AGLI Recortes de Prensa   Jueves 6 Marzo  2014

110304
GABRIEL ALBIAC ABC  6 Marzo 2014

No perdimos tan solo una guerra. Se extravió nuestra alma en aquel año 2004

PASADOS ya diez años, el silencio soldó su plomo: del 11-M ha quedado tan solo lo que miente de modo necesario: el sórdido consuelo del sentimentalismo, que es el modo de nunca mirar lo terrible cara a cara. Ni reflexión ni relato. Callados, hacemos ver que nada ha sucedido, porque sabemos que sucedió todo. Lo peor que puede sucederle a un hombre: la derrota del que no dio combate.

Ninguna reflexión, ningún relato. Nuestra historia del último decenio está marcada por aquel vacío, del cual no deseamos ni siquiera sacar las lecciones. Solo negarlo vanamente en la memoria. El 11 de septiembre neoyorquino produjo literatura amarga, gran literatura, poéticas de muy diverso tipo, pero siempre marcadas por una certeza: la de que aquel maldito día cambió las vidas de cuantos fueron por él sorprendidos. Springsteen, Roth, Bigelow?, tantos, tantísimos otros, dieron en distintos tonos el pathos que ha de desencadenar en cabezas no enfermas la irrupción tempestuosa de la muerte masiva dentro del espacio familiar, en lo más inmediato, en esas calles de nuestra ciudad que son madriguera íntima de nuestras vidas. Primaban el tono épico o el lírico: las imágenes, los sonidos, las palabras tejían elegías mayores o susurraban esas minúsculas confidencias en cuyo casi nada una vida se desmorona. Había en todas, hay en todas, verdad. Aquí no ha habido nada. Y, a sabiendas de escribir algo muy excesivo, a mí bien es cierto que yo soy un poco raro, pasados diez años, lo que más me aterra es este mortuorio silencio nuestro. Esa ausencia de rabia, que dice hasta qué punto somos nosotros los que estamos muertos: ni siquiera capaces de verbalizar la angustia de no saber cómo se dice una dimisión tan enorme.

La memoria rechaza las derrotas. E implacablemente más, las cobardías. Va en el instinto de supervivencia humano. Uno puede cargar con su tragedia: la tragedia es, en lo más esencial, moral y épica.

Cuando Herodoto narra la muerte de los mejores de los griegos a manos de los persas, puede cerrar su amargura con el epitafio de los héroes: «Cuatro mil peloponesios combatieron aquí contra tres millones de hombres. Paseante, ve a decir a los lacedemonios que reposamos en este lugar por fidelidad a sus leyes». Pero la cobardía no posee relato. La memoria borra eso. Se puede mirar de frente el dolor. No la vergüenza.

El 11 de marzo de 2004 fue una tragedia: doscientos asesinatos. Lo normal, lo no loco, era que de ello hubiera nacido una memoria épica. Colectiva. Si no la hubo, es porque fue vivido de otro modo: como una colectiva renuncia. Como una rendición sin condiciones.

Poca cosa sabemos de lo que pasó ese día de hace diez años. De lo que vino luego, sí sabemos la vergüenza. Algo que trocó el Estado. A la manera en que dice Gabriel Naudé que lo hace aquello que él teorizó el primero, en 1639, como «rayo que fulmina antes de que el trueno pueda ser oído». Para rendirse era imprescindible Zapatero. Pagamos, hasta el día de hoy, el precio. No perdimos tan solo una guerra. Se extravió nuestra alma en aquel año 2004. No la hemos recuperado todavía. Habrá que hacerlo. Si es que queremos alguna vez salir del manicomio en que nos hemos recluido desde hace ya una década. No se puede salir de una tragedia así sin cumplir su duelo. Y dejar, de una maldita vez, de entonar cantos de amor a nuestros asesinos. Es preciso recordar. Y saber. Y odiar. Para no volverse loco. O para dejar de estarlo. Es hora de afrontar la humillación. Confesar que lo peor sucedió entonces.

La incongruencia de los datos, más ajustes y genuflexión

Juan Laborda www.vozpopuli.com 6 Marzo 2014

Los últimos indicadores económicos publicados, relativos a nuestra querida España, están siendo manoseados grotescamente por un gobierno, el nuestro, ávido de trasladar la ciudadanía la farsa de que el empobrecimiento masivo al que nos han sometido ha sido por nuestro bien. Vamos, que encima les tenemos que estar agradecidos. Llama la atención, salvo muy honrosas excepciones, el tratamiento del análisis que se están haciendo de los mismos en los medios de comunicación. Se dedican a repetir consignas dirigidas y son incapaces de poner de manifiesto, en el mejor de los casos, su absoluta incongruencia e inconsistencia; o denunciar, como es su labor, que juegan con ellos como vulgares trileros.

A esto unamos la pléyade de autoridades y élites económicas, todas ellas extractivas, reunidas este lunes en Bilbao. Después de promover una serie de políticas económicas que nos han empobrecido como nunca, nos dan una palmadita en la espalda por nuestra generosa genuflexión, para a renglón seguido pedir más sangre, más sacrificios. Son insaciables.

Yo tengo una interpretación muy personal: saben que el eslabón más débil de la economía global es España de manera que si se produjera un aumento en la aversión al riesgo en los mercados entraríamos en una tormenta perfecta. Ergo nos quieren tener bien atados.

Más deberes, más ajustes
La directora del FMI, Christine Lagarde, ha puesto nuevos deberes a España, es decir, más recortes. Reclama profundizar en la reforma laboral para reducir el coste en impuestos del trabajador, reducir el déficit público y liberalizar los servicios. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, pidió “más valentía para continuar con los ajustes”, que de manera eufemística denominó como el proceso de modernización de nuestra economía. En definitiva que pongamos la otra mejilla. Estos individuos aún no se han enterado que estamos en una recesión de balances que nos ha llevado a deflación por deuda; aún no comprenden que nuestro sistema bancario, al igual que el suyo, es insolvente; y desconocen el aumento de la pobreza que están generando sus recetas. ¿A quién representan realmente?

Pero sin duda alguna dentro de las intervenciones que se produjeron en el Foro Económico de Bilbao las más hilarantes correspondieron a aquellos miembros de nuestros oligopolios. Estos aún no se han enterado del brutal repunte de nuestro endeudamiento público destinado a financiar sus desastres y ruinas. Es lo que técnicamente se denomina deuda ilegítima. Pero erre que erre, más de lo mismo, palmadita al Gobierno, más ajustes y de paso que los contribuyentes no nos corten la financiación.

Jugando con los datos
En un blog anterior ya explicamos nuestras dudas sobre la congruencia del dato de PIB correspondiente al último trimestre de 2013. Pero sin duda el mejor análisis sobre la inconsistencia de los mismos lo ha realizado Ángel Laborda, hombre muy comedido, y quizás uno de los mejores economistas del análisis de coyuntura de nuestro país. De su análisis se pueden extraer dos conclusiones.

En primer lugar, la magnitud de la contracción del consumo público es muy extraña. Registró una caída real del 14,6% y una contribución al crecimiento trimestral anualizado del PIB de -3 puntos porcentuales. La pregunta que él se hace es contundente: “¿Es una caída real del gasto o estamos traspasando la contabilización del mismo al siguiente ejercicio para intentar acercarse al objetivo de déficit del 6,5% del PIB?”

En segundo lugar, y derivado de lo anterior, “… para que el PIB no descendiera como consecuencia de esta aportación tan negativa del consumo público, desde el Instituto Nacional de Estadística (INE) han tenido que hacer milagros con los otros agregados. Los crecimientos del consumo privado, de la inversión y de las exportaciones parecen exagerados a tenor de los indicadores disponibles para los mismos”.

Resulta llamativo especialmente como se manosean los datos del sector exterior. Como señala Ángel Laborda, “Según el Ministerio de Economía, las exportaciones de bienes llevan dos trimestres cayendo a ritmos muy importantes, mientras que crecen en la Contabilidad Nacional. Como consecuencia, la subida real de las mismas en el año es del 7,2%, según el INE, y del 5,4% para el Ministerio. También las importaciones anuales crecen un 1,5%, según el INE, y el 3,1%, según el Ministerio. Estas diferencias aportan ocho décimas porcentuales al incremento medio anual del PIB. La experiencia nos dice que cuando el INE revisa sus cifras se acerca a las del Ministerio”. Resumiendo, nuestra economía realmente habría caído en 2013 alrededor del 2%, cifra más próxima a nuestras previsiones.

Algo parecido ocurre con los datos del paro publicados correspondientes a febrero, y que analizaremos en otro blog. Como adelanto les expongo dos incongruencias. Mientras el paro se reduce apenas en 1949 personas, el número de afiliados a la Seguridad Social se incrementan en más de 60.000 personas. Imposible, supondría que la población activa estaría repuntando con fuerza. Por otro, mientras aumenta la afiliación respecto al mes anterior, el número de contratos desciende, algo difícil de explicar. ¡Y miren que no me gustan nada las teorías de las conspiraciones!

La razón de Estado nacionalista: Pensamiento único, multipartito único
José Rosiñol Lorenzo. Periodista Digital 6 Marzo 2014

Desde las filas nacionalistas, aquellas que otrora se denominaban catalanistas y ahora han mutado a un simple y descarnado independentismo, parecen estar empeñados en exigir el grado de adhesión a la Causa a cualquier político o persona de cierta relevancia pública, parece que solo exista un camino: el de la revelación soberanista (sincera o no), una vía que permite el reenganche en lo público y, casi asegura, la notoriedad mediática, pero no me refiero únicamente a los casos de las “deserciones” en el PSC, no, es algo cuyo calado es mucho más cultural, algo que permea en la moral de la ciudadanía.

Resulta sorprendente y preocupante que los “adheridos” recientes al Proceso no solo sean aquellos que, gracias a dos funestos Tripartitos, pusieron las bases que nos conducirían a un callejón sin salida, a un premeditado “choque de trenes”, a una propiciatoria fractura de la sociedad catalana (como Ferran Mascarell o Ernest Maragall), no, hablo de una intelectualidad entusiásticamente orgánica, a un periodismo reconvertido a independentista que, hasta hace no mucho, se denominaba como “moderado” y, sobre todo, a las razones que suelen aducir para esa metamorfosis y a un relato profundamente irracional y totalizador.

El pasado martes día cinco de marzo, Pere Navarro fue entrevistado en la radio catalana del Grupo Godó, RAC1, naturalmente el tema que monopolizó la entrevista fue la independencia, pero no quiero detenerme en las preguntas/mitin que pretendían poner contra las cuerdas al líder socialista catalán (preguntas que siempre intentan reducir al absurdo el discurso contrario), en este caso quiero destacar la interpelación que le hizo el periodista Rafael Nadal –previo reconocimiento de su pasado “federalista” y su convencimiento de ser una vía muerta al menos en una generación-, pues bien, este es un resumen del diálogo (el Món a Rac1 10:00):

· Rafael Nadal: “… ¿podemos contar los ciudadanos a la recíproca que usted será leal si en estas elecciones ganan la fuerzas independentistas…a favor de la que decisión de los ciudadanos de Cataluña puedan llevarse a la práctica?...”
· Pere Navarro: “… sin ser anti-independentista no es mi proyecto, es un mal negocio para Cataluña pero también para España…”
· Rafael Nadal: “…pero se puede trabajar a favor del país, en esta hipótesis…”

Y es, precisamente en esta última afirmación, dónde encontramos una de la claves sobre las que se está cargando de razones el discurso del nacionalismo, ya hasta los moderados hablan de trabajar a favor del país, ya se empieza a confundir eso que llaman “país” con ideología, ya estamos en la fase en que esta especie de partido “transversalmente” único independentista camuflado tras distintas siglas se convierte en el partido del Estado, del “País”, de la sociedad misma…pero ¿de qué tipo de razones se trataría?, pues algo tan prosaico como la razón de Estado de un estado inexistente, de un país solo imaginado.

Esta razón de Estado nacionalista parece hundir sus raíces en la Edad Moderna, es la praxis de la política/espectáculo, de los actos y las movilizaciones sociales, de los discursos tan escatológicos como vacíos, es la concreción del proyecto, concreción que pasa por usar todos los medios a su alcance hasta fundar un Estado anacrónicamente decimonónico, medios que están por encima de la esa “voluntad popular” que tanto dicen defender, voluntad que hoy día, en la política catalana, no es más que voluntad mediatizada.

Conciben un estado organicista, una “actualizada” concepción negativa de la naturaleza humana, pero dicha concepción negativa es ahora social y culturalista en vez de ontológica, está fundamentada en función de la españolidad de la ciudadanía catalana, españolidad (en todas sus formas y graduaciones) que es tomada como una corrupción de la catalanidad (nunca como un factor que de suma democrática), como una herejía en la ortodoxia “nacional”, como si se tratase de un error de la historia, una anomalía identitaria que debe extirparse, esa es la razón de estado que subyace al discurso “ilusionante” que nos vende el independentismo: desaparición forzosa de la pluralidad cultural y lingüística en Cataluña en pos de un mundo proyectado, de una ciudadanía homogeneizada.

¿Cataluña 'roba' a Barcelona?
EDITORIAL Libertad Digital 6 Marzo 2014

El presidente madrileño, Ignacio González, ha moderado algo sus lúcidas y valientes críticas del pasado lunes contra los "privilegios fiscales del País Vasco y Navarra" al asegurar este martes que bajo "ningún concepto" ha puesto en cuestión "el régimen de ambas comunidades". No obstante, pese a su "respeto hacia ese régimen especial que está reconocido constitucionalmente", ha recordado que "también está reconocido en la Constitución el principio de la solidaridad entre todas las regiones".

Es evidente que los cupos vasco y navarro constituyen un anacrónico y agraviante privilegio, y no deja de serlo por estar reconocido en la Constitución. También está claro que entran en contradicción con el principio de solidaridad interregional que igualmente recoge la Carta Magna.

Por lo demás, González ha sido muy claro al afirmar: "Los madrileños queremos ser solidarios pero no primos". Y es que una cosa es defender que el gasto y la inversión pública en cada territorio haya de ser exactamente igual al importe de los impuestos que pagan los habitantes de cada uno de ellos y otra muy distinta justificar, en nombre de una solidaridad mal entendida, el maltrato financiero que sufre la comunidad autónoma madrileña.

Según los cálculos de su Consejería de Economía, la balanza fiscal de la Comunidad de Madrid tendría un saldo negativo de 13.000 millones. González ha aclarado que no aspira a que esos 13.000 millones hayan de ir a los madrileños; pero lo que sí que reclama es que "los que aportan más no reciban nunca menos" de lo que recibe el resto de los españoles por habitante para la financiación de los servicios.

Las reivindicaciones del presidente madrileño y la utilización que hace de las siempre discutibles balanzas fiscales nada tienen que ver, afortunadamente, con las de un nacionalismo catalán que a lo que aspira es a un nuevo y privilegiado cupo o simplemente a la ruptura de España.

Además de abultar el desequilibrio fiscal de Cataluña, los nacionalistas incurren en una contradicción manifiesta al oponerse a la publicación de las balanzas fiscales catalanas; es decir, las que miden cuánto aporta cada provincia del Principado y cuánto recibe del Gobierno regional.

Según el exhaustivo informe que ha publicado Convivencia Cívica Catalana, Barcelona aporta mucho más a la caja común de lo que recibe en gastos. O lo que es lo mismo, Gerona, Lérida y Tarragona reciben un dinero que no les correspondería sobre la base de los impuestos que pagan. De hecho, la desproporción es incluso mayor que en las balanzas fiscales a escala española que publica la Generalidad (y que, recordemos, están manipuladas). Siguiendo la retórica de Artur Mas, podría decirse que el presidente regional desvía 19 euros de cada 100 que pagan los barceloneses. Y lo hace para sostener a las provincias donde CiU saca mejores resultados electorales.

Así es el nacionalismo. Habla de lo que España roba a Cataluña en función de unos delirantes criterios que luego no aplica para sostener que Cataluña roba a Barcelona. Defiende el derecho a decidir para que Cataluña se separe de España pero jamás reconocería ese derecho a una Barcelona o a una Tarragona que se quisiesen separar de Cataluña. Piden respeto a la diversidad en el seno de España pero la rechazan en el seno de Cataluña. Se queja de la centralización de uno de los Estados más descentralizados del mundo pero practican un centralismo autonómico que aniquila el poder local y provincial de ayuntamientos y diputaciones.

El nacionalismo, como la irracionalidad, el error y la mentira, carece de toda coherencia.

Váyase, señor Mas
Fernando de Páramo Gómez www.cronicaglobal.com 6 Marzo 2014

De aquella histórica frase de nuestra democracia han pasado ya dos décadas. En concreto este agosto se cumplirán veinte años desde que José María Aznar entonara el "Váyase, señor González". Como recordarán, el por entonces líder de la oposición basaba su petición en la oleada de corrupción y la mala gestión económica que reinaba en aquel último mandato del Partido Socialista. Una inestabilidad que el Partido Popular aprovechó y que después replicó haciendo honor al bipartidismo español, cómodo al tropezar impunemente con la enésima piedra. Pero fíjense, en mi Comunidad Autónoma, Cataluña, el Govern comparte esos mismos vicios que alegó Aznar y algunos todavía peores. En la corrupción, tan sólo cambiando 'Filesa' por 'Palau' o cualquier otro de los infinitos casos pendientes bastaría. Y qué decir de la gestión económica, no sólo ausente e inexistente, sino incluso contraproducente contra los intereses del conjunto de los españoles tal y como amenazó el socio del actual Govern en un ataque de lucidez estratégica. Pero esperen, no olviden sumarle a esos dos desastres el peor de todos. No tanto por el desastre en si mismo que ha generado y generará, sino por el ataque a la convivencia social que ha supuesto y supondrá. Porque lo peor del planteamiento separatista no es la mediocridad jurídica e histórica de su fundamentación, sino el daño colateral que causa en aquellos que queremos vivir con normalidad.

Y ahora viene la pregunta: ¿Qué más hace falta para que un presidente se vaya? En mi opinión dos cosas y no entraré en el terreno de la dignidad y la honorabilidad, porque si no se ha demostrado a lo largo de la legislatura sería absurdo exigirlo ahora. Por un lado, es necesaria una voluntad de asumir el fracaso y por otro, una oposición que se lo recuerde cada día. Y es precisamente en este segundo aspecto -que aparentemente parece ser el más factible- donde los que hasta ahora se han considerado los opositores al nacionalismo han fracasado centrando sus esfuerzos en desacreditar a los únicos que sí lo están reclamando día tras día. Porque el PPC y el PSC ya ni siquiera se disparan entre ellos, sino que ahora han situado el blanco, no sobre los que aparentemente discrepan políticamente, sino en aquellos a los que temen electoralmente. Porque la verdadera oposición al nacionalismo y a este Govern es aquella que le recuerda cada día al President Mas que su tiempo se ha agotado y no los que destinan sus esfuerzos a desacreditar a quienes les sacan los colores.

Torres más altas cayeron por mucho menos, pero en el oasis mediático catalán los golpes se amortiguan con una desfachatez insultante y el espíritu crítico, de los que en otras épocas se tiraban a la calle por nada, ha quedado sepultado, bien por el complejo, o bien por el chantaje institucional. Empiezo a pensar que salvo a excepción de Ciudadanos nadie va a anteponer la convivencia de los catalanes a las guerras electorales. Ni si quiera desde la Unión Europea está habiendo rotundidad a la hora de manifestarse sobre un proyecto que pretende levantar fronteras en plena globalización. Hasta ahora sólo he oído a algunos entonar argumentos jurídicos y económicos y a nadie recordar los horrores que ha supuesto el nacionalismo en el seno de Europa. Porque lo que pasa en Cataluña es un problema de toda España y lo que pasa en España es un problema de toda Europa.

Por todo ello, sólo los ciudadanos seremos capaces de revertir la situación con la artillería de las papeletas. Sólo los ciudadanos podemos ejercer el verdadero derecho a decidir, esto es, decidir sobre nuestro futuro, respetando las reglas constitucionales y democráticas que todos aceptamos. Pero la voluntad de los ciudadanos debe canalizarse en aquellos partidos que se atrevan a decirle a un presidente que se tiene que ir, en aquellos partidos que no entienden de siglas y de coaliciones imposibles y que tienen su horizonte en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Ha llegado la hora de que nos demos cuenta que a lo mejor el problema de Cataluña pasa por enterrar a su cadáver político. Váyase Señor Mas porque con una mentira suele irse muy lejos, pero siempre sin esperanzas de volver. Decía Lawrence de Arabia que: “Para ciertos hombres, nada está escrito si ellos no lo escriben”. Está en nuestras manos impedírselo.

En el caso que la Generalidad catalana no cumpla con la ley
Los padres deberán adelantar el pago de la enseñanza bilingüe en Cataluña

La LOMCE establece que sean las familias las que adelanten el coste de escolarización en un centro privado
Periodista Digital 6 Marzo 2014

Los padres que escolaricen a sus hijos en un centro privado bilingüe porque la Generalidad no garantice el derecho a recibir la educación en castellano -además de en catalán- deberán adelantar los gastos de escolarización y reclamarlos posteriormente al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Así lo establece el proyecto de real decreto que desarrollará la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) publicado esta semana por el Ministerio y que se encuentra en fase de información pública, sujeto a que los ciudadanos envíen sus propuestas de modificación hasta el próximo 20 de marzo.

El castellano como lengua vehicular "en una proporción razonable"
La LOMCE, aprobada en noviembre pasado, en su disposición adicional trigésima octava, ordena a las CCAA con más de una lengua cooficial a utilizar el castellano "como lengua vehicular en una proporción razonable".

Una proporción que, si bien no especifica, sí permite que sea aplicada "de forma heterogénea" en todo el territorio. Y que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) recientemente ha fijado en, al menos, el 25% de las horas lectivas.

Esta ley establece que si la Administración autonómica "no garantizase oferta docente razonable sostenida con fondos públicos en la que el castellano sea utilizado como lengua vehicular, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, previa comprobación de esta situación, asumirá íntegramente, por cuenta de la Administración educativa correspondiente, los gastos efectivos de escolarización de estos alumnos y alumnas en centros privados en los que exista dicha oferta con las condiciones y el procedimiento que se determine reglamentariamente, gastos que repercutirá a dicha Administración educativa".

El procedimiento para reclamar el pago
A través de este proyecto de real decreto -que entrará en vigor el 1 de septiembre-, el Ministerio pretende concretar cómo funcionará ese mecanismo, que, de momento, prevé los siguientes pasos: en primer lugar, el padre debe solicitar a la Consejería correspondiente "la utilización del castellano como lengua vehicular en la enseñanza"; en caso de que no se atienda -lo que incluye una oferta de escolarización fuera de su municipio de residencia, excepto para zonas rurales-, deberá cumplimentarse una solicitud estándar que estará disponible en la web del Ministerio y en las delegaciones del Gobierno, adjuntando copia de la solicitud de matriculación junto a la petición de enseñanza bilingüe no aceptada -o no respondida- por la Consejería y copia de la matriculación en el centro privado alternativo que se haya escogido.

A partir de ahí, la Alta Inspección de Educación de la correspondiente Delegación del Gobierno se encargará de estudiar cada caso, pidiendo información a la Consejería y exigiendo "justificación, en su caso, de las diferencias en la proporción de enseñanza en castellano y en la lengua cooficial".

La Dirección General de Evaluación y Cooperación Territorial tendrá un plazo de seis meses para dictar la correspondiente resolución sobre "el reconocimiento del derecho a obtener la compensación de los gastos de escolarización" al padre solicitante.

¿Qué gastos asumirá el Ministerio?
En caso de que el Ministerio acepte la petición del padre, los gastos que abonará "comprenderán todos aquellos costes que se consideren necesarios en cada caso para la eficaz prestación del servicio educativo y, en particular, los gastos de matriculación, escolarización, y en su caso los derivados de la prestación de los servicios complementarios de transporte, comedor e internado de acuerdo con lo indicado por el artículo 82.2 de la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, así como todos aquellos gastos cuya falta de realización impida continuar las enseñanzas".

Además, "el derecho a obtener compensación de los gastos efectivos de escolarización tendrá efectos desde el inicio del curso en que se reconozca hasta la terminación de la educación obligatoria", lo que podría suponer que una vez reconocido ese derecho no sería revocable mientras dure la educación obligatoria del alumno aunque posteriormente se derogase la ley educativa por un hipotético cambio de las mayorías parlamentarias.

Por otra parte, el proyecto de real decreto insiste -como ya señala la LOMCE- en que "la atención individualizada en castellano o la separación en grupos por razón de la lengua habitual" no supone el cumplimiento del derecho del alumno a recibir la educación en castellano, además de en la correspondiente lengua cooficial.

Crisis y 'austeridad'
España es el país de la zona euro que necesita un mayor ajuste en sus cuentas públicas
Nuestras administraciones lideran la clasificación de déficit primario. Hay que cerrar un agujero de 5,5 puntos del PIB para controlar la deuda
Libertad Digital 6 Marzo 2014

El ajuste de las cuentas públicas españolas está muy lejos de estar terminado. Sí, se ha controlado algo el nivel de déficit y la prima de riesgo está lejos de los niveles que alcanzó en el verano de 2012. Pero eso no quiere decir, ni mucho menos, que el trabajo esté hecho. Según los datos del European Economic Advisory Group (EEAG) de CESifo, España es el país de la UE con mayor déficit primario (sin contar el pago de intereses) y el segundo, tras Irlanda, que está más alejado del límite en el que comenzará a controlar la deuda pública.

CESifo es uno de los institutos de investigación económica más prestigiosos de Europa y, cada año, publica el Informe EEAG sobre la economía del Viejo Continente. En España, la encargada de realizar la presentación es la Fundación BBVA. Este miércoles, tocaba la edición 2014, centrada en las perspectivas económicas para el próximo año y en la evaluación de las políticas de control del gasto público seguidas en los últimos años.

La conclusión para nuestro país no es especialmente esperanzadora. Sí, comenzamos la crisis en una situación relativamente buena, tanto en términos de déficit primario como en lo que hace referencia a la deuda pública. Pero entre 2007 y 2010 toda esa ventaja se evaporó. Ahora, estamos en el vagón de cola. El Gobierno de Mariano Rajoy habla mucho de austeridad y en los medios se multiplican los titulares sobre recortes. Pues bien, incluso así, lo cierto es que el agujero presupuestario español es el mayor de entre todos los países de la Eurozona.

¿Austeridad?

El capítulo 3 del informe de CESifo está dedicado a la "austeridad", es decir, a cómo los diferentes países se han enfrentado a esta crisis desde las cuentas públicas. De hecho, las primeras gráficas están dedicadas a cuál era la situación de cada estado cuando comenzaron los problemas en 2007. Y ahí, España puede incluso presumir. Tanto su nivel de déficit primario (en realidad era superávit) como en deuda pública estaba mucho mejor que la mayoría de sus vecinos (ver los siguientes dos gráficos).

Déficit primario ajustado al ciclo 2007-09

 

Deuda pública 2007-09

El problema, como puede verse en el cuadro de 2009, es que el Gobierno español, en aquel entonces con José Luis Rodríguez Zapatero a la cabeza, interpretó este buen punto de partida como un permiso para acometer las llamadas políticas expansivas o contracíclicas. Vamos, a no preocuparse por los déficit públicos a corto plazo, buscando la recuperación. El Plan E fue quizás el ejemplo más destacado de aquel pensamiento.

Como apuntan los autores, "el balance presupuestario primario ajustado cíclicamente se deterioró en España e Irlanda en más de ocho puntos del PIB". Ni siquiera Grecia, con seis puntos del PIB llegó a tanto. Y claro, las consecuencias se hicieron notar muy rápidamente. La deuda pública, que en 2007 apenas llegaba al 36% del PIB, cerraba 2011 en el doble de ese nivel y seguía subiendo. De hecho, se espera que este mismo año supere la frontera del 100%.

Los defensores de este gasto público aseguraban que serviría para hacer los efectos de la crisis menos intensos en estos países. El problema es que los datos parecen indicar todo lo contrario. Como puede verse en el siguiente gráfico, en general fueron los países que más se apretaron el cinturón en lo que hace referencia a las cuentas públicas los que mejor han sorteado la recesión. De hecho, Chipre, que en 2009-2010 parecía la excepción, terminó quebrando un par de años después.

Relación entre crecimiento y déficit

Al final, todo explotó en 2010. Ni siquiera es una cuestión de ideología. Simplemente, en aquel año, los inversores internacionales decidieron endurecer las condiciones para prestar dinero a determinados países. A algunos, como Grecia, directamente les secaron las fuentes de financiación. Por lo tanto, a sus gobiernos no les quedó más remedio, les gustase o no, que ajustar los gastos.

Además, muchos de ellos (Grecia, Irlanda, Portugal, Chipre y, en cierto sentido, Italia y España) necesitaron el rescate directo o indirecto de sus vecinos europeos. Y estos, junto a la ya famosa troika, impusieron una serie de condiciones a cambio de su ayuda financiera. Ésta es la "austeridad" de la que tanto se habla: los acreedores de los países periféricos les obligaron a tomar medidas de ajuste presupuestario a cambio de no dejarles caer.

¿Qué ha pasado desde 2010? El informe de CESifo muestra cómo los diferentes países han ido cerrando los números rojos de su sector público. Y aquí llega la mala noticia para España. A cierre de 2012, como puede verse en el siguiente gráfico, nuestro país era el que presentaba un déficit primario más elevado: un 5,2% del PIB. Es decir, era el que necesitaba un mayor ajuste para llegar al equilibrio.

Déficit primario ajustado al ciclo

No sólo eso. Los autores también analizan qué superávit primario sería necesario para estabilizar el nivel de deuda pública (sólo para que no siga creciendo). En esta clasificación, España también está en los puestos de cola. De hecho, sólo Irlanda nos supera (tiene que pasar del -3,8% al 3,4% del PIB, más de siete puntos). Nuestro ajuste es de 5,5 puntos: del -4,9 al 0,6% del PIB.

Balances primarios

El debate

Llegados a este punto, habrá quien diga que la austeridad en realidad está perjudicando nuestra economía. De hecho, se repite mensaje incluso aunque España haya cerrado los cuatro ejercicios que van del 2009 al 2012 con déficit públicos que rondan (en ocasiones lo superan) el 10% del PIB. Probablemente sea el debate del momento. Desde el CESifo, su visión es algo diferente. Por un lado, apuntan a que no pueden desligarse los ajustes actuales de las alegrías pasadas. Es decir, aquellos que ahora tienen que recortar son los que no hicieron una labor de prevención antes de 2007 o los que se lanzaron a la carrera del gasto cuando llegaron los primeros síntomas de la recesión.

En segundo lugar, destacan que "la austeridad y la recesión son parte del proceso de ajuste. Ni una ni otra eran completamente evitables" tras los excesos de la anterior década. Es decir, si una economía ha puesto demasiados recursos en sectores insostenibles, es ineludible que sufra un proceso de recesión, mientras los factores productivos salen de aquellos para buscar nuevos usos. De hecho, cuanto antes se complete este proceso, más rápido comenzará la recuperación.

Estabilidad financiera y macroeconomía de balances
Luis Riestra www.vozpopuli.com 6 Marzo 2014

La inflación de activos y la política monetaria de nuestro tiempo llevan indefectiblemente a estudiar los efectos de la misma sobre el balance general de una economía, ese que surge de la complicada operación de agregar los balances de los agentes económicos. Conviene pues explorar este tema, que tiene muchas aristas y que daría para un libro, pues nos ayudará a calibrar nuestra situación macroeconómica.

El balance general en moneda local

Una definición sencilla y de utilidad sobre el mismo es la que nos dice que un balance es como una foto de la estructura de financiamiento de los activos en un momento dado, una instantánea que nos indica, entre otras cosas, nuestro endeudamiento relativo y nuestra posición patrimonial; nos ilustra de forma muy resumida el tamaños de los recursos a nuestra disposición y del resultado de nuestra gestión pasada, y ahí es donde duele.

En el cuadro siguiente puede ver los balances de Reino Unido (UK), Estados Unidos y España en moneda local. Es una agregación aproximada dada la complejidad y el volumen de la estadística y no es precisamente un balance consolidado (enlace a definición), aún así aporta información de interés que hay que homogenizar.

Balance general equivalente

Para comparar los balances de economías distintas conviene llevarlos a una unidad monetaria única y para ello los llevamos a dólares equivalentes por su poder de compra; lo pueden ver en la siguiente tabla.

Suele ser común estudiar la expansión cuantitativa de los bancos centrales en términos de PIB; por ejemplo, en Reino Unido y Estados Unidos ha sido casi el 24% del PIB, mientras en España la asistencia del BCE llega al 36,8%, cifras que verdaderamente asustan, sobre todo a los que piensan que la inflación es un problema exclusivamente monetario; sin embargo, este primer enfoque conviene complementarlo.

Si comparamos la expansión y asistencia monetaria (QE en la tabla) con los activos financieros totales, veremos que en el caso del Reino Unido 'solo' es el 1,3% de los mismos, en USA un 2,2% y en España un 4,1%. Todos esos activos financieros (bonos, acciones, etc.) requieren, como es lógico, dinero para ser intercambiados y lo que no puede hacer un Banco Central es cegarse a esa realidad y provocar un crack económico por estrangulamiento financiero. El problema es, como en casi todo, de medida, ya que, obviamente, el exceso de liquidez genera inflación de activos y un sinnúmero de distorsiones; entramos aquí en un problema técnico, de modelos de valoración de activos, y en otro de acertar en el juicio, en las dificultades del misterio de la virtud directriz que es la prudencia, en este caso en los economistas.

Otra utilidad de ver balances equivalentes es que nos muestran el verdadero tamaño de la riqueza de cada país y que no se expresa del todo en la cifra de PIB, que sería más bien los frutos de la misma; es aquí donde la veterana dama británica nos muestra su ajuar y, aunque su PIB es 1/7 el americano, los activos financieros son ¼, mientras que en términos de activos no financieros (maquinaria y equipo, instalaciones, bienes de consumo duradero, etc.) en el reino serían casi 1/8 de los de su aliada americana.

Economía bancarizada

Asunto que merece dedicarle un espacio aparte, pues suele ser un adjetivo de uso común aplicado a las economías europeas continentales. Esto, en cifras, se expresa en que en España los préstamos son el 25% de los activos financieros totales, mientras que en Reino Unido equivalen al 14,8% y en USA el 13,3%. La importancia de esto es capital (q) no solo en la forma de hacer la expansión monetaria, sino también en las distorsiones que esta crean y en la importancia relativa que en cada país tienen una buena supervisión bancaria, tema este último en el que aquí vamos sobrados de malos gestores públicos y miopía de los privados; tema aparte son los efectos sobre la economía del menor desarrollo del mercado de capitales.

Del fotograma a la película

Expresión que ya hemos utilizado con anterioridad y en este caso nos referimos a la evolución del neto patrimonial, algo que debe mostrar todo balance. Para ello tomaremos la estadística que recoge la evolución de la riqueza neta de los particulares en Estados Unidos, la riqueza financiera neta de los particulares en España y la riqueza neta total de Gran Bretaña; es cierto que no son parámetros iguales (problemas en la estadística), pero permiten ver la tendencia, algo que tiene su interés. Además lo veremos, por razones de espacio, en términos nominales, ya que la deuda se paga a valor nominal, aunque lo correcto es complementar el análisis con otro en términos reales (como hicimos al analizar el mercado bursátil).

De cada caso decir brevemente que nos llama la atención del americano el que, tras años de 'recuperación', solo en 2012 consiguieran superar el máximo nominal de 2007, mostrándose el duro ajuste valorativo de inmuebles y activos financieros con su consiguiente efecto en el apalancamiento y esfuerzo deudor. El caso británico nos sirve de orientación sobre el posible camino futuro de la nueva normalidad económica y del español, que no recoge el ajuste inmobiliario pero si el bursátil, decir que buena parte de la mejoría de la posición financiera desde 2008 se debe al ahorro adicional que se ha acumulado desde entonces y con el que las familias intentan cubrir su quebranto patrimonial.

Desequilibrio financiero español

A diferencia de los otros países, en España, la presentar el balance general, se recoge en un aparte especial la diferencia entre activos y pasivos financieros totales que se cubren con el neto de las inversiones internacionales. Esta variable, al situarla en términos de PIB, muestra que, teniendo un desequilibrio acumulado de antiguo de casi el 30% del PIB, a partir de 2002 España se convierte en una máquina ávida de fondos que sacia con recursos del resto del mundo.

Hace unos meses, el señor Botín, desde su privilegiada atalaya, decía que entraba dinero por todas partes, unas declaraciones que coincidieron con el nuevo aumento de dicho desequilibrio. Al ver esto, no estaría mal que preguntara a sus asesores las implicaciones que eso tendrá para el sistema financiero dada la forma en que aumenta o disminuye la cantidad de dinero en España y los determinantes monetarios sistémicos de nuestra economía.

Ese desequilibrio, que primero fue privado y con la crisis está ajustándose, se transformó en público por el déficit fiscal para cubrir gastos y no inversiones, arrojando los siguientes saldos en contra en millones de euros: sector privado 270.226 y sector público 698.483; totalizando casi el 95% del PIB y creciendo. Eso es lo que hace España con su actual estructura y gestión económica, acumular deuda externa con su servidumbre en intereses. ¿Hasta cuándo seguiremos así? ¿Cuándo empezaremos a debatir esa estructura ruinosa, cuando colapse? ¿De verdad creen que toqueteos fiscales tipo tarifas planas y otras maniobras de marketing político resuelven lo importante? ¿Se han parado a pensar en las consecuencias de que el servicio por intereses de esa deuda consuma todo el ahorro interno? Que no hay que hacer muchos números.  

******************* Sección "bilingüe" ***********************

El aborto navarro

Antonio Pérez Henares Periodista Digital 6 Marzo 2014

Es un verdadero axioma en los partidos políticos entender la corrupción como un pecado mortal merecedor del más atroz infierno si esta afecta a su adversario y como un pecadillo venial que se limpia con una avemaria si es de los propios. Ella es una de las causas principales por lo que los ciudadanos, con buen criterio, condenan a todos y responsable además de impedir una lucha eficaz contra un virus letal que infecta tanto a los partidos como sindicatos y patronal y de ahí para arriba y para bajo hasta el último rincón.

Lo que se percibe de manera neta y obscena es que lejos de combatirla lo que se hace con ella es utilizarla como arma contra el contrario. Tanto por los políticos como por sus voceros disfrazados de periodistas o comunicadores. Así unos disculparan la Gurtell y otros no mentaran, como si fuera la bicha mala, a los ERE, por poner el ejemplo más notorio y comprobable con solo ojear un periódico, echar un ojo o un oído a un par de tertulias o asomarse a las cada vez más sectarizadas redes sociales.

Es por ello que resulta difícil y casi un imposible metafísico llegar a un mínimo acuerdo de principio para luchar en serio y verdad contra la plaga. De poner, cuando menos, unas líneas rojas comunes y claras donde establecer el punto que de traspasarse conlleve de inmediato la separación del cargo. Fuera este el que se estipulara, la imputación en firme y como acusado ya en vista oral, o la que se estimara pertinente. Pero una común y clara.

Esto sería lo razonable y eficaz, pero quizás por ser ambas cosas será un imposible metafísico llevarlo a la practica. Se prefiere su utilización más torticera. Y a veces incluso contraproducente y emponzoñada. Como está resultando ser en el caso navarro.

No existe en el supuesto más que una condena política y previa de una comisión que tenía redactada de antemano la decisión. No existe elemento judicial algo sobre la mesa. Ni siquiera existe una primera llamada a acudir a declarar ante un juzgado. Al fiscal se ha enviado ahora y ni siquiera hay abiertas diligencias. Hay, eso si, una denuncia de un ex alto cargo que se reafirma de “malas practicas”, pero que niega que fueran corruptas y que se circunscriben a persona y ámbito de responsabilidad que concluye en la vicepresidenta. En muchos otros lugares, con ya mucha mayor carga de actuación fiscal y judicial, vicepresidencia andaluza misma, no se considera, con esa doble vara, que ni haya arañazo por ello.

Estamos pues ahora en el exceso contrario pero derivado, la utilización de una supuesta corrupción, sin el mínimo recorrido judicial, para lograr un objetivo político. Echar de Yolanda Barcina. Aunque para ello se haya de pactar, vístase la mona como se quiera, con quienes si son cómplices de la peor perversión posible: el asesinato, el secuestro y el terrorismo más brutal y despiadado. O sea, en base a una sospecha y poco más que unas todavía estimadas “malas prácticas” en las que el propio inductor, el tal Jiménez, ha caído el mismo, se va de la mano con quien si tiene en su mochila el más siniestro y terrible de los pasados y hasta de los presentes.

La situación en la que el PSN se está colocando a si mismo y esta colocando a Rubalcaba y al PSOE cuando esta ante un reto electoral donde por vez primera en muchos años tiene una posibilidad, aunque no sea la más probable, de salir airoso de las urnas, va más allá de un tiro en el pie, es una auténtica lanzada en el pecho. Lo malo es que el hecho ya consumado de haber iniciado y estar metidos de hoz y coz en el avispero donde salen ya cosidos de picotazos envenenados y donde solo ganan las avispas de Bildu les ciega cualquier salida airosa. Es una mala trocha que solo lleva a un disparate hoy y a una sima en el futuro. Los filoetarras, ya beneficiarios netos, vuelven a situar en el tapete de sus delirantes pero tercas aspiraciones de anexión de Navarra a su Euskalerria.

PD. El aborto de la operación ordenado in extremis por Ferraz, que no ha visto otra solución que tirarse en marcha, es una lógica resultante del disparate.

El pataleo separatista y los impuestos en Cataluña

“Y le dijo: ... dura cosa te es dar coces contra el aguijón", (Hechos 9:5)
Miguel Massanet www.diariosigloxxi.com 6 Marzo 2014

Cuesta entender que todavía existan, en Catalunya, quienes sigan creyendo en las ventajas de separarse de España. Sólo la cizaña que, con tanta profusión, han ido sembrando los políticos de CIU y de ERC con el apoyo, poco menos que incondicional, de ICyV y la actitud poco menos que incomprensible de los señores del PSC, nadando siempre entre dos aguas hasta que se les encendió la luz y optaron por proponer la federalización del Estado español, para implantar algo que… ¡ya tenemos en la actualidad con el sistema autonómico! Y digo que es difícil entender, cuando la Catalunya actual es, precisamente, una de las autonomías más endeudadas de toda la nación; una de las que tiene más parados y una de las más necesitadas de la liquidez que le proporciona el Gobierno y de aumentar la presión fiscal (la que corresponde aplicar a la Generalitat, tanto en su parte del IRPF como en cuanto al resto de impuestos de tipo local o autonómico) con la que vienen cargando las depauperadas economías de los sufridos y pacientes ciudadanos que habitamos en esta región.

Aparte de ser la autonomía en la que existe más presión tributaria de todas las españolas; no pasa semana sin que, a alguno de los políticos catalanes, se le ocurra una idea luminosa para sacarles el dinero a los infelices contribuyentes. Por otra parte, siguen negándose a cumplir las sentencias de los tribunales y emplean el método dilatorio de ir recurriendo ante el TC todas las normas y leyes promulgadas por el Legislativo español, en un intento baldío de intentar entorpecer la labor legislativa del Gobierno y de retrasar el cumplimiento de todas aquellas normas legales, que consideran que van contra sus aspiraciones independentistas o que, al menos, consideren que, en alguna manera, su cumplimiento puede considerarse como una cesión al poder central.

Lo más reciente: un nuevo tributo impuesto a las entidades bancarias catalanas, por el que se les pretende cobrar por tener pisos sin ocupar. No es que sea un entusiasta de los bancos y los banqueros, visto el triste papel que han tenido en la crisis por la que estamos pasando, pero esto no obsta para que siga manteniendo que, el derecho de propiedad, es uno de los que más raigambre tiene en la legislación española desde el Derecho Romano y el que, actualmente, sigue respaldado en la misma Constitución española. Por otra parte, cualquier impuesto que se aplique debe tener un carácter finalista y ser justo. Vayamos por partes: las entidades bancarias, como resultado de la crisis inmobiliaria, se han visto obligadas, por el impago de muchos de sus deudores hipotecarios, a hacerse con unos importantes activos inmobiliarios que, en las circunstancias actuales, en las que los inmuebles han sufrido desvalorización de más del 50%, son difíciles de colocar sin que ello suponga aceptar una importante devaluación de sus activos con las consecuentes pérdidas para la entidad.

Todo el mundo sabe que cuando se quiere vender un inmueble entero puede resultar un handicap el que, una parte o la totalidad de él, esté ocupada por inquilinos o arrendatarios de locales; algo que dificulta la operación y puede significar una sensible reducción del precio de la venta. Por otra parte, la participación del llamado banco malo, la SAREB, (una sociedad anónima de gestión de activos transferidos por las cuatro entidades nacionalizadas: BFA - Bankia, Catalunya Banc, NCG Banco -Banco Gallego y Banco de Valencia; cuya función es concentrar los activos tóxicos inmobiliarios, que lastran los balances de las entidades bancarias; tiene la misión de ir deshaciéndose de los llamados activos tóxicos, vendiéndolos de modo que no generen pérdidas al contribuyente o, incluso, se pueda ganar dinero.¿Puede una autonomía interferir en la labor de esta sociedad para estatal, cargando con un gravamen que afectará a todos los pisos vacíos en poder de bancos ( ojo que la Sareb no tiene tal condición)?.

Por otra parte, existe el hecho, que se pudiera considerar inconstitucional, por el que se arbitra un impuesto que afecta a solo un ramo o sea a los pisos deshabitados en poder de la banca y no al resto de pisos en iguales circunstancias. Algo así como si afectara a todos los propietarios rubios, pero no a los rojizos o castaños. Este nuevo tributo se calcula que va a afectar a 15.000 viviendas de 70 ciudades catalanas. Como en todos los impuestos y tasas que se van inventando los del Gobern catalán, se ve el afán recaudatorio fruto de la necesidad de pagar deudas que, curiosamente, contradicen las declaraciones triunfalistas del señor Camps y de sus adláteres, que quieren pintar a Cataluña como un oasis paradisíaco donde todo es riqueza y bienestar. No piensan lo mismo los bancos afectados, que ya amenazan con llevar el tema a los tribunales de justicia.

En cuanto al afán de ir retrasando cuanto puedan la aplicación de las sentencias de los tribunales, (entre ellas, una de la que más les escuece, que es la que les obliga a dar enseñanza en castellano a quienes se lo pidan) parece ser que han tomado la decisión de ir presentando recursos, uno tras otro, ante el TC, poniendo en duda la constitucionalidad de todas las leyes estatales, que ellos consideran que reducen o impiden aplicar sus facultades normativas. Lo que parece que no tienen en cuenta es que, los que tienen todos los números de la rifa para que el más alto tribunal de España, el TC, les de un severo varapalo en lo que se refiere a la declaración independentista del Parlament Catalá, son ellos mismos. La Generalitat parece que quiere hacer trabajar a destajo a sus servicios jurídicos, puesto que, desde que subió al poder el gobierno del señor Rajoy, han presentado nada menos que 32 recursos de inconstitucionalidad, conflictos positivos de competencia y requerimientos de incompetencias.

Lo más llamativo es que se atreven a achacar a las normas, contra las cuales han presentado sus reclamaciones, de ser “reformas encubiertas de la Constitución”, que encubre una “ofensiva centralizadora” (algo que muchos aplaudiríamos, ante los nefastos efectos que el famoso Estatut, han venido produciendo en perjuicio de los derechos ciudadanos de los que nos consideramos españoles, dentro de la comunidad catalana). Pero no se quedan cortos cuando afirman que los que defendemos la Constitución somos unos cínicos haciéndolo. Claro que aquí, los que se llevan la palma del cinismo y arramblan con toda la responsabilidad de incumplir la Carta Magna y, por si no bastara, no ocultan que para ellos no tiene significación alguna ni se sienten obligados por ella; son, precisamente, aquellos que consideran que lo que se hace para impedir el triunfo del separatismo en Catalunya lo hacen pasándose de la raya; cuando somos muchos los que nos quejamos de que no se apliquen todos los medios que, la propia Constitución, en sus artículos 155 y 8, establece para cuando alguna autonomía incumple con sus deberes o, como es el caso, pretende rebelarse contra el mismo Estado.

La mala fe con la que el separatismo intenta eludir el cumplimiento de las leyes, mientras da pasos hacia la escisión de España; nos hace pensar que, la lentitud del gobierno del PP en actuar fiándose de su capacidad de reacción, algo que los que vivimos en esta región estamos muy lejos de compartir, puede llegar a ser demasiado peligrosa. O así es, señores, como vemos con gran preocupación, desde esta comunidad, como se nos va oprimiendo más, ante la pasividad de quienes tienen la obligación de actuar en nuestra defensa.

Política / bilingüismo
El PP denuncia que la Generalitat niega la elección de lengua
j. guil / barcelona ABC Cataluña 6 Marzo 2014

El formulario de preinscripción sigue sin incluir la casilla para elegir educación en castellano

La diputada del PP, María José García Cuevas, y el portavoz del partido en el Parlamento, Enric Millo

Mientras porfía, junto a las escuelas afectadas, para evitar aplicar el 25% de clases en castellano al que le obligó la justicia, el Govern insiste en no acatar las sentencias que garantizan el derecho de los padres a una elección bilingüe en castellano. Como las que obligan a preguntar por la lengua habitual del alumno, con una casilla expresa, en los formularios de preinscripción escolar.

La diputada del PPC María José García Cuevas denunció ayer que la Generalitat «vuelve a negar el derecho a decidir de los padres» porque los documentos de preinscripción de educación infantil para el curso que viene carecen de casilla para escoger la lengua en la que escolarizar a los hijos. Sólo se pregunta por las lenguas que conoce.

En un comunicado, la diputada popular exigió a la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, que «rectifique, retire el impreso y o corrija en cumplimiento del mandato reiterado y expreso del Tribunal Supremo», cuyo auto pedía impartir el 25 % de asignaturas en castellano si los padres así lo solicitan.

Según García Cuevas, sin la casilla para escoger la lengua en que escolarizar a los hijos el Govern vulnera «los derechos individuales de los niños a recibir la educación escolar en su lengua materna si ésta es oficial».

«Si no quiere cumplir las sentencias ni las leyes orgánicas es que no cree en la democracia ni en el Estado de Derecho, por lo que sería mejor que deje paso a otro responsable público que sepa estar a la altura de sus responsabilidades y aceptar sus obligaciones», afirmó la diputada.

Así, García Cuevas instó a la consejera a cumplir la Lomce, «ley orgánica en valor y de obligado cumplimiento», y le ha sugerido que «si quiere defender la insumisión, se puede ir a Òmnium, la ANC u otras entidades» porque «no puede ejercer de consellera desde posiciones antisistema».
Recurso de Convivencia

La entidad Convivencia Cívica Catalana (CCC) ya denunció el mes pasado que los formularios de matriculación y preinscripción escolar vulneran las últimas sentencias relativas a la inmersión lingüística. La entidad que preside Francisco Caja ha ido incluso más lejos y ha presentado un recurso en el juzgado contra los citados formularios.

CCC destaca, además, que la Generalitat sigue impulsando una atención individualizaza de los alumnos que solicitan la escolarización en castellano , cuando esto ha sido declarado discriminatorio e inconstitucional.

Campaña para que McDonald's y Starbucks rotulen en catalán
Plataforma per la Llengua, fuertemente subvencionada por la Generalitat, insta a ambas empresas a crear una versión de sus páginas web en catalán
 www.lavozlibre.com 6 Marzo 2014

Barcelona.- La Plataforma per la Llengua, una de las entidades que recibe subvenciones más generosas por parte de la Generalitat de Cataluña, continúa con su campaña de acoso hacia las marcas para conseguir que etiqueten en catalán. Si ya lo hicieron con Coca-Cola, Nestlé, Danone o Pascual, ahora las presiones son hacia McDonald’s y Starbucks.

Concretamente, esta organización nacionalista ha enviado peticiones a estas dos empresas para que sus respectivas páginas web incluyan una versión en catalán. Tal y como publica ‘El Confidencial Digital’, Plataforma per la Llengua basa su reclamo en que ambas compañías se han implantado en Cataluña y en que “el catalán es una de las cien lenguas más habladas en el mundo y decimocuarta en la Unión Europea”.

Además, pone como ejemplos otras empresas multinacionales que emplean el catalán en las nuevas tecnologías. En concreto, cita a Google, Ryanair, Nestlé, Danone, Facebook, Carrefour, Samsung y Sony.

Pese a las presiones, ninguna de las dos empresas que han recibido esta petición van a adaptar su web en España para incluir el catalán. En el caso de McDonald's, afirma que, a día de hoy, ya existe una página de la marca en Cataluña, con el dominio .cat. En esa web los usuarios pueden imprimir cupones y estar informados de los productos a la venta. Por tanto,entienden que no hay que adaptar la web creada para todo el territorio español. Starbucks, por su parte, asegura que “no tiene por ahora constancia que se deba traducir la web corporativa al catalán”. En caso de que así sea, explican, “se valorará y se actuará pensando siempre en el cliente local”.

Hay que recordar que Plataforma per la Llengua publicó hace unos meses un informe en el que delataba a los comercios que no rotulan en catalán y a las empresas que no etiquetan en ese idioma. El cuadro elaborado por esta entidad promovía de forma velada un boicot, instando a los consumidores a no comprar productos de las empresas que utilizan el español en el etiquetado.


Recortes de Prensa   Página Inicial