la realidad. Ese esfuerzo puede llegar a ser patológico o por lo menos ridículo. También sobre eso el autor proporciona documentos mil. El mito definitivo de los nacionalistas es el de introducir en Cataluña el odio a España, la que "nos roba". Gran aporía, pues Cataluña siempre ha sido parte de España y se ha beneficiado grandemente del esfuerzo del resto de los españoles.

Me corresponde resaltar el capítulo del libro que se refiere al conflicto lingüístico. Se titula "La impropia lengua propia", lo que indica que llega a su cenit la maniobra manipuladora (mejor sería pedipuladora), la falsificación de la Historia. Aquí es donde despliega el autor más conocimiento, más vivencias personales, más pasión. Acuña el término orwelliano de vaporización para señalar esa política de hacer desaparecer del pasado los hechos que no interesan al nacionalismo imperante. Vamos, que ese capítulo sobre la lengua propia me habría gustado escribirlo yo. Pero me falta doctrina. Por eso me alegro de verlo escrito con la simpar galanura del segundo insigne polígrafo montañés. Nos hace ver que el propósito del nacionalismo vigente es un gran disparate: nada menos que excluir el castellano de la sociedad catalana, por lo menos de la vida pública. Digo disparate porque es misión imposible y porque Barcelona ha sido la capital de la edición de libros en castellano. La conclusión de que el nacionalismo lingüístico en Cataluña es una forma de totalitarismo va a merecer alguna que otra peripecia.

Añado una pequeña coda sobre mi particular visión del problema catalán. A los nacionalistas no les interesa realmente la independencia de Cataluña, no les ha interesado nunca. La han manejado siempre como un ardid para obtener privilegios del Estado español. Durante más de un siglo fue el proteccionismo económico. Hasta hace poco Cataluña ha sido la dominadora económica de España. Para lograr ese objetivo nada mejor que el chantaje del secesionismo. La táctica de hacerse la víctima consigue ventajas. Ahora mismo el gran privilegio es que una oligarquía endogámica domine el país catalán. Para ello necesitan el estandarte de la deseada independencia e incluso una nueva bandera. La consecuencia más triste es que ese nacionalismo será la ruina de Cataluña.

Para terminar, estamos ante un libro que hará historia, un clásico vivo. Lo voy a poner como lectura obligatoria para todos los libertarios.

Contacte con Amando de Miguel fontenebro@msn.com
Respuestas socráticas a Borja de Riquer
Antonio Roig www.cronicaglobal.com 4 Marzo 2014

En un escrito recientemente publicado, el profesor de Riquer interpelaba a los "demócratas españoles" con preguntas retóricas, con carácter de chantaje emocional, que reforzaba con la introducción de ciertos "datos" preliminares. Empecemos por ahí. Constataba: 1) el corrimiento de la percepción de la identidad por los catalanes, en las encuestas de opinión, hacia las fórmulas del tipo "sólo o mayoritariamente catalanes", 2) el hecho de que la mayoría del Parlamento autonómico haya solicitado la "consulta" y 3) el nutridísimo grupo de entidades y asociaciones que han suscrito el "Pacte Nacional pel Dret a Decidir".

Es preciso decir que están por determinar los instrumentos de medida del "agotamiento" de una forma de organización política y que es difícil que se agote un sistema que está abierto al cambio y fija los mecanismos para su propia reforma

Los dos últimos son hechos innegables cuyo peso, sin embargo, se puede matizar con algunos otros. Por ejemplo, tomando como referencia la misma encuesta de la que extrae el profesor sus datos (barómetro del CEO, noviembre de 2013), puede observarse igualmente que la inmensa mayoría de los ciudadanos de Cataluña se encuentra bastante (53,6%) o muy (30,6%) insatisfecha con el funcionamiento de la democracia, lo que bastaría para poner en cuestión la fuerza de la mayoría parlamentaria a la que alude. En cuanto al listado de las entidades y asociaciones que se han pronunciado por el "derecho a decidir", cabe preguntarse en qué medida dependen del erario público y si ello no habrá influido en su decisión. Es posible que también pudiera atribuirse su decisión a la "burocratización" de sus equipos de dirección, como dice el autor acerca de la ejecutiva del PSC, de forma no argumentada y, por ello, bastante venenosa.

Y en cuanto al "hecho principal", el cambio de tendencia del sentimiento de pertenencia (y no queremos entrar a valorar la fuente), hay que hacer notar que, de nuevo en la misma encuesta, las relaciones entre Cataluña y España sólo alcanzan a ocupar el cuarto lugar entre las principales preocupaciones de los catalanes (para un exiguo 9,3% de los encuestados) y que la "excesiva presión fiscal" o la "crisis de la identidad catalana" se encuentran mucho más abajo (0,5 y 0,4% respectivamente; 9 personas de 2000).

A continuación, hace una somera enumeración de las causas de estos fenómenos en la que se echa en falta algo más de profundidad, por cuanto se ciñen a un listado de tópicos que se vienen repitiendo sin análisis, como una especie de lección aprendida, en todos los debates sobre la cuestión de la secesión: el agotamiento del sistema político surgido de la Constitución del 78, la sentencia del TC de 2010 sobre el Estatuto y las "medidas centralizadoras y anticatalanas" del gobierno Rajoy.

Es preciso decir que están por determinar los instrumentos de medida del "agotamiento" de una forma de organización política y que es difícil que se agote un sistema que está abierto al cambio y fija los mecanismos para su propia reforma. Las deficiencias de funcionamiento del sistema institucional español (perfectamente reformable, a su vez) y, muy probablemente, la mala voluntad política de quienes tenían interés en convertir el Estatuto en un trágala, explican el proceloso camino que este documento tuvo que recorrer. Los recortes que sufrió no pueden justificar el crecimiento de la voluntad secesionista, siendo así que los catalanes no debían sentirse muy preocupados por él cuando –pese a una machacona campaña institucional– no acudieron a votar ni siquiera la mitad de ellos. Por último, no es imaginable que ningún gobierno español dicte nada contra sí mismo, no caben pues medidas "anticatalanas" (tal vez sí "anticatalanistas", aunque tampoco es probable). Este lenguaje, y es triste tener que decírselo a un académico, suena a propaganda política. Si no hubiera detrás una mala voluntad, no es justificable sembrar alarmismo y propugnar la ruptura por ninguna acción de gobierno en un estado democrático. Todas son reversibles, por cuanto existe el recambio político y es deber de la oposición prometer lo imposible; éste es el privilegio de la democracia.

¿Qué significa aquí negociar que no sea acceder a las pretensiones del secesionismo? ¿Qué alternativas se ofrecen a la negociación? ¿Será preciso decir que la voluntad de cada uno se debe subordinar a la voluntad de la mayoría? ¿Habrá que repetir que el cumplimiento de la norma que todos nos hemos impuesto es la condición de la vida democrática?

El carácter y la composición de lo que llama "movimiento (¡uy, qué palabra!) por el derecho a decidir" es irrelevante para lo que se pretende: dirigir ciertas preguntas a los demócratas españoles con el fin, supongo, de suscitar su reflexión o despertar su mala conciencia.

Y llegamos al núcleo duro del artículo: las preguntas. Armado con a) los hipotéticos cambios en el sentimiento de pertenencia de los catalanes (justificados por los agravios infligidos por España), b) la voluntad de una mayoría de parlamentarios, c) una nutridísima representación de asociaciones y entidades cívicas y d) un movimiento ciudadano joven, moderno, supuestamente limpio de contaminaciones políticas, Borja de Riquer, en nombre de todos los catalanes, se siente dotado de legitimidad democrática suficiente para interpelar a los "demócratas españoles" con el fin de que reaccionen democráticamente y accedan a las pretensiones del secesionismo, que no otro es el trasfondo del mensaje.

Comienza interpelándoles sobre qué hacer si el gobierno español se niega a negociar. ¿Qué significa aquí negociar que no sea acceder a las pretensiones del secesionismo? ¿Qué alternativas se ofrecen a la negociación? En las preguntas que formula a continuación, la cosa queda meridianamente clara, sobre todo vistos los antecedentes que ha expuesto anteriormente. En ellas, contrapone la "legalidad constitucional" a la "legitimidad democrática". Implícita en esa contraposición está la idea de que la Constitución no es legítima, pero la voluntad de los secesionistas sí lo es. Todo ello, tapado con el trampantojo del "derecho a decidir", un supuesto derecho que nadie reconoce. Sr. Profesor, ¿será preciso decir que la voluntad de cada uno se debe subordinar a la voluntad de la mayoría? ¿Habrá que repetir que el cumplimiento de la norma que todos nos hemos impuesto es la condición de la vida democrática? ¿Que el único sistema que permitiría el libre ejercicio de la voluntad es la anarquía y que nunca ha sido posible implementarlo ni siquiera en pequeñas comunidades de un modo eficiente y completo?

Es posible que el autor crea que las circunstancias históricas en que se elaboró y aprobó la Constitución no permitían desarrollos de la misma más acordes con los intereses de los catalanistas (ni siquiera ese mínimo argumento aparece en su escrito), pero su profesión le hará conocedor de que, siendo las circunstancias muy otras, no fueron más satisfactorios para sus pretensiones los resultados durante la segunda República. Sabrá también que en España se disfruta de cotas de autogobierno que es difícil encontrar en otros países de nuestro entorno. Por último, como ya se ha mencionado, sabrá que la Constitución es un sistema abierto que permite la reforma. Da cierta vergüenza tener que recordar a un profesor que lo democrático es que lo que fue consensuado entre todos se reforme de común acuerdo entre todos. Que no arroje el adjetivo "democrático" sobre el rostro del resto de los españoles, tratando de avergonzarles con un inexistente pecado, porque se vuelve contra él como un boomerang.

Todas las naciones, habría que recordar igualmente, existen en la medida en que son imaginadas. Tan imaginada es la española como la catalana. Ambas son entelequias, abstracciones mentales, para las que la humanidad ni siquiera había construido una palabra hasta hace poco más de 200 años. Siendo común su carácter imaginario, no sirve para distinguirlas unas de otras. Todas las naciones se proponen a sí mismas –con estas u otras palabras–, como patria común e indivisible de sus nacionales (debería releer el preámbulo del Estatuto por si le parecen mejor las palabras allí empleadas). Y esa fórmula constitucional no se impuso a todos los españoles por ley, sino que se consensuó (y, se lo recuerdo una vez más, puede ser objeto de reforma). ¿Acaso estaría el Sr. Riquer dispuesto a que el texto de una hipotética constitución catalana previera mecanismos de segregación de sus territorios, pongamos la Val d’Aran o L’Hospitalet?

Y, ya para terminar, ¿acaso no es esa misma supuesta e imaginada unidad nacional –del "pueblo" de Cataluña– el argumento que él invoca para reclamar el "derecho a decidir"? (Porque las personas, hasta donde se nos alcanza, no podemos decidir por ejemplo, la cuantía de nuestra "solidaridad" ni el destino de nuestros impuestos).

En resumen, es lamentable que alguien, que no tiene necesidad del beneplácito del poder, se valga del prestigio de sus apellidos para lanzar soflamas políticas encubiertas como reproches morales y que publique panfletos tan impropios de su altura intelectual.

Antonio Roig Ribé, en nombre de la Asociación por la Tolerancia


******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Hacia el pacto con Bildu?
Navarra y la 'coherencia' del PSOE
Cayetano González Libertad Digital 4 Marzo 2014

Para entender correctamente la postura que está manteniendo la dirección del PSOE con respecto a la posible moción de censura en Navarra contra Yolanda Barcina impulsada por el PSN -que para prosperar necesitaría irremisiblemente los votos de Bildu-, hay que contextualizar esa actuación en el mal llamado "proceso de paz" con ETA que inició Zapatero antes de llegar a La Moncloa en marzo de 2004 y que tuvo su punto culminante en las negociaciones políticas que con la banda terrorista mantuvo a lo largo de los siete años que estuvo al frente de la Presidencia del Gobierno.

El autor intelectual de aquel proceso fue el entonces ministro de Interior, y ahora secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. La cuestión de Navarra estuvo presente, y de qué manera, en las doce largas reuniones que entre setiembre y noviembre de 2006 mantuvieron en Loyola representantes del PSE, el PNV y Batasuna, así como en las que el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, y otros representantes del Gobierno socialista tuvieron con la cúpula de ETA en Oslo. El futuro de Navarra, su cambio de estatus político y jurídico para incorporarse a la actual Comunidad Autónoma Vasca, fue una de las cuestiones tratadas, y las posiciones de unos y de otros quedaron plasmadas en los papeles y en las propuestas que se intercambiaron.

Veamos lo que dice al respecto uno de los actores principales de aquellas negociaciones en representación de Batasuna, el líder de lo que ahora algunos denominan "la izquierda abertzale", Arnaldo Otegi:

Nuestra filosofía era clara. En primer lugar: la división territorial es responsabilidad vuestra [en alusión a los representantes del PSE], por tanto lo tenéis que resolver vosotros. Es lo que en su día plantearon el Sinn Féin y el IRA al Gobierno británico. Y en segundo lugar: al Gobierno español y al PSOE no les podíamos pedir que solucionaran la cuestión de los tres territorios de Iparralde [el país vasco francés]. En consecuencia, nuestra filosofía era: aquí hay que establecer un marco para los cuatro territorios –Álava, Vizcaya, Guipuzcoa y Navarra– y añadimos lo que para nosotros era fundamental: cómo empezar a superar la dinámica de división. Entonces hicimos el planteamiento del consejo vasco-navarro.

(Imanol Murua, El triángulo de Loiola, San Sebastián, Ttarttalo 2010, p. 88).

¿Alguien cree que Rubalcaba –reitero que fue el verdadero autor intelectual de aquel proceso– ha cambiado de postura con el paso de los años? Una cosa es que en este momento un acuerdo con la marca de ETA en Navarra le venga rematadamente mal, por las elecciones europeas de mayo y su interés de seguir al frente del PSOE y aspirar a ser de nuevo el candidato socialista en las elecciones generales de 2015, y otra muy distinta es que, en su posición de fondo y como parte del dichoso proceso, no tenga ningún reparo en pactar con Bildu para cambiar el estatus de Navarra y de paso echar a la derecha del Gobierno de la Comunidad Foral.

Ante la ambigüedad calculada de Rubalcaba –en los últimos días se ha dignado a hablar del asunto en una sola ocasión–, ¿quién refleja con más sinceridad la posición del PSOE: su candidata en las europeas, y vicesecretaria general, Elena Valenciano, cuando afirma que con Bildu no irán ni a la vuelta de la esquina, o el secretario general del grupo parlamentario del PSOE, y uno de los probables postulantes en las primarias, Eduardo Madina, cuando asegura que con la posible moción de censura de su partido se abre "un tiempo nuevo" en Navarra? Parece evidente que es Madina quien está más en línea con la posición de su partido en las negociaciones con ETA.

No sé si al final los socialistas se atreverán a presentar ahora la moción de censura contra Barcina. Si no lo hacen, será exclusivamente por una simple cuestión de control de daños, dada la proximidad de las europeas, pero eso no despejará el peligro de que tras las elecciones al Parlamento de Navarra del próximo año el PSOE no pacte con Bildu y con otros grupos nacionalistas partidarios de la anexión de Navarra al País Vasco. Y si eso sucede –con el agravante de que en esas elecciones es muy probable que la marca de ETA saque más escaños que el PSN y por tanto reclame para sí la Presidencia del Ejecutivo navarro– estaremos ante un escenario político que abrirá la puerta a una de las aspiraciones históricas de ETA y del nacionalismo vasco en su conjunto.

Además, el experimento en Navarra podría tener en el 2016 su traslación al País Vasco, donde no sería descartable un Gobierno de coalición Bildu-PSE-IU con un lehendakari, por supuesto de la marca de ETA, en Ajuria-Enea, que podría ser perfectamente el ya citado Arnaldo Otegi.

Desconozco si este más que previsible panorama preocupa o no a Mariano Rajoy. Lo que sí creo es que en su mano tiene algunos instrumentos para intentar impedirlo, si es que quiere. En primer lugar, debería volver al entendimiento electoral con UPN para concentrar en estas siglas todo el voto ya no solo del centro-derecha navarro, sino de los votantes socialistas, a los que habría que hacerles ver que votar al PSN sería una manera de entregar Navarra a ETA y al PNV.

En segundo lugar, el presidente del Gobierno debería cumplir una de sus promesas electorales y poner en marcha el mecanismo para derogar la disposición transitoria cuarta de la Constitución, que regula la forma en que Navarra podría incorporarse a la Comunidad Autónoma Vasca. Es decir, se trataría de cerrar la puerta que UCD y PSOE abrieron cuando se elaboró la Carta Magna y que ahora ETA –tras 857 asesinatos, 42 de ellos en Navarra– y el PNV, con el apoyo del PSOE, pretenden traspasar.

Decálogo para sobrevivir en una Cataluña independiente
Javier Barraycoa www.cronicaglobal.com 4 Marzo 2014

1.- No rompa o tire su DNI español. Usted tiene la nacionalidad española y la podrá seguir manteniendo, a pesar de la independencia e incluso siendo un fanático independentista. Ello le conviene pues le permitirá gozar de muchos privilegios que la nueva "Estructura de Estado" catalana será incapaz de proporcionarle. Un Estado no se construye de la noche a la mañana y las carencias del nuevo Estado serán más que notorias. Cataluña tardará como mínimo unos 20 años en entrar en el espacio Schengen, por tanto, la circulación por Europa le será más sencilla con el DNI español. Se evitará muchas colas en consulados, y no es probable que todos los países del mundo pongan una embajada en Barcelona.

2.- Igualmente, no se desprenda de su pasaporte español. Ello le permitirá tener menos dificultades al llegar a la frontera en Fraga. Pues una vez cruzado el Ebro le considerarán compatriota y le registrarán y le tocarán menos que a los que meramente sean "catalanes" de nacionalidad. Por otro lado, las 48 "embajadas catalanas" actuales no cubren el espectro de países que posiblemente desearía visitar. Así, los más de 150 países restantes podrá visitaros sin reparos con el pasaporte español (a malas busque una funda que ponga "passaport català", y así tranquiliza su conciencia). También, si utiliza el pasaporte español, se ahorrará mucha saliva explicando qué es "Cataluña". Aunque no se lo crea, es muy cansino estar todo el día fuera de la Península dando detalles geográficos de dónde se halla “Catalonia”, que no tiene nada que ver con Messi, etc.

3.- No lance a la basura ni queme sus euros. La nueva moneda catalana (posiblemente denominada "peçeta"), sufrirá una devaluación tal que necesitará muchos kilos de ellas para compensar un euro. El euro podrá seguir utilizándolo en España y se evitará estudiar y calcular engorrosas tablas de cambio (lo más seguro es que se monte un suculento mercado negro de divisas para cambiar peçetes por euros). Las “peçetes” tarde o temprano o no valdrán nada o bien le servirán para venderlas a coleccionistas de monedas raras. Posiblemente, con el tiempo, Cataluña volverá a integrarse en España, y así evitará un nuevo cambio de monedas.

4.- No se le ocurra comprar deuda pública catalana, pues no hay materias primas ni oro que la respalde, más bien una deuda descomunal. Incluso si es independentista le saldrá más a cuenta comprar deuda pública española.

5.- No abandone el castellano, sea o no su lengua materna. Tarde o temprano tendrá que viajar por el resto de la Península, hacer negocios, rellenar papeleo, etc … Le conviene seguir siendo bilingüe y eliminar el acento catalán, pues con la independencia lo más seguro es que le miren mal si mantiene ese deje sospechoso que nos delata a los catalanes. Si consigue un acento castellano impoluto no tendrá que estar justificándose cada vez que vaya a España, diciendo que usted es catalán "pero de los buenos". También tendrá la ventaja de tener abierto un mercado de más de 400 millones de hispanohablantes. Incluso en países con el catalán como lengua propia y oficial (léase Andorra), le acabarán hablando en castellano si paga con tarjeta de crédito. ¡Ah! y en los hoteles catalanes, como los trabajadores aprenderán idiomas extranjeros, también le podrán atender en lengua castellana.

6.- Si es universitario no se le ocurra tirar su título por aquello de que se lo ha concedido "el Rey de España". En caso de quemarlo o destruirlo, le sería muy difícil que se lo homologaran en cualquier país europeo. Incluso si un día quiere ir a trabajar a España seguirá siendo válido ahí. El Espacio Europeo de Educación Superior le permitirá trabajar en cualquier Estado europeo con el título español actual. El título catalán, de momento, tendrá que pasar bastantes filtros y exámenes de homologación hasta que Cataluña no entre en Europa (eso si el veto del Estado español no lo impide in aeternum).

7.- No pierda su historial laboral y conserve sus nóminas. Es preferible que el cálculo de su jubilación se lo hagan desde la tesorería de la Seguridad social española, aunque sea usted más independentista que Macià. Si el Estado español y el catalán no llegan a un acuerdo, la Caja de la Seguridad social se la quedará el Estado español y, por tanto, su jubilación se volverá a calcular desde cero el año de la independencia. Rece para que sea muy joven y le dé tiempo de cotizar 35 años desde la independencia hasta su jubilación. En caso de duda, aunque su corazón sea independentista, le conviene mantener la nacionalidad española, al menos hasta que le garanticen que cobrará la jubilación.

8.- Busque un amigo o familiar que tenga su domicilio fuera de Cataluña y empadrónese allí. Así podrá pagar sus impuestos en España, que seguramente serán más baratos, y las multas le llegarán a otro país. Si mantiene las cuentas en un entidad española, lo más seguro es que no le embarguen las cuentas. Eso sí, no podrá votar en Cataluña, pero no creo que le importe, porque los partidos permitidos serán todos muy parecidos, vamos, independentistas. A malas puede mantener un doble empadronamiento, pues el Estado español y el catalán seguro que no cruzan los datos. En la medida que se acerque la independencia, pase sus fondos, ahorros y cuentas a una entidad española, para evitar un posible corralito.

9.- No tenga reparos para que sus hijos vayan de Erasmus a Sevilla o Madrid. Ni siquiera haga ascos si deciden casarse con una española. La mezcla de “razas” es buena y la endogamia suele acabar degenerando los linajes. Aunque usted sea más que independentista intente que sus hijos o nietos casados con una española mantengan la doble nacionalidad. La experiencia demuestra que es muy ventajoso tenerla, aunque se odie a una de ellas. Hágalo por sus descendientes queridos y facilíteles su futuro.

10.- Decida si quiere ser republicano o monárquico. No sé sabe por qué, pero se ha dado por supuesto que el Estado catalán independiente ha de ser una república. Pero si la independencia se fundamenta en los agravios de 1714, se debería buscar algún descendiente austracista. De hecho, las descendientes de Carlos Pío de Habsburgo-Lorena y Borbón (de la rama de los Austrias que vivió y falleció en Barcelona a mediados del siglo XX), Alejandra Blanca y María Inmaculada, viven en Cataluña. Parece lógico que el Principado de Cataluña (con mucha más tradición que la República catalana), siga siendo un Principado que reclame la legitimidad austracista. Si no, nos tocaría escoger como “President de la República” a Pujol, Mas o Junqueras. Y la verdad, está difícil la cosa.

Siga escrupulosamente este decálogo y la independencia se le hará más llevadera. Vamos, incluso ni la notará.

España
Bildu se niega a condenar el «ataque de violencia más grave en la historia de Bilbao»
Ep. Bilbao. La Razón 4 Marzo 2014

Todos los grupos municipales representados en el Ayuntamiento de Bilbao, excepto EH Bildu, han condenado el "ataque de violencia más grave y duro en la historia" de la Villa, registrado este lunes con motivo de las protestas contra la celebración en la capital vizcaína de la Cumbre Económica Mundial, que han generado destrozos en el espacio público y mobiliario urbano por valor de 100.000 euros, sin contabilizar los daños en comercios, entidades bancarias y locales hosteleros.

El teniente alcalde, Ibon Areso, ha dado lectura a una declaración firmada por los portavoces de PNV, Ibone Bengoetxea, del PSE, Alfonso Gil, y del y PP, Cristina Ruiz, en la que la Junta de Portavoces expresa "su más rotunda condena ante los gravísimos desperfectos que sufrió ayer la Villa, su comercio, hostelería y sector servicios, mobiliario y servicios públicos, y la ciudadanía en general".

En el texto se recoge que se trató de "uno de los ataques de violencia y vandalismo más duro y grave que ha sufrido en su historia la Villa de Bilbao y el comercio, lo que supone un gran perjuicio para los servicios de la Villa, sus propietarios y trabajadores, y para el conjunto de Bilbao". "Ha sido un ataque de violencia organizado y orquestado contra la ciudad en su conjunto", añade.

Asimismo, en la declaración se indica que "el perjuicio que suponen los daños provocados y el cierre temporal de establecimientos se ve acrecentado por la imagen de violencia y destrucción que se ha ofrecido, lo que perjudica el trabajo de internacionalización de Bilbao y sus empresas, y al turismo".

Además, se añade que la celebración del Global Forum en Bilbao, "con independencia de la valoración que haga cada uno de este evento económico, incluso de las expresiones de rechazo al mismo, no justifican en ningún caso el uso de la violencia".

Desde el Ayuntamiento, los grupos firmantes han trasladado el apoyo del Ayuntamiento al comercio, hostelería y sector servicios de Bilbao, "que ha sufrido los ataques y al conjunto de comerciantes". "Confiamos en que sigan apostando por la Villa, porque sus instituciones y su ciudadanía les respalda y anima a seguir con sus actividad", agregan.

Por ello, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Bilbao ha hecho un llamamiento a "la defensa de la diversidad de ideas, modelos sociales y políticos, desde el valor único de la ética, la democracia y el rechazo a la violencia".

En ese sentido, advierten de que "no hay objetivo político, económico o social que justifique el uso de la violencia" y piden que los autores de "estos actos de violencia y vandalismo respondan por sus hechos ante la justicia".

Por su parte, el concejal delegado de Obras y Servicios, José Luis Sabas, ha hecho balance de los daños ocasionados en espacios públicos y mobiliario urbano de la ciudad en la jornada del lunes, que supondrán un coste para las arcas públicas de 100.000 euros.

Según ha detallado, se atacaron 21 entidades bancarias, 19 comercios y bares, un hotel, el Palacio Euskalduna, la sede del Subdelegación del Gobierno central, sufrieron desperfectos 160 contenedores, 17 de ellos resultaron quemados, se vieron afectadas 6 marquesinas, un autobús resultó con todas las persianas rotas y pinchado, una furgoneta de la Policía Municipal fue volcada y un vehículo de Correos también resultó atacado, además de "decenas de parterres destrozados y utilizadas las piedras del entorno para destrozar comercios".

Sabas ha asegurado que durante "siete horas de incidentes, los trabajadores de muchos comercios, entidades bancarias, bares y hoteles "pasaron auténtico miedo por la actuación de la gente que se dedicó a destrozar Bilbao".

Además, ha lamentado "el daño en la imagen de Bilbao" porque "lo de ayer es un palo durísimo" para la implantación de comercios en la Villa. "¿Con qué cara vamos a ir hablando con la gente para que nos vengan a implantar sus comercios en Bilbao?", se ha preguntado, para advertir de que "las pintadas realizadas" llevan "los mismos signos de siempre: lapurrak y dianas, el mismo alfabeto de siempre".

Sabas, que ha dicho estar "muy enfadado y muy triste" por lo que estos incidentes suponen para Bilbao, ha denunciado la actitud de "los bárbaros que se han dedicado a hacer estas acciones en Bilbao y nos han dejado un panorama desolador" y ha confiado que "en las próximas 24 horas todos los aspectos de la ciudad estén perfectamente restablecidos" y, para ello, han ofrecido a los comerciantes "todos los servicios de limpieza".

El responsable municipal ha insistido en que lo ocurrido ayer es "un palo durísimo para Bilbao" porque "dimos una imagen en todas las televisiones que es lamentable". Por ello, ha dicho que "no debemos de consentir que bárbaros destrocen la ciudad así, con lo que nos cuesta a todos mantenerla en el tono adecuado. "Esto es una barbaridad y la barbarie la hacen bárbaros, y en Bilbao no tienen cabida los bárbaros, se tienen que ir, los tenemos que echar", ha manifestado.

Por su parte, el concejal responsable de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro, tras precisar que la competencia de la Policía Municipal en el dispositivo desplegado con motivo de la Cumbre Económica Mundial era la de tráfico, ha reconocido haber escuchado las críticas de los comerciantes ante la "falta de protección" policial y ha dicho que "se lo trasladaremos a quien corresponda".

En cuanto a la procedencia de los detenidos, Del Hierro ha precisado que "son de Galdakao, Portugalete, Donostia, Gasteiz, Basauri y tres de Bilbao", por lo que son "gente de aquí, no tenemos que importar nada".

Un carnaval con armas y capuchas
Fernando Lázaro El Mundo 4 Marzo 2014

No son pocos a los que se les llena la boca asegurando que la paz ha llegado, que en el País Vasco y en Navarra ya hay plena libertad, que con el silencio de las pistolas ha llegado un nuevo clima de convivencia... Palabrería vacía. ETA sigue existiendo y sigue presente en las calles. Y,por lo tanto, sigue presionado y amenazando.Y, de nuevo, carnaval sirvió para demostrarlo.

Cuatro jóvenes, sin ningún pudor, en la localidad navarra de Berriozar, decidieron disfrazarse de asesinos, simular ser etarras con armas en las manos, para mayor escarnio y humillación de las víctimas del terrorismo.

La Guardia Civil ha decidido investigar los hechos y elevar a los tribunales lo que el pasado día 28 se produjeron en esta localidad navarra.

Las imágenes que reproducimos a continuación demuestran impunidad, seguridad de que no van a ser perseguidos... Demuestran que ETA es mucho más que una estructura armada; es toda una ideología y un movimiento ideado para generar y transmitir odio y totalitarismo.

Las fotos de Berriozar constituyen todo un ejemplo de cómo ETA ha conseguido transmitir, justificar y perpetuar su mensaje a las nuevas generaciones, con las gravísimas consecuencias políticas y de convivencia que ello supone para el presente y para el futuro.

Este tipo de acciones explican por qué determinadas localidades de Navarra se han convertido en auténticos caladeros de votos de ETA y de la Izquierda Abertzale. De Berriozar han salido personajes como Pernando Barrena, Jaime Iribarren o el famoso Fermintxo Sánchez Agurruza, entre otros muchos.

Tampoco hay que olvidar que en Berriozar asesinaron en el año 2000 al subteniente Casanova. Por cierto, una de las personas que formaba parte de ese comando es ahora profesor en un colegio público de Baztán (Eneko Yurramendi).

Los hechos se produjeron el pasado 28, durante el desfile de carrozas. Las imágenes procden de varias páginas web sobre los carnavales de la localidad, fotografías que, tras conocerse el revuelo que habían montado los hechos, han desaparecido de Internet.

En las fotografías se observa como una cuadrilla de jóvenes recorre las calles de la localidad de Berriozar subidos en un remolque. Simulan ser un grupo terrorista. La comitiva transcurre durante el desfile del carnaval, rodeada de niños.

Por la simbología utilizada (capuchas blancas, boinas con estrellas rojas, una ikurriña en el suelo...) es evidente que emulan a terroristas de ETA. Aunque dentro del montaje también hacen referencia a otras organizaciones etno nacionalistas y de extrema izquierda como las RAF o el IRA.

El carnaval de Berriozar, organizado por asociaciones próximas a la izquierda abertzale, tiene como protagonista a Txolin, un personaje histórico de la localidad que, al parecer, luchó contra los franceses durante la guerra de la independencia.

Basándose en esta figura de hace más de dos siglos, los jóvenes disfrazados de terroristas en Berriozar intentaron justificar durante el desfile la lucha armada como herramienta política legítima. Para ello, hicieron constantes comparaciones entre la actual situación de ETA y el personaje histórico de la guerra de la independencia:

1) Un cartel en el que se podía leer en euskera: "Txolin dice que no va a entregar las armas"

2) Una simulación de una manifestación en solidaridad con el preso "Txolin"

3) Una simulación de un recibimiento (Ongi etorri) al gudari Txolin

Toda una exaltación a ETA. Y en una comunidad autónoma donde se está en un momento crucial de la vida política, donde aquellos que recogen los frutos de las pistolas tratan de sacar adelante iniciativas para avanzar en la anexión de Navarra al País Vasco, como ha reclamado ETA desde su fundación.

Las escuelas maniobran para evitar dar más clases en castellano
Uno de los cinco centros obligados a impartir el 25% de las clases en castellano se personará como parte afectada en la causa para recurrir la sentencia del TSJC. La estrategia consiste en suspender el plazo de un mes dado por el tribunal para que se implante la medida. Rigau se reunió este lunes con los directores para sopesar la viabilidad de esta nueva maniobra para retrasar el bilingüismo escolar
Redacción www.cronicaglobal.com  4 Marzo 2014

La Escola Pia de Sarrià en Barcelona, uno de los cinco centros objeto de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obliga a impartir el 25% de las clases en castellano, se personará como parte afectada en la causa después de que así lo solicitaran tanto la dirección como el AMPA del colegio. Otro tres centros (también concertados) esperan que el tribunal se pronuncie sobre sus respectivas demandas.

El TSJC ha admitido que la Escola Pia de Sarrià se incorpore al proceso, con lo cual se abre la puerta a que tanto escuelas como familias puedan recurrir la sentencia. En primera instancia, el centro en cuestión confía en suspender el plazo de un mes dado por el TSJC para que se implante la medida. La maniobra la justifica el abogado Miquel Portals, del depacho Roca Junyent que representa a dos de las AMPAS involucradas:

"A la vista de la nueva situación, con nuevos recursos, pediremos que se detenga la ejecución de los autos. [...] Implantar el 25% de clases en castellano es una medida de gran complejidad, que requiere cambios metodológicos y el consenso del consejo escolar".

Por su parte, desde la Fundació Escola Cristiana, que da cobijo a los cuatro centros concertados afectados por la medida (el quinto es una escuela pública), consideran asimismo que "al haber un nuevo actor se podrían paralizar las medidas cautelares hasta que se resuelvan los recursos".

La sentencia deberá aplicarse a partir del viernes
El caso es que el plazo otorgado por aquella sentencia -emitida a principios de febrero- para hacer efectiva la enseñanza en castellano en al menos un 25% del total de clases impartidas finaliza entre este viernes y el próximo martes, según el centro. En un nuevo intento de soslayar las sentencias judiciales, la Consejería de Enseñanza se reunió este lunes con directores de colegios para sopesar la viabilidad de esta nueva maniobra y retrasar más si cabe el bilingüismo escolar.

En efecto, el recurso presentado por la consejería que dirige Irene Rigau (CiU) aún no ha obtenido respuesta, y ahora no queda otra alternativa que fiarlo todo al recurso que presenten los propios centros escolares. Si tampoco estos prosperan, los directores estarán obligados a dar más clases en castellano a partir de este viernes, so pena de enfrentarse a cuantiosas multas.

El abogado de la Escola Pia de Sarrià ha avanzado que uno de los argumentos del recurso consistirá en apelar al derecho del resto de padres a que sus hijos estudien en catalán. "El tribunal hasta ahora no ha tenido en cuenta el deseo del resto de las familias y estas quieren ahora defender la escuela en catalán y recordar que las escuelas concertadas tienen su propio proyecto lingüístico que los padres han aceptado en el momento de inscribir a sus hijos", señala Portals.

"Una proyección razonable" del castellano
Sin embargo, los documentos judiciales han señalado hasta ahora con meridiana claridad que resulta "perfectamente legítimo que el catalán, en atención al objetivo de normalización lingüística en Cataluña, sea el centro de gravedad de este modelo de bilingüismo, aunque siempre con el límite de que ello no determine la exclusión del castellano como lengua docente de forma que quede garantizado su conocimiento y uso en el territorio de la Comunidad Autónoma", es decir, que se garantice "una proyección razonable" del castellano como lengua vehicular.

Por lo demás, tampoco los jueces han creído oportuna la estrategia acometida hasta el presente por Enseñanza, consistente en proveer una atención individualizada a quien solicite recibir las clases en castellano.

Tal cosa "conduce a una situación de discriminación en grupos de clase por razón de su lengua habitual", han explicado en autos anteriores. Con la obligatoriedad de un 25% de clases en castellano se pretende, al cabo, que la propia asignatura de lengua castellana, y una materia más, sean impartidas en la otra lengua oficial de Cataluña.


Recortes de Prensa   Página Inicial